www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
881238
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.135 - El arte de desabrochar sujetadores
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Ha abierto sus puertas por séptima vez el Rastrillo.

Una especie de mercado de ocasión que organiza Nuevo Futuro...

...a beneficio de los niños desamparados.

Aquí hay de todo.

Una obra de arte o un utensilio doméstico.

Los beneficios se destinan...

...a dar casa, cobijo, ropa y educación...

...a niños privados de hogar o con problemas.

Comenzamos nuestro reportaje con unas preguntas.

Señora Fierro, ¿puede usted decirnos...

...si han encontrado eco en el público?

-Mi labor es un conjunto de equipo, de varias señoras.

No es un éxito personal.

Quizá este año, por el garbanzo de plata que me han otorgado,...

...se ha hecho más propaganda y ha venido más gente.

Sobre todo, al mío.

Aquí hay de todo.

Desde piezas carísimas hasta cosas muy baratas que hay que tener.

Queremos seguir sosteniendo nuestros hogares.

A ver si encontramos algo un poco más alegre.

Y digo yo.

Sino os conceden la hipoteca, ¿qué vais a hacer?

-¿No tendríais que haber esperado a que os dieran el dinero?

-Tenemos que ir a primera hora.

-Es lo bueno de ser funcionario. Pagan poco, pero te dan créditos.

-¡Qué suerte ser profesor de instituto!

Pides el oro y el moro y te lo dan ipso facto.

-¿Cómo? -Ipso facto.

-Ipso facto.

-Yo estoy mentalizado de que voy a estar toda la vida de alquiler.

¿Quién le da dinero a un periodista?

-¿Hasta qué hora tenemos que estar aquí?

-Vete cuando quieras, Miguel.

-Lo digo por meterme con la fontanería, que es lo mío.

¡Me cago en la leche, qué calambrazo me ha pegado!

¡Coño!

"El nuevo año, aparte de la pertinaz cuesta de enero,...

...nos trajo un montón de trabajo en el piso de Inés".

"Y con tanto picar, lijar y pintar, nadie se dio cuenta...

...de que mis padres llevaban casi un mes de lo más raro,...

...sin apenas dirigirse la palabra, y todo a cuenta...

...de una supuesta infidelidad de mi padre,...

...cuando en realidad, y aunque nadie lo sabía,...

...sus problemas eran otros".

Así no podemos seguir.

Aquí no paga ni Dios.

Los gordos pagan, los que no pagan son los pequeños.

Nos toman el pelo.

¿Quieres que les mandemos un matón a la puerta de la fábrica?

Entre unos y otros, más de 300 000 pesetas.

Ya.

-"¿Dígame?"

Buenas tardes.

Le llamo de Gráficas Husillos.

Es por una letra que tenemos devuelta...

...por 52 000 pesetas.

"Mañana nos pasamos a pagar".

Mañana.

Es la segunda vez que nos pasa con ustedes.

"Yo mismo iré a pagar".

Aquí estaré. Hasta mañana.

¿Qué ha dicho? Nos pagan mañana por la mañana.

A ver si es verdad.

Deja de toserme encima y acuéstate.

¿Sabes qué hay que hacer?

Ir a cobrar personalmente. No moverse hasta que paguen.

Total, llamando por teléfono, no solucionamos nada.

Otra horita y lo dejo. Me va a dar algo.

-Lo puedes dejar cuando quieras.

-De dejarlo nada, que así se os hace más llevadero.

(RADIO) "Han entrado en su sede de la calle Santo Domingo...

...para celebrar una asamblea no autorizada".

"Serán desalojados...

...si no desisten de su actitud inmediatamente".

"Respondiendo a Radio Nacional..."

-¿Por qué se han encerrado?

-Voy a averiguarlo. -Voy contigo.

-No, tú estás de cinco meses.

Luego nos lo cuenta.

-Lo que faltaba. Los cómicos montando jaleo.

Hasta los gatos quieren llevar zapatos.

-No cobramos ni los ensayos.

-Será no cobran.

Tú no trabajas.

-De momento. -¿Cómo que de momento?

No es lo que habíamos hablado. -No lo hemos hablado.

-¿Vienes o qué?

-No voy, pero te llamo luego.

-Que se os dé bien.

-Adiós. -A ver, niños.

Bajadme esta basura a la calle.

¡Pero tío!

¿Qué? Me la bajáis a la calle.

Ya no subimos más. Tienes papeles.

A ver, Paulino.

Si mañana sigues igual, te metes en la cama o agarrarás una neumonía.

Mañana estaré mejor. Estos desgraciados pagan.

Te metes en la cama y te tomas un vaso de leche.

Tengo allí el coche. Hasta mañana.

-Antonio Alcántara.

¿Quién es usted?

Bájese del coche.

Aquí sólo hablo yo. ¿Sabe qué día es hoy?

Ha cumplido el plazo.

Yo no le conozco de nada.

Salga o llamo a la policía.

A ver si adivina quién ha firmado este papalito.

Lea lo que pone ahí.

Ya lo leo yo.

Antonio Alcántara.

¿Y quién es ése? Yo.

Ayer tenía que haber devuelto 250 000 pesetas...

...más 75 000 de intereses.

Total, 325 000.

Bien. Ésta es su firma.

Yo tenía pensado llamar mañana para aclarar todo esto.

Yo soy un mandado.

Usted me paga, le doy el dinero al jefe y aquí paz y después gloria.

¿Lo ha entendido?

¿Vamos a su despacho y zanjamos el asunto?

No puedo, pero le juro que voy a pagar.

Mañana hablaré con su jefe.

¿Qué hace con mi coche?

¡Quieto!

¡Sh!

Así se va a quedar tu cuello como me tomes el pelo.

¿Entiendes? Sí.

¿Sabes una cosa?

Tienes un problema muy grande.

Y yo tengo muy poca paciencia.

Le juro que yo le voy a pagar.

Yo no soy de esos que dejan las cosas sin pagar.

Te doy 24 horas de plazo.

¿Lo has entendido?

Sí. Bien.

Tienes hasta mañana a estas horas.

Añádele dos mil duritos por los gastos de demora.

Ahora debes 335 000 pesetas.

67 000 duros.

¿Comprendido?

Sí.

Bien.

Último aviso.

Hasta el último céntimo.

¡La madre que me parió!

Si hay huelga, no hay ni tele, ni pelis ni nada.

Claro que no.

No trabajan.

Hasta los artistas hacen huelga.

-Hola. ¿Qué pasa?

Estaba con Monique.

¿Todavía sales con ella?

Sí, las españolas no se dejan.

-Es que no se deja nadie.

-Las extranjeras sí. ¡Qué va!

Sí, y no vea cómo.

-Cuéntanos.

¿Eres tonto? Es una trola.

-Me voy a cerrar los futbolines.

¡Hasta luego! Hasta luego.

Será verdad.

Chicas como Monique por aquí no hay.

Eso es verdad.

¡Luis, cuéntanos!

¡Espera, macho!

Buenas noches.

Quisiera hablar con doña Pilar Portela.

Mercedes Fernández.

Buenas noches.

No sé si se acuerda de mí.

Sí.

Trabajaba con Bárbara.

No sé si sabe que ya no estamos juntas.

¡Qué grosera!

¡Dios!

Monique me ha dejado tocarle un pecho.

Voy yo y me lo creo.

Todas las belgas se dejan.

-¿Lo prometes? -Sí, y las francesas más.

Eso si se lo desabrochas en un segundo.

-¿El qué?

¡Qué va a ser! El sostén.

¿A que sí? -Sí, pero hay de varias clases.

Los que se cierran con corchete, con broche.

Hasta por delante.

-¡Jo, macho!

Eres una enciclopedia abierta de sostenes.

-Los de corchetes son más difíciles que los de broche.

Hay que desabrocharlos en un segundo. ¿Y si tardas más?

Te dicen que no y te dan una torta.

En un segundo es imposible.

Sí se puede.

Y con una mano y bailando.

-¡Jolín! ¿Bailando?

-Claro.

Te pones a bailar con una chica.

Subes la mano hasta el sostén.

Das un giro así.

Y salta. Es muy fácil.

Para los que tenemos experiencia.

¿Y el giro ese cómo es?

Así, macho.

¿Así?

Más o menos.

-Parece fácil.

-No, es muy difícil.

Hasta luego.

Adiós. -Hasta luego.

Consigamos un sostén. ¿Para qué?

Para entrenarnos.

¿De dónde lo sacamos?

Se lo robamos a mi prima Paquita.

Vale. Venga, vamos.

Si son sus amigas, es natural que no quieran saber nada del asunto.

¿Qué te ha dicho?

Que no. Algunas no me dejan ni terminar.

Pero esto no se queda así. ¿Qué vas a hacer?

Voy a ir al Rastrillo. A ver si me lo dicen a la cara.

¿Qué rastrillo? El que han montado.

En la calle Alcalá. ¿Irás sola?

Sí, voy a ir sola.

Dile a Antonio que te acompañe. No.

Yo no me quiero meter, pero no puedes seguir así con tu marido.

Déjame.

Llevas enfadada desde el día de Reyes. Hace un mes.

A ver cuánto me queda.

No te digo que no tengas motivos para estar disgustada.

Pero no me imagino a Antonio con una querida.

Portazo

Es un buen hombre. Sí.

Hola. Hola.

Voy a bajar la basura.

¿Has hecho los deberes? Sí.

Sí que los he hecho.

¿Te va a acompañar Antonio? No.

Si quieres, te acompaño yo.

No, quédate en la tienda. Se lo diré a Clara.

¿Qué has hecho?

¿Qué estás haciendo?

He ido a coger un pijama y se ha caído todo.

¿Qué pijama?

¡Esa ropa todavía no está seca!

¿Será posible que lo has roto?

Vete a bajar la basura.

Tenemos que lavar otra vez. Mira, por el suelo.

¡Será posible!

No está bien de la cabeza. Está tonto.

Sólo hace tonterías.

(RADIO) "Se espera que en unas horas el conflicto...

...entre los empresarios y los actores...

...llegue a un acuerdo".

"Aunque el sindicato del espectáculo ha dicho...

...que para entablar negociaciones,...

...deberán desalojar el edificio".

"Pasamos a dar el número premiado de la Organización Nacional de Ciegos".

"Le corresponden 1.200 pesetas por cupón".

"Es el 201".

"201".

"Enhorabuena a los premiados".

"España empató con Escocia en el partido de fútbol...

...disputado en Valencia".

"El coraje que Kubala infundió a sus hombres...

...no fue suficiente para ganar el partido...

...pese al gol de Megido a centro de Rexach en el minuto 21".

-¡Antonio!

¿Qué haces ahí dentro?

¡Qué susto me has dado!

Estaba escuchando lo de la huelga de los actores.

¡Menudo follón se ha liado! Está metida hasta Conchita Velasco.

Se han encerrado y todo. ¿No estará metida tu hija?

Espero que después de todo lo que ha pasado, no meta en otra.

Vamos a tomar un chato donde Tinín, a ver si hace huelga.

No tengo ganas de chatos.

¿Qué te pasa?

Que no me tocan ni los ciegos.

Ni a mí y juego cada día.

¿Por qué no hacemos una quiniela aparte de la otra?

Una tú y yo solos.

De ésas que te gustan a ti, de 40 duros.

¿200 cada uno? Sí.

Te doy los 40 duros y no perdemos el tiempo.

¿Y qué pongo? Lo que te dé la gana.

De acuerdo.

Anímate, a ver si Mercedes nota que te pasa algo.

Voy a mi habitación un momento.

"No he podido olvidar ese momento".

"Fue como ver al ilusionista sacar una paloma de la chistera".

"Acababa de enterarme deque había sostenes...

...con cierre de broche y de corchete".

"Pero lo que no sabía...

...es que las chicas se lo sacaban por una manga. ¡Por una manga!"

"A los 14 años y a partir de esa noche,...

...fui consciente de que ya para siempre...

...las mujeres serían para mí una constante fuente de secretos".

¿Vas a estar así toda la vida?

Esto no es ni matrimonio ni es nada.

Llevamos así un mes.

Más de un mes.

Yo también tengo mis problemas. Y muy gordos.

Será porque te los has buscado.

Sarna con gusto no pica.

No me toques, a ver si te entra un ataque de asco.

¿No vas a decir nada?

Pues nada, buenas noches.

Venga, no vayas a llegar tarde.

Venga.

Buenos días.

Hola, buenos días.

¿Vas a ir al rastrillo ése?

Seguramente sí.

-Buenos días. Hola.

¡Oye, esa ropa está sucia!

Ya.

¿Qué estás buscando? Mi sostén marrón.

No sé dónde está.

Un día vas a perder la cabeza. A desayunar.

Cierra, que se escapa el gato.

Es que es muy raro.

No sé dónde lo he metido.

Teléfono

¿Diga?

¿Diga?

Me parece que se ha confundido.

¿Quién era?

Uno que se ha equivocado.

¿Por qué lo dejas descolgado?

Pues no me he dado cuenta, Merche.

Teléfono

Ya voy yo.

Ya voy yo.

Diga.

Dime, Paulino, ¿qué pasa?

Eso ya lo veía yo venir.

¡Ay!

Métete en la cama, que ya cobro yo las letras.

Cuídate. Adiós.

Adiós.

Paulino se ha puesto enfermo.

¿Te preparo otra?

-Sí.

-Aquí tienes.

Magdalenas y galletas.

-No puedo con todo.

-Sí, has de comer.

-Oye.

¿Crees que podremos pagar la hipoteca?

-Claro que sí. No te preocupes.

-Cuando os deis cuenta, ya está pagado.

-Sí, en 20 años. -Bueno.

-¿Cómo que bueno?

(RADIO) "Se encerraron en el sindicato del espectáculo".

-A ver.

-"En las próximas horas, las discusiones entre las partes...

...llegarán a un acuerdo que cierre el conflicto".

-Ahora, los actores.

-Claro.

-"Esta noche, los teatros estarán cerrados".

-Me gustaría pasarme por el sindicato.

-¿Por el sindicato, para qué?

-Porque se está discutiendo un problema que me afecta mucho.

-Íbamos a arreglar el piso.

-Vamos esta tarde.

-Está bien.

Está bien.

-"Los enlaces sindicales..."

¡Ya era hora, eres infinito!

Tengo el sostén.

¿El sostén? Calla, que viene mi padre.

¿Qué hacéis aquí? A la escuela, que llegáis tarde.

Adiós. Adiós.

-Peque.

¿Qué haces aquí?

Tengo un grifo atravesado. A ver si lo arreglo.

Bueno, yo voy a la imprenta.

Oye. ¿Qué?

¡Vaya roto tienes en la tapicería! ¿Dónde?

En la parte de atrás. Sí.

Iba a meter unas cajas y le hice ese arañazo.

Parece que ha sido con un hacha.

Ya. No sé si lo cubre el seguro.

Por si acaso, voy a dar el parte. Más te vale.

Te advierto que la tapicería del GS...

No lo quiero ni pensar. Adiós.

Hasta luego. Adiós.

Éste es de corchete. Son los más difíciles.

Tenéis que quitar los dos al mismo tiempo.

Luis, una pregunta.

¿Cuánto tardaste en aprender a desabrocharlos?

Por lo menos, dos semanas.

Es que esto es un arte.

Modestia aparte, soy un artista.

Vámonos. Hasta luego.

-Hasta por la tarde. -Adiós.

¿Que ha vendido mi préstamo?

Sí, se lo vendí a una tercera persona.

¿Y a quién le devuelvo el dinero?

Una tercera persona. Necesitaba liquidez.

¿Cuándo vence el plazo? Hombre, venció ayer.

"¿Y no ha pagado? Mal asunto, Alcántara".

Yo que usted pagaría.

Necesito la dirección de esa persona para un aplazamiento.

Sí, un aplazamiento.

No, demasiado tarde.

Si no ha pagado, ellos irán a verle.

Adiós.

Adiós.

No, no, no.

¿Qué hacemos de comer?

Pensaba comprar unas palometas.

Y de primero, judías verdes rehogadas.

Hija, te estoy hablando.

¿Qué miras? Nada.

¡Anda!

¿Ése no es Antonio? Sí, es Antonio.

¿Se nos ha roto el teléfono?

Voy a decirle a Clara que me acompañe al Rastrillo.

¡Ay, Señor, Señor!

Sí, claro que tiene que ser al contado.

¿Cómo?

¡Oiga!

¿Cómo me va a pagar el traspaso a plazos?

A plazos se pagan los coches, las televisiones.

Muy bien.

No hay última palabra...

Cuando usted quiera, llama.

A usted.

-¡No fastidies! ¿Vas a traspasar el bar?

-Sí, no puedo más.

Esto es muy esclavo.

-¿A quién le va a traspasar?

-Al primero que me dé el dinero que pido.

Me voy al pueblo.

-Tinín.

-¿Qué?

-En cuanto prepare los callos, voy a salir.

-¿Adónde? -A un recado.

-¿Cuánto vas a tardar? -10 minutos.

-¿Ahora?

-¡No, en cuanto termine de preparar los callos!

¡Qué agobio de hombre!

-Esto es la casa de tócame, Roque. ¿Te das cuenta?

Estás comiendo, ¿no?

-No.

Si no le he pagado, no es por gusto.

Pero no sólo deja de pagar usted. Mire la mesa.

Y claro, yo tengo que pagar los sueldos.

Es el efecto dominó.

Si los clientes no me pagan, yo no puedo pagar.

Yo lo comprendo, el efecto dominó.

¿Cuánto me va a pagar?

¿Le parecen 30 000?

No habíamos quedado en eso.

Esperaba cobrar a un cliente, pero no me ha pagado.

¿Quedamos en 6.000 duros?

¿Y el resto? Le quedan 22 000.

Si le parece bien, a final de mes.

¿Cómo?

Cuéntelo usted.

Como las lentejas. Si quieres, las comes y si no, las dejas.

Pues nada, a final de mes.

Le voy a hacer un recibo.

Hola, Clara.

Hola, Mercedes.

¿Estás sola? Sí.

Quería pedirte un favor. Dime.

¿Me acompañas al Rastrillo?

¿Al Rastro? Claro.

No, el que hacen las marquesas para los pobres.

¿Lo conoces?

Sí, lo vi por la tele.

A ver si alguna declara a mi favor. Claro que sí.

¿Cuándo quieres que vayamos? Esta mañana.

Tengo que esperar a que venga Desi de un recado.

Me arreglo y te recojo.

Te lo agradezco mucho. Yo a ti.

Quiero conocer a una marquesa.

En dos o tres semanas, podremos estar instalados.

Y luego ponemos poco a poco lo que podamos.

-¿Puede subir la radio?

-Faltaría más.

-"Decenas de actores siguen reunidos".

"Las posturas enfrentadas no tienen visos de acercase".

-Cuando terminemos, vamos.

-Sí, ya te he dicho que sí.

-"La asamblea se fue cargando".

-A esos cómicos los ponía a conducir un taxi 14 horas seguidas.

Jaleo

¡Silencio, callaos!

-¡Callaos!

-Compañeros, si ahora cedemos,...

...habremos perdido una oportunidad histórica...

...de conseguir algo importante para la profesión.

-¡Eso!

A ver si baja esta mujer.

No te hagas ilusiones.

Estas marquesas van a lo suyo.

Ya lo sé. Después de lo que ha pasado...

Tú dibuja. Sí.

Mira.

¿Cómo te has vestido así? ¿Voy bien?

Estupendamente. Es el vestido de Meyni.

Voy a por el bolso.

Aquí está. Hola, Herminia.

Clara, ¿vas de boda? Voy a ver a las marquesas.

Dile adiós, mamá. -Adiós.

Adiós, cariño. Adiós, madre.

Dependiendo de las sílabas, los versos...

...son de arte menor o de arte mayor.

-¿Cómo se quitan los sostenes por la manga? Es imposible.

Es verdad, yo lo he visto.

¿Cómo se hace? Está bien.

Hacen así.

Y se lo desabrochan.

Luego, van por aquí, así.

Y se lo sacan.

Por aquí,...

...lo mismo.

Eligen un lado, tiran.

Y ya está.

¡Jo, macho!

¡Cuánto sabes!

-Endecasílabos.

Me voy a cobrar, Curro.

A ver qué te parece.

Muy bonito. A ver si lo terminas hoy.

¿Te gusta? Mucho.

Esta tarde está acabado.

Yo te llamo por si hay problemas.

Cuando termines, a la guillotina. Cuanto antes esté, antes se cobra.

Bueno.

Y ahora, os voy a escribir un poema de Luis de Góngora.

Copiad.

-¿De qué habláis? -Se quitan el sostén por aquí.

-¿Por ahí? -Por la manga.

-¡Anda ya!

-Díselo a éste. Sí, es verdad.

¿Karina lo tendrá de broche?

No sé.

Ve a verlo. No, ve tú.

-¿Estáis escribiendo?

-Ve tú.

Nunca se lo vas a quitar a una chica.

-¿Adónde va éste?

-A tocarle el sostén a Karina. -¡Qué tío!

-¿Qué haces?

-Carlos, ¿qué haces ahí?

A tu sitio, haz el favor.

Atentos.

"No sé cómo me las arreglaba pero rara era la semana...

...que una chica no me pegaba".

"Me parecía la mayor injusticia".

"Yo quería saber más de las mujeres".

"Eso era tan imposible como que a las ranas les creciera pelo".

Una gota de agua.

-¡Miguelón!

¿Estás aquí?

-¡Sí, Paqui!

¡En el cuarto de baño!

-¿Qué haces ahí tirado?

Traigo unos callos.

Te vas a chupar los dedos.

-¿Qué me estás diciendo, Paqui?

Ya me estás tentando.

No debería.

Por no hacerte el feo.

-Moja, moja.

-¡Qué mano tienes para los callos!

-Miguel.

-Dime.

-He oído a Tinín hablar con un señor.

-¿De verdad? -Va a traspasar el bar.

Por fin.

-¿Seguro?

-Segurísimo.

-Cuando termine, me bajo al bar.¡

-A ver por cuánto lo deja. -Déjame a mí.

-Tú regatea. -Yo sé de negocios.

-Me marcho. -Paqui.

-¿Qué? -No.

Que voy a estar toda la mañana solo, con los grifos.

Me traes los callos.

Pero ¿no me das ni un besito de despedida?

-¿Eh?

No.

Que no.

Ahora no.

-Estás guapísima. -Me voy a preparar la comida.

-Estás como un queso.

-A ver si me vas a romper ahora otro, Miguel.

¿Te lo has cargado?

-No lo he hecho queriendo.

-Claro que te lo has cargado.

¡Desde luego!

¡Qué bestias sois los franceses!

Contigo no gano para sostenes. Mira.

Tengo que ir a cambiarme a casa.

Adiós.

-Adiós, Paquita.

Ahora le puedo dar 5.000 duros.

Con 5.000 duros, no terminaremos nunca, Germán.

Hago lo que puedo.

Así no puedo seguir trabajando. Lo siento.

Otra cosa no puede ser.

¡Joder!

Dame los 5.000 duros y te hago un recibo.

Así no son las cosas.

Si no me pagas, yo no pago. Cuéntelo.

No me hace falta contarlo.

25 000. Tengo que pagar a los chicos.

Ya. Pues nada, adiós.

Lo que firman y rubrican en Madrid, a 7 de febrero de 1975.

Tiene que firmar aquí.

Y usted.

Pues bien.

Hemos terminado. Felicidades, el piso es suyo.

Que lo disfruten. -Gracias.

-¿Has guardado el talón? -Sí.

-Que seáis muy felices. -Gracias.

-¿Queréis tomar algo?

Para celebrarlo, ¿no?

-Tenemos prisa. Otro día.

-Vale.

-Hasta luego y gracias.

-Adiós. -Adiós.

¡Tengo una buena noticia que daros!

Tengo una buena noticia.

Sara Montiel, Víctor Manuel, Ana Belén, Lola Flores Miguel Ríos.

Si hacemos huelga, ellos también la hacen.

-¡Compañeros!

¡Compañeros!

¡Esto es ilegal, coño!

Así no se arreglan las cosas. El sindicato no está de acuerdo.

Os advierto que la policía está en camino.

-¡Chivato!

-¡Fuera!

-¡Fuera!

Esto es lujo, ¿eh?

¡Qué barbaridad!

Mira. ¿Ésa no es la mujer de un ministro?

Me parece que sí.

Sí que es.

La he visto en las revistas.

Mira, ahí está la marquesa de Guardiaflorida.

Es una de mis clientas.

Hola.

-¡Hola!

Ahora mismo le atiendo.

Mira.

¿Seguro que es ella?

Yo creo que sí. Fíjate qué collar lleva la gachí.

Calla. Ahora lo entiendo.

Vamos a comprar algo. No, estamos a lo que estamos.

Yo quiero comprar algo.

Yo me quedo. Ésta no se me escapa.

Ahora vengo.

¡Ay!

Un detallito.

Buenos días, excelencia.

¡Huy!

¡Qué curioso!

¿Cuánto vale?

-6.000 pesetas.

-¿6.000 pesetas?

-Es muy útil.

-Sí.

Siglo XVIII.

-Mira.

Éstas vienen a...

¡Ay, por Dios!

Me lo quedo. -Bien.

Oiga, perdone.

¿Yo?

¿Tiene una serie completa?

¿Completa, los 200 cupones?

Sí, señor.

Sí, llevo una serie que acaba en 15, la niña bonita.

Me gusta. ¿Me la pone?

Tome.

¿Cuánto le debo?

Son 200 cupones a duro el cupón.

Mil pesetas. Justas.

Tome, mil pesetas.

Como le toque, agarra de golpe 250 000 pesetas.

Tome, para un café.

Muchas gracias. A usted. Adiós.

Cinco, seis...

Buenos días, soy Antonio Alcántara.

Quisiera saber la dirección de la persona que compró mi deuda...

...para pedir un aplazamiento.

Acabo de cometer una locura. ¿Qué has comprado?

Un rascador por 6.000 pesetas.

¿6.000 pesetas en ese rascador?

Como se entere Desi, me mata. Es para los pobres.

Estás loca. Sí.

A ver si le ha rascado la espalda a Franco con esto.

¿Qué te han dicho?

Se están haciendo las remolonas.

Elena, ¿entonces qué?

-Como comprenderá, no voy a ir a un juicio.

-Ni yo.

Ya se lo dije ayer.

Conmigo no cuente.

-Mercedes. Se llama así, ¿no?

Sí.

De ese asunto no sé nada, nada de nada.

Yo encargo un vestido, lo pago y aquí paz y después gloria.

Pero ustedes saben que los diseños son míos.

Eso no lo sé. Yo me limito a comprar.

-Tiene que hablar con Bárbara y aclarar lo que tenga que aclarar.

Es que Bárbara ha desaparecido.

-No puedo seguir hablando de este asunto.

Lo siento muchísimo. -Hola.

-¡Hola, Mariví! Tenemos unas cosas preciosas.

Bueno, pues muchas gracias.

Hasta luego.

Aquí perdemos el tiempo.

-Serán muy marquesas, pero no tienen consideración.

Soy tonta, pensé que aquí solucionaría algo.

Tienes que buscar a Bárbara.

Tenemos que comunicar que a partir de la fecha...

...y mientras no sean resueltas las reivindicaciones...

...planteadas ante la administración,...

...hemos decidido prohibir nuestros repertorios...

...en todo el territorio nacional.

Un momento. Algo importante.

Firmado, Antonio Buero Vallejo, Lauro Olmo,...

...Francisco Nieva. -¿Qué haces aquí?

-Soy actriz, ¿no?

-La policía está a punto de llegar.

-Inés es muy cabezona.

-Estoy donde tengo que estar.

-Acabas de salir de la cárcel.

-Dejadme en paz.

-No te preocupes.

-Me voy a la redacción.

Fede, un compañero.

-Encantado. -¿Qué tal?

-Hasta luego.

(TODOS) ¡Amnistía, libertad!

Puerta

¿Qué, cómo te ha ido?

Muy mal.

Aquí no paga ni el Tato.

Unos me dan 50 000, otros me adelantan 20 000.

El de la mantequería me quería pagar con unas cestas de Navidad.

Me marcho a comer.

Yo cuento esto y me voy a comer.

Hasta luego.

Teléfono

Herederos de Gráficas Husillos.

"Pasaré a cobrar a partir de las 8. Tenga el dinero preparado".

Karina, perdónanos.

¡Déjame en paz!

Ha sido sin querer.

NO quiero saber nada de ti.

-¿Y de mí? -Tampoco.

-Sólo era un experimento.

-Que me olvidéis.

¿Te puedo hacer una pregunta? ¿Qué?

¿Nos puedes dejar un sostén con cierre de broche?

-Te lo damos mañana.

-¡Imbéciles!

¿Y ahora qué hacemos?

Cógele a tu abuela uno.

¿Cómo se lo voy a coger a mi abuela?

Es verdad, lo siento.

¿Cuánto valdrán?

¿Los sostenes?

¿Cuánto dinero tienes? 20 duros.

Yo creo que 50 calas. Con eso nos llega.

¿Lo compramos luego?

A mí me da vergüenza.

¡Anda ya!

Basta de trabajar sin tener ni un día de descanso.

Y de que no nos paguen los ensayos ni la Seguridad Social.

-Hay que pedir el nombre y los apellidos...

...de los empresarios que no pagan a la Seguridad Social.

-¡Libertad sindical!

500 000 pesetas.

-¿Cuánto?

-250 000 pesetas por el restaurante...

...y 250 000 pesetas por el bar.

-¡Por Dios, eso es una barbaridad!

-No, hijo, eso está tirado de precio.

-¿Cómo vamos a pagar medio millón? ¡No estamos locos!

-Compras el restaurante y te ahorras la mitad.

-Que no puede ser.

Necesito los dos locales para montar lo que queremos.

-Y yo necesito medio millón para retirarme.

-Es un avaricioso y sólo piensa en el dinero.

-Más deprisa.

-¿Más deprisa? -Paquita, por favor.

Que nos va a salir más caro. Déjame a mí.

(PIENSA) "Ayúdame".

"No te lo pido por mí, te lo pido por Merche".

"No se merece este disgusto".

"No se merece esto".

"Si me ayudaras con los ciegos..."

"Ayúdame con los ciegos y te juro que no vuelvo a jugar".

Antonio.

Hola.

¿En la iglesia a estas horas?

Ya ve, padre.

¿Algún problema?

Alguno.

Se te nota en la cara.

He tenido momentos mejores.

Más vale pisar la iglesia para pedir algo que no aparecer.

Sería mejor si te acercases a la parroquia...

...para darle alguna alegría al Señor.

Tiene razón.

Iba a prepararme la comida.

Pero si quieres hablar o confesar...

Gracias, padre.

Me voy a casa a comer.

Lo que tú quieras.

Adiós. Adiós, Antonio.

Ayúdales, Señor.

¡No seas cerril, hombre!

-Ya te lo he dicho. Medio millón o nada.

-¡Qué barbaridad!

Como si el dinero creciera de los árboles.

-¡No me apeo de la burra! -Reflexiona.

Te ofrezco 400 000 pesetas por los dos negocios.

-He dicho que no, que medio millón.

-Tinín. Tino.

-Va a ser el más rico del cementerio.

-¿No te has dado cuenta?

¡Lo tengo entregado!

Le aprieto las tuercas y me lo deja en 350 000.

Dame un beso para celebrarlo.

-Que nos van a ver.

-Venga.

-Pero...

-Vas a ser propietaria.

(TV) "Ante los incidentes provocados por alborotadores...

...que no tenían que ver con el sindicato, la fuerza pública...

...tuvo que disolver la reunión y practicar algunas detenciones".

Según informa la DGS, la mayoría de los alborotadores...

...que han entrado en el sindicato lo hicieron de forma agresiva.

Fueron detenidos y trasladados a las dependencias de la DGS.

Todavía permanecen allí.

Menos mal que a Inés se le pasó la ventolera del teatro.

Gracias a Dios.

Era capaz de estar metida en ese fregado.

"...desde que el caudillo venció al comunismo...

...y se convirtió en el centinela de Occidente".

-Siguen con eso de los centinelas de Occidente.

-Ya.

-¡Vaya porrazo te han dado!

¿Cómo le digo esto a tus padres?

-Diles que ibas en el autobús, ha frenado y te has dado un golpe.

Cuando te vean, se lo van a creer.

Bueno.

Marcho a la imprenta.

Yo me voy a echar una cabezadita antes de subir al piso.

Timbre

Deja, Merche.

Ya miro yo a ver quién es.

¡Ah!

Josete, pasa.

-¿Está Carlos? Sí, hijo.

Hola, cariño.

Hola. Ahora le aviso.

¡Carlos, está aquí Josete!

Esta noche me quedo en la imprenta vigilando.

¿Otra vez?

Se ha puesto malo Paulino.

Me quedaré yo. -¿Qué es eso de vigilar?

Hay robos en el polígono y nos quedamos de serenos.

¿Y os sale a cuenta?

¿Y si contratáis a un vigilante?

Eso es carísimo.

No somos la Citroen.

Voy a atusarme.

-¿Le falta mucho a Carlos?

¡Carlos!

Carlos.

¿Por qué has echado el pestillo?

Ya voy, abuela.

¡Vamos!

Ya voy, estoy terminando.

¡Oye!

¡Ya voy, abuela!

¿Por qué te cierras?

Me estaba cambiando.

¿Y te tienes que cerrar?

No quiero que me veáis los calzoncillos.

Tú estás chalado.

Ponte el abrigo y al colegio.

¡Qué perra con encerrarse!

Déjalo.

Adiós, mamá. Abuela.

¡Ya era hora! Abrígate.

-Adiós.

Adiós.

¿Sabéis una cosa?

Estoy pensando en quedarme el local de Tinín.

¿El bar?

La bodega y el restaurante.

¿Cuánto pide?

250 000 por la bodega y 250 000 por el restaurante.

Medio millón. ¡Qué barbaridad!

Como si fueran churros.

¿Cuánto dinero has traído?

Yo...

20 duros.

Se lo tendremos que cambiar por un billete a Cervan.

Pues eso, yo, 50 pelas.

Lo compramos después de clase. Una cosa.

A mí me da vergüenza pedírselo a la de la tienda.

Decimos que es para un trabajo.

¿Qué trabajo? Nos lo inventamos.

¿Y Paquita qué dice?

Imagínate. Está encantada.

Bueno, pues marcho.

A ver si puedo cambiar el turno.

Y así vengo pronto.

Espero que lo puedas arreglar. Yo también.

Antonio. ¿Qué?

A lo mejor me quedo con el local de Tinín.

¿Te vas a quedar con su local?

Me pide 500 000 pesetas por el traspaso.

¿Y tú tienes 500 000 pesetas?

Tener, lo que se dice tener, no tengo.

Pero si vendo las tierras que compré en Sagrillas, igual sí.

¿Y de la liquidación de Citroen cuánto te queda?

Me quedan unas 400 000.

Pero están a plazo fijo en el banco.

Tendría que hablar con el director.

Me penalizarían con una cantidad.

Mañana vas al banco y les dices que te den las 400 000.

Y te las tienen que dar. ¿A ti qué más te da?

Me da lo mismo.

Vas al banco y le dices al director que es un asunto de vida o muerte.

Y te dan el dinero.

¿Cómo le voy a decir que es un asunto de vida o muerte?

Aún tengo que hablar con Tinín.

500 000 por ese local. Ni que yo fuera tonto.

Más de 400 no le voy a dar.

¿A Tinín? Claro.

Vamos a recoger la cocina.

Sí.

Pues nada, me marcho.

Si no puedo cambiar el turno y me tengo que quedar, te llamo.

¿De 150 pesetas?

Si es de menos, mejor.

Yo no tengo nada de 30 duros.

¿Ni uno?

Algunos, pero muy pasados de moda.

Mientras sean de broche, da igual.

¿Y qué talla queréis?

-Pues... ¿De qué talla?

Nos da igual.

-Pero ¿para quién es?

-Para nosotros.

Para nosotros no, para el colegio.

Para un trabajo.

-¿En los colegios se hacen trabajos con sostenes?

-Sí, casi todos los días. Muchos.

-Mira.

Aquí tengo algunos. A ver si os valen estos.

-¿El morado?

Éste no es de broche, no.

¿Éste cuánto cuesta?

-150.

Comprado.

Espera. ¿Os lo envuelvo?

Bueno...

Esta no calará.

-Pero si es una gabardina.

-Una vez compré una gabardina y no veas si calaba.

-Aquí no.

-Claro que sí.

No imaginaba a tu marido yendo a la iglesia a la hora de comer.

¿Antonio? Sí, tu marido.

¿Seguro que era él? Sí.

Y llevaba una cara... Pensé que estaba enfermo.

¿No estará malo? Pues no.

-Está divinamente... -Ir a la iglesia a esas horas...

-Mejor a la iglesia que a los bares. -Sí.

-¿No lo dirá por Luis?

-Quien se pica, ajos come. -¡Qué cotillas sois!

-¿Nos llama cotillas a nosotras? -No os compro nada.

-Adiós.

Ya.

Algunos me han dado 10.000 de adelanto.

Pero poca cosa.

"No les has apretado las clavijas". No me jodas, Paulino.

"El negocio es de todos".

"Pero así no podemos seguir".

Bueno, yo...

Mañana voy a ver si rasco algo.

Métete en la cama.

Si no, no te vas a curar.

Adiós.

Mi gran amor...

...has sido tú.

¡Está chupado!

Estará chupado para ti.

A mí no me sale.

No te sale porque eres un manazas.

Cada vez lo haces peor.

Éste no se desabrocha.

Seguro.

Como lo hagas así de mal, ninguna te va a dejar.

Cámbiamelo.

"Al final, con un poco más de práctica,...

...desabrocharlo en un segundo no iba a resultar tan difícil,...

...claro, que hacerlo con Josete no tenía ninguna emoción,...

...¿sería capaz de mantener la calma y ser diestro con mis manos...

...cuando tuviera enfrente a una chica de verdad?

Como me diga que se queda, me presento allí.

¿Para qué vas a ir?

Estoy harta de hacerme la tonta.

He aguantado por Carlos y por... Se enteran de todo.

Si sigue así, que se vaya.

Estás haciendo un mundo de nada.

¿Crees que no va a llamar? Sí, me dirá lo de siempre.

No he encontrado a nadie que haga mi turno.

Ya hablaremos en otra ocasión.

Hala, cariño.

Termina, mi vida.

Muy bien.

Toma, madre.

¡Josete!

Ve a avisar a Josete.

Corre.

Anímate.

No sé cómo.

De otro lo pensaría, pero de Antonio no.

Piensa mal y acertarás.

Seguro que tiene problemas con la imprenta.

La puerta está cerrada.

Le ha dado por echar el pestillo. Me tiene harta.

Yo me tengo que ir.

Ya estoy a punto.

Se ha vuelto a encerrar.

¡Carlitos!

¡Ya voy, abuela!

¿Por qué te encierras, qué estáis haciendo?

Deberes.

¿Deberes?

Es que...

¿Ya? No puedo.

Bueno.

Hasta luego. Adiós.

Adiós, doña Herminia. Adiós.

-Buenas noches, Herminia. Buenas noches.

¿Le pasa algo? No, no me pasa nada.

No me pasa nada.

Golpean la puerta

Le estaba esperando. Pase.

A la oficina.

Aquí tiene. Son 50 000 pesetas.

Es todo lo que he podido reunir.

Los clientes no me pagan. Se lo advertí.

No me gusta perder el tiempo.

Coja ese dinero, por favor.

Dígale a su jefe que me dé una semana más.

¡Cierra el pico, coño! Que me dé una semana más.

¡Cállate!

Este cabrón dice que sólo puede darle 50 000.

¿Qué hago?

Dígale que me dé una semana más.

Que necesita una semana.

Muy bien.

Has tenido suerte.

Le has pillado de buenas.

Tienes un plazo de una semana.

Más te vale que reúnas el dinero.

En una semana lo tengo.

No hagas que me enfade.

Que yo me aclare.

¿Estabais ensayando para aprender a desabrochar los sujetadores?

Sí, es dificilísimo.

Luis dice que en un segundo. Imposible.

Un segundo pasa muy rápido.

Claro.

Ellas se lo quitan rapidísimo y por las mangas.

¿No me digas?

Tío, ¿te puedo hacer una pregunta de hombre a hombre?

Bueno.

Pregunta. A ver.

Tú has vivido en el extranjero. ¿Cuánto tardas en desabrocharlo?

¿Qué?

Dame un abrazo.

Anda, que eres Alcántara.

Alcántara puro.

A este niño hay que llevarle al médico.

Mi novio Mateo era así y eso no se cura.

Menudo disgusto cuando me enteré.

Dejad de decir tonterías. ¿Por qué tardan tanto?

-Le gustan más las chicas que a un tonto una tiza.

-¡Mi sostén!

-Es un Alcántara.

Estaban practicando para desabrocharlo en un segundo.

Nos gustan las mujeres.

Lo llevamos en la sangre.

No está en la imprenta.

Te lo decía. Y no es la primera vez que me lo hace.

Estará haciendo una ronda. No digas tonterías.

O se ha estropeado el teléfono.

Me voy a la imprenta.

¿No dices que no está allí?

Quiero saber si está. Estoy harta de mentiras.

¿Vas a salir ahora?

Yo no sé en qué va a terminar esto.

Buenas noches, soy Antonio Alcántara.

No, sólo quería saber si esta noche hay partida y si es buena.

A las 11. Muy bien.

Adiós, gracias.

Es aquí. Espere.

Espere un momento.

Puerta

¡Antonio! ¿Estás ahí?

Es Merche.

¿Qué haces aquí, qué pasa? ¿Qué haces aquí?

Me iba a quedar de guardia.

¿Por qué no tienes el coche fuera?

Lo dejo en el callejón.

Siempre que me quedo de guardia, lo dejó allí.

¿Qué pasa? Perdóname.

Me había imaginado que estabas con otra mujer.

¿Yo?

No puedo más. Desde hace mucho tiempo, estás muy raro.

¿Qué pasa?

¿Eh?

¿A mí? Júrame que no estás con otra.

Júramelo.

Te lo juro por nuestros hijos.

¿Entonces qué te pasa?

No te conozco.

Ya no sé lo que haces. Entras y sales a las tantas.

No me dices dónde vas.

¿A qué viene tanto misterio?

¿Qué misterio?

¿Cómo que qué misterio?

¿Te parece poco que encontrase un pendiente?

Ese pendiente es de una clienta.

¿De Irene?

No, Irene es la secretaria de Rafa Prieto.

No voy a estar con su secretaria. Me dices cosas que no son.

Mientes, vas a la iglesia.

No me dices nada.

Quería hablar con Froilán de la peña.

Has ido a llamar a una cabina esta mañana.

Me he dado cuenta de que tenía que hacer una llamada.

No estoy con tonterías.

¿Seguro?

Seguro.

¿Por qué estás tan raro?

¿Eh?

¿Qué te pasa?

Que estoy muy cansado.

Que no puedo más con esta imprenta.

Me mato a trabajar todos los días y no paga nadie.

Salgo a la calle a cobrar y nadie me paga.

Nadie paga.

¿Recuerdas que íbamos a repartir beneficios?

No podemos repartirlos, porque no llego.

¿Me estás diciendo la verdad?

Te lo juro.

¡Ay!

Me quedaría aquí toda la noche.

Como si fuésemos novios.

Me voy, he dejado a mi madre muy preocupada.

Pues no la dejes preocupada.

No me mientas, ¿eh?

No me mientas.

Yo nunca te miento.

Se hace muy tarde.

Voy a ver si duermo en el despacho un rato.

¿Por qué llevas el abrigo? Porque hace frío.

Que está el taxista.

Ya.

Llévemela a casa.

Vamos a San Genaro.

"Con sus altibajos, mis padres habían sido un matrimonio feliz".

"Se unían más que nunca cuando las cosas venían mal dadas".

"Llevaban muchos años de lucha en equipo...

...en busca de una vida mejor".

"Aquel invierno mi padre empezó a ir por libre".

Dos mil.

"Algo más grave que un lío de faldas...

...estaba poniendo en riesgo a toda la familia".

"Mi padre, atormentado, asustado,...

...sin saber cómo romper con ese infierno de mentiras,...

...había entrado en el enfermizo mundo...

...de los que se juegan su vida a una carta".

-Cuatro mil más de lo jugado.

Las veo.

Cuéntame cómo pasó - T8 - El arte de desabrochar los sujetadores - Capítulo 135

11 ene 2007

Tras la celebración de las fiestas navideñas, los Alcántara empiezan el año con cambios, reformas y algún que otro desafortunado descubrimiento. Y es que, en los inicios de 1975 se respira un espíritu de cambio con la huelga promovida por los actores en toda España que, por supuesto, también afecta a Inés y a Toni, que cubre la noticia. Al margen de manifestaciones y reuniones en sindicatos, los Alcántara viven su propia reforma: la del nuevo piso de Inés y de Eugenio. Toda la familia se pone manos a la obra y así, entre los callos que cocina Paquita y las ganas que le echan, parece que van avanzando. Los que no avanzan son Antonio y Mercedes, que después del disgusto de Reyes se han quedado estancados en la relación, lo mismo que les ocurre a sus problemas. Mientras Mercedes intenta buscar apoyo en las marquesas para las que confeccionó vestidos con Bárbara, Antonio descubre que su deuda por el juego ha sido vendida a un tipo más que peligroso. Parece que todo se complica, y también, para Carlitos, que obsesionado con desabrochar sujetadores, bailará una lenta con Josete provocando el horror de Herminia...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T8 - El arte de desabrochar los sujetadores - Capítulo 135" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T8 - El arte de desabrochar los sujetadores - Capítulo 135"
Programas completos (354)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos