www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
880588
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.110 - La parcelita
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

"Aquel invierno de mis 13 años fue el de las grandes preguntas".

"¿Habría vida después de la vida, existía Dios?"

"¿Vive en el cielo o está en todas partes?"

"No había día en el que alguno de nosotros...

...no planteara alguna de estas cuestiones".

No se caen.

-Es por la gravedad.

-O por Dios.

Sí, claro.

Dios no tiene otra cosa que hacer que aguantar estrellas.

-Hay miles.

-Millones.

-Tantas como granos de arena en la playa.

-¡Qué tonterías decís! Dios no existe.

¿Sabes lo que acabas de decir?

Sí, que Dios no existe.

¿Qué pasa?

-¿Quién creó a los animales? -Y las plantas.

-Y a los hombres.

-¿Y a Dios quién le ha creado?

A ver, listos.

"Así nos pasábamos las noches".

"¿Existe el purgatorio y el limbo?"

"¿Habremos tenido otra vida anterior?"

"Siempre había uno que nos devolvía a la más prosaica realidad".

-¿Qué haces el domingo? -Me suicido.

-¿Y el sábado?

-Hagamos un guateque. Sí, hace mucho que no hacemos uno.

-¿Dónde?

En mi casa imposible. -Ni en la mía. Vienen mis tíos.

-Lo podemos hacer en mi casa.

¿Tu madre te deja?

No se enterará.

Mañana está todo el día fuera.

No pasa nada. Se ha echado un novio.

-De mayor quiero ser separado.

¡Carlos, vete subiendo!

¡Ya voy, abuela!

Cuando tenga 18 años, me voy de casa.

-Vámonos ya.

Han llamado a la imprenta para decirnos que el pago estaba listo.

¿Y yo qué quiere que le diga?

Mire su expediente.

Gráficas Sucesores de Usillos.

Sin firma.

Pues el trabajo está entregado y en fecha.

Eso no es asunto mío.

¿Y qué puedo hacer? Si no tienen listo lo que dicen que tienen...

Vaya arriba y pregunte. Allí le dirán.

¿Arriba? Sí, arriba.

A la dirección de publicaciones.

¿Sabe dónde es? Sí, señor. Gracias.

A ver si encuentra a alguien.

Creo que encontraré a alguien.

-Buenas tardes.

A ver si puedo cobrar... Oiga, por favor.

Por favor.

Volveré el año que viene a hacerme otra prueba.

¿No le ha cobrado nada? No.

Le diré a mi madre que vaya. Pues claro.

Y tú también. Nunca se sabe.

Me lo han hecho en un periquete.

Si quieres, te enseño las pruebas.

Ya está la pesada.

Si no quieres, no te enseño las pruebas.

Pero no me faltes. Lo digo por la vecina.

-Buenas noches.

¿Te lo has pensado ya? Sí. No puedo hacer nada.

¿No eres la presidenta del barrio?

Soy la presidenta de la asociación de vecinos.

Pues eso, después del alcalde, tú.

¿Qué le digo a su marido?

Que no llegue a esas horas.

Y que no beba.

Si le digo eso a su marido, no sé lo que me hace.

Te tiene más respeto que a mí.

-¿Y si le echa el cerrojo y le deja en la calle?

-¿Cómo voy a hacerle eso al pobre?

-Haciéndolo.

Después de eso, te tendrá más respeto.

No es mala idea.

Esto hay que arreglarlo entre matrimonios.

Adiós. -Gracias de todas formas.

Cuando se mete uno en matrimonios, sale trasquilado.

No es eso.

Luego dicen que tú has dicho que dices...

-Buenas noches.

Buenas noches.

¿Por qué no te quedas un poco más?

No son ni las 9.

-No puedo, me tengo que marchar.

-Tienes a otra.

-Tú sí que tienes a otro.

-No hables así.

-Es que es verdad.

Me voy.

-¿No me dices adónde vas?

-No.

-A casa con tus papás.

-Sí, has acertado.

No puedo estar sin ellos ni una noche.

Me voy.

-Espera, Toni.

-¿Qué pasa?

-¿Nos vemos mañana? -¿Y tu marido?

-Está de viaje.

Podríamos ir al cine.

-¿Como una pareja normal? -No hables así.

-Está bien.

A las 8 te vengo a buscar.

-De acuerdo.

Que seguía tus pasos...

...como un lobo en celo desde mi hogar.

Con la puerta abierta de par en par.

De par en par.

¿No me ha llamado esta tarde para decirme que el pago estaba listo?

Y lo está, don Antonio.

Lo tiene el subdirector. ¿Y qué hace falta para darle curso?

El señor subdirector quiere entregarle él mismo el cheque.

¡Qué detalle!

¿Quiere que le avise? Si no hay más remedio.

Vamos a ver.

Don Pablo.

Están aquí de Gráficas Usillos.

Sí, don Antonio Alcántara.

Sí.

Puede pasar. Gracias.

Muchas gracias. A usted.

No sé qué se piensan que es la asociación.

Es por la novedad.

Me piden trabajos, novios.

Con la que se armó el otro día y nos salimos con la nuestra.

Eso de que nos salimos con la nuestra...

El ayuntamiento no ha dicho nada.

Tía. ¿Sí?

¿No le importa si este mes le doy un poco menos de dinero para la casa?

¡Qué le vamos a hacer!

El restaurante cada día da menos.

Y no me compro el piso en la vida.

Y sin piso...

...no hay boda.

¿Por qué no alquiláis uno?

Quique dice que es tirar el dinero.

Tirar el dinero.

Cuando me casé, juntábamos entre los dos tres duros.

Aplícate el cuento.

Te puedes quedar aquí el tiempo que quieras.

Compartirás habitación con María. Eso es lo de menos.

No sé cuándo podremos valernos por nosotros mismos.

No te quito razón.

Tendré que pedir dinero a los vecinos para la asociación.

¿Para qué?

Para contratar a un abogado, que esto va para largo.

Recuerda lo que dijo el gerente. El gerente.

¡Menudo sinvergüenza es!

Hay que ir abriendo la mano.

Si no, acabarán cortándonosla.

Dentro de unos límites.

Sí.

Se les afloja la correa un poco.

Se les quita el bozal para que ladren.

Y al que se desmande, se le da un tirón para que sepa quién es el jefe.

Eso es.

Por supuesto. ¿El sábado?

Lo consultaré con Susana.

Mis respetos a tu señora.

Adiós, Alfredo.

¿Sabes quién era?

Pues no. El subsecretario de Obras Públicas.

Lo tengo comiendo en mi mano.

Te interesa nuestra sociedad.

No somos socios.

Es verdad, tienes otros socios.

Socios cooperativistas. Gente decente y trabajadora.

¿Lo de decente me lo dices echándomelo en cara?

Recuerda una cosa. "Homo hominis lupus".

El hombre es un lobo para el hombre.

No recuerdo... No me mires así.

¿Me firma el cheque? Quiero llegar a cenar.

¿A San Genaro?

Sí, aún vivo allí.

Por poco tiempo, por lo que he oído.

La M-30, la radial que van a hacer.

Pasa por ahí. Es una lástima.

Tenemos una reunión con el gerente de Urbanismo.

Lo siento por ti. Podía haber sido tu gran oportunidad.

¿Mi gran oportunidad de qué?

¿Cómo que de qué?

De salir de ese barrio.

Dar el salto.

¿Crees que habría llegado hasta aquí viviendo en tu barrio?

Perdone, don Pab...

¿Me firma el cheque, por favor?

No hay más sordo que el que no quiere oír.

¿Quieres que te dé un consejo?

Me lo va a dar de todas formas.

¿Te han ofrecido el justiprecio?

Sí, pero no tengo ni para empezar. Natural.

Es cuestión de tiempo y de dinero.

Necesitáis dinero y ellos tiempo.

No, yo necesito vivir en mi casa tranquilamente.

No te lo crees ni tú.

¿Quieres hacerme creer que tu sueño es vivir en ese barrio de patanes?

Como ese amigo tuyo que trabajó con nosotros. Desiderio.

Desiderio Quijo.

Tiene una tienda de electrodomésticos y le va bien.

¡Vaya emporio, vendiendo tostadoras!

A mí no me engañas.

Por tus hijos, Antonio.

Sácales de ahí, que conozcan gente, otros ambientes.

Te hará falta para el futuro. Firme el cheque.

No sé qué vais a hablar con el concejal de Urbanismo.

Pero una expropiación no se para así como así.

El resto, cuando hagamos cuentas.

Muy bien.

Gracias y buenas tardes.

Espera a que el ayuntamiento suba el precio, que lo subirá.

Y entonces, vende. Sé lo que me digo.

¡Sal de ese barrio de truhanes!

Buenas tardes.

Hago unos sándwiches.

-Yo llevo Coca Cola. ¡Qué fiesta!

-Hasta mañana.

-¿Sabéis qué?

Puedo traer discos de la tienda.

-A mí me gusta mucho Janis Joplin. Si puedes, tráelos.

-Vale.

¡Joé!

-Tienes unas pestañas muy largas.

-¿De verdad? -Sí.

Y tienes unos ojos...

"Aquellas caricias a escondidas eran más de lo que podía soportar".

"Mi cuerpo temblaba como una hoja".

"Descubrí el vértigo del amor furtivo".

"Y me encantaba".

"Aquella mano rozando la mía significaba algo más".

"Era la promesa de lo que me esperaba en el guateque".

"Contaba las horas para que llegara el día".

Aurora, escucha, no tenemos mucho tiempo.

Me están siguiendo, pero no te preocupes.

Sal de ahí. Nos vemos en la pensión que acordamos.

Lleva el Libro de Familia.

Hasta ahora.

Abuela.

Soy Toni. Hazme un favor.

Dile a mamá que no voy a dormir.

Sí, porque tengo que estar...

...en la redacción, tengo una guardia.

Eh...

Que no se preocupe, que estoy con compañeros.

Adiós. Gracias.

(TV) "En Majadahonda, Residencial Azata".

-Ya hemos visto uno muy mono.

En Carabanchel Alto. Quique dice que está lejos.

¿Quiere vivir en Rosales?

Yo lo cojo.

¿Dígame?

¿De parte de quién?

Un momentito.

Es para usted.

Alfredo.

Trae, boba.

Es un dependiente de Pontejos.

¿Un representante? De puntillas.

Paquita.

¿Cree que es de Pontejos?

¿Qué pasa? No te importa.

Yo creo que a su madre le ha salido un pretendiente.

¿La abuela tiene novio? ¡No digas tonterías!

¿Y se besan? ¡Oye, ya está bien!

Vete a lavar las manos.

Como se quede embarazada...

¿Qué estás diciendo?

Paquita, ten más cuidado.

Se le nota mucho.

¿No ve lo guapa que se pone?

¿Mañana?

No sé si voy a poder.

Tengo que consultarlo con mi hija. Voy a coger la ensalada.

Donde siempre.

Ya termino, es que está buscándola.

¿El qué? La puntilla.

Pues nada, que siga buscándola.

Le tengo que dejar.

Sí, mañana hablamos.

Adiós.

¿La ha encontrado?

Ha quedado en buscarla.

No tenía muy claro...

...si me gustaba la más ancha o la más estrecha.

Voy a sacar los filetes.

Esto es precioso.

Es otra forma de vivir.

Tiene piscina.

Campos de tenis, club social.

Y lo más importante, está en plena naturaleza.

Hay hasta gamos.

¡Bueno!

¡Hay hasta gamos!

Sí, gamos.

¿Hay también osos? A ver si te come uno como a Fabila.

¿Era un boxeador?

-Un rey asturiano.

De monarquías, estás pez.

-Ya me reiré yo de vosotros cuando tenga mi chalet al lado del de Pirri.

¿De quién? De Pirri, el futbolero.

Amén de otros famosos.

Trae, alma cándida.

A ver dónde te vas a meter.

¿Ves las piscinas?

Tiene una para los niños que no saben nadar.

-O sea, para ti.

Eso.

Dime una cosa.

¿No está muy lejos? Parece la sierra.

Está a 50 kilómetros.

Pero con mi pedazo de carro...

...me planto allí en una hora y media.

-Si no hay atasco.

-Con los domingueros que hay, tardarás tres horas.

-Pero si no sabes ni dónde está. -¿Cómo que no?

En esas montañas, anduve yo durante la guerra.

Cuando vayas allí, ten cuidado y no pises un obús.

A más de uno le ha pasado.

Dime otra cosa.

¿Es muy caro o no?

-De momento no me voy a comprar el chalet.

Voy a ver la parcelita. -Cómpratela.

A un primo mío se le llenó de gitanos.

Y para echarlos... -No seas racista.

Además, aquí hay guardés.

-A ver si te nombran vigilante.

¿Cuánto cuesta cada parcela?

Depende, según el tamaño. Las hay más caras, más baratas.

¡Como en todos los sitios! Una normal.

Vente mañana conmigo. ¿Mañana?

Me vendrías muy bien, tú sabes de estas cosas.

Yo no tengo ni idea. Ya, pero es que mañana...

¿Qué cosa mejor tienes que hacer mañana sábado?

Abrir la tienda, ir a la comprar, llevar tus chaquetas al tinte.

La tienda la puede abrir Valentina y lo otro puede esperar.

¿Y si el lunes no tienes listas tus chaquetas?

No pasa nada.

Es sólo para curiosear.

Nos vendrá bien el aire puro.

Como si estuviésemos respirando butano.

Humos y porquerías todo el tiempo.

Nos matan con la contaminación.

Y la solución es comprar una parcela donde Cristo dio las tres voces.

Es a 50 kilómetros de Madrid.

Que es ahí al lado.

Y no he hablado de comprar. Mañana te va a faltar tiempo.

Antonio, no estamos para gastos.

No he hablado de comprar.

Y que no estamos para gastos... La vida está muy cara.

¿Sabes cuánto vale el azúcar?

A mí qué me importa. No soy pastelero.

¿Sabes cuánto nos han dado hoy? ¿Cuánto?

257.000 pesetas.

Descontando las nóminas y la deuda, nos queda un pellizco.

Lo que deberíamos hacer con eso es ahorrarlo.

Ahorrar e invertir es lo mismo.

Antonio, no me líes.

Que te conozco.

Yo no te estoy liando.

Es mejor invertir el dinero en ladrillos que esconderlo.

Esas urbanizaciones no son para gente como nosotros.

Ya salió lo de que no son para nosotros.

Yo quiero ser esta gente.

Jugar al tenis los domingos.

Pero si estás mal de la ciática.

No va a ser así toda la vida.

¿Sabes qué otra cosa me gustaría?

¿El qué? Tener un perro.

¿Tener un perro? ¡Mira, Antonio!

¿Qué vamos a hacer con un perro?

Ir a pasearlo a la sierra. Un perro como Rin Tin Tin.

Un pastor alemán con más pelo.

Ahora quieres un pastor alemán. Sí, señor.

Y una parrilla para hacer la carne.

Y una piscina. Y dos coches y una criada con cofia.

Una criada no, porque tu madre nos ayuda.

Pero dos coches o tres, sí. Un coche para mí.

Uno de segunda mano para ti.

Claro. Si no se puede soñar...

Apaga la luz y sueña.

Que no cuesta dinero.

¡Ay!

¿A ti qué más te da?

No me va a costar nada.

Mira.

Por no oírte, que te pones de pesado...

Damos una vuelta.

Comemos y volvemos, te lo prometo.

Con todo lo que tengo que hacer.

Ya verás, Merche, qué bien nos va a sentar.

Un perro.

¿El qué? Nada.

Que ya me hueles a perro.

Puerta

¡Por fin!

¿Cómo estás? -Bien, tranquila.

-¿Seguro que era social?

-Sí. ¿Has hablado con el negro?

-Mañana nos encontrará algún sitio.

-Bien. -¿No te ha seguido?

-Seguro no lo sé, no me pongas más nervioso.

¿Esta maleta?

-Para disimular.

Le he dicho a la patrona que eres agente de comercio.

-¿Qué cara ha puesto?

-Bien. -¿El Libro de Familia?

-Se lo ha quedado. Es una buena falsificación.

-¿Y los "Combates"? -Los tiré a las alcantarillas.

-Yo me tumbo en el suelo. -Habló el caballero español.

Anda, métete en la cama. Me conformo con que no ronques.

Y apaga la luz. Habrá que dormir algo.

Cuando salga la luna.

Cuando salga, voy a verte.

No te quiero ver a oscuras...

...y sin luz para quererte.

No te preocupes, Rafael.

Nunca te faltaré al respeto.

Era una ambulancia.

Duérmete.

"Aquella noche, mientras mi hermano se estremecía con los ruidos,...

...yo dormía a pierna suelta".

"Soñaba con Karina".

"Me imaginaba rodeándola con mis brazos".

"Oliendo su perfume y dándonos unos besos de caerse de culo".

"Todo eso iba a ocurrir en el guateque del día siguiente".

"Es donde pasaban estas cosas en los años 70".

"¡Cómo iba a imaginar que mi padre tenía otros planes....

...llenos de aire puro".

¡Ay!

Aquí.

Se...

Toby.

¡Toby!

¡Toby!

¡Sit!

Mira, Toby.

Aquí estamos, como dos señores.

"Le ofrecemos tres urbanizaciones para disfrutar intensamente...

...el placer de vivir".

"Nueve modelos de chalets, con tres, cuatro...

...y cinco dormitorios".

"Y con suficientes cuartos de baño...

...como para encontrar siempre uno libre".

"Con espacios para vivir con calma el hogar".

"El placer de vivir intensamente".

"Aléjese rápido".

"Disfrute de una vida sana".

"Su vivienda permanente para vivir con deportividad todo el año".

"Poseer una casa en Monteclaro es empezar a recuperar....

...lo que hemos perdido".

"Todo lo bueno de la naturaleza".

"No piense en el precio".

"Nuestras condiciones son las mejores".

"Financiación a 12 años. 12 años".

Ríe

¿Adónde?

A la sierra, a pasar el día.

Yo no quiero ir.

Tú harás lo que digamos.

Viene tu amigo Josete.

Yo me quiero quedar.

Lo vas a pasar muy bien.

Te sentará estupendamente el aire.

Me vais a perdonar.

No puedo ir.

Tampoco viene. ¡Desde luego!

Pues no vamos ninguno. No te pongas así.

¿Cómo que no?

Es un abandono.

María, hija, ¿quieres venir con nosotros?

Menos mal.

Una que quiere venir. Pareces más crío que ellos.

Si mi madre no quiere venir, que se quede.

Me quedo con ella.

He quedado con Valentina a comer.

¿Con Valentina?

Solo no te quedas.

Esto es una dictadura. ¡Cállate la boca!

Esto es como un cuartel y yo soy el coronel.

Te quiero a las 11 en la puerta y firmes.

¿Está claro? Como el agua.

Pues eso, como el agua.

No puedo ir.

¿Hacemos el guateque mañana?

Imposible. ¿Por qué?

-Mañana está mi madre. -¿Te parece poco?

Mi abuela se queda. ¿Qué les cuesta dejarme con ella?

Lo hacen para fastidiar.

-Y yo no tengo abuela.

-Tendrás un chalet con piscina.

-¿Y a mí qué? Si no sé nadar.

Me esperas.

-¿A qué?

¿A qué va a ser? A eso.

¡Como que no tengo otra cosa que hacer!

Yo no puedo hacer nada.

Claro que puedes. ¿El qué?

No ir. Y mi padre me corta las piernas.

Te puedes esconder. ¿No dices que tu abuela se queda?

Si no te encuentran, te dejarán con ella.

¿Y si le digo que me he roto una pierna?

Se darían cuenta.

No seas miedica.

Yo sé un sitio donde no te podrán encontrar.

¿Te atreves?

Puerta

Si fuera la policía, no llamarían.

¿Quién es?

-¡Don Francisco!

¡Soy la patrona, tiene una llamada en el pasillo!

-¡Ya salgo, gracias!

Será el negro.

Buenos días. -Ahí lo tiene.

-Gracias.

¿Quién es?

-¿Cómo estás? -Bien. ¿Te has enterado de algo?

-De momento, no ha caído nadie. Está todo tranquilo.

-Bien.

-Esta tarde un compañero os llevará a un piso seguro.

-¿Quién es? -Dirá que es hermano de Aurora.

Su nombre es Jacinto. -De acuerdo.

-No salgáis a comer.

Que se os vea lo menos posible por la pensión.

Espera un momento.

-¿Chema?

Chema.

-Si tenéis hambre, que vaya Aurora a por comida.

-Está bien. -Toni.

"Tened cuidado". -Sí, gracias.

Dejo las llaves del candado. No cierre antes de las 2.

¿Qué hago con la llave? Se la da a mi madre.

¿Usted no va a ir con ellos?

No, porque no me encuentro bien.

Necesito descansar. ¿No decías que ibas a...?

Dicen que ese sitio es una preciosidad.

Ya.

Ya irá cuando se compren el chalet.

No lo vamos a comprar.

Ya me lo dirás a la vuelta.

¡Qué suerte!

Otras, a la residencia, a esperar que me llamen.

¿Quién?

¿Quién va a ser? Alfredo.

¿No decía que no era su tipo?

Sí y no.

Le vi tan fogoso y tan echado para delante.

Ahora sólo pienso en él.

Fíjese lo que son las cosas.

¿No ibas a comer con Valentina? Luego te lo explico.

A tu edad y con secretitos.

Herminia, si se encuentra mejor,...

...podemos ir al cine.

No, de verdad.

No me encuentro bien. Lo dejamos para otro día.

Iré a hacerle compañía.

No, no, es que...

Yo... Tiene que dormir la siesta.

¿No se da cuenta que es eso? Eso mismo.

¿Y a quién le dejo la llave?

Pues...

A última hora de la tarde, paso por la residencia y la recojo.

Bueno.

¡Merche, que nos vamos!

-¡Clara, haz el favor!

¡Vaya!

¡Antonio!

¡Tengo que terminar unos pedidos!

¡No grites tanto!

¡Si no grito, no me oyes!

Nada.

Todo bancos, facturas, bancos.

¡Anda, una carta de Francia! ¡Joder!

¡La Virgen santa!

Cuando no es el agua, es el aceite.

Como dicen, pierdes más aceite que un Barreiros.

Y lo que traga esto.

Y será súper agente 86.

A 15 pesetas el litro.

Lo voy a vender para echar gasolina. Va a subir más.

Está aquí la semana que viene. ¿Quién?

Mi hermano Miguel.

¿Viene de vacaciones? No queda muy claro.

Viene sin la familia.

Eso es que se ha divorciado.

¿Tú crees? Sí.

En Francia, los matrimonios duran dos o tres años como mucho. Allí...

¿No importa? Pues eso.

¡Qué raro que venga en estas fechas! Cualquier día vendo el coche.

¿Ah, sí? ¡Merche!

¡Clara, baja, haz el favor!

Se va a poner la nacional de bote en bote.

Ya salgo. ¡Qué pesado!

Antoñito. ¿Sabes qué?

Te doy 80.000. Te doy 10.000 y te lo quedas.

Es por lo de mi hermano. ¡Clara!

¿Quieres hacer el favor? ¡Clarita!

-Dice mamá que no grites tanto, que ya baja.

-Te voy a dar así...

¿No está Carlos contigo?

Cuando no es por uno, es por otro. ¡Carlos!

¡Carlos! Déjame a mí. ¡Carlos!

Ni caso.

Se cansarán y se irán sin ti.

¡Mangarrián!

¡Se está rifando una paliza y tienes todos los números!

Yo lo hice una vez.

Mi padre dejó de buscarme y se fue.

¡Como no vengas, vas a estar calentito!

¡Como vaya, va a ser peor!

Además,...

...luego son ellos los que desaparecen.

Los míos no.

Son todos iguales.

¡Vas a cobrar!

Me gustas mucho.

Y tú a mí, Karina, pero...

Calla.

¡Se está rifando una tunda y tienes todos los números!

Me voy.

Llegaré esta tarde al guateque.

Luego llego.

Pero espérame.

¡Carlos, hijo!

¡Tengo un regalo para ti, una mano llena de dedos!

¡Será posible este niño!

¡Esto es demasiado!

-¿Adónde ha ido?

-Para estas cosas es muy suyo.

¿Para qué cosas?

No sé, cosas.

¿Cosas? Te voy a dar.

Voy a ir al descampado. Espera. ¡Carlos!

¡Carlos!

¡Voy!

¿Qué hacías en Yolanda's?

Estaba jugando. ¿Cuántas veces te tienen que llamar?

¿A que esta noche duermes caliente?

¡Adentro!

¡Será posible!

Conducid con cuidado.

Hay mucho loco por la carretera.

Madre, a ver si te mejoras de lo tuyo.

Sí. -¿Está mala?

Son cosas nuestras.

Merche, ha escrito mi hermano Miguel.

Viene la semana que viene y sin Marie Chantal.

¿Aquí? Sí.

Ése se ha separado.

Eso dice Desiderio. -En Francia no importa.

¿No volveremos tarde?

Cállate, que me tienes harto.

Cuando decimos de salir a una hora, es a esa hora.

Esto no es un juego. Nos vamos muy lejos.

"¿Me esperaría?"

"Hay amores que vencen las barreras del tiempo".

"¿Sería el nuestro de esos?"

¿No ha preguntado por qué no salimos? -Le he dicho que tienes fiebre.

-¿Y qué tengo? -Gripe.

-No tengo cara de tener gripe.

-Tú tose.

Tose

¿Por qué toses? -Para que crea que me has contagiado.

Gracias.

-A ver cuándo nos dejan en paz.

-¿El qué?

-A ver cuándo nos dejan en paz.

No debemos escondernos.

-Yo pensaba que cuando se muriera Franco.

Ahora no sé.

Carrero es igual. -Imagínate que se muere mañana.

-¿Franco?

-Sí. -¡Qué va!

-Imagínatelo.

-Está muerto y enterrado.

¿Y ahora qué?

-¿Qué harías? -¿Que qué haría?

Ir corriendo a Carabanchel.

-¿Para qué?

-Esto no tendría que decírtelo, pero estoy casada.

El anillo es de mi marido.

Le cogieron hace tres años.

Está cumpliendo una condena de 20 años.

Ya lo sabes.

-Lo siento.

De verdad que lo siento.

-No te preocupes.

A todo se acostumbra una.

¿Y tú?

¿Qué harías si estirara la pata?

-Viajar. A París, lo primero.

Estuve a punto de ir, pero hubo un problema familiar.

-Yo también viajaría. París, Londres, Moscú.

-Y a Mongolia. ¿Sabes dónde está? -No.

Si está prohibido, me apunto. Iría a ver "Viridiana".

Y "El último tango en París".

-Yo me compraría montones de libros.

-Yo me tumbaría en el Retiro.

-Comería cordero en Semana Santa.

Puerta

-¡Oiga!

¿Se encuentran bien? -Sí, gracias.

¡Dios santo bendito!

¡Se ha venido todo el mundo a la sierra!

¡Esto es demasiado!

¿Has quedado con toda esta gente aquí?

¡Claro que sí, hombre!

¿Te mareas?

Clara, vigila al chaval.

A ver si me fastidia la tapicería. ¿No traías chicles?

¡Chicles! -Se ha tomado la Biodramina.

Va estupendamente.

¿Jugamos a veo veo?

No, a los anuncios. Empiezo yo.

Tararea

Ya lo sé, las aceitunas.

Estoy rellena de rica anchoa.

¡Josete, hijo!

¿Falta mucho?

No falta mucho.

Si salimos de este atasco... Es mejor ir por Navacerrada.

-¿Quién conduce, tú o yo?

Ponte a este lado, que están andando.

¿Crees que me pongo aquí a propósito, crees que yo monto el atasco?

Pues no lo sé.

Si se apartara ése...

¡Haz el favor, quítate de ahí!

¡Te lo decimos a ti!

¡Cara cartón!

Se mete por el carril de los lentos.

Voy por el carril de los demás.

Herminia.

Buenos días.

-Vamos a casa de los señores de Quesada.

-Les esperan en el club. Les aviso. -Gracias.

¡Mira qué nivel, con guarda y todo! ¡Cómo no!

Adelante.

Sí, señor.

¿Qué os parece el sitio? Es precioso.

Muy bonito. Y estamos al lado de Madrid.

Vienen los de fuera a decirnos lo bonito que es esto.

Abriendo las ventanas, que esto es aire limpio.

Cierra, que la niña se va a resfriar.

No pasa nada, Merche, este aire desinfecta.

-¡Es verdad, huele como el Ajax pino!

-¡Coño, ahí están!

¡Eduardito!

¿Éste es Eduardo? Sí.

Es el representante en España de Telefunken.

Vamos a ver.

¿Le has dicho que venimos todos?

No te preocupes. Donde comen dos, comemos seis.

Eso lo dirás tú.

Por cierto...

No vayas a meter la pata.

Les he dicho que vivimos en Argüelles.

¿Para qué dices tonterías? ¡Eduardito!

-Desiderio.

¿Dónde te metes? No me digas nada.

No habéis venido por el puerto. ¿Qué te dije?

Mi mujer, Estrella.

-Muchísimo gusto. -Lo mismo.

-Mi señora, Clara. -Gracias por invitarnos.

-Encantado.

-Mis amigos Antonio y Mercedes. Encantada.

Mucho gusto.

¡Qué bonito!

No queríamos molestar.

- Los amigos de Desiderio son mis amigos.

-¿Y esta preciosidad? Es la pequeña, María.

Josete y Carlos.

-Es nuestro pirata.

-Chavalote. -Lo pasaréis muy bien.

Ése que está ahí es el mío.

¡Borja, hijo!

Tiene moto.

Hija.

Desde que le compramos la moto, no baja de ella.

Hazme un favor.

Dales una vuelta por la urbanización.

-¡Mamá! -Borja.

¿Van a subir en moto?

-Solo en el recinto. No hay peligro. Venga.

¿Nos dejas montar? Monta, hijo.

¡Por Dios!

-Déjale. Sólo por aquí.

-¿Los tres? Sí, los tres, venga.

Mejor que den una vuelta.

Que no, mujer. ¡Mucho cuidado!

Borja, no corras.

Agárrate.

-Agárrate.

¡Hala!

¡No vayas muy deprisa!

¡Ahí va!

Corre, ¿eh?

-No les veremos más.

-¿Qué?

-Hasta la comida.

Lo pasan genial.

-¿Qué tal si damos un paseíto y os vais familiarizando?

Al fin y al cabo, vamos a ser vecinos.

Es pronto para decir eso.

Estamos haciendo números.

A mí me gusta mucho esto.

-Verás la piscina y las canchas de tenis.

Sabes jugar al tenis, ¿no? No soy Santana, pero le pego.

Aunque sea con la mano. Después de comer, jugamos.

No traemos ropa de gimnasia.

En el club te dejan algo.

¿Nos dejan algo?

-¿Para qué? Para jugar al tenis.

Antonio. ¿Qué?

Tú sólo has jugado al frontón. ¿Y qué le he dicho?

Que le pego con la mano. ¿Y la ciática?

Me siento mejor con este aire. Y llevo la faja.

¡Acércate! Vamos, mujer.

Esa señora no le ha quitado los ojos de encima.

¿Qué hace, hombre?

Herminia.

A mi edad, eso es todo un acontecimiento.

Hay muchas frescas.

No diga eso. ¿Cómo que no?

Usted ha vivido en un ambiente más permisivo.

Pero le ha mirado como una descarada.

¿Y qué cosas están permitidas?

No se burle de mí, Alfredo. Si no me burlo.

Tengo curiosidad por saberlo.

Mire las revistas.

Fulanito se lía con una, menganita se divorcia del otro.

La moral está muy relajada.

¿Usted cree?

No me lo va a negar?

Yo no le niego nada.

Vamos a tratarnos de tú.

¿De tú?

¿Para qué?

Para tratarnos con más confianza.

¿Más?

Vamos al cine, al teatro, de paseo. ¿Cuánta más confianza quiere?

Ninguna.

Estoy estupendamente en su compañía.

Bueno, pues...

No lo estropee con su confianza.

¿Nos sentamos y tomamos algo para comer?

Me ha entrado hambre.

Bueno, vamos a sentarnos.

¿Qué, cómo se encuentra?

-Bien, estoy mejor.

-¡Qué mala suerte!

PAra una vez que vienen a Madrid y se ponen malos.

-Hace tiempo que planeamos el viaje. -Mire.

Les he cortado dos cebollas. Es mano de santo.

-¿Por qué se ha molestado?

-No es molestia.

Tómense estas infusiones de romero.

Son muy buenas.

-Muchas gracias.

-Y tápense bien.

La gripe se cura sudando.

Y hala, a reponerse.

Nos gusta que los nuevos socios sean gente bien.

Natural. -Lógico.

-Tú diriges una imprenta. Tengo otros socios.

Pero me va muy bien.

Aquí he hecho más negocios en un fin de semana que en un mes.

Buenos días.

-Buenos días.

Buenos días.

Su cuñado es uña y carne con el segundo de Arias Navarro.

-Buenos días. Buenas.

Deben tres recibos en la comunidad.

Tienen una cara. Estarán pasando una mala racha.

Que se lo hubieran pensado antes de venir a vivir aquí.

Quieren vivir por encima de sus posibilidades.

Ésa está casada con uno de los Salgado. ¿Me perdonáis?

-¿Y quiénes son? No sé, yo estoy aquí de prestado.

No sé qué se nos ha perdido en este sitio.

¿Has visto cómo habla de sus amigas?

Eso de que son sus amigas...

Las despelleja.

En eso no se diferencian del barrio.

Aquí pagas una cuota y en el barrio critican gratis.

Es verdad.

Ya se lo he dicho a Desi.

Si quieres naturaleza, nos vamos al pueblo, que tienes casa.

Eso mismo le he dicho yo.

-¡De lo que me acabo de enterar!

Venden el piso de Serrano. -¿Sí?

-Dicen que es para encontrar algo más cómodo.

Pero están a la última pregunta.

Estoy preocupada por los niños.

¿Tu hijo no le dejará llevar la moto al mío?

Borja es muy responsable.

Todos los chicos de aquí lo son.

Van a los mejores colegios.

-¡Señoras, a comer!

¿Qué pasa? -Hola.

-Es peor que tu primo. -Mi primo está interno en Campillo.

¿Verdad, Tati? -¿Qué es Campillo?

-Una especie de reformatorio. Los profesores son militares.

-Mi primo dice que sales santo o delincuente.

-¿Qué hacemos esta tarde?

-Podíamos bajarnos al pueblo a mangar.

-¿Mangar? ¿Es que robáis?

-Helados y esas cosas.

El del bar del pueblo es un viejo.

-Es ideal. -¿Venís?

No. Es que me parece que mi padre quiere estar pronto en casa.

-¿Por qué vais vestidos todos iguales?

-Así, ¿cómo?

-Así, con la camisa y el lagarto verde.

Ríen

-El lagarto verde dice.

Es un polo, chaval. Cuesta una pasta.

¿Quieres?

-No, no, no.

No.

-Se lo he mangado a mi padre.

Ya. Es que lo estoy dejando.

-A mí tampoco me gustaban.

"La mirada de una chica hacía que yo...

...perdiese la razón e hiciese todo tipo de locuras".

"Y pensaba en Karina. Pero a los 13 años...

...el amor es muy voluble. Uno está enamorado de una...

...y luego pierde la cabeza por otra".

¿Éste quién es?

Quién va a ser: Federico García Lorca.

Ah, sí. Es uno que mataron en la guerra.

Lo asesinaron. Por una venganza.

Y porque era republicano. Y por ser artista.

Una persona fuera de lo común. No había nadie que hablar mal de él.

¿Qué hacía con esa gente? Yo estaba metido en el teatro.

Y un amigo de la universidad me pidió que le ayudara a montar funciones.

La Barraca.

¡Oh!

La Barraca. Estuvieron en mi pueblo.

Si estuvo usted hace 40 años en Sagrillas...

Sagrillas. No me acuerdo. Pero seguramente.

Si la hubiera conocido entonces...

Habría conocido a mi marido.

Tiene Vd. razón.

Mi hijo ha heredado mi pasión por el teatro.

Y mi hija mi pasión por la costura. Así son.

Venga un día a comer a su casa.

Así le conoce. ¿A su hijo?

¿A su casa?

Le haría mucha ilusión. Ya le he hablado de usted.

¿Qué le ha dicho de mí? Que es una persona estupenda.

¡Por Dios! Creerá que soy una fresca.

¿Por qué? ¿Qué tenemos que ocultar? No hacemos nada malo.

No. Ya lo sé. Pero yo no debo... ¿Por qué?

Otro día me lleva a casa de su hija y sus nietos.

No siga por ahí. Me va a subir la tensión.

Está bien.

No sigo. Pero prométame que lo pensará.

Se lo prometo. Ahora pida la cuenta. Se me hace tarde.

¿Ya? Por favor.

Como quiera.

Camarero.

El cochinillo se te deshace en la boca.

Os va a gustar. -¿Dónde?

Sí, sí, sí. Yo me adhiero a tu propuesta.

¿Y de entrada pedimos algo? -¿Gambas plancha?

-Por lo menos un par de docenas. Unas gambitas.

Antonio. ¿Qué?

Es carísimo. Ya.

Pero, por Dios, mira el plato de chuletas lo que vale.

Con eso hago la compra. A lo hecho, pecho.

Yo pido una tortilla francesa. No, mujer.

Van a pagar estos señores. Seguro que pagan a escote.

Que no, mujer.

Antoñito. Sí.

Esto lo pagamos tú y yo a pachas. ¿Cómo tú y yo?

Tendremos que tener un detalle. Que no es así.

Nosotros compramos. El que debe tener el detalle es el que vende.

Tú sí que no tienes detalles. Yo he vendido.

¿Qué te ha dicho Desi? ¿Eh?

¿Qué te ha dicho? Que cocinan bien.

Ya pueden, con estos precios...

Desi, ¿tú no irás a pagar también lo de los chavales?

Macho, eres un rata. ¿Les invitamos a un vaso de agua?

Eres demasiado. Y tú un ratón.

¿Y si pedimos para beber unas botellitas de Rioja?

Tres si son pequeñas. Con una hay suficiente.

Es un bromista.

Voy a ver a la niña.

-No te preocupes. Los niños aquí ni te enteras de que existen.

-La niñera los cuida bien. Es tan chica... Perdonad.

¿Qué tomará la señorita?

-Unas berenjenas gratinadas...

...y pato a la naranja.

-Yo unos pimientos de piquillo...

...y unas cocochas en salsa verde.

-Yo paté de "foi".

Y cochinillo "cuchifrito".

-Muy bien.

¿Y el caballero? ¿Quién, yo?

¿Lo que quiera?

-Claro. Lo van a pagar mis tíos.

Yo quiero...

...unos judiones...

...y codornices descabezadas.

¿Sabes qué son codornices?

Claro. Se comen, ¿no?

¿Cuántos años tienes?

¿Yo? 15.

Hola, chicos.

Hola. Hola.

Si pedís de comer, pedid menú. Entremeses y un filete.

Ya hemos pedido.

Vaya por Dios.

Sí. Hemos pedido...

...yo judiones. Yo paté de "foi".

Vaya. Y codornices descabezadas.

Yo cochinillo. Madre mía.

Pues nada. Que os aproveche.

-Gracias. -Gracias.

Portaos bien.

¿Y tú a qué colegio vas?

-Yo al colegio San Genaro.

-Yo al Kostka.

¿Lleváis corbata?

-Eso es para las bodas.

Llevamos jersey y pantalón.

Aquí están los puros.

Tenemos para un rato.

Esto también se fuma con tiempo.

Estos son buenos, muy buenos.

Tú sí que sabes. Desi.

Gracias.

Éste para mí. No. No lo muerdas.

Esto se corta con el cortapuros.

-¿Habéis comido bien?

Estupendamente. Sí.

-Sí.

-El cochinillo estaba de chuparse los dedos.

¿Estás mejor? Sí. Con la tortillita.

Hay que cuidarse.

Aunque a ti no te hace falta dieta. Estás estupenda.

Gracias.

¡Camarero!

-No. No pagues.

Ésta la pagamos nosotros. Sí, nosotros.

-Estás en mi club.

-De eso nada.

Esta vez tiene razón Eduardo. -Que no. Y no.

-José Luis. Pásela a mi cuenta.

José Luis, traiga para acá. Déjalo.

Traiga para acá.

Pagamos nosotros. La próxima tú.

-Muchas gracias.

Teléfono

¿Dígame?

-Llevo todo el día llamándote.

-¿Qué te pasa?

-Dávila sabe que estoy contigo.

-Tranquilízate.

-Ayer me siguieron. Sal de ahí ya.

-No es la policía. Estate tranquilo por esa parte.

-¿Es tu marido? -Ahora no. Ya hablaremos.

-Era él, ¿no?

-Era el negro. -No, no era el negro.

Vamos a la habitación. Tenemos que hablar.

Desde luego, de esto te vas a arrepentir, te lo digo.

¡Me cago en la leche! Trae, te ayudo.

Merche. Lo que nos ha salido la comida.

Antonio, el que pierda, paga las cervezas.

Lo normal en estos casos. ¡Lo normal, será posible!

Te lo recordaré a fin de mes. Déjame. Tengo que jugar.

Tenían que pagar ellos. Qué vergüenza.

Antoñito. Voy.

¿Quieres venir a jugar? Que ya voy, hombre. La Virgen.

¿Cómo nos ponemos? Lejos. No me abras la cabeza.

Ponte para allá.

-Jugamos unos sets. -No soy un cangrejo.

Aprende. Mira.

Dale.

Bien, bien.

-15 a nada.

-¿Cómo? Si acabamos de empezar. Se cuenta así.

15, 30, 40...

Yo cuando haga un tanto me cuento 200.

No. Será 15 iguales. Tira para allá.

-Va.

¡Dale, Desi!

-30 a nada.

Desiderio.

-¿Qué dices tú, bocas?

Ni sabes. Va a ti.

No si... De verdad, es que...

¡Dale!

Sí, sí. -¿Qué pasa?

¡Dale!

¡Me cago en la leche! No tan fuerte.

¡Por poco! -40 a nada.

40 a nada. Antonio, para esto no nos vestimos de blanco.

-Perdona, Eduardito. Jugamos bien.

Pero hace mucho que no jugamos juntos.

Ni separados. ¿Has visto ese globo?

-Ha bajado con nieve. Cállate.

Que estamos... -¿Sabes lo que te digo?

No hago más el ridículo. Vete para allá.

Sígueme la corriente. ¿Qué haces?

Sígueme la corriente. A ver.

Ahí voy.

¡Ah! -Bueno...

-Se ha matado. ¿Qué pasa?

-Sígueme la corriente. No hagas esto.

-¡Mi tobillo!

-¿Qué te pasa? -El tobillo.

¡El tobillo!

¡Ah!

-A ver. -¿Te duele?

-El tobillo. -No te lo toques.

Levantadlo. No lo dejéis en el suelo como a un animal.

No apoyes.

-Hala.

No sabía que esto estaba pasando.

-Mira, no sé qué decirte. -No volverá a ocurrir.

-Sí volverá a ocurrir. Tú tontearás con la niña bien.

-No lo es. -Su marido contrata detectives.

Es una niña bien.

-Es una abogada laboralista. ¡No quiero saber nada!

Laboralista. Encima resultará que milita en el partido comunista.

-Lo siento.

-¿Estás loco?

-Te he pedido perdón. Cometí un error.

Pero estamos a salvo.

-De milagro. Y no gracias a ti. Te han seguido.

Da igual que sea un detective. Es por tu culpa.

-Lo siento. -La madre que te parió.

Mira que te lo digo: lo que importa es la seguridad.

Y te lías con una del PC. -No es del PC, y baja la voz.

-Esto no queda así. En la primera reunión lo pienso denunciar.

A ver qué les cuentas.

Vamos, habrá que salir juntos.

-¿Ya se encuentran mejor? -Sí. Mejor.

Vaya haciéndonos la nota. Tenemos que irnos. Mi madre está enferma.

-Ya es mala suerte. Enseguida hago la nota.

Macho, que es tardísimo.

-¿Vas al colegio de él? Sí. Al San Genaro.

Yo voy a Las Irlandesas. Las monjas son un asco.

Don Severiano sí que es un asco.

Nos hacen llevar la falda por debajo de las rodillas.

Y si nos hemos pintado, nos hacen lavarnos con jabón de lagarto.

Qué bestias. Sí.

-Vamos a preguntar que cuando nos vamos.

-¿Por qué no lo preguntas tú?

-Está bien, ya me voy.

-¿Quieres que nos sentemos ahí? Claro.

-¿Qué? ¿Te gusta mi prima?

¡Te vas a enterar! ¿Qué te pasa? ¿Qué te he hecho?

¡Eh!

¡Paleto! -¡Voy en tu ayuda!

¡Aguanta, Carlos!

-¿Qué vas a hacer ahora?

-Tío, que está Borja sangrando.

Vámonos.

Para que te vayas ubicando, estamos aquí.

Ésta es la zona parcelada. Mi chalet está aquí.

Y entre nosotros, yo te recomiendo esta parcela.

Es que esa parcela en primera línea...

¿Cómo es aquí la construcción?

Bueno, mira.

Te enseño los planos de mi chalet y te haces una idea.

En el supuesto, y digo bien,...

...supuesto caso de que comprásemos, ¿qué derechos tendríamos?

Seríais socios del club.

Hay que pagar unas cuotas.

Claro, Mercedes.

Ya. ¿Y si compramos una parcela a medias?

¿A medias? Para ti y para mí.

Y hacemos casas juntas.

Pareadas. ¿Qué quieres, desayunar conmigo?

No. Eso no puede ser. Sólo se puede construir cada 2000 metros.

2000 metros, una vivienda. ¿A cuánto sale?

Hombre, según la ubicación de la parcela, pueden ser 200 pesetas.

¿200 el metro?

Esto no es Mirasierra.

Que te conozco. Déjame un momentito.

Me vendes el metro cuadrado como si fuera la calle Serrano.

Hazte cargo de la ubicación.

Por eso lo digo. Estamos sin vistas.

Vistas sí que tiene. Vistas tiene bonitas.

No veía tanto árbol desde las películas de Tarzán.

Vistas a Madrid, que cotiza.

Para mí lo importante era que se viera Madrid.

¿Tú vendías?

De toda la vida. Por eso sé lo que digo.

Bueno, pues como veo que estamos entre colegas traeré al constructor.

Os hacéis una idea.

Mejor.

Mejor.

Luego vienen las preguntas.

No sabe mucho.

Ayer me prometiste que veníamos a mirar.

Ya que estamos aquí, nos enteramos.

Eso sí. ¿Nos vamos a casa?

No podemos. Viene el constructor.

Como si viene el Papa. No es un sitio para nosotros.

¿Y qué es? ¿Una casa en la que no cabemos?

En la que hemos vivido muy bien.

Claro. Hemos, Merche. Pretérito pasado.

Hasta que hemos conocido esto.

Mira la piscina. ¿Cuál?

Si sólo habéis jugado al mus. Aquí no se puede.

No la aguanto.

No podemos, Antonio.

No podemos vivir aquí.

No podemos. Si por ella fuera, seguiría en Sagrillas.

Qué ofensivo eres. Me cago en la leche.

Y no es verdad.

Nos van a expropiar. ¡Que nos expropien de una vez!

Estoy harto. A ver si pierdo de vista eso.

No sabes lo que dices. No lo sabes tú. No tienes ni idea.

Es una expropiación municipal. El ayuntamiento...

...necesita tiempo, nosotros dinero. Esperemos a que la oferta suba.

Antonio, ¿hablas en serio?

Muy en serio.

Deberías hacerlo. De esto sé.

Desi.

Llévame a casa.

Vámonos.

No te vayas.

No me dejes empantanado. No te...

Mírala. Siempre lo hace. ¿Qué habéis hecho?

¡Borja! ¡Sois unos salvajes!

Cariño, pero...

¿Qué pasa? Mira lo que le han hecho a mi hijo.

Empezaron ellos. ¿Cómo se os ocurre? Cosas de críos.

Para vivir aquí, educa mejor a tus hijos.

¿Qué has hecho? No quiero vivir aquí.

Vivimos bien en el barrio de San Genaro. Tira para allá.

Ahora hablaremos. -Os esperamos en el coche.

Os ponéis como perros a pegaros. -Qué vergüenza.

-Te has pasado 3 pueblos. ¿También tú? A tomar por saco.

Entre este tonto y las mujeres, Eduardo...

-¿No te habías torcido el tobillo? -Se me ha curado ya.

Debe ser el aire de la sierra.

Adiós, Eduardo.

Por Dios, mira que traerme hasta la puerta...

Un caballero español es así. ¿Y si nos ven?

Qué manía. No nos va a ver nadie.

Y si nos ven, ¿qué ocurre? No lo sabe usted bien.

Un momento, abro. ¡No, no, no!

Ya abro yo.

Desde luego, es usted un caso.

Tengo entradas para el teatro. ¿Qué?

Bueno, pues...

Está usted loco. ¿Le llamo más tarde para quedar?

Adiós, Herminia.

He pasado una tarde estupenda.

Yo también.

Márchese, márchese.

Márchese.

Papá, ¿falta mucho?

Como hables otra vez, te dejo en el campo si fueras un galgo.

Suena el timbre

Toni, gracias por venir. -¿Qué ha pasado?

-Se acaba de presentar esta tarde.

Cuando has llamado acababa de llegar.

-Está afectado, él no nos ha puesto el detective.

-Ya, y entonces ¿quién ha sido?

-El desgraciado de su padre.

El muy imbécil pensaba que le hacía un favor a su hijo.

-¿Y qué más saben?

-Que estás casado con otra, que te llamas Francisco...

Viene todo ahí. -Esto no es verdad.

-Ya sé que es una tapadera, pero te he metido en un lío.

Te he metido en un lío, Toni. -Ven aquí.

Ven aquí.

-Le he hecho mucho daño.

Si vieras cómo me ha mirado, con tanto odio.

-Marta, lo importante es qué hacer.

-Su padre quiere que nos separemos.

Pero él insiste en que sigamos juntos.

Dice que lo olvidará todo si yo dejo de verte.

-¿Y qué quieres? -¿Me lo preguntas?

Yo te quiero.

Suena el timbre

¡Ya voy!

No pensé que llegaríais tan pronto, os hacía más tarde.

Usted...

Usted, ¿cómo ha podido hacerme esto?

Herminia, usted sabe que me gustaba muchísimo.

Le puede explicar, Valentina.

No se quede ahí.

No se quede ahí, hija, pase, pase. Pase, pase.

Cuando la vi salir,...

...vestida de punta en blanco,...

...sentí como un pálpito aquí dentro que me decía:

Traición, traición, traición.

Pero yo pensaba para mis adentros:

Valentina, pero si es tu amiga, si Herminia...

...si Herminia es tu mejor amiga; sí, eso pensaba yo.

Fíjese, porque la amistad...

...es lo más importante para mí.

Imagínese la sorpresa cuando después la veo...

...bajando de un flamante coche. Bueno...

Un 600, Valentina. Pues parecía un Aiwa.

Herminia, ¿cómo ha podido hacerme esto?

Pero si usted fue la primera que me dijo que no le interesaba.

Y Alfredo y yo no somos más que amigos.

Amigos nada más.

¿Nada más? Nada más.

Se lo prometo por lo más sagrado, es un caballero.

Sí, un caballero, dice, sí, que sale con dos mujeres a la vez.

¿Cómo? No me diga que también la saca de paseo.

Bueno, pues todavía no.

Pero yo noté el día que nos despedimos que esperaba...

...su oportunidad.

Ah, Valentina, hija. Pero, claro,...

...usted me lo roba a mí con malas artes.

Vuelvo a decirle que a mí no me lleva ninguna intención con él.

Júremelo.

Bueno, ya somos mayorcitas, ¿no?

Bueno, algunas más que otras.

Júreme, júreme que no alberga ninguna esperanza de Alfredo.

Por favor, que se parece usted a la doña Inés.

¡Lo ve!, ¿lo ve como no quiere jurar?

Bueno, Valentina, yo...

...le puede pedir disculpas si en algún momento la he engañado.

Pero, en fin, jurar... No me obligue que no me gusta nada.

¿Lo va a seguir viendo?

¿Le va a volver a ver, Herminia?

Si es amiga mía, no lo vea más.

Me hace sufrir mucho.

Valentina.

Le prometo que no voy a volver a verlo.

Para que esté tranquila y no sufra. ¡Herminia, ya sabía yo...

...que podía contar con usted.

Gracias.

Gracias...

De momento, creo que podría mudarme aquí.

El problema es traer mis cosas. -Y tus padres también.

-A mi madre le va a dar un síncope.

-Marta, estaba pensando que... -¿Qué?

-No, es una tontería, déjalo. -No, dímelo, Toni.

-Vale, te lo digo.

Pero si es una tontería, me lo dices. -Sí, pero dímelo, por favor.

-Pues que, bueno, que a lo mejor ahora...

...suena precipitado, pero...

...que, si a ti te gustaría, más adelante compartimos algo juntos.

-Estás de broma.

-Es una tontería, te lo dije. -Calla, tonto.

Me parece una idea estupenda.

-¿Tú crees? -Estupenda, Toni.

-Marta, que me haces cosquillas.

Marta...

¡Marta!

Marta, por favor. ¡Ay...!

Venga, Carlos.

Despierta.

Merche, ¿por qué no hablamos? Calla, que la niña está durmiendo.

Deja por lo menos que te la lleves. Te he dicho que no.

Toma.

Anda, vete con Antonio.

Que ya cierro el coche, venga.

-Buenas noches, Antonio. Buenas noches, Valentina.

-Antoñito, demos un paseo, que tengo mal la espalda.

-Carlos, Josete, venga.

Hala, arreando.

Derechito para la cama, ¿eh?

Corre, macho, vamos.

-Verás qué bien se ven las estrellas desde la azotea.

-No pases, es mejor para todos.

Prefiero saberlo.

Música lenta

-¡Tu madre!

-Carlos, puedo explicártelo. Traidores.

-¡Cobardes!

Suena el timbre

Pero ¡bueno! Buenas noches, ¿no?

No hagas ruido, hijo, que acabo de acostar a tu hermana.

Portazo

Pero ¡Carlos...!

Será posible, tengo unas ganas de que se le pase la edad del pavo.

¿Cenamos? No.

Tengo un disgusto que no tengo ni ganas de cenar.

¿Por qué?

Convenzo a todos para que no se vayan del barrio,...

...y ahora vamos a ser los primeros.

Mujer, ¿cómo nos vamos a ir?

Tenías que haber visto a Antonio regateando el precio de la parcela.

A veces creo que se olvida de nuestra situación.

No, eso es que le ha dado un pronto.

Después del pronto vienen las consecuencias, es lo que no ve.

Es muy buena persona, y a veces se deja llevar por los amigos.

Pues me gustaría que tuviese en cuenta a su mujer.

Si él te tiene en cuenta, ya estará arrepentido.

¿Tú crees?

Si no lo conociera... Me voy a tomar un poco el aire.

Dos horas metida en el coche...

¡Paco, sube a casa, que ya está la cena hecha!

-¡Que ya voy, mujer!

Tú no vas a decir nada, ¿no?

Me he quedado anonadado. Pues bueno.

Eructa Salud.Joder, el cochinillode las pelotas.

¿Estaba tan bueno como decían? No, no valía para nada.

Como la piscina, que era más grande en el folleto.

Anda que la pista de tenis... Muy pequeña.

¿También lo viste tú? Nada más puse un pie.

Echa para ellos.

¿Sabes la pasta que nos ha costado ir?

No quiero ni pensarlo. 250 pesetas en gasolina.

Si tenemos que venir todos los días a currar,...

¿Y los colegios? Porque el estado no...

¿Colegios del estado allí? No, son todos privados.

Y, si vamos al club social,...

...te roban la cartera. ¡Madre mía!

Esto no está hecho para nosotros, niño.

Me he lucido, sí.

Igual un poco.

¿Y en serio que te quieres ir?

¿A qué huele?

A toritilla.

No. Sí.

La de Aurora, con pimientos.

A pimientos. Eh.

¿En serio que quieres?

¿No tendrás las llaves de la tienda, verdad?

Electrodomésticos Desiderio está abierto para vos.

La lengua que tienes... Ven, te voy a pedir una cosa.

Vamos a ver.

¿Qué cosa tienes que no tenga nadie en el barrio?

Tengo el esnobismo elevado a la enésima, Antoñito.

¿En qué? Pues una cosa Suiza.

No jodas, no me des un despertador. No, también tiene agujas.

Pero sirve para comer, amigo.

"Sólo pensar en Karina y Luis y me hervía la sangre".

"Descubrí que en el amor medimos nuestros actos por un doble rasero".

"Yo no sentía remordimientos por la chica de la urbanización".

"Pero si el engañado era yo, era la más vil de las traiciones".

Oye, dale recuerdos.

Hasta mañana.

Se oyen las conversaciones

Quita, Merche, quita.

¿Qué traes ahí? Amiga.

Una sorpresa.

Se llama "fondil", y sirve par fundir queso.

Ahora quieres que comamos queso fundido.

Pues en Suiza no comen otra cosa.

¿Qué te parece? Una olla.

Que no es una olla, Merche.

Tiene aquí una cosa para poner el fuego y calentar el queso.

Y luego mira:

Platos para las salsas y lo que más me gusta: para el pan.

Y lo metes en el queso. ¿Y cuándo lo haremos?

Pues cuando tú quieras.

Había pensado hacer una cena con los amigos.

¿Te gusta?

No sé, sí, pero me habría venido mejor un juego de sartenes.

Un juego de sartenes, pues nada.

Lo empaqueto y lo devuelvo. ¡No!

Ya que lo has comprado. Pero si es de Desi.

Déjalo, y un día hacemos la cena esa con los amigos.

Perdóname, Merche, pero es que...

...soy un metepatas, ya.

¿De verdad vas a aceptar el dinero?

Qué va, pero me calientan la cabeza.

Y veo a esa gente que vive sin preocupaciones y...

Claro que tienen preocupaciones.

Pues no se les nota, y a nosotros se nos nota.

Si no es una cosa, es otra, ¿por qué no a ellos?

Pues porque son ricos.

Pues eso mismo quiero ser yo, Merche.

Rico para vivir bien.

Y tenerte como una reina. Mira tú.

Pero ¿qué más quieres?

Si tenemos salud, unos hijos estupendos, amigos...

Si el que no se consuela...

A lo mejor tiene dinero, pero no tiene lo que tenemos nosotros.

Tanto pensar...

...en el dinero...

Oye, que yo te quiero mucho.

Pues eso.

No, más de lo que tú te piensas. ¿Entonces?

Entonces nada. No, déjame que es tarde, anda.

Mira qué buena es Santa Bárbara,...

...que nos apaga la luz para que nos podamos achuchar.

"En 1973, si uno quería darse un chapuzón en verano,...

...tenía que coger dos autobuses hasta llegar al Parque Sindical".

"No teníamos piscina municipal, ni canchas de tenis,...

...ni los polideportivos de ahora".

"Si queríamos aire puro, teníamos que esperar al fin de semana...

...para ir a la sierra".

"Pero era el mejor barrio de España por la sencilla razón...

...de que era el nuestro".

Cuéntame cómo pasó - T7 - La parcelita - Capítulo 110

17 nov 2005

Después de muchos quebraderos de cabeza, Antonio por fin consigue que Don Pablo le firme el cheque por el trabajo que la cooperativa ha estado realizando durante las últimas semanas. Este encuentro con Don Pablo hará resurgir en Antonio aquellos delirios de grandeza de tiempos pasados que le volverán a costar más de un enfado, sobre todo, con Mercedes.

La solución a sus deseos de prosperar esconde la aceptación del justiprecio y con el  dinero que les den, construir un chalet a las afueras de Madrid. Antonio y Desi, ilusionados con la posibilidad de tener piscina y jugar al tenis, convencerán a sus familias para ir de visita a la dichosa urbanización.

Ni Carlos ni Herminia quieren acompañar a la familia porque ya tienen sus propios planes. Herminia será la que consiga zafarse para quedar con Alfredo, pero Carlitos tendrá que ir con Josete a la urbanización y llegarán tarde a una cita realmente importante: el guateque de Karina.

Mientras tanto, Toni sospecha que alguien le está siguiendo, lo que supone un grave peligro para su seguridad y para la de Aurora. El miedo a ser descubiertos les hará esconderse lo antes posible, aunque pasadas las horas descubrirán que la policía no tiene nada que ver...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - La parcelita - Capítulo 110" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - La parcelita - Capítulo 110"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos