www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3782460
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 01/11/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

He pedido esta caja del tiempo para mi madre,

porque desde el fallecimiento de mi padre está bajita de ánimo

y que se levante un poquito.

Quiero pedirle perdón por los malos momentos

que le he hecho pasar y sé que ella me ha estado apoyando haya hecho

lo que haya hecho. He sido muy cabezona,

creo que he sido la que más disgustos les ha causado.

La quiero mucho, nunca he tenido oportunidad de decírselo,

quiero pedirle perdón, que tampoco se lo había dicho nunca.

Quiero pedirle perdón por algún momento de mi vida,

cuando era adolescente, por cosas que he hecho y que,

supongo, a mi madre lo habrá pasado mal.

Pero aun así, haciendo lo que he hecho,

ella ha estado ahí y nunca me ha reprochado nada,

nunca me ha dicho nada y siempre me ha apoyado en todo.

Quería pedirle perdón por todo eso.

En aquella época nosotros vivíamos en Barajas,

íbamos de discoteca como cualquier otro adolescente.

Allí nos conocíamos todos en la discoteca,

ahí surgió el salir con mi marido.

Yo estuve un tiempo saliendo con él, decidí presentárselo a mis padres,

la reacción de ellos no fue la que yo esperaba.

Querían algo mejor para mí,

me decía mi padre que no era persona para estar conmigo.

Pero ellos, con tal de verme feliz...

Cuando yo tuve la noticia de que me quedé embarazada,

por parte de ellos muy contentos, porque iban a tener una nieta,

pero por el otro lado no les hacía gracia

el que yo hubiera tenido una niña con él.

Mi madre es una persona muy abierta, moderna,

desde que está así quiero darle ánimos.

Yo no conozco mucho de la historia de mis padres,

conozco algunas cosas,

creo que cuando ya estaban recién casados

se fueron a trabajar a Suiza, supongo que también

para que no nos faltara de nada y para tener una vida mejor.

Desde que falleció mi padre ha ido de mal en peor, está con depresión,

mi madre tiene mucho bajón, últimamente no quería salir,

no hacía más que llorar y es lo que ella tiene.

El que no esté mi padre

no quiere decir el que no salga de casa,

lo que quiero es darle ánimo y apoyarla.

Me hubiera gustado decirle a mi padre que le quiero,

que si en algún momento le he hecho sentir mal,

decirle que perdón por todo lo que le he causado,

sé que me he arrepentido de no decírselo.

Y ahora que mi padre no está entre nosotros,

más me arrepiento todavía.

Yo lo he pasado mal,

yo sé que mi madre lo está pasando mal

y mis hermanos también, pero la vida sigue

y quiero apoyar a mi madre.

Ella tiene mucho que aportar, mucho que dar,

tiene mucho que recibir,

que tiene muchos hijos, muchos nietos.

Que la queremos mucho.

Hay momentos que no me acuerdo de mi padre,

que aunque no esté con mi madre, ella esté en su casa y yo en la mía,

con mi familia, yo me acuerdo mucho de él.

Aunque mi marido o mi madre me vea contenta,

no paro de pensar en mi padre.

Quiero poner en esta caja esta foto,

que espero que mi madre se acuerde de ella, de cuando era chiquitita,

que creo que le va a emocionar bastante,

son muy buenos recuerdos para mí y, supongo, que para ella también.

He elegido esta foto porque mi madre,

cuando yo era pequeñita era rebelde,

creo que esta es la foto que más me caracteriza.

Esta caja quiero que se la entreguen en su casa,

porque es donde más tranquila va a estar,

quiero que se la entregue mi tío Miguel,

y creo que es la mejor persona ahora mismo

que le puede entregar la caja.

Quiero meter esta foto en la caja, quiero ponerle tres horas,

porque no quiero hacerle esperar a mi madre más tiempo

para decirle que la quiero, para darle mucho ánimo

y que espero que le guste la sorpresa.

Ana Isabel le envía la caja del tiempo

a su madre a su casa.

Su tío Miguel será el encargado de dársela,

Teresa no sabe que hoy va a escuchar algo que siempre ha deseado,

que su hija le diga que la quiere.

Tere, mira qué me han entregado para ti.

-¿Y esto? ¿Quién te lo ha dado? -Yo qué sé.

-¿Qué es esto? -Me lo han entregado y no sé qué es.

-¿De dónde venías tú? -De por ahí arriba.

-¿Qué será? Tiempo de espera.

¿De verdad no sabes quién te lo ha dado?

-No.

-No me lo explico, a ver si va a ser algo raro.

Hasta luego. -Hasta luego.

-Ya averiguaremos qué es. -Vale.

-Hasta luego.

Porque esto una televisión no es, no sé qué es.

Una televisión mini, no sé si esto será una broma o no sé.

Si quieres que te diga la verdad, muy nerviosa,

porque yo no he tenido sorpresas de estas y estoy muy nerviosa,

no sé qué será ni quién me lo enviará.

Sospecho que pueden ser dos de mis hijas o uno de mis hijos.

Yo creo que, como madre, lo he hecho muy bien.

Creo que estarán agradecidos conmigo.

La pena es que no está su padre aquí,

esa es la pena más grande que tengo.

Si es de parte de mis hijos, imagino que será una cosa bonita.

Esto que pone ahí, tiempo de espera, es una intriga.

No sé qué significa eso.

Bueno, de momento voy a dejar esto aquí y voy a seguir

con lo que estaba haciendo y a esperar qué pasa.

Decidimos casarnos, pero fue imposible,

porque ni mi marido tenía dinero ni yo tampoco.

Decidió irse a Suiza, estuvo en Ginebra 18 meses,

luego vino y en septiembre nos casamos.

Trabajaba en el aeropuerto y hasta que se jubiló con 64 años.

Te voy a contar como lo conocí. Iba con una amiga paseando,

entonces no nos dejaban ir a Madrid solas al cine,

como las niñas de ahora,

entonces paseábamos por la carretera y había tres chicos.

Uno de ellos, yo lo sé porque luego me lo contó mi marido,

dijeron: "¿Por qué no nos vamos con aquellas chavalas?".

Entonces mi marido dijo:

"Eso no está bien, tres chicos ir con dos chicas".

Va uno y le dice: "Nos la jugamos a los chinos.

El que salga primero elige la más alta".

Se pusieron a jugar a los chinos y salió mi marido

y me eligió a mí, claro.

Dice que él nunca había jugado a los chinos,

y mira por donde la primera vez me tocó salir contigo.

Esa tarde nos conocimos y ya quedamos todas las tardes,

de jugar a los chinos me jugué casarme con él.

Hemos estado casi 50 años.

En agosto ha hecho un año, él empezó con el alzhéimer

y le dieron tres ictus,

luego le dio un infarto de miocardio,

pero no esperaba yo...

Porque de la operación salió perfecto, le dieron el alta:

"Hasta dentro de un año no tiene que volver", le dijeron los médicos.

Le pregunté si nos podíamos ir de vacaciones y me dijeron:

"Ya están tardando, pueden irse cuando quieran".

-A los 15 días de llegar a Jaén, fue cuando mi madre empezó a notar

que mi padre no estaba bien, que se cansaba mucho al andar,

que se tenía que parar para descansar.

Mi madre decidió llevarle al médico.

Decidieron ingresarle,

cuando el médico habló con mi madre le dijo que no le daban

muchas esperanzas de que mi padre pudiera salir.

La recuperación que él tuvo fue demasiado rápida,

como que nosotras estábamos con mucho ánimo

de que mi padre pudiera salir, curarse, pero el médico dijo

que no nos confiáramos mucho, que podía dar el bajón.

-Tuvo un derrame interno y falleció.

Me he tirado un año muy malo, pero ahora tengo aquí a un primo,

que gracias a él lo estoy llevando mejor.

Ellos vienen mucho, me dicen que salga, que vaya al cine,

que me vaya con mis amigas, pero ellos son jóvenes,

ellos tienen su trabajo, tienen sus hijos, su mujer,

y yo comprendo que tienen que estar con su familia, aunque a veces

los echo mucho de menos, pero yo también me fui de mis padres

y yo comprendo que ellos tienen que estar con su familia.

No me podía contener las lágrimas porque son muchos años,

he estado con mi marido 55 años.

Ya teníamos el proyecto de hacer una fiesta

en las bodas de oro, pero no llegó.

El tren solo pasa una vez,

si lo dejas pasar, y mientras más dejas las cosas pasar

luego menos te apetece ir a ningún sitio.

Me encuentro muy a gusto en mi casa y es la única diversión que tengo.

-Yo creo que mi madre no se espera esto,

que le vaya a entregar una caja, una sorpresa, yo creo que no.

-Estoy tranquila, pero a la vez algo nerviosa.

Para saber quién es el que me está dando esta sorpresa.

La caja del tiempo de Teresa está a punto de abrirse.

Ana Isabel está deseando

pedirle perdón a su madre por su comportamiento pasado,

pero seguro que el mayor regalo para Teresa será escuchar

un "te quiero, mamá" de los labios de su hija.

Estoy ya nerviosa, esperando para ver qué sale de aquí

y que me digan quién me ha mandado esta sorpresa.

Mi corazón ya va latiendo como el reloj.

Según se va aproximando la hora más nervios, claro.

Lo mismo me sale un payasete de esos que salen de las cajas

y te da el susto.

Ya, ya.

A ver qué sale de aquí.

Mi Ana, ya sabía yo que era mi Ana.

Esto fue en Laredo, qué guapa está.

Ya sabía que era ella, ya lo sabía.

Mi Ana Isabel, porque me demuestra lo que me quiere,

aunque no puede venir muy a menudo,

porque su marido trabaja mucho, pero sé que está conmigo.

Ya echaba de menos esta fotografía,

porque cada vez que viene me quitan fotos y se las llevan.

Sabía que eras tú, lo sabía.

-Te traía este ramo de flores para ti.

-Gracias, hija.

Qué pena que no se lo pudiéramos llevar a papá.

-Te he querido dar esta sorpresa, también te quería pedir perdón,

por todos los malos ratos que te he hecho pasar.

-Eso se me ha olvidado ya.

-Para darte mucho ánimo, que sabes que estoy contigo.

-Ya lo sé.

-Que también quería decirte una cosa que quería decirte hace mucho tiempo

y que nunca te lo he dicho, que te quiero mucho.

-Ya lo sé.

-Te quiero mucho y que hace tiempo que lo tenía ahí dentro,

que ya te lo he dicho. -Ya lo sé, cariño.

Ya sé que me queréis todos.

-Quiero que tires para adelante,

que sabes que vamos a estar todos contigo para lo que haga falta.

-Gracias, hija.

-Aunque papá ya no esté, que él va a estar ahí arriba viéndote,

va a estar cuidando de todos. -Ya lo sé.

Os quería muchísimo a todos.

-Que no te encierres, que salgas, que la vida sigue.

Tienes que animarte y que tienes muchos nietos y bisnietos,

que todavía tienes que disfrutar de ellos.

-De aquí para adelante ya empezaré a salir más, poco a poco.

-Que te quiero, mamá. -Gracias, mi vida.

Cualquier sacrificio que hagan los padres por sus hijos

se ve recompensado con un "te quiero".

Es el tiempo de las emociones y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Queremos enviar la caja del tiempo a José y a Paqui,

que son unos amigos.

-¿Para nosotros eso? -Esto es para vosotros.

-Nos conocimos en el viaje de novios,

tenemos muchas ganas de volver a ver.

-No tenemos ni idea. -Respira.

Se acaba de abrir la caja.

-Nuria y Teno pasaron su luna de miel en México,

allí conocieron a sus amigos del alma José y Paqui.

Ahora llevan casi tres años sin verse porque viven en Alicante,

hoy están en Madrid y no saben que van a ser

protagonistas de un reencuentro.

Queremos enviar la caja del tiempo a José y a Paqui,

que son unos amigos que conocimos en el viaje de novios,

son de Villena y tenemos muchas ganas de volver a ver.

De viaje de novios fuimos a Cancún, a la Riviera Maya.

En el avión fue donde conocimos a José y a Paqui.

-Nosotros fuimos más tarde, cuando fuimos a nuestros asientos,

ellos ya estaban sentados. Al haber tan poca gente nos dijeron:

"Sentaos en otro sitio". Con mi cabezonería le dije:

"No, yo tengo que ir en mi sitio y en mi asiento".

Al final, ellos, sin ningún percance,

se levantaron y se fueron a su asiento.

-Nos sentamos a su lado y comenzamos a charlar,

la verdad que estábamos muy a gusto con ellos,

enseguida nos dimos cuenta que congeniábamos

y que estábamos haciendo un viaje muy agradable con ellos en el avión.

Se nos pasó el tiempo volado, eran muchísimas horas,

eran nueve horas creo,

estuvimos a juego de cartas y cosas de esas

y nos lo pasamos muy bien, se nos pasó el tiempo rapidísimo.

Enseguida congeniamos, nos encontrábamos a gusto

todos juntos y fue muy agradable el viaje.

-Los veíamos como si los conociéramos de toda la vida,

eran muy campechanos, que estábamos muy a gusto con ellos,

que no veíamos nada feo ni nada malo de ellos,

todo lo contrario.

-De vuelta en Madrid,

enseguida nos acordamos de ellos, los dos hablamos y dijimos:

"Tenemos que volver a quedar con esta pareja,

porque son una pareja excepcional".

-Habremos coincidido unas tres o cuatro veces desde entonces.

Hemos mantenido el contacto con ellos

a través de mensajes de teléfono, alguna llamada que otra.

Cada tres o cuatro meses nos mandábamos algún mensajito,

para felicitarnos la Navidad, fechas señaladas.

-Nos hemos planteado alguna vez

querer volver a hacer un viaje los cuatro,

pero ahora está bastante complicado por los niños,

aunque en cuanto tuviésemos una oportunidad y pudiéramos

no dudaríamos en volver a hacerlo con ellos.

-Con esta caja les queremos decir que son una pareja maravillosa

y que no queremos perder nunca esa amistad.

-Les echamos de menos, tenemos muchas ganas de volver a verlos.

-En la caja del tiempo vamos a poner una foto

de unas pirámides

en las que coincidimos en el viaje a México.

-Yo creo que no van a saber que es nuestra la foto,

porque como ellos han viajado varias veces,

pueden pensar que puede ser cualquiera de aquellos viajes.

Quiero que se abra en dos horas,

que será el tiempo justo que tengamos para pillarles cenando.

Teno ha pedido ayuda a un amigo taxista

para entregar la caja del tiempo a José y a Paqui.

Esta se abrirá en el lugar al que nuestro cómplice taxista

les conducirá, y allí recibirán la sorpresa de sus amigos.

¿Qué hora es? -Las 15:50.

Hemos llegado a tiempo.

-Sí, el tren ha venido bien. -Sí.

-Nos han dicho que venían a recogernos.

-Hola, ¿José y Paqui? -Sí.

-Hola, buenas tardes. -Me envían una cosita para vosotros.

-¿Para nosotros es eso? -Sí.

-¿Para los dos? -Sí.

-¿Qué será esto? ¿Me puede decir porque pone aquí 1 hora 40?

-Esto es un contador,

una vez sobrepase ese tiempo la caja se abrirá.

No perdemos más tiempo y vámonos.

-Muy bien, de acuerdo, gracias.

No suena nada, no lleva nada dentro. -Igual no lleva nada.

-¿Quién creéis que os ha mandado esta caja?

-No lo sé, porque puede ser que haya venido gente a Madrid,

que sean de Madrid. No tenemos ni idea.

-Hemos pensado en gente, pero ni idea.

-¿Una hermana? No, se han quedado en Villena,

nos han llevado a la estación del AVE, no puede ser ella.

-Os veo ilusionados, así que espero que disfrutéis,

que os guste y que hayáis venido a Madrid para pasar un buen rato.

-Es agradable que alguien se acuerde de ti.

Con el mero hecho de que se hayan acordado de nosotros

para darnos esta sorpresa, tengo muchas ganas de verlo.

-Tengo entendido que os gusta la comida mexicana,

así que me parece que hemos dado en el clavo.

Ha sido un placer, lo más importante,

que disfrutéis de vuestro día y que os guste lo que hay dentro.

Así que ya hasta la próxima. -Vale, muchas gracias.

-Encantado. -Hasta luego.

-Adiós. -Hasta luego.

-Esta caja, desde el primer momento

pensar en quién me ha podido enviar la caja,

piensas en una hermana, en unos amigos del pueblo,

que estás con ellos todos los fines de semana,

piensas en gente que llevas mucho tiempo sin ver

y que se hayan acordado de ti y te vayan a dar esta sorpresa.

-No lo sé, estoy muy desconcertada, mucho.

-Que me hayan traído hasta aquí para verla, yo pienso

que tiene relación la ciudad con la persona que me la manda

o es un punto intermedio

entre nosotros y la persona que la manda

y nos hemos desplazado de los dos sitios

para juntarnos en medio.

Nos conocimos hace casi 23 años,

jugando una partida de billar, ella con las amigas al futbolín.

Yo tirándoles las pelotas al futbolín.

-Por fastidiar un poco. -Nos conocimos,

empezamos a conocernos, 10 años de novios y 13 de casados.

-Yo no he tenido ningún ex para que me mande la caja,

él ha sido el primer novio que he tenido.

-La verdad que una ex me mande una caja es muy difícil,

porque me casé con mi primera novia,

fue un flechazo y fue la buena, para siempre.

-Yo creo que esta sorpresa no se la pueden esperar

porque han viajado mucho,

han conocido a mucha gente y yo creo que no van a saber quién somos.

-Que alguien se haya acordado de ti es muy bonito.

Me siento muy emocionado,

solo el hecho de que una persona se acuerde de ti,

te quiera dar esta sorpresa y te mande una caja, es muy bonito.

-Cuando me vean aparecer no sabemos qué reacción van a tener,

imagino que se alegrarán de vernos y pasaremos un buen rato con ellos.

La caja de Nuria y de Teno

ha pillado por sorpresa a José y Paqui,

pero sus incógnitas se resolverán en unos minutos,

porque entre fajitas y nachos mejicanos

se abrirá la caja del tiempo.

Lo hemos traído a lo grande.

José, Paqui, hola, ¿qué tal? No os mováis,

que tenemos cositas de las que hablar.

Por fin os encuentro.

Aquí estamos con la caja misteriosa.

Final de la cuenta atrás, por fin,

después de toda esa intriga y de todos esos nervios,

la caja está a punto de abrirse y vais a saber

quién os envía esta caja del tiempo. Qué nervios.

-Muy nerviosa.

-Muy nerviosos, con muchas ganas de saber qué persona

se ha acordado de nosotros y nos ha mandado esta caja.

-Ya queda menos.

Insisto, ¿será bueno lo que hay dentro?

Esperemos que sí.

Ya que estáis aquí.

Claro.

Por fin sabréis, quedan muy poquitos segundos, ya.

Respira.

Se acaba de abrir la caja.

¿Queréis ver qué hay? Sí, claro.

Adelante.

Un sobre.

Una pirámide.

¿De dónde? Chichén Itzá, México.

¿Qué pasa con México? ¿Quién está detrás de esto?

Tengo mis sospechas de quién puede ser,

llegados a este punto y la foto, sí. ¿Quién?

Alguien que conocimos en un viaje a México.

-Una pareja. -Podría ser.

¿Viven en México? No, viven en Madrid.

Yo creo que ha llegado el momento de que ya sepáis

quién os ha enviado esta caja del tiempo

y qué sentido tiene todo esto de México

alrededor de la caja. ¿Listos?

(AMBOS) Sí. Aquí está.

Ya te he visto, Teno.

Como han pasado los años, las vueltas que dio la vida.

Nuestro amor siguió creciendo y con él, nos fue envolviendo.

Como han pasado los años, las vueltas que dio la vida.

Nuestro amor siguió creciendo y con él, nos fue envolviendo,

hacer que pase lo nuestro.

Muy bueno.

Muchísimas gracias a los tres por haber estado aquí.

Muchas gracias a los tres, muchas gracias.

Que sepáis que os queríamos volver a ver,

que os hemos traído a lo grande, como veis.

-Ya lo veo, ya. -A lo grande.

-Mis sospechas.

-Sabía yo que me iba a ver, en cuanto entre por la puerta.

-Como para no verte.

José, te has emocionado y todo. Sí.

Justo antes de abrir la caja, digo: "Que se ha emocionado".

Y todavía no sabíamos quién era.

Me parece que estaban llorando los dos.

-¡Joder! Todo lo grande que soy, soy muy sentimental.

Eso es bueno.

Soy de lágrima fácil.

Porque eres de disfrutar y de apreciar las cosas.

Y a la gente.

Vais a poder disfrutar y recordar aquel viaje

a México en el que os conocisteis y en el que tanto disfrutasteis,

en este ambiente mejicano que os hemos buscado.

Me alegro mucho de que os hayáis encontrado,

espero que no pasen otros tres años antes de que os volváis a ver.

Esperemos que no.

Disfrutadlo mucho y gracias a todos.

Aquí os dejo pasándolo bien. Hasta luego.

Hasta luego, adiós.

Ni la distancia ni el tiempo,

la amistad es resistente a todos los obstáculos.

Es el tiempo de brindar con los amigos, y quién sabe si

usted será el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Hay una persona a la que quieres mucho

y a la que quieres sorprender.

A mi novia Ana.

-Me han dejado hace un rato esta caja para ti,

me han dicho: "Para tu vecina". -¿Y de quién es?

-No tengo ni idea, nunca había visto una caja así.

¿Cuál es el mensaje que quieres? Que si se quiere casar conmigo.

-No sé decirte, porque no tengo ni idea de lo que puede contener.

Ana perdió a su padre hace apenas un mes

y aún está destrozada.

David, su novio, no se perdona no haberse casado con ella

antes de que esto sucediera.

Hoy quiere mandarle esta caja del tiempo

con un mensaje muy especial.

-Hola, David.

Hola, Patricia. ¿Qué tal?

Muy bien, ¿y tú? Nervioso.

Nos has pedido esta caja del tiempo

porque hay una persona a la que quieres mucho

y a la que quieres sorprender.

Sí, a mi novia Ana.

Si te parece, vamos a un sitio más tranquilo a charlar

y me cuentas un montón de cosas. Vale, perfecto.

¿Por qué quieres hacer esto?

Hace poquito, hace un mes falleció su padre,

fue una enfermedad muy larga, hace un mes falleció en el hospital.

Por causas de trabajo,

en ese momento justo no pude estar con ella.

Nos dijeron que iba a pasar esa semana,

yo me tenía que ir a trabajar a Madrid,

salí con el coche y a las dos horas me llamó que ya había fallecido.

¿Qué haces en ese momento? Parar el coche, echarme a llorar,

darme mucha rabia el no poder estar abrazando a mi novia.

¿No te diste la vuelta? No podía darme la vuelta.

¿Te arrepientes?

Sí me arrepiento, pero no podía darme la vuelta.

Tuve que esperar al día siguiente, pero ya no es lo mismo.

¿Te lo ha reprochado alguna vez? Nunca, nunca, jamás.

Te has quedado con esa cosa dentro. Me he quedado muy mal,

porque me hubiera gustado estar con ella, darle la mano,

verle a él y despedirme, porque al hombre le tenía cariño.

¿Quién es Ana? Una persona increíble.

Es simpática, es buena amiga,

es inteligente, es cariñosa, me cuida todos los días,

es lo mejor que me ha podido pasar en toda mi vida.

¿Qué le quieres decir a esta mujer tan maravillosa?

Cuando falleció su padre le puse un "WhatsApp"

donde le hacía la promesa que la iba a cuidar toda la vida.

Le quiero decir que la quiero cuidar toda la vida,

pero lo quiero certificar casándose conmigo.

Le quieres pedir que se case contigo

y lo quieres hacer a través de esta caja.

Ese es tu mensaje más importante. Sí.

¿Por qué no os habéis casado antes?

Es cierto que cuando empezó la enfermedad de su padre

hace un año nos lo planteamos, no teníamos presupuesto,

no estábamos preparados, nos hubiera gustado.

Y nos hemos quedado en el interior...

De no haberos casado antes de que se muriera su padre.

De que su padre la hubiera podido llevar.

¿Por qué no diste ese paso entonces?

¿No estabas seguro de que era el amor de tu vida?

Yo no lo tenía decidido y tampoco quería forzar

la situación a pesar del entorno que teníamos.

¿Crees que ella va a aceptar? Yo creo que sí.

¿No estará un poco resentida porque no lo hiciste en su momento?

Espero que no, yo creo que me va a decir que sí,

yo creo que me quiere mucho.

¿Cuándo os conocisteis?

Hace tres o cuatro años, yo soy Dj de un local pequeñito, muy familiar.

Ella entró por la puerta, la vi rubia, alta,

la vi desde la cabina y dije: "Esa tiene que ser mi novia".

Estaba muy equivocado,

porque ella no tenía ningún tipo de intención de estar conmigo.

Ni caso.

Ni caso, el típico tonteo, le mandaba mensajes y ella que no.

¿Cuánto tardó en verte con otros ojos?

Tardó tres o cuatro meses,

hasta que ya quedamos a cenar y surgió.

El primer beso. La magia.

Hay un momento que uno dice: "Tengo que hacer algo con esta relación".

La formalizáis.

Hace dos años y poquito, ella vivía en un piso muy pequeño

al lado de su trabajo, muy pequeño, y le dije:

"¿Para qué vas a estar pagando alquiler

y yo pagando el mío? Vente aquí".

Qué romántico.

¿Eso es formalizar una relación de pareja?

Soy demasiado pragmático en ese sentido.

Vamos a reducir gastos. ¿Qué es eso?

Yo quería que se viniera a vivir conmigo,

pero tenía que buscar una justificación razonable,

que tampoco se me notase, yo quería que estuviera conmigo.

Decidimos arriesgarnos, cogimos una casa más grande,

teníamos una perrita, cogemos otro perrito,

de repente empieza a ir la cosa bien, muy bien.

¿De repente? Sí.

¿Te relajaste? Nos relajamos.

Entiendo que este ha sido un año duro,

por lo que me cuentas, el padre de Ana ha muerto hace muy poco.

¿Cuándo os enteráis de que está tan enfermo?

Hace un año,

el hombre no se hacía revisiones, no iba al médico habitualmente.

Tuvo una crisis muy dura de respiración,

se fueron para el hospital y le diagnosticaron

un tumor en los pulmones, metastatizado a la cabeza.

Ana, al principio,

parece dura, pero por dentro lo va asumiendo poco a poco y mal.

Ella veía que su padre se estaba poniendo muy malito.

Sé que la madre de Ana os pidió algo, ¿el qué?

Que nos casásemos antes de que falleciese su padre.

¿Por qué no lo hicisteis?

A lo mejor ha sido el error más grande que cometí.

Ahí no estaba seguro de que Ana no fuera la mujer de mi vida,

tenía una relación con ella pero no estaba seguro.

Pero eso hace muy poquito.

¿Hace muy poco no estabas seguro? ¿Tú le dijiste a la madre de Ana:

"Ahora no me caso"? Me hice un poco el loco, dejé pasar:

"Bueno, ya veremos para el año que viene, veremos qué pasa".

Es de estas cosas que te pasan en la vida

que tienes que tomar la decisión en ese momento,

hay veces que la tomas correctamente y hay veces que te equivocas.

Ya has tomado la decisión, ahora lo tienes claro.

¿Cómo te gustaría que fuera vuestra boda?

Quiero que estén mis amigos y mi familia,

pero los que nos quieren.

No quiero que venga nadie por compromiso de:

"Tú me has invitado, yo te he invitado".

Los que nos quieren.

Hoy quieres pedirle que se case contigo.

Sí. ¿Qué crees que va a responder?

Espero que sí, porque el chasco va ser muy grande.

¿Para quién es esta caja que tengo aquí?

Es para mi novia, para Ana.

¿Qué mensaje quieres que le llegue a Ana?

Te quiero y voy a cumplir la promesa que te hice

de estar siempre contigo y cuidar de ti.

¿Qué vamos a meter en la caja? Este osito,

que era el que me regaló ella en mi primer cumpleaños,

que pone "te quiero" y le falta la nariz,

porque nosotros adoptamos una perrita cuando tenía un día,

Ana ha sido la madre de la perrita,

a la perrita también le gustaba el osito.

Un día que estaba el osito por allí,

no sabemos cómo la perrita cogió al osito, y se comió la nariz.

El oso es característico de nuestra relación,

porque además lo tenemos puesto en la balda del salón y la perra

se queda mirándolo desde abajo. Mi oso.

No se lo damos, porque le tenemos cariño al oso.

Yo creo que cuando Ana lo vea va a saber quién es.

Yo creo que sí.

Mensaje importantísimo cuando la caja se abra,

¿cuál es el mensaje que quieres lanzar?

Que si se quiere casar conmigo.

¿Dónde quieres que entreguemos la caja?

En mi casa. Vale.

¿Cuándo quieres que se abra la caja? A mí me gustaría que fuese pronto,

que tuviera un par de horas de incertidumbre, pero me gustaría

dejarlo todo solucionado hoy. No vaya a ser que te arrepientas.

Arrepentirme ya no.

Vamos a meter en la caja este osito, que no tiene nariz.

Y nada más, de momento.

Nada más.

¿Tendrás algo más para el momentazo? Sí, algo más tengo.

Dos horas para que piense un poquito,

para que tú no te arrepientas.

No, yo no me arrepiento.

La cierro. Sí.

Ya está, no hay vuelta atrás. ¿Ya no me puedo arrepentir?

No, y mentalízate para hacerlo de maravilla.

Sí, llevo sin dormir toda la noche dándole vueltas

a ver cómo se lo digo.

Me llevo la caja, tengo que hacer que le llegue a ella.

Cuídame el osito. Te lo cuido, hecho.

Tú a lo tuyo, mentalízate. Hasta luego.

Hasta luego.

La caja del tiempo de David ya está camino de su propia casa,

ahí está Ana, su novia,

que está pasando por uno de los momentos

más duros de su vida después de la muerte de su padre.

Hola. -Hola, Ana.

No te lo vas a creer, me han dejado hace un rato

esta caja para ti, me han dicho: "Para tu vecina".

-¿Y de quién es? -No tengo ni idea,

nunca había visto una caja así.

Estoy alucinando porque no venía embalada ni nada.

¿Sabes qué es? -Ni idea.

-Quédatela y ya me contarás. -Vale, gracias.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Estoy bastante nerviosa porque no tengo

ni idea de qué puede ser, con intriga de saber qué es.

He pensado que ha podido ser mi amiga, es muy especial,

casi te podría asegurar que ha sido ella.

Conozco a Verónica desde hace tres años,

ella era amiga de mi pareja y nos hicimos muy amigas

y nos hemos hecho inseparables y compartimos todo,

somos como hermanas.

Vivo con mi pareja, llevamos dos años viviendo juntos,

aquí solo llevamos un año.

Poco más, estamos los dos muy felices.

Yo soy de Jaén, nací aquí, pero de pequeña me fui a Jaén,

allí tengo a casi toda mi familia, a mi madre,

a mis hermanos y a mis tíos.

Aquí tengo parte de familia también, pero la mayoría está allí.

Cada vez que tengo un hueco bajo a verles.

Mi padre murió hace poco de cáncer.

Yo lo he llevado un poco más en la distancia, pero mal.

Ha sido todo muy rápido, ha sido cuestión de un año y bastante mal.

Estoy bien,

pero tengo la cosa todavía, no es fácil asumir que ya no está.

Pero poco a poco.

Mi pareja, para mí,

juega el papel más importante, es mi apoyo, es todo.

Ana está a punto de abrir la caja del tiempo

que le ha enviado David, su chico.

Aunque en esta ocasión la verdadera sorpresa

no viaja dentro de ella, habrá que esperar al reencuentro

para saber si hay boda.

Ha sido un poco estresante,

nerviosa porque tengo ganas de saber qué hay dentro.

De lo que contiene no tengo ni idea,

no sé decirte porque no tengo ni idea.

Sí que tengo alguna idea, creo que ha sido una amiga mía,

que se llama Verónica, por animarme un poquito,

por darme ánimos, yo creo que habrá sido ella.

Sí, estoy preparada y quiero que se abra ya.

Podría ser alguien de mi familia, pero tiro más para mi amiga.

De hecho he preguntado a mi familia,

si son ellos tampoco me van a decir que sí,

pero yo sé cuándo me miente mi madre, mi madre no sabe mentir.

Esto no ha sido Vero.

Este es el peluche que le regalé a mi novio.

-No te lo esperabas.

-Me he sentido muy mal por no estar contigo con lo de tu papá,

te quería hacer una pregunta, porque te había prometido una cosa

que era que iba a cuidar de ti siempre,

ahora ya para hacerlo oficial. -Te mato.

-¿Quieres casarte conmigo? -Claro que quiero, idiota.

Te quiero.

-Con que Vero. -Cómo me has engañado.

-Pruébatelo.

Te quiero.

Creo que tenemos que volver a la joyería.

-Te quiero.

No hay nada más hermoso que decir a la persona amada que lo será

para siempre, es el tiempo del cariño y del "sí, quiero".

Quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 01/11/16 (2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 01/11/16 (2)

01 nov 2016

Teresa recibirá una caja del tiempo llena de disculpas y de amor por parte de su hija. Nuria y Teno quieren volver a reencontrarse con sus amigos a los que hace años que no ven. David y Ana por fin viven juntos. Ahora, tras la muerte del padre de Ana, David quiere pedirle matrimonio.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 01/11/16 (2)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 01/11/16 (2)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios