www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720239
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.57 - La primera piedra
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

Qué felices seremos los dos.

Y qué dulces los besos serán.

Pasaremos la noche en la Luna...

..viviendo en mi casita de papel.

Sí, vamos con un poco de retraso.

No tiene que preocuparse.

Las máquinas están trabajando y esto ya no hay quien lo pare.

En la cimentación, exacto.

¿Y por qué no va a la obra a verlo personalmente?

Muy bien. Buenas tardes.

Porque en este país está condenado el adulterio.

Si se enteran me meten en la cárcel.

Puerta.

¡Sí!

¿Se puede? Adelante.

Buenas tardes. Buenas tardes.

Construcciones Nueva York.

Aquí es.

Una citación.

¿Una qué?

Una citación del juzgado.

¿Y esto qué es?

Una demanda. Firme aquí. Nombre y dos apellidos.

Oiga, ¿no tiene otra cosa que hacer que escuchar a los demás?

Perdone, yo no estoy escuchando nada.

Muchas gracias. Buenas tardes.

Buenas tardes.

Hola. Buenas tardes, Ramón.

Hola, Eugenio.

¿Cómo va?

Aquí, en el tajo. Y no me toca una de 14.

A ver si es eso lo que le ha pasado a Desi. No sabemos nada de él, ¿no?

Como si se lo hubiera tragado la tierra.

He ido a su casa y no abre la puerta nadie.

¿No se habrá ido al pueblo?

Me lo hubiera dicho. Pa' mí que le ha pasado algo.

¿Qué tal?

¿Qué hay, padre?

Otra vez lo mismo. La batería.

Si te he dicho que la cambies.

¿Para cuándo me lo tienes?

Pásate mañana.

Me cago en la mar. Mira que se lo digo: Desi, échate una novia...

Cualquier día le da un "jamacuco" y ni nos enteramos.

No seas pesimista.

Un día más, espero un día y tiro la puerta abajo.

¡No seas bestia! Vamos a hacer un par de llamadas y verás como aparece.

-Hasta luego. -Hasta luego.

¡Agustín, pásame la del 15!

Lola, ya está bien,...

Con permiso. Acaba de llegar esto del juzgado, parece una demanda.

¿Has firmado el recibí? Sí.

¡Me cago en la leche! ¿Cómo hay que decirte que esto no se firma?

Es que era un agente judicial. ¡Es igual!

¿La gete se cree que hacer pisos es como hacer churros?

¡Mira lo que hago con las demandas!

¡Que es una denuncia! ¡Como si es una misa cantada!

Perdone, pero...

¡No me toques...!

No me calientes, Antonio.

Lola. ¿Sí?

Hay que llamar a los clientes y decirles que mañana...

..se pone la primera piedra y que están invitados. ¿Y ahora qué?

¿Mañana? Y yo sin enterarme.

No te lo he querido decir. Ha llamado Perico Cejas y dice que ya podemos.

Mañana se coloca la primera piedra. Pensé que se retrasaría mucho.

No pienses tanto. Ve a la obra y que los albañiles se preparen para mañana

Y que no vayan con mono de trabajo. Muy bien.

No hace falta que vuelvas hoy. Muy bien. Hasta mañana.

Lola, usted quédese.

Hasta mañana, Lola. Hasta mañana, don Antonio.

Cariño, haz el favor...

Don Pablo, ¿los obreros a qué hora tienen que estar?

Pues... No sé, pregúntale al capataz.

Claro. Hasta mañana. Perdone. Hasta mañana.

-Ven aquí, mi vida. -Pablo, no puedo seguir así.

Bueno, ¿esto en cuánto se me queda?

¿Cómo que en cuánto se me queda?

Pues eso, que me quites el pico. De 415, 400.

Ya... Nieves.

Que no, Josefina, no podemos. Siempre estás con las rebajas.

Claro, hay que ceder. ¿No os he bajado yo 40 pesetas por lote?

Eso quedó clarito el otro día.

Usted siempre mezcla las cosas.

¡Que no me rebajáis el vestido! Pues no lo quiero.

Y otra cosa, voy a terminar comprando todo en Galerías Preciados.

-Hasta luego. -Adiós.

Cuándo le hice yo caso a Merche con la tricotosa.

Buenas tardes.

Buenas.

¿Quién es la dueña?

¡Merche, ven un momento!

Nosotras.

Veníamos a... Díselo tú.

Es que vivimos en la residencia donde está Valentina.

Resulta que estamos haciendo unas piezas en la tricotosa...

..y ahora nos dice que no nos va a pagar más de 60 pesetas.

¡Y eso ni hablar!

Así no nos llega para nada.

Pero eso lo tienen que hablar con doña Valentina.

O sea, ¡que tenemos que bajar 60 pesetas por narices!

¡Vamos a ir a la asociación a hablar con un joven abogado y sabe mucho!

¡Y ya verá qué denuncia le ponemos!

¿Pero qué denuncia ni...?

¡La denuncia que se merecen!

¡Qué vergüenza, explotar a unas ancianas!

¡Nos están estafando!

¡Ya llegarán a viejas!

¿No os dije que doña Valentina había puesto a todo el asilo a trabajar?

Y solo nos falta que tu hijo se vuelva a meter por medio.

Me voy a presentar al examen, pero me parece que...

Yo ni me presento.

Han expedientado a 2 profesores de filosofía.

Ya empezamos. Esto no hay quien lo aguante.

A las siete hay asamblea. Hay que hacer algo, a ver si se enteran.

Yo no puedo ir. Si me detienen me montan un consejo de guerra.

No pasa nada, Toni.

Claro que pasa. Me gustaría ir, pero no me puedo arriesgar.

Pues no vengas. A las siete.

Parece un estado de sitio. Hay más grises que estudiantes.

¡Libertad!

¡Vamos, circulen!

Dos.

Uno, dos. Paseo del Parado.

Mío.

Macho, eres un liante.

Es verdad. Yo no juego más. Es un rollo.

Porque no tenéis ni idea ni de jugar ni de pisos.

El negocio está en construir.

Ya empieza a ser un liante como su padre.

¿Qué has dicho de mi padre?

Lo que dice mi madre.

Que algún lío tiene que haber en la empresa de tu padre,...

..porque no nos dais el piso ni a tiros.¡Te la has cargado!

¡Retíralo!

¡Cuidado con el Palé de mi hermano!

¡Eh, un ratón!

Es el ratoncito Pérez.

Si el ratoncito Pérez no existe.

Es precioso. Nos lo podemos quedar.

(Yo quería pensar que aquel era el verdadero ratoncito Pérez...)

(..y que con él conseguiría todos mis deseos).

(Pero que mis padres le dejaran vivir en casa,...)

(..por muy auténtico ratoncito Pérez que fuera, no sería fácil).

Te lo aviso, Merche, cuando termine de vender este género...

..no quiero saber nada ni de tricotosas, ni de lanas.

¿Será posible? Si la idea fue tuya.

¿Mía la idea? ¿Ah, no?

¿La del cartelito?

La del cartelito fue mía, pero todo lo demás tuya.

Y ahora veremos tu hijo, a ver si el barrio no nos pide el oro y el moro.

Que no te preocupes, que yo hablo con él.

Es que cuando no es una cosa es tu hijo.

¡Que no te preocupes!

¡Hola, aquí estoy!

¡5 lotes más! ¿Qué os parece?

Un momento, Valentina. Que se han ido 2 señoras de su asilo...

..diciendo que usted les quiere pagar 60 pesetas menos por lote.

¿Yo?

Usted. Y nosotros llegamos a un acuerdo de 60 pesetas menos.

Y nos dijo que nadie trabajaba para usted.

-¿Yo dije eso? -¡Sí que lo dijo!

El que tiene boca se equivoca.

Está explotando a las de su asilo y ahora nos reclaman a nosotras.

Bueno, vosotras solo tenéis que hablar conmigo.

Valentina, como el hijo de mi socia nos meta en un follón por su culpa...

..nosotras no tenemos nada que ver.

Bueno, tengo prisa. Son 5 lotes a 40 duros, 200 duros.

Sí, 1.000 pesetas. Pare ya, por Dios.

¿Cómo voy a parar?, si tengo 3 lotes casi terminados.

No sea usted avariciosa.

¿Queréis que me coma el género?

Voy a hablar con tu hijo. Como me llamo Valentina que hablo con él.

Pili, dale 1.000 pesetas.

A ver, ¿tu hijo quién es en el barrio?

Parece Robin de los bosques. Esto va a traer cola, Merche.

Teléfono.

Boutique Meyni, buenas tardes.

Sí está. ¿De parte de quién?

Un momento, ahora se pone.

Mercedes, para ti. Asunción Riaño.

¡Me llama desde París!

Que me llama desde París.

¿Sí?

Asunción.

Qué sorpresa.

¿Que está en España?

No me diga.

¿En Madrid?

Sí.

Estupendo. Le tengo que contar muchas cosas.

Cenamos esta noche. Muy bien.

Mediterráneo. En la calle Zorrilla.

Muy bien, a las diez en punto. Allí estaré.

Adiós.

Que hemos quedado a cenar.

Ya lo he oído. ¿Te ha preguntado por mí?

No, por ti no. Bueno, pero si quieres te vienes a cenar.

No. No hace falta.

Teléfono.

Construcciones Nueva York. Dígame.

No, ha salido. ¿De parte de quién?

Ah, su mujer. Es que ha ido a la obra.

No, esta tarde ya no vuelve.

Adiós, buenas tardes.

¿Quién era?

La mujer de Antonio.

¿Mercedes?

Sí. Le he dicho que se ha ido a la obra. Es muy guapa, ¿verdad?

Guapísima. Yo no sé qué ha visto en Antonio.

Mucho arroz para tan poco pollo.

Pablo, qué cosas dices.

Es verdad.

Oye, ¿vamos a tomar unas cigalitas?

-Sí.

Cierra el libro. Se acabó por hoy.

Hola.

Hola. ¿Dónde vais con ese bicho?

Es un ratón. Nos lo hemos encontrado.

Cervan, ¿el ratoncito Pérez existe?

Claro que sí. Cuando era como vosotros me hacía miles de regalos.

Anda ya.

De verdad. Yo conocía a un montón de viejos a los que regaló la dentadura.

Y voy yo y me lo creo. Es otra de tus trolas.

De verdad.

Pero ¿cómo va a comprarse un jubilado la dentadura con lo poco que cobra?

El ratoncito Pérez existe, si no es por él...

..los jubilados tendrían que comer solo sopas de ajo.

Bueno, fíanos 3 bolsas de pipas, 2 barras de regaliz...

..y 5 gominolas para darle de comer.

¿Fiaros? De eso nada. Ni un real. ¡Ya me he cansado de vosotros!

Cervan, que se va a morir de hambre.

¿Y qué me importa?

¡Un momento!

¿Vosotros sabéis lo que me debéis?

No lo sabéis, ¿no?

Pues lo vais a saber.

Luis; 1'50.

Josete; 2 pesetas.

Carlos; 2'50.

No se fía.

No seas roñoso.

Cuando se muera de hambre ya te arrepentirás.

¡No eres un amigo ni nada!

¿Y a mí qué me importa?

Vaya roñoso.

¡Con la paga del domingo venís a pagarme lo que me debéis!

Estáis enamorados, estáis juntos... Arriba, arriba.

Y pasión, mucha pasión.

¿Cómo se llama?

Inés Alcántara.

Viene del teatro.

¿Del teatro?

No la he visto nunca.

Acaba de empezar.

Ha hecho teatro alternativo. También algo de televisión.

Creo que ha trabajado en un Estudio 1.

Parece muy joven. ¿Cuántos años tiene?

21 ó 22 años. Me han comentado que ha estado saliendo con un actor.

Pero ahora está sola.

¡No tanto! ¡Ahí!

Esta chica tiene algo.

¿Dónde va? Por aquí no puede pasar.

¿Cómo que no puedo pasar? ¿Usted sabe con quién habla?

Soy el director gerente de la constructora.

¿Dónde va este?

A excavar.

Dígame una cosa. ¿En cuánto tiempo empezaremos a cimentar?

No sé, en 3 semanas.

¿Cómo? 2 ó 3 semanas.

2 semanas mejor.

Buenas tardes. Buenas.

Soy el director gerente de la constructora.

Pues a mandar.

¿Qué tal va todo? Está todo en orden.

Póngamelo todo bien y limpito mañana. Van a venir muchas personas.

De acuerdo.

Señor Arsuaga, ¿cómo está? Don Antonio.

Señora.

¿Han venido a ver su casa? Pues sí.

Con un poco de retraso.

Bueno, pero ya hemos terminado de cimentar, esto ya no para.

Déjeme ver.

Lo que yo decía. Van a estar mirando a Madrid.

Aquí... Bueno, ahí arriba, mirando a Madrid.

Cariño, ¡Madrid!

Les dejo, que tengo mucho trabajo.

Señora, a sus pies.

¿Se puede?

Sí. Adelante.

Hola, Inés.

No me conoces, pero soy tu productor. Andrés Triguero.

Hola. Encantada. ¿Cómo está usted?

No me trates de usted. De tú.

Te felicito. Lo has hecho muy bien. Y eres muy fotogénica.

Muchas gracias.

Dime una cosa, ¿has hecho cine?

No, cine no he hecho. He hecho televisión y teatro.

Te lo digo porque estoy preparando una película y viéndote,...

..no sé, he pensado que... ¿Quieres hacer un papel?

¿Un papel en su película?

No es el de la protagonista, pero se ve mucho y te va como un guante.

Toma, es el guión. Échale un vistazo.

Muy bien.

Termina, hablamos fuera.

Yo voy a llamar.

-Que no, Ramón, que no. -¿Por qué no?

¡Porque no se pueden derribar las puertas de las casas!

Es que son las 9 de la noche y no aparece.

-Calla, me estás poniendo nervioso. -Igual Desi está en el pueblo.

Que no le ha pasado nada, seguro.

¡Oye! Que no oigo.

Oiga. Es de aquí, de Madrid.

¡De Madrid!

¿Está Desiderio?

¡Desiderio Quijo!

No. No se preocupe.

¡Que no pasa nada!

Vale. Gracias.

Si usted le ve le dice que llame a la taberna, en Madrid.

A la taberna de Tinín. Él ya sabe.

Gracias.

Desiderio no ha ido por el pueblo.

Os digo que este está en su casa muerto.

¡Por favor, no digas esas cosas!

Teléfono.

Dígame.

Hola, Mercedes, ¿cómo estás?

No, Antonio no ha venido por aquí.

No te preocupes. Cuando llegue le digo que te llame.

Pues nada, gracias.

Tampoco está en la bodega.

Pues son las 21:10, yo me tengo que ir. He quedado a las diez.

Vaya ocurrencia ir a cenar esta noche con esa señora.

Que Asunción Riaño ha dejado lo que tenía que hacer para estar conmigo.

¿Y qué le digo a Antonio?, ¿que te has ido con una francesa?

Que no es una francesa, que vive en París pero es española.

Además, ¿sabes las amabilidades que tuvo conmigo?

Le tengo que corresponder. Pues corresponde mañana.

No me vuelvas loca. Ayúdame con esto.

Mamá, ¿me dejas tener un hámster? ¿Un qué?

Un ratón que nos hemos encontrado. Creo que es el ratoncito Pérez.

Tú estás chiflado.

Ni pensarlo.

¿Qué te pasa?

Nada, que unos grises me han dado un porrazo en el hombro.

A ver.

Mamá, ten cuidado.

¡Pero, hijo! Si lo tienes todo rojo.

¿Tú les has sacudido?

¡Que te calles, Carlos!

Te tienes que poner hielo.

Te dijimos que no te metieras en líos.No me he metido ningún lío.

Estaba en la puerta de la facultad y se han liado a porrazos.

¿Dónde vas tan elegante? A cenar.

De lo de los grises ni una palabra a tu padre.No, no.

Y deja de calentar la cabeza a la gente con lo de la asociación.

Me vas a buscar la ruina.

Si doña Valentina aparece por la asociación le das largas.

¿Qué ha pasado ahora?

Que es una lianta. Y a ver si te pones de mi parte.

Que no llego.

Me voy a poner hielo.

Mañana te pasas por la productora y hacemos una prueba.

-Te espero a eso de las seis. -De acuerdo.

-Y tranquila, el papel es tuyo. -Bueno.

¿No quieres que te acerque?

No, está ahí la parada.

Bueno, pues hasta mañana.

Hasta mañana.

¡Y si lo han raptado!

No digamos tonterías. ¿Quién va a raptar a un callista?

Para vengarse.

Pues sí, porque yo estuve en su consulta y casi me deja cojo.

Buenas. Hola, Antonio.

¿Qué sabemos de Desi? Nada. Y a su pueblo no ha ido.

¿No ha ido a su pueblo?

Ahora estos dicen que igual lo han secuestrado.Sí, la mano negra.

Lo que yo digo; llamamos a la policía o tiramos la puerta abajo.

Antonio, ha llamado tu mujer, que la llames.

¿La mía? Dame una ficha...

Antonio, por ahí va tu hija.

No me pongas nada, Tino, que me voy. Si sabéis algo de Desi me avisáis.

Adiós, Antonio.

¡Inés!

Inés, hija.

Hola. Hola.

Tengo un notición. ¿El qué?

Mañana ponemos la primera piedra en la obra.

He estado y tenemos una liada...

Es que eres un agonías.

Yo también tengo una buena noticia. ¿Otra?

Sí. ¿Cuál?

Pues que a lo mejor hago una película.

¿Tú? Sí.

¿No estabas haciendo fotonovelas?

Sí, pero el productor me ha ofrecido hacer cine.

Me ha dado el guión y me quiere hacer una prueba.¿Esto es un guión?

Qué curioso.

Anda, si lo escriben todo.

Cruza la plaza con la lluvia del amanecer.

¿Qué es una prueba? Que quieren ver cómo hago el papel.

Pero no te fíes mucho de los del cine.¿Por qué?, es gente normal.

¿Cómo van a ser normales? Si se divorcian todos los días.

Eso es en el extranjero. ¿Sí?

Claro. Y dame el guión.

Vamos a casa, que me ha llamado tu madre.

Me voy.

¿Te has lavado las manos? Sí.

Que cenes cosas ricas. Gracias.

Dile a tu padre que no llegaré tarde. ¿Cómo tienes eso?Mejor.

¡Hola!

Hola.

Hola.

Hola, cariño.

¿Qué haces vestida así?Me voy a cenar fuera. Te he llamado y...

¿Cómo que a cenar fuera? ¿Con quién?Con Asunción Riaño.

¿Con? La señora que conocí en París.

¿Cómo vas a irte ahora?, si es de noche.

-Por eso. A cenar se va de noche. -Se cena de noche, papá.

¡Aaaah!

¿Qué te pasa?

Que tengo agujetas del cuartel.

Merche, te acompaño.

No te preocupes, todavía hay luz.

¡Si te digo que te acompaño, te acompaño! Tengamos la fiesta en paz.

Bueno, por mí mejor. Adiós, hijos.

Adiós.

Adiós, madre.

Id cenando.

Ay, Señor, Señor.

A ver si resulta que soy un ogro, y de eso nada.

No me importa que salgas,...

..pero me gusta llegar a casa y encontrarme contigo...

..para hablar de mi trabajo, pero nunca puedo.¿Que no puedes?

No puedo. ¿Cómo dices eso? No es verdad.

Sí es verdad.

¿Qué te ha pasado hoy en el trabajo?

¿A mí? A mí nada.

Lo que pasa es que no sé por qué tienes que salir con esa señora.

Ya te lo he dicho. Ha venido de París y vamos a hablar de trabajo.

Anda la leche.

¿Tú sabes los vestidos que he vendido gracias a sus bocetos?

Si al final voy a tener que besar donde pisa.

Mercedes, por favor, qué ingenuidad.

Qué mala espina me da cuando me llamas Mercedes.

(Estos hombres aguerridos desfilan ante el que fue su jefe...)

Inés, en la mesa no se lee.

A mí, maldita la gracia que me hace que hagas esa película.

Abuela, el cine es un trabajo como otro cualquiera.

Como otro cualquiera. Menuda cuadrilla son los de las películas.

Si no tienes ni idea.

Me han contado que la Ava Gadner estuvo con no sé cuántos toreros.

Lo que faltaba.

Mira, una cabra en la Legión.

No es una cabra, es un carnero. Y es la mascota.

¿En la mili tenéis mascota?

Nosotros qué vamos a tener.

Pues yo sí que tengo.

¿Dónde vas, Carlitos?

Oye, esa película te la pagan, ¿no?

Eso es lo de menos, lo importante es meter la cabeza en el cine.

¿Pero te la pagan o no?

Claro que me la pagan.

¿Cuánto?

No lo sé, pero creo que unas 150.000 ó 200.000.

¿Pesetas? ¿40.000 duros?

Ave María purísima.

Si quieres, luego vengo a buscarte.

No hace falta. No sé qué pensaría Asunción si vienes a buscarme.

Que piense lo que le dé la gana.

Sí quieres, me llamas y vengo a buscarte.

Y si no, te coges un taxi y a casa.

No te preocupes, que yo me cojo un taxi.

Me parece que es por aquí.

Ahí es, Antonio.

¿El Mediterráneo? Sí, ahí pone Mediterráneo.

Este es de los de postín.

Aquí dices buenas noches y te cobran 1.500.

Me voy, que son las diez.

¿Llevas dinero? Sí.

Merche, que ya que estoy en el centro, me voy a dar una vuelta.

Pero no tardes.

Anda, te vas tú a cenar y yo no puedo dar una vuelta.

No te pongas así, si quieres te das una vuelta.

Porque tú me lo digas. Me voy a dar una vuelta y ya está.

Oye, nada más termines coges un taxi y a casa.

No le des mucho a la sin hueso.

Buenas noches dice el tío. Le va a sacar los ojos.

(Durante su gira por España,...)

(..el general De Gaulle se entrevisto con su excelencia el jefe del Estado)

(El encuentro fue sumamente afectuoso).

Mira, abuela.

¿Qué traes ahí?

Mi mascota.

Es el ratoncito Pérez.

Anda, llévatelo de aquí.

Ponle en una jaula, se te va a asfixiar.No hace nada.

Quítalo de mi vista.

De Gaulle hizo un referéndum.

Y como los franceses estaban hartos de él se tuvo que ir.

Con la política otra vez. Qué obsesión.

Si es verdad. Franco no se atreve a hacer un referéndum.

¿No hizo uno hace unos años?

Pero hizo trampas.

Se tiene que morir de miedo solo de pensarlo.

¿Franco le tiene miedo al refe... como se llame eso?

Referéndum. Se le tienen que poner los pelos de punta. Los que le queden

Joé, Franco le tiene miedo a algo.

(Así descubrí que Franco se moría de miedo en cuanto oía hablar...)

(..de una cosa que se llamaba referéndum).

(Y es que De Gaulle había perdido uno en Francia...)

(..que le obligó a dejar el poder).

(Su visita iba a convertir la universidad en un campo de batalla).

Desi.

¡Desi!

Vamos a ver. ¿Dónde te has metido? Que nos tenías preocupados.

Iba a ir a verte mañana.

¿Qué pasa?

Tengo que hablar contigo. ¿Entras?

Esto es para mear y no echar gota.

¿Qué me dices?

Que estoy enamorado.

¿Cómo que estas enamorado?

Estoy enamorado perdidamente. Como un cencerro.

¿De quién?

De Conchi.

¿Qué Conchi?

La del Edén.

¿Conchi la del Edén?

¿Te acuerdas el día que fuimos todos? La más mona. Me caso con ella.

¿Qué tonterías dices? ¿Cómo te vas a casar con Conchi?

¿Porque es del Edén? Porque es un bar de alterne.

Vamos a tomar una copa.

Que no entro yo ahí. Aún me acuerdo de la última vez que estuve.

Quita, quita.

Por favor, entra conmigo y te la presento.

¿Me vas a hacer el feo?

Que me da mucha vergüenza.

Por favor, Antonio.

Hasta mañana, que duermas bien.

Hasta mañana.

A ti no te lo decía. Se lo decía a mi ratoncito.

Ya verás como se te escape y se ponga a hacer agujeros en la pared.

¿Por qué no te lo llevas al cuartel?

No tengo otra cosa que hacer.

Podría ser vuestra mascota.

Me voy a llevar al hámster de mascota. Duérmete.

Qué egoísta eres.

Tú tranquilo, que ya sé dónde vas a vivir. En el camión del descampado.

Hasta mañana.

Nos pide un taxi.

Mañana no tengo muchas cosas que hacer.

¿Qué le parece si me acerco a su boutique?¿A mi boutique?

Estoy deseando conocerla.

Pues...

No sé.

¿Le parece a mediodía?

Sí, estupendo.

Hasta mañana entonces.

A mediodía.

¿Quiere que la acerque en mi taxi?

No, yo cojo otro. Gracias.

Qué enamorado estoy. Es que la quiero más que la leche.

Bueno, para. Y escúchame, que eres mi mejor amigo.

Y tú el mío.

Pues hoy en día, antes de casarse hay que ir con pies de plomo.

Que yo sé lo que me hago.

¿Y por qué eres tan prematuro?

¿No te acuerdas de cuando estabas enamorado de Mercedes?

¿Eso qué tiene que ver? Todo.

¿No te acuerdas de esa sensación? Que no puedes comer ni dormir.

Desi, para el carro.

Lo que pasa es que no te gusta Conchi.

A mí ni me gusta ni me deja de gustar, porque no la conozco.

Lo que te quiero decir es que no es lo mismo casarse con una secretaria-

..que con una chica de estas.

Antoñito, ¿tú también? ¿Qué quieres decir con una chica de estas?

Nada, no digo nada. Que te quieres casar, pues te casas.

Me quiero casar, eso es lo que quiero hacer, me quiero casar.

Además, quiero que seas mi padrino.

¿Yo?

Claro que sí. Bueno, bueno.

Además, va a dejar el trabajo este. Ya, te va a ayudar con los pies.

Va a estudiar enfermería. Va a trabajar conmigo.

Vamos a estar todo el tiempo juntos. Si lo ves así.

Es una chica estupenda.

Me tengo que marchar.

Espera un momento.

Es una mujer maravillosa.

Que ya lo sé. Que seguramente aquí hay muchas mujeres maravillosas.

Lo que pasa es que ha tenido muy mala suerte en la vida.

Te voy a ser sincero. Tiene un crío.

No fastidies que tiene un chaval.

Sí. Un crío de 7 años.

Anda, mi madre.

La dejaron embarazada y si te he visto no me acuerdo.

Por eso tiene que trabajar aquí. ¿Te crees que la gusta esto?

¿Tú qué harías si te pasara algo así?

Me subo hasta por las paredes.

Pues ya está. Entonces, ¿vas a ser mi padrino?

Que sí, ¿cómo no voy a ser tu padrino?

Mírala qué guapísima es.

Sí, bastante.

¿Cómo que bastante? Por Dios, si es guapísima.

Conchi, ¿te importa venir un momento, reina?

Sí.

¿Qué hay? Hola, Conchi.

Desi, he pedido permiso para salir antes, así damos un paseo.

Vale. Fantástico.

Ya le he dicho a Antonio lo nuestro.

¿Sí? ¿Y...

¿Y qué le parece?

¿Qué me va a parecer, Conchi?

Le ha parecido muy bien.

Incluso hemos quedado para hacer una cena con su mujer.

A mí esas cosas me hacen mucha ilusión.

Si te hacen ilusión dalo por hecho.

Oye, ¿nos tomamos la última?

No, se me hace muy tarde. Es que trabajáis muy tarde.

Ponnos otra copita. Quédate a tomar otra, por favor.

Bueno.

Sí, mi vida.

Qué guapa estás, cariño.

No hace falta que me invites a otra copa, que te vas a gastar mucho.

Pero no ves que no pago. Que soy el novio de la chica.

Pues vas a tener suerte, sí.

¡Ay!

Por Dios, qué susto. ¿Te parecen buenas horas de venir?

Se me ha hecho un poco tarde.

Nos hemos puesto a hablar y nos han dado las tantas.

Me voy a acostar. Antonio no está.

¿Cómo que no está? Que no.

¿No ha venido desde que me llevó? No. Ni ha llamado.

No es por meterme donde no me importa,...

..pero esto pasa de castaño oscuro. Madre, por favor.

No se puede llegar a estas horas. Claro, tú sales, tu marido también.

Que yo no salgo, que me he ido a cenar con Asunción.

Yo digo lo que digo. La que se acuesta soy yo.

Una cosa, mañana viene a la tienda Asunción.¿Mañana?

Sí. Lo tenemos que tener todo de punta en blanco.

Lo que faltaba. ¡Buenas noches!

Buenas noches.

Bueno, Desidero. Hasta mañana.

Hasta mañana.

Ah, pasa por la bodega, está la gente preocupada.

Muy bien. Pero no les digas que me has visto.

Que no, hombre, que no. Conchi.

Antonio.

Hasta que nos veamos. Adiós. Adiós.

Pasadlo bien.

¿Tú sabes la hora que es?

Qué susto me has dado.

¿Se puede saber dónde has estado?

¿No estabas dormida?

No. ¿De dónde vienes?

De dar una vuelta por el centro. Luego he tomado un café con Desi.

Has llegado tarde a propósito, para fastidiarme.

¿Cómo voy a llegar tarde a propósito para fastidiarte?

¿Qué tal tu cena?

Bien.

Tomando un café con Desi. Seguro que has tomado algo más.

Bueno, sí. He tomado una copa.

¿Una copa? ¿O 2 ó 3?

Bueno, 1 ó 2 ó 3.

¿Qué tal tu cena?

Bien. Pero me ha costado un ojo de la cara, casi 2.000 pesetas.

¿2.000 pesetas? ¿Y qué has cenado?

Pues sopa de marisco y lenguado menier.

¿El qué?

Lenguado menier, riquísimo.

¿Cómo no va estarlo? Si por 2.000 pesetas el lenguado no está rico...

Y de postre un suflé.

Merche.

¿Qué?

¿Sabes una cosa?

Desi se casa.

¿Que se casa Desi?

Sí.

¿Con quién?

Pues con una chica que ha conocido hace unos días.

Por eso no iba a la bodega, ella le tenía un poco secuestrado.

Mira qué bien que se case, porque ya tiene edad.

Eso mismo he pensado yo.

Otra cosa.

Mañana ponemos la primera piedra de la urbanización.

¿Vais a venir o no?

¿Mañana? Sí.

¿A qué hora? A las seis.

Antonio, que no voy a poder ir. No me digas que no puedes venir.

Deja que te explique. Es que menudo lío tengo mañana.

Que viene Asunción Riaño a ver la tienda.

Ah, bueno, si viene Asunción Riaño punto redondo.

Asunción Riaño y la tienda mucho más importante que lo mío.

¿Qué haces, Carlitos?

¿Guardándote las galletas?

Sí, pero para comerlas en el recreo.

Te estoy haciendo un bocadillo.

¿Crees que soy tonta? Son para ese bicho.¿Qué bicho?

Un hámster que tiene.

Te he dicho que no quiero ratones en casa.Que es el ratoncito Pérez.

Aquí no puedes tenerlo.

¡Yo me voy! Espera un momento, hijo.

Quería deciros que hoy ponemos la primera piedra en la obra...

..y que me gustaría que estuvierais todos.

¿A qué hora es? A las seis.

Lo siento, no voy a poder ir.

No he dicho nada, si no quieres ir no vayas.Es que tengo un examen.

Ya.

¿Tú tampoco puedes ir, hija?

Papá, es que tengo la prueba...

Que no puedes. Ya lo sé.

¡No te vayas, Merche, que tú tampoco vienes que está aquí Asunción Riaño!

Me da igual, me sobráis todos.

Me voy.

Espera, me voy contigo.

Y llévate el bicho ese. Sí, abuela.

¡Carlos, hijo!

Buenos días. Hola, Josete.

¡Vamos!

Está muy bien en esa jaula. Ya. ¡Adiós, papá!

Adiós.

Hola. Menos mal que te veo, Antonio.

Clara, ¿qué pasa?

No he pegado ojo pensando en lo del piso.¿Qué te pasa, mujer?

Que tu jefe tiene mucha labia, pero yo sigo la mar de preocupada.

Hoy te iba a llamar para invitarte.

¿Invitarme?, ¿a mí? ¿A qué?

¿A qué va a ser? A la colocación de la primera piedra. Hoy, a las seis.

¿De verdad?

Sí. Como que ya están las excavaciones para cimentar.

Bueno, yo creo que estamos cimentando.

¿Me lo dices de verdad, Antonio?

¿Cómo te iba a vender un piso que no fuera un pisazo?

Bueno, ¿y a qué hora es?

A las seis, como todas las inauguraciones.

Pues no puedo ir. Vaya.

Bueno, de todas maneras no sabes la tranquilidad que me das.

Es una pena no poder llevarlo al colegio.

Ya, pero está mejor en el camión.

¿Crees que le gustan los huevos duros?

Anda que los regalices.

Se va a aburrir aquí solo.

No. Los hámsters nunca se aburren.

Joé, es clavadito a mi abuelo.

Luego venimos a verte. Cuídanos el camión.

Adiós.

-A mí me da pena dejarle solo. -Y a mí.Y a mí.

Vamos a cerrar la puerta para que no lo vean.

Yo ya estoy harto de ser niño. Y yo.

Los mayores no nos dejan ni tener un ratón.

Yo de mayor voy a tener hasta una serpiente.

Y yo.

Ave María Purísima.

Sin pecado concebida.

Padre, soy Conchi.

¿Quién?

Conchita, la del Edén. ¿Se acuerda?

Sí, sí.

Bien. Pues yo no he venido a confesarme.

Yo he venido para hablar.

Es que esto es un confesionario, y es para confesar.

Es que yo tengo un lío muy gordo.

Que me he enamorado.

Enhorabuena.

Gracias.

Lo malo es que él quiere casarse conmigo.

Y yo... Yo nunca he tenido una vida fácil.

Ya me imagino.

Y si me caso con él sé que la gente va a hablar...

..y lo último que quiero es hacerle daño a mi Desi.

¿Has dicho Desi? ¿No te referirás a Desiderio, el callista?

Sí.

¿Y tú sabes dónde está?, porque llevamos mucho sin saber de él.

Sí. Está en mi casa. Está conmigo.

Es que es tan bueno, tan cariñoso que... que no sé qué hacer.

Vaya por Dios. Yo no sé qué decirte, hija.

Yo soy un cura. Nosotros sabemos mucho en teoría,...

..pero estas cosas de pareja sabemos de la misa la mitad.

¿Entonces?

Entonces, pues... No sé, haz lo que tú creas.

Piensa con el corazón, piensa en ti, piensa en Desi.

¿Tú estás segura que lo quieres de verdad?

Sí, padre. Más que a nadie en este mundo.

Bueno, primero está mi hijo.

¿Tienes un hijo?

Sí. ¿Quiere verlo?

¿Está aquí?

No. Tengo una foto.

No sé por qué la has invitado.

Yo no la he invitado, ha sido ella la que ha dicho de venir.

No es por meterme, pero la tienda estaba muy bien.

Lo único que quiero es que se lleve una buena impresión.

Ya lo he encontrado.

Tanto Ansunción, tanto Ansunción.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Este maniquí ya está. ¿Arreglo el de arriba?

Sí. Y limpia los probadores. Los acabo de limpiar.

Pues los limpias otra vez.

Mercedes, soy una dependienta de comercio no la chacha de nadie.

Me lo dijo tu hijo bien clarito: ¡No te dejes explotar!

¿Pero qué explotación? Los limpiaré yo, que no se me caen los anillos.

¡Y luego me recogéis esto!

¡Es que soy la última en enterarme de que iba a venir!

No te iba a llamar anoche a las tantas.

Yo lo que sé es que parece que la única dueña eres tú, ¡y de eso nada!

Aquí somos dos socias.

Deja de protestar y ayúdame, que va a llegar en cualquier momento.

Ni que fuera el Papa.

Sí, a las seis. No falte.

Adiós. Gracias.

Muy bien, Lola.

¿Quiere que le confiese una cosa?

Dígame.

Hasta yo mismo estaba desanimado. Con tanto retraso no veía color.

Pero cuando don Pablo me dijo lo de la primera piedra...

..volví a sentir ese cosquilleo aquí.

Antonio, si don Pablo nos lo ha dicho mil veces.

El retraso era por culpa de los permisos.

Ya, pero como el que da la cara soy yo.

Teléfono.

Construcciones Nueva York, dígame.

El mismo, al aparato.

Sí, hoy a las seis. No falte.

Adiós.

Por fin, Lola, por fin. Y yo sin hacer nada, que me pongo nervioso.

A mí me parece sosísimo, en blanco y rojo nada más.

A mí me gusta. Es distinto. Muy...

-¡Parisino! -Sí.

Hola, Mercedes.

Hola. Que ya está aquí Asunción.

Así que esto es Meyni.

Sí. A Nieves ya la conoces.

¿Qué tal, Nieves?

Pili, nuestra dependienta.

"¡Asante!"

Al final hablaremos todos franchute.

Puede pasar, arriba tenemos los probadores y el taller.

¡Madre!

Cose conmigo. Tiene unas manos...

Encantada, señora. Tanto gusto.

Así que esta es la famosa Asunción de Francia.

Bueno, yo me iba, porque tengo que hacer la compra y la comida.

Hasta luego. Adiós, señora.

Está muy bien.

Tiene un aire muy íntimo.

Valentina, qué alegría.

Cuánto tiempo sin vernos. A ver si viene a verme a la residencia.

Aquí estoy yo. Vengo con los 3 lotes que me faltaban.

Valentina, que no...

¿Que no qué?

Que no es el momento.

Entonces me voy a tricotar.

No, no. Que ya no queremos más género.

Esto no lo esperaba de vosotras. ¿No queréis más?

No.

Bueno, pues dame los 60 duros. Pili, págaselos.

Qué difícil decir que no, ¿eh?

Pero a veces en los negocios no hay más remedio.

Sí. El taller.

Ah, qué simpático.

Sí, mucho.

Por cierto, tengo que ir a ver unas telas.

Es un almacén pequeño, pero muy interesante.

Me gustaría que me acompañara. ¿Ahora mismo?

Claro. Podemos tomar un sándwich por ahí.

¿Te importa que me vaya un rato, Nieves?No, qué me va a importar.

Estupendo. Adiós, Nieves, buenas ventas.

A ver lo que vas a comprar. Que solo voy a mirar.

Si es que yo no sirvo para nada, es que soy un cero a la izquierda.

Que no me toque las narices, porque vendo mi parte.

¿Por qué te crees que me marcho? Porque estoy harta de lo mismo.

¿Por qué te crees que me marcho? ¡Porque estoy harta de lo mismo!

Puerta.

¡Voy!

Hola, buenos días.

¿Inés Alcántara?

Soy yo.

Esto es para usted.

Gracias.

Sí...

Gracias.

Muchas gracias. Hasta luego.

Jesús, María y José. ¿Y esto?

Un ramo que me envía el empresario. ¿El de la película?

Sí.

Estoy seguro de que vas a hacer la prueba muy bien.

Hasta esta tarde, Andrés.

Qué amable, ¿verdad?

¿Y eso es normal?

Pues no lo sé, pero espero que sí.

Yo no sabía que los del cine mandaban flores por las buenas.

Por las buenas no, me las manda para desearme suerte.

Tú no te fíes, porque mandar flores...

..a una chica a la que aún no se le ha dado el trabajo...

Tú siempre pensando en lo peor.

Piensa mal y acertarás. Trae, las voy a poner en agua.

Son unas telas preciosas, pero para mi boutique...

Mis clientas son mujeres del barrio, gente corriente.

Ya lo sé. Pero no estaba pensando en Meyni.

Mire qué tela tan bonita.

Es preciosa. Debe ser carísima.

Perdone, ¿a cuánto está el metro de esta tela?

640 el metro.

Jesús. Si por lo menos necesito 2 metros para hacer un vestido.

Y después de coserlo, ¿a cuánto tendría que venderlo?

A 3.000.

¿A 3.000?

Para mi tienda no. Mis clientas no pueden pagar esto.

Ya lo sé, Mercedes. Pero hay otra clientela.

Lo importante es encontrar el lugar adecuado para poner una tienda.

-Por favor. ¿Me pone una muestra? -Por supuesto.

Después de comer vamos a ver a un fabricante.¿Después de comer?

A ver si se lo ha comido todo. Los huevos no sé yo.

¡Nuestro camión!

¡Eh, que el camión es nuestro!

¡Pareeee!

¡Sr. guardia!, ¿sabe por qué se llevan nuestro camión?

Vais a tener que buscar otro sitio para jugar.

-¿Y dónde vamos a jugar? -¿Qué pasa con el ratoncito?

Somos los más desgraciados del mundo.

¿Esto es por culpa de Franco? Seguro.

Mi hermano dice que todo lo peor es por su culpa.

¡Carlos!

¡Carlos, los platos!

Franco nos ha quitado nuestro descampado,...

..nuestro camión y nuestro hámster. ¡Es un avaricioso!

Pero qué te lo va a quitar Franco.

Sí. Y no nos ha dejado ningún sitio para jugar.

Pues me alegro, porque no me gustaba ese descampado.

Hola. Hola, Toni.

¿A que Franco lo quita todo, hasta los camiones viejos?Claro.

Le voy a escribir una carta: O nos devuelve el camión y el hámster...

..le hacemos un referéndum que se va a morir de miedo.¡Bien hecho!

No le metas esos disparates al niño en la cabeza.

Me voy a cambiar.

Teléfono.

¿Sí?

Hola, mamá. No, todavía no ha llegado.

Hola. Ah, está entrando.

Hola. Es mamá.

Merche, ¿dónde estás?

¿Cómo que no vienes a comer?

¡Merche, que esto ya pasa de castaño oscuro!

¿Pero cuántos talleres vais a visitar?

Para la primera piedra no venís ninguno,...

..¡pero para ver telas y hacer películas todos tenéis tiempo!

Hija, ¿tengo monos en la cara o qué?

Antonio, no te enfades. Vamos a comer.

Comed vosotros, yo me voy. ¿Dónde vais a ir?

¡Donde me traten mejor, que parezco un 0 a la izquierda!

Hola, Carlos.

Tiene más razón que un santo.

Carlos, deja el pan y siéntate.

(Aquella fue la primera vez que mi padre se fue de casa sin comer).

(Y no me extraña, porque para él que se pusiera la primera piedra...)

(..de las Lomas de don Julián era la constancia de que al fin...)

(..podría ir por el barrio con la cabeza alta).

Cuatro.

Cinco.

Tres.

Yo no juego más, Eugenio.

Qué mal perder tenéis los del Madrid.

Buenas.

Ponme algo de comer, Tino.

¿Te han echado de casa?

No me han echado, me he ido.

¿Quieres un huevo?

Sí.

Toma.

Ponme cubiertos y una servilleta.

No me jodas, estos huevos se comen con pan.

Sssss. Callad.

(Las fuerzas aéreas americanas declararon...)

(..que de 7.000 informes recibidos resultaba imposible probar...)

(..que alguno de los objetos no identificados...)

(..fuera una nave de otro planeta).

¡A que a Desi se le han llevado los marcianos!

A que va a ser eso.

Sr. Caudillo Franco, se lo avisamos:

Como no nos devuelva el camión y el hámster que nos ha robado...

..le hacemos un referéndum. Adiós.

Está bien, ¿no? Sí, está muy bien.

¿Tú crees que nos lo va a devolver?

Claro. Mi hermano dice que nada más oír la palabra referéndum...

..se caga en los pantalones.

¿Se caga?

He oído que han ido a por Tierno Galván, pero no le han encontrado.

¿Cómo van a detener a Tierno?

Están como locos. No van a dejar títere con cabeza.

En San Sebastián han detenido a un montón de curas.

¿Qué pasa?

En cuanto llegue el capellán empezamos.

Ahora estoy con ustedes.

¿Qué? ¿Más tranquilos?

Sí, claro. Pero ¿cuándo nos van a dar las llaves?

Muy pronto, no se preocupen. Año y medio, más o menos.

Qué alegría más grande. Yo ya no sabía qué pensar.

Pues no piense, señora. Pablo Ramírez, promotor.

Nosotros pensamos por ustedes.

Queremos hacer pisos a gusto de los clientes.

Y si algo no les gusta...Nos lo dicen y lo cambiamos. Con permiso.

¿Ha oído a mi director gerente? Se lo cambiamos. No hay problema.

El alicatado del baño, incluso la cocina.

Yo creía que la prueba iba a ser en una productora.

Es mejor en mi casa. Menos impersonal.

Ponte cómoda.

¿Quieres tomar algo?

No, muchas gracias.

¿Le digo el texto aquí?

Sí. Siéntate.

¿Se lo digo a usted?

Claro.

Y empiezo por la secuencia 25, ¿verdad?

Muy bien.

Alberto, lo que te tengo que decir es muy importante y no puede esperar.

Está bien.

Pero ahora dilo con más intención.

Sí.

Bendecimos esta primera piedra de la obra que iniciamos hoy.

Y atiende, Señor, nuestra petición para que las Lomas de don Julián,...

..con la ayuda de tu sabiduría alcancen su feliz culminación.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Merche. Pensé que no ibas a venir.

¿Cómo no voy a venir?

Muchas gracias por venir, Merche.

Guapísima, como siempre.

Tiene usted un marido maravilloso.

Sí, ya lo sé.

Te dije que no... que no vinieras antes de la fiesta.

Lo siento, es que no...

Estás nerviosa. Relájate. ¿Tomamos una copa?

No. Es que yo me tengo que ir.

Inés, ¿te crees que vas a abrirte camino haciéndote la estrecha?

Mira, aquí o das o no recibes nada a cambio.

Sí, pero es que se me ha hecho tarde.

Y no... no he visto bien la hora.

Yo... vuelvo otro día o lo que sea.

Cuando en unos años todo esto esté lleno de edificios...

..gran parte del mérito será de Antonio Alcántara.

Muchas gracias, don Pablo.

Salud.

Nosotros nos vamos. ¿Me acompaña, Lola?

Sí, don Pablo.

Mercedes.

Hasta mañana, don Pablo. Hasta mañana.

Adiós, Lola.

Mucho gusto. Lo mismo digo.

Estos siguen liados.

No, mujer. Anda que no hace que no va el cántaro a la fuente.

Qué poca vergüenza. Ven, vamos a ver...

Si está aquí la niña.

Hija. ¡Inés!

Hola.

¿No estabas haciendo una prueba?

Sí, pero he venido para estar contigo, papá.

¡Papá!

Toni.

He venido en cuanto he podido.

Este mangarrán... ¡Aaaaaaah!

¿Qué pasa? Nada, agujetas.

¿No te dolía el hombro derecho?

Se me han pasado al izquierdo. Qué cosas más raras te pasan.

Vamos, que estaba enseñando a tu madre donde construimos...

¡Conchi!

Había comprado unos pasteles para...

¿Dónde vas?

Cariño...

Cariño...

¿Qué pasa?

Esto no funcionaría, Desi.

No funcionaría. La gente iba a hablar y...

Y yo no quiero hacerte daño, así que me marcho.

¿Cómo que te marchas?

Tenía razón el padre Eugenio cuando dijo que pensara en ti.

¿Qué coño pinta el padre Eugenio en todo esto?

Desi, yo...

Yo sé que ahora tú... tú no lo entiendes, pero...

Yo...

Yo te quiero tanto,...

..tanto,...

..tanto.

Yo también te quiero.

-Adiós, buenas noches. -Adiós.

Ramón, no seas infinito, como diría el ausente.

¿A quién se le ocurre tirar la puerta abajo?

Tiene razón, no se puede entrar en las casas tirando las puertas.

Si yo digo que tiro la puerta abajo, la tiro.

Qué manía con las puertas.

Que las casas son domicilios particulares, no se puede entrar así

Antonio, parece que Desi no es amigo tuyo.

Un momento, cuidado. ¡Desiderio Quijo es mi mejor amigo!

¡Te digo que no se ha muerto!

A ese no hay quien lo mate.

¿Y cómo lo sabéis?

Coño, Desi, esto no se hace. Estaba a punto de llamar a la policía.

Perdona un momento, Ramón.

¿Cómo estás? ¿Qué tal?

Se ha marchado, Antoñito. Conchi me ha dejado.

¿Que se ha marchado? ¿Qué has hecho?

Yo no he hecho nada. Me ha dado excusas.

Que si no iba a funcionar,... ¿Y tú para qué le dices nada?

Vino ella a consultarme y le dije que pensara en vuestra situación...

¿Eso le has dicho? ¿Y qué querías que dijera?

Que se casara conmigo. Eso le tenías que decir.

Yo quiero a Conchi. Claro.

-¿Quién es Conchi? -Eso, ¿quién es?

Para una vez que una mujer se enamora de mí me deja por el qué dirán.

Yo que siempre he estado en contra de eso.

-¿Te importaría contarnos quién es Conchi?-Eso.

Mira, alguien mejor que todos vosotros.

Que te aproveche.

¿Dónde vas? Déjame.

¡Desi, ven aquí!

¿Quién es?

¡Pues Conchi! ¡Una chica que trabaja en el Edén!

(Mientras el futuro marido se desmelena...)

(..para reunir el dinero de la entrada,...)

(..la novia, no contenta con probarse el traje,...)

(..desfila por las habitaciones).

Papá, he escrito a Franco.

Le he dicho que si no nos devuelve el camión le hacemos un referéndum.

Come y calla.

Mira que enamorarse de una chica del Edén...

Y yo qué sé, Merche. Al final casi lloramos todos.

Lo mejor que ha podido hacer esa chica es marcharse.

¿Una mujer que trabaja en un club no puede casarse con quien quiera?

Sí puede, pero tiene razón la abuela.

¿Tú sabes lo que hablarían?

¿Tú la conocías?

No, no. Si yo nunca he estado en el Edén.

¿Por qué las del Edén no se pueden casar?

Sí pueden, pero por lo visto no deben.

¿Y por qué no deben?

Hijo, baja la basura.

Díselo a Toni.

Te lo he dicho a ti.

¡Arreando!

Jobar, siempre me toca a mí.

Si es el camión.

Toni tenía razón. Franco se ha cagado.

¿Tú la conoces?Que no la conozco. Es una forma de hablar.

¡Papá, mamá, el camión! ¡Franco nos ha devuelto el camión!

¿Te ha devuelto el camión? Sí.

¡Pues baja la basura! ¡Corre, que se te va!

Papá, la gente trabaja en lo que puede, no en lo que quiere.

Esto no es la Unión Soviética.

Vaya, ahora me vas a decir que allí atan los perros con longanizas.

No, pero no detienen a los profesores de universidad.

¿Y tú cómo lo sabes? Porque lo sé.

Él lo sabe todo. Sabe hasta latín.

(Nunca supe si Franco se había muerto de miedo con nuestra carta,)

(..pero el camión estaba en el solar, tan roto como siempre).

(Ya podíamos jugar otra vez a policías y ladrones,...)

(..a Bonanza y al Fugitivo).

Estás aquí. Y tienes crías.

Yo pensé que eras un ratoncito, pero eres una ratoncita.

¡Carlos!

¡Ya voy!

¡Carlos, que subas!

¡Que ya voy, abuela!

Mañana os traigo de comer.

Adiós.

Que duermas bien.

Encima las montañas tengo un nido...

..que nunca ha visto nadie cómo es.

Está tan cerca el cielo que parece...

..que ha sido construido dentro de él.

Encima las montañas viviremos...

..el día que tú aprendas a querer.

Y así podrás saber cómo es el cielo...

..viviendo en mi casita de papel.

Qué felices seremos los dos...

..y qué dulces los besos serán.

Pasaremos la noche en la Luna...

..viviendo en mi casita de papel.

Qué felices seremos los dos...

..y qué dulces los besos serán.

Pasaremos la noche en la Luna...

..viviendo en mi casita de papel.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T3 - La primera piedra - Capítulo 57

12 jun 2003

Construcciones Nueva York está de fiesta, y es que Don Pablo decide celebrar, por todo lo alto, la colocación de la primera piedra del Complejo Residencial Las Lomas de Don Julián. Antonio, entusiasmado, quiere que su familia le acompañe a la ceremonia, pero todos tienen cosas mejores que hacer. Hastiado de que en casa nadie le haga caso, Antonio acude a sus amigotes de la bodega de Tinín. Estos están muy preocupados porque Desi lleva varios días sin dar señales de vida...

Mercedes está muy ocupada hablando de negocios con Asunción Riaño, la modista que conoció en París, que ha venido de viaje a Madrid. No sólo Antonio está un poco harto de que su mujer le dedique tanto tiempo a Asunción, sino también la propia socia de Merche, Nieves.

Por su parte Inés, que sigue haciendo fotonovelas, tampoco quiere ir a la ceremonia de la primera piedra porque tiene que hacer una prueba para una película. Y Toni, que ve ya muy cerca los exámenes de la facultad, prefiere estudiar y no perder el tiempo.

Finalmente, Carlitos y sus amigos se encuentran un ratón, y deciden cobijarlo en el camión del descampado. Cual es su sorpresa cuando ven a unos obreros llevarse el camión con el animal dentro. El pequeño de los Alcántara no duda en tomar medidas contra el "verdadero" responsable del incidente.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - La primera piedra - Capítulo 57" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - La primera piedra - Capítulo 57"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos