www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3801298
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 14/11/16 - ver ahora
Transcripción completa

Para pedir perdón cuando no se encuentran las palabras,

para decir "te quiero" si no se sabe qué siente el otro.

La caja del tiempo guarda los secretos de quien la envía

y el que la recibe solo los descubre cuando se abre.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marca usted.

Quiero enviar esta caja del tiempo a mi pareja,

mi chico, mi apoyo, mi amigo, Sergio.

-El equipo de "Cuestión de tiempo" me ha dado esto para ti.

-¿Es para mí? ¿No sabes de qué va? -No tengo ni idea.

-Ya no sé qué decirle,

es una situación que hasta que no estás en ella,

no puedes saber qué se siente.

-Ella ha tenido una época un poco mala

y yo también la he tenido un poco mala en un momento dado

y como que chocas un poco.

A Sergio le cuesta sonreír,

su trabajo no va todo lo bien que debiera

y no le permite ser independiente económicamente.

Pero tiene algo que vale mucho más que todo eso, el amor de Nagore.

Hoy ella le envía una caja del tiempo con la promesa de que,

juntos, superarán este mal momento.

Quiero enviar esta caja del tiempo a mi pareja,

mi chico, mi apoyo, mi amigo, Sergio.

Se la quiero enviar porque está pasando por un momento

bastante malo por el tema del trabajo

y quiero decirle que le quiero muchísimo,

que tiene todo mi apoyo

en los momentos buenos pero también en los malos,

como el que está pasando ahora mismo.

Se la quiero enviar porque es la persona más importante de mi vida

y quiero demostrarle lo mucho que le quiero

y que le apoyo, y quiero que sigamos mucho tiempo más juntos.

Yo soy fotógrafa, estaba haciendo fotos para una discoteca,

yo en aquella época tenía novio, no me fijé

en la gente que me saludaba o que me presentaban.

Dejamos pasar el tiempo, mediante Facebook,

mediante un amigo en común, él escribe en una de mis fotos,

cuando yo ya no estaba con nadie.

A partir de ahí volvimos a coincidir otra vez y a hablar y aquí estamos.

Me declaré yo a él,

fue muy curioso, al principio no me llamaba mucho la atención,

pero luego fue una combinación de todo,

de personalidad, de físico, y me encantó.

Ahora mismo no podemos estar viviendo juntos

porque tenemos unos pagos de unos pisos

que tenemos con nuestras exparejas y no nos daría para poder

coger otro piso ni un alquiler, por eso estamos viviendo separados.

Sergio está viviendo con sus padres,

a pesar de que está muy a gusto con ellos,

porque lo sé, porque son una buena familia,

muy unida y lo apoyan muchísimo en todo lo que hace,

imagino que como todo el mundo,

querrá volver a independizarse algún día y tener su vida.

No está afectando a nuestra relación,

porque yo le comprendo, le intento comprender

y después de tanto tiempo sé lo que está pasando.

Tenemos una manera de querer distinta,

él lo demuestra menos y yo lo demuestro más,

no le sale, pero a mí me es suficiente.

Yo estoy una tarde con él y llego a casa feliz de haber estado con él,

esa caricia, ese beso, con eso me vale.

Sí me gustaría que me demostrara más, pero como a todo el mundo,

nadie estamos conformes con nada de lo que tenemos.

Tengo miedo a que las cosas salgan mal

pero en todos los aspectos de mi vida, no solo con él.

Pero soy una persona muy fuerte y apuesto por él y por mis sueños,

por mis ilusiones.

Tienes una edad y tienes relaciones,

ese miedo siempre te queda,

arriesgas pero con un poco de miedo.

Él puede que tenga miedo al compromiso porque ha estado casado,

son unas experiencias por las que pasamos

que nos producen estos miedos.

Él me lo ha dicho varias veces, que tenía miedo.

Una de las veces que estuvimos separados me dijo

que tenía miedo pero que iba a intentar seguir adelante,

él lo ha dejado por miedo siempre, pero al final me echaba de menos

y yo a él y hemos vuelto a estar juntos

y yo creo que todo esto ha reforzado la relación.

Soy una persona que da mucho con todo el mundo,

no solo con él, con las personas.

Cuando no me dan lo que yo quiero me siento bastante mal,

bastante decepcionada con la gente. Sergio me dice muchas veces:

"No te pueden dar todo lo que tú ofreces,

porque tú eres de una manera, las personas son de otra manera".

Yo creo que como le quiero tanto,

es miedo, yo creo que a todo el mundo le pasa,

que tenga miedo a perder a su pareja.

En la caja del tiempo voy a poner una fotografía nuestra,

una de las primeras que nos hicimos en un parque y que tenemos los dos,

cada uno en nuestra casa.

Esto es una rosa, que la primera vez que quedamos

como amigos me la regaló porque ese día llegaba tarde

y me pareció muy curioso y la he disecado

y la he guardado de recuerdo.

Y en el sobre he puesto:

"No voy a sentirme mal si algo no me sale bien".

Con esto voy a demostrar que, a partir de ahora,

quiero que sepa que voy a confiar más en él y,

sobre todo, en mí misma.

A pesar de que las cosas van mal,

quiero que sepa que siempre voy a estar ahí.

Si he estado en lo malo, ahora que va a venir lo bueno,

voy a estar ahí también.

Quiero programar la caja del tiempo cuatro horas,

que es cuando él viene de trabajar

y quiero que la reciba en ese momento.

Quiero que le entregue la caja su padre, que estará en casa.

Voy a llevar esta caja del tiempo de Nagore a casa de su novio Sergio,

ellos llevan tres años de relación, pero no viven juntos.

¿Qué te cuentas? -Más de lo mismo.

-Chaval. -¿Qué pasa?

-El equipo de "Cuestión de tiempo" me ha dado esto para ti.

-¿No sabes de qué va? -Ni idea.

-A lo mejor hay que enchufarla en algún lado.

-A lo mejor hay que enchufarla.

Pero ahí tiene algo, ¿qué pone? -Tiempo de espera, 57 minutos.

-¿Tiempo de espera para qué? -No lo sé.

-Bueno, yo me voy, que tengo cosas que hacer.

Hasta luego. -Hasta luego.

-¿Y eso para qué es? Ten cuidado, a ver si lo vas a romper.

-Calla, calla. -Se oye algo.

-Como si fuera papel. -Cristal no es.

-Si es cristal ya la hemos liado, tiene que ser alguien especial.

De mi círculo de gente, que hagan cosas tan raras, tan peculiares.

-Especial.

-Me entiende y sabe que este tipo de cosas me gustan

y me gusta demostrar las cosas de esta manera tan original.

-Los primos que tengo, o todos a la vez, el primo catalán, seguro.

-No lo sé, tiene mucho peligro cualquiera de ellos.

-¿Pero el temporizador qué es? ¿Para averiguar quién es?

-A lo mejor es que se abre cuando llegue a ese tiempo,

a lo mejor salta algo y se abre. Sergio, me voy con papá.

Aquí te dejo deliberando. -Vale, hasta luego.

-Cuando reciba la caja se va a quedar en estado de shock.

Le va a costar reaccionar y no va a saber ni lo que va a hacer.

-Personas especiales en mi vida, depende, hay muchas.

Puede ser mi pareja, amigos, compañeros, tengo varias personas,

entonces no sabría decir.

-Sabe cómo soy y sabe que soy una persona muy sensible,

muy romántica, tiene esa sospecha.

-Yo creo que puede habérmelo enviado mi chica, Nagore,

pienso que incluso los componentes del grupo que tengo,

que son muy de cosas, a lo mejor se han juntado.

Algún familiar, algún primo, somos todos cortados por el mismo patrón,

somos muy de sorpresas, de cachondeo,

en mi familia somos así, yo me inclino por algún familiar

cercano, tipo primo, mis padres también a lo mejor.

-No sé si pensará que le vamos a enviar una caja del tiempo,

si se pensará que soy yo u otra persona.

-Hubo una temporada que vivía en mi propia casa,

con otra pareja que tuve, pero a día de hoy vivo aquí.

Llevo separado cuatro años.

Ahora sí tengo novia, una pareja actual, y bien.

Llevo dos años y medio o algo así.

Ha habido momentos malos, como en todas las parejas,

y momentos buenos, y ahora es un momento tranquilo.

Ella ha tenido una época un poco mala y yo también

la he tenido un poco mala y chocas un poco, simplemente es eso.

-Hemos estado separados un par de veces,

una semana, pero es que nos echábamos en falta.

-Ahora mismo estoy con un poco de bajón, el tema laboral,

sobre todo, las empresas sufren baches y hay que pasarlos,

es una cosa que influye.

-Ya no sé qué decirle, porque sé por lo que está pasando.

Le intento escuchar,

le intento animar, pero es una situación que,

hasta que no estás en ella, no puedes saber qué se siente.

-Económicamente

yo no me puedo permitir irme a vivir con alguien,

porque yo tengo una serie de problemas en mi vida,

que no puedo eludir. No es tan sencillo como hacer...

Las cosas siempre hay que pensarlas un poquito,

no se pueden hacer las cosas a la ligera, eso no va conmigo.

Hola, Sergio.

¿Qué haces aquí?

Creo que tienes una caja del tiempo en casa.

Sí, queda un poquito.

Tendremos que hablar.

¿Puedo pasar? Sí, pasa.

Llevas ya un ratito con la caja del tiempo en tus manos,

has tenido tiempo de pensar.

¿Quién puede mandarte esto? Cualquiera.

¿Cualquiera? Tienes orden de preferencia.

¿Cuál es el orden de preferencia? ¿En primer lugar?

Siempre, la pareja.

¿Cómo se llama? Nagore.

Tu preferencia es tu novia, Nagore.

Yo creo que sí.

¿Desde cuándo estáis juntos? Desde hace unos dos años y medio.

¿Y qué tal? Bien, ahí estamos.

¿Ella vive sola o con sus padres? Ella tiene su piso,

a día de hoy vive sola entre semana, su familia viene el fin de semana.

¿No vives con ella? No, yo vivo con mis padres.

¿Por qué no te vas allí entre semana?

Porque no puedo hacer eso. ¿Por qué?

Porque eso conlleva una serie de cosas

a las que yo no puedo afrontar a día de hoy.

Gastos a medias.

¿Ha sido todo estupendo o ha habido algún altibajo?

No, como todas las parejas, siempre hay momentos malos, mejores.

¿Habéis tenido alguna crisis? Sí.

¿Muchas? Un par de ellas, una por año.

¿Serias?

¿Tú estás enamorado? Sí, claro.

¿De verdad?

Sí.

Y crees que es tu novia la que te manda la caja.

Yo creo que sí.

Sé que es esto. ¿Qué es?

Creo que fue una rosa que le regalé la primera vez que quedamos,

yo llegué tarde, según iba a su casa andando,

me crucé con una floristería de barrio y de esto que dices:

"Voy a tener un detalle, ya que llego tarde".

Le regalé una rosa y creo que es esta.

¿Cuándo fue la última vez que le regalaste una rosa?

Yo creo que esta ha sido la única vez

que le he regalado una rosa. No soy de regalar rosas.

¿Cuándo fue la última vez que te salió un detalle?

No me acuerdo. Ni te acuerdas.

¿Qué más hay en la caja? Un sobre.

¿Qué pone?

"No voy a sentirme mal si algo no me sale bien".

Esto es una frase de una canción de Fito y Fitipaldis.

¿Qué crees que quiere decirte con esa frase?

No lo sé,

porque esto parece ser una cosa y lo que hay dentro es otra.

Vamos a ver qué hay dentro.

Qué guay.

Esta foto mola un huevo, fue de una sesión de fotos que hicimos.

¿Nagore y tú?

Sí. A ver, una foto muy bonita.

Sí, claro, por supuesto.

Una frase de un grupo que te encanta,

y una rosa, la primera y la única que le has regalado en la vida.

¿Qué crees que quiere decir todo esto?

No tengo ni idea.

Algo quieren decirte.

¿Lo averiguamos? Venga.

Qué tonta eres.

No me llores, que se emociona mucho.

Es que es más tiernecita.

-Que sepas que te quiero muchísimo

y que todas las cosas malas que te pasen,

tanto las malas como las buenas, voy a estar aquí siempre.

-Lo sé de sobra. Ya sabes que lo sé.

-Te lo quería demostrar de otra manera.

-Ven aquí, anda. Casi me haces llorar y todo, idiota.

Casi me haces llorar y todo.

-Sé que sabes que te apoyo siempre y que estoy a tu lado,

pero hoy más que nunca quiero que lo sepas.

Yo te quiero preguntar si hay algo

que te gustaría que mejorara en tu relación con Sergio,

si hay algo que te gustaría cambiar o algo que echas de menos.

¿Quieres más de lo que te da?

A veces sí necesito un poquito más de atención de tu parte,

un pelín solo, un poquito.

Ya sabes que estoy muy bien contigo, que estoy muy feliz,

que eres mi amigo, mi apoyo y siempre lo digo, y todo para mí.

Pero a veces me siento un poquito, por ser como soy.

Yo creo que lo que ha hecho Nagore es muy bonito,

creo que te lanza un mensaje muy claro.

Suerte a los dos,

que tenga lo que tenga que ser y ojalá sea bueno para los dos.

Dicen que todo llega al que sabe esperar

y si esa espera es compartida con alguien que nos quiere

se hace mucho más corta, es tiempo de tener esperanza

y quién sabe si usted será el siguiente

en recibir la próxima caja del tiempo.

Quiero enviar la caja del tiempo a mi madre María José

y a mi padrastro Julio,

para mí son dos personas extraordinarias

que están en mi vida y que ojalá fueran eternos.

-No sé qué es,

así que espero que sea algo bueno porque creo que os lo merecéis.

-¿Esto se abre solo?

-Claro, se abrirá solo, cuando pase el tiempo.

Ya va.

La infancia de Amanda no fue fácil,

por eso ahora quiere mandar una caja del tiempo a las dos personas

que más le ayudaron a salir adelante, a su madre

por valiente y a su padrastro por haberle tratado como a una hija.

Quiero enviar la caja del tiempo a mi madre María José

y a mi padrastro Julio,

nos hemos tenido que venir hasta aquí,

porque yo vivo con mis padres

y no quiero que me descubran antes de tiempo.

Para mí son dos personas extraordinarias

que están en mi vida y ojalá fueran eternos.

Les quiero decir con esta caja del tiempo,

mi agradecimiento por todo lo que han hecho por mí

y darles todo mi amor porque se lo merecen.

Mi infancia fue un poco dura,

mi padre biológico no se ocupaba mucho de mí,

mi madre siempre estaba trabajando

porque era el único sueldo que entraba en casa.

Como estaba trabajando todo el día era un poco frustrante

que llegase a casa y se encontrara todo hecho un caos.

Mi padre con mi madre era discordante,

porque siempre estaban discutiendo.

Yo era una niña muy nerviosa,

porque tengo hiperactividad con déficit de atención

y supongo que era porque no sacaba muy buenas notas,

era muy sensible también.

Después de 20 años de matrimonio

le dijo a mi padre que se fuera de casa,

porque no podía más,

después de que se fuera mi padre fue la cosa un poco más estable,

tiramos adelante gracias al sueldo de mi madre,

aunque mi madre tuvo que trabajar más horas de las que ya trabajaba.

Cuando yo era pequeña me hacía falta la figura paterna en casa,

sobre todo porque necesitaba alguien que se ocupase de mí,

necesitaba ese cariño que solo te lo da un padre.

Mi madre conoció a Julio en el trabajo

y yo no lo recuerdo muy bien, porque era muy pequeña,

pero por fin veía a mi madre sonreír,

veía a mi madre feliz.

Julio es de Ecuador, de Quito.

Las primeras veces que Julio venía a casa era extraño,

porque yo no conocía muy bien a Julio.

Siempre que venía me traía algún detalle,

de eso sí que me acuerdo, venía con una sonrisa,

mi madre se arreglaba mucho, eso sí, y se le veía muy contenta.

Cuando llegó Julio a casa a vivir, me trajo estabilidad,

por fin tenía unas normas, alguien que me comprendiera,

que de verdad me diera todo lo que necesitara.

Para mí es una persona muy valiente,

porque aceptar una persona que no es de tu familia,

que no es tu hija, en otro país

distinto del que tú has nacido, aceptarla como si fuera tu hija,

para mí eso es una cosa muy importante y muy valiosa.

Es el que me protegió mucho.

Me acuerdo de la unas navidades, que fueron muy especiales para mí,

yo estaba durmiendo y él me vino a despertar

y me cogió en brazos para enseñarme que estaba nevando,

vi nevar por primera vez.

A pesar de todos los regalos para mí, eso era secundario.

El que me despertase para enseñarme nevar,

fue algo ideal, no se me va a olvidar en la vida.

Para mí, Julio es un padre porque ha estado siempre ahí,

yo considero que un padre siempre tiene

que estar ahí para su hija y para todo lo que necesite,

y Julio lo ha estado.

Mis relaciones con mis amigos, mis novios,

siempre ha estado ahí y le es indiferente alguien de fuera,

se preocupa por mí y por mi madre.

Mi madre es una heroína,

porque ha sufrido mucho para llegar hasta donde está.

Mi madre ha sufrido mucho en el sentido de que se ha tenido

que currar el puesto donde está y la familia que tenemos ahora.

Aunque no sea perfecta, porque ninguna familia lo es,

gracias a Dios es estable.

Después de 15 años o más juntos, yo los veo felices,

a gusto, siguen bien, alguna riña pero como todas las parejas.

Mi madre y Julio,

cuando reciban la caja, no sé cómo van a reaccionar.

Estoy intrigada, espero que bien, no sé qué se preguntarán,

yo creo que se creerán que es un viaje o algo.

Y les espero una reacción bonita por parte de ellos,

muy emocionante.

Voy a meter dentro de la caja este delantal,

que compramos en unas vacaciones mis padres y yo,

espero que con esto sepan que soy yo.

Quiero que se abra esta caja en cinco horas,

que es cuando llegan mis padres de trabajar a casa.

Quiero que les entregue esta caja Conchi,

porque es la amiga de mis padres y tiene un valor muy especial.

La caja del tiempo de Amanda ya va rumbo de casa de sus padres,

María Josefa es su madre y Julio es su padrastro, no sospechan nada.

Veremos cómo

reaccionan cuando la reciban de manos de su vecina Conchi.

Hola.

-Hola, Conchi, ¿qué tal? Pasa.

-Os traigo una sorpresa.

-Pasa. -¿Qué haces aquí?

-Que el programa me ha dicho que os traiga esta caja y no sé qué es.

Así que espero que sea algo bueno, porque creo que os lo merecéis.

-Qué sorpresa. No tengo ni idea.

-Tenéis que tener paciencia, porque tarda un poquito.

-¿Tres horas? -Sí.

Yo me tengo que ir y ya me lo contaréis luego.

-Vale, te lo contamos.

-Será tu familia.

-No, debe ser de tu madre, de EE.UU.

-No, está muy lejos.

-Por eso, mi familia, por lo menos, dos veces al año los veo.

Tu madre te está mandando los pasajes de avión.

-No lo creo. Puede ser un amigo.

-También puede ser Cristina, ¿te acuerdas?

-Sí.

-Que hace mucho que no nos vemos con ellos.

Lo que sea, que pase el tiempo rapidito,

que yo tengo muchas ganas de saber qué hay dentro.

-¿Cómo se abre? -No se puede abrir.

-¿Se abre solo?

-Claro, se abrirá solo cuando pase el tiempo.

Llevamos 14 años y nos conocimos en el trabajo.

-Coincidimos y fue poco a poco,

fuimos entablando una amistad y me cautivó todo lo que tenía,

la forma de pensar, la forma de ver las cosas.

Cuando menos te lo esperas:

"Estoy buscando a mi media naranja y la tengo al lado".

-Mi vida antes de conocer a Julio, era casada,

ya estábamos haciendo vida separada,

ya llevábamos cuatro años, y yo no quería a nadie en mi vida,

me negaba, pero como dice Julio,

no sé qué fue naciendo ahí,

una bonita amistad y un día saltó la chispa y dijimos:

"Aquí hay algo más que amistad".

-A Amanda la acogimos como si fuera hija mía.

-Amanda tenía siete años.

-Ella dice que se parece a mí, porque nos peleamos los dos.

-Tienen un carácter muy parecido, sí.

Entonces chocan,

pero luego no pueden estar dos minutos el uno sin el otro.

-Julio, de carácter, es un poco como yo,

aunque no tengamos parentesco de ninguna forma,

pero no sé cómo juega el destino aquí,

pero en verdad soy una fotocopia de él.

-Ha habido malos momentos, pero no por nosotros como pareja,

cosas que te vienen en la vida,

cosas difíciles, que hay que afrontar.

Llevábamos dos años con esta casa, recién puesta,

todo puesto, se nos quemó y no pudimos salvar nada.

En cuatro meses no pudimos habitar la vivienda,

volvimos del hospital y no teníamos ni un calcetín para ponernos.

Perdimos todo y a empezar de cero.

Y cosillas de salud serias

y sustos bastante difíciles,

pero vamos superándolos.

Así ha sido, llevamos dos años.

-Con Amanda es una relación de padre e hijo.

-Julio se porta muy bien conmigo, tiene mucha paciencia,

porque yo era una niña muy nerviosa, no paraba quieta.

-Para mí, Amanda es como si fuera mi hija, siempre se lo he dicho.

No tengo reparo,

le puedo dar los consejos que ella me pida,

le trato de ayudar en lo que sea.

Ha cogido cosas mías,

muchas cosas mías, buenas y malas, hay que decir la verdad.

Me alegro, porque ahora me gusta como la veo.

Estoy orgulloso de como está ahora, muy orgulloso.

No se lo digo, pero sí.

-Ella le dice "mi padre".

-Para mí, Julio es un padre con todas las letras.

-Sí puedo decir que ahora tengo una etapa que tengo mucha paz.

-Yo también he sospechado de María José,

pero ahora creo que no.

A medida que va pasando el tiempo,

pienso que esta caja la puede haber enviado alguno de nuestros amigos.

Conchi, que trajo la caja, es como si fuera la hermana de María José.

El marido de Conchi, Enrique.

-Yo estoy deseando ya de que pase el tiempo para abrir la caja.

-Sí, también.

No sabemos quién tiene más ganas de que se abra la caja del tiempo,

Amanda, para darle el mensaje a sus padres,

o María Josefa y Julio, para saber de una vez quién la manda y,

sobre todo, qué hay dentro.

Nos sentamos aquí a esperar.

-Sí.

-Mira, ya queda poco. -Dos minutos.

-1 minuto y 51 segundos. -Ya voy para casa,

yo creo que no estarán pensando que soy yo, a ver qué dicen.

-La ponemos así para ir viéndola. -Sí, vale.

-Dos minutos.

-Ya sabremos quién es. -Qué bien, qué emoción.

¿No te emociona? -Sí.

Me emociona mucho.

-Me voy ya para casa, que la caja ya está a punto de abrirse.

-Pero se abre sola.

¿Se abre sola? -Sí, la caja se abre sola.

Si vemos que no se abre rapidito le damos un empujón.

-Traemos el martillo. -No, el martillo tampoco.

¿Qué puede caber ahí dentro?

-Algo pequeño.

-Estoy muy nerviosa

porque no sé cómo van a reaccionar

cuando me vean aparecer por la puerta.

-Te ha dejado impactado esto. Mira, 20 segundos.

-Ya ha sonado.

-Ya va, ya va a menos.

Cinco, cuatro, tres, dos...

Pero si es mi delantal.

-Es tu delantal.

-¡Pero bueno! Ya sabes quién ha sido.

-¿Quién? -Amanda.

-¿Por qué? -Este delantal es de ella y mío.

No sé qué quiere decir esta niña, me ha dejado descuadrada.

-Si tuviera delante de Amanda le diría

que estoy orgulloso de ella, de lo que está haciendo.

A veces no se lo digo.

-¡Pero bueno!

¿Y esto? Explícamelo.

-¿No te lo esperabas?

-No.

-He venido a contaros una cosa muy importante,

espero que os haya gustado mucho esta sorpresa.

He venido a deciros que no es fácil expresar todo

lo que se siente por dos personas tan extraordinarias como vosotros,

no digo extraordinarias porque sea vuestra hija,

es porque realmente lo siento así y porque lo sois.

Todos los problemas que habéis tenido

durante la vida juntos,

no ha sido fácil y aun así no habéis dejado de educarme,

ni de quererme en ningún momento, aunque eso fuera difícil.

A ti, decirte, que para mí es una persona muy luchadora,

muy fuerte, que has pasado mucho por esta vida pero lo has superado

siempre con una sonrisa y es algo alucinante,

que lo hayas pasado con amor,

con cariño y no hayas dejado de estar ahí

para mí y que el día de mañana ojalá fuera como tú.

Gracias por todo lo que has hecho por mí,

porque gracias a ti tuve un padre, que eres único, porque es así,

porque te has preocupado por mí en todo, también te doy las gracias

por darle a mi vida color y alegría, porque antes de ti no lo tenía,

era una vida un poco desastre y gracias a ti he tenido todo eso.

Gracias por todo lo que has hecho por mí.

Un padre no lo hace los lazos sanguíneos,

es el que siempre está ahí para todo y el que se preocupa por ti,

y tú lo has hecho por mí.

Para mí eres un padre y solo espero que te sientas orgulloso de mí.

-Claro que sí,

siempre estoy orgulloso de ti, pase lo que pase.

-Os quiero.

Cuando existe el cariño de verdad

no son necesarios los lazos de sangre para amar,

cuidar y educar a una hija.

Es el tiempo de querer sin mirar el libro de familia,

y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

Le quiero enviar la caja a Alex

porque es una forma de agradecerle todo lo que,

durante este tiempo,

ha hecho por mí para que yo no me sintiera solo.

-Que estaba en la calle y me han dado esto para ti.

-La caja del tiempo no tengo ni idea quién me la puede enviar,

me habéis pillado de sorpresa total.

¿Nervioso? Nerviosísimo.

¿Cómo recibirá la caja? Estoy temblando.

-Está sonando.

Se va a abrir.

-Jorge tuvo que mudarse solo

a una ciudad que no conocía por motivos de trabajo.

Cuando parecía que su adaptación iba a ser imposible,

Alex apareció en su vida y todo cambió.

Le quiero enviar la caja a Alex

porque es una forma de agradecerle todo lo que durante este tiempo

ha hecho por mí para que yo no me sintiera solo,

en una ciudad como es Oviedo, que es donde vivo.

Llevo diez meses viviendo en Oviedo

y para mí ha sido una alegría el poder encontrar

a esa persona para que me sacara de muchas soledades que he tenido.

Hemos tenido una química importante, ha sido una persona especial,

me gustaría decirle muchas cosas, pero yo creo que la palabra

que más podría identificarle a lo que hemos vivido

en nuestra amistad sería un gracias por no haberme dejado solo.

Yo tenía trabajo en Zaragoza,

yo trabajo en la música y soy cantante.

De repente, recibo una llamada de teléfono

y me hacen una oferta para ir a trabajar a Asturias,

estuve un mes pensándomelo.

"¿Dónde me voy a meter?

¿Qué hago allí? En una tierra que no conozco a nadie".

La que es actualmente mi jefa,

Beatriz, no hacía más que llamarme continuamente: "¿Te lo has pensado?

Quiero que vengas, me gusta mucho como cantas".

Y al final,

cuando me quise dar cuenta ya estaba viviendo en Oviedo,

con las maletas allí y cantando cumbias, pasodobles,

cumbias, pasodobles, así toda la noche.

Mi primer día en Oviedo,

cuando llegamos estaba nevando, un frío exagerado.

Yo decía: "¿Dónde me he metido? Con lo bien que estoy en Zaragoza".

Dos meses, en mi casa, llorando todas las noches.

El tema de mis compañeros de trabajo,

cada uno tiene su grupo de amistades,

es complicado que la gente te meta en ese grupo.

¿Estuvieron conmigo al principio?

No, no puedo decir que sí porque no es así.

¿Lo están ahora? Sí.

De repente conozco a Alex

porque era uno de los mejores amigos de mi jefa

y venía a vernos cantar.

Al principio lo veía y lo miraba, yo sabía que era amigo de mi jefa,

y decía: "Qué cara de borde tiene este chico,

tiene que ser muy mala persona". No me trasmitía confianza.

Fue viniendo, me lo presentaron, empezamos a hablar.

Un día decidimos tomar un café y fue mi salvación.

A raíz de eso, inseparables, día y noche juntos.

Venía a mi casa, yo a la suya, yo le contaba mis problemas,

mi vida, y él hacía conmigo lo mismo.

Lo que menos me gusta de Alex, el día que le da por hablar,

te habla, el día que no quiere hablar,

está más soso que la calabaza, es antipático.

Cuando todo parecía que estaba bien, de hecho estaba bien,

aparecen discusiones porque creo que había un exceso de amistad.

Para él yo era una novedad, un nuevo amigo y para mí era mi nuevo amigo.

De estar solo y él con su círculo de amigos,

a estar juntos las 24 horas del día, no hay persona que lo aguante.

Ya contestas mal y es por el exceso de confianza.

Quizás peco que me gusta estar muy pendiente de mis amigos

y como él es más independiente, eso fue lo que hizo que chocásemos.

Nos enfadamos de la noche a la mañana, nos dejamos de hablar.

Estábamos un día en la playa con más amigos

y al día siguiente nos dejamos de hablar un mes y medio.

Estábamos muy cansados el uno del otro, saturados.

Él seguía viniendo a ver al grupo donde yo canto,

se ponía en primera fila, pero no nos mirábamos ni a la cara.

Ese mes y medio, si soy sincero, lo pasé muy mal.

Yo decía: "Pero qué tontos somos, ¿por qué estamos así?".

Lo miraba y tenía una parte de ternura hacia él

y por otra parte decía: "Qué mala persona".

Él pensaba lo mismo de mí.

Después de mes y medio de estar sin hablarnos,

la reconciliación llega porque vamos a tocar a un sitio

y me lo encuentro allí,

yo también cabreado: "¿Por qué tiene que venir?

Es malo para los dos".

Pero al terminar el bolo,

él estaba en la mesa de sonido y yo me acerqué a despedirme del técnico,

y no sé cómo, nos dimos la mano para saludarnos y empezamos a hablar.

Fui yo que le dije: "Alex, tenemos que hablar".

Enseguida me apartó a un rincón y me dijo: "Sí, tenemos que hablar,

porque somos amigos y esto no puede seguir así".

Esa noche no terminamos la conversación,

porque no era ni lugar ni sitio, había mucho ambiente, mucho ruido.

Y el miércoles lo llamé, quedamos en el centro,

tuvimos una conversación de dos o tres horas.

Nos pedimos perdón mutuamente y ya está.

A día de hoy la relación está perfecta,

muy amigos, no con el agobio de antes, cada uno en su casa

y quedando casi todos los días pero de otra manera, ya mucho mejor.

Con la unión que hemos tenido,

con la amistad que ha habido entre los dos,

ha habido gente que se ha pensado que estábamos juntos.

Lo veo absurdo, la gente es libre de pensar lo que quiera,

yo sé qué hay, yo también y ya está.

Tampoco veo tan difícil que dos chicos se lleven bien.

Yo creo que al recibir la caja del tiempo,

no sé cómo va a reaccionar.

Igual le da por gritar, por decir: "Voy a matar a este",

que es una frase que dice mucho o se echa a llorar, no lo sé.

En la caja del tiempo voy a meter un micrófono porque es un objeto,

aparte de algo sentimental,

que a los dos nos identifica bastante

y este micrófono significa nuestro trabajo y nuestra vida.

Para mí tiene mucho significado este micrófono

porque Alex me conoció cantando, la primera vez

que me vio fue en un escenario y para toda la vida el micrófono.

Yo creo que sí sabrá que es de mi parte,

porque es el micrófono que utilizamos los dos,

entonces yo creo que sí, será fácil.

A no ser que se ponga nervioso, se bloquee, porque al trabajar

en la radio también puede pensar que es algún compañero de radio.

A la caja me gustaría que la recibiera en casa de mi amigo Israel,

que es donde estamos pasando el fin de semana en Madrid.

Vamos a darle al contador cuatro horas.

Tanto nuestro gancho como nuestro sorprendido,

supuestamente han venido a Madrid solo para ver a un amigo,

lo que Alex no sabe es que está a punto de recibir

la caja del tiempo que le envía su gran amigo Jorge.

¿Qué pasa, Alex? Me han dado esto para ti.

-¿Esto quién te lo dio? -El equipo de "Cuestión de tiempo".

Iba por la calle y me han dicho: "Esto es para Alex".

Yo me iba a trabajar, pero no voy a ir con la caja a trabajar.

Yo te la subo.

-¿Te dijeron que era para mí? -Sí.

-Tiempo de espera, 2 horas y 35 minutos.

¿Quién me puede dar esto? Tú no me lo das.

-Te la doy yo porque me la han dado a mí.

No sé qué hay dentro.

-Son latas de conserva o algo. -No sé, ya me contarás.

-Vale, tío. Gracias.

-Hasta luego.

-2 horas y 34.

No sé.

Habrá que esperar.

Este fin de semana he venido a Madrid con un amigo

y no tenía ni idea de esto de la caja

y me habéis pillado de sorpresa total.

No tengo ni idea de quién me la puede enviar.

Estoy entre dos bandos,

ahora mismo estoy trabajando en una radio en Oviedo,

me rodeo con muy buena gente y creo que pueden ser ellos

mis compañeros del a radio.

En el otro bando estuve trabajando en una orquesta,

mi exjefa se llama Beatriz, hice muy buenas migas,

fuimos muy buenos amigos,

por motivos de la vida nos distanciamos,

yo creo que también podría ser

un buen motivo para que me envíen esta caja.

Yo creo que la caja me la ha podido enviar Beatriz,

mi exjefa,

porque yo le he dado apoyo en unas circunstancias que ha tenido

y me puede dar las gracias por eso.

Por otra parte, mi amigo Jorge,

porque lo pasó muy mal cuando llegó a Oviedo,

estuve siempre con él y es uno de los motivos

por los que me la pueden enviar.

-Solíamos quedar a solas al principio.

Él tiene más amigos allí, me iba presentando amigos.

Si él no hubiera estado me hubiera destrozado bastante.

-Espero que no sea nadie del pasado,

actualmente no tengo pareja ni la quiero.

Creo que puede ser alguna de mis exparejas la remitente de la caja.

Estoy muy a gusto con el presente y no quiero repetir nada del pasado.

Lo que contiene la caja creo que es algo bueno,

si no fuera bueno,

no sabría cómo reaccionar.

A mí me gusta conocer gente, estoy continuamente hablando con gente,

me gusta hacer amistades nuevas.

Uno de mis mejores amigos es Jorge.

Lo apoyé mucho en el sentido de que

cuando vas a una ciudad nueva no conoces a nadie,

Jorge es una persona que necesita estar con gente,

tener cariño y yo he puesto todo de mi parte para dárselo.

-Entre que no conocía a nadie, no me podía tomar un café con nadie,

echaba de menos a mi familia, a mis sobrinas, a mi madre,

que la dejé en casa.

Era muy complicado, lloré mucho.

-Suelo discutir mucho con mis amigos,

con mi familia, con todo el mundo.

Soy una persona con un carácter muy impulsivo

y discuto cada poco.

La persona con la que más discuto es con mi madre,

pero en plan amistad con Jorge.

Jorge y yo dejamos a llegarnos de hablar un mes,

porque hubo un exceso de amistad, un exceso de vernos todos los días

y creo que eso nos saturó un poco a los dos.

-Yo creo que fui bastante absorbente con él,

lo reconozco.

Yo soy una persona que cuando tengo una amistad,

me da igual que sea chico o chica, para mí es lo primordial.

-Explotó,

intentamos arreglar las cosas porque es una amistad muy intensa.

Ahora que tengo la caja en casa no sé describirlo ahora mismo.

Tengo ganas de que pasen estas dos horas y media

y saber qué hay dentro.

Yo creo que viendo lo que hay ya sabré qué persona me lo envía.

Falta muy poco para que se abra la caja del tiempo

que Jorge ha enviado a su amigo, en unos minutos Alex sabrá

lo mucho que ha significado su apoyo en la vida del cantante.

¡Patricia! ¿Qué tal?

¿Nervioso?

Nerviosísimo, ¿cómo recibirá la caja? Estoy temblando.

Ya falta poquito, yo voy a subir, a ver cómo me lo encuentro.

Está muy despistado, no tiene muy claro nada.

Lo que no tengo tan claro es cómo va a reaccionar él, tengo mucho miedo.

Voy a salir de dudas ya, porque voy a subir.

Tú atento, porque no queda más que unos minutos.

¡Hola! ¿Qué tal estás?

¿Qué haces aquí? Creo que tienes una caja del tiempo.

Sí. Y que se va a abrir.

Pero no sabía que venías tú.

Aquí estoy, dame un beso.

¿Me siento aquí? Sí.

Tienes una cara de nervioso que no se puede aguantar.

Exacto. No puedes más.

¿Quieres que se abra la caja? Quiero que se abra ya.

Tú eres de Oviedo, ¿qué haces en Madrid?

Vine a pasar el fin de semana a Madrid.

Para ver a unos amigos.

Exacto.

Qué casualidad, vienes a casa de un amigo...

Y me encuentro con esto.

En estas horitas que llevas con la caja del tiempo,

¿quién crees que ha podido mandarte esto?

Toqué muchos puntos,

desde amigos hasta compañeros de trabajo, no sé.

Mi cabeza tiene mucho jaleo.

¿Tienes pareja? No.

Pero has tenido.

Sí. También barajé esa opción, pero me llevo tan mal con mis ex,

que yo creo que ha sido imposible, porque fueron relaciones muy duras.

¿En qué sentido? ¿Fuiste abandonado? No, fui engañado.

¿Cuántos años tienes? 21.

¿Y no te gustaría enamorarte otra vez?

No. ¿Para nada?

Para nada.

¿No te gusta nadie? Nadie.

¿Ni un poquito? Nada de nada.

¿Y esta caja te la enviara un amor,

alguien que quiere tener una relación contigo?

Puede ser, pero espero que no sea.

¿Tienes alguna cuenta pendiente con alguien?

No, tampoco.

A lo mejor para darme las gracias puede ser.

¿Por qué?

Tanto yo como mis amigos nos tenemos que agradecer muchas cosas.

Está sonando.

Se va a abrir.

Qué ganas de que se abra.

¿Has visto lo que hay?

Ya sé quién es.

¿Lo has visto? ¿Quieres verlo bien?

Sí. Mira.

Sí, sí.

Un micrófono. Lo mato.

¿Quién es? Jorge.

¿Por qué un micrófono?

Este micrófono significa mucho para nosotros,

porque yo trabajo en la radio y él es cantante,

este micrófono lo tenemos en casa y es con el que grabamos,

con el que hacemos tonterías, tanto uno como otro.

¿Pero vivís juntos ahora?

No, nos lo turnamos, porque es el único micro que tenemos.

¿Y qué será eso tan importante que quiere decirte?

No sé.

Te ha traído a Madrid, te ha enviado esta caja del tiempo.

Me vas a matar.

Estoy atacadísimo de los nervios.

A ver por dónde empiezo.

Te quería agradecer con esto que sabes cuando fui a Oviedo

fue muy duro, y tú fuiste una persona muy importante para mí

y lo sigues siendo y te quería agradecer

que no me hayas dejado nunca solo, que estés pendiente de mí.

-Ya sabes que no hace falta dar las gracias por nada.

-Y por apoyarme siempre en todo. -Para eso estamos los amigos.

-Sí, pero de vez en cuando hace falta agradecerlo

de una manera especial y espero que te guste y no te haya molestado.

-¡Cómo me va a molestar! -Muchas gracias de corazón, gracias.

-Es un trozo de pan.

Pero sí tuvisteis un gran enfado este verano.

Un enfado bastante grande.

-Simplemente fue porque nos agotamos el uno del otro,

era un constante quedar. -Era un exceso de amistad.

-No teníamos espacio.

¿Y ahora lo tenéis? Sí.

Está muy bien que muchas veces pasa lo que le ha pasado a Jorge,

es muy difícil llegar a una ciudad nueva y conocer gente,

a veces te sientes muy solo.

A él le costó y ahí estabas tú para que Oviedo le parezca su casa.

Gracias. -Gracias a ti.

No importa el lugar, la época ni las circunstancias,

siempre es buen momento para hacer nuevos amigos,

es el tiempo de la amistad sincera,

y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 14/11/16

Cuestión de tiempo - 14/11/16

14 nov 2016

Nagore quiere demostrar a Sergio que va a estar junto a él pase lo que pase. Desde que entró en su vida, Amanda sintió que su padrastro Julio era como su propio padre. Una caja del tiempo sellará este lazo familiar. Jorge sufrió mucho hasta que conoció a Alex. Es hora de agradecérselo.
ver más sobre "Cuestión de tiempo - 14/11/16" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 14/11/16"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios