www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
720121
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.50 - Arde París
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Anda, anímate, hijo.

Que me anime, dice. Con esa manía que le ha entrado de irse.

Hijo, yo me quiero ir al pueblo.

El tiempo que me queda quiero pasarlo en mi casa.

Eso no me lo diga, que me pone enfermo.

Había pensado quedarme unos días...

Pues eso, ¿por qué no se queda hasta que se encuentre mejor?

¿O le han puesto una pistola para irse mañana?

Es que aprovechando que está aquí el primo Mariano me voy en su coche.

Qué momento elige usted.

Usted se va, Merche en París y la niña que quiere hacer una turné.

Total, que me dejan más solo que la una.

Solo van a estar fuera unos días.

Para mí como si fueran meses.

Papá, necesito dinero.

Hombre... Ya resucitó Lázaro, madre.

Mire este. ¿Usted se cree que viven en casa?

Pues es como si no viviera, porque no le veo nunca.

Solo cuando quiere dinero. ¿Cuánto quieres?

40 duros.

¿40 duros?

Es que estoy sin blanca.

40 duros, hijo. Toma.

Muchas gracias. Hasta luego.

Y no vuelvas tarde.

Yo lo intento.

Más enérgico, Antonio, te lo tengo dicho.

Si ya no se trata de ser enérgico, madre.

¿Entonces de qué?

Han cambiado mucho las cosas.

La verdad es que sí. Y muy deprisa.

Fíjese, hace 10 años un padre daba un golpe en la mesa...

..y la familia ni "mu".

Y si pegabas un grito no se oía ni una mosca.

Ahora te puedes desgañitar y dar golpes, que para lo que sirve...

Yo, mira, como ya no lo voy a ver.

Qué manía tiene usted.

No lo va a ver usted, pero ya verá la de cosas que vamos a ver.

Tu mujer te dice que se quiere ir a París, tú tan contento.

Que tu hija quiere ir de turné, anda que se va con la sección femenina,..

..pues tú chitón. Como para estar contento.

París.

Desde luego...

¿Te hago una foto aquí? Bueno.

¿Aquí?

A ver, mírame.

¿Se ve?

Ya.

Hija, pareces una modelo, ¿eh?

No digas tonterías. Eres una exagerada.

Ni exagerada ni nada. Después 3 hijos, menudo cuerpo.

¿Te hago yo una?

¿Y si nos hacemos una las dos? Con la torre esa al fondo.

Pues sí.

Monsieur.

¿Vous prennez photo de nous?

¿Une photo? Mais bien sur.

¿Has visto qué interesante?

No está mal.

Y tan educado... Saben tratar a las mujeres.

Que sonrías. Ya estoy sonriendo.

¡Et voila!

Merci beaucoup.

Pas de quoi, "señorita". De nada.

¿Vous parlez español?

Un poquito.

Me llamo Maurice Lietout.

Yo Nieves Carranza.

Encantado.

¡"Enchantadísima"!

Nos tenemos que ir, que llegamos tarde.

Qué prisas, hija.

¿Vive aquí?

Oui. Vivo aquí, en París.

Trabajo.

Yo en Madrid.

¿Viaje turístico?

No, no. De trabajo.

¿Tu abuela también se va? Sí, y mi hermano también.

Joé, qué suerte tienes.

¿Suerte por qué?

Porque te vas a quedar solo.

Es verdad. Mis padres nunca se van.

Y mi madre y mi abuelo tampoco.

Mi padre dice que como aquí en ningún lado.

Eso no me lo creo.

Yo también me quiero ir.

Yo me quiero ir a Benidorm. No, que yo ya he estado.

Y yo también.

¿Y por qué no nos vamos a ultramar?

¿Y eso dónde está?

Donde vienen los ultramarinos.

Anda, tira, magarrán.

(No es que yo estuviera descontento en casa).

(Lo que pasaba es que a mi familia, como a España entera,...)

(..le estaba entrando la fiebre de viajar y yo no podía ser menos).

Como la gente de mi casa siga viajando, no sé qué voy a hacer.

Ya será para menos, don Antonio.

No te quejes tanto, Antoñito, que tú también vas a viajar.

¿A viajar yo? Pues será una novedad, porque no he ido ni a Guadalajara.

¿Y qué se te ha perdido en Guadalajara?

Eso también es verdad.

Donde vas a ir es a Marbella.

Sí, a Marbella... Ya me gustaría.

Mañana mismo y conmigo.

¿Usted y yo?

Volvemos el miércoles.

¿Y qué vamos a hacer en Marbella?

Vamos a la inauguración de Puerto Banús.

Puerto Banús. ¿Y eso qué es?

¿Cómo que qué es? El puerto de yates más importante del Mediterráneo.

¿Imaginas qué gente habrá allí? La más importante.

¡La flor y nata!

Y tú y yo codeándonos entre ellos. Relacionándonos.

¿Qué te voy a hablar de relaciones a ti, que eres un experto?

Tanto como experto. Se me da bien, pero experto no.

Se le da bien. ¿Tú qué opinas, Lola?

Pues que es el mejor. No hay cliente que se le resista.

En cuanto se descuide un magnate le quito el yate y le vendo un piso.

No, hombre, no. Puerto Banús es otra cosa.

¿No quieren lujo? Las Lomas de don Julián, un lujo a su alcance.

Pues voy y les digo: Aquí tienen el lujo. Unos pisos estupendos.

Que no, Antoñito. La gente que esté allí hace mucho que alcanzó el lujo.

Inés, menos mal que estás aquí, si no me muero de aburrimiento.

No sé por qué mi madre me ha pedido que venga, si no entra nadie.

En Semana Santa quién va a entrar. Por lo menos tú te vas de paseo.

¿Cómo que de paseo? Que me voy a trabajar.

Te vas de viaje con Diego.

Que no, que me voy con todo el grupo de teatro.

Con todo el grupo. Tú lo que tienes es mucho teatro.

Anda esta, qué morro.

No te pongas como mis padres que creen que solo quiero irme con él.

Que me voy a hacer mi primera turné, Pili.

Claro. Y la luna de miel, ¿qué?

Y dale. Anda, vamos a deshacer la caja esta,...

..que es el pedido que han hecho.

Hala.

¿Esto qué es?

Se han equivocado.

Muy bien, ¿no?

-Es de chico. Habrá que devolverlo. -En Londres lo llevan las chicas.

-¿Sí? -Sí.

¿Lo ponemos en el escaparate?

¿Que vais a poner eso en el escaparate?

Hija, cómo se conoce que no están aquí las dueñas.

Abuela, es que están a la última estas chaquetas.

Pero si son las que saca el Virginiano en la TV.

Claro, porque son de vaquero.

¿Y unas chaquetas de vaquero desgastadas...

..las vais a poner en el escaparate?

Claro, si no las lleva nadie. Ya verás como las vendemos enseguida.

Yo no digo nada, pero cuando vengan tu madre y Nieves se va a armar.

Anda, seguid trabajando, tengo mucho que hacer.

(Las 2): ¡Pantalones!

Hola, Cervan.

Hombre, mis mejores clientes. ¿Qué desean?

¿Tienes libros de viajar?

¿De viajar? Pues aquí tengo unos...

Los viajes de Marco Polo.

Los viajes de Gulliver.

Es que esos son muy antiguos.

¿Antiguos? Aquí tienes uno moderno, Viaje a la Alcarria.

Pero eso está muy cerca.

¿Y para qué queréis libros de viajes?

Porque también queremos viajar.

Eso está bien. No sé si os he dicho que yo no he parado de viajar.

¡Yo he viajado más que el capitán Dan!

¿Dónde fuiste?

No queda un rincón del mundo donde no he estado yo.

Menuda lección le podía yo dar al Gulliver ese y a Marco Polo.

¿Has estado en Asia?

En Asia no, pero en Asturias... al dedillo.

¿Y en ultramar?

Ultramar, ultramar... Pero Huelva como la palma de la mano.

Y Úbeda ni te cuento.

Cervan, ¿no nos estarás tomando el pelo?

Eres un trolero.

¿Que yo soy un trolero?

No has estado en ningún lado.

¿Por qué soy trolero?

Vámonos.

Un momento. Que no os he dicho que he viajado mucho por Castilla la Nueva.

¡Y también en Extremadura! ¡3 veces he estado en Badajoz!

Suena una canción en Catalán.

Eugenio.

Eugenio.

¡Eugenio!

Hola, ¿qué tal?

Bien.

Que estaba oyendo un disco de canciones "cancios tradicionals".

¿Lo conoces?

Sí, me lo has puesto varias veces.

Es que me gusta mucho.

Oye, que me he pasado a verte porque hace mucho que no nos vemos.

Sí, 12 días. 2 semanitas, más o menos.

Estaba preparando la catequesis.

No te he contado. Me voy de viaje unos días.

¿Adónde?

Por pueblos, con El círculo de tiza.

-El grupo de Diego. -Sí.

Por eso no ha llamado.

Es que estamos muy ocupados con los preparativos, los ensayos y eso.

Con lo que me gustaría irme de gira contigo.

Contigo y con Diego y con el grupo.

Pues estaría muy bien que te vinieras.

Sí.

¿Y cómo iba a dejar la parroquia? ¿Qué va a decir el barrio?

¡El cura se ha ido de gira con los cómicos!

Mira que darle el teléfono a un señor que no conoces.

No me pude negar. Además, no me va a llamar.

Con la mala suerte que tengo con los hombres. Ni en la ciudad de l'amour.

L'amour. L'amour y la moda, que estamos aquí por la moda.

Que no se me olvida.

Aquí me siento anticuada.

Anticuada lo serás tú.

Lo digo porque todas las mujeres van muy elegantes y modernas.

Eso sí, pero es que mira las tiendas que tienen.Nos llevan 10 años.

Oye, ¿y si nos hacemos un cambio de imagen?

De maquillaje, de pelo, ¿no?

¿Sí?

Por llegar al barrio un poco como la Coco Chanel.

Mira cómo son los del barrio. Que no.

Yo te digo un cambio que nos haga elegantes pero discretas.

Elegantes. Sí.

Pero discretas. ¿Cómo lo ves?

Eso me gusta.

Mira eso, qué bonito.

¿Entramos? Vamos.

¿Me echas una mano?

Eugenio, que...

..que estaba preocupada con lo que pasó anoche en el Edén.

¿Qué tal estás?

Hecho un lío. ¿Tú crees que hago el ridículo?

No creo, ¿por qué?

Por un lado los vecinos quieren que cierre el local...

..y por otro lado las chicas están trabajando,...

..¿y quién soy yo para decirles que se vayan? ¿Entiendes?

Sí. Lo que no se entiende es por qué se ha montado este follón.

Porque el barrio no está acostumbrado a estos locales.

Pues se tendrán que ir acostumbrando.

Es cuestión de tiempo. Sobre todo las vecinas que son las que más protestan

Pero ellas no saben que ahí los hombres van a charlar.

¿Cómo que a charlar?

Sí. Van, toman una copa y charlan.

Sí, confesar cosas que no confiesan en casa.

-Como si fueran al siquiatra, ¿no? -O al confesionario.

Tú ríete, pero como abran más locales como ese me quedo sin clientela.

¿Y tú cómo sabes eso?

¿Cómo no te vas a venir? Si tenemos el chalé de la sierra para nosotros.

Bueno, y para las chicas que nos visiten.

Que no puedo dejar a mi padre solo.

Ni a Cecilia tampoco, ¿no?

¿Qué dices, chaval?

¿Qué?, que Cecilia te tiene loco, ¿no?

Cecilia es una amiga. Quedamos de vez en cuando y ya está.

-Sí, de vez en cuando. -Se ven casi todos los días.

Ten cuidado, que como te descuides...

-¡No seas pesado, ya me lo has dicho! -Bueno, no te pongas así.

Lo que yo te diga, mucho presumir, pero le gustan las tías de derechas.

Por lo menos tiene buen gusto.

Y tú cállate, que te van las niñas bien.

Lo mío es para pasar el rato, y son unas estrechas.

Pero este va en serio.

Oh, sí. Mañana me presenta a sus padres.

Álvaro, recoge, que nos vas a invitar a unas cañitas.

Ah, yo de paganini.

Claro, capitalista.

Pues no nos está quedando nada mal.

Si al final vamos a ganar dinero.

¿Y si ponemos unas luces?

¿Qué luces quieres poner?

De esas sicodélicas de las discotecas.

Bueno. Pero para eso tendríamos que poner música también.

Claro, música. De eso me encargo yo.

¿Qué hacéis?

Hola, abuela. Hola, hija.

¿Y esa ropa tan descolorida?

Son cazadoras vaqueras, doña Pura.

Ellas dicen que están a la última moda.

¡Esto no lo lleva ni el vaquero de mi pueblo!

Eso pienso yo. Pero ellas piensan que van a ganar mucho con ellas.

Ya verás cuando se enteren Mercedes y Nieves.

Si están en París, pasándoselo de miedo, Herminia.

Se llevan mucho las mangas de cuadros cortadas al revés.

¿De qué color era la chaqueta?

Rojo. Muy oscuro.

La falda era estrecha y larga.

Negra.

La podíamos hacer en crep.

Buenas tardes.

Perdonen, ustedes estaban en el desfile, ¿verdad?

¿En el desfile? Sí.

Sí. Ahora estamos aquí, haciendo dibujitos.

No se preocupen, yo me he hartado de hacer lo mismo.

Venía a ver los desfiles y luego los copiaba.

¿Les importa si me siento? No, por favor.

¿Me permite?

Bueno.

Oiga, estos modelos no son del desfile.

Bueno, esto son tonterías que se me ocurren.

No, no. De tonterías nada.

Aquí hay mucha creatividad.

¿Le parece?

Si yo se lo digo a Merche. Es que ella de moda entiende mucho.

Ya lo creo.

Pues sí, yo tenía una tiendecita de modas en Barcelona...

..y venía aquí una vez al año a copiar lo último.

Luego me quedé aquí a trabajar.

Entonces, ¿usted vive en París?

Desde hace años.

Hasta hace un par de años trabajé con Balenciaga.

¿Balenciaga?¿Balenciaga?

¿De verdad?

Aprendí muchísimo con él.

Imagínese. Trabajando con un maestro.

Luego me establecí por mi cuenta.

Qué suerte.

Sí, tuve suerte.

Pero todo tiene su precio, claro.

¿Qué quiere decir?

Tuve problemas familiares.

Primero con mi madre, no le gustaba que viajase sola.

Natural.

Y cuando me casé, con mi marido.

A mi marido, lo de los viajes, le gustaba menos que a mi madre.

Ya comprendo, ya.

Pero en estos últimos años, en España han cambiado mucho las cosas, ¿no?

Bueno,... no tanto como tendrían que haber cambiado.

¿No?

Pues no, hay cuestiones en España que no cambian.

Por ejemplo,... los hombres.

Anda este, se va a Marbella y se queja.

No me quejo. Pero para una vez que viajo es para trabajar.

Te vas 2 días de cachondeo y dices que has ido de viaje de negocios.

¿Si quieres te llevo la maleta?

A mí me puedes llevar de secretaria maciza.

No seáis pueblerinos, que voy a una inauguración de un puerto deportivo-

..que ha construido don José Banús.

Qué gachises tiene que haber allí.

La creme de la creme, como dicen en Francia.

Que no, que ahora se dice la set de la jet.

Para mujeres estoy. Como que no tengo bastante con las de casa.

¿Qué?, en tu casa siguen sin hacerte caso.

Peor, que se me van todas. Mi madre, mi mujer, mi hija...

Me van a dejar más solo que la una.

Te lo dije, las mujeres están en un plan terrible, Antonio.

No sé si sabréis, pero dentro de 30 años va a haber mujeres astronautas.

Sí. Que lo ha leído en Mecánica Popular.

Pues no. ¿No?

Es que yo también leo libros.

Este lee libros.

Pues a mí no me compras ninguno.

Porque yo solo leo libros serios.

¿Y hay algo más serio que Corín Tellado?

El manual del callista, ¿a que sí?

De verdad, qué atrevida es la ignorancia.

No sabéis que los últimos estudios sociológicos...

..dicen que en el s. XXI las mujeres mandarán mucho más que los hombres.

¡Eso pasa ahora! Mi mujer, por ejemplo. Manda más que Franco.

Calla, a ver si te oye.

Es que hasta va a haber mujeres en el Ejército.

Si yo me voy a volver a apuntar a la mili. ¿No, Tino?

Y yo también. Si hay una sargento bien maciza.

¡Yo me presento voluntario! A sus órdenes, mi generala.

Pero eso no es lo peor.

En el s. XXI, el 90% de los hombres serán de la acera de enfrente.

Por eso las mujeres se van a hacer astronautas.

Se van a ir a la Luna o a Marte en busca de novio.

Me voy a repartir mis perlas de sabiduría por ahí.

-Adiós, Desi. -Adiós.

Vete, no sea que te regañe tu madre.

Y a ver si leemos libros en vez de tanto Capitán Trueno.

Mujeres astronautas y militares...

Hija mía, alegra esa cara, que estamos en París.

Es que les echo mucho de menos a todos.

Ahora mismo estarán cenando.

Déjalos que cenen. Se van a alimentar igual estés o no.

Es que no tenía que haber venido, con el lío que hay en casa.

Eso sí que no. Estamos aquí por cuestiones de negocios.

Bueno, y yo para echar una canita al aire.

Ojalá me llamara mi Maurice Chevalier.

Déjate de tonterías. Mira a ver si está ya la conferencia.

Y dale. ¡Ya he llamado 2 veces! Llama otra vez.

No es pesada esta ni nada.

Teléfono.

¡Será la conferencia!

¡Sí!

¿Quién?

Oui. Un moment pour favour.

Mademoiselle Nieves.

Oui, ici Mademoiselle Nieves.

Maurice. ¿Comment allez vous?

Que no llama ni nada.

Ya llamó anoche para decir que había llegado bien.

Pero hoy ni palabra.

No va a llamar a todas horas. Con lo que cuestan las conferencias...

Por lo menos podía llamar para despedirse de mí, digo yo.

Claro, por lo menos para despedirse.

A lo mejor llama esta noche.

Pero pienso que no sabía que se va Purificación mañana y...

..como ha sido todo tan de última hora...

Papá.

¿Qué?

¿Me dejas irme a ultramar?

Sí, hijo, sí. Donde quieras. Si en esta casa se va todo el mundo.

Si quieres irte a ultramar, pues te vas y punto.

Sí.

Carlitos, come y no digas tonterías.

(¿Tonterías?Como siguieran marchándose mis familiares...)

(..me iba a quedar yo solo en la casa).

(Por eso había decidido marcharme).

(Pero yo no me conformaba con irme a Sagrillas ni a Marbella, ni a París)

(Tenía que ir a ultramar, que era lo más lejos que podía imaginar).

Tú estás loca. ¿Cómo me voy a ir a cenar contigo y con el señor ese?

Si es por acompañarme a mí. Por acompañarte a ti, sí.

No iba a quedar sola con Maurice, me daba no sé qué.

¿Y a mí no me da no sé qué?

Por eso, vamos las dos. Y Maurice dice que su amigo es muy simpático.

Y seguro que es guapísimo.

¡Que me da igual! Que tú no conoces a Antonio,...

..que se entera... ¡No lo quiero ni pensar!

¿Y dónde nos llevarían? Porque yo no me fío.

A un buen restaurante, ¿dónde nos van a llevar?

Ojalá fuera como en la películas, romántico, con velas...

..y un gitano tocando el violín.

Lo que me faltaba, violines y velas. Mira,...

Teléfono.Lo cojo yo. Y si es el Maurice, le cuelgo.

¿Qué? Digo, oui.

¡Ah, la "conferen" de Madrid!

Oui, Mercedes Alcántara.

Antonio. ¡Antonio!

Que no te oigo.

¡Antonio, que no te oigo bien!

Sí, ahora te oigo. ¿Cómo estás?

Lo venía diciendo, pero ahora lo ha decidido de la noche a la mañana,...

..no ha habido manera.

Ya la he dicho que nada más llegues tú de París vamos a verla.

Claro que sí. ¿Y Carlitos?

Está muy bien, durmiendo.

Le das un besito.

Yo se lo doy. ¿Y tú cómo estás? Te veo muy suelta hablando francés.

Lo llevo fatal.

¿Y los franchutes cómo os tratan?

¿Los franchutes? No, si no hemos conocido ninguno.

Estamos todo el día en desfiles.

¿Ninguno?

¿Cómo vamos a conocer alguno?

¿Nieves tampoco?

Tampoco.

Pues anda con ojo, que es un poco ligerita de cascos.

No, si ya sé que es un poco echada pa' lante.

Pero estamos todo el día de un lado para otro.

¿Cómo está Inés? ¿Has hablado con ella?

No la veo. Se pasa el día en la tienda.

Ha ido a cenar a casa de Pili.

Habla con ella y sé comprensivo.

Como si fuera fácil.

Ya sé que no es fácil. Pero qué le vamos a hacer.

¿Y cómo está Toni?

Ha ido a estudiar con unos amigos.

Ya veo que estáis bien. Me quedo más tranquila.

Vamos a colgar, que la conferencia es muy cara.

Que te echo de menos.

Yo también te echo de menos. Estoy más solo...

Ah, se me olvidaba, mañana no estoy en Madrid.

¿Cómo que no?

Me voy a Marbella.

¿A Marbella?

Sí. Me voy con don Pablo. Pero a trabajar, no de cuchipanda.

Oye, que yo estoy trabajando.

Pues eso, que me voy a Marbella a trabajar como tú a París.

Me llamas pasado mañana. No se te olvide.

Mándale besos de nuestra parte.

Me dice mi madre y la tuya, que besos de su parte.

Dales también. Y dile a tu madre que siento no estar para despedirme.

Madre, que siente no estar para despedirse. Un beso para usted.

A ver qué haces en Marbella.

¡Trabajar!

Bueno. Que te quiero.

Eh... yo también. Están aquí tu madre y la mía. Adiós.

Bueno, parece que están bien. Ya me quedo más tranquila.

Claro que están bien.

Por cierto, ¿qué es eso de que que soy echada pa' lante?

Pues eso, que Antonio te conoce muy bien.

¿No dirás que cenar con uno que no conoces no es ser echada pa' lante?

Mujer, un poco. Es que...

Estamos en París...

Que sí, que sí.

Bueno, ¿me acompañas mañana a cenar?

Pues... no lo sé. Vámonos a la cama, que hay que madrugar.

Madre, ¿por qué no se va a la cama?, que mañana tiene que viajar.

¿Ya ha preparado la maleta?

Sí.

Hasta la mortaja.

Joder con la mortaja.

La costumbre.

Antonio.

Hijo.

¿Sí?

Estoy muy contenta de haber pasado este tiempo aquí.

Haber hablado contigo y arreglarnos.

Yo también, Madre.

Estaba tan sola.

Tengo tantos en el cementerio...

..que me había olvidado del mundo de los vivos.

Pues se ha encontrado con los vivos de sopetón.

Con su familia, que somos nosotros.

Eso me consuela mucho.

Se consolaría más si se quedara un tiempo. Hasta que mejore.

Que se va a al pueblo para seguir sola.

Ya me gustaría, hijo, ya.

¡Pero se va!

No tengo más remedio.

Pero me consuela mucho saber que tengo una familia tan feliz.

Tan unida.

Bueno, unida de aquella manera.

Las familias de ahora no son como las de antes.

Ya.

Mucha libertad. Incluso para las mujeres.

Sobre todo para las mujeres, madre.

¿Pero sabes lo más importante, hijo?

Que esté uno pa' aca y otro pa' alla, pero que estén siempre unidos.

Que os queréis, ¡eso es lo importante!

No como tu hermano Miguel.

¡Ay, tu hermano Miguel!

Me da por hablar...

Me voy a la cama, hijo. Buenas noches.

Buenas noches, madre.

Merche, de verdad, ¿por qué tan temprano? Aún estarán los serenos.

No seas exagerada. Tenemos muchas cosas que hacer.

El desfile y hemos quedado con Asunción.

Y a la peluquería. Que sí.

Y cambia esa cara. Anímala, que estamos en París.

Oye, ¿has pensado lo de esta noche?

¿Pero no ves que estoy casada?

Merche, yo estoy más sola de la una.

¿Para qué están en las amigas? Para ayudar a las amigas, ¿no?

Merche...

Venga.

¿Qué? Que sí.

¿Vale? Tira pa' allá.

¿Seguro que no quiere un tazón de leche, madre?

No, hijo, no tengo hambre.

¡Herminia!

¿Sí?

¿Qué pasa con los niños?

Carlitos está en el baño y a los otros les he llamado 2 veces.

Madre, no olvide tomar las medicinas.

¡3 veces al día, después de las comidas!

No me grites. ¿Cómo voy a olvidarlas?

Cuando llegue al pueblo que Mariano, que me llame.

Mejor que no me llame, llamaré yo desde Marbella.

No gastes en conferencias.

Le digo lo de Marbella porque no me cuesta dinero.

¿Qué hacéis así todavía? ¡Todos a vestirse!

Mira, ahí está el primo Mariano. ¡Venga!

Tú también, hijo.

Madre, bajo yo el equipaje. Ahora subo.

¿Pero en este callejón, Merche? Sí, me lo ha dicho la de la pensión.

Si aquí no hay peluquerías.

Es aquí.

Amárralo bien, hijo.

¿Y la cosecha?

Pues muy mal, Pura. Menudo año, no ha llovido nada.

Pero ahí huele bien, no como aquí, que todo huele de raro...

Para ti.

10 duros.

Te quiero mucho, Carlitos.

Y yo.

Guapa.

Guapos.

Bueno, Herminia.

Al final no nos hemos llevado tan mal.

Eso parece. Yo la voy a echar de menos.

Que tenga usted buen viaje.

No se olvide de las pastillas.

No, atrás, que me mareo.

Ese pantalón está muy largo.

No, es que lo llevo bajo.

Dentro de...

..unas semanas vamos a verla al pueblo.

Dios te oiga, hijo.

Venid pronto.

Déjeme que la ayude.

Hijo, está bien, no te preocupes.

Mariano, no vayas como un loco, que madre se marea.

(La abuela Pura. Una abuela de las que ya no quedan).

(Una de esas mujeres de campo, eternamente enlutada,...)

(..iletrada pero sabia, severa pero afectuosa).

(Una mujer fiel a sus raíces...)

(..y a unas tradiciones que ya estaban empezando a desaparecer).

Mira, este es el corte que yo me quiero hacer.

Me quitaría muchos años de encima. ¿No es muy juvenil?

No se te ocurra decir que tengo más de 30.

Que te crees que el Maurice ese es ciego.

Bueno, 32 a lo sumo.

Pues yo no me voy a cortar el pelo.

¿Cómo que no? Y deberías ponerte un poco más rubia.

Más rubia. Te alegraría la cara.

Oye, que yo voy a acompañarte. Lo hago por ti.

Que sí, Merche. Qué pesada eres.

Creo que ya lo tengo, es muy fácil.

Sí, facilísimo.

De Madrid, por el Manzanares hasta el Jarama,...

..luego por el Tajo. Mira, pasamos por Alcántara.

De Alcántara bajamos hasta Lisboa y luego todo recto hasta...

Ultramar.

Sí, pero es que desde Lisboa a ultramar hay mucha agua.

Qué va, mira.

4 dedos justos.

Pues Colón tardó mucho en llegar.

Es que era un despistado.

¿Colón un despistado?

Claro. Él se iba a la India, a la derecha y se fue a la izquierda.

Joé, qué despistado.

Si son 4 dedos, chupado.

Me queda monísima, ¿a que sí?

No sé, están un poco gastadas.

Carmen, se llevan gastadas.

Cuando estuve en Londres las llevaba todo el mundo.

¿En Londres?, ¿seguro?

Claro, y los pantalones vaqueros también.

Llevarlos nuevos es una horterada.

De lo más hortera. Cuanto más gastados, mucho mejor.

-Yo la mía me la llevo. -Yo me los llevo puestos.

Pues venid que os cobro.

¿Cuánto?

Mil cada una.

¿Mil?

Sí, mil.

Pero si son de segunda mano.

Ya, pero son de importación.

Americanas auténticas.

Eso es verdad. Estos en España no se consiguen.

Decídselo a todos vuestros amigos, que nos las quitan de las manos.

¿Vais a traer más?

Eh, traeremos...

Sí, sí. Vamos a traer.

Suerte en la discoteca, que vais a ligar muchísimo.

Ni se te ocurra.

Adiós.

Hasta luego, gracias.

A vuestros amigos. ¡Boutique Meyni!

¡3.000 pesetas!

Estás loca, ¿cómo se te ocurre cobrarles mil pesetas?

Ya has oído, que esto en España no lo consiguen. Nos vamos a forrar.

Forrarnos no sé, pero a lo mejor sacamos un dinerillo.

Ya verás cuando vuelvan tu madre y Nieves y vean la caja que hemos hecho

Bueno, me tengo que ir al ensayo.

Vete tranquila, que yo me ocupo de todo.

-Ya veo que no necesitas ayuda, ¿eh? -No.

Suerte.

Qué chaquetas tan chulas.

Dile a Pili que te las enseñe.

¡Nieves, mira!

Vaya cómo te han dejado.

¿Y yo qué tal?

Estupenda. Mira que cuando nos vean.

Cuando nos vea la pescadera, con lo envidiosa que es.

Y Antonio.

Y Maurice.

Qué bueno...

Pero si pareces una chiquilla.

Muy bien, Inés. Cada día mejor.

¿Te parece?

Sí. Cada día te veo crecer y, sobre todo, más segura.

Es que estoy más concentrada y convencida de lo que estoy haciendo.

Pero, bueno, todavía me queda mucho por aprender...

..y me gustaría que me siguieses enseñando.

Si me dejas.

¿Cómo no te voy a dejar? Si todo lo que sé es por ti.

Yo solo te he ayudado a desarrollar tu talento.

Has adelantado tanto en estos meses que...

No sé, siento que cada vez me necesitas menos.

Estás tonto, ¿eh?

Si yo te voy a necesitar siempre.

Como profesor y... bueno, como amigo.

Como amigo.

¿Amigos?

Somos amigos, ¿no?

¿No significo nada más para ti?

Sí, claro. Pero solo llevamos 3 semanas saliendo.

Ah. Pues yo pensaba presentarte a mis padres mañana.

¿A tus padres mañana?

Claro.

Así anunciaríamos nuestro compromiso la semana que viene.

¿Cómo que nuestro compromiso?

Sí.

Yo ya he empezado a pensar en la lista de bodas y esas cosas.

¡Toni! ¡Estás llenando todo de ceniza! ¡Alejandra me mata!

Perdona.

Cecilia, ¿no crees que estás yendo un poco deprisa?

¿Deprisa?

Yo creo que...

Que...

Que deberíamos pensar más las cosas.

Si no hay nada que pensar, Toni.

Tú te has acostado conmigo...

..y ahora te tienes que casar.

¿Es como si no estuvieras casado?

Sí. El Vaticano anula el matrimonio como si no hubiera existido.

Lo anula, pero todavía no lo anuncia.

Oficialmente no, pero los abogados le han dicho a mi suegro que está hecho.

Imagínate, después de tantos años.

¿Comprendes por qué quería esperar?

Pues no lo entiendo, Diego.

Para protegerte, Inés.

¿Protegerme de qué? Estás siempre igual. Yo ya soy mayor.

No hace falta que digas eso...

Por eso. Qué más me da el Vaticano. ¡Yo solo quería vivir contigo!

Yo también quiero vivir contigo.

Pero no podía permitir que te convirtieras en una marginada.

-¡No exageres! -No exagero, lo sabes.

Fuera del teatro eso hubieras sido, una chica que vive con un casado.

Sí, con 2 hijas y muy mayor.

¡Además eso! Te hubiera convertido en una concubina.

Qué tontería. Ahora en Londres...

No me cuentes historias de Londres, que me las sé de memoria.

Inés, estamos en España y aquí las cosas son así.

¿Estabas dispuesta a romper para siempre con tu familia?

¿Te hubieras atrevido a dejarlo todo? Porque eso tendrías que haber hecho.

¿Estabas dispuesta a dejarlo todo para vivir conmigo?

No sé.

¿Cómo voy a saberlo, Cecilia? ¿Cómo voy a saber si me quiero casar?

O sea que me vas a dejar plantada. Compuesta y sin novio.

¡No! Tampoco es eso. Pero nos acabamos de conocer.

Si no me extraña. Todos sois iguales.

Cecilia, perdona... Yo no he querido...

¿De qué te ríes?

De lo bobo que eres, Toni.

No pensaba que fueses tan inocente.

¿Por qué soy bobo?

¿De verdad piensas que me quiero casar contigo?

Sí, ¿no?

Es que ni loca. Si no tienes un duro.

Eso es verdad.

Además, ahora no quiero casarme.

¿No?

Lo que quiero es divertirme.

Y yo.

Yo me lo quiero pasar muy bien contigo.

No me des más sustos, ¿eh?

Ni uno más. Lo prometo.

Toni.

Estoy embarazada.

¿Cómo?

Te encuentro estupenda.

¿De verdad? De verdad.

¿No me ves un poco exagerada? Estás cambiadísima, pero mejor.

Y tú, que pareces una parisina. Como eres tan rubia.

Date la vuelta. ¿Te gusta?

Ahí tienes a medio Banco de España, Antonio.

¿Dónde?

Ahí.

¡Bravo!

¡Bravo!

Una barra de pan,...

..dos latas de sardinas...

¿Un sombrero? ¿Para qué queremos un sombrero?

Joé, porque en ultramar hace mucho sol.

Está bien.

Un rollo de papel higiénico...

¿Un sacapuntas? ¿Para qué queremos un sacapuntas?

Para los lápices. Quiero escribir a mis padres que si no se enfadan.

Muy bien.

Otro rollo de papel higiénico,...

..una manta.

¿Una sábana? ¿Para qué queremos una sábana?

Para hacer una vela.

Por si nos cansamos de remar.

Os he dicho que es viaje es muy corto.

Qué va, al final del viaje, los marineros de Colón estaban agotados.

Tenían mucha sed y mucha hambre. Que lo vi yo.

En la película de la tele, ¿no?

Sí.

Estaban agotados.

Si a la media hora ya estaban en América.

Eso es verdad.

Es que las películas lo exageran todo.

Toma.

¡Nos vamos a ultramar!

Hola.

Hola. ¿Qué tal?

Muy bien.

Nieves se ha quedado haciendo unas compras. Por favor, siéntese.

Le queda muy bien ese corte de pelo.

¿Sí? Yo todavía no me veo.

Los bocetos que me prestó.

Me han parecido muy originales.

Bueno, le falta técnica, pero eso se aprende.

Le confieso que solo he hecho un curso por correspondencia.

Desde que me metí en la moda, cada día disfruto más.

Pero...

Pero le resulta todo muy difícil.

Un poco. Me gusta dibujar...

Yo me refería a su vida. A tener una familia y llevar un negocio.

Pues sí. Eso me está resultando un poco complicado.

Sobre todo de cara a su marido.

Sobre todo de cara a mi marido. Mi marido es muy comprensivo, pero..

Mercedes, perdone que me meta en sus asuntos,...

..pero yo tuve una experiencia semejante.

Eso nos decía ayer.

Pero lo que no le dije es que acabé separándome.

No, eso no nos lo dijo.

Yo ya tenía problemas en casa con eso de estar yendo y viniendo a París...

Al final convencí a mi marido para que viviera aquí con los niños..

..y para que trabajara en mi empresa, en la parte comercial.

A mí me empezaba a ir muy bien aquí, pero a mi marido en España...

..no tan bien.

El caso es que cometí un error. Mi marido no aguantó ni 2 meses.

No soportaba tener que trabajar para su mujer.

Como dice Nieves: En España, los hombres, ya se sabe.

Me dio un ultimátum, o mi trabajo o él.

Yo elegí mi trabajo.

¿Y ahora?

Ahora mi marido vive en Barcelona, con los niños y mi suegra,...

..que los cuida a todos.

A los niños voy a verlos a menudo.

Y yo, pues... Aquí vivo con un francés.

¿Con un francés?

Vamos, sin...

No, Mercedes, no estamos casados.

La estoy escandalizando, ¿verdad?

No, qué va. Ya me he acostumbrado que aquí todo es diferente.

Pero para mí la familia es lo primero, y más si hay hijos.

Sí, eso es lo más duro, no tener a los hijos a tu lado.

Fue una decisión muy difícil.

Ya me imagino.

Espero que nunca se vea obligada a elegir entre su familia y su trabajo.

Yo también. Vamos, eso espero.

O sea, que aquí vienen los magnates cuando se bajan de los yates.

Exactamente. Se relajan, juegan al golf, van a clínicas para adelgazar..

Y es cuando aprovechamos nosotros...

Vega. Acuérdate, la cabeza quieta y pasa los brazos.

Muy bien, cada vez mejor. Gracias.

En la costa hay mucho dinero, y donde hay dinero...

Donde hay dinero hay negocio.

¡Exactamente!

Voy a tener que aprender, no me queda otra,...

..porque si aquí hay negocio, yo estoy donde haya negocio.

Y el golf cada vez lo juega gente con más dinero.

Venga.

Ahora puedes intentar llegar a la bandera.Sí.

Un poco más... No, para allá.

Pasa los brazos.

Bien, Antonio.

Eso es lo que me gusta de ti, que cuando te lo propones....

Dentro de nada te veo con un yate.

Quite, quite. Yo con un chalet me conformo.

¿Sabe que tiene razón?

¿En qué?

En lo del negocio. Mire qué de grúas hay.

Están construyendo en toda la costa.

Dentro de nada no va a quedar un palmo sin construir...

..desde la Costa Brava hasta Algeciras.

Pero tranquilo, que ya he visto un terreno cerca del mar.

¿Tiene unos terrenos? Pues tengo una idea...

No los tengo aún, pero pienso adquirirlos. ¿Cuál es la idea?

Construir unos apartamentos de lujo al lado de la playa.

¡La dunas de don Pablo, complejo residencial!

Y con un eslogan: Las dunas de don Pablo,...

..están tan cerca del mar que se le mojan los pies.

¿Todo eso es....? Es muy largo. La dunas de don Pablo, me gusta.

Su hogar en el paraíso.

Qué buenas ideas tiene usted.

Esta te queda pequeña.

Yo creo que esta es tu talla.

Yo me llevo 2.

Voy a ver si tengo la misma talla.

¿Me cobras estas?

Son 3.000.

Perdonad.

Aquí está. Son 2.000.

¿Qué te dije?

Nos estamos forrando.

¿Y qué hacemos cuando vuelvan tu madre y Nieves?

Quitamos la música y las luces y lo dejamos como estaba.

Un momento.

¿Qué tal?

Estupendamente.

Mírate.

Pues eso me ha dicho Asunción, ¿que si queremos trabajar con ella?

Qué bien.

Que ella nos envía los bocetos de los últimos modelos de París,...

..nosotras los hacemos allí y los vendemos a las boutiques de España.

Me parece muy bien.

Esto sí que puede ser un negocio. Si nos va bien, damos la campanada.

Claro, claro. Sí, sí...

Aunque podríamos abrir más tiendas y vender los modelos nosotras.

¿Eh?

Sí, sí. Estupendo.

¿Te imaginas?

En toda España: ¡Boutique Meyni!

Claro, en toda España.

¿Y tú cuándo te vas a arreglar?

No me estás escuchando. Solo piensas en la cena de esta noche.

¿Y en qué quieres que piense?

En nuestro futuro, que es de lo que te estoy hablando.

Sí, tienes razón, pero ahora solo pienso en Maurice.

¡Que hemos venido a trabajar y no a hacer tonterías con un desconocido!

Que sí, que ya lo sé. Pero es lo que aquí llaman un "amour fou".

¿Un amor qué? Un "amour fou", loco.

¿Un amor loco? Si no hace falta que lo digas.

De verdad, que a tus años...

¡No empecemos con la edad, que yo no te he faltado al respeto!

Te las das de jovencita, va a resultar que yo soy tu madre.

Eso no se me ocurre decírselo a Maurice, pero...

¿Pero qué? ¿Qué le has dicho a Maurice?

Pues que eras mi hermana.

¿Tu hermana?

La mayor.

¿Tu hermana mayor?

¡Lo que me faltaba por oír! ¡Ahora soy tu hermana mayor!

Mucho mayor, claro.

Pues sí, bastante.

Bueno, no, unos cuantos años.

No te importa, ¿verdad?

Bien, Antonio.

Don Venancio decía que la caridad es para los católicos...

..y el juego para los protestantes.

No hay que mezclar la fe con los negocios.

Mira los americanos, que son listísimos,...

..hay Estados que solo hay campos de golf y casinos.

Porque son poco católicos, ganan mucho dinero y tendrán que gastarlo.

Hablando de dinero, por qué no aprovechamos y esta noche...

¿Esta noche qué? Nos vamos de juerga.

No me fastidie, que luego bebo güisqui y me pongo llorón.

No tomes güisqui. ¿Nos jugamos una botella de champán?

¿A qué?

A que la dejo cerca del hoyo. Está muy lejos.

Allá voy.

Esta noche en el camión a las 11.

Es que a esa hora mi madre no está en la cama.

Pues te haces el dormido. Y luego sales sin hacer ruido.

¿Y si le digo a mi madre que me voy a ultramar?

Yo se lo dije a mi padre y me dio permiso. Como siempre viajan.

Yo se lo he dicho a los míos.

¿Y qué te han dicho? Que coma y calle.

Si es que no entienden nada.

Merche, ya están aquí.

Qué cochazo traen. Un Tiburón.

Cuidado con los tiburones, que muerden.

Oye, no me vas a dar la noche, ¿eh? con la ilusión que tengo.

No te la voy a dar, pero estamos de vuelta a las 11.

Mujer, a las 12.

Que tenemos que madrugar. Y estamos en Semana Santa.

¿Y qué quieres?, ¿que me vista de nazareno?

No, pero no son días para estar de juerga.

¿No ves que aquí no se celebra?

Ya veo que los franceses no son muy devotos.

Porque estar en Semana Santa de fiesta.Pues eso es.

Milagro de París, París...

Y ahora canta. Bueno, ¿estás o no?

Oye, ¿me ves muy escotada?

No, si estás muy bien. Si tienes un ombligo muy bonito.

Tú a aguafiestas no le ganas a nadie.

Las llaves, ¿las llevas?

(La leche pura de toda la vida).

Carlos, ¿tú sabes qué les ha podido pasar a tus hermanos?

Déjales, si siempre llegan tarde.

Se les va a enfriar la cena.

Aquí todo manga por hombro. Los padres de viaje,...

..los hermanos que no aparecen. Esta es la casa de tócame Roque.

¿Y tú te vas de viaje también?

Ya te lo he dicho, a ultramar.

A ultramar. ¿Pues sabes?, igual me voy contigo.

Si quieres te hacemos un hueco en nuestro barco.

En vuestro barco. Qué cosas dices.

Anda, que estás más chalado. A dormir.

¿Tú también te vas a dormir?

Yo voy a esperar a tus hermanos un ratito.

Qué lujo. Qué bonito.

Elle est charmante, votre soeur, Nieves.

Su hermana... Encanta...

¿Encantadora?

Encantadora.

Sí, muy encantadora. Mi hermana mayor es un encanto.

Aunque a veces no lo parezca.

No quiero más. Merci.

Est tres charmante, Mercedes. Mais, un peu serieuse.

Dice que eres un poco seria, Mercedes.

¿Sí? Pues dile que tu hermana mayor es muy seria.

No como otras.

Bien sur, Henri, femes espagnoles son tres serieuses.

Las mujeres españolas son muy apasionadas, ¿no?

Uy, sí. Apasionadísimas.

Nieves...

Dicen que son mujeres de fuego.

¿De fuego? Sí. Yo estoy ardiendo, Maurice.

Nieves, van a pensar que todas las españolas somos ligeras de cascos.

Pues que piensen lo que quieran. Yo después de 3 copas de champán...

De perdida al río.

Qué poca vergüenza tienes.

Las hermanas siempre discuten, ¿no?

Sí. Siempre discutimos. Pero nos llevamos muy bien en el fondo.

¿On va dancer, Nieves?

Sí, a bailar y a lo que quieras.

¿Vous dancer, Mercedes?

¿"Dancer" yo? No.

Casada.

¿Pardon?

Moi, casada.

Vous etes marié. Mais vous pouvez dancer.

Que igual puedo "dancer".

Pues no, mire usted. En España, las casadas no "dancer" con extraños.

¿Comprende?

¿Casado?

Non, non, suis divorcé.

Divorcé. Aquí todos están divorciados.

Tout le monde divorcé.

Non, non, pas du tout.

Mire. Mi familia.

Mi marido. Antonio.

Mi niña. Inés.

Mis hijos. Toni y Carlos. Guapos, ¿eh?

Y mi madre. Herminia.

Toda la familia en Benidorm.

Y aquí comiendo paella.

Paella.

Aquí venimos a tomar unos güisquis.

El último y nos vamos.

El último nunca...

No puedo beber mucho, que si no no doy pie con bola.

Hay que correrse una juerga de vez en cuando.

Don Pablo, hay árabes y todo.

Y hasta una negra.

La cueva de Alí Babá.

¿Qué te pasa?

No estoy para juergas.

Como mi hija se va a hacer teatro y no lo aguanto...

..y no entiendo por qué Merche se tiene que ir a París.

En París seguro que no se aburre.

No me mires así que no tengo la culpa.

Antoñito, que aquí hay que aprovecharse.

¿Aprovecharse de qué?

De que estamos solos, sin compromiso, aquí, en Marbella.

Tu mujer en París y la mía no cuenta.

Usted lo ve muy fácil.

Es fácil.

Todas esas mujeres son para nosotros. Invita Construcciones Nueva York.

Elige la que más te guste.

¿Todas?

Sí. ¿Cuál?

¿La que más me guste?

A mí me gusta mucho la que está con el moro.

Esa no.

¿No? Es la del moro.

Las que están de pie. No, de pie...

Una o dos, nunca se sabe.

¿Cómo que 2?

¿Nunca has estado con dos?

¿Yo con dos? No, cómo voy a estar con dos.

Pues yo...

..tampoco.

(Torear es medirle el tiempo a la muerte con gracia y donaire).

(Torear es esto que está haciendo Andrés Vázquez).

(Sinfonía sin sonido).

(Sentimiento de vivir para dar vida al instinto salvaje...)

(..del impulso y de la fuerza).

(Triunfo rotundo en Madrid de un torero con toros).

(Dos hombres hoy unidos, Andrés Vázquez y Victorino Martín).

Merci.

Merche, cómo baila, ríete de Fred Astaire. Me llevaba como una pluma.

Como una pluma. Ya me extraña, hija.

Vous dancez tres bien.

Merci, Nieves.

Vous etes une danceuse extraordinaire.

Dice que bailo extraordinariamente.

Pues no sé cómo lo ha notado,...

..porque con lo juntos que estabais no os podíais ni mover.

De verdad. Cuando te digo que eres una aguafiestas.

¿Más champán?

Mais bien sur.

No bebas más, Nieves.

Merci.

No, merci.

Mujer, si esto es más flojo que El Gaitero.

Tú sigue así y verás.

Anda, empieza otro número.

Pero si están desnudas.

Hola.

Hola. Ya pensaba que os habíais ido sin mí.

No. Es que mi abuela no se dormía.

¿Y Josete?

No sé. Creí que venía contigo.

No.

Mira que le hemos dicho que estuviese aquí.

Vamos a por las bolsas.

¡Aaaaaah!

¿Quién es?

Josete, ¿qué haces aquí?

Macho, que he venido pronto y como no veníais me he dormido.

¿Qué es esto?

Una bolsa de agua caliente que le he mangado a mi abuelo.

¿Para qué? Joé, para estar caliente.

Yo he cogido este paraguas a mi padre, por si llueve.

Los exploradores no llevan esas cosas.

Seguro que en el Polo Norte llevan estas bolsas.

Y en la jungla los paraguas.

Bueno, para vosotros la perra gorda.

Lo que nos hace falta de verdad es una brújula.

¿Para qué?

Para saber dónde está el Norte, el Sur, esas cosas.

Yo creo que si llegamos a Lisboa y luego todo recto, pues ya está.

¿Pero y antes de Lisboa?

Ya veremos.

¿Seguro que no tendremos que remar tanto?

Que no, que es un mar tan pequeño que le llaman "la charca".

Antoñito, aquí te las traigo.

Vicky.

Susi.

A ver qué te parecen de cerca.

Muy guapas, don Pablo, dos bellezas.

Qué simpático es tu amigo.

Simpático y director gerente.

¿Director gerente?

Tan joven y director gerente. Con lo que me gustan los directores gerentes

Bueno, pero el promotor es Pablo.

¿Promotor?

Eso es más importante que director gerente.

Un poco más.

¿Y de qué empresa sois?

Se llama Construcciones Nueva York.

Esa no la conozco.

Ya la irás conociendo, ¿verdad, Antoñito?

Sí, porque tenemos planes para la costa muy importantes.

Un hotel con 150 habitaciones y al lado un complejo de apartamentos...

Tampoco hace falta que le expliques esas cosas,...

..estamos aquí de... fiesta.

Déjale.

No, parece que estamos de negocios y estamos de fiesta...

¿Vamos a una discoteca? ¿Os apetece?

¿Cómo a una discoteca con este panorama?

Allí, con los niñatos, a bailar el twist.

Vamos a ir a una fiesta íntima.

Y cuanto más íntima, mejor.

¿Cómo que íntima?

Muy íntima.

El champán.

Champán.

Vamos a brindar.

Por Vicky y por Susi.

Hija, estas no son horas de venir.

Es que me he entretenido. Lo siento.

Siempre te entretienes.

Tu hermano Toni no ha llegado. Caliéntate la cena.

¿Y Carlos?

Se habrá acostado. Voy a ver si se ha dormido.

Car...

¡No está!

¿Cómo no va a estar? ¿Has mirado bien?

He mirado en el baño y en todas partes y no está.

Qué raro.

Por aquí no hay ninguna barca.

Mira, allí hay una.

Que no nos vea nadie.

Como nos pillen nos la liamos.

¿Con esto vamos a llegar a ultramar? Sí.

Y si nos cansamos de remar ponemos la sábana y ya está.

Montad.

Cuidado con el pan, que tiene que durar.

Esperad, que voy yo.

Venga, Carlos.

Esperad, la cuerda.

Ya está.

¿Por qué tenemos que remar nosotros? Porque yo soy el capitán.

Pues no me parece bien.

Venga, a ultramar.

Jolín, qué emoción.

Dirás lo que quieras, pero mira que traernos aquí.

Pero si aquí es de lo más normal.

¿Cómo va a ser normal que salgan las chicas en cueros?

¿Pero no ves el público que hay? Parejas y matrimonios normales.

Pues es verdad. Y en Semana Santa.

Y dale con la Semana Santa. Que aquí no se celebra.

¿Está un poco "scandalisé"?

Pues sí, un poco.

C'ést normal ça. En Espagne, avec Franco.

Mujer, que tampoco es para tanto.

¿Que no? Vamos al servicio a hablar tú y yo.

¿Ahora? ¡Ahora!

O sea, que no sabe nada.

Pues la primera que sepa algo llama.

Gracias.

La madre de Josete tampoco sabe dónde están.Ni la de Luis.

Abuela, lo siento. Llego tarde pero...

¿Pasa algo?

No sabemos dónde está Carlos.

Ni la madre de Josete ni los padres de Luis saben dónde están.

Bueno, estarán jugando.

¿Cómo va a estar jugando a esta hora?

¿Falta mucho para el Jarama?

Qué va, está aquí al lado.

¿Me puedo comer las sardinas?

Pero si acabas de cenar.

Ya, pero tengo hambre.

Las sardinas no.

Vale.

Silbato.

¿Qué hacéis?

¡Remar!

¿Adónde vais con esa barca?

¡A Lisboa!

¡Venga, fin de trayecto!

Esto nos pasa por tu culpa. ¿Cómo le das el teléfono al primero que ves?

Hija, pues yo me lo estoy pasando estupendamente.

Que estos van con dobles intenciones.

Y dale. Si este sitio es famosísimo.

Y lo del desnudo no es igual que en España.

No hace falta que lo jures.

Es que aquí todo es distinto.

¡Estás perdiendo la cabeza por ese hombre!

En eso tienes razón. Yo aquí voy a perder el sentido, la cabeza...

..y lo que sea. Eso sí que no.

¡Eso sí!

¿No?

Muchas gracias.

En la comisaría no saben nada.

Dios mío, ¡cuando se entere su madre!

Seguro que está haciendo alguna travesura.

Después de medianoche va a estar haciendo travesuras.

¡Nunca había hecho algo así! Más de una. ¿No te acuerdas?

¿No sabes que es un trasto?

Ya lo sé. Pero sin sus padres aquí...

Puerta. ¡Ese debe ser!

¿Dónde estabas?

En el Manzanares.

-¿Cómo en el Manzanares? -¿En el agua?

En un bote con otros 2 niños.

-¿Un bote? -¿Cómo un bote?

¿Adónde ibas?

Si ya te lo he dicho, a ultramar.

A ultramar... Está tonto.

Dios, dame paciencia.

Anda, que vas a dormir calentito.

Yo no digo que no te diviertas, pero ya no eres una jovencita.

¡Y dale con que no soy joven!

¡Tienes que tener sentido común!

Merche, que me ha dicho que soy "tres jolie".¿"tres jolie"?

Muy mona.No me digas que no es para perder el sentido.

¿Y ahora qué vas a hacer?

Primero nos vamos a una boite íntima a bailar. ¿Por qué no vienes?

¿Cómo voy a ir?

¿Por qué no? Porque no.

¿Por qué? Porque Antonio es mucho Antonio.

3.500.

Ahora empieza lo bueno. ¿Y qué es lo bueno?

Ya estamos listas.

Pues vámonos.

¿Dónde nos vamos?

A nuestro guateque particular.

A nuestro apartamento. Tenemos un apartamento monísimo.

Y el champán bien frío.

Como me gusta, bien frío.

Eh, don Pablo, don Pablo.

Dime.

Es que... Yo no he estado nunca en un guateque particular.

Esta es una oportunidad única. ¿Has visto cómo están?

Sí las he visto. ¿Crees que no estoy tentado? Pero...

¿Pero qué?

Con lo que yo tengo en casa...

Es que Merche es mucha Merche.

No me hagas esto, Antonio.

No me lo hagas.

Vamos, venga. A nuestro guateque.

Te quiero tanto que deseo...

..hasta de lo que pudo ser.

Y me figuro que por eso...

..es que yo vivo tan intranquilo.

No me platiques ya.

Déjame imaginar...

..que no existe el pasado...

..y que nacimos el mismo instante...

..en que nos conocimos.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T3 - Arde París - Capítulo 50

24 abr 2003

Mercedes y Nieves viven intensamente su estancia en París, cuyos aires de libertad poco tienen que ver con la España de 1970. Entre desfile y desfile conocen a Asunción Riaño, una elegante modista española afincada en París, la cual les hace una interesante proposición. Mercedes está entusiasmada con la moda, pero Nieves quiere aprovechar su viaje a la ciudad del amor para algo más que asuntos de trabajo... 

En la casa de los Alcántara, Antonio se da cuenta de que ha perdido ls riendas de su familia, y es que los tiempos cambian. No sólo se ha marchado de viaje su mujer, sino que tanto Inés como Toni no pisan por casa más que para dormir. Por si fuera poco, Doña Pura decide volver al pueblo aprovechando el viaje de un familiar. Pero no todo son problemas para Antonio. Don Pablo le tiene preparada una sorpresa: asistir con él a la inauguración en Marbella de Puerto Banús. Y es que en 1970 se vivió de pleno el boom de la construcción en España.

Inés, cuando no prepara con entusiasmo la gira de teatro con Diego, ayuda a Pili en Meyni. Juntas, darán nuevos aires a la boutique.

Por su parte, y para cachondeo de sus amigos, Toni se divierte con una niña bien, y sigue sin dar palo al agua en la Universidad.

Y Carlitos, en vista de que en su casa todo el mundo hace lo que quiere, decide conocer mundo con sus amigos Luis y Josete.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Arde París - Capítulo 50" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T3 - Arde París - Capítulo 50"
Programas completos (361)
Clips

Los últimos 2.611 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos