www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720257
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.54 - Crónica de un pueblo
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Se nos hace tarde.

Arriba, Inés.

Qué frío.

Claro, he abierto la ventana. ¿Se te han pegado las sábanas?

¿Qué hora es?

La hora de irnos al pueblo.

Ya te he preparado la ropa.

Está toda planchada, para que la metas en la maleta.

Para que cuando llegues no esté hecha un churro.

Yo no puedo ir al pueblo.

¿Cómo que no? ¡No vengas con monsergas!

Tengo que hacer la prueba de La casa de Bernarda Alba.

Yo de eso no entiendo.

Y tienen contratada la gira por toda España.

Y, a lo mejor, van al extranjero.

Pero es que no hay más remedio que ir al pueblo, mujer.

La abuela Pura está muy mal y es el momento en que os echará de menos.

Os querrá tener a todos cerca.

Ya, pero...

¡No hay pero que valga!

Mira, Inés, hay momentos en la vida en que hay que sacrificarse.

Y los sacrificios se hacen siempre por la gente que se quiere.

Si no vas al pueblo, a lo mejor es la última vez que ves a la abuela.

Y eso no se te va a olvidar en la vida.

Ya habrá más casa de Bernarda Alba y giras.

Mirándolo así...

Así es como lo tienes que mirar.

¿Y sabes una cosa?

En Sagrillas son los mayos este fin de semana.

A lo mejor te toca un mozo guapo que te hace olvidar al Diego Barrios.

Que buena falta te hace.

¿Pero no vamos por ver a la abuela?

Claro que vamos por ver a la abuela.

Pero yo digo que hay tiempo para todo.

Anda, vístete.

Qué cara, te libras del cole.

Eso sí.

Hola. ¿Cuándo te vas?

Cuando venga mi padre.

¿Cómo es el pueblo ese? No lo sé, un pueblo.

Toma.

¿Esto qué es?

Yodo.

Menudo regalo.

Lo vas a necesitar. Cuando fui a Covaleda,...

..los niños se liaron a palos conmigo.

A mí no me va a pasar. Al que se pase le meto una "piña".

No les gustan los forasteros.

Igual que en el pueblo de mi abuelo. Se comen las nueces con cáscara.

Seguro... Eso es una trola.

Es verdad, yo me lo comí. Lo intenté, pero se me rompió un diente.

Josete, vámonos, que es tarde.

Un momento. Toma, espero que caces algún bicho.

Carlos, vuelve. Aunque sea viudo, pero vuelve.

Y no te hagas el chulo, que es peor.

Bueno, adiós. Os contaré cuando vuelva.

Carlos, tráenos algún regalo.

Hasta luego. Adiós.

Si el coche se porta bien, a media tarde estoy ahí.

No le digas a madre que vamos, para que no se preocupe.

Nada, Lorenzo, gracias. Hasta luego.

Adiós.

¿Qué le ha dicho? ¿Cómo está su madre?

Peor, Lola, está peor.

Lo que tiene que hacer es firmar todos estos papeles pendientes...

..y marcharse cuanto antes.

Le he puesto crucecitas donde tiene que firmar para que se vaya pronto.

Gracias, Lola, es usted muy buena.

Y usted, alegre esa cara. ¿No querrá que su madre le vea así?

No puedo, Lola. Desde que llamó mi primo tengo un nudo en el estómago.

Antonio, ¿qué haces aquí? Creí que te habías ido.

Aún no, pero cuando termine de firmar esto,...

..si no ordena nada más me voy.

Claro.

No me hace mucha gracia prescindir de ti ahora que empezamos las obras.

Pero es fuerza mayor.

Por eso le agradezco más que me dé permiso.

Antonio, un director gerente no necesita pedir permiso.

Además, madre no hay más que una.

Si te hace falta quedarte una semana o 10 días, pues te quedas.

Aunque te echaremos mucho de menos en la oficina. ¿Verdad, Lola?

Sí, don Pablo.

La oficina no será la misma sin usted.

Pues esto ya está.

Muchas gracias.

Otra cosa, don Pablo. Pensé en dejarle el teléfono de mi primo,...

..por si me necesita para algo.

Llame con toda confianza, que mi primo me da el recado enseguida.

Muy bien.

Dámelo.

Pregunte por la extensión 100 a la operadora.¿Lorenzo se llama?

Sí.

Antonio, si le pasa algo a tu madre, Dios no lo quiera,...

..recibirá una corona de Construcciones Nueva York,...

..porque no creo que yo pueda ir con todos los líos.

Don Pablo, no quiero ni pensarlo.

Ni lo piense. Verá como a su madre se le pasa todo en cuanto le vea.

Antoñito, ánimo.

Tu madre se va a poner bien.

Y ya que estás allí,...

..aprovecha a ver si vendes un par de pisos y te sientes mejor.

Se hará lo que se pueda.

Ánimo, Antonio.

Sí.

Me lo trae completo. Delanteros, espaldas, mangas y cuellos.

El martes. Adiós, gracias.

¿Cuántos te salen ahí?

12.

Pues tenían que ser 15.

¿Y estos cuellos?Por Dios, vete ya, que nos encargamos Pili y yo.

Te he dejado los pedidos hechos. Solo me falta poner un cartel...

..pidiendo más gente para las tricotosas.

Se lo dices a Pili que lo ponga. Sin falta.

Va a venir mañana el señor de los almacenes de Vallecas.

Que si no hace un gran pedido no le hacemos un precio especial.

Y si llama Emilia le dices...

Merche, de verdad. Vete ya. Y no te preocupes más.

Cuando vengas, Galerías Preciados va a parecer un tenderete a nuestro lado

Mercedes, no te preocupes por nosotras, como mucho nos matamos.

Desde luego.

Te he preparado en conjunto de punto.

Para que se caigan de culo los paletos.

Que no me voy de fiesta.

Llévatelo, que estás muy guapa con él.

Que no. ¿Cómo voy a llevar eso al pueblo?

Dile a tu suegra que se mejore y se venga con nosotros.

Que la pongo con una tricotosa para aumentar el negocio.

Qué cosas tienes.

Os he dejado el número del primo de Antonio, por si me necesitáis...

¡Por si nada, Merche! ¡Vete de una vez, mujer!

-Buen viaje. -Adiós.

Abuela, ¿has visto mi blusa verde?

No he visto tu blusa. Ya te he llevado todo lo que tenías sucio.

Hola.

Ya era hora. Mamá ha preguntado 20 veces por ti.

Estaba en el dentista con Mario, que le tenían que sacar una muela.

¿Has hecho tu maleta?

La hace mamá.

Esta vez no. Y límpiate, que tienes carmín.

Abuela.

¿Qué?

¿Crees que así son suficientes?

Hijo mío, no estoy ahora para nada.

Es que no sé si llevar más o menos.

Como no sé lo que vamos a estar en el pueblo.

¿Tienes la tortilla?

Sí, está ya. Es que me están poniendo nerviosa.

Claxon. Ese es Antonio. Date prisa, madre.

Me doy toda la que puedo.

¡Toni, termina la maleta de una vez!

Yo creo que está todo.

Si está todo vámonos, que cuanto más tarde salgamos más tarde llegamos.

Carlos, mira, hijo...

Este coche tiene 5 plazas y somos 6.

¿Me dejáis?

No. Pero cuando te avise te tiras al suelo.

¿Para qué? Para que no nos multen.

En cuanto te diga que te tires al suelo o veamos a la guardia civil,..

..¿tú qué haces? ¡Tirarme!

Pues eso.

¿Dónde vais sin maletas?

Antoñito, ten cuidado con la tercera, no me la rasques que quemas el motor.

Y cuando veas un recta, la directa.

No te preocupes, Desi, que conducir en carretera es más fácil.

(Aquel fue el primer viaje largo que hicimos en el coche de mi padre).

(Entonces recorrer los 195 km que separaban Madrid de Sagrillas...)

(..era toda una aventura).

(Recuerdo el olor a tortilla que impregnaba el coche...)

(..y un hormigueo en el estómago que no cesó en todo el trayecto...)

(...con el miedo de que en cualquier momento...)

(..la guardia civil nos podía multar por mí, el sexto ocupante).

Me acuerdo de la plaza y del camino del río. Bueno, tampoco mucho.

Es que no sé ni cuánto tiempo hace que vinimos la última vez.

Pues yo sí recuerdo la casa de la abuela, que tenía un patio muy grande

¿Y de vuestro tío Lorenzo no os acordáis?

Qué se van a acordar, Herminia. Y no me extraña.

Si hasta yo, después de 15 años, no sé si voy a saber ir a la plaza.

¿Y hay niños?

Claro que hay niños.

¿Y cómo son?

Como todos los niños.

Con 2 cabezas y 4 brazos.

¡Papá, dile que pare!

Estaos quietos. Qué pesaditos.

¡Cago en la leche, Carlos, para ya, que me estás breando la espalda!

¿Estás bien, madre?

Me estoy mareando un poco.

Pues abra la ventana, que para eso está.

Es que esto no va.

¡Inténtelo, que esa ventana funciona perfectamente!

A ver, madre. ¡Que se está poniendo blanca!

No es nada, hija.

¿Y ahora qué pasa?

No lo sé. Que me da tirones.

Papá, tengo hambre.

Joder. Yo también tengo hambre.

Qué pesados. ¿No podéis estar quietos?

Ahora va mejor.

Entre pitos y flautas se nos está haciendo tardísimo.

¿Entonces paro? Sí, para.

Si yo no tuviese mi casa me quedaría en casa de Purificación,...

..pero tengo aquí mi casa.

Si quieres me quedo contigo para que no estés sola.

Pues yo me quedo con vosotras.

Pero ¿a qué hemos venido aquí? A ver a la abuela Pura.

Así que todo el mundo en casa de la abuela Pura y no desparramados.

Perdona, no te ofendas, pero Purificación no es familia mía.

Herminia, no me diga eso.

¿Y yo dónde voy a vivir?

Hay que joderse.

Es normal que mi madre quiera irse a su casa.

Si yo no he abierto la boca. Que haga lo que quiera.

Tú no me has contado todo, ¿verdad?

Lorenzo me ha dicho que esta noche se ha puesto peor.

¿Peor?

Sí, peor.

Yo es que no tengo ni hambre.

No le des más vueltas. Si está peor nos la llevamos al hospital.

Pero no se me quita de la cabeza.

¿El qué?

Que a lo mejor este viaje es la última vez que la vemos.

No digas eso, hombre. Vamos a cuidarla y a mimarla.

¡Papá, el coche!

¿Qué pasa?

¡Que hay un charco negro muy grande!

¿Un qué?

¡Un charco negro!

Otra vez. ¡Me cago en... todo lo que se menea!

¡Me cago en todo lo que se menea!

Antonio...

Y el tonto de Desi, ¿no va y me dice que no le ahogue?

¡Y no me cuenta nada del aceite!

Menos mal que teníamos una lata.

Para un momento, Antonio.

¿Qué pasa?

Para. Hazme caso.

¿Dónde?

Aquí.

Corre, ven.

¿Dónde vas?

Ven.

¿No te acuerdas?

Claro que me acuerdo.

La cantidad de veces que hemos venido aquí.

Sí. A escondidas.

Pero si aquí había unas zarzas.

¿Ahí?

Sí, que me enganché la falda.

Me acuerdo de lo que me dijo tu madre el día siguiente.

¿Recuerdas lo que tardaste en darme el primer beso?

Poco, demasiado poco.

Poco, dice. La primera vez que lo intenté la mata estaba así...

..y cuando lo conseguí parecía un árbol.

¿No es el pueblo más bonito del mundo?

Es el nuestro.

Te has quedado pálido.

Después de 15 años no ha cambiado nada.

Ya has oído a mi madre, que dice que no es el mismo.

Que se han caído algunas casas y que cada vez está más vacío.

No sé cuánta gente se habrá ido, como nosotros.

Mucha. ¿Qué hubiéramos hecho de quedarnos aquí?

Pacer, como las ovejas.

Mira, la casa de Gregorio y Aniceta ya está cerrada.

Mira los tordos, Merche, que andan todos iguales.

Hasta Nicasio con las ovejas.

Macario. ¿No me diga que no se acuerda de mí?

Con las veces que he ido a su casa a por pan.

El "pa'rriba".

El mismo.

Me cago en el copón de la baraja. Si estás hecho un señor.

Se nota lo bien que se vive en la capital.

Se hace lo que se puede.

No es un tiburón como el de tu hermano Miguel, pero no está mal.

Buenas.

Me cago en diez, la "seca". Igual de guapa que siempre.

¡Nos vamos a quedar unos días, así que ya nos veremos!

Mucha prisa tenéis, ¿eh?

El niño, que quiere hacer de vientre.

Por qué no le dice a su hijo que me haga una torta de aceite.

Eso está hecho.

¿La familia bien? Bien todos.

Pues nada, arreando.

Venga, a pasarlo bien. Y la salud que no falte.

"El pa'rriba", no nos habías dicho que te llamaban así.

Joder, Toni, vaya viaje me estás dando.

Ayuda a tu hermana a subir el equipaje. Voy a ver a mi madre.

¡Mamá, el wáter, voy a explotar!

Madre mía, qué viejo está esto.

Yo la recordaba más grande. Abuela, ¿tu casa dónde está?

Por esa calle. Es un poco más arriba, a la derecha.

No sé si voy a aguantar aquí 4 días. Está muerto.

Cómo huele de raro.

Huele a vaca, a campo, a leña, hija.

Será eso, pero huele a rayos.

¿Y te has fijado cómo hablaba el Macario ese?

Menos guasa. Que si huele, que si está muerto, que si habla raro...

Que habéis nacido aquí.

-Abuela, no te pongas así. -No es para tanto.

Suena una trompetilla.

¡Se hace saber, por orden del Sr. alcalde,...

..esta tarde, a la caída del sol, como es habitual y manda la tradición

..en la plaza Mayor se procederá al sorteo de mayos y mayas!

¡Acudir a apuntarse media hora antes de dicho sorteo!

¡Felipe Fernández, alcalde de Sagrillas, lo ha dicho!

Liceria, has debido ser tú o tu marido el que los ha avisado.

Qué mujer esta, se pasa el día "marmeando".

Claro que me ha avisado Lorenzo. Y bien agradecido que le estoy.

Haceros venir. ¡Con lo que supone mover a toda la familia!

Tranquila, que así no hay quién tome la tensión.

Qué te habrán dicho estos.

La verdad, tía, que hace 20 días que no se puede levantar.

¡Eso no es verdad!

Es una verdad como un templo, doña Pura.

Todos los matasanos sois iguales.

Deberías volverte a tu pueblo.

Pronto. Ya he pedido el traslado a Sevilla.

Vaya una manera de recibirme. En vez de alegrarse de verme...

Me debo estar muriendo.

Qué dice, mujer.

El tiempo que hace que no vienes. Debe estar pasando algo muy grave.

Mire, dejemos la fiesta en paz, no he venido a discutir.

He venido a verla y a cuidarla.

Bueno, yo me voy. Si le sube la fiebre me llaman.

Yo no pienso avisarle.

Lo hará Antonio o lo haré yo.

En fin, que no se va a librar de verme.

Le acompaño.

Acompáñeme usted y nos presentamos en condiciones.

Es verdad. Madre, ahora vuelvo.

Pura, alegre esa cara, que han venido a verla.

¿Ha venido Carlitos?

Antonio ha dicho que han venido todos. Seguro que ahora vienen.

Demonio de crío.

Le quiero mucho.

Lo que le he echado de menos todo este tiempo.

Ay, Carlitos.

(En aquella caseta que apestaba a zotal no había ni lavabo ni grifos).

(Ya podía yo buscar la cadena y la cisterna).

(Me acababa de enterar de que la casa de mi abuela Pura...)

(...no tenía agua corriente).

(Para un chico de ciudad como yo,...)

(...acostumbrado a los baños alicatados y con agua caliente,...)

(...los rudimentarios váteres rurales de los años 70...)

(...eran todo un desafío).

¡Hijo!

¿Has terminado?

Estaba preocupada.

Es que no hay para tirar de la cadena.

Como que no hay agua.

Estamos en Sagrillas.

Hay que ir a buscar agua en la fuente.

(Y yo que creía que para tener agua solo había que poner un grifo).

La he intentado convencer, pero su madre se niega a ser hospitalizada.

El que la tiene que convencer soy yo.

Inténtelo. Yo llamo una ambulancia y le busco cama en Albacete.

Su corazón está muy débil. Allí podrán controlarla mejor. Pero..

Hábleme claro, doctor.

Ella se está dejando morir.

Ya.

¿Qué podemos hacer?

No darle disgustos.

Tranquilo. Yo llevo varios pueblos, pero intentaré pasar todos los días.

Gracias. Le acompaño, tengo el coche delante del suyo.

Purificación, Valentina le manda recuerdos.

Y me ha dado para usted esta estampa de Sta. Rita.

Póngala en la mesilla.

Cuando vaya a Madrid, le da las gracias.De su parte.

Inés.

Qué guapa.

Hola, abuela.

¿Cómo está?

Pues con un pie aquí y otro allá.

El mismo carácter. Eso es que está mejor de lo que piensa.

Estás hecho un hombretón.

¿Y Carlitos? ¿No ha venido Carlitos?

Hola, abuela.

Carlitos, qué guapo.

Mira, Licenia, mira qué nieto tengo.

Qué guapo y qué bien alimentado.

Siéntate.

Liceria,...

..cuántas ganas tenía de verte.

No sabes la de veces que le he dicho a Antonio: A ver si la llamo.

Pero un día por otro.

Yo también me acuerdo mucho de ti.

Pero cuando traen música a la plaza más.

¿Recuerdas lo que hacíamos...

..cuando te enfadabas con Antonio o yo con Lorenzo?

¿Cómo no? Que nos poníamos a bailar juntas para hacerles rabiar.

Venga, id saliendo, que ha dicho el médico que tiene que descansar.

¿Qué sabrán esos? ¿Por qué?

Habrá que hacerle caso, madre.

Liceria, si quieres te puedes ir a casa, aquí nos arreglamos.

Sí, pero si necesitáis algo me llamáis.

Claro, mujer.

Hijo.

Dígame, madre.

Que a un hospital no voy a ir. Eso que te quede claro.

Pero si va a ser mejor para usted.

Hijo, yo quiero morirme en mi cama de siempre.

Aquí, como Dios manda. Con mi familia alrededor.

¿Lo entiendes, hijo?

Sí.

Tú qué vas a entender.

Anda, dame un vaso de agua.

Mercedes, hay harina de almortas. Podemos hacer gachas.

A Antonio le van a gustar.

Ni agua corriente, ni butano, ni nada. ¿Cómo se puede vivir aquí?

Pues muy bien que se vivía. Yo no conocí el butano hasta Madrid.

Hay que ir a buscar leña pequeña para la cocina económica.Y agua.

Hay que hacer una limpieza a fondo.

¿Dónde vamos a cocinar?, ¿ahí? Claro.

¿Cómo?

Es fácil. Se ponen primero unos papeles, se prenden y luego astillas

Luego se le echa carbón y ya está. Se pone el puchero y a guisar.

Pero si no tiene para regular la llama.

Si quieres menos fuego dejas de avivar la lumbre.

Y abres o cierras el tiro a voluntad.

Madre, guarda la tortilla.

La voy a meter en la despensa.

¿No hay nevera?

No. La nevera es la parte más fresquita de la casa. La fresquera.

Anda, aquí hay ratones.

Seguro que Purificación tiene matarratas.

¡Mamá, un ratón!

Pero, hija. Qué cara ha puesto.

Se le salen los ojos de las órbitas.

¿Qué cara quieres que ponga?, si está asquerosa.

Si era un ratoncillo chico.

Era por lo menos así.

¿Pero qué hacéis? ¡A que no os atrevéis a salir!

Por lo menos es valiente.

No sé. Con ese pelo de chica.

¿A quién llamas pelo de chica?

¡A callar, que eres el forastero!

Joé, la niña no tira mal.

¡Retira lo de niña!

¡Lo retiro!

Ya vemos que eres valiente.

¿Dónde vives?

En Madrid.

¿Te ajuntas con nosotros? Bueno.

Nos tendrás que dar algo a cambio. Encima. Qué cara.

Vosotros me traéis un casco y yo os doy una jaula y un frasco de yodo.

Vale.

Yo me llamo Pedro, pero me llaman "el tuerto" por mi abuelo.

Este es "el melucho", pero no sabe por qué le llaman así.

Pero me gusta.

Yo me llamo Fernando, pero me llaman "el rana".

Yo soy Carlos y no tengo mote.

Te ayudamos.

Me debéis una botella.

Bueno, Inés, de algo te acordarás, ¿no?

Sí, del olor a humedad.

Humedad hay porque está cerrado. Pero abrimos y lo ventilamos.

¿Te he contado que aquí nació tu madre?

Sí, muchas veces.

Pero digo yo que aquí ahora los niños nacen en el hospital, ¿no?

Algunas mujeres todavía los tienen en sus casas.

El año pasado Maritere tuvo gemelos...

..y el médico del pueblo, que era nuevo, casi se muere del susto.

Pero eso es peligroso, ¿no?

Ya, pero antes la gente nacía y moría en su casa.

Las costumbres no se cambian de la noche a la mañana.

Santo cielo.

¿Qué pasa?

Mira. La humedad. Que no se pueden abandonar las casas, se mueren.

Yo tendría que saber esto.

Desde ahora voy a venir más a menudo.

No te eches la culpa, esta casa tiene muchos años.

Ya, pero... La compró mi padre, figúrate.

Si la viera ahora.

Anda, vámonos. A ver si se nos va a caer algo encima.

Bueno, sí, sal tú, ya voy yo para allá.

Ahí tienes.

Buenas tardes.

¡Mira quién se asoma!

¡El pa'rriba!

Si estás hecho un pincel. ¡No digas tonterías!

¿Qué tal, Ignacio?

Hasta pareces más alto? Que no, hombre.

Antonio, hijo, mira. Ignacio y unos amigos.

Clavadito a "la seca". Los mismos ojos, las mismas orejas...

Él es muy fisonomista. ¿Cómo va todo?

Pues unos mal y otros peor. Toda la vida lo mismo.

Dale un abrazo a tu primo.

No te había visto. ¿Dónde te habías metido?

Menudo chavalote tienes ya.

Toni, este es tu tío Lorenzo.

Estás muy cambiado.

Lo que estoy es viejo.

No quería decir eso. Si somos casi de la misma quinta.

No sé, pero yo tengo la cabeza llena de canas y tú ni una.

¿Qué tendrán que ver las canas? Ya me saldrán.

¿Os apetecen unos vinos?

¿Quieres un vino, hijo? Sí.

Ponnos 3 vinos.

¿Has visto a tu madre?

Sí. Ahí la he dejado, con Merche. No la veo bien, por eso te llamé.

Ya lo sé. Gracias.

Lorenzo, ¿la gente joven dónde está? ¿Tienen otro sitio donde ir?

¿Otro? Si este sobrevive de milagro. Si somos 4 gatos en el pueblo.

Se ha ido mucha gente, ¿no?

Sí. Los hijos de Juan Benito, ¿te acuerdas?

Sí.

Seis. Todos fuera del pueblo.

Unos en Alemania, otros en Barcelona, otros en Bilbao...

Y eso solo es un ejemplo.

No me extraña. ¿Aquí qué haces?

Lo que se ha hecho toda la vida, trabajar en el campo.

Éramos muchos para tan poco campo.

Y ahora sobran la mitad de las tierras.

Pero no vamos a hablar de penas. ¿Qué tal te va a ti?

No me puedo quejar. ¿O no, hijo? No.

Me han nombrado director gerente de una constructora importante...

..y Merche ha puesto una tienda que es...

¿Cómo se llama lo de tu madre? Una boutique.

Eso. Es una tienda que vende ropa, les va muy bien.

Ya se os ve. Anda que no habéis prosperado.

Los que prosperan son estos. Este estudia para abogado.

¿Y la chica? La chica no estudia.

Es actriz.

¿Cómica?

Cómica no. Ha hecho un Estudio 1. No es de esas de la revista.

Es actriz. ¡Aunque a mí no me gusta!

Me sale a mí un hijo cómico, le encierro y tiro la llave.

Eso pensaba yo, pero una leche...

Suena la sintonía del Telediario en la televisión.

¿Por qué se han callado todos?

El Telediario.

¿Tanto les gusta?

Es que es la única TV del pueblo.

(El gas acumulado en un socavón,...)

(..posible causa de la explosión en la calle Palafox de Madrid).

Mercedes, que no puedo más.

No sea niña, que tiene que comer.

Hay que ver. Un agujero en el tejado del tamaño de un camión.

Tú no vuelves por casa. A ver si se te cae encima.

Nada de lamentaciones. La casa se ha vengado de usted por abandonarla.

¡Purificación!, no haga leña del árbol caído.

Madre, ponte a hacer la cama a los chicos.

¿Dónde están las sábanas?

En el armario, pero no coja las bordadas, coja unas corrientitas.

No puedo más. Me va a salir el caldo por las orejas.

¿Dónde van a dormir los chicos?

En la habitación de Miguel.

¿Pasa algo?

No, nada.Como Miguel no está, no creo que tenga inconveniente.

Si le molesta, que duerman en el "sobrao".

Nosotros nos arreglamos donde sea.

A mí me da lo mismo. Pero que no revuelvan sus cosas.

Purificación, hija, tan delicada de salud y todavía gobernando.

Madre...

No, si no le falta razón.

Eh... ¿Qué hace una estrella volando tan bajito?

Si es un piropo, gracias.

Por si no lo has entendido, que estás más buena que el pan.

Anda, tirad pa'rriba, que sois más burros.

Hola, buenas tardes.

Hola.

Eres Inés, ¿no?

Pues sí.

Soy Luisa, seguro que no te acuerdas de mí.

No, lo siento.

Jugamos juntas un verano, tenías un saltador muy bonito.

Aaaah.

¿Vas a ir al sorteo de los mayos?

Pues... no. Es que no sé qué es eso.

Pues se sortean los chicos por un lado y las chicas por otro,...

..se hacen parejas.

El mayo que te toca tiene que rondarte un mes...

..y sacarte a bailar la primera en las verbenas.

Muchos, después han llegado a casarse.

Y si no te gusta el que te ha tocado.

Le das la espalda. Así entiende que no tiene nada que hacer.

No está mal pensado.

A mí me gusta un chico y estoy rezando para que me toque.

A ver si tienes suerte.

Oye, ¿y esa ropa que llevas?

¿Qué le pasa?

Es muy moderna, ¿no?

A mí mi madre no me dejaría ponérmela.

Es que la mía tiene una tienda.

Yo voy casi siempre igual. Esos pantalones tan apretados, ni hablar.

¿Y... tú aquí qué haces?

¿Yo? Pues ayudar a mis padres, ¿qué voy a hacer?

¿No has pensado en irte o algo?

Pues no. Yo aquí estoy bien y no tardaré mucho en casarme.

Me hace mucha ilusión tener marido y criar hijos.

Si me saliera bien el sorteo...

¿Y tú en Madrid qué haces?

Soy actriz y acabo de dejar plantado a mi novio porque no me quiero casar.

Pero las mujeres tienen que casarse.

Pues yo no estoy tan segura.

Suena una campanilla.

-A casa de mi abuela, ¿no? -Sí.

¿Te ayudo?

No sabes. Hay que hacerle una punta para cazar los gamusinos.

¿Qué gamusinos?

Lo que vamos a cazar mañana.

¿Cazar? ¿No sabéis que lo de cazar está muy mal?

¿Es que no veis a Félix Rodríguez de la Fuente?

No.

Este es una nenaza.

¿Seguro que tú has visto gamusinos?

Claro que sí. Muchísimos.

(No tenía ni idea de lo que eran los gamusinos,...)

(..pero mi honor estaba en juego...)

(..y el honor de un Alcántara estaba por encima de todo).

(Iría a cazar gamusinos y lo que hiciera falta).

(Haría cualquier cosa...

...con tal de que el Merucho dejara de llamarme nenaza).

Suena música de clarinete y tambor.

¡Va a empezar el sorteo del mayo!

¡Raimundo Reza!

¡Si quieres saber de suerte la maya que te ha caído,...

..María tiene de nombre, Asunción por apellido!

¡Basilio Martín!

¡Si quieres saber de suerte la maya que te ha caído,...

...Luisa tiene de nombre, Cámara por apellido!

Esos son tus párpados, son dos picaportes,...

..cuando tú los cierras yo siento los golpes.

Hay que fastidiarse. Cuando yo mayeaba no me tocaba tu madre nunca.

Me tocaban otras,...

..les hacía unas trastadas y me mandaban a tomar por saco.

¿Y se siguen ennoviando así?

No todos. ¿No me digas que no es la mejor forma de conocerse?

A mí me parece de lo más antiguo. ¿Sí?

Cuando se lo cuente a mis amigos se van a partir de risa.

Que no se rían tanto, que esto es una tradición,...

..y de la tradición solo se ríen los tontos.

Pues yo me río.

Tú estás despotricando desde que has llegado.

Es que más que un viaje a Sagrillas parece un viaje a la Edad Media.

¿Qué pasa?

Nada, que en ese paredón mataron a mi padre.

Papá.

¿Por qué has tardado tanto tiempo en volver?

Por la abuela.

Porque no soportaba la cara de reproche que me ponía.

¿Qué te reprochaba?

Joder, pareces tonto.

El haberme ido a Madrid y haberla dejado tanto tiempo sola.

Pero ¿y qué ibas a hacer?

Lo que hicieron otros, quedarse.

Y ahora mi nombre estaría en esa boina...

..y yo rezando para que no me tocara bailar con la más fea.

Es verdad... Mira que eres payaso.

Si tu nombre estuviera en esa boina te llamarían Antoñín "el seco".

Le da la extrema unción en latín.

Buenas, don Julián. Cuánto tiempo.

Buenas, Mercedes.

¿Le está dando la extrema unción?

Se empeñó Purificación. Yo no he llamado.

Y si tarda, me muero en pecado.

El Señor y yo sabíamos que aún no era su hora.

¿Pero cree que mi suegra está para darle los santos óleos?

La unción de enfermos debe darse a todo cristiano en peligro de muerte.

Yo quiero estar bien con Dios, por si las moscas.

Usted como siempre, Purificación.

Si se queda más tranquila.

¿Rezamos el rosario?

No sé dónde lo he puesto...

Tenga el mío.

Gracias, Herminia.

Se ponen todos a rezar.

Hola. Hola.

Había algunos que tenían que ir a otros pueblos a las verbenas.

Anda que no di vueltas hasta que conocí a tu madre.

Hola, Inés. ¿Qué haces?

Leer.

¿Qué tal está la abuela?

Hola, Antonio.

Tu madre acaba de recibir la extrema unción.

¿Qué ha pasado?

Tranquilo, está igual. Quería estar a bien con Dios.

Tú vete a casa.

Tengo que hablarte.

Pase.

No, acompáñame.

Tengo un recado para ti.

¿No me diga que tiene un recado de Dios?

Siempre tan bromista.

Últimamente no me he portado muy bien.

Usted dirá.

Te va a sonar un poco raro, pero allá va.

Don Mauro se ha enterado de que estás aquí y quiere verte.

¿A mí?

Sí, a ti.

Pero, ¿don Mauro padre o don Mauro hijo?

El padre.

Qué cosa más rara. Con don Mauro apenas he hablado 3 palabras.

Cuando era alcalde.

Vete a verle. Está muy mayor y lleva bastante tiempo sin salir de casa.

¿Qué querrá?

Me dijo que era importante.

Si le dijo que era importante, importante tiene que ser.

No te cuesta nada, así sales de dudas.

Eso haré. Muchas gracias, don Julián.

Si hay alguna novedad con mi madre yo le aviso.

De acuerdo. Y bienvenido.

Gracias, padre.

Es que no hay ni radio.

Toni, antiguamente poníamos la cazuela en el centro,...

..todo el mundo metía la cuchara y se hablaba de todas las cosas.

Sin radio y sin televisión no me entero de lo que pasa.

Por unos días que no sepas las noticias no te pasará nada.

Joé, qué gachas más ricas. Cuánto hacía que no las ponías.

Alguna cosa buena tendrá que tener este pueblo, ¿no, picapleitos?

A mí me gusta. Gracias, hijo.

Puedo estar sin TV y sin radio, pero...

Si tengo que vivir aquí, me muero de asco.

Ya, no me eches mucho.

¿Y esta papilla?

Son gachas, bien ricas.

Pues yo sí que no podría.

Luisa me ha dicho que solo piensa en casarse, menudo horror.

¿Qué quieres que piense? ¿En ser actriz y andar en furgoneta?

Tengamos la fiesta en paz.

No podéis entender cómo se vive aquí porque os habéis criado en Madrid.

Pero no olvidéis que nosotros sí lo sabemos.

Y os puedo asegurar que no se vive tan mal.

Cuando éramos jóvenes nos divertíamos mucho.

El pueblo de cada uno es el pueblo de cada uno.

Ya está bien. Comportaos como si fuerais unos niños mal criados.

Yo estoy muy contenta de estar aquí.

¡Solo me arrepiento de no haber venido antes!

Antonio.

¿Qué?

Tu madre ya está dormida. Me voy a la cama, estoy muerta.

Vamos a dar una vuelta. Mira qué noche tan buena hace.

Venga, pero solo calle arriba.

De verdad que estoy molida.

No me extraña.

A mí me has dejado de piedra con el discurso que nos has echado.

Es que no puede ser.

Yo entiendo que a los chicos les parezca esto aburrido,...

..pero no se pueden estar quejando todo el día.

Si no se lo diéramos todo.

Está el cielo cuajado de estrellas. Sí.

Hay muchas más que en Madrid.

No. Las estrellas son las mismas.

Pero aquí, como está más oscuro, se ven mejor.

No digas bobadas. Que sí.

¡Que aquí hay muchas más! Que no...

Y el silencio.

Se oye el aire.

Merche, a que no sabes quién es este.

¡Emilio, buenas noches!

¡Coño, el pa'rriba!

Ya me habían dicho que estabas por aquí.

Cómo ha "espurrinchado" este rapaz.

Lo dejamos hecho un niño y está hecho un señor.

Ya decíamos que o viene ahora que su madre está mal o ya no le vemos más.

Y tú, que en el pueblo dicen que nunca ha habido una mujer más guapa.

Ni más alta.

¿Y tú te has casado? Porque de pequeño todas te rondaban.

¡Emilio, Emilio, trae la palangana!

Me casé con una de Alcaraz. Joder.

Tengo dos niñas y un cabezón de 3 meses.Enhorabuena.

Me tengo que ir, que no veáis el genio que tiene la parienta.

Siendo de Alcaraz...

Ya lo sabes. Bueno, ya nos veremos.

Entra, no sea que duermas caliente.

Me acuerdo cuando quería ir a Argentina...

..y decía que tenía que aprender inglés.

¿Te ha hecho gracia? No.

¿Y por qué sonríes? Porque echaba esto de menos.

Yo me voy pa' casa. Tengo frío.

Merche, que voy, espera.

¿Sabes qué me ha dicho don Julián?

Que don Mauro quiere verme.

¿Don Mauro? Sí.

¿Para qué? Eso pienso yo, ¿para qué?

A mí no me gusta ese hombre. Siempre tan estirado.

Ha tenido siempre al pueblo a su servicio.

Lo que dijera don Mauro y punto redondo.

A lo mejor se ha enterado que me han hecho director gerente...

..y quiere invertir.

No, hombre, no.

Cada vez que me acuerdo de lo que le hizo al tío Venancio.

¿O no te acuerdas? Claro que me acuerdo.

Toda la vida trabajando para él y cuando cayó enfermo lo echó.

Aunque sea por cortesía, tengo que ir.

Haz lo que quieras. Pero estará más pa' allá que pa' acá.

Joder que si hiela.

Pasa, que me estoy quedando...

Desde aquellos palos hasta el árbol.

¿Todo esto?

Sí. Aquí veníamos con mi padre.

Me acuerdo de tu tío Miguel, que siempre se daba el piro.

No le gustaba el campo.

Plantábamos maíz, trigo, de todo un poco.

¿Este no es el tío Lorenzo?

Sí. Y el primo Andrés. ¿Te acuerdas del primo?

¿Del río? ¿Era el que jugaba yo...?

Cuánto bueno por aquí.

¿Paseando por la heredad como los terratenientes?

Será como el terrateniente de 2 palmos. ¿Cómo estás, Andrés?

Toni, tu primo Andrés.

¡Daos un abrazo!

Estaba enseñando esto a Toni.

De eso quería hablar contigo.

¿Conmigo? Sí.

Pues tú me dirás.

Muchas veces he intentado convencer a tu madre para que me las arriende.

Ya. Pero no ha habido manera.

Es una pena, porque una tierra sin labrar es una tierra muerta.

Y ahora que está tan mal... Parece que estás deseando que palme.

No lo tomes así. Pero tú en Madrid y tu hermano en Francia,...

..¿para qué las queréis? Yo las puedo sacar un rendimiento.

¡Mientras no sean mías nada!

No tengas prisa en enterrar a los vivos.

No es un delito querer amortizar el tractor que he comprado,...

..de quinta mano, pero son unos duros.

Hasta que esto no sea mío no se habla de esto. Parece mentira.

Lo que parece mentira es que hayas olvidado...

..que para sacar 4 duros al campo hay que trabajar de sol a sol.

Aquí me mato a trabajar pa' nada. Yo quiero trabajar en una fábrica.

¿En una fábrica? Aquí solo tenéis un bar, ¿no?

El cine lo cerraron hace años...

..y en el bar o juegas al dominó o te mueres de asco.

En Madrid hay montones de chicas, otra cosa es que te hagan caso.

Tengo que volver a arar. ¿Te vienes?

Sí.

Me he puesto como una mula. De bien nacidos es saber rectificar.

No te preocupes. Es que se me olvida lo duro que es esto.

Vamos a hacer una cosa, aunque sean aún de mi madre,...

..tú siémbralas y no perdamos más tiempo.

¡Que no! Hasta que no pase lo que tiene que pasar no hay trato.

¿Ves como eres un cabezón?

Pues don Mauro me ha llamado interesándose por las tierras.

¿Don Mauro? Sí.

¿Para qué quiere más tierras el tío este?

¿Y a mí qué me dices? Si tiene la mitad del pueblo.

Le traigo la leche para las pastillas.

Herminia,...

..no quiero ni una cosa ni la otra.

Pero si no le va a costar trabajo tomárselas.

Venga usted aquí.

Está usted helada.

Herminia,...

..me muero.

No diga tonterías. Si lleva más de un año diciendo lo mismo.

Estoy muy cansada. Ya no puedo más.

Pues no le queda que dar guerra todavía.

¿Qué le ocurre?

No tengo ganas ni de discutir.

Purificación.

No deje de hablarme, que me está asustando.

Herminia, vaya a la cómoda, por favor.

Y busque en un cajón.

Busque entre la ropa.

Busque, por favor se lo pido.

Tiene que haber un dinero.

Entre la ropa, busque bien.

Es suficiente para que nos diga una misa cada año...

..a mis difuntos y a mí.

Se lo pido por favor.

¿Lo hará, Herminia?

No se preocupe.

Gracias, Herminia. Hágalo, por favor.

Se lo prometo.

Está usted sudando.

Y antes estaba helada.

Esto no hay quien lo entienda.

¿Dónde tiene un pañuelo?

¿Y todas estas pastillas?

Las pastillas hace mucho que ya no pueden hacer nada.

Sobre todo si no se toman.

No se lo dirá a mi hijo, ¿verdad?

No se preocupe, no se lo diré.

Explota un petardo.

¡Como os pille os voy a dar de palos!

¿Has conseguido un saco para los gamusinos?Aún no.

Lo difícil no es cazarlos, sino que no se te escapen del saco.

Lo siento, pero hemos decidido que no te vamos a dejar llevar el saco.

Yo quiero llevarlo.

Lo llevo yo.

Ya te lo hemos dicho, es lo más complicado.

¡Y eres el forastero! Pues si no lo llevo yo, no voy.

La nenaza va a ser más valiente que nadie.

Iremos al atardecer.

A mí no me importaba llevar el saco.

¡Manuela!

¡Ya va!

Madre mía. Qué cara te haces de ver.

¿Esa es tu hija? Clavadita a su padre.

Micaela, mira quién ha venido.

La madre que te parió. Quién te ha visto y quién te ve.

Estás más joven que cuando te fuiste. Qué exagerada.

Y esta tu hija Inés. Cómo pasa el tiempo.

Y qué corte de pelo, y qué ropa.

Nada especial. Mi hija, que es peluquera y me lo arregla.

Y es que he montado una tienda de ropa en Madrid.

Cuidado con la seca, que parece una modelo de las revistas.

No es para tanto.

¿Y tú ya estás casada?

Qué va. No tengo novio. Es que trabajo en el teatro.

¿Y vuestros maridos cómo andan?

Como siempre, igual de cabezón. Un poco más gordo y más calvo.

Ahora se ha comprado una furgoneta y reparte por toda la zona.

¿Y el tuyo?

Lucio se fue a Barcelona. Está en una fábrica de cristal.

La vida allí está muy cara y viene poco. ¡Dame el vino de don Mauro!

¿Trabajas en casa de don Mauro?

Hace un par de años que le sirvo. Lo que gano no me viene mal.

Por cierto, mandó recado con el cura para que tu marido fuera a verle.

Ya lo sé. ¿No sabes qué querrá?

No lo sé. Me voy. Me ha dado mucho gusto verte.

Vuelve pronto por aquí.

Adiós, Micaela.

¿Pedimos ya?

Sí. Ponme medio kilo de lentejas, en Madrid no las encuentro así.

Pobre Micaela. ¿Pobre?

El marido se fue a Barcelona, sí, pero no ha vuelto.

No habrá podido volver.

De eso nada. Que la ha abandonado.

Don Benigno le vio agarrado a una fulana.

Así que se ha tenido que poner a servir.

Alguien tiene que dar de comer a los críos.

Nos vamos a llevar de estas rosquillas.

Esta, en cuanto salgamos empieza a largar.

Sí, y nos corta un traje.

¡Manuela, te cojo una?

Hola, Herminia

Qué susto me has dado, hijo.

Cuánto hacía que no venía por aquí.

Sí. Los tenemos abandonados.

Con lo poco que cuesta venir a traerles unas flores...

..y rezar 4 padrenuestros.

Tiene razón.

Madrid es mucho Madrid. Y hay demasiada gente para nosotros.

La tierra de una es donde están sus muertos.

Vamos a ver a tu padre.

Herminia.

Dime, hijo.

¿Usted qué cree?

¿Mi madre se muere?

Papá, ¿alguna vez has cazado gamusinos?

Claro, hijo. Me llamaban Gamusinón, el rey de los gamusinos.

Inés, ¿qué te pasa que estás mustia?

A mí nada.

Está aburrida.

No es eso. Bueno, aquí las cosas van a otro ritmo, pero...

Hola.

Hola.Llegó el que faltaba. ¿Dónde te metes?

Estaba con el primo, tomando vinos.

Que no lo parece, pero son fiestas.

Hijo, tú te apuntas a todo.

Hace muy bien, para eso estamos en los mayos.

Toni, ¿alguna vez has visto gamusinos?

¿Ya estás con tus tonterías?

Antonio, ¿vas a ir a ver a don Mauro?

Es que me he encontrado con Micaela, trabaja en su casa, y me lo ha dicho

Tendré que ir.

Toni, cuando terminemos de comer te aseas y te pones de corbata,...

..que vamos a ir a casa de don Mauro a verle. Verás qué casa.

Y qué valla más grande, por lo menos de 2 metros.

Me acuerdo una vez cogiendo higos...

..y que apareció don Mauro con la escopeta de 2 cañones...

Tú tío Miguel se manchó los pantalones.

Antonio, estamos en la mesa.

¿No os hace gracia lo que cuento?

Papá, es que llevas contando batallitas desde que llegamos.

Te estás haciendo viejo.

Eso debe ser. Y tú cada día más ganso.

A mí sí me ha hecho gracia.

Gamusinos...

Pues ahí le tienes.

¿Ese es don Mauro? Quién le ha visto y quién le ve.

Los años, Antonio, que no pasan en balde.

Pero se extraña uno. Con lo que ha sido este hombre...

Un cacique. El dueño de todo.

¿No estará dormido?

¡Don Mauro!

¡Con permiso!

Antonio Alcántara.

Buenas tardes, don Mauro.

Si estás hecho todo un señor.

¿Y este?

Este es mi hijo Antonio.

Buenas tardes.

La misma mirada.

Seguro que por aquí tiene que haber alguno.

¡Mira, por aquí se mueve algo!

¿Dónde? ¡Por ahí!

¿Te he contado por qué me llaman "el tuerto"?Sí.

¿Y a mi abuelo? Porque era tuerto.

Pues claro que sí.

-¡Lo tenemos! -¡Está dentro!

Si no le he visto.

Te dije que había que estar espabilado. ¿Te atreves a llevarlo?

Claro que lo llevo.

A ver...¡Estás tonto! ¿No ves que te puede morder?

Si está quieto.

¡Está medio dormido, pero ya verás cómo se menea!

Me han dicho que estás de director en Madrid. ¿Es verdad?

Director gerente de una constructora.

Construcciones Nueva York.

Antonio Alcántara director gerente.

Y dicen que el caudillo no ha hecho nada por las clases bajas.

Es que no ha hecho nada.

La misma mirada. Y la misma lengua.

Pues usted dirá, don Mauro.

Si quiere usted comprar las tierras de mi madre...

¿Las tierras de tu madre?

¿Y qué coño me importa las 4 fanegas que pueda tener tu madre?

Como quería verme, pensé que era para eso.

A mí me sobran tierras, de secano, que ya no dan más que gastos.

Me sobran las tierras, los años, los achaques y los malos recuerdos.

Usted tampoco se puede quejar.

La guerra, Antonio, la guerra.

Tú de la guerra no debes acordarte.

Era un chaval, pero sí me acuerdo.

Me acuerdo porque pasaron cosas que no se me van a olvidar.

No, claro, no.

Si no llega a ser por la República...

¿Qué pasa con la República?

Aquí vivíamos todos en paz, hasta que vino la República a sembrar el odio.

Dirá a hacer justicia...

Toni, hijo...

Déjalo. Estos pimpollos no saben lo que fue eso.

Perdone, pero algunos sí lo sabemos...

Toni, te callas o te vas.

Sí.

Con la República todo empezó a ir de mal en peor.

Mítines, huelgas, reforma agraria, violencia...

Cuando el alzamiento, al primero que mataron los rojos fue a don Gregorio.

Ese era el párroco.

Ya me dirás qué mal había hecho el pobre don Gregorio.

¡Era un santo!

Luego vinieron a por mi hermano José y a por mí.

Nos escondimos en los establos.

A José lo encontraron.

Lo mataron como un perro, delante mío. Y eso no se olvida.

No, eso tampoco se puede olvidar.

Yo pude escapar...

..y llegar a la zona nacional.

Allí estuve luchando...

..hasta que se acabó la cruzada.

La cruzada dice...

Don Mauro, si solo quería vernos para contarnos sus recuerdos...

Es que tengo a mi madre mala.

Ya sé que Pura está muy mal. Yo también.

Me queda poco tiempo.

Mira, Antonio, yo le he confesado mis pecados al cura.

Pero hay algo...

..que nunca he contado a nadie.

Algo que nunca me he podido perdonar.

Así.

Miré qué bien está.

Hija, si hace mucho que no me miro al espejo.

No sabes lo guapa que ha sido tu abuela. Y la que tuvo, retuvo.

Eso son tonterías.

Tiene razón mamá. Aquí está muy guapa.

Yo creo que me parezco a usted.

Tienes el mismo pelo que tenía tu abuela, igual de morena.

Inés.

Hija.

¿Sí?

Cuando vino tu tío Miguel le di el ajuar para su hija.

Pero no creas que te quería hacer un feo.

También tengo un ajuar para ti.

Para eso eres mi nieta la mayor.

Sí, pero no hace falta que me dé nada.

Anda, abre ese armario.

Haz caso a tu abuela.

Ábrelo.

¿Ves esas sábanas de hilo?

Sí.

Son para ti.

Tienen tus iniciales bordadas.

Luego tendrás que bordar tú las de tu marido.

Cuando lo tengas.

Yo tenía unas parecidas en mi ajuar.

Son preciosas.

¿De verdad te gustan?

Son las sábanas más bonitas que he visto nunca.

Inés, hija. Luisa pregunta por ti, que quiere pedirte algo.

Ah, sí.

Muchas gracias.

Descanse un rato. Cierre los ojos.

Corre.

Me duele la espalda.

Yo ya no cojo más. Esto pesa mucho.

¿Qué hay aquí?

Solo hay piedras.

¡Forastero, el gamusino eres tú!

¿Tú no te ríes? A mí no me ha hecho mucha gracia.

(Humillado y ofendido, con mi dignidad por los suelos,...)

(..y con un dolor de espaldas insoportable).

(Así me habían dejado los niños del pueblo con aquella novatada).

(Lo único positivo de aquella experiencia...)

(...fue la amistad que entablé con el tuerto).

La misma mirada.

Y dale.

Nos contaba cuando llego aquí al mando de una columna.

Cuando entramos en Sagrillas...

..solo tenía una idea en la cabeza:

Vengar a mi hermano, al párroco y a tanta gente de orden...

..que habían matado los rojos.

Gente de orden...

Muchos rojos ya habían huido.

A los que encontramos les fusilamos.

¡De eso no me arrepiento!

Claro, faltaría más.

Di una orden... de la que sí... me arrepiento.

Mandé fusilar a uno que...

A uno que no le había hecho mal a nadie en su vida.

Estábamos en la plaza.

En la plaza.

Yo mandé matar a tu padre.

Joder.

Que tú mandaste matar a mi padre, hijo de puta.

¡Hijo de puta, te voy a matar!

¡Papá!

¡Suéltame, que lo mato! ¡Hijo de puta!

Lo mandé matar por celos.

Pura es la mujer que más he querido en mi vida.

Y me dejó.

Me dejó por tu padre.

Hijo de puta. Papá...

No se lo podía perdonar.

¡Que te calles de una puta vez, fascista de mierda!

La misma mirada de tu abuela.

Él mató a mi padre. Hijo de puta.

¿De verdad no te importa dejármela?

No, coge lo que quieras.

Quiero estar más guapa que nunca esta noche.

Pero ¿esto no será muy atrevido?

Que no, mujer. Anímate.

Si me encanta, pero...

¿Pero qué?

Que no quiero parecer una fresca.

Que no. Seguro que estás guapísima.

Si quieres te puedo cambiar el peinado.

¿Sí?

Claro, he sido peluquera.

Muchas gracias.

Se habrá quedado tranquilo el muy hijo de puta.

Se podrá hacer algo, ¿no? Denunciarle, quemarle la casa...

Cuando yo era un niño... y estaba cabreado o me echaban una bronca...

..me venía a este río y me pasaba el día tirando piedras.

La madre que le parió.

¡Yo tenía 10 años y él mató a mi padre! ¡Hijo de puta!

Toni, hijo, escúchame.

En casa ni una palabra.

Que no se enteren, sobre todo la abuela, hijo.

Déjala que se muera tranquila, que yo no voy a poder.

Esto se me ha clavado para toda la vida.

Abuela, tiene unos bordados y unas puntillas preciosas.

Un ajuar es una cosa muy bonita.

¿Dónde está Carlos?

Ha ido a cenar a casa del tuerto. Se ha hecho amigo de su nieto.

Joder.Desde que hemos llegado no ha parado en casa.

¿No tienes hambre? No mucha.

Y ese señor, ¿para qué te quería ver?

Pues para asuntos de las tierras.

Se han pasado la tarde recordando travesuras del "pa'rriba".

¿Sí? Si don Mauro no te conocía mucho.

Igual se le ha ido la cabeza y te ha confundido con otro.

No te creas.

¿Permiso? Que aproveche.

Gracias.

Pareces otra.

Gracias. Yo me veo bien.

Como tu mozo no te haga caso es para uncirle al carro.

¿Vamos al baile?

Es que yo no... no pensaba ir.

Venga, hija.

Sí que va a ir. Y Toni también.

¿Yo? Pero si yo no sé bailar el pasodoble.

Salid, así os distraéis.

Anda, vamos.

¿Te vienes?

Sí.

Date un garbeo, hijo.

Coged algo, que luego refresca.

Hasta luego. Que lo paséis bien.Adiós.

Y tú alegra esa cara. Sí, sí.

¿Por qué no sales tú, madre? Antonio y yo nos quedamos con Pura.

No sé. Sí. Cuando recojamos salgo un poco.

Acompáñala, Merche, que yo me quedo con mi madre.

Bueno, así estiramos un poco las piernas.

Suena música de clarinete y tambor.

¡Inés!

¡Inés!

Mi mayo no me ha sacado a bailar.

¿No?

Creo que me ha visto demasiado moderna y no se ha atrevido.

Ese chico es tonto. Espera.

Toni, saca a bailar a Luisa, su mayo la ha dejado plantada.

¿Y tengo que hacerlo?

No seas tonto, venga. Es muy maja.

Luisa, vamos a bailar.

No vamos a tener más remedio que bailar juntos.

¿No tienes maya?

Todos los años me toca bailar con la más fea.

Pero... Que se aguante.

Es que yo bailo muy mal.

Bueno, déjate llevar.

Los años que hace que gané con mi Rafael el concurso de pasodobles.

Buenas noches.

Hola, buenas noches.

Vamos, Mercedes, que no está bien que estemos aquí.

Se escucha la música de la fiesta.

¿Qué se oye, hijo?

Nada, madre, los mozos del mayo, que vienen a rondarla.

Qué tonto eres.

¿Donde has estado esta tarde?

Dando una vuelta por el pueblo.

Luego he ido al camposanto y le he hecho una visita al padre.

Ven.

Ven que te vea, hijo.

Eres igual que tu padre.

Hablas igual que tu padre.

Eres igual de bueno que tu padre.

Y eres tan tonto como tu padre.

Mi hijo...

Duerma, madre, que tiene que descansar.

No, no. No apagues la luz.

Bueno, si quiere se la dejo encendida.

Sí, hijo, sí.

¿Dónde vas?

No me voy, madre, me quedo aquí, con usted.

Sí, hijo, sí. No te vayas. Quédate aquí.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Ay, que no, que no.

Ay, que sí, que sí.

Cuando saliste del templo,...

...al salir la procesión,...

...creyendo que era la virgen...

...la gente se arrodilló.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Ay, que no, que no.

Ay, que sí, que sí.

Cuando saliste del templo,...

...al salir la procesión,...

...creyendo que era la virgen...

...la gente se arrodilló.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Cuéntame cómo pasó - T3 - Crónicas de un pueblo - Capítulo 54

22 may 2003

La salud de la abuela Pura empeora por momentos y toda la familia marcha para el pueblo, con gran preocupación, haciendo un paréntesis en su rutina de Madrid. Antonio, muy afectado, afronta un viaje en coche que, como era habitual en aquella época, será toda una odisea. Cuando llegan a Sagrillas, se encuentran a Doña Pura muy enferma, pero tan tozuda como siempre. Y es que se niega en rotundo a que la saquen de su casa para ingresarla en un hospital.

En el pueblo, los Alcántara se topan con la realidad rural de la España de 1970, que les resulta muy ajena. Antonio y Mercedes recuerdan su juventud y se reencuentran con viejas costumbres y antiguos amigos... Tienen la oportunidad de preguntarse qué han ganado y qué han perdido emigrando a la ciudad. Pero no todo son buenos recuerdos; Antonio se encontrará con alguna sorpresa de su pasado bastante desagradable.

Los más sorprendidos con el ritmo de vida en el pueblo son Inés y Toni. Acostumbrados a la ciudad, todo les parece anticuado y no paran de quejarse, para enfado de sus padres. En Sagrillas, además, conocen a chicos de su edad, lo que les hace ver la escasez de oportunidades que hay en el campo.

La abuela Herminia, por su parte, se encuentra mucho más a gusto, y es que vuelve al pueblo que considera suyo. Sin embargo, el tiempo que hace que no lo visita le depara algún mal trago.

Y Carlitos intenta entablar amistad con los niños del pueblo, tarea que no le resultará nada fácil.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Crónicas de un pueblo - Capítulo 54" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Crónicas de un pueblo - Capítulo 54"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos