www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3744743
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 04/10/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Una foto, un reloj, un anillo o una llave.

Lo que para algunos no significa nada,

para otros es un mundo, la caja del tiempo

guarda todos los recuerdos y las emociones.

Cuando se abre la vida de alguien cambia.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marca usted.

La caja del tiempo es para mi hermana Charo,

porque quiero agradecerle todo este tiempo que me lleva acompañando

en esta dura enfermedad. Que me perdone

por todos los malos momentos que le he hecho pasar.

-Hola, Charo.

-¿Qué traes ahí? -Una cosa que me han dejado para ti.

-Mi hermana está llevando la espera con mucha intriga.

Aquí la tienes.

¿Has podido averiguar algo en estos días?

No he sacado ninguna conclusión, ni idea.

Es el momento.

-Chari y María son dos hermanas que se cuidan mutuamente.

Pero el carácter de María es, cada día, más complicado,

ella lo sabe y quiere poner fin a esta situación

enviando una caja del tiempo a su hermana.

La caja del tiempo es para mi hermana Charo,

porque quiero agradecerle todo este tiempo

que me lleva acompañando en esta dura enfermedad.

La caja del tiempo se la quiero mandar porque primero

quiero pedirle perdón, porque todos los malos días que tengo

siempre termino pagándolo con ella,

segundo agradecerle el hecho de que siempre esté conmigo.

Esta enfermedad hace tener mal humor y todo lo pago con ella.

Sobre todo quisiera pedirle perdón, ella a mí me trata con mucho cariño,

viene a casa, intenta recogerme la casa porque sabe que yo no puedo.

Muy pendiente de mí, en todos los aspectos.

Mi hermana y yo siempre hemos estado muy unidas,

pero a raíz de lo de mi enfermedad,

de la muerte de mis padres, nos hemos unido más todavía.

Le digo cosas que luego siento habérselas dicho,

hasta el punto de llegarla a decir que se fuera un día de mi casa.

Lo paso mal por ella, porque no se lo merece.

Necesito pedirle perdón, porque creo que es

la única persona que no se merece ni una mala palabra mía.

Aun así a veces me paso con ella.

Mi vida ha cambiado mucho desde que estoy con la enfermedad,

porque tengo muchas limitaciones, el subir una escalera,

el hacer deporte, que no puedo, me ha cambiado muchísimo.

Sobre todo el no trabajar,

el no poder hacer lo que yo hacía es lo que más me duele.

Lo que quiero decirle a mi hermana es que me perdone

por todos los malos momentos que le he hecho pasar y decirle

que ella es lo más importante que tengo en la vida ahora mismo

y que le prometo que antes de darle una mala contestación me lo pensaré.

Yo quiero que la caja se la entreguéis en su casa,

porque es donde ella está a gusto.

Daros cuenta que ella pasa tres días a la semana en un hospital,

en diálisis, así que en su casa.

Lo que quiero meter en la caja del tiempo

es esta medalla del calendario azteca que,

para mí, significa mucho.

Por detrás va escrito que tomo Sintrom,

que es una pastilla muy importante para mi enfermedad

y muy representativa de México,

que es un país que me encantaría conocer,

y que debido a mi enfermedad no puedo.

Por eso, cuando vea esta medalla va a saber que soy yo.

Quiero que esta caja se abra en nueve días,

ya que creo que no me voy a aguantar, paso demasiadas horas

con ella para no decirle que soy yo la que le envía esta caja.

María ha cerrado la caja del tiempo

con un objeto que Chari identificará en cuanto lo vea.

Mientras tanto, un equipo de "Cuestión de tiempo"

ha trasladado la caja hasta la caja de Chari

para que se la entregue una vecina.

(Timbre)

¡Voy! Un momento.

Pasa, ¿qué traes ahí? -Una caja que me han dejado para ti.

-¿Y quién te la ha dejado? -No lo sé,

solo me ha dicho que cuando esté a cero se abrirá la caja.

-¿No te han dado ningún nombre? -Nada.

-Qué raro. -Te dejo esto.

-La voy a coger, ya veremos qué sorpresa tiene.

-Me marcho.

-De acuerdo, hasta luego, gracias. -De nada.

-¿Quién habrá mandado esta sorpresa?

Es una caja bien resistente, no sé qué voy a hacer.

¿Quién habrá sido? Aquí pone: "8 días, 21 horas, 31 minutos".

¿Todo eso tengo que esperar para abrir la caja?

¿Tantos días tengo que estar sin saber qué es? No voy a dormir.

-Puede tener la opción de que, a lo mejor, sea su hija,

que está en Edimburgo y quiera darle una sorpresa.

-Puede ser que mi hija tenga algo que ver,

pero por otro lado pienso que está muy lejos

para que ella pueda acceder a todo esto.

Yo creo que la caja del tiempo me la ha debido de enviar mi hermana.

-Ella sospecha que soy yo

porque paso demasiado tiempo con ella.

-A lo mejor me estoy equivocando,

confío más que pueda ser ella más que otra persona.

-Creo que su marido no lo piensa, descartado.

-Mi marido no es muy dado a dar sorpresas.

-Yo no creo que haya nadie en el pasado

que piense que le pueda mandar algo.

-No creo que haya ningún novio por ahí con interés.

Yo recuerdo una infancia muy feliz

y hemos sido muy felices hasta que mi madre cayó enferma,

que fue lo que nos trastocó un poquito la vida.

Murió de una enfermedad rara, se llama hipertensión pulmonar.

En ese momento no había fármacos

ni nada que pudiera hacer nada por ella.

Duró lo que quiso que aguantara su corazón y ya está.

Lo tiene mi hermana también, lo que pasa que ahora hay

más adelantos y lo lleva mucho mejor que como lo llevaba mi madre,

bastante mejor.

Hago de madre en lo que puedo, soy la mayor y siempre he creído

que tenía esa responsabilidad de ayudar en todo lo que puedo.

Pero sí que es cierto que yo sufro mucho por todo.

Yo creo que esa carga la llevo bien.

Me ha tocado y ya está, tengo que asumirlo.

Yo pienso en mis padres y creo que lo tengo que hacer por ellos.

Cuando di a luz a mi hija caí enferma con el riñón.

-Mi hermana está en tratamiento de diálisis,

lleva 23 años, que son los que tiene su hija.

Cogió un virus en el quirófano el día que nace la niña.

-Ahí vamos, tirando de la vida.

-Es dura, porque es enchufada de una máquina durante cuatro horas,

los lunes, miércoles y viernes.

-No vivo obsesionada con un trasplante,

por supuesto que me gustaría, si fuera mañana, firmaba.

Pero tampoco quiero que eso sea una prioridad en mi vida

y vivir todo el día obsesionada

con que suene un teléfono y te llamen.

Para mí eso no sería vivir.

Mi hermana María y Juanjo son muy dados a contestar de golpe.

-Cuando me sale el mal carácter siempre lo pago con ella.

Me enfado con mis otros dos hermanos y siempre voy a ella.

Es con la que pago todo.

-Esa manera de contestar no piensan el daño que pueden hacer

o una palabra en un momento dado mal dicha o malinterpretada,

entonces ahí sí que les diría que se relajaran

y antes de contestar pensaran un poco.

Con María es con la que más me ha pasado,

son cosas insignificantes,

pero que ella tiene esa manera de contestar,

un pronto fuerte y a mí no me gusta que me hablen así.

-Si ella fuera otra persona estoy segurísima

que no me aguantaría lo que me aguanta ella.

Estamos a punto de conocer la reacción de Chari ante el perdón

de su querida hermana María.

Esta apertura va a marcar un antes y un después en su relación.

¿Qué tal llevas lo de la caja? -Calla, que lo llevo muy mal,

porque hasta dentro de cinco días no la puedo abrir.

-Mi hermana está llevando la espera con muchísima intriga,

con muchísima ilusión,

hasta el punto que me lo está trasmitiendo a mí.

Hasta yo me estoy creyendo que la sorpresa es para mí.

-Tengo un estado de nervios que no sé quién es,

ni sé qué hay en la caja y estoy atacada.

-Parece una niña pequeña cuando me cuenta como está llevando

los días, contando los días que faltan para abrir su caja.

-Tiene que ser bonito.

-Espero que sea bonito. -Hay un revuelo por el barrio.

-Ella se lo está contando a todo el mundo,

ha llamado a mis tías, a mis primos, a todos.

El barrio entero lo sabe.

-¿Qué tal?

-¿Te has enterado que han dado una sorpresa a alguien en el mercado?

-Soy yo. -¡Qué me dices!

-Te voy a hacer la pregunta de todos los días.

¿Qué tal la caja? -Bien, ahí sigue.

-Ya va quedando menos. -Solo quedan tres días.

-Está disfrutando como nunca.

Hace años que no la veía tan ilusionada, tan contenta.

Es la protagonista de algo que no sabe por dónde le va a venir.

María, ¿qué tal? Hola, muy bien.

Es una caja muy especial y yo sé que para ti va a ser un momento...

Difícil, un poquito.

Porque pedir perdón, a veces, cuesta.

Sí, más en mi caso.

Es de corazón. Totalmente.

Tengo que irme ya, no vaya a ser que se abra la caja

mientras tú y yo estamos hablando, no es lo que queremos.

Esperas aquí. Yo te espero, hasta luego.

-¡Hola!

Hola, ¿qué tal? Con muchas ganas de verte.

Y yo también.

-Creo que ahora mismo tiene que estar de los nervios, muy dudosa

y con mucha incertidumbre, a ver qué tiene la caja.

Aquí la tienes, siete días con ella,

toda una semanita con la caja del tiempo.

¿Has podido averiguar algo estos días?

No he sacado ninguna conclusión, así que ni idea.

-Estoy convencidísima que va a ser un momento muy emocionante

y ya tengo ganas de que pase.

¿Crees que lo que hay dentro de la caja es bueno o malo?

Yo espero que sea bueno.

Significa que tú has hecho algo bueno por los demás y,

por lo tanto, hay alguien que dice:

"Voy a mandarle a Chari esta caja del tiempo porque se lo merece".

¿Has hecho algo bueno por alguien?

Hago cosas, pero las hago sin esperar nada a cambio.

Lo hago porque sale del corazón.

Eres una mujer que se porta bien con los demás.

Creo que sí.

¿Quieres decir algo antes de que se abra la caja?

Que quien haya sido me da igual y que me hace la misma ilusión

venga de quien venga.

Estás a punto de descubrir

quién está detrás de todo esto y qué esconde la caja.

¿Lista para descubrirlo? Sí.

Es el momento.

¿Qué es eso? Es de mi hermana.

¿Cómo se llama?

María, es una medalla que debería llevarla siempre colgada.

¿Por qué?

Tiene una enfermedad rara, toma Sintrom.

Y no debería quitarse esta medalla nunca.

No. Yo quiero mucho a mis hermanos,

somos cuatro y los quiero mucho a todos.

Pero ella, por lo que tiene me preocupo más de ella.

¿Cómo es tu relación con ella? Discutimos de vez en cuando.

¿Quién discute más? Siempre ella.

Tiene genio. Tiene un pronto.

¿Y a ti cómo te sienta? A veces muy mal,

ella tiene el día malo y explota. Lo paga contigo.

Normalmente soy la que más cerca está de ella.

Tú también tienes tus problemas de salud,

también llevas tu carga y no es ninguna broma lo que te pasa,

estás en diálisis y sufres como todos

cuando la salud no marcha bien, llevas muchos años así además.

¿Te duele que tú hermana no se dé cuenta de que tú

también tienes tus días malos y tú propia carga?

Me duele, pero yo sé que ella no lo hace

por hacerme daño, es así, es su manera de ser.

Hay veces que no se lo tengo ni en cuenta.

Yo creo que ha llegado el momento de que sepas

por qué te envían esta caja.

Sentaos, tú tienes que hablar con tu hermana.

He querido hacerte esto,

sobre todo para pedirte perdón por todos esos momentos malos

que te hago pasar cuando me enfado sin tener porqué.

Que tú lo eres todo para mí, mi madre, mi hermana y mi amiga.

Que no sabría que hacer sin ti. Te quiero.

¿Tú le habías pedido perdón a Chari antes?

No.

Es un poco egoísta por tu parte, porque tú hermana también

lo pasa mal y lo pagas con quien te ayuda, con quien te cuida.

Con la que me cuida, con la que se preocupa,

con la que paso el mayor tiempo del día, de compras.

Qué injusta has sido con tu hermana.

Mucho.

Te lo da todo y lo que le das son malas palabras,

gritos, genio, un tono que no viene a cuento.

Sí, sobre todo es eso lo que tengo que tratar.

Tratar no, conseguir. Tratar no es suficiente.

Cuestión de tiempo.

Pero en este caso que sea poco tiempo.

Te prometo que voy a tratar de no tener esos arranques

tan fuertes contigo, tratar de cuidarte yo a ti.

-Qué tonta eres.

-Que estamos una para la otra, lo sabes.

Espero que las cosas, de ahora en adelante,

sea menos discusión y mucha más diversión.

María, te vamos a tener vigilada.

Muchas gracias. Adiós.

No te lo esperabas.

Siempre se está a tiempo de pedir perdón,

porque solo es tarde cuando no se llega a pedir nunca.

Es el tiempo de perdonar. Y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Me llamo Dani y esta caja del tiempo

se la quiero enviar a mi amigo Libertad

para enviarle un mensaje.

El mensaje es que cambie

y vuelva a ser la persona alegre que era antes.

-¿Esto qué es? -Me han dado esto para ti.

-Sospecho de tres personas,

ahora mismo me siento nervioso y enfadado.

-No tengo miedo a cómo pueda reaccionar.

-Tres, dos, uno.

La caja del tiempo que Dani quiere enviar hoy a Libertad

tiene un mensaje muy claro: o cambias o no quiero estar contigo.

Una decisión que va a marcar dos vidas.

Me llamo Dani y esta caja del tiempo

se la quiero enviar a mi amigo Libertad

para enviarle un mensaje, le quiero decir que cambie

y vuelva a ser la persona alegre que era antes.

Nos conocimos hace unos dos años,

yo estaba repartiendo "flyers" para un local, él para otro,

estábamos tres horas juntos todos los días,

desde el momento que llegó era una persona muy alegre,

siempre lo veías cantando, siempre estaba sonriendo,

estaba deseando que llegáramos, porque él empezaba mucho antes.

Era como un alivio que llegáramos nosotros y no estar solo trabajando.

Nos llevamos superbién desde el primer momento.

Libertad tuvo una infancia un poco difícil, él es de Talavera,

de Toledo, siempre se ha criado con su abuela,

ha sido la que ha estado siempre con él,

su madre tuvo una enfermedad, falleció.

Su padre se fue a México a vivir,

tiene ahora otra familia y otra vida, no sabe nada de él.

Siempre ha estado con su abuela, su abuela tiene 92 años,

es una persona muy abierta y muy liberal

y tiene una relación muy buena con él.

Él ha estado siempre en el mundo del artisteo,

cuando actúa de transformista su abuela le hace los trajes,

ha llegado incluso a actuar con él en un escenario con 90 años,

venirse a un concurso que él concursaba

para participar con él y hacer que ganase.

Cuando conocí a Libertad era una persona muy alegre,

siempre estaba cantando, saltando, decía cualquier broma,

cualquier tontería, no paraba quieto.

De hecho te llegaba a cansar, lo veías y decías:

"Qué energía tiene".

De un tiempo a esta parte no es lo mismo,

siempre está con mala cara,

le preguntas qué le pasa y dice: "Nada".

Porque todo el mundo le pregunta qué le pasa,

no es tan feliz como era antes,

no tiene la misma energía que tenía antes.

Cambió a partir de la última relación

que terminó hace poco tiempo, ha sufrido un bajón de autoestima

y a partir de ahí comenzó todo su cambio.

La falta de autoestima de Libertad

hace que mucha gente que le vea de primeras, como es tan cerrado,

no se preocupen en conocerle, cuando es una persona muy alegre,

simpática, y que merece la pena conocerle.

La imagen la tiene muy abandonada,

le da igual engordar o no, siempre dice: "Estoy gordo".

Y le decimos: "Trata de ir al gimnasio o hacer algo así".

Y dice: "No, me da igual".

Se ha notado que ha cogido unos kilos

y a partir de la relación, eso también le hunde mucho.

Que cambie de imagen, que haya cogido unos kilos,

que diga que se está quedando calvo también le está repercutiendo,

aparte de en lo personal, en lo profesional.

Cuando le decimos todo lo que vale,

él agacha la cabeza o se pone a llorar,

se aleja, se mete a su habitación o cualquier cosa,

no quiere asumirlo, no quiere afrontarlo.

Esta caja del tiempo que le envío a Libertad

es el toque definitivo que le estoy dando

para que se dé cuenta que tiene que cambiar su actitud.

Si Libertad no cambia ya con esta caja del tiempo

perderá su trabajo, sus amigos y a mí.

Le voy a poner dos fotos,

una de como era antes y una de como es ahora.

Con estas fotos quiero que se dé cuenta

de cómo era antes y de cómo es ahora,

que no es lo mismo que antes.

Aparte del cambio físico,

la actitud y toda su personalidad ha cambiado mucho.

Libertad es muy inteligente, cuando vea estas fotos va a saber

que necesita cambiar y volver a ser el de antes.

Voy a poner un tiempo de dos horas,

porque el cambio de Libertad tiene que ser inminente.

Quiero que se la lleven a su trabajo.

Libertad lo está pasando mal,

ha salido de una relación que le ha dejado marcado.

La caja del tiempo de Dani contiene

un ultimátum que le dejará con la boca abierta.

Liber, ¿qué tal?

-Bien, ¿y tú? ¿Esto qué es? -Me han dado esto para ti.

Siéntate.

-Esta caja se abrirá en 1 hora y 50 minutos.

Igual lo conozco.

Es buena, aquí hay dinero. -Ojalá.

-Si esto corre más rápido que yo.

Yo me voy, porque mira la hora qué es.

-Ya me contarás. -Ya te contaré.

Yo sospecho de tres personas, el que es como mi hermano,

pero no creo,

porque no sabe dónde está Asturias, no va a llamar a la televisión.

Luego sospecho de otros dos amigos, una que es como mi jefa, es mi jefa,

y no va a ser, porque ella vive de noche, y de día no ve la tela.

Así que creo que es otro amigo y a ese se la tengo guardada.

De mi pasado sentimental el único que podría ser

es mi exnovio y no nos tenemos que decir nada.

Ahora mismo me siento nervioso y enfadado,

porque creo que no me merezco ni una sorpresa positiva,

nadie me debe nada. Negativa, espero que tampoco.

He recibido una caja del tiempo y no sé qué contiene,

una sorpresa positiva.

Con que aparezca un amigo diciéndome que me quiere, me vale.

Estaría bien un objeto que me lleve un buen recuerdo

de no hace mucho tiempo, a ser posible.

Yo ya tengo una edad, no mucha,

pero alguna cosita hay por ahí que le deba algo a alguien.

Por eso es el nerviosismo.

-Le hemos ayudado en algún momento que ha necesitado ayuda,

siempre he estado ahí para dejarle el dinero que necesitara.

-Deber, que me ponga un poco más nervioso,

alguna deuda económica con algún amigo, con algún conocido.

-No le he pedido el dinero nunca,

yo se lo dejé y nunca le he llegado a pedir el dinero.

-En el plano personal ninguno,

creo que no tengo ningún problema y no le debo nada a nadie, creo.

En estos momentos,

a pesar de que en un futuro espero buen juez,

me dedico a ser camarero en una discoteca de ambiente,

que está en Chueca, muy conocida.

En esa discoteca y en otros lugares hago espectáculos de transformismo.

Me gusta mi trabajo,

excepto que hay algunos momentos

en los que uno no está del todo bien,

y como su trabajo es hacer reír a las personas

y que los demás disfruten,

si tú no estás bien cuesta un poquito más.

Pero sí, mi trabajo me gusta mucho.

Nunca me han censurado, porque en el ambiente en el que yo me muevo

es el ambiente y además el familiar más cercano a mí,

que es mi abuela, es más moderna que yo,

nunca he tenido ningún problema y nadie me ha dicho:

"¿Cómo te puedes dedicar a eso?".

Por poner un ejemplo, mi abuela, que tiene 90 años ya,

es la que más me anima a participar en esto y hacerlo,

sobre todo porque a ella le encanta hacerlo.

Incluso ella se ha venido conmigo a algún show.

El motivo por el que me vengo a Madrid a vivir del todo,

a pesar de que había venido mucho y estaba siempre aquí,

es porque me eché pareja.

Mi relación con mi exnovio fue bonita,

sobre todo porque vivíamos donde queríamos,

trabajábamos donde nos gustaba. Pero la relación

se terminó porque puede que yo sea un poquito celoso.

Es cierto, que si hubiese sido por mí,

yo te hubiese dado una oportunidad. -Sigue enamorado de su expareja,

queda con él, porque alguna tarde que tiene libre,

en cuanto su expareja le dice de quedar,

deja todo lo que está haciendo y se va con él.

-Fue frustrante porque a mí me hubiese gustado

que el sentimiento hubiese perdurado pero tampoco pasa nada.

Llega un momento en el que aceptas

que hasta el amor tiene fecha de caducidad.

A día de hoy no soy nadie, yo no soy artista, ojalá lo fuera.

Como no soy un artista y no soy nadie,

es complicado tener actuaciones.

Si algo me preocupa es que de un mes para otro

pueden desparecer, y como no eres nadie,

nadie se va a volver a acordar de ti.

Para definir mi estado de ánimo normal,

siempre digo que soy un gato cabreado que está siempre enfadado,

sobre todo desde que terminó mi relación hasta ahora

sí que ha agriado un poco la forma de ser.

Cuando se terminó la pareja parte de esa felicidad se fue.

-Libertad no está de acuerdo con nuestro apoyo,

que es otra cosa que me molesta,

el hecho de que esté con nosotros y diga: "Me siento solo",

es algo que te hace sentir a ti también y decir:

"¿Por qué no valoras que estoy aquí? Que tienes unos amigos

que estamos apoyándote en todo lo que necesites".

-Mi última ruptura sentimental sí ha afectado a mi autoestima,

me veo peor y ahí es donde mis amigos más lo notan.

Pero he tomado la decisión firme de abandonar el drama público.

La caja se va a abrir dentro de poco.

A medida que pasa el tiempo me pongo un poco más nervioso.

Si es algo bueno me voy a cabrear porque no me lo merezco.

Y si es algo malo me voy a cabrear porque,

aunque me lo merezco, no quiero tenerlo.

Por lo tanto, me voy a cabrear seguro.

La caja del tiempo de Libertad se abrirá en unos minutos.

Su amigo Dani tiene algo que reprocharle

y él tendrá que dar una respuesta.

Lo que más ilusión me haría es que hubiese una carta

de los que son mis amigos y dijeran:

"En un minuto mira a la derecha que vamos a aparecer todos".

-Tengo claro qué le voy a decir en cuanto entre,

le voy a dar un ultimátum para que no se lo tome a broma,

porque si no, se pensará que es cachondeo.

-No es que me sienta solo,

precisamente no me siento solo porque son ellos,

por lo tanto lo más bonito que podría ocurrir

es que fueran ellos.

-Le voy decir: "Libertad, necesitas un cambio ya,

por ti, por mí y por los amigos que tienes alrededor".

-Más vale que recemos todos para que no sea algo malo.

-La situación no me da miedo porque pueda enfadarse,

es más la tensión que tengo y los nervios,

pero no tengo miedo a cómo va a reaccionar.

-¿Qué falta? Tres minutos, ya está.

-Yo creo que va a reaccionar.

Cuando le diga el ultimátum,

él va a tener una reacción y no va a dejar de ser mi amigo.

-40 segundos.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

No sé qué es.

Soy yo cuando era guapo y delgado

y soy yo cuando soy menos guapo y menos delgado.

No tengo ni idea.

Me ha desconcertado, me esperaba una nota,

no me esperaba una foto mía, y menos estas.

Esto hace tres años,

esta sesión de fotos que me hizo un gran amigo mío.

Y este es un "selfie" que me hice en el trabajo

de uno de mis mejores amigos hace tres meses.

Quiero entender que es el antes y el después,

no tiene sentido, no entiendo qué es.

He cambiado yo, por supuesto, he agriado mucho el carácter.

Aquí yo me sentía bien, salía, ligaba y me lo pasaba bien.

Esta es una de las fotos de las que subo diciendo

que qué sola estoy, no lo sé.

Si es algún amigo o algunos amigos, creo que me querrán decir

que todo se queda en la superficie y que si uno quiere estar guapo

solo tiene que ir al gimnasio y dejarse de chorradas.

Sabía que eras tú.

¿Esto qué es?

-¿Qué crees que puede ser? ¿No te acuerdas de cómo eras aquí?

pero de verdad, que seas tú de verdad.

-Recuerdo quién era, lo he dicho, este es Alberto y este es Libertad.

-¿Te acuerdas cuando te conocimos? -Sí.

-En la esquina.

-Cantando todos los días y feliz y contento.

-¿Y ahora?

-Ahora ni canto tanto ni bailo tanto ni estoy tan contento.

-No puedes estar todo el día del infierno al suelo

y luego vuelta a empezar.

Tienes que ser la misma persona que antes,

ser alegre, porque tú puedes.

No te estoy pidiendo que cambies tu personalidad,

que cambies tu actitud y vuelvas a ser como eras antes.

-Feliz. -Feliz.

-Tengo unos amigos que me quieren.

-¿No lo valoras? -Sí, mucho.

-Te va muy bien el trabajo últimamente, está tu abuela contigo.

¿Qué te falta en esta vida? -Siempre falta un poquito, el amor.

-Seguro que cambiando tu actitud podría mejorar.

-Es verdad,

por eso ahora he abandonado el drama público y no me quejo.

Prometo volver a ser Alberto Libertad.

-Te lo pido, de verdad.

-¿Notáis un cambio en mí tan negativo?

-No es la misma persona que cuando te conocimos.

-Lo sé.

-Cuando te conocimos estabas cantando por la calle,

nos alegraba verte, no tenías la cara continúa de tristeza

que tienes ahora.

En el momento que estás con nosotros y dices: "Estoy muy solo".

Me siento mal, porque sabes que estamos ahí,

que está Pedro siempre contigo en todo lo que haces, que estoy yo.

Cualquier cosa que necesitas nos llamas y vamos, para todo.

Sabes que estamos ahí, no puedes decir que estás solo.

Te puedes sentir solo sentimentalmente,

es una etapa de tu vida, pero tampoco puede durar siempre,

llevas ya mucho tiempo en esta etapa.

Al final, se van a cansar tus amigos, nos vamos a cansar.

Tienes que cambiar tu actitud. -Lo sé.

Yo no me lo voy a tomar como un ultimátum.

-¿No crees que puedes llegar a cansar a la gente

y que se alejen de ti?

Hay gente que ya piensa de ti que estás siempre triste y lo sabes.

Sabes que hay gente que se ha alejado de ti

y no se han molestado en conocerte

porque siempre estás con esa actitud.

-Sí es verdad, tienes razón. -Si fueras como entonces,

conquistarías a mucha más gente y ligarías mucho más

y tus amigos estarían superagradecidos.

-Que me lo tomo en serio.

Tan en serio que me he enfadado.

Muy bonito, todo lo que tú quieras, pero me he enfadado y lo digo,

y eso es así y los pimientos son asados.

Ya está, no hacía falta esto para decirme lo que me has dicho.

-Quería que te lo tomaras en serio. -Ven aquí.

-Qué tonto eres. -Qué gilipollas eres tú.

Tú tendrías que estar trabajando.

-Qué raro que des un abrazo. -Sí, porque yo nunca doy abrazos.

Vivir en el pasado nos hace perder el presente

y no tener ilusión por el futuro.

Es el tiempo de disfrutar de lo que nos da la vida,

y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Nos has pedido una caja del tiempo.

¿Para quién? Para mi marido.

¿Cómo se llama? Ali.

Él salió de Irán a los 16 años.

-Hola. Ali.

Sí. Tengo algo para ti.

No sé quién será, no me lo puedo imaginar.

No puede ser algo que me disguste.

Seguramente sea algo bueno.

Ali es iraní,

salió de su país con 16 años y no ha podido volver nunca,

ni siquiera cuando murieron sus padres.

Su dolor es inmenso, pero también el amor de Marimar.

Hoy le envía esta caja del tiempo que cambiará su vida.

Hola, Marimar. Hola, Patricia.

¿Qué tal? Muy bien, ¿y tú?

Muy bien. Con muchas ganas de verte.

Igualmente. Nos has pedido una caja del tiempo,

¿para quién? Para mi marido.

¿Cómo se llama? Ali.

¿Estáis casados hace mucho tiempo? No estamos casados, estamos juntos.

Llevamos unos 15 años.

Tienes mucho que contarme sobre Ali, he traído una caja del tiempo

para ti, nos vamos a sentar y seguimos hablando.

Muy bien.

Me has pedido una caja del tiempo y aquí está esta caja del tiempo

que tú quieres mandarle a Ali, el hombre de tu vida.

Sí.

Ali salió muy joven de su país, tenía solo 16 años,

por motivos políticos tuvo que irse de Irán.

¿A quién dejó en su país?

A toda su familia, sus padres, sus hermanos.

¿Cuántos años han pasado desde que se fue?

35 años.

En todo este tiempo no ha podido volver a ver a su familia.

No, nunca.

Creo que sus padres murieron

y tampoco en ese momento pudo ir a su país,

dar ese último adiós a sus padres.

No poder despedirte de la gente a quien tú quieres, es muy triste.

Él sufre por todo.

Veo que tú también estás sufriendo por eso.

Sí, claro.

Mis hijos y yo de verle llorar, porque él llora.

Los inicios de Ali aquí fueron muy duros.

Sí, él salió de Irán a los 16 años.

Sin conocer el idioma, sin medios, sin amigos.

Nada, él no sabía nada, ni tenía dinero, ni sabía el idioma ni nada.

Se vino a Madrid y en la calle, estuvo en un banco,

puso unos cartones.

Para encontrarse lo más a gusto posible,

nadie sabe cómo se puede estar a gusto en un parque.

Así empieza poco a poco, encuentra su primer trabajo,

hasta que encuentra este trabajo, en el que por fin te conoce.

¿Cómo llega Ali a tu vida? ¿Cómo le conoces?

¿En qué trabajabas? De barrendera.

Estuve allí un tiempo.

Ali le dijo a una compañera mía que quería conocerme.

Ali trabajaba allí.

Sí. Él tenía un trabajo de turno de noche,

pero al conocerme a mí quiso meterse de turno de mañana.

Te echó el ojo. Sí.

Él lo tenía claro, ¿pero tú cuando conociste a Ali?

No quería, le dije que no. Estuvo cuatro años detrás de mí.

Cuatro detrás, esperando que tú dieras el paso.

¿Qué te hizo cambiar?

Porque cuatro años son muchos años de espera, él lo tenía muy claro.

No sé cómo consiguió conquistarte.

Yo vivía en Madrid, pero cuando fallecieron mis padres

tuve que coger a mis hijos e irme a un pueblo.

Hablé con Ali y le dije: "Somos amigos,

yo no voy a vivir en Madrid, me voy a vivir fuera".

Me dijo que dónde, una vez se lo dije nada más.

Se le quedó aquí.

Cuando yo me fui al pueblo, me llama un invierno de hace 15 años

y me dice que está en una parada de autobús buscándome,

que dónde estoy. En ese momento es cuando dices:

"Ahora me doy cuenta de que estoy enamorada".

Porque me demostró día a día que él me quería muchísimo,

que no iba por interés de nada.

Que le daba igual dejar Madrid y venirse a un pueblo

a 75 kilómetros de Madrid para estar conmigo y con mis hijos.

¿Por qué no os habéis casado? Lleváis 15 años juntos.

Por dejadez.

¿Te lo ha pedido? Muchas veces.

¿Qué le dices?

Sí, algún día, no te preocupes, que nos vamos a casar.

¿Crees que sospecha que tú puedes hacer algo así por él?

No, para nada.

¿Cómo crees que va a reaccionar cuando abra la caja

y vea su interior y relacione que has sido tú la persona

que se la ha mandado? No lo sé, porque lo mismo dice:

"¿Pero cómo me has hecho esto?". No lo creo, por lo que me cuentas.

Yo creo que él, en cuanto me vea,

incluso puede que se emocione, porque es muy llorón también.

Tenemos una caja aquí, quiero saber qué vas a meter dentro de esta caja.

Voy a meter este anillo, nos compramos uno pero él lo perdió.

Uno cada uno, iguales.

Sí, lo perdió en Madrid.

Se fue a lavar las manos en un baño y se lo dejó olvidado.

Supongo que esta alianza para ti significa todo el amor

que hay entre vosotros. Tómala.

¿Cuántos días o cuánto tiempo quieres

que esté la caja cerrada?

Unos 15 días, porque quiero que se olvide de muchas cosas,

pero que piense en este tema.

Que reflexione y le dé tiempo a pensar por qué me mandan

esta caja, qué significado tiene. 15 días son muchos días.

No solo tiene que aguantar Ali, también tienes que aguantar tú,

disimular para que no descubra

que estás detrás de esta caja del tiempo.

Lo haré.

Vamos a meter esa alianza dentro de la caja, vamos a abrirla.

Mete la alianza. Ahora vamos a poner el tiempo.

Pero también quiero que me digas una cosa importante,

¿dónde quieres que entregue esta caja?

En mi casa.

Quieres que vaya a tu casa y le diga a Ali:

"Aquí estoy, esta es tu caja del tiempo".

Eso es.

¿Qué le quieres decir?

Que luche por salir adelante y que no piense tanto,

que sea feliz el tiempo que estemos aquí juntos, que ya iremos a Irán.

Porque si él no es feliz, tú tampoco lo eres.

Yo quiero verle a él bien y quiero que sea feliz.

La cerramos.

¿Qué cara pondrá? No se lo espera.

¿Cómo me recibirá? Muy bien.

Dame un beso.

Muchas gracias. Me llevo la caja del tiempo.

Adiós, Patricia.

Ahora vamos a entregar la caja del tiempo a Ali.

Tendrá que esperar 15 largos días para saber quién la manda

y qué hay dentro. Vamos a conocerle.

Hola.

¿Ali? Sí.

Tengo algo para ti y tengo que hablar contigo.

Pasa, por favor. Gracias.

¿Quién crees que puede enviarte esta caja?

No lo sé, no tengo ni idea.

Sé que tú eres de Irán, pero tuviste que salir de tu país

hace muchos años, eras un niño.

Casi.

Imagino que fue muy difícil dejar atrás a tus padres,

a tus hermanos, a tu familia.

Sí, muy duro.

¿Hace cuántos años llegas a España? En 1994.

No conoces las costumbres, la cultura.

Debe ser un momento difícil, comenzar desde cero.

Sí, fue muy difícil.

¿Qué fue lo más duro? Al principio, a pesar

de que no tienes ningún apoyo, la gente no te confiaba.

Vamos a hablar un poco del presente. Tienes pareja.

Sí.

Desde hace mucho tiempo, ¿estás casado?

No, pero vivimos en pareja.

Sois una pareja sólida.

¿Tienes hijos? Sí, tengo dos hijastros.

¿Te costó conquistar a tu pareja? Un poquito, pero me ayudaron.

¿Quién te ayudó?

Antes de que empezara mi trabajo, ella empezaba a las 14:00.

A las 13:00 yo me presentaba en el trabajo.

Tú llegabas antes al trabajo para ver a la mujer que te gustaba.

¿Cómo se llama? Marimar.

¿Qué es ella para ti? Es mi vida, es mi cielo,

mi amor, mi madre, mi padre, mi familia, es mi vida.

¿Te imaginas tu vida sin ella? Jamás.

¿Por qué no os habéis casado? ¿No se lo has pedido nunca?

Sí, pero todavía no estaba separada legalmente.

¿Te gustaría? Me encantaría.

Te gustaría que te dijera: "Sí, me quiero casar contigo".

Sí, yo me casaría con ella.

De momento, lo que tienes que hacer es mirar bien esta caja.

Vas a tener mucho tiempo de mirar la caja, créeme.

Esta caja del tiempo,

que no sé si ya estarás pensando en quién es la persona que la manda,

si tendrás alguna sospecha.

No sé quién será, no me lo puedo imaginar.

Será un amigo o una amiga.

Lo que tengo que decirte es que esta caja no se abre

cuando tú quieres.

Quien manda la caja decide cuando se abre.

En tu caso,

esta caja no se puede abrir hasta dentro de 15 días.

No sabemos nunca qué hay dentro de la caja del tiempo,

puede ser algo que queremos,

algo que no esperamos o algo que no nos guste.

No puede ser algo que me disguste. Seguramente algo bueno.

Yo estoy agradecido.

Vas a tener tiempo de pensar en ello.

Vale. Hasta entonces la dejo a tu cargo.

De acuerdo. Me alegro de haberte conocido.

Gracias, encantado. Te dejo aquí.

¿Estás más tranquilo? -Sí, más tranquilo.

-Ahora vamos a dar una vuelta, dejamos de pensar tanto,

ya quedan muy pocos días para solucionar y ver quién es,

que nos tiene intrigados. -Marimar me dice:

"Cariño, no te preocupes que la caja se abre y ya terminará

el tiempo pero seguramente que haya algo bueno para ti".

-Cada día que pasa está más nervioso,

nada más que piensa quién será, no duerme nada.

Solo piensa: "¿Quién será? ¿Quién me puede mandar a mí esto?".

-Tengo muchas ganas de abrir la caja a ver quién es.

-No sospecha nada,

se cree que es una persona de fuera, un amigo, no sospecha nada.

¿Quién crees que puede ser?

Todos los días me dices una cosa.

-Un amigo o una amiga.

-No lo sé, yo también tengo una cosita.

¿Quién será?

¿Estás nervioso? -Sí, sí.

-Yo también estoy muy nerviosa, tengo muchas ganas de ver quién es.

-Yo también. -No te preocupes.

Ali, cariño, no llores.

Tranquilízate ya, no llores.

Es algo muy bonito.

Cuando es una sorpresa es algo bonito.

Tú no te preocupes,

ahora cuando llegues a casa ya vas a saber quién es.

Pero no quiero que llores.

Venga, cariño, luego me cuentas. Pero no llores.

Estos últimos 15 días han sido eternos para Ali,

pero la espera llega a su fin y también el misterio

de la caja del tiempo.

Faltan solo unos minutos para que, por fin, se abra.

Quiero saber quién me ha mandado esto, quiero que se abra ya.

-Ali se pone muy nervioso.

Hasta que no levante la caja, que se quede algo más tranquilo,

lleva todo este tiempo pensando en todo.

-Estos días he estado muy nervioso,

me gustaría que Marimar estuviera aquí.

-No me arrepiento el haberle hecho esto,

porque piensa mucho en su gente, en su país.

-Creo que Marimar ha hecho esto.

Debe estar muy feliz por la unión de pareja, de amistad.

Le diría que le quiero y que le amo para siempre.

-Cariño, como te quiero. -Yo también, te amo.

-Esto te lo he hecho porque yo te amo.

-Yo también.

-Y nos casamos cuando tú quieras. -Vale, eso está hecho ya.

-¿Te lo imaginabas? -Sí.

-Yo te lo he hecho para demostrarte que te quiero muchísimo.

-Yo también te quiero mucho.

-Que siempre me vas a tener a tu lado.

-Ya lo sé.

-Que yo hago lo que sea por ti, que tú tienes que ser fuerte,

no puedes aflojar, porque lo has pasado muy mal.

Y como lo has pasado muy mal yo quería hacerte esto

para demostrarte lo mucho que te quiero.

Mi niño, como le quiero. -Yo también te quiero.

El amor no entiende de razas, de credos o de lugares.

Cuando llega, llega, y hay que atraparlo.

Es el tiempo de sentirse querido y quién sabe si será usted

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 04/10/16 (2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 04/10/16 (2)

04 oct 2016

María quiere pedirle perdón a su hermana a través de una caja del tiempo por pagar sus frustraciones con ella. Dani desea mandarle un mensaje de apoyo a su mejor amigo y pedirle que vuelva a ser el de antes. Mari Mar quiere que su pareja sepa que pese a no estar en su país, aquí tiene a su familia.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 04/10/16 (2)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 04/10/16 (2)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios