www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1002350
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar...

...cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir...

Españoles,...

...Franco ha muerto.

"Si algo recuerdo de aquella mañana del 20 de noviembre,...

...es el tremendo silencio que reinaba en la calle,...

...en el colegio, en casa".

"Era un silencio cauto, respetuoso, expectante".

"Un silencio lleno de interrogantes,...

...mezcla de miedo y esperanza".

"Franco había muerto esa noche".

"Todos habíamos oído el parte que lo anunciaba".

"Pero como si se tratara de uno de los tantos rumores,...

...aún no acabábamos de creérnoslo".

(TV) Atención, españoles,...

...habla el presidente del gobierno, don Carlos Arias Navarro.

Mercedes, que va a hablar el presidente.

Claro, son las 10. Van a dar el comunicado.

Sí, hija. Arias Navarro, que va a salir.

Si es que aquí dentro tiene peor señal que fuera.

Ahí está, ahí está. Espérate, espérate.

-El mismo Arias Navarro. -¡Joder!

-Está verde. -(TV) Yo sé...

...mi voz llegará...

...a vuestros hogares...

...entrecortada y confundida...

-¡Qué cara! Parece que el muerto es él.

-Chist, sube la tele. -Calla.

-(TV) Es cierto que Franco...

...asumió la inmensa responsabilidad...

...pero nos deja...

...su obra. ¿Y tú qué haces aquí?

Pues nada, que han suspendido las clases.

¡Normal! No sé cómo te ha mandado ir.

No sé, hasta que no se lo digan... Calla.

(TV) Es la hora del dolor...

...y de la tristeza.

¿Has visto cómo está?

...no del abatimiento... ¡Está llorando, vamos!

Españoles,...

...Franco ha muerto.

"Franco ha muerto. Lo habíamos oído".

"A pesar de las dificultades para hacer oír su voz".

"España se paralizó sobrecogida por la confirmación de la noticia...

...y atenazada por una pregunta...

...que recorrió la mente de todos nosotros".

"No importaba edad, sexo, o clase social".

"Y ahora, ¿qué? ¿Qué vendría después de Franco?".

Es cierto...

...que Franco...

...el que durante tantos años fue nuestro caudillo...

...ya no está...

...entre nosotros.

Pero nos deja su obra.

(RADIO) Nos queda su ejemplo.

(RADIO) Nos lega un mandato histórico...

...de inexcusable cumplimiento.

Porque fui testigo...

...de su última jornada de trabajo...

...cuando ya...

-Habrá que trabajar un poco, señores.

-(TV) ...nuestro caudillo...

...se despide de esta España...

...a la que tanto quiso.

-Mira, mira cómo lloro.

No seas ofensivo, Curro, hombre.

-... apasionadamente sirvió.

-¿Por qué lloras, reina?

-Si es que han sido tantos años que ya era como de la familia.

-De la mía, desde luego no. -¡Chist!

-Pilar, es muy sentida.

-Es natural,...

...es el llanto de España...

...que siente como nunca,...

...la angustia infinita de su orfandad.

Espera que ahora viene lo mío.

Españoles,...

...al llegar para mí...

...la hora de rendir la vida ante el Altísimo,...

...y comparecer ante su inapelable juicio,...

...pido a Dios que me acoja benigno a su presencia...

...pues quise vivir y morir como católico.

Está diciendo lo que pone aquí.

En el nombre de Cristo me honro.

Y ha sido mi voluntad constante,...

...ser hijo fiel de la iglesia en cuyo seno voy a morir.

Quisiera que en mi último momento,...

...unir los nombres de Dios y de España...

...y abrazaros a todos para gritar juntos por última vez,...

...en los umbrales de mi muerte:

¡Arriba España!

¡Viva España!

¡Viva España...

...y viva yo! ¡Sí, señor, enterito!

-Enhorabuena, te vas a forrar. Perfecto.

-No hay mal que por bien no venga. ¿Para quién?

Para los que han vivido de la sopa boba.

-¿No lo dirás por nosotros?

-Pues sí, lo digo por vosotros. Las cosas van a cambiar.

Deja que te diga algo, Curro.

Van a cambiar las cosas.

Pero no para el color que piensas, pimentón.

Ándate con ojo conmigo.

No sea que dé vuelta la tortilla y te pille debajo.

¿Estamos?

¡Adiós! Adiós.

Me voy, Paulino. -¿Sales?

Sí, me voy a la calle, a ver cómo va la venta del testamento.

Aquí no tengo nada que hacer.

¿Y qué hacemos, cerramos?

Pues no lo sé.

Como es la primera vez que se muere un jefe del estado,...

...mientras no nos digan nada, seguiremos trabajando.

Ahí estás, Antonio.

Esto no lo paga gobernación.

Eso mismo. Pero que no parezca:

"El muerto al hoyo y el vivo al bollo".

Con un poquito de criterio.

Criterio. Bueno, me voy. Eso mismo.

Adiós. Hasta luego.

Que te pongas en la máquina, Curro.

(TV) Quedan suspendidas las clases...

...y actividades académicas en los centros docentes...

...tanto oficiales como privadas...

...debiendo reanudarse el jueves día 27.

¡Sí, señor, siete días sin clase!

A este paso me voy a perder el curso.

Pues hija, habrá gente capaz de irse a la playa.

Lo mejor que ha hecho ha sido morirse.

No digas esos disparates.

Que ha sido Franco el que se ha muerto.

Él o quien sea, hombre, un respeto.

¿Respeto? Como si él lo hubiese tenido.

¡Pero bueno! ¡Vamos!

Vete a tu habitación y ponte a estudiar.

¿Estudiar? Pero si tengo siete días sin clase.

Por eso mismo. ¡Anda este!

¡Ay!

¿A quién vas a llamar?

A Inés, a lo mejor no se han enterado.

(TV) ...viernes 21,...

...y hasta las 14 horas del domingo, día 23, entrará en vigor...

...un plan de silencio para la zona próxima al Palacio de Oriente.

¡Qué ruido más raro! Estará sobrecargada.

Inténtalo con la telefonista.

A ver.

Por orden del Ministerio...

Mira que si dan la amnistía y los tenemos aquí por Navidades.

¡Qué alegría más grande!

Va a tener razón diciendo que lo mejor que ha podido hacer...

...es morirse. Chist, mujer, cállate.

Sí, buenos días.

Mire, quisiera poner una conferencia con París.

¿Que hay demora de 10 minutos a dos horas?

Bueno, póngala igualmente.

Inés Alcántara, sí.

2 2 4...

...6 8 3 7.

El Ministerio de Hacienda dispone el cierre de la Bolsa...

...y Bolsines de comercio los días, jueves 20...

-¿Qué hacemos? ¿Abrimos o no?

-Yo no.

-Yo el taxi lo saco. ¡Vaya!

-Que tenemos a media España de luto.

-Bueno, le pongo un crespón...

...y le rindo homenaje. A ti no te apetece trabajar.

-¿Ya estamos faltando? En mi taxi, de crespones, nada.

Mira cómo me han puesto la cara.

-¿Tú no te ibas a Francia?

-Y me iré, Ramón, cuando pase todo esto.

-Miguelón, eso no lo dejes pasar.

-Que sí, no te preocupes, confía en mí.

-¿Y nosotras qué hacemos? -Pues no lo sé, chica.

Tendré que hablarlo con Mercedes.

-Yo os digo una cosa, bigotes hoy no vamos a depilar.

-Ya lo sé. -A mí me lo tenéis que decir.

La cocina no espera.

-Buenos días.

-Buenos días. -Hola, padre.

-Buenos días, padre, ¿cree que tenemos que abrir?

-¿Qué han dicho en la tele?

-Que los organismos oficiales y grandes empresas cerrarán.

-Pues, francamente, no sé qué deciros.

Yo, como todos los días, mi negocio lo abro.

Por cierto, que a las 12 organizo un rosario por su alma.

Estáis invitados. -Iremos.

Como está mandado. -¡Hombre!

¿No ibas a sacar el taxi?

-A Dios rogando y con el mazo dando. Uno no quita lo otro.

-Con el mazo te iba a dar yo a ti.

-¡Padre!

-¿Perdón? -¿Hoy se puede comer carne?

-Pues claro, hija, qué cosas tienes. Se ha muerto Franco...

...no Jesucristo.

-Bueno, no os fiéis, igual resucita.

-Desiderio, por favor, no me seas sacrílego.

-Y usted dele tiempo al tiempo, padre.

Un momento, señores, por favor.

Quiero agradeceros el esfuerzo y las horas...

...que habéis dedicado estos días al cubrir la enfermedad.

Que sepáis que esto no ha terminado aquí.

Nos esperan días muy duros...

...y tenemos que estar al pie del cañón lo mejor posible.

He organizado un turno rotatorio para que estéis todos descansados.

Jorge, tú vete al Pardo a cubrir la misa de "corpore in sepulto".

Llévate al fotógrafo. -Vale.

-José Luis, puedes marcharte a casa.

Pero esta tarde te quiero en el Palacio Real.

Y el sábado, a las Cortes para lo del Rey.

Carmelo, a ti te quiero en la redacción. Vamos a recibir...

¿Qué haces aquí? ¿No te dije que te escondieras?

-Soy periodista.

-En eso llevas razón, somos periodistas.

Pero tú no sales de la redacción.

Ve preparando unas semblanzas del Consejo del Reino.

Vamos a sacar una edición.

-¿Otra? -Las que hagan falta, Alcántara.

-¿Y a mí dónde me quieres? -Contigo...

...me gustaría hablar un momento. -¿Pasa algo?

-Nada, quiero hablar con Juana.

-Se acabó, Toni. -Sí, por fin.

-Este ya no firma más sentencias de muerte. A ver qué pasa...

...con el rey. -Nada. No va a durar nada.

Algo ha pasado.

Llama

-Es mi padre, Toni.

-Han estado intentando localizarla durante toda la noche.

Su padre ha muerto hace unas horas.

-Juana, lo siento.

Lo siento.

-¡Qué hijo de puta!

-Parece ser que se ha suicidado de un disparo.

-Quiero irme a casa, Toni.

-Ve y quédate con ella, ya nos apañaremos.

Tómate el tiempo que te haga falta.

Debes estar con los tuyos.

-Gracias.

¡Buenos días! Buenos días.

No me lo digas que me voy a acordar. ¡Sagrario!

Sí, señor, aquí me tiene.

Me ha pedido mi cuñado que le vigile el kiosco estos días.

Ya me entiende.

-Oiga, que yo soy de fiar. Cállate. ¿Cómo sigue?

-Refunfuñando con la gota.

Seguro que le ha dado por monárquico.

Dígame una cosa.

¿El testamento en color cuándo ha llegado?

-Con las primeras ediciones.

-A mí, 20 pesetas me parece carísimo.

-Pues sí. Además, por la tarde lo regalarán.

-¿Ha dicho eso? -Claro.

Estaba usted delante. ¿Que lo regalan?

Eso ha dicho.

¡Dios santo!

Oiga, que no le ha cobrado.

-¡Huy, qué despiste! -¡El dinero!

-¡Antonio!

¿Dónde está la libreta de apuntar? -La tengo yo, tranquila.

105 62. No se preocupe.

Le llamaremos cuando sepamos qué hacer.

Adiós, buenos días.

¿Ahora qué hacemos? ¿Cerramos? -¿Cómo vamos a cerrar?

-Pues claro,...

...a Franco no le gustaría. -Mercedes, ni caso.

-Es respeto.

-¿Tendrá que ver esto con el respeto?

No te esperaba.

Me he dejado las llaves. Voy a llamar.

-Hola, Antonio.

-Hola. Hola.

¿Pasa algo?

Negocios, Merche.

Negocios, venga,...

...a trabajar.

Estábamos hablando que no sabemos si abrir o no. ¿Tú qué piensas?

Nada. Tengo otras cosas que hacer.

¿Se puede poner don Pablo? Antonio Alcántara. Es urgente.

No sabemos qué hacer.

Han llamado varias señoras que se quieren arreglar.

No tengo tiempo de hablar. No tengo tiempo.

Hola, Pablo.

Antonio, estoy al tanto. Sé por lo que me llamas.

Lo he visto, está por todo Madrid.

¡Ah! ¿Lo sabes? ¿No dices nada?

¿Y qué quieres? Estas cosas pasan. Ha salido mal.

Ese es el problema, que no tenía que haber pasado.

¿Por qué? "Pues porque no, Pablo".

Diste garantías.

"Y lo hice. Te dije que era el auténtico".

"¿Y es o no lo es?".

Pues sí, parece que es el auténtico.

Es el mismo que ha leído el presidente.

¿Qué culpa tengo que el que me lo pasó se lo diera a otros siete?

¡Un golfo!

No, a ocho. Que lo han publicado en color y muy bonito.

No como el nuestro.

Y un sinvergüenza. No te digo quién es porque te caerías.

Ya. No me importa quién nos ha engañado.

Importa quién paga esto.

Oye, te firmé unas letras, ¿no?

¿Piensas que te las voy a devolver?

Yo no pienso nada. Solo sé que se ha muerto Franco.

No sé si pagaremos con letras, pesetas, rublos...

Yo qué sé.

Claro y nos preside un rojo. ¿Puedes pasarte por mi barrio?

Estoy ahí en media hora.

"¿Te acuerdas de la marisquería?". Sí. ¿Estará abierta?

No, esta abierta porque he tomado un café. Te espero allí y lo arreglamos.

No te preocupes, estoy ahí enseguida.

¿Qué te ha dicho? Nada, que no me preocupe.

Que me lo soluciona. ¿Cómo no te vas a preocupar?

Si es Pablo. Qué le voy a hacer.

Anda, vete.

-Hola, Antonio. Mercedes, ¿es que vais a abrir?

No sabemos lo que hacer.

-Abrir. ¿Cómo que no?

¿Por qué no? Parece que Franco sea de la familia.

Llevas razón, anda, pasa. -Gracias.

Me voy.

Ándate con 100 ojos. Y con 200 si hace falta.

-Desde luego, Merche...

...Franco muerto y nosotras peinando.

-(TV) ...de la contienda.

La histórica entrevista con Hitler demostraría...

...que Franco no era... -Qué pelota, cómo sonríe.

-(TV) Cómo declararon más tarde,...

...Hitler se sintió contrariado por la negativa de Franco.

-Nos ha fastidiado. De lo pesado que era.

-¿Quién es Franco?

Mira, ¿ves ese gordito bajito?

Pues ese es.

-Vaya rollo, ¿no iban a poner "Objetivo Birmania"?

-¡Qué tostón! Ni muerto hay quién lo aguante.

-¡Qué vamos a hacer!

Está todo cerrado. Cines...

...futbolines, tiendas, todo.

-(TV) ...un boicot internacional creyendo...

...que lograrían...

-Pronto se olvidan de él. ¿Qué dices?

¿No? En cuanto puedan ir donde quieran,...

...decir lo que piensa y hacer el amor libre.

Verás. -¿De verdad va a haber amor libre?

Claro. -Lo que más.

La gente ya no se va a casar.

-Joer. Si te cansas,...

...te buscas a otra. Se acabó: "Una para toda la vida".

-O uno.

-Carlos, ¿estáis ahí?

-Vuestras novias.

Que no, Karina, que no son ni novias, ni nada.

-¡Josete! -¡Carlos!

-¡Josete!

-¿No les decís nada?

-No.

-¡Josete!

Hola. ¿Qué hacéis?

-Nada, ver la tele, está todo cerrado.

-Oye, ¿por qué no venís a la iglesia?

Van a rezar un rosario.

-¿Un rosario? Macho, estas quieren algo más.

No podemos.

-Pero ¿por qué no?

-¿Eso por qué? Está guapísima.

Porque las cosas han cambiado.

-¿Qué ha cambiado? Rezar no le hace daño a nadie.

-Que no, que otro día.

-Ya, otro día.

¿Sabéis lo que pasa? Que sois unos chaqueteros.

-Y unos desagradecidos. -Vámonos. No quiero verlos.

-Pues sí que empezamos bien el amor libre.

"Si queríamos cambios, no debíamos caer en la tentación".

"Teníamos que buscar chicas como Karina,...

...deseosas de amor libre y no de misas".

"En ese momento yo no quería darme cuenta, pero...

...estaba llevando a cabo el cambio de chaqueta".

"Y eso que hacía unas horas que había muerto".

Un buen hombre, Antonio. Se nos ha ido un buen hombre.

¿Tú te acuerdas el día que le vimos en la cacería?

Un día eres jefe del estado...

...y generalísimo, y al otro: "sic transit gloria mundi".

No al otro día, después de 40 años, que no es lo mismo.

¿Te parecen demasiados? Sí, demasiados.

A lo mejor tienes razón, pero vivimos mejor. Tenemos paz.

Claro.

Porque antes hubo guerra. Siempre con lo mismo.

¿Dónde estarías tú si Franco no hubiese ganado?

Destripando terrones. Sí, pero con mi padre.

Con mi padre.

Es verdad, Antonio. A tu padre lo asesinaron y lo siento.

Pues eso. No, eso no.

¿Dónde están los que mataron los rojos?

¿Has ido al cementerio? Vete al de Paracuellos y busca.

Hay tres Ramírez Sañudo.

Dos sobrinos y el hermano de mi padre.

Que ya lo sé. Eso también jode.

Es que en España siempre ha habido caballero mutilados y jodidos cojos.

Porque ganamos la guerra. Claro, ganasteis.

No, ganamos, tú también. No, yo no.

¡Y vuelta la burra al trigo!

Venga, vámonos o llegaré tarde.

Por cierto, ¿te van a abrir el banco?

A mí me lo abren. Claro, porque ganaste una guerra.

A ver si nos olvidamos...

...de la guerra.

Sobre todo vosotros que la perdisteis.

Adiós. Ahí tiene.

¡Hija!

-Ya, mamá, ya.

¡Mamá!

Él es Toni, un amigo.

-Le acompaño en el sentimiento.

-Era un buen hombre, ¿sabes? Todo el mundo lo decía.

-Lo sé, señora, lo era.

-Gracias por venir. -Mira quién está aquí.

Hola, Juana, lo siento mucho. -Gracias.

-Hace mucho que no te veía, estás muy cambiada.

Hola, Alcántara.

-Buenos días.

-Bueno, lo será para algunos, ¿no?

Aquí no son buenos días.

-¿Os conocéis?

-Sí, hace tiempo.

Pero no me esperaba verlo en el velatorio de un compañero.

O debo decir de un torturador.

-Aquí no, por favor.

-Yo no soy quién lo llama así.

Te hacía celebrándolo.

-¿Hay algo que celebrar?

-La hija de Fernando es la novia de un rojo.

Para que veas cómo cambian los tiempos. Es bonito, ¿no?

-Si han venido a velar a mi padre, quédense.

Si quieren bronca, ahí está la puerta.

-Ven, ven.

-¿Qué haces tú aquí, niñato? -Estoy acompañando a una amiga.

-Ándate con cuidado.

Que haya muerto el caudillo no significa que las cosas cambien.

-Tranquilo. Que no llegue la sangre al río.

Déjanos solos, ¿quieres?

Bueno, y ahora vamos a charlar tú y yo...

...como dos personas civilizadas que es lo que somos, ¿no?

Si me hace el favor.

La 21, ¿verdad? -Sí, sí, Baltasar.

Es que necesita las dos llaves,...

...la suya y la mía.

La mitad deben estar vacíos.

-Pues aquí tiene.

Cuando termine, avíseme, estoy arriba.

-Muy bien.

Acércate, Antonio.

¿Tú no me has dicho que querías cobrar?

Sí.

¿Cuánto te debo?

750.000 de la imprenta. ¡750.000 pesetas!

Sí, 750.000.

800.000.

¿800.000?

Algo habremos ganado.

Sí. Tres,...

...cuatro,...

¿Qué vas a hacer con él?

¿Quién lo va a cuidar? Merche.

Luego lo llevo a la imprenta. Algo hemos ganado.

Cuatro, cinco, seis, siete, ocho.

Y ahora el resto,...

...ahí, eso es.

¿Lo vas a sacar todo? No tengo más remedio.

¿Y habéis escuchado las salvas? Por mi casa se oyen perfectamente.

Cada cuarto de hora, tapún, tapún. Cinco cañonazos.

-A ver, como que era capitán general de los tres ejércitos.

-Bueno, y no fue rey porque no quiso.

-Rey no, pero suegro de uno, a puntito.

Hola, madre. ¡Buenos días!

-Hola, Herminia.

¿Otra vez almacenando comida?

Ay, hija, nunca se sabe. De verdad, trae.

Tiene razón, Herminia. A saber lo que nos encontraremos.

-Diga que sí. Yo tengo unos nervios desde que falta.

¿Has hablado con Inés? Lo he intentado y nada.

-¿Sabe algo de la capilla?

Me acaba de decir la cuñada del Cervan que la abren a las ocho.

A las ocho. -¿De hoy o de mañana?

No, mujer, de mañana, será.

-Jesús. Va a estar hecho una ruina. -Peor de lo que estaba...

Pili, un respeto. -Déjala, Merche, déjala.

Ya se acordará cuando no haya quien gobierne.

Bueno, yo me voy.

Déjame que te ayude.

Digo yo que tendré que ir, ¿no? ¿Adónde?

A la capilla.

¿A despedirte de Franco? Bueno, a despedirme, no, mujer.

Pero yo quiero verlo.

-Yo voy a ir.

¡Otra! ¡Estáis locas!

¿Sabes el frío que va hacer? -Bueno,...

...nosotras pensamos ir, nos hacemos cargo de ella.

-Con un buen abrigo...

Madre, lo que faltaba, hombre. ¡Cómo vas a ir!

¡Qué perra te ha dado!

-No sé cómo explicártelo.

Es como si cargas con un abrigo que no te gusta.

Lo tienes porque no te puedes comprar otro pero deseas cambiarlo.

Y luego, a la hora de la verdad, te da pena tirarlo.

Teléfono

Tú y tus abrigos.

-¿Lo cojo?

Lo cojo yo. No te muevas de aquí.

¡Qué cabezona eres! Dígame.

¡Hombre, Begoña!

Es la amiga de la universidad.

Bueno, nosotros no podemos celebrar nada.

Sí, no, si apetecer, me apetece.

Déjame que se lo pregunte a Antonio.

¿Dónde se habrá metido?

Desde que estuve en la cárcel no soporto estar encerrado.

Mira que si pierdo el avión.

¿Quieres? Si quieres te lo llevo yo a Suiza.

No, me lo quedo yo que lo necesito.

Te aconsejo que lo cambies a dólares. ¿A dólares?

Para que no te pase lo que le pasó a mi suegro.

Era republicano, se quedó con dinero...

¿No lo sabías? ¿Era republicano? No sabía nada.

Porque no lo decimos.

Tal como se están poniendo las cosas, hay que airearlo.

Ya. ¡Hay que joderse, de verdad!

Pitidos

Otra cosa, Pablo.

Dime.

Del indulto que se habla, ¿tú sabes algo?

Hay un rumor, Antonio. ¿Sí?

Se dice que el rey va a tener un gesto con los presos.

Ya. Y con los exiliados, Antonio.

Pero es pronto.

Así que, paciencia.

-¿Sí? -Ya está aquí.

-¿Ha terminado? -Sí.

Le ruego me disculpe. -No se preocupe.

-Antonio, otra cosa. Qué.

A las seis llego al aeropuerto, ¿vendrás a buscarme?

¿Vuelves mañana? Sí, no voy a dejar el barco ahora.

No te preocupes, mañana voy a buscarte.

Muchas gracias, Antonio. -Aquí tiene.

-Gracias. No llegamos.

Coge uno que no están envenenados. -Lo sé, no es la primera vez.

Claro que entonces las circunstancias eran distintas.

-No serás un rencoroso, ¿no?

¿No piensas pasar a verle? -No, no pensaba, la verdad.

-Joder, queréis cambiar el mundo y no tenéis cojones para ver un muerto.

No se come a nadie.

Con las hostias que ha dado Fernando y mírale.

Claro que, a lo mejor, ahora las hostias las dais vosotros, ¿no?

¿Tú qué crees que va a pasar? -¿A mí me lo pregunta?

-Claro, ¿crees que el Borbón va a durar?

-Pues no lo sé, la verdad.

-A los tuyos no les habrá gustado esto, ¿no?

En el 31 cuando se fue su abuelo estabais muy contentos.

Mira, te voy a enseñar una cosa.

-¿Quienes son? -Mi familia.

Mi mujer y mis tres hijos.

Mira, este es Ernesto.

Es el mayor.

Es ingeniero.

Es un buen chico.

Esta es Alba, esta, Pilar, y Mari Conchi, mi señora.

Y mira,...

...Trueno, como el capitán.

14 años años conmigo. Es el perro más fiel que he tenido.

14 años impasible.

A veces,...

...los perros son más fieles que las personas.

-¿Por qué me cuenta esto?

-Pues no lo sé.

A lo mejor es para que pienses que no somos unas bestias.

-Ya. No son unas bestias.

Nosotros también tenemos familia, ¿sabe?

Padre, madre, hermanos.

Algunos tienen mujer e hijos.

Recuérdelo cuando tire por la ventana a alguno.

Disculpe, voy a hacer una llamada.

Juana, ¿te importa que haga una llamada?

Vale.

(TV) ...en el ejército,...

Yo no soy ninguna vieja chocha, ¿eh? Yo no te he dicho eso.

¿Por qué no quieres que vaya? Porque es una locura.

Estamos a tres grados.

Teléfono

Voy a ir. A ver si es Inés.

Dígame. "Mamá, soy Toni".

Cariño, creíamos que eras tu hermana.

¿Vas a venir a comer?

No, no voy a poder ir. Se ha muerto el padre de Juana.

¿Qué me dices? ¿Cuándo ha sido?

Esta noche. No te lo puedo explicar. Estoy en el velatorio.

¡Por Dios! No, no es el momento. ¿Qué es lo que pasa?

Que se ha muerto el padre de Juana.

¿Su padre? Y no la ha cogido a ella allí.

Pobre chica, ¡qué lástima!

Dale un abrazo muy fuerte.

Sí, se lo daré, no te preocupes, Luego llamo.

Adiós, cariño. "Adiós, mamá, un beso".

¡Por Dios!

Si es casualidad. ¿Qué edad tenía?

Yo qué sé, no era momento de preguntarlo.

Ha ido a morirse el mismo día.

Bueno, entonces ¿qué? ¿Voy?

¡Que no!

Pero ¿por qué no?

Pues porque no, Herminia.

A ver qué pintamos en la capilla ardiente de Franco.

Eso me ha dicho mi hija. Y ahora yo.

No, si va a resultar que nos sale del frente de juventudes.

Mira, Antonio,...

...yo no he sido de juventudes, pero lo cortés...

...no quita lo valiente. No se trata de valentía.

(TV)...se iniciaron los turnos de vela. El primero para...

Y si pasa algo ¿qué?

¿Qué va a pasar?

Una avalancha. ¿No va a ir tanta gente?

O un atentado.

¿Quién va a tentar contra esa pobre gente?

No creo.

Y mucho menos tal como está Madrid de policías.

En el aeropuerto, aparte del fío que hacía,...

...había más policía que pasajeros.

¿A qué has ido?

¿Yo? Con Pablo.

¡Ah!

¿Te ha dicho algo del indulto?

Hemos estado hablando. Dice que ha oído cosas.

Que se comenta, pero que hay que tener paciencia.

¿Paciencia? Es lo que llevamos teniendo hace un año.

(TV) Fuerzas de los tres ejércitos rendían honores en el velatorio.

Inmediatamente comenzó el desfile del pueblo.

Abuela, ¿y por qué quieres ir tú a ver a Franco?

Cuando Franco fue nombrado jefe de España, yo tenía 37 años.

Ahora tengo más de 70. Media vida con Franco.

Franco inaugurando pantanos.

Franco presidiendo el desfile de la victoria.

Tú eres muy joven, pero la gente de mi edad no hemos tenido...

...más que a Franco.

Y ahora, pues, lo quiero ver por última vez.

No sé si me lo encontraré en el cielo,...

...si Dios me lo concede y si se lo concede a él.

Que lo dudo mucho.

No sé por qué no queréis que vaya a verlo.

¡Qué cabezona es!

Pues nada, por lo menos deja que te acompañemos.

Carlos. No, yo no quiero ir.

Vamos a ver, Merche, cómo que la acompañemos. Herminia...

...que va a haber mucha gente.

No lo veremos hasta por la noche.

Eso seguro, podemos hacer turnos.

¿Turnos? Turnos, nos relevamos.

Vamos nosotros y luego que venga ella.

Me parece bien.

Sí, conmigo no contéis.

Harás lo que mandemos.

Teléfono

La conferencia. A ver si es Inés.

Me ha pillado con la boca llena. Sí, dígame.

Por favor, póngala. Póngala. La conferencia.

Inés, hija, ¿cómo estás? ¿Mucho frío?

Pues nada, como aquí.

Bueno, no, más frío ahí porque estáis en Europa.

Bien, hija, bien, tranquilos.

Inés, Inés, ¿por qué no gritas un poco más, hija?

Te estoy perdiendo. ¡No te oigo bien, Inés!

Que no la oigo bien. Déjame.

Hola, cariño. Cariño, ¿me oyes?

¿Os habéis enterado?

Sí.

Estamos preocupados, pero todo está tranquilo.

¿Cómo está el niño? Pero si está grandísimo.

Tengo unas ganas de verlo.

No. No se sabe nada todavía. Papá dice que todo va en camino.

Claro, cariño. Os echamos mucho de menos y nos acordamos de vosotros.

¿Cómo está Eugenio?

¿Cómo está Eugenio?

¡Ah! Pues dale un abrazo.

Dame. Se pone la abuela. Te quiero mucho.

Hija,...

...Inés...

...¿cómo estás?

Que tengo muchísimas ganas de verte, de verdad.

¡Te oigo muy poco!

Bueno.

Que te cuides, hija, un beso muy fuerte, muy fuerte.

Inés, soy tu padre. Que te quiero mucho, hija.

Mucho, que te quiero mucho, no lo olvides.

Vamos a intentar que volváis.

Tenéis que tener un poco de paciencia, hija.

¿Me oyes?

¡Inés!

¡Inés!

Déjame. Yo creo que se ha cortado.

¡Inés! Cariño. ¡Cariño!

Se ha cortado. Cago en la leche. Oiga, señorita.

Qué mala pata.

¡Qué ganas tengo de verlos! A ver si no se estropea todo.

"¿Qué habría querido decir mi padre con eso?".

"¿Se iban a cerrar las fronteras...

...y se impondrían los planes de Azucena y Karina?".

"Y lo peor, ¿llegaría la colectivización?".

"Las fábricas, colegios,...

...hasta las viviendas colectivizadas".

"Yo había levantado el puño...

...y lo del amor libre me parecía una gran idea".

"Ahora que veía cerca el triunfo de la revolución,...

...no las tenía todas conmigo".

"A mí no me importaba que se nacionalizase la banca".

"Pero mis cosas, ¿por qué iba atener que compartirlas?".

"En ese momento,...

...decidí que ninguno de mis bienes caería en manos...

...de las hordas rojas".

Me da no sé qué guardarlo aquí. ¿Y si entran ladrones?

¿Cómo van a entrar ladrones? Roban a los ricos, no en San Genaro.

Nos contó una clienta que le habían robado con un serrucho 200 pesetas.

¿Con un serrucho?

Por lo que cuenta, el ladrón era como nuestro hijo.

¡Dónde vamos a parar con estos chavales!

Eso digo yo.

Te has dado cuenta, Merche, la primera siesta sin Franco.

Lo dices como si hubiese dormido con nosotros.

Pues casi.

Nos ha dado la tabarra con que era el vigía de Occidente.

Pues sí. ¿Y a quién vigilaban?

A nosotros. ¿A nosotros?

Sí, en general, pero también a nosotros.

Pues no lo entiendo. Ya.

Me ha llamado Begoña.

¡Qué novedad! ¿A quién tenemos que esconder?

Que no, tonto.

¡Ah!

Me ha llamado para invitarnos a comer.

¿Mañana?

Sí.

Desde luego, qué pronto empiezas. ¿A qué?

Pues a celebrar la muerte de Franco.

Que no. Eso imaginaba, pero me ha dicho que es para hablar.

¿Para hablar? ¡Qué poca vergüenza! ¿De qué?

¡Del futuro de España!

¿Con Arias Navarro y el príncipe? No tienen otra cosa que hacer.

No. Con unos amigos de la universidad.

Comunistas.

¡No son comunistas!

Comunistas, Merche, te lo digo yo.

Y dale, que no.

¿Quién crees que se reúne al día siguiente?

No van a celebrar nada. Ya, es lo que tú te crees.

Pues nada.

También me ha dicho que le gustaría que vinieras por lo de "Criterio".

Quiere saber tu opinión.

Si no quieres no vamos. Me da igual.

¿Quería saber mi opinión?

¿Por qué te iba a mentir?

Eso mismo digo yo.

Pues vamos a ir, Merche.

Vamos a ir.

Si creen que me voy a amilanar...

Voy a decir lo que quiera.

Pues eso, vamos.

Desde luego, cómo están cambiando las cosas.

Y lo que te rondaré, morena. ¿A quién vas a rondar tú?

Será moreno, tonta del haba. Calla, déjame, anda.

Quiero pensar lo que voy a decir.

¡Joer! Hay que ver lo que me gustan a mí estas películas.

Menos mal que ya se empieza a ver algo bueno.

-Miguel, por favor. -¿Qué pasa?

Le encantaba el cine. Sobre todo las películas de guerra.

Al fin y al cabo ver esta película es hacerle un homenaje.

-¿Es que no tienes respeto por nada?

-Bueno, nosotras nos vamos.

-Sí, vámonos.

Bombas

¿Seguro que el café está caliente? -Sí, no seas pesada.

-¿Vosotras a qué vais a la Plaza de Oriente?

-Yo a ver al caudillo.

-Yo, por lo mismo que fui a ver a los Beatles.

Hay que verlo. -¿Los Beatles?

Desde luego, bonita comparación.

-¿Adónde va Vicente? Donde va la gente.

Nos vamos a ir.

-Vale, pues nada.

-Adiós. -Hasta luego.

-¡Adiós! Y que no paséis mucho frío.

-Tranquilo. -¡Hasta mañana!

-(LAS DOS) Hasta mañana.

-Que no. -¿Pero qué te pasa, Paqui?

-Pues me pasa que deberíamos ir. -¿Quién? ¿Tú y yo?

¿A ver a ese desgraciado?

-Está muerto. -Y bien muerto que está.

¡No te jode! Que no hombre, no vas a ir a la Plaza de Oriente ni nada.

Me he pasado 20 años de emigrante en Francia por su culpa.

Como para venir a rendirle honores. Lo que me faltaba.

¡Vamos! Pero ¿dónde vas?

-Haz lo que quieras,...

...yo me voy con las chicas. -Nada, chica, vete, vete con ellas.

Ya verás la pulmonía que vas a agarrar por ver a ese desgraciado.

¡Vamos, hombre!

Voy a volver de Francia para ponerme delante a cantarle el "Cara al sol".

-Si corro las alcanzo en el autobús. ¡Adiós!

-Que os divirtáis. Adiós.

¡Actúan como borregos!

Ir a verle. Anda, que...

¡Me cago en la leche, esta mujer!

¡Paquita!

Tiros

¡Paquita!

¡Paquita! -¡Qué!

-Esperad, que os llevo en el taxi.

¿Seguro que no quieres que me quede contigo?

-No hace falta, Toni. Ya has hecho bastante.

-Lo que pasa es que no hay cojones.

Pero si me buscan, me encuentran. -Cállate.

No sabes lo que dices. -El que no sabes, eres tú.

Ya te he visto con el rojo ese.

-¿Tú eres gilipollas o qué?

¿Te crees que después de muerto Franco esto va a seguir igual?

-Mi marido está de cuerpo presente.

-Si nosotros queremos, sí. -Si nosotros queremos.

Pero si tú eres un mandado.

¿Quién te crees que eres?

-Te tengo calado. Eres un chaquetero.

-Tú eres imbécil y gilipollas.

Un consejo. Haz las maletas y vete.

Nadie nos va a agradecer lo que hemos hecho.

-¡Ya está bien!

Las peleas fuera. Velamos a mi padre.

-Luego te llamo para que me digas a qué hora es el entierro.

-Te acompaño a la puerta.

(TV) Inmediatamente comenzó el desfile del pueblo.

Una muchedumbre hacía cola en silencio...

...desde las primeras horas de la mañana...

...en espera de poder testimoniar su condolencia.

Ruidos

Ruidos

Josete.

Josete, ¿eres tú?

¿Carlos?

¿Se puede saber qué haces aquí? Nada, dando un paseo.

Un paseo, ¿y esa caja?

Pues, cosas.

¿Qué cosas?

Cosas mías, de mi propiedad.

Oye, ¿va a haber una revolución?

¿Ibas a esconder tus soldaditos de plomo?

Sí. Es que no quiero que los chinos los cojan.

¿Y para qué van a quererlos?

Pues, como son de plomo para hacer balas.

Oye, ¿y tú qué hacías?

El niño del Remedio.

Si se lo quitan los rojos se muere. Pobrecita.

¿Y el anillo?

¡El anillo!

Es el de la comunión.

Por favor,...

...si te preguntan, yo no he hecho la comunión.

En Rusia,...

...por eso te fusilan. ¡Joer! Yo no digo nada.

-Carlos, Josete.

¿Qué hacéis a oscuras? -Nada.

Hablando de nuestras cosas.

-Ya. Oye, Carlos, mañana vamos al Palacio de Oriente a ver a Franco.

¿Os apuntáis?

¿Al Palacio de Oriente? ¿Para qué vais?

-Pues porque sí, quiero ver al dictador muerto.

-Joer, cómo sois los chinos, de verdad.

¿Y si te ve uno de los tuyos? -No seré la única.

Me da rabia que haya muerto en la cama.

-¿Venís o no?

Haced lo que os dé la gana.

Ya veremos si Azucena no os lo tiene en cuenta.

Adiós.

-¿No estarás pensando en ir?

Vamos a enterrar esto.

"Todos los días adoctrinándonos con la cantinela...

...de que cuando muriese llegaría la libertad...

...y ahora teníamos que ir a velarle".

"No había quien lo entendiera".

"Aquel primer día sin Franco terminaría como empezó".

"Con más interrogantes".

Todavía está calentito.

-Pues sí que ha salido bueno el termo.

Yo creo que estamos a bajo cero.

-Pero merece la pena. Un hombre tan importante.

-Yo sigo prefiriendo a los Beatles.

-Muchas gracias, Miguelón. -De nada, Paquita.

-¿En qué piensas?

-No sé, cosas mías.

Gente que conocí en Francia.

-¿Qué gente?

-Amigos que hice allí y que perdieron la guerra.

Españolitos como tú y como yo.

Se han pasado media vida esperando a que esto ocurra.

-Ahora podrán volver.

-Qué sé yo, a lo mejor no lo hacen.

-¿Por qué?

-Para algunos, a lo mejor ya es demasiado tarde.

-Avanzad, que la cola se mueve. -Sí.

-No siento ni los pies.

Porque no tengo más remedio.

No entiendo qué haces en la cola. Yo tampoco lo entiendo.

Me apetecía ver al patas cortas en horizontal.

Cállate la boca.

Me ha costado traer a Clara. Su padre era republicano.

¡Cállate!

Era zapador. Tocógrafo.

-Llevamos mucho tiempo y esta cola no avanza.

Esto no se mueve.

Debimos ponernos en la calla Mayor. Estará igual.

He quedado con mi madre.

Yo no me imaginaba que daría la vuelta al palacio.

Anda. Mira.

Sigo sin entenderlo.

¿Por qué te has puesto traje, corbata y un brazalete?

Vamos a un funeral. ¿Quieres que me ponga la bufanda del Atleti?

Mira.

Vamos a ver a Franco.

No puede ser.

¿Por qué, macho? Porque no te convienen.

¿No íbamos a ver a Franco? No es lo mismo.

-Ahí viene Azucena.

Oye.

¿No irá a liarnos ninguna?

¿Por qué lo dices? Josete tiene razón.

Que vaya una maoísta no es normal. Y dice que la quiere liar.

No quiere despedirse de él, solo quiere ver al enemigo muerto.

-¿Te parece normal?

Mira qué bolsa lleva.

-Hola. Hola.

¿Lleváis mucho esperando? ¡Qué va!

No ha pasado ningún autobús. Vienen con retraso.

Son las 12 y no hemos avanzado ni 100 metros.

¡Qué cabezona es mi madre!

Ahí ha pasado algo.

-A ver si ha resucitado Franco. Cállate la boca.

-¿Qué ha pasado?

-Uno que se ha muerto. -¿Cómo?

-Decían que estaba desmayado, pero no.

Voy a preguntar a esas señoras.

Perdone, ¿sabe lo que ha pasado?

-Dicen que uno se ha muerto. -Franco, ¿no?

-Uno de la cola. -¡Ah!

-Ha levantado el brazo, ha dicho "viva España" y ha caído fulminado.

Y mi madre empeñada en venir.

-¿A qué hora iba a venir? A la una.

La resurrección y la vida.

El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá.

Y todo aquel que esté vivo y crea en mí...

...no morirá para siempre.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén. Descanse en paz.

-¡Arriba España!

-Nuevos tiempos, nuevas formas.

Alcántara, nada ha cambiado todavía. No vayas tan deprisa.

-Buenos días, inspector.

¡Mercedes, hija!

¡Madre, por fin has llegado!

Herminia, había quedado a la una.

El autobús me ha dejado lejísimos.

Vengo andando desde la plaza de España.

Está imposible.

Llevamos desde las 8 y mira lo que hemos avanzado.

No te puedes imaginar cómo es la cola de larga.

La otra llega hasta el Retiro.

Que sí.

La otra está igual. Vámonos.

Venga. Abrígate bien.

Si se hace de noche y no le has visto, te vienes.

Vengo preparada, traigo la mantita.

Se nos va a hacer de noche.

Me he traído una silla.

Te dejo a Herminia. Ahora la usaré.

Macho, ¿en el amor libre no habrá novias?

No.

Amigas o compañeras.

¿Va a ir por ley?

No sé, pero cuando empiece, yo me voy a inflar.

No sé para qué hemos venido.

Nos podríamos haber quedado a verlo en la tele.

¿Y si lleva una bomba?

¡Cómo va a llevar una bomba!

Esta es capaz.

Bomba no, pero a lo mejor lleva panfletos.

Eso sí puede ser.

Si me meten en la cárcel, mi padre me mata.

Lo que me faltaba, en Carabanchel.

Sin amor libre ni nada.

Todos con todos y nosotros, a la cárcel.

Karina.

-¿Qué?

¿Estás tonto, qué te pasa?

No me quiero quedar sin amor libre. ¡Eres el niño más idiota!

Mucho hablar, pero luego... ¡Que te calles!

¿Begoña vive sola?

Sí, el niño vive con el padre. ¿Quién es el padre?

El que era su marido.

¡Ah, estuvo casada!

Pensé que lo había tenido a las bravas.

Piensa antes de hablar.

No te preocupes. Mudo y sordo.

¿Mudo y sordo tú? Me extraña.

Como los últimos 40 años.

¡Qué bien que hayáis podido venir!

¡Cómo no íbamos a venir!

Hola, Antonio. Gracias por invitarme.

Aparte de los pastelitos, te he traído vino.

Pues estupendo.

Muchas gracias.

Pasad. Pasamos.

Muy buenas.

Hola.

Permitidme que os presente.

Él es Javier Portillo, nuestro vicedecano.

Encantada de conocerle.

-No me llames de usted, somos compañeros.

¿Y esto?

-¿No te importa que me quede contigo?

-Pero si te lo he pedido yo.

-Es difícil de entender.

No soporto quedarme con mi madre.

Con esa gente que solo dice lo bueno que era mi padre.

-Lo que tienes que hacer es descansar.

Yo voy a cuidar de ti.

Te voy a hacer algo de comer.

No sé lo que tengo.

¿Quieres agua?

-Sí.

Toni.

-Dime.

-¿Por qué tiene que ser mi padre?

Cuando veo a esa gente,...

...a Dávila y al bajito,... -Billy el Niño.

-Ese.

Me viene a la cabeza la imagen del chico al que tiraron por la ventana.

¿No lo vas a abrir?

-Sí, claro.

-¿Es algo malo?

-No, todo lo contrario.

Mi ficha de la BPS.

-La ha enviado él, ¿no?

¿Qué vas a hacer?

-Quemarla.

-No, no la quemes, Toni. -¿Por qué?

-Porque no quiero.

Si la quemas, es como si lo olvidáramos todo.

No vamos a olvidarnos de nada.

Ni a quemar nada.

Ni a perdonar nada.

¿Me entiendes?

-Te entiendo. -¡No puedo!

¿Dónde os habéis enterado?

Estábamos en casa, escuchando la radio.

-Pues ya era hora, ¿verdad?

Después del mes que llevábamos, parecía que no se iba a acabar.

¿Un mes?

40 años.

Ya era hora.

-Ahora empieza una nueva etapa.

Yo estoy preocupada.

Por tu hija, ¿no?

No os lo he dicho. Su hija está en el exilio en Francia.

-¡Ah!

Por mi hija y por todo.

A lo mejor es una tontería.

Os oigo hablar de democracia y de libertad y me da miedo.

-¿Tienes miedo de que haya libertad en España?

¿Veis como era una tontería? No.

No has dicho una tontería tan grande.

Has dicho lo que piensa casi todo el mundo.

Después de 40 años con Franco, la gente tiene miedo.

De todas formas, yo creo que no es todo tan sencillo.

No se pasa a la democracia de la noche a la mañana.

-Tiene razón Antonio. Siguen mandando los mismos.

-Bueno, por poco tiempo.

¿Y quién los va a echar, los comunistas?

Si los echan los comunistas, no tendremos democracia.

Yo he estado en Rusia.

-Aquí solo se habla de libertad, compañero.

Y yo, pero me refería...

...a la libertad que tiene que tener mi hijo para escribir.

O la libertad de mi hija para venir a España.

-Hablamos de lo mismo.

No contamos las cosas igual.

¿Qué es la libertad...

...si no hay justicia para todos?

La democracia es justicia para todos. Luego, libertada.

Todos queremos paz.

Que no venga una guerra.

Paz, pero no a cualquier precio.

Algo lleva. La va a liar.

No me pongas más nervioso.

No para de acariciarlo.

Verás como vengan los chinos. Déjame que piense.

No nos queda nada. Vámonos.

Sigue llegando gente.

-Este país se merece lo que le pasa.

-Seguro que van obligados.

Mi madre está en esa cola y obligada no ha ido.

Todo lo contrario. -¿Está ahí?

Sí, se ha empeñado en ver a Franco y no pudimos convencerla.

Pues no la hacía de Franco.

No lo es.

No es de nada.

Es verdad.

No se ha podido ser de nada durante todos estos años.

-Sí, se podía ser de la oposición.

El que se lo podía permitir.

¿Qué quieres decir?

Que la mayoría de la gente que va ahí va por curiosidad.

Y los que son mayores y han pasado la guerra y penalidades...

...quieren tirar para delante. Me pasa a mí.

Y tengo 48 años.

-Sí, no es tu generación.

-Vamos a brindar. -Venga.

Os propongo un brindis.

Por la vuelta de los exiliados. Gracias.

Gracias.

-Y por la libertad.

-Por la libertad.

-Y por la muerte del dictador.

Son las 17.30.

Debemos irnos. Salud.

-¿Tan pronto?

Antonio tiene que ir al aeropuerto a por un amigo.

Me ha dado mucha alegría que hayáis venido.

Gracias por invitarnos. Un placer.

"¡Viva Franco!"

¿Has visto cómo nos han mirado? Sí que lo he visto.

Le dije que no queríamos celebrar. ¿Qué habrán pensado?

¿De nosotros?

No creo que hayan pensado nada. ¿Qué van a pensar?

Sí, la pequeña.

Me buscaba las cosquillas.

Me ha llamado compañero.

Entre ellos, se llaman así. A mí, como si se llaman fulano.

Tenemos más motivos para celebrarlo que ellos.

Puede volver nuestra hija.

Pero no lo celebramos. No, porque no está bien.

Por mucho que quieras que alguien se muera, no hay que celebrarlo.

A Franco ya le estaba tocando. Me da igual.

Mira que si se vuelve a liar... No creo, Merche.

La gente está escarmentada. ¿No ves lo que pasa?

Unos celebrando y otros, lo contrario.

Como en los toros. División de opiniones.

¿Qué crees que hace el resto? ¿Qué resto?

¿De qué resto me hablas? El resto.

La gente como nosotros, los pajaritos fritos.

Están en casa, viéndolo por la tele y rezando para que no se líe.

Ni militares ni comunistas.

Dios quiera que no se líe. Pues eso.

Verás qué contento viene Pablo tras dejar el lastre en Suiza.

Como si se hubiera comido un queso.

¿Te ha dado tiempo a ver algo o solo a ir al banco?

Claro que sí. Muy bonito país.

¡Qué gente más educada y más limpia!

Y cómo guardan el dinero. Eso es democracia.

¿Aquí qué, novedades?

No, todo normal.

Mañana coronan al Rey.

Todo sigue su curso, Antoñito.

¿Adónde me llevas?

¿No quieres ir a tu casa? ¿Cómo voy a querer ir a mi casa?

Al Palacio de Oriente. Hay que despedirse del caudillo.

¿No me estabas diciendo que ahora toca ser demócrata?

Y toca. Si no, mírame a mí.

Soy demócrata, a despedirme del caudillo. Hazme caso.

No tiene nada que ver. ¡Con las colas que hay!

Como no nos pongamos con mi madre, no entras.

¿Está doña Herminia? Sí.

Intentaremos que pase con nosotros.

Me pondré la estrella de alférez provisional.

La última vez que me la pongo.

Mírala.

Con esto, ni colas ni gaitas.

Ya se ve la puerta.

Hace poco, ha pasado por aquí el ministro que se reía tanto.

¿Solís? Sí, ese.

-Veremos si se ríe ahora. Se ha acabado la fiestecita.

-¡En qué mala hora consentí venir contigo!

Lo mismo digo.

Mi hija estará una semana diciéndome: Te lo dije.

¿Un millón? Sí, a lo mejor.

Yo creo que más. La cola es muy larga.

Sí, mira. Ahí están, Merche.

¿Qué hacéis aquí?

¡Qué bien! Hemos traído a don Pablo.

Es peor de lo que me imaginaba. Te lo dije.

-Ánimo.

Desi, Clara, ¿quieren pasar a ver al caudillo?

A estas alturas, no estoy segura.

Sí. Salgan de la fila.

Te va a ayudar Pablo.

-Gracias, don Pablo.

-Salgan de la fila.

Yo les ayudo.

Yo os espero.

¿Te quedas?

Ahora no toca.

Después de que jure el Rey.

Hay que despedirse.

No se me ha perdido nada ahí.

Te puede el corazón.

-Es un momento histórico que hay que vivir.

Que no.

¡Qué sieso!

Me quedo con él.

España y yo te echaremos de menos, mi general.

¡Qué silencio!

Sí.

Nos hemos pasado la vida diciendo que no teníamos que significarnos.

¿Y ahora qué?

¿Qué hacemos aquí sin entrar?

No hemos entrado porque no sabíamos qué hacer.

¿O tú querías entrar?

Pues no sé.

Yo tampoco lo sé.

Yo tampoco.

Macho, ¿esos no son tus padres?

Mejor me lo quito.

¿Les vas a decir algo? No, mejor no les decimos nada.

"No me vieron, pero yo sí a ellos".

"Estaban abrazados, como queriendo darse fuerzas el uno al otro".

"Dos pajaritos fritos, como le gustaba a mi padre definirse".

"Hoy, cuando se habla de la transición,...

...nos remiten al Rey, a Suárez, a Carrillo..."

"Para mí, la transición es esa imagen".

"Mis padres fuera de la capilla ardiente".

"La de los pajaritos fritos".

"Ni brindaron por la muerte de Franco ni le rindieron honores".

"Los españoles que solo querían una España más justa".

"Más libre y en paz para sus hijos".

Murió el poeta lejos del hogar.

Le cubre el polvo de un país vecino.

Al alejarse le vieron llorar.

Caminante, no hay camino.

Se hace camino al andar.

Golpe a golpe.

Verso a verso.

Cuando el jilguero no puede cantar,...

...cuando el poeta es un peregrino.

Te lo prometí, abuelo.

"Hay sentimientos que duran unas horas, días, semanas".

"Otros, como en el caso de Azucena, se transmitían de abuelos a nietos".

"Esa muerte no dejó indiferente a nadie".

"Miles de personas desfilamos delante del féretro del caudillo".

"Su régimen seguía en pie y tardaría meses en caer".

"Pero el 22 de noviembre de 1975...

...todos vimos por televisión...

...que algunas cosas habían empezado a cambiar".

"Las leyes del Reino y guardar lealtad...

...a los principios del movimiento nacional?"

-"Juro por Dios y sobre los Santos Evangelios...

...cumplir y hacer cumplir las leyes del Reino...

...y guardar lealtad a los principios del movimiento nacional".

-"Si lo hacéis, que Dios os lo premie".

"Si no, que os lo demande".

"En nombre de las Cortes Españolas...

...y del Consejo del Reino,...

...manifestamos a la nación...

...que queda proclamado Rey de España...

...Don Juan Carlos de Borbón y Borbón,...

...que reinará con el nombre de Juan Carlos I".

"Señores procuradores, señores consejeros,...

...desde la emoción en el recuerdo a Franco,...

...¡viva el Rey! (TODOS) ¡Viva!"

-"¡Viva España" -¡Viva!"

-"Al dirigirme como Rey desde estas Cortes al pueblo español,...

...confío en que cumplamos la misión en la que estamos comprometidos".

"Si todos permanecemos unidos, habremos ganado el futuro".

"¡Viva España! -¡Viva!"

"Después de 40 años, España tenía nuevo jefe de estado".

"Juan Carlos I. Si quería cambiar las cosas, no lo iba a tener fácil".

"El aparato franquista seguía ostentando el poder".

"Algunos querían hacer un lavado de cara al régimen...

...para que todo siguiera igual".

"En su primer acto oficial, el Rey tuvo que presidir...

...el entierro de Franco, generalísimo y caudillo de España".

"El que durante tanto tiempo había regido el destino de todos".

"Sus restos fueron sepultados...

...bajo una losa de más de una tonelada".

"Una losa que, más que suponer el fin de una época,...

...inauguró una nueva era, la etapa más apasionante".

"La que se llamó transición".

"Los Alcántara, como tantos españoles,...

...fuimos protagonistas al caminar juntos...

...hacia la libertad".

Se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,...

...sino estelas en la mar.

Hace algún tiempo, en ese lugar,...

...donde hoy los bosques se visten de espinos,...

...se oyó la voz de un poeta gritar...

...caminante, no hay camino.

Se hace camino al andar.

Golpe a golpe, verso a verso.

Murió el poeta lejos del hogar.

Le cubre el polvo de un país vecino.

Al alejarse le vieron llorar.

Caminante, no hay camino.

Se hace camino al andar.

Golpe a golpe, verso a verso.

Cuando el jilguero no puede cantar,...

...cuando el poeta es un peregrino,...

...cuando de nada nos sirve rezar,...

...caminante, no hay camino.

Se hace camino al andar.

Golpe a golpe, verso a verso.

Golpe a golpe, verso a verso.

Golpe a golpe,...

Cuéntame cómo pasó - T9 - Españoles, Franco ha muerto - Capítulo 154

20 dic 2007

La noche del 20 de noviembre ha sido larga. Los Alcántara no han podido pegar ojo casi desde el momento en el que conocieron la noticia de la muerte de Franco. En la calle todo el mundo está más callado de lo habitual, es un silencio cauto, lleno de interrogantes que nadie sabe cuándo se resolverán. Muchos no se acaban de creer aún que Franco, la persona que ha gobernado España durante los últimos 39 años,

El discurso de Arias Navarro en televisión saca de dudas a todos los españoles. La frase ¿Franco, ha muerto¿  es clara y rotunda, y deja paralizada a toda España. Casi todos los comercios de San Genaro muestran hoy un discreto cartel de ¿cerrado por defunción¿. Mercedes ha ido a la peluquería porque no sabe qué hacer. En la imprenta, Antonio no quiere cerrar y Curro y Paulino han tenido que ir a trabajar. En la redacción de ¿Pueblo¿ el trabajo estos días es incesante. A pesar de que Gallardo le ha dicho a Toni que se quede en casa con Juana para que no les detengan, los dos han ido a la redacción. Para que todos los que quieran puedan despedirse del Caudillo, se ha instalado una capilla ardiente en el Palacio de Oriente durante 24 horas. Herminia decide ir, algo que no le parece muy bien al matrimonio Alcántara. Antonio y Mercedes no quieren ir a la Plaza de Oriente a despedir a Franco, pero tampoco quieren celebrar su muerte. Al final acaban yendo a la cola del Palacio de Oriente.  Carlos, que no tiene clase durante siete días por la muerte de Franco, decide ir con Josete y Karina al Palacio de Oriente. A ellos se une Azucena, que aparece con una mochila enorme. Todos piensan que dentro lleva una bomba o panfletos para lanzarlos, pero finalmente su intención era más inocente. Y si a Carlitos le sorprende la idea de que Azucena quiera ver a Franco muerto, a Antonio no le sorprende mucho menos el hecho de que don Pablo también quiera ir. Después de un viaje relámpago a Zurich, decide acudir a la Plaza de Oriente. Gracias a sus contactos consigue ¿colarse¿ él, y Herminia, Clara y DESI, que después de tantas horas esperando están encantados. Por el Palacio de Oriente va pasando casi todo el barrio de San Genaro. Desde ese momento en la cabeza de los Alcántara, como en la del resto de los españoles, rondará una pregunta que aún no tiene respuesta: ¿Y después de Franco qué?ya no está.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T9 - Españoles, Franco ha muerto - Capítulo 154" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T9 - Españoles, Franco ha muerto - Capítulo 154"
Programas completos (351)
Clips

Los últimos 2.537 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos