www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3744519
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 04/10/16 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Un te quiero, un gracias, un perdón, todo cabe en la caja del tiempo.

Quién la envía decide a quién la manda y en qué momento se abrirá,

bienvenidos a "Cuestión de Tiempo",

el programa en el que el tiempo lo marca usted.

Quiero enviar la caja del tiempo a mi mejor amiga,

porque quiero pedirle perdón porque en algún momento he fallado.

-Allí en Albacete he dejado todo, mi vida.

Porque ahí están mis padres, hermanos.

-Yo para ella soy su hermano.

Me he enamorado.

-Lo que más me intriga es saber quién... tres, dos, uno...

José se hizo una promesa a sí mismo, no volver a fallar a su amiga

Magdalena, ella siempre ha estado a su lado,

y él sin embargo la critico en una ocasión sin motivo.

Su caja lleva dentro, agradecimiento,

arrepentimiento, y la promesa de no volver a fallarle nunca.

Quiero enviar la caja del tiempo a mi mejor amiga Magdalena,

que ha estado siempre conmigo apoyándome, y porque quiero pedirle

perdón porque en algún momento le he fallado.

A los 12 años me traslade a Albacete capital,

donde empecé a ir al colegio.

Al comienzo del colegio los chavales,

me insultaban porque era gay, no contaban conmigo para nada.

Y a mí eso me dolía bastante.

A mí el futbol no me gustaba, a mí me gustaba el baile,

entonces me ponía a bailar con las chicas en el colegio,

y ellos por ese motivo me insultaban,

porque me gustaba bailar.

En el instituto me fijaba en cualquier profesor que hacía

educación física, y no lo asimilaba, me comía la cabeza,

hasta que caí en la época, de que cogí una depresión.

Me siento orgulloso de decir que soy gay, por todos los costados.

Conocí a Magdalena, a través de un chico, cenando en su casa,

me puso un refresco, y mientras tomábamos ese refresco,

vi un casete y ponía Magdalena Romero,

y dije, esa es la chica que me gusta como canta,

me puso una canción y esa misma noche,

nos fuimos a un pub de ambiente, en Albacete hace ocho años,

y ahí fue cuando me la encontré.

Me acerque a ella, me la presento, me pasó su teléfono,

y me dijo que para cualquier cosa que la llamara,

y a raíz de ahí, la conozco hasta ahora mismo.

Estos años de amistad, quitando hace tres años que fue cuando se casó,

los años anteriores salíamos de fiesta, se ponía

a cantar en medio de la calle, la gente haciéndole coros...

Eso es lo que recuerdo con ella, esos buenos momentos.

El enfado surge,

cuando ella me cuenta unas palabras de una amiga suya y de ella,

y me dice que no lo contará, yo a los pocos días lo cuento,

y en palabras de otro amigo de ella, se lo cuenta,

entonces ella me manda un mensaje de que eso "no se hace así".

Que lo que me cuenta ella a mí me tengo que callar.

Y ya me decía,

yo sé que lo has hecho sin maldad, pero las palabras duelen,

si eres mi amigo, por qué me has fallado en esto...

Y le pedí perdón, y estuvo cinco meses sin hablarme.

La llamaba, le mandaba mensajes, y no me contestaba,

hasta me bloqueo. Hasta que un día me dice,

"qué haces", y le dije que estaba en casa.

"Vente a echar una cerveza", voy y nos reconciliamos.

Pero yo creo que la espina sigue estando ahí.

Magdalena me contó que a los dos meses,

se había echado un chico de Valencia,

entonces me enseñó una foto, le dije que no todo está en la belleza,

que había que mirar en el interior,

cuando de repente me dice: "que se casa".

Llega el día de la boda,

yo no podía ir a la iglesia porque se mismo sábado,

tenía que hacer cosas, entonces fue directamente al convite.

La mejor boda a la que he ido, he ido a muchas bodas de familia,

de amigos, pero la de ella fue especial.

Verla a ella con el traje blanco,

de pensar que era cantante, la celebración fue un éxito,

incluso se quitó su vestido de novia, e hizo una actuación.

Yo le bailé a ella, que se llamaba "No te vayas nunca".

Se emocionó,

toda la gente aplaudiendo, para mí fue muy emotivo.

Yo le envió la caja aquí a Madrid,

porque ella está aquí pasando el fin de semana,

yo vengo desde Albacete,

y así ella no sospecha, que el que le da la caja soy yo.

Quiero enviarle la caja para pedirle perdón, en día que le falle,

y para agradecerle todos estos años que ha estado junto a mí,

que en mis bailes, en mis cosas buenas,

en todas, mis etapas que estoy viviendo buenas,

gracias a Dios,

por eso quiero agradecerle todo esto a ella, y pedirle perdón.

En la caja voy a poner esta maqueta, que me regaló ella cuando la conocí,

y me lo ha dedicado, esta maqueta para mí significa mucho,

porque gracias a ella la he ido conociendo mejor,

entonces tiene mucho significado.

Quiero que le entreguéis la caja en el hotel, donde ella se aloja,

ya que viene desde Valencia a Madrid.

Quiero que la caja del tiempo se abra en tres horas,

que es lo que tarda en llegar.

Magdalena viene desde Valencia,

a pasar un fin de semana a Madrid, con su marido.

Lo que menos se imagina, es que José le va a enviar

una caja del tiempo al hotel, donde se aloja,

ella piensa que él está en Albacete, pero no es así, está aquí

para darle una gran sorpresa.

Hola, buenas tardes.

-Tenía una reserva a nombre de Magdalena Romero.

-Déjeme mirar...

Pues aparte de la habitación,

tenemos indicado que le tenemos que dar una caja...

-¿Una caja? -Sí, le tenemos que dar una caja.

De hecho está es su habitación, y esta es la caja.

-¡Hala! ¿Pero me la puedo llevar? -Sí, claro.

-Pues nada... Muchas gracias.

-Yo creo que cuando vea la caja,

le va a sorprender y emocionar mucho.

-Estoy perdida, es que no sé, no estoy esperando nada.

He venido este fin de semana a pasarlo aquí,

porque realmente hace una semana fue mi cumpleaños,

y me he venido con mi marido a celebrarlo.

-Yo creo que no sabrá nada...

-Y no me lo esperaba, me he quedado a cuadros.

-Va a estar como en estado de shock.

Va a estar con intriga.

-En Madrid, conozco a gente,

porque estuve hace muchos años trabajando aquí,

me vine como quien dice a probar suerte,

en esto de la música,

en salas de fiesta, y en tablaos flamencos.

Hice compañeras que realmente hace mucho tiempo sin ver.

Yo creo que mi marido no es, porque es supercortado.

Se pone nervioso con las cámaras. Alguien de mi familia...

-Ella puede pensar que la caja

se la ha enviado su padre, o su madre.

-Yo creo que esta caja del tiempo,

después de pensar mucho, pienso en un amigo,

que más que un amigo es un hermano, de hace siete años...

Pero lo veo capaz de esto, tengo la corazonada de que pueda ser él.

-Yo creo que ella se imagina, que dentro hay unos pendientes,

una flor para el pelo, o hasta un vestido.

-Mi profesión es artista, llevo 20 años,

canto copla y flamenco.

Empecé poco a poco y a los 16 años, hubo un concurso en Albacete,

entonces yo imitaba a Isabel Pantoja.

Mi ídolo siempre ha sido Isabel Pantoja,

participé y gané el premio y entonces había gente de la radio

y de los medios, y me empezaron a proponer el trabajar,

y me lo propuse y era lo que siempre me había gustado.

-Pues yo he ido a actuaciones de ella,

incluso he bailado con ella, y ha sido muy emocionante,

bailar con mi gran amiga y ya no es amiga,

es hermana, Magdalena.

Perdona si te hago llorar,

perdona si te hago sufrir, pero es que no está en mis manos,

pero es que no estás en mis manos, me he enamorado...

-Estoy casada y ahora vivo en Valencia, desde hace un año.

Por trabajo, por familia y todo, nos hemos tenido que ir allí.

-Tras la boda, ella sigue viviendo en su casa, de Albacete.

Pero se iba los fines de semana a Valencia,

y al poco tiempo, se va a vivir allí con su marido.

Yo entiendo que ella tiene su vida, y nos veamos de vez en cuando.

Pero le sigo escribiendo,

le sigo mandando ánimos, y preguntándole cómo está.

-Allí en Albacete he dejado todo.

Porque allí están mis padres, mis hermanos.

Es que me duele,

porque aún me estoy haciendo a vivir en Valencia, y lo veo muy poco.

He dejado mi vida, mis recuerdos.

Mi amigo José, lo conozco desde hace siete años,

di la casualidad que en un restaurante coincidimos.

Y Yo veía que estaba con otra gente,

y en otra mesa y me observa y me miraba, y me señalaba...

Y al final se acercó a la mesa, y bueno ya me pidió el número,

nos hicimos una foto, y pensé bueno... uno más...

Pero no, se pegó a mí, y ya no lo he soltado.

-Ella me llamaba que yo era su fan, pero cuando ya pasó un año,

dice es mi amigo José.

Y actualmente yo para ella soy su hermano, como ella para mí.

-Es mi paño de lágrimas y yo el suyo,

y es como un hermano, lo comparto todo con él.

Ha estado en los bautizos, ha estado en mi boda, su familia también.

Ha ido conmigo a trabajar, me ayuda a vestirme,

es que él y su familia, es mi familia.

Él es pura alegría porque es un torbellino.

-Puede imaginarse que soy yo,

pero ella ahora mismo piensa que estoy dando mis clases de zumba.

Entonces no creo que se imagine que soy yo.

-Yo creo que detrás de todo esto,

es un hombre, una mujer estoy segura que no.

-Ella puede pensar en un amigo. Pero el amigo que ella piensa,

no le gusta el mundo de la tele, no le gusta salir ante las cámaras.

-Lo que más me intriga es saber, realmente quién.

Que es lo que llevo toda la tarde dándole vueltas.

La caja del tiempo tiene desconcertada a Magdalena,

viene de Valencia y se encuentra con la caja, no sabe quién la envía,

ni que hay dentro, tan solo que se abrirá en unos minutos.

Y tiene los nervios, a flor de piel.

La tarde se me ha hecho infinita, porque es que tener esta caja

que tú sabes de quién es ni lo que tiene.

Estoy tan nerviosa que voy a llorar ya.

Ahora se me está saliendo el corazón.

-Esta todo el rato pensando en muchas cosas, quién será,

si sería yo u otra persona, o sea, no te lo puede imaginar,

supernervioso estoy. -Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Es mi amigo José, es que es mi maqueta,

mi primera maqueta, con temas míos que compuse.

Y la hice con muchísimo sacrificio e ilusión.

Y se quedó ahí, en el cajón.

-Nada de amigos, hermanos para siempre, como dice el cura:

"hasta que la muerte nos separe".

-Como todo lo que hago en mi trabajo, en mi vida,

pues lo comporta con él, y con la gente que quiero,

y se la regalé, se la dedique, fue cuando nos conocimos.

Yo creo que me quiere decir que me quiere,

pero es que eso ya lo sabía...

Es que yo estoy para él, para todo, pero él también está conmigo.

-Sé que te he fallado en muchas cosas, que tú lo sabes,

sabes que para mí eres mi hermana, y que te quiero un montón

y que siempre vas a estar en mi corazón,

y eres para mí, mi segunda familia.

Gracias por todo, por apoyarme, y que eres una gran amiga.

-José, por favor...

Tú sabes que yo te quiero y te voy a querer siempre,

aunque ahora no esté tan cerca.

Sabes que yo te quiero,

y yo sé que tú me quieres, me lo demuestras cada día, gracias.

-Gracias a ti, por estar estos ocho años, junto a mí.

Y te he fallado, y te pido perdón...

-Eso está perdonado, tú eres mi hermano,

y los hermanos se lo perdonan todo. Y está noche nos vamos de fiesta.

Gracias.

-Lo que yo te digo siempre, nuestra canción... "Amor maldito".

-Sí...

Tú amor me la fuerza, que necesito.

Lo llevo en mi cabeza, y está maldito... Y la hierba...

si es que sabes un remedio, que me deshaga de esta pena.

-Y eres mi vida... y mi muerte.

Hay te lo juro mi hermanita, hay no debía de quererte,

y no debía de quererte, y sin embargo te quiero...

-Mi José, por favor, gracias guapo...

Ni la distancia ni el tiempo, pueden romper una amistad verdadera.

Es el tiempo de sorprender, y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Aquí estoy y traigo lo que nos habéis pedido,

una caja del tiempo, para quién. Para sorprender a mí madre,

ahora mismo tiene unas circunstancias malas,

está malita, lleva mucho tiempo de médicos.

Pero la familia está para todo, lo bueno y lo malo.

Pero prefiero tragármelo yo.

Esta caja del tiempo, te trae algo muy bueno.

Lo mejor sería un viaje, para poder ver la Virgen del Rocío.

Una vida llena de vacíos y enfermad, y siempre una sonrisa,

esta es María Ángeles, una mujer que creció sin padres,

sin hermanos, y a pesar de tener una familia numerosa,

se siente sola. Sus hijos aún están a tiempo

de cambiar el destino de nuestra protagonista.

Vanesa y Juan Carlos, he traído lo que nos habéis pedido,

una caja del tiempo.

¿Para quién? Para sorprender a mí madre,

María Ángeles.

¿Por qué creéis que se merece esta caja del tiempo?

Porque ahora mismo está pasando una mala racha,

está malita, lleva mucho tiempo de médicos,

y luego para agradecerlo todo lo que ha hecho por nosotros.

Según tengo entendido,

vuestra madre, cuando conoció a vuestro padre, lo dejo todo,

su familia, su ciudad, su tierra, para venirse hasta aquí por amor.

Porque además no lo entendieron...

No, ella se marchó y dejo de tener trato.

A fecha de hoy, no conocemos por parte de ella a nadie.

Y cuando se casó,

parece que sus hermanos no se lo tomaron nada bien.

Así es.

No les gustó que dejara el pueblo, no se lo perdonaron.

Sacrificó todo eso, para tener su propia familia,

y resulta que en este momento, está sola.

Para mí, está sola.

¿Con qué frecuencia veis a vuestra madre?

Yo intento ir cada 15 días. Pero también muchas veces,

entre el trabajo y unas cosas y otras, no voy.

Juan Carlos, cómo vives en Madrid...

Poco, intento una vez al mes, mínimo.

Vanesa, y aunque no vayas mucho,

¿le llamas por teléfono, todos los días?

Le preguntas qué tal está, qué has hecho hoy...

No.

¿Qué relación tienes con ella? Muy fría.

¿Por qué es así? ¿Por ti, por ella? Yo creo que por las dos.

¿Por qué? Porque son muy cabezonas las dos.

-Yo a veces le he reprochado que no me ha dado

lo mismo que a mis hermanos.

¿Te has sentido la última? Un poco sí...

¿Te refieres a cosas materiales a cariño?

Básicamente de cariño.

Te hubiera gustado una madre más cariño contigo...

¿desde pequeñita, ha sido así? Sí.

¿Lo has hablado con ella? No.

¿Crees que es consciente de esto? No lo sé...

¿Tú eres cariñosa con ella? No, no me sale.

Igual si lo fueras, te encontrarías

con una madre que dice por fin mi hija es cariñosa conmigo...

A ver Vanesa, en este momento tu madre tiene 64 años,

es una mujer joven, pero es una mujer que me decís

que está sola y además ahora, está muy delicada,

tiene problemas de salud, el azúcar, la tensión, todo...

Pues igual aparte de que le acompañen al médico,

necesitan que le agarren, y le digan, "no te preocupes,

ya verás cómo te vas a poner bien".

¿Lo hacéis? No.

-Yo no le doy besos.

Pero ella sí que está cuando la necesitas...

Si yo soy su hijo.

Ella tiene envidia, porque dice que solo me quiere a mí.

Juan Carlos, yo sé que has tenido un problema de salud,

te asustaste mucho.

¿Quién estuvo contigo? Todos...

Sí, pero quién no se separó de ti... Mi madre...

Ahí estuvo, se olvidó de sus dolores,

de sus problemas de salud, para estar contigo.

Y tú no lo haces con ella.

Pues igual hay que empezar por el principio,

tendrías primero que sinceraros, deciros las cosas,

y luego también tener en cuenta que tu madre ahora mismo,

y desde hace mucho tiempo, está sola.

Que al final se ha pasado toda la vida, sola.

Sí llevas razón.

Tenemos esta caja, vamos a hacerlo bien,

porque puede marcar un antes y un después,

en la relación que tenéis.

Yo creo que le va a hacer ilusión.

Porque no se espera que seamos nosotros.

Aquí está la caja, para resolver todo esto,

y esos problemas que tenéis con vuestra madre,

qué vamos a meter dentro.

Una foto, de cuando éramos pequeños. A ver... los tres hermanos.

Esta foto os trae muy buenos recuerdos,

bonitos recuerdos.

¿A ella también se lo traerán? Sí.

-Esperamos que le guste.

¿Cuánto tiempo va a estar esta foto metida en la caja?

En dos horas.

¿Estáis listos?

Mete la foto.

Y ahora... Cierro la caja.

Aquí os dejo, luego nos vemos, pensad en lo que vamos a hacer.

María Ángeles no recibe muchas visitas,

y no sabe que hoy va a recibir una muy especial,

vamos camino de su casa, con la caja que puede cambiar su futuro,

veremos, cómo nos recibe.

María Ángeles, hola. Hola.

Sorprendida un poco de verme... qué tal estás.

Muy bien.

Esta es una caja del tiempo,

y me han encargado que te la traiga aquí.

¿La aceptas? Sí.

Tómala, déjala por ahí.

Me han pedido que te la entregue porque hay algo que creo

que es importante para ti, y yo no sé si sabes quién ha podido ser.

Tú no has nacido aquí, ¿de dónde eres?

Yo nací en Huelva, pero me he criado en Cáceres.

Y un buen día,

llegaste aquí, ¿por qué? Por amor.

¿Echas de menos tú tierra? Sí.

¿Tanto? ¿No has vuelto por ahí? ¿Por qué no has ido nunca?

Porque se murieron mis padres y ya no...

¿Y no te queda familia?

Sí, tengo un hermano pero no me hablo con él.

Pues hace unos 40 años... ¿No has intentado hablar con él?

Pues por cabezones, no hable ni él conmigo, ni yo con él.

Pero has creado a tu propia familia...

¿ves mucho a tus hijos? ¿Tienes nietos? ¿Estás con ellos?

Estoy muy poco con ellos.

¿Estás peor de ánimo? Pues sí.

Porque mi edad murió con la edad que tengo yo ahora mismo.

Estás con miedo... Exactamente...

O sea tienes el ánimo por los suelos.

¿Lo saben en casa? No, no digo nada.

Eres de las que se lo tragan todo y no lo comparte,

y vives sola con ese dolor...

¿Por qué no lo compartes con ellos? Para que te ayuden,

para que te consuelen, para que te animen.

No, porque no quiero ni que vayan conmigo al médico.

Para que no sufran.

Pero la familia está para compartir todo lo bueno, como lo malo.

Pero prefiero tragármelo yo.

Pero esto no es bueno, si lloras solo de contarlo.

Porque voy a cumplir la edad en la que mi madre murió,

y me acuerdo.

Esta caja del tiempo, te trae algo muy bueno.

Tú verás cuando la abras, pero no la puedes abrir todavía,

porque el que me ha dado la caja me ha dicho

que tiene que estar cerrada dos horas.

Piensa qué puede haber en la caja, quién te la manda y por qué.

Pero no me puedo quedar a esperar contigo.

¿Por qué?

Porque tengo que entregar otras cajas.

Hola.

¡Hombre! ¿Tú eres el marido? Mira, lo que tenemos ahí.

¿Qué es?

Una caja del tiempo, mira ponla para ver, cuánto tiempo falta.

Una hora...

Ese es el tiempo que te queda por esperar, para abrir esta caja,

a ver si entre los dos, sabéis quién está detrás de esto.

A una hora escasa de su apertura, María Ángeles no sé imagina

que lo que contiene es lo que más echa en falta.

La ausencia de sus hijos es lo que más le duele,

pero esa situación va a cambiar.

Yo creo que es tú hija o tú hermano.

-Yo quiero que sea un viaje para ir a ver a la Virgen del Rocío.

Me hace ilusión.

-Si es algo que cuando ella lo vea le hace ilusión...

pues yo pienso que sí que le puede venir bien.

-Sabía yo que era tú hija.

Eso es cuando estábamos allí en Ventas, cuando eran pequeños.

-Esto ha sido una sorpresa porque sois los mejores,

porque a pesar de que nos hayamos equivocado

siempre habéis estado allí, porque...

Las obligaciones y el tipo de vida que llevamos nos impiden atender

a los que de verdad importan, pero nunca es tarde si la dicha es buena,

como buenas son nuestras cajas, y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir nuestra próxima caja del tiempo.

-Quiero enviar la caja del tiempo a mi pareja,

ya que veo que está triste,

quiero decirle que todo va a salir como nosotros queremos.

-Te han mandado esto, no sé lo que es.

-Ni idea, no sé si es un regalo, o el qué.

Vine en patera, fue un viaje duro. -Tengo muchas ganas, muy ansiosa.

-Que el amor no entiende de razas,

religiones, ni procedencias es indiscutible,

Anabel quiere mandarle una caja del tiempo a su chico,

con un mensaje más que especial.

-Quiero enviar la caja del tiempo a mí pareja,

ya que veo que está triste, porque no puede estar

con su familia, todo lo que quisiera,

ya que están en Senegal, no puede ayudarlos como a él le gustaría,

y también porque ciertas cosas de nuestro entorno,

ya que vean un poquito regular,

pues nos están afectando, y también vemos que nuestros sueños,

no están tan cerca como nosotros creíamos que estaban.

Le quiero decir, que todo va a salir cómo nosotros queremos,

aunque nuestros sueños se cumplan un poco más tarde

de lo que tenemos planeado todo va a salir bien.

Además le quiero pedir perdón,

porque a veces las cosas no se dicen cómo deberían decirse.

Mansour es una persona muy noble, con la gente le cuesta a veces

entablar conversaciones, darse a conocer, quizás por su pasado.

Él ha estado mucho tiempo solo,

entonces él ha estado muy encerrado en su cajita,

y cuando se abre es una persona muy sentimental,

muy sensible, te ayuda en todo lo que puede, es un ángel.

Mansour y yo nos conocimos cuando tenía 16 años,

y él me sacaba seis años.

Yo iba a la estación de autobuses a ver a mi padre trabajar,

y lo que yo no sabía es que él me veía,

porque él también trabaja allí.

Ciertamente hay muchas veces que no sabía porque quedaba con Mansour,

era algo que me atraía hacía él, tenía que verle.

De alguna manera me da coraje, y también tristeza,

y mucha pena, que yo con todas las cosas que puedo hacer con él,

no puedo hacer que esa mirada se vaya.

Quiero entregarle esta caja del tiempo,

para hacerle un poco más feliz, y un poco más de ilusión,

y que sepa que en el futuro esa mirada va a cambiar.

Mansour y yo estábamos decididos a casarnos desde que yo era

muy pequeña, cuando vimos un poco el momento,

pues decidimos dar ese paso, pero los papeles de Mansour,

nos jugaron una mala pasada. Voy a meter en esta caja,

nuestras alianzas, de esa boda que no hemos podido tener,

y con esto quiero decirle que pronto nuestros sueños se van a cumplir,

que esa boda pronto llegará, que voy a apaciguar un poco mi carácter,

que le voy a intentar entender y comprender más,

y que aquí estoy para lo que sea,

quiero que está caja se la entregue un compañero suyo del trabajo,

para que así no pueda sospechar de que yo tengo nada que ver.

Quiero que esta caja se abra dentro de tres horas, que será más o menos,

cuando Mansour llegué a casa.

Mansour está en plena jornada laboral,

y no tiene ni idea de lo que va a ocurrir,

hoy recibirá la caja del tiempo de su novia Anabel.

José María, su encargado y compañero de trabajo,

será quién se la entregue.

-Oye Mansour, baja un momento.

Te han mandado esto, no sé de quién es.

Han dicho que se abre en tres horas.

-No sé, cómo vas con el coche. -Me queda poco.

Nada más queda barrer y fregar.

-Luego cuando termines te vas al 4-28, haz el favor.

-Vale. No sé qué es, un regalo o no sé...

Mientras he estado trabajando

le he estado dando vueltas a la cabeza, qué puede ser.

Sospecho a lo mejor de un amigo.

Creo que puede ser Jesús,

un amigo mío que nos conocimos hace cuatro años,

de un curso de monitor deportivo, y de ahí nos hicimos amigos.

-Puede ser también que en algún momento

se le pase por la cabeza, que la caja del tiempo a lo mejor

se la envían algunos amigos, o familiares.

-Me hace mucha ilusión saber que alguien me quiere dar una sorpresa.

Yo hace ya casi diez años que llegue a España.

Vine aquí en patera, fue un viaje un poco duro,

pero tampoco pensé que iba a ser como fue...

Porque las personas que llevan ese negocio te lo pintan bien,

pero luego más cerca de morir que de vivir,

o sea que fue un viaje muy duro.

En la patera, era yo el único menor que había,

todos los demás eran mayores de edad,

pero tampoco me arrepiento de haber hecho ese viaje,

porque ahora siento que tengo un trabajo

y puedo ayudar a la familia, y mirar al futuro.

Mi principal objetivo es ayudar a mis hermanos.

En Senegal dejé a mi padre, y mis hermanos.

El único que lo sabía era mi padre,

y me llamó una tarde y me dijo que me iba a pagar el viaje.

Sí que es verdad que en el viaje hubo gente,

que no estaba acostumbrada a viajar en patera, lloraba mucho.

-Mansour vino a España, siendo apenas un niño,

vino en unas condiciones que no son las mejores para un niño,

porque además venía solo.

-Es un viaje muy largo, muy duro.

Y una vez que te metes no sabes lo qué pasa.

-Pero conociendo su situación familiar,

era lo mejor según él, y vino a ayudar a los suyos.

-Cuando caía la noche, había unas olas...

y de esta noche no paso. La gente llorando, gritando.

Pero yo en ningún momento lloré, estaba asustado.

Por la situación, pero no lloré.

Yo tardé en llegar a Canarias, unos diez días, porque nos perdimos.

Así que el día que vimos la isla, fue para nosotros la gloria.

Yo cuando estaba en mi país, antes de viajar,

me dijo mi padre que era la única esperanza que tenía,

por la situación que había en mi casa.

Ahora mismo, viven mejor que antes, aunque siempre se puede mejorar.

Salí de la patera, sin poder andar, las piernas no me funcionaban,

por estar tanto tiempo sentado, es más la gente,

estábamos pegados unos con otros, y hasta que no pasaron tres días,

me metieron en un centro de menores.

-Tuvo que entrar en un centro de menores,

entonces fueron de un centro a otro, hasta que ya cumplió los 18 años,

y ya pudo ponerse a trabajar, para poder ayudar como él quería.

-Conseguí el trabajo en la estación de autobuses,

y ya llevo cuatro años. Y sigo hasta ahora.

Cuando tenía 12 años falleció mi madre,

y eso hizo lo que más me empujo de venir aquí,

ella era muy luchadora,

siempre estaba pendiente de nosotros,

que no nos faltará de nada.

Aunque allí la situación no es muy allá,

pero siempre estaba ahí.

Mi madre yo creo que estaría orgullosa de que llegará a España.

Porque le gustaría ver a su hijo crecer y madurar,

de ayudar a su familia...

Muchas veces la echo de menos, antes, cuando estaba en el centro,

cuando peor lo pasaba era cuando escucha a alguien decir,

"voy a llamar a mi madre", igual me tiraba días sin comer.

Cuando más le echo de menos es por la noche, porque yo,

por la noche cuando terminaba de estudiar,

ella me llevaba a la cama, o me despertaba,

es cuando más la echo de menos, por las noches.

Me sigue afectando, lloro de vez en cuando,

y de hecho mucha gente al conocerme me dice que estoy triste...

-Yo cuando vi a Mansour,

vi una mirada de tristeza, en la cual vi mucha pena,

y a día de hoy muchas veces le miro, y veo esa tristeza.

-Algunas veces me dicen que tengo cara de tristeza, y no,

lo que pasa es que la tristeza la llevo por dentro.

-Cuando me dice que es feliz, a veces le creo y a veces no.

-Conozco a mí chica desde hace tres años y dos meses.

La vi por primera vez y hubo un cruce de miradas, y de ahí...

-Él se lanzó y me pidió salir.

Jamás he querido a nadie como lo quiero a él.

-Tengo pensando casarme con mi chica,

pero con la situación económica y problemas, no podemos.

-Es un sueño nuestro que queremos cumplir,

y no tenemos porque no hacerlo. -Es la mujer de mi vida.

Es muy simpática, cariñosa conmigo.

Mi chica es la persona más importante de mi vida,

en España.

Mis sueños son, viajar a Senegal, con mi chica.

Si puedo algún día traer a mi hermano.

Y formar una familia, y tener una vida estable.

El mejor día de mi vida que recuerde,

es la primera vez que volví a mi país.

Cuando volví a Senegal mi padre me dijo,

que siguiera como estaba, que estaba muy orgulloso de mí,

y cada día que pasará que fuera mejor persona del mundo.

Y que siga luchando.

El peor día de mi vida, como tengo tantos...

Pues el día que me despertaron con la noticia

de que mi madre había muerto.

Yo creo que voy a conseguir mi sueño, estoy en buen camino.

-Anabel le comen los nervios,

Mansour está tan intrigado que apenas puede respirar,

por fin llega el momento de que se abra,

y encuentre las alianzas, que guarda la caja.

-Estoy muy nervioso.

-Estoy con muchas ganas, quiero saber a ver qué pasa.

-Estoy muy nervioso.

-Yo creo que Mansour sospecha que es su amigo Jesús,

o algún amigo suyo más cercano. Que le quiera dar una sorpresa.

-Espero que sea una cosa buena.

-Yo creo que cuando vea lo que hay dentro,

se va a emocionar de alguna manera.

Alianzas de matrimonio, ya sé quién ha sido.

Pues ahora mismo estoy nervioso.

Yo quería que fuera ella, la que me enviará la caja,

creo que me la ha enviado para que nos casemos.

Y estoy emocionado, me estoy aguantando por no llorar.

-Yo te he entregado esta caja del tiempo, para que veas,

que a pesar que nuestros sueños a veces se estanquen un poco,

pues todo va a seguir hacia delante,

todo va a ir bien, no quiero que estés triste,

sé que te falta gente como tu madre, que para ti es muy importante.

Sé que te falta también ver a los tuyos, cuando tú quisieras.

Y a la vez te quiero pedir también perdón,

porque yo tengo mucho carácter,

sé que a veces digo las cosas un poco a la ligera, y bueno,

ya sabes que son momentos difíciles, tanto para ti como para mí,

y sí que es verdad que a veces me altero demasiado.

Y creo que no te lo mereces, eres demasiado bueno, y me cuidas mucho.

Y te quiero dar las gracias, por estar ahí siempre,

y siempre voy a estar ahí. Y que nuestra boda va a ser pronto.

-Muchas gracias, por todo lo que has hecho por mí hasta ahora,

nuestros sueños se harán realidad.

-Lo que podemos hacer es mirar hacia delante, y entonces

te quiero hacer este regalo, para que este día sea el comienzo,

y que esa mirada sea un poquito más feliz.

-Sí.

-Está claro que es mucho más fácil conseguir tus metas,

cuando tienes un compañero fiel a tú lado,

es el tiempo del amor y de la pasión, y quién sabe

si usted será el siguiente

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 04/10/16 (1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 04/10/16 (1)

04 oct 2016

José Ángel quiere pedirle perdón a su amiga por errores del pasado. Vanessa y su hermano quieren sorprender a su madre porque está pasando un momento delicado de salud. Mansour llegó desde Senegal y su soledad acabó el día que conoció a Anabel. Hoy ella le prometerá que su amor durará para siempre.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 04/10/16 (1)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 04/10/16 (1)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios