www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
880597
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.109 - Una noche para recordar
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Claxon

"Desde que se supo que el barrio tenía los días contados...

...por culpa de una carretera llamada M-30,...

...los problemas de cada día dieron paso...

...a una angustia más profunda para todos".

"El piso o el negocio...

...que tanto les había costado crear...

...se iba a convertir en humo a cambio del justiprecio".

"O lo tomas o lo dejas".

"Pero lo que más recuerdo de aquel noviembre de 1973...

...es que mientras muchos vivían la angustia de la expropiación,...

...sólo pensaba en chicas".

Desde que empezaron a usar sujetador,...

...se convirtieron en seres misteriosos y maravillosos".

¿Has visto a la abuela? No.

Y llevo un rato buscándola.

Le he dicho que compre los botones en el barrio.

Se habrá ido a Pontejos.

Le ha dado por ir a Pontejos.

A quien se lo diga...

¡Pili!

¡Hola, Carlos!

Cállate. ¡Hola, Mercedes!

¿Vas a la reunión?

No, voy a casa.

Adiós.

¡Adiós!

¿No la ajuntas porque se ha ido? No quiero hablar de eso.

¿Dónde se habrá metido?

Voy a acostar a la niña.

Vamos con retraso, así no llegamos.

-Tranquilo, trabajamos toda la noche.

-¿Toda la noche? De eso nada.

-Si no echamos horas, no lo acabamos.

Y si no acabamos, no pagan.

-Y si no pagan, no cobráis.

-Estas horas se pagan el doble.

Aquí hay dinero. -Claro.

-Siempre pensando en el dinero. -¿En qué vamos a pensar?

-Los únicos que cobráis siempre sois vosotros.

¿Qué pasa que no se trabaja?

Me marcho.

-Tanta prisa y el primero que se va es el jefe.

-La lengua un poco larga.

¿Qué le pasa?

Ven cuando acabe la reunión. Muy bien.

El director general.

-Buenas noches a todos.

¿Cómo va?

-Vamos a trabajar toda la noche.

-Hola. Buenas noches.

Perfecto.

-¿El formato? -Perfecto.

Me tengo que marchar.

-Usted dirá.

-Antonio, quiero hablar contigo.

Un minuto.

¿Hay alguien ahí? No.

Llevo toda mi vida vendiendo cañas.

Y me quieren quitar el bar.

Para poner una carretera de mierda. Y a cambio me pagan calderilla.

-Yo acabo de poner una tienda y me voy a quedar sin ella.

-¿Por qué no pasan la M-30 por El Pardo...

...y expropian al Franco de las pelotas?

-¡Por favor!

¡Un poco de sensatez!

Va a venir la policía. ¿Os falta mucho?

-Hay gente que aún no ha venido.

-No deis voces, que se os oye fuera.

-¡Hola! ¿Ya habéis empezado?

¿Qué más te da?

Sí me da y no empecemos. No empecemos, que me conozco.

Hemos aumentado un 10% el presupuesto.

Aumenta otro 5%. A ti ni te va ni te viene.

Dame un presupuesto nuevo con el aumento.

Lo firmo, te pago y todos tan contentos.

¿Qué pasa? ¡Que es ilegal!

No grites. Claro que es ilegal.

Tan ilegal como usual.

¿Crees que eres el único que hincha facturas?

Lo hace todo el mundo.

Pues yo no.

Bastante problema he tenido yo.

Te obcecas por nada.

¿A quién perjudicas aumentando las facturas?

A nadie. ¿A nadie? Al estado.

¿Y qué es el estado? Formamos parte del estado.

Hemos formado la cooperativa para sacarla adelante.

Hacemos las cosas bien.

Te lo dije. Si me haces caso,...

...podéis facturar cientos de miles de pesetas.

Millones, si te dejas de remilgos.

¿En qué mundo vives? Vivo en este mundo.

Pero estoy harto de chanchullos.

Voy a serte sincero.

El que está por encima de mí quiere ese 5%.

¿Le digo que no?

Vamos, Antonio.

Todo el mundo saca tajada.

¿Lo entiendes? Claro que lo entiendo.

¡Uno no puede trabajar sin llenarse las manos de mierda!

O se toma o se deja.

Te lo digo por última vez.

Lo hace todo el mundo.

Al caudillo le queda muy poco.

¿Crees que Carrero va a poder lidiar lo que le viene encima?

Pues claro que no.

Si se muere Franco, no se acaba el mundo.

Los buenos negocios para algunos sí.

Dios sabe lo que nos puede pasar cuando nos falte...

Bueno.

No hay más que hablar, agregas el 5% del presupuesto.

Lo cobras en metálico y me lo das.

De acuerdo, pero que conste una cosa.

Lo hago porque no me quedan más cojones.

Lo sé.

Cuando esté el presupuesto, me lo pasas a la firma.

¿Qué estás mirando tanto?

¿De quién son esos prismáticos?

De Josete. ¿Qué estás mirando?

Pájaros. ¿Pájaros?

El único pájaro eres tú. Entra, que hace un frío que pela.

Vale.

Oye, mamá.

¿Qué? ¿Puedo tirar la basura?

Sí, pero no tardes. Y abrígate.

Pare, que me bajo aquí.

¿Cómo le voy a dejar en medio de la calle?

La llevo hasta el portal.

No, si yo vivo aquí al lado.

¿No quiere que cenemos en un restaurante?

Yo tengo un poco de hambre.

Conozco un sitio que ponen un pescadito...

Se lo agradezco, pero no puedo.

Tengo que quedarme con la niña porque mi hija se va a una reunión.

¿Sabe una cosa? Nos tiran el barrio.

¿No me diga? Sí.

¿Quién? El ayuntamiento.

Cuando hagan esa carretera,...

...no sé qué será de nosotros.

Bueno, yo me iré a un asilo.

Yo ya le he dicho a mi familia que me busquen uno.

¿Cómo va a irse a un asilo?

Está jovencísima.

Usted sí que está joven desde que se ha quitado la barba.

Soy una carraca. Si me hubiera visto con 20 años...

Y con 30.

Y hasta con 40.

Pero ya soy una vieja.

Yo la veo muy bien.

Gracias, pero me tengo que ir.

Espere un momento.

Ni que fuera a apagar un fuego.

Dos caladas...

...y le dejo que se marche.

Se lo prometo. Bueno.

Dos caladas.

Con la desaparición del dictador...

...la cuarta internacional debe priorizar...

...entre sus perspectivas históricas...

...la producción y distribución...

-Calla, calla.

(RADIO) "La viuda del ex presidente chileno se dejó fotografiar..

...y no hizo declaraciones".

-No se puede contar lo que pasa y los militares matando a la gente.

-Sigue dictando.

¿Adónde vas?

-Me tengo que ir.

-Lo dejas todo para mañana.

-Tengo una reunión de vecinos.

Quieren tirar abajo nuestro barrio.

Y no lo vamos a permitir.

-Está bien, pero mañana ven pronto. -Antes de las 5.

Me llevo un ejemplar para Chema.

-Hasta mañana.

Cuánto esperé lo que nunca llegó.

Jura que no vas a volver a hacer de las tuyas.

Lo juro.

Mira que me echo un novio, ¿eh?

Que no, que no.

No sé por qué te perdono.

Tú dirás lo que quieras, pero ésa es una sosa.

¿Quién?

Pues Maica.

Bueno, un poco.

Es una mosquita muerta.

Y no tiene nada.

¿De qué no tiene nada? Pareces tonto.

¿Qué va a ser?

Se pone relleno.

¿Relleno?

No se pone nada.

Claro que sí, eso se nota.

Que no. ¿Cómo lo sabes?

Bueno...

No, no lo sé, pero...

Yo no llevo ni gota.

Lo mío es natural. ¡Ah!

¡Carlos, que subas!

¡Ya voy!

"Con 13 años y en la España de 1973,...

...los pechos eran como la fórmula de la Coca Cola".

"Nadie sabía de qué estaban hechos, pero nos gustaban".

"Que llevaran algodón era como quitarle un caramelo a un niño".

"Una crueldad intolerable".

¿No se da cuenta de la edad que tiene?

¿Hospital Clínico?

Quería saber si ha ingresado mi madre.

Es que no aparece.

Herminia López.

71 años tiene.

Gracias.

Por Dios.

Que no esté.

Que no esté.

¿Sí?

¿No?

¿No está?

¡Menos mal!

Muchas gracias y buenas noches. Adiós.

Tose

¿Se encuentra bien?

Es que...

Habré cogido frío.

Claro, no estoy acostumbrada a volver tan tarde.

Pero si sólo hemos ido al cine.

¿Qué le ha parecido la película?

Pues...

La verdad es que mucho no me ha gustado.

A mí las películas de terremotos y barcos que se hunden no me van.

A mí tampoco.

Me gustan más las fuertes. ¡Ah!

Pero no las echan en España. ¡Menos mal, porque se ve cada cosa!

Mi hijo vio una de Marlon Brando en Perpignan.

¿Cómo se titulaba?

No sé qué de un tango en París.

O algo así.

Echaba mantequilla por el cuerpo.

¿Mantequilla?

¿Para qué?

Eso no lo sé.

¡Jesús, mantequilla!

Y con el precio que tiene.

Estos franceses atan los perros con longanizas.

Bueno.

Se me ha hecho muy tarde.

No suelo llegar a estas horas.

Me marcho.

Gracias.

Mira Herminia.

¿Busco una película?

Espera, Paqui.

¿A qué hora te paso a buscar? -No sé.

-¿Cómo que no sabes? -Después de cenar.

Pero tomamos algo rápido y me vuelvo.

-Algo rápido y te traigo. -Bueno.

-El domingo, a la sierra.

-De eso nada. -¿Cómo que no?

-¿Se te ha olvidado el susto que nos llevamos?

No quiero más sustos.

-¿Qué hacemos el domingo? -Lo que hace todo el mundo.

Vamos a la última fila del cine.

-Sí, a la última fila.

Y no sé por qué...

...por qué razón...

...me gustas tú.

Ese temblor.

Esa ilusión.

Cuando tú estás...

...junto a mi lado.

Ese dolor.

¿Te ha gustado? Mucho.

Es que yo, modestia aparte,...

...beso de miedo.

Mucho mejor que tu prima.

A mí me parece que besa bien.

Que no, que no.

¿Tú lo has visto?

Los besos no se dan ni demasiado fuertes...

...ni demasiado flojos.

Así.

Vas a tener razón.

Ni demasiado fuertes ni demasiado flojos.

Ven.

Bueno, ya.

Tengo que subir.

-Un poquito más.

-Que está mi tía en la reunión de la iglesia.

¡Aaa!

¡Aaa!

Pero ¿qué hacéis aquí?

¡Qué susto me habéis dado!

-¿Está usted bien?

No digo que haya tenido un accidente.

Timbre

Perdone un momento, que llaman a la puerta.

¿Qué te pasa? Ha llegado la abuela.

¡Madre, qué susto!

¿Qué te ha pasado? Nada, el autobús que no llegaba.

Y yo llamando a los hospitales. ¿Y tú?

Estaba con Quique.

Y yo esperando como una tonta.

Perdóneme, ya ha llegado mi madre.

Sí, muchas gracias.

Adiós.

Y has cogido frío. Que no he cogido frío.

Estás ardiendo. Estoy destemplada.

No vayas más a Pontejos.

Parece que los regalan. Cómpralos en el barrio.

Tienes razón. No me gustaba nada.

¿Qué te pasa, madre? Vete a la cama ahora mismo.

Puedo ir a donde me dé la gana. Soy mayorcita.

Pues eres peor que una niña.

No te pongas pesadita y vete a la reunión que tienes que ir.

¿Hago algo? ¿Y tú con quién estabas?

Estaba con Quique.

Con Quique, de verdad...

Hazle la cena y que no vea la tele hasta muy tarde.

Que mañana es sábado. Vas a despertar a tu hermano.

Llévale leche caliente a la abuela.

¡Hombre!

¡Si es Antonio Alcántara!

El flamante periodista del diario "Pueblo".

Trabajas en "Pueblo", ¿no? Sí.

¿Dando un paseo?

No, iba a coger el autobús. Te llevo yo.

No, no se moleste. No es molestia. Sube.

Vives en San Esteban de Pravia.

Sí. ¡Venga, que no muerdo!

¿Sabes lo que vamos a hacer? Tomarnos una copa.

Las que haga falta.

Gracias, de verdad.

¡Que subas, coño, no me cabrees!

No tengo ventana para asomar...

...mi soledad.

¡Un momento!

¡Un momento! ¿Queréis callaros ya?

¿Qué se propone?

Yo creo que hay que ir con cuidado.

El otro día llegó la policía y nos echó a todos.

Sí, pero no hay que confundir eso con bajarse los pantalones.

-Hay que escribir a Franco.

Y contarle lo que pasa. Seguro que no sabe nada.

-¿Para qué escribir al generalísimo?

Hay que escribir a Don Juan para que sepa lo que pasa.

Deja tranquilo a Don Juan, que le van a doler los oídos.

Timbre

¡Ya voy!

¡Voy, voy, voy!

-Hola.

-Hola.

-¡Qué guapa! -He hecho raviolis.

-¿Raviolis? -De sesos de cordero y foie grass.

-¿Sí? -Sí.

-Los que más me gustan.

Toma. -Muchas gracias.

Pasa, no te quedes ahí.

Jaleo

¡Callaos la boca de una vez!

¡Silencio, por favor! ¡No decimos nada!

Hagamos como he hecho yo.

Se levanta la mano. ¡Pero todos a la vez no!

¿Así que trabajando en "Pueblo"?

¡Vaya un pájaro es el Romero!

-Yo sólo le conozco de vista.

-¿Y lo de ser abogado?

Ya no te veo por la universidad.

He preguntado y no saben de ti.

-Ya terminé la universidad.

Pero me salió el trabajo en "Pueblo".

Me gustaría más adelante.

-¿Qué llevas ahí?

-Papeles de "Pueblo".

-No me tomes por imbécil.

Me has pillado de buenas.

Vete al servicio y tíralo.

Como tengas algo que no me guste, te empapelo.

-No llevo nada, lo puede mirar.

-Anda, guárdalo.

¿Me vas a despreciar el whisky?

-Ahora. -Que bebas.

No, espera, espera.

Por nosotros.

Por ti y por mí.

Por un poli y un rojo.

Yo no he dicho ni mu.

Esa carretera va a pasar por mi habitación.

-¡Anda que no hay residencias de ancianos!

-Yo estoy en la residencia porque no aguanto a mi nuera.

Cada día estoy más joven. ¡Eh!

Un momento.

Nos estamos yendo por los cerros de Úbeda.

-Cierro la bodega y tengo que escuchar...

...que si estoy joven, que si estoy vieja.

-¿Yo? ¡Valentina!

Cállese, mujer.

Cállese y vayamos al grano.

-Lo estábamos haciendo estupendamente.

No sirve de nada, Desiderio.

No somos abogados y no sabemos de qué hablar.

¡Qué sofoco! ¿Qué pasa?

Mi madre acaba de llegar y yo, llamando a los hospitales.

¿Pasa algo? Ha cogido frío.

Ha ido a Pontejos. ¿A Pontejos?

Sí, y viene de vacío. No me extraña.

¿Por qué lo dices? Por nada.

-El día menos pensado, me caso.

Tengo así de pretendientes.

-Para escuchar tantas tonterías, me voy a mi casa.

Tengo a mi niño solo. -Espera, cariño.

-Es tardísimo. -Si nos vamos, no aclaramos nada.

¿Hace tres años que te llevé a la Puerta del Sol?

-Sí, más o menos.

-Parecías un pajarito frito.

La chica que cogimos contigo tenía mala leche.

Y estaba buena.

¿La has vuelto a ver? -No.

¡No me mientas!

El otro día te vi con ella en el bar.

-Hago la crónica de magistratura y ella trabaja ahí.

Pero no estamos juntos.

Y es la hija de Altamira, el procurador en cortes.

Otro que chupa del bote.

¡Pero bebe, joder! -Sí, sí, ahora.

¿Tú qué piensas que va a pasar? -¿A qué se refiere?

-Cuando el viejo palme. ¿Le has visto las manos?

Fíjate cuando suelta el rollo ese en Nochevieja.

Cuando dice: "Y otro año más en estas fiestas".

¡Joder!

Parece que tiene el baile de san Vito.

-Tiene parkinson.

-No dura más de dos años. Bueno, como mucho.

Y luego, a ver lo que pasa.

Si es que le dejan morirse en paz. Claro que...

...no se lo permitirán.

A más de uno se le va a acabar el chollo.

¡Di algo, joder!

-A mí la política ya no me interesa.

-No seas gilipollas. No estoy de servicio.

Como si se va a la mierda.

Pero bebe, que sólo bebo yo.

¿Sabes lo que vamos a hacer?

Ir a un sitio cojonudo que conozco. Pero cojonudo.

-Mañana tengo que trabajar.

-Pero ¿qué periódico?

Mañana es sábado.

-Pero hay que plantear los temas.

-¿Ya no te gustan las chicas?

Te voy a presentar a unas amigas mías.

Somos las chicas alegres...

...que trajo Colsada para quitarles el mal humor.

Ya verás que pedazo de piernas tienen. Ya verás.

Apúntame eso a la cuenta.

También Toni, mira que no venir... Eso digo yo.

A ver, un momento.

Que estamos aquí sin abogado hablando de cosas que no conocemos.

Ni abogado ni nada. Para lo que nos van a dar, lo quemo todo.

-¡Un momento! Tengo algo que decir.

Ya sabéis que no soy cotilla.

No me gusta meterme en asuntos ajenos.

Pero he leído el justiprecio que ofrecen a una vecina.

¿De qué vecina hablas?

La que está con el de urbanismo.

¿Y cómo lo has conseguido? No se dice el pecador.

¿Qué? ¿Os la leo?

(TODOS) Sí, sí. -Agarraos, que vienen curvas.

-Date prisa. -Es verdad.

Perdona, Tinín.

"Muy señora mía, le comunico que el justiprecio que el ayuntamiento...

...ha fijado para su vivienda...

...es de ¡390.000 pesetas!"

Alboroto

No me arrugues la carta.

-Antonio, léelo bien tú.

Lo pone aquí.

390.306 pesetas. -¿Cómo va a ser?

Si son pisos iguales.

Hablan todos a la vez

-¡Escuchadme, por favor!

Bajad la voz.

Se os oye desde la calle.

Es que esto clama al cielo. Ya lo sé.

¿Qué tal te llevas con ellos?

-Bien. Como están recién casados, van a lo suyo.

Yo no sabía que los curas eran así.

-¿Cómo?

-Como un volcán.

Ésa es su habitación, la de Inés y Eugenio.

Ésa la mía. Luego la ves.

-Vale.

-Si quieres.

-Sí.

¿Y tu trabajo qué tal?

-Como siempre.

-Qué modesto eres. Trabajar en el catastro será emocionante.

-Hay días que no paramos.

-¿Quieres más? -¿Puedo?

-Sí, sí, claro. Sí.

-Qué bien cocinas.

-Hago más cosas bien.

¿Sabes?

He pensado en ti estos días.

-Yo también pienso mucho en ti. -¿Y tu trabajo qué tal?

-Bueno, vendiendo lencería fina.

¿Seguro que está liado con ella?

-Claro. Lo he visto yo. -No nos quedemos así.

Hay que nombrar presidente para la asociación de vecinos.

Que sea abogado. Un abogado.

-Escuchadme. Que sea Antonio.

No yo no puedo serlo.

Que debe ser abogado. Y no tengo tiempo, tengo la cooperativa...

-Tú que eres presidente.

-No. Yo no tengo ni idea de estas cosas.

Alguien debe ser. Alguien...

Alguien que quiera ser presidente.

-Alguien que tenga tiempo. Si nadie quiere, contad conmigo.

Yo os puedo defender.

Sé hacer gestiones.

Conozco a gente del ayuntamiento. Y mi ex marido.

Yolanda, deja a tu ex marido, ¿eh? Un abogado.

Escuchadme.

Necesitamos a alguien que conozca el barrio.

Que conozca bien nuestros problemas. -Sí.

Yo vine muy joven aquí...

...del pueblo. Mis hijos se han criado aquí.

Como los vuestros.

¿No recordáis que no teníamos alumbrado?

Debe ser alguien que defienda al barrio como si fuera suyo.

Alguien que conozca el barrio. Propongo a Mercedes como presidenta.

No, no, no.

-Es una idea estupenda. Voto por Mercedes.

No digas tonterías. No puedo.

No.

Tiene que ser un abogado. Mercedes no puede ser.

No podemos perder más tiempo.

Hay que dejar claro a los concejales que no nos tomarán el pelo.

-Sí.

A la guerra. -A la guerra.

-¿Mercedes?

-Yo. -Yo.

-Por favor.

Di que no. -Mercedes.

-Que sí, que sí.

Te vas a meter en un lío.

Hablan a la vez

De acuerdo. Acepto.

-¡Bien!

Déjame, que sé lo que hago.

Bueno, lo intentaré hacer lo mejor que pueda.

¿Hace cuánto hemos recibido las cartas?

¿Ha pasado algo? Nada.

Josefina, el gerente está en casa de ésa.

-Sí.

Está el coche aparcado.

Nos vamos a plantar en la calle. Para.

Y no pasará hasta que hablemos. No se puede cortar...

...la travesía. ¡Que sí! ¡Cortamos la calle!

-No podrá volver a casa hasta que nos explique que pasa.

-Y a ver qué le dice a su mujer. -Un momentito.

¿Sabéis? Yo voy a abrir la bodega.

No me meto en política, ni me manifiesto.

Hablan todos a la vez

¡Vamos a la calle!

-¡A cortar la calle!

Qué cena más rica. Mejor que las que prepara mi madre.

-Muchas gracias.

¿Y la música te gusta?

-Sí, me encanta. La música romántica me gusta.

-A mí también.

Oye, ¿y tú de novias qué tal? ¿Bien?

-No tengo novia.

-Ah.

-Tuve una, pero ya no... Se llamaba Marisol.

-Qué pena. ¿Cómo era?

-Bien. Bastante bien.

-Si no quieres hablar de eso, no importa.

-Está casada.

-¿Salías con una casada?

-No. Me dejó y se casó con otro.

-Cuánto lo siento. Bueno, ella se lo pierde.

-Sí. Se ha casado con un ingeniero de minas y vive en Mieres.

-Hay mucha carbonilla. -Eso me han dicho.

-Pues yo tampoco tengo novio.

Te lías a hablar y pareces la Pasionaria.

Y las cosas no se arreglan así.

Con plantemos en la calle, no arreglamos nada.

No bajes. Quédate viendo la televisión.

¿Qué pasa? Hablas como si fueras Toni.

Igual se me ha pegado algo de mi hijo.

Y no quiero discutir sobre esto. Te quedas en casa tan tranquilo.

No sabes lo que va a pasar cuando lleguen los grises.

Se va a montar un guirigay que no veas.

Bajo, digas lo que digas. Si vienen los grises, que vengan.

Les explicamos todo. Igual nos dan la razón.

No escuchan. Salen de la furgoneta como lobos.

Te parten la boca. ¡Qué sabrás tú!

¡La madre que me parió!

¿Qué haces?

¿Qué voy a hacer? Bajar contigo. No vas a bajar sola.

Atado y bien atado.

¿Sabes la que se monta en Galerías Preciados en rebajas?

Pasará lo mismo cuando muera el Caudillo.

Todos a arramblar con lo que tienen.

Igual terminas siendo ministro.

Antonio Alcántara, ministro de no sé qué.

En cuanto estire la pata, se presentan Carrillo y la Pasionaria.

¡La madre que lo parió!

¿Sabes lo que pasa?

Que hasta los hijos de los fachas... Sí, de los fachas. Lo fui.

Y los militares, y los serenos lo son. Y a mucha honra.

Hasta los hijos de los fachas son rojos.

¿Vas a beber o no? -Sí, sí, sí.

-Esta mañana detuve a un niñato. ¿Sabes quién es?

El hijo de un gobernador militar.

Antes de interrogarle, me llaman y me dicen que de hostias nada.

Cojonudo, ¿no?

Me puede tirar gasolina, pero yo no le puedo dar una hostia. ¿Qué dices?

-Es tarde. Me tengo que ir. -Te quedas.

Verás tú ahora los de la bodega. Dirán que soy un calzonazos.

Será lo contrario. Eres el único que tiene agallas.

Y de aquí no nos sacan, ¿eh?

No te preocupes, Merche. Estamos donde debemos estar.

Lo peor no ha empezado.

El mes que viene juzgan a esos de Comisiones Obreras.

Al Camacho.

-¡Me cago en la leche!

Como se vayan de rosita, la armo. ¿Qué pasa aquí?

Mientras cuatro gilipollas se juegan los cuartos,...

...el Caudillo pasa la noche...

...rezando al brazo incorrupto de Santa Teresa.

¡Eh, Rosalía!

Mira, un comunista.

Y en vez de llevármelo cogido de las pelotas, lo traigo aquí.

Anda, vete con ella.

-No. Gracias. -¡Vete con ella te digo!

-Vente conmigo, anda.

-Ponme otro whisky.

-Claro que sí, mi vida. Lo que tú digas.

¿Se te ha comido la lengua el gato? -¿Qué?

-Si se te ha comido la lengua el gato.

-No, no, no.

¡Jolín, déjame bajar! Te he dicho que no.

Si va a ser un momento. Qué pesado eres.

Cuando digo no, ¿qué quiero decir? Que no.

¿De qué hablamos? ¡Merche!

¿Vamos o qué? Ah, pero...

Calla. Mi madres está dormida. Paquita.

Si llama Toni, dile que venga. No se preocupe.

Tío. ¿Qué?

¿Puede subir Quique un rato?

¿Quique a solas contigo? Como mañana es sábado,...

...hemos quedado para dar una vuelta. No.

Que no venga si no estamos. Luego hablan.

Están Carlos y Herminia. Ya.

Le digo que suba un rato para jugar al parchís.

¿A jugar al parchís?

Una partida y ya. No puedes quedarte a solas.

Timbre

Si ella se queda, bajo yo. A ver si es Toni.

¡Jo!

Hombre. -Hola, hermano.

No quería bajar. Me han obligado. Nos van pegar.

-Dejo a Josete aquí mientras volvemos.

No me gusta dejarle solo. Que se quede.

¿Con quién hablas?

Con Toni. Vámonos.

Qué bien hueles, Sergio.

-Tú sí que hueles bien, Pili. -¿A qué?

-A melocotón.

-A melocotón dice. -Palabra.

-Pues tú hueles a hombre.

Que sí.

Porque en las películas no huelen.

Seguro que hueles mejor que Charlton Heston en "Ben-Hur".

-No digas eso.

-Hueles que alimentas.

Y ahora, ¿qué hacen?

-Siguen hablando.

-Mientras no vengan los polis...

-Esos vienen seguro. Ya verás.

-Ahora va la de la tienda de sostenes.

Mira, la madre de Karina. A ver.

Es verdad.

¡Jolines!

-¿Seguro que va a venir? ¿Quién? ¿Los grises?

Inmediatamente. No me refería a eso, hombre.

Me refería al de urbanismo. Vendrá por ahí.

Si vienen, hablo yo.

¿Con el gerente? Con los grises. Si vienen, hablo yo.

¡Madrecita querida! ¿En qué hora vendríamos?

Es el acabose. ¿Ahora te das cuenta?

¿No has visto en la iglesia que te decía que no?

Verás la que nos monta aquí.

¿Sabes lo que más me jode?

Que los del ayuntamiento son capaces de ponerse a hacer aquí pisos.

Sí. "Las vueltas que da la vida".

"Mis padres estaban en una manifestación".

"Como si de Fuenteovejuna se tratara,...

...medio barrio había tomado la calle...

...sin más armas que su palabra".

"Me sentía el hijo más orgulloso del mundo".

Mercedes, que tienes razón.

No sé cómo acabará todo esto, pero hay que darle una lección a ése.

-¿Queréis ponche?

-Pues sí. Sí.

Sí, ya, al parchís.

Se están metiendo mano.

Qué ganas tengo de ser mayor para ir a manifestaciones.

Oye, ¿te cuento una cosa?

Es que antes le he visto el sostén a Maica.

Júralo. Lo juro.

¿Te lo ha enseñado?

Se lo he visto con los prismáticos. Pero ¿qué haces, burro?

Ahora está dormida. Ah.

Y además, ¿te cuento otra cosa? ¿Qué?

Le he dado 3, casi 4 besos.

¿Con Maica? No. Con Karina.

Ah, con Karina. ¿No estaba cabreada contigo?

¿Y qué?

"Dentro de un minuto en la azotea. Karina".

Está por ti. Anda, vamos.

Bueno, nosotros...

...subimos a... A por tebeos.

-Yo te como y cuento 20. -Sí.

Oye, pero no vengáis tarde. Venid enseguida.

-Diez, once, doce, trece...

...catorce, quince,...

...dieciséis, diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez...

Catorce, quince, dieciséis...

-¿Seguirás jugando toda tu vida?

No, ¿no?

Ven aquí.

¡Ay!

Música

Esta música te va a relajar.

Te veo un poco cortado, ¿no? ¿Es la primera vez que vienes?

-Tengo que salir de aquí. El gilipollas este me cogió por banda.

-¿Quieres un cigarro? -Sí.

-Me llamo Rosalía. ¿Y tú? -Antonio.

-Antonio. Rosalía es mi nombre artístico.

Soy Mariana. En mi familia casi todas son Marianas.

-En la mía no.

-Qué tonterías. Me gusta mucho hablar.

Pero si quieres, yo no hablo.

-Habla, por favor. -Es por tener conversación.

Te advierto que los que más me gustan son los tímidos.

Esos de aquí te pillo, aquí te mato no me gustan.

-Me hubiera gustado conocerte en otro momento.

-¿Y eres rojo?

O sea, comunista. No he estado con ninguno.

-No soy comunista. Son tonterías que dice.

-No me importa lo que seas. Hay que tener cuidado con él.

Cuando bebe, se pone medio loco.

Quiero que se muera el Generalísimo y a ver si lo echan.

¿En qué trabajas?

-En un periódico.

-¿En un periódico? Yo leo el "ABC".

-¿Sí? -Sí.

Tiene unas esquelas preciosas. ¿No te gustan?

-Bueno, a mí las esquelas no mucho.

-Me gusta que digan cuando murió el muerto.

Y calculas cuánto te queda. Tengo 29.

Si me muero a los 80, me quedan 51 años.

Me quedan 51 años.

¿A ti cuánto te gustaría vivir?

-No sé, 80 también.

-¿80? Igual que yo.

Ay, qué casualidad.

A ver si nos van a llevar a Carabanchel. Y luego nos sacuden.

No creo que sea para tanto. Nos meterán a un calabozo de comisaría.

Yo aguanto mal los palos.

¿Tienes miedo? Mucho.

Nos van a dar palos. Ya verás. Cariño.

Súbete. Si nos cogen, a ver quién cuida la niño.

-¡Me cago en la leche!

Me han montado una manifestación. Una ficha.

-¿Para qué? -Para llamar a la policía.

-Espera. Van a marcharse a casa.

-No puedo esperar. Debo informar a la autoridad.

-Espérate cinco minutitos, ¿eh?

-No puedo. Esto está prohibido.

Lo sabes. Dame la ficha.

-Espera. -No seas zoquete.

Si no informo, me cuesta el chuzo.

-Espera a ver. La poli sacudirá a las mujeres.

-Bueno, está bien.

Espero cinco minutos, pero ni uno más.

Un carajillo.

-Marchando.

A ver si el gerente está a tutiplén con ésa y no baja.

Ojalá. Merche, que ése no baja.

Que sí que baja. Tiene que salir

Nos nos vamos. Cuando vea esto,...

...llamará a los grises y se acabó. Se está haciendo tarde.

Vámonos a casa, por el niño. Está en casa.

Lo digo por mí. Tiene miedo.

Si nos vamos ahora, esto no sirve de nada.

No sirve de nada. Claro.

Díselo, Clara. Es que...

-Si nos vamos ahora, nos van a seguir tomando el pelo.

-Naturalmente.

-Si a mí esto cada vez me gusta más.

Donde esté el ponche, que se quite todo. Mercedes, ¿quieres?

Llevamos un montón de tiempo habla que te habla.

¿Quieres que hagamos algo? -No me digas eso.

-No te gusto, ¿verdad?

-¿Cómo no me vas a gustar?

¡Me cago en la leche! -¿Qué pasa?

-Me he dejado la carpeta en la barra.

-Ahora la coges. No somos ladronas.

-No, no, no. No es por eso.

Es que dentro llevo una revista que no se puede ver.

Me pueden caer 20 años. -Qué va.

Él anda con revistas de chicas. -No es de chicas.

-¿De qué es?

¿De qué es?

-Es de política.

-O sea, que sí eras comunista.

Ya me lo olía yo.

Al verte pensé: "Es rojo, como mi abuelo".

Lo fusilaron en la guerra. Yo no lo conocí.

-Voy a por la carpeta. -Espera.

Vamos a hacer una cosa.

Tú lo entretienes y yo cojo la revista, ¿vale?

-Pero que no te vea.

Y la tiras a la basura. -Vale.

-Oye, espera.

Te daría más, pero necesito... -No, no.

No he hecho ningún servicio.

Vamos afuera. Como tardemos, se cabrea.

-Vamos.

Dice Carlos que besas de miedo.

-Yo sí. ¿Y tú qué tal? No ha dado besos. Es un cortado.

-Sí he dado besos.

Sí, a ver, ¿a quién?

Pues a muchas. A montones.

Y yo me lo creo.

Que sí. Ayer di dos. -A lo mejor es verdad. Se le nota.

Le doy uno y te lo digo. -No, no.

Que no.

Bueno, que era pequeño, ¿eh? Ya está bien.

¡Parad! -Qué besos tan románticos.

Te lo prometo.

¡Eh! Ahí hay una manifestación.

Y vosotros dándoos besos.

¡Parad!

¿Crees que vosotros partiréis el bacalao? ¡Venga ya!

¿De verdad os creéis eso de la dictadura del proletariado...

...y esas chorradas?

Dictadura del proletariado: correlación de fuerzas.

Condiciones objetivas.

En condiciones objetivas...

En cuanto el viejo muera, nadie os recordará.

Hazme caso. Al final, mandarán los de siempre.

¿Tú te crees que los nuevos no nos van a necesitar?

Claro que sí.

¿Qué miras?

-Nada, estaba escuchando.

-Cabrón, como vayáis por nosotros, nos encontráis.

Por mi madre, que no dejo a un rojo vivo.

Chaval, vete ya para casa. Me estás aburriendo.

-Perdón.

Adiós. -Quieto ahí.

¡Eh! -Dígame.

Sí, está aquí.

Ángel. -Ya te cogeré.

No tengo prisa.

¿Qué pasa?

¿Una manifestación ahora?

¿Dónde? En el barrio... ¿A qué coño tengo que ir yo?

No estoy de servicio.

Que sí, que sí, que sí.

Que ya voy.

Se van a enterar estos cabrones.

Cómo besáis los del catastro. -¿Tú crees?

¿Lo dices de verdad?

-Sí. Te lo digo yo.

-¿Tú cómo lo sabes?

-Por las películas.

Si quieres... Si quieres, descálzate.

-¿No te importa? -No, no.

Quítate lo que quieras, mira.

Yo me los quito.

-Yo me quito la chaqueta. -Y yo la rebeca.

¡Ah!

Se oyen sirenas de lejos

Oye, ¿qué pasa? A ver si va a haber un incendio en el barrio.

Ahí está.

Oiga, ¿pasa algo?

-Una manifestación en San Genaro. -¿Una manifestación?

-Se arma si Franco no se pone serio. -Sí, adiós.

Nos tenemos que ir.

-¿Ahora? -Sí.

Ahora. -¿Dónde?

-A San Genaro, está aquí cerca, ¿te vienes?

-Pero si yo estoy aquí muy bien. -Ya, vístete que nos vamos.

¿Qué ruido es ése? No será una sirena, ¿verdad?

-¡Ay, por Dios! Creo que es la policía.

-Yo no he oído nada. -Es una tapia.

-¿Qué dice? -Que vaya a que le miren el oído.

-A usted se le ha subido el ponche.

-Yo he ido, además es gratis.

-¿Y qué le han dicho? -Pues que oigo muy bien.

-¡Que viene! Yo me voy, que me desloman.

No te muevas, no seas cobarde.

¿Quiere rezar el rosario conmigo, que me temo lo peor?

-Sí, porque estoy echa un flan. -¿Puedo yo también?

-Sí, rece.

Que se siente todo el mundo, venga. Qué exagerada eres.

Las sirenas se oyen más fuerte Dios, ahí están.

Me iba a dar un beso y viene la poli a jorobar.

¿Has visto quién es ése? Sí.

Menos mal que no está Toni. No lo mires.

(RADIO) Inspector, informe de la situación.

Inspector Dávila, informe de la situación.

¿Nos reconocerá? Recordará que vino aquí a por Toni.

Pero tú no lo mires.

¿Nos damos uno chiquitito? Josete.

No es momento de besos.

Estaros tranquilos, que no nos hacen nada.

¡Mira, ahí llega Toni!

Tírate para abajo, vete.

Tu hermano Toni se va.

Es un rilado. Mi hermano no es un rilado.

¿Por qué se va?

Alguien tiene que escribir en los periódicos qué pasa.

¡Gallina!

Aquí, el único gallina que hay eres tú.

Además, tus besos son una mierda.

-Pero bueno, ¿qué hacéis?

Estaos quietos. "El mundo se había vuelto loco".

Josete, que nunca se había comido una rosca,...

...se pegaba el lote delante mía y llamaba cobarde a mi hermano".

"Pero lo peor era que tenía razón".

"Sentí mucha vergüenza al ver que Toni...

...era el único que no daba la cara".

"Más tarde sabría que estaba en un partido clandestino...

...y que tenía que evitar líos con la poli".

Y les advierto que no vamos a pasar aquí la noche.

-Estos cabrones al final les van a abrir la cabeza a todos.

-Esto es la leche.

-Si estuviese aquí don Juan, esto no pasaba.

-Deja la cantinela ya de don Juan, coño.

¿Se puede saber qué hacéis aquí?

¡Menudo susto! Sí.

Ha venido la policía.

Aquí va a pasar algo, Quique. -No va a pasar nada.

Nos echan y quitan el restaurante. -Yo me voy abajo con ellos.

-No, tú te quedas aquí conmigo. -Cuantos más seamos, mejor, Paqui.

Venga. -Bueno, ve.

Pero ten mucho cuidado. -Sí, tranquila, mi vida.

Márchense y no pasará nada.

Pero si persisten, me los llevo detenidos y habrá lesiones.

-¡Me cago en la mar!, búscame una banqueta.

-¿Para qué quieres una banqueta? -Para irme con todos, venga.

-¿Y te vas a liar a porrazos? -No, la quiero para sentarme.

-Yo me voy a llevar dos sillas.

-¡Yo voy también!

Quique, ven aquí, joder.

Cierra el bar. -Voy.

Vamos, a ver si se despierta la niña. Déjanos un rato más.

Cinco minutos, ¿eh?

Cinco minutos.

Bueno, ya está bien, todos a sus casas.

¡Me han oído, que se disuelvan, vamos!

-Disculpe, inspector, sólo quieren...

...que el gerente... -¡Aquí no viene ningún gerente!

¿Me entienden o no?

¡A sus casa! -Escuche.

Yo sólo le pido...

...que hable con ellos... -No se acerque.

-Es que... -A su casa.

Gran alboroto

Gritos e increpaciones

¡Al suelo todo el mundo, al suelo!

Todo el mundo sentado. -¡Tú, calladito!

¿Crees que les pegará? Por si acaso yo he cogido piedras.

-Si a mi madre la tocan, mi papá no deja uno vivo.

-Mi madre es la más valiente, sin marido y ahí.

Yo seré igual. ¿Venderás sostenes?

Que no, que ya te lo dije el otro día, voy a ser separada.

Antonio. ¿Qué?

Si nos encarcelan, ¿será por mucho tiempo? Lo digo por los niños.

No te preocupes, que no nos van a llevar.

Y no sería para mucho, para eso está Paquita.

No, no, si estoy tranquila, muerta de miedo, pero tranquila.

En estos casos hay que ponerse en lo peor.

Yo no sé qué pasará, pero quiero que sepas algo.

-Estoy muy orgulloso de ti.

Pero mucho.

Mucho. Y yo de ti.

Mirad, ahí va Pili. ¿A ver?

Solicito autorización para actuar.

-¿Necesita refuerzos? -No, somos dos dotaciones.

Pues creo que llama a Seguridad.

¿Eso qué quiere decir?

Pues los mandarán al cuartal, no creo que se pongan a pegarnos.

Que no pasa nada, hombre.

Bueno, ¿qué hago? -Pero ¿qué quieren?

-Hablar con el gerente de Urbanismo. -Espere órdenes y vigile.

Me recuerda a la batalla del Ebro cuando me quedé sin gasolina...

...rodeado de rusos, ¿sabes qué hice?

-Despertarte.

Cariño, si nos tenemos que ir del barrio, pues nos vamos.

Ya empezaremos en otro sitio.

-Pero, mi amor, sólo tenemos la tienda y nos ha costado un riñón.

-Lo importante es estar juntos y que nos queremos.

-Si yo te quiero, pero es una putada.

Qué ganas tengo de que venga el rey.

A mí me parece que el Caudillo no se muere.

-Como venga Juan Carlos el Breve, dura menos...

-¡Tú!, ¿qué hablas? -Hablaba con él.

Estaba comentando...

...que había estado en la batalla... -¡Que os calléis!

Pues como esto se tuerza, lo tengo muy claro, Merche,...

...a mí no me hunden.

Se vende la tienda y el piso, y a tirar de la imprenta que ahora va.

Que no, yo no me voy y menos a la fuerza.

Con lo que hemos pasado y ha cambiado esto.

¿No recuerdas cuando vinimos del pueblo?

Claro, y como ha pasado mucho tenemos más para responder.

Pues por eso, Antonio.

Nos hemos pasado media vida aquí, lo tenemos todo.

Hasta nuestra hija se casó aquí.

Bueno, se ha casado... No digas eso.

Y a mi madre yo no la saco de aquí porque...

Mira cómo está, cada día mejor.

Que va y viene. Claro.

Tu madre, ésa es otra, ya te diré. ¿Qué?

No me asustes.

Nada, que es una tontería.

¿Cómo? Que sí.

¿Me lo cuentas?

No es el momento. Antonio.

Antes la he visto salir de un coche.

¿Cómo? Sí, señor.

Y le han besado la mano.

¿Un hombre le ha besado la mano? Uno mayor, joder, te lo digo yo.

A que se nos casa. No me vengas con tonterías.

Actúe y disuelva sin contemplaciones.

Cambio y corto. -Recibido, corto.

El tiempo se ha agotado.

Lo que me faltaba, mi suegro en casa y un yerno cura.

No estoy para bromas. ¿Que pasa?

Les doy cinco minutos.

Ustedes verán qué hacen. Echaos atrás.

-Oiga, que yo soy ex combatiente. -Yo del Glorioso Movimiento Nacional.

Gritos y alboroto

Que empiezan, ya veréis, ahora mi padre no va a dejar a uno vivo.

¡Preparaos! -Oiga.

¡A mi la Legión!

-¡Adelante, vamos!

Gritos

Claxon

Claxon

Claxon

¡Señor gerente!

Los gritos ahogan sus voces

¡Señor gerente!, soy la presidenta y queremos hablar con usted.

Yo no tengo nada que hablar, proceda.

Tiene mucho que hablar, aquí se comete una injusticia.

¿Cree que puede tirar nuestras casa y darnos cuatro perras?

Cuando hay alguien de este barrio al que le ha ofrecido el doble.

¡Sí, eso es! -¡Sabemos dónde vive!

Anda, dame la carta. -Toma, toma.

¿La reconoce? Mire, Esmeralda Rodríguez, ¿ve?

-Sabe quién es. -¿Qué quieren?

Que nos den el precio justo por nuestras casa, eso.

Bien, estudiaré el asunto.

Pero que estamos aquí toda la noche, se compromete o no nos movemos.

-¡Eso, eso! -¡Queremos su palabra!

-Mire, señora,...

...les doy mi palabra de que haré lo posible por revisar el precio.

No puedo ofrecerle más. Todas las casas.

Eh, que aquí hay mucha tela. Está bien.

Aceptamos, pero nos ha dado su palabra.

Y ahora, si me da esa carta...

No, me la quedo, por lo de la palabra.

(TODOS) Muy bien, eso, bien pensado.

-Vamos. -¡Que se vayan!

-¡Fuera, fuera!

Gritos de alegría

Aplausos

-¡Fuera del barrio! -¡Fuera!

¡Bravo, tía!

Si te apetece tomar algo en mi casa...

-¿Sabes hacer chocolate? -Y más cosas.

-¡Paqui, baja a hacer unas croquetas o algo, mujer!

"Aquélla fue una noche para recordar".

"El barrio enterró sus diferencias para luchar por lo suyo".

"Todos, los antifranquistas,...

...y los afines al régimen, que eran casi todos".

"Porque, en aquel barrio,...

...la mayoría tenía sus esperanzas en Carrero Blanco".

"No suponían que, semanas más tarde, el sucesor de Franco moriría".

"Y, con él, la continuidad del régimen".

Cuéntame cómo pasó - T7 - La noche de San Genaro - Capítulo 109

10 nov 2005

Mientras Inés y Eugenio continúan en Barcelona, San Genaro al completo se reúne para encontrar una salida a la inminente expropiación que afecta a todo el barrio. 

Antonio, que continúa los negocios con Don Pablo sin que lo sepa Mercedes, no deja de asombrarse ante el  protagonismo que empieza a adquirir su mujer entre los vecinos. Y es que la indignación de Mercedes ante la posibilidad de perder su casa y su identificación con el barrio, le llevan a convertirse en la abanderada de una manifestación que por supuesto en aquellos tiempos era ilegal.

Toni, que se supone que tendría que ir a la reunión de la parroquia, tendrá una noche más que complicada con el inspector Dávila tomando copas; mientras, Herminia tiene sus propias complicaciones para que su familia no se entere de sus citas secretas con Alfredo. 

Al margen del problema de la expropiación, las preocupaciones de Carlos, Josete y Luis siguen siendo las chicas, y en esta noche de septiembre de 1973 más de uno se llevará una sorpresa...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - La noche de San Genaro - Capítulo 109" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - La noche de San Genaro - Capítulo 109"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos