990686
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Cuéntame cómo pasó - T9 - Que vienen los rojos - Capítulo 150

Cuéntame,... ...tú que has vivido... ...el despertar... ...de un tiempo que nos cambió. Volverás... ...a ser un niño... ...al recordar... ...las largas tardes de sol. Háblame de lo que has encontrado... ...en tu largo caminar. Cuéntame cómo te ha ido,... ...si has conocido la felicidad. Cuéntame cómo te ha ido,... ...si has conocido la felicidad. Sentirás... ...el dulce abrazo... ...de aquellos padres... ...que dieron todo por ti. El sabor... ...del primer beso,... ...todos los sueños... ...que tú querías cumplir. "A comienzos de noviembre, a nadie le quedaban dudas... ...de que la muerte del caudillo era cuestión de semanas o días". "Fueron aquellos días de incertidumbre". "España se quedó paralizada". "Conteniendo la respiración a la espera... ...de lo que pudiera suceder cuando saltara la noticia". ¡Se está equivocando, agente! Desacato e injurias a su figura, Merche. Pero lo peor es lo otro. "¿Qué es lo otro?" Lo de la casa de putas. Eso no hay quien se lo crea. ¿Qué te crees que les he explicado? Que dice esas cosas sin pensar. Pero les ha sentado como una patada en las narices. Aquí no se andan con bromas. Pregúntale si lo sueltan. Espera. Una cosa, Antonio. ¿Lo tendrán ahí mucho tiempo? No, poco tiempo, Merche. En cuanto se aclaren las cosas, lo sueltan. "¿Tienes al lado a Paquita?" Sí, ¿no te lo estoy diciendo? Vamos a ver. Ahora no llames porque es muy tarde. Pero mañana por la mañana busca el teléfono de Cristina Pousa. La abogada amiga de Toni. "Dile que venga cuanto antes". ¿Tan grave es la cosa? "Sí". Están muy nerviosos porque Franco está en La Paz. Tengo miedo de que alguien se dé cuenta de que le ha ofendido. Y aquí todos tienen pistola. No te metas en un lío. La que me vas a meter en un lío eres tú con Rasputín. No digas eso, a ver si te van a oír. Eso si no se muere antes. Yo creo que está podrido. Dejémoslo, que no es el momento. Si sale o no sale, te llamo. Eso, llámame. ¡Qué bruto! Padre Nuestro, que estás en los cielos. ¿Vas a rezar ahora? En la posguerra, por un quítame esta paja fusilaban a la gente. No lo pongas peor de lo que está. Eras joven. En Madrid, fusilaron a 13 chicas por una cosa así. ¿Cómo las llamaban? Sí, las 13 Rosas. ¿Qué haces levantado? He oído que estabais levantadas. ¿Pasa algo? Métete en la cama. ¿Está bien? Sí. Está ardiendo. Buenas noches. ¡Ay, Señor! ¿Qué querías que hiciera si me gustáis los dos? No lo puedo evitar. ¡Cómo sois los funcionarios del catastro! No pasáis ni una. Mi cuñado es un cabezón. No sé da cuenta de que vivimos en España, no en Francia. Por poco tiempo, Mercedes. Ya veremos. Eso lo llevo escuchando muchos años. Yo creo que os hacéis ilusiones. Vamos. Franco tiene todo bien atado. No, eso era antes, cuando vivía Carrero. El régimen se muere. Tú eres como mi hijo. Pensáis que esto va a ser Jauja. Tendremos libertad, Mercedes. Lo básico, libertad. Tómate la pastilla. Si tienes fiebre, Begoña se va a enfadar. Mercedes. Muchas gracias. Anda. Intenta dormir un rato. Mercedes. Tómate esta manzanilla e intenta descansar un poquito. Mañana llevas tú a la niña al colegio. Y yo cuido de Víctor. Sí, estoy muerta. Hasta mañana. ¿Me lo vas a contar o no? Soy un caballero y no hablo de eso. Ya. No hiciste nada con Rosario. El doble que tú con Isabel. ¿Esto qué, ha venido del cielo? El mío es el doble que el tuyo. ¡Qué va! Pues sí. ¿Sabes qué? Cuando estaba con Isabel, no paraba de decirme: "Josete, qué bien besas". Voy yo y me lo creo. Pues sí. Besan mucho mejor las del colegio de las monjas. Tienen más ganas. Como que has besado a muchas. Sí, a montones. Anda ya. ¿Lo has hecho con lengua? No seas pesado. ¿Qué te pasa conmigo? Antes me lo decías todo. Ayer detuvieron a mi tío. Mientras le detenían, yo estaba en la parroquia rezando. Bueno, rezando... Son unas franquistas. ¿Y qué? Que nosotros somos de Mao. Pero están muy buenas y se dejan. -¡Carlos! Me he enterado de lo de tu tío. Lo siento mucho. ¿Sabes algo de él? Nada. Mi padre ha ido a ver si puede sacarle. Si necesitas algo, lo que sea, no tienes más que pedírmelo. ¿Qué tienes en el cuello? Quita. Eres un cerdo. Solo es un chupetón. Tú tío, luchando contra el régimen y tú, dándote el lote. Adiós. Te lo puedo explicar. ¡Que me dejes en paz! Reaccionario. -Ahora que lo sabe Karina, podemos ir a verlas, ¿no? Me ha llamado reaccionario. ¿Y qué? "¿Cómo no me iba a importar?" "Reaccionario o fascista era el peor de los insultos". "Casi más grande que mentarte a tu madre". "Me dolió más que si me hubiera escupido". "Pensé en lo efímeras que podían ser las relaciones humanas... ...cuando se mezclan el amor y la política". Tío. Tío. ¿Qué pasa? ¿No le habrán pegado? ¿A mi hermano? No, mujer, no caerá esa breva. Pero ahora tienen mucho más cuidado. ¿Y si llamamos a El Pardo? ¿A El Pardo a quién? A Franco. Han hecho muy buenas migas. Pero hija, ¿tú también estás loca? Tenía que haberlo visto. Le digo que era él. Tenía la misma carita, el bigote, la muñeca le temblaba. Que no era Franco. Que te van a detener. ¿Quieres que te detengan? No, tío. Pues cállate la boca. Cállate la boca. Yo solo le digo que era él. Que te calles la boca, que vamos a terminar mal. Cállate. -Bueno, pues ya sabéis. No se lo comentes a nadie, por favor. Que se enteren de quién manda. Inspector Dávila, ¿se acuerda de mí? ¡Hombre, el padre del periodista! Sí. ¿Qué le ha pasado? A mi hijo nada, a mi hermano. Le han detenido por una tontería. ¡Qué familia! Ya. ¿Y qué ha hecho su hermano? Si tiene un minuto, se lo explico. Bueno, dígame. ¿Cómo se llama su hermano? Alcántara Barbadillo, Miguel. A ver. Alameda. Gutiérrez. Alcántara Barbadillo, aquí está. Dame el expediente de Miguel Alcántara. Siéntate. ¿No será comunista? Claro que es comunista. Comunista con carné. -Eso son tonterías. Y no hables más de la cuenta. -Habla hasta ruso. -No diga sandeces, por Dios. (RADIO) "Se confía en la fortaleza del caudillo". -Estoy harta de tanto parte médico y tanta mandanga. -Pero si le han detenido, será por algo. -Por ir diciendo tonterías sobre Franco. -¿Quiénes hablan contra Franco? Los comunistas. -Solo era un chiste. -¿Te parece un chiste decir que tiene una pilingui? Que fuma y que es del Atlético de Madrid. Un respeto, que se está muriendo. -De pilinguis y del Atleti. Con esa cara de mosquita muerta. -¡Niña! -Miguel no. Pero yo sé de uno que es más comunista que Carrillo. -¿Quién? -El que está en casa de Mercedes. Lo oí en la frutería. -¿Tienen a un rojo? -Sí. -¡Ya está! El hombre de la barba que vi entrar en el portal. -Oye, mira. Por ahí va Mercedes. Cuéntaselo a la cara. -Pero si yo no he dicho nada. Nada. Aquí dice que su hermano va diciendo que ha llevado en taxi al caudillo. Es verdad que lo ha dicho. Lo ha dicho por hacer una gracia. No veo nada malo. Además, dice que pasa las tardes en una casa de citas... ...del barrio de El Viso. Lo ha entendido mal. O se refería a otra persona. Alguien parecido. Yo conocí a uno en la mili... ...que era igual que Franco. Leo lo que ha dicho un testigo: "El taxista Miguel Alcántara me dijo:" "¿Sabes a quién he llevado a una sala de citas?" "Al caudillo". Eso lo ha dicho para fanfarronear. Es que mi hermano... ...de política no tiene ni idea. Se ha pasado 20 años en Francia. Desde pequeño, quería irse a Rusia. A la División Azul. ¿Y por qué no lo hizo? Porque era un niño. Ya. En su coche, han encontrado prensa extranjera. "Le Monde". Cosas francesas que compra en Sol. Es lo malo que tiene. Y algunos ejemplares de la revista "Lui". Es que vive solo. Ya. Menudo pajarito es su hermano. No crea. Su hija, ¿no? La sobrina de mi mujer. Su novia. Francesa también. De Albacete, como nosotros. Está recién llegada del pueblo. ¿Y qué quiere que le haga? No puedo soltar a un tipo que dice que Franco... ...es un putero. Espere un momento. Lo único que le pido es que haga la vista gorda. Ya sé que no es el procedimiento. Pero mi hermano no hace daño a nadie. Usted me lo garantiza, ¿no? Y cuando le detenga a usted, ¿quién me lo garantiza, su hijo? No se puede tener en la cárcel a un hombre por una tontería. No tiene sentido. ¿No? Vamos a hacer una cosa. A ver. Su hermano me la trae al fresco. Tengo problemas más importantes que detener a mamarrachos como él. Veré qué puedo hacer. Pero los favores se pagan. Si es por dinero, no se preocupe. ¿Por quién me ha tomado? Disculpe, no quería decir eso. Pero lo que me pidió no se lo puedo dar. Pues es una lástima. Bueno, yo... ...le pido que no se olvide nunca... ...de quién le sacó a su hermano las castañas del fuego. No lo olvidaré en la vida. No sabe cómo se lo agradezco. Por lo que pueda pasar. Ascitis y problemas en el abdomen. -¿Y en cristiano? -Se le hincha el vientre porque tiene trombos. -¿Lo has contrastado? -Me lo ha explicado mi madre. Sabe más que los médicos. -Pero que un médico te lo explique antes de publicarlo. ¿Y tu contacto? -Nada. -¿Nada? -Diario "Pueblo". -Está vigilado, pero me confirmará la muerte de Franco cuando se dé. -Eso ya es bastante. -Toni, tu madre. -Llama a Barajas a ver si ha llegado Juana. -¿Qué se sabe de Miguel? Que van a soltarlo. Esta misma mañana. Me lo ha dicho tu padre. "Bueno". No hablé con la abogada. "No hace falta". Tu padre lo ha arreglado con un inspector muy amable. ¿Muy amable? Sí, nos ha hecho un favor muy gordo. Ya veremos si no quiere nada. Solo llamaba para que no te preocupases. ¿Vienes a comer? Estamos con doble turno. Operan a Franco esta tarde. ¿Otra vez? Parece que esto no se acaba nunca. Eso quieren. Ten mucho cuidado. "Un beso. Adiós". -Mercedes. ¿Qué pasa? En el 36, voté al Frente Popular. ¿A qué viene eso? A nada. Que lo sepas por si cambia la tortilla. -Se me ha olvidado el dinero en casa. Luego te pago. Tarda mucho, ¿no? Pues claro. Aquí se sabe cuándo se entra, pero no cuándo se sale. Hace una hora que su amigo le dijo que iba a salir. Te voy a decir dos cosas, Paquita. En primer lugar, ese inspector de policía no es mi amigo. Y en segundo lugar, yo le dejaría una noche más en el calabozo. A ver si aprende. Tío, es su hermano. Ya lo sé. Desgraciadamente, para toda la vida. Ahí está De Gaulle periclitado. ¡Miguel! -Paquita. ¡Joder! -¡Eso para luego! Recoja sus cosas. -¿Me puedo ir? -¡Firme ahí! -¿Miguel Alcántara? -Soy yo. -Firme aquí. Coge el cinturón, no se te caigan los pantalones. Dame la chaqueta. -Estás más delgado. Lleva aquí una noche. Cállate la boca. -Vaya nochecita. No se la deseo ni a mi peor enemigo. Vámonos antes de que nos digan algo. ¡Hola! -¡Hombre, Juana! -¡Qué frío! -¿Quieres un café? -¡Qué pronto! ¿Te han tratado bien? -Sí. Hola, Toni. -Hola. -Dejad eso para más tarde. ¿Qué traes? -Ahora revelo los carretes. Hay material para un número especial. -¿Y los militares? -Indignados. Ha sido una bajada de pantalones. -No han llegado hasta El Aaiun. -Estaba pactado. Es la sensación. Se habla de una carta firmada por varios oficiales en contra. ¿Sabéis algo de esto? -No. Sube a revelar, que quiero ver esas fotos ya. Cuando termines, vete a descansar. -Vale. -Tú también, cuando termines. -Gracias. -Pero estate localizable. -Sí, sí. (RADIO) "Las últimas hora en el Sáhara han transcurrido en calma". -Un momento. -"Los marroquíes se han detenido ante los campos minados". "Si todo se desarrolla sin derramamiento de sangre,... ...se confía en que la acción emprendida por Marruecos... ...acabe pacíficamente". -¡Ojalá! -"Que los diplomáticos resuelvan la crisis". -¿Lo ves? Se van. Se marchan. ¿No te lo dije? Yo no he oído que los moros se vayan a ir. -Por favor, un poco de silencio. Poneos a trabajar. -"Hay que saber si las tropas marroquíes..." ¿Se ha muerto ya? -No, están hablando del Sáhara. ¡Ah! Me voy a La Paz a ver a Alfredo. ¿Y Víctor? Durmiendo. Está con Remedios. Le dije que no viniese. Basta que se lo dijeses para que viniera. La que me faltaba. Tú verás. Te he dejado las judías y las patatas escurridas. Hasta luego. "Dado que ha disminuido la tensión en la zona,... ...se espera la desmovilización del contingente español". -Eso significa que los mandan a casa. -Dentro de nada, vuelve. ¡Poneos a trabajar! -Loli, cuando acabes, aclara a la señora. Ahora mismo vuelvo. No tardes. ¡Te he dicho mil veces que no vengas! -¡Pili! Lo mínimo es guardarle la ausencia al novio. No sea metomentodo. -Eso digo yo. -Bueno. -Es que... (RADIO) "A las 7.30, ante el aumento de la hemorragia gástrica... ...y su falta de respuesta al tratamiento médico,... ...se decidió una nueva intervención". "Para ello..." -¡Y dale! ¿Hasta cuándo van a estar sin decirnos la verdad? ¿Qué verdad, que Franco sale todas las tardes al Retiro... ...a comprar piruletas contigo? No te permito... ¡El que no te permite decir más tonterías soy yo! Franco se está muriendo, Miguel. Si no se ha muerto ya por lo del Sáhara. Se está muriendo porque lo dicen por la radio. Lo sé de muy buena tinta. Me lo han dicho personas muy importantes. Las que están al cabo de lo que se cuece. Como el gobierno provisional. ¿Qué es el gobierno provisional? ¡Amigo! Van a hacer un gobierno provisional. ¿Y qué harán con Arias Navarro? Contarán con él, porque es un gobierno provisional. De esto, ni una palabra a nadie. Que sois unos bocazas. A ver si lo decís en San Genaro. Esto es muy confidencial. Muy confidencial. Sí, muy confidencial. Parezco el hermano mayor. Muy bien. De confidencial a confidencial, yo lo vi. Y Paqui también. Díselo a mi hermano. A ver qué dices. -Lo que yo digo... ...es que se parecía, pero igual era otro. Claro. -No fastidies. Os juro que no entiendo nada. Aquí hay gato encerrado. Tú me gustas mucho, Jordi. Pero esto no está bien. Sergio es tu amigo. -Ni siquiera somos amigos. Somos conocidos. Pili. Pili, mírame. -No, que me conozco. -Pili, mujer. Dame una oportunidad. ¿Y si soy el hombre de tu vida? -Esas cosas se saben. -Se saben si se intentan. Pili. Mírame a los ojos. Atrévete a decirme que no sientes nada por mí. -Tienes unos ojos tan bonitos. Muy alto no eres, pero tus ojos... -Anda que los tuyos... ¿Te imaginas a nuestros hijos? -Bajitos. Cambiemos de tema, que no soy de piedra. -Para mí no eres chica de una noche. Eres la mujer de mi vida. -Esto no funciona. -Dime una razón por la que tengamos que separarnos. -Tengo novio. -¡Y dale! -Llevamos saliendo dos años. -Mucho más que podemos salir. El tiempo que quieras. -Es que tú vives en Reus. -Me vengo a vivir a Madrid. Mi tío tiene una ferretería en Huertas. Tiene trabajo para mí. Por ti sería capaz de descargar camiones todo el día. ¿Eso no cuenta para ti? -Déjame pensarlo. -¿Cuánto? -Dame hasta esta noche. Esta noche te lo digo. Te lo prometo. Vengo a pagarte lo de antes. Lavar y marcar, 320. Hazme un favor. No comentes nada. ¿Por quién me has tomado? Pues eso. -¡Hombre, la familia Trapisonda! ¡Miguelín! ¡El prisionero de Zenda! -Miguel, ya estás en casa. -Ramón. -Relájate y luego, al volante. El coche no puede estar parado. -Dale un respiro. -Merche. ¡Será posible! Menos mal. ¡Qué testarudo eres! Tu marido tiene amigos en el infierno. Cállate la boca. ¿Qué he dicho? -¿Te queda alguien por ir al trullo? Tú, desgraciado. Se cree que tiene gracia. No tiene gracia. Vamos. No, te vienes al bar. -Hay que celebrarlo. -Lo subimos enseguida. -Sí, sí. -¡Miguel! Sube a casa, hija, sube a casa. Y tú, que llevas toda la noche en danza. ¿Todavía está Rasputín? Claro. Cállate. Si está, no subo a casa. Te has pasado la noche sin dormir. Ya dormiré después de comer. Antonio. Me voy a la imprenta. Estos se separan, fíjese usted. En cuanto legalicen el divorcio,... ...porque lo van a legalizar,... ...van los primeros. -No se meta, Josefina. ¡Qué barbaridad! No he visto una cosa igual. Los enfermos por el pasillo. Por favor, señorita. No me han dejado subir a la planta y me han registrado. Les han trasladado por medidas de seguridad. -Es por lo de Franco. Nos desalojaron ayer. ¡Ah! Alfredo. ¡Cómo te tienen! -Hola, Herminia. ¿Cómo estás? ¿Cómo están ustedes? No hay derecho. Un hombre ocupa una planta... ...y aquí, 20 enfermos en el pasillo. Esto no es nada. ¿Cómo que no es nada? Enfermera. ¿Sabe cuándo podrán volver a la habitación? -Depende. ¿De qué cosa? Del generalísimo. Si se muere hoy o mañana, los devolverán a planta. -¿Cómo habla así del caudillo? Un poco de respeto. -¿Y el que nos tienen a nosotros? -Desagradecidos. -¿Nosotros? -Sí, ustedes. Este hospital lo ha construido Franco. -Piedra a piedra él solito. -Ya estamos. -¡Rojo, traidor! -¡Fascista! -¿Ves? Hay que tener paciencia. Estar en el pasillo no es lo peor, Herminia. En 1936, la convivencia entre los españoles estaba rota, destrozada. Y fue el general Franco designado para rehacer esta convivencia. Organizándola y asumiendo poderes excepcionales. Bueno, chicos, ya está bien. Cerrad los libros. Os voy a contar la historia de verdad. Durante muchos años, se ha echado la culpa de todo a la República. Es verdad que hubo cosas que no se hicieron bien. Pero en educación, no se les puede reprochar absolutamente nada. Incluso durante la guerra,... ...se siguieron inaugurando escuelas. -Mientras pensamos en el fin de la dictadura,... ...vosotros, a daros chupetones. -Karina, por favor. -¡Qué asco me dais! -El 14 de abril de 1931, cuando se proclamó la Segunda República,... "A lo mejor Karina tenía razón". "Por culpa de las chicas, me había convertido en fascista". "Pero ¿qué podía hacer yo?" "Cuánta verdad encierra ese refrán que dice... ...que pueden más dos tetas que dos carretas". Buenas. Hola, Antonio. -¿Qué tal? ¿Sueltan a tu hermano? Le han soltado esta mañana. Menos mal. ¿Y eso qué es? La prueba para el calendario del año que viene. Muy mal, no era eso lo que habíamos hablado. Quedamos en empezar con lo de Franco. Pregúntale a Almagro. Os he dicho que lo importante es lo de Franco. ¿No os dais cuenta de lo que pasa? Se nos fastidia el negocio. -¿Es el testamento de Franco? ¿De quién quieres que sea? Claro que es el testamento de Franco. ¿A qué vienen tantas dudas? -Es muy arriesgado. Además, esto es una imprenta. Ya sé que es una imprenta. Pero tenemos que crecer y ganar dinero de verdad. No como estas raspas. Para ganar dinero, hay que aprovechar las oportunidades. Esta es una oportunidad, hacedme caso. Esto es auténtico. -Yo no lo veo. Que tú no lo veas no es ninguna novedad, Almagro. Pareces de la ONCE, chico. No veías lo de la cooperativa. No querías entrar. -Antonio. Tenemos nuestras razones para no entrar. ¿Qué me quieres decir con eso? Que entres tú solo. ¿Cómo que entre solo? Te conviertes en cliente, haces el encargo,... ...te hacemos un precio, ganamos todos y todos encantados. ¿Y si me voy a otra imprenta? -Eso es decisión tuya. ¿Y de dónde saco el dinero? Yo quiero mi parte. ¡Os ofrezco la oportunidad de ganar dinero y no me hacéis caso! No habréis hecho ni la prueba. -Si. Curro. Menos mal. -Tu prueba. ¿Qué te pasa en la cara? ¡Me cago en la leche! ¿Cómo voy a hacer nada en este sitio? Es una aventura cojonuda, como el prisionero de Zenda. -Tino, otra ronda, que pago yo. -¿Te han sacudido o no? -No, no me han sacudido. Pero se han quedado con ganas. Yo no soltaba ni prenda. Me preguntaban y yo siempre decía lo mismo. No respondo si no es en presencia de mi abogado. -¿Eso lo has visto en "Kojak"? -Vosotros reíros. Pero el único que ha sido un preso político soy yo. -Preso político. A ti te han detenido por bocazas. -Salió el madridista faltón que llevas dentro. -El único enchironado por política fue Antonio. -Por publicar revistas prohibidas, pero él no se da tanto bombo. -¿Y si Antonio también es comunista? -¿Cómo que también? -No sabe que su hermano tiene a uno en casa. -¿Que mi hermano tiene qué? -Lo sabe todo el barrio. Es un enviado de Moscú. -¿Qué queréis? -¿Adónde vais? Parecéis el ombligo del mundo. Viene una visita al barrio... ...y lo manda la Unión Soviética. -No te diría que no. Se le da muy bien negociar. -Estupendo. -Algo tendrá que rascar. Menudo es para los negocios. -¿Qué va a negociar? -Las bases americanas. -¿Qué sabrás lo que es una base americana? ¡No tenéis ni idea! Lo único que se está negociando es la formación de un gobierno provisional. -¡No me jodas! -¿Sí? -No os he dicho nada. Tinín, danos de beber. -¿Un gobierno provisional? -¡Joder con Antoñito! ¡Hola, ya estamos en casa! Buenos días. Ya me lo ha dicho mi madre. Me marcho. La estaba esperando. Hay un señor con barba en la cama de su hija. Y una señora dándole palique. Son unos amigos nuestros. Se ha puesto enfermo y no son de aquí. Yo me marcho. Me dicen que no haga la habitación. Que no me moleste. No me dejan trabajar. Podía haber arreglado otro sitio. No, señora. La casa hay que arreglarla con método. Ese señor estará malo. Pero tiene la habitación como una pocilga. Así no puedo trabajar. O sea, que me marcho. ¿Cuándo vuelvo? Le llamaré cuando se marchen. Pues muy bien. Págueme solo dos horas. A 45 la hora. Pues nada. Son 90 pesetas, si no me equivoco. Gracias. Acaba de decir la radio que el caudillo mejora. Tome. Una estampita del brazo incorrupto de Santa Teresa. Muchas gracias. No deje de rezar por el caudillo. Claro que no. Ya le llamaré. Madre mía. Ven aquí, hija. Hola. ¿Se ha ido ya? Afortunadamente. No ha parado de hablar de Franco. Dice que tiene un hijo policía. ¿Policía, no me digas? Primera noticia. Hace poco que viene. ¿Cómo lo has encontrado? Mejor, pero cansado. Se ha quedado dormido. Mejor, que descanse. Un hijo policía. ¿No habrá sospechado nada? No creo. Me voy a hacer la comida. Siéntate, cariño. Mercedes. Dime. Todavía no he encontrado una casa. ¿Y cuándo la vas a encontrar? Lo digo porque ya has visto que seguro aquí no está. Lo intento, pero no es fácil. Te he comprometido con tu marido. No es solo mi marido. Lo que me preocupa es que se presente la policía. No tiene por qué pasar. Hasta que pasa. ¿Te echo una mano? Sí. Vas pelando estos ajos. Hasta que encuentres algo, cuenta con nosotros. Pero en el barrio sospechan. Muchas gracias. No permitiré que pases otra noche en blanco cuidando de Víctor. Me quedo esta noche a cuidarle. Te sacaré la cama turca. Perfecto. ¿Te gustan las judías verdes? Me encantan. Pues te quedas a comer. ¿Karina es tu novia o no? No. ¿Qué más le da que nos besemos? Las chicas se enfadan cuando se enteran de eso. Pero Rosario será tu novia. ¡Que no! No hace falta enamorarse para besarse. Cuando se muera Franco, habrá amor libre. ¿Sí? Sí. Pues ya he metido la pata. ¿Por qué lo dices? Porque le he dicho a Isabel que la quiero. Y que quiero estar con ella. Vas lanzado. Es que si no, no se dejaba. ¡Ahí va! Son ellas. ¡Isabel, Rosario! Me tienen que haber oído. ¡Rosario, Isabel! ¡Que somos nosotros! Hola, Rosario. -Hola, Carlos. -Hola. -Hola. -¿Hoy también hay vigilia? ¡Aaa! ¿Qué pasa, a qué viene eso? -Ya sabes a qué viene. A ti tendría que darte otra. Yo no he dicho nada. -Más te vale. -¿Qué os pasa con nosotros? -Esto es lo que nos pasa. ¡Que te doy! Sor Josefa me lo ha visto en clase de gimnasia. -Y a mí. Estamos en pecado mortal. Si no nos confesamos, llamará a nuestros padres. -¡Joder con las monjas! -Ya sabéis. ¿El qué? -Si queréis vernos, debéis confesaros. Yo no he hecho nada. Os confesáis o nada de nada. ¡Mucho mejor, no me pienso confesar en la vida! ¡Para que lo sepáis, soy maoísta! ¿A que sí? Habla por ti, macho. España mira a otra parte y los americanos juegan a dos barajas. ¿No habíamos quedado en que me llevabas a mi casa? -Sí, no sé, el taxista se ha empeñado en traernos aquí. Te he echado mucho de menos. -Y yo a ti. Mucho. -Entramos, ¿no? -Sí. ¿Te das cuenta? Franco, muriéndose y nosotros, besándonos. -Esto no ha hecho más que empezar. ¡Qué bien te ha sentado el desierto! -Debería darme una ducha. -Nos duchamos los dos. -Vale. -Franco no va a salir de esta. -¿Cuánto tiempo le dejarán al príncipe? -Ni idea. Teléfono -No lo cojas. -Lo tengo que coger. Se lo dije a Gallardo. ¿Dígame? -"Vete a La Paz. Operan a Franco". -¿Tiene que ser ya? -¿Qué te pasa? ¡Te digo que se muere, esta vez va en serio! -Que se muere, lleva así 15 días. -¿Qué pasa? -Está muy mal Franco. -Os quiero allí en 20 minutos. -¿A quiénes? -Vamos, Toni, a ti y a Juana. Ya terminaréis lo que habéis empezado. "Venga". -Vamos para allá. Han vuelto las hemorragias y le tienen que operar. Dice que vayamos los dos. Y que luego terminemos lo que hemos empezado. -Ya encontraremos el momento. -¿Y tu camisa? -No sé. Que yo no me confieso, Josete. Si no nos confesamos, no se vuelven a dejar. ¿Y qué le decimos al padre Froilán? ¿Que nos hemos dado el lote? Pues sí. Yo no se lo digo. Vamos, nos confesamos. Volvemos a empezar, pero sin pecado. ¿Y si luego no se quieren dejar? Se les habrán quitado las ganas. ¡No digas eso! La que prueba mis besos siempre quiere repetir. Hola. -Hala, hala, a confesarse. ¡Sobones! "Ahora no creo que uno se confiese después de darse el lote". "Pero en 1975, cuando uno ligaba con una chica,... ...terminaba en el confesionario... ...por si acababa en el infierno". "Diversas autoridades siguen llegando a La Paz... ...para interesarse por la salud de Franco". Ya se ha quedado dormida. ¿Comemos o qué? No sé dónde está Carlos. Pasa, Begoña. Gracias. ¡Qué frío hace! No está. Siéntate, por favor. Siéntate. ¿Dónde te has metido? Estaba hablando con Josete. Quítate la chaqueta. ¿Qué es eso? Sí. Hola. Hola. Venga. A la mesa. -"Son un apoyo fundamental para el restablecimiento..." Parece que se va a curar. Ojalá, hija. Más vale malo conocido que bueno por conocer. "Confiamos en que Franco venza en esta batalla". "Como ha derrotando a nuestros enemigos... ...en estos casi 40 años". Al final, tampoco se muere. -Claro que se muere. Eso si no está muerto ya. Esa tontería ya la he oído. Si ha fallecido, lo dirán. Cuanto más tarde, mejor. Menudo lío deben tener en El Pardo. -¡Mercedes! ¡Sí, ya voy! -Voy yo. ¿Por qué coño tienes que ir tú? Me ha llamado a mí. Que vaya Begoña, que para eso es su novia. ¿Puedes ir a buscar a tu hermana? No. ¿Por qué? Porque tengo que confesarme. ¿Y eso? Porque estoy dando un giro a mi vida. A saber qué habrás hecho para ir a confesarte. A saber. ¡Si es que le ronca la mandarina, joder! Seguid comiendo. Antonio. ¡Ay, Señor! Antonio, ¿por qué te pones así? Aquí no puede seguir. Begoña está buscando casa. Ten paciencia. Pues que busque bien. Para marcharse está perfectamente. El médico dijo que no se levante mientras tenga fiebre. El médico también será comunista. Estamos rodeados. No puede ser, me cago en la leche. Si no teníamos bastante con Rasputín, ahora, la zarina. Para cuidarle. Yo no voy a pasar otra noche en blanco. Y con dos rombos. Yo quiero que se vaya. Ya. Ya verás. Cualquier día te pide la casa para Carrillo y lo meteremos. Baja la voz. ¡Me da igual, ya estoy harto! Solo haces caso al barbas. Te desvives solo por él. ¿Cómo que solo le hago caso al barbas? Más que a mí, que soy tu marido. Mucho más. Te has puesto colorada. ¿Yo? Sí, se te ha puesto la cara rojo Nápoles. ¡Qué va! En cuanto lo he nombrado. ¿Cómo no me voy a poner colorada con lo que me estás diciendo? Me marcho, tengo cosas que hacer. Pero si no hemos comido. Deja que te prepare un café. No me prepares nada. Prepárale la merienda a Rasputín. Será posible. "Noticia de última hora desde La Paz". "El jefe del estado... ...ha experimentado una leve mejoría que abre una rendija al optimismo". "El equipo médico ha decidido volver a operarle". "Según aseguró un doctor que atiende al generalísimo,... ...hay esperanzas de salvarle". -Miguel. Venga, déjalo. -Es que no puede ser, Paquita. Yo lo he visto y tú también. Y yo no estoy loco. -Habla más bajo. Te van a volver a detener. -¡Que me detengan! -¡Qué dices! -¡Franco está vivo! Me gustaría estar tan vivo. -Calla, que las paredes oyen. Ya lo sabes. -Ya me callo. -Pues eso. -"El general Franco, como hizo el 18 de julio,..." -Ya sé lo que voy a hacer. -¿Qué? -Voy a hablar con las putas a ver si es verdad. -No, Miguel. -¡Y te vienes conmigo! ¡A ver qué dice mi hermano cuando le presente la prueba! -Siéntate. Acabo y te acompaño. Venga. Y ahora, te callas. Y comes. -Que me calle. -¿Está bueno? ¿Está bueno? -Todos engañados. -Tú come. -¡Ja! -Así. ¡Madre mía! Me he pasado la vida rompiendo con todo. Lo primero, con mis padres. Y no porque tuviera problemas con ellos. Sino porque... ...quería vivir sola, ser libre. Me fui muy joven. ¿Te lo he contado? No. No me lo habías contado. Menudo disgusto. El más gordo se lo di cuando me separé. Y no por la separación. Sino por Carlos, mi hijo. Normal. De ese disgusto todavía no se han recuperado. Pero fíjate. Mi madre me ha confesado que ha sentido envidia. Que le hubiera gustado ser independiente. Tener menos ataduras. Pero otras, le compensaba. Después de tantos años... Bueno, tú llevas mucho tiempo con Antonio. Llevamos toda la vida juntos. ¿Y estáis bien? Muy bien. A Antonio se le va la fuerza por la boca. También hemos pasado lo nuestro. Me imagino. Una cosa. ¿Te casaste enamorada? Mucho. Todavía estoy enamorada. ¿En serio? ¿Después de tantos años? De verdad que sí. Me casé siendo una cría. Lo normal en el pueblo. Lo hemos hecho todo juntos. Vinimos a Madrid porque le salió un trabajo en el ministerio. Compramos esta casa. Es de protección. Sí. Mi madre y yo empezamos cosiendo pantalones. Hemos mejorado. Compramos todo a plazos. Y de eso no hace tanto. Mercedes, hija. Voy al hospital a ver si veo a Alfredo. No sé si me dejarán pasar. Está de bote en bote. Adiós. Hasta luego. Adiós. Abrígate bien. ¿Quieres otro café? Bueno. Teléfono Dígame. Sí. Un momento. Begoña, es para ti. ¡Ah! Gracias. ¿Sí? Hola. ¿De verdad? Está mejor, ya no tiene fiebre. Le he dado una pastilla para dormir. Muy bien, espero. Adiós. Parece que tenemos una casa segura. Dios te oiga. ¿Cómo está el caudillo? ¿Cómo afecta esto al país? ¿Pueden decirnos algo? Hay rumores de que está intubado. ¿Cuándo será el próximo parte? -Perdona. ¿Es verdad que los militares querían atacar a la marcha verde? -Por lo que yo vi, sí. -Franco quería zanjar el asunto. -No lo hicieron porque los americanos no habrían permitido un solo tiro. -Nuestros militares estaban indignados. Villaverde. -Vamos a dar una vuelta. -¿Ahora? -No creo que se muera ahora. -Tengo que hacer fotos. -Ya has hecho fotos a todos. -¿Adónde vamos? -No sé. -Estás muy loco. -Loco por estar contigo. Corre, corre. El papel, 235 000 pesetas. ¿De qué gramaje hablamos? 180 gramos. ¿Y la fotomecánica? Lo importante es el papel, la tinta y las horas de máquina. Yo creo que hay que reducir el número de ejemplares. No, hay que salir con cinco millones. El bombazo de las ventas será en las primeras horas. Si vendemos cinco millones a duro la unidad,... ...en 24 horas, juntamos 25 millones de pesetas. Ya. ¿Seguro que es el bueno? Si no es el bueno... Es el bueno, me lo ha pasado una persona de absoluta confianza. Esperemos que no lo cambie. ¿No escuchas el parte? No está ni para cambiar una bombilla. Esperemos que nos ayude y aguante hasta que esté lista la tirada. ¿Entonces qué hacemos? Tirar para adelante, pero tú y yo solos. A tus socios que les den por saco. ¿De dónde saco yo un millón de pesetas? Si esto fuera un encargo,... ...¿cuánto valdría tu parte? Aproximadamente,... ...150 000 pesetas. Yo pongo el resto. Tú, 150 000. Yo, lo que falta hasta el millón. Bueno. Me lo giras a 30, 60 y 90. Hombre, así también pongo yo lo que haga falta. Bueno. Ponemos medio millón cada uno. Antonio, por favor. Los negocios necesitan cojones. Si yo fuera tú, me pondría en marcha. Está bien, pero necesito al menos 15 días. ¡No, que se nos muere! Como mucho, hasta el 18. Diez días. A ver si Franco hace el último servicio a la patria y aguanta. A la patria y a tu bolsillo. Ya están aquí. -Ya los he visto. -Hola. Hola. -Estamos haciendo la penitencia. -¿Qué os ha preguntado? -Que cuántas veces. ¿Qué os ha puesto de penitencia? Un rosario, dos padrenuestros y un credo. -Lo mismo, pero dos credos más. -¿Por qué dos credos más? -Porque le he dicho que me gustaron tus besos. -¿Qué te dije? -¡Aaa! ¿Qué te he hecho? -Por bocazas. Ya te estás confesando. Se ha quedado libre. -Ve tú, que tengo que contar los chupetones. Está bien. No te tires faroles, que es peor. Ave María Purísima. -Sin pecado concebido. No... -¡Jesús! ¿Qué hacen aquí? -Nada, que se estaba ahogando. -¡Qué vergüenza! Con el caudillo a dos pasos. ¿No tienen otro sitio? Ave María Purísima, lo que nos espera. Ave María Purísima. ¿15 chupetones? Bueno, 16, pero... No, no. No quiero saber más. Reza un rosario, tres padrenuestros y tres credos. A Rosario solo le mandó uno. Seguro que tú eres el culpable. "Ego te absolvo..." Dios mío. En cuanto fallezca, esto va a ser Sodoma y Gomorra. -Ave María Purísima. -Sin pecado concebida. Otro con el cuello hecho una pena. ¿Cuántas veces? -22 ó 23. -"Ego te absolvo..." Risas Les juro que todo lo que me cuenten me lo voy a llevar a la tumba. -¿Cómo quieres que el caudillo haya estado aquí? ¿Le estáis oyendo? El generalísimo con nosotras. -Nos vamos. No nos dirán nada. -¡Que esperes un momento! A ese señor lo traje aquí en mi propio taxi. Sé que era él. El mismísimo Franco. -Aquí vienen muchos, pero Franco no. ¿Os lo imagináis? -No hagas gracias, que te puede oír un cliente. Nosotras no sabemos nada. No volváis, que nos ponéis en un compromiso. -¿Cómo que no saben nada? Que no. ¡Suéltame! ¡Suéltame, que no me estoy volviendo loco! Alguien está intentando que yo me vuelva loco. No entiendo qué tejemanejes se traen entre el Pardo,... ...las altas esferas, para hacernos creer que se está muriendo. ¡Franco está más sano que ustedes! -Que está sano, dice. La va a palmar. -Está medio fiambre. -¡De eso nada! Que no, déjame que vuelva. -Venga. -Desde luego... -A menudo sitio me has llevado. ¿Y si me ve alguien conocido? Total, ¿para qué? Para nada. -Estaban conchabadas para no decirnos la verdad. Como la conspiración del silencio. -¿La qué? -La película de Spencer Tracy. No le dicen la verdad. -No empieces y vámonos. -Pero... -Vámonos. -Pero si... -Venga. -¡Oiga! ¿Podemos hablar? -¿Perdone? -Allí no pude decirle nada. -Entre. Le dije a José Luis Romero que quería las 16 resmas a la vez. No me diga que no puede ser. Antonio, esto no puede ser. Espera. Sí. Me las envían juntas y se lo pago en mano. Es para un cliente que debe sacar este panfleto ese día. Hazme el favor. ¿Qué es lo que no puede ser? Lo del testamento del pájaro ese. Hablemos bien. A partir de ahora, se llama documento. Escucha. "Pido perdón a todos los que se declararon mis enemigos". ¿Qué tiene de malo eso? Este menda no piensa perdonarle. Antes, la muerte. Me da igual. Ponte a corregir esas erratas. No le perdono el tiempo en la cárcel. Ni el miedo que he pasado. Ni el daño a mi familia. Que me olvides. ¡Que te pongas a calibrar el documento! Se ha llevado por delante al lucero del alba. Que no me venga con lloriqueos. No me toques las narices con este asunto. Ponte a trabajar, que no acabamos y no cobramos. Para eso estamos, para cobrar. ¡Venga! Le conozco desde hace 20 años. Yo acababa de cumplir 21 y él tenía 60. No me hablaba de su edad. -Vamos a ver. ¿Es Franco o no es Franco? -No, es el doble de Franco. Se llama Máximo. Yo le llamo Maxi. Lo más gracioso es que es republicano. Y es del Atleti. -Ya me lo dijo. Como yo. -Entregó la copa a Gárate en el Bernabéu. -¡Qué me dice! -¿Las otras mujeres saben quién es? -No, entra discretamente y no va de uniforme. ¿Saben qué pasa? Se parece al caudillo cuando va de general. -¿Llevan así 20 años? -Pues sí. Le he tomado mucho cariño. Es como si fuera mi padre. -¡Hombre! -Ya no hacemos nada. Jugamos al julepe y hablamos. Me cuenta cosas de doña Carmen, de Carmencita y Alfonso. Hasta que no lo dejen todo arreglado, no dirán que se ha muerto. -Eso había oído, pero no me lo creí. -Está preocupado, porque claro,... ...cuando se muera el de verdad, lo despiden. -Así puede cobrar la jubilación. -No le han dado de alta en la Seguridad Social. Me da una pena. A veces, pienso... ...que son capaces de matarle. -¿Cómo se lo van a cargar? -¡Bueno! -No sigan diciendo que le han visto. -No se preocupe, no lo volveremos a decir. -Callados como muertos. -Gracias, Dios se lo pague. Me voy, que entran clientes. -Oiga. Cuando le vea, dígale que me encantaría ir con él al Calderón. Aunque sea de civil. -Se lo diré. -¿Has visto? El doble de Franco. -El doble. -Y entregándole la copa a Gárate. Hay gente con suerte. Ya no tiene fiebre. A ver si podemos irnos esta noche. Os hemos dado mucho la lata. No nos dais la lata. Pero Antonio está deseando que se ponga bueno y os marchéis. No se lo digas, le llama Rasputín. Se ha puesto celoso. Dice que me preocupo más por él. Voy a ponerme los zapatos. A mí también me tiene preocupada. ¿Por qué dices eso? Por nada. Por nada no. Es más joven que yo. Ya te habrás dado cuenta. No sé cuánto vamos a durar. Pero ¿la cosa va en serio, queréis casaros? No sé, no quiero cometer más errores. ¿A ti no te ha pasado lo mismo? No, a mí no. Ya te he dicho que solo he estado con Antonio. ¿En serio? Que no te rías. Soy de esas de noche de bodas. Las cosas eran de otra manera. Y más en los pueblos. Vamos. Tenías un desliz y estabas apañada. Pero vamos... No me hubiese importado tener otras posibilidades. Por ejemplo, viajar. Poder estudiar. Eso lo estás haciendo. Un poco tarde. Mis hijos me dan cien vueltas. Han vivido ellos más a sus años que yo. Tú has vivido cosas que ellos no van a conocer. Pues sí. A ver si podemos irnos. Si se despierta, dile que vengo enseguida. Claro que sí. Llego tarde a recoger a la niña. Después de confesarte, te sientes limpia, ¿verdad? Claro, mucho mejor. -No hay nada como limpiar el alma de pecados. -Se está bastante bien. Pero se está mejor besándose. -Josete, no empecemos. Tiene razón. -Ya lo sé que la tiene. Pero no hay que pensar siempre en lo mismo. -¿Por qué no? -Pues porque no. Franco se está muriendo y los moros nos quieren quitar el Sáhara. ¿Qué culpa tenemos de eso? -¿Qué culpa tenemos? -Calla, que me están entrando ganas. Pues anda, que a mí... Nos damos uno sin chupetones. -Bueno. "¡Qué besos aquellos!" "Dicen que como el primero, ninguno. Y yo ya había dado algunos". "Pero en aquel momento supe, en el camión del descampado,... ...en aquel gélido día de noviembre de 1975,... ...que esos besos que nos dábamos con la desesperación del náufrago... ...los iba a tener grabados en la memoria para toda la vida".

Cuéntame cómo pasó - T9 - Que vienen los rojos - Capítulo 150

22 nov 2007

A pesar de que Franco está en las últimas, el régimen todavía controla todo, incluso las conversaciones entre los parroquianos en el bar de Tinín. Los comentarios de Miguel sobre que ha llevado a Franco a un club de alterne han provocado su detención y le acusan de injurias contra la figura del Caudillo. Antonio no acaba de entender por qué a Miguel le ha dado por decir que ha llevado a Franco a una casa de citas. 

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T9 - Que vienen los rojos - Capítulo 150" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T9 - Que vienen los rojos - Capítulo 150"

Los últimos 1.657 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos