www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
880262
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.104 - Paz y croquetas
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

(NODO) "El 22 de octubre de 1923...

...el comandante Franco...

...se casaba en la iglesia de San Juan el Real de Oviedo...

...con Carmen Polo".

"Han transcurrido 50 años en los que la historia de España...

...ha estado íntimamente ligada a la vida...

...de quien había de rendir tantos servicios a la patria".

"No se trata de rememorar aquí la vida pública del caudillo,...

...tan llena de efemérides gloriosas".

"Sino de recordar a través de estas imágenes...

...que Franco y su esposa han sido un matrimonio...

...hogareño".

"Padres de familia ejemplares que se han rodeado...

...del cariño de los suyos".

"NODO se une a la felicitación de todos los españoles...

...en esta efemérides cordial y recatada...

...de las bodas de oro del jefe del estado y su esposa".

"Fecha que transcurrió en la intimidad familiar".

"Sin más actos que una sencilla misa...

...y un tedeum en la capilla de El Pardo".

Botando la pelota.

La mano por debajo para impulsar.

¡Pásala!

¡Vamos, botando, al enceste!

No importa, no te quedes. Vamos, sigue.

Cuidado, no tan fuerte.

¡Más ritmo, estáis dormidos!

A Carlos.

¿Hoy podemos salir antes?

Aún no habéis entrado a canasta como Dios manda.

-Tenemos que ir a pedir.

-No toca el Domund ni Cáritas.

-Toca San Francisco Franco.

-No digas barbaridades, Franco no es santo.

¿Quién os ha dado todas esas huchas?

Don Severiano, para el regalo de Franco.

¿Cómo que tenéis que comprarle un regalo?

Pregúnteselo usted mismo.

Claro que lo haré. Severiano.

-Buenas tardes. ¿Cómo va el equipo?

-Bien, pero me dicen que tienen que ir a postular...

...para hacerle un regalo a Franco.

-¡Usted me dirá!

¡Son las bodas de oro!

-Regale usted, pero no mezcle a los niños.

-Le voy a decir una cosa.

La Iglesia debería ser la primera agradecida.

-Está agradecida.

Pero ¿qué pintan los niños?

Es usted más papista que el Papa. -¡Y a mucha honra!

Esta planta tiene 500 metros cuadrados.

-Y abajo hay un almacén de 150 metros cuadrados.

-Vienen a comprar.

Seguramente. ¿Y qué?

¿Cómo que y qué?

Compran y nosotros a la puñetera calle.

¿Por qué nos van a echar? ¡Qué agorero eres!

Una cosa es que vendan y otra, que nos echen.

¿Las máquinas se mueven solas?

¡Don Santiago!

-Luego, Alcántara.

¿Pasamos al despacho?

¡Joder, ni me ha mirado!

Aquí tienes.

Bueno, pues...

Parece que tu hija se casa la semana que viene.

-¿Quién se lo ha dicho? -Eso no se dice.

-Usted oye radio macuto.

-¿Se casa o no?

750, 800, 900 y 1.000.

Si no me quieres contar nada, no me lo cuentes.

Adiós. Hasta luego.

-¡Adiós!

-¿Es que el Papa le da permiso a Eugenio para casarse?

-Es usted un plomo.

-Si no veo a Inés, que no creo,...

...le das la enhorabuena.

Adiós.

-¡Qué víbora!

Siempre escupiendo veneno.

¿Se casa o no se casa? Valentina, deje ya el tema.

A mí me gustaría ir a la boda. Tú sabrás dónde se casa.

-¡Yo no sé nada! -Lo tienes que saber.

¡Valentina!

Ya está bien.

-¿Puedo salir hoy un poco antes?

-Siempre igual. ¿Qué te pasa hoy?

-He conocido a un chico. ¿Puedo?

Pues...

Sí. Total, para el trabajo que hay...

-Siempre pensando en los chicos. -¿En qué voy a pensar?

-¿Dónde lo has conocido? -En el metro.

Es guapísimo.

Guapo, guapo, guapo.

-¿Inés Alcántara? Es aquí.

Bueno, no está.

¿Se lo entrego a usted?

Claro.

Soy su madre.

¿Me echa una firmita?

Para la máquina, que no oigo nada.

Para la máquina.

-Pero ¿qué dice?

-No sé. Quieren poner un supermercado.

¿Y qué pintamos nosotros en un supermercado?

-Te lo estaba diciendo.

Teléfono

A la puñetero rúe. Dijeron que los puestos no se tocan.

-Antonio, tu mujer.

Todo el mundo al tajo.

A trabajar. Venga.

Dime, Merche.

Recuerda que hemos quedado a cenar con Desi y con Clara.

"Estaré en casa a las 8".

¿Por qué tienes esa voz?

Creo que quieren cerrar la imprenta y poner un supermercado.

¡Qué mala suerte si nos echan!

Será un rumor, ya ha pasado otras veces.

Han traído un regalo de boda para Inés y Eugenio.

Es una cornamenta de ciervo.

Eso, una cornamenta.

¿Cómo que una cabeza de ciervo?

¡Anda, la leche! Bueno.

Luego nos vemos, milano.

Hasta las 8.

Es preciosa. ¡Cómo va a lucir en el salón!

"No, mare, no pasa res".

"Si no pots vindre, ja está".

"No, no, no, no estic enfadat".

"Vindrá Xavi, la Mari Carmen".

"D'acord".

"No et preocupes".

"Un pató".

"Adeu, mare".

"Adeu".

Puerta

-¡Hola!

-¿Te lo han cambiado?

-¡Qué va!

Me han dicho que no lo ha comprado en Galerías.

Lo tendría en su casa y no sabría qué hacer con él.

-Lo importante es el detalle.

"Que seáis muy felices".

Cervan.

Él se alegra de que nos casemos.

-¿Qué pasa, has hablado con tu madre?

-Sí.

-¿Y...?

-Que no se encuentra bien, que no podrá venir.

Excusas.

-Bueno, es normal.

Es normal que todavía no lo entienda.

Eso va a cambiar, ya lo verás.

-Eso espero.

No se ve a nadie.

¡Joder!

-¿Qué haces?

-¡Ya voy!

-¿Y los deberes?

-Están sacando trozos de corcho muy grandes.

-¿Sois los nuevos vecinos?

-Sí, buenas.

-Recién casados.

-Pues sí.

-¿Cómo te llamas? -¿Yo? Paco.

-¿Para qué queréis el corcho? -Para decorar el piso.

-¿Qué hay en las cajas? -Libros.

-A hacer los deberes. Si necesitan algo, aquí estamos.

-Gracias. -Lo mismo.

-¡Venga! -Encantado.

¡Joder!

¿Qué hago con esto?

Mamá, papá.

¿Me podéis dar algo? ¿Otra vez con eso?

Me das dolor de cabeza.

Aunque sean dos pesetas. ¡Que no!

¿Y dos reales? ¿Por qué nos habrán invitado?

No lo sé, pero me da que Clara está...

Y nos lo quieren contar.

¿Ah, sí? ¿Y por eso nos invitan a un chino?

¿Ahí qué dan?

Si es como en la película "Fu-Manchu", comían perro.

¿Vais a cenar perro? Que no ceno.

De la imprenta, a Desi ni una palabra.

No le digo nada. Pero no te van a echar.

¿Van a echarle? Por si acaso.

Es capaz de ofrecerme ser dependiente y eso no.

Aunque yo vendiendo frigoríficos, sería mejor que Joaquín Prat.

Por 2 pesetas no os vais a arruinar.

¡Qué plomo!

Me van a suspender la FEN.

Va a haber que pararle los pies a don Severiano.

Se cree que está en los 50 con la FEN.

Aparte de perro, ¿qué vais a cenar?

¿Sí?

¡Huy, qué guapos estáis!

Acaba de llamar Paquita. Viene mañana.

Menos mal.

Desi y Clara están abajo. ¿Ah, sí?

Madre, quédate con la niña esta noche.

Y éste, que vea un rato la tele y luego, a la cama.

Que comáis bien.

Anda, anda.

A ver si la engañas.

Ven, mi vida.

¡Huy, huy, huy!

Se van a un restaurante chino.

Van a cenar perro.

¿Perro? Sí, la cabeza es lo mejor.

¡Ay, por Dios!

¡Qué asco!

Debería llamar al padre Froilán para decirle que no voy a cenar.

-Se habrá dado cuenta de que tienes un plan mejor.

-Oye. -¿Qué?

-Tengo que decirte una cosa.

-¿Qué cosa?

-Que me han ofrecido un trabajo.

-¿Sí? ¡Qué bien!

-Voy a pintar una nave industrial.

-Muy bien.

-Pagan mil duros.

-Algo es algo.

-Cariño.

-Oye.

Que me voy a quemar.

-No te quemes.

-Me voy a quemar.

Música clásica

Con el corcho, no se oirá la máquina.

-Hay que tener la radio muy alta.

Sube el volumen

-¿No funciona?

-Con la corriente no va.

Se ha debido de romper por el golpe.

-Aquí hay unos cables sueltos. ¿Habría una pieza?

-No sé.

Parece que sí.

-A ver si se ha caído en el descansillo.

-Vete a ver.

¡Joder!

-¿Aparece? -No, no sé dónde está.

-¿Qué hacemos? -¡Yo qué sé!

Puerta

-¡Angelito!

¿Qué haces?

-¡Joder con el niño!

-Con la máquina así no llegamos.

Tiene que estar listo para pasado mañana.

-Como no tiremos de la vietnamita...

¿No quieres la chapa? -No.

-Estoy coleccionando "Mirinda y Música".

Con seis chapas, me dan un disco. Con más chapas...

-¿No tienes frío?

-No, yo no tengo.

-¿Y si vamos a una cafetería?

-No me gustan las cafeterías.

-¿Y qué te gusta?

-Pues pasear y hablar.

-¿Ir al cine?

-¿Al cine?

Es carísimo.

Y no se puede hablar.

Lo veo por televisión.

Lo que más me gusta es ahorrar.

-¿Y para qué?

-¿Para qué va a ser?

Para el día de mañana.

Buenas noches.

-Buenas noches.

Buenas noches.

"Hoy, comer en un chino está a la orden del día".

"Y no hay barrio donde no haya locales en los que se coman...

...rollitos de primavera, arroz tres delicias o pan de gambas".

"Pero en 1973, ir a un restaurante oriental...

...era como traspasar el umbral del misterio".

"El paladar estaba hecho al cocido,...

...la paella, la fabada o al bacalao al pil pil".

Mira qué lámparas.

Gracias.

-¿Me permite?

-Gracias, cariño.

Todos comen con palos.

-Son palillos. En China no hay tenedores.

Pues se las verán negros para comer huevos fritos.

No, no, no.

No, no, no.

-Señores, no, no.

No licor.

Salsa.

Pues está muy buena.

-Es para acompañar los platos, Antonio.

No para beber.

¿Y esto?

Está caliente.

-Los rollitos. -Es para limpiarse antes de comer.

¡Mira tú!

Es que...

¡Uf! Me tengo que ir.

-¿Ya? -Sí.

-¿Qué prisa tienes?

-No he llamado al padre Froilán.

Me estará esperando.

-Ya.

Música de Simon y Garfunkle

-¿Qué haces?

-Nada, he puesto música.

¿Por qué no te quedas esta noche?

-No puedo.

No puedo.

-Pero si casi somos marido y mujer.

-Casi.

-Casi, pero no lo somos aún.

Aún no.

Ven aquí.

Ven aquí.

(TV) "Las bodas de oro del jefe del estado y su esposa".

"Fecha que, por deseo de ambos, transcurrió en la intimidad".

"Sólo hubo una sencilla misa..."

¿Cuánto tiempo hay que estar casados?

50 años.

¡Jolín! Todo el mundo va a la boda de Franco.

Y a la de Inés no queréis ir. No es lo mismo.

¿Por qué? ¡Porque no!

A Inés le encantaría. Vete a la cama.

Buenas noches.

Adiós, que descanses.

Si se quieren, ¿por qué no se van a casar?

¡Que te vayas a dormir!

Abuela, ¿me das algo?

Bueno.

Toma.

Dos pesetas.

Y ya va que chuta el caudillo.

Muchas gracias.

¿Se lo decimos ya o no?

Sabemos por qué nos habéis invitado. Estás esperando.

Ya te lo había notado.

Se lo he dicho a Antonio. No, no es eso.

Me he engordado un poco, lo dices por eso.

-Queremos hablar de vuestra chica.

¿Qué le pasa a Inés?

-¡Mujer, la boda!

¿Tú también sabes lo de la boda?

¡Se ha enterado todo el barrio!

Lo sabe mi marido.

De todas formas, ya sabéis cómo es el barrio.

-¿Qué cara se nos va a quedar cuando veamos a los chavales...

...y no les hayamos hecho ni un regalo?

¡Qué les vas a hacer un regalo!

-Si no queréis que vayamos, no pasa nada.

Pero queremos hacerles un regalo. -Sí.

Hemos pensado en un televisor.

¿Para qué quieren un televisor?

Igual tienen razón, como son tan rarines...

Pero una lavadora sí.

Sí. Una lavadora, dice la otra.

Haced lo que queráis.

Pero yo os adelanto una cosa que no sabéis.

No vamos a la boda.

Por eso no os habíamos invitado.

¿Que no vais a ir?

No, porque eso ni es boda ni es nada.

Es que...

Quieren casarse ellos mismos.

No sé cómo, pero...

¿Cómo que ellos mismos? Eso no se puede hacer.

Por lo visto sí.

El pater ha pedido la secularización.

Hasta que no se la den, se arreglan así.

¿Esa boda sirve para algo?

Bueno, Eugenio dice que ante Dios sí.

¿Y quién le ha preguntado a Dios si le sirve?

¿Cómo va a servir?

Van con un testigo, se ponen el anillo.

No les hace falta ni cura ni iglesia.

Lo hacen hasta en un garaje.

-Os escucho y no doy crédito. Os preocupáis demasiado.

Si quieres, bailo una polka.

Te ahogas en un vaso de agua.

¡Qué sabrás tú!

El otro día estuvo en la tienda un representante de electrodomésticos.

También había sido cura.

No le daban la... La secularización.

¿Sabéis lo que hizo?

Se casó.

¿Y cómo lo consiguió?

El padre Llanos mandó la documentación al juzgado.

Pero omitiendo que había sido cura.

Y les han dado el Libro de Familia.

¿Se puede hacer la vista gorda?

El padre Llanos lo hace.

Yo hablaría con don Froilán a ver si os hace un apaño.

Con don Froilán no, que lleva sotana.

¿Qué tendrá que ver?

Desde que entrena a los chicos, tiene un corazón de oro.

¿Y si hablamos con él?

Pero si fue Froilán el que le mandó a Alicante.

Con don Froilán no, es inútil.

Bueno, yo lo voy a intentar.

Podemos vernos otro día.

-No sé si va a poder ser.

-El sábado podemos ir a pasear al Retiro.

-¿A pasear? -Sí.

Cuando nos cansemos, nos sentamos y hablamos.

A mí lo que más me gusta es hablar en el Retiro.

-¡Qué interesante!

No sé si voy a poder quedar contigo el sábado.

Pero me parece que no.

-Si no quedamos el sábado, el domingo.

-Adiós, Juan Manuel.

-¡Oye!

Si quieres, subo y escuchamos música.

Y hablamos. No tengo prisa. -Me duele la cabeza.

-¡Oye!

-¿Qué?

-Son 220 pesetas.

-¿El qué?

-Las patatas fritas y las Mirindas.

Me tienes que dar 110.

No tengo cambio. -Te quedas con las vueltas.

-¿Quedamos el domingo?

Espera.

-¿Qué pasa?

-Perdóname. Perdona.

Cariño, no puedo.

Lo siento.

Lo siento, pero no...

No puedo.

Es que...

...falta muy poco para que nos casemos.

¿Te enfadas?

-No.

-¿Me entiendes? -Claro.

-¿Qué pasa?

-Que encima va y me pide 110 pesetas.

Puerta

Hola. ¿Qué haces despierto?

No tengo sueño.

Anda, duérmete.

Macho.

¿Sabes la hora que es?

Sólo una cosa y ya me duermo.

¿Qué quieres?

¿Me echas 10 duros?

¿Otra vez con el Domund?

Es para hacerle un regalo a Franco.

¿Tú estás tonto o qué?

Don Severiano quiere que le hagamos un regalo a Franco y a su señora.

Pues dile que yo no trabajo para hacerle regalos a Franco.

¡Joé, macho!

Me van a catear FEN.

Son millonarios.

¿De verdad? ¡A ver!

Dale ese dinero al que lo necesite.

¿Que saque el dinero de la hucha?

¿No has visto a Robin Hood? Sí.

Reparte la riqueza.

¡Tiene narices, que le tengas que hacer un regalo a Franco!

Y a Nixon y a Salazar.

Puerta

Adelante.

-Padre. -¡Hombre de Dios!

¿Sabe la hora que es?

Pensé que le había pasado algo.

-Lo siento, la verdad es que...

-Me podía haber avisado.

-Sí, tiene razón.

Se me ha ido el santo al cielo.

-Está usted en Babia.

Le he hecho una tortilla a la paisana.

Tendrá que calentarla. Se habrá enfriado.

-Muchas gracias, pero es que no tengo hambre.

Me voy a acostar.

-¡Hombre, muy bonito!

Me molesto en hacer la cena y no la prueba.

Me está bien empleado.

Con usted no se puede.

-No se preocupe, me la voy a comer.

Faltaría más. Me la voy a comer.

-¿Y dónde estaba?

No, no me lo diga.

Con su novia.

-Tiene muy buen aspecto.

-Se me olvidaba.

Tome.

Esto es para usted.

-¿Para mí?

-Es un regalo.

Ábralo, que no le va a comer.

-"El libro católico del matrimonio".

-A ver si se limpian los pecados, que buena falta les hace.

-Muchas gracias, padre.

-Se casan la semana próxima.

No, no.

Lo estaban comentando en la bodega.

¡Pues vaya una boda!

Ya se lo dije.

Ni Libro de Familia ni nada.

Como si estuvieran amancebados o algo peor.

¡50 años, que se dicen pronto!

¡Don Francisco y doña Carmen, un matrimonio de oro!

Lo dice "Pueblo".

¡Oiga!

¡Se dice pronto, 50 años!

-Para Franco.

-¡Un matrimonio de oro!

Lo dice "Pueblo".

-Para Franco.

-Las últimas noticias. Ha salido "Pueblo".

-Hola. Hola, Josete.

Para Franco. Otro con lo mismo.

¡Que no tengo tiempo! Me voy a la iglesia.

Si dice algo, me llamas.

Y tú si sabes algo. No te preocupes.

Al colegio, que llegáis tarde. Y tú no pidas nada.

-¡Los curas arman la de Dios es Cristo en Zamora!

¡Te vas a desgañitar!

-Para Franco. -Motín.

-Gracias.

-Los curas arman la de Dios es Cristo en Zamora.

¡Adiós, chavales! ¡Motín!

(RADIO) "Según Instituciones Penitenciarias,...

...han sido seis los sacerdotes que, armados con palos,...

...protagonizaron un motín en la cárcel e Zamora".

"Todos ellos cumplen penas de varios años...

...por delitos contra la seguridad del estado".

"Después de prender fuego a una celda,...

...se dirigieron a la capilla..."

-¿Adónde vamos a llegar?

-No deberían estar encerrados.

-Lo que han hecho es vandalismo y anarquía.

Sólo falta que quemen iglesias.

Y se dicen sacerdotes. -Y lo son.

No hay derecho a que estén encerrados por criticar al régimen.

-Recuerde dónde está.

-No me olvido, padre.

Eran sido compañeros míos. -Algo habrán hecho.

-"Una huelga de hambre".

"El obispo de San Sebastián, monseñor Setién,...

...estuvo allí para disuadirles de su intento".

"Y darles a conocer la promesa del subsecretario de Justicia".

-¿Quién les meterá en estos líos?

-Su conciencia, padre.

-La mía está tranquila. ¿Sugiere algo?

-La suya no.

-Si usted ha dejado el sacerdocio, haya usted.

Pero no nos dé lecciones.

-Lo siento, padre.

-Se lo agradezco.

-"Un grupo de sacerdotes...

...ha pasado la noche recluidos en el seminario..."

-¿Quiere acompañarme?

-No, me quedaré escuchando la radio.

-"Parece que estos sacerdotes...

...decidieron encerrarse tras una reunión...

...que un centenar de ellos celebraron ayer".

Niños, esta cuestación que habéis hecho...

...es la demostración del agradecimiento que sentimos...

...hacia el caudillo y su mujer.

...por esos 50 años de sacrificio abnegado hacia la patria.

Tenéis que saber que detrás de cada gran hombre...

...siempre hay una gran mujer apoyándole,...

...animándole en los momentos más duros.

Como Josefina con Napoleón o Jacqueline con Kennedy.

Que te digo que es millonario.

Me lo ha dicho mi hermano.

-Yo quiero aprobar FEN.

Pero mi hermana se va a casar y no tiene ni lavadora.

-Dile a tu hermana que mi padre tiene una oferta este mes.

Tenemos que quedarnos con el dinero. -Estás loco.

-No me metas. -Coge el de la tuya.

Tiene que ser el de todas. Mira.

Después del recreo, lo hacemos.

¿A nosotros por qué nos metes?

Todos o ninguno. -Don Severiano.

-Dime. -¿Y qué les vamos a regalar?

-Depende de lo que consigamos.

Yo espero que alcancemos...

...las 20.000 pesetas que harían falta...

...para enmarcar en plata una foto.

Ave María Purísima.

Sin pecado concebida.

¿Se sabe algo?

Yo no sé nada.

Pero se han pasado la mañana dándole a la sin hueso.

-A ver si no van a vender. ¿Tú crees?

-¿Cómo van a poner un supermercado en el campo?

¡Que no sepamos todavía si el mes que viene tenemos trabajo!

Mírales.

Y encima con remilgos.

Te digo yo que se les pone cara de perro.

Paulino, dale.

Aprieta más, a ver si sale.

No, Mercedes. No puedo hacer eso.

¿A quién se le ocurre?

Hay curas que sí lo hacen.

Me han hablado de un tal padre Llanos.

El padre Llanos.

Hágase cargo, por Dios.

Que ésa no es forma de casarse. Mire, Mercedes.

Tengan paciencia.

El Vaticano le dará una respuesta al padre Eugenio.

Y entonces, si ellos quieren, yo los caso.

Ése es el problema.

Que no quieren esperar.

Además, Eugenio dice que ante Dios la boda es tan válida como todas.

Eso es lo que dice él.

Eso digo yo.

Mi marido y yo estamos desesperados.

Desi nos ha dicho que el padre Llanos...

Yo no soy el padre Llanos.

¿Y si tienen un hijo?

¿Sería hijo de madre soltera o qué?

Pues... ¿Y qué van a hacer?

No sé si le podrían poner los apellidos.

Cálmese.

Antes o después, le darán la secularización.

¿Por qué hay padres que casan? Yo no puedo casar curas.

Ya me lo ha dicho.

Siento ponerme así.

Pero ya no sabemos a quién acudir.

-Perdone, padre.

¿Le queda mucho? Tengo que ir a recoger al niño al colegio.

-Acabamos enseguida.

Yo la entiendo, Mercedes.

Pero entienda usted a la Iglesia. Pues no la entiendo.

La Iglesia puede anular matrimonios con hijos.

Nos salimos del tema.

No nos salimos del tema.

Sabe que tengo razón.

Perdóneme.

Fíjese en Frank Sinatra.

¿Quién?

El cantante Frank Sinatra.

La Iglesia le ha anulado el matrimonio.

Hágalo por mi madre. No sabe el disgusto que tiene.

No puedo, Mercedes.

De verdad que no puedo.

Y ahora, ¿quiere confesarse de algo?

No, padre.

Pues entonces, encomiéndese al Señor...

...y reciba la bendición de Dios.

Amén.

¡Eh!

¿Qué? Que no venden.

¿Cómo que no venden? Lo ha dicho don Marcial.

Que no venden.

-¿Quién va a montar un supermercado aquí?

Yo no me creí que la gente iba a venir en coche de compras.

-¡De menuda nos hemos librado! Que no, que esto es negocio.

Con el cierre de las publicaciones, han tenido mala suerte.

-No sé. -Alcántara.

¿Puede pasar?

¡Voy!

Me lo van a decir. -¡Don Santiago!

Ya no se vende, ¿verdad? -Están al corriente, Marcial.

Efectivamente. No hay venta.

-¡Menos mal! Señores, que no hay venta.

-Pero la situación económica es muy mala.

No hay motivo de celebración.

No estábamos celebrando.

Pero es que no sabemos qué es lo que pasa.

Vamos a declarar la empresa en quiebra.

Haremos suspensión de pagos y se liquidará la imprenta.

-¿Y nuestros puestos de trabajo? Eso.

-Negociaremos con cada uno el finiquito.

Lo siento, no queríamos que se enteraran así.

-Yo los llevo a Magistratura.

-Nos han engañado. -No, eso sí que no.

Nadie ha engañado a nadie.

Ya les dijimos que la situación de la empresa era muy mala.

Usted me dijo que iba a respetar los puestos de trabajo.

No ha sido así. ¿Qué quiere que le hagamos?

Esta empresa vale menos que lo que debemos a los acreedores.

Ahí están los libros.

-Los libros dirán lo que sea.

-¡Ya está bien!

Les propongo un trato. -Déjalo, Marcial.

-Sé lo que hago.

Cómprennos la empresa.

-¡Venga, coño!

Estamos hablando en serio, que no tenemos un duro.

-¿Ah, no, Antonio? No.

¿No tiene una peseta? Sí, tan mal no estoy.

Pues le vendemos todo por una peseta española.

-Una peseta detrás de otra. ¿Está de broma?

-No, hablo en serio. Lo vendemos todo por una peseta.

¿Lo toman o lo dejan?

No entiendo nada. ¿Qué es eso de la peseta?

-Se puede mirar. ¿Cómo que se puede mirar?

Con cuidado, pero se puede mirar. ¿Podemos hablar?

-¿Cómo no?

¿Cómo vamos a comprar esto por una peseta?

Quédate ahí vigilando.

Esto se llama robar.

Esto no es robar, ya te lo he dicho.

¿Cómo se llama? Redistribución de la riqueza.

-Darle a los pobres lo que le sobra a los ricos.

Sí. ¿No has visto Robin Hood? -Sí, claro.

Pues ya está.

Venga, agarra fuerte.

-Daos prisa.

Venga. Que ya vamos.

-¿3 duros? -¡Qué roñoso!

-Sus padres son monárquicos.

¡Es la de Abel!

-No hagáis ruido.

Ya está. A ver.

¡Chis!

Hay más de 40 duros. Es un pelota.

Es un facha. -Como se entere Franco,...

...nos manda a las galeras. ¿Cómo se va a enterar?

Eres tonto. -Tenemos que buscar un escondite.

Vamos.

"Trataba de convencerme a mí mismo...

...de que aquello no estaba mal".

"Que era un acto de redistribución de la riqueza".

"Y que íbamos a repartir el botín con el primer pobre que viéramos".

"Pero a medida que mi bolsillo se llenaba,...

...le cogía gustillo al dinero".

"Y entendía por qué a los ricos les costaba tanto soltar un duro".

(TV) "Franco y su esposa recibieron las felicitaciones..."

-¡Qué pesados están!

-Cállate, que las paredes oyen.

-La cosa tiene mérito.

Hay que tener valor para estar 50 años con la collares.

-Haz el favor, Cervan, te lo he dicho 20 veces.

Me van a cerrar el bar.

-Tiene más razón que un santo.

Al que cumple las bodas de oro, al manicomio.

-¿Tú qué quejas tienes de tu mujer?

-Sólo una.

Haberse casado conmigo.

Me fue a elegir a mí.

-Acabarán celebrando las bodas de platino.

-Como está mandado.

Esa boda se celebró en Oviedo.

¿Sabéis quién fue el padrino? Alfonso XIII, que en paz descanse.

Lo estoy viendo como si fuera ahora.

¡Qué perfil borbónico!

Otra cosa no, pero tenía una nariz, una barbilla borbónica.

Dos botellines.

Ahí estamos todos.

¿Por una peseta?

Todo por una peseta.

¿Por cuatro reales?

Y nos lo dejan todo.

El local, las máquinas, los clientes.

Y también la deuda.

Ahí hay gato encerrado.

Claro que hay gato encerrado.

Los Husillos no son tontos.

Si venden, es porque no les hace falta.

¿Y qué vas a hacer?

Estoy hecho un lío, no sé qué hacer.

¿Tú qué harías?

Si compro, a lo mejor malo.

Pero si no compramos, dentro de un mes estamos en la calle.

¿Qué harías tú?

Si la deuda no fuera muy gorda, compraba.

¿Cómo la tuya?

Te voy a decir una cosa.

Si doña Carmen y el caudillo siguen juntos,...

...aquí va a haber paz.

-Paz y croquetas.

-Eso, croquetas y paz.

-¿Y las que faltan?

-¡Yo qué sé!

-¿Me quitáis las croquetas? -No.

-¡Estoy harto, coño!

¡Hola, tío!

¡Hola, Paquita! ¿Cómo no me has llamado para ir a recogerte?

Te ayudo, que éste todavía está de vacaciones.

Mira qué guapa ha venido del pueblo.

-Hola. -Hola.

¡Hola!

-Hola, Paquita.

-Empezamos mañana.

-¡A la cocina a hacer croquetas, coño!

-Adiós, cariño. -Adiós.

-Otra boda.

¿Qué quieres decir?

Como la de Franco.

¿No estábamos hablando de eso? Sí, lo mismo ése que Franco.

¡Adiós, Desiderio! -¡Adiós!

Con este chisme, no vamos a acabar nunca.

-Así no hay manera.

Timbre

Ve a ver.

-La mujer y el niño.

-¡Ya va!

-Tapa un poco eso.

Hola.

-¿Esto no será de ustedes?

Se lo encontró en la escalera.

-A lo mejor es de mi mujer, de la máquina de coser que tiene.

La voy a llamar.

¡Aurora, cariño, ven un momento! -¡Qué niño!

-¿Esto es tuyo? -Sí, es de la máquina de coser.

Muchas gracias. -De nada. Adiós.

-Adiós. -Vamos.

Herminia, estos póngalos en el tendedero.

Sí, hija.

A ver.

¡Qué bien huelen!

¡Cómo se nota que son del pueblo!

No piques, que luego no comes.

Oye, Paquita.

¿Vas a venir a la boda de Inés?

Bueno, yo sí que quería, por eso he venido.

Pero si los tíos no quieren...

Vete a poner la mesa. Dame un vaso.

¡Qué buena pinta tienen esos chorizos!

¿Has hablado con el padre? Sí.

¿Qué te ha dicho?

Que él no hace esas cosas.

¿Qué cosas, el padre de quién?

El padre Froilán, he ido a hablar con él.

Ya hablé con él la semana pasada.

Me dijo que naranjas de la China.

¿No hay boda?

Sí hay boda, pero va a ser por el rito calé.

¡Antonio!

Si se casan como gitanos, es por el rito calé.

Tiene buena pinta eso.

¿Se come en esta casa o no?

Sí, enseguida, hombre.

(RADIO) "Otro matrimonio que podría recibir la anulación...

...sería el de Marisol y Carlos Goyanes".

"La pareja, que contrajo matrimonio el 16 de mayo de 1969,...

...podrían quedar solteros, como ocurriera hace años...

...fuera de nuestras fronteras, con Nancy y Frank Sinatra".

De tortilla.

-¿Has traído de sardinas?

-No, pero tengo de chorizo.

-Bueno.

-Hola.

-Hola.

-¡Eugenio!

¡Qué bien que hayas venido!

Ya me extrañaba. ¿Cómo estás?

-Muy bien.

¿Y tu familia y tu hijo?

-Creciendo como un bendito.

Aquí traigo una foto.

Es de hace un par de meses.

-¡Qué cosita! Se parece mucho a ti.

-¿Y tú qué tal con Inés?

-Venía a invitarte a la boda. Nos casamos la semana que viene.

-¿En serio?

¿Vas a seguir ejerciendo? -No, no.

He pedido la secularización. Es el camino que quiero seguir.

-Yo podría casaros. -Gracias.

Haremos lo que hiciste tú. Casarnos nosotros mismos.

-Es una válida ante los ojos de Dios.

-Lo sé, pero no lo entienden los demás.

-Enhorabuena.

-¿Y aquí qué tal?

¿Qué se sabe?

-Por ahora nada.

La situación se ha vuelto intolerable.

Ya son más de 100 los curas presos y la Iglesia mira a otra parte.

-¿Quiénes estáis aquí?

-Militantes de base y cristianos para el socialismo.

-Compañero, ¿un bocadillo?

-No, gracias.

-En Bilbao, 30 sacerdotes se han encerrado en el Obispado.

-Habrá que aguantar.

Y aquí lo mismo.

-Piensan hacer una huelga de hambre.

-¿En serio? A ver en qué acaba esto.

-¿De qué era el bocadillo? -De chorizo.

-Gracias.

Entra. Ya.

¡Antonio, Mercedes!

Iba a veros.

¿Pasa algo?

Es una locura, pero...

Estoy dispuesto a casarlos.

Sí, no me miréis así. ¿Va a casar a mi hija?

Con Eugenio. ¿Usted?

Sí, que Dios me perdone. ¿A casarlos con todas las de la ley?

Que no se sepa en el Obispado, que se me cae el pelo.

Gracias. Bueno.

No sé cómo agradecérselo.

Tienes razón, Mercedes.

Se puede anular el matrimonio de Marisol.

Y no puedo casar a vuestra hija. Visto así...

Muchas gracias. Ya sabe dónde nos tiene.

Pero hay que llevarlo con discreción.

No se lo decimos a nadie.

A nadie. Y tiene que ser mañana a las 6 y media.

De la tarde. De la mañana.

¿De la mañana? Así no habrá nadie.

Y no estará el funcionario del registro.

¿Entendéis?

Pero... Adiós.

Hasta mañana. Gracias.

¿A las 6:30?

¡Chis!

¿No hemos dicho que sí muy rápido? ¿No era lo que queríamos?

Lo digo por la niña, que a lo mejor no le gusta.

¿La niña? Vamos a su casa a hablar con ella.

Yo tengo que ir a la imprenta.

Llamas desde su casa y les dices que estás malo.

En todos los años que llevo en la enseñanza,...

...jamás... ¿Me oís?

¡Jamás me había ocurrido algo semejante!

En este robo, que más que robo es un insulto,...

...se unen la villanía y la afrenta al caudillo.

-Estoy cagado. Cállate.

-Nos caen 20 años. Cállate ya.

-¡Esto no va a quedar así, de ninguna manera!

¡Descubriré a los autores de esta felonía! ¡Los voy a pillar!

-Nos van a pillar. ¿Te callas ya?

-Les miraré a la cara y hablarán sus conciencias. Mírame.

-Yo bizqueo. Mira.

-El alma no puede engañar.

-Piensa en otra cosa. -¿En qué?

-Usted. -En chicas.

-Entonces bizqueo mucho más. Mira.

-Es cuestión de tiempo.

El remordimiento del pecado es más fuerte que cualquier cosa.

Tened la valentía de mirarme.

¡Miradme vosotros a la cara!

¿Con que ésas tenemos?

Si mañana no aparecen los culpables,...

...si no aparecen mañana,...

...empiezo a diezmar las filas.

Venga, sacad los libros de historia.

"Diezmar las filas".

"Nuestros hijos no saben lo que representaba aquella amenaza".

"Para nosotros, era una de las prácticas...

...más habituales".

"Se castigaba a un niño de cada diez".

"Eso provocaba en los demás el miedo y la delación".

"La lealtad y la camaradería se pagaban a un precio muy caro".

¿Quieres dejar de bizquear?

Es que no puedo.

-Nos van a pillar por tu culpa.

No nos van a pillar.

Deja de hacer eso.

¿Qué hacemos?

No nos lo podemos gastar.

Si se da cuenta don Severiano, la hemos liado.

-¿Y por qué no lo devolvemos a las huchas?

¿Cómo lo vamos a devolver?

Es que robar es pecado.

Y robar a Franco, pecado doble.

Franco es un dictador.

El que roba a un dictador tiene mil años de perdón.

Eso dice mi abuela.

-Se lo explicas tú a don Severiano.

Jurad que no lo vais a decir.

Vale.

Vale no, lo juráis. (AMBOS) Lo juramos.

Hace unos días no queríais que nos casásemos...

...y ahora queréis que lo hagamos a toda prisa.

Será una boda como Dios manda. Un poco temprano.

Se lo agradezco al padre Froilán.

Pero Eugenio y yo lo habíamos planeado de otra manera.

Pues se cambian los planes. Eso no era boda ni nada.

Nosotros ya hemos cedido bastante. Te toca ceder a ti.

Bueno, mamá...

Timbre

-Hola, cariño. -Hola.

Están mis padres.

-Hola.

¡Qué sorpresa!

¿Qué hacéis aquí?

Eso mismo iba a preguntarte yo.

Antonio.

-Es que...

Han hablado con el padre Froilán.

Y han conseguido que nos pueda casar...

...mañana por la mañana temprano.

-¿Que el padre Froilán nos va a casar?

¿Mañana por la mañana?

Hazte cargo, Eugenio.

Tenéis que entendernos.

¿Estáis seguros de que el padre Froilán quiere hacerlo?

Nos lo acaba de decir. Yo no me esperaba esta noticia.

Ni yo lo vuestro. Por favor.

Sí.

Habíamos preparado la boda para la semana que viene.

Sin cura. ¿Cómo os vais a casar sin un cura?

-¡Papá! Que no hace falta un sacerdote.

No es verdad, hija. Eso es si tienes "articulis mortis".

-"Articulo mortis". O verbo o lo que sea.

No es el caso.

Para nosotros sería una gran satisfacción.

Claro, hombre.

-No sé. ¿Tú qué dices?

-Para mí no es lo mismo.

¿Cómo que no es lo mismo? Es una boda.

No sé, Inés. Tú decides.

-¿Yo?

Pues...

Si nos casamos mañana,...

...¿vendríais a la boda?

Pues claro que iríamos a la boda.

Yo el primero. Así sí.

Hija.

¿Entonces?

Bueno, bueno.

Si yo fuera rico,...

...dubi, dubi, dubi, da,...

...viviría siempre muy feliz.

Sin tener que trabajar.

Si yo fuera rico,...

...dubi, dubi, dubi, da,...

...nunca dejaría de cantar.

¡Luis!

¿Qué?

Josete se ha rajado. ¿Qué?

Ya bajo.

Madre.

¡Ha dicho que sí!

¡Hola, cariño! ¿Qué, quién?

El padre Froilán sí que los casa. ¡Ah!

Los casa, madre.

¿En la parroquia?

Claro, no va a ser en Los Jerónimos.

Mucha discreción, ¿eh?

Que todo quede en familia.

Es una boda como Dios manda. Con todas las de la ley.

¡Qué bien! Estoy tan contenta.

Si se queda embarazada sin estar casada, me da algo.

Oye, no tiene traje de novia ni nada.

¿Qué se va a poner?

No tiene, es verdad. ¡Claro!

Pues que se ponga lo que tenga, porque es mañana.

¿Mañana? ¿A qué hora?

A las 6 y media de la mañana. ¿A las 6 y media?

A esa hora no se casan ni las gallinas.

Para que no se entere nadie. No te preocupes.

¡Ay, madre mía!

¡Ay, Señor!

Se va a casar como Dios manda. Mamá.

¡Que sí!

¡Qué ganas tenía de verte!

Vamos.

Se está chivando.

Ahora sí que la hemos liado.

Yo me voy.

¿Adónde? No sé, a mí éste no me pilla.

Me voy contigo. -¡Eh!

¿Adónde vais?

¡Quietos, venid aquí!

¡Vamos!

¡Vamos!

-Que me muera si he hecho algo.

-No mientas, que irás al infierno.

-Lo que yo decía. ¡Traidor!

Robar es pecado.

No era para nosotros, era para los pobres.

-¿Qué es eso?

Que Franco está forrado.

Esto es el dinero de don Severiano.

Queríamos redistribuir la riqueza. Calla, calla.

Eso es comunismo.

-No se chive, que nos mete en la cárcel.

-Está bien, está bien. No me voy a chivar.

Gracias, padre. Quita, que no he terminado.

A cambio, me enceráis todos los bancos de la iglesia.

Y dos meses de monaguillos. -Lo que usted diga.

Sí. Padre, ¿y el dinero?

¿No era para los pobres?

Yo haré que llegue a sus manos.

"Con la Iglesia habíamos topado".

"Ahora entendía el significado de aquel refrán".

"Podía convencer a mis amigos para luchar contra don Severiano".

"O contra el caudillo, pero con la Iglesia no se podía".

A ver. Quiero decir algo.

-Las máquinas.

-Dejadme. -No.

¡Callaos!

-Dejadme decir algo. La imprenta es un buen negocio.

Si queremos formar una cooperativa...

-¡Tenemos que pagar la deuda que se debe!

¡Es así, esto no es borrón y cuenta nueva!

Te lo he dicho.

¡Hablas demasiado! Vale.

Que hable, pero conmigo no contéis para la cooperativa.

Uno menos, no pasa nada. Cállate.

¿Por qué? No eres de la cooperativa.

Soy un compañero. Que hable Paulino. Ya está.

-Os digo una cosa.

Podemos sanear la empresa. Claro.

¡Que esto es negocio, Antonio!

Ya lo sé.

¡A ver!

¡Que hablamos todos!

No tengo claro si quiero la cooperativa.

Pero sé, y llevo muchos años en las gráficas,...

...es que no falta el trabajo.

¡Sí, señor, Antonio! ¿Qué dices a eso?

-¡No es tan fácil ser empresario!

Yo prefiero un sueldo todos los meses.

-¡Vete a hacer puñetas! ¡Eres un agarrao!

-¿Yo? -¡Sí!

-¡No me digas eso! ¡Quieto!

-¡Tiene razón, hombre!

¡Vamos a ver!

¿Qué pasa si no va bien? ¿Qué hacen los Husillos?

Prendemos fuego, pero hay que atreverse.

Por ejemplo, por ejemplo.

-Bueno, pues eso ya es otra cosa.

Pues eso.

Si escucháramos.

A mí también me parece increíble que nos case.

Pero hay algo que no está bien.

-¿Qué? ¿Qué es lo que está tan mal?

-Acabo de llegar de la Nunciatura.

Hay muchos compañeros en la misma situación.

-Ya. -Se han casado ellos mismos.

Y nosotros vamos a casarnos como todo el mundo.

No estamos actuando siguiendo nuestra conciencia.

-Estamos haciendo lo que podemos.

Lo tenemos muy difícil.

Lo único que importa es que nos casamos mañana.

Que nos queremos.

Y que mañana podremos estar juntos.

-Mañana.

-Sí, mañana.

-¡Hola!

Perdonad.

-Hola.

-Me ha dado esto tu madre para que os lo traiga.

-¡Ay, Dios mío! ¿Dónde ponemos esto?

-Por aquí quedaría muy bien.

Muy inglés, ¿no?

-Sí.

-Me voy a tomar un té. -Espera.

Queremos decirte algo. -¿Ah, sí?

-Sí. Que nos casamos.

-La semana que viene.

-Mañana. -¿Cómo que mañana?

-Sí, y...

En la parroquia.

-¿En la parroquia?

Levantad las manos.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

Somos 14, Antonio. A favor de la cooperativa, 14.

-¿Me has contado a mí? No.

Yo también quiero estar. Pues 15.

15 votos a favor. Los que estén en contra.

Uno, dos, tres, cuatro.

Pues la cooperativa sale adelante.

-¡Un momento!

¡Un momento!

Esto acaba de empezar. Vamos a ver.

Necesitamos un abogado. Un abogado.

Yo conozco a una que me sacó de un apuro.

Pequeñaja, pero lista.

Que nos dé una cita.

La llamo el lunes, que tengo prisa. -¿Y eso?

Tengo muchas cosas que hacer. Se casa mi hija mañana.

Mañana.

-Venga, Antonio.

No os invito porque ya sabéis cómo están las cosas.

¡Qué quieres que te diga!

Me gustaría estrenar algo para la boda de la niña.

¿Y qué le vamos a hacer?

Ponte el vestido que llevaste en la boda de Desi.

Sí, bueno, eso haré.

Pero se casa mi nieta y no me gustaría ir de trapillo.

Como vamos a ir todos.

No le vamos a decir al padre que retrase la boda.

Ya me hago cargo.

Me encantaría ver a Inés con un traje blanco...

...y un ramo de azahar.

¡Hola!

Hola.

Mirad, para la boda.

¿A que me favorece?

Pues sí, estás muy guapa.

¿A que sí?

Y he encontrado un retalito para el vestido.

Mire qué bonito.

Sí que es muy bonito. Sí.

¿Me lo podrá tener para la boda? Me parece que no.

Padre.

Quiero decirle que le doy las gracias.

Le doy las gracias, pero...

-Ya me lo ha dicho.

-Lo que quiero decirle es que a mí...

Escúcheme, padre. A mí eso...

...no me parece una forma de hacer las cosas.

-¿Me va a decir cómo hay que hacerlas?

-Lo que vamos a hacer es un fraude. ¿Me oye?

Un engaño.

Soy sacerdote.

-Yo no quiero saberlo. -Yo lo sé.

-¿Qué gana si se casa de otra manera?

Eugenio, les caso para tranquilizar a los padres de esa chica.

Y para que su mujer y sus hijos no anden por ahí indocumentados.

Y no me haga seguir hablando, que me arrepentiré.

-Ya sabe lo que le pasará si se enteran en el Arzobispado.

-Para empezar, podrían mandarme a Las Hurdes.

Mire, Eugenio.

Hace años, yo era como usted.

Pero el tiempo me ha demostrado que hay que mirar para otra parte.

Nunca de frente.

¿Me entiende?

-Sí.

Creo que sí.

Mi amor.

Puerta

¿Qué haces aquí?

Hace un frío que pela.

Ya.

Me estaba quedando pajarito.

Ponte esto.

No has pegado ojo en toda la noche.

¿Cómo voy a pegar ojo?

El cura se lleva a mi hija y estoy con los brazos cruzados.

Tu pequeña.

Ya es una mujer hecha y derecha.

Eso habría que verlo.

No creo que se dé cuenta de dónde se mete.

Pues Eugenio está enamorado. ¡Hombre!

Eso se ve a la legua.

Y se lo habrá pensado mucho para dar este paso.

¡Qué va a haber pensado ese pater!

No le llames pater.

Y acostúmbrate, porque a partir de hoy, es nuestro yerno.

Y van a venir a comer los domingos la paella.

Calla.

Mejor que nos acostumbremos. No me voy a acostumbrar.

Le voy a coger tirria hasta a la paella.

Pero yo no le pongo buena cara.

Quita, quita.

Él, allí y yo, aquí.

¡Vamos, hombre!

Mira qué luna.

Es verdad que está bonita.

Como nunca la miramos, no nos damos cuenta.

¡Qué bien te sienta no dormir!

Vamos a cambiarnos.

Tu hijo no ha venido.

Es capaz de ir directo al periódico. Y mira que le digo que llame.

Estará con la chica ésa.

Si yo tuviera una novia o una amiga fuerte...

No sabe que su hermana se casa y me da pena.

¡Qué se le va a hacer!

Esta boda es tan rara...

Uno no sabe si sabe.

¡Ay, Antonio!

¡Qué bien te sienta no dormir!

El padrino no puede llegar tarde.

Ni la madrina.

Venga.

"Y así, a trancas y barrancas,...

...llegamos a la mañana de la boda de Inés".

"Una boda llevada a cabo con nocturnidad y alevosía".

"Y precedida de misterios, broncas y reconciliaciones".

"Jamás mis padres hubieran imaginado que sería así".

Tome.

Quédese la vuelta.

Buenas noches.

Hola, hijo.

¡Menos mal que has venido!

Ponte un traje. ¿Pasa algo?

Inés se casa. La semana que viene.

No, el padre Froilán los casa. Pero tiene que ser ahora.

¿Ahora? Que sí, voy a buscarla.

Estás lleno de tinta.

Dile a tu madre que no tarde. ¡Venga!

Dese prisa y tómese el café.

-Sí.

-Está usted nervioso.

-Sí.

Un poco nervioso sí que estoy.

-No tiene idea de lo que se le viene encima.

Ahora va a estar al otro lado de la barrera.

(RADIO) "Los obispos de Madrid Estepa e Hiniesta...

...transmiten su apoyo a las tesis de los encerrados".

"Amnistía de los presos políticos..."

-Como esto no se para a tiempo, se va a armar una buena.

¿Qué quieren?

Se lo dije y se lo recuerdo ahora.

Antes del caudillo, nos quemaban las iglesias.

¿Qué pasa?

¿No dice nada?

-¿Qué quiere que le diga?

Al menos ellos son consecuentes con sus ideas.

-¿Todavía sigue con eso? ¡No me fastidie!

¿Sabe lo que le digo?

Que nos estamos desviando del camino.

La Iglesia se está politizando.

Y no es eso, Eugenio.

No es eso.

Timbre

Es la hora, hija.

Estás muy guapa.

"Hay momentos en la vida que uno recuerda como si fuera ayer".

"Aquella mañana se ha quedado grabada en mi memoria".

"No sólo porque la boda fuera extraña,...

...a las 6 y sin más invitados que mi familia".

"Sino porque la que se casaba era Inés".

"Al verla tan radiante de felicidad,...

...comprendí que al lado de Eugenio...

...había encontrado el camino que buscaba".

En el nombre de la Iglesia, requiero y mando a todos...

...por primera, segunda y tercera vez...

...que si hay algún impedimento canónico...

...que obste a la celebración de este matrimonio, lo declare.

Quedamos en que no ibais a dar tres cuartos al pregonero.

¿Qué hacéis ahí?

¡Por favor!

Siéntate.

Conviene además que los contrayentes...

...manifestéis públicamente vuestra determinación.

¿Falta alguien por venir?

Yo no he llamado a nadie.

Ha venido todo el barrio.

Las otras.

¡Chis!

¿Declaráis que procedéis libremente...

...a la celebración de este matrimonio?

(AMBOS) Lo declaramos.

-¿Prometéis guardaros fidelidad...

...y permanecer unidos hasta que la muerte os separe?

-Lo prometemos.

-Ahora, contraed matrimonio...

-Un momento.

Padre. -¿Qué pasa?

¿Qué pasa?

-No lo oigo, están cuchicheando.

-Padre Froilán, le agradezco lo que está haciendo.

Pero no vamos a casarnos. ¿Cómo que no se casan?

Los sacerdotes están en huelga de hambre y nosotros,...

...haciendo algo contra nuestra conciencia.

Lo siento, Mercedes.

¿Qué pasa?

-¿Para esto me levanto? -Cállese.

-Escuchadme.

Hasta hace poco tiempo, estaba aquí.

Delante de vosotros.

Hablando de Jesús.

Hablando de honestidad, de verdad.

Y ahora me presento ante vosotros y siento que os estoy engañando.

Y no quiero.

Os agradezco lo que estáis haciendo.

A todos vosotros y especialmente a usted.

Se ha portado...

...como poca gente.

Me gustaría pediros una cosa.

Nos gustaría pediros una cosa.

Que nos dejéis casar a nuestra manera.

¿No os estabais casando ya?

Sin sacerdote. Sin comprometer la buena fe de nadie.

Sin engaños, sin mentiras. ¿Eso vale?

-Sí. -Es la única forma honesta...

...de unir...

...de unirnos los dos.

¿Queréis participar de esta ceremonia?

Por favor.

Dios santo.

Inés.

¿Me quieres por esposo y marido?

-Sí, quiero.

Eugenio, ¿me quieres por esposa y mujer?

-Sí. Sí, quiero.

-Pero no llores, mi amor.

-No lloro, mi vida.

-Los anillos.

Los anillos. -No los tengo.

-Los anillos.

Los anillos. Los anillos.

Los anillos, que no tienen anillos.

¡Bueno, hombre! ¿Esto vale?

-Sí. -Esto no es boda.

-Gracias.

Inés, recibe este anillo como prueba de mi respeto y fidelidad.

Prometo estar unido a ti hasta que la muerte nos separe.

-Eugenio.

Recibe este anillo como prueba...

...de mi respeto y mi fidelidad a ti.

-Prometo.

-Prometo estar unida a ti hasta que la muerte nos separe.

-Que la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo,...

...descienda sobre esta unión.

Amén.

-Amén.

Amén. Amén.

-Vivan los novios.

-¡Viva!

"Y allí nos quedamos, sin saber cómo reaccionar".

"Observando a Inés y a Eugenio recién casados por aquel rito...

...que era el único que le servía a Eugenio".

"Mis padres, agotados los recursos, hicieron lo que otras veces".

"Aceptar lo irremediable. Convencidos de que aquella boda...

...no tenía más razón que el profundo amor que se tenían".

"Y eso era lo único que importaba".

Cuéntame cómo pasó - T7 - Paz y croquetas - Capítulo 104

06 oct 2005

Después de la reconciliación de Antonio e Inés, la boda sigue adelante. Aunque Antonio y Mercedes continúan sin estar de acuerdo, intentarán encontrar una solución para que puedan casarse de "la forma más correcta posible". Mientras, Inés y Eugenio no dejan de soñar con su vida en común.

Antonio vivirá otro tipo de cambios, pero esta vez,  fuera de casa. La imprenta lleva meses en una situación económica muy difícil  por lo que los hermanos Usillos tendrán que tomar una decisión. Lo que anuncian causará un fuerte revuelo entre los trabajadores hasta que empiecen a ver cierto tipo de beneficios ante la nueva situación de la imprenta.

 

Después de alquilar el piso para el aparato de propaganda con Aurora, Toni continúa volcado en el proyecto político que tienen entre manos. La aparición de inesperados contratiempos en la comunidad donde han alquilado el piso, sumado al riesgo de ser descubiertos, hará que Toni se mantenga al margen de lo que se está viviendo en su casa.

En el colegio, Don Severiano decide recaudar dinero para comprarles un regalo a Franco y Doña Carmen por sus bodas de oro. Carlitos, Josete y Luis no creen que sea una buena idea y actuarán en consecuencia.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - Paz y croquetas - Capítulo 104" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T7 - Paz y croquetas - Capítulo 104"
Programas completos (362)
Clips

Los últimos 2.614 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos