www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720321
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.59 - Mar gruesa
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Suena el despertador.

Las seis de la mañana.

No he podido dormir.

No he cerrado los ojos.

Todo ha sido sufrir.

Por mi mente han pasado mil cosas horribles.

Qué noche tan cruel.

El teléfono llama...

..y renace mi ser...

Buenos días, Antonio. Buenos días, Herminia.

¿Un poco de café? Sí, con leche.

Te la caliento en un minuto. No me la caliente, me lo tomo solo.

Cuánta prisa tienes. Si no es molestia.

No se preocupe.

¡Me cago en...!

¿No has visto que tenía la cafetera en el fuego?

¿Qué pasa?

Tu marido, que se ha quemado.

¡Mire usted!

Vaya, hombre.

Voy a ver si quito la mancha con un poco de sifón.

¿Por qué te has levantado tan pronto?

Tengo que ir antes a la oficina.

¿Por qué no me lo dijiste? Te habría hecho el desayuno.

¿Qué te pasa?

No me pasa nada.

¿Que no? Pues has estado este fin de semana que no hay quien te aguante.

¿Me lo vas a contar o no?

¡Que no te lo cuento! Que no tengo nada que contarte.

Ya tienes bastante con lo tuyo, ¡y punto!

¿A qué viene eso?

¡Pues que no duermo, Merche! ¡Y que este café es una mierda!

Estás desvelado, ya lo sé.

Parece que se ha quitado.

Le he dado con la plancha y ya no está húmeda.

¿Estoy bien?

Quita, Merche. Deja que te arregle.

Hasta luego.

¿Qué le pasa? ¿Qué voy a hacer con él?

Yo qué sé. Aguantarte.

Para eso es tu marido.

Carlos...

Despierta, que ya es la hora.

Déjame.

No te quejes, que tú has dormido toda la noche.

No he podido, con la luz dada.

Si no has parado de roncar.

¿Cuándo has apagado la luz? Ahora.

A ver si acabas los exámenes.

Venga, espabila.

Déjame un poco más. Venga...

Que te doy.

Carlos.

Buenos días, hija.

Hola.

Si no tienes nada que hacer te podías acercar a la tienda.

Es que había pensado ir a apuntarme a unos cursos de voz.

Pues nada, tú a lo tuyo. Ve a apuntarte a los cursos de voz.

No te pongas así.

No me pongo de ninguna manera.

Si hay que bajar a la tienda se baja, pero lo puedes decir de otra forma.

Perdona, es que tengo los nervios a flor de piel.

¿Por lo de la nueva tienda? Pues no sé.

No sé si tu padre está de mal humor conmigo por eso...

..o porque tiene problemas en el trabajo. La verdad es que no lo sé.

Seguro, es por lo de Serrano. Pero te digo una cosa,...

..esa oportunidad no la puedes dejar escapar.

¿Estás segura?

Completamente.

Adiós, hija.

Mi padre me compró un sobre sorpresa y mira lo que me ha salido.

Vaya birria. No está tan mal.

Conlas 4 pelas del sobre yo compré un montón de cromos...

..de Félix, el amigo de los animales.

No me digas que lo has terminado.

No, me falta el ornitorrinco, nadie lo tiene.

Un mapache. Ese me recuerda a alguien.

Es igualito.Ahí lo tienes. Se parece hasta en las orejas.

Buenos días, Sr. mapache.

¿Qué os pasa, imbéciles?

Anda, vámonos.

En cuanto terminemos Las lomas de don Julián...

..nuestra intención es invertir en la costa.

No se preocupe, mi socio, Jorge Lastra, es especialista en cuentas B.

Ya sabemos que tiene usted muy buena mano.

Toda la discreción, don Eladio. Nos hablamos.

Buenas noticias.

Es el hermano del concejal de Obras Públicas de Marbella.

Dice que tiene unos terrenos a 50 metros del mar.

En los días despejados se ve África. Me ha puesto los dientes largos.

¿Ya ha hablado con Lastra?

Antonio, ¿qué te dije? Que no me llamaras a casa.

Me encontraste de casualidad. Estuve todo el rato con...

Con quien tú ya sabes.

¿Cómo no le voy a llamar si estoy en el banco y Lastra no aparece?

Ya aparecerá. Él se va todos los fines de semana a la finca.

Ya. ¿Ha hablado con él?

He llamado a su casa.

¿Y qué?

Su mujer no sabe nada de él. Debe estar en la finca...

¿Que su mujer no sabe nada? Me cago en la cuna que me arrulló.

Eso es normal.¿Cómo va a ser normal? ¿Está usted de cachondeo?

Antonio, a mí no me hables así.

Perdone.

Jorge Lastra en cuanto puede se va de su casa.

¿Por qué, don Pablo?

Cada vez eres más pardillo.

¡Que también tiene una querida! Si fuera una...

Tiene una labia para las mujeres que ni Dominguín.

¡Se va! ¿Y por qué no nos llama?

Dale tiempo, Antonio.

¡Lo que no tenemos es tiempo! Necesitamos el dinero.

¿Qué pasa con el dinero?

¿Por qué no llama al banco? Diga al director que vamos.

Claro, le llamo y le hablo de cuentas reservadas.

¡Si son reservadas es por algo!

¡Aquí hay mucha reserva y mucha leche, pero no hay dinero!

¡Y no se puede construir! ¿Y qué digo yo a los clientes?

¡Tú a mí no me levantas la voz! ¡Bueno!

¡Ni bueno ni hos...!

Márchate.

A tu despacho, por supuesto.

Joder.

Y dale, y dale.

Esto lo va a pagar su...

¿Lo estás revisando? ¿Han traído todo?

No lo sé, no he abierto todas las cajas.

¿Y Nieves?No ha llegado. ¿Es que ahora hay que fichar?

¿Te pasa algo, Pili? ¿A mí?, nada.

Pues parece que sí.

Pues ya que me lo preguntas te lo voy a decir. Sí me pasa algo.

¿Y vas a contármelo?

¿Que qué vas a hacer conmigo? ¿Cómo que qué voy a hacer contigo?

¿Que si entro en tu operación o no?

¿Qué operación? ¿Qué forma de hablar es esa?

Nieves me ha dicho que la francesa no cuenta con ella...

..y yo quiero saber si tú cuentas conmigo o no.

Ahora no quiero pensar en eso. Todavía no sé lo que voy a hacer.

Eso es un no.

¡Te he dicho que no lo sé!

¿Entonces sí? Me hace una ilusión... Siempre he querido salir de aquí.

Y Serrano es tan elegante.

Además, que como la tienda es más cara, el sueldo será...

¡Para, para, Pili! Que no me estás escuchando.

Que todavía no he tomado una decisión.

Ya tendremos tiempo de hablar.

Claro, no soy suficientemente elegante.

Como Nieves. Por eso la francesa no nos quiere.¿Qué tendrá que ver?

¿Qué se habrá creído ella...? ¡Se acabó!

Ya hablaremos cuando tengamos que hablar. Ahora recoge el pedido.

Hoy vamos a hablar del predicado verbal.

El núcleo del predicado verbal es el verbo.

Repito, el núcleo del predicado verbal es el verbo.

El que más me gusta es el tigre de Malasia.

Solo me falta el ornitorrinco.

¿Este?

Te lo cambio por lo que quieras. Eso no te lo crees ni loco.

-Macho, cámbiaselo. -Ni macho ni hembra, no hay cambio.

Qué tío más borde.

A mí el que más me gusta es el elefante.

¿Por la trompa? Seguro que es por las orejas.

No es por eso, listo. Era por los colmillos.

¡Josete, Luis, Carlos!

¿Alguno puede decirme lo que es el predicado verbal?

A ver, Alcántara.

Pues... tendrá que ver con lo que hacen los curas en misa, predicar.

Alcántara, que su falta de atención merece un castigo.

¿Me puede enseñar eso que ha escondido?¿Esto?

Sí, sí, eso.

O sea que le interesan más los animales que la lengua castellana.

Pues queda confiscado el álbum. ¿Confis qué?

Confiscado. Que me lo quedo.

No, que solo me falta el ornitorrinco.

Le juro que lo meto en la cartera y no le saco.

Alcántara, jurar no es de cristianos.

Jurar es uno de los vicios más perniciosos de un cristiano.

Ve olvidando el álbum.

Mañana será el examen de gramática.

Cada pregunta fallida resta puntos.

(Nadie me avisó de que la vida se complica a medida que uno crece).

(Primero te empiezan a hacer exámenes de verdad,...)

(..luego te quitan el álbum cuando estás a punto de terminarlo...)

(..y por si fuera poco, tus padres dejan de mimarte).

Eugenio, he hecho mil pruebas y no me han llamado.

Paciencia, Inés. En tu profesión hay que tener paciencia.

Yo paciencia tengo, pero no sé...

¿Has oído hablar del Festival de Santander, el de la plaza porticada?

Sí, sí. Creo que este año tiene una programación muy interesante.

Pues Mirena Ross me hizo una prueba para hacer una sustitución, pero...

¿Qué ha pasado?

Que tampoco me han llamado. Me hubiera gustado mucho.

No te preocupes. Talento te sobra, Inés.

Cuando montamos "Llama un inspector", fue un éxito gracias a ti.

¿No te gustaría montar una obra en la parroquia?

¿Yo?

Claro. Con tu talento, con tu experiencia...

Cuando la gente sepa que llevas tú el tema se apuntan todos.

No, Eugenio, yo quiero seguir trabajando profesionalmente.

Y si quieres hacer teatro aquí, llama a Diego.

Inés, lo decía por ti.

Igual es interesante compartir tu experiencia con la gente del barrio.

Te lo agradezco, pero no.

¿Lo has vuelto a ver?

¿A quién?

A Diego.

No le he vuelto a ver y no creo que quiera verme.

No digas eso. Seguro que anda muy ocupado.

No lo sé, ni me importa.

A mí me habría gustado seguir siendo su amiga, pero él no ha querido.

Bueno, termínalo tú, a mí se me ha hecho tarde.

Sí, no te preocupes.

Oye...

Piénsatelo lo de la obra de teatro.

Hasta luego.

Hasta luego.

Si es que abres cualquier carpeta y está llena de reclamaciones, Lola.

Dígame, ¿usted llamó a Lastra para decirle a qué hora habíamos quedado?

Le he dicho mil veces que sí, don Antonio.

A ver si ha tenido un accidente de coche.

Que no me extraña, porque van como locos.

O le ha dado un "tantarantán".

¿Un qué?

Algo que le haya hecho perder la memoria.

Don Antonio, por favor.

O le han secuestrado.

Si en España no hay secuestros.

En eso lleva razón.

Es que anoche veía "Manes, investigador privado",...

..y pensé: A que secuestran a Lastra.

Don Antonio, haga caso a don Pablo.

Seguro que aparece y nos explica por qué no fue al banco.

Eso espero.

Eso espero, porque si no, al que le va a dar un "tantarantan" es a mí.

Todo son reclamaciones.

Por mí, Antonio no volvía a ver a don Pablo ni en pintura.

Mujer, es su jefe y ha hecho mucho por él.

Ya, pero mira cómo está Antonio, que no pega ojo.

Seguro que a don Pablo no le quita el sueño nadie.

¿Dónde la he metido?

¿Qué buscas?

La tarjeta de Asunción Riaño.

Creí que la había metido en el taller, pero no la encuentro.

Ahora caigo porque está Antonio preocupado.

Madre, ¿has visto la tarjeta de Asunción por algún sitio?

No, no la he visto.

No sé dónde tengo la cabeza.

Quedé en llamarla en cuanto hablase con Nieves.

Tengo que encontrar la tarjeta como sea.

¡Como sea! Hay veces que no te entiendo.

¿Pasa algo, madre?

Sí pasa, pero parece que no te quieres enterar.

¿De qué no me quiero enterar?

De que Antonio está metido en un lío muy gordo.Ya lo sé.

¿Y tú qué haces? Llenarte la cabeza de pájaros con la tienda de Serrano.

Que has pasado la tarde buscando el teléfono de la jodida francesa.

Que no es francesa, madre.Que no, que no estás donde tienes que estar.

Haz el favor de comportarte como debes y ayuda a tu marido.

A mí no me gustan las camisas, me parecen sosísimas.

Como piensen lo mismo las clientas...

Nieves, ya estás aquí. No me habías dicho que llegabas tarde.

¿Te ha pasado algo?

Dile que no tengo que dar explicaciones a nadie.

Dice que... Ya la he oído.

Con esta actitud no llegamos a ningún sitio.

Dile que a mí no, pero que a ella la va a llevar lejos.

Dice que... ¡Pili, por favor!

Yo me callo, que al final el correo paga el pato.

Tú y yo hemos arreglado siempre las cosas hablando.

Dile que no tenemos nada que hablar.

Pues yo creo que sí tenéis de qué hablar. Y cuanto antes mejor.

Ah, te has puesto de su parte. ¡Que no hay ninguna parte!

Anda, vamos a la bodega de Tinín. Nos tomamos algo y hablamos.

Bueno, pues si quieres que hablemos, como tú vas a triunfar,...

..ya sabes quién va a pagar las cañas y los berberechos.

¡Y tú, termina de arreglar el pedido!

Alcántara.

¡Alcántara!

-¡A la orden de usía, mi coronel! -¿Se puede saber qué hacía?

-Nada, mi coronel. -Entonces, ¿para qué está usted aquí?

¡Para cumplir con mi deber, mi coronel!

¡Perfecto, espero que no se le olvide!

No, mi coronel.

Pase por mi despacho, quiero que organice mis archivos.

-Pero, mi coronel... -¿Pasa algo?

No... Que los ordené la semana pasada.

¡Pues lo vuelve a hacer! ¿Alguna objeción?

No, mi coronel.

Me lo he pensado. No voy a aceptar la oferta de Asunción sin ti.

Eso es muy romántico. Te hablo en serio.

Merche, ya sé lo que hay. Nieves...

Voy a pedir una caña, que está fresquita y no engorda,...

..según he leído.

¿No éramos socias antes de conocer a Asunción? Pues seguiremos siéndolo

Las siamesas, nos van a llamar.

Se lo voy a decir a Asunción. Las dos o ninguna.

¿Te puedes sentar y hablamos?

Ponme dos cañas.

Merche, no puedes perder esta oportunidad por mí.

Ya habrá otras.

Las oportunidades o se cazan al vuelo o se pierden para siempre.

Le puedo insistir a Asunción que nos acepte a las dos.

No insistas. Tú coses como los ángeles.

La Riaño es más lista... Ella sabe lo que hace.

Y que no pego entre esas señoronas del barrio de Salamanca.

¿Por qué no lo intentamos?

¿Somos amigas?

Claro que somos amigas.

Pues como amiga te digo que tú pa'lante.

Que no, que no.

Merche, lo mío ha sido una pataleta de niña pequeña,...

..pero tu futuro es tu futuro.

¿Y el tuyo? Ya me las apañaré.

Bueno, si yo me voy, tú te puedes quedar con la tienda.

¿Meyni sin la Me de Merche? Eso no funcionaría.

No digas tonterías. El negocio está hecho.

La tienda ha ido para arriba por lo que tú has cosido.

Y por lo que tú has vendido. Que eres única vendiendo.

Además, si te quedas con la tienda yo vengo de vez en cuando...

..y te echo una mano con la costura. Bueno, ya hablaremos.

Merche, en dos días montas tu propio negocio en París.

Qué tonterías...

Si en 2 meses abres la tienda de Serrano,...

..y empezarás a hacer desfiles de alta costura.De alta costura...

Merche, ¿me guardarás un asiento en primera fila?

Es por presumir. Creo que me lo merezco.

Claro que sí.

Vamos a brindar.

La redacción de esta tarde versará sobre Felipe II y El Escorial.

Hasta luego, niños.

¿Y qué vamos a hacer? Ver dónde lo deja.

¿Dónde lo va a dejar?, en su despacho.

¿Y cuándo lo robamos? Cuando no esté él.

Lo podía haber dejado encima de la mesa.

¡Antonio!

Antonio.

Tengo que hablar contigo. Hola, Clara.

Hace días que hago por verte.

Hay un abogado, que es muy amigo de mi cuñado,...

..que me dice que denuncie a la constructora.

¿Cómo vas a denunciarnos? ¿Qué sabrá ese abogado?

Eso le he dicho yo.

Que las obras se han retrasado, pero que van a empezar ya.Muy pronto.

¿Sí? Sí.

Pues me ha metido el miedo en el cuerpo.

Siempre hacen lo mismo. Otra cosa no, pero meter el miedo en el cuerpo

Yo le he dicho que tú eres un hombre de fiar,...

..que si tengo que poner la mano en el fuego por ti la pongo.Gracias.

¿Va todo bien? Sí, va todo bien.

No sabes la ilusión que me hace esta casa.

Por la noche sueño que estamos viviendo allí, no te digo más.

No te preocupes, si hubiera alguna novedad serás la primera en saberlo.

Pero cómo se pueden meter 5 goles en una prórroga.

Ya lo has visto.

El Beckenbauer jugando con el brazo roto. Hay que ser animal.

¡Hay que ser alemán!

Yo con tantos goles he perdido la cuenta.

4-3, Cervan. Italia juega la final contra Brasil.

Italia no tiene nada que hacer. Os lo digo yo que de fútbol sé un rato.

De lo que no entiendas tú, Cervan.

Menos cachondeíto, Tinín. Cuando yo era árbitro tú no habías nacido.

¿Árbitro? Nunca nos lo has dicho.

Tengo una herida en la cabeza de una pedrada que me dieron en un pueblo...

..porque decían que no arbitré bien el partido.

Este hombre es una caja de sorpresas.

Hola. Hombre, Antoñito.

¿Qué hablabas con tu vecina? No me hables. Tino, un coñac.

Sí que vienes bueno, porque solo tomas coñac los fines de semana.

Tomo coñac cuando quiero. Lo que pasa es que te echa los tejos.

¡No digas sandeces! Y no empines tanto el codo.

Qué carácter. No hay quien te tosa.

Antonio, ¿por quién apuestas? ¿Apostar qué?

¿Eres el único español que no está pendiente del mundial?

Antonio está últimamente en el limbo. No digo que no. ¿Cuánto es?

20 duritos, y el que gane tiene que invitar a gambas.

Pues casi prefiero perder. Toma, Tino, 20 duros para Alemania.

A buenas horas.

Alemania acaba de perder.

O la escuadra "achurra" o la samba brasileña.

A Brasil, Antonio, hazme caso. A Brasil, que Pelé está que se sale.

Pelé, Rivelino, Tostao, Carlos Alberto,...

No te sabrás el nombre de tus hijos, pero el equipo de Brasil...

Bueno, Antoñito, ¿Italia o Brasil?

Que me da igual. Lo que diga Cervan, Brasil, si me da igual 8 que 80.

Antonio, que son 20 duros. ¡A Brasil!

-¿Qué te ha dicho el coronel? -No me ha arrestado de milagro.

Se habrá dado cuenta por tus ronquidos.

Si el único que ronca en la camareta eres tú.

Más que roncar graznas, como los cuervos. Menudo viaje nos va a dar.

No sé si voy a poder ir. Les dije a mis padres que iría a Baracaldo.

¿Vas a comparar Saint Tropez con Baracaldo?

La verdad es que estoy pelado. No tengo dinero para vacaciones.

Que vamos de camping y el coche lo pongo yo. ¿Tú qué dices, Toni?

Me han dado el pasaporte, pero solo para un viaje.

¿Cómo que para un viaje?

Tendrán miedo de que desde Francia me fugue a Rusia.

Solo vas a hacer un viaje, así que no te hace falta.

El problema son los exámenes. Si no apruebo me paso el verano pringando.

Allá vosotros, pero las más macizas del mundo están en Saint Tropez.

No me pongas los dientes largos.

Habrá que ir desempolvando el diccionario de francés.

¿Qué pasa, valientes?

Ya creí que no venías.

¿Cómo no? Yo por un tendido del 6 soy capaz de desertar.

La afición a los toros se lleva en la sangre.

Si parece un poeta nuestro Pepín.

Menos cachondeo, que no sabéis lo que es jugarse la vida y triunfar.

Qué serio te pones.

Si toreas vas a ser de los que se arriman.

-Eso ni lo dudes. -Hablas ya como los toreros.

Bueno, que nos vemos allí.

Adiós.

-Vamos con él, ¿no? -Sí.

-¿Adónde? -A la Casa de Campo, a verle torear.

-Yo no puedo ir, tengo un examen. -No tardamos nada. Te da tiempo.

Antonio, ¿qué se debe?

-¿Crees que tiene madera de torero? -Este quiere dejar de ser un tieso.

No aflojas con la lucha de clases.

Ya me contarás. Analfabeto, huérfano de padre y sin oficio ni beneficio.

El toro es su única salida.

Y la mayoría de los maletillas se quedan en el camino.

Son 55.

A lo mejor llega a figura.

¿No decía el Cordobés que más cornadas da el hambre?

Y mira dónde ha llegado.

Ya lo veo en los carteles: Pepín Peñaranda. Nuevo en esta plaza.

Suena bien, ¿no?

Entonces, ¿se la robamos, sí o no? Claro que se la robamos.

¿Y cuándo entramos? Esta tarde, después de las clases.

¿Y qué hacemos? El plan A.

Si no hay más que uno.

Eso, el plan A.

Pues como se entere don Severiano nos catea el examen de gramática.

¿Qué es más importante, el examen de gramática o el álbum de Félix?

El examen.

¡Carlos, a comer!

¡Vaaa!

Vaya amigos de birria que tengo.

Carlos, espérame.

¡Eh, ven!

¿Qué pasa?

Voy a mostrarte que tienes un buen amigo.

¿Y eso? Jura que no vas a decírselo a nadie.

Que no se lo digo a nadie.

Con la boca chica no, con la boca grande.

Te lo juro con la boca grande.

Toma. Yo no lo quiero, te lo regalo.

¡El ornitorrinco! No me digas que se lo has "guindao" al gordo maligno.

Guindao no, se lo he confiscado, como dice don Severiano.

Eres un fenómeno, macho.

(Por fin, el último cromo que me faltaba para terminar mi colección).

(Luego dirán que la familia es más importante que los amigos).

(Josete me había dado el mejor regalo de mi vida y mi familia...)

(Esos días mi familia no me daba ni los buenos días).

Papá, si alguien le coge algo a alguien sabiendo que no es suyo...

..y otro se lo roba, ¿es pecado?

Quien roba a un ladrón tiene 100 años de perdón. Pero no está bien.

¿Qué tonterías dices, Carlos?

¿Y recuperar lo confiscado es pecado?

Si lo confiscado es tuyo, no.

¿Dónde está Toni?

Llamó diciendo que se quedaba con los amigos.

¿No está de exámenes?

El pobre ha pasado la noche estudiando.

Me cago en la leche con el pobre. A ver cómo acaba.

Como siga así no saca ni el examen de barrendero.

¿Y tú no dices nada, hija? Pues no.

¿Te pasa algo?

¿A mí? ¿Me tenía que pasar algo?

No tiene que pasarte nada. Siempre tienes la misma cara de asco

¿Vas a pagar el pato conmigo? ¿Qué pato?

Tu cabreo. ¡Que no me hables así!

Un poco de mal humor si tienes.

¡Tú te callas! Nadie te ha dado vela en este entierro.

Antonio, por favor...

Ni por favor, ni leches. ¡Estoy harto de que me conteste!

Además, siempre dice tacos. ¿Qué manía es esa de decir siempre tacos?

Teléfono.

Dígame.

Sí, ahora se pone.

Inés, es para ti, de la radio.

¿Sí?

Sí, soy yo.

Claro que puedo volver a ir.

Sí, me acuerdo de la dirección. Duque de Osuna 42, 2 B.

Allí estaré. Gracias.

¿Te ha tocado un concurso de la radio?

No. Es que me van a hacer una segunda prueba para un serial.

Primero el teatro, luego la televisión y ahora la radio.

Solo te falta ponerte unas plumas y dar saltos en una revista.

¿Dónde vas? A mi cuarto.

Que ya está bien, Antonio. ¡Ya está bien!

Carlitos, vente a la cocina. Te voy a pelar esta manzana.

Yo no quiero manzana. ¡Que te vengas!

Total, que uno no puede decir lo que piensa ni en su casa.

Es que tú no dices, tú ofendes.

Merche, no me toques las narices.

Antonio, si estás enfadado conmigo no la tomes con los chicos.

Los problemas entre nosotros los solucionamos tú y yo.

Si es por lo de la tienda de Serrano...

No es por lo de la tienda, Merche.

¿Entonces qué te pasa?

No quería decírtelo para no preocuparte.

¿Me lo vas a contar o no? ¡Me estás poniendo nerviosa!

Sí te lo cuento, pero no grites.

Vamos dentro, que no hace falta que se entere todo el mundo.

A ver que me entere yo bien. ¿Cómo que no apareció Lastra?

Estuve esperándole hasta que cerró el banco.

A ver si tiene razón don Pablo y se ha ido con su querida.

No lo sé. Yo solo sé que estoy que no vivo.

Claro que estás que no vives. Estás que te subes por las paredes.

Y yo pensando que era por lo de mi tienda.

Si todo mi problema fuera el de la tienda...

¿Por qué no me lo has dicho antes? Por no preocuparte.

Por no preocuparme...

¿Y qué vas a hacer ahora?

No lo sé, porque sin dinero no se puede construir.

Tenía contratadas las grúas y ahora hay que devolverlas...

..y, claro, la gente no es tonta y se preocupa.

¿Y don Pablo?

Don Pablo tan tranquilo.

Claro. Es que eso de las cuentas secretas y tanto lío me olía mal.

¿Por qué no tienen el dinero en una cuenta corriente como todos?

Eso pienso yo, pero parece que la gente rica funciona así.

Menuda forma de funcionar.

Meten el dinero en cuentas para que no se entere Hacienda.

¿Que es para que no se entere Hacienda?

Esto y lo de las facturas falsas. ¿Qué facturas?

Meten el dinero en cuentas opacas contra unas facturas falsas..

A ver, a ver, que cada vez entiendo menos.

Hay unas cuentas que no conoce nadie y un dinero como facturas,...

..pero falsas, hacen que compran pero no compran,...

..para que Hacienda no se entere. Eso es un lío muy gordo.

Es ilegal, Merche, y un lío gordísimo.

Lo peor es que se descubra, porque yo he firmado las trasferencias.

¿Cómo lo llevas?

Bastante bien. Mira qué chuleta.

Yo no he tenido tiempo ni de hacerme una chuleta.

Yo tengo los nervios agarrados al estómago.

¿Ya te has pasado con las anfetas?

Callaos, que quiero repasar.

Don Marcelo tenía que haber llegado ya.

Pero con la paliza que le dieron los grises...

..igual está más pa'lla que pa'ca.

He hablado con una amiga de su mujer.

Solo fueron unas magulladuras, pero creo que sigue detenido.

Hijos de puta.

Mierda. Estoy empezando a sudar y se me borran las chuletas.

Claro, don Pablo, como no me llama usted.

Yo estoy tranquilo. Bueno, tranquilo es un decir.

Ya sé que va a aparecer Lastra, pero me va a dar un infarto.

Otra cosa, que voy a llegar un poco tarde a la oficina.

Hasta luego. Adiós.

Señor.

Buenas tardes. ¿Vive aquí don Jorge Lastra?

Sí, señor.

¿Podría decirle que ha venido Antonio Alcántara,...

..de Construcciones Nueva York?

El señor no se encuentra en casa, señor.

¿Sabe si ha pasado fuera el fin de semana?

Yo eso no lo sé, señor.

Retírate, Macarena, yo atiendo al señor...

Antonio Alcántara. Seguro que su marido le ha hablado de mí.

Pues no. ¿Quién es usted?

El director gerente de Construcciones Nueva York,...

..una de las empresas de su marido. ¿Y qué desea?

Me venía bien pasarme por aquí...

No puedo perder el tiempo con usted.

Yo no quiero que usted pierda el tiempo, por favor.

Es que estuve citado el viernes con su marido en el banco y no apareció.

Como no ha dado señales de vida, estaba preocupado.

Mi marido no está, es lo que le puedo decir.

¿Y sabe cuándo va a volver?

A ver, señor... Alcántara.

Señor Alcántara, ni sé dónde está mi marido ni sé cuándo piensa volver.

Ni tengo el más mínimo interés en saberlo.

Si quiere encontrarle, seguro que en el bar de enfrente saben algo de él.

Pasa más tiempo ahí que en su casa.

Y si me disculpa...

Buenas tardes.

Joder.

Seguro que a tu hermana le encanta.

¿Y si no le está bien?

La traes y te doy otra talla.

¿Y si no le gusta?

¿Y por qué no viene tu hermana y la elige ella?

También es verdad.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Hola. -Hola.

¿Tengo que preguntar cuántos años de cárcel caen...

..por degollar a una clienta?

Seguro que muchos.

Oye, me han vuelto a llamar para una segunda prueba en la radionovela.

Qué bien.

Hice la primera hace unas semanas. ¿te acuerdas?

No me acuerdo.

Que fue la que se me cayó el micrófono.

Que parece que no fue tan desastre.

Si sale bien puede que tenga trabajo para dos meses.

Estarás contenta, ¿no?

Sí, pero tengo que hacer la prueba y no sé cuántas chicas habrá.

¿Te pasa algo?

No.

Pues lo parece.

A lo mejor.

Si te pasa algo conmigo dímelo.

Pues te lo voy a decir.

Estoy harta de que siempre hables de ti...

..y de escuchar lo que te pasa y la prueba que tienes...

..y lo difícil que es ser actriz y de Diego...

-Pero, Pili... -¡Estoy hablando yo!

Nada, habla.

Tú y yo somos amigas, y yo te escucho y aguanto tus penas,...

..pero tú no me haces caso.

¡Y no sabes lo que me pasa porque no me lo has preguntado!

Te lo acabo de preguntar, Pili. No te pongas así. ¿Qué te pasa?

Lo siento, no me quería poner así.

Además, sé que últimamente no te hago caso,...

..pero no creo que sea para tanto. ¿Por qué estás así?

Por tu madre.

¿Por mi madre?

Sí. Si ella se va a Serrano no sé qué va a ser de nosotras.

Yo no me puedo quedar sin trabajo.

No te preocupes antes de tiempo. Si quieres hablo con ella.

Ya he hablado con ella.

-¿Y qué te ha dicho? -Que no sabe qué va a hacer.

Yo no sé qué va a pasar con ese tema, paro deberías tomártelo con calma.

Si por lo menos tuviese un novio para casarme y unos hijos que cuidar...

Pili, si no lo tienes es porque no quieres.

Será porque no lo encuentro, ¿no?

Un señor, eso es lo que es don Jorge. Un señor de los pies a la cabeza.

Ya sé que don Jorge es un señor. Dígame, últimamente no viene mucho.

Hace un par de días que no viene por aquí...Ah, que se ausenta.

Mire, es que don Jorge... tiene dos vidas.

Qué me va a contar que no sepa. Dos o tres vidas.

Dígame, ¿no conoce otro local que frecuente?

Sí, frecuenta otro local, Toni's. Frente al Hilton.

Ah, el Toni's, frente al Hilton. Muy bien. ¿Qué le debo?

50 pesetas.

¿Cómo que 50 pesetas?

Por todo.

Ah, por todo.

Joder con los ricos.

Adiós. Buenas tardes, señor.

Con la hora que es ya no viene. Tienes razón, estará detenido.

En cuanto le sueltan le expedientan y le echan de la universidad.

¡Buenas tardes a todos!

¿Y este quién es?

Un tal Barrantes, el ayudante de cátedra.

¡Guarden silencio!

¡Desde hoy seré el sustituto del profesor Aranda!

El sustituto. Se van a ahorrar hasta el expediente.

Lo que hacen siempre.

¡Vamos a realizar el examen convocado!

¡No quiero ver encima de las mesas ni libros ni apuntes de la asignatura!

El examen constará de dos partes.

La primera parte es a elegir entre dos temas.

La segunda parte consta de 5 preguntas cortas, ¡obligatorias!

Esto es una vergüenza. Como si no hubiera pasado nada.

Si tienen alguna pregunta...

¡Perdone, yo tengo una!

No la líes, que te conoce toda la facultad.

Usted dirá.

¿Cuál es el motivo de la ausencia del profesor Aranda?

¡Motivos personales! ¡No creo que sean de su incumbencia!

A nosotros nos gustaría saberlos.

Dile que sabemos la verdad.

¡Cállese, señorita!

¿Cuál es su nombre?

Antonio Alcántara.

Mire, Sr. Alcántara, si no quiere hacer el examen se puede ir.

Preferiría que contestara mi pregunta.

¡Yo no he venido aquí a contestar preguntas de nadie!

He venido a supervisar un examen, ¿entendido?

¡Sr. Alcántara!

¿No va a hacer el examen?

No. Voy a esperar a que vuelva el profesor Aranda.

Pues me parece que va a tener mucho tiempo para preparar la asignatura.

Todos se ponen a murmurar.

¡Silencio!

Si eres tan amigo de Jorge no sé cómo no te a traído a sus fiestas locas.

Es que no soy tan juerguista como Jorge.

¿Y hace mucho que no viene?

Una semana o así. ¿No?

Desde la despedida de la Regi.

Ese ya no viene por aquí, teniendo a Regina con él...

Dicen que le va a poner un piso.

¿Que Jorge le va a poner un piso?

Sí, pero son cosas que siempre se dicen.

Se hacen muchas promesas, pero al final te pagan un viaje a Benidorm...

..y si te he visto no me acuerdo.

Que no, que la Regi me ha dicho que Jorge va a dejar a su mujer.

Vamos a ver, esta chica, Regina, ¿es la...?

¿La querida? Sí.

Para ser la querida hay que tener piso.

Hija, qué desconfiada.

¿Y no sabéis dónde localizarla?

No. Pero si le gustan de ese estilo, tenemos otra brasileña.

No, brasileñas no. Además, no tengo tiempo.

Gracias. Con eso es bastante.

Quédate con la vuelta.

Muchas gracias y buenas tardes. Adiós.

Buenas tardes.

Yo no veo bien a Antonio.

Ni yo, madre. Es que no entiende que yo quiera prosperar.

Ya, pero a un marido le cuesta mucho entender eso.

Pues yo tampoco entiendo por qué le molesta que yo quiera prosperar.

Por algo es el hombre de la casa.

Que yo no tengo derecho a ampliar mi negocio, claro.

Mira, de derecho hablas con Toni.

Yo lo que digo es que debes ser más discreta.

¿Y eso a qué viene?

Que no se lo refriegues por las narices,...

..que parece que no te das cuenta. Yo no refriego nada a nadie.

Te pasas el día hablando de tu negocio, de la moda de París,...

..de la tienda de Serrano... Os cuento lo que hago.

Y eso a un marido no...Ahora me dirás que lo tengo abandonado.

No te digo nada.

Pero habla menos de tu negocio y fíjate más en las ojeras de Antonio.

Hazme caso.

Puerta.

Pasa, Antonio.

Con su permiso.

Quería comentarle una cosa. ¿Estarás contento?

¿Yo? No me diga que ha aparecido Lastra.

No.

Pues no sé por qué tengo que estar contento.

Eres como un disco rayado.

He hablado con la secretaria del director del banco.

¿Qué le ha dicho?

Nos ha concertado una cita mañana por la tarde.

Fuera de horas de oficina. Para que veas nuestra importancia.

¿Y no ha dicho nada más? ¿Te parece poco?

Mañana nos vemos con él, intentamos sacar el dinero de esa cuenta...

..y esperamos que aparezca Jorge Lastra.

Nos contará sus aventuras y las reiremos,...

..y tomaremos unas gambas en Bajamar,...

..celebrando el inicio de las obras.

El inicio de las obras con gambas.

Si no te gustan las gambas podemos comer almejas.

Una docena de erizos con pinchos me como si aparece Lastra, ¿entiende?

Claro, con el mal gusto que tienes.

Hemos terminado.

¡Salid de una manera civilizada!

Entretenedle como sea. Vale.

Don Severiano.

¿Qué pasa?

-Tenemos una duda. -Una duda enorme.

No es momento. Mañana, en clase, me preguntáis lo que queráis.

Es que es muy importante.

No hay nada tan importante que no pueda esperar a mañana.

Esto no, don Severiano.

Qué pesaditos sois. ¿Qué es eso tan importante?

¿Por qué los de Calatayud no son calatayudenses?

Eso.

-¿Por qué se les llama bilbilitanos? -¿Se les llama bilbilitanos?

-¿Y eso era tan importante? -Sí, señor.

¡Dejadme en paz!

Que se va. ¡Hay que trincarle!

¡Dejadme en paz! No he visto gente más pesado en mi vida.

¡Es que tengo una prima de Calatayud!

¡Que me dejéis en paz!

Os he dicho que le teníais que entretener.

Es que este le ha hecho una pregunta muy difícil.

Tú te callas. ¿Qué hacemos?

No sé. Tengo que pensar algo.

Josete. ¿Qué?

A ti te sale sangre de la nariz cada dos por tres, ¿no?

Pues métete el dedo en la nariz hasta que te salga sangre.

Luego despistáis a don Severiano. A ver si te vas a hacer daño.

No me importa.

¿Vale? Claro.

¡Don Severiano, Josete se ha puesto malo! ¡Está sangrando!

¿Qué es lo que pasa?

Demonio de crío.

Yo creo que se ha caído. Es una hemorragia postparto.

¡No digas bobadas! Vámonos al botiquín.

Ponte el dedo ahí. Y no te quites los algodones en media hora.

¿Qué le pasa?

Una hemorragia sin importancia.

Le venía a buscar porque hemos adelantado el claustro...

..para tratar el tema de la disciplina.

-¿Tiene que ser ahora? -Sí. ¿Le viene mal?

Pensaba jugar una partida en el Círculo de la Amistad.

No podrá ir, Severiano.

Iré al despacho a anularla.

-Vamos a por él. -Vale.

-¿Si se pone a sangrar qué hago? -¡Pues me avisas!

¿Y si sangra como una fuente, llamo a una ambulancia?

¡No llamas a ninguna ambulancia, me llamas a mí!

¡Es que cuando veo sangre me cago en los pantalones!

¡Como me des otro grito te meto un paquete que te crujo!

¿Círculo de la Amistad?

Soy don Severiano. Dígales a los de la partida de Bridge que no puedo ir.

Eso es. Gracias.

Hola.

Perdona, ¿esta gente está para las pruebas de la radionovela?

No, son para el programa de Boby y Grane.

Hola.

Hola.

Has venido por la radionovela, ¿verdad?

Sí. ¿Se me nota en la cara?

No, mujer. Como tenemos la misma edad y eso pensé que eras la otra.

-Solo nos hemos presentado tú y yo. -¿Sí?

Es ya la hora, ¿no?

Sí, pero ha bajado el regidor y ha dicho que se van a retrasar una hora.

Una hora todavía.

No sé, si quieres nos vamos a tomar algo.

No tengo muchas ganas.

Anímate, así se nos hace más corto.

Bueno, te acompaño.

Si no guindas las preguntas de examen...

..no aprobamos ni con la ayuda del Espíritu Santo.

Ni de la Santísima Trinidad. No lo dudé ni un minuto.

Podríamos vender las preguntas en clase y forrarnos.

Es verdad.

Las vendemos y esos mangarranes se lo dicen a don Severiano...

..y nos buscan la ruina. No se lo vamos a decir a nadie.

¿No? ¡No!

Me va a costar, pero bueno.

¿Y tú, Luis, haces el pacto de silencio?Bueno.

¿Qué van a tomar?

Yo un café con leche y unos churros.

¿Y la señorita?

Gracias. No quiero nada.

-¿Seguro que no quieres tomar nada? -No, gracias.

¿Hace mucho que eres actriz?

Un par de años. A tus padres tampoco les gusta esto, ¿no?

Mi padre dice que ser actriz no es una profesión ni es nada.

A mí me echaron de casa.

Desde entonces no me ha ido muy bien.

Gracias. ¿Y ahora dónde vives?

En casa de una prima recién casada.

Es muy buena, pero en cuanto tenga al niño me tendré que buscar la vida.

¿Puedo?

Sí, claro.

¿Tú has trabajado mucho?

Mucho no, pero no me puedo quejar. Me está yendo bastante bien.

Qué suerte.

Si quieres tómatelo. Luego me pido yo otro.

No, si no tengo hambre.

Tómatelo, se va a enfriar.

Es que llevo justo el dinero del metro y...

Yo te invito.

Gracias. Es que hace unos meses que no me sale nada.

Yo quería ser actriz de cine. Me parecía que tenía que ser tan bonito.

Pero no he hecho más que figurante y alguna película de tercera.

Si no me sale nada lo dejaré y me pondré a servir.

Luci, tienes que seguir. Tu suerte puede cambiar.

No creo que pueda durar mucho más.

Ya tienes la cena en la mesa. Ya voy.

Te he hecho croquetas de las que te gustan.

Y te he comprado Rioja embotellado. A ver si comes algo.

Ven un momento, Merche.

¿Has hablado ya con Asunción Riaño?

No. Desde que se fue no he vuelto a hablar con ella.

O sea, que no sabes lo que vas a hacer con la tienda de Serrano.

No pienses en eso. Hay cosas más importantes en las que pensar.

En lo mío, ¿dices? Sí.

Pues se arregla mañana.

Pues cuando se arregle ya volveremos a hablar tú y yo.

Pues eso, a ver si hablamos.

Anda, quita.

(La trayectoria brasileña en este mundial...)

(..ha respondido a la potencia y fama de este equipo,...)

(..que cuenta en sus filas con jugadores que son leyenda,...)

(..como "o rey" Pelé).

Mira, mira. Yo no he visto jugar a nadie como Pelé.

Mira, Merche, cómo mueve las piernas, que parece un malabarista.

Hala.

Come más croquetas, Antonio, que están para chuparse los dedos.

Si me he tomado 8, no puedo más. Tiene razón, ha comido mucho.

Estas se las comen los chicos cuando vuelvan.

Papá, ¿tú con qué equipo vas? Con Brasil, hijo.

¿No eras del Albacete y te pasaste al Madrid porque ganaba?

Esto no es la Liga, es el campeonato del mundo,...

..y cada país presenta un equipo y Albacete no es un país,...

..aunque sea más bonito que muchos.

Entonces tendrías que ir con España, ¿no?

Carlitos tiene razón. ¿También sabe usted de fútbol?

No. Pero en Eurovisión todos iban a defender a su patria.

Pero yo no puedo defender a mi patria porque no está clasificada.

Y voy con Brasil, que tiene los mejores jugadores.

Papá, siempre vas con los mejores. Pues claro.

¿No cenas?

Ya me he comido las croquetas.

¿Y el pecadito?

Yo no como pececitos tan pequeñitos.

Puerta.

¿Quién puede ser a estas horas?

Para, que será Toni.

Ya abro yo.

Buenas noches. Dígame usted.

Buenas noches, Sr. Alcántara. Perdone que venga a molestarle.

¿No se acuerda de mí?

Ah, sí.

Sí, claro, me acuerdo de usted y su marido.

Si quiere alguna cosa tendrá que ir a la constructora.

¿Cómo ha sabido que vivo aquí?

Bueno, yo...

Mi marido y yo le seguimos un día.

Me siguieron. Vaya, hombre.

Solo quería que supiera que nos han destrozado la vida.

Bueno, no se ponga en lo peor.

Todo el dinero que teníamos lo invertimos en la entrada del piso.

Y ahora nos echan de la casa en que vivimos...

..y mi marido se ha quedado sin trabajo.

¿Qué pasa, Antonio? ¿Quién es?

Eh... Una visita, pero ya se iba.

¿La señora es su mujer?

Sí.

Entra, Merche. ¿Me vas a presentar a la señora?

La Sra. de Delgado. Ella y su marido compraron un piso,...

..dieron una entrada y algunas letras, un montón de letras.

Denunciamos a la constructora cuando vimos que no empezaban las obras.

El juzgado ha archivado la denuncia. Yo ya no sé qué hacer.

Por eso he venido,...

..para ver si me ayudaban, porque su marido tiene cara de buena persona.

¿Cómo podemos ayudarla?

No sé, pero esto hay que arreglarlo,...

..porque si no mi marido va a hacer una locura.

Es que yo no puedo ayudarla,...

..porque su dinero y el de las demás personas está en el banco,...

..y hasta que nos lo devuelvan no podemos a construir...

Ya me da igual que empiecen a construir o no,...

..yo ya estoy en la calle.

Quiero mi dinero y que se acabe esta pesadilla.

Bueno, perdonen que haya venido a molestarles a estas horas.

No es ninguna molestia.

Adiós. Buenas noches.

Dice el regidor que no han venido más chicas, así que...

Bueno,...

Ya es la hora. Sube tú primero.

No, sube tú, yo no tengo prisa.

Venga. Que tengas suerte.

De verdad, sube tú.

¿Te pasa algo?

No. Es que estoy nerviosa. Sube, si lo vas a hacer muy bien.

¿Tú crees?

Seguro.

¡Inés!

¿Qué?

No son nervios, ¿verdad?

Eres una fenómeno.

Mira, tienes que subir y demostrarles lo que vales.

Gracias, Inés.

Toma, un recuerdo mío.

No tienes que regalarme nada.

Cógelo, por favor. Nunca nadie ha hecho nada parecido por mí.

Bueno, muchas gracias.

Seguro que te da más suerte que a mí.

Gracias.

Hala, sube.

Intentaré no acelerarme.

Respira bien y haz pausas. Y no hagas falsete que no les gusta nada.

Yo no puedo evitar que vengan aquí a reclamar.

Pero con remitirlos a la oficina está todo hecho.

Que no, que esto pasa de castaño oscuro.

No sé cómo no se te ha partido el alma.

A ver si crees que me divierto.

No os dais cuenta que detrás de cada piso hay personas.

La de gente que debe estar sufriendo.

No me hables así, que me siento un criminal.

Y don Pablo tan tranquilo.

Por eso. A mí también me da mucha pena pero no puedo hacer nada.

Con lo bien que vivíamos antes.

No empecemos. Que vivíamos muy tranquilos cuando yo no era nadie.

¿Y ahora quién eres?

Un director gerente de una constructora que no existe,...

..que no construye. ¡No me toques las narices!

¡Que no me toques las narices!

Que antes de que tuvieras la tienda tampoco teníamos tantos problemas.

¡Qué manía con coger las cosas desde el otro lado!

¿Alguna novedad, Lola? Si me pregunta por Lastra, ninguna.

Espero que aparezca muerto, porque si no lo degüello con mis manos.

Don Antonio, por Dios.

No se preocupe, que es una forma de hablar.

Don Pablo ha llamado. ¿Qué ha dicho?

Algún indeseable le ha pinchado las ruedas y está esperando a la grúa.

Me ha pedido que vaya a buscarle a la hora de comer.

¿Algún indeseable?

Algún cliente, diría yo.

Y hay más. Teléfono.

Cójalo usted, llevan toda la mañana insultándome.

¿A usted? Sí.

Construcciones Nueva York. Dígame.

(Sois unos estafadores y unos cabrones).¡Tu padre!

¿Ve? Y a veces dicen cosas peores.

¿Lo sabe don Pablo?

Se lo he contado, pero dice que no haga caso.

Menos mal que ha venido usted, porque yo estoy muerta de miedo.

No se preocupe, ya se cansarán.

Eso espero. Teléfono.

No lo coja, que ya se cansarán.

¿Y si es Lastra?

Diga.

(¿Eres el del bigotito? Que sepas que vamos a por ti).

¿Quién es usted?

¡Oiga!

Me ha colgado.

¡Empieza a contar el tiempo! Tienen una hora para hacer el examen.

Y recuerden: Al primero que pille copiando le mando a ver al director.

Por una vez vamos a ser los mejores.

Sí. Ya era hora.

Por fin nos van a dar matrícula de honor.

¡Primera pregunta!

Encuentren el predicado verbal de la siguiente frase:

San Ignacio de Loyola era de noble linaje y se dedicó a las armas.

Carlos, esta no estaba.

A lo mejor se me olvidó copiarla.

Con lo que me ha costado aprenderme el acento prosódico.

¡Segunda pregunta!

Se heló la huerta con los hielos del invierno.

-Carlos, esta tampoco. -Esto es la ruina.

¡Tercera pregunta!

Encuentren los antónimos de las siguientes palabras:

Corto, largo y listo.

Carlos, esta tampoco.

Ahora era la de las palabras homófonas.

¿Tienen algún problema? Alcántara.

No, don Severiano.

Es que no paran de cuchichear. A no ser que no quieran aprobar.

Siguiente pregunta.

La hemos cagado.

(No pudimos saborear las mieles del triunfo).

(Aquel examen que copié con tanto ahínco era de 3 de bachillerato).

(Josete podía hacer una enumeración ilimitada de palabra homófonas,...)

(..pero no sabía que el antónimo de alto era bajo).

(Fracasamos y tuvimos que pasar la vergüenza...)

(..de entregar un examen en blanco).

(Yo sufría pensando cómo iba a explicar mi suspenso en casa).

(No sabía que mi padre sufría mucho más que yo).

Teléfono.

Dígame.

No, no está, pero no tardará en llegar.

¿Es Asunción?

No se preocupe, yo se lo digo.

Puerta.Han llamado a la puerta, creo que es ella.

Perdona, que no he cogido llaves.

Hija, es Asunción Riaño.

Madre, no me quiero poner.

Si está llamando desde París en conferencia.

Dile que no estoy.

Hace un rato buscabas el número.

Es que ya lo he encontrado.

¿Y qué le digo?

Pues que no era yo.

Oiga.

No era Mercedes. Era mi nieta.

No se preocupe. Ya le doy el redado.

Adiós.

Mercedes, no me hagas decir mentiras, que me da mucho coraje.

Tienes que hablar con esa mujer. Ya lo sé.

Llevas tú razón, que Antonio me necesita más que nunca.

Cuando lo tengas claro la llamas y hablas con ella.

Como coja el desgraciado que me ha pinchado las ruedas lo mato.

No me extrañaría que fuera un comprador de Las lomas de don Julián

No sé lo que pasa en el mundo, nadie tiene paciencia.

¡Me cago en la leche, es don Jorge!

¿Qué haces?

¿Estás tonto o qué?

No sé, si no era Lastra se le parecía mucho.

Joder, qué obsesión con Lastra.

No sé por qué no puede ser Lastra. Puede estar en cualquier parte.

Tienes razón, también me ha parecido Lastra, pero no lo era.

Casi se me sale el corazón por la boca.

Perdone, pero ha sido tan de repente.

Como tenemos tiempo, te invito a comer a Lardy.

Déjese de Lardy. Picamos algo al lado del banco y ya está.

¡Picamos algo, pero en Lardy!

Mira pa'lante.

Seguro.

De verdad.

Es que no puedo. Pero muchas gracias. De verdad.

Adiós.

¿Era Asunción? Sí.

¿Y qué le has dicho?

La verdad, que no es un buen momento.

Pero si estabas casi decidida.

Teléfono.

Dígame.

Sí, ahora se pone.

Sí.

Sí, soy yo.

Ah. Muy bien. Claro que podría. No hay ningún problema.

Sí. Sí.

Me lo estudio en el tren.

Muchas gracias.

De verdad, gracias.

Mamá.

Me acaban de llamar para hacer una sustitución...

..en el Festival de Teatro de Santander.

¿Sí? Sí.

¿Para cuándo?

Para ahora mismo. Me tendría que ir ya.

¿Y te vas a ir sin hablar con tu padre?

Mamá, yo tengo que irme.

Se escuchan vítores.

¡Olé los toreros buenos!

Eso es arte. Arte puro.

-Hola. -Creíamos que ya no venías.

¿Qué, Pepín, ese es bueno?

Ha salido bien, ya veremos si cuaja.

Menos mal que le ha sacado 2 palabras seguidas.

Desde que ha empezado la corrida no ha pestañeado.

Mira quién está ahí.

"El payo Franco", como diría el turuta.

Vete y pídele un par de meses para veranear, a lo mejor te los da.

Ese no te da ni la hora.

Álvaro, le podías haber robado unos puros a tu padre,...

..que los toros sin puro no valen un duro.

Qué cara. Vienes de gratis y encima exigiendo.

¿Y Pepín dónde se ha metido?

Ni idea.

Buenas tardes.

Hola. Antonio Alcántara. Encantado.

Bienvenidos.

Gracias por recibirnos, ya sabemos que estás muy ocupado.

Pasen, por favor.

Rocío, no me pase ninguna llamada, diga que estoy reunido.

Muy bien, don Evaristo.

Sentaos.

Bueno, señores. Adelante.

Con su permiso, don Pablo, me gustaría hablar a mí primero.

Yo no entiendo muy bien cómo funcionan los fondos especiales.

Tenemos alguna novedad y como son buenos clientes yo se la cuento.

Faltaría más.

El momento de expansión económica de España...

..hace que trabajemos más y mejor para satisfacer a nuestros clientes.

Disculpen un momento.

¿Cuándo le va a preguntar por Lastra?En su momento, Antonio.

Aquí lo tengo. Medicamentos.

Ustedes vuelven a abrir un fondo...

..y nosotros lo invertimos en la industria farmacéutica.

Estamos obteniendo beneficios superiores en 5 puntos...

..al porcentaje que han recibido hasta ahora.

Don Pablo, si no hablo me va a dar un infarto. Es que no entiendo nada.

Pregunte lo que quiera.

¿Dónde está el dinero?

Ya se lo he dicho, en la industria farmacéutica.

¿Qué industria farmacéutica? Que somos de la construcción, oiga.

Antonio.

Le estoy ofreciendo unos intereses muy jugosos.

Respetando los plazos que pactemos. Si el plazo ya ha pasado.

Antonio, esas no son maneras de hablar.

No lo serán, lo siento, pero ¿qué es lo que pasa con el dinero?

¡Ya empezamos!

¿Qué? Este que se ha caído te coge y te arranca la cabeza.

Joder, pareces Pepín hablando.

¡Mirad dónde está Pepín!

¿Está loco? Es capaz de tirarse.

¿Qué hacemos?

Nada, ¿qué vamos a hacer?

Si ha saltado al callejón.

Anda que no lo tenía planeado.

-¡Que le va a matar! -Me cago en la madre que lo echó.

Anda que no ha tenido suerte.

Y tanto. El Cordobés seguro que le paga la multa y le da un pastón.

Eso lo hace siempre.

Vamos a ver a dónde se lo llevan.

Como le toque un comisario borde le dan más que a una estera.

Creía que habían entendido el mecanismo de las cuentas reservadas..

..cuando hicieron el otro depósito. -Lo entendimos.

¿Es tan difícil saber si nos podemos llevar el dinero sin Lastra?

Tienes razón. No serán tan difícil, ¿no?

Creí que el fondo lo abrían ustedes, pero veo que el Sr. Lastra también.

¿Qué nuevo fondo?No hemos hablado de ningún nuevo fondo.

-¿Y de qué estamos hablando? -Del dinero que tenemos aquí,...

..que depositó Construcciones Nueva York por medio de Jorge Lastra.

A ver si nos entendemos.

Pero ese fondo...

¿Qué?

Ese fondo lo ha sacado el Sr. Lastra a primera hora de la mañana.

¿Ha estado Lastra aquí? Creí que lo sabían.

La madre que me parió, que nos la ha jugado.No digas tonterías.

El fondo estaba a su nombre, nadie sospechó que hubiera algo irregular.

Que le digo que se ha llevado 52 millones, don Pablo.

No puede ser, Antonio.

Yo mismo le llevé a caja.

¡Pepín!

¿Qué ha pasado?

Que el Cordobés ha pagado la multa y me ha dado 2.000 duros.

¿Y ese ojo negro?

Un regalo del cabrón del comisario. Pero con esto hay que contar.

Con estos 2.000 duros vamos a cenar al Corral de la morería.

Como ese jefe de tu padre, que tiene tanta pasta.

Que te digo que no puede ser, Antonio.

Jorge Lastra no puede hacerme esto. Imposible.

Imposible, dice usted. Pues a ver cómo se lo explica a los compradores

A ver cómo se lo explica.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T3 - Mar gruesa - Capítulo 59

26 jun 2003

Después del plantón de Jorge Lastra en el capítulo anterior, Antonio entra en un estado de ansiedad y preocupación, que paga con su familia, sobre todo con Inés y Mercedes. Entretanto, Don Pablo quita hierro al asunto porque, según sus palabras, su socio Lastra suele tener líos de faldas y de vez en cuando desaparece unos días.

Aunque Merche se percata de que su marido lo está pasando mal, tiene todos los sentidos puestos en la posibilidad de abrir una tienda con Asunción Riaño. Ante tal situación, Herminia intenta que Mercedes se de cuenta de que Antonio la necesita ahora más que nunca...

Ya han empezado los exámenes para Toni, que se topa de lleno con la represión franquista en la Universidad. Y es que Don Marcelo va a ser apartado de su puesto en la Facultad, después de la sentada contra la guerra del Vietnam. Mientras Toni piensa en responder ante tal injusticia, sus amigos Álvaro y Mario intentan que se divierta un poco llevándoselo a los toros.

Inés, cansada de aguantar en casa los problemas de sus padres, acude a una prueba para una radionovela. Allí conoce a Lucy, una chica que ha elegido su misma vocación pero que no ha tenido tanta suerte como ella...

Carlitos, que también está acabando el curso y tiene mucho que estudiar, consigue por casualidad hacerse con las preguntas del exámen de Lengua. Junto con Luis y Josete prepara un exámen de sobresaliente, pero finalmente no obtienen el resultado que ellos esperan.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Mar gruesa - Capítulo 59" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Mar gruesa - Capítulo 59"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos