www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720142
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.51 - La larga noche del maletín
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Estos conjuntos de punto no los he visto nunca en España.

Sientan divinamente.

Pero menudos precios. Esto es un dineral.

Hija, estamos en París.

Eso es verdad.

Me voy a probar este. Pues yo este.

Me lo voy a quedar. Te queda precioso.

Ya verás cuando me vea Maurice.

Maurice,... Anda...

Quién te ha visto y quién te ve.

¿No te importa que coma con él?

No, pero recuerda que el desfile es a las cinco.

Sí. Que no llego tarde. ¿Y tú qué vas a hacer?

Me ha invitado a comer Asunción.

¿Sí?

Me ha llamado a la pensión.

Esto a Antonio no le va a gustar.

Merche, ¿puedo decirte una cosa?

Que Maurice... me ha dicho que me quede aquí.

Que no me vaya a Madrid. ¿Te imaginas a los 2 solos en París?

Ni se te ocurra. ¿Qué vas a hacer tú aquí?

Aprender francés, buscar trabajo...

¿Qué tal en Marbella, don Antonio?

Muy bien, Lola...

Aunque no vi mucho, porque estuve todo el rato trabajando.

Y como con el avión se llega enseguida...

Yo no lo conozco, pero don Pablo dice que es preciosísimo.

Ya lo conocerá, Lola. Ya lo conocerá.

Herminia, soy Antonio. ¿Ha llamado Merche?

No. Todavía no. Como no haya llamado cuando bajé a la frutería.

¿Quién es? Tu padre.

No, no me muevo de aquí.

Hasta luego.

No vengas tarde a comer, que Inés se tiene que ir a la turné esa.

Abuela, bajo a la parroquia a despedirme de Eugenio.

No vengas tarde tampoco.

Que no, que enseguida vuelvo.

Mercedes en Francia, la niña con los cómicos y Antonio aquí solo.

Señor, Señor.

Macho, si las momias están muertas, ¿por qué viven toda la vida?

No lo sé. Pero Toni dice que Franco es una momia y por eso vive tanto.

¡Pero Franco qué va a ser una momia!

Cervan. ¿Qué?

¿Franco es una momia?

Chaval, ¿quieres que me metan en chirona?

Es que en el tebeo pone que las momias viven miles de años.

¿Sí?

¿Y que hacen momias con las serpientes?

Eso es una cobra.

¿Qué es una cobra?

La serpiente más venenosa. Los egipcios creían que daba suerte.

¿Y dan suerte?

Sí...

¿Las lagartijas también?

Seguramente.

¿Todas las lagartijas del mundo dan suerte?

Las lagartijas sí, el lagartijo no.

(En mi casa mi abuela tenía colgada de la puerta un herradura roñosa...)

(..porque decía que ahuyentaba el mal fario).

(Pero al saber que los egipcios momificaban a las serpientes...)

(..porque creían que daban suerte, lo tuve claro).

(Cogería una lagartija y la vendaría como a las momias).

Como te vean estudiando te van a meter un paquete... Échame una mano.

Un momento, que tengo un examen y no he estudiado.

-¿Habéis acabado? -Sí, ya casi está.

Con su permiso, mi sargento.

Pasa.

Antonio Alcántara.

Sí, soy yo.

Joaquín Roca.

Presente.

-Que os presentéis en el botiquín. -¿Para qué?

-¿Pasa algo? -No tengo ni idea.

Ahora vuelvo.

¿No se mareó usted?

Qué me voy a marear. Bueno, que cuando ese aparato se pina y sube...

..se mueve como un carro. Pero no se marea uno.

Yo como todavía no he subido.

Es que el viernes voy de vacaciones de Semana Santa a Barcelona...

..en avión y tengo unas ganas y un miedo...

Acabáramos. Nada, seguro que el de Barcelona no se mueve.

Buenos días.

Buenos días.

Hola.

Vaya cara que traen. Algo pasa.

Igual es solo para ponernos una vacuna.

No fastidies, la del tifus todavía me duele.

¡Antonio Alcántara!

Eh... Yo.

¿Cómo que no ocurre nada? No podemos estar esperando...

..a que el Ayuntamiento nos dé o no la licencia.

Ya lo sé, pero así estamos todos.

Todos no. Hay gente que coge el toro por los cuernos.

Y nosotros lo vamos a hacer.

¿Cómo?

Poniendo las cosas claras a Perico Cejas.

Tengo una ilusión en el viaje con Diego...

Imagínate, los dos por ahí, 5 días, haciendo teatro y...

Durmiendo en pensiones, juntos, y todo eso...

Tengo un poco de nervios, porque, claro, a lo mejor...

¿A lo mejor qué?

Que no sé lo que va a pasar.

¿Que va a pasar de qué?

Pues con eso... Con nosotros.

Mira... Inés...

Yo soy un cura, hombre.

¿Y?

Que no soy ni tu madre, ni Elena Francis,... Y esto es una parroquia.

Pero eres mi amigo, y si no te lo cuento a ti, a quién se lo cuento.

¡Inés, antes que tu amigo soy tu párroco!

Las feligresas no vienen a contarme con quién se van a acostar.

Y menos en Semana Santa.

Bueno, no me hables así.

Inés, hay cosas que yo no puedo escuchar y tú no me puedes contar.

Pues nada...

Lo siento. Es que se me olvida que...

Don Eugenio, ¿hoy va a haber "novena"?

Sí. A las seis de la tarde.

No hay error.

Ya me miraron en el reconocimiento y dijeron que estaba bien.

Hace 10 años no te hubiéramos operado, pero ahora sí.

Es una orden del ministerio. Vístete.

Mire, mi teniente, yo creo que no lo necesito.

Yo he estado con un par de chicas y estoy bien como estoy.

Se lo agradezco, pero prefiero quedarme como estoy.

No es lo que prefieras tú, la orden viene de arriba.

Mi teniente, es que estoy de exámenes.

Si son unos puntos de nada. El mismo día te vas a dormir a casa.

Y te dan 3 días de permiso.

¿Cuándo me operan?

Mañana.

Si es Jueves Santo. ¿No puede ser después de Semana Santa?

No. Ahora vete a casa a comer y a las siete de la tarde te ingresas.

Hay que hacerte unos análisis.

¡Valor, Alcántara! Recuerde que es un soldado del Ejército español.

A sus órdenes, mi teniente.

Que pase el próximo.

(En 1970 la operación de fimosis se hacía al llegar a la mili).

(Y es que a los soldados el Ejército no les empastaba las muelas,...)

(..pero sí se preocupaba de sus bajos,...)

(..bien operándoles o dándoles bromuro).

Tiene razón, Lola, pasa algo.

Qué va a pasar, que discuten y nada más.

Pero escuche las voces que dan.

Parece que hablan de "yasca".

Teléfono.

Construcciones Nueva York, buenos días.

Ah, sí, claro que me acuerdo.

¿Cómo está?

Nosotros bien, trabajando mucho. Construyendo.

No la ha visto porque hemos tenido unos problemas con los permisos.

Pero nada, cosas que siempre pasan en las obras.

Papeleo, puro papeleo. Pero esta empresa es muy seria...

..y siempre entrega las llaves en la fecha acordada.

A usted por llamar.

Gracias. A su disposición. Adiós.

Ya está bien, ya está bien. ¡Esto pasa de castaño oscuro!

Jorge.

Alcántara. ¿Cómo van las ventas?

Muy bien, pero como no estamos construyendo, la gente...

No te preocupes, eso son problemas burocráticos, todo se arreglará.

Ya, pero la gente...

-¡Hasta la vista! -Adiós.

La prisa que tiene siempre este hombre.

Don Pablo,...

Si me llaman, no estoy para nadie. He salido.

Tengo que encargarte un trabajo delicado.

Usted dirá.

Ahora no. Esta tarde hablamos.

Teníamos que hablar ahora, porque la gente...

Teléfono.

Las Lomas de don Julián. dígame.

No, don Pablo no está. Está de viaje.

¿De qué os reís? Yo no le veo la gracia.

¿Y qué le digo yo a Cecilia?

Toni, cuidado, conozco a uno que se lo hicieron aquí...

..y tuvo que ir a Lourdes para que se lo arreglaran.

¡Iros a freír puñetas!

Qué lagartija más rara.

Como hace frío se vuelven grises.

La cazamos y nos vamos, que si no me la lío con mi abuelo.

No hagas ruido.

Saca la caja.

¡La tengo!

Que no se escape.

Venga, vamos a comer, que me la cargo.

(En un asilo de ancianos se ha producido un luctuoso suceso...)

(..cuando un asilado de 84 años ha muerto...)

(..por las heridas causadas por otro asilado).

(Parece que el motivo han sido los celos).

(Los dos estaban enamorados de la misma mujer,...)

(..otra residente de 82 años).

Cómo está el mundo.

¡Hola! Hola, hija.

Qué bien huele.

¿Y toda esta comida?

Para ti. Te he hecho filetes, una tortilla y torrijas, para el viaje.

¿Cómo me voy a llevar todo esto?

Sí. Que los cómicos pasáis mucha hambre.

Que no, que eso era hace mil años.

¿No has oído lo de, "pasa más hambre que el perro de un titiritero"?

Que las cosas han cambiado.

Bueno, voy a poner la mesa.

Y ahora, Real Madrid-Sabadell.

Dos.

¿Cómo va a ganar el Sabadell en el Bernabéu?

Pon un dos, que nos forramos.

Tiene razón, Cervan, poner un dos es tirar el dinero.

-Qué cobardes sois. -Desi, avisa a Antonio.

Llámale, que siempre nos trae suerte.

¡Antoñito!

Échanos una mano con la quiniela.

¿Para qué?, si no ganamos nunca. Hacedla vosotros.

Por lo menos toma un cañita.

Estoy muy cansado. A lo mejor bajo esta noche.

¡Antoñito!

Que no viene.

Qué rarito está Antonio.

Este chico, que era la alegría de la huerta y ahora es un triste.

Pues si por estar solo está mustio, yo debería pasarme el día llorando.

Herminia, yo dije que llamara hoy.

¿Sabéis?, los egipcios cogían las lagartijas y las hacían momias.

Mirad.

¡Guarda eso! No seas guarro, Carlos.

Carlos.

No le he hecho daño, se lo he puesto con cuidado.

¡Llévate eso de aquí!

Está bien. Pero a partir de ahora vamos a tener mucha suerte.

Trabaja mi madre también. Es una cosa muy familiar.

¿Nunca se ha planteado dar el salto?

No sé qué quiere decir.

Lo que hemos hecho tantas: Salir de España, ver otras cosas...

Crecer, aprender... Para nuestro negocio es fundamental.

Es casi como respirar.

¿Salir yo?

La verdad es que nunca me lo había planteado.

Antonio sí, hubo un tiempo que quería emigrar.

Su hermano trabaja aquí, en la Citroën.

Pero no nos decidimos. ¿Dónde viviríamos mejor que en España?

Mi hijo, tengo un hijo que estudia para abogado.

Siempre habla de política y dice que en España no hay libertad.

Pero a mí me gusta. Hay paz, que no es poco.

A mí, después de tantos años, cuando oigo una canción española...

Me trae tantos recuerdos.

No soy nada romántica, pero a veces me entra la nostalgia.

Aunque sé que no podría vivir allí.

Cuando voy a Barcelona, siempre me siento agobiada.

Es todo tan gris...

Y Madrid es peor.

Yo estoy acostumbrada. Bueno, no conozco otra cosa.

A mí me gusta. Allí tengo mis raíces.

Hay cosas que no nos gustan, pero tras una guerra y una posguerra...

Tiene razón. Pero yo no creo que vuelva.

Y menos mientras viva Franco.

No soy de izquierdas, todo lo contrario,...

..pero no, una España como la que tienen ustedes no me gusta.

¿Le apetece caminar hasta el desfile? Tenemos tiempo.

Me encantaría.

¿Puedo pasar?

Sí.

Venía a despedirme.

Que te lo pases bien en la turné esa.

Ven aquí.

Pórtate bien.

Toma, te la regalo.

Es mi lagartija. Para que te dé suerte.

Seguro que si la tienes cuando actúes te sale de miedo.

¿Tú crees?

No sé yo.

Bueno, muchas gracias, Carlos.

No sé qué come, pero seguro que las torrijas de la abuela le encantan.

Entonces le daré muchas torrijas.

Y no te enfades con papá, que no entiende mucho de artistas.

Pero aun así te quiere mucho.

Yo sí que te quiero.

Toni, hijo. Ya está bien, mira qué hora es.

En esta casa no hay un día que comamos como Dios manda.

Es que tengo un problema.

¿Qué problema tienes?, a ver.

Pues nada, que...

Que me han dicho que me tienen que operar.

¿Qué dices, que te tienen que operar?

Papá, que no quiero que se entere ni la abuela ni Inés. Me da vergüenza.

¿De qué tienen que operarte?

De...

¿De qué?

De fimosis.

¿Y lo ven ahora? ¿No te hicieron un reconocimiento cuando te tallaron?

Eso es lo que me da rabia, que me dijeron que no tenía nada,...

..y ahora me tienen que operar. Me cago en la leche.

Me cago en la leche yo con la mierda del Ejército.

Encima... tengo que ir esta tarde al hospital.

Y me tengo que quedar a dormir allí.

Eso es normal, es una operación sencilla, pero te quedas a dormir.

No pasa nada. También me operaron en la mili, y a mi padre,...

..que me lo contó el día que me iban a operar a mí.

Seguramente a mi abuelo también.

Total, como en el Ejército operan por nada.

A no ser como uno de Orense que había allí,...

..que tenía el capullo tan cerrado que le cortaron una vena.¿Y qué?

Parecía un surtidor. ¿De qué te operan?

De nada. Oye, ni una palabra a la abuela ni a Inés.

No. ¿Pero de qué...? ¿No has oído a tu hermano?

Carlos, a la abuela ni una palabra.

Que no, palabra.

Hijo, ¿por qué no vas a la calle a jugar?

Está bien.

Que no sea nada, chaval.

Carlos, te parto la cara como lo digas.

Dile a la abuela que te prepare algo de comer.

¡Inés!

Se escucha a Antonio y a Inés discutir a voces.

Ay, Señor, Señor.

¿Te lo caliento?

No. No tengo mucha hambre.

Me voy a preparar un bocadillo.

¿Hoy vas vestido de soldado a la universidad?

No voy a la facultad.

Tengo que hacer cosas en el cuartel y me quedo a dormir allí.

¿Tú no tenías el pase de "pernota" ese?

Pernocta, abuela.

Sí, pero tengo que hacer guardia.

Hijo mío.

Siempre igual.

Es que los hijos no os esforzáis en comprender a los padres.

Sí, pero lo padres tampoco hacen nada por comprendernos a nosotros.

¿Pero qué coño crees que es la vida, Inés?

¿O crees que se puede vivir haciendo obritas de teatro? ¡Pues no!

Pues sí. Es mi profesión.

¡Qué profesión ni nada! Es una cabezonería tuya, joder.

Si siguieras con la TV, que te ve todo el mundo.

¿Te crees que hacer televisión es fácil?

Me hablas así porque crees que no te vas a hacer mayor.

Pues te vas a hacer mayor.

A ver qué haces cuando tengas 40 años y seas una fracasada de mierda.

¿Qué vas a hacer entonces? Venir a tu padre, ¿no?

¡Pues ni se te ocurra! ¡Como si no tuvieras padre!

Por favor, escúchame. Es importante para mí. Es una oportunidad.

Mira, mira... No me hinches las narices.

¿Qué oportunidad va a ser ir dando tumbos con una pandilla de vagos?

Hija, pareces mema.

¡No me llames mema, no me lo merezco! ¿Y nosotros qué?

¿Nos merecemos que te vayas y nos dejes empantanados?

Papá, me voy a trabajar, y solo son 5 días.

¿Sabes por qué me pasa esto?

Porque no te crucé la cara cuando me lo dijiste.

Si ese día te doy una bofetada, se acabó lo de ser artista.

Papá,...¡Tú te callas!, ¡que contento me tienes!

¡Que hace días que no estudias!

¡Y estoy hasta las narices que aquí nadie dé ni golpe!

¡Contigo ya hablaré cuando te hagan eso!

¿Qué te van a hacer?

Nada.

¿Cómo que nada?¡Nada! Si dice que no le van a hacer nada, es nada.

Venga, termina de hacer la maleta, que te acompaño.No, la acompaño yo.

Me cojo un taxi.

Inés, si te digo que te acompaño, te acompaño. Tengamos la fiesta en paz.

Y date prisa, que tengo que ir a trabajar. ¡Pero a trabajar en serio!

Venga, no te preocupes.

Ya sabes cómo es papá, que...

Solo tiene miedo de que te pase algo.

Si lo único que quiero es que respete mi trabajo.

Hija, aquí tienes la comida para el viaje.

En la tartera grande van la tortilla y los filetes y aquí las torrijas.

Gracias, abuela.

¿Qué pasa?

Lo de siempre.

Anímate, mujer.

Y a papá... no le contestes.

Ya.

¿Has terminado de hacer la maleta? Sí.

Vamos, que Pili estará abriendo la tienda.

Las vacaciones de Semana Santa son un rollo. Yo me aburro.

Pues anda que yo...

Hace un frío que pela. Y tú le regalas la lagartija a tu hermana.

Es para que le dé suerte.

Os tengo que decir una cosa muy importante.

Pero no se lo podéis decir a nadie. ¡Juradlo!

Lo juro. ¿Qué es?

Y yo. ¿Qué es?

Me operan.

¿Te operan? ¿Cuándo?

No lo sé, pero a todos los de mi familia les operan de lo mismo.

¿Y de qué?

No lo sé. Lo ha dicho mi hermano, pero ya no me acuerdo.

Cuando haces la mili, ¡zas!, a operarse.

Ya empiezas con tus trolas.

Que no. A mi padre le operaron y a mi hermano mañana.

¿Operaron a tu padre?

Sí, y a mi abuelo.

Si no tienes abuelo.

Sí, uno que mataron en la guerra.

(Aquello era la maldición de los Alcántara).

(Desde mi abuelo la familia padecía esa cosa misteriosa).

(Algo terrible nos pasaba, que al llegar al cuartel nos operaban).

¡Inés, que no tengo toda la tarde!

¡Sí, que voy!

¡Pili, que me voy!

Si sales en los periódicos mándame los recortes.

No salgo en los periódicos, vamos a sitios pequeños, casinos y eso...

Por si acaso. Y mándame una postal.

Bueno.

Hija, mucho cuidadito. Come bien.

Y trata ahora con cariño a tu padre. Sí, abuela.

¡Vamos, Inés!

¡Ya voy!

Y tú cambia esa cara. Llámame esta noche.

Eso es como si te sacaran una muela.

Hija, si te pasa algo llamas.

No me va a pasar nada.

Por si acaso. Y duerme bien. Y come mucho.

¿Cómo no voy a comer?

Es que por ahí hay mucha porquería. Y escríbenos.

Solo me voy 5 días.

Pues nos mandas una postal.

Pues una postal.

Hola.

¿Pero en una DKV vais a ir?

Sí.

Ya estáis como los gitanos, solo os falta el tambor y el oso.

García Lorca también iba en furgoneta y no se le caían los anillos.

Vaya ejemplo que me pones.

Inés, si te entra un poco de cordura me llamas y voy a buscarte.

Que la cordura ya me ha entrado.

Bueno, tú llamas.

¿Cómo está usted?

Diego, deje que le diga algo:

Perdone, no me gusta amenazar, pero que no le pase nada a la niña,...

..porque si le pasa algo usted se va a acordar.

Y tú, no te montes en la parte de atrás, que te mareas.

Qué bonito.

Precioso.

Qué caída tienen los pantalones de seda.

A esa chaqueta le cambiaría el forro, lo pondría estampado.

Tiene razón.

Y ese abrigo con menos vuelo. Totalmente de acuerdo.

Perdona, Merche.

Qué panzada de correr me he pegado.

¿Cómo llegas a estas horas? Se me ha echado el tiempo encima.

Saluda.

Ah. Hola, ¿qué tal?

Hola.

¡No sé qué tienes en la cabeza! Bueno, sí lo sé.

Bueno, que me tengo que marchar.

¿Te vas? ¿Adónde?

Está Maurice fuera. Venía a decirte que me voy.

¡Que estamos trabajando!

No pretenderás quedarte aquí, ¿no? Mañana volvemos a casa.

Lo que queremos hacer es cenar juntos y despedirnos como Dios manda.

No me asustes más.

Que no. Mira, tú te acuestas, que yo llego.

Oye...

No te preocupes.

Cenas, te despides y a la pensión.

Que sí, Merche.

Adiós.

Adiós.

¿Tiene algún problema?

Sí. Se llama Maurice.

Con su permiso. Quería hablar con usted.

Mire, don Pablo... ¿Un cigarrillo americano?

Con respecto a lo de esta mañana, la gente está llamando...

..y me duele la boca de decirles que vamos a dar las llaves a tiempo...

¿Me das fuego?

Pero como la gente ha pagado el primer plazo quiere saber...

..y ya no sé qué decirles.

De eso quería hablarte. Siéntate.

¿Te acuerdas de Perico Cejas?

Sí, el concejal de las licencias.

Exacto. Sin su consentimiento no hay nada que hacer.

Si queremos hacer algo hay que pagar peaje.

Untarlo, ¿lo entiendes?

Sí.

O se le pone la pasta o no se coloca un ladrillo.

Pero hay que hacerlo con cuidado.

¿Qué quiere que haga yo?

Llevarle un regalito.

Lo haría yo, pero es conveniente que no me vean.

Hay que guardar las apariencias. Ya sabes cómo son estas cosas.

¿Esto qué es?

Ábrelo.

Ábrelo, que no muerde.

Joder.

¿Cuánto hay aquí?

Medio millón.

¿Qué quiere que haga con medio millón?

Que se lo des a Perico Cejas.

¿Y por qué no le mandamos una transferencia?

¿Cómo una transferencia? ¿Qué director gerente eres tú?

¡No faltaba más!

No tiene que verte nadie. Te lo llevas hoy a tu casa...

..y mañana a las once te vas a la plaza de San Juan de la Cruz,...

..al bar Astorga, allí desayuna, se lo entregas y te vuelves.

Al bar Astorga.

Tienes que hacerlo discretamente. Y cuidado que es un personaje extraño.

Bueno, pues me llevo esto.

Y se lo entregas a ese cabrón.

Joder.

Otra cosa, ¿qué hago con su maletín?

Se lo das también. Como regalo de la casa.

Joder con el regalito.

Antonio.

¿Sí?

Cierra. Hablando de regalitos, no hemos comentado lo de Marbella.

Pues que me lo pasé muy bien.

Y mejor lo podías haber pasado, que eres un pardillo.

Mira que rajarte en el último momento.

Menudo festival.

Ya aprenderás, Antoñito.

Con su permiso.

¿Y si se les va la mano? Estos igual cortan de más.

Joaquín, no seas cenizo.

Es que no me fío, Toni.

Nos pondrán anestesia, ¿no?

Hola, Joaquín.

Casi no llegamos a tiempo, pero... te hemos traído una sorpresita.

Hola, Toni.

Cecilia...

Qué bien.

Te he traído bombones.

Gracias.

Creo que te operan. Te dejarán bien, ¿verdad?

Eso espero.

Cuando me lo han dicho estos casi me troncho de risa.

Pues a mí no me hace gracia.

Te van a dejar hecho un primor.

Me han dicho que lo hacen sin anestesia.

Claro, sin anestesia, como los auténticos soldados.

Toni, ¿en la tienda de tu madre siguen vendiendo ropa para chicos?

Que sí. Que os paséis, que está Pili.

¡Por favor, vayan saliendo!

Adiós, ¡macho!

Bueno, pues que te den el alta pronto, soldado.

Qué pena no ser enfermera para quedarme a cuidarte esta noche.

Toni, casi se nos olvida.

Te hemos comprado esto, para que te relajes después del quirófano.

Ha costado una pasta.

¡Joder!

¡Llevaos eso!

Adiós.

Estoy muy emocionada, Diego.

Me hace mucha ilusión hacer mi primera turné contigo.

No sé, la verdad es que...

..me pasaría así el resto de mi vida.

No te pienses que todo es de color de rosa.

Ya lo sé, pero es que estoy contenta.

En cuanto lleguemos tenemos que descargar, montar el decorado,...

..hacer la función y cuando acabemos, otra vez desmontar.

Pues lo hacemos.

Mercedes, yo me muevo por impulsos, hago apuestas.

Apuesto por las personas. Hasta ahora me ha funcionado.

Quiero hacerle una proposición.

¿Una proposición?

Cuando vi sus bocetos tuve la impresión de que sabe lo que quiere.

Tiene usted iniciativa, y eso no es frecuente. Es usted ambiciosa.

Bueno, no sé dónde quiere ir a parar.

Necesito alguien como usted.

Alguien con fuerza, con ganas de comerse el mundo, que me ayude...

..y que esté en mi sintonía.

¿Y yo qué puedo hacer?

Le estoy haciendo una oferta en firme. Quédese en París.

El idioma no es problema, yo tampoco lo hablaba, eso se aprende.

Usted tiene imaginación, ganas de trabajar...

..y supongo que de ganar dinero. Conmigo lo ganaría.

Se lo agradezco mucho.

Pero no sé...

Tengo a mi marido y a mi familia en Madrid.

No importa. Véngase con ellos. Encontraremos algo para su marido.

¿Y mi hijo? Estudia en la Universidad y...

Eso se puede arreglar.

No tiene que darme una respuesta hoy, ni mañana.

Piénselo despacio.

No sé qué decirle.

No se precipite. Siempre se puede tomar una decisión.

Y en cualquier caso, se quede en París o no, la oferta sigue en pie.

Trabajaremos juntas, como dijimos.

Se escuchan gritos.

¿Qué pasa?

Nada. Exiliados.

Compatriotas nuestros pidiendo democracia para España.

Parece que Franco ha detenido a varios vascos.

Pero insultan a Franco.

Esto es Francia. Aquí las manifestaciones son legales...

..y los partidos no están fuera de la ley.

Ni hay censura, como en España.

Este es el país de la liberté, egalité, fraternité.

Salvo que se sea negro y pobre, emigrante y pobre o solo pobre.

Tranquilo, a lo mejor no te operan.

A todos los de mi familia nos operan.

Hola, Cervan.

¿Qué pasa? ¿Y esa cara?

Que le van a operar.

¿De qué?

Es que no lo sé. A mi hermano le operan mañana en el cuartel...

..y a mi padre ya le operaron.

Y a su abuelo que le fusilaron en la guerra.

Ah, eso no tiene importancia. A mí también me operaron.

Te pegan un corte y zas...

¿Un corte? ¿Dónde?

¿Dónde va a ser?, ahí abajo.

¿En la "pirula"?

¡Ahí!

Tranquilo, a lo mejor te pueden hacer un trasplante.

A lo mejor te la puede dejar Josete.

¡De eso nada! Que te la deje Luis.

No, no... Sois unos egoístas.

Hola.

¿Qué te pasa?

Que le van a operar de mayor.

¿De qué? No os lo puedo decir.

¿Por qué?

Porque no.

¿Estás enfermo?

No, es una maldición de mi familia.

¿Qué le pasa?

Nada, que cuando sea mayor le van a cortar la pirula.

A mi padre ya le operaron y a mi abuelo también,...

..antes de que le fusilaran.

A mi hermano le operan mañana.

Bueno, no te preocupes.

Adiós, y no te preocupes.

No entiendo a las mujeres. Ahora van y me dan un beso.

A mí no me mires, yo no sé nada de mujeres.

Me ofrecéis una sopa sin sustancia cuando yo esperaba almíbares...

..y exquisitas mermeladas.

¿Cómo es vuestro amor?

¿Estás nerviosa?

Mucho.

No te preocupes y relájate. Estás preciosa.

¡Daos prisa, que empezamos!

Mierda.

Para ti también.

Dame suerte.

Me cago en la leche. Justo hoy.

Joder.

Te sienta de maravilla.

¿Verdad?

¿Qué tal?

Muy bien. Te favorecen mucho. Yo que tú me los compraba.

Pues me los llevo.

800.

Y para ti la cazadora, 800 también.

Pili.

Y tú de novio, ¿qué tal?

¿Qué tal de qué?

Pues que si tienes.

No. Estoy buscando uno, pero no hay.

Pili, enhorabuena, lo acabas de encontrar.

¿Sí?

Lo tienes en el probador. Es guapo y vasco.

¿Qué más quieres? Es una bicoca.

Además, está buscando novia desesperadamente.

Lo que me faltaba, un militroncho.

Yo quiero un novio que me trate como una reina.

Bueno, si ya nos pagan 172 pelas al mes.

Vale, Mario no es rico, pero puede invitarte a comer pipas.

Antonio, ¿cómo estás?

Voy a llamar a casa, que me he dejado la llave fuera...

..y mi suegra no me contesta.

Ha salido. Ha dicho que iba a la residencia de doña Valentina.

¿Y Carlos?

Estará en casa de un amigo.

Álvaro.

Hola.

¿Qué haces aquí?Hemos venido a ver si encontrábamos algo,...

..que nos ha dicho Toni que había rebajas.

Acabamos de estar con él. ¿Y cómo está?

Estupendamente.

Antonio, ¿te acuerdas? El que faltaba.

¿Cómo está usted? Muy bien.

Hemos estado con Toni en el hospital.

¿En el hospital? ¿Qué le ha pasado?

Nada.

Si está en el hospital será por algo. ¿Qué le pasa?

Cosas de hombres.

¿Cosas de hombres? ¿Qué cosas son esas?

Bueno, me voy, que mi suegra tiene que estar a punto de llegar.

Vascuence, hijo, apéame el usted, que me haces más viejo.

Antonio, Antonio, su maletín.

Uy, mi madre.

Cómo pesa. Y tanto que pesa.

Vaya cómo tenéis la tienda. Con música y todo.

Verás cuando lo vea Merche.

No se lo diga a Mercedes, por favor.

¿Cómo se lo voy a decir? No sabría qué decirle.

Adiós. Adiós.

¿Qué me ha dicho?

Que le tutees.

¿Qué?

Que le tutees.

¿Y qué? ¿Me vas a decir qué le pasa a Toni?

Ah... Es que...

Está haciendo un servicio a la Patria.

Claro.

¿Sabes una cosa?

¿Qué?

Que no tiene novio, está buscando uno y le encantan los vascos.

Él se llama Mario. Parece tímido, pero se le pasa.

Bueno, ¿nos vamos a tomar unos vinitos?

¿Y quién invita?

A escote.

Yo es que con lo de los pantalones me he quedado pelado.

Vaya ligues que me salen.

¡Antonio, Antonio!

¡Corre, ven!

¡Han llamado, que Desi y Ramón han ido a tomar unas copas...

..y Desi se ha caído!

¿Cómo que se ha caído?

Estaba tan tranquilo y de repente, al suelo, como un muerto.

Eso es del champán que dan ahí. Es peor que los berberechos de Tinín.

Déjate de berberechos.

Que viene, que viene.

¡Es un muchacho excelente! ¡Es un muchacho excelente!

¡Es un muchacho excelente...!

¡Y siempre lo será! ¡Y siempre lo será!

Antonio, ¿dónde vas tan corriendo?

¿Qué está pasando aquí? Yo soy un mandado. Es cosa de Desi.

¡Pasa, Antoñito y tómate algo!

Erais vos.

No.

Sí. Erais vos quien me amaba y no lo comprendí.

No era yo.

Sí lo erais.

Cirano os lo asegura.

Qué abnegación, qué noble y generosa impostura. Las cartas eran vuestras.

¡No!

Las palabras de amor. La voz que en la noche llegaba hecha temblor.

Yo os juro...

El alma entera de todo aquello vuestra.

No. Yo no os amaba. Era él.

Ved la muestra, ya no lo aseguráis con la misma energía.

No, mi dulce amor. Yo entonces no os quería.

Cuántas cosas muertas que ahora han resucitado.

¿Por qué durante tiempo habéis callado?

¿Por qué si en esta carta, a él ajena,...

..el papel sigue con lágrimas vuestras?

Pero la sangre es de él.

Qué soso que es este tío.

Qué mujeres, Antonio. Parecen francesas.

Mira, esta se llama Cristina. ¡Hola, Cristina!

Hola, guapo.

A mí me gusta Laurita. El otro día me dijo que era de Tomelloso.

Bueno, pues me tengo que ir.

¿Cómo te vas a ir? ¡Si todavía no ha empezado lo bueno!

¿Pero has visto qué chicas hay? ¿Has visto a Conchi?

¡Conchi, ven! ¿Has visto qué mujer? Quieres decirle algo, coño.

Hola, Conchi.

Hola, chato.

¿Y ahora qué?

Lo que se hace siempre, invitarlas a una copa. ¡Y deja el maletín!

Desi, ¡el maletín no puedo!

Ay, ¿qué? Estáis tristes, ¿no?

Un poco.

Pues no sé por qué.

Anda que no debes ser tú pinto ni nada.

Yo soy un fenómeno, donde pongo el ojo pongo la bala.

Cuánto pelo tienes.

Y qué negro.

¿Cómo te llamas?

Antonio Alcántara.

¡Antonio Alcántara para servirle a Dios y a usted! ¡A mí la Legión!

Yo me llamo Elena, pero me llaman Leny.

¡Venga, benjamines para todos!

(Todos): ¡Bieeeeen!

¡Eeeeh, que tú no te vas hasta que no te tomes una copa!

Si es que no puedo... ¡Que te sientes!

¿Y quieres dejar el jodido maletín de una vez?

¡Precisamente! Que me tengo que ir por el maletín.

Tengamos la fiesta en paz.

¿Te han dicho que eres muy guapo?

No.

Es que estás para comerte.

(El fervor de los fieles y los cofrades...)

(..acompaña en la procesión del silencio,...)

(..organizada por los cruzados de la fe).

(Está formada por 10 procesiones parciales y 15 pasos...).

Teléfono.

¿Sí?

Hola, Toni. ¿Ya te han operado?

No. Mañana por la mañana. Hoy solo me han sacado sangre.

Creo que ya sé de qué te operas. Me lo ha dicho el Cervan.

Si quieres un trasplante yo te dejo la mía.

¿Pero qué dices?

De verdad. Yo convenzo a Josete para que me deje la suya.

Toni. ¿Te pasa algo?

No, no, abuela, no me pasa nada. ¿Está papá?

No. No ha venido.

(Pues nada, dile que estoy bien).

¿No te pasa nada? Tú estás en el cuartel, ¿no?

Claro, ¿dónde voy a estar?

Te tengo que dejar. Un beso.

Adiós.

Qué raro.

Buenas noches.

Adiós.

Abuela.

¿Qué?

¿Al abuelo le operaron?

¿Qué abuelo?

A ese que era tu marido y que murió antes de que yo naciera.

¿De qué estas hablando?

Es que al padre de papá sí le operaron.

¿Se puede saber qué dices?

Nuestra familia tiene una maldición y al hacer la mili te operan.

A Toni le operan mañana.

¿Cómo que le operan mañana? ¿De qué?

Me ha dicho Cervan que de la pirula.

Pero no le va a pasar nada, ¿no?

Claro que no, de eso no se muere nadie.

No se lo digas a nadie que he prometido no contártelo.

No se lo digo a nadie. Acuéstate.

Buenas noches.

Dios mío. Operan al niño y soy la última que me entero.

Bueno, un brindis. ¡Por el Círculo de tiza!

Bueno, nos ha salido muy bien, ¿no, señor director?

Ya te he dicho que sí. Y mañana en Segovia, mucho mejor.

Tengo que darte una noticia.

¿Sí?

Quería dártela después del estreno.

Pues dímela.

Me han concedido oficialmente la nulidad. Lo sé desde ayer.

Es maravilloso, ¿no?

Sí.

Tengo que llamar a casa, porque aún no he hablado con ellos.

Perdón. En la tercera escena hay mucha negligencia verbal.

Ríen.

¡Estoy hablando en serio! El borracho que se entienda.

¿Tu amigo es ministro?

¿Por qué?

Como no suelta el maletín.

¡Mi amigo es ministro con cartera!

Con mi amigo no os metáis.

Aquí donde lo veis,...

..para mí es como un hijo.

¡Y su hijo como un nieto!

¡Antonio!

¡Dame un abrazo!

¡Venga, otra copita para celebrarlo!

¿Pero otra copa?

¡Que no te vas de aquí sin tomarte la penúltima con Cristina y conmigo!

¡Que yo no soy Cristina, que soy Conchita!

¡Y yo soy Laura!

Venga, os invito a la última, pero nos vamos.

Ponga la última ronda.

Más tarde.

Tú querías venir a Francia.

Cuánto te quiero.

¿Ya habéis vuelto?

Sí, hace un rato.

¿Todos?

Sí.

¿Te pasa algo?

No. Nada.

¿Qué cama prefieres?

Me da igual. Solo vengo a coger el cepillo de dientes.

¿No duermes aquí?

No, voy a salir por ahí con Arturo. Hasta mañana.

Oye, ¿te importa que te coja la manta y la colcha?

No, cógelo.

Nos han dejado solas.

¿Qué te ha hecho Carlos? Se te ha enredado todo.

Y esta sin venir.

Hola.

Hola.

¿Sabes qué? Yo te veo como un bomboncito.

¿Como un bomboncito yo?

Sí. De licor.

Ah, de licor.

Vamos a brindar.

Eh... Bueno.

Por...

Por que vengas muchas veces más.

Ya, ya...

Pero después de Semana Santa, mañana no abrimos, como es Jueves Santo.

Es que no sé si voy a poder. ¿Comprendes?

Querer es poder.

¿Y tú tienes novia?

Yo soy como un lobo. ¡Auuuuuu!

Aunque yo no soy más que una sombra...

..y vos un fulgor milagroso,...

..no podéis comprender lo asombroso de este amor...

..que hasta en sueños os nombra.

Ya os hablé de su fuerza un día.

Mas lo hicisteis con poco efusión.

Porque nunca como hoy, alma mía,...

..la palabra a mis labios subía desde el fondo de mi corazón.

Me parece que es la vez primera en que os hago saber lo que siento.

Yo también pienso así.

Si os dijera que es distinto, esta vez, vuestro acento.

Os adoro, Rosana. Os adoro con tal ciega y ardiente locura...

..que no puedo sufrir la tortura de este amor que en silencio devoro.

Me embriagó vuestro hechizo.

De suerte os confieso rendirme a mi vez.

Pues que venga, si quiere, la muerte...

..si yo fui quien os dio esa embriaguez.

¿Quién te ha dicho que tienes que mentirme para que venga a verte?

Es verdad, es verdad.

Que desde que has prosperado no nos haces ni puñetero caso.

Joder con la manía.

¡Y no has querido comprar el coche a mi primo!

¡Cállate, mangarrán!

¿Dónde está mi casa?

¡Tu casa está pa' allí!

¡Qué mujeres! En mis tiempos no había chavalas así.

Cómo huelen.

Mejor que tú.

A ver, la intendencia, os dejo aquí el paquete. Hasta mañana.

Hasta mañana. Mira que te pones pesado, Desiderio.

¡Sereno, sereno!

¡Ya voy!

Buenas noches. Buenas noches, don Antonio.

Gracias.

Que descanse.

Buenas noches, Herminia.

Ya te he oído que llamabas al sereno.

Sí, es que no sé dónde he dejado las llaves.

Menudo susto me has dado. No he pegado ojo.

¿Te parecen buenas horas de venir? ¡Las 3 de la mañana!

Lo preocupada que me has tenido.

¿Ha llamado Merche?

No. No ha llamado.

Me podías haber dicho lo de Toni.

¿También lo sabe usted? Sí.

No se lo he dicho por no preocuparla.

¿Por no preocuparme, después de la noche que me estás dando?

¿Se puede saber dónde te metes?

¿Yo?

Por ahí. Cuando me he querido dar cuenta ya eran las tantas.

Me voy a dormir que...

Buenas noches.

Buenas noches.

Herminia, no le diga a Merche que he llegado tan tarde.

No se lo pensaba decir.

Como ella se preocupa por nada.

Claro. Ella se preocupa... por nada.

Buenas noches.

Ay, Señor, Señor.

Joder, qué mareo tengo.

El maletín.

¡Me cago en la leche!

El maletín, joder, el maletín.

Oiga.

Oiga.

Que soy el que ha estado aquí antes.

Me cago en la leche.

Joder.

¿Le pasa algo, don Antonio?

Que me he dejado aquí dentro un maletín.

Trae la llave.

¡No tengo la llave!

¡Sereno!

¡Vaaa!

¿Y no conoce al dueño?

De vista. Se ha ido pa' allí hace un rato.

Buenos días.

Buenos días.

¡Antonio!

¿Qué haces ahí, cogiendo frío?

No has dormido, ¿no? Qué mala cara tienes.

¿Qué te pasa?

Nada.

A usted no la puedo mentir. Me he metido en un lío.

No me asustes. ¿Ha pasado algo malo?

Lo peor que podía pasarnos. Todo ha sido por mi mala cabeza.

Un despiste, porque otra cosa... No me separé de él toda la noche.

¿De quién no te separaste? Cálmate.

Pues que he perdido un maletín que me dejó don Pablo.

¿Tan importante era?

Como que me ha arruinado la vida, ¡imagine si era importante!

Haz memoria, seguro que recuerdas dónde te lo has perdido.

¿Cómo?

En el Edén.

¿En el Edén, Antonio? Virgen del amor hermoso, ¿tú también?

¡Que no hice nada! ¿Cómo voy a hacer algo?

Es que me llama el Cervan y me dice que Desi estaba enfermo.

Voy allí... ¡Yo no hice nada!, pero entre unas cosas y otras...

Bueno, vamos a ver. Ahora, cuando abran vas.

Si te lo has dejado allí seguro que te lo devuelven.

No puede ser, que es Jueves Santo y esos sitios no abren.

No abre hasta el domingo por la noche.

Y el domingo tampoco puede ser,...

..porque he quedado dentro de un rato con un señor para dárselo.

¿Pero qué tiene el maletín? ¡Medio millón de pesetas!

¿Qué me dices? Antonio, ¿qué haces tú con ese dineral?

Que no es mío. Me lo ha dado don Pablo para pagar a un concejal.

Total, que esto es la ruina y me van a meter en la cárcel.

Por eso no he dormido.

Hola, abuela.

Hola, hijo.

Hola, papá. ¿Qué pasa?

Nada. Que tu padre ha perdido una cosa muy importante.

Pero la va a encontrar.

Papá, ¿te van a meter en "chirona"?

Qué le van a meter en la cárcel. Anda, anda.

Vamos a desayunar.

Puerta.

Hola.

Hola.

Que soy yo, Laura, la del Edén.

¿Te acuerdas?

Tú eres la del Edén. Sí.

¿Y qué haces aquí?

Te he traído esto.

Ay, Dios santo.

Me parece que es tuyo.

Y tanto. Perdona que me ponga así, pero no he dormido.

Te lo iba a haber traído ayer, pero no sabía dónde vivías,...

..como era la primera vez que venías al club.

Herminia, ya está aquí el maletín. Ya lo veo.

Le he preguntado al viejito del kiosco y me ha dicho que vivías aquí.

Bueno, pues yo me marcho.

No sabes cómo te lo agradezco.

Ten cuidado, no lo vuelvas a perder. Hay mucho dinero ahí dentro.

Espera, hija, espera.

Mira,...

Que como te has molestado...

Por favor, no quiero nada.

Toma esto.

No quiero nada. Gracias.

¿De verdad? De verdad.

Bueno... pues...

Hasta la vista.

Joder, vamos a tener suerte.

Una santa.

Esa chica será lo que quiera, pero es una santa.

Está todo, Herminia.

No se les irá la mano, ¿verdad?

No. Tú tranquilo.

Tranquilo dice.

-¿A ti te lo han hecho? -No.

¿Cómo se les ocurre operarnos en Jueves Santo?

-Estoy acojonado. -Pues yo no te digo.

Y si te desgracian, ¿qué haces?

Pues quejarte al maestro armero.

Bon jour.

¿Le puedo dejar aquí las maletas? Sí, sí.

Si viene mi amiga que espere aquí, que he ido a dar una vuelta.

La llave. Gracias.

Buenos días.

Buenos días. Un cortado con leche fría.

(Querida Asunción, venirme a París sería como un sueño,...)

(..pero mi vida está en Madrid, con mi familia).

(De todos modos espero que podamos trabajar juntas).

(Ha sido un placer conocerla. Hasta pronto).

-Don Perico. -Buenos días.

Un café solo y una tostada.

Perdone.

Le he tirado el maletín.

Gracias.

¿Qué te debo?

3 pesetas.

Cobra 5.

(En Sevilla, la Semana Santa presenta un especial esplendor...)

(..de acuerdo con sus tradiciones seculares).

Antonio, ¿no dijo Toni que iba a venir a comer?

Ya vendrá. Todavía son las dos.

¿Por qué en Semana Santa...

..siempre echan la Túnica sagrada y procesiones?

Porque es un época de mucha tristeza.

¿Por qué van descalzos y con cadenas?

Van haciendo penitencia.

Qué daño.

¿Por qué no te has tomado la cerveza en el bar?

Porque no me apetecía.

Y quiero comer pronto para echarme la siesta, que estoy cansado.

Yo también estoy muy cansada.

¿Os pongo la comida?

Por mí sí.

Carlos, termina de poner la mesa. Saca las servilletas.

Papá.

¿Qué?

¿A ti cuándo te hicieron el trasplante?

¿El qué?

El trasplante. ¿Cuándo te lo hicieron?

¿Trasplante de qué?

De la pirula. ¿Quién te la dio?

¡Que no me han trasplantado nada!

Dice el Cervan que cuando haces la mili te cortan la pirula.

Acabáramos. Se va a enterar el Cervan.

Hola, ya estoy aquí.

Hola, Toni.

¡Aaaah!

¡Yo no he hecho nada! ¿Qué has hecho?

¿Te duele mucho?

¿Cómo que si me duele?

¡Quieto, que te vas a hacer daño!

¿Cuándo viene mamá?

Mañana.

Dame el abrigo.

Mañana comemos todos juntos.

Bueno, todos menos la actriz.

Siéntate, hijo.

¿No te han dado nada para el dolor? ¡Una aspirina, pero ya se ha pasado!

Siéntate.

(Aunque aún tardé unos años en saber que nos operaban en la mili...)

(..por lo menos me di cuenta de que no era algo de lo que uno se moría).

(Y eso fue todo un alivio. Ya no tendrían que hacerme un trasplante).

Le dejo la maleta de mi amiga. Cuando venga le dice que me he ido.

¡Philip! ¡Philip!

Esa no, esa se queda.

Adiós. Muchas gracias.

¡Merche!

"Uno moment".

Es para matarte. Esto no te lo perdono.

Es que... "Le otre malete"

Estás loca de remate.

Merche, que te...Que no me cuentes nada. Que esto no tiene gracia.

Merche, que te...No me cuentes nada. Que no vuelvo contigo a París.

A ver, dime, ¿qué ha pasado? Porque algo habrá pasado.

Claro que ha pasado. Que está casado.

¿Que está casado?

Casadísimo. Y tiene la desfachatez de contármelo.

¿Por qué me pasa a mí esto? Siempre se me pegan los casados.

Será una racha. Será un razón.

Pero te digo una cosa, yo he terminado con todos los franceses.

Claro que sí. Que se vayan... a la "merde".

Eso. Yo me quedo con los españoles.

No llores, ¿eh?

Mucho mejor los españoles.

Vámonos, que no llegamos al tren.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T3 - La larga noche del maletín - Capítulo 51

01 may 2003

El viaje a París toca a su fin, pero Nieves está dispuesta a disfrutar hasta el último instante. Y es que, para ella, los franceses son la pera limonera. Mercedes asiste preocupada a los devaneos de su amiga, que hace de todo menos pasar por la pensión. En su último día en la capital francesa, Mercedes se cita con Asunción Riaño, la modista que conoció en el capítulo anterior. Mientras hablan de negocios ven pasar, para sorpresa de Mercedes, un grupo de españoles manifestándose contra Franco. Pero, aunque los aires de libertad que se respiran en París contrastan con el ambiente de la España de 1970, Mercedes está deseando volver a casa y ver a su familia.

Entretanto, Antonio está preocupado porque no sabe nada de su mujer desde que volvió de Marbella. En la constructora, Don Pablo le da un maletín con el que hacer de nuevo un encargo desagradable, para conseguir de una vez por todas los permisos de construcción. Antonio, preocupado por el encargo y harto de que en su casa todo el mundo haga lo que quiera, estalla con su hija Inés, que está a punto de partir de gira. Pero el estado de Antonio no pasa desapercibido a sus amigos de la bodega, que le preparan una sorpresa para que pueda aliviar sus tensiones...

Mientras Diego Barrios ultima los preparativos de la tourné, Inés tiene que soportar que todo su entorno cuestione su vocación de actriz. No obstante, está embargada por la emoción del estreno y, lo que es más importante aún, por pasar unos días con Diego lejos de Madrid. 

Por último, a Toni le comunican en el Ejército que tiene que operarse de fimosis. Carlitos, que se entera de que el de Toni no es el único caso en la familia, piensa que el destino le depara ser el siguiente en pasar por el quirófano. Y es que la maldición de los Alcántara le persigue.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - La larga noche del maletín - Capítulo 51" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - La larga noche del maletín - Capítulo 51"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos