www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720247
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.58 - Los camaradas
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

(En torno a este buque nodriza vemos otros aspecto de las operaciones...)

(..que realizan las tropas norteamericanas...)

(..en la desembocadura del Mekong,...)

(..río tristemente famoso por la sangre vertida en sus orillas...)

(..desde el comienzo de la guerra del Vietnam).

(Cañones y ametralladoras barren la zona del desembarco...)

(..para destruir las minas y trampas colocadas por el enemigo...)

(..como protección de sus líneas).

(Los reactores se unen al ataque).

(Estas imágenes y sonidos son un documento fiel...)

(..del momento más intenso del asalto).

Jesús, tanta bomba y tanta guerra, ¿para qué?

Para cargarse a los comunistas, que no piensan en otra cosa.

Papá, ¿los comunistas no son rusos?

Los comunistas están en todas partes.

Pregúntale a tu hermano, que de todo sabe.

Los comunistas son los únicos que dan la cara al imperialismo yanqui.

Qué de tonterías dices, hijo. Vamos a ver.

Si ser imperialista es tener una casa, un coche, una lavadora...

..y una familia, dime dónde está el problema que no lo veo.

Ya, pero ¿a qué precio? Al que marcan las tiendas, tonto.

Una lavadora, 10.000; un traje, 1.500.

¿Y tenemos que cerrar los ojos a lo de Vietnam?

No hace falta. Se pueden tener abiertos como un pasmarote, como tú.

Dejadlo ya.

Este, que es más ingenuo que una malva.

Papá un poco de razón si tiene. Primero Vietnam y luego Camboya.

Esta guerra no hay quien la entienda. Como todas, hija.

No me gusta que el niño vea estas cosas.

Luego se pasa el día echando tiros a todos.

Mamá, jo.

¿Por qué me quitas las noticias? ¡Que no me quites las noticias!

Teléfono.

Dígame.

Dígame.

¿Hay alguien?

Hablan en chino.

A ver si es Hô Chi Minh que llama para pedirte consejo.Han colgado.

Se habrán equivocado.

Merche, a ver si te acuerdas y me levantas el bajo del pantalón gris.

Ahora te lo hago. Mañana no puedo, tengo una cita.

¿Con quién?

Con Asunción, que ha vuelto de París y quiere que la acompañe a Serrano.

¿Es que si va sola se pierde?

Qué bruto eres.

Que se compre un callejero.

Papá, ¿este año vamos a ir a Benidorm?

No lo sé, hijo. No lo sé.

Pregunta a tu madre, a ver si tiene una cita.

Tengamos la fiesta en paz.

Ya no tengo ganas ni de comer.

¿Y me vas a comprar la bici?

¡Que no lo sé, Carlos!

¿Por qué no juegas a hacerte el mudo y te callas?

(Ya podían hacer barbaridades los americanos,...)

(..que a mí lo de Vietnam me traía sin cuidado,...)

(..lo que me preocupaba era el ciclismo).

(Pero mis padres no entendían que tenían a un futuro ganador del Tour)

(Y como siguieran sin regalarme la bici...)

(..no iba a ganar ni la Vuelta a Palencia).

Ya tienes los pantalones. Pruébatelos a ver cómo te quedan.

Ya me los pruebo luego.

Oye...

Si no nos vamos de vacaciones podemos comprarle la bici al niño.

Ahora la bici.

¿Y lo del veraneo?

Es pronto para hablar de eso.

Estamos en Junio, Agosto está a la vuelta de la esquina.

Hay que ver lo señoritos que nos hemos vuelto en esta casa.

Toda la vida sin ver el mar y ya no puede pasar un verano sin ir.

Yo lo digo por Carlos. Y también por nosotros.

Si es por dinero...

Ya sé que tú ganas por los dos.

Yo no he dicho eso. Pero lo piensas.

Ni lo digo ni lo pienso. El dinero de la tienda es de todos.

Además, tú ganas un buen sueldo. ¡Un sueldazo! ¿Dónde va a parar?

Trae el pantalón que me lo pruebo.

¿Te pasa algo?

¡Mamá!

¿Qué me va a pasar? Que tengo mucho trabajo y las cosas no van bien.

¡Mamá, agua!

Mira a ver, que quiere eso. Te espero en el cuarto.

¡Mamá! ¡Ya voy!

¡Carlos!

¡Ya voy!

¡Carlos, que me atropellas!

¡Que no llego, papá!

Papá, ¿vas al centro?

No, he quedado con don Pablo. Era por si me llevabas.

Me queda un rato para la reunión. Adiós.

Adiós, hijo.

¿Qué haces ahí?

Eh... Vigilando a los niños, que mira cómo bajan las escaleras.

¿Ahora te das cuenta? Se lo digo siempre pero no me hacen caso.

Me voy.Anda que no te pones guapa para ir de tiendas.

Gracias.

¿Ha llamado alguien?

¿Alguien? No, Herminia. Seguramente he sido yo.

Es que he quedado con don Pablo y tengo mucha prisa.

Adiós, hijo.

No hay quien entienda a este hombre.

Antonio, qué bien, contigo quería hablar.

Menos mal, porque salía ahora para la obra.

Si es una tontería. Es por el piso.

¿Qué pasa? No seguirás preocupada.

No, estoy más tranquila. Es que me ha venido el vencimiento de la letra...

..y quería saber si lo puedes pagar por mí.

¿Si lo puedo pagar yo?

Sí, yo te doy el dinero. Bajo en un momento y te lo doy.

No, ni hablar.

Mejor no. Estas cosas las solucionas mejor por el banco.

Claro, es verdad. Era por ahorrarme un viaje.

Y es mejor que estas cosas las hagas tú personalmente, por seguridad.

Tienes razón. ¿Qué tal todo?

Pues todo a "tutiplén". Ya te contaré luego, ahora tengo prisa.

Muy bien, no te entretengo.

Adiós, clara.

Adiós.

¿Te van a comprar la bici?

No lo sé. Ayer se lo pregunté a mi padre y me puso una cara...

Qué raro, porque dice mi madre que estáis forrados.

Como que mi padre es director gerente.

Sí, pero la bici no te la compra.

Porque a lo mejor me compra una moto.

Qué potra. Como tu padre vende tantos pisos.

Se ha liado a vender pisos y, hala, todo para el bolsillo.

-¿Lo tiene todo en el bolsillo? -Millones.

No digas mentiras.

Mete la mano en el bolsillo de tu padre...

..y verás como sacas billetes y billetes de mil.

No digas trolas que te meto una chufa. ¡Retíralo!Lo retiro.

¡Niños, fuera de aquí!

¡Como os coja vais a ver!

¿Dónde te vas este verano, Luis?

A Covaleda, al campamento de lo OJE.

¿Otra vez? Si hace 2 años casi te mueres.

Es que antes era flecha, ahora soy arquero.

¿Y eso qué es?

Ahora tengo galones y puedo mandar. Voy a estar todo el día dando órdenes

¡Tú, limpia los zapatos! ¡Tú, mil flexiones! ¡No, mejor 2.000!

Qué chulada.

¿Por qué no venís conmigo?

¿Covaleda tiene playa? No, pero tiene un río helado.

Eso no es nada.

Mejor que la piscina sindical ya es.

Teléfono.

Dígame,

Sí.

Oiga.

Oiga.

(¿Inés Alcántara?).

Sí, soy yo.

(La quiero. La quiero. La quiero).

¿Qué dice?

(Que la quiero).

¿Es una broma?

(Necesito verla. Concédame un cita y me hará muy feliz).

Eso se lo dice usted a su madre. ¡Pervertido!

Joder, joder, joder.

Ahora bombardean Camboya. Estos no paran hasta cargárselo todo.

Toni, si los del Vietcong se esconden en Camboya tendrán que ir a por ellos.

Tú como mi padre, que se lo cree todo.

¿No ves que es una maniobra del imperialismo...

..para hacerse con el sudeste asiático?

Hay que ver cómo te pones por cuatro chinos.

Encima racista.

Vamos a dejarlo.

Mira.

¿Eso qué es?

4 tendidos de sol para la corrida de la Beneficencia.

¿Podíamos invitar a Peñaranda?

¿A Pepín? A ese le llevas a los toros y le haces un hombre.

-Pero a mí los toros... -Dirás que solo van los reaccionarios

A los toros van los señoritos.

¿Por qué crees que lo llaman la fiesta nacional?

Macho, primero los chinos y ahora los toros. No hay quien te aguante.

¿Tenemos plan este fin de semana?

Si convences al rojeras podemos ir a los toros, tengo entradas.

-No fastidies. -4 tendidos de sol.

Pues claro que vamos a ir, ¿eh, Toni?

Bueno, pero a cambio venís esta noche a ver un documental del Vietnam.

-Joder, qué tío más paliza. -Que sí, que te acompañamos.

¿Hay chavalas?

Claro. Y del Vietcong. Hasta la noche.

¿De dónde ha dicho que son?

De tu pueblo no, seguro.

Pero yo soy distinta.

Soy... Soy una mujer que se ha dado...

Que me he dado cuenta de muchas cosas hoy...

..y que me van a llevar a tomar... a dar un gran paso en mi vida.

Y es que yo no te quiero, José Luis, así, como lo oyes.

No te quiero.

Desde... Desde el día...

Muy bien. Gracias. Ya la llamaremos.

Si quieren puedo darle alguna otra intención, no sé...

No, no. Muchas gracias. Ha estado muy bien.

¿Podría volver a intentarlo? Es que no sé qué me ha pasado que no...

¿Quién ha mandado a esta chica?

Javier. Trabajó con ella. Era la amante de Barrios.

Silencio. ¡Silencio he dicho!

¡Orden! ¡Estudien!

No puedo leer el periódico con tranquilidad, ¿eh?

¿Quién ha sido?

¡A ver! ¡Hasta aquí hemos llegado!

Saquen todos papel y lápiz. ¡Dictado!

(Todos): ¡Nooooo!

¡No quiero oír una queja!

Rojales, salga a leer.

Empiece desde donde dice: Volviendo de Valladolid.

Volviendo... de Valladolid,...

¿Volviendo es con b o con v?

Con qué va a ser, burro, con b de "benir".

Vi que el viento arrastraba...

Con su permiso, don Severiano.

Flechas y arqueros de segundo año, reunión en el salón de actos.

Ya habéis oído. Los que seáis de la OJE id saliendo.

Será solo hasta el recreo.

Lo que haga falta, Gonzalo. Venga, niños. Vamos.

Qué potra tienes.

Ya sabéis, haceos de la OJE.

Silencio.

¿Por dónde íbamos?

Decíamos:

El viento arrastraba las hojas...

Eh. Cuando termine con el periódico me lo pasa.

Sí. sí.

El viento...

¡Hola!

¡Asunción!

¿Busca usted a alguien, señora?

¡Ay, qué susto!

Igual me he equivocado. Este es el 42 de la calle Villanueva, ¿verdad?

Sí, señora.

Debo haber apuntado mal el número. Busco a Asunción Riaño.

Un poco estirada ella.

Diría yo, elegante.

Entonces no se ha equivocado.

Bonito, ¿verdad?

Hola. Es un local estupendo y está en un sitio buenísimo.

Oiga, oiga. Este no es el color que hablamos.

¿Está segura, señora?

Pues claro que estoy segura. ¿Se cree que soy tonta?

Hablamos de un marfil y esto es un blanco vulgar.

No me diga que este local es suyo.

Desde ayer. ¿No te dije que tenía cosas que contarte?

Oiga, ¿usted es sordo o qué? ¿No le he dicho que cambie el color?

Mariano, recoge, que ahora a la señora no le gusta el color.

¡Exacto! ¡A la señora no le gusta el color!

¿Es que esto es normal en este país?

No están acostumbrados a que les mande una mujer.

Pues que se acostumbren, porque esto tiene que cambiar, y mucho.

No puedo creerlo. ¿Se va a instalar en España?

No exactamente. Esa es la segunda parte de mi plan.

Tenemos que hablar. ¿Tienes tiempo?

Lo que usted diga.

De tú, Mercedes. Ya va siendo hora de que nos hablemos como amigas.

¡Señora, hemos pensado que si le ponemos amarillo igual le cuadra!

¿Cómo que ama...? Tengo que hablar con su jefe.

¿Dónde hay un teléfono?

En la esquina hay una cabina.

No te vayas. Vuelvo enseguida.

Aquí te espero.

Fíjese en el parqué, que parece que está pegado.

Este es el dormitorio principal, tiene una terraza que da a Madrid.

Es muy acogedor y muy amplio.

Lo justo. Con muebles parece más grande.

¿Y los plazos de entrega?

Es que llevamos 9 años de novios y queremos casarnos cuanto antes.

Ah, se quieren casar.

No sé qué decirles, porque vamos a tardar un poco en dar las llaves.

Bueno, ¿y para hablar de las condiciones?

Conmigo. Un dinero a la firma del contrato y el resto en letras.

Letras comodísimas. Pueden pagarlas sin enterarse.

Don Pablo, los señores quieren saber cuándo vamos a entregar los pisos.

En año y medio. Plazos garantizados y avalados por el notario.

Lo que deben hacer es ir reservando la iglesia.

Nosotros estamos interesados por la de 2 habitaciones.

Me parece una decisión muy inteligente.

Es que se van a casar, don Pablo.

Precisamente, como se van a casar, por un poco más elegiría el de 4.

Nunca se sabe lo que puede ocurrir en el futuro.

En eso tiene razón.

Pasen a ver el cuarto de baño y mientras, se lo piensan.

Antonio...

¿Por qué cojones vendes así los pisos?

Porque no sé qué decir cuándo los entregamos.

¡Año y medio!Llevo diciendo eso un año y yo no veo nada.

No me calientes más la cabeza. Ya tengo bastantes problemas.

Vete a la oficina. ¿Y quién hace la venta?

¡Será mejor que la termine yo!

Perdón, ¿los baños los entregan como están ahora?

Como están ahora o como a usted le guste.

Siempre a gusto del cliente. Si algo no les gusta...

Claro, se lo cambiamos. Don Pablo, tengo prisa, que he quedado.

Con su permiso. Encantado.

¿Han visto los armarios por dentro?

No.

Puerta.

¿Quién será?

Hola.

Buenos días.

Buenos, días. ¿Inés Alcántara?

Es mi nieta, pero no está ahora. ¿Quiere que le deje un recado?

Pues sí. ¿Le podría entregar este presente?

Soy un gran admirador suyo. Muy amable.

¿De la televisión? No, la admiro de las fotonovelas.

Le dejo mi tarjeta por si me quiere llamar.

Muchas gracias.

Adiós, buenos días. Adiós.

Florencio... Fernández.

Pedazo de neandertal...

¿Y los obreros?

Se han ido. Me han dicho que paraban para comer el bocadillo.

Es imposible trabajar en España. Esto fuera no pasa.

Es cosa de acostumbrarse.

Bueno, a lo nuestro.

Como ves, está decidido. Abro tienda en Madrid.

Y en un sitio estupendo.

Venía dándole vueltas desde hace tiempo, pero no acababa de cuajar.

¿Se dice cuajar? Sí.

Pues eso. Cuando no fallaba el local era el dinero o los proveedores.

Ahora parece que todo encaja. ¡Y el local es magnífico!

Solo me falta una cosa.

¿Y qué es?

Un socio en España. Mejor dicho, una socia.

Alguien que se haga cargo del negocio mientras yo dirijo desde París.

Había pensado en ti.

¿En mí?

Tienes experiencia en el sector, buen gusto, nos entendemos bien...

..y eres de toda confianza.

No sé qué decir. Todo esto me coge de sopetón.

¿Lo dice en serio, Asunción?

De tú, Mercedes. Claro que lo digo en serio.

Estás más que preparada para el puesto.

Y por el dinero no tienes que preocuparte. ¿Qué me dices?

¿Qué te voy a decir? Que...

Que lo tengo que consultar con mi marido.

Estamos en España.

Ya, España otra vez.

Habla en francés.

Antonio, tú has hecho la mili, ¿no?

En África y en regulares.

¿Y allí qué te enseñaban?

Instrucción y eso... ¡Disciplina, Antonio!

Disciplina y lealtad a la bandera, eso enseñan.

Si te mandaban tomar una posición, ¿qué hacías?

Nunca me lo mandaron, pero si me hubieran...

¡La tomabas!

Y no te cuestionabas si estaba bien o mal, para eso estaban otros.

Tus superiores, que pensaban por ti, Antonio.

¿Imaginas un ejército que cada uno piensa por su cuenta?

Sería un cachondeo.

Tú lo has dicho, un cachondeo, ¡el gran pitote, la anarquía!

Y no estoy dispuestoa que nadie se canchondee de mí, y menos tú.

Perdone, pero yo no me cachondeo de nadie.

¿Y qué manera de vender pisos es esa? A ti esta empresa no te importa.

Con esa actitud te iría mejor vendiendo cromos.

No vendo cromos y los clientes se quejan porque las casas no se hacen.

¡Las casas no se construyen...

..por razones que escapan al alcance de un empleado como tú!

Pues ya me dirá, soy el director gerente.

Como si eres el Papa de Roma. Los pisos se construirán cuando toque.

Y tu obligación en esta empresa es defenderla, con dignidad y fidelidad.

¿Puedo pedir eso de ti, Antonio?

No te oigo.

Sí, don Pablo, puede contar conmigo.

Pues que se note, leche.

Pablo, ya te tengo 3 millones más en facturas. Buena noticia, ¿no?

Hola, don Jorge.

Hola, Antonio, no te había visto.

Ya me encargo yo de las facturas... No, yo las archivaré.

Déjanos solos, tengo que despachar con Jorge.

Buenos días.

Adiós, Antonio, y alegra esa cara, que ya está aquí el verano.

¿Pasa algo?

Que se ha venido un poco abajo, pero hemos cambiado impresiones...

..y ya está con nosotros.

Mucho cuidado. Que ahora es cuando nos jugamos el todo por el todo.

No pasa nada. Ahora que hemos puesto la primera piedra no vamos a tropezar

Vamos a decírselo a mi madre.

Mira.

¡Niños!

¿Qué se os ha perdido por aquí?

Quería ver a mi madre.

Mira este. Y yo.

Tu madre está en una reunión.

¡Con Asunción! Así que no sabemos cuándo va a llegar.

-Buenos días. -Buenas.

-Hola, guapos. -Hola.

-Nieves, venía a por el uniforme de Luis.-Sí. Pili, dáselo.

Le hemos bajado 2 dedos de pierna y 2 de manga.

Más que arquero de la OJE parecerá gobernador militar.

Vaya uniforme. Con gorra y todo.

Está muy bien. Pero es que cada año tengo que arreglar el uniforme.

Natural, con lo sano y fuerte que tienes a tu chaval...

-¿Te lo envuelvo? -No, me lo llevo así. ¿Qué te debo?

75,

¿Tú crees que para ser de la OJE hay que hacer exámenes?

No lo sé, pero por tener un uniforme como ese me aprendo los reyes godos.

Toma, y yo. Vámonos.

Teléfono.

Sí. Diga.

Madre, soy yo. ¿Ha llegado Antonio?

Aún no. ¿Dónde estás?

En Serrano.

¿En Serrano? ¿Y a qué hora vas a venir a comer?

No voy a ir a comer. Estoy hablando de negocios con Asunción.

¿Y dónde vas a comer?

Por ahí, en un restaurante.

¿Qué negocios son esos que tienen que hacerse en un restaurante?

Madre, ahora no puedo hablar. Es muy importante que me quede.

¿Y qué le digo a Antonio?

¿Cómo que ha perdido el autobús? Pues que se coja un taxi.

Últimamente estamos en esta casa muy derrochones.

Dame el plato, Toni.

¿No la esperamos? Ha dicho que no la esperemos.

No vayamos a llegar tarde por su culpa.

Ha dicho que bajes tú a la tienda. Sí.

No sé por qué no me ha llamado, yo podía haber ido a buscarla.

Ya conoces a Merche. Por no molestarte.

Guárdele un plato de comida y el postre, que vendrá con hambre.

Ya lo he hecho.

¿Qué hay de postre?

Una sorpresa.

¡Bombones!

Los ha traído un admirador de Inés, un chico muy apuesto.

Si me has dicho que no valía nada. Pero muy elegante.

Como si viene de almirante, yo no quiero saber nada de él.

Son Viena Capellanes. Ese chaval tiene dinero.

Papá, por favor. No cojáis ninguno.

¿Por qué no?

Porque son míos y se los quiero devolver.

Tú estás tonta.

Son 4 para cada uno, así que le devolverás los tuyos.

Pues no, porque está loco.

Esta mañana me ha llamado y me ha empezado a decir:

Inés, te quiero, te quiero, te quiero...

Ese será otro.

Abuela, yo no tengo tantos admiradores como la Sara Montiel.

Es el precio de la fama.

En mis tiempos, algunos se suicidaban por amor a la artistas.

Sí, lo que me faltaba.

Carlos, ¿qué haces?

Nada.

Primero las acelgas y luego los bombones. Y ponte la servilleta.

(Una caja de bombones).

(Ahora entendía el afán de mi hermana por ser actriz).

(Bombones, dormir hasta las 12 y acostarse a la hora que quisiera).

(Aquello sí que era vida).

Piensa bien lo que te he dicho.

No te ofrezco trabajar para mí, sino ser mi socia.

Si yo te lo agradezco mucho, pero no hemos hablado.

Dinero. Ya te he dicho que no tienes que preocuparte.

No es eso. Me preocupa dónde se queda Nieves en esta sociedad.

Mercedes, esto es alta costura.

Es tardísimo. Me voy. Espero tu llamada.

Sí. Adiós.

Antonio.

¿Qué?

Son las cuatro.

Voy.

¿Y Merche?

En la tienda.

¿Y no me ha dicho nada?

No, porque estabas dormido y no ha querido despertarte.

Pues nada. Arreando.

¿Cómo te queda?

No sé, cortísimo.

Yo te veo muy guapa.

Ese tipazo hay que lucirlo. Te queda como un guante.

Y tanto, como que no me llega el aire al cuerpo.

Estos vestidos hay que respirar lo justo para no tener una lipotimia.

En París, Francia, las mujeres van muy ceñidas para marcar la cintura.

La semana pasada odiabas Francia.

Pues esta semana me encanta.

París me ha marcado mucho. Ciudad más romántica no la hay.

Teruel.

¿Teruel?

Lo digo por los amantes. ¿No los habéis visto? Aquello sí era amor.

Yo estoy con Pili. Ya no se quiere como antes.

Mi marido me rondó 2 años antes de darme un beso.

Ya son ganas.

En el amor, cuanto más se sufre y se hace sufrir, más se quiere.

Cuánta razón tienes.

(La siguiente canción viene dedicada desde Madrid).

(Para Inés Alcántara, de quien ella sabe).

Pero que ha dicho Inés Alcántara. ¿Es Diego?

Qué va a ser Diego.

¿Entonces quién es?

¿Desde cuándo tienes novio nuevo? Unas tanto y otras tan poco.

Yo no tengo novio. Es un pirado.

Y qué sentimiento tiene esta canción. Se me pone la carne de gallina.

A mí nunca me han dedicado una canción por la radio.

Pero que es un pesado que no para de llamarme.

El amor, nunca sabes cuándo viene ni cuándo se va...

Mujer,...

..si puedes tú con Dios hablar...

..pregúntale si yo alguna vez te he dejado de adorar.

Si les quieres escribir...

..ya sabes su paradero.

Si les quieres escribir...

..ya sabes su paradero.

Junto con los camaradas que hacen guardia en los luceros.

Junto con los camaradas que hacen guardia en los luceros.

Y ahora vamos a recibir, con la camaradería que nos caracteriza,...

..a dos nuevos flechas de nuestra centuria.

Carlos.

Y José.

¿Queréis decir algo a vuestros nuevos camaradas?

¿Cuándo nos dan el uniforme?

Eso se lo tenéis que pedir a vuestros padres que os lo compren.

Ya te diré la dirección de la tienda.

Sentaos, que va a empezar la reunión.

¿Quieres empezar diciendo la promesa?

¿La promesa? ¿Eso qué es? Ahora lo verás.

Prometo amar a Dios y levantar sobre este amor...

..todos mis pensamientos y acciones,...

Esto es peor que la misa.

..servir a mi patria...

..y procurar la unidad entre sus tierras y sus hombres.

¿Cuándo nos enseñan a cazar? Calla, que nos van a pillar.

-Gracias. Hasta luego. -Adiós.

Oye, tú. Escúchame porque no lo voy a repetir.

¡No quiero bombones, ni que me llames, ni canciones!

¡A partir de hoy vas a salir de mi vida!

(Pero ¿por quién pregunta?).

Por Florencio Fernández. Calle Olivares 25, 2 B.

(Está llamando a Ortopedias Quintano, ¿quiere alguna prótesis?).

Puerta.

¿Se puede, don Marcelo?

Pasa, Alcántara. ¿Ocurre algo?

Quería hablar con usted, porque este año no he podido venir mucho a clase-

..porque estoy haciendo la mili.

Y es que no sé si presentarme ahora en Junio o en Septiembre

Marcelo...

¿Tienes un momento o vengo luego?

Pasa, podemos hablar ahora.

Dime.

Vamos a firmar un manifiesto contra la guerra de Vietnam.

¿Contamos contigo?

Claro.

Perdone si me entrometo, pero si en contra la guerra de Vietnam...

..me gustaría firmarlo.

¿No has dicho que estabas haciendo la mili?

Sí.

Entonces, lo mejor que puedes hacer es pasar desapercibido.

Ya hay demasiada gente en las cárceles militares.

Ya, pero no puedo hacer nada...

Claro que puedes hacer, estudiar. Es lo mejor que puedes hacer.

Ya tendrás tiempo para otras cosas cuando te licencies.

Has dicho que querías examinarte o dejarlo para septiembre, ¿no?

Sí.

Examínate. Si necesitas apuntes u otra cosa ven mañana, yo te los doy.

Muchas gracias.

Espera.

No tengas prisa.

Tendrás tiempo para todo, Franco tiene cuerda para rato.

Gracias.

Si tiene algún problema o no le gusta a su marido se lo cambiamos.

-Adiós, buenas tardes. -Adiós.

Mamá, me voy, tengo cosas que hacer.

Cosas.

(Canta):Mujer, si puedes tú con Dios hablar...

Ya está bien.

¿Qué pasa?Que están de un tonto subido que no hay quien las aguante.

Te he dejado las medidas en la caja.

Hasta luego.

-Adiós, ya nos contarás. -Eso.

Yo me subo al taller, que tengo mucho que hacer.

¿Y a ti cómo te ha ido?Muy bien. Ya sabes cómo son esas comidas.

Pues no, porque como a mí no me invitan.

Pues... Vamos de tiendas y hablamos mucho.

¿Y de qué habláis?

Pareces tonta, de negocios, ¿verdad, Merche?

Pues sí, de negocios, de telas, de ropa, vamos, de moda.

¿Y?

¿Y qué, Nieves?

¿Que qué quiere la buena señora tanto marear la perdiz?

Quiere montar un negocio en España.

¿Con nosotras?

¿Por qué no hablamos luego? Tengo mucho trabajo.

Ya te dije que la habíamos impresionado.

¿Y qué quiere? ¿Importar trajes de París? ¿Asociarse con las tricotosas?

No, que abramos una tienda en la calle Serrano.

¿Una tienda?, ¿en el centro de Madrid?

¿Por qué no lo habías dicho antes?

Es que me lo acaba de decir, y no sabía cómo te iba a sentar.

¿Cómo me va a sentar? Estupendamente.

Si estoy deseando perder el barrio de vista.

Y yo también. Porque contáis conmigo, ¿no?

Claro que contamos contigo. O todas o ninguna.

Esto sí es un salto. ¡Cuéntame más cosas

Es pronto. Me acaba de hacer la propuesta.

Que vamos a aceptar. A no ser que sean unas condiciones inaceptables.

¿Habéis hablado de condiciones? Sí. Un poco.

Oye, ¿has visto la tienda ya?

Sí, la están arreglando.

¿Entonces hay que contratar nuevas dependientas?

¿Podremos contar con tu hija?

Nieves, que no lo sé, aún no he aceptado la oferta.

Claro, tenías que hablar conmigo.

Has hecho muy bien, pero, vamos, por mí no hay problema.

Estoy encantadísima.

Buenas tardes.

Buenas.

¿Por qué no atiendes a las clientas? Luego hablamos.

Es la mejor noticia que me podías dar.

Hola, buenas tardes.

¿El niqui rojo?

Lo tenemos a 485 pesetas.

Pero si espera unos días igual lo rebajamos por liquidación.

¿Ya se ha ido?

Claro, son las ocho.

¿Y ahora qué toca?

¿Qué quieres que hagamos?

¿Aquí mismo?

Antes me llevarás a cenar, ¿no?

¿Qué quieres comer? ¿Solomillo o langosta?

Langosta, Pablo, siempre langosta.

Pues vas a comer las dos cosas, porque aún estás en edad de crecer.

Me tienes que recordar que llamemos a Lastra,...

..porque con las facturas que ha traído no hay suficiente.

Suena la cisterna.

¿Qué haces aquí, Antonio?

Nada, estaba aseándome para irme. Son ya las ocho.

Bueno, pues nos vamos todos.

Lola, ¿quiere que la acerque a su casa?

¿Si le pilla de camino?

No se preocupe, que ya cierro yo.

¿No le has dicho nada?

No he podido. En cuanto le he dicho lo de la tienda se ha apuntado.

Natural.

Pues según como se mire. A quien ha ofrecido ser socia es a mí.

Ya sabía yo que esa francesa iba a traer problemas.

Que no es francesa.

Es igual. Lo que no me parece bien es que quiera dejar de lado a Nieves

Que nadie quiere dejarla de lado.

Además, que se quede ella con Meyni.

Tú sabes que sin ti esa tienda no tiene futuro.

Yo no quiero perjudicar a Nieves.

Ponedla de encargada en la tienda nueva.

¿Tú crees que querrá?

Claro que querrá.

La que no va a querer es Asunción.

Asunción, Asunción... Te tiene con el pan debajo del sobaco, ¿no?

Hola.

Hola, hija. Hola.

Inés, pon la mesa, por favor.

Sí, voy.

¿Me ha llamado alguien?

No, que yo sepa. ¿Te estás echando otro novio?

Qué va, es un plasta que no para de darme la lata.

A mí me parece un chico bueno y muy formal.

Es un imbécil que está para que le encierren.

¿Sabéis lo que ha hecho? Me ha dedicado una canción por la radio.

Qué romántico. Está lleno de detalles.

Pues te lo regalo.

No sé qué hacer.

Y luego... está Antonio.

Esa es harina de otro costal. A ver cómo se lo toma.

Pues muy mal, porque tu puesto está aquí.

Por cierto, ha llamado para decir que no venía a cenar.

¿Y ahora me lo dices?

Cuando me he acordado. Me tenéis de chica de los recados.

Construcciones Nueva York.

Hormigón. Encofrado. 118.000.

Antonio, Antonio, Antonio...

Joder.

Ya te la han liado, Antonio. Joder.

Mamá, esta tarde me he hecho de la OJE.

¿Y eso cuesta algo?

No, es gratis.

Bueno, entonces sí.

Solo el uniforme.

¿El uniforme?

Sí, el de flecha. Don Severiano nos ha dicho la tienda.

Seguro que el colegio se lleva comisión.

Entonces no, te lo hago en casa.

No fastidies, que yo quiero uno como el de Luis.

Oye, que lo hemos tenido en la tienda. Lo arreglaste ayer.

¿Es ese? Entonces te lo copio yo.

Compro la tela y nos ahorramos un dinerito.

Es que se va a notar. Vaya chapuza.

¿Qué chapuza? Tu madre es una modista estupenda.

Está bien. Pero lo necesito el viernes, nos vamos de acampada.

¿El viernes ya? ¿Pero vas a volver por la noche?

No. Nos quedamos en tienda de campaña.

Necesito:

Una linterna, un tubo de leche condensada, una cantimplora,...

..dos pares de calcetines de lana,...

¿Se lo van a llevar a la guerra o qué?..una navaja suiza...

A ver. Aquí no pone nada de una navaja suiza.

Es que se me olvidó ponerlo.

Ya veremos lo que encontramos de tu hermano.

¿De mi hermano? Voy a parecer un pobre.

¿Un pobre? Cállate, bobo.

Como soy el más pequeño de la casa nunca estreno nada.

Bueno, ya te compraré yo algo.

¿La bicicleta por mi cumpleaños? Eso ya lo veremos.

Estos bombones están buenísimos. ¿Quieres uno?

Pues no.

Sí que están buenos. Son de Florencio.

Suena música en la calle.

Eso es una estudiantina. ¡Vamos a verla!

¡Qué bonito!

Ese es Florencio.

Me habías dicho que era más guapo.

No es tan feo. Además, es tan bonito que te haya venido a rondar.

Qué vergüenza, por favor.

Yo también quiero ser un tuno. Confórmate con ser de la OJE.

¡Para la más bella flor, una muestra de mi amor!

¡Aupa, tuna!

Mujer,... si puedes tú con Dios hablar...

Yo me voy. ¿Por qué? Es muy bonito.

Y es la primera vez que viene la tuna al barrio.

Cuántas chicas se morirían porque les rondara la estudiantina.

Esto es el colmo.

¡Oye, tú!, ¿te quieres...?

¡Mamarracho!

¡Ole las mujeres guapas!

Anda que no ligaba yo cuando era joven.

No me digas que tú has sido tuno.

¿Yo? Con una guitarra era el terror de las chicas.

Donde ponía el ojo ponía la bala. ¡Qué tiempos!

¿Me quieres dejar en paz? ¡Pesado!

¿Para qué quiero tus besos si tus labios no me quieren ya besar?

¿Qué pasa?

Antoñito, los tunos que han venido a rondar a tu chica.

¿A mi Inés?

Es que tu hija está muy rica, con todos los respetos, Antonio.

Además es artista.

Lo que faltaba, ahora le sale un tuno de yerno.

Siempre ha sido mi ilusión ser tuno,...

..sobre todo por tener una novia en cada barrio.

Qué manera de ligar. Más que esos...

¡Estos no ligan ni bronce! Además, mira qué careto tienen.

Además, que para ser tuno hay que ser universitario.

Estos no han pisado la universidad hace mil años.

¿Qué?

Antonio, ¿dónde vas? A casa, joder.

Tómate una caña con nosotros, que no se te ve el pelo.

No estoy yo pa' cañas.

¿Quién sabe qué aventuras tendrás? Qué lejos estás de mí.

(En el pasado, señores feudales y guerreros mongoles...)

(..intentaron someterles). Suenan ronquidos.

(Pocas naciones como Vietnam han sufrido tanto...)

(..por la presión colonial y la explotación).

(Vietnam es un país pobre a miles de kilómetros de EE.UU.).

Estás roncando.

Es que esto es un tostón, Toni. Esto no hay quien lo aguante.

¿No te interesan las barbaridades que hacen los americanos?

Que no es esto. A mí me interesa la lucha obrera.

Bastante tenemos aquí para preocuparnos por Vietnam.

¿Aún estamos con los chinitos?

¿Pero cómo que chinitos?

Claro, chata, ¿no ves cómo tienen los ojos?

Chata lo será tu madre, reaccionario de mierda.

Perdonan, es que no se enteran.

¿Y por qué no les llevas a ver a Carmen Sevilla?

Es que no quedaban entradas.

¡Si no os interesa esto os largáis!

Cómo se pone la tía. Tranquila.

Y con la mata esa, que tapa la pantalla.

¡Será cabrón!

Todos gritan.

(Defenderemos nuestra tierra del ataque imperialista).

(Morirán muchos, pero los hijos del dragón y del hada vencerán).

Buenas noches.

Soy Antonio Alcántara. ¿Podría hablar con don Pablo, por favor?

¿Cómo?

No.

Yo le dejé en la oficina.

Ah, que tampoco sabe dónde está.

¿Podría decirle cuando llegue que hable conmigo? Es urgente.

Y perdone que le haya llamado a...

Oiga.

Joder.

Antonio, ¿nosotros qué somos? ¿Una sociedad limitada?

¿Nosotros quién?

Pues Nieves y yo. Bueno, y tú, que la tienda está a tu nombre.

Una S.L.

¿Y eso qué significa? ¿Que tenemos acciones, participaciones o qué?

No me acuerdo. Yo firmé aquello pero no me acuerdo.

No sé a qué viene eso ahora.

Nada.

¿Tú hijo no ha venido?

Ha ido al cine con unos amigos.

Al cine, al baile, a los toros, a cualquier parte menos a la facultad.

A la facultad también va. No te vayas a encender por una tontería.

Yo no me enciendo por eso.

Que Toni puede ser el primer licenciado de la familia.

No sé si para él es importante, pero para mí sí. Muy importante.

Estoy muy cansado, Merche.

Muy cansado.

Descansa.

¿Se lo has dicho ya?

¿El qué? Lo de la tienda.

No se lo he dicho todavía. Antonio estaba muy cansado.

No os habréis peleado.

No nos hemos peleado. ¿Por qué lo dices, madre?

Por nada.

Bueno, sí. Por la malísima cara que tienes.

Es que no he dormido nada. Pero nada.

¿Está el café?

Tómate este.

¿Quieres que te haga una tostada? Es que no tengo apetito.

¿Qué pasa, hijo?

Sécate aquí.

Me voy.

¿Te vas a ir sin tomar una magdalena ni nada?

Es que tengo el estómago encogido. A ver si puedo picar algo por ahí.

Hasta luego.

Hija, no me lo digas si no quieres. Pero aquí pasa algo.

Don Antonio.

Diga.

¿Le puedo ayudar en algo?

No, gracias. Está todo muy bien.

Buenos días.

Buenos días, don Pablo. Quería hablar con usted ahora mismo.

También quiero hablar yo contigo. Pasa a mi despacho.

Muy bien.

Lola, que no nos moleste nadie.

Don Pablo, perdone que... ¡Antes tengo que decirte algo!

Primera, ¿cómo se te ocurre llamar a mi casa a las once?

Tenía que decirle algo muy urgente.

¿Y no se te puede ocurrir que a esa hora estaba contigo?¿Conmigo?

¡Sí, contigo!

Le dije a mi mujer que teníamos una cena de negocios para estar con Lola.

No sabe cuánto lo siento.

¿Lo siento? En menudo lío me has metido.

Hay que usar la cabeza, Antonio.

Ya le he dicho que lo siento.

La próxima vez que quiera correrse una juerga a mi costa me lo avisa.

No faltaba más, que te rinda cuentas de lo que hago.

Pues sí. Así estaría al corriente de sus chanfainas.

Antonio, la segunda cosa es encargarte una misión especial.

Por favor, más maletines no.

Sí va a haber más maletines, pero no para pagar, para cobrar.

¿Para cobrar qué?

Mañana por la mañana quiero que estés en el banco con Jorge Lastra.

Hay que retirar un dinero que está en una cuenta personal a su nombre.

¿Cuánto dinero?

Mucho, Antonio. A Jorge se le ocurrió que hasta que empezáramos a construir

..invirtiéramos el dinero en una cuenta remunerada.

Acabáramos. Joder.

Las trasferencias se hacían con facturas ficticias...

..por si Hacienda metía las narices.

Aunque cuanto menos sepas mejor.

Al contrario, no entiendo por qué no se me informó.

Porque no es una cuenta corriente.

Es una cuenta que gestiona el banco sin que Hacienda se pispe.

¿Lo entiendes ya? Sí, lo entiendo.

Entonces, ¿empezamos a contratar?

En cuanto tengamos el dinero, a poner ladrillos.

Urgentemente, porque tengo que renegociar con los encofradores,...

..a ver si nos hacen el mismo presupuesto y con las máquinas,...

Para el carro. El lunes podrás hacerlo todo.

Por cierto, he contratado 2 grises de paisano para que te acompañen.

Mañana. Muy bien. Me voy, tengo mucho que hacer.

¿Y eso tan importante que querías decirme?Una tontería.

Pero dime.

Mi familia. Como el verano pasado fuimos a la playa...

..creen que todo va a ser lo mismo. ¿Y por qué no? Claro que va a serlo.

Dile a Merche que se prepare para unas merecidas vacaciones,...

..este año, el que viene, el otro...

Muy bien. Me voy, que tengo mucho trabajo.

Antonio.

Diga, don Pablo.

No se te ocurra llamarme este fin de semana a mi casa.

No se preocupe.

Inés.

¡No te acerques! ¡Si me tocas grito!

-¿Te gustaron los bombones? -¡Que me dejes!

-Las ha comprado mi madre para ti. -¿No ves que no me interesa?

¿Te gustó la serenata?

¿Por qué no te vas a Eurovisión a cantar y me dejas en paz?

Inés, te quiero. ¿No lo entiendes? ¡Te quiero, te quiero, te...!

¿Está pirado o no?

Oye, tú, Anthony Perkins, o te vas o llamo a la policía.

¡Venga, humo!

Ya se va.

Ya no sé qué hacer. No me lo quito de encima.

Igual estoy desesperada, pero tiene cierta gracia.

¿Tú crees?

Tiene pinta de ser muy cariñoso.

Hasta que saque la cuchilla de afeitar.

Este está como las maracas de Machín.

Eran cuatro camaradas...

..cuatro camisas azules.

Eran cuatro camaradas...

..y 30 flechas bordadas.

¡Veinte, no 30, animales!

¿Qué más da?

No da. Repetidlo otra vez.

Tú estás chalado. Me voy al recreo.

¿Dónde vais, camaradas?

Ya te lo he dicho, al recreo.

No os vais hasta que no sepáis el himno,...

..lo ha dicho el jefe de centuria.

Anda, déjame pasar.

No me obliguéis a llamar al jefe de centuria.

Como te chives te mato. ¡Don Severiano!

¿Qué es lo que pasa aquí, arquero?

Los flechas Carlos y Josete no se quieren aprender el himno.

¿Y por qué, Alcántara?

Es muy difícil y no entiendo nada.

Es verdad. Es que muere mucha gente:

Que si en la montaña, que si en el trigal... Yo no quiero morir.

Porque ya lo hicieron por ti, por eso recordamos en nuestras canciones...

..a los que dieron su vida en la guerra civil.¿A los rojos también?

¿Pero qué dices?

Eso es lo que dice mi hermano.

Ahora mismo me aprendéis los 4 camaradas.

Y mañana me traéis aprendido la promesa de la OJE.

Y ojo, que os la pregunto.

-Y tú, si se escapan me avisas. -Sí, camarada.

Traidor.

Eres un traidor.

Son órdenes.

Los amigos van antes, macho.

Eres una rata. Esta te la guardo.

Cantadla otra vez.

Eran cuatro camaradas...

..cuatro camisas azules.

¿Molesto?

Pasa, pasa.

¿Ya has hablado con Antonio?

No he tenido ocasión.

No hay prisa. Pero mi voto ya sabes cuál es.

¿Quieres que llame a la agencia para que nos digan lo del traspaso?

¿No es un poco pronto? No sabemos si vamos a cerrar esta tienda.

Ah, que vamos a montar una cadena, como Galerías Preciados.

Por mí estupendo. A forrarnos.

Pero esas decisiones tan importantes hay que pensarlas mucho.

Yo lo tengo todo pensado:

Las cortinas, el mostrador, el escaparate, el nombre.

No hago más que pensar en el nuevo negocio. Supongo que como tú.

Sí.

No te quiero presionar. Si tú no lo tienes claro, no se hable más.

Deja que lo piense un poco más.

Sí, lo entiendo. Bueno, me voy pa' bajo.

Si tomas alguna decisión ya sabes donde estoy.

No te preocupes, que tú serás la primera en saberlo.

Bueno.

Hasta luego.

Yo me voy a hablar con Asunción, que me aclare este asunto.

Yo no digo nada.

Cementos García. Saneamientos Orellana.

Alicatados Meléndez... No, Alicatados Menéndez

Buenos días. ¿Grúas Correa? Quería hablar con don Santiago.

Ah, es usted. Soy Antonio Alcántara, de Construcciones Nueva York.

Buenas noticias, que parece que ya empezamos en serio.

El lunes. Quiero toda la maquinaria. 3 grúas y 3 excavadoras.

Sí, es que voy a mover toda la tierra ya.

Por el adelanto no se preocupe, se lo ingreso el mismo lunes.

Pero ¿usted mantiene el precio?

El precio que acordamos.

No, eso lo arreglé con Piedad.

De verdad, no para de llamarme y me espera en el portal.

Seguro que me ha seguido hasta aquí.

¿Hasta aquí? Vamos a ver, Inés.

¿Es alto, con gafas?

A ver.

Ese no es. Es uno bajito y moreno, con cara de susto.

¿Con cara de susto? Esos son los peores.

No te rías, que tengo hasta miedo. Hoy he soñado con él.

¿Y qué has soñado?

Eso son cosas mías.

Aparte de soñar, ¿has hablado con él?

Sí, y menos mandarle al infierno le he dicho de todo.

¿Y qué dice tu padre?

Mi padre no dice nada, no se ha enterado.

Oye, ¿has hablado con la policía?

¿Cómo voy a hablar con la policía?

¿Y... y qué quieres que haga?

No sé. Como eres un cura a lo mejor podías tratar de convencerle.

¿Yo? Claro, claro.

¿Y si se pone violento? En el Edén acabé a palos.

No te estoy pidiendo que le pegues. Pero vosotros tenéis otros medios.

¿Como cuáles?

Pues... pues yo qué sé. La excomunión.

O la hoguera.

Por favor, ayúdame. Eres mí único amigo.

Además, es más bajito que tú.

Está bien, hablaré con él.

¿Sí?

Sí.

Gracias, muchas gracias.

Oye, pero tú te vienes conmigo.

¿Yo?

Claro.

Ah, bueno. Entonces mañana te paso a buscar.

Eso es.

Me mete en cada lío.

Ay, Señor.

Bueno. Entonces te llamo mañana o pasado.

Mercedes, no quiero ser pesada,...

..pero necesito una respuesta antes de volver a París.

Ya lo sé.

Te debo parecer una boba, pero para mí es difícil decidir.

Mujer, que no es marcharse a Francia.

Ya sé que no es para tanto. Si todo son ventajas.

Sé que te resulta difícil de entender,...

..pero no quiero tomar esta decisión sin mi marido. No puedo.

Una equivocación, pero bueno, eso se aprende con el tiempo.

Adiós, Asunción.

Hola.

Estás aquí. Sí.

Asunción, mi marido. Antonio.

Encantada.

Lo mismo digo. Mi mujer no hace otra cosa que hablar de usted.

Tiene usted una mujer estupenda. Vale mucho.Gracias.

¿Por qué no subes a casa?

No, gracias. Aún tengo que ver un par de proveedores.

Entonces no la entretenemos más. Encantado.

Te llamo mañana y te digo lo que sea.

Espero tu llamada.

O sea, que esta es la famosa Riaño.

¿Qué te parece? Elegante, ¿no?

Una soberbia, Merche. Que no se ha bajado del coche para saludarme.

Date cuenta de que nos estábamos despidiendo.

Pues a mí me miraba por encima del hombro.

No seas exagerado. Si estaba metida en el taxi.

Además, tú has estado muy seco con ella.

¿Querías que le besara la mano a la Sra. condesa?

¿Qué es eso de que mañana ya le dirás algo?

Hace un día muy bueno.

¿Qué?

¿Que si me invitas a una horchata?

Me cago en la mar...

Venga, yo tomo una cerveza.

Pues a mí no me gusta.

Ya lo hemos discutido. ¿Quién se va a ocupar de la casa?

Mi madre puede ayudarme. ¡Que no puede!

¿Cómo va a ayudar tu madre, que está todo el día arriba y abajo?,...

..no ves que no estás nunca en casa. No empecemos.

Sí empiezo. Que no es lo mismo abrir una tiendecita...¿Una tiendecita?

Bueno, un negocio.

Un negocio. Un negocio que cada día va mejor y que tiene que crecer.

Parece que tú no quieres que yo...

¿Cómo que yo no quiero...? Que sí, que soy un hombre muy comprensivo.

Ya quisieran muchas tener un marido como yo.Si no me quejo...

Pues quédate con lo que tienes que es mucho.¡Pues no es bastante!

¡Claro que no, la señora quiere irse a Serrano con una francesa!

Cuando te pones así no se puede hablar contigo.

Se acabó la discusión No, esto no se acaba aquí.

Por favor. ¡No por favor ni leches!

Yo te dejé tener una tienda, pero esto no es lo mismo.

Que te vas a Serrano, todo el día fuera.

Y con gente de dinero, que no te van a hacer ni caso.

Que vas a estar de correveidile, ¡que me pasa a mí!

Yo no tengo más remedio, pero tú no. Y abandonas tu hogar.

Que yo no abandono nada. Que yo tengo otro negocio.

¡Porque yo lo quiero!

¿Porque tú quieres? Sí.

Porque yo me lo he trabajado. Venga, venga...

No tienes derecho a prohibirme que abra otra tienda.No me amenaces.

No te amenazo. Pues lo parece.

De verdad, pareces un neandertal.

¿Un qué? Un hombre de las cavernas.

Si por ti fuera me dabas un golpe y me llevabas a rastras.

Natural.

¿Lo ves?

Neandertal, dice. Te lo habrá enseñado esa.

Esa tiene nombre, se llama Asunción.

Y lo he leído en la revista del ABC.

Ah, bueno, si la señora lee el ABC, apaga y vámonos.

Pues eso. Apaga y vámonos.

¡La cuenta!

¿Qué haces? ¿Qué haces? ¿Qué haces?

¿Qué haces?

¡Que no pagas tú, Merche.

(La guardia nacional de Ohio dispara contra los estudiantes...)

(..en el campus de la universidad con un saldo de 4 muertos y 10 heridos).

Qué animales. Ya matan hasta a los suyos.

Deja de dar la tabarra, que eres infinito.

Eso, cierra los ojos. Los cierro, pero de aburrimiento.

Lo único que sé es que mañana en la universidad vais a montar una buena.

Pues tú mañana no vas.

¿Cómo que no? ¿No queréis que acabe la carrera?

Mira, se acuerda de Santa Bárbara cuando truena.Pues yo pienso ir.

Claro que vas a ir, pero como estás en la mili no te vas a meter en líos

Por un día que no vayas no pasa nada.

Estate quieto, que no puedo. Es que pica mucho.

Te aguantas. ¿No quieres ir al campamento?

Ya no. ¿Ya no?

No.

Que si las cancioncitas, que si los discursitos, es un rollo.

Los discursitos igual que tu hermano.

Además, Luis es un cerdo, cochino traidor.

No me hables así, que te lavo la boca con jabón.

Es verdad.

Mañana vas a la excursión. Faltaría más después de hacerte el uniforme.

Jope.

Teléfono.

Dígame.

¿Inés? Sí, un momento.

¿Es para mí?

Sí. Es el pesado. ¿Le digo que no estás?

No, lo cojo.

Sí.

Dime.

Muy bien. ¿Mañana?

Sí. Por mí, bien. Si quieres quedamos a las once en el parque.

Sí, yo también tengo muchas ganas de verte. Hasta mañana.

Así que le vas a dar una oportunidad. Me parece muy bien.

A mí no me parece bien, a ver si va a ser un tío raro de esos.

Eso, a ver si es un neandertal, hija.

Me voy a la cama, que es muy tarde.

¿Qué le ha dicho? Cosas nuestras, madre.

Qué cosas tan raras decís ahora.

Tú te crees que sigue diciendo que no quiere ir al campamento.

Desde luego que este crío...

Mañana me levanto yo y lo llevo al autobús.

Después que le hago el uniforme.

Buenas noches.

Mamá, ¿de verdad que tengo que ir?

¡Claro que tienes que ir! ¡Como que ya te estás yendo!

¡Portaos bien!

¡Adiós, hijo!

Ay, mi niño, qué mayor se está haciendo.

Le va a sentar el campamento como un guante. Disciplina militar.

Pobrecito.

Yo me voy que tengo que llegar al banco.

Antonio, tenemos que hablar.

Si yo creo que está todo hablado. Adiós.

Nieves, no me dejéis aquí. Yo quiero ir a la tienda nueva.

Claro, mujer, tú con nosotras. Aquí se premia la fidelidad a la empresa.

Qué buena eres.

Porque no quiero acordarme del numerito de la subida del sueldo.

-Buenos días. -Buenos días.

Buenos días, Asunción. Pase.

Gracias. ¿Mercedes no ha venido?

Ha ido a llevar al niño a una excursión, pero enseguida vuelve.

A hablar del nuevo negocio, ¿no?

Ya les ha contado...

Por supuesto. Entre socias la confianza es lo primero.

¿Y cuándo piensa que podamos abrir?

¿Podamos?

Claro, nosotras.

Septiembre es una buena época, así arrancamos con la nueva temporada.

Me parece que Mercedes no les ha contado todos los detalles.

-¿Ah, no? -¿Ah, no?

Buenos días. Buenos días.

¿Podría ver al interventor?

Don Jesús, preguntan por usted.

Buenos días.

Buenos días. Soy Antonio Alcántara, de Construcciones Nueva York.

Pase a mi despacho.

Buenos días.

Buenos días.

Le esperamos aquí fuera. Gracias.

Siéntese, por favor.

Bueno, Sr. Alcántara, usted me dirá en qué puedo ayudarle.

Venía a retirar un depósito especial.

¿A nombre de quién?

Don Jorge Lastra.

¿Tiene usted poderes?

¿Qué clase de poderes?

Poderes del Sr. Lastra.

No puede retirar un dinero que no está a su nombre.

Ya, pero es que yo soy Antonio Alcántara,...

..el director gerente de la empresa, Construcciones Nueva York.

Haber empezado por ahí, don Antonio.

Bueno, por si don Jorge se retrasa,...

..¿qué le parece si adelantamos el papeleo?

Me va a disculpar, pero sin la firma del Sr. Lastra no podemos hacer nada.

¿Nada?

Bueno, si no le importa le esperamos aquí.

Desde luego. Sí.

Cuando saquemos la bandera es la señal.

Toni, te vas a quedar a la sentada, ¿no?

No sé, ya veremos.

¿Cómo que veremos?

Ya sabes que estoy haciendo la mili.

Y yo, o te crees que en verano estuve de vacaciones. ¿Y qué?

Que nos pueden montar un consejo de guerra.

Y yo la estoy haciendo de voluntario en un cuartel aquí.

Tú verás lo que haces, Toni.

Sentada por el Vietnam.

¿A mí qué me cuentas? Yo vengo aquí a estudiar.

Joder, cuánto "lumpen" hay por aquí.

-Hola, don Marcelo. -Hola, Alcántara.

Las 11:10. ¿Ahora qué vamos a hacer? Este a lo mejor no se presenta.

Claro que viene. Si le conoceré.

Mira, aquí está.

Sí, sí, ven aquí, que queremos hablar contigo.

Hola.

Hola. Soy Eugenio Domingo y soy el párroco de Inés.

¿Tanta prisa tienes?

Por Dios. Eugenio, explícaselo porque no se entera.

Está bien.

Vamos a ver... Florencio, ¿verdad?

Sí.

Florencio, aquí hay un error.

Inés ha tratado de explicarte algo que tú no acabas de entender.

-Porque está pirado. -Inés, por favor.

Es que yo la quiero. La quiero muchísimo.

Ahí está el error. Tú la quieres, pero Inés no te quiere a ti.

¿No? ¿Y por qué no?

Porque no se siente atraída hacia ti.

-Eso es porque no me conoce. -Ni quiero.

Lo que intenta decir es que con lo que sabe de ti es suficiente...

..y que no la persigas más, ¿entiendes?

No.

Sí que es cerrado.

Es que yo tengo mucha fe, y la fe mueve montañas.

¡Vamos a ver, Florencio, a ver si nos entendemos!

Inés quiere que no lo intentes más. ¿Entiendes? -No.

La madre que le parió.

Mira,...

..tú y yo no podemos ser novios.

No podemos ser novios porque yo tengo otro novio.

Eso es mentira, yo nunca te veo con nadie.

¡Eso no es mentira! Es que es una relación oculta.

Es una relación oculta porque es un amor secreto. ¿A que sí?

Explícaselo.

Sí... Es un amor secreto.

Qué asco.

Qué asco y qué vergüenza.

No, no... No nos confundamos. Ven aquí, Florencio.

Que no es lo que piensas.

Lo siento, Inés, hemos terminado. Y no me llames más.

Florencio, ven aquí.

Este se cree que tú y yo estamos...

Tú ríete. A saber lo que explica este por ahí.

Pues vaya lío.

Que no va a decir nada. Se ha pensado que estamos liados.

No lo repitas más.

¿Qué pasa? Si nadie va a pensar que somos pareja.

Tú y yo somos amigos.

Claro, somos buenos amigos.

Buenos amigos y punto.

Por Dios, qué bochorno. Cómo se ha quedado la mañana.

Ha venido Asunción.

¿Asunción? ¿Aquí?

Se ha ido hace un momento. Ha dicho que no te podía esperar.

¿Y Nieves?

Nieves.

Lo sé todo, Merche.

Que aún no le he dicho que sí. Quería hablar contigo y con ella.

A buenas horas.

Estabas tan ilusionada que no encontré el momento para decírtelo.

¿Y cómo quería que estuviera?

Ya sabía que esta tía nos iba a separar.

Que no nos va a separar nadie. Tranquilízate.

Vamos a hablar.

Es que no puedo parar de llorar.

Debe ser que hay mucho tráfico.

Josete, ¿tú quieres ir? Yo sí.

Yo no.

¿Por qué no? Porque va Luis.

Da igual, lo pasaremos bien. No, porque es un cerdo.

¡Ni le mires!

Toma, para vosotros.

Tu navaja imitación suiza. Qué bonita.

¿Volvemos a ser amigos?

Claro.

Gracias.

¡Venga, arqueros, vamos a cantar!

Marcharás, marcharás, sin miedo a tropezar,...

..que cuando tú llegues te seguiremos más.

(Y así, entre consignas y canciones patrióticas...)

(..pasé mi primer fin de semana fuera de casa).

(Tengo que reconocer que hubo acampadas y fogatas,..)

(..tirolinas y carreras, vamos, que lo pasamos de miedo).

(Aunque eso sí, siempre impasible el ademán, atentos a nuestro afán).

(Todos): ¡So-mos Hô Chi Minh!

¡So-mos Hô Chi Minh!

¡So-mos Hô Chi Minh!

¡So-mos Hô Chi Minh!

¡Quítate de en medio, Alcántara!

Voy con usted.

¡Tú no vas a ninguna parte!

¿Por qué no?

Franco tiene cuerda para rato.

Tendrás tu momento cuando acabes la mili.

-¿Y usted? -Yo me licencié hace años.

¡So-mos Hô Chi Minh!

¡So-mos Hô Chi Minh!

Oiga, nosotros nos tenemos que ir.

Se tienen que marchar.

No se preocupe, yo me encargo.

Muy bien. Muchas gracias.

Perdone. Ya tenemos que cerrar.

¿No puede esperar 5 minutos? Don Jorge no puede tardar.

Solo 5 minutos.

Bueno.

Gracias.

La mirada clara lejos...

..y la frente levantada.

Voy por rutas imperiales...

..caminando hacia Dios.

Quiero levantar mi patria.

Un inmenso afán me empuja.

La mirada clara lejos...

..y la frente levantada.

Voy por rutas imperiales...

..caminando hacia Dios.

Quiero levantar mi patria.

Un inmenso afán me empuja.

Poesía que promete...

..exigencia de mi honor.

Montañas nevadas,...

..banderas al viento.

El alma tranquila...

..Dios ha de vencer.

Al cielo se alza...

..la firme promesa.

Hasta las estrellas...

..que enciende mi fe.

Al cielo se alza...

..la firme promesa.

Hasta las estrellas...

..que enciende mi fe.

Cuéntame cómo pasó - T3 - Los camaradas - Capítulo 58

19 jun 2003

A pesar de la colocación de la primera piedra, las obras en Las lomas de Don Julián no terminan de arrancar. Antonio ya no sabe qué decir a los compradores, mientras Don Pablo le ordena que se dedique a vender y no a cuestionar su gestión al frente de la constructora. Pero la preocupación de Alcántara va en aumento cuando encuentra en la oficina unos documentos bancarios que no entiende demasiado.

Mercedes sigue atendiendo a Asunción Riaño, que le hace una propuesta de gran empaque. Merche se debate entre progresar en su futuro como modista, y seguir fiel a su socia Nieves y a la incomprensión de Antonio, que sigue pensando que el sitio de la mujer, al menos de la suya, está en casa.

En 1970 cuatro estudiantes norteamericanos murieron en Ohio durante una manifestación en contra de la guerra de Vietnam. En España, varios compañeros de Toni preparan una protesta en la Universidad, y éste no sabe si participar o no. Y es que una nueva detención tendría graves consecuencias para Toni, ahora que está haciendo la mili.

Inés, que sigue haciendo pruebas de teatro sin demasiado éxito, es rondada por un pintoresco admirador que no la deja en paz. Sus intentos de deshacerse de él no dan gran resultado, hasta que recurre al cura Eugenio...

Carlitos y Josete se apuntan a la OJE, para poder ponerse el uniforme y pasarse el día preparando excursiones, como su amigo Luis, que ha dejado de ser "flecha" y ya es todo un "arquero". Sin embargo, no todo en la OJE es tan divertido como había pensado el benjamín de los Alcántara...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Los camaradas - Capítulo 58" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Los camaradas - Capítulo 58"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos