www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
879832
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.95 - Cada oveja con su pareja
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Blanca y radiante va la novia.

Le sigue atrás...

...un novio amante.

Y que al unir...

...sus corazones...

...harán morir...

...mis ilusiones.

Ante el altar está llorando.

Todos dirán que es de alegría.

"Allí estaban,...

...insultándome con su presencia.

Yo no podía apartar los ojos de aquellos pantalones...

...que me hacían un desgraciado.

Por ahorrarse unos duros, yo era el único que iba a la boda...

...con aquellos pantalones cortos.

Todos habían elegido lo que iban a ponerse para la ceremonia.

Era la mayor injusticia del mundo. Yo ya no era un niño.

Claro, que mi padre tampoco pudo elegir.

A Desi se le antojó que el padrino y el novio irían de etiqueta.

Y allí estaba el flamante chaqué que mi padre alquiló para la ocasión.

Iba a ser una boda por todo lo alto.

Una boda como no se había visto nunca en el barrio".

Timbre

Antonio.

¡Antonio! ¿Qué?

Están llamando. ¿Qué?

Que están llamando a la puerta. ¿Aquí?

Sí. ¿Cómo van a llamar?

Vas a despertar a la niña.

Son las siete. Voy yo.

Es Clara.

¿Clara? Va vestida de novia.

Me parece que han llamado. ¡Chist!

¿Qué quiere? No lo sé, está llorando.

¡Ah!

¡Y está vestida de novia! Ya lo sabemos.

¿Abrimos o no? Déjala ahí toda la mañana.

Yo no abro, abre tú. Abra usted, abra.

¡Ya va!

Buenos días, Clara.

Perdonad que os haya despertado, pero es que parezco un mamarracho.

Ya.

Merche. ¿Qué?

¡Merche!

Que dice que parece un mamarracho.

¡Anda, pasa!

Buenos días.

Buenos días.

¿Qué hora es?

Muy pronto.

¿Cómo muy pronto? Si es tardísimo, Marta.

Me voy a tener que ir.

Espérate un rato. -Es que es la boda.

Pero primero desayunamos.

¿Nunca te ha traído una chica el desayuno a la cama?

Todas me lo traen a la cama. -Embustero.

Voy a llamar a casa.

¡Ay, y encima estoy aquí arreglándole el vestido!

Cada vez que lo pienso, se me llevan los demonios.

Si pudiera, era yo la que no iba a la boda.

Pues ya verás Antonio, que no se enfrente a Eugenio, que es capaz.

Que no, mujer, no lo digas.

¿Que no lo diga? Está hecho una fiera.

El padre Eugenio es un buen hombre.

Es más, sigo pensando que todo son cotilleos del barrio.

Pero Antonio no se lo quita de la cabeza. Y yo tampoco.

¡Ay! Y esto lo hago por Desi.

Y por Antonio, que me lo ha pedido.

Iba a estar yo aquí.

No te hagas mala sangre.

Ya que le haces el favor, no le des más vueltas.

¿Has visto qué vestido se compró?

Que está hecha un adefesio, mira.

Y el dineral que valdrá.

Si nos lo hubiera encargado... Quita, quita.

No quiero, yo no quiero saber nada de ella.

No te amargues, que pasó todo hace mucho tiempo.

Sí. Bueno, casi dos años, fíjate.

A mí no se me va, y cada vez que lo pienso, me da una rabia...

Y se tiene que casar el día de mi aniversario.

Oye, ¿le has dado tu regalo a Antonio?

No, voy a esperar a que me lo dé él a mí.

Bueno, si se acuerda, claro.

Esa es otra. ¿Cómo no se va a acordar?

Ya veremos, que yo lo conozco, igual se olvida.

El año pasado, se acordó por los pelos.

RADIO: "Sobre el asesinato...

...del conocido constructor vallisoletano..."

Toma, tío.

"Su empresa se declaró en quiebra.

Dejando de construir los pisos que personas humildes..."

A ver, vamos a ver, papá.

Ya tengo 12 años, y los niños de 12 años...

...llevan pantalones largos.

¿Por qué tengo que ir con pantalones cortos?

Porque a las bodas se va de punta en blanco, cállate y desayuna.

"Habían puesto todos sus ahorros en lo que iba a ser su futura casa".

Pobres familias.

Los estafaron.

No hay derecho. Tú qué sabrás, hija, qué sabrás.

A ese se lo ha cargado uno de los que compraron un piso.

Teléfono

Papá.

¡Papá!

Cállate, hijo, por Dios. Jolín, papá.

Yo te lo digo en serio.

No voy... ¡Me cago en la leche!

¡Deja escuchar!

Nadie va con pantalones cortos, seré el único.

Era Toni, que dice que viene ya.

¿Es que no ha dormido aquí?

¡Ah, no!

Le dijo a mamá que tenía un examen y se quedaba en casa de un amigo.

Para, pues,...

...repasar y eso.

¿Se lo dijo a mamá y no a mí? Pues claro, pues que se lo diga.

¡Ay, espera! ¡Eh!

¿Dónde vas? Aquí, ahora, termina el desayuno.

Déjalo, Paquita, déjalo; me vais a volver loco.

"Ahora sabemos por fuentes bien informadas...

...que reclamaban..." Toma, papá.

Felicidades.

Pero, Carlos, hijo, si no es mi cumpleaños.

Ya, pero es tu aniversario, a mamá ya se lo he dado.

¡Anda, la leche, el aniversario!

Felicidades, ¿cuántos años llevan?

Pues no lo sé, 25 creo.

¡25!

Papá, ¿tú qué le vas a regalar a mamá?

¿No ves que es una sorpresa?

No te lo digo, me cago en la mar.

Tío, ¿dónde va?

"Casi todos los años pasaba lo mismo:

mi padre se olvidaba de santos, cumpleaños...

...y de su aniversario de boda".

A mis 12 años era incapaz de entender que mi padre,...

...como casi todos, fuera una calamidad para acordarse.

Con el tiempo le fui comprendiendo.

Yo también empecé a olvidarme.

Y tenía que salir pitando para comprar...

...cualquier cosa en la tienda de la esquina".

¡Inés! -¿Qué?

¿Puedes salir un momento?

Bueno, que... ¿Qué tal estoy?

Me parece que está muy bien.

¿Sí? Yo es que últimamente me veo horrorosa.

Estás muy guapa. -Sí, ya.

Hecha un birria, así estoy. -Ven.

No seas tonta.

¿Qué te pasa? -Si es que yo no sé por qué.

Todas se echan novio menos yo.

Ya te saldrá, mujer. -Pues no sé cuándo.

Cuando menos lo esperes. -¿Qué te pondrás?

No lo sé, no lo he pensado, no he decidido si quiero ir o no.

¿Cómo no vas a ir?

No yendo. Mi padre y Eugenio no se hablan.

Pero ya se les pasará.

Sí, pues no sé cuándo.

Él no va a la iglesia.

Me ha dicho tu madre que ya podía pasar a probarme.

Pasa. ¡Antonio!

¿Dónde vas? A un taller, Merche.

¿Qué pasa? Le voy a poner aceite.

¿Y no lo puedes hacer mañana? A ver si se me quema.

No tardes. Media hora.

Bueno, bueno.

Amén.

Perdone, doña Tecla, es que se me ha olvidado un pecado.

Eugenio. -¿Qué pasa ahora, Desi?

Tengo los huevos de corbata.

Vamos, que estoy muy nervioso.

Eso es normal, te vas a casar en un rato.

¡Pero qué va a ser normal!

Lo tenía todo clarísimo y esta noche venga a dar vueltas.

¿Por qué iba a salir mal? -¿Tú por qué lo sabes?

Porque te conozco a ti y a Clara. -Macho, ¿qué tiene que ver?

No me llames así, soy tu párroco.

Perdona, yo es que conozco a muchos que a los tres días...

...se tiraban los trastos.

¿Por qué tiene que dejar de quererte? No es tu caso.

Pero ¿y si aparece el padre de Josete?

¿Por qué iba a aparecer?

Los caminos del Señor son insondables. -¿Quieres casarte?

Creo que sí.

¿"Creo que sí", Desi? Tienes que estar convencido.

Esto es muy serio y no tienes que dudar de los sentimientos de Clara.

Clara te quiere.

¿Estás seguro?

Claro que sí, eso se nota.

Cuando una mujer te quiere, se nota.

Su manera de mirarte.

Su manera de sonreírte.

En su forma de hablar.

Pero, vamos a ver, todo eso es teoría.

A lo mejor pierdo el tiempo contigo y debería hablar con Antonio.

De eso ha pasado ya mucho tiempo.

Agua pasada no mueve molino.

Desi.

Vete a casa y descansa y no pienses más.

Creo que va a ser mejor que me vaya. -Sí.

Pero ¿tú crees que me quiere? -¡Pues claro!

Claro que te quiere, hijo, claro que te quiere.

¡Dios te oiga!

Mucho mejor. Me alegro.

Te voy a desabrochar y te cambias.

No sé qué me pasó en las pruebas que no me di cuenta.

Al verme esta mañana, menudo disgusto.

Parecía que iba disfrazada.

Vamos, ni en carnaval. No exageres, que no es tan feo.

Anda, vístete, que tengo a mi madre sola con todo el lío.

Yo me hubiese vestido de traje de chaqueta.

Pero Desi se empeñó.

Quería que fuera de largo y de blanco.

Pero a mí esto me parece demasiado.

No solo por lo que me cuesta el traje, que vale un pico.

Es que no sé dónde voy yo con un vestido así.

Pero a Desi le hacía ilusión.

Él quería de blanco y él, de chaqué.

Pues nada, de chaqué, pero le queda horroroso.

Bueno, pues casi estoy.

Pues hala, vámonos.

Mercedes. Dime.

No sé cómo decírtelo.

Pero... Pues no me digas nada.

Vámonos. Es un momento.

Por favor.

Es que desde, pues, que pasó aquello, no hemos podido hablar.

Ya está todo hablado.

Todo hablado, pero nada perdonado.

Hoy te casas con Desi y de verdad que te deseo que seáis muy felices.

Pero no me pidas más.

Y vamos, que se te va a hacer tarde.

No podemos seguir así. Olvídalo ya, ¿no?

Que tengo esto metido en el cuerpo y no puedo.

Mira, ¿tenemos que hablar de este tema hoy?

Sí, porque pienso mucho en ti.

Mucho.

Y hubiera hecho lo mismo en tu lugar.

Por favor, Mercedes, perdóname.

Pero si ya te he dicho que ya te he perdonado.

Además, eso se acabó y ya está.

Has de hacer feliz a Desi.

Claro que sí. Toma, vámonos, que llegas tarde.

No vas a venir a la boda, ¿verdad?

Pues... No. No voy a ir.

Todo a cien pesetas. Elija, caballero.

¿No tiene otra cosa que perlas? Mi mujer es rubia.

¡Claro! Pendientes para una rubia.

Tengo lo que busca. ¿Qué?

Tengo un Askar que va pilas. ¿Cómo dice?

Un transistor, se oye Radio Independiente.

No, no, no.

Oiga, que se lo dejo por 1200.

¿Puedo verlo?

Este, en la tienda, vale 4000.

Ya.

¿Y esto funciona? Claro que sí.

Me los manda mi cuñado, que vive allí.

Es que no sé. Venga, se lo dejo por 1100.

Oiga, que esto no funciona. No, hombre.

No funciona.

Que no es ahí, hombre, aquí.

Aquí.

¿Funciona o no? Sí que funciona, sí.

Bueno, mire, me lo llevo.

Disculpe.

¿Quedamos entonces en que, para redondear, mil?

¡Venga, hombre! Se lo voy a dejar en mil.

Muchas gracias. Ahí está.

No creo que este piso sea regalo de bodas de tus padres.

Pues sí, ventajas de ser hija única.

¿Y vais a vivir aquí cuando os caséis?

Pues Alejandro prefiere vivir en La Moraleja.

Pero yo no, no me veo viviendo tan lejos de todo.

Me gustaría que lo conocieses. -¡Sí!

No tengo otra cosa que hacer.

Mañana mismo.

Te caería bien, en serio. -Seguramente.

Prefiero seguir así.

Timbre

¿No será Alejandro? -Pero si no está aquí, en Madrid.

Sí que está, ¿dónde va a estar? -¿Cómo que...? Marta.

¿Qué haces? -Voy a abrir, tú quédate aquí.

Ni se te ocurra abrir. Marta.

¿Y cuándo vas a cerrar?

-¿Yo? Ahora mismo.

Voy por el traje, ¡lo que me ha costado!

No te quejes.

Por un día que no abras, no pasa nada.

Pero tú te vas a casar, y déjate las uñas, que llegas al muñón.

Estoy muy nervioso. -A mí me pasó eso.

Unos sudores y un miedo... -¿Sí?

Y no la había visto en faja. -Me va a dar un infarto.

¿Álvarez? -Sí, soy yo.

Un telegrama.

¿En domingo?

Eso es algo malo.

¡No lo cojas!

Firme aquí. -¡Eh, eh!

No seas loco, ni se te ocurra. -¿En domingo?

La gente no los manda hoy.

Se espera al lunes. -Sí.

Como firmes, te buscas la ruina. -Me lo mandan y me hago el sueco.

Si no firma, me lo llevo.

Tengo cosas que hacer. -Oiga, perdone un momento.

¿Y si es una herencia? -¡Que no!

No tengo todo el día.

Yo firmo.

Allá tú.

Buenos días.

¡Coño! -¿Qué pasa?

"Participa en 'Un, dos, tres'.

Póngase en contacto.

Televisión Española. Enhorabuena".

Saldré en la tele.

Te vas a forrar. -¿Sí?

Toni.

¿Dónde te has metido? -¿Se ha marchado?

¡Joder, Marta, joder, qué graciosa eres!

Qué tonto eres. -¿No era Alejandro?

Claro que no, si no está aquí. Te lo dije: no viene hasta mañana.

Pues me lo he creído. ¿Quién era?

Me traían un regalo de bodas.

¡Ostrás, la boda! Me tengo que ir.

Me ducho y te acerco.

Tengo un susto...

¿Por qué no nos duchamos juntos y me enjabonas la espalda?

No sé si te lo mereces.

¿Qué voy a hacer contigo cuando me case?

Date prisa.

No me puse así ni cuando me casé.

Voy a hacer el ridículo. Pero si está muy elegante.

¿Estás lista? Sí, pero no me gusta ni un pelo.

No estás mal. Claro.

No parece que tenga 80 años.

¡Hija!

¿80 años? Con qué malos ojos me miras.

¿Cuántos tiene? Mucho menos, vamos.

No sé, estos colores rosas y estas pieles que parecen militares.

Yo te veo bien, y no vas a la boda de la nieta de Franco.

¿No crees que voy llamativa?

No, y tiene razón: te quita años.

Ni yendo a Lourdes.

¡Voy a parecer una nenaza! No digas tonterías.

Hasta las chicas se chotearán.

Pues a mí me gustas.

Si es que sois unos roñosos.

Das dolor de cabeza, ve, que te llaman.

Se lo compráis todo a María.

¡Anda ya!

¡Venga, y no te manches!

Papá.

¿Papá?

¿Has visto, a que parezco un marciano?

Dime la verdad.

Yo aquí siempre soy el último mono. ¡Carlos, estamos abajo!

¡Qué susto me has dado, que no sabía que hubieses llegado!

He llegado y no te he visto. Estaba en el cuarto de mi madre.

¿Por qué has tardado tanto?

Pues porque no encontraba un taller.

Toni tampoco ha llegado. Ya, si no ha dormido ni en casa.

Soy el último que se entera de todo.

Que no, te lo había dicho.

Pero últimamente siempre estás pensando en otras cosas.

¿Me lo habías dicho, seguro? Sí.

Bueno, pues para ti la perra gorda. ¿Qué te pasa?

¿Por qué tienes esa cara? Que solo eres el padrino.

No has oído la radio.

¿Qué han dicho?

Han matado a un constructor en Valladolid que tenía problemas.

¡Oh, vaya!

Estoy pensando en hacer un seguro. ¿Un qué?

Un seguro.

¿Para qué quieres un seguro de vida?

Por si me pasa algo. ¿Qué te va a pasar?

Lo mismo que al tío este de Valladolid, Merche.

Que un pirado de aquellos que se quedó sin piso...

...la pague conmigo.

¿Por qué la va a pagar contigo si tú no tuviste culpa de nada?

Puerta

Os pongáis como os pongáis, yo no voy con este gorro.

Parezco don Juan Tenorio.

¿Pero quién te ha dado eso?

¿Quién me lo va a dar? Nieves.

¡Hala!

Que no vaya así tu pobre madre, ¿no?

¿Cómo puede ir así?

¡Madre!

Será posible. ¡Madre!

En una semana no vamos a poder vernos.

Cuando llegue, te llamo.

¿Adónde vas? -A Barcelona.

Te voy a echar muchísimo de menos.

¿Qué ha pasado? -No sé.

No me lo puedo creer.

Espera, a ver si hay suerte y nos oye el portero.

¡Joder, Marta, lo que me faltaba ya!

Bueno, tranquilo.

Bueno, pues con esto, terminada.

Venga, voy a llamar a Antonio para decirle que estáis listas.

Espera. -¿Qué pasa?

Pues que no me veo, Nieves. -¿Cómo que no te ves?

Que estoy muy pintada, ¿no lo ves?

A mí me parece que estás guapísima.

¡Ay! ¿Qué te pasa? Clara, mujer.

Anda, cálmate, toma.

Te pongo los zapatos y le digo a Antonio que estás lista.

Mujer, ¿qué te pasa?

¿Sabes que a mí me pasó igual el día de mi boda?

Me dio un "concome" y una angustia y yo qué sé.

Pero, mujer, Clara, por Dios.

¿Tú por qué no vienes?

Que no. Si le arreglaste hasta el vestido.

Que no voy. A mí me da igual.

Es por el pobre Desiderio.

Con lo importante que es para él. A ver. No se olvida en la vida.

Pues eso, ven.

No. ¿No?

¿Te lo digo en chino?

No lo digas, pobre Desiderio.

¿No ha llegado Toni?

¿Por qué se queda en una casa que no es la suya?

Prepara un examen. ¿Tienes el teléfono?

Pues no. No puede ser.

Sabe que hoy quiero que venga.

Vendrá cuando quiera. Carlos, vamos.

Está abajo con sus amigos.

¡Ah! Bueno, yo me voy.

Yo también. ¡Pero qué es lo que te has hecho!

Fue sin querer. Mira cómo viene.

¡Cómo que sin querer! ¿Qué te has hecho con el traje?

De verdad, fue sin querer, me enganché con un clavo.

Lo has destrozado. Esto es aposta.

Que no. Lo juro. ¿Lo juras?

Si tú ya no eres un niño.

¿No tenemos una maleta con pantalones de Toni?

Sí. Ajústale alguno.

¡De verdad, te doy!

Venga, hombre.

¡Sois unos roñosos! Cállate.

¡Comprádmelos!

Mira, debe ser él.

Tu hijo, ya voy, venga. Yo también me voy.

Hale, hijo. Yo no sé qué ha pasado, de verdad.

Que no se casa. ¿Quién?

¡Clara! Llora como una Magdalena.

No te preocupes.

No nos vamos a pasar aquí toda la vida.

Eso espero.

Mucho piso y mucho lujo, pero el portero brilla por su ausencia.

Es domingo, a lo mejor ha salido.

Pero ¿qué le digo yo ahora a mi padre?

¿Qué? -Pues dile la verdad.

Di que te has quedado encerrado en un ascensor.

Clara.

¿Por qué no abres? Soy Antonio.

¡Clara, ay, chica, no seas así!

Están todos en la iglesia esperando.

Hay que fastidiarse, ¿eh?

Clara, si no quieres casarte, no te cases.

Pero tendrás que decirle algo a Desi.

A ver, miradme un segundín.

Una sonrisa, ahí.

Un momentito.

Hola.

A ver.

Muy bien.

Hala.

Ya está esto.

Ya tienes pantalón largo.

Yo me quiero poner uno nuevo.

Anda este. Póntelo ahora mismo.

Ya hablaremos después de la boda.

"Si no has sido hijo pequeño de una familia numerosa,...

...no sabes lo que es usar la ropa vieja.

Y aunque estaba acostumbrado a llevar todo lo de Toni,...

...siempre me pareció una injusticia y una crueldad.

Qué asco ser el hermano menor...

...y acarrear con lo que nadie quería ni ver".

Te vienen bien. Son de Toni.

¡Anda este!

Es que encima pican.

No haber roto el otro.

Se enganchó un clavo. Y yo voy y me lo creo.

Ponte la chaqueta, corre.

¿Qué? ¿Ya está bien?

Dice que ni hablar.

¡Ay, Dios mío!

Que no y que no. ¿Entonces?

Merche.

¿Qué?

Sube tú a hablar con ella.

¿Yo? Sí, tú.

No. Lo que me faltaba. Ya he hecho lo que tenía que hacer.

Merche, que te lo pido por favor.

Te pongas como te pongas, no.

Mujer, deberías subir. No.

Cuando digo que no, es que no.

¡Joder, qué terca es! ¡Qué terca!

Que no da su brazo a torcer.

¡Dios santo!

¿Qué?

Te voy a decir una cosa.

Me los pongo, pero esto es una injusticia.

Cállate la boca, hijo.

Otro que tal baila.

Claxon

Hala, ya estoy aquí.

¿Le falta mucho a tu madre?

Cuando bajé, estaba empezando a cambiarse.

Ya vamos tarde. -Y Carlos sin venir.

Le castigarán por romper el pantalón.

¿De qué vas disfrazado, de Charlot o qué?

¡Que te doy! No os peleéis.

Así no vas a ligar, te lo digo yo.

¿Para qué quiero ligar? Carlos, ¿tu padre baja o no baja?

¡Yo qué sé!

Y yo qué sé, y yo qué sé.

Puerta

Clara, ábreme.

Soy Mercedes.

¿Con quién estás?

Con nadie. Antonio ha bajado a casa y Nieves está en la iglesia.

No puedo, Mercedes.

No puedo casarme, de verdad.

El matrimonio no es un juego. Eso creen los hombres.

Eso hay que pensarlo antes.

Si ella no se ha dado cuenta hasta hoy,...

...tampoco tiene la culpa.

Y más vale tarde que nunca.

Que no, hombre, que no.

No es normal que unos minutos antes de la ceremonia se arrepienta.

¿Sabes lo que te digo? Que si no es para bien, que no se case.

¿Y quién piensa en Desiderio?

Se me cae el alma a los pies cuando pienso en mi amigo.

Ya viene Mercedes. Vamos a ver.

Padre Eugenio, ¿la madrina dónde se coloca?

A la izquierda del novio. -Ya debería venir.

Eso me pregunto.

A ver qué ha pasado.

Agárrese, Valentina. No hay boda.

¿No hay banquete?

¡Chist!

Cállese, que no es seguro.

Clara dice que no se casa.

Pero ¿por qué?

Que no se casa. -¿Por qué?

Yo qué sé. Está histérica.

Está loca. -Sí.

Con la tienda que tiene él.

Dios le da pañuelo a quien no tiene nariz.

Para casarse hay que estar muy enamorada.Pues sí, o vas lista.

Creía que lo estabas.

Yo a Desi le quiero mucho.

Pero no como al padre de mi hijo.

Pero por lo que cuentas, no quiso saber nada de ti.

Ya.

Pero lo que sentía era tan distinto de esto...

Pero os abandonó. Os dejó.

No sé cómo ese hombre me puede hacer dudar.

Claro que no. Han pasado muchos años.

Tienes que pensar en tu hijo.

No me caso por darle un padre.

No estaría de más.

No digo que te cases solo por eso.

Y no lo hago por su dinero. ¡Por Dios!

Me da tranquilidad, pero no. No.

Comparo a aquel hombre con los demás.

Mira, yo solo he conocido a Antonio.

Siempre he estado enamorada de él. Sigo enamorada.

Pero, no sé, convivir con un hombre es muy difícil.

Hay que tener paciencia. Hay que saber perdonar.

A vosotros se os ve bien juntos.

Bueno, también hemos tenido nuestros problemas, y gordos.

Pero aquí estamos.

Hoy hace 25 años que nos casamos.

¿Hoy? Sí.

Precisamente hoy.

¿Te digo una cosa?

Que ni se ha acordado.

Y no es la primera vez que se le va el santo al cielo.

Ni regalo ni nada.

¿Qué mejor regalo? Es muy bonito.

Tanto tiempo juntos, con lo difícil que es.

Yo creo que a ti te va a pasar lo mismo.

Desi es un buen hombre.

Y cuando vivas con él, ese amor se va a hacer fuerte.

Y al final va a formar parte de ti.

¿Sabes lo que quiero decir?

Supongo que sí.

Tienes razón, Desi es muy bueno.

Y no habrá padre mejor para mi hijo.

No lo creo.

Pero si no te vas a casar con él, díselo ya.

Claxon

Estoy hecho un lío, macho.

Hace una semana que no pego ojo.

Y no es que no quiera a Clara,...

...la quiero muchísimo.

Y a Josete también, pobrecito mío.

Pero es una decisión muy importante. Ya.

Y yo no sé si estoy preparado.

Herminia, vaya yendo a la iglesia. Sí.

Voy a ir yendo para allá.

Bueno. Herminia.

Si fuera posible, que esto no salga de aquí.

No te preocupes, yo soy una tumba.

Gracias, Herminia.

Nada, es inútil. Como en el primero solo hay oficinas...

Me van a echar una... -Ni que te casaras tú.

No estoy para bromas.

La única que se va a casar eres tú.

Todavía me acuerdo de cuando me decías que nunca te casarías:

"¿Casarme yo? En la vida.

Como mucho, viviría en pareja. Casarse es pequeñoburgués".

Y ahora te vas a casar con alguien podrido de dinero...

...y vivirás en una casa que no veas.

Alejandro no es un franquista ni nada de eso.

Además, sigo pensando como cuando nos conocimos.

¿En la revolución? No fastidies.

Este país tiene que cambiar de arriba abajo. Y cambiará.

¿Lo cambiarán los millonarios como tu Alejandro?

No quiero discutir contigo.

Pero sí, la gente como él tendrá mucho que decir en el cambio.

Me da igual.

Me da igual. Me da igual lo que haga Alejandro.

Lo que no entiendo es por qué os vais a casar.

Porque sí. Y no me preguntes más.

Las cosas no son así. -¿Qué quieres que diga?

¿Que me obligan a casarme?

Pues no.

Le quiero y me caso porque Alejandro...

...es un tipo inteligente.

Y corta el bacalao. -No, por eso no.

¿Te vas a casar de blanco en Los Jerónimos?

No sé si te acuerdas que tú y yo hemos pasado la noche juntos.

No me hables así.

Marta, sí me acuerdo.

¿Qué hago yo en tus planes? -No seas bobo. No tengo ningún plan.

Si tuviera uno, no habría ido a buscarte al periódico.

Me repetí mil veces que lo mejor era no ir,...

...que era mejor dejarlo pasar.

Es que te extraño tanto...

No me mires así. Te echo mucho de menos.

Sí, pero te vas a casar.

¿Y tú, vas a dejar a Mila?

No, pero no es lo mismo. -Lo siento, es verdad.

No sé qué me pasa.

Lo siento. Estoy hecha un lío.

No sé, no... No puedo pensar.

No estoy contenta.

¿Crees que no me doy cuenta de que siempre estoy haciéndome la pija?

Claro que me doy cuenta.

Pero es que...

¡Eh!

¡Estamos en el tercero!

Enseguida les bajamos. Un poquito de paciencia.

¡Joder, por fin!

Anda.

Qué disgusto más grande, y el novio sin venir.

No aparece ni Dios.

¿Sabe algo?

Yo no.

Desi ya sabe que la otra le ha dado nones y la está convenciendo.Calla.

Igual se casan, mujer. -Le digo yo a usted que no.

Ella estaba como loca. -Sí, está loca.

Desiderio es un tirillas, lo sabemos, pero gana mucho dinero.

Ella está mal.

¿Y si voy a casa? -Es que se van a comer.

Hace media hora que tendrían que estar aquí.

Lo hacen para fastidiarme.

¿Qué dices? -Me muero de rabia, Inés.

¿Esto no te parece raro?

El novio, si te he visto, no me acuerdo, y la novia no viene.

Me recuerda a lo que pasó en la guerra. -¿Lo del tanque?

¿Te lo he contado? -40 veces.

Te lo cuento otra vez. -Vale.

Yo tenía una novia. Beatriz, se llamaba Beatriz.

Era enfermera y estábamos muy enamorados.

Y pasó lo que tenía que pasar. ¡Tinín!

Ya se me ha escapado.

Oye, ¿tú sabes dónde está Toni?

Pues no. Pero no ha dormido en casa.

¿No ha dormido en casa? No.

Se fue con un amigo de la facultad a estudiar.

Y se quedó allí.

Hola. Perdona.

¿Todavía no ha empezado? -No.

No, no ha empezado.

No es que me importe, pero ¿de dónde vienes?

No te lo vas a creer. -Inténtalo.

Me quedé encerrado en un ascensor. -Ya.

En un ascensor.

Mira, es guapísima. Y, además, me quiere mucho.

Y tiene su casa como los chorros del oro.

Siempre que me invita a comer, con la comida puesta.

¿Has probado sus lentejas? No, Desiderio.

Si no te hiciera eso, no serviría. ¿Cómo que no serviría?

Lo que te estoy diciendo, que tiene que planchar, limpiar...

Tenerte como a un rey.

Teléfono

Espera. Bueno.

Dígame.

Soy Eugenio.

Sí, ya lo sé.

¿Sigues enfadado? No he hecho nada.

A ver si te queda claro, porque no lo repetiré.

No quiero hablar con usted.

Y si voy a la iglesia es porque mi amigo se casa.

Si no, ni la pisaba. ¿Está claro?

Antonio, son figuraciones tuyas.

¿Cómo se te ocurre que entre Inés y yo...?

Hablaremos en otro momento.

Llamaba para saber qué pasa. ¿Venís o no?

Desi tampoco ha aparecido.

Desi está aquí.

¿Por qué?

¡Y yo qué sé!

Eugenio.

Que qué pasa contigo.

A ver si os arregláis, ¿eh?

Métete en tus cosas. No te ha hecho nada.

Es la gente del barrio. Parece mentira que no los conozcas.

¡Que me dejes en paz!

¿De qué estábamos hablando? De las lentejas de Clara.

Ya.

Con su chorizo, sus patatitas, su sofrito...

Y ese toque de comino molido que le da ese sabor.

Con comino y todo.Es como si te meara un angelito en la boca.

Desiderio...

¿Y la has visto vender una lavadora?

Se me ponen los pelos... Y quien dice una lavadora,...

...dice un rizador.

La hora. Es muy tarde.

Y es cariñosísima. ¿Sabes lo cariñosa que es?

Es la mejor mujer del mundo. ES maravillosa.

¿Y cuál es el problema? Yo soy el problema.

¿No estabas acojonado en tu boda?

No. ¿No?

Me casé en el 47.

Y solo temíamos morirnos de hambre al día siguiente. No como vosotros.

No seas melodramático. ¿Qué quieres?

Clara es muy buena mujer.

Es guapísima, te quiere mucho. No hay más que verla.

Y esa tienda de ahí abajo funciona gracias a ella.

No es por ti. Ya lo sé.

¡Pues entonces!

¿Sabes lo que te digo? ¿Qué?

Me caso. Se casa.

Pues nada.

Vete a avisarla y que vaya a ver al cura, que estarán preocupados.

Muy bien.

Oye. ¿Qué?

De esto ni una palabra. Diles que estoy nervioso.

Yo, chitón.

Bueno.

Antonio. ¿Qué?

Gracias por ser mi padrino. Que te vas a arrugar el chaqué.

Póntelo bien. Esa cara, arriba.

Como un galán.

Claxon

Ramón, deja de tocar el claxon.

Es que no venís.

Te quedas ahí quieto.

Y si no, que lo coja otro.

No, no, no.

Ramón.

Mírame bien, macho.

Es la última vez que vas a ver un solterón empedernido.

La próxima vez que me veas, estaré casado.

Sube, que Clara dice que se casa. ¿Se casa?

Eso dice. Ramón.

Que ya vamos. Vale.

Nieves. -¿Sí?

Tengo una cosa para ti. -¿El qué?

¡Alabado sea Dios!

-¿Qué pasa? -Nos han elegido para el "Un, dos, tres".

Luego te veo. -Sí.

Tose

¿Cuándo viene mi madre?

Ahora llega.

Marcha nupcial

Queridos hermanos, sentaos.

Estamos aquí reunidos...

...para celebrar la sagrada unión de Desiderio y Clara.

Sed bienvenidos todos. Quisiera que esta celebración...

Me gustaría que fuera un acto de celebración del amor,...

...de reconciliación.

De la unión.

De la unión de todos nosotros...

...en la Iglesia de Jesús.

"Las bodas de entonces eran para toda la vida,...

...eran el mejor lugar para ligar. Había chicas con ganas de bailar.

Al ver a Maica vestida así,...

...comprendí que éramos el uno para el otro.

No podía perder esa oportunidad de bailar con ella.

Pero había competencia".

Me pido bailar con Maica. Si Maica no te hace ni caso.

Maica, para mí. No.

¿Y yo con quién bailo?

Pues tú con la hija de don Severiano.

Yo no bailo con esa petarda; de eso, nada.

Yo bailo con Maica. -Que te lo has creído, macho.

Hacemos una carrera. El que gane baila con ella.

Salimos los tres a la vez. Y sin trampas, que te conozco.

Venga. A la de tres.

¡Una, dos y tres!

¡Chist! ¡Josete!

Hijo, por favor.

Carlos, ya vale.

Me da mucho apuro dejarlo en tu casa.

En casa está perfectamente.

Bueno.Llámanos por teléfono y ya está.

Sí.

Y de lo que hemos hablado antes, no te preocupes, todo va a ir bien.

Espero.

Desi, enhorabuena.

Gracias. Que lo paséis bien en Canarias.

Dicen que es precioso.

Sí. Yo, porque ya no me casaré otra vez,...

...porque de viaje de novios, iría allí.

Ojo con Benidorm.

Yo sólo he estado una vez, pero menudo es.

Es que Benidorm es mucho.

Alzo mi copa para que las Navidades que vienen...

...las pasemos los 4 en Canarias. Sería... Hay que ir en avión.

A Benidorm fui en tren. Yo me mareo.

Sí. Antonio.

Tú y yo tendríamos que hablar.

No tengo nada que hablar con usted.

No seas cabezota. Es mejor sacar las cosas.

¿Cuántas veces tengo que decirle que no quiero hablar con usted?

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -¿Te pasa algo? Vaya cara.

No, todo bien.

Mercedes, ¿qué tal? Hola.

Bien.

Antonio.

Antonio, te presento al maestro. Mi marido.

¿Cómo está, José Miguel?

Mucho gusto. Encantado. Hala.

Nos vemos pasado mañana. Ya tengo los libros.

Perfecto. Hasta pasado mañana. Adiós.

¿Qué te ha dicho Eugenio?

¿Qué libros has comprado? ¿Qué te ha dicho?

Que seáis muy felices.

Paqui, ¿nos acercamos a la cocina? -¿Qué?

Que si vamos a la cocina a ver cómo trabajan.

Me gustaría, pero no nos van a dejar.

¿Cómo no nos van a dejar? Ven.

¿Te imaginas lo que debe ser cocinar para cientos de personas?

Se me ponen los pelos de punta. -¿Fumas?

Quita, hombre.

¡Me da igual lo que hagas! Pero no soy imbécil.

¡Que me he quedado encerrado!

¿Tú qué quieres, que cada uno haga lo que quiera?

Yo también puedo pasar la noche estudiando.

He estado con un amigo estudiando. -¿Qué te pasa?

Tengo un examen y estoy agobiado. -Cada vez te veo más raro.

No estoy raro.

No hay más que verte.

Y me dices que has estado en un ascensor.

Un par de horas.

¡Estoy harta de que mientas!

No te miento.

¿Cómo te vas a ir? -Yéndome.

Oye, Mila.

Está claro que el negocio está en poner un salón de bodas.

Pero hace falta un dineral. -Pedimos un crédito.

¡Menudos son los de los bancos!

Bueno, lo del banco déjamelo a mí.

Disculpen.

Anda, que además de guapo y listo, me sales empresario.

¿Tinín me subirá el sueldo?

Y parecía tonta. ¡Una fresca!

No hagas caso. Total, es un simple.

Tú imagínate que en este momento Kiko Lergard dice:

"Por 25 pesetas, nombres de bichos de la selva.

El tigre, por ejemplo". ¿Qué dirías?

La tigresa.

El león. -La leona.

El mono. -La mona.

¿Hasta qué hora estarás aquí?

Cuando saquen la tarta, me voy. No aguanto más.

¿Por qué no te vienes luego al cine con lo de la parroquia?

Así te animas.

Marcha nupcial

La tarta.

¡Vivan los novios! -¡Vivan!

¡Vivan los novios!

¡Vivan los novios!

Bueno,...

...la verdad es que lo mío no es dar discursos, es arreglar cosas,...

...como los electrodomésticos.

Y ya que me dais la posibilidad de hablar,...

...deciros que ya está a la venta...

...el nuevo televisor de 28 pulgadas a buen precio...

...y en 24 plazos.

No, en serio. Agradeceros que hayáis venido.

Clara y yo tenemos poca familia.

Vosotros sois como la familia que no tenemos.

Y gracias a Antonio y Mercedes por todo lo que han hecho.

Y decir que...

...si no es por ellos, no estábamos aquí.

Gracias.

¡Viva el padrino!

¡Viva!

TODOS: "¡Que se besen!

¡Que se besen!

¡Que se besen!"

Música

Muchas gracias, milano.

Al final, va a resultar que es buena y todo.Claro.

Lo que pasa es que no ha tenido mucha suerte.

Espero que les vaya bien y tengan mucha suerte.

Y a ti no te he dicho que estás muy guapo.

¿Quién, yo?

Muchas gracias.

Lo que más me emociona son las bodas. ¿Y a usted?

Pues a mí también.

Yo no le he dicho que un día casi me caso.

Creo que me lo ha contado alguna vez.

Se lo cuento...

...otra vez.

No hace falta.

Fue en la guerra.

Sí, sí que me lo ha contado.

Ella se llamaba Nieves. Era enfermera.

Cómo me quería. Un amor tremendo...

Por...

¡Herminia!

Se me ha escapado.

Cuando miré para atrás y te vi allí, me dio una alegría...

Cuando haces las cosas a derechas, está todo mucho mejor.

Ay, Antonio, de verdad...

¿Sabes qué día es hoy?

Es domingo, Merche.

Sí, domingo. Eso.

Qué paciencia hay que tener contigo.

Me estás perdiendo el paso. Tarará...

Maestro, un mambo.

Yo ya no aguanto más. Vámonos y luego vamos al cine.

Espera, como me vaya, mis padres me desheredan.

Lo siento, no puedo más.

Luego me llamas. -Me gustaría acompañarte.

¿Te apetece bailar? -¿Bailar?

Sí.

Si no te vas, claro.

¿Irme? ¿Yo? No, si acabo de llegar.

¡Que me voy a bailar!

Mi amor,...

...¿estás bien?

Estupendamente.

¿Feliz? -El más feliz del mundo.

¿Me vas a querer siempre? -Siempre.

¿Aunque engorde? -Aunque te pongas como una ballena.

Y estos dos la que han liado. Y pensé que no se casaban.

¿Por qué no haces las paces con la niña?

No me sale.

Ella dice que no hay nada.

Es tu hija.

Merche, no me metas prisa.

¿Has visto cómo está la pobre?

Creo que nos hemos equivocado. Nos hemos precipitado.

Merche, cuando te digo que no me sale, es que no me sale.

No seas tan orgulloso y habla con ella.

Perdón. ¿Me permite bailar con su mujer?

Pues... Sí, sí. Aprovecha.

Sí, José Miguel. Gracias.

Mira por dónde vamos a hablar.

Qué susto.

Tener que pillarte aquí para hablar contigo.

Pues no es el momento.

Llevas desde Nochevieja evitándome.

No hay derecho.

A lo que no hay derecho es a hacer el idiota con las feligresas.

¿Que hago el idiota? No entiendo...

...cómo piensas algo así.

Déjame en paz.

Hasta que no aclaremos esto, no.

No es el momento ni el lugar.

Te doy mi palabra de que entre tu hija y yo no hay nada de nada.

¿Qué mira usted?

Yo no miro nada.

Pues si no mira nada, váyase.

Le voy a pedir un baile.

¿Quieres bailar conmigo? No me apetece.

¿Y a la próxima?

Es que me duelen los pies.

¿Bailas? -Sí, me encantaría.

Le das más importancia a los chismes que a tu hija.

Si no quieres hablar conmigo, habla con ella.

Hay que joderse.

Hay que joderse. Le estás haciendo mucho daño.

Bueno, vale.

Si no pasa nada, pues nada. Es lo que quiero.

Si no pasa nada,...

...pues no tengo que perdonarla. Prométeme que harás las paces.

Te lo prometo.

Te lo prometo. De acuerdo.

¿Amigos? Lávatela primero.

Sergio, ¿y tú a qué te dedicas?

Trabajo en un ministerio.

¿Eres funcionario?

Sí, del catastro.

¿Del catastro?

Qué emocionante, ¿no?

El catastro debe de ser la monda.

¿La chica más guapa no baila?

Nadie me saca.

Pues dame este baile.

¡Maestro, pare!

Que los novios se tienen que ir.

A ver si va a perder la primera noche.

Pues eso, ya nos vamos.

Dentro de 10 días abrimos la tienda...

TODOS: "¡Anda!"

Y dentro de una hora,...

...película en el cineclub de la parroquia: "La tía Tula".

¡El ramo!

¡El ramo!

¡Que tire el ramo!

¡Que tire el ramo!

Una, dos...

...y tres.

Adiós, abuela. Adiós, hija.

Déjame salir.

Adiós, madre.

Adiós.

Adiós, hija.

Antonio, se le ha olvidado el ramo a la niña.

Yo se lo doy.

Inés, hija.

Se te olvidaba el ramo.

Y...

...mételo en agua.

Para que dure. Da suerte.

A ver si es verdad.

¡Francesc! -¡Hola!

¿Qué haces aquí?

Estaba por aquí y me acordé de ti.

¡Cuánto tiempo! ¿Y eso?

¿Te importa si me quedo contigo un par de días?

¿Quién es ese?

No lo sé. Por la pinta... Parece un mendigo.

Si es que va de hippy.

Claro.

¿No es un compañero de Ibiza? Sí, yo creo que es el arquitecto.

¿Y se queda a dormir ahí?

Tal como están las cosas, lo prefiero.

Aunque nunca me acostumbro a esto.

Carlos.

Carlos.

¿Qué?

Me acuerdo de mi madre.

Si ya sabes que vuelve esta semana, macho.

Pero es que... me gustaría que ella y Desi se quisieran.

Pero digo yo.

Si se han casado, se querrán, ¿no?

Ya, pero es que la veo llorar. ¿Tu madre llora?

Sí. Bueno, pocas veces.

La mía menos que antes, pero llora.

Si ahora llora menos, será porque es feliz.

Macho, duérmete, que mañana tenemos clase.

Ah, enhorabuena.

¿Por qué?

Porque ya tienes padre.

Y para colmo es rico.

Pues muchas gracias.

¿Inés?

¿Estabas acostada?

Perdona que te llame tan tarde, pero...

...como no has venido al cineclub, pensé que estarías mala.

Es que ha venido un amigo de Ibiza.

¿Un amigo?

Sí. Nos hemos quedado hablando.

Si quieres, puede quedarse a dormir aquí.

¿En tu casa?

¿Tenéis sitio?

Bueno...

Nos apañamos.

Te tengo que dejar.

Ya mañana te sigo contando.

Duerme bien.

Hasta mañana.

Ruido

Creo que a Toni y a Mila no les va bien últimamente.

Yo creo que sí. Yo creo que no.

Mira cómo se ha marchado de la boda. Eso son cosas de novios, mujer.

Toni está muy raro últimamente.

A ver cómo les va a Desi y a Clara.

¿Pues cómo les va a ir? Viento en popa.

Pues no sé yo.

Porque la convivencia es muy difícil.

Para llegar a los 25 años...

Nos ha fastidiado. 25 años, las bodas de plata.

¡Casi nada! ¿Cuánto nos falta a nosotros?

Antonio, de verdad,...

...no me enfado contigo porque tienes algunas cosas buenas.

Pocas, pero algunas.

¿Qué pasa?

De verdad, qué hombre. No tienes arreglo.

Anda, toma.

¿Y esto?

No sé si decirte "felicidades" o "vete a la porra".

¿Para mí?

Desde luego...

25 años, Antonio. Hoy hace 25 años que nos casamos.

No fastidies. Me cago en la leche, Merche.

Perdona, mujer.

Se me ha ido el santo al cielo. ¡Será posible!

Si no te perdonara estas cosas, ¿qué sería de nosotros?

No, mujer... Buenas noches. ¡Ay!

¿Qué hay aquí?

No sé. ¿Qué hay?

Antonio...

Si no llega a ser por Carlos, no llego.

A última hora en el rastro.

¿Te has acordado? Sí.

¡Eres tonto!

Eres tonto.

Cariño, es precioso.

Pero ábrelo, mujer.

Qué bonito.

¿Un ladrillo?

Me has regalado un ladrillo.

No jodas, Merche, que me ha engañado el tío.

Me dijo que era un transistor,...

...que los traía su hermano de Studa.

Pero si es...

¿De Studa? Sí.

Un ladrillo.

Es el ladrillo más bonito que me han regalado.

Vamos, que es un ladrillo transistor.

No digas tonterías.

"Aquel ladrillo estuvo con nosotros años y años.

Siempre que alguien quería tirarlo, mi madre decía que no,...

...que era un recuerdo.

Y años después, con ese ladrillo en mi casa,...

...recuerdo cómo llegó allí el día en que mis padres...

...celebraban sus bodas de plata.

En un tiempo en el que no aparecía...

...en el Libro Guiness de los Récords...

...que una pareja llegara a vivir 25 años juntos".

Lo pongo aquí. Si es precioso.

Blanca y radiante...

...va la novia.

Le sigue atrás...

...un novio amante.

Y que al unir...

...sus corazones...

...harán morir...

...mis ilusiones.

Ante el altar...

...está llorando.

Todos dirán que es de alegría.

Dentro su alma está gritando:

¡Ave María!

Mentirá...

...también...

...al decir...

...que sí.

Y al besar...

...la cruz...

...pedirá perdón.

Yo sé que olvidar...

...nunca podría.

Que era yo,...

...no aquel a quién quería.

Ante el altar...

...está llorando.

Todos dirán...

...que es de alegría.

Dentro su alma está gritando:

¡Ave María!

Cuéntame cómo pasó - T6 - Cada oveja con su pareja - Capítulo 95

13 ene 2005

 Por fin llega el día de la boda de Clara y Desi, que va a oficiar Eugenio en una ceremonia por todo lo alto. Antonio es el padrino y no puede faltar a la cita, pero no le hace ninguna gracia volver a ver al cura después de lo que pasó en Nochevieja. Y es que la posible relación entre Inés y Eugenio parece algo más que un simple rumor de las cotillas del barrio...

Coincidiendo con la boda de Desi, los Alcántara cumplen veinticinco años de matrimonio y Antonio, como casi siempre, se ha vuelto a olvidar del aniversario. Pero eso no es lo peor para Mercedes que, aunque no quiere saber nada de Clara ni de su boda, se ve obligada a ayudarla con el vestido de novia en el último momento...

A punto de salir camino de la boda, Toni recibe una llamada de Marta, que le convence para quedar en la casa donde va a vivir con su futuro marido. Mientras tanto Mila, que empieza a estar más que harta de las mentiras de Toni, le espera  en la iglesia preguntándose dónde se habrá metido... 

Por su parte, Carlitos se siente ridículo con el traje que tiene que ponerse para la boda. Pero Carlos es un chico de recursos, y pronto descubre la manera de deshacerse de él.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T6 - Cada oveja con su pareja - Capítulo 95" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T6 - Cada oveja con su pareja - Capítulo 95"
Programas completos (343)
Clips

Los últimos 2.431 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos