www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
880441
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.108 - El justiprecio
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

¡Vamos, Araceli!

¡Corre!

¡Bien, venga!

-¿Cuándo dices que te dio un beso?

Ayer, por la noche.

-Yo estuve contigo todo el rato y de besos, nada.

No me lo va a dar delante de ti.

Me lo dio cuando te fuiste. -Júralo.

Lo juro.

¿Qué es eso?

¡Jolines!

-Hola, Carlos. Hola.

La tienes en el bote.

-Si fuéramos más lejos, pasaríamos la noche en un albergue.

-Dormiríamos en la misma habitación.

Y las veríamos en camisón.

-En Francia, se puede.

-No digas trolas. -Que no, que es verdad.

"¡Qué guapas estaban dando aquellos saltos...

"...que nos ponían la piel de gallina!"

"Y nos imaginábamos la excursión a Aranjuez del día siguiente".

"Chicos y chicas juntos para hacer un herbario,..."

"...lo que era un acontecimiento para los tiempos que corrían".

-Gracias. De nada.

Adiós, Carlos.

-Cómo te ha dicho adiós.

Adiós, Carlos.

-¿Te las quieres ligar a todas?

Bueno.

"Aquello era un problema".

"Maica estaba por mí, no había más que verla".

"Tenía que ser ahora, cuando Karina me había besado en el portal".

"Lo fácil habría sido renunciar a ella".

"Pero ¿cuándo iba a ocurrirme algo así?"

"Las dos chicas que más me gustaban perdían sus huesos por mí".

"Ni en un sueño podía imaginarme algo más excitante".

"Era la envidia de todos mis amigos".

Sí, señor.

El mundo a color y en relieve. Muy bonito.

¿Cuánto pedimos por esto?

12'50 y el cliente se lo come.

¿Tú crees? ¡Voy!

¿Tú qué dices, Paulino?

Más asequible.

¿Lo dejamos a 12?

12'50, venga.

-¿Antonio Alcántara? Sí.

Tú lo doblas.

Preguntan por ti. ¿Quién?

Del Ministerio de Información y Turismo.

Será del presupuesto que presentamos.

¡Ay!

¿Es para mí seguro? Sí, sí.

Buenos días.

Sí, soy yo.

El mismo, sí.

Sí.

¿Mañana?

Sí, sí, sí. ¿A qué hora quieren que esté?

Muy bien.

Ahí estaré.

Muchas gracias a usted.

Buenos días. Adiós. Gracias, adiós.

¡Mi madre! ¿Qué te ha dicho?

El director general de difusión quiere verme.

-¡No fastidies! ¿Y para qué?

Será por el presupuesto que presentamos.

Mañana por la mañana. ¿A qué hora tenemos que estar?

No, tenemos no, ha insistido en que vaya solo y a las 12.

Le tengo dicho a Valentina que se dé prisa.

Y que no se entretenga.

Esta mujer está cada día peor.

Me voy a la guardería a por la niña.

Cierras tú. Sí, yo cerraré.

Si la ves, dile que se dé prisa. Que sí.

Muy buenas.

Carta para su marido...

...certificada del ayuntamiento.

¿Del ayuntamiento?

Sí.

¿Nos la tenemos que quedar?

Todo el barrio con la misma cantinela.

Haga lo que quiera. Yo me voy y santas pascuas.

Bueno, no, traiga.

Traiga.

Tiene que firmarme aquí.

Aquí.

Muy bien. Adiós.

Adiós.

"Por la presente, pasamos a comunicarle...

...que el justiprecio que el ayuntamiento ha fijado...

...para la vivienda sita en el número 3 de San Esteban de Pravia...

..e inscrita en el registro de la propiedad...

...es de 204.000 pesetas.

¿Cómo?

¿Nos van a dar por nuestra casa 40.000 duros?

¿Y adónde vamos a ir con eso?

Anda, trae.

-¿Cómo estás?

-Pues muy mal.

¿Cómo quieres que esté?

¡Ay!

-No te preocupes.

Seguro que es una falsa alarma.

-Ya, como que no sé yo lo que pasa.

¡Ay, Quique, qué vergüenza!

¡Qué vergüenza más grande!

-Paqui, Paqui.

No te preocupes, seguro que te viene.

-Sí, me va a venir.

Me va a venir.

Por favor, llévame esta tarde al médico.

Yo creo que me va a dar algo.

-Vale, vamos.

¿Piensan que somos idiotas?

Nos quieren dar 204.000 pesetas por mandarnos a la calle.

Es una miseria. ¡Que no puede ser!

Cuando consigues vivir entre cuatro paredes, te pegan una patada.

¡Que hagan la carretera en el Club de Campo!

Pues eso digo yo.

Papá. ¿Cómo se llama la persona que va con dos mujeres a la vez?

¡Que no está el horno para bollos!

¿Qué te pasa, no tienes hambre?

No me encuentro bien, estoy un poco revuelta.

He hablado con la frutera y con la de las patatas.

Y no están de acuerdo con lo que les ofrecen.

Tenemos 15 días para presentar un recurso.

Sí, pero total, ¿para qué? Al final, te hacen lo mismo.

O lo tomas o lo dejas.

¿Conoces a algún abogado que sea un entendido?

Tendrá que ser un experto. Sí, porque esto es muy lioso.

Que haya tratado con expropiaciones. Exacto.

Pues...

Timbre

Como sea alguien de los recibos,...

...dile que no estamos. Vale.

Yo me entero.

Pues eso. La gente no dice más que tonterías.

-¡Qué desfachatez!

204.000 pesetas.

204.000 pesetas para que coja el petate y carretera y manta.

¿Habéis comido? -No, qué apuro.

No queremos... Os sentáis.

Siéntate. -Gracias, Toni.

¿Quieres una croqueta? -Bueno.

Siéntate. Gracias.

¡Hay que ver, 204.000 pesetas!

Lo mismo. Tenemos los mismos metros cuadrados.

Que nos den una patada en el culo y acaban antes.

No podemos decir amén a todo. Hay que hacer algo.

Hablar con alguien en el ayuntamiento.

Es una buena idea. Que nos oigan.

El marido de Yolanda conoce al gerente de Urbanismo.

Ve tú con ella. ¿Con Yolanda?

Claro. Pero si dice que su...

Que ya no están...

Timbre

¡Cómo está el día! ¿Quién será ahora?

Será Yolanda's. No digas eso.

¡Qué buenas las croquetas!

-¿Os habéis enterado? -¡Coño!

-Tienen la cara dura de ofrecerme 272.000 pesetas por el taller.

Pues más que a nosotros.

¿Ya has comido? No.

Pues siéntate. Gracias.

Puerta

Hola, Carlos.

Hola.

¿Vas al cole?

Sí.

Si quieres, voy contigo. Vale.

Ya tengo preparada la carpeta para el herbario.

¿Hay que llevar carpeta?

Vas a ir, ¿no?

Sí.

Supongo...

Supongo que en el autobús te sentarás con Karina.

¿Con ésa? ¡Qué va!

Es que como va diciendo que os habéis besado...

Las ganas.

¿No sois novios?

¡Qué va, ya quisiera!

Ya.

Si no te sientas con Karina, ¿por qué no te sientas conmigo?

Vale.

Pero no se lo digas a nadie. ¿Y eso?

Se lo prometí a Josete, pero prefiero ir contigo.

Yo también.

Adiós, Carlos. Adiós.

"Ahora sí que la había liado. ¿Cómo le iba a decir que no?"

"Si no me echaba a flotar,...

...era por los libros que llevaba en mi cartera".

"Me sentía poderoso, el Capitán Trueno...

...y el Guerrero del antifaz".

"Ellos eran fieles hasta la muerte a sus novias. Peor para ellos".

¿Qué le parece?

¡Jesús, lo que hay que ver!

No sé, es precioso. Yo creo que me lo voy a probar.

Es tan bonito.

¿Has vomitado?

Un poco.

No me encuentro muy bien.

Son los nervios. Yo estoy igual.

Pero no me quiero obsesionar.

Me lo voy a quedar. Nunca he tenido un vestido así.

No sé.

A nuestra edad, ese tipo de ropa ya no nos pega.

¿Para qué lo quiere? Eso nunca se sabe.

Es que yo...

No sé si lo puedo contar. Es muy íntimo.

Si no quiere, no lo cuente.

Lo cuento. Que no salga de aquí.

Voy a tener una cita.

¿Una cita? De amor.

He estado en una agencia. ¿No me diga?

Por eso he salido. ¿Ha ido a la agencia?

Estoy nerviosa como un flan.

¿Cuántos años tiene?

Eso a usted ni le va ni le viene.

¿Cuántos me echas?

Pues yo... Muchos menos.

Yo no me quiero meter en sus cosas, Valentina.

Pero eso de las agencias es para jovencitas como Pili.

El amor no tiene edad.

El amor es...

...el sentimiento, la pasión. Y a usted eso le sobra.

Sí, siempre he sido muy apasionada.

Virgencita, mira que si es el amor de mi vida....

Buenas tardes.

-Han expedientado al director del "Correo de Andalucía".

-¿Por qué?

-¿Y eso qué importa?

Como si necesitaran motivos para dar palos.

Por cierto.

También han expedientado al director del "Pope".

-Pues a los del "1001" les van a caer 30 años.

-No creo que Franco dure tanto. -No, pero Carrero sí.

Teléfono

-¿Sí, dígame?

Eh...

Sí, ¿de parte de quién?

Un momento, ahora le paso.

Toni.

¿Has vuelto a las andadas? Marta Altamira.

-Hola.

-Hola. Menos mal que te pillo.

No quería llamar a tu casa. ¿Podemos hablar?

-Sí. ¿Pasa algo?

-No. Bueno, sí.

¿Qué haces esta noche? -¿Por qué?

-Me gustaría que conocieras a unos chilenos.

Nos han contado lo que está haciendo Pinochet y es terrible.

Podrías escribir algo.

-Sí, me gustaría, Marta.

Pero si escribo sobre los militares, me mandan al manicomio.

Quiere que escriba contra Pinochet.

-Lo llevas claro. -¿Quién va a ir?

-Los chilenos, mi marido, tú y yo.

Vamos a estar a las 10 en mi apartamento.

Nos van a pasar unas diapositivas. Me gustaría que vinieras.

-No estoy seguro. Si puedo, me paso.

-Haz lo posible.

Por favor.

¿Estás bien?

-Sí, estoy estupendamente.

¿Y tú?

-Bien.

Bueno, deseando verte.

Intenta venir, por favor.

-Adiós. -"Hasta luego".

-¿Te ha dado un aire? -No.

-Ten cuidado con Marta. No te puedes arriesgar.

-Ya lo sé.

-¿Os estáis viendo? -Que no.

Claro que me gustan, he visto todas sus películas.

El que más me gusta es Paul Newman.

Me recuerda a ti.

Claro que te lo digo en serio.

En la mirada, en los ojos. Muchas cosas.

Hola, Mercedes. Hola.

Sergio, te tengo que dejar.

Adiós.

Hola, Mercedes.

Hola. ¿Quieres ver alguna cosa?

No, venía a hablar con tu jefa. Un momento.

¡Yolanda!

¡Tienes visita!

-¡Voy, un momentito!

-Busca una faja para la mujer de Ramón.

Esto que te he dicho no te lo tenía que haber dicho.

Dice la jefa que en el sector de la lencería hay que ser discretos.

Más que un cura en un confesionario.

Buenas tardes, Yolanda. -Hola. ¿Qué te trae por aquí?

Me ha dicho Clara que tú también has recibido la carta.

Sí, no me hables.

Baja a ver si encuentras las fajas grandes.

-Sí, voy.

¿Sabes cuánto me han ofrecido?

196.000 pesetas.

Se dice pronto.

A nosotros 8.000 pesetas más.

No sé qué piensan que vamos a hacer con eso.

Clara me ha dicho,...

...aparte de lo del abogado, que tu...

Mi marido.

Mi ex marido. Es amigo del secretario del gerente.

Mañana nos espera. ¿Sí, mañana?

Habrá que decidir quién va.

Sí, eso creo yo.

¿Por qué no nos reunimos todos donde Tinín?

Se lo digo yo.

Perdona que te haga esta pregunta. ¿Te hablas con tu ex marido?

Claro, mujer.

No tiene nada que ver.

-Ésta es su talla, ¿no?

Mira.

-Quique, por favor.

-No te lo digo por nada.

Es que si estás, pues estás.

-No sabes lo que dices.

-Sí sé lo que digo.

-Buenas tardes.

-Buenas... -Siéntense.

Francisca Ramos Delgado.

Nacida en 1950.

¿Es eso? -Sí.

23 años. Cuando los cumplí...

-Muy bien.

Bueno, usted me dirá.

-Pues...

Vamos, que...

Que tengo arcadas.

-Sí.

-La comida me da asco. Sobre todo, las croquetas.

Es que soy cocinera. -Y yo también.

-¿Tiene arcadas?

-No, que soy cocinero. Trabajamos juntos.

-Aparte de las náuseas, ¿hay algo más?

-Pues...

Pues eso, que...

Que no me viene.

-Bueno, tranquila.

¿Cuántas faltas tienes? -Una.

-¿Sólo una? -Me tenía que venir el día 23.

No me ha venido y ya estamos... ¿A qué estamos?

-Es que sólo con una falta... -Es que soy como un reloj.

-Como un reloj.

-¿Te ha aumentado el pecho? -Un poco. ¿Se lo enseño?

-No, espere.

Vamos a hacer una cosa.

-¿Qué? -Esperar un poco.

-¿Cuánto? -Otra falta.

-¿No podemos saberlo antes?

-Si tienen tanta prisa por saberlo, puede hacerse una prueba.

-¿La de la rana?

-No, un Predictor.

Es un producto de farmacia.

Te lo anoto aquí.

Esto no puede ser.

No es legal.

Jaleo

-¡Ya está bien, vamos a ver!

¡Vecinos, vamos a ver!

¡Vamos a ver!

Si habláis a la vez, no nos enteramos.

-Eso.

-Necesitamos un abogado.

¿Tu hijo puede ir?

No, tiene trabajo.

Si no llevamos un abogado,...

...a ver qué le contamos al gerente de las pelotas.

Gerente de Urbanismo. Sí.

Que no estamos de acuerdo con lo que nos ofrecen.

Con lo grande que es Madrid Y tiene que pasar por aquí.

-Un barrio no tiene precio.

-No tenemos para vivir.

-No se queje, usted es el que más gana con esto.

-Y el que más pierde. -Bueno.

¿Tu marido ha conseguido una entrevista con el gerente?

-Que sí, seguro.

No sé qué vamos a sacar en claro, pero le decimos las cosas a la cara.

Hay que hablar bien, intentarlo.

Claro.

No vamos a ir todos.

-Yo tengo que quedarme en la tienda.

Clara, ¿puedes ir tú? -No, viene el fontanero.

Yo sí que puedo ir. Yo no.

-Pues yo voy.

-Yo, con la frutería, me temo que no.

-Con las tres es suficiente.

-Yo me quedo y si viene uno de Urbanismo, le pego un bastonazo...

Cervantes, no la líes.

-Aquí les dejo unas croquetas de bacalao.

-Muy bien.

Mira, mira.

Te recuerdo, Amanda.

La calle mojada.

Corriendo a la fábrica...

...donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha.

La lluvia en el pelo.

No importaba nada.

La gente sigue detenida en los campos de fútbol.

Sin asistencia letrada.

Sin nada.

Durmiendo a la intemperie, sin comida.

-El ejército entra en las casas y se lleva detenido a cualquiera.

A Víctor Jara le cortaron la mano antes de matarlo.

-¿Ese Pinochet no era el jefe del ejército con Allende?

-No tiene que ver. También Franco juró que defendería la República.

-Los que pueden salen del país. Están haciendo una escabechina.

¿Cómo se dice aquí a los que fusilan sin juicio?

-Dar el paseo.

La gente mayor se acuerda.

Timbre

Será Toni.

Hola, Toni.

-Hola. -Pensé que no venías.

Es Toni Alcántara, el periodista del que os hablé.

Alejandro, mi marido.

-Y ellos son Clarisa y Ernesto.

-Hola.

-Así que eres Toni. Marta me ha hablado mucho de ti.

Estamos viendo unas diapositivas.

-Voy a apagar la luz.

Mira éste.

Editorial precisa vendedores a domicilio.

Fijo más comisiones. Mínimo garantizado, 10.000 pesetas.

-¿Cómo te vas a poner a vender libros por las casas?

-¿Qué hago? -¿No hay nada de profesor?

-¡Hola! -¡Hola!

-¡Qué bien huele! -Tortilla.

-¡Tortilla!

De pimientos, la que más me gusta.

¡Qué rica!

Teléfono

Voy yo.

¿Sí, quién es?

Sí, vive aquí. ¿De parte de quién?

¡Ah!

Un momentito, ahora se pone.

Es para ti. De un hospital.

-¿De un hospital?

¿Sí, dígame?

Sí, soy yo.

Espero. -¿Qué pasa?

-Alguien de un hospital.

¿Sí?

¿"Mare"? ¡"Mare"!

¿Qué pasa?

"¿Com ha estat aixó"?

-¿Qué pasa?

-Mi madre se ha roto la cadera. Sí, sí, tú tranquila.

"Fes cas als medges".

"No et preocupis".

"Vindrem".

Vendré con Inés.

"Es la meva dona".

¡Mamá!

"Molt bé".

"Cuidat".

Descansa.

"Un pató".

"Adeu".

-¿Cómo voy a ir contigo? Si no quiere verme.

-Está en el hospital.

-Te lo acaba de decir.

-Tú eres mi mujer y quiero que vengas conmigo.

-Pero ella no quiere que vaya.

-Es mayor, tiene sus manías.

Le costará aceptarlo, pero tendrá que acostumbrarse.

-Sí, pero no ahora.

Nos pones en un compromiso a las dos.

-Vamos a ver.

Está en el hospital, está sola.

Nos necesita, Inés.

-Te necesita a ti, a mí no.

-Lo lógico sería que fuéramos los dos. ¿O no?

-A mí no me metáis en vuestros líos.

-Es mejor que vayas solo.

Recuerda lo del otro día.

-¿Que vaya solo?

-No sé.

-Bueno.

-¡Oye!

Supongo que mi tía se imagina ya algo.

-Que no, qué se va a imaginar.

Paqui.

¿Estás segura de que sabrás utilizar el aparato predictor?

-Claro.

¿Te crees que soy tonta?

¿Le digo a mi familia que me ayuden?

-¿Sabes qué?

Si estás, lo tenemos tan ricamente.

-¿Sabes la risa que le va a dar a mis tíos cuando se enteren?

Y a Herminia.

Y a mi padre.

En cuanto se lo diga, se planta aquí y te mata.

-No me asustes.

Nos casamos y ya está.

-Yo quiero ahorrar para el restaurante.

Si estoy embarazada, ¿cómo vamos a ahorrar?

-Paqui. -¿Qué?

-Vendrá con un pan debajo del brazo.

-Tú lo arreglas todo con palabras.

-No son palabras.

-Que vienen mis tíos.

Mira.

¡Qué poco me gusta que se ponga en el portal!

Buenas noches.

Hola. Buenas noches.

¿Te pasa algo?

-No. ¿Qué me va a pasar?

Alegra esa cara. Muy buenas las croquetas.

No me canso, de verdad.

¿Qué le pasa? Sólo he hablado de croquetas.

No sé.

Buenas noches.

Buenas noches. ¿Buenas noches qué?

¡Ah! Don Antonio.

Eso está bien, hijo.

Adiós.

No hay manera de saber el número de desaparecidos.

Pero sólo en Santiago son cientos.

Ésta es la junta militar.

El de los brazos cruzados es Pinochet.

-Siempre llevan gafas oscuras.

-Para que no se les vean los ojos.

-Dicen que tampoco se han salvado los españoles.

Han matado a un cura de Castellón.

¿Cómo se llamaba?

-Juan Alsina.

Pero no es el único.

Hace un mes, aparecieron los cadáveres de varios curas.

-El estadio nacional.

Lo utilizaron como campo de concentración.

Metían a los que iban deteniendo.

Me extraña que me hayan llamado a mí de parte del subdirector.

Se acordarán del ministerio.

Era el de Agricultura y éste es el de Información y Turismo.

Pues mañana lo sabrás. Lo que sea sonará.

Mañana sabremos muchas cosas.

¿No nos quedaremos sin casa?

No, no llegará la sangre al río.

Deberían dejar el barrio donde está.

Eso digo yo.

Te he hecho una manzanilla.

¿Estás mejor? Un poco.

Ya he soplado yo, no está caliente.

Papá.

¿Aún estás despierto? ¿Qué quieres?

¿Puedes venir?

No sé, porque la hora que es...

Merche, prepárame leche migada.

¡Voy!

¿Qué te pasa?

¿Qué me va a pasar?

No tienes ganas de comer y tienes ojeras.

Desde que recibí esa carta, estoy que no vivo.

¿Sabes qué hora es? Venga, a dormir.

No puedo dormir.

¿Sabes qué me pasa? Sí sé qué te pasa.

Claro que lo sé.

Que tienes mañana una excursión.

Sí, pero no es eso.

Te lo voy a contar.

A ver.

¿Te acuerdas de cuando el padre de Luis se echó una novia?

Su mujer se cabreó mucho con él. Sí que me acuerdo.

Yo no entendía que a alguien le gustaran dos mujeres a la vez.

Pero ahora sí. ¿Ahora sí qué?

Ahora entiendo que a alguien le gusten dos mujeres o las que sean.

¿Y eso por qué lo dices?

Porque tengo dos novias. Maica y Karina.

¿Sales con dos chicas a la vez?

¡Pero hijo! Carlos.

A dormir. Estamos hablando seriamente.

¿Hablar de qué?

De cosas de hombres, Merche.

¡Ah!

Bueno, pues no tardéis.

¿Me has oído?

¿Cómo que tienes dos novias?

Pues sí.

Maica y Karina. Me gustan muchísimo.

Y te voy a decir una cosa. Ya he besado a las dos.

¿Que ya has besado a las dos?

Sí.

Karina lo hace mejor.

Parece que besan igual, pero no.

¿Desde cuándo besas a las chicas y todo eso?

¿Yo?

Desde siempre.

No será desde siempre, hijo.

Bueno, hace dos meses.

No quiero dejar a ninguna. ¿Te quedarías sólo con una?

Te puedes quedar con lo que te dé la gana.

Hasta un harén.

Mira los moros.

Pero si se enteran, se te cae el pelo.

¿Y si no le importa?

¿Como qué no? No ha nacido una mujer que no le importe eso.

¿Y entonces yo qué hago?

Debes elegir. No se puede estar con dos.

¿No decías que la vecina...?

Karina. Ésa.

¿No besa mucho mejor?

Sí. Pues ya está.

Es verdad.

Porque además...

¿El qué?

Que Maica se pone relleno.

¡Ah! ¿Dónde?

¿Dónde va a ser? ¡Ah, relleno!

¿Cómo lo sabes?

Papá, porque eso se nota.

¿No habrás...?

No, papá. ¡Ah!

Haz lo que te dé la gana, pero ten mucho cuidado.

No vas a crecer.

Ojito al parche, que es de goma.

Ya, pero...

A dormir.

¿No puedo estar con las dos?

¡No, hijo, es pecado!

¿Pecado? Elige una.

¿Dónde se ha visto eso? Papá.

¿Qué? Gracias.

De nada, hijo, de nada.

¿Todavía te duele? ¿Que si me duele?

Parece que llevo un perro que me estuviera mordiendo.

Hasta mañana.

Venga, cariño.

No te enfades.

-Ahora no tengo ganas de hablar.

-Mi madre está en el hospital.

Y mis hermanos no están.

Ni mi cuñada.

¿Qué podemos hacer?

-Yo no te digo que no vayas.

Sólo te digo que no me parece bien que vaya yo.

Venga.

Vamos a dormir.

Venga.

-Está bien.

Vamos a dormir.

¿Y ahora qué vais a hacer?

-Tenemos pensado marcharnos a París.

Y de allí a Estocolmo, donde será más fácil conseguir asilo.

-Ya.

-Cuídeme este material, hermano. Nos costó mucho sacarlo del país.

-Claro. Pero no os prometo que lo vayan a publicar.

-Inténtelo. La gente tiene que saber lo que está pasando.

-Gracias.

-Gracias. -Un placer.

-Acerco a Toni y te llevas tú a Clarisa y a su marido.

-Al revés. Yo llevaré a Toni.

-No os molestéis, que yo cojo un taxi.

-¡Qué vas a coger un taxi! Te llevo yo.

Así charlamos un rato.

-Bueno.

-¿Nos vamos? -Sí, vámonos.

-Adiós. -Adiós.

-Adiós.

"Usted está embarazada...

...si después de introducir el stick empapado en orina...

...la ventana muestra un punto de color rosa".

"Incluso en el caso de que el color rosa sea muy leve, significa...

...que usted está embarazada".

Os conocéis de hace tiempo, ¿no?

-¿Marta y yo? -Sí.

-Hace un montón.

Desde la facultad.

-Es verdad, me lo contó.

¿No vas a ejercer?

-Eso espero.

Estoy con lo del periodismo y estoy contento.

-¿En la facultad erais del mismo grupo de amigos?

¿Os veíais a menudo?

-Sí, sí, algo así.

-¿Algo así? -Sí.

-¿Estabais juntos? -¿Juntos? No.

-Que si erais novios. Llámalo como quieras.

-No, qué va.

Pasó algo, pero hace un montón. -¿Seguro?

-Sí, antes de que se fuera a Estados Unidos.

-Es por aquí, ¿verdad? -Sí.

-Perdona que te haga estas preguntas, pero os veo juntos...

Habla de ti de una manera que me da que pensar.

Marta es una mujer muy especial y no me gustaría perderla.

No sé cómo tratarla.

Mi padre, que es un carca, dice que la ate corto, pero yo no puedo.

Marta tiene su carrera y es una mujer independiente.

Pero la verdad...

...pensé que el matrimonio sería otra cosa.

Intentan abrir la puerta

Madre, ¿eres tú?

No, soy yo.

Necesito coger un pañal.

Ahora mismo salgo.

¿Te pasa algo?

No, qué va. Buenas noches.

Buenas noches.

Por aquí, por donde quieras.

-Oye.

No le digas nada de lo que te he dicho a Marta.

-No, no, tranquilo.

-Si yo supiera qué quiere...

Pero hay días que no sé lo que le pasa por la cabeza.

-Muchas gracias por traerme.

Ya coincidiremos otro día.

¿Sabes salir? -Sí, gracias.

-Adiós. -Hasta luego.

¡Ay!

¡Ay, San Cayetano!

La providencia de tu mano.

Me lo estaba imaginando.

Me lo estaba imaginando. Otra vez no, por Dios.

Buenos días. Buenos días, madre.

Le voy a poner estos filetitos empanados.

¿No desayunas?

Es que...

Me he levantado revuelta, tengo angustia.

Revuelta. ¡Ay, Dios mío!

¿Por qué lo dices?

No, nada, cosas mías.

Cosas tuyas. Bueno, que me voy.

¿Te vas ya? Sí.

¿No ibas a recoger plantas?

Es la ropa de los domingos. Es que no tenía otra cosa.

¿Que no tenías otra cosa? Vete a cambiarte.

¡Jolín, nunca me puedo poner lo que yo quiero!

No grites. Dame un plátano, madre.

Anda.

¡Jesús, pobre gente!

Oye, hija. ¿Tú te sientes bien?

A ver si tienes otra cosa. ¿Qué?

Yo, punto en boca.

Pero cuando el río suena, agua lleva.

No digas tonterías.

Bueno, yo me entiendo.

Pues yo no te entiendo.

Buenos días. Buenos días.

¡Qué nochecita, Merche!

Entre lo del piso y la reunión, no he pegado ojo.

Y tengo un dolor aquí, que me quema como si tuviera fuego.

La ciática. ¡Vaya!

No tenéis cuidado. ¡Vas a llegar tarde!

¿Ya está todo? Sí, lo he metido todo.

Me voy. Pórtate bien.

Que pierdes el autobús. Que no digan nada de ti, hijo.

Otra cosa, Merche.

Si te preguntan que cuánto pedimos, diles que medio millón.

¿Medio millón? Sí.

¡Por Dios!

Cuando sepa algo de lo otro, llamo a tu madre.

Cuando sepas algo, llámame.

Sí, no te preocupes.

Alborada López.

-Creía que no venías.

Mi madre, que es muy pesada.

-Abel Fresnadillo. -Presente.

-Sube, venga.

¿Y las chicas? -Ya han subido.

-Anda, sube.

Santiago López.

Santiago López.

Marcos Pérez.

-Presente.

-Venga. David Serrano.

-Presente. -Venga.

Pablo Sansegundo. -Presente.

-Luis Bernardino.

-Presente. -Venga, sube.

¡Hola! Hola, abuela.

¡Qué temprano! ¿Ocurre algo?

Sí y no.

¿Está mamá? Claro que está.

Está en su habitación.

¿Cómo las has conseguido?

-Me las han pasado unos chilenos que se han escapado.

-¡Qué pinta los de la junta!

Parecen gángsters.

-Ya veo, ya.

A ver qué podemos publicar.

No cargues las tintas. -Muy bien.

Algo que se pueda publicar. -Eso es.

¿Podemos entrevistar a los chilenos?

-Eso va a ser imposible, se han ido hoy.

-Bueno.

A ver qué podemos hacer.

-Ven conmigo. Ocúpate de lo de las inundaciones.

¿Me puede poner con Marta Altamira?

De Toni.

Sí, Toni Alcántara.

De acuerdo, espero.

-"Hola, Toni. ¿Pasa algo?"

-Sí, nos tenemos que ver.

Tu marido y yo estuvimos hablando.

No, es mejor que lo hablemos en persona.

Bien.

Sí, puedo ir a tu estudio a comer.

Nos vemos ahora.

Hasta luego.

-¿Todo bien, Toni?

-Sí, todo bien.

Que no.

¿Qué ha pasado? -Su madre se ha roto la cadera.

¿Se ha roto una cadera?

¡Pobre señora!

¿Y cómo está?

Mal, está en el hospital.

¿Y cómo ha sido?

No sé. ¿Por eso discutís?

Por eso no, pero le ha dicho a su madre que vamos a ir a verla.

¿No puedes ir?

Sí, pero... ¿Y por qué no vas?

Porque su madre no quiso conocerme.

Ya, hija, ya. Eso ya lo hemos hablado.

Por eso. Igual la pongo en un compromiso.

Para mí es muy difícil.

No seas tan orgullosa. Debes ceder un poco.

Imagínate que fuera yo y Eugenio no viniera a verme.

No es lo mismo. Sí, yo soy su suegra.

Claro. Una mujer debe estar donde está su marido.

Haznos caso.

Sabemos de lo que hablamos. Es su madre.

Te conviene llevarte bien con ella.

La abuela tiene razón. Además, lo haces por tu marido.

Ya.

Abróchame.

Oye.

¿No estás engordando?

¿Yo?

No.

¡Joder!

Perdone, señorita.

¿Sabe si el subdirector tardará mucho en recibirme?

No creo, en cuanto acabe con la visita que tiene.

Tiene visita. Sí.

¿Estás segura de que has quedado con tu ex marido aquí?

Claro que sí. Segurísima.

Es la primera vez que veo una pareja de separados que se llevan tan bien.

Pensaba que era muy difícil volverse a hablar.

-Me separo yo de mi Luis y le rompo las piernas.

Josefina, qué bruta eres.

¡Oiga, que hemos llegado nosotros primero!

Tendrán la cita antes. ¡A saber!

¡Vamos!

¿Crees que el gerente podrá hacer algo?

-Guillermo me ha dicho que sí.

Ahora que vamos despacio.

Ahora que vamos despacio.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Vamos a contar mentiras.

Menos mal que has llegado. Pensé que perdías el autobús.

Sí.

Ahora vuelvo.

¿Adónde vas?

Atrás.

Ahora que vamos despacio.

Ahora que vamos despacio.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Vamos a contar mentiras, tralará.

¿Por qué te has sentado con ésa?

Por nada.

Nos lo vamos a pasar bien.

Sí.

Ahora vuelvo.

¿Adónde vas?

Delante.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Vamos a contar mentiras.

¿Por qué te has ido con Karina?

Para decirle una cosa.

¿Qué cosa?

Nada.

Ahora vuelvo.

¿Adónde vas?

Atrás. Un momento.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Vamos a contar mentiras, tralará.

Ahora vuelvo.

Vamos a contar mentiras.

¿Qué hago?

¿Por qué no te quedas con una? Me gustan las dos.

-Tú sigue así y ya verás.

-Nos están mirando.

¡Joder!

Sí, está aquí.

Sí, enseguida.

Puede pasar, si quiere.

Gracias.

Con su permiso.

Antonio, pasa, no te quedes ahí como un pasmarote.

¿Qué haces, coño?

Suélteme. ¿Qué te pasa?

Entra a mi despacho.

Tú y yo tenemos que hablar.

Creo que te conviene.

Leonor, si llaman, no estoy. Excepto para el ministro.

Antonio.

Ya estoy aquí.

-Hola.

-¿Entonces qué?

-No lo sé.

No lo sé.

-¿Cómo que no lo sabes?

¿No lo has hecho?

-Es que no me atrevo.

Ayer fui a hacérmelo.

Y no me atreví.

-Pero ¿por qué, mujer?

-Y si...

¿Y si estoy?

-Tenemos que salir de dudas.

Mira.

Lo he comprado.

-¿Qué es?

-Tú ábrelo.

Por si las moscas.

¿Y Merche?

Bien.

Las mujeres siempre están bien.

La mía no sale de Galerías Preciados.

El día que deje de ir a comprar quiebran.

¿Y los niños?

¿El rojillo acabó la carrera?

Sí, trabaja en "Pueblo".

¿De abogado? No, periodista.

En ese nido de comunistas...

Aquí no entra ese periódico. Nunca lo compro.

Vamos a lo nuestro.

Siéntate. Estoy bien así.

Recibí vuestro presupuesto. Me he sorprendido.

Antonio Alcántara Barbadillo.

Tenías que ser tú.

¡Qué pequeño es el mundo!

Gerente. ¡Hay que joderse!

Me interesan los precios.

He decidido que vuestra imprenta trabaje con este ministerio.

¿Qué te parece?

Damos buenos precios y tenemos mucha calidad.

Por eso os he llamado.

Ya sabes lo que son los ministerios.

Éste gasta millones en publicaciones.

Millones.

Quiero que hagáis una prueba.

Eso sí, seriedad en los plazos de entrega.

Es una cooperativa joven, pero trabajamos muy bien.

Y ya me conoce, soy muy pejiguero con los plazos.

Por eso te he llamado.

Haréis un pedido de 10.000 folletos a cuatro tintas. Insisto, a prueba.

Si sale bien,...

...habrá mucho más.

Tienes que agregar un 10%.

¿Agregar un 10% a la factura?

Sí, un 10%.

Donde pone 368.000, pones 36.800 más. ¿No lo entiendes?

No entiendo por qué.

Te pido que aumentes el presupuesto.

Pero no sé qué tengo que hacer con ese 10%.

¡Joder, Antonio!

¿Eres tonto? Antonio, ya está bien.

¿Tengo que explicártelo?

Que no es como antes.

Que esto es legal.

Esto es el gobierno de España.

¿Lo entiendes?

Mira, una dentada. La encontré en la orilla del río.

Me falta la aciculada y la escamosa.

-A mí, la corazonada.

-Mira.

Huele casi tan bien como tú.

¡Qué tonto!

No has cogido nada.

Ya.

Mi abuela, cuando estábamos constipados, hacía unas infusiones.

Eso sí que estaba bien.

¡Carlos!

¿Me has oído?

¿Qué? ¡Ah, sí!

Ya encontraré hojas.

Vuelvo enseguida.

¿Adónde te vas ahora?

Tranquila, que ya vuelvo.

Te guardo el sitio para comer. Vale.

Karina.

¿Dónde te metes?

Buscándote.

¿Y tú?

Estaba con Josete.

Mira, huele.

Huele casi tan bien como tú.

¡Venga ya!

He traído tortilla. ¿La comemos juntos?

¿Tortilla?

Vale.

Bueno, hasta luego.

¡Qué cara tienes! Déjanos alguna a los demás.

¿Sabes qué día llevo?

Corriendo todo el rato. No he cogido ni una planta.

Dame tú alguna. ¡Una porra!

Me ha costado.

Lo siento, macho.

Pues sí que se retrasa.

-Oiga, por favor. -Dígame.

-¿Quién es el señor de perilla?

-El gerente de Urbanismo.

-¿Está seguro? -Claro.

-¿Y cómo se llama?

-Don José Ares.

EL otro es el secretario.

-Muchas gracias.

-De nada.

-Si lo veo, no lo creo.

Este señor que acaba de pasar es el gerente de Urbanismo.

Ya, ya.

Entra mucho en mi casa. ¿En tu casa?

Sí.

Porque éste es el querido de la del tercero derecha.

¡Qué cosas tiene la vida!

Lo importante es que nos reciba.

-Y Guillermo no ha aparecido. ¿Le habrá pasado algo?

-Si pudiéramos salir a tomar un café y un coñac...

Pero si acaba de llegar.

A ver si nos llaman.

-¡Menos mal, ya creíamos que no venías!

-¿Qué os ha dicho?

-Acaba de llegar. Espero que nos reciba.

Son dos vecinas del barrio. Mercedes y Josefina.

-Un placer. Encantada.

-Josefina. -Mucho gusto.

-Mercedes tiene una boutique.

-¿Acaban de llegar?

-Pues sí. -Hacen lo que les da la gana.

¿Con el secretario os habéis arreglado?

¿Como que si nos hemos arreglado?

Claro, para que se tome un poquito de interés.

No.

-No.

-Si es que...

Vamos a ver. Ya me ocupo yo de él.

No he traído bastante.

Pero bueno, no hay problema.

Voy al banco ahora...

Tampoco me he traído el talonario.

¿Llevas dinero?

-Pues sí que llevo. ¿Cuánto necesitas?

-Pues para esto,...

...no menos de 2.000 duros.

¿10.000 pesetas?

-¿Eso no es mucho?

-Si no se les unta, no mueven un dedo.

Esto es así. -Claro.

-Dame.

-Pensaba ingresarlo en el banco.

-Esto...

Vale.

Ya me ocupo yo de esto.

Esperadme aquí. Se lo voy a dar a quien se ocupa de estas cosas.

-Vale.

¿Cuánto es?

Son 825.

Pero te voy a quitar los cinco duritos y se quedan en 800.

Muchas gracias, Herminia.

Si hubiéramos sabido que nos iban a echar, no lo hubiésemos encargado.

Ya lo creo.

No sé cómo va a salir esta criatura.

Pues precioso. ¿Cómo va a salir? Dios la oiga.

Ojalá que su hija consiga algo bueno en el ayuntamiento.

¡Ojalá!

¡Adiós! ¡Adiós, hija, adiós!

Se han puesto de acuerdo en quedarse embarazadas.

Con la que está cayendo.

Buenas.

Buenos días.

Así que ésta es la boutique.

Pues sí.

No pensaba que era así.

Es que antes vendíamos ropa más cara.

No, digo que no me la imaginaba a usted así.

¿A mí, es que me conoce?

Un poco.

¡Ah!

Un poco.

Tome, para usted.

¡Vaya! ¿Para mí?

No es nada, unos bombones de licor.

¿De licor?

Perdone que me presente así. Habíamos quedado para esta tarde.

Pero como en la agencia me dijeron donde trabajaba,...

..he preferido verla.

¡Ah! Usted lo que quiere...

No. Hablar con usted.

Pero le voy a decir una cosa.

Es usted...

...algo tan especial que no había visto nunca.

Bueno, bueno.

Perdone, usted quiere conocer a Valentina.

Pero ¿no es usted Valentina?

No, yo soy Herminia.

Creo que he metido la pata. Sí, creo que sí.

¿Sabe lo que pasa?

Que soy un despistado.

En la agencia, me dijeron que era simpática...

...y muy agradable.

Y muy atractiva.

Por favor, que me va a sacar los colores.

Nada, tu ex marido...

...no aparece.

-Algún contratiempo.

-Yo me tengo que marchar.

El niño no tiene llave. Pues márchate.

Ya me contaréis, ¿verdad?

Hasta luego.

-Hasta luego. Adiós.

Perdone.

¿Es el secretario del gerente? -Sí.

-Llevamos un rato esperando.

Soy la mujer de Guillermo.

Para ver al gerente.

-Yo no conozco a su marido.

-Guillermo Arnau.

-¿Guillermo Arnau?

No le conozco.

Perdone.

¿Qué te ha dicho?

Que no le conoce.

¿No le conoce?

No le conoce de nada.

Vámonos a casa.

A lo mejor no ha oído el nombre. Por aquí pasa tanta gente.

Seguro que es un despiste del secretario.

No te lo tomes así, mujer.

Seguro que tiene una explicación.

Tú no lo entiendes, Mercedes. Si fuera la primera vez...

¿Cómo he podido ser tan idiota, cómo he podido fiarme de él?

No le des más vueltas.

Mercedes, te pido una cosa. Te lo pido por favor.

No cuentes nada de esto en el barrio, por favor.

En boca cerrada, no entran moscas.

Ya verá qué simpática es. No tardará.

¿Y usted está casada?

No, soy viuda. Tengo cuatro nietos.

El mayor es abogado, la mayor se ha casado.

Y hay dos pequeños. ¿Tiene nietos?

Dos.

Aquí está Valentina.

¿Qué tal?

Está deseando conocerla.

¿A mí?

Sí, Alfredo.

¿Alfredo?

-Disculpe, no he podido esperar a esta tarde.

-¡Ah, es usted!

Encantada.

-Mucho gusto.

Ha trabajado en el teatro. -¡Es artista!

-No, no, qué va.

Tome.

-Gracias. ¿Por qué se molesta?

-Como ya nos conocemos,...

...podríamos ir los tres a comer.

Yo no voy a ir, pero vayan ustedes.

-Nos vamos, si no le importa.

No me importa.

-Ha sido un placer.

Igualmente.

Adiós.

-Adiós. Adiós.

¿Me puede dar un cigarro?

Paqui, ¿dónde te metes?

Mesa 3.

Que nos va a pillar el toro.

Tranquila, mujer.

Saldremos adelante.

¿Qué es lo que te pasa ahora?

-Me ha venido.

-¿Entonces...?

-No.

No.

-Pues no llores, mujer.

Es lo que queríamos, ¿no?

-Sí.

-Habrá más oportunidades.

-Ya lo sé, pero es que...

Es que...

Es que me habría hecho ilusión.

-¿Adónde vas ahora?

-A mi casa, a llorar.

-¿Cómo vas a dejar esto?

-¿Y a mí qué me importa?

-¡Me cago en mi manto!

¡Carlos!

¡Vamos a comer!

¿Dónde estás?

-¡Carlos!

¡Carlos!

-Vamos a comer.

No puedo salir. Como me vean, me pelan.

-Tengo más hambre que el perro de un titiritero.

-¡Carlos!

-¡Carlos, estamos comiendo!

¿Por qué llamas a Carlos?

-Porque vamos a comer juntos.

-No, va a comer conmigo.

-Qué va, come conmigo.

-¿Te ha dicho eso? -Claro.

-A mí también.

-¡Carlos, que vengas!

-¡Carlos, ven!

¡Se han cabreado!

-Estás chalado.

-Te la vas a liar.

Tener dos novias es horrible.

-Más horrible es no tener ninguna. Vámonos.

Yo me voy a comer.

-Y yo. Adiós.

-¡Carlos, ven de una vez!

¡Cómo abre la boca mi niña!

Ahora tú. ¿Ahora yo?

Al gerente no le vimos el pelo. Sí, le vimos pasar de largo.

Es el querido de la vecina de Josefina.

¿El gerente?

Sí.

¡Ay, Señor!

¿Cómo estás, hija? Mejor.

Los nervios se me agarran al estómago.

Sólo lo he visto yo. ¿Qué es esto?

Para saber lo del embarazo.

¿Qué embarazo? Estaba en el baño.

Y yo creo que tú ya no tienes edad de...

Es un test de embarazo.

¿Estaba en el baño? Sí.

No es mío.

¿No? Es de Paquita.

¿De Paquita? ¿De quién si no?

¿Tú no...?

¿Cómo voy a estar embarazada? ¡La Virgen!

Cállate.

Hola.

Hola. No me encuentro muy bien.

No, si ya... ¿Cómo se lo decimos a su padre?

Y a Antonio. No se lo digas a nadie.

Voy a hablar con ella.

¡Ay, ay!

¡Ay!

¡Hola, hija! Hola.

Hola, Herminia. Hola, Antonio.

¿Qué pasa? Nada.

He estado oyendo la radio.

Y sólo hablan de catástrofes.

Las inundaciones de Murcia han sido espantosas.

¿Dónde está Merche?

Ha ido a cambiarse. Ahora viene.

Póngame un vaso.

¡Ay!

¿Qué te pasa?

No, qué está pasando aquí, me cago en la leche.

Nada. ¿Qué pasa?

Nada, cosas de mujeres. ¡Ah!

¿Qué tal en el ministerio?

Digamos que bien, pero ya te contaré.

¿Y tú qué tal con el gerente?

Peor no ha podido ir.

Pues borremos este día del calendario.

¿Qué pasa?

¿Está mejor la ciática? No, está peor.

Me voy a sentar un rato.

Ahora te doy un masaje. Sí.

Que no, madre.

Teléfono

¿Sí, dígame?

¿Sí?

-Perdona.

¿Está Eugeni?

-No, señora, su hijo no está.

¿Cómo se encuentra?

-Bien.

Eres Inés, ¿verdad?

-Sí.

Si quiere, le digo que le llame.

-Sí, por favor.

Muchas gracias.

-Bueno, pues si no quiere nada más...

-"Espera".

Espera, no cuelgues.

-¿Sí?

-"Me gustaría hablar contigo, si tienes tiempo".

-Sí, tengo tiempo.

-"No sé si..."

No sé si llegarás a entender.

Pero me resulta muy difícil hablar contigo.

-Bueno, ya lo está haciendo.

-Perdona, Inés.

Creo que te debo una disculpa.

"Me porté muy mal".

Me estabais esperando.

Y yo no tuve...

...el coraje de subir a tu casa.

"Tendrás que perdonarme".

Me costará tiempo hacerme a la idea.

Y comprenderlo.

-Mire, señora.

Las cosas van a ser mucho más fáciles de lo que ahora piensa.

-"Sí".

"Ya me doy cuenta".

Oye.

Inés, tienes una voz muy bonita.

-Bueno.

Muchas gracias.

-Muchas gracias, Inés.

Y buenos días.

-Adiós, Teresa.

¿Qué te dijo Alejandro exactamente?

-Me preguntó por la facultad.

Si hubo algo entre nosotros.

Yo le vi preocupado, creo que lo está pasando mal.

-Lo único que hacemos es vernos en Magistratura.

Ayer te invité para que hablaras con los chilenos, nada más.

-No, si ya lo sé.

Lo nuestro se acabó, no sé por qué se imagina algo así.

-No lo sé.

¿Tú crees que yo te he dado pie a pensar que...?

-No, no, no. ¿Y yo?

-No, no.

Yo no sé qué habrá pensado.

-Si tú quieres, nos dejamos de ver.

No quiero que lo pases mal.

-No sé, Toni.

Si crees que es lo mejor...

-Si me encuentra tu marido, ¿yo qué le digo?

-Si piensas que es lo mejor, nos dejamos de ver.

-Sí.

-Te voy a echar mucho de menos.

-Yo también, pero es lo mejor.

-Si me llamas, no voy a verte.

-Ni yo.

-Pero soy muy débil para esto.

Prométeme que no me vas a llamar.

-Te lo prometo.

-Bueno.

Y si te veo en Magistratura,...

...no pienso hablar contigo.

-Yo tampoco.

¿Y mi comida?

"Te he guardado tu comida".

"Te espero junto al río".

"Karina".

Si no hay más remedio, cogemos el dinero y santas pascuas.

Ya buscaremos algo.

Pues si tú dices que...

¿Te duele aquí?

Ahí no, Merche.

Están construyendo unos pisos en Moratalaz.

Como si es en la Gran Vía.

A ver si porque los que mandan quieren hacer una carretera,...

...voy a andar con la familia como si fuera un circo.

No te pongas así.

¡Ay!

¿Te duele aquí?

A ver si es la ciática.

¿Cómo va a ser ciática? Yo no soy un viejo.

Tampoco un chaval.

Tienes que ir al médico. ¡Ay!

A mí me gustaría ir a Moratalaz. Está muy bien.

¡Me cago en la leche!

Moratalaz está muy bien, pero no hace falta.

Como si me quedo sin la tienda. Para lo que nos da...

Ya.

Menos mal que te va bien. ¿Qué haces?

Te digo que esto no es una casa de masajes.

¡Karina!

¡Karina!

¡Sal, que me muero de hambre!

¡Carlos!

¡Carlos!

Hola, Carlos.

¿Por qué te escondes?

-¿Qué tal, Carlos?

Bien, ¿y vosotras?

-Fenomenal.

¿Verdad, Maica? -Muy bien.

¿Os pasa algo?

¿A nosotras?

No, ¿por qué?

-A lo mejor lo dices porque has salido con las dos a la vez.

¿Es por eso?

Eso se puede explicar.

-No hace falta. Ya lo hemos hablado todo.

¿Sí?

-Sí. ¿Y sabes una cosa?

Hemos decidido que las dos seamos tus novias. ¿No te importa?

A mí no.

-Eres tan maravilloso.

-Y tan guapo.

-Carlos, ¿no nos vas a dar un beso?

Sí, claro.

¡Entérate, imbécil!

-¡Chulo! ¿Qué te has creído?

¡No, que me ahogo! -¡A ver si es verdad!

Y así están las cosas.

¡Qué grandísimo hijo de su madre! El 10%.

Como si es el 1%. Es un fraude.

-El fraude lo comete él.

Da igual, yo por ahí no trago. Que conste que no trago.

-Hablemos como personas adultas.

A mí no me jode otra vez ese desgraciado.

¿Le conocías?

¿Por qué crees que me llamó?

He trabajado con él.

Le conozco como si le hubieran parido.

Pablo Ramírez Sañudo. Tenía que estar en la cárcel.

-Pero sabes por dónde va.

Me dan ganas de mandarlo todo a paseo.

-Si no es éste, habría sido otro.

¿Cómo que otro, qué otro?

Las cosas funcionan así.

Yo creo que...

...es mejor mirar para otro lado...

...que irnos a la ruina.

-Es donde vamos a acabar. ¿Os parece bien?

-No es que nos parezca bien.

Yo también lo mandaba todo a paseo.

Pero nos tiene trincados y nos respeta el presupuesto.

Que ese tío es el diablo.

Casi me meten en la cárcel por su culpa.

-Hay que pagar las nóminas, los créditos y no tenemos un duro.

Ya nos saldrá algo.

-Como no sea un milagro, nos vamos todos al paro o peor.

¿Entonces qué?

¿A tragar?

Pues muy bien.

Pero conmigo no contéis. -Antonio, ten cabeza.

-Pero Antonio, ¿qué dices?

¿Adónde vas? ¡A mi casa!

¡Dios!

Antonio, vamos a hablarlo.

¡No me da la gana!

Ten paciencia, vamos a hablarlo. -¡Ten cabeza!

Hola, Antonio.

Muy buenas.

¿Qué pasa, Antonio, dónde está el fuego?

Si quiere hablar del contrato, mis socios están ahí dentro.

¿Entonces aceptas?

No, aceptan.

Conmigo no cuente.

Espera un momento.

Antonio, por favor, escucha.

¡Ábreme, coño, que tenemos que hablar!

Para el coche y escúchame.

¿Se puede saber qué es eso de que contigo no cuente?

Pues ya lo ha oído. Que se acabaron los chanchullos.

Mira que eres burro. ¿Cómo tengo que explicártelo?

¿Pretendes que negocie con esos? Sí.

¿Tan poquito me conoces? Por eso, porque le conozco muy bien.

Vamos a dejar las cosas claras de una vez.

Este trabajo te lo encargo a ti, Antonio Alcántara.

Sin ti, no hay negocio.

¿Cómo que no, y eso?

Me conoces y no tengo que fingir ser quien no soy.

Te estoy haciendo un favor.

A este negocio le quedan dos meses si no aceptáis el pedido.

¿Qué?

¿Sí o no?

Bueno.

Cuando estén los contratos, nos los manda.

Bien.

Bájese del coche.

Sí, me gusta, pero no estamos hechos el uno para el otro.

Lo he notado. ¿Qué es lo que ha notado?

Que no es el hombre de mi vida. Pero no me importa.

Todavía tengo dos oportunidades más.

Ese tipo de agencias no es para gente de su edad.

¿Por qué? ¡Menuda soy yo!

Recuerde que Zamora no se tomó en una hora.

Reconozco que es muy detallista.

No sabe la impresión que le ha causado usted.

¿Yo? Ni se lo imagina.

¡Ah! Que si Herminia patatín...

Me voy a por la niña.

A ver si arreglamos el escaparate.

Sí. Hasta luego.

¿Sabe qué me ha preguntado?

No, ¿qué?

Que si tiene usted novio.

¿Novio yo?

¡Calle, por Dios!

Para novios estoy yo.

Te he hecho uno de jamón y otro de foie grass.

-Muchas gracias.

-¿Llevas la ropa interior? -Sí.

Y un par de camisas.

-Trae.

Se recuperará pronto.

-Eso espero.

-Tómate el tiempo que haga falta. -Ya está todo.

-¿Llevas suficiente dinero? -Sí, de sobra.

Allí no gastaré nada.

Cuando vuelva, encontraré trabajo.

-No te preocupes por eso.

-Inés.

Entiendo que estés dolida, pero no es mala.

-Ya lo sé.

-Dame un beso.

-Hala, vete.

-Sí, que voy a llegar tarde. Te llamo desde el hospital.

-Sí.

Vamos.

-Hasta luego.

-Eugenio. -¿Qué?

-Me voy contigo. -¿De verdad?

-Sí.

Espera, cojo un par de cosas.

No tardo nada.

¿Qué habrás hecho para caerte al río?

Menos mal que llevabas esa ropa. Me resbalé.

Me resbalé. No haces más que tonterías.

Ya veremos si no te da fiebre.

¡Anda!

El plato. ¡Ah!

¿Qué te pasa?

Estaba pensando en cosas del periódico.

¡Desde luego, cómo estamos hoy!

Por cierto, Antonio.

Nos podríamos reunir los vecinos.

A ver si el padre nos deja la parroquia.

¿Qué te parece?

Bien, pero date prisa por si hay que reclamar.

Ya lo sé.

Toni, si no vas, no se dicen más que tonterías.

Sí, claro que voy.

¿Seguro?

Ha dicho que sí.

Timbre

¿Quién será?

A estas horas.

Paquita tiene llave. ¿A que se le ha olvidado?

-¿Herminia López? -Sí.

Gracias. ¿Quién es?

Abuela, te han traído esto.

¿Para mí? Sí.

¿Y eso?

Ni idea.

Vaya.

A ver.

"Muy agradecido por su amabilidad".

"Espero poder volver a verla".

"Alfredo".

¿Quién es Alfredo?

¿Alfredo?

Pues...

¿Me puedo comer uno? ¡Termina de comer el plato!

¿Quién es Alfredo?

Alfredo...

¡Ah, sí!

Un representante de combinaciones.

Era de Vitoria. ¿Y te regala bombones?

Está haciendo una lista de clientes.

Y ya sabes cómo son.

Ya.

Jaleo

¿Qué son esas voces?

Es de la bodega.

¿Ah, sí? Mira a ver.

A ver si se va a enfriar.

-¡Oye!

¡Ponla aquí mejor!

Están poniendo pancartas.

¿Dónde? ¿Pancartas?

¿No había que hacer una reunión?

No hemos hablado nada. ¡Te vas a enfriar!

¡Vamos!

Te vas a enfriar.

-Ahí queda bien.

-Bien, bien.

-¿Queréis una cervecita?

¿Eh?

-¡Vale!

"La visita al gerente había sido un fracaso".

"Pero sólo fue una batalla perdida en la larga guerra que vendría".

"Había sonado el toque de rebato...

...y los vecinos se disponían a luchar todos a una...

...contra el miserable justiprecio".

"Era la hora de la guerra contra los que mandaban..."

"..en un régimen corrupto en el que, como mi padre acababa de comprobar,"

"...los poderosos siempre se las arreglaban..."

"...para mantenerse al cobijo de la dictadura."

Ojalá que te vaya bonito,...

...ojalá que se acaben tus penas,...

...que te digan que yo ya no existo,...

...y conozcas personas más buenas.

Que te den lo que no pude darte...

...aunque yo te haya dado de todo,...

...nunca más volveré a molestarte,...

...te adore, te perdí, ya ni modo.

Cuántas cosas quedaron prendidas...

...hasta dentro del fondo de mi alma,...

...cuántas luces dejaste encendidas,...

...yo no sé como voy a apagarlas.

Ojalá que mi amor no te duela...

...y te olvides de mí para siempre,...

...que se llenen de sangre tus venas...

...y te vista la vida de suerte.

Yo no sé si tu ausencia me mate...

...aunque tengo mi pecho de acero,...

...pero nadie me llame cobarde...

...sin saber hasta dónde la quiero.

Cuéntame cómo pasó - T7 - El justiprecio - Capítulo 108

03 nov 2005

Antonio vuelve a  estar ilusionado con la cooperativa y confía que en poco tiempo entre todos puedan remontar las deudas adquiridas por Gráficas Usillos. Pero todo cambia inesperadamente después de una llamada telefónica de la secretaria del Subdirector General de Difusión. 

Mercedes no se rinde ante la expropiación. Esta vez con Josefina y Yolanda de aliadas, irán a ver personalmente al Gerente de Urbanismo para presentarle la reivindicación del barrio de San Genaro. Esta visita no tendrá los resultados esperados, pero motivará  la primera reunión de vecinos para luchar contra el ya famoso justiprecio.

La situación de Chile tras el golpe de estado del General Pinochet tendrá protagonismo a través del mayor de los Alcántara. En una curiosa cena con Marta, su marido y dos chilenos refugiados, Toni se enterará de la realidad que vive el país en esos momentos.

Mientras tanto, aunque la madre de Eugenio ya está en Barcelona, continúa  siendo fuente de discusión para Inés y Eugenio. Inés, que empieza a estar harta, se verá obligada a  tomar la primera decisión importante dentro de su matrimonio. 

Carlos, Herminia y Paquita tienen sus propios problemas. Carlitos vive un romance doble en la  primera excursión con las niñas; Paquita y Quique sufren las consecuencias de un pequeño descuido y Herminia parece que tiene un admirador "por culpa de Valentina"...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - El justiprecio - Capítulo 108" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - El justiprecio - Capítulo 108"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos