www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
880609
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.112 - Dos días de diciembre
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú, que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Ronquido

(NARRA) "Cuando me desperté aquel 19 de diciembre de 1973,...

...faltaba un día para las vacaciones, cinco para Nochebuena...

...y dos semanas para empezar las clases".

"Pero si recuerdo ese 19 de diciembre...

...fue por tres cosas importantísimas:

Kissinger se marchó de Madrid, al día siguiente...

...se celebraba el juicio 1001, del que todos hablaban,...

...y vi una mujer desnuda por primera vez".

¡Ostras!

"¡Dios mío, nunca había visto nada igual!"

"Y aunque estuvieran en papel, a mí me pareció...

...que no podía ver nada más maravilloso".

Ronquido

Bueno, Antonio, aquí estoy.

Buenos días. Venga, cógete el pliego grande y vienes conmigo.

Sí.

Vamos a ver, Eugenio,...

...si se meten contigo, tú chitón.

¿Eh? De acuerdo.

Y otra cosa, no les cuentes que has sido cura.

Pero ¿por qué no?

Porque no me gusta. Está bien.

Eso y que no se enteren de que no tienes ni idea.

Algo de idea sí tengo.

Ya, ya. Bueno, empiezas con la guillotina.

Ten mucho cuidado.

Tampoco te preocupes.

Monté folletos en la parroquia cuatro años.

No compares esa guillotina, que va con una Gilette,...

...con una guillotina industrial. Ya.

Y que no sepan que no sabes nada.

Algo sí sé, ¿eh? Vamos, mucho, vamos.

Empiezas con los pliegos grandes.

Los doblas, los montas,...

...los grapas y los cortas.

Doblas, montas, grapas y cortas. Dímelo.

Doblo, monto,... Por orden.

...grapo y corto.

Es fácil. Pues ve a hacerlo.

-Ya empezamos. ¿Qué?

Curro con su rollo. ¿Qué pasa?

Que ese cabrón está agitando a todos con el juicio de mañana.

Mírale cómo se da el pisto el tío.

Cago en la leche, es que no piensa en otra cosa.

Esto no tiene buen final. -Estos quieren hacer un paro.

Si es que estoy harto. Y encima, la ciática.

-A este le echo yo.

Él los incita.

Así no podemos seguir. -Hombre, si lo pensamos...

...lleva su razón. Para, que sé dónde vas.

Que acabas de su parte.

Pero ¿tú ves normal que les metan...

...20 años por ser de un sindicato?

Yo creo que tienen razón.

Calla, que no sabes nada. Además, hablo con mis socios.

Así que cállate.

Perdona, Antonio.

¿Estamos? ¿Estamos?

Lo que yo digo que es que aquí los paganinis somos nosotros.

-No deben ir a la cárcel.

Yo no quiero gritar, pero parece que no me oyes.

Que hay que hacer una entrega y no podemos entregar.

Explícales que no podemos porque han parado las máquinas por Camacho.

-Coño, esto hay que cortarlo.

¡Y de raíz!

¿Estamos?

Eugenio, a la máquina.

-Sí, perdón.

Si me gusta Sagrillas, pero pasar allí las Navidades...

Pues tu padre y el tío están emocionados.

Además, el tío no ha ido a la tumba de la abuela.

Y Sagrillas se pone tan bonito.

No sé qué querrá Eugenio. -Toda la mañana esa dichosa sirena.

-Muy buenas. -Buenas. Cierre. Qué frío.

¿Ha habido algún accidente? -Ni idea.

Esa sirena lleva toda la mañana sonando.

A ver, certificado para su marido.

Ya sabe, si quiere lo coge y si no no. Me voy por donde vine.

¿De quién es? De la Gerencia de Urbanismo.

Traigo una para cada vecino.

Bueno, ¿lo quiere o no?

Deme, deme. Tome, a ver.

Écheme por aquí una firmita.

Está helado, ¿eh? Sí, y la mañana que me queda.

Bueno, hasta más ver. -Adiós.

Adiós. -Hasta luego.

-¿La abres o qué?

Será la contestación del recurso.

-Ábrela, seguro que os dan el oro y el moro.

A ver si nos amargan las Navidades.

Cómo se nota que es Navidad.

Tomates a 25 pesetas y pescadillas a 250 pesetas.

¿Eso es de Urbanismo? Sí.

Ay, Dios mío.

(LEE) "Esta gerencia ha establecido el nuevo precio por su vivienda...

...en la cantidad de ¿234 000 pesetas?"

-Eso es imposible. Es poquísimo.

¿Y qué vamos a hacer?

¿Tanto lío para darnos 6 000 duros más?

Qué poca vergüenza tienen. Es que no la conocen.

Y mientras los de CC. OO. pueden ir a la cárcel,...

...¿qué hace el sindicato? ¡Mirar a otro lado!

-Solo quieren chupar del bote. -¿Dónde está Solís?

¡Está callado como un muerto! -Estoy dispuesto a luchar.

-¿Puedo hablar? -¿Qué pasa?

-A ver, si paramos mañana, será imposible...

...entregar el pedido al ministerio.

-¿De parte de quién estás? -Vuestra.

-No se nota. Como eres el yerno.

Estás de su parte. -Eh, eh.

-No podemos pedir más. -Él es mi suegro.

Pero estoy con vosotros.

No mezclemos. -Bueno, hay que demostrar...

...que vamos a plantar cara.

Y que mañana paramos en toda España, ¿eh?

Y si condenan a nuestros compañeros, no nos quedaremos quietos.

¡Mañana se para!

Vamos, me chupo todos los juicios y ahora el de CC. OO. lo cubre otro.

-¿Has terminado con eso?

-Ya estoy acabando.

-Te vas a Barajas. -¿No iba Ayuso?

-Sí, pero ahora vas tú.

Estás acreditado. -No llevo traje.

Te vas a magistratura, de ahí te vas a casa y te cambias,...

...y cuando acabes con lo de Kissinger, aquí.

-Si no me queda otra. -Ve a ver cómo van las elecciones.

Si puedes, entrevistas a Ruiz Jiménez y a Pedrol Rius.

-Carlos, oye, soy Toni. Prepara las cámaras, que vamos a Barajas.

¿Me recoges a la una y media en Magistratura? Hasta ahora.

Teléfono

-¿Sí? Sí, soy yo.

¿A qué hora?

Sí, yo puedo ir, pero el rubio no.

Bien.

Vale.

Me han citado para discutir lo de la manifestación de mañana.

-Es como meterse en la boca del lobo.

-¿Quién irá?

-Los del PCE, los chinos, los del PT y nosotros.

-¿Aún aquí? Pero ¿qué pasa?

¡Vamos, que es para hoy! ¡Venga, coño!

¡Venga, tomad nota de las tareas para las vacaciones!

-Pero ¿por qué hay que hacer deberes?

-Pues para que no os olvidéis de lo poco que sabéis.

-Las vacaciones son para divertirse, ¿o no?

-¡Josete, cállate y siéntate!

-¡Hala! Déjame verla. Que no.

Déjamela. Que me la dejes. Que no.

-¡Hala!

¡Joder, macho!

-¿De dónde la has sacado?

De mi tío Miguel, de Francia.

-Enséñamela. -Déjanosla.

Que no. Por favor.

Venga, vamos. Está bien, una página.

-¿Qué es esto?

Ya está. -¡Jo!

-Yo no he visto nada.

Que no, que ya está.

-¡Silencio! ¿Qué está pasando aquí?

¿Qué está pasando aquí?

-Las vacaciones son para divertirse. -¡Joer!

-¿Para divertirse? ¡Para estudiar!

-¿En Francia se vende de eso?

Pues claro.

En Francia, si quieres, te compras 50 revistas.

¡50 dice, jolines! -Qué suerte tienen.

Y aquí también las podremos comprar cuando se muera Franco.

Jo, es que Franco nunca se muere. -Ya.

-¡Ya está bien!

¡No quiero oír ni una palabra!

¡Copiáis los trabajos que me tenéis que presentar!

¡Callaos de una vez y sentaos, hombre!

¡Kissinger se entrevista con Franco! ¡Oiga, qué noticia!

-¿Qué culpa tengo yo de que suban las lechugas?

-Pues desde luego... -Tía roñosa.

-Venga, señores, con Dios.

Sirena

-Tú, documentación, venga, vamos.

-Están pidiendo la documentación.

¿Por qué hacen eso?

-Temen que hagamos una manifestación.

Que estamos en Navidad. No hay humanidad.

¿Qué pensará encontrar en esa lechuga?

-Mamá, ven. Sí, cariño, ya voy.

-Venga, circule.

Ahora vengo.

Usted, venga para acá.

Documentación. -Han venido para...

...que no protestemos.

-Encima de que me dan una mierda, no dejan que me queje.

¡Joder!

Estas son las mejoras.

-Y el edil encima querrá que le demos las gracias.

-Que no han venido por eso. Han venido por el juicio de mañana.

El juicio 1001.

Lo dice Le Monde. Esperan disturbios.

-Estos vienen de Urbanismo para evitar que protestemos.

-Me voy a mi casa. -¿Qué dices?

-Que no, que yo no he hecho nada y me voy a mi casa ahora.

-Que hagas caso. Te van a dar de hostias.

-¡Estas cosas en Francia no pasan!

-¡Cállate, Miguel! -Circule.

¡Eh, ese de ahí!

Venga. -¡Eh, tú, el del paquete!

La documentación.

-Nos quieren meter miedo, canijo.

-Habrá que hablar con Mercedes para hacer una manifestación.

-¿No será por lo del juicio del Camacho ese?

-¿Qué Camacho? Si no tenemos nada que ver.

-Bueno.

-Documentación.

-Aquí no dice que pueda vender tabaco.

-Llevo 30 años vendiéndolo.

Tabaco, chicles...

Pero ¿qué hace usted?

Pero ¿qué busca?

¿Qué busca?

Que yo hice la guerra con el Generalísimo.

Yo, sí, tanquista. ¿Y sabe por qué ando medio cojo?

Por la metralla de los rojos.

¡Sí, señor! "Los corazones belicosos" de los niños no.

Que están nuevecitas. De los niños, no.

Hay que ver qué estropicio.

Cómo me ha dejado el quiosco.

¿No le da pena?

-Dejadme, coño.

-Oiga, oiga.

Documentación.

-Yo voy a mi casa. Vivo ahí. -Su documentación.

-Sí.

-La tienen tomada con él. No salgas, espera a ver qué pasa.

-Tenga.

-Pero ¿esto qué es?

¿No ve que está caducado?

-Ah, verá, es que yo vivía en Francia.

Y hace poco que he venido a España.

Vivo con mi hermano.

-¿Dónde trabaja?

-Trabajaba en la Citroën.

Pero me han cancelado el contrato y he vuelto a España.

Estoy pensando...

...en abrir un negocio si encuentro un local. Vamos, un taller.

No sé. -¿Qué lleva ahí?

-¿Qué? -¡El periódico!

Ya sabía yo que le iba a traer problemas.

¿Y esto qué es? -Le Monde, es francés.

Lo compré el otro día.

-¿Dónde? -En Cibeles.

Es que uno se acostumbra a leer la prensa de Francia.

-A ver, ¿qué pone aquí?

-¿Aquí? -Sí.

Lee en francés

¡En cristiano, en cristiano! -Bueno.

-Que por la crisis energética la luz de los escaparates de París...

...queda prohibida.

¿Sigo? -No, no, está bien.

Está bien, circule.

-Bien.

-Oiga.

Renueve el carné, ¿eh?

-Sí, señor.

-Venga, nos vamos.

-Perdón, es que...

-Gracias.

-Tío, ¿estás bien?

-Sí, no pasa nada.

-¿Seguro?

-Venga.

A ver.

Curro, ven, que quiero hablar contigo.

Bueno, ¿qué pasa?

Eso te pregunto yo. ¿Qué leches te pasa?

¿Te ha dado un tantarantán?

Tampoco hay para tanto.

¿Estás tonto o qué? ¿Quieres joderme el contrato del ministerio?

Qué contrato, joder. ¡El del ministerio!

Hace dos días eras un obrero más.

Y lo sigo siendo, pero ahora tengo que buscar dinero para pagarte.

No me líes y no te confundas, que el paro será en toda España.

¿En España? Sí.

Qué ingenuo.

Vais a parar cuatro desgraciados.

¿No ves que siempre estás con lo mismo?

¡Que el enemigo de clase no soy yo, joder!

¡Que si a final de mes no hay dinero, no cobro y te pago!

Tú tienes unos problemas, y nosotros, otros.

¿Qué pasa? No se trabaja.

No me jodas. No se trabaja, y lo siento.

Ya está dicho.

¿Que tenga yo que aguantar esto?

Es que le ronca la mandarina, joder.

-Oye, Antonio, mira esto a ver qué te parece.

Es el primero que he hecho.

Esto es una mierda.

Pero ¿por qué? Está descuadrado.

A ver qué le digo a este. ¿Qué quieres decir con descuadrado?

Cuando algo se descuadra,...

...se descuadra. Yo lo he...

Cállate, que voy a hablar por teléfono.

-"Ministerio de Información". Con el subdirector de difusión.

"¿De parte?" De Gráficas Husillos.

El señor Ramírez Sañudo está reunido.

¿Le dejo un recado?

Que llamó Antonio Alcántara. Muy bien. Buenos días.

Gracias, buenos días.

Está reunido. Cago en la leche.

-¿Qué hago con esto?

Pues repítelo, está mal.

Y hazme otro favor,...

...convéncelos de que no paren.

¿Y qué les digo? Échales un sermón de la iglesia.

Lo que me faltaba.

Pues sí que vamos bien. -Trae.

Cago en la leche.

Nos van a joder lo del ministerio y tú querías regalarles sidra.

Por estas fechas...

Ni sidra ni turrón.

Y les voy a atar en corto.

Se acabó comer en una hora.

Y lo de ir al baño cada dos minutos.

¡Y como me jodan el trabajo, te juro que cambio la plantilla!

Ya está bien. No la guardes todavía.

-A mí ya me duele la cabeza.

-A mí no. Sácala.

Que no.

Oye, ¿creéis que todas las francesas son así?

Pues claro. Y mejores.

-Si morimos, iremos al infierno seguro.

-¿Por qué vamos a morir?

Me duele la cabeza de ver francesas desnudas.

Y siento algo raro.

-Eso es flato. Ahora se te pasa.

Sácala. Que no.

-No, por favor. -Carlos.

Está bien.

Jolines, me voy a confesar.

-¿Y qué le vas a decir?

-Que he visto muchas mujeres desnudas.

Pero ¿qué dices? -Josete.

Josete. Que nos busca la ruina.

Vámonos. Josete, ven aquí.

¿Es imposible que gane Ruiz Jiménez?

-Pues claro que sí.

-Ganará Pedrol Rius. Votar es una pérdida de tiempo.

-¿Quieren algo? Esto es la sala de togas.

Es una vergüenza.

Esto parece la Dirección General de Seguridad.

-Hola. La ciudad está tomada por los grises.

Ya veréis mañana. -¿Has votado ya?

-Sí. Ruiz Jiménez no tiene nada que hacer.

-Eso me decían ahora. -Señor Núñez, a sala.

Señorita Altamira, a sala.

-Ahora voy. -Os dejo.

-Adiós.

-¿Sales? -Sí.

-Ten cuidado, están deteniendo a los que están fichados.

¿Quieres que comamos juntos?

-No, me voy a cubrir la marcha de Kissinger.

¿Te llamo esta noche y cenamos?

-De acuerdo.

Pero ve con mucho ojo.

Teléfono

Gráficas Husillos, ¿dígame?

Me han dicho que me has llamado. Estaba reunido con el director.

"¿Qué pasa?"

Tenemos un problema. "Nada de eso".

¿Cómo va la revista? Pues ese es el problema.

Tenemos una avería, y entonces...

...igual tenemos que retrasar... "De ningún modo".

La necesito pasado mañana.

Solo le pido un día. Mira, no tengo tiempo.

Nos vemos a las nueve en Lardy. ¿Dónde?

Lardy, ¿no lo conoces?

Pues no, ¿eso qué es?

"En la carrera de San Jerónimo".

El lugar preferido de Alfonso XIII.

A las nueve. Ah, tráete lo que esté impreso.

Muy bien, no se preocupe. "Adiós".

-¿Qué te ha dicho?

Pues que hay que hacer la entrega el día fijado.

Y ha quedado conmigo esta noche.

Le voy a tener que aguantar hasta las tantas.

Hazme un favor. Tráeme una prueba de lo del ministerio.

A ver si se la puedo presentar.

No te confieses, Josete.

Devuelvo la revista a mi tío y no la vemos más.

Dejadme en paz. Me duele la cabeza.

Y si me muero hoy, ¿qué? -Que no te vas a morir.

Y, además, ¿qué le vas a decir? -Que he visto mujeres desnudas.

Eres un traidor, no te la enseñaré más.

-Vamos, chicos, ¿quién toca?

Yo, yo. Quietos.

Carlos, siéntate.

-Ave María purísima. -Sin pecado concebida.

No les voy a enseñar más nada.

Ahora sí que me la ha liado.

Vamos a ver, ¿tú vienes a confesar o a mirar las musarañas?

-Me da vergüenza preguntar una cosa.

-Bueno, vamos a ver, ¿qué pasa?

Seguro que se lo está confesando todo.

-Lo que me da rabia es que no las veremos más.

Vámonos, aquí nos la vamos a cargar.

-No tengo todo el día.

-¿Es pecado ver a una mujer francesa?

-¿Cómo va a ser pecado? -¿Y sin abrigo?

-Ver a una francesa no es pecado, ni con abrigo ni sin él.

¿Ah, no?

-¿Quién te ha metido esas ideas en la cabeza?

-¿Se puede ver? -Pues sí.

-¿Aunque sean 20?

-¿20 qué? -Mujeres francesas.

-Como si son 1000.

El cuerpo humano se puede mirar.

Eso no es pecado. -Jo, qué chachi.

-¿Qué has dicho? -Nada, he acabado.

-Ego te absolvo.

-Gracias, padre. -Hala, adiós.

-Que no es pecado, que se puede mirar.

-¿Te ha dicho eso? -Sí.

-Pues vamos a verlas. Vamos.

75, 80, 1000, 2000.

2280 pesetas, será posible.

Y estamos en Navidades, como quien dice.

No te preocupes, esta tarde se anima la cosa.

Esta tarde aquí no cabe un alfiler.

No sé yo, con todo lo que está pasando...

...la gente no tiene ganas de comprar.

Pili me ha contado que están igual.

Que casi no han tenido ni para pagar la luz.

¿No? No.

Se lo tiene bien merecido.

Que no hubiese montado la tienda ahí.

Me alegro.

¿Ni para pagar la luz?

"Llegó a Barajas Henry Kissinger".

-La tele, Carlitos.

¿Este quién es, Miguel, el presidente?

No, ya quisiera él. Es como un ministro.

-"En el Pardo saludó a su excelencia el jefe del Estado".

Hay que hablar con la abogada. Son 30 000 pesetas más.

Si hay que salir a la calle otra vez, pues se sale.

Saldremos cuando se acabé el juicio. Hay mucha policía.

-Me lo dices a mí.

Me ha parado un gris.

¿Cómo que te ha parado? Sí, yo lo vi.

Vi que le pidió la documentación y pensé: "Va a la comisaría".

¿Y qué les has dicho?

Pues que al vivir en Francia no pude renovar el carné.

Ah, bueno. Lo peor ha sido...

...cuando vio el Le Monde.

¿Y vas con un Le Monde por la calle?

¿No puedes leer el ABC? No, tiene que comprar el Le Monde.

Ahora vengo.

¿Dónde vas? A lavarme las manos.

Si es que es verdad. Parece que no hay periódicos.

ABC, Alcázar, Informaciones... Antonio.

Para, para, Antonio.

Quiero saber lo que pasa en España.

¿Y cómo lo sabrás leyendo un diario franchute?

Sí, porque aquí no os enteráis de nada.

Bueno, no empieces. Que es verdad, Merche.

Del juicio 1001 se habla más en el extranjero que aquí.

De Camacho no me hables, que me subo por las paredes.

¿Sabes lo que me han hecho los de la imprenta?

Un paro. ¿Qué tenemos que ver?

Eso mismo les he dicho. Y encima no puedo entregar un pedido.

A ver qué dice don Pablo.

¿Don Pablo?

¿Qué don Pablo?

Don Pablo, pero no el que tú crees.

Don Pablo Súñer, del ministerio.

¿Dónde está este niño?

¡Venga, Carlos, ya está bien!

¡Ya voy!

Ya me lo había dicho mi madre.

Los del catastro van a lo suyo, y yo, nada.

-¿Y qué quieres? Es hijo único y ella es viuda.

-Yo se lo he dicho clarito:

"Si tienes que pasar Nochebuena con tu madre, bien".

"Pero Navidad la pasamos solos".

Pues no, señora, dice que la ve muy sola.

Que si patatín, que si patatán.

-Lo único que te queda es ser más comprensiva.

-Si es que ya lo soy, Inés.

¿Quién me manda echarme un novio que es hijo único y con una madre viuda?

-Hola, amor. -Hola, cielo.

-¿Qué tal tu primer día?

-Bueno, bien, bien.

Para ser el primer día, bien.

Pero el ambiente está enrarecido. -¿Y eso?

-Pues en la calle hay policía y...

Voy al lavabo y te cuento.

-Ay, si es que da gusto veros, de verdad.

Tengo unas ganas de tener mi maridito.

Bueno, yo creo que el puré ya está.

-Voy a ver si dicen algo del juicio...

...en la televisión.

Aunque me extrañaría.

¿Por qué la apagas?

-Pero ¿qué es esto?

-Esto son los billetes para ir a Barcelona.

-Ya, ya.

-Te lo iba a decir. -¿Sí, cuándo?

-Pues ahora.

Mi madre ha llamado para que vayamos...

...a pasar la Navidad con ella. Y la Nochevieja aquí.

-Mira, hemos pasado dos semanas con tu madre.

Y no quiero volver... No quiero volver a casa de tu madre.

Ni pasar la Navidad.

-Bueno, eso lo tendremos que hablar.

-¿Cuándo? Tú sacas los billetes y no me dices nada.

-Es que no me dio... -Me salió bueno.

-Vamos a comer. -¿Por qué no puede ir tu hermano?

-No seas cría.

-Sabes perfectamente de lo que te hablo.

-Mi madre nos está invitando, ¿cómo no vamos a ir?

-Pues no yendo.

No has contado con mi opinión ni nada.

-¿Qué querías que hiciera? Te lo digo ahora.

-¡Que no es eso!

¿Por qué tenemos que ir a casa de tu madre en Navidad?

¡No quiero volver! ¿No lo entiendes?

-Mira,...

...vamos a ir. Faltaría más.

-No vamos a ir.

Y menos si tú me lo ordenas.

Y de "faltaría más", ¡nada!

-Qué histérica. -No puedes hablarme así.

Y eres tú el histérico.

Están asustados, saben que se habla de este juicio en toda Europa.

Y eso desprestigia al régimen. Se les ha ido de las manos.

No les importa lo que digáis en Francia.

Camacho y esa gente son comunistas. ¿Y qué?

¿Cómo? Ser comunista no es delito.

¡Venga!

¡Pero si uno de ellos es hijo del conde de San Luis!

¿El hijo de un conde es comunista? ¡Que no, hombre, que no!

¡Son bulos! Que lo dice Le Monde.

Es el hijo del conde de San Luis, Nicolás Sartorius.

Si lo dice Le Monde, punto.

¿Por qué no puede ser comunista? ¡Cállate la boca!

Y otro es un cura, el padre García Salve.

¿Por qué los curas y los condes no pueden ser rojos?

Pregúntaselo a tu tío.

¡Mañana se va a organizar una buena!

Pues ya tenemos bastante. Dejad de discutir.

Qué fantasioso eres.

Me gustaría verte dirigir una imprenta.

Tú, mucho de boquilla.

Negociando es la única manera de que se arregle todo.

¡Y una leche vas a negociar tú con esos de la imprenta!

¿Tienes algo que hacer esta tarde? No.

Te vas a venir conmigo a la cooperativa a negociar.

Hijo, no llegas ni al café. Que está aquí tu tío.

Hola. -Hola.

-Me tengo que ir al aeropuerto: se va Kissinger.

¿Te han elegido a ti? Sí, me voy.

Eso es que Romero le tiene confianza.

A ver, mister Le Monde, ¿quieres coñac español o tampoco?

Venga.

30 años llevamos así, Miguel.

Con lo que dicen en el extranjero.

¡Anda que no hay temas para hablar!

¡Por el juicio me hacen un paro!

Vamos a hablar de fútbol.

Como tú nunca has sido empresario ni has tenido nada.

Salud, hermano. ¡Vive la France!

¿Se puede? Sí, pasa, mamá.

¿Te ayudo? No.

¡Por Dios!

¡Por Dios!

¡Mira cómo me tiene la habitación!

¡Mira que le digo que se haga la cama!

Siempre lo mismo. No habrá podido.

No hace nada en todo el día, solo hablar de política.

Qué pesado se ha puesto con el juicio.

Tiene razón. Tú no irás al juicio, ¿verdad?

No, voy a Barajas a despedir a Kissinger.

A ver qué voy a escribir de ese.

Los periodistas tenéis que escribir de todo.

Él se cargó a Allende, pero eso no se puede poner.

Tengo ganas de que dejes el periódico.

Sirena

Los oyes, ¿no?

Han estado así todo el día.

Y decís que vivimos en paz. Una paz llena de policías.

Ten mucho cuidado.

No te metas en líos. Yo no estoy metido en política.

¿De verdad?

Toni. ¿Qué?

Hay un señor con cámaras que dice que bajes.

Dile que bajo ya.

¿Esto está sucio? Sí.

Mira lo que haces.

No te preocupes. Está todo muy revuelto.

Bueno, no te preocupes.

Inés.

Puerta

Inés. -Déjame.

-Inés, por favor, abre la puerta.

-No quiero hablar ahora.

-Inés, se me está acabando la paciencia.

No quiero enfadarme.

-Tú verás, tienes dos trabajos: enfadarte y desenfadarte.

-¡Muy bien!

Haz lo que te dé la gana.

Curro, ¿y si paramos media jornada?

Así cubrimos el expediente y servimos el pedido.

-¿Tú qué te has creído que es un paro?

-Date cuenta de cuál es la situación, nos vamos a pique.

-No quiero hablar más del asunto.

Yo no tengo nada en contra de tu suegro.

Pero entre compañeros hay que ayudarse.

-Por eso mismo.

-Estás colocando la grapa al revés.

(TV) "Mi querida amiga, tuviste suerte al hallar esa ayuda...

...que llegó en buen momento".

Nada, que no lo coge.

Qué raro, si es que me tiene que ayudar a etiquetar.

Se habrá quedado dormida.

Es muy puntual, sería la primera vez.

Está recién casada, y en la siesta...

No digas eso. Además, Eugenio trabaja en la imprenta.

Voy a llamar a la imprenta a ver si sabe algo.

Si es que... ¡Cariño, estás aquí! Sí.

¿Qué te pasa? Nada.

¿Has llorado? No.

¿Cómo que no? ¡Estás embarazada!

Lo que pasa es que estoy indignada. ¿Qué ha pasado?

Eugenio ha comprado billetes para Barcelona...

...sin consultarme. ¡En Navidad vamos a Sagrillas!

¡Por eso! Encima me dice que soy una niña y una histérica.

Esta noche duermo con vosotros.

¿Qué dices, hija? Tienes que dormir en tu casa.

¿No puedo?

Tienes un marido.

Si por una discusión de nada te vas a ir,...

...¿qué pasará cuando pase algo gordo?

Parece que estás de su parte. Mételes más presión.

¿Qué hago?

Que paren, pero que acaben el trabajo.

¡Eres el dueño! Para lo que te interesa.

Vamos. ¡Me cago en la leche! Vaya numeritos.

Si pensaras un poquito, Curro. Lo que pasa es que no piensa nadie.

Antonio. ¿Qué pasa?

¿Te importaría que Inés y yo...? No arrugues las cosas.

Perdón. Que no fuéramos al pueblo en Navidad.

Mi madre ha insistido, y como la acaban de operar...

Pero si vamos a ir todos a Sagrillas.

-Para una vez que se reúne la familia, ¿qué quieres?

-Para nosotros la fiesta importante es el día de San Esteban.

Ah, que en Barcelona es diferente.

Sí. La Nochevieja la pasamos con vosotros.

No me vais a hacer ni caso, haced lo que queráis.

Antonio... Si no me enfado.

No voy a estar todo el día discutiendo.

Hola, buenos días. Avise al dueño.

Es que somos varios. Yo soy el gerente, si le sirvo.

Brigada política. ¿Francisco Pérez? ¿Cómo que Francisco...?

Ah, bueno, es Curro.

Curro.

¿Francisco Pérez? -Sí, señor.

-Se viene con nosotros.

-¿Puedo cambiarme y lavarme? -Sí.

Acompáñale.

Va, Curro.

No he hecho nada, pero estoy fichado.

Como mañana es el juicio y ha venido el americano,...

...se han puesto a detener a todos.

¿No es así?

Lávate las manos y trae esto.

Voy a poner en marcha la máquina.

¿A qué esperas, Juan? ¡Todo el mundo a las máquinas!

¿Lo tienes todo ya?

Vámonos.

¡Pasa!

-¡Pásala! -¡Pasa, pasa!

-¿Cómo te gustan más? -Desnudas.

Y a mí. -¿Rubias o morenas?

-Me da igual.

Mientras estén desnudas...

Desde que el cura te dijo que no es pecado, solo piensas en eso.

¿Qué le voy a hacer? Sube a casa y coge la revista.

No. Venga.

Solo un ratito.

-Venga, Carlos, bájala. Que no, que no.

-Porfa. -Por favor.

Está bien. Ahora vengo.

¿Lo tendrán mucho tiempo detenido? Cállate.

Cállate, que esto ya se veía venir.

Dadme el tabaco. -Toma.

Gracias.

Todos para acá. Dadme todo el que tengáis.

Gracias.

¿Alguien más tiene un paquete?

Curro. Perdón.

Toma. -La madre que te parió. Gracias.

Gracias, compañeros.

Tranquilo, Antonio.

Mañana o pasado me sueltan. Llama a Amparito.

Tranquilízala, Antonio.

¡Salud!

(TODOS) ¡Salud! Chist.

Me cago en la cuna que os arrulló.

A las máquinas.

¡Todos a las máquinas!

¡Joder!

Gracias, Valerio.

Me duele la cabeza de mirar. A mí me duelen hasta las gafas.

Sirena

Ya vienen otra vez. Seguro que vienen a por el Camacho.

-¿Por qué todos hablan en voz baja de él?

-Yo creo que es un criminal. ¿Qué dices?

Dicen que tiró a un pozo a su mujer. No tienes ni idea.

-¿Por qué no me la dejas hasta mañana?

Pero si te dolía la cabeza.

Ya no. Déjamela.

-¿Por qué a ti?

-Y te dejo los prismáticos para ver a Maica.

Vale, pero hasta mañana nada más.

Está bien.

Sirena

-¡La policía! ¡Esconde la revista!

-Ya está. ¡Pero escóndela bien!

-¡Josete! Seguro que vienen a por nosotros.

Calla.

No hagáis ruido.

A lo mejor han venido a por Camacho.

¿La has escondido? -Sí.

Pero ¿qué tienen ahí?

-Se están haciendo unos bocadillos de sardinas y mortadela.

¡Vaya mierda de bocadillo! No tendrán dinero.

No lo entiendo. -¿El qué?

Si no tienen dinero, ¿por qué les dan porrazos a los pobres?

"Tenían pistola, porra y mala leche".

"Pero comían mortadela y sardinas, como todo hijo de vecino".

"Más tarde descubrí que aquellos grises...

...tampoco llegaban a fin de mes".

"Como le sucedía a todo hijo de vecino".

Ahora a casita. Ahora a casita.

Y le das un besito a mamá.

Adiós, mi vida. Ahora voy.

Y un besito a tu hermana.

Ay, Inés, no me seas cabezota.

Haz el favor de dormir en tu casa. No soy cabezota, abuela.

Dile a Valentina que vaya cerrando. De acuerdo.

Di adiós.

Adiós. -Adiós.

Cuando tu padre y yo nos casamos, también tuvimos problemas y gordos.

La gente cree que es un camino de rosas.

No es eso.

Estas dos semanas con mi suegra han sido un infierno.

Creía que las cosas iban bien.

Te lo dije para que no te preocupases.

Es que no me soporta.

Tienes razón. Pero es que deberías...

Me ha hecho la vida imposible.

Si hacía la comida, me decía: "Está soso".

"Esto está salado".

"Lo has frito mucho".

Si él y yo queríamos salir,...

...nos decía:

"¿Os vais? ¿Y yo? ¿Me vais a dejar sola?"

Ha sido un infierno.

Cuando él no estaba, me decía lo buen cura que había sido su hijo.

No iré a su casa, y menos si Eugenio me llama histérica.

Lo dice porque está nervioso.

No debe ser fácil para él. No te pongas de su parte.

Solo digo que te pienses mejor las cosas.

Habla con él. No quiero hablar con él de su madre.

Si tú supieras lo que yo pasé con la abuela Pura...

Si yo te contara.

Menuda era.

Lo que me ha hecho llorar.

Me tuve que tragar las lágrimas para que tu padre no se enterara.

Madre no hay más que una.

Para Eugenio su madre es su madre. Sí.

No seas cabezona. No soy cabezona. Es ella.

Cuántas veces le habré dicho:

"Ándate con ojo, que te van a detener".

Pero como si oyera llover.

Igual le están dando una paliza.

¡Claro que le están dando una paliza!

Y te la hubieran dado a ti si no te hubieras callado.

No os calláis la boca.

Le voy a tener que despedir.

Y lo siento por su mujer.

Encima están esperando.

Adelante.

-Me marcho, luego nos vemos.

No le digas a Merche que ha estado aquí la policía.

Tranquilo. -Adiós.

Y encima el páter se lleva a Inés a Barcelona a pasar las Navidades.

Es su marido.

No me digas eso, que no me acostumbro.

Y la ciática me está matando. ¿Has ido al médico?

Claro.

Pero he ido al del seguro, que no vale para nada.

Ay, Dios santo.

¿Me acompañas? ¿Al médico?

A llevarle la paga a la mujer de Curro.

Le voy a tener que mandar a la mierda.

Ya me lo has dicho. ¡Que lo despido, Miguel!

¡A él y a unos cuantos más!

¿Has visto a Kissinger en Barajas?

-Sí, y de cerca parece hasta inofensivo.

-No jodas.

-Había más policías americanos que españoles.

¿Qué tal tú esta mañana?

-Pasa lo que tenía que pasar.

Ruiz Jiménez no tiene nada que hacer.

-Mañana entrevistas al ministro de Organización Sindical.

Está todo arreglado, falta acordar la hora.

-¿Le pregunto qué les parece el juicio?

-No me fastidies.

Prepara las preguntas, hay que mandárselas.

-Gallardo.

Mañana pasaré por las Salesas... -¿Para qué?

-Para ver el ambiente antes del juicio.

-¿Qué escribirás,...

...que los grises dan hostias a diestro y siniestro?

Eso puede hacerlo Le Monde.

Nosotros no.

Ya me gustaría, pero no puede ser.

Él cree que, cuando muera Franco, todo va a cambiar.

Para algunos sí, nosotros seguiremos igual.

Ya me conozco yo el percal.

En dos días lo tendrá aquí, porque más de 72 horas...

¿Buscamos un abogado?

No, uno de los suyos está con él.

Y que no lo manden a la cárcel, porque no podré verle.

-Pero ¿por qué no pueden?

Pues porque no están casados. ¿Y qué tiene que ver?

Solo van los familiares directos, ¿no?

Indignante.

En Francia se le ocurre... Nos vamos, Miguel.

Llevamos aquí ya un rato.

Si hace falta cualquier cosa, nos avisa.

Gracias. Lo suyo.

Y gracias por traer la paga.

No sé qué preguntar al ministro.

Es una entrevista sin sentido.

-No le preguntes del juicio, ni de las huelgas...

...ni de las cuencas mineras.

-Estoy harto de la censura.

Esto ni es periodismo ni es nada.

-Gallardo.

-Soy el redactor jefe, ¿ocurre algo?

-¿Trabaja aquí José María Calvo García?

¿Trabaja o no trabaja aquí José María Calvo García?

-Sí.

Sí, soy yo, ¿qué pasa?

-Va a venir con nosotros.

-Esto está casi acabado.

Lo siento, Gallardo.

-Vamos.

Andando.

-Me cago en la leche, ¿qué coño está pasando aquí?

¿Quién cojones sabía que este loco está en el PCE?

¡No os hagáis los idiotas, joder!

-No está en el PCE. -¡No me jodas!

¿Te crees que soy tonto o qué?

¿Queréis que nos metamos todos en un lío?

¿Y ahora qué le cuento yo a Romero?

¿Que esto no es una redacción?

¿Que es una célula comunista?

¡Me cago en la madre que os parió a todos!

Aquí se viene a trabajar, no a conspirar, ¿entendido?

¡A trabajar!

Termina el artículo de ese inconsciente.

Teléfono

¿Sí, dígame?

"Menos mal que te pillo". -Hola, estaba entrando.

¿Qué tal ha ido lo de Kissinger?

-Escucha, ha venido la policía y se ha llevado a un compañero.

"¿Puedo dormir en tu casa hoy?"

-Claro que sí.

Bajaré a por algo de cenar.

Ten mucho cuidado. -"Sí, no te preocupes".

"¿Diga?"

Abuela, esta noche no voy a dormir, tengo trabajo.

¿Y dónde vas a dormir?

"No sé, aquí, en la redacción".

Qué, que no me lo vas a decir, ¿no?

Es que no sé dónde voy a dormir. Te dejo, adiós.

Si es que Quique es igual.

El otro día me dice que se va a Oviedo.

Yo creía que se venía a Sagrillas.

Pues no. Venga, vete a tu casa.

-Que no me quiero ir.

Que dice Toni que no viene a dormir.

Que tiene que trabajar. ¿Que no viene?

¿Y dónde va a dormir?

En casa de un compañero.

Ay, cómo me suena a mí esa cantinela, de verdad.

A ver si está en algo. No me asustes.

-Lo más normal es que esté con una chica.

-Seguro que es eso.

Pues ¿a qué viene tanto misterio?

Si es así, que diga: "Me voy a quedar toda la noche con una chica".

Que tampoco me hace gracia. Voy a abrir.

Pero me quedo más tranquila. Ya.

-Hola, ¿está Inés? Buenas noches, hijo.

¿Inés está? Sí, está aquí.

Hija.

Déjalo ya.

Hola.

-Hola. Hola.

Me he imaginado que estarías aquí.

¿Y Antonio?

Bueno, lo he dejado en la imprenta.

¿Os quedáis a cenar?

¿Nos quedamos?

Venga, pues nos quedamos.

Me lavaré las manos.

-¿Por qué le dices que se quede?

Porque es tu marido.

Pues a ver si me das la razón en algo.

-Yo sí que te la doy.

Paquita, no está el horno para bollos.

(TV) "Soy La Española,...

...una aceituna como ninguna".

"Estoy rellena de rica anchoa".

"Soy una aceituna como ninguna".

"Su aperitivo..."

Mamá, ¿cuándo cenamos?

Cuando papá llegue. Es que me muero de hambre.

Pues te aguantas.

¿Qué pasa, vas a estar así toda la noche?

Venga, cariño.

Si lo pensaras, me darías la razón. -Déjame.

Eugenio, ¿por qué hablas tan bajo? Chist.

-¡Mira, mira, que es Toni!

¡Que ya sale en la televisión y todo! ¡Mírale!

Mira, Antonio.

Que sale...

Hola. Ya no lo has visto.

¿Y Antonio?

-Ha dicho que cenáramos. Tenía una reunión con un mandamás.

Podía llamarme para decírmelo.

Suena "Adeste fidelis"

¿Has visto cuántos policías? Todo de bote en bote.

Hola, buenas. Vinieron al barrio.

Yo creí que era por lo de Kissinger, pero parece que no.

No, es por esos sinvergüenzas que juzgan mañana.

La madre que los parió.

Más policías debía haber. Hola, Ángel.

-Buenas noches.

No sé cómo no les paramos los pies a esos de Comisiones.

No sé, pero entre unos y otros me hacen la pascua.

No, de ninguna manera.

Te hacen la pascua los de Comisiones.

Carrillo, la Pasionaria, el cardenal Tarancón...

¿También Tarancón? Ese es un rojo, Antonio.

Aquí hay unos desgraciados... Gracias.

Que acaban en Carabanchel.

Pero los que mueven los hilos están en Rusia.

Anselmo, buenas. -Don Pablo.

Buenas noches. -Con caviar y champán.

Buenas noches.

Buenas noches. La leche que les han dado.

Yo no sé si están tomando caviar o no, lo que le digo,...

...como empresario, es que si a los empleados...

...les hablo del sindicato vertical,...

...se me ríen. Porque no los paramos a tiempo.

Ya. Nos está bien, por blandos.

Pero aquí pago el pato yo.

Nuestro sindicato es la envidia del mundo.

Bueno.

No me mires así. Ya quisieran los alemanes.

Lo que tengan los alemanes me importa un pito.

Pero tengo todo parado porque han detenido a Camacho.

¿Quién es Camacho?

Dígamelo usted. Un obrero.

Siempre ha vivido del cuento. ¡Joder con Marcelino Camacho!

¿Ha levantado la economía? No.

La hemos levantado los empresarios, nosotros.

Los obreros algo habrán hecho, digo yo.

Llevarse el dinero.

No diga eso. ¿Quieres que los rojos...

...campen por ahí como en su casa?

No, pero encerrándolos no arreglamos nada.

Vamos a ver, tú eres empresario. Sí.

Ahora sufres las huelgas.

¿Hay economía que resista los paros?

No, y mi imprenta tampoco. Acuérdate de Rusia.

Anda que va un obrero a decirle a Breshnev: "Estoy en huelga".

Entonces, ¿tenemos que ser como los rusos o no?

Ya está bien. ¿Qué te pasa?

Nada.

Es que tengo ciática.

Yo las pasé canutas, duele un huevo.

¿Y aguantará el interrogatorio? -Eso espero.

Pero si le sacuden fuerte, igual se desmorona.

-A los periodistas no los tocan.

Me extraña que no te detuvieran.

-Ya, a mí también. Igual se les ha pasado, no lo sé.

-De momento te quedas aquí a ver qué pasa con el juicio.

Y a la manifestación ni acercarte.

-Sí, pero al periódico sí quiero ir.

-¿Recuerdas cuando nos conocimos en la facultad?

Nos pasábamos el día corriendo delante de los grises.

-Han pasado cinco años y las cosas siguen igual.

-No, están muchísimo mejor.

Franco es un viejo decrépito.

Si fuera un anciano más, daría pena.

-Sí, pero todavía le quedan coletazos.

-Sí, los últimos. Esto no tiene marcha atrás.

Hasta la gente del régimen se prepara.

Deberías oír a mi padre...

...despotricar contra Franco y contra los ministros.

Dice que sin democracia no hay futuro.

Mi madre tiembla al oírle.

-No sé, Marta.

Yo siempre he pensado igual que tú,...

...que esto está a punto de acabarse.

Que va a cambiar.

Pero veo a la gente mayor, y ellos temen lo que vaya a pasar.

-Pasarán muchas cosas. Más de las que nos imaginamos.

-No sé, no sé, no sé.

-Toni, yo no sé en qué lío andas metido.

Pero la mañana que me diste esas llaves, ¿te acuerdas?

-Sí.

-Cuando Dávila no te quitaba los ojos de encima.

-Me acuerdo.

-Pues esa mañana me di cuenta de que...

-Es que es mejor que... -No.

En algún momento habrá que hablar si vamos a seguir.

Sabes en qué partido estoy, ¿no?

-En el PCE.

Marta.

Esto es un problema, Marta.

Esto es un problema.

Joder.

Joder. -¿Qué pasa, Toni?

-Algún día habría que hablarlo, ¿no?

Si hay que hablarlo, se habla.

-Pues tú dirás.

-Yo no te debería contar esto.

Me juego la expulsión.

-¿En qué partido estás?

-¿Por qué ha de ser todo tan difícil, joder?

¿Por qué tengo que amar a una chica del PCE?

-¿Me dices en qué partido estás?

-En la LCR, joder.

No me mires así, estoy en la liga.

-Me he enamorado de un trotsko.

"Hoy hablar de comunistas,...

...troskistas o maoístas es como hablar de marcianos".

"Pero en 1973 todos ellos tenían en Franco un enemigo a quien batir,...

...pero entre ellos se llevaban a matar".

"Sus métodos eran distintos".

"Y sus ideas, absolutamente enfrentadas".

"Por eso, que ellos siguieran juntos...

...era todo un milagro".

(TV) "La cerveza, ese dorado y rubio líquido,...

...es un símbolo en Centroeuropa".

"En Salzburgo se ha montado..."

-Estarán toda la noche con la sirenita puesta.

No vamos a poder pegar ojo.

-"Anunciación Cano, TVE. En Salzburgo, la ciudad medieval..."

¿Sabes si Antonio iba a llegar tarde?

-Ya sabes cómo son estas reuniones, no se sabe cuándo sales.

Pues a mí me vais a perdonar.

Me caigo de sueño.

Hasta mañana. Buenas noches.

-Mañana tengo trabajo en el restaurante.

Buenas noches. Buenas noches.

-"Con esto acaba el telediario".

-Ni una palabra del juicio.

-Pues claro. ¿Crees que iban a poner algo?

-No sé, cualquier comentario. Luego que por qué compro Le Monde.

Ya vale del temita.

-Yo también voy a dormir.

Buenas noches. -Buenas noches, tío.

Yo también me voy a dormir.

¿Vosotros os vais?

-Te he dicho...

Hija, a vuestra casa.

Bueno, mira, pues nada.

Pues vamos. Pues hala.

Vamos. Que descanséis.

-Buenas noches. Buenas noches.

-Trae, yo te lo pongo. -Déjame, que no soy tu madre.

-Cariño, no te pongas así.

Hala, hala. Hasta mañana.

-Hasta mañana. Hasta mañana.

Adiós.

Hasta luego. Hala, hijos.

Que descanséis.

Qué pesados, por Dios.

Anda, hijo, a la cama.

-Mamá, que mañana es vacaciones. -Ya, pero hoy aún es hoy.

Da un beso a papá, otro a mí y a dormir.

-Hasta mañana, campeón.

-Hasta mañana, mi vida. -A la cama, Superman.

-Oye, estás ardiendo.

Que se ha puesto malo.

Lo que faltaba.

Andas despechugado. Te voy a poner el termómetro.

Ay, y en fiestas además.

Quítate el jersey, anda. -Que no, que no tengo nada.

-Si estás ardiendo.

Quítatelo. -No.

-¡Cómo que no!

¿Qué es esto? -Nada.

-¿Y esto?

-No sé.

-Pero ¿qué es esto?

-Nada.

-¿Cómo que nada?

¿De dónde lo has sacado? Mira.

Me vas a decir quién te lo ha dado.

-La encontré. -Que la has encontrado.

-Ni la he mirado, lo prometo.

-Te doy así. -Coño.

¿Cómo no te va a subir la fiebre?

Siempre igual.

-Estoy muy nervioso.

-Y más que te vas a poner.

¡Te vas a mear! ¿Y tú qué miras?

-¿Qué? ¿Quién? A ver si te crees que a mí esto...

-Tíralo a la basura.

-Bueno, ya voy.

Qué mujer. -¿Qué mujer?

-Qué carácter.

-Y tú qué elemento. -Como si a mi...

-Por lo menos 38.

Siempre igual. Y encima en Navidades.

Que me vas a dar el turrón. Venga a la cama, guarro.

¡Marrano! Ahora me dices qué pervertido te enseña eso.

¡Venga!

¡Ponte el pijama ahora mismo!

¡Vas a dormir caliente! ¡Venga, ponte el pijama!

¿Y tú por qué coges nada del descampado?

¡De la calle no se cogen las cosas!

¡Y ahora me dices quién te da estas porquerías!

¡Qué disgusto me estoy llevando!

-¿Cuánta fiebre tiene?

-¡Menuda calentura!

Esto está bien, Antonio.

Está bien.

Pero ¿cuándo me darás la revista?

No puedo esperar toda la vida.

Tendrá que ser pasado mañana.

Si es que encima la policía me ha detenido un obrero.

Porque no tienes cuidado.

Hay que ver a quién se contrata.

Ya. Se te cuela un rojo y la has jodido.

Como comprenderás, en el ministerio proveedores los tengo así.

Si quiere, le hago rebaja. ¿Cómo una rebaja?

¿Quieres rebajar 2000 duros? Al contrario.

Era para ayudar.

Que no es eso, Antonio.

Si me lo rebajas, pensarán que no te he apretado las tuercas.

Así que todo lo contrario.

Si alteras la factura,...

...que sea para aumentarla, ¿de acuerdo?

De acuerdo.

Hablemos de algo mucho más importante.

Usted dirá.

¿Tú sabes dónde está el dinero?

¿El dinero de verdad?

En mayúsculas.

Sí, me lo ha dicho, en el ladrillo.

Ya no.

Ya no.

En los libros de texto.

Ah, claro, claro que sí, pero es difícil entrar.

Con los Husillos...

...hice presupuestos buenos y nunca conseguimos nada.

Porque no tenías contactos. Pero yo sí.

Vamos a ver.

¿Esa imprenta tuya podría garantizar una tirada de 300 000 ejemplares?

300 000 ejemplares.

Te encargarías de linotipia, fotomecánica,...

...encuadernación e impresión.

De todo.

Conociendo los plazos de entrega y el libro, creo que sí.

Estucado y martelé. Martelé.

40 fotografías y 80 grabados.

¿Te atreves con eso?

Lo tengo que pensar bien, pero claro que me atrevo. Sí.

Muy bien.

Te espero mañana en el ministerio.

Mañana.

Te lo enseño y preparas el presupuesto.

Las condiciones de siempre.

Aumentas el 15 % y ya te diré dónde y cómo me lo entregas.

Y si necesitas maquinaria,...

...habla conmigo a ver si te lo arreglo.

Muchas gracias, don Pablo, muchas gracias.

Así que ahora son los libros de los colegios.

Sí, señor.

Una novela la compras, la lees y no la vuelves a comprar.

Pero los libros de texto son distintos.

Cada año se cambian y a comprarlos.

Sí, tengo hijos y todos los años estoy igual.

Es un chorreo permanente.

¿Qué te pasa, Antonio?

¿Otra vez?

Perdone, don Pablo, pero es que me duele mucho.

Espera, espera.

Ángel, por favor, un teléfono y la cuenta.

Joder. Eso te puede dejar inválido.

No me diga eso, que me pongo nervioso y acabo inválido.

Voy a llamar a un amigo mío.

¿A quién va a llamar?

Al doctor Sayans.

Especialista en ciática.

Mano de santo.

Se lo agradezco, porque en el médico es todo para otro mes.

Bueno, Inés, ya está bien.

De acuerdo.

Lo siento, no debí comprar los billetes sin consultarte.

-Déjalo ya. -Lo siento.

-¿Te vas a callar? -Cariño, no me hables así.

-No me llames cariño. -¡Alto!

¿Adónde van?

-Vamos a casa, vivimos ahí.

El sereno nos conoce.

-Viven ahí enfrente. -Identifíquense.

-Hombre, esto no me lo esperaba yo.

Mira lo que tenemos aquí.

Un curita y su novia.

Eugenio Domingo Subirats.

Nació en Barcelona.

Profesión: sacerdote.

¡Toma ya!

El curita y su ama.

-¿Qué, padre?

A pelar la pava, ¿no?

-Un poco de respeto. Yo no soy cura. Y ella es mi mujer.

-Vaya, vaya, el señor cura tiene mujer.

-¿Y qué hacen por la noche, se confiesan?

Ande, váyanse.

-Pues claro que nos vamos.

-Va, vámonos. -¿Por qué nos hacen esto?

-Cariño, tranquila.

Ya estamos en casa.

-¡Sereno! -Ven, ven, ven.

-¡Ya va!

Sirena

Por Dios.

Este hombre.

Ay, qué susto me has dado. ¿Qué haces todavía levantada?

¿Cómo has llegado tan tarde?

Una reunión, ¿no te lo dijo Miguel? Sí, pero podías haber llamado.

Qué ganas de llamar dos veces para la misma cosa.

Tenía razón Paquita: la sirena no nos va a dejar dormir.

¿Qué marmias? ¿Qué marmio?

Que todo son preocupaciones. Anda, ven aquí.

¿Y esto?

¿Te digo algo? ¿Qué?

Esta vez va en serio.

Vamos a ganar dinero a espuertas.

No me mires con esa cara, que no he terminado.

¿Sabes lo que voy a hacer?

Libros de colegio.

Sí, señor.

Libros de matemáticas, de lengua... Un montón.

¿El ministerio hace libros de texto?

No, pero la persona que me hace los pedidos tiene contactos.

Ha logrado lo de los libros.

Fíjate si será importante que me ha dicho:

"Antonio, si necesitas una máquina, cómprala".

¿Y ese don Pablo es de confianza?

¿Pablo Súñer? ¿Cómo no va a serlo si es del Gobierno?

Ah, otra cosa.

Me ha conseguido cita con un médico para lo de la ciática.

¿Sí? Sí, me recibe a las nueve.

Pero no me cobra. ¿De la mañana?

Sí, de la mañana.

Me voy contigo y le compro unos zapatos a Carlos.

¿No tiene colegio?

Sí, pero mañana le dan fiesta y no pasa nada si llega tarde.

O sea, el último día.

Cago en la mar, me voy a hacer más libros que Bruño.

De toda clase.

Ahora sí que vamos a poder comprarnos la parcela.

No empecemos con el cuento de la lechera.

Pues si no quieres que empiece con el cuento,...

...al menos, sí voy a ver el 124 Sport.

Bueno.

Ya le ha bajado la fiebre.

Le he dado un calmante, un vaso de leche y mañana como nuevo.

No entiendo cómo la gente puede tirar eso en el descampado.

-Pues sí.

La verdad es que estas revistas en Francia no importan.

-¿Ah, no? -No.

Allí las venden como churros.

-¿Y a ti te parece bonito?

-No, pero, al fin y al cabo, el cuerpo de la mujer no hace daño.

Los niños lo van a tener que ver. -Sí, y eso está precioso.

-No digo eso, pero peor es que anduvieran con pistolas.

Sirena

¿Y ahora qué pasa?

-Cualquiera sabe.

Ya tenemos a los grises aquí otra vez.

Cómo se oye.

¿Se oirá en todo Madrid igual o es solo en el barrio?

Pues no lo sé, porque están con el juicio como locos.

Míralos, en plena calle.

¿Qué pasa?

Nada, sigue durmiendo.

No, yo lo quiero ver. Que te acuestes.

No pasará nada, ¿verdad?

Pues no creo.

No creo que pase nada. Lo digo por lo que dice mi madre.

Que Franco está mayor y a saber tú lo que pasa cuando muera.

Pues no pasa nada. Cuando muera, viviremos mejor.

Para eso está Carrero Blanco, para que nadie se desmadre.

¿De verdad? Eso dicen.

Pues no sé yo.

¿Qué querrán ahora?

No nos van a dejar en paz.

¿Qué es esto, Desiderio?

-Nada. -A mí no me hace gracia.

Te dije que la tiraras.

Parace mentira, con lo mayor que eres.

Mira lo que hago. -No, no.

¡Coño!

¡Corre!

¿Cómo la tiras al capó de un policía?

-No se la he tirado a ellos, fue sin querer.

Esto no puede ser.

Carlitos,...

...¿tú no me habrás cogido a mí una revista?

No.

No me mientas.

Que no, tío, que no. Carlitos, mírame a la cara.

¿Estás seguro?

Bueno, sí. Me la encontré en el suelo.

Y se la dejé a Josete.

Carlitos, que esas revistas no son para niños.

Oye, Desiderio, ¿tú eres un cochino?

Vámonos a la cama, anda.

-Que sepas que en Francia no es importante.

-¡Pero estamos en España!

Mientras vibre cada noche...

...entre lágrimas insomnes.

Mientras llueva y nos mojemos...

...como se mojan los besos.

Mientras duelan todavía...

...las penúltimas mentiras.

Buenos días. -Buenos días.

-Tienes café recién hecho.

-¿Me puedes explicar cómo he podido vivir sin ti todo este tiempo?

-No me lo explico.

Me voy a ir al periódico.

-No. -Ten cuidado en la manifestación.

-Lo tengo. Tengo experiencia, Toni.

-Ten cuidado.

-Que sí.

Sobre todo ahora que sé lo bien que me cuidas.

-No bromees.

-Tú también ten mucho cuidado en el periódico.

-Sí.

-Chao, trotsko.

-Adiós, estalinista.

Con este barullo llegamos tarde.

Pero como no me hacéis caso.

Buenos días, vecinos. Buenas.

¿Vais al centro? A Claudio Coello, ¿quieres algo?

Traed lotería, que no tengo nada. Ni yo tampoco.

¿Tú no ibas a comprar botas al niño?

Pues sí. Pues ve a Doña Manolita y compra.

Con la suerte de De Gaulle seguro que toca.

Dame dinero. Voy por él.

Será posible. -Cómprame a mí.

Que sea del mismo número. Pues nada.

Voy y me quedo en Cibeles. Tú también, de verdad.

-Buenos días. Buenas.

-Me traes un décimo.

Que acabe en seis, que tengo un pálpito.

Será posible, que la idea es tuya.

Vamos, mujer. Ahora a ir a Doña Manolita.

Si lo digo por si tenemos suerte y no cogemos tráfico.

Ay, mi espalda, por Dios.

Claxon

Qué leche.

Claxon

Voy a llegar muy tarde.

Compramos los zapatos, la lotería y volvemos.

¿Estás mejor? Pues no, Merche, no.

Vaya por Dios. Si me castigan no quiero saber nada.

Calla, que me pones nervioso, cago en la leche.

Es que es el último día.

Que no llegarás tarde.

Y aparte de los zapatos, ¿me podéis comprar zapatillas nuevas?

No.

Es que las tengo rotas.

No sé qué haces con ellas, cada dos semanas te compramos unas.

Deja al chico, que ya se lo compro yo.

Verás, como le compres todo lo que se le ocurre,...

Gracias. ...no pararás de comprarle cosas.

Mira, la calle Claudio Coello.

Sí. Déjame aquí.

Que no, un poco más adelante, mujer.

Vale. Callad, que hablan del juicio.

A ver. A ver.

(RADIO) -"10 sindicalistas..." -Por fin me entero de algo.

Menos mal, así no te compras el Le Monde.

Deja de joderme desde por la mañana.

No discutáis.

Pues Toni tendrá que escribir sobre el atestado.

Ojalá que no. Va a pasar algo gordo.

Que no, ¿qué va a pasar?

Cuatro desgraciados que protestan. Cuatro palos y ya está.

Dios te oiga.

Vaya atasco.

Ay, Dios. Podías haber cogido otra calle.

¿Qué calle? Yo qué sé.

Por eso. Pero algo sé.

Te has metido justo... Que me pongo nervioso, hombre.

Y encima no voy a llegar al médico.

Joder.

Ay, Dios.

Bueno, yo te acompaño.

Y tú llegas tarde. Joer.

Te acompaño porque sí y ya está.

Ay. No puede ser, hombre.

No puede ser. Ay.

Mira, un coche como el de Desi.

Tenía que acompañarle.

¿Estáis bien? ¡He visto un coche volando!

¡Y yo! ¿Cómo vas a ver un coche volar?

¿Qué ha pasado? ¿Estás bien, hijo?

Sí, que sí.

Me huele raro, ¿eh?

Vamos. Huele a gas.

¡Sal! Vamos, hijo, vamos.

¿Qué habrá sido eso?

¡Sal, Carlos, sal!

¡Carlos, ven! ¡Venid aquí!

"Eran las nueve y media de la mañana de aquel jueves 20 de diciembre".

"Y aquello no fue una explosión de gas".

"Fue un atentado que mató a Carrero Blanco en el centro de Madrid".

"Cerda de la embajada de EE. UU.".

"Su muerte cambió nuestra historia".

"Y nos dejó petrificados ante la incertidumbre de lo que venía".

Sopla y cierra la boca.

(RADIO) "Diríjanse a Claudio Coello. Parece grave".

-"Recibido".

-"Enterado. A ver, R22".

"¿Qué ha ocurrido? Adelante".

-"Ha habido una explosión de gas".

"Yo estoy junto a ellos".

"Ya están los bomberos con esto".

"Por lo visto, a los heridos ya se los han llevado".

-"Pregunte cómo está el presidente del Gobierno".

-"Los funcionarios de la escolta...

...han resultado heridos".

"Pero no vemos el coche del presidente".

-"Bien, no dejen la escucha".

-"Según nos informan en el lugar del suceso, a un coche...

...lo ha cogido la explosión y lo ha subido a la azotea".

"Llevaba tres ocupantes". -"Recibido".

-"Adelante, K20".

-"Parece que el coche del tejado...

...es el del presidente. Parece muerto".

-"No lo podemos confirmar. Parece que ha muerto".

Hay algo en el aire.

Un fuerte olor a miedo.

A miedo que amenaza en cada esquina.

A cada pensamiento, a cada vida.

La, laralá, laralá, la, la, la.

Cuéntame cómo pasó - T7 - Dos días de diciembre - Capítulo 112

01 dic 2005

La estancia de Miguel en casa de los Alcántara empieza a crear más de un malestar entre la familia. Entre otras cosas, Antonio empieza a estar harto de las continuas comparaciones que su hermano mayor siempre está haciendo entre España y Francia, parece que él y los periódicos franceses son los que más saben del 1001.

Mientras tanto, la celebración del juicio por el  Proceso 1001 está generando una gran expectación en todo el país. Detenciones, registros, huelgas y el ruido de sirenas se convertirán en una constante que durará varios días y que tendrá consecuencias directas en  Pueblo y también a la imprenta de Antonio. 

Pero por si fuera poco, la llegada de nuevas cartas del Ayuntamiento al barrio reaviva la preocupación de todos los vecinos de San Genaro. Mercedes, que continúa indignada por la inminente expropiación, no piensa quedarse de brazos cruzados ante la noticia.

Después de que Marta dejara a su marido, la relación con Toni es cada vez más intensa; la sinceridad que comienzan a profesarse les hace asumir ciertos riesgos políticos, sobre todo, para Toni. Inés y Eugenio viven la sinceridad de otro modo. Eugenio compra unos billetes de tren sin consultárselo a Inés, lo que provocará otro tipo de riesgos entre los recién casados.

Carlitos, ajeno a todo lo que está ocurriendo en el país, sólo está pendiente del Lui, una revista francesa que Josete, Luis y él no pueden dejar de mirar y que parece ser que provoca fiebres en algunos...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - Dos días de diciembre - Capítulo 112" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - Dos días de diciembre - Capítulo 112"
Programas completos (343)
Clips

Los últimos 2.431 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos