www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720346
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.65 - Paraísos y purgatorios
Transcripción completa

Cuéntame,

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Mira que es grande esto, más que Benidorm.

¿Has visto qué muralla? Esa la hicieron los romanos.

¿Qué?

La muralla, que la hicieron los romanos.

Déjate de romanos.Es que no había visto una tan grande.

¿A qué hemos venido aquí?

A buscar a la niña, pero...

Vamos a seguir a esos. ¿A quién?

A esos, que tienen la misma pinta que Mike.

¡Que parecemos la Guardia Civil! Si hasta tienen guitarra.

Espera, Merche. Voy corriendo.

¡Merche!

Me cago en la cuna que me arrolló.

¿Lo ves?

Que no, que sean melenudos y toquen la guitarra no tiene nada que ver.

Se conocen todos. Dios los cría y ellos se juntan.

Hola. ¿Conocéis a Inés Alcántara? Es una chica de Madrid.

Que no te entienden, Merche... Déjame un momento.

Slowly, man.

No, Loli no, "Inis". ¡"Inis" Alcántara!

Les voy a enseñar una foto. ¡Una foto!

Inés Alcántara. Somos sus padres.

No.

¿Eh?

"No visto".

Me cago en la cuna que me arrulló, es como Benidorm, no hablan español.

¿No habáis ninguno español? No español.

Anda, que menudas pintas tienen.

¿Y ahora qué? No sé.

No sé, no, a la pensión a dejar esto.

Antonio, tiene que estar por aquí.

¿Qué tendrá que ver que nos dijera que la escribiéramos ahí?

Pues que tiene que vivir por ahí.

O no. No es una dirección, es un bar.

Lo ponía en la postal. El bar Anita, en San Carlos.

Ahí nos podrán decir algo, si la conocen, si no...

O no, Merche, o no.

¿Van a Sant Carles vostés? ¿Eh?

¿Van a Sant Carles vostés?

Sí, vamos a San Carlos.

Ah, pues pujin, pujin. Suban.

Pero... Hay animales, Merche.

Perdone, le doy los conejos, para que no se asusten.

Muchas gracias, muy amable.

De res, dona. ¿Que van a veure als peluts?

¿A los peluts?

Sí, a los peludos. En San Carlos hay muchos peludos.

No. Vamos a ver a mi hija, que no tiene nada que ver con los peludos.

Los peludos son muy buena gente.

Como mi amigo Bill, que me lleva a todos lados.

Aquí está el bar Anita.

¿Este es el bar Anita? Sí.

Pues muchas gracias. Y muy bonito el coche.

Muchas gracias.

Joder, qué bien se lleva ese con el peludo.

No creo que a los de aquí les haga gracia vivir con los peludos.

Que no, si aquí están igual.

Ahí hay algunos cajetines. Y qué de ellos.

Brown, Wagner... Todos en extranjero.

Todos son extranjeros... Hola, hola.

¿Desean algo?

Buscábamos a nuestra hija, Inés Alcántara.

Ya ven la cantidad de cartas que nos llegan.

Ya veo.

Le voy a enseñar una foto, a ver si la conoce.

Ah, claro, la novia de Mike.

No es la novia, vamos, son amigos. Merche, qué más da.

Bueno, hoy en día no hay mucha diferencia.

En eso tiene razón. ¿Sabe dónde podemos encontrarla?

Machos, el yo-yo es de antes.

Pero ahora lo vuelve a jugar todo el mundo.

Sí, hasta a mi madre le gusta.

A mí me parece un juego de niños.

¡Hola, Maika!

¿Quién es ese tío? Igual es su novio.

Si su novio soy yo. Anda ya.

Te lo voy a demostrar.

Carlos, que ese es muy grande y fuerte.

Tienes razón. De momento vamos a seguirles.

Clara, ¿qué haces tú por aquí?

Hola.

-Espera. -Es que tengo mucha prisa.

Va a ser un momentito. ¿Tomamos un café?

Ya te he dicho que no tengo tiempo. Toni, déjame pasar.

¡Clara!

No paran de hablar.

Porque son novios.

Solo hay que verlos.

¿Os queréis callar?

¿Dónde se ha metido esta niña?

¿No has oído a la Sra. Anita? Mírales, están aquí.

La guitarra de Mike. Es la iglesia. Tocando en la iglesia

Mike cantando.

Hija.

¿Qué hacéis aquí?

Nada, hija, estábamos haciendo un crucero y hemos dicho,...

...vamos a Ibiza, a ver a la niña.

¿Se puede saber qué haces pidiendo a la puerta de una iglesia?

¡Vas descalza! Y con este pelo...

Mamá, aquí la gente viste así.

Pues yo veo que la gente viste de lo más normal.

Si hasta Mike se ha afeitado. ¡Vámonos!

Estoy trabajando.

¿En qué estás trabajando? Estoy bailando...

Merche, que está en el mundo del espectáculo.

Por favor.

Inés, vámonos.

No. Os veo luego.

¿Dónde?

Pues... En el bar de Anita.

Antonio.

Haz algo, ¿no?

¡Inés, Inés!

Por lo menos para que coma.

Encima le das dinero. ¡Claro que sí! Que no se hace así.

Vamos al bar de Anita y tomamos algo.

Billy. Billy. Tu cheque.

No me imaginaba a la niña tan cambiada.

Ni yo. Si parece que ha vivido toda la vida en un circo.

Parece una gitana.

Eso. Parece una gitana. No lo quería decir, pero lo has dicho.

Si no parece nuestra hija.

Ya no es una niña.

Ya lo sé que no es una niña.

Los hijos algún día se van. Ya lo sé.

Pero ese día no ha llegado para mi hija.

Si quiere ser actriz un día, que lo sea.

Pero que se ponga a la puerta de una iglesia a pedir no se lo consiento.

No me mires con esa cara, que me la llevo a rastras si hace falta.

Come algo, mujer.

No tengo ni hambre.

56, 57, 58, 59...

No, ese es un penique.

Pero penique también es importante.

Bueno, pero no es mucho.

Suficiente, no necesita más.

Eso también es verdad.

Bien, ¿qué hablan tus padres?

Imagínate.

Ellos no gustan que tú aquí...

Pues sí.

Es que no entienden nada.

¿Por qué ellos no ven que tú aquí eres feliz?

Porque se creen que estoy loca.

Sí, pero tú eres mi loca.

Somos todos locos aquí.

Pero la que está loca por ti soy yo.

Ese es el problema, que el inglés le tiene sorbido el seso.

Mira lo que dice el periódico de los melenudos.

Que son un desecho social, pura escoria de inadaptados...

...que la higiene de la isla no tiene por qué tolerar.

Si no hay más que ver que no tienen dónde caerse muertos.

Espera, que sigue:

Por nuestra parte preferimos que esa porquería humana viva en su país.

Ese periodista tiene más razón que un santo.

Que se queden en su casa, para lo que hacen...

Mira, dos zarrapastrosos que no se han quedado en su casa.

¿Cómo está, Mercedes?

Pues no muy bien, Mike.

Hola, hijo. Inés, ¿vamos a comer?

Es que no tenemos tiempo.

¿Cómo que no? Que hemos quedado.

Bueno, ya, pero...

Tenemos que ir al mercado.

¿A la compra?

No, a la "venda".

¿Qué venda, hijo?

Que tenemos un puesto en el mercadillo.

¡Hija, por Dios, que he venido a verte!

No me hagas esto. ¡Baja de la moto!

Habéis venido sin avisar y yo tengo que trabajar.

Luego nos vemos en el mercadillo.

¿Pero qué trabajo, hija?

¿Dónde está en el mercadillo? ¡En Ibiza en el portal de tablas!

¿Y eso dónde queda? ¡En la parte antigua!

¿Sabe cómo se llama eso, Herminia? Explotación.

Valentina, usted siempre con sus ocurrencias.

Herminia, no se le olvide la falda pantalón, corre prisa.

¡Ya sé que todo corre prisa!

Es que hace dos semanas que tenía que haber salido el pedido.

Y hace dos horas que tenía que haber hecho la comida.

Explotada en el hogar y en su puesto de trabajo.

No es para tanto. Es que Merche no está.

Y por eso lo tengo que hacer todo.

Porque la patronal se niega a contratar más trabajadoras.

Eso también es verdad.

Valentina, ya hemos contratado a las modistas para el taller nuevo.

-¿A quién vamos a contratar más? -Servidora.

¿No le dijeron que no podía ser?

Con la que lió con las tricotosas... Como para contratarla.

¿Qué tendrán que ver las tricotosas?, lo mío es la alta costura.

Lo que me quedaba de oír. Señor, Señor.

¿En qué nos hemos equivocado, Antonio?

No nos hemos equivocado, esta es nuestra habitación...

No hablo de eso, hablo de Inés.

¿Qué?

¿Que en qué nos hemos equivocado con Inés?

¿A qué viene eso ahora?

No paro de darle vueltas a ver qué hemos hecho mal.

Teníamos que haberle dado más estudios.

¿Para qué quiere la niña más estudios?

No lo sé, Antonio. Es por pensar.

Que no, Merche, que tú le has dado lo que has podido.

Todos los caprichos.

Tanto como todos los caprichos no.

Ya me dirás qué otra chica del barrio...

..ha recorrido media España con el teatro o ha ido a Londres.

En eso llevas razón. Teníamos que haber sido más duros con ella.

A buenas horas.

¿Por qué me dices eso?

Porque llevo años diciendo que hay que atarla corto.

Pero no me habéis hecho caso.

Ya, ya. Y alguna vez se te ha ido la mano.

Mejor le iría a la niña si hubiera tenido la mano más suelta.

Las bofetadas de ayer serían las paces de hoy.

Tienes razón.

A lo mejor he sido yo.

La he consentido demasiado.

Que no, Merche, que no.

No es tanto consentirla.

Tú has intentado entenderla, que es lo que tiene que hacer una madre.

Pero tal como están las cosas...

...o te pones dura o se te suben a las barbas.

Joé, ese tío va a tu casa.

-No, al piso de Maika. -Le habrá presentado a sus padres.

Yo también los conozco.

-Lo tuyo fue por la primera comunión. -Y no es lo mismo.

Nos quedamos hasta que salgan.

-Yo me voy a comer a mi casa. -Y yo.

Machos, ¿solo os importa la comida?

¿Y qué más nos va a importar?

(Canta Clara):Nosotros, que fuimos tan sinceros...

...que desde que nos vimos...

Hola, hijo. Lávate las manos que está la comida lista.

Sí, mamá.

Pero mira lo guarras que las tienes. Lávatelas.

-Jolines. -Que te des prisa.

Nosotros,...

...que nos queremos tanto, debemos separarnos,...

...no me preguntes más...

Milano.

¿Te imaginas que hubiéramos hecho lo mismo?

¿Cuando éramos jóvenes?

Sí, cuando teníamos la edad del "maidarlin" e Inés,...

...y nos hubiéramos ido por ahí, a la buena de Dios.

Yo con una melena y una guitarra...

...y tú con un vestido de esos que lleva Inés, que parece un mantel.

Déjame, que no estoy para bromas.

Yo estoy hablando muy en serio.

Qué cosas dices.

No, no me lo imagino.

Yo lo pensaba anoche, cuando veía a esos melenudos.

Si hubiéramos hecho lo mismo nos echan de Sagrillas a gorrazos.

En aquella época y en el pueblo...

En aquella época no habríamos podido.

Con tanta hambre y tanta miseria. Pero ahora sí, Merche.

Que no, hombre, que no.

Eso no es forma de comportarse.

Ni antes, ni ahora, ni nunca.

No estoy diciendo si está bien o mal.

Lo que digo es que los jóvenes de ahora pueden elegir lo que quieren.

Hasta nuestros hijos. Y eso que no tenemos un duro.

Pueden elegir si quiere estudiar o no,...

...si quieren trabajar o tumbarse a la bartola. Pueden elegir.

Tampoco es eso.

Mira lo que me decía el "maidarlin": No, yo no trabajo.

Yo canto y viajo.

¿Qué te va a decir ese Mike? Si no tiene oficio ni beneficio.

Que no es solo Mike, son todos esos que salen en los conciertos,...

...todos bailando. Que son muchos.

Eso, una pandilla de vagos. No quieren dar ni golpe.

Eso es lo que son, unos vagos.

Pero hacen lo que quieren.

Déjame, que quiero descansar.

¡Abuela, dos huevos fritos más!

Anda, que te van a sentar mal.

Que me gustan mucho.

Pues a mí no. Me hubiera gustado haceros una comida como Dios manda.

Pero como no tengo tiempo para nada.

A ver si vuelven tus padres con la niña.

No caerá esa breva.

¿Por qué no va a volver?

Porque se lo estará pasando muy bien en Ibiza.

A lo mejor no come ni caliente.

Y con ese melenudo, que es vegetariano.

Yo creo que pasa más hambre que el perro de un ciego.

¡Callad, que salen detectives!

(Los detectives privados tienen sus problemas, como todos).

(Y para resolverlos han celebrado en Madrid...)

(...su cuarta asamblea internacional con representantes de 18 países).

(A mis diez años, yo ya había superado la etapa hippie).

(Ahora me decantaba más por la violencia de "Mannix"...)

(...que por el pacifismo de Inés).

(Aún no podía entender la angustia de mis padres...)

(...ante la rebelión de una hija...)

(...dispuesta a desafiar todas sus creencias).

¿Se puede saber qué hacemos aquí escondidos, como ladrones?

Quiero ver lo que hace. ¡Vender baratijas!

Cuidado. ¡Déjame!

A ver si te vas a caer. Mira que es testaruda.

A quién habrá salido.

Dice que no la gusta vender y mira con qué soltura lo hace.

Que se venga a vender a la tienda, eso tiene que hacer.

¿Y por qué no bajas y se lo dices?

Pues sí, eso es lo que voy a hacer. ¡Pues arreando!

Esa otra.

Es más grande, yo creo que te queda mejor esta.

¿Y cuánto cuesta?

Esa 300 y esa 200.

¿Y son de la India?

Claro. Nos las traen unos amigos.

Muy bien. Gracias.

A vosotros.

¿Por qué dices que camisas son de India?

Porque son de la India.

Tú sabes que no son de la India. No debes decir mentiras.

¿Cómo que no? Para vender hay que mentir.

Tenía que haberla obligado a trabajar en la boutique.

Estoy harto de decirlo, pero claro...

Pues llevabas razón. Pues entonces...

Hola, hija. Hola.

Hola. ¿Qué tal? ¿Os gusta el mercadillo?

Pues... Hombre,... es curioso.

Muy colorido.

Sí, mucho color. ¿Has visto estas telas, mamá?

Pues sí. Están como un poco sucias.

Porque son auténticas, las traen de allí.

Qué pocas cosas tenéis, hija.

Nosotros sí, pero ellos tienen muchísimas cosas.

Son mis amigos. ¿Os los presento?

¿Quién? Ellos.

Trabajan el cuero. Hacen zapatos, cinturones...

Hola. Hola.

-Hola. -Hola.

Mira, mis padres. Pero si son españoles.

Claro. Como tienen pinta de extranjeros.

No, qué va. Él es Francis, Lourdes, Ricardo y Sonia.

¿Les compráis algo? Mira qué cinturón han hecho.

No, déjalo, hija.

Si me pongo ese cinturón voy a parecer el llanero solitario.

Don Antonio, ¿no comprar camisa?

¿Eh?

India.

Muy bonita, hijo, pero yo prefiero las de Tervilor.

Si me pongo ese cuello me quedo en nada.

Ah, sí.

Pasos en la escalera.

Buenas tardes.

Hola, buenas tardes.

Joder.

¿Para qué queremos todo eso?

Porque tenemos que ser detectives.

Yo tengo hasta mi carné internacional del FBI.

Si no somos detectives no podemos descubrir quién es el novio de Maika.

¡Que no es su novio! Bueno, su amigo.

En la televisión dicen que los detectives se enteran de todo.

-Necesitamos una cámara de fotos. -¿Para qué?

En Mannix siempre hacen fotos.

Es verdad. Necesitamos una máquina de retratar.

En mi casa no hay.

Tu padre tenía una, ¿no? Pero no creo que nos la deje.

La coges un momentito. No se va a dar cuenta.

Bueno, está bien.

Vámonos.

¿Y estos qué venden? Pues...

Vicio, ¿no lo ves? Esto son pipas de fumar, papel de liar y picadura.

No ves que no tienen un duro para comprar cigarros.

Él es americano, un amigo.

¿Es americano? Sí.

¿Qué hace un americano en Ibiza?

Han venido porque no querían ir a la guerra.

¿A la mili? No. Les hubieran mandado a Vietnam.

¿No me mandaron a mí a Ifni dos años y no dije nada?

No es lo mismo. No será lo mismo, pero es igual.

Deja lo de la mili... Si yo lo dejo, Merche.

Mira los del pueblo, que vienen con los melenudos.

Son gente muy abierta.

Muy abiertos tienen que ser para aguantar a esta panda.

¿Aguantar de qué? Esta gente no se mete con nadie.

Hija, no digo eso, es que vamos...

Que vivir con estos zarrapastrosos...

Estos van a Madrid y los encierran en la Dirección General de Seguridad

Pues aquí no, porque la gente convive con otras culturas.

¿Otras culturas? No me digas que son cultos, lo que me faltaba.

Si no han leído ni el Catón.

Clara.

Toni, ¿otra vez?

Clara, no puedes esquivarme siempre.

¿Es que no entiendes que esto no puede ser?

¿Y lo de ayer?

Fue una tontería, un momento de locura.

Olvídate de mí. Aquí no ha pasado nada.

Es que yo no puedo olvidarlo.

Pero, Toni, por Dios.

Por lo menos podíamos hablarlo.

Sí, será lo mejor.

Vamos a charlar un poco.

Sí, hija, eso habíamos pensado.

Sí. En dos años terminas el bachiller.

Dentro de nada estás empezando la universidad.

Y allí lo que tú quieras.

Que quieres ser abogado, pues estudias Derechos.

Que quieres ser médico, pues Medicina. Lo que tú quieras.

¿Qué te parece?

No sé. No esperaba que me vinieseis con esto.

Bueno.

No sé. Me sacáis del colegio a los 14 años y ahora puedo seguir estudiando.

En aquel momento pensamos que no te hacían falta más estudios y ahora...

Claro, porque tenía que trabajar y Toni estudiar.

Entonces las cosas eran así. ¿Y ya no son así?

Pues no. Las cosas cambian y muy deprisa...

Y nosotros también cambiamos, Merche.

Y entonces las niñas no iban a la Universidad. Y ahora podéis.

Por eso te digo que vayas a la Universidad.

¿Por qué me lo dices? ¿Por qué ahora hay que educar a las mujeres?

Merche...Da igual. Además, no quiero seguir discutiendo.

Es que me parece que ya da lo mismo.

¿Cómo que da lo mismo? Hija, estás a tiempo de todo.

¿A tiempo de qué, mamá? Ya no me interesa seguir estudiando.

Yo quiero seguir aquí. He encontrado lo que buscaba.

¿Con esa ralea sin control, lo que buscabas?

No me digas eso, que me hundes.

Es que dices unas cosas que...

Mamá, yo... No sé cómo explicároslo.

Es la primera vez que siento que disfruto de mi vida.

Disfruto cada día, disfruto de verdad.

Claro, hija, si estás de vacaciones.

Claro, que ya se sabe... Estás en la playa y...

Que no, mamá. En Benidorm me pasó lo mismo...

Que no es eso. Es que he descubierto un mundo que me gusta mucho,...

...en el que me siento muy a gusto.

Me siento de mejor humor y tengo mucha paz y más tranquilidad.

¿Me entendéis?

No. No te entiendo nada.

Pues yo sí. Es inglés y toca la guitarra. Por ahí van los tiros.

Esa es la paz que ha encontrado.

Que no, papá. No tiene nada que ver con eso.

A Mike le quiero mucho, pero no es solo eso.

Son muchas más cosas.

Es vivir sin preocupaciones, sin agobios, sin horarios,...

...sin necesidades inútiles.

Qué ingenua eres, hija.

Vamos a hacer una cosa.

Te vas a quedar una temporada...

...haciendo lo que te dé la gana, sin agobios.

Y luego te vuelves a casa y no se hable más.

Que no, que no. ¡Esta niña se viene a Madrid!

¡Las cosas no son así! ¿Cómo que no?

Te estás haciendo muy blando. ¡Y tú muy ofensiva!

Yo os dejo discutiendo, porque...

No te vayas, estamos discutiendo por ti.

¿Y dónde te vas otra vez?

Me tengo que ir. Tengo que ir a hacer mis cosas.

He quedado para ver la puesta de sol.

Anda mi madre. También tenéis que ir a ver la puesta de sol.

Pues sí. Si queréis venir. Es el momento más mágico del día.

¿Qué hacemos? Que vamos.

¿Pero vas a estar con nosotros? Sí, pero tengo que ir a recoger.

Dinos dónde es. A ver si tenemos que cruzar la isla.

Está muy cerca.

¿Fantasías? Esto no son fantasías, es la pura realidad.

-Que yo podría ser tu madre. -¿Y qué?

¿Cómo que y qué? ¿Tú sabes lo que estás diciendo?

Además, yo soy madre soltera. Lo sabes, ¿no?

Pues no, no lo sabía. Pensaba que habías estado casada.

-Pero me da igual... -¿Sabes qué dicen de mí?

¿Qué me importa lo que digan las cotillas?

Dicen que soy una fulana.

Y si un vecino me saluda su mujer se pone hecha una fiera.

¡Así tengo que vivir!

Solo me faltaba que me encontraran contigo.

Vamos, que no quieres volver a saber nada de mí.

No es eso, Toni.

Me encanta charlar contigo, que me enseñes cosas,...

...pertenecer a la asociación de vecinos...

Entre Eugenio y tú me habéis abierto un mundo.

Lo que veo es que ya no te intereso.

Claro que me interesas. Eres mi amigo.

Ya, tu amigo.

Sí, mi amigo. Porque entre tú y yo solo puede haber una buena amistad.

Toni, lo entiendes, ¿verdad?

Entendido.

Bien.

Le ha dado un beso. Saca una foto.

-¿Para qué? -Para demostrar que es una traidora.

Otro beso y no le pega.

Cuidado que no nos vea.

Tenemos que seguirle.

-Yo quiero ir a merendar. -Y yo.

Somos detectives, tenemos que saber dónde vive.

¡Merche!

¿Qué?

¡Merche!

¿Qué quieres, Antonio?

¡Espérame. Me cago en la leche!

Qué pesado es.

¡Que no llegamos a ver el atardecer!

Espera, espérame, mujer.

Que te caes.

Vengo baldado. Qué mal se me da la bici.

Mira a ver si esa playa es la que dice la niña.

Pues sí.

A ver. Estamos por aquí.

Pues ahora tiramos pa' lante.

Venga, Antonio. Pero no corras tanto, mujer.

No se te da bien lo de la bici, ¿eh? No.

Ay, qué hombre.

¿Dónde vas?

¿Dónde vas?

Joé, vámonos, estoy harto de vigilar a ese tonto.

Espera un poco.

Tenemos que esperar. Los detectives tienen mucha paciencia.

-Hola, ¿qué tal? -Muy bien.

¡Ven, Luis!

Mira.

Le acaba de coger la mano.

Saca fotos.

¡Otro traidor!

Joé, más besos.

Este es como los hippies, que besa a todas.

¿Lo tienes? Sí, sí.

Mañana se va a enterar.

Hola.

Por favor, ¿Punta Garet?

(Habla en balear).

¿Qué ha dicho?

Mira, si están allí.

Gracias.

Allí es, Merche.

Míralos. Mira qué desgraciados, no tienen ni para comprar tabaco.

Que se pasan el mismo cigarrillo, qué asco.

Y fuman ese tabaco dulzón que le gusta al "maidarlin".

Será porque es barato.

¿Dónde está la niña? Ahí la tienes. Pegada como un sello.

¡Inés!

Hija. Venid.

¿Os ha costado mucho llegar? Ve por ahí.

No tengas miedo.

Quítate los zapatos, que vas más segura.

¿Qué les pasa que parece que están en Babia?

Parece que ven "Lo que el viento se llevó".

No será para tanto. Desde luego.

Ahora me dirás, cuando lo veas.

¿Aquí? Sí.

¿Y ahora qué se hace?

Pues... se piensa.

¿Se qué? Se piensa.

Ah.

-¡Hola, Toni! -Hola.

Tambor.

¿Qué pasa, hijo?, que esto no te lo pierdes ningún día.

Claro, como no tenéis para compraros un televisor.

Es muy bonito, pero prefiero un Madrid-Atleti. ¿A que sí?

No te gusta el fútbol.

Perdona, ¿eh?

Aquí a nadie le gusta el fútbol, Merche.

Tenías razón, es precioso.

A veces, cuando se pone el sol, se ve un rayo verde.

¿Un rayo verde?

Sí. Mike dice que lo ha visto, pero yo aún no.

(Hombre, no).

(¿Lo ves?).

No sé qué les puede pasar a tus padres que no llaman.

¡Natillas!

Bueno, ya llamarán. Estarán haciendo turismo.

Sí, como que tus padres están para hacer turismo.

Y está todo eso del amor libre.

¿De dónde te has sacado eso del amor libre?

De un artículo muy bueno que había en Pueblo.

¿Y el amor libre qué significa?

Que todos con todas y viva la virgen. Eso significa.

Vamos, que se juntan y se separan como les viene en gana.

Eso es.

No creo yo que nuestra hija...

¿Inés?, no. No ves que está loca por el "maidarlin".

Eso tampoco quiero ni pensarlo.

Yo ya no sé que decir, ni que hacer.

Ni yo.

¿No has visto cómo se puso cuando le hemos sacado lo de los estudios?

No tenía que haber sacado el tema de los estudios.

Es una espina que lleva clavada.

Que se deje de tanta espina, que no es el Sagrado Corazón.

Con las hijas es diferente.

No, ahora las cosas están cambiando. Ya no es como antes.

Eso quería decir yo, que también nosotros hemos cambiado.

Pues fíjate, a mí me ha parecido ver el rayo verde.

No digas tonterías, qué vas a ver tú.

Lo que me faltaba.

Es que me siguen tratando como una niña.

Inés, es normal, ellos te quieren.

Si me quisiesen de verdad me respetarían más.

She's leaving home after living alone for so many years.

¿Qué?

La canción. Ella deja su casa después de vivir sola tanto tiempo.

Ah, "She's Leaving Home".

Esa canción siempre me hace llorar. No sé lo que tiene.

Sí, yo sé.

La parte en que la chica sale de su casa de puntillas...

...y le deja una nota a sus padres, se me hace un nudo.

(Mike canta):Leaving a note that she hoped would say more.

En la que le hubiese gustado expresarle muchas cosas,...

...pero ve que no puede y se siente incapaz.

Me parece tan real.

(Canta):She's leaving home.

(Canta):Bye, bye.

¿Cuándo tú vas a decir: Bye, bye?

Yo ya les he dicho adiós a mis padres.

Me ha costado mucho, pero ya se lo he dicho.

Y ellos no escuchan.

Escuchan, pero no me oyen.

¡Madre! ¡Madre, no te oigo!

¡Oiga, señorita, que no oigo nada!

Sí, ahora le oigo mejor. ¡Madre!

¿Diga?

(Madre, ¿estás ahí?).

¡Hija, sí! Ya creía que no llamabais.

¿Cómo está la niña?

Bien, está bien.

(¿Va a venir con vosotros?).

A lo mejor se queda unos días.

¿Y eso?

Es que ha encontrado un trabajo.

¿Un trabajo? ¿En lo del teatro?

No, no. En una tienda.

Con lo poco que le gustan las tiendas.

Pues ya ves.

¿Y dónde vive?, porque no estará en la comuna con el melenudo.

No, no. No vive en la comuna. Vive con una familia.

Una gente muy seria y muy formal.

No sabes el alivio que me das.

¿Los niños cómo están?

Muy bien. Aquí están.

Ponlos, que Antonio quiere hablar con ellos.

Ahora se ponen. Carlitos, papá quiere hablar contigo.

Qué gritos, Merche, te va a oír todo el mundo.

Abuela, no se oye nada.

(Hola). Papá.

Hola, hijo. ¿Te portas bien? (Sí).

¿Mañana me dejas ir al fútbol? (¿Al campo?).

Sí, es que juega el Atleti contra los italianos la Copa de Europa.

Al abuelo de Josete le han regalado unas entradas.

Bueno. Le dices a Federico que en cuanto termine el partido a casa.

Sí. Oye, ¿Inés lleva flores en el pelo?

No, hombre no. ¿No ves que tu hermana es muy seria?

Otra cosa. Hasta que no vuelva no montes en bici, es peligroso.

Pero si no me la has regalado.

Por eso, para que no te hagas daño.

Pero cuando sea mayor me la regalas.

Sí, ponme con Toni.

(A mis padres ya sólo les quedaban las mentiras piadosas...)

(...para aliviar la situación).

(En esa época, tener una hija rebelde ya era un problema).

(Si se hacía hippie, el problema se convertía en tragedia familiar).

¿Faltará mucho, Merche?

No, debe estar cerca. Si hubiésemos venido en bici ya estaríamos allí.

No nombres a la bicha.

A quién se le ocurre, a esa velocidad por esa cuesta.

Era para alcanzarte.

Esa debe ser la casa. Sí.

Están limpiando porque venimos nosotros.

Deben limpiar de Pascuas a ramos.

La niña podía vivir en una casa normal, en un piso. No aquí.

No empecemos. Bueno. ¿Qué la vamos a decir?

Lo que quiero es pillarla a solas, hablar tranquilamente.

A ver si lo conseguimos.

Déjame a mí. A ver si la hago entrar en razón.

Sería la primera vez.

¿Has visto lo que están haciendo?

Tu hija de albañil, lo último que me esperaba.

Por lo menos aprende un oficio.

Hola. Vas toda sucia.

A ver si te haces daño en la espalda. Deja la carretilla.

Las mujeres podemos con todo, ¿a que sí, mamá?

Con todo, hija.

Buenos días. Antonio, Mercedes.

¿Qué pasa, Mike? Que se va a romper la niña la espalda.

¿Estás de maestro de obras?

No, yo no saber mucho de obras.

Qué vas a saber, te está quedando una pared que es una blasfemia.

Está quedando muy bien. Es una habitación para ampliar la casa.

¿Y esos niños? Son los hijos de Sonia.

¿Qué tal?

De Sonia y de... No me acuerdo cómo se llama.

No, no... Bueno, es que ahora Sonia está con Ricardo.

¿Ahora? Sí.

Pero los cuidamos entre todos.

¿Entre todos? Vamos, Merche.

¿Queréis que os enseñe la casa? Sí, claro.

Venid por aquí.

Mike, esa piedra no me gusta. Ponla bien.

¿Os gusta? Se parece al pueblo.

Estas casas están muy bien hechas. Mira qué muros.

Y esta es la cocina.

Es como muy antigua. Si tiene pozo y todo.

Es un aljibe que recoge el agua de lluvia.

Si cocináis a fuego de leña. Sí. Sabe todo más rico.

¿No os recuerda a la de la abuela Pura?

La de la abuela es una cocina, esto es una chimenea.

¿Qué te ha pasado?

Que me he caído de la bici porque tu madre me trae al galope.

Venid por aquí.

Merche, por ahí. Qué exagerado eres.

Este es otro cuarto. Sí.

¿Esta es tu... habitación, hija?

Bueno, es... nuestra habitación.

Aquí dormimos Mike y yo.

Yo prefiero esperar fuera.

Espérame, Antonio, que salgo contigo.

Porque ya nos has enseñado toda la casa, claro.

Pues sí, mamá, toda.

Me voy a tomar un poco el aire.

Han salido todas.

¿Y cómo las has pagado?

Les he dicho a los de la tienda que las pagaría mi padre.

Jolines, sale todo.

Las has sacado muy bien. Es que me ha enseñado mi padre.

¿Qué haces?

Ver si se ha dejado algún detalle.

Todos los detectives miran las fotos con lupa.

Salen todos los besos.

Ya verás cuando los vea Maika. Seguro que le pega dos bofetones.

Bueno, esto ya está.

Y yo salgo pitando.

Vendrás al baile, ¿no?

No puedo. Tengo muchas cosas que hacer.

Qué pena. Con lo bien que lo pasamos el otro día.

-Sí, lo pasamos muy bien. Adiós. -Adiós.

-¿Te vas? -Sí, tengo prisa. Adiós, Eugenio.

Adiós, Clara.

Está mucho mejor.

¿Quién?

Clara.

No sé, supongo que sí.

Le ha venido muy bien apuntarse a la asociación,...

...así se relaciona con la gente. Vivía muy aislada.

No es culpa suya, ya sabes cómo es este barrio.

Este y todos. Con la de cotilleos que hay por ahí.

No lo habrá pasado muy bien, y todo por ser madre soltera.

Para ella supone mucho todo el apoyo que le estás dando.

Tú también estás ayudando mucho.

Bueno, lo que puedo, como es una vecina.

Le viene bien relacionarse con gente joven.

Cuando está contigo se la ve más feliz, más sonriente...

¿Sí?

No será por los chistes que le cuento.

Esto ya está. Voy a la facultad.

Oye, ¿qué sabes de Inés?

Nada, llamaron ayer mis padres. Están con ella.

¿Y cuándo va a volver?

No sé, supongo que pronto. Hasta luego.

Hasta luego.

Pronto...

Que sí, que comer en el campo está muy bien.

Como en la Casa de Campo, pero sin barullo.

-¿Cómo va? -Muy bien.

Hola. Qué bien huele esta paella.

Sí. Es de verduras.

¿No le echáis ni mejillones ni gambas?

No. A ver.

Don Antonio, ¿un poquito de vino?

Ahora voy, pero no aprietes.

Muy buena.

No me digas que te has hecho vegetariana.

No. Desde que llegué no como carme. Siéntate.

Hija, hay que cuidar la alimentación.

Vivir sin carne es imposible, lo dicen todos los médicos.

Para comer carne tendrá que tenerla.

Te dije que la trajéramos embutidos.

Porque aquí, en una isla, lo que no venga en barco no lo tendrán.

¡A comer!

Es verdad. Tienes que comer carne, te vas a quedar en los huesos.

¿Cómo me voy a quedar en los huesos?

Nada, ya no puedo decirte... Es que no puedo decir nada, Antonio.

Muchacho, está muy bueno esto. Gracias.

Es al que mejor le sale.

¿Lo has hecho tú solo? Sí.

Pues olvida los muros y las piedras y pon un restaurante.

Me encanta cocinar, pero soy arquitecto.

Dice que es arquitecto.

Sí, terminé la carrera hace años.

(Antonio ríe).

Es verdad, don Antonio. Y yo soy presidente del INI.

A lo mejor es verdad. ¿Cómo va a ser verdad?

Que sí, papá. Ya.

Que sí, es arquitecto y Lourdes arqueóloga,...

...Ricardo perito industrial. -Era perito industrial.

Y Sonia, pues...

"Escultoga".

¿Escritora?

Perdón, soy holandesa. "Escultoga".

Ah, escultora.

Yo también... Ya sé lo que tú eres.

Eres ingeniero de Caminos Canales y Puertos.

No, no. Yo he leído "law". ¿Ley?

Sí. Estudió Derecho, papá.

¿Que es abogado? Sí.

Abogado, eso.

¿Que tú eres abogado?

Aquí la única que no ha estudiado soy yo.

Por eso te decíamos eso ayer. Ya.

Entonces no entiendo qué hacéis aquí.

Vivir.

Se lo comentaba a Álvaro: Que Toni se ha hecho cura.

¿Lo ves? Está en Babia.

-Creíamos que te habías hecho cura. -Sí, lo que me faltaba pal' duro.

Es verdad. Estás siempre en la parroquia.

No es la parroquia, es la asociación de vecinos.

Estás con Eugenio todo el día, es lo mismo.

Pues sí, porque entre la asociación y la facultad tengo mucho que hacer.

Antes sí tenías tiempo.

Antes también tenías el politiqueo y los estudios y te venías de juerga.

¿No será que está saliendo otra vez con Cecilia?

Qué va. Si el otro día estuve con ella y hace cuatro meses que no le ve

Ahora vengo.

Clara.

Toni...

Toni, en la calle no.

No pasa nada, somos vecinos.

¿Cómo eres tan inconsciente? ¿No sabes cómo son aquí?

-Sí sé cómo son. Solo quería... -Toni, déjame. Por favor.

-Le ha dado por la vecina. -Pues no es que le haga caso.

Vuestros padres se gastan un dineral en educaros...

...y vosotros os venís aquí, a tocar la guitarra y ver el sol.

No lo entiendo.

Nuestros padres nos educaron para ser como ellos.

¿Y cómo os iban a educar?

Pero es que nosotros queremos una vida opuesta a la de nuestros padres.

Eso es lo que no entendéis.

¿Cómo no lo vamos a entender?

A ustedes esto les parece una utopía.

Perdona, tradúceme, si no no te entiendo.

Una utopía, un sueño, algo imposible.

Un sueño imposible, eso sí sé lo que es.

Como Ícaro. ¿A que no sabes quién es?

Claro que sí. ¿Seguro?

Me encanta la mitología. Entonces no te digo nada.

Mi padre es arquitecto, como yo.

El año pasado construyó cuatro bloques de pisos.

Construye a lo grande.

Ahora podría estar con él, construyendo pisos como churros.

Pero me parece un crimen.

No exageres. Yo también he estado en la construcción.

Hay delincuentes, pero no como ser un crimen.

Un crimen. Mi padre se forra a base de construir colmenas inhabitables.

Como todos. Lo que no son pesetas son puñetas.

Ya sé que como todos, por eso quiero hacer una arquitectura más humana.

Quiero construir como se hacía antes en Ibiza.

Casas espaciosas, pero sencillas, donde la gente esté en contacto...

Lo tienes crudo, hijo. Ya sé que no va a ser fácil.

No, imposible. Si te cuento lo que nos pasó, que teníamos un proyecto,-

..."Las lomas de don Julián"... No es el momento.

Le estoy... Ahora no.

Que me callo, hijo.

Hija, por Dios. Que ya está bien.

Mike, hombre.

Silbido.

Qué rica.

Toni, venga, suéltalo. ¿Qué pasa con tu vecina?

Qué pesado. Que no pasa nada, que le tenía de dar un recado de mi madre.

Eso no te lo crees ni tú.

Déjalo, no ves que no le ha hecho caso.

¿Por qué me tiene que hacer caso? Si puede ser mi madre.

No te creas, a mí no me importaría pillar una tía madurita.

Pero si tienes más amigas que Dominguín.

Me gustaría conocer a una de esas tías mayores,...

...que saben latín y numismática.

Dices más tonterías.

Una Mss. Robinson.

-¿Una qué? -Mss. Robinson, la de "El graduado".

Ah, la película de la señora con el chaval.

-Esa. -No estaría nada mal.

Me voy a estudiar.

-Ten cuidado con las beatas. -Eso, que muerden.

¡Anda y que os zurzan!

Sonia, ¿a tus hijos los educáis entre todos?

Mamá, ya te he hablado de eso.

Sí, educamos entre todos a los niños. Son muy felices.

Sí, se les ve felices y sanos. ¿Van al colegio?

No, no. No me gustan colegios de aquí.

"Demasiado" religión, "demasiado" disciplina.

Un poco de religión y un poco de disciplina siempre viene bien.

Yo no quiero que ellos son... ¿Cómo se dice?

Reprimidos.

Y el filósofo, que es el padre, ¿qué tiene que decir?Es que él no es...

Pues no lo sé, tendré que preguntárselo a los dos.

¿Él no es? No.

¿Tiene uno de cada? Sí, papá, uno de cada.

Es que Sonia es divorciada.

No, no, no se ha casado nunca.

Están un poco confundidos, ¿sí?

La verdad es que estamos un poco confundidos.

Todo esto es muy diferente para vosotros.

Muy diferente no. Esto es como África, vivís como una tribu.

Su vida también "es cambiada", ¿no?

Pues sí. Mi vida también ha cambiado.

Yo soy ama de casa pero tengo mi propia empresa.

Una tienda, tiene una tienda. No, es un empresa pequeña.

Pues una tienda que es una empresa.

Si es ama de casa sigue sujeta a las mismas reglas.

Claro, mi familia es lo primero.

La familia de siempre. ¿Es que hay otra?

"Clago" que la hay.

Sí, una familia como la nuestra.

Perdona, cuando tú y tu... Cuando os caséis.

¿Tengo yo cara de marido?

Nosotros no queremos casarnos.

Pero aunque nos casásemos tampoco seríamos ese tipo de familia.

La familia somos todos nosotros.

No, vosotros sois la familia Tramp.

No, no, perdóname, vosotros sois amigos.

Una familia es una cosa muy diferente.

No, para nosotros no. Para nosotros esto es una familia.

No es la familia nuclear de siempre...

No, la nuclear no, es la familia atómica.

¿Le saco una foto?

¿Para qué queremos más fotos? Ya tenemos las que queremos.

Jo, macho, la que se va a liar.

Cuando Maika vea las fotos de ese con la otra chica...

-Con el genio que tiene... -Le va a dar dos capones.

Dame las fotos.

No, que las he sacado yo. Que es mi novia.

Qué va a ser tu novia, en todo caso la de este.

Que no llegamos al fútbol. Sí llegamos. ¡Dámelas!

Vale, dáselas tú, pero dáselas ya.

Hola, Maika.

¿Qué hacéis por aquí?

Venimos a traerte unas fotos. Venga, dáselas.

Toma.

Es por tu bien.

Por mi bien.

Para que sepas con quién andas.

Anda, si somos nosotros.

-¿Esta es la chica que me decías? -Sí. ¿A que es guapa?

No está mal.

No os he presentado a Paco. Está pasando unos días en casa.

¿En tu casa? Sí. Es de Valladolid.

¡Ya le estás diciendo que se vaya pa' Valladolid!

¿Cómo le voy a decir eso?, es mi primo.

-¿Tu primo? (Los dos): ¡Su primo!

Me encantan las fotos.

¿Te gustan? Las he sacado yo. ¡Cállate!

Bueno, nos tenemos que ir. ¡Adiós!

-Adiós. -Adiós.

Mamá, es por aquí. En esta playa estuvimos celebrando la luna llena.

¿También celebráis la luna llena?

Claro, hay que aprovechar el momento.

Es muy bonito. Bajamos con las guitarras y estuvimos cantando.

Una noche muy especial. Ya me lo imagino.

En Madrid no me daba cuenta de si había luna llena o no.

Y aquí, fíjate.

Mira qué bonito.

Aquí estás descubriendo un mundo nuevo.

Sí, mamá, es eso.

Pues te pasas la vida descubriendo mundos nuevos.

¿Qué me quieres decir?

Eso. Que ya está bien, hija.

Primero Londres, luego la perra del teatro...

...y ahora no quieres ser actriz ni quieres ser nada.

¡Ahora solo eres feliz viniéndote a Ibiza!

¡A vivir como una hippie, todo el día descalza y bailando en la playa!

¿Te crees que no sé lo que quiero hacer con mi vida?

Pues sí. Eso es lo que quiero decir.

Sé que ya no puedo decirte lo que tienes que hacer,...

...pero te pido que pienses por dónde quieres llevar tu vida.

Yo sé por dónde quiero llevar mi vida. Por eso estoy aquí.

Confía un poco en mí. Esto lo he hecho pensándolo mucho.

Tiene razón tu padre, teníamos que haber tenido más mano dura.

He sido demasiado blanda.

Todo lo queréis arreglar con mano dura y disciplina, como Franco.

Dame el cigarro.

¿Qué?

Que me des ese cigarro.

No, es mejor que...

¡Trae ese cigarro, que debe estar más chupado que la pipa de un indio!

Tienes que fumar tabaco emboquillado, es más sano.

Tomad.

Para que fuméis uno entero cada uno.

No está malo este.

¿Por qué tiene este sabor tan dulce?

Hay que fastidiarse. Venga, animaos.

Mira yo, lo había dejado y he vuelto a caer.

Venga, no seáis tímidos.

A ver, hijo, me decías que te dio la ventolera y lo dejaste todo.

Sí, me di cuenta de que quería otra cosa en la vida.

Y dejas un puesto de funcionario de primera. A quién se le ocurre.

Si no podía disfrutarlo.

Trabajaba como un esclavo en algo que no me gustaba.

A mí me pasó igual. Llevaba una vida sin sentido.

¿Y tú crees que esto tiene sentido?

Por supuesto. Imagínese, compartirlo todo con gente como tú.

Sin egoísmos, sin envidias. Viviendo en plena naturaleza.

¿Qué más se puede pedir?

Nosotros así vivimos tranquilos.

Ya sé que tú vives tranquilo, te conozco hace mucho.

Pero si todos se tiraran a la bartola no saldríamos adelante.

Depende de lo que quiera decir con eso.

Salir adelante, mejorar en la vida.

¿Mejorar? ¿Comprando más electrodomésticos, otro coche,...

...otra cosa? Cosas que no sirven para nada.

Claro que sirven. Quítale a mi mujer la lavadora, verás qué morro pone.

Nosotros no lavadora.

No lavadora, ni luz, ni nada. Es que vivís con nada.

Porque hemos descubierto que no lo necesitamos.

Vivimos como se vivía antes.

Hay que fastidiarse. En mi pueblo siguen viviendo así...

...y por eso quieren marcharse. Mira qué diferencia.

A que se está tranquilo aquí.

Sí se está bien.

Trae un cigarro. Total, un día es un día.

Hija, es que esto no es vida.

Yo no sé si es vida o no, pero me encuentro mejor que nunca.

¿Y tu futuro? ¿Piensas en tu futuro?

¿Qué futuro? Yo vivo el presente.

Hay que pensar en el día de mañana.

¿Piensas pasar toda la vida pidiendo por ahí?

Algún día querrás formar una familia de verdad, como Dios manda.

¿Qué?, en eso también quieres ser diferente.

Aquí ya he encontrado una familia.

¿Cuál? ¿La familia nuclear de la que habla tu amiga?

Vosotros sois la familia que me ha tocado.

Ellos son la familia que yo he elegido, con la que quiero vivir.

No, hija, la familia no se elige.

Tú tienes una familia y para de contar, que somos nosotros.

Tus padres, tus hermanos y tu abuela.

Y te queremos mucho y necesitamos que estés ahí, ayudando.

Yo también os quiero mucho. Pues lo disimulas muy bien.

Que no, que os quiero mucho. Yo os voy a querer siempre.

Pero aquí he encontrado mi sitio...

...y ellos son la gente con la que quiero vivir.

¿Aquí? ¿De verdad quieres vivir aquí?

¿No te das cuenta que esos niñatos no te pueden dar el apoyo...

...y el cariño que te damos nosotros, tu familia?

Tú estás loca.

No estoy loca. Yo me voy a quedar a vivir aquí.

Os voy a ir a ver siempre que pueda y me gustaría que vosotros,...

...pues también vinieseis a verme. Pero no voy a volver a casa.

Lo entiendes, ¿verdad?

Ole. Eso es una carrocería y no las que arreglo yo.

¿Dónde vas tan solita, mi vida?

¡Que me deje en paz, por favor!

-¡Se va a enterar ese cabrón! -¡No, Toni!, por favor.

Esta gente es gentuza. Que no van a cambiar.

-¡Se va a acordar de mí! -¡Toni, no, por favor!

Quédate conmigo.

Ya pasó.

No llores.

Vamos, que te acompaño.

Hijo de puta.

Algo de razón sí que tiene.

¿Qué?

Los amigos de Inés, que tienen razón.

Si no ya me dirás para qué trabajamos tanto.

¿Qué estás diciendo?

Llevo trabajando como un mulo desde los doce años.

¿Y para qué? El trabajo solo me ha dado disgustos, sudor...

...y unos dolores de espalda que no se los salta un gitano.

¿Y eso qué tiene que ver con los amigos de Inés?

Lo que ellos dicen. Que no quieren trabajar como burros...

...para comprar más neveras, más coches y más lavadoras.

Son unos vagos. ¿Qué van a decir?

Pues lo dicen muy bien.

Vivimos en la sociedad de consumo, así la llaman.

¿Sociedad de consumo? Lo que se inventan.

Nosotros somos los consumidores.

¿Por qué crees que quieren que trabajemos tanto?

Para que gastemos más. Estamos engañados y explotados.

Si lo piensas bien, algo de razón tienen.

Encima dales la razón.

Los he visto tan felices que me han dado un poco de envidia.

En Madrid podíamos ir a ver el atardecer a la ermita de San Genaro.

La ermita de San Genaro, dice. No tengo otra cosa que hacer.

Claro, como es alta es el mejor sitio para ver atardecer.

Veo que también te han llenado la cabeza de pájaros.

Me han dejado con la boca abierta, que no es lo mismo.

Esos chavales, aunque parezcan unos gochos, son muy serios.

Y todos tienen estudios terminados y con nota.

Claro que tienen estudios. Si son todos hijos de papá.

Cuando se cansen, se cortan el pelo y se van con sus padres.

¿E Inés qué? ¿Qué pasa con mi hija?

No va a pasar nada o crees que Inés es tonta.

Si ha elegido esa vida será por algo.

Pues un poco tonta sí que es.

No se da cuenta de nada. La han llenado la cabeza de ideas raras.

Si hubieras visto las cosas que dice. Parece otra.

Porque es otra. Se ha hecho una mujer y hace lo que le da la gana.

Y tú no te quieres enterar, por eso estás como estás.

Qué poco conoces a tu hija.

Toma.

No sé cómo estará, te lo he hecho del instantáneo.

Del único que tenemos.

Clara, si quieres me voy.

No. Siéntate, aunque solo sea un ratito.

Es que como antes parecía como si te estuviera molestando.

¿Cómo me vas a molestar si eres el único amigo que tengo? Siéntate.

Perdona, lo de la calle fue...

Bueno, ya lo sabes.

Por las cotillas del barrio, ¿no?

Es que estoy muy sola, por eso me pasan estas cosas.

¿Lo del cabrón ese te pasa a menudo?

Cada dos por tres. Pero eso no es lo peor.

No sabes la de burradas que me acaba de decir Ramón.

¿Ramón Pascual?

Sí, Ramón Pascual.

Con la de tiempo que...

Y le he servido cafés en el bar y conoce a mi padre, pero...

Pues cuando me ve sola y no está su mujer se cree que tiene derecho a...

¡Es que no lo soporto!

No me acostumbro y...

Toni,...

...vete.

Vete, vete.

¿Qué haces, enano?

Esperando a que venga Josete. Nos vamos a ver al Atleti.

Juega la Copa de Europa.

¿Qué? Ah, es verdad.

Y os lleva el abuelo de Josete, ¿no?

Sí. Josete se ha ido con su abuelo, pero ahora vienen a buscarme.

Volveréis tarde, ¿no?

Sí, cuando termine el partido.

Si quieres vente, a lo mejor le sobra una entrada.

No, tengo mucho que estudiar.

¡Carlos, que nos vamos!

¡Voy!

Me voy. Adiós.

Acostúmbrate, porque las cosas están así.

Yo no me acostumbro. Ni me voy a resignar.

Las cosas no se van a quedar así.

Ya me dirás qué podemos hacer.

No me voy a quedar mirando mientras mi hija se arruina la vida.

La niña se queda. Nosotros hemos hecho lo que podíamos.

Pero te digo otra cosa, sin agua y sin luz no dura aquí mucho.

Menuda es tu hija.

¿Qué vamos a decir en casa?

Lo que le decías a tu madre: Que está bien y que tiene un trabajo.

Menudo ejemplo, menudo ejemplo para sus hermanos. La hermana mayor.

Que no seas exagerada.

Carlos es muy niño y Toni es un poco rojo, pero es muy formal.

Pasos en el piso de arriba.

Merche, que no llegamos al barco. Déjame, que tenemos una hora.

¿Por qué sabes que la niña va a estar ahí?

Porque me dijo que todas las mañanas se bañaba en esta playa.

No tenemos tiempo.

Déjame que lo intente. Para lo que va a servir.

No está.

Sí, mira, ahí está. ¡Inés!

Voy a bajar.

¡Merche!, ¿dónde vas?

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T4 - Paraísos y purgatorios - Capítulo 65

23 oct 2003

Antonio y Mercedes llegan a Ibiza en busca de su hija y lo primero que les sorprende es la cantidad de hippies que hay en la isla y lo bien que se llevan con los ibicencos. Después de dar muchas vueltas, por fin encuentran a Inés, nada más y nada menos que pasando una gorra entre la gente mientras Mike toca la guitarra.  Pero las sorpresas del matrimonio Alcántara no quedan ahí. Inés dice huir de la sociedad de consumo y de los esquemas que la rigen, es decir, de todo por lo que luchan sus padres. En Ibiza convive en una comuna con un grupo de jóvenes hippies que, para desconcierto de Antonio y Merche, provienen todos de buenas familias y tienen estudios. Pese a los intentos de sus padres, Inés parece haber elegido un camino y se resiste a volver a casa...

En Madrid, se echa mucho en falta a Mercedes, tanto en la tienda como en la casa. Herminia no da abasto con todas las tareas que tiene que hacer.

Después del beso del capítulo anterior, Toni no hace más que pensar en Clara, que le esquiva constantemente. Y es que se trata de un amor imposible, aunque Toni intente huir de los convencionalismos.

Otro que se pasa el tiempo pensando en una chica es Carlitos, que ha visto a su querida Maika de la mano de otro chico. Muerto de celos, decide reclutar a sus amigos para convertirse en detectives y espiar a la pareja. Sin embargo, Carlos termina por descubrir que las apariencias engañan.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T4 - Paraísos y purgatorios - Capítulo 65" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T4 - Paraísos y purgatorios - Capítulo 65"
Programas completos (366)
Clips

Los últimos 2.655 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos