www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
880807
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.119 - Lisboa era una fiesta
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

"Tres meses antes el milagro de San Jenaro...

...había alejado las excavadoras de nuestras vidas".

"Y el barrio parecía otro".

"Muchas cosas habían cambiado".

"Llegaron los porteros automáticos".

"Toda una revolución que nos hacía pensar que las cosas iban a mejor".

"La primavera de 1974 había llegado casi sin enterarnos,...

...renovando los ánimos de toda la familia".

"Empezando por Inés".

"Había recuperado su gran vocación: el teatro".

"Y había empezado a ensayar con una compañía independiente".

"Desde que Inés volvió a trabajar en Meyni...

...la tienda cambió la decoración".

"Vendía cinturones de artesanía, collares, cerámica, corbatas,...

...y un sinfín de artículos de regalo".

"Ampliar mercado fue una gran solución".

"La tienda volvía a funcionar".

"Y a mi madre le encantaba volver a tener a Inés tan cerca".

"Mi padre seguía con el asunto de comprarse un coche".

"Y es que la cooperativa empezaba a salir del bache".

"Por fin ganaban dinero".

"La relación con don Pablo se había acabado".

"Y los encargos y nuevos clientes no paraban de llegar a la imprenta".

"Mi abuela parecía cambiada".

"Salía a pasear con su amigo Alfredo".

"Sin importarle el qué dirán se sentaba con él...

...a comer barquillos en un banco a la vista de todo el mundo".

"La que cambiaba era mi hermana María".

"Iba a cumplir 3 años, no se estaba quieta y nos traía de cabeza".

"Recuerdo aquella primavera de 1974...

...como una época en la que flotaba en el ambiente...

...la sensación de que algo cambiaba".

"Hasta la censura se relajó permitiendo nuevas publicaciones...

...que nos ayudaron a conocer los secretos de la anatomía femenina".

"Ya no hacía falta cogérselas a los hermanos mayores".

"Aquel año de 1974 nació lo que todos conocemos como el destape".

"Si por algo recuerdo la primavera de 1974...

...es por haber visto una y mil veces a lo largo de los años...

...las imágenes que grabó mi padre con su cámara".

"La compró de segunda mano".

"Ahí estábamos los Alcántara, felices,...

...atisbando que todo iba a cambiar en España".

"Pero sin saber hasta qué punto".

Teléfono

Merche.

¿Suena el teléfono? ¿Qué?

Suena el teléfono.

¿Suena? Es verdad.

Teléfono

¿Diga?

¿Cómo?

Son las tres. Está acostado.

¿De parte de quién?

Francisco Gallardo, del periódico.

Voy a ver.

¿Quién es? Francisco Gallardo.

Llaman a Toni.

¿Le llaman del periódico a estas horas?

¡Será posible!

Francisco Gallardo. ¿Gallardo?

Ahora se pone. Es muy tarde.

¡Joder qué susto!

¿Pasa algo, Gallardo?

-Escucha. Los militares han dado un golpe en Portugal.

-¿Un golpe?

-"No se sabe nada del presidente".

Unos dicen que lo han detenido.

-¿Cómo van a detenerlo?

¿A Arias Navarro? ¿Detenido?

¡Dios mío! ¡Por Dios!

¿Está vivo?

¿Qué han hecho?

-¿Ha pasado algo? ¡Virgen Santa!

-"Me enteré".

Vamos a sacar una edición especial.

Tú tienes pasaporte, ¿no?

-Sí, ¿por qué?

-Quiero que salgas para Lisboa como refuerzo.

"He llamado a toda la gente".

Pero sólo te he pillado a ti.

Un taxi va para tu casa. -¿Viene un taxi?

¿Un taxi?

-El taxista lleva un sobre con 50.000 pesetas. Si necesitas más, llámame.

"Habla con los militares". ¿Qué dice?

-Sí, sí, yo me mezclo en el ambiente militar y en el de las calles.

¡No digas tonterías!

No digas eso. Espera.

¿Qué es un golpe de Estado? -Una guerra.

Quizá no haya clase.

-Callad. Callaos, callaos.

¿El golpe ha sido de la extrema derecha?

-No sé, por eso te mando a ti.

¡Por Dios!

Coge el magnetófono y la cámara.

-¿Hago las fotos? ¿Han matado a Arias Navarro?

Ha sido en Portugal.

¡Alabado sea el Santísimo!

Portugal. En cuanto tenga algo se lo envío.

Portugal.

Timbre

Ahí está el taxi.

-¿Quién es?

Se va. ¿Para qué quiere un taxi?

Sí, ahora baja. ¿Quiere subir?

Estamos en pijama. Oye, Toni.

Hijo.

No, ¿eh? -"No pierdas tiempo".

Ten mucho cuidado.

-Me voy a Lisboa. ¿Qué haces tú en una revolución?

No te importa lo que pasa allí. Mamá.

¿Cómo se va a ir a Portugal?

Es periodista, tiene que ir.

¿Por qué trabajas en un periódico? ¡Debo irme!

¡Tiene que hacer lo que tiene que hacer!

Bueno, le voy a ayudar a hacer la maleta.

Yo le haré un bocadillo. ¡Venga!

Le echo una mano.

"De la noche a la mañana estallaba una revolución...

...como estalla un grano lleno de pus".

"Lo pensé a mis 13 años y no fui el único".

"Franco, al saber lo que había pasado en Portugal,...

...pensó que aquello podría suceder en España".

¡El Atleti finalista!

¡Jugará en Bruselas la Copa de Europa!

¡Oiga, no se lo pierda!

¡Qué partido!

-Un churrito. -Muchas gracias.

-Buenos días.

-¡Qué horas son éstas de venir!

-Me he retrasado 7 minutos. -Ni siete ni ninguno.

A trabajar.

Que si yo no estoy atento, tú abres de noche.

¡Qué barbaridad!

-¡Golpe de Estado en Portugal!

Hola. -Hola.

-Hola, macho.

¡Qué suerte, no vas al colegio! -He ahorrado más de mil pelas.

-¿Mil? -Oye, oye.

Ponte a barrer en lugar de tanta cháchara.

-Sí.

Adiós. Adiós.

-Al salir de clase, una partida. Adiós.

-Adiós.

-Diles a tus amiguitos que echen el duro de verdad.

Si juegan gratis,...

...te lo desquitaré de tu sueldo.

-Que sí. -Venga, hombre.

¡Oiga, el "Pueblo", el "Pueblo"!

¡Con la revolución en Portugal!

"Se desconocen las intenciones del Movimiento de las Fuerzas Armadas".

"Bajo este nombre se presentan las tropas sublevadas".

¡Y Toni allí!

A ver si le van a pegar un tiro sin comerlo ni beberlo.

No me asustes más de lo que estoy.

"El aeropuerto de la capital ha sido ocupado".

"Se han cancelado todos los vuelos comerciales".

Tendría que haber llamado.

Ha salido hace 6 horas.

Ya llamará, hombre, ya llamará.

Teléfono

¡Ya está ahí! ¡Déjame a mí!

Hijo, ¿ya has llegado?

No soy Toni, soy yo.

¡Ah, Antonio!

Ya veo que no ha llamado.

No, no ha llamado aún.

Dicen que han cerrado el aeropuerto y quizá cierran las fronteras.

A ver si se queda allí.

No creo, mujer, esto son cosas entre portugueses.

A un periodista no lo dejarán encerrado.

Te dejo. Si llama, me avisas.

Adiós.

Adiós.

Pues claro.

No va a pasarle nada. No va a pasarle nada.

¡Y tú hale, hale!

No le pasará nada, ¿verdad?

Lo primero que hicieron en Chile fue cerrar el aeropuerto.

¡Joder, Paulino!

Teléfono

Déjame. ¡Ahora sí!

Toni, ¿ya has llegado a Lisboa?

Soy Inés. ¿Toni está en Lisboa?

Inés, hija, le han llamado del periódico esta madrugada.

¡Dios mío, con la que se está montando allí!

Aquí hay un señor de un banco que quiere hablar contigo.

¿De un banco y qué quiere?

No me lo dice.

Dile que espere.

Llevo a la niña a la guardería y voy.

¡Qué raro!

Mi madre viene ahora. Siéntese y espérela.

-Vale.

-Gracias. -¡Qué barbaridad!

-Hola.

-¿Qué tal? -¿Qué tal?

-Está hecha un brazo de mar.

-¿Le gusta la tienda?

-Preciosa, muy yeyé todo.

¡Joder!

Pare.

Pare, pare, pare.

¿Qué es esto?

-¡Yo no me puedo quedar aquí!

-¿Cuánto le debo? -4.500 quedé con Gallardo.

Tenga cuidado, está la cosa fatal.

Mire cómo está la cosa.

Habla en portugués

Llaman a la puerta

Adelante.

Me han dicho que quiere verme.

No tienes vergüenza, ¿eh?

¿Qué he hecho?

Tus padres sacrificándose por ti y tú haciendo el vago.

Has sacado cero en todo.

Mira, cero en matemáticas, cero en historia y cero en conducta.

¿A ti qué te pasa?

¿Que qué te pasa? No te hagas el sordo.

No me entra.

¿No te entra? ¿No te entra?

No miras los libros ni por el forro.

Sí, yo estudio muchísimo.

¿Tú?

Llevo 4 días esperando a que venga tu madre a hablar conmigo.

¿Sabe que quiero verla?

Sí.

¿Tú crees que me chupo el dedo?

A ver.

¿Qué quieres hacer en la vida además de tocarte las narices?

Trabajar en unos futbolines y cobrar 600 pelas a la semana como Luis.

¿Trabajar en unos futbolines?

Le das esta carta a tu madre en cuanto llegues a casa.

Es preciosa, le gustará.

-No sé.

No se oye nada. Debe de pasar algo.

Quizá tiene un crédito pendiente.

-Papá quiere comprar un coche y miran a ver si tiene.

-¿Y con eso no va a ir haciendo el ridículo?

-Todo lo contrario.

Es una corbata de pajarita.

Chevalier la llevaba.

-Sí, pero no va a comparar a Chevalier con mi marido.

Cuando la vea mi Luis me la tira a la cabeza.

-Llevan una hora ahí dentro. Voy a entrar a enterarme.

-¿Qué pasa?

Cosas nuestras.

Hija, perdone.

¿Cuánto dice que vale esto?

Hágame descuento. -270.

-Sí, tenga, tenga. Un poco caro.

-Los hombres de los que me he enamorado llevaban pajarita.

-Pues a ver si se liga usted a mi marido y me lo quita de encima.

-¡Su marido ni regalado!

Si uno de un banco lleva más de dos horas con alguien,...

...no esperes nada bueno.

-Señora, me marcho.

¿Por qué habéis tardado tanto? Ahora te cuento.

Consúltelo con la almohada.

Lo consultaré.

Mañana por la tarde en mi oficina. Vale.

Bueno, llámeme y concretamos hora. Muy bien.

Muchas gracias.

Encantada.

Me ofrece 350.000 pesetas por traspasar la tienda.

¿350.000 pesetas? Es mucho dinero, mamá.

Sí.

Me ha pillado de sopetón y no le he dicho ni que sí ni que no.

-¿Cuánto me toca?

Si cierra, tendrá que indemnizarme, ¿no?

-Sólo piensa en el dinero.

-No voy a pensar en aprender a bucear.

(TODOS) ¡Libertad sexual!

¡Libertad sexual!

-¿Gritan "libertad sexual"?

-Sí, libertad sexual.

Parece una fiesta.

-Sí.

(TODOS) ¡Libertad sexual!

-¿Periodista español? -Sí, del diario "Pueblo", de Madrid.

Soy Toni, acabo de llegar. -Del "Pueblo".

Carmen, "freelance".

Hablan en portugués

¿Conoces Lisboa? -No, es mi primera vez.

-Vamos. -¿Qué?

-Al cuartel de Carmo.

El primer ministro está encerrado ahí.

Vamos. -Sí, sí.

Te salen muchas canas.

¿Te tiño un poco?

No, no me tiñas. Parece uno un mono.

No te tiñes tú.

Pon la radio un poco más alta, por favor.

-"El cuartel del Carmo está en una céntrica plaza lisboeta".

"Ha sido rodeado por fuerzas rebeldes".

¡Dios, están ahí!

Y mi hijo en medio del lío. Ya verás tú.

-No pasa nada. Parece mentira.

¿No oyes que ya están a tiros por las calles?

Pero eso no es una guerra, hombre.

Ya sé que no es una guerra.

Pero si un tiro pega a mi hijo, ya me contarás.

Perdona.

¿Adónde vas?

Voy a llamar al periódico a ver si saben algo.

-"En algunos puntos de Lisboa se han escuchado tiroteos".

"Pero no se ha confirmado la existencia de muertos o heridos".

Teléfono

¿Sí, dígame?

Hola, perdone que le moleste.

Soy el padre de Toni Alcántara, encantado.

Su padre. Encantado.

Mire, no sabemos nada de Toni.

Su madre está preocupada. Ya sabe cómo son las mujeres.

No tenemos noticias suyas, pero esté tranquilo.

¿Cree que está todo bien o no?

Cuando hable con él le diré que les llame.

Dígaselo. Yo se lo digo a su madre.

Muchas gracias y perdone.

Mete ya las pelas.

Está mirando.

-¡Gol!

¿Qué miras? -Sólo te estoy mirando.

Es que aquí contigo pegado no puedo jugar.

Echa las pelas y me voy. Te vas y luego la meto.

-Luis, ¿me cambias?

-Ahora.

-¿Lo habéis echado? Claro.

-Sólo puedo dar una vuelta corta.

Mañana tengo examen.

-No pasa nada.

El domingo vamos al cine. -Vale.

¿Sales con Mayka?

-Sí, ¿qué pasa?

Pero ¿sois novios?

-¿Y a ti qué te importa?

Vamos, aquí no se puede ni jugar.

-Ya te la han dado con queso.

-No me he dado cuenta.

-Llevan más de una hora jugando.

¿Quieres arruinarme?

-Pero es que yo... -Nada.

¡Nada y este mes no cobras!

A ver si espabilas.

-Os vais a enterar cuando os coja.

Ven, ven. -¿El qué?

-Dame el carné de prensa. -Sí.

Hablan en portugués

Ahí está Caetano.

Habla en portugués

-Piden la rendición de Caetano.

Si no, abrirán fuego contra el cuartel.

-Perdona si no me entero.

Pensé el golpe era de la extrema derecha, no lo contrario.

-Eso es lo espantoso.

Esto no es un golpe de derechas.

Esto no es Chile.

Es un golpe de los militares jóvenes.

No soportan la guerra en África ni la represión ni tanta tontería.

-¿Y por qué es espantoso?

-Es espantoso porque es maravilloso.

¿Estás bien?

-Sí.

-¿Ahora qué dice?

-Abrirán fuego con los tanques.

Esto no lo admite.

Calla, calla.

"Buenas tardes desde Lisboa".

"El todavía primer ministro de Portugal, Marcelo Caetano,...

...sigue encerrado en el cuartel del Carmo".

"Espera la rendición en favor de las Fuerzas Armadas".

Ahora dicen lo de siempre.

¿Por qué no cuentan otra cosa? -Escucha.

-"Los rebeldes han tomado la plaza".

Ese debe de ser Spinola.

Desde aquí cogeremos bien la salida.

¿Ves allí?

Es el capitán Maia.

Habla en portugués

No harán uso de la violencia.

(TODOS) ¡Justicia, justicia!

Es espantoso.

-¡Espantoso!

-Mira el tanque ese.

Va Caetano ahí.

-¿Ahí va, adónde lo llevan? -Sí.

-A la cárcel seguro que no.

Lo mandarán a algún país exótico donde nadie lo conozca.

Y en una semana estará tomando caipiriñas en la playa.

-Por lo menos os lo quitáis de en medio.

No me imagino a Franco debajo de un cocotero tomando caipiriñas.

¡Me cago en la leche!

Ya se han liado a tiros.

Y Toni estará en medio de todos.

Es periodista.

Es mayorcito y sabrá cuidarse.

Eso da igual.

Te mata la bala que no oyes.

-No le va a pasar nada.

Estoy nervioso. Dicen que hay tiros.

-¿Se puede?

Hola. Quería saber cómo va la automecánica.

No es un buen día.

Estábamos...

Quita.

Estábamos mirando... ¿Me permite?

Está un poco mustio, ¿no?

¿Puedo? Sí, claro.

¡Menuda se ha armado ahí en Portugal!

¡Quién se lo iba a imaginar! Sí.

Dicen que Franco está nervioso.

Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar.

Estoy nervioso yo. Tengo un hijo periodista y está en Lisboa.

¿Su hijo es periodista?

Sí.

¿Bajo qué nombre escribe?

Estudiaba Derecho, se metió en "Pueblo" y está ahí.

Se llama como yo, Antonio Alcántara.

Antonio Alcántara. Claro que lo leo.

No fastidie. Entrevista bien.

Eso mismo pienso yo.

¿Puedo llevármelo? No se ha terminado.

¿Qué hacemos?

Que suban los rojos.

Eso digo yo.

Lo de Portugal tiene buena pinta.

¡Toma, tres en raya!

Macho, ¿por qué no la abres?

Así sabrás lo que dice.

Si la abro, luego mi madre se da cuenta y me la lía.

-¿Sabes cómo no se enteran de que la has abierto?

¿Cómo? La abres con vapor.

Lo vi en una película. Hierves agua, pones el sobre encima y se abre.

¿Es en serio?

Si hiervo agua en la cocina de mi casa, me pillan.

-Inténtalo.

Si no, la lías.

¡Qué mala pata!

Si trabajase como Luis...

Estudiar, estudiar es un rollo.

Gracias.

Bueno.

Le dejo. Gracias, Rafael.

Por cierto...

Venga la próxima semana a la conferencia del Club Siglo XXI.

¿Del Club Siglo XXI?

La próxima vez le doy la invitación.

Si hay que ir, se va.

Es de los sitios de Madrid donde se hacen buenos negocios.

La gente que corta el bacalao no se lo pierde.

Yo a esos sitios... Yo no era partidario.

Pero voy a todo. El próximo día hablará Pedrito Ruiz.

¿Lo conoce?

El del fútbol. Sí, ése.

Hace unas imitaciones tronchantes.

¿Le ha oído hacer de Fraga Iribarne?

No.

Desternillante.

Y a Franco lo borda. Eso lo hace en "petit comité".

No puedes imitar a Franco por la calle.

Los peces gordos hacen la vista gorda.

Las cosas no son como antes.

Deben abrir la mano.

Y más ahora después de lo de Portugal.

A ver si la cierran más. En España las cosas son así.

No crea. ¿No?

El sistema está anquilosado. Se ha quedado obsoleto.

¿Cómo?

Obsoleto.

Vamos, periclitado. ¡No joda!

Periclitado.

Falta un empujoncito.

Bueno.

Hágame el presupuesto. No se preocupe, Rafael.

Y gracias.

El rojo un poco más subido.

Sí.

Adiós, Rafael.

Somos cantores de la tierra lusitana.

Traemos canciones de los aires y del mar.

Vamos llenando los balcones y ventanas...

...de melodías del antiguo Portugal.

Oporto riega en vino rojo las laderas.

De flores rojas va cubierto el litoral.

Verde es el Tajo, verde son tus dos riberas.

Los dos colores de la enseña nacional.

Tengo "fame".

Obsoleto.

Obsoleto, obsoleto.

Llaman a la puerta

Obsoleto. Fuera de uso, pasado de moda.

¿Nos marchamos?

Sí.

¿Sabes qué quiere decir periclitado?

¿Periclitado?

Cuando una cosa se acaba y está de capa caída.

Lo mismo que obsoleto.

Exacto, lo mismo.

¿Y por qué se dice de esa manera?

Mucho pan has cortado.

No está tu hermano.

Hay cocido, mamá.

¡De verdad! ¡Con lo tranquila que yo estaba!

Y ahora estoy hecha un mar de confusiones.

Hace 6 meses no me lo habría pensado.

Pero ahora vendemos muy bien.

Tú puedes hacer lo que quieras.

Pero 350.000 pesetas son 350.000 pesetas.

"La televisión portuguesa...

...emitió durante toda la tarde conciertos".

"Después lanzó su telejornal de última hora".

"Se leyó el comunicado oficial".

-Ya verás cómo a Toni no le pasa nada.

¿Tú crees que es normal?

Se fue de madrugada y no sabemos nada.

Mira qué tanques tan enormes.

Y Toni estará ahí.

No me asustes.

¿Vas a echar el papel en la olla?

Pero, bueno, este niño está chalado.

Ahora echa papeles al cocido.

Ahí está tu padre.

¡Quieto!

¿Adónde vas, acicuecano?

Calla la boca.

A ver cómo se lo digo.

-Hola. -Hola.

Antonio.

¿Ha llamado ya?

No, no ha llamado.

Bajo a tomar una caña.

¿Pasa algo?

No, no pasa nada.

Te quiero contar una cosa.

Vale. ¿Por qué vas tan rápido?

¿Vienes? Sí.

Ya está la comida. Bajamos un momento.

Os la vais a comer helada.

¡Carlitos!

¡A la mesa!

¿A santo de qué un banco te da de primeras dadas 70.000 duros...

...si no está dispuesto a ofrecerte más?

Eso es verídico.

Ya, por eso.

¿Para qué voy a traspasarlo? Vendemos bien.

Es al contrario. Es una ocasión de bombón de león.

-Coges el dinero y fuera problemas.

Hay que coger el toro por los cuernos.

Les habrá gustado el local por algo.

-Será por algo.

Eso digo yo.

Es más.

Si se les aprieta, yo le saco medio millón.

¡Qué exagerado! Baja la voz.

¿Es o no es?

-Eso es correcto.

-La avaricia rompe el saco.

A ver si se echan atrás. Con este local no lo creo.

-¿Y cuándo contestas? Mañana.

¿Os apostáis alguna cosa a que saco medio millón?

Bueno, ¿qué? ¿Subís o tiro la comida?

Hablan en portugués

Es increíble.

Un ejército que quiere instaurar la democracia de forma pacífica.

Tenías razón. Es espantoso.

-Lo más espantoso es que estos militares...

...estaban en las colonias.

Y saben muy bien lo que es el horror de la guerra.

Han hecho de todo.

Se ve que tienen cuidado en no traer esa violencia aquí.

Es una revolución contra la guerra. Por eso el pueblo está con ellos.

-Ayer teníais una dictadura y hoy, democracia.

Es un milagro.

-Cuarenta años esperando el milagro.

Tanto que todavía no lo creo.

Os toca a vosotros en España.

-Ojalá, ojalá.

-Sabes que las revoluciones se contagian.

Como la gripe, el sarampión.

Hoy nos hemos librado de Caetano.

Vosotros lo haréis con Franco.

-Seguro.

Habla en portugués

Van a liberar a los presos políticos.

Tengo amigos dentro.

Carlos, baja, que no llegamos.

Como no bajes, me marcho.

¡Ya bajo, joer!

"Al leer la carta...

...comprendí que si mi madre la leía, sería mi sentencia de muerte".

"El fin de la paga semanal, el adiós al cine de los domingos,...

...a la tele y a lo mejor de la vida".

"La carta no se limitaba a decir que yo era el rey del suspenso".

"Lo grave es que don Severiano citaba a mi madre esa tarde...

...para decirle que era un desastre, un vago y un irresponsable".

Saca la plaza y a dar clase, es lo que te gusta.

Me gustaría, pero hay que estudiar mucho o tener recomendación.

Y no la que tú tienes.

-Me voy al ensayo, que no llego.

-¿Te voy a buscar luego?

-No hace falta, no sé a qué hora voy a terminar. Nos vemos en casa.

-Bueno.

Adiós. -Adiós.

Adiós. -Adiós.

Adiós.

-Luego llamo a preguntar por Toni.

Sí.

-Adiós. -¿Se lo has dicho ya?

-Aún no. -¿A qué esperas?

-Ahora se lo digo.

-Papá.

Es que Eugenio te tiene que contar algo.

¿Qué pasa?

-No pasa nada.

Lo que pasa es que...

Bueno. ¿Puedo dejar de trabajar por la tarde en la imprenta?

Las oposiciones son dentro de dos meses.

Y así estudiaría por la tarde.

Tus socios lo entenderán. Antonio.

Tiene que sacar la plaza.

Hay lío y a ver cómo se lo digo a esos desgraciados.

Les dices la verdad.

Les diré la verdad.

Pero me dirán que se lo descuente de la nómina.

-¡Cómo eres!

No como son. No estoy solo, tengo socios.

-Es lo lógico.

Claro. Descontáis la parte proporcional.

No, menos.

No te achucharé. Eres mi yerno.

-Bueno.

Yo me voy al ensayo. Espera.

Mira la hora. Te dejo en el metro.

¿Ah, sí?

¿Esta tarde trabajas o ya estamos a la "remanguillé"?

-Si empiezo a estudiar esta tarde, pues mucho mejor.

Eso decía, que hagas lo que quieras.

-Gracias.

¿Sabes lo que te digo?

Con ese dinero no me compraré un coche, sino un Aiwa.

¿Otra vez con el coche?

Luego lo hablamos. Eso, luego.

¡Hija!

¿Te llevo al teatro? Claro.

Merche, ¿por qué no llamamos?

¿Al del banco?

No, al periódico, al de Toni.

Preguntamos por él. ¿No has oído a Antonio?

Es un hombre y no llamamos. No se me va de la cabeza.

Yo siempre me pongo en lo peor.

Déjame, ya está bien.

Mira, hija, en la guerra mataron a muchos periodistas y escritores.

Lo sé yo.

¿Por qué me dices eso?

Bueno.

Esta tarde recogeré a la niña de la guardería.

Iré a la parroquia y le pediré a Santa Rita que lo traiga con salud.

Por Dios.

Me ha metido el miedo en el cuerpo. Será posible.

Al final lo ha conseguido.

¿Quiénes son?

-Son de la policía política.

Están muertos de miedo.

-¡Lo que daría yo por ver algún cabrón de éstos en la Puerta del Sol!

Ahí viene la desdichada.

-Vete ya.

-El rato que sin ti estoy...

...estoy ajena de mí.

-Por lo que finges "ansí" ningún crédito te doy.

-¿Por qué?

-Si me amaras, mi alma favorecieras.

-Tuya soy.

-¡Parad!

¡Parad, vamos a ver!

Éste es un momento crucial en la obra.

Tisbea será seducida.

Está convencida de que él va a casarse con ella.

Va a caer en los brazos de don Juan.

¿Lo entiendes?

-Lo entiendo, sí.

-Vamos.

-¿Por qué?

-Porque si me amaras, mi alma favorecieras.

-Tuya soy.

-Y la besas.

Y despacio,...

...muy despacio...

¿Está claro? -Sí.

-¡Pues vamos!

¡Un poco de energía, vamos!

-¿Desde mi entrada?

-Sí, desde tu entrada.

No, don Severiano, no sabía nada. ¿Qué trastada ha hecho ahora?

Una detrás de otra.

¿No le ha dado mi carta?

No me ha dado nada.

¿Se acerca a mi despacho y hablamos?

En cuanto cierre la tienda voy para allá.

De verdad, lo siento. Muchas gracias, don Severiano.

Este niño nos matará a disgustos.

¿Qué pasa? Nada, nada.

Y el otro que no llama.

¡Será posible!

Seis, dos.

¿Puedo hablar con Antonio Alcántara?

Su mujer.

Vaya.

No le diga nada. Ya le veré en casa.

Hala, muchas gracias.

¿Dónde se habrá metido éste?

¿Se habrá ido a comprar un coche?

Hace 500 km sin repostar.

Cinco velocidades, radio, suspensión hidroneumática.

Y mire usted qué maletero, fíjese.

¿Y esta preciosidad?

Éste es la joya de la corona.

Es el familiar. El maletero es el doble.

¿Y cuánto corre?

A 200, es una máquina perfecta.

Ha sido elegido coche del año.

Me hace falta el coche del año para el mejor año.

¿En cuánto se pone?

6.000 al mes.

¿Y al contado?

¿Al contado?

Al contado mejor precio.

Pero con un coche como éste el dinero es lo de menos.

Eso lo dirá usted.

¿Por qué no lo prueba?

Damos una vuelta y ve qué clase de coche es.

¿Ahora?

Claro, está en su casa.

Mejor dicho, en su coche.

Pues bueno.

Vamos a ver.

Contacto. ¡Qué bonito!

Arranca

¿Siente el ruido? Es como un ronroneo.

Suspensión hidroneumática.

Mire cómo sube.

Freno de mano.

Y primera. Adelante. ¡Adelante!

Como tiene tanto dinero, se ha ligado a Mayka.

No es por eso. Está por él.

¡Qué le va a gustar!

-Como tiene pelos, le gusta.

-Y muchas pesetas.

-Si tuviese tantos pelos en las piernas y en el bigote, ligaba fijo.

Si yo ganase 600 pelas a la semana, las tendría así.

-¡600 calas! ¡Qué suerte ser rico y no estudiar!

Si yo trabajase y ganase dinero,...

...invitaría a las chicas al cine.

-A mí no me importa que seas pobre.

Me gustas como eres.

Gracias, Karina.

Mañana rompo la hucha y te invito al cine.

¿De verdad?

Sí, vamos al Espronceda, echan "Los tres mosqueteros" con Michael York.

"Una multitud se ha concentrado en las inmediaciones de la cárcel".

"Están pendientes de la excarcelación de los presos políticos".

"Familiares, amigos y curiosos...

...esperan la apertura de las puertas con nerviosismo".

"Hace horas empezó a correr el rumor de la excarcelación por las calles".

Oiga.

¿Es el periódico?

¿Podría hablar con un periodista que se llama Gallardo o algo así?

Muchas gracias.

Así.

¿Quién es?

Soy la abuela de Toni.

De un periodista. Antonio Alcántara.

¿Me puede decir algo?

No hemos recibido noticias suyas.

Esperamos su crónica.

¿Sabe si está bien?

No puedo atenderla ahora. Discúlpeme.

¡Me lo han matado!

Esto me emociona tanto...

Se han pasado años y años ahí metidos.

Y muchos no han podido vivir este momento para verlo.

-Nuestras cárceles están llenas de presos políticos.

-Ya lo sé, Toni.

¡Juli! -¡Carmen!

¡Carmen!

-¡Qué alegría!

-Somos libres.

-Sí.

¡Qué alegría!

Hablan en portugués

Toni, es Juli, un colega.

-Hola.

-¿Me perdonáis un momento?

¡Hombre!

Inspector Dávila.

¿Haciendo turismo en Lisboa?

-Alcántara, usted también por aquí.

-Esto no me lo esperaba. -Nos llamaron a los dos.

A usted, su periódico y a mí ya sabe.

-Nunca me había hablado de usted.

¿Por si cambia allí y debemos ajustar cuentas?

-¿Quién es?

-Un poli español.

Viene a ver lo que pasa.

¿Ha visto a los policías en calzoncillos?

Dentro de poco les tocará a ustedes. -Eso no lo verá.

No sé qué pasará cuando muera el caudillo, pero eso no.

Además yo tengo la conciencia muy tranquila. No he hecho nada.

-¿Me dirá que no se han llevado a nadie por delante?

¿Quién tiró a Ruano por el hueco de la escalera?

-Yo no fui, fue un accidente.

-Ya, un accidente.

Aquí la policía también ha tenido muchos accidentes.

-Yo con usted siempre me he portado bien.

Lo traté con respeto.

Vamos, dígalo, reconózcalo.

-Respeto...

Habla en portugués

Me gustaría decirle tantas cosas a este cabrón.

-No lo pienses más.

Tienes que volver a España, ¿no?

-Tienes razón.

¿Me acompañas? Tengo que dictar la crónica.

Buenas tardes, padre.

¿Se sabe algo de Toni? No, yo tengo una angustia.

No se preocupe, en la radio dicen que en Lisboa las cosas están calmadas.

¿A quién puedo pedirle? ¿Cómo?

¿A Santa Rita o a Santa Gema?

Es igual.

Lo que importa es la fe con que se pide.

Se lo pediré a las dos. Muy bien, Herminia.

Santa Gema.

Devuélveme a mi nieto sano y salvo, por favor.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia.

¡Hombre, Alfredo! Doña Mercedes, buenas.

Su madre no contesta.

No está.

¡Vaya por Dios!

Está en la parroquia.

Me voy a acercar.

Buenas. Buenas.

Clara, ¿has visto a mis hijos?

No, pero estarán con el mío. A saber...

Oye, ¿al final traspasas o no?

Todavía no lo sé, hija.

Es que...

Claxon

Es Antonio.

¿Y esto?

Ahora te lo cuento.

-¡Antoñito!

Ya era hora.

¡Qué pedazo de bólido!

¿Cuánto te ha costado? -Tirado.

A plazos ni se nota. ¿Lo has comprado?

Todavía no, Merche. Todavía no.

¡Joer, qué coche!

-¿Es vuestro? No sé.

¿Qué te parece?

-¡Qué línea, qué confort! No sé si vender el mío y comprar uno.

-A su disposición.

-Porque voy a vivir dos días. No te preocupes.

A mí también me gusta mucho.

¿Cuánto cuesta? ¿Y el otro?

Está en el concesionario.

-Si le parece, me lo quedo hasta mañana.

Aún no he tomado una decisión.

Le veo mañana en la oficina.

Debo consultarlo con mi señora.

Habíamos dicho que no. ¿No te acuerdas?

Tranquila. ¿Ha llamado?

No, no ha llamado.

¿Adónde vas? Tengo que irme.

¿Adónde? Don Severiano quiere hablar conmigo.

Carlos, ¿qué has hecho ahora?

Nada. Ven aquí.

Ven, pajarito. Voy a hacer los deberes.

¿No has hecho nada? ¡No!

Santa Rita, protege a mi nieto Toni.

Y si me lo devuelves sano y salvo,...

...te prometo que no volveré a catar un canutillo de crema.

Ni un milhojas.

Y lo que me cuesta más sacrificio:

No saldré más con Alfredo. Es lo que más me gusta en el mundo.

Te lo prometo.

Padre Nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Venga a nosotros tu Reino.

Hágase tu voluntad.

Así en la tierra como en el cielo. Herminia.

Está usted guapísima. Cállese, Alfredo, no me diga nada.

He hecho una promesa y no respondo. ¿Qué pasa?

Sólo he dicho que está muy guapa. ¡Cállese, por Dios bendito!

Herminia. No me persiga.

Y cállese. Algún día se lo explicaré.

¿Qué carta? Yo no sé nada de ninguna carta.

¿Dónde la has puesto?

La he perdido.

¡Y encima es un mentiroso!

Es la primera noticia de que no estudia.

Dice que es de los primeros de la clase.

Sí, pero por la cola.

Y yo se lo digo:

"Carlos, no alborotes".

No armo jaleo. Que te calles la boca.

¡Cállate la boca!

Ni me hace los deberes ni se concentra ni me escucha.

Quiere trabajar y ganar dinero.

¿Trabajar?

Yo quiero ganar mucho dinero como Luis.

Tú no puedes trabajar.

No seas idiota.

Para eso hacen falta 14 años y no los tienes.

Esto es desde que Luis trabaja en el futbolín.

Le paga un sueldo.

Pues claro.

¿De qué sirven la Historia y esos rollos? Quiero dinero.

¡Me cago en la leche!

Este tío es idiota. ¡Para, para!

Ahí, ahí.

Te haré trabajar. ¡Para!

A éste lo meto yo en cintura.

Por mi madre.

Me adelanto. Adiós.

¡Tira "p'alante", idiota! No hay forma.

¡Tira "p'alante, idiota! Adiós, señora.

¡De verdad!

Mira.

-¡Joder!

-¿Te gustan?

-Sí, son muy buenas.

Le diré a Gallardo que te las compre.

Si te parece a ti.

-Sí.

Teléfono

-Mi conferencia.

"Obrigado".

Manuel, soy Toni. Ponme con el jefe.

-¡Alcántara, ya era hora!

-"Hola, Gallardo".

-Llevo todo el santo día esperándote.

-No he podido llamar antes.

-Bueno, dejémoslo.

¿Va todo bien?

-Va todo muy bien. Ya le contaré.

Estoy en la radiotelevisión.

Tengo unas fotos muy buenas de una fotógrafa de aquí.

-Mañana ve al Alentejo, a ver cómo está todo.

Es una zona revolucionaria.

"Mándame una crónica, pero tempranito".

-Spinola da una rueda de prensa y permite preguntas.

-Está aquí Spinola.

No me cuelgue.

-¡Toni, Alcántara!

Me cago en la madre que lo parió.

¿Quiere decir algo para España?

Está expectante...

...ante los acontecimientos que se desarrollan en Portugal.

Habla en portugués

-Dice que la nueva política no afectará las relaciones...

...entre Portugal y España.

-Me voy. Está mi jefe al teléfono.

Ahora me cuentas. -Vale.

Gallardo, ¿sigue ahí?

-Pues claro. Te paso a Carmela, a ver si llegamos a la primera.

-Empiezo: "Lisboa era una fiesta", de nuestro enviado Antonio Alcántara.

Lo cojo como aprendiz.

Pero esto no es un trabajo para señoritos.

Mira la hora que es y yo aquí trabajando.

Mejor, así se nos espabila antes.

Abro a las ocho y media. Aquí estará.

Cierro a las 7 si no hay trabajo. Si lo hay, cierro más tarde.

Una hora para comer.

¡Para qué queremos más!

Bueno, tráete ropa vieja.

¿Cuánto me va a pagar?

¿Ya empezamos?

Me tendrías que pagar tú a mí por aprender el oficio.

Pero tratándose de ti...

...te daré 300 pesetas.

¿Al día? No.

¡A la semana! ¡Anda éste!

¿A la semana? Sí.

A Luis en los billares le dan 600 a la semana.

¡Bueno!

Éste un día me monta una huelga.

Bueno.

Vamos a ver.

¿Te hacen 100 duros?

Vale.

Pues venga, arreando.

Venga, a casa.

Los 40 duros al día que te ha ganado te los pongo yo.

¿Qué haces ahí?

A casa y acuéstate pronto que tienes que madrugar.

Que no se quede ni 4 días.

Trátale mal y bien mal. Y apriétale las tuercas.

Tu hijo se va a enterar. Es mi hijo y te pondrás blando.

¿Yo?

Si dura un mes, pones tú las 2.000 pelas y me cambias el aceite.

¡Sí, hombre! Y lo más importante.

Se me olvidaba.

Gracias, que le hacía mucha falta.

Me has acojonado hasta a mí.

Adiós.

Adiós.

¿Qué te pasa?

¿Te pasa algo?

-No me pasa nada, quiero dormir. Estoy cansado.

-Yo creo que sí que te pasa algo.

¿No me lo quieres contar?

-Venga, va, por favor.

-¿Por qué te has ido del teatro sin decirme nada?

-¿Quién te ha dicho que yo estaba en el teatro?

-El portero.

¿Has bebido?

-¡Que voy a beber yo!

Venga, va, no digas tonterías.

Quiero dormir, mañana tengo imprenta y madrugo.

Venga.

-Por la tarde ven al ensayo y tomamos algo por ahí.

-Sí, ya veremos. Venga, buenas noches.

-Pero mi amor, ¿te he hecho algo?

Bueno, pues nada.

Ya me lo contarás cuando te dé la gana, claro.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores.

Ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia.

Bendita tú eres...

¡Ay, ay, ay, ay!

Para quieta un momento, Merche. No puedo dormir.

No puedo. Es muy raro.

Le habrá pasado algo. Te lo digo yo.

Se fue ayer a las tres de la madrugada y no sabemos nada de él.

Mujer, estará trabajando.

Ningún periódico ni la televisión ni la radio...

...ha dicho nada de ningún periodista.

Si pasa algo, se sabe. Me da mala espina.

¡Joder!

¿Adónde vas? Al baño un momento.

¿Cuánto te marchas a Madrid?

-Pues no lo sé.

En un par de días, supongo.

Mañana voy al Alentejo, al sur.

-Al Alentejo.

-Al Alentejo.

A ver cómo está todo por ahí y enviar una crónica.

-Te echaré de menos.

-Y yo a ti.

-¿Sabes?

He estado a punto de preguntarte una cosa.

-¿El qué?

-Si tienes novia, cómo es, si te vas a casar con ella, si...

-Bueno, ése es un tema un poco...

-No, no me digas nada.

Prefiero no saberlo.

Ésta es nuestra noche.

Nuestra primera y última noche.

-Bueno, ¡quién sabe eso!

-Nada de hacer planes.

Es mejor así.

Me voy a acordar toda la vida de ti.

-Y yo también.

Habla en portugués

¿El qué?

-El cachorrito revolucionario.

-Ahora cuando llegue a Madrid...

¡Ostras, mis padres, no he llamado a mis padres!

Perdona, no he llamado a mi madre. Se pone muy nerviosa.

Hola, ¿me puede poner con Madrid, por favor?

¿Cuánta demora?

Sí, espero.

Ocho, dos, siete, tres.

"¿Sí, diga?"

Buenas noches.

Es tarde, pero ¿puedo hablar con don Francisco Gallardo?

"¿De parte de quién?"

Soy la madre de Antonio Alcántara. "Voy a mirar si está en su despacho".

Gracias.

Merche, Merche.

¿Estás bien?

Sí, ya voy.

Ven, si no, me desvelo y no duermo.

Ya voy, Antonio, ya voy.

"¿Dígame?"

Perdone, es muy tarde.

No sabía si lo encontraría ahí.

Aquí estoy, permanentemente como las funerarias.

Va a preguntarme por su hijo Toni.

Sí, desde que se fue ayer de madrugada no sabemos nada de él.

Hablé con su marido esta mañana.

¿Llamó mi marido?

Y la abuela de su hijo.

¿Mi madre?

Sí.

Lo siento, no lo sabía. Perdóneme.

Hablé con su hijo cuando mandó la crónica y está bien.

Se me ha olvidado decirle que llamara. Lo siento.

Muchas gracias.

Muchas gracias y buenas noches.

Hágaselo saber a su marido y a su madre.

Gracias.

¡Ay, por Dios!

Merche, ¿qué haces aquí?

Que está bien. ¿Quién?

Toni.

Su jefe ha hablado con él esta tarde y contigo.

Sí, yo llamé porque no podía más.

Y llamó mi madre.

¿Tu madre por qué llama al periódico?

Lo importante es que está perfectamente.

Ya lo sabía. ¡Qué le va a pasar!

Tú has llamado a escondidas al periódico.

No te lo he contado para no preocuparte.

Yo estaba ya muy preocupado.

Preocuparse por los hijos no acaba.

¿Y de qué nos vamos a preocupar?

Teléfono

Va a ser él. ¿Sí?

Papá, hola, hola, que soy yo.

¡Toni! ¿Cómo estás?

¡Será posible!

Bien, papá, estoy muy bien.

No he podido llamaros antes.

No había línea.

Nada, yo estaba tranquilo. Son tu madre y tu abuela.

¿Estás bien? Dame.

Sí, estoy muy bien.

"Te paso a tu madre y se lo dices".

Está aquí.

¿Es Toni? Sí.

Toni, cariño.

No oigo. ¿Cómo estás?

Bien, mamá, mucho trabajo.

En la radio dicen que por ahí pegan tiros.

No, dieron 4 tiros, pero está todo tranquilo.

"Te oigo voz de cansado".

¿Estás durmiendo?

No mucho, tengo trabajo.

Esta noche no creo que vaya a pegar ojo.

¿Cuándo vienes? Sí.

En un par de días. Ahora no puedo hablar.

Tengo que ir al Alentejo.

Te llamo cuando pueda, un beso. "Llámame, si no, estoy en vilo".

Llama. Ha cortado.

¿Ha cortado?

¡Qué corto!

A estas horas y trabajando, también...

Son periodistas y están al filo de la noticia.

No tienen horario. Bueno.

Me voy a la cama.

Esto se lo debemos a San Cucufato y Santa Rica.

Pues réceles un rosario o dos.

¡Qué olfato tienes!

No puedes dormir y va justo y llama Toni.

Ahora ya puedo pensar en la tienda. Él está bien.

¿Qué hacemos?

¿Traspasamos?

¿O no? ¿El qué?

La tienda.

La tienda es tuya.

Haz lo que quieras, no voy yo a decidir...

La tienda es de los dos, como todo.

Es mucho dinero.

Medio millón.

No, 350.000 pesetas.

Y yo te digo que medio millón.

Con medio millón nos bastaría.

Pagamos todo y nos quedan 300.000 pesetas limpias.

300.000 pesetas. Imagínate.

Para pagar a Nieves, un coche y más.

Cada uno es cada uno.

Pero si fuera yo, traspasaba mañana.

Y me quedaba más ancho que largo.

Mañana. Quizá llevas razón.

A ver. Hay que vender mucho para sacar medio millón.

Medio millón...

Bueno, mira.

Cómprate ese coche, anda.

Como dice Desi, vamos a vivir dos días.

Y pasamos uno durmiendo.

Pero déjame a mí.

Le diré que el local es muy bueno. Sí.

Que es como Galerias Preciados. Déjame a mí.

Por un coche yo quemo el banco.

Hablan en portugués

Me resulta raro ver una manifestación sin broncas.

-A mí también.

Habla en portugués

-Disfruta mucho.

-Y tú.

-¿Nos volveremos a ver?

Si vas a Madrid, llámame.

-Cuando echéis a Franco, iré. Ahora os toca a vosotros.

¡"Pueblo", "Pueblo"!

-Baja de ahí.

-¡Qué dices!

-¡Oiga, no se lo pierdan!

¡Ha salido "Pueblo"!

-Hola, Cerban.

-¿Y tu compinche?

-Trabajando.

-Me lo imaginaba. ¿Qué quieres?

-Pues una bolsa de pipas.

-Aquí la tienes.

-Hola.

-Hola.

-¿Por qué vas tan guapa?

-Me voy al cine con Carlos.

Ponme dos algarrobas.

Dos chicles.

Seis acis y nada más.

Sí, y dos martillos.

Apúntaselo todo a Carlos.

-¿A Carlos?

-¿Te importa que salga un poco antes?

-¿Crees que se sale del trabajo cuando uno quiere?

-Es que...

-Nada, tú sales a las ocho como está mandado.

Venga, a trabajar. -Por vuestra culpa no cobro este mes.

-¿Por mi culpa? -Por la de los dos.

-Eres un explotador.

Pero ya cambiará la tortilla.

-La liarás con Comisiones Obreras.

-Lárgate y no te enrolles, vamos.

-Me voy a recoger a Carlos.

-Voy contigo. -Vale.

-¡Luis, a trabajar!

¡Venga!

¡Oiga, ha salido "Pueblo"!

¡No se lo pierdan!

Podemos firmar aquí en mi tienda. Mi marido no ha llegado todavía.

¿Dentro de una hora?

Aquí le espero.

No, de dinero ya hablará con mi marido.

Adiós, muy buenas.

¿Y entonces cuánto?

Valentina, hija.

Mi hija la va a indemnizar.

Me he dejado aquí los mejores años de mi vida.

¡Será posible!

Me voy a gastar la indemnización en un viaje.

Me pasaré un mes en Ibiza. ¿Qué se le ha perdido en Ibiza?

¿Qué hay que ver allí?

Pues desnudos.

Hombres en cueros vivos.

Allí se bañan todos como Dios los trajo al mundo.

¡La repera, Herminia!

Ahí está su Alfredo.

¿Qué?

Hija, me tengo que ir.

No te extrañes si hoy tardo un poquito más.

Porque Alfredo, después del cine,...

...me ha dicho que me va a llevar a un "puz".

¿A un qué?

Un "puz".

¿Un pub?

Que se divierta.

Muchas gracias.

Alfredo, buenas tardes. Hola.

¿Iremos al "puz"?

-¡Anda!

¿Ya está limpia la horquilla de embrague?

Un momento.

Ya está. Pásamela.

Y dama la llave del 14. Ésta.

Toma.

-Hola, macho.

Hola. -¿Has acabado?

Sí. Corre, empieza la peli.

-¡Eh! ¿Y tú adónde vas?

Al cine. ¡Qué cine ni qué cine!

Esto no está limpio.

Ramón, quedamos en que terminaba a las siete y ya son.

¡Me cago en la leche, limpia esto!

¡Uno se va cuando acaba el trabajo!

Son las siete.

He dicho que a trabajar.

Cuando acabes te limpias esa caja de bujías.

¡No te fastidia!

Me parece que no voy a poder ir.

-Si no te importa, me voy con Josete.

¿Te vienes? -Bueno.

Adiós, macho. -Adiós, Carlos.

Adiós.

¿Ya está lista la pieza? ¡Ya va!

No me repliques, Carlos.

"Comprendí lo duro que era trabajar de sol a sol...

...sin tener tiempo de disfrutar del dinero...

...que me había ganado con el sudor de mi frente".

"Luis había terminado su jornada".

"Y ligaba sin parar invitando a las chicas".

"Pero yo me había quedado sin Karina...

...y creyendo que estaba en el sitio equivocado".

Debe de estar a punto de llegar.

Me lo dan en tres semanas, Merche. Han dicho que tres semanas.

Hay que matricularlo y hacer el seguro.

¿Cuánto te dan por el viejo? He sacado para la entrada.

20.000 pesetas.

Menos da una piedra.

Atención. Un aspirante a la medalla al mérito al trabajo.

Pobrecillo, le voy a decir algo. Quieta, quieta.

Quieta.

Debe aprender a valorar lo que cuesta ganar un duro.

Mi niño... Mira cómo va tu niño.

No levanta ni la cabeza.

No te rías.

Tengo ganas ya de estrenarlo. No será esta semana.

Me han invitado al Club Siglo XXI.

¿Lo conocías? No.

Voy a ir a oír una conferencia o un coloquio.

A ver si te fichan.

No, Prieto me invitó y dijo que sólo van picatostes.

¡Picatostes!

Picatoste.

Capitostes.

Como los militares.

Gente rica.

¡Qué gracioso!

Que se hace negocio.

En el Club Siglo XXI se reirán de mí.

¡Qué tonto! Iré en taxi.

No tengo un coche adecuado.

Luego cuando tenga el mío me lo llevaré.

Si no da medio millón y se queda en 350.000, ¿qué?

No se vende, Merche. Si no hay medio millón, no se vende, pero lo habrá.

Aquí está.

Le estábamos esperando.

He tenido un atasco enorme.

Mi marido, Antonio Alcántara.

Encantado. Mucho gusto.

Cuando quiera subimos. Bien.

¡Abuela!

¡Mamá!

¡Paquita!

¡Joer, no hay nadie!

"¿No es cierto, ángel de amor,...

...que en esta apartada orilla más pura la luna brilla...

...y se respira mejor?"

"Esta aura que vaga llena de los sencillos olores...

...de las campesinas flores que brota esa orilla amena".

En este acto recibimos la cantidad de 50.000 pesetas.

Corresponden al 10 por ciento de las 500.000 pesetas...

...estipuladas por ambas partes...

...por el traspaso del local sito en la calle San Esteban de Prabia, 18.

Muy bien.

Firmen ustedes abajo.

Firma tú, Merche.

Deme.

Perdón.

Es así y...

Siempre está en mi corazón...

...el recuerdo de tu amor.

Que al igual que tu canción...

...mi pobre alma sufre de dolor.

Siempre está en mi corazón...

...la nostalgia de tu ser.

No puedo.

¿Cómo que no puedes?

Que no puedo. ¿Qué hago yo sin Meyni?

Ya lo habíamos hablado.

Ya lo sé.

Pero esto es pan para hoy y hambre para mañana, te lo digo yo.

¿Eso cuándo se te ha ocurrido? Ahora.

Lo siento.

Lo siento, pero ni 350 ni 500 ni nada.

Bueno.

Más lo siento yo.

Tengo muchas cosas que hacer antes que estar aquí.

Lo siento.

Buenas noches.

Buenas noches.

¡Joder!

Así no se hacen las cosas y ya está.

Ya está. A lo hecho pecho.

¡Qué fácil solucionas tú todo, a lo hecho pecho!

Hemos involucrado a gente.

A ver qué le digo al del concesionario.

¿Le digo que queme el coche? Que tu mujer no quiere, la verdad.

Parece que se va a hundir el mundo por tener el 850.

Cariño, levanta, que me vas a manchar.

Levántate de ahí.

Hola.

Vas manchado de grasa.

Sí, he limpiado unos carburadores.

¡Pero hijo!

¿Tú has visto a este niño? Pues claro.

¿Y el medio millón?

No hay medio millón.

Al final tu madre se ha rajado.

Lávate, que preparo la cena. Sí, prepara la cena.

No quiero cenar. Me voy a acostar.

A acostarte que mañana hay que madrugar.

Y lávate un poco.

Papá. ¿Qué?

¿Puedo volver a clase?

¿Qué mosca te ha picado?

Prefiero estudiar.

No volveré a vaguear. Palabra.

Tú estás tonto. El lunes al colegio.

¡No va el lunes al colegio!

¿Esto es el arte del birlibirloque? No, señor.

El lunes a trabajar hasta el sábado por la mañana.

No grites.

Paquita duerme a la niña. Esto no se lo cree nadie.

No le des vueltas.

Le doy vueltas.

¡Te consigo medio millón, tienes ahí 100.000 duros más!

Y no lo ves claro. ¡Qué exagerado!

Vete. No lo ves.

¡Vamos!

¡Como si fuera una marquesa!

Será posible.

¡Qué cabezón eres!

"Mi padre tuvo que esperar para comprarse el coche".

"Y yo renuncié a las 2.000 pesetas que me iba a pagar Ramón".

"No había conseguido ligar con ninguna chica".

"Estudiar no era lo que más me gustaba".

"Pero prefería las ecuaciones...

...a pasarme 9 horas en un taller manchándome de grasa".

¡Desde luego! Toda la vida deslomándome.

"Volví al colegio con las orejas gachas".

"Pero soñando con que aquí hubiera una revolución, como en Portugal,...

...y suspendieran las clases".

Somos cantores de la tierra lusitana.

Traemos canciones de los aires y del mar.

Vamos llenando los balcones y ventanas...

...de melodía del antiguo Portugal.

Oporto riega en vino rojo las laderas.

De flores rojas va cubierto el litoral.

Verde es el Tajo, verde son sus dos riberas.

Los dos colores de la enseña nacional.

Cuéntame cómo pasó - T8 - Lisboa era fiesta - Capítulo 119

14 sep 2006

En una España marcada por el aperturismo, por la subida de los precios, por la llegada de los primeros porteros automáticos y por los tímidos, aunque incipientes, cambios políticos, arranca la octava temporada de Cuéntame cómo pasó. La Revolución de los Claveles en Portugal, el 25 de abril de 1974, se convertirá en el telón de fondo y en el motor de nuestra historia, trasladándonos al centro del conflicto, directamente a Lisboa de la mano de Toni Alcántara. 

Allí conocerá a Carmen, una fotógrafa interpretada por la actriz portuguesa María de Medeiros, que le ayudará a conocer los secretos este alzamiento militar que contó con el apoyo popular y devolvió la democracia a Portugal.

Antonio Alcántara continúa trabajando en la cooperativa de Herederos de Usillos, donde parece que por fin las cosas empiezan a funcionar. Lejos ya de Don Pablo, los beneficios y los encargos no paran de aumentar, lo que refuerza una seguridad en sí mismo, que hasta ahora estaba dormida. Además, las nuevas amistades hacen que Antonio sienta, una vez más, deseos de prosperar y de mejorar, apuntando siempre a lo más alto.

En este tiempo, Eugenio sigue trabajando en la imprenta con Antonio mientras prepara unas oposiciones y, por su parte, Inés compagina su vuelta al teatro con Meyni. Y es que Inés ha regresado a la tienda de su madre renovando todo con un aire hippie y desenfadado que ha ayudado a que Meyni salga del bache por el que estaba pasando. Mercedes está encantada de tener a su hija otra vez cerca y disfruta viendo cómo su pequeña tienda resurge. La ilusión parece haber vuelto, y no sólo es evidente en Inés por su vuelta a los escenarios, su gran afición; también Herminia vuelve a vivir momentos felices al lado de Alfredo sin importarle el ¿qué dirán¿.

En cambio, la ilusión de Paquita al lado de Quique parece que no está viviendo sus mejores momentos. Su relación se estanca y parece que no tiene salida. El que sí que tiene salidas para todo es Carlitos, que ahora cree haber descubierto el método infalible para ligar. El más pequeño de los Alcántara ha decidido ponerse a trabajar¿

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T8 - Lisboa era fiesta - Capítulo 119" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T8 - Lisboa era fiesta - Capítulo 119"
Programas completos (367)
Clips

Los últimos 2.671 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos