www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
882955
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - Cap.40 - Primeras tardes con Teresa
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Mira que eres linda.

Qué preciosa eres.

Verdad que no he visto en mi vida muñeca más linda que tú.

Con esos ojazos...

..que parecen soles.

Con esa mirada siempre enamorada...

..con que miras tú.

Mira que eres linda.

Qué preciosa eres.

Espera un poco más, Mercedes. Espera un poco más.

Es que no la mira. Pasa al lado y no la mira.

Sí la mira, pero de refilón.

Y a mí no me habla. Como si no existiera.

Es normal que esté enfadado,mamá. Eso también es verdad.

Es que lleva así 4 días. Dale un par de días más, hazme caso.

Verás cómo se encariña con la niña.

Bueno que si se encariña. No se va a encariñar. Conoceré yo a Antonio.

¿Has hablado con el padre Eugenio?

¿Para qué?

¿Para el bautizo? ¿La vamos a bautizar?

Claro, si debe tener 2 meses. ¿Cómo vamos a dejarla sin bautizar?

¿Y qué te ha dicho? Que la puede bautizar el sábado.

¿El sábado? Solo faltan 5 días. Habrá que ir preparando a Antonio.

Si fue cuando llegamos de la cacería, con el trofeo.

Ya estamos aquí, Lola.

Me encuentro a esa niña, y mi mujer tan tranquila.

Tampoco es para tanto.

Si no es para tanto, será para tontos.

Me dijo que se había olvidado de la niña...

..y estaba haciendo las gestiones para quedárnosla.

Ya sabes cómo son las mujeres.

Y te lo he dicho: Los hijos, vengan de donde vengan, son una bendición.

Bueno, algunos, porque otros...

¡Lo que me gustaría tener un bebé!

¿Tú?... Un bebé... Anda, sigue con lo tuyo.

No sabe el disgusto que me llevé.

¿Un disgusto? Ahora te voy a dar una alegría.

Apaga la luz.

¿Que apague la luz? Sí, señor.

-¿Está enchufado?

-No, un momento.

Atención, Antonio.

Joder, don Pablo.

¿Qué te parece? Qué bonito.

Con la silueta de Manhattan y todo.

No, esto es Nueva York.

Manhattan es un pueblo que hay cerca. Y Brooklyn...

Te voy a dar otra alegría. ¿Otra?

Enciende la luz.

La luz, la enciendo. Apaga la luz, enciende la luz...

Es para que puedas leer.

Para que no vayas indocumentado.

Ostras.

Construcciones Nueva York.

Antonio Alcántara Barbadillo. Director gerente.

Muchas gracias, don Pablo. De nada, Antonio.

A que lo hemos hecho en la imprenta. Hombre...

O cree que se me escapa la letra "géminis" y el papel del bueno.

El más caro. A tal señor, tal honor.

Y los de la imprenta sin decirme nada, los desgraciados.

Muchas gracias, don Pablo. Muchas gracias.

Otra cosa, don Pablo. Me gustaría irme hoy antes. Tengo que hacer algo

Cuando quieras. Eres el director, adminístrate tu tiempo.

No crea, estas horas yo se las devuelvo.

Lola, tome nota. Debo una hora.

Lo dicho. Gracias, don Pablo. De nada, Antonio.

¡Oye, llévate alguna!

Claro. ¿En qué estaré pensando?

Pero no las repartas en el bar de tu barrio.

Quite, quite. No está hecha la miel para la boca del asno.

Adiós, y gracias.

Adiós, Sr. director gerente.

Se le ve tal ilusión...

Normal. En dos días ha pasado de ser un don nadie a director gerente.

-Eso es cierto, pero...

-¡No hay peros!

-¿Tú con quién vas a tener un hijo? -¿Con quién va a ser, Pablo?

¡Toma ya!

¿Y tú no tiras?

Yo no quiero jugar.

¿Por qué?

Porque estos juegos me aburren. Antes te encantaban.

Ya no. ¿Por qué no podemos tener bicis y juguetes caros?

Porque nuestros padres no tienen dinero.

¿Cómo vamos a tener bicis si ellos no tienen ni coches?

Mi padre se va a comprar uno.

¡Siempre dice lo mismo y luego no se compra ni un biscúter!

Eres un trolero.

Esta vez es verdad. Ahora es director gerente, pa' que te enteres

Y mi abuelo es ministro.

Y el mío general del Ejército.

Venga, vamos a seguir la partida.

(Yo no sabía muy bien lo que hacía mi padre, pero pensaba...)

(..que el hijo de un director gerente merecía una vida mejor).

(Me daba la sensación que "el clavo", "churro va"...)

(..y los juegos de siempre estaban por debajo de mi nueva categoría).

(El nombramiento de mi padre abrió un abismo social...)

(..entre mis amigos y yo).

Le veía tan ilusionado con ser director gerente que...

Que creías que no se enfadaría tanto.

Los hombres son muy orgullosos. Parece mentira que no lo sepas.

Dios mío, no paran de entrar clientas. Vaya día.

Esto es un negocio. ¿Qué quieres?

Pero no da tiempo de ver mi vestido.

Oye, Nieves, así no podemos seguir. ¿Cómo?

Estás todo el día pensando en la obra de teatro y no en la tienda.

Mamá, para nosotras es importante.

Mujer, estrenamos la semana que viene.

Si no me parece mal el ensayo general.

Pero no podéis descuidar la tienda...

..por estar pendientes de los vestiditos de la obra.

-No es para ponerse así. -Sólo son nuestros vestidos.

¡Me pongo como tengo que ponerme! ¡Que ya está bien!

Que estoy agobiada de trabajo y vosotras pensando en los vestiditos.

¿De dónde saco tiempo para hacerme un vestido para el bautizo?

¿Bautizo?

Anda, pues no tengo nada que ponerme.

¡Yo tampoco!

Usted sí que sabe, don Pablo.

¿Qué?

Nada, que siempre tiene la sartén por el mango.

¿De qué me estás hablando?

¿De qué va a ser? De la cacería.

Que le estoy viendo con Franco, con los ministros, con los banqueros...

Y está usted como pez en el agua. Claro, como es alférez provisional.

Eso ya no cuenta. Ahora en este país manda la "Obra".

¡Ah, la obra! Ya me lo dijo usted.

¿Qué te dije yo?

Me dijo que en España iban a mandar los constructores.

Anda que no tiene usted ojo.

No tiene que ver con la construcción. La "Obra". La Santa Casa.

¿Las obras de la Iglesia? Estamos gobernados por el Opus Dei.

Joder con el Opus. ¿Y esos también ganaron la guerra?

¡Qué coño van a ganar! ¡La guerra la ganamos nosotros!

¿Entonces? Ya no cuentan con el Movimiento.

Es igual ser camisa vieja, alférez provisional,... Para lo que sirve.

Si Franco les ha nombrado será por algo.

¡Franco ya está muy mayor!

La verdad es que preparados sí están.

Y a trabajadores no les gana nadie. Como no tienen otra cosa que hacer.

Hasta la Iglesia en Euskadi se les vuelve en contra.

Será un sector, porque la mayoría de los obispos y los cardenales...

Mario tiene razón. Los curas vascos son los más militantes.

Cada vez más. Montones de ellos están en la cárcel.

Y con los sindicatos, igual. El sindicato del régimen ya no cuenta.

En Baracaldo manda Comisiones.

No es para tanto, Franco sigue teniendo la sartén por el mango.

Esto se derrumba de podrido que está. Así no aguantamos mucho.

Cuestión de meses.

¿Pero de qué habláis? ¿No salís a la calle?

La gente empieza a vivir mejor, no quiere líos.

Líos los que montáis en Vascongadas, ¿verdad, Mario?

No podía permitir que esa chica me hablara en ese tono.

Por eso me quejé al encargado.

No, Inés, no.

No lo digo bien, ¿no?

No es lo que digas mal, es que no lo sientes.

Vamos a ver.

¿Qué te está pasando en esta escena?

Pues que estoy enfadada, porque cuando fui a comprar a la tienda...

..ella me habló mal y me molesté.

Es mucho más que eso.

Te quejaste al encargado y a ella la echaron por un capricho tuyo.

¡Y lo que no veo es ese sentido de culpa!

Ya. Pero eso... ¿Cómo se siente la culpa?

Metiéndote en la piel de tu personaje.

¡Sintiendo lo que Sheila Birling siente en ese momento!

Si eso lo pone en el libro, pero eso no me va a salir. No creo que pueda.

Claro que puedes Tienes talento de sobra para poder.

Eres la única aquí que lo tiene.

¿De verdad lo crees?

Claro. Pero no tienes que pensar que estás haciendo teatro.

¿Entonces qué estoy haciendo?

Ya lo dice el libro de Stanislavski: Contar la verdad.

Y transmitir la verdad significa que, cuando te subes al escenario,...

..dejas de ser Inés Alcántara, ¡y te conviertes en Sheila Birling!

Pero es muy difícil.

Claro que es difícil. Pero es que no tienes oficio.

-¡Claro que no tengo oficio! -Vamos a hacer un ejercicio.

¿Un ejercicio?

Sí. Un ejercicio para que entiendas lo que te digo.

Antonio Alcántara Barbadillo.

Director Gerente de Construcciones Nueva York.

Las he sacado porque alguno no se lo creía.

Antoñito, eres un magnate. Tanto como un magnate.

Macho, y del sueldo, ¿qué?

¿No te ha dicho que de momento nada?

Están montando la empresa. ¿Verdad?

Todavía no estamos construyendo.

De momento atraemos inversionistas.

Aunque no habrá problemas para cobrar,...

..la coyuntura económica es inmejorable.

Ya hablas diferente.

Porque las cosas cambian, Tino.

¿O no pareces tú con el parche Moshé Dayán?

Ahí ha estado muy bien el Sr. director gerente.

Pues yo todos los directores gerentes que conozco ganan un sueldazo.

¡Como si conocieras a muchos!

¡Pues sí! Que yo siempre me he codeado con lo mejor.

Además, como le ha aumentando la familia, tendrá que sacar más pasta.

Eso es verdad.

¿Te has arreglado con Merche?

Qué me voy a arreglar con lo que ha hecho.

No vas a estar siempre sin hablarte con ella.

¡Lo que haga falta! Esto no se lo perdono.

Que tampoco es para tanto.

No es para tanto, dice. Me ha tenido un mes engañado.

Menos lobos, que en dos días se te está cayendo la baba con la niña.

Parece mentira que no me conozcas.

Van 3 duros a que tenemos reconciliación antes del miércoles.

¿Cómo que antes el miércoles?

5 duros a que está arreglado mañana.

Yo apuesto a que Antonio aguanta toda la semana que viene. No me falles.

¡Que ya está bien!

2 duros que se reconcilia antes del viernes.Mira el otro.

No te enfades, Antonio.

¿Cómo no me voy a enfadar? ¡Anda que os den por saco!

¡Apúntame eso!

-Se ha enfadado. -Cómo se ha puesto.

¿Crees que puedes interpretar este personaje?

Pues... No sé. Sí, ¿no?

¿Por qué?

Porque eres atractiva crees que puedes subir a un escenario...

..y hacer un papel tan serio como este.

No es por eso. Es que como tú me has dicho que sí, pues...

¡Pues te estaba mintiendo! No tienes condiciones ni para apuntadora.

¿Por qué dices eso?

-¿Tú tienes estudios?

-Ya sabes que no.

Pero habrás leído muchos libros.

No. No muchos.

O sea que además de tonta, ¡ignorante!

Si no quieres que haga el papel me lo dices, pero no te consiento...

¿Que no me lo consientes? ¿Tú quién eres para consentirme a mí nada?

¿Y quién eres tú para insultarme?

¿Insultar? ¿Pero quién insulta? Yo te estoy diciendo lo que eres.

-¡Una analfabeta de barrio! -¡Que no me hables así!

-¡Eres una analfabeta de barrio! -¡Estás loco!

-¿Qué pasa aquí? -¡Es un ejercicio, Eugenio!

¡Un momento? ¿Qué ejercicio? ¿Qué pasa aquí?

Es un ejercicio.

¿Qué le has hecho?

Es un ejercicio. Tiene razón. Lo que pasa es que...

-¿Qué? -Que me ha sacado de quicio.

De eso se trataba.

¿Pero qué le has dicho?

Nada, que me ha dicho cosas que me han dolido mucho. Déjalo.

Solo quería que vieras la diferencia entre actuar con sentimiento y...

¡Diego!, una cosa.

Todo esto que no vuelva a suceder.

¡No te pongas así, hombre, por favor!

No, no. Venimos a hacer teatro porque nos divierte, no a pasar malos ratos.

Este mal rato le va a servir de mucho.

Que sí, que tiene razón.

Tiene razón. O sea, que tiene razón.

Pues nada. Continuad.

(En la India, donde ruedan millones de bicicletas,...)

(..la dificultad es mantener el orden de la circulación).

(Familias enteras usan este medio de transporte).

Papá, ¿cuándo me vas a comprar la bici?

¿Qué bici?

Pues la bici. Me tienes que comprar una.

A mí no me compraron una.

Ya, pero ahora eres director gerente.

¿Qué leches tiene que ver que sea director gerente?

Que tienes más dinero y me puedes comprar la bici...

..y juguetes eléctricos. Carlos, cállate y come, hijo.

No digas más tonterías. ¡Venga, empieza!

¿Más vino, Antonio?

Herminia, dígale a su hija que no quiero más vino.

Madre, dile a tu yerno que me lo puede decir él mismo.

Las familias de ahora...

¿Qué quiere decir, Purificación?

Nada. Que antes se respetaba al hombre de la casa.

Aquí no se ha perdido el respeto a nadie.

Si yo no digo nada. Pero en esta casa cada uno hace lo que le da la gana.

¿A cuento de qué viene eso? Como no se explique usted mejor.

Pues que antes, las familia obedecían al hombre de la casa.

Pero claro, ¡él sabía imponerse!

No, si encima es una bendita esta niña.

Así no podemos seguir, Antonio.

¿Ah, no? Pues haberlo pensado antes, pesada.

Que eres de plomo derretido.

Muy pesada.

(A mi corta edad ya sabía que el dinero, aunque no dé la felicidad,-)

(..proporciona algunas ventajas considerables,...)

(..entre ellas las bicicletas y los juguetes caros).

(Desgraciadamente, mi padre no compartía esa opinión).

(Esos días no se podía ni hablar con él).La niña llora.

(Pero no me extrañaba que estuviera de mal humor).

(Como la mocosa esa no le dejaba dormir).

La niña sigue llorando.

Y la otra durmiendo.

Ven aquí.

¿Qué pasa? Que no puedes dormir, ¿verdad?

¿Damos un pa' rriba y pa' bajo por el pasillo?,...

..que tu madre duerme como una marmota.

(Canta)Y un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña.

Y como veía que resistía fue a buscar otro elefante.

Madre, ¿qué hace levantada a estas horas?

Iba a prepararme un vaso de leche caliente.

Pues voy a dejar a la niña y voy a tomarme un vaso de leche con usted.

Parece que ya se duerme.

Antonio.

Diga.

No la dejes ir a la cría.

No la dejes ir. Ya le tienes cariño. Ya la has tomado mucho afecto.

Lo que tienes que hacer es cuidar de ella.

Eso ya lo veremos, madre. Ya sabe usted cómo es Merche.

A mí no me tienes que contar nada.

Lo que tienes que hacer es arreglarte con ella y cuidar de la cría.

Antonio, yo no quiero morirme así.

Madre, no empiece con que el cuerpo le pide tierra.

Tu padre siempre decía que antes de morir hay que enterrar los rencores.

Hijo...

Tú te pareces tanto a tu padre... Tan confiado...

Cuando llegaron los nacionales al pueblo... yo le dije:

Escóndete.

Él decía: ¿Para qué? Si yo no he hecho daño a nadie.

Deje los recuerdos, que son muy tristes.

Necesito hablar de ello, hijo.

Usted no tiene que hablar de nada. Sí.

Por todo este tiempo de tanto rencor, tantos años sin hablarnos...

Eso es agua pasada y no mueve molinos, madre.

Yo también tenía muchas ganas de decírselo, pero no sabía cómo.

Cuando mataron a tu padre,... luego a tus hermanos...

Luego la muerte de la niña.

Cuando Miguel se fue a Francia...

Pero cuando te marchaste tú... y me dejaste sola.

Tenía que marcharme, madre, en el pueblo no se podía...

Ya sé que en el pueblo no había nada.

Pero me dejaste sola, en una casa vacía, vacía de vosotros,...

..sin una carta...

He tenido 5 hijos y estoy sola.

Porque tenía que haberse venido con nosotros. Mire que se lo dije.

Pero, hijo, si ahí los tengo enterrados a todos.

Pues yo no me lo he perdonado en toda la vida, madre.

Toda la vida cargando con la culpa por haberla dejado sola.

Toda la vida.

Hijo,...

..tú no tienes que cargar con ninguna culpa.

Ahora que estoy aquí, con vosotros, y veo la familia que tienes...

..y todo esto, que te lo has hecho tú solo, tu esfuerzo...

Yo me siento tan orgullosa de ti.

¡Me siento muy orgullosa, hijo!

No se acueste usted tarde, madre.

No se acueste tarde.

Mi teniente, sin novedad.

¡En pie! ¡Todo el mundo arriba! ¡Escuadrilla en formación!

El sargento me acaba de entregar este papelajo.

Un panfleto subversivo.

Un panfleto que insulta a nuestro Ejército y al Generalísimo.

Este panfleto ha sido encontrado en mi propia escuadrilla.

Quiero saber quién es el responsable.

¡Quiero saber quién es el traidor que se atreve a insultar a la Patria...

..en un cuartel del Ejército español!

¿Qué?

Nadie sabe nada, ¿no?

Ya me lo imaginaba.

No me esperaba que un rojo tuviera los cojones de ser un hombre.

Pero tranquilos, que yo me voy a enterar.

Y se va a enterar de lo que le pasa a los que traicionan al uniforme.

-¡Sargento! -¡A la orden, mi teniente!

-¡Arresto colectivo! -A sus órdenes, mi teniente.

Ya habéis oído. ¡De aquí no se mueve Dios hasta que no cante el culpable!

Que sí, Luis.

Muchas luces Antonio Alcántara no tiene, para qué engañarnos.

Pero es muy dispuesto.

De educación aún está cortito. Dale tiempo. Es muy honesto y...

Mucho volumen y el margen creo que es muy amplio.

Tú estás acostumbrado a este tipo de negocios.

¡Te interesa!

Muy bien.

No te preocupes. Me pongo al habla con tu abogado y arreglamos todo.

Yo te aviso.

Salúdame a tu señora de mi parte.

Adiós, Luis. Nos vemos pronto.

Buenos días, don Pablo.

¿A que no sabes con quién acabo de hablar?

¿Con quién?

Con Luis Altamira.

¿Con don Luis?

Sí. Está entusiasmado con el proyecto.

Eso es una buena noticia.

¿Cómo buena? Es magnífica.

Imagínate a Luis Altamira en el consejo de administración.

Tendrá todo otro aire. Con la de gente que conoce don Luis.

Buf, y...

Lo que no me explico es por qué tiene tan mala opinión de ti.

¿Don Luis de mí?

Dice que no entiende cómo una empresa tan gorda...

..tiene a un ordenanza de director gerente.

No me extraña que don Luis diga eso.

Pero no te preocupes, porque le he cantado las cuarenta.

¿Usted a Altamira? Sí, señor. Le he dicho:

¡Con mi director gerente no se mete nadie! ¡Ni tú, Luis Altamira!

¿Ah, no?

¡Hasta ahí podíamos llegar! Le he puesto los puntos sobre las íes.

¡Además!, le he dicho,...

..ojo, Luis, Antonio Alcántara tiene una mente privilegiada.

¿Privilegiada?

¡Privilegiada! Así se lo he dicho.

-¿Verdad, Lola? -¿Qué?

¡Eso mismo!

¿Y qué le ha dicho don Luis?

Bueno, al principio se ha quedado un poco...

Y al final ha sido incapaz de decir nada, se ha quedado callado.

Y entonces yo le he dicho: ¡Mira, Luis, Antonio Alcántara...

..no solo tiene una mente privilegiada para los negocios,...

..sino que también tiene un visión comercial de lince!

Hay testigos.

¿De lince?

Pues no sabe cómo se lo agradezco.

Tú no tienes que agradecerme nada.

No. Sí tengo que agradecérselo.

Mira, yo soy así de leal con mi gente, ¿sabes?

¿Sabes el refrán: Al que buen árbol se arrima, buena sombra le cobija?

Sí.

Pues ni caso. Mi padre siempre me dijo:

Sé árbol, hijo. Sé árbol.

¿Entiendes?

Árbol.

¡Ah, árbol!

Sí, lo entiendo.

Para que digan que tiene usted mala sombra.

¿Qué dicen?

Nada, don Pablo. Que la gente habla por no callar.

Déjate de sombras. ¡Árbol!

¡Monta y cabe! Saco yo.

Mira, Carlos, y va con Ramiro.

Me da igual. ¿Jugamos o qué?

Sí. ¿Has visto qué coches tienen?

Sí, como son ricos.

Yo prefiero jugar a chapas, ¿y tú?

Yo también. Saco.

¿Esos no son tus amigos? Eran, ya no lo son.

¿Os habéis enfadado? No, es que son pobres.

Ah, claro.

Si tu padre es rico, ¿por qué no te compra coches como los míos?

Porque le acaban de nombrar director gerente y no ha tenido tiempo.

Bueno, pero no te voy a dejar cada día mi otro coche, ¿eh?

Mañana mi padre me compra uno. Ni mi otra bici tampoco.

Mi padre me va a comprar una de carreras.¿De carreras?

Como la de Anquetil.

Tu padre debe ser más rico que el mío

Ni lo dudes.

¿Me dejarás tu bici de carreras?

Ya veremos.

(Sí, ya sé, a mis 9 años ya me había convertido en un traidor de clase).

(Había abandonado a las amistades de siempre...)

(..y me había hecho amigo de Ramiro, hijo del ferretero del barrio).

(Ramiro era un niño normal hasta que su padre abrió más ferreterías...)

(..y le empezaron a entrar aires de grandeza).

Mercedes, tu marido... Tenía yo razón, ¿eh?

Con la niña es muy cariñoso, pero a mí, de momento, ni me habla.

Si esta mañana casi no os habéis visto.

Sí, ya, pero...

Pues él salía de casa con una sonrisa de oreja a oreja.

A saber de lo que se estaría riendo.

Mira, hablando del rey de Roma. Hola, buenas.

Hola. Hola.

Qué raro verte aquí a estas horas.

Está dormidita.

Es que he terminado temprano y venía para tomar un aperitivo contigo.

Bueno, si quieres.

¿Un aperitivo? Sí. Ahí, en el bar.

Pues bueno.

Pues hala.

No te importa, ¿verdad, madre?

No, qué me va a importar. Vete con tu marido.

Que os divirtáis.

Adiós, Herminia. Hasta luego.

Venga, a pagar.

Uno no se puede fiar de...

Es que no os gusta perder.

¡Antonio, gracias!

Gañán. Desgraciado.

¿Qué les pasa?

Tendrán una apuesta. Ya les conoces.

Menuda cuadrilla. ¡Mi cuadrilla!

Infelices.

Desgraciado.

Sé que no me he portado bien contigo.

Pues ya que lo dices, no te has portado muy bien.

Me gustaría explicarte porque... Que yo te entiendo.

Es que yo me pongo muy borrico y no veo que con la niña te vuelves loca.

Si yo te lo quería decir, pero no encontraba el momento.

¿Y si me dices que no? Si llevarías razón.

Con todo lo que tenemos, y encima una boca más...

Pero me entró un pronto...

Cuando la vi, ¿cómo la iba a mandar a un orfanato?

¿No lo entiendes? Claro que lo entiendo.

¿Qué voy a hacer? Entenderlo.

Si yo sabía que tú...

No te preocupes, que de esta salimos.

Tú déjame a mí. ¿Estamos?

Estamos. Esto me lo dejas a mí.

¿Y el bautizo? Tendremos que bautizarla.

Un bautizo por todo lo alto.

Hombre, no está el horno para bollos. Una merienda familiar.

¿Una merienda familiar?

Pues nada, una merienda familiar. No era lo que yo había pensado.

¿Y qué nombre le ponemos?

Yo había pensado... ¿Purificación?

¿Pura?

¿Qué habías pensado tú?

Herminia.

No digas tonterías, Merche. Herminia...

Hombre, como mi madre. ¡Pues me gusta más Purificación!

Madre, pensé que te haría ilusión que se llamara como tú.

Que no. Con una Herminia en la familia hay bastante.

Por eso decía yo que se podía llamar Purificación.

Pura... Pobrecilla. No, no.

¿Por qué no? Purificación es muy bonito.

Que luego va a sufrir como yo. Ni hablar.

Pues nada. Podríamos llamarla Carmen.

A mí me gusta mucho. No sé por qué pero me gusta.

La podemos llamar Maika.

¿Maika? ¿Eso es nombre para una cristiana?

Es nombre de rusa.

Maika es la chica que te gusta, ¿verdad?¡No me gusta!

¿Y Teresa?, como mi cuñada, que en paz descanse.

A mí me gusta Teresa.

Teresa.

Teresa. Qué bonito.

María Teresa. Me gusta María Teresa.

Hay que pensar en el padrino. Bueno, y en la madrina.

En la madrina y en el padrino.

Había pensado que si quieres un padrino de verdad, que sea don Pablo

Antonio, pídeme cualquier cosa, pero que sea don Pablo el padrino,...

..pues la verdad, lo que me faltaba.

Lo decía por lo bien que se está portando conmigo.

Pero si no quieres, coges a cualquier "mangarrián"...

..y cuando te haga falta te quedas a 2 velas.

No me insistas. ¿Cómo va a ser ese hombre el padrino de mi niña?

¿Y no podría ser podría ser Toni?

Es muy buena idea. Toni sería un buen padrino.

Si le dejan salir del cuartel... Le haría ilusión, sí.

Pero claro, otra vez el "paganini"... yo.

A tu hijo le haría tanta ilusión.

Y a mí me hacía ilusión un bautizo a lo grande, pero ahora...

¿Lo dejamos en merienda y punto?

Chocolate y bizcochos. Pues no me hace ninguna gracia.

De este cuartel no salimos en la vida.

Tal como están las cosas...

Oye, no habrás sido tú, ¿no?

¿Yo qué?

El del panfleto.

¿Cómo voy a traer panfletos al cuartel? ¿Crees que estoy loco?

¡Silencio!

¡El recluta Antonio Alcántara!

¡Presente, mi sargento!

¡Preséntese ahora mismo al teniente San Martín!

¿Ahora, mi sargento?

¿Además de gilipollas eres sordo? ¡Ahora mismo!

¡A la orden, mi sargento!

¿Y la madrina?

Yo había pensado que fuese mi madre.

Yo también había pensado que a mi madre le haría ilusión.

Pero es que a mi madre también.

Y mi madre es...

Más de la familia, ¿no?

Yo no iba a decir eso. Iba a decir que se apaña mejor con los niños.

También mi madre está muy delicada y podíamos darle una alegría,...

..que buena falta le hace.

Pues sí, tienes toda la razón. Que sea Pura la madrina.

¿Estás segura?

Sí, claro.

Pues se lo voy a decir, que le va a dar una alegría... Gracias.

Pase, Herminia.

Madre.

Hemos estado hablando Merche y yo, queremos que sea usted la madrina.

¿De la cría?

De María Teresa.

No vale la pena.

Para lo que me queda de vida.

Porque iba a durar poco la madrina a la niña.

Pensé que le iba a hacer ilusión.

Antonio.

Gracias.

Ay, madre, madre. Qué difícil hace usted las cosas.

¿Le gusta por lo menos el nombre?

Eso sí.

Mujer, compréndelo. Pura está tan delicada.

Si yo no digo nada.

Y a Antonio lo tengo contento. Después del disgusto que le di.

Bueno, si a ti te parece bien, yo no tengo nada que decir.

Madre, sé que desde la llegada de Pura... pues eso...

Que ha sido un poco difícil para ti.

¿Para mí?

Si es natural que te sintieras un poco... Eso, desplazada.

Hija, a mi edad estoy acostumbrada a aguantarme y a callar.

Se pone a llorar la niña.

Mira. Llama ahora a la madrina.

¿Da usted su permiso, mi teniente?

Adelante.

¡A la orden de usted, mi teniente! ¡Se presenta el recluta Alcántara!

Vaya, Alcántara. Así que rojillo, ¿eh?

¿Cómo dice, mi teniente?

Lo que oye. Aquí dice que le detuvieron por rojo.

Fue un error, mi teniente.

Me soltaron y no hubo juicio ni nada.

Porque era la policía, Alcántara.

Hasta la policía se está volviendo liberal.

Pero esto es el Ejército, y aquí la traición se castiga, ¿me explico?

¡¿Me explico?!

Sí... Sí, mi teniente.

Distribuir propaganda subversiva en un cuartel es consejo de guerra.

-¿Estamos? -Sí, mi teniente.

Ni el coronel Ibáñez Sañudo le va a salvar,...

..por muy recomendado que esté.

Pero si quiere colaborar.

Si me dice de quién es ese panfleto, a lo mejor puedo ayudarte.

Mi teniente, es que... perdone usted, pero es que no tengo ni idea.

Muy bien, pues ya está advertido.

Ah, dígale a su amigo, el vasco, que ande con ojo.

¿A Mario Beitia, mi teniente?

Al de Baracaldo. Dígale que sabemos cosas de él.

¡A la orden, mi teniente! ¿Ordena usted algo más?

Nada, puedes retirarte.

¿Da usted su permiso, don Pablo?

Pero quieres dejar de pedir permiso. Pasa. ¿Qué quieres?

Decirle que usted y su señora están invitados al bautizo de la niña.

Gracias, Antonio. Allí estaremos.

Es sólo una merienda familiar.

¿Una merienda? Tú no puedes dar una merienda familiar.

Tienes que dar un banquete. Ya, pero el presupuesto no me llega.

¡Ni presupuesto ni nada! Piensa en tu posición.

¿Mi posición?

Claro. Un director gerente no puede dar sólo una merienda familiar.

¿Y entonces qué hago?

Alquilas un local de bodas y banquetes y das una fiesta.

Oye, invitarás también a los Altamira.

¿Yo? Qué voy a invitar a los Altamira.

Luis Altamira está a punto de entrar en el negocio.

Nos interesa estar a bien con él.

Ya. ¿Entonces?

Llamas a Luis Altamira y le invitas: Oye, te invito al bautizo de mi hija.

¿Y le invito?

Claro. No se hable más.

Toma. Un anticipo.

¿Y esto qué es?

A cuenta.

No, yo no puedo coger un anticipo.

Pero si son gastos de representación.

Bueno, si son gastos de representación...

Muchas gracias, don Pablo.

Acuérdate: Luis... No don Luis. Luis, estás invitado al bautizo...

Luis, que te invito al bautizo de mi hija.

Tienes una inteligencia privilegiada.

Joder, pues no me lo ha puesto usted difícil ni nada.

Bueno, ¿qué os parece?

¿No puedes poner los nombres nuestros más grandes.

¿Cómo más grandes?

Ni que fuéramos estrellas de cine.

Aquí somos todos iguales.

Guapa, ¿cuándo has visto que a Ava Gardner tenga letras tan pequeñas?

¿Ava Gardner?

¿Qué tendrá que ver Ava Gardner?

Claro que tiene que ver. ¿Crees que Rocío Dúrcal va a estar la última?

Vamos a ver. No saquemos las cosas de quicio.

Nosotros sólo somos una compañía de aficionados.

Pero aunque aficionados, nos merecemos un respeto.

¡Y tanto! Ir la segunda de la lista ni es respeto ni es nada.

Un momento. Por si no te has enterado yo soy el protagonista.

¡Lo dirás tú, guapo!

Aquí no hay protagonistas, es una obra coral.

¡Oye, sin faltar!

¿Cómo que sin faltar? Digo que es un trabajo de equipo.

Ah, es eso.

Señor director, ¿en el equipo es importante la ayudante de dirección?

Sí, sí, Valentina, muy importante.

¿Entonces por qué tengo que ir debajo de todos con una letra pequeña?

¿No puedo ir más arriba y con una letrita más grande?

Macho, que te voy a ganar.

¿A mí? A mí nunca me ha ganado nadie.

Claro, como tú estás entrenado.

No tengo otra cosa que hacer. ¿No estudias?

No mucho. Si te catean, ¿qué dicen tus padres?

Nada, mientras no suspenda matemáticas.

¿Sólo mates?

Mi padre dice que lo único que hay que aprender son los números.

Pues mis padres los números y las letras.

¿Las letras? ¿Para qué? Eso digo yo.

Señorito Ramiro, ¿qué desea para merendar?

Un vaso de leche templada y bizcochos.

¿Y el señorito Carlos?

¿Yo? Nada.

Pide lo que quieras, aquí hay de todo.

Bueno. Pues un vaso de chocolate con magdalenas.

¿Algo más?

¿Algo más? Bueno, tortitas con nata y fresas, merengues y cruasanes.

(Mientras Luis y Josete jugaban a las canicas en el descampado,...)

(..yo echaba carreras de coches y me ponía las botas a dulces,...)

(..como corresponde al hijo de un director gerente).

(Y dicen que los ricos también lloran, será de risa).

Nada. Y dale...

Nieves, me parece lamentable que estemos discutiendo...

..el orden de los nombres.

¿Lamentable? Pues te parecerá lamentable,...

..pero no consiento que Gonzalo vaya delante de mí.

Bueno, mira, Gonzalo, si no te importa...

¿Cómo no me va a importar?

¡Mi nombre tiene que ir encima! ¡Encima de los demás y del título!

¿Qué título?

Del de la obra. Tendría que ser:

Gonzalo Peláez en "Llama un inspector",...

..de J.B. Priestley. Dirigida por...

¡Sí, y tu culo un futbolín!

Vamos a ver. ¿Por qué no lo hacemos por orden de aparición?

Eugenio, aparecemos todos a la vez.

Ah, claro, ya.

Por orden alfabético y así nadie se ofende, ¿de acuerdo?

Yo me quedo a mitad de la tabla, pero...

Ya, pero mi apellido empieza por "V".

Bueno, venga, todos de acuerdo, ¿no? Por orden alfabético.

No sé, no sé.

¿Qué pasa?

No sé qué va a decir mi representante.

¿Pero qué representante, Valentina?

No sé. Pero he leído que toda la gente del teatro tiene representante.

Antonio, ¿estás seguro de lo del bautizo?

Pues claro que estoy seguro. Ahora con el dinero de don Pablo...

Si no es por el dinero.

Lo digo... porque como no es del todo hija nuestra, pues no sé.

Me da un poco de apuro celebrarlo por todo lo alto.

Merche, no es hija nuestra, pero como si lo fuera.

Y no te dé vergüenza que sea adoptada,...

..que en unos meses, cuando estén los papeles,...

..esta niña va a ser más hija nuestra que Inés.

En eso llevas razón. Claro.

Pero me gustaría una fiesta más familiar.

Nos ha fastidiado. Pero tienes que atender a mi posición.

Tu posición. Sí.

¿Y por eso tienes que invitar a los Altamira?

¡Pues claro! Anda que ha tardado en decirme: ¡Pero claro!

Que estaba encantado de venir a la fiesta de la niña.

¿Seguro? Ya será menos.

Que sí. Que desde la cacería está feliz conmigo, Merche.

Y hablándome de tú a tú... Bueno, un poco raro, como hablan ellos.

"Hombre, Alcántara. ¿Cómo no vamos a acudir al bautizo de la niña?"

"Estaremos encantados". Esas cosas. Tú sabes...

Pues despierta a tu hija, que la toca el biberón.

No. ¿Cómo la voy a despertar?

Mi niña, que es una reina.

O sea, que te quieren echar un poquitín de agua solo.

Pues no, señor. Ella un bautizo como una reina.

¿Quién es este que está aquí? Tu padre...

¡Merche!

Luis, ¿por qué le has dicho que sí a esa gente?

Sencillamente porque no estamos en condiciones de decirles que no.

¿A los Alcántara?

Ni a los Alcántara ni a muchos otros.

No estamos tan mal...

..como para tener que ir al bautizo de la hija de un ordenanza.

Ya no es ordenanza. Ahora es director gerente.

Pues perdóname, pero eso sí que no lo entiendo.

Ni yo tampoco, pero si lo han nombrado, por algo será.

Tendremos que amoldarnos a las circunstancias.

¿Pero qué circunstancias? Me parece que sacas las cosas de quicio.

Solo faltaría, que tengamos que mendigarle a esa gente.

No se trata de mendigar. Se trata de recuperar nuestra posición.

Yo he perdido la influencia política que tenía y, desgraciadamente,...

..en este país, y ahora, ni el apellido ni las tierras son rentables

Me estás diciendo que ahora quien va a mandar son los nuevos ricos.

Tú lo has dicho, los nuevos ricos.

Industriales, hoteleros, constructores...

Sobre todo constructores.

El país está evolucionando y si no evolucionemos con él...

Qué horror, qué pereza me da mezclarme con albañiles.

(Es base de nuestro renacimiento presente y futuro).

(Cada uno, en su puesto, tiene el deber de aportar...)

Fíjate cómo es la vida.

Con lo que hemos pasado con los Altamira y estamos a partir un piñón

A saber a qué vendrán.

¿A qué van a venir? O te crees que Luis Altamira es tonto.

¿Ves los millones que se mueven en la construcción? ¡A eso vienen!

Millones...

Millones, madre, muchos millones.

Negocio de millones, negocio de ladrones.

Negocio de ladrones, dice. No, madre, este negocio es muy serio

Y es una industria muy importante.

Si tú lo dices. Se lo digo...

Teléfono.

Voy. Joder, en mitad de la cena.

Entonces vienen los Altamira y a tirar la casa por la ventana, ¿no?

Es que le conviene.

Este bautizo hay que hacerlo por lo alto.

Yo sólo digo que a lo que no puedas, no te atrevas.

Bueno, le vamos a disfrutar todas.

Unas más que otras.

Joder, Toni, ¿sois tontos o qué?

Toni.

¿Y qué que sean todos?

Que me pongo yo.

Toni. ¡Toni!

Se ha cortado.

¿Qué pasa?

Dice el tonto que les han arrestado a todos. ¡Y llama para contármelo!

¿Arrestados? ¿Por qué?

Pues por cualquier tontería. Porque beben.

Estos novatos son tontos y eso...

A ver si se ha metido en un lío de política.No...

No me jodas. ¿Cómo se va a meter en líos de política en la mili?

No creo que sea tan tonto.

Se lo dije bien claro: Hijo, como te metas en política te van a crujir.

Seguro que no has sido tú, ¿no?

¿Cómo tengo que decírtelo? ¿No eras tan progresista y solidario?

Sólo te estoy preguntando...

Todos los señoritos sois iguales. Mucho presumir de izquierdistas...

¡Oye, que yo de señorito nada!

No empecemos con la lucha de clases.

Salió el reaccionario. A ti te colgamos el 1 cuando llegue la hora.

A mí no me pilláis.

Estaré en Suiza gastando la pasta que he ganado explotando al proletariado.

Reíos, pero como no encuentren al que ha sido nos la cargamos nosotros.

¿A quién se le puede ocurrir tirar panfletos aquí?

A algún enloquecido. Vais a tener que andaros con mucho cuidado.

Eh, a mí nunca me han detenido, ni estoy fichado.

Te habrán visto en alguna manifestación.

Yo sólo estuve un par de días en la DGS.

Suficiente para un consejo de guerra.

¡Silencio!

¡Alcántara!

¡A la orden, mi sargento!

¡Y tú, Baracaldo!

¡A la orden, mi sargento!

¡Al calabozo!

Mi sargento, no hemos hecho nada.

Sospechosos de actividades subversivas. ¿Te parece poco?

¡Vamos! ¡Rápido!

¡Te voy a ganar!

¿Tú a mí? ¡Lo llevas claro!

¡Jolines, mira qué bicis!

Carlos se ha vendido al capital.

¿Qué capital?

No sé. Es lo que dice mi padre cuando alguien se hace rico.

Vienen hacia aquí.

Tú haz como si no los vieras.

Hola, Luis. Hola, Josete.

Jolines, ya no me hablan.

Déjales, los pobres son muy envidiosos.¿Todos?

A mi padre le pasa igual.

¿Ya no le hablan sus amigos? No. Y eso que él les regala puros

Además de envidiosos, desagradecidos.

Venga. ¿Echamos otra carrera? Vale, pero te voy a ganar.

Madre, que tampoco es para exagerar.

No, ya sé que no es para exagerar. Pero me hubiera hecho ilusión.

Si ya eres madrina de Inés. ¿Para qué quieres más responsabilidades?

Nada, no se hable más.

Mamá, ¿me vas a terminar el vestido?

Hija, ¿no ves el trabajo que tengo? Tranquila que yo te lo termino.

Mamá, si no te quiero agobiar, pero que es importante. No se te olvide.

¿Dónde vas?

A una exposición. Diego quiere que vea una cosa.

¿Una exposición a estas horas?

Sí, pero vuelvo enseguida. Hasta luego.

Que lo pases bien.

Oye, se la ve muy contenta.

Demasiado contenta. Hace tiempo que no la veía así.

¿No será el director ese?

No. Yo creo que es por la obra de teatro.

Mira que si Inés nos sale artista.

¿Artista? No digas eso.

¿Que no diga qué?

Lo de artista. Qué horror.

Merche, te llaman al teléfono.

¿Sí?

Sí, soy yo.

¿Cómo que le han metido en el calabozo?

¿Por qué?

Ay, Dios mío.

Gracias, hijo, gracias.

Que han metido a Toni en el calabozo ¿Qué habrá hecho?

Por eso quería que habláramos fuera del escenario, Inés.

Porque sabía que te había herido.

Me dijiste cosas que me sacaron de quicio. Fuiste muy duro.

Era un ejercicio, Inés.

Ya lo sé. Ya lo entendí. Lo que pasa... Bueno es igual.

Tampoco era como para darte una bofetada.

No, si me lo gané a pulso.

Sólo quería que entendieras la diferencia entre la rabia real...

y la rabia ficticia.

Más real que la rabia que sentí, imposible.

Pero esa misma rabia,... o esa misma humillación, o vergüenza...

..la puedes sentir si estás compenetrada con tu personaje.

¿No me llevarás a una exposición sobre la rabia?

No, no, es una exposición de pósters. Pensé que te interesaría.

Y de paso poder charlar más tranquilamente que en la parroquia.

Sí, porque con todos dando gritos es un follón. Creerás que estamos locos.

Cómo se ve que no conoces a actores "profesionales".

¿Están más locos?

Están loquísimos.

Oye, ¿te gusta la poesía?

No sé, no he leído nada.

Te voy a traer un libro que te va a encantar, es de León Felipe.

Te tengo que advertir que es un libro prohibido.

Pues me va a encantar.

¡Pero cómo se le ocurre, joder! Que se lo dije.

Si no se sabe si ha sido él.

Su amigo dice que no tenía nada que ver.

¿Y qué va a decir si es amigo suyo?

¿Qué más te dijo el tal Álvaro?

Que les han metido en el calabozo, a él y a su amigo Mario.

Mira que si se pierde el bautizo.

El bautizo ya no importa, Herminia. Lo peor es lo que le puede pasar.

A ver si le meten un consejo de guerra y le empapelan...

..para toda la vida.

Oye, yo tengo hambre. ¡Y yo! ¿Vamos a merendar a tu casa?

¿Y por qué no vamos a la tuya?

¿A la mía?

Claro. Nunca me invitas.

Es que yo no vivo aquí.

¿Dónde vives?

Pues en un chalet muy grande en la sierra.

Pero si me dijiste que vivías en el barrio.

Sí, bueno, pero es un piso muy pequeño. Solo vivo a veces.

Quiero ir. Así me enseñas esos coches que te ha comprado tu padre.

Es que los tengo en el chalet.

O me lleves o no te presto más mi bici.

Está bien. Venga, vamos.

Por eso quería hablarle de mi hijo.

¿Y ahora qué le pasa? ¿Ha embarazado a la hija del sargento?

Parece que se ha metido en otro lío.

Si lo raro es que no estuviera metido en ellos.

Han encontrado un panfleto subversivo y creen que ha sido él.

¡Le recomiendo a mi primo el coronel y hace política en el Ejército!

¿Tu hijo es tonto?No diga eso, le puede caer un consejo de guerra.

¡Que le caiga!, se lo ha ganado a pulso.

¿Qué le digo yo ahora a mi amigo, y a mi primo?

¿Que mi recomendado es un rojo? Si pudiera hablar con el coronel.

¡No! A tu hijo lo que le conviene son unos años de cárcel.

¡Y al mío también, coño!

¿A José Antonio también?

Sí. Es un rojo, Antonio. ¡Un rojazo de tomo y lomo!

Menos mal que lo mandó a estudiar a Alemania.

3.000 duros me cuesta al mes. ¿Y sabes lo que ha hecho?

¿No me diga que se ha metido en política en Alemania?

Peor. Mucho peor. ¡Se ha echado novia!

Que se eche novia es normal. Mire el mío qué carrera lleva.

Carrera la del mío. Toma.

¿Y esto? ¿Quién es?

Se supone que mi futura nuera.

No joda, si tiene una piel diferente.

¿Cómo la piel diferente? ¡Si es negra! ¡Negra como el carbón!

Lo mando al país de las Valkirias y se lía con la hija de Lumumba.

Que conste que no tengo nada contra los negros.

Yo tampoco, pero estas cosas no me gustan.

Ni a mí. Pero es mejor eso a que salga "maricón".

Imagina, maricón y rojo... Tiente al diablo, ya verá.

Entonces de mi Toni, nada.

Sí, tu Toni y mi José Antonio, a picar piedra, los dos juntos.

Cría cuervos... Cría cuervos...

Pues a picar piedra.

¿Me deja ver la foto de...?

Guapa es, y grande. Mide un palmo más que el niño.

Bueno, tampoco es tan oscura.

¿Este es tu cuarto?

Sí.

Pues qué porquería de cuarto.

La habitación del chalet es mucho más grande.

Saca los juguetes y llama a la criada.

¿A la criada?

Para que nos traiga la merienda.

Ya, es que... Creo tiene la tarde libre.

¿Sólo tenéis una?

No, no, tenemos dos, pero... La otra está enferma.

¿Y si no están las criadas quién te trae la merienda?

La abuela.

¡Abuela!

¿Y tus coches?

Aquí solo tengo este.

Hola, hijos. ¿Queréis merendar? Sí.

¿De qué queréis el bocadillo? ¿De chorizo o de mortadela?

Un vaso de leche templada y bizcochos.¿Bizcochos?

O ensaimadas... o pasteles.

Ensaimadas, pasteles. ¡Pero bueno!

Magdalenas con chocolate. Como si tuviera una pastelería.

Os traigo uno de mortadela y uno de chorizo y os apañáis.

Qué críos estos.

Chorizo, qué asco. Aquí no se puede ni merendar.

Claro, como no están las criadas.

¿Y los coches eléctricos que te iba a comprar tu padre?

Es que no tiene tiempo, como es director gerente.

¡Eres un trolero! ¡Lo que pasa es que no tenéis ni un duro!

¡Si mi padre está forrado! ¡Tu padre es un muerto de hambre!

¡Pues el tuyo más! ¡Yo me voy a mi casa!

¡Tú te vas a la porra!

(Y ahí terminó mi fugaz contacto con la alta burguesía del barrio).

(Había perdido la amistad de Ramiro y mis amigos me habían abandonado).

(Estaba condenado a la soledad de los traidores).

Soy el padrino y me voy a perder el bautizo.

Eso no es nada comparado con la que nos espera.

Tú por lo menos no estás fichado.

Ya oíste lo que dijo el teniente. Me tienen fichado por sindicalista.

¿Y tu familia qué va a decir?

Se preocuparán, pero van a apoyarme todo lo que puedan.

Qué suerte.

¿Y la tuya?

En cuanto haya llamado Álvaro, mi padre se habrá puesto hecho una fiera

Y mi madre se habrá quedado hecha polvo.

No están concienciados, ¿no?

¿Concienciados? Pues no mucho.

Aquí las cosas son distintas...

En Euskadi sí que hay conciencia, pero aquí no pasa nada.

Como si os diera igual que haya dictadura...

¡Que tampoco es eso! Aquí también hay mucha oposición.

¿Oposición? Será de boquilla, porque otra cosa.

¿Qué es un consejo de guerra?

Pues un juicio, pero militar.

O sea que los jueces son militares.

Generales y coroneles, y esos no se andan con chiquitas.

¿Qué le puede pasar a Toni?

No lo sé porque no es un juicio normal.

Si no tienen pruebas contra él.

¡Y nosotros qué sabemos, Merche!

Eso, si no sabemos nada, igual no le hacen un consejo de guerra.

Como se lo hagan podemos prepararnos.

Igual tiene razón mi madre.

¿Qué dice ahora tu madre?

Que siendo tan joven, igual lo único que quieren es asustarle un poco.

¿Pero qué asustarle ni que 8 cuartos? ¡Que no es una escuela!

¡Esto es el Ejército! Y tu hijo tiene antecedentes.

Está fichado por rojo, a ver si te enteras.

Pues yo tengo la corazonada que le sueltan.

Si no le sueltan, suspendemos.

Que no, que lo sé.

Los reclutas Alcántara y Beitia van a seguir en el calabozo...

..hasta que se demuestre su culpabilidad.

O hasta que encontremos al verdadero culpable.

¡Aquí hay algo, mi teniente!

Entonces, han encontrado al de los panfletos.

Vaya. Gracias a Dios.

No, decía gracias a Dios.

Es que hoy bautizamos a la niña pequeña. Y mi hijo es el padrino.

Llamaba para ver si le van a soltar.

Perdone, ¿que si le van a dar el permiso?

Sí.

¿Y no sabe cuándo?

Ya, claro.

Bueno, que sea lo que Dios quiera. Gracias.

Que le dan permiso a Toni.

¡Merche, que suelta a Toni! ¡Llegará tarde, pero le sueltan!

Date prisa, que no llegamos.

Gracias a Dios.

Esta tarde me tienes que ayudar a atender a los invitados.

Mejor que los atienda la madrina, ¿no?

No te pongas así, ¿eh? ¡No me pongo de ninguna manera!

Parece que vas a un funeral. Si me alegro mucho de bautizarla.

Mamá, solo encuentro este zapato. ¿Y el otro?

¡Que te ayude tu abuela a buscarlo!

¿Cuál de ellas?

Madre...

Mamá, ¿qué vestido me pongo, el verde o el morado?

El morado. Entonces vamos las dos de morado.

Pues vamos a conjunto. Y ponte los zapatos.

¡Y date prisa!

A un bautizo no se llega nunca tarde. Entre unas cosas y otras.

¿Dónde está el pañuelo del cuello? ¿Cuál?

El fular ese. En el armario.

En el armario no está. Antonio, nunca encuentras nada.

¡Será eso, pero no está! Está muy guapa, Pura.

Ay, ay. ¿A quién van a bautizar hoy?

A Maritere. ¡A Maritere no, a Teresa!

¿Esto es tuyo?

¡Te estoy preguntando que si esto es tuyo!

Contéstame, si eres un hombre.

Así que repartiendo esta basura entre tus compañeros.

¡Insultando a la patria, al jefe del Estado y al Ejército!

Repartiendo propaganda subversiva aquí, ¡en mi escuadrilla!

¡No es propaganda, es la verdad!

¡Te vas a enterar de lo que les pasa a los que se venden a los rusos!

Que se lo lleven.

¡Y vosotros, andaos con cuidado!

Luego se la doy en la iglesia.

Vámonos, que llegamos tarde. El que va a llegar tarde es él.

¿Le has dicho que tiene que ir a la iglesia?Si no he hablado con él.

Hablé con el brigada y me ha dicho que lo sueltan, poro no sabe cuándo.

¿Y si llega tarde?No digas eso. ¿Si llega tarde qué hacemos?

Pues te pones tú de padrino.

Me pongo yo. Pero no voy a suspender el bautizo.

Ya hemos encontrado el zapato.

Estás muy guapo.

Es que no sabía qué abrigo ponerme. ¿Y te pones esto?

Es el más largo. ¡Y el más negro!

Vosotros, por vuestra parte, debéis esforzaros en educarla en la fe,...

..de tal manera que esta vida divina quede preservada del pecado.

Así pues, si estáis dispuestos a aceptar esta obligación,...

..recordando vuestro propio bautismo, renunciad al pecado...

..y confesad vuestra fe en Cristo Jesús,...

..que es la fe de la Iglesia en la que va a ser bautizada vuestra hija.

Pensábamos que ya no venías. ¿Qué ha pasado?

Que han encontrado al de los panfletos y nos han soltado.

¿A quién?Luego lo explica, que estamos en un bautizo.

Llegas justo a tiempo, Toni.

Confesad vuestra fe en Cristo Jesús, que es la fe de la Iglesia...

..en la que va a ser bautizada vuestra hija.

¿Queréis que vuestra hija María Teresa...

..sea bautizada en la fe de la Iglesia que acabamos de profesar?

(Los cuatro): Sí, queremos.

María Teresa, yo te bautizo en el nombre del Padre,...

..del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Luis! ¡Josete!

Es Carlos. Qué elegante viene.

¿Dónde estáis?

Como es rico.

Seguro que viene a reírse de nuestros juegos. Tú, ni caso.

Machos, ¿qué hacéis en la higuera?

Jugar a Tarzán.

Mi madre dice que si venís al bautizo.

Va a haber muchos pasteles y dulces.

Si queréis venir, venid.

Adiós.

¿Ha dicho pasteles? Parece que sí.

Suena "Paquito chocolatero" en un acordeón.

Vamos a ver a los invitados. Voy a repartir yo los puros.

Hay que ver los Alcántara cómo han cambiado.

Sobre todo él. Parece otro.

No me extraña. Con lo que se ha gastado mi marido.

¡Susi, por favor!

Pero si es verdad.

Tampoco es que haya gastado...

¿Disfrutando?

Sí. Un gran festín. ¿Verdad, Susi?

Sí... Un bautizo muy curioso.

Una fiesta muy agradable, Alca... Antonio.

Gracias, Luis.

¿Y esta niña tan mona?

Teresa, se llama Teresa.

Hola Teresita.

Ay, qué bonita, es preciosa. Pero si parece normal.

Claro que es normal. ¿Qué querías que fuera?

-No tiene cara de huérfana.

-¿Pero qué dices?

Como dijiste que la encontraron en la calle.

Pero no te dije en qué calle.

(Cantan): Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla...

..con la falda remangada, luciendo las pantorrillas...

Muy bien. Ha llorado la niña y todo. Cantan divinamente.

Perdonadme un momento. Antonio, cámbiame este puro.

¿Qué le pasa? Está como seco...

Haz el favor, que no sirvan más sidra en esta mesa.

Si es "El gaitero".Ni "El gaitero", ni acordeonista, ni esos borrachos.

No vayamos a joderlo. Que tengo convencido a Altamira de todo.

Usted le tendrá convencido, pero esos borrachos son amigos míos...

¡Para que no se entere qué tipo de amigos tienes!

A ver si de verdad,.. como director gerente...

¿Qué hago?, si no tengo presupuesto.

Habla con el dueño, y que sirva champàn y güisqui. Toma.

¿Esto para champán...? Todo para champán y güisqui.

¡Venga, date prisa! Sí.

Y gracias por cambiarme el puro. De nada.

Muy bonito el bautizo.

-Qué cosas tienes Susi. -Me lo dijiste tú.

Pero no tienes que contar todo lo que te diga.

Carlos, ¿tus amigos de verdad no son Luis y Josete?

Pero ya no me hablan.

Porque las amistades hay que cultivarlas.

Pero es que Ramiro tiene unos juguetes...

¿Quién ese señor que va con la niña?

No lo conozco.

Ni yo.

¡Hola!

Hola.

Hola.

Os quería presentar a Diego. Es el director de la obra de teatro.

Mucho gusto, encantado.

Antonio Alcántara, encantado. Están ensayando mucho.

Sí, como estrenamos la semana que viene.

Parece que viven en la parroquia. Es que el teatro es muy obsesivo.

¿Qué le parece la niña? Papá...

¿Como actriz? Que tiene mucho talento.

¿Cómo?

¡Que tiene mucho talento!

A ver si nos va a salir artista. No creo, madre.

No tendría nada de malo, señora.

Bueno, nada... Mis hermanos.

Mi abuela Herminia.

Felicidades por la niña. Gracias.

¿No es muy mayor para ir con la niña?

A que se nos mete a artista, Merche.

(Cantan): Eche usted, padrino, no se lo gaste en vino.

Eche, eche, eche, no se lo gaste en leche.

Suerte que encontraron al de los panfletos.

Suerte para mí, porque al pobre le va a caer un paquete que...

Toni.

Anda, ve. Oye, que me ha alegrado mucho hablar contigo.

Hola.

Cuánto tiempo, Toni. ¿Qué tal?

Bien.

-La última vez que nos vimos...

-Celia, por favor.

Bueno, queríamos preguntarte si has sabido algo de Marta.

Nosotros tenemos muy poco contacto. Desde que se fue a Estados Unidos.

Me escribió hace poco.

¿Está bien?

-Parecía muy contenta. -No se habrá metido en líos, ¿eh?

Ay, Luis.

Parece mentira que no conozcas a tu hija.

Que yo sepa, Marta no está metida en ningún lío.

Gracias.

Quiero brindar por vosotros. Porque habéis alegrado esta fiesta, porque..

¡A bailar, padre!

Un brindis. Por la obra.

-De aquí nos consagramos. -Tanto como consagrarnos.

Pili, chati, ¿por qué no gastamos un poquito de suelo?

Pues no, Desi, gracias.

Otra vez será.

Tengo que decirte una cosa. He pensado que podemos ligar.

¡Anda esta!

Pero primero bailamos y luego ligamos.

Que no, que te hablo de la obra.

Ah, de la obra.

Pero si no sale nada de esto.

Claro que no, pero ella con tal de tener más papel...

¡Me opongo, que soy la ayudante de dirección!

¡Mira quién está ahí!

¡Hola!

Hola.

Ya creía que no veníais.

No hemos venido por ti.

¿No?

Hemos venido por los dulces.

(Fue un alivio comprobar que Luis y Josete...)

(..eran casi tan interesados como yo).

(A partir de ese día recobramos nuestra amistad y, poco a poco,...)

(..se me fueron pasando los delirios de grandeza).

(Ramiro tenía mucho dinero, pero mis amigos de siempre...)

(Mis amigos de siempre no tienen precio).

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T2 - Primeras tardes con Teresa - Capítulo 40

07 nov 2002

Antonio lleva cuatro días sin hablar a Mercedes por el asunto de la adopción. Por si fuera poco, tienen que preparar el bautizo, con todo lo que ello conlleva. Deben decidir qué nombre poner a la niña, así como cuál de las dos abuelas será la madrina. Este último asunto será fuente de problemas. El matrimonio Alcántara había pensado celebrar tras el bautizo una modesta merienda familiar, pero Don Pablo conmina a Antonio a prepara un gran banquete con invitados de postín. Y es que su nuevo cargo de Director Gerente de Construcciones Nueva York conlleva una intensa vida social.

Queda apenas una semana para el estreno de la obra "Llama un inspector" y continúan las envidias entre los actores, esta vez por la confección del cartel que lo anuncia. Mientras, Diego Barrios pone en práctica con Inés los métodos más duros para que aproveche sus aptitudes interpretativas.

En el cuartel donde Toni hace la mili, el sargento encuentra un pasquín subversivo. No se sabe de quién es y todas las sospechas recaen sobre Toni y su amigo Mario.

Por último, Carlos quiere que la nueva posición social de su padre le dé sus frutos. No quiere seguir como hasta ahora y sólo piensa en que le compren juguetes caros. Su actitud le ocasionará algún problema con sus amigos Luis y Josete.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T2 - Primeras tardes con Teresa - Capítulo 40" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T2 - Primeras tardes con Teresa - Capítulo 40"
Programas completos (357)
Clips

Los últimos 2.592 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos