www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3862279
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T18 - Capítulo 311: 'He nacido para hacerme la vida imposible'
Transcripción completa

Cuéntame

cómo te ha ido

en tu viajar

por ese mundo de amor.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

Cuéntame

cómo te ha ido

si has conocido la felicidad.

"Dicen que la vida es como andar en bicicleta.

Si dejas de pedalear, te caes.

En eso estaba yo en la primavera de 1985.

En avanzar y en vivir mi juventud pedaleando lejos de todo

y, sobre todo, cerca de Julia.

En avanzar también andaba mi hermana,

a punto de cumplir su sueño de ganarse la vida

con la vocación por la que tanto había luchado".

Inés Alcántara.

"Volcada en estrenar Fuenteovejuna y en el cuidado de Oriol,

Inés pasó página de su frustrada boda

refugiándose en casa de mis padres".

Oriol, ¿todavía estás así? Venga hijo, que eres muy lento, ¿eh?

Tendrá que desayunar antes de irse. Son las ocho y media.

Pero es que ese colegio está muy lejos.

Está cerca de dónde vivíamos antes. Tendrá que terminar el curso.

No digo nada, no digo nada.

Que se lleve galletas para el camino.

Venga, sí, coge lo que sea. Vamos. De verdad, ay.

Qué prisas, de verdad. Toma, anda unas galletas, corre.

¡Madre, qué prisas! ¡Buenos días, hija!

Hola. ¡Oriol, hijo, mira por dónde vas!

¡Buenos días! Buenos días, cariño.

Olor a café siento, y si no lo tomo reviento.

(RÍE) De verdad, este hombre. (RÍE)

Ahora te pongo uno. Buenos días, Herminia.

Buenos días. ¿Ha descansado bien?

Sí. Pues yo he descansado como un lirón.

Además he tenido un sueño precioso, Merche.

Ah, ¿sí? Sí.

He soñado que Miguel y la Loba nos dejaban el piso de arriba,

hacíamos una escalera y montábamos un dúplex.

¿Dónde? Ahí, un dúplex Merche.

Con las habitaciones arriba, todas con ventanas,

amplias, y aquí abajo, el salón,

el comedor, mucho más grande, claro, la cocina.

Podías tener hasta un despacho, Merche.

Yo, una habitación con la bicicleta para hacer ejercicio.

Sí, y nos pasamos el día subiendo y bajando escaleras, ¿a que sí?

¿Tú nunca sueñas, verdad Merche? No. Ya sueñas tú por los dos.

Pues sí, la verdad que sí.

Tenemos que poner ascensor, eso sí.

No te rías, lo voy a sacar en la próxima reunión, hombre.

Si lo has sacado mil veces, ¿o no? Bueno, pues mil y una.

De verdad.

¿Y esto? ¿Eso?

¿Qué es, una patata peluda?

No hombre, no. Es una fruta nueva, se llama Kiwi.

¿Kiwi? Está buenísima. Eso sí, es carísima.

Y es verde. A mí no me gusta.

¿La ha probado? No, pero no me gusta.

"Aunque su piso de 70 metros cuadrados

empezaba a parecer el camarote de los Hermanos Marx,

mis padres estaban encantados con el nido medio lleno.

Quizá por eso se liaron la manta a la cabeza

y renovaron la decoración del comedor y el salón.

Demasiado cambio para mi abuela".

¿Abuela, mi vaquero blanco?

"Lo que no cambiaron fue el genio de mi hermana María".

Abuela. ¿Eh?

Que dónde está mi vaquero blanco. Está sin planchar.

¡Pues lo necesito hoy!

Pues, hija, ya sabes donde está la plancha.

Si te lo hubiera pedido Oriol, seguro que ya estaría listo.

Hay que ver la niña, ¿eh? ¡Ni que fuera una infanta!

"En la reforma, mis padres abandonaron la idea

de cerrar la terraza, para gran alivio de mi abuela.

Allí, la matriarca de los Alcántara tenía sus mejores amigas.

Unos pequeños seres vivos a los que podía dar palique

sin esperar una mala contestación".

Hola, buenos días.

¿cómo estáis esta mañana?

"Aquellos cuatro metros cuadrados eran el refugio de mi abuela,

un lugar donde relajarse y dedicarse también

a su segunda afición favorita tras el cuidado de las plantas:

observar el día a día de los habitantes de San Genaro".

¡Cuántos capullitos!

"En el barrio, algunas cosas continuaban igual,

como el metro, que seguía brillando por su ausencia.

Y entre los cambios, la inminente apertura

de un Centro de Planificación Familiar.

Y la llegada de unos jóvenes agresivos sobradamente preparados,

los llamados 'yuppies', que estaban llenando de savia nueva

la flamante urbanización Los Altos de San Genaro".

Uy, qué bomboncitos vienen últimamente por el barrio.

-Oye Nieves, pues tienen pinta de estar solteros.

-Qué pasa, ¿que viste el programa de "Vivir cada día", ¿no?

-Os vi a ti y a Clara, madre mía.

Di un grito que al pobre Cruz casi le da un infarto.

-Salíamos feísimas, ¿eh?

-No, feísimas, no, lo que estabais era muy gamberras.

-Ya, es que no te puedes imaginar lo que se lió allí.

Mira, ligamos como locas.

"A principios de aquel 1985,

Clara y Nieves acudieron al reclamo de los solteros de Plan,

el famoso pueblo de la provincia de Huesca

que organizó una caravana de mujeres

para combatir los efectos de la despoblación".

¿Qué voy a buscar? Amor, porque yo sin amor no puedo vivir.

-¡Viva el amor! -(TODOS) ¡Viva el amor!

-¿Y usted? -No, yo no, yo nada.

Yo vengo a acompañar a mi amiga. -No me pongas de excusa, que tú...

-Yo ya he encontrado el amor de mi vida,

y lo he vivido bien vivido.

-No le haga ni caso, seguro que liga antes que yo.

-Conmigo ahora mismo, si la señorita quiere.

-Uy, mira, las manos quietas, ¿eh?

-Vámonos al baile.

"Al contrario que los solteros de Plan,

mi tío Miguel no tenía el menor interés

en contribuir a la superpoblación del planeta".

¡Vasectomía!

Es una operación muy sencilla y no afecta ni a la libido

ni a la potencia sexual, ni a nada de nada. Muy sencilla.

¿Tú no tenías un conocido que se lo había hecho

y le había ido muy bien? ¿Eh?

Ramón, si es que yo no quiero tener más hijos, ¿me comprendes?

Y a abrir un centro de planificación familiar justo aquí, en el barrio.

Así que, en cuanto lo abran me presento allí y zasca, ya está.

¿A ti qué te pasa hoy? -¿A mí? Nada.

-Joder, pero si estás como ido. -¿Yo?

-¡No habrás bebido! -¡Qué voy a beber!

-O algo peor. -Hola, cariño.

-Hola, mi vida. Dame un café.

-Miguel, anímate, que ya solo me quedan tres chalets por vender.

-Qué pasa, ¿que ahora vendes casas? -¡Qué remedio!

Va a tener que dejar el taxi. -¡No me digas! ¿Y eso?

-La bomba, Miguel, que le afectó el oído derecho

y de este lado no oye nada. Ya verás.

-Pobrecillo.

-¡Ramón, carahuevo!

Algunos días parece que oye algo,

pero dice que tiene un zumbido continuo.

-Déjame a mí, déjame a mí, ya verás.

¡Ramón, carahuevo!

-¿Tú eres gilipollas? Que por este sí oigo.

"Paquita empezó a quitarse años ese mes de abril.

Dijo cumplir 30 cuando en realidad cumplía 32.

En la actualidad mi tía Paquita es más joven que yo".

El teléfono del restaurante, que no se me olvide.

-Muy bien. ¿Cómo se llamaba? -El Descanso.

El encargado se llama Vicente. Carretera de Barcelona, izquierda.

-Muy bien. Dale esto a Josete. -Sí.

-Cruz, voy a quedar bien, ¿verdad? -De lujo, jefa.

Trabaja muy bien la parrilla. -Como siempre invitan ellos...

Invito yo, y quiero quedar bien.

Eso sí, hay que llamar cuanto antes porque siempre está lleno.

Los bocatas. -Muy bien.

Cruz, por favor, apúntame esto que me tengo que ir pitando.

-Tranquilo.

-¡Deséame suerte! -¡Suerte!

"Mi amigo Josete debutó como operador de cámara

rodando un videoclip con un grupo que estaba empezando

y que muy pronto coparía las listas de ventas: Hombres G.

Poco imaginaba que, con el tiempo, llegaría a rodar una guerra

a muchos kilómetros de distancia".

Es los martes, a las diez y cuarto. -El pájaro... ¿qué?

-"El pájaro espino".

Un cura besándose a lo loco con una chica.

-¿Un cura de verdad? -No, hombre, no, Padre.

Cómo va a ser de verdad, es de mentira.

Es lo que ponen en la tele. Pero vamos, que es una vergüenza.

Ahí, revolcándose en la playa, ahí, dale que te pego.

-Pues no la vea, o cambie de canal, que ahora hay dos.

-Es que en la otra ponen "Si yo fuera presidente", que todavía es peor.

-Bueno, me voy a la iglesia. -Bueno...

Pero, padre... -¿Qué?

-¡Hombre, que a la iglesia se va por ahí!

-¡Ay sí! Últimamente es que llevo un despiste que...

"En la memoria relativa al año 84

que presentó el entonces director general de RTVE, José María Calviño,

la primera cadena registraba una audiencia diaria

de 23 millones de espectadores

y la segunda cadena, ocho millones trescientos mil.

Eran los tiempos de 'Los pazos de Ulloa',

'La huella del crimen', 'David el gnomo' o 'Si lo sé, no vengo'".

(Teléfono)

Ya lo cojo yo, Herminia. Dígame.

¡Hombre, Luis! ¿Qué hay?

Sí.

Ah, entiendo.

Si vas tarde, lo mejor que puedes hacer

es contratar un par de peones que te ayuden, hijo.

Claro, te vas mañana al banco a Tobarra y sacas el dinero.

"La bodega salía adelante

con la absoluta dedicación de mi amigo Luis,

que había conseguido que mi padre le diera un voto de confianza

mientras buscaba un nuevo encargado".

Hombre, yo creo que con dos personas me arreglo.

Sí.

"Con él se mudó a Sagrillas su mujer,

para ocuparse de la contabilidad".

Maite y yo hemos adelantado mucho trabajo.

¿El curso de enología? Muy bien.

"A mil quinientos kilómetros de casa,

yo me ganaba la vida fregando platos en un restaurante vasco

situado a dos manzanas de la Grande Place de Bruselas".

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Qué haces con ese cacharro? Limpiarlo fuera, no hay espacio.

Pues olvídate de ese cacharro. Ahora necesitamos platos.

(HABLA EN FRANCÉS)

"Mi entrada en el Mercado Común no pudo ser más apoteósica.

Como los emigrantes de la generación de mis padres,

aprendí a trabajar mucho, a cobrar poco

y a asumir que era el último mono de la selva europea".

¡Venga, chaval, espabila, la hostia, que se te van a comer!

¿Qué haces aquí tan pronto?

No había mucho que hacer por la oficina.

En cambio, aquí... ¿Aquí qué?

Pues que hay cosas mucho más interesantes. (RÍE)

¿Sí? Como, por ejemplo...

Espera, espera, antes de que abuses de mí,

¿has comprado los billetes? Bueno, lo hablamos en otro momento.

¿No has comprado los billetes?

Bueno, vale, no te enfades, he comprado solamente el tuyo.

Julia, es el estreno de mi hermana.

Es que tengo muchísimo lío este fin de semana,

vienen tres representantes del Círculo de Empresarios y...

Ve tú y lo celebras con tu familia.

Pero es que mi familia ahora también es tu familia.

Ya, pero no sé, tu padre ha organizado el viaje para...

Para ir a Sagrillas.

Además que yo...

Prefiero no volver a ese pueblo. Ya.

Es que no sé, para mí ese pueblo son...

Son las vacaciones y lo mejor de mi padre.

No sé, cuando me enseñaba a...

a nadar, a montar en bici,

cuando me contaba la misma historia una y otra vez hasta...

hasta que me quedaba dormida, y cuando...

No sé. Sí.

Está bien.

Pero en ese pueblo también hay una parte muy importante de mi vida.

Ya. Ya, la bodega. Ajá.

La bodega que he dejado para seguirte hasta aquí.

A fregar platos por ti,

a limpiar lavabos por ti.

No, por mi no, por tu orgullo, porque no quieres vivir de mi sueldo.

¿Qué quieres, que esté tocándome los huevos en casa?

Pues no, quiero que escribas, lo que tú quieres hacer, ¿no?

Pero para escribir necesito tener una idea.

Ya sabes que estoy buscando una historia.

Ya.

Que igual se me ocurre que la tienes tú por ahí.

Pues puede ser, puede ser. ¿Sí, alguna parte escondida?

Búscala. Pero no te dejes ningún lugar.

"El 12 de abril de 1985 a las seis menos cuarto de la tarde,

el avión que me devolvía a mi gente despegaba de Bruselas.

A esa misma hora mis padres se preparaban

para ir al aeropuerto de Barajas a recogerme".

Yo, como no entiendo qué pinta ahí, en Bruselas, pues claro...

Lo que no entiendes es que nuestros hijos hacen su vida.

Ya, Merche, hay que convencerles de que se queden.

Como Felipe González y como Guerra, juntos ahí los dos, ¿entiendes?

Tú y yo hacemos muy buena pareja, pero él es joven

y quiere hacer su vida y vivir sus experiencias. Es normal.

¿A fregar le llamas experiencia?

Bueno, fregar platos también es una experiencia ¿eh?

Y además aprende francés.

Ya no lo hablan ni los gabachos, Merche, fíjate lo que te digo.

Pronuncian la erre que parece que tienen un moco en la garganta.

Ahora el futuro es el inglés.

Anda... Bueno.

Está bien, somos cómplices.

Pero no empieces a atosigarle al bajar del avión, que te conozco.

Bueno, pero que te quede clara una cosa, Merche.

Cuando entremos en el Mercado Común europeo,

la bodega tiene que estar ahí, con Carlos y con Julia,

pero tiene que estar ahí. Ya, eso será si entramos.

¿Cómo no vamos a entrar, si todos quieren?

¿Quién? Pues todo el mundo:

los franceses, los alemanes, los italianos...

¿No ves que somos la alegría de Europa, Merche?

Menudo se van a poner cuando conozcan el jamón.

Tú sí que eres... Y el vino.

Sí, claro. Claro.

Jamón y vino, que el jamón sin vino es como el tocino.

Y el aceite, la paella...

"Esa misma tarde, un hombre se disponía

a cometer el primer atentado yihadista que se perpetró en España.

12 de Abril de 1985.

200 personas abarrotaban en las afueras de Madrid

el restaurante El descanso.

En su día Einstein regaló al mundo una frase preciosa:

'Dios no juega a los dados con el universo'.

Años después, Stephen Hawking aseguró que Dios

no solo juega a los dados,

sino que a veces los lanza donde no podemos verlos.

¿Podría ser esa la explicación de que mi familia

haya estado tan presente en la historia de este país?"

Y entonces, al final, hijo, ¿Julia por qué no ha venido?

Por trabajo, papá, por trabajo. ¡Coño con el trabajo, hijo!

Pero si era solo una semana, ni que sea François Mitterrand.

Vamos a ver, ¿exactamente a qué se dedica?

Te lo he dicho mil veces. No me lo has dicho.

Es observadora de las negociaciones entre España y el Mercado Común.

Vendría a ser algo así como la espía que tienen en Bruselas

el Círculo de Empresarios Catalanes. Está con empresarios.

¡Es un puestazo! Anda.

Hablando de empresarios, yo quería darte una buena noticia, hijo.

Te la da tu madre, que lleva las cuentas.

¿Qué pasa? Que vamos a repartir beneficios.

¿Qué cara se te queda?

¡Qué nivel, Maribel! ¿Y de cuánto hablamos?

Pues de cien mil, como poco, ¿eh? Para cada uno.

¿Para cada uno? Sí, hijo, sí.

Uf... ¡Me vienen de cine! Podría ser más, hijo, el doble,

si siguieras en la bodega, pero no quieres.

Anda, déjalo. Oye, este es el coche. Estos deben de estar dentro.

Sí, es el coche. ¿Cómo que es el coche?

¿Es del tío Miguel?

Cómo va a ser del tío, si no llega a final de mes, hijo.

Se lo ha dejado Ramón.

Y entonces, ¿por qué nos invita a cenar aquí?

Pues cosas de Paca, hijo.

Yo creo que al final nos va a pedir dinero y todo, ya lo verás.

(RÍEN)

Entonces lo tiene que tener ahí, Paquita Ramos, siete personas.

-A mí no me consta.

-Pues le tiene que constar, hablé con Vicente ayer.

-¿Y le dio mesa para siete? -Para siete, de diez a diez y media.

-Deje que compruebe una cosa.

-(HABLA EN INGLÉS)

-Esto es acojonante, de verdad, es que se creen los amos del mundo.

-Venga, tío, no te enfades, que hemos venido a cenar.

Qué manía tienes a los americanos. Porque son americanos.

A Santo de qué les permitimos que llenen el país

de bases aéreas, joder. -¡Hola!

¡Ay, mira quién está aquí! ¡Mi abuela favorita!

¡Por fin llegaste! Ay, qué alegría...

Ay, te veo muy flacucho, ¿no? ¿Tú no trabajas en un restaurante?

Es que al restaurante va a fregar platos.

Dile a Julia que te haga de comer. ¿Has visto a la reina Fabiola?

No alterno mucho con la realeza, abuela.

Ah... ¿Tú qué, cómo estás?

Ay, atacada, porque el verso es muy difícil.

Pues ya puedes hacerlo bien. He venido de muy lejos.

Sí, tú anímame, anda. -Y Julia, ¿qué? ¿Qué pasa?

Bien, no ha podido venir. ¿Qué pasa, tío?

¿Aquí no tienen vergüenza o qué pasa?

Aquí solo tienen parrilladas, porque vergüenza no tienen ninguna.

-Pero vamos a ver, ¿qué pasa, qué pasa?

-Que resulta que no tenemos mesa. -¿Cómo que no tenemos mesa?

-No tenemos, se olvidaron de anotar la reserva.

Pues habrá que insistir, ¿no? Oiga. Antonio, no te metas.

Voy a insistir, hombre, que si no, no te dan de cenar.

Acompáñame al baño, Mercedes. Claro, madre.

Lo siento, no aparecen. Llamarían a otro restaurante.

-Es que yo llamé a este restaurante, El descanso.

Carretera de Barcelona, kilómetro 14, 6738496.

-No puedo hacer nada.

Ya ven cómo estamos, no me quedan mesas.

Eso lo vamos a ver ahora mismo.

(HABLA EN ÁRABE) -Disculpe.

(HABLA EN ÁRABE)

Desde luego... Yo no lo entiendo, oiga.

Por favor, sáqueme el libro de reclamaciones,

que se lo vamos a rellenar entero. Papá, vamos a otro sitio y ya está.

No podemos ir a otro, son las diez y media pasadas.

¡Vosotros, podéis pasar, adelante! -¿Cómo que vosotros?

-Sí, es que estos señores tienen reserva.

¡Eh, familia! Ahí hay una mesa grande vacía. Que es para nosotros.

-No, no, esa es la mesa de los señores.

-¡Pero, hombre, pero cómo es posible! De verdad que no doy crédito.

No solamente nos riegan todo el país de bases aéreas,

sino que encima nos quitan las mesas de los restaurantes.

Escúcheme una cosa, ¿aquí qué pasa? ¿Que los españoles somos de segunda?

Pues no movemos hasta que no nos den de cenar.

No me mire así usted. -No, no, déjame, déjame.

¿Qué? ¡Imperialistas!

Que no, que no, que no. Sí, sí.

-Que no merece la pena, tío, no merece la pena.

Por favor, por favor, de verdad, vamos a cenar a otro sitio.

No vamos a cenar aquí, hemos discutido con el personal.

¿Y eso por qué? Pues porque no, porque te...

Porque te escupen en el plato. ¿Sí o no?

Lo sabes mejor que nadie, Paquita. Que no, no siempre.

No siempre pero se hace, vámonos de aquí.

¿Adónde, al Bistrot a que os prepare algo, como siempre?

-Otro cumpleaños de croquetas. Yo tampoco me refería al Bistrot.

Pero vamos a otro sitio, ¿no? ¿Quién escupe?

Quién escupe... ¿Qué, nos han dado la mesa?

(HABLA EN ÁRABE)

Valiente mala pata. Una vez que nos iba a invitar...

¿Y dónde se han ido? Pues han salido pitando.

Nos va a preparar un piscolabis en el Bistrot.

Anda, que también, hay que tener ganas para ir a cocinar ahora.

A la de sitios que podríamos haber ido a picar algo.

¿No hay un burger por aquí? El de Avenida América.

Dejaos de América y de burgers, que no quiero saber nada con ellos.

Joe, papá, qué noche llevas, ¿eh? Anda...

Te pones como un tigre. ¿Has visto cómo te has puesto?

Un tigre, Merche, tengo yo en el estómago.

Pero un tigre de Bengala.

(Gritos)

¡Con todo el mundo que hay dentro, por Dios!

Eso ha sido una bomba.

¿Estás bien, abuela? ¡Madre!

¿Sí? ¿Sí, estás bien?

¡Sácame de aquí! ¡Antonio, por Dios, sácanos de aquí!

Mi madre no está bien. ¿Me has oído? ¡Hijo! ¡Hijo, venga!

(Gritos)

¡Papá, papá, escúchame! ¿Qué? ¿Qué?

Me voy a quedar, ¿vale? Me quedo a ayudar.

Vete, llévatelas. Te espero, hijo, te espero.

¡No, no! Está mamá, está Inés, está la abuela...

Yo me quedo, ¡llévatelas! ¡No le dejes ir, Antonio, por Dios!

¡No le dejes ir! ¡Carlos, no se te ocurra ir!

¡Carlos, Carlos! ¡Merche!

Pero ¿cómo se te ocurre que vaya? ¡Carlos!

¡Métete en el coche, vamos! ¿Cómo nos vamos a ir?

Que ya sabrá lo que hace, venga. ¡Ay, Dios mío! ¡Carlos!

(SOLLOZA) ¡Carlos!

(Sirena de bomberos)

"De haber estado en el libro de reservas,

no sé que hubiera sido de nosotros,

pero los dados volvieron a sacar un doble seis para los Alcántara.

A eso mi abuela le llamaba tener un buen ángel de la guarda".

(TELEVISIÓN) "Se levantan escombros de lo que era en sí el restaurante,

puesto que las tres plantas de que constaba la edificación

se han derrumbado.

Nadie sabe cuál ha sido la causa que provocó una gran explosión

que se oyó esta noche, cuando, según algunos,

habría unas 300 personas en el restaurante.

Pero el caso es que el edificio se ha derrumbado completamente".

¿Hola? "Son muchísimos los efectivos

que están trabajando en las labores de rescate".

-¡Pero bueno, Carlos, te hacía en Bruselas!

¿De dónde vienes? ¿Qué te ha pasado?

-El famoso Carlos.

-Sí, él es Mauricio. Mi...

-"Se está trabajando también con..."

Tengo que llamar a casa.

Oye, pero ¿estás bien?

Nos vamos a instalar aquí un tiempo. Josete ya lo sabe.

Supongo que no te importa. Claro...

Me presento por fin a las oposiciones, Carlos.

"...escombro de esta edificación hundida.

Tampoco se está de acuerdo sobre el número de heridos.

Desde luego, son más de 20 y han sido trasladados rápidamente".

-¿Te has enterado? Van ya más de diez muertos.

Vengo de allí.

¿Cómo, de allí?

¡Joder, no me acuerdo del número de casa!

Carlos...

Carlos. ¡Carlos!

No se sabe todavía si ha sido el gas o una bomba.

No, espera, que todavía está muy caliente.

Tus padres están tranquilos, he hablado con los dos.

Tu madre está más afectada. Me ha dicho que la llames si puedes.

Quiere oírte antes de irse a la cama. Ha sido horrible.

Intenta no pensar en ello, Carlos.

Imposible.

¿Y Julia, cómo está?

-Bicho, me voy a la cama. -Vale, enseguida voy.

-¿Estás mejor?

Descansa.

Te llama bicho.

Sí.

Es un tío maravilloso, ya le conocerás.

Trabaja en Greenpeace, ¿sabes?

Lleva todo el tema de relaciones internacionales

con otros grupos ecologistas: los verdes, los antinucleares...

Qué de puta madre todo, ¿no?

Llama a tu madre cuando puedas, ¿vale?

Merche, ¿qué le puedo poner al Kiwi, un poquito de aceite o mejor azúcar?

Aceite no, ponle un poquito de azúcar.

(RADIO) "Las víctimas mortales de la tragedia

del restaurante El descanso son definitivamente 18

y todas ellas han sido ya identificadas.

Las víctimas fallecieron, según el juez, por aplastamiento".

"Durante toda la jornada de hoy,

la atención en torno a este triste suceso se ha centrado también

en el Instituto Anatómico Forense de Madrid,

donde han acudido familiares y amigos..."

¿Por qué lo quitas?

No quiero desayunar con esto. Ah...

Pensar que estábamos ahí...

Y bastante suerte que tuvimos, hija.

Yo todavía le debo una novena a Santa Rita.

Vamos, que estamos vivos de milagro.

Bueno, se quedan arriba a desayunar con las primas, ¿eh?

Mejor. Sí.

Oriol no se ha enterado de nada.

Menos mal.

Pues sí, porque a María, la pobre, no le entraba ni una galleta.

Pobrecita. Menos mal que no estuvo allí.

¿De verdad...? ¿De verdad que quieres ir a Sagrillas?

Tenemos que ir, Merche.

Tenemos citadas a 15 personas que nos están esperando.

Pues Carlos debe de haber pasado muy mala noche.

Tenéis que tener mucho cuidado.

Yo lo veo muy flaco. Está guapísimo, abuela.

Pierde el tiempo. No digas tonterías.

Tonterías es contratar a alguien de fuera para llevar un negocio

cuando el hijo del dueño está lavando platos.

Necesita vivir su vida. ¡Ya, ya sé qué es su vida!

No puedes controlar todo.

Si os hemos educado tu madre y yo con mucha libertad, hija.

Sí, vigilada. -Menos mal que estaba vigilada.

Y en tu caso no digamos, que si no llega a estar vigilada...

¡Basa, Antonio, basta, hijo!

Que bastante disgusto tenemos ya. Tiene razón.

No le echemos más leña al fuego. Sí hija, perdona.

Si tienes razón.

¿Vamos? Has quedado a las diez a ver el piso.

Sí, pero voy yo sola. Te acompaño.

Cuatro ojos ven más que dos.

Tener mucho cuidado, ¿eh? Sí.

Uy, qué malo está esto, coño. ¿A qué hora has quedado con Carlos?

Pues a y media, debe de estar al llegar.

Abuela, no te olvides de plancharme la camisa blanca,

y que Oriol que haga los deberes. Y María que le ayude.

(Timbre)

-(TELEFONILLO) "Carlos, que ya baja, ¿eh?"

(RESOPLA)

Creo que le vi.

Al que puso la bomba ahí, que... Que le vi.

Todavía no se sabe si fue una bomba.

Carlos, te aseguro que fue una bomba. Lo vas a ver.

¿Por qué estás tan segura? Porque me miró.

Me miró y me dejó helada.

¿Quién te miró? El extranjero ese, el pelirrojo.

¿Un americano? No.

No era americano porque no hablaba inglés.

Hablaba otra cosa.

¿Euskera? No.

No lo sé, no sé lo que hablaba, Carlos.

No sé, pero estaba muy nervioso, y tenía los ojos como...

Fuera de la cara. Vete a hablar con la policía, ¿no?

¿Cómo voy a hablar con la policía?

¿Y si se da cuenta de que le he delatado yo

y viene a por mí, o peor, a por ellas?

Cariño, ven, dale un besito al primo. ¡Pequeña!

¿Cómo estás tan guapa?

Porque voy a la Feria de Abril del colegio.

La más guapa del colegio.

(BESO) Anda, venga, que no llegamos.

Yo estoy muy asustada, Carlos. Casi os mato a todos.

¿Qué dices, Paquita?

Yo me quiero ir a Benidorm.

-¡Hermano! Eh, ¿cómo estás?

¿Has podido dormir algo? No he podido pegar ojo.

No sabes lo que fue aquello, fue horrible Inés. Lleno de...

Qué mal, bueno. Encima he llegado a casa y...

A ver, tranquilo y cuidado, que papá va a por ti, ¿eh?

¡Joder! ¡Carlos, hijo!

Estoy bien, mamá. ¡Ay, madre mía!

¡Qué mal me lo has hecho pasar!

Tenía que ir, ¿no? Ya sé que tenías que ir.

Pero yo soy tu madre, hijo.

A ver. Tienes ojeras.

Ay... Te he preparado unos bocadillos de lomo embuchado.

Seguro que en Bruselas no comes lomo embuchado.

Anda, toma.

De verdad, hijo... Mamá, ya está.

¡Qué valiente eres!

O sea, que vamos a ver a más de cinco candidatos.

Hum. Porque, insisto, Luis no te vale.

No, para jefe le falta carácter.

Un tío que ha conseguido salir del caballo, ¿y le falta carácter?

A ver si me entiendes, que no tiene espíritu de empresario, joder.

Y yo sí.

Claro, claro, tú lo llevas en la sangre.

Joder, aunque no te quieras enterar.

¿Ves bien con esas gafas?

Anda, tráelas, que las llevas llenas de mierda.

¿Hasta cuándo piensas quedarte?

Hasta el estreno. El jueves me marcho a Bruselas.

Vaya, hombre.

Qué pena, chico, que no te quedes al Día de la Madre.

Imposible.

Es que queríamos hacerle algo especial a tu abuela,

que está muy tristona, sobre todo después de lo de ayer.

Bueno, cualquiera está tristón. Papá.

A ver si me entiendes. Imposible, ¿vale?

No sabes lo que me ha costado conseguir una semana de permiso.

Que están limpias ya, me las vas a romper.

Hijo, yo entiendo perfectamente que te encoñes con una tía,

pero no entiendo cómo Julia, que es muy lista,

pretende tenerte limpiando platos en Bruselas como un miserable.

(Frenazo)

He sido muy brusco, perdona.

No te voy a dar más la paliza con esto, ya está, punto redondo.

(RADIO) "La cercanía con la base americana

hacía que el restaurante contase entre sus clientes

con ciudadanos estadounidenses.

Según ellos, la cocina de este restaurante

era parecida a la norteamericana,

y desde hacía tiempo acudían a él habitualmente.

Según datos recientes, entre los heridos...

(Timbre)

Trece ya han vuelto a la base y entre los dos restantes,

solo hay una persona..."

-¡Hola! Hola.

Hola. -¡Qué bien, qué puntuales!

-Soy Inés y ella es mi madre. Mercedes. ¿Qué tal? Encantada.

Blanca. Encantada.

Bueno, adelante. Bienvenidas. -Gracias.

Gracias. ¿Empezamos por el salón?

Sí, claro. Sí, sí.

¿No te suena de algo? No,

¿La cara no se te hace familiar?

Salgo a veces en la tele. ¡Ah!

Hago las crónicas desde Roma.

(RÍE) Tengo el oído muy fino. Como los perros.

Es que en la televisión parece más...

Ay, mayor, ya lo sé.

(Teléfono)

Ay, lo siento chicas, que tengo que entrar en directo

para una emisora romana por el tema de la explosión.

Horrible, ¿eh? -Sí.

-Bueno, vosotras podéis ir mirando con toda libertad.

(HABLA EN ITALIANO)

Cuando se lo diga a tu padre... Le encanta esta mujer.

Bueno, esto es una casa, casa ¿eh? Sí, tiene chimenea.

Sí, las chimeneas son muy sucias.

Y la terraza es enorme. A mi me huele un poco.

A mí no. Pues a mí sí, me huele a cerrado.

Pues ya ventilaré.

¿Te la alquilan con muebles? Sí.

-(HABLA EN ITALIANO)

El barrio me encanta. Hum.

Mira, este debe de ser su hijo.

Mira mamá, la cocina, ven.

¡Guau! Es espectacular.

Y tiene friegaplatos.

Pero es demasiado grande para Oriol y para ti.

¡Qué va! Así, cuando vengáis los domingos, cabemos todos.

Una casa así da mucho trabajo, hija.

El tendedero me encanta.

¡Guau! Y el patio es enorme, mamá.

18 personas que estaban tan felices cenando un viernes por la noche.

Espantoso.

Gente que no había hecho daño en su vida, seguro.

Si yo fuera Dios, no consentiría estas cosas.

Si usted fuera Dios, no sabría por donde empezar, Josefina.

¿Josefina? ¿Qué?

Que me ha llamado usted Josefina, padre.

Uy... ¿Se ha olvidado de mi nombre

después de tantos años de conocernos?

¡Qué va, que va! Me acuerdo perfectamente.

Herminia. Sí, ya, ya, ya lo sé.

No hace falta que me lo diga.

¿Me confiesa, por favor? Vamos.

Nos estamos haciendo mayores, ¿eh? No, mujer.

Sí, ya empezamos a ser un estorbo.

Si yo me fuera de mi casa, habría un cuarto libre para mi bisnieto.

Porque ahora tiene que compartir habitación con María,

y ya María está teniendo una edad...

Tiene mucho pecho. Bueno.

Y Oriol parece un santo,

pero se le van los ojos, que yo me he dado cuenta.

(Música)

(RÍE)

Es como en "Castillos de hielo", ¿no la has visto?

Pues imagínatelo con patines.

¿Has ido alguna vez a patinar sobre hielo?

-No. -¿Quieres venir con nosotras?

-Vale. -Pero nos pagas la entrada.

-¿Por qué? -Porque no tengo ni un duro.

-Y yo tampoco.

-La entrada es muy cara y hay que alquilar patines.

-Hum... Tengo que hacer los deberes. -Te los hago yo.

¡Anda, porfa! Que tienes la hucha llena de dinero.

-Vale, está bien, pero a cambio...

-¿Qué?

-(CUCHICHEA) -¡Qué asqueroso!

-De asqueroso, nada.

-Quiere que le des un beso. -Sí, hombre, ¿y qué más?

-Bueno, pues dámelo tú. -Yo, imposible, porque soy tu tía.

-¿Y qué? -Tú tía carnal, gilipollas.

-Tú te has besado con muchos chicos. -Solo con Gonzalo.

-Pero muchas veces.

Pero yo soy el único chico de mi clase

que no se ha besado con nadie.

-Gala, por favor, por favor. -La que quiere ir a patinar eres tú.

-Bueno, está bien. Venga, levántate.

Y tú no mires, ¿eh?

Cierra los ojos. -Prefiero tenerlos abiertos.

-Porque no sabes. -Me da igual.

Quiero vivir mi primera experiencia.

Pero así no, en la boca.

-Eso es de "El pájaro espino".

Hola, Antonio. ¿Qué hay, Luis?

(RÍE) ¡Chaval! ¡Pero bueno!

¿Cómo estás? Muy bien.

Joder, ¿y ese bigote? Maite, ya sabes.

Te queda muy bien. Hueles a pueblo, tío.

Ya, es lo que tiene trabajar en el campo.

Jo, Carlos, no te imaginas qué a gusto estamos aquí.

Se te nota.

Que muchas gracias, te has portado mejor que un hermano.

Anda, anda, anda... Joder, qué alegría.

Oye, yo quiero que el encargado seas tú, ¿estamos?

(Sintonía televisión

"Hola, muy buenas tardes. Un rápido avance informativo

para darles cuenta de una nota oficial

que acaba de emitir la Delegación del Gobierno en Madrid,

y que voy a leer textualmente para ustedes.

'A la espera del resultado definitivo de la investigación

que llevan a cabo especialistas, químicos y artificieros

de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado,

un primer avance de los análisis hasta ahora practicados

permite suponer que la causa de la catástrofe

registrada en la noche de ayer en el restaurante El descanso,

en Barajas, y en el que han resultado muertas 18 personas y heridas 82,

podría estar en la explosión de un artefacto

integrado por una carga explosiva que podría ser cloratita".

-Esto ha sido ETA. -O el GRAPO.

-Te digo yo que ha sido ETA.

-Que no hombre, que no, Ramón, qué va a ser ETA.

ETA siempre reivindica los atentados. Y esto no lo ha reivindicado nadie.

-¿Qué ha dicho? -¿Y si ha sido el gas?

Aquí, en San Genaro nos van a poner gas ciudad, no sé si lo sabéis.

"...la identidad de los autores del supuesto hecho criminal.

Aún no se ha podido establecer una hipótesis cierta,

por lo que las diversas reivindicaciones

que se están produciendo en diferentes medios informativos..."

-Paquita, se está quemando algo. -¿Qué?

-¡Me faltan dos de filetes rusos con patatas!

-¿Qué pasa, qué pasa? -Que no doy pie con bola, Miguel.

-Joder.

Bueno, pues que te releve Cruz, ¿eh?

Yo me encargo de las mesas y tú atiendes la barra.

-Esto se está poniendo muy feo. -¿Esto?

-Sí, Madrid. Yo me quiero ir a vivir a Benidorm.

-Joder, a Benidorm.

¿Con tu padre?

-Será mejor mi padre que las bombas.

-Pues no lo sé, Paquita, no lo tengo tan claro.

-Miguel, traspasamos esto y nos vamos tranquilos a Benidorm,

a trabajar en la arrocería con él. -A ver, Paquita, por favor.

Esto lo piensas hoy, pero es que mañana estoy seguro

de que pensarás dos o tres cosas distintas.

-Nunca se me olvidará la cara de ese hombre.

-Pero ¿de qué hombre? -No me tomas en serio nunca, ¿eh?

-Claro que te tomo en serio, Paquita. -Ahora mismo lo vas a hacer.

-¿Y los filetes rusos? -Se han quemado.

Casandra, échame las cartas.

-Ya sabes que lo he dejado. Ahora soy agente inmobiliaria.

-Sé perfectamente que las tienes en el bolso.

Sácalas y os invito a comer.

-Es que le da apuro, porque como lo clava todo...

-Oye, ¿y también clavas los números de la Lotería Nacional?

-No te confundas, ¿eh? El tarot no es adivinación.

-Ah, ¿no? Y entonces, ¿qué es? -Pues es un sistema simbólico

para interpretar la causalidad de lo que nos pasa.

-Joder, pues me he quedado igual. -¿Qué quieres saber?

-La verdad sobre eso.

-(TELEVISIÓN) "...una nota hace unas horas..."

-¿Sobre eso?

Pero yo no puedo echar las cartas para una cosa tan gorda.

Tiene que ser algo más concreto.

-¿Más concreto? Muy bien. ¿Hago una pregunta?

-Sí. Pero no la digas en voz alta.

A ver.

Coge cuatro cartas y las pones aquí, sobre la mesa, boca abajo.

Ahora las levantas de izquierda a derecha.

El comienzo de algo.

El sacrificio.

La incertidumbre.

La religión.

Pero vamos a ver, ¿qué tiene que ver la religión con esto?

No, no, Paquita, lo siento. Esto no tiene ningún sentido.

Otro día nos invitas. Gracias.

-Miguel,

a Benidorm.

O sea, que estos son los currículums de los aspirantes.

Sí.

(Mosca)

los he puesto en orden a medida que han ido llegando.

Muy bien.

Me gusta mucho como trabajas, ¿eh? Mucho.

Eres muy ordenada, muy bien dispuesta,

y además das una imagen corporativa estupenda.

Gracias. A ver si conseguimos

que Luis se corte el pelo.

Pues nada, vamos a empezar por los aspirantes estos.

Eladio Gómez Tardo. Muy bien.

(Mosca)

-(TELEVISIÓN) "Entonces vi como... como...

No... No vi, perdón, noté como una especie de temblor.

Y de repente, un estallido grande

que, al mismo tiempo que yo iba al aire,

en el aire, veía cómo las puertas, vamos, los servicios,

la zona de los servicios,

cómo... cómo salía volando y..."

Apágala María, por favor.

A ver si algún día podemos comer en esta casa sin televisión, hombre.

Venga. Pero luego quiero ver Lucky Luke.

Sí, luego vemos Lucky Luke.

No voy a ver más pisos. Me quedo con ese.

¿Con cuál, con el de la tal Blanca? Sí, voy a llamarla ahora mismo.

Pero no te precipites.

Se lo van a quitar de las manos, mamá.

No sé, a mí parece muy caro.

45.000 pesetas en ese barrio, no es nada caro, a ver, son...

¿45.000 pesetas? Sí.

Pero ¿es que estamos locos? Es la mitad de tu sueldo.

Bueno, ¿y si me sale la serie? ¿Y si no?

¡Joder, mamá, todo son pegas!

¿Y si alquilas el que ha dejado Olmedilla?

No me gusta. Es muy triste.

Ni que el de Argüelles fuese la alegría de la huerta.

Pues no me apetece quedarme en el barrio.

¿Y Oriol, qué pasa con Oriol?

¿Quién se ocupa de él cuando estés en la tele o el teatro?

Pero bueno, que ya me apañaré. ¿Te molesta vivir cerca nuestro?

Que no me molesta. Pues eso parece.

¿Os habéis puesto de acuerdo papá y tú?

¿En qué nos hemos puesto de acuerdo? En cortarnos las alas.

Pero... Basta, ¿eh? Basta ya de discusión.

Discutís por la mañana, a mediodía, por la tarde. Parece Las Cortes.

Cuando la gente se importa, discute, abuela.

Pues a ver si os importáis menos, hija.

Oriol, deja de mirar a tu tía, que la vas a gastar.

Eso, para ya un poquito de mirarme, ¡que me tienes frita!

¡Yo no le quiero más en mi cuarto! ¡Pero María!

Oriol, ¿nos hemos perdido algo?

-Nos hemos dado un beso. -¿Qué?

¿Tú y...? Siento algo por ella.

Pero hijo, si es tu tía.

Para mí no es mi tía, es María.

Voy al váter a pensar.

Estos dos no pueden dormir juntos. Voy a llamar a ese piso ya.

Desde luego...

Vienen cuando lo necesitan, y se van cuando les da la gana.

Así son los hijos, ya ves. Pues yo no he sido así.

Yo te he tenido siempre, siempre. Ya.

El pobre Antonio se casó con las dos.

Desde luego... Me duele que mis hijos vengan de visita.

La verdad es que me duele en el alma.

En un par de días le diremos algo. Le acompaño.

¿Que Maite seleccione más curriculums?

No hace falta. Yo ya tengo mi candidato ideal.

El de Cuenca no estaba nada mal.

Si quieres coger a alguien sin experiencia, pero...

Pues entonces, con experiencia, el de Valladolid.

¿El de Valladolid? Papá, ¿tú le has oído?

"No me fui a esa bodega de Francia buscando una salida.

Me fui persiguiendo un sueño"

¿Y qué que sea un poco redicho? Se le ve con buena disposición.

(CHISTA) Papá, con ese ibas a tener problemas,

se cree que sabe más que nadie. Porque lo sabe, hijo.

Que ha estudiado Químicas y Enología.

Yo no quiero a ese tío.

¿Qué pasa?

Luis, déjanos solos un momento.

A ver hijo, ¿qué narices te pasa?

Pareces el perro del hortelano, ni comes ni dejas comer.

Eso no es verdad.

Oye, que no me importa, es más, he halaga, hijo.

Eso demuestra que no soportas que nadie ocupe tu puesto, pero...

(RÍE) Y dale, que no es mi puesto, que ese puesto es de Luis.

¿Ya estamos? Ya estamos, no.

¿qué más necesitas que haga Luis?

Ha hecho la poda él solo,

ha bregado con todos los jornaleros en su primer año.

Me preocupa que mire más por los jornaleros.

No ha sido así. No me enseñes eso.

Que se ha hecho amigo del alcalde.

¿Y qué más da el alcalde?

Vamos a ver, Carlos, Luis es muy de izquierdas, y no me gusta.

Yo también soy de izquierdas. ¡Cómo vas a serlo tú, por Dios!

Tú eres de centro como tu padre, de toda la vida.

Luis es perfecto para el puesto, y se merece una oportunidad.

Se la voy a dar, hombre. Sí, pero contigo.

Haces equipo con la gallega y con él, que es muy buena.

Papá, no me jodas, ¿eh? No me jodas, que eso es chantaje.

Claro que es chantaje, hijo, porque te necesito cerca,

muy cerca, y te necesito a ti.

Voy a escribir una novela. ¿Otra?

Llevaba un tiempo buscando tema pero no lo encontraba,

y anoche lo encontré.

Voy a escribir sobre lo que pasó en ese restaurante.

Igual piensas que estoy loco,

pero siento que la muerte me persigue.

No digas eso, hijo. No.

Es verdad, esté donde esté, la muerte siempre está cerca.

Vamos a ver, todos tenemos la muerte cerca,

pero no hay que pensar en ello.

¿Y si las cosas ocurrieran para que yo las cuente?

Esa novela, hijo...

tiene que ser tan buena como Chacal, ¿me oyes?

Si no, no merece la pena.

¡Anda, conduce tú!

(RADIO) "Algunas fuentes apuntaban a que el atentado de El Descanso,

que provocó la muerte de 18 personas y más de 80 heridos,

había sido perpetrado por grupos de extrema izquierda como el GRAPO.

Pero en las últimas horas, la investigación ha dado un giro.

La misteriosa organización integrista y terrorista

denominada Yihad Islámica..."

¿Qué coño es eso de Yihad Islámica, hijo?

Ni idea.

"...acerca de esa rocambolesca reivindicación chiíta

hecha desde Beirut.

Nada es imposible en el terrorismo internacional.

Yo creo que toda acción terrorista es impredecible

por su propia naturaleza demente..." -¡Oiga!

"Sin embargo, pensar que se pueda plantear una acción

en estos términos tan lejos de..."

-Perdone, enseguida se la cambio. No se preocupe.

-Miguel, ¿cómo suena el árabe?

-No empieces, Paquita.

-Miguel, seguro que ese hombre me habló en árabe, el pelirrojo ese.

-Ya estamos.

-No sé por qué no me puede pasar nada bueno a mí.

-Gracias por lo que me toca. -¿Qué he hecho yo a los árabes?

-¿Qué les vas a hacer a los árabes, Paquita?

Con los americanos habrán tenido sus más y sus menos.

-Pues soy gafe. -¿Qué vas a ser gafe, por favor?

-Claro que sí. -¡No eres gafe, Paquita!

-Se me ocurre invertir todo mi dinero y es una auténtica estafa,

o se me ocurre preparar el banquete de bodas de mi prima y no hay boda,

o se me ocurre invitar a la familia a cenar

y el restaurante es un objetivo terrorista.

-No tiene que ver contigo, Paquita. En todo caso,

con la implantación de las bases americanas en España.

-¿Y en Benidorm hay bases? -¡No! Bueno, no sé.

En todo caso Paquita, yo te lo digo por última vez:

no pienso irme a vivir a Benidorm.

-Miguel, que ese hombre me vio.

Y lo que es peor, que ese hombre vio que yo le vi.

-Paquita, yo nunca le voy a permitir a nadie que te haga daño.

-(SOLLOZA)

Oye, Miguel, ¿nos podemos comprar una pistola?

¿Filete de gallo o tortilla de calabacín?

¿El filete de gallo está fresco?

El filete de gallo está estupendo, como siempre en esta casa.

No te pongas así, mujer, no te pongas así.

Merche, si tu hija se va a Argüelles,

pues que se vaya a Argüelles.

Total, queda más cerca que Bruselas al final.

Y tu hijo Tony es que no piensa volver nunca, vamos. Vamos...

Escúchame, Merche. Merche, Merche, yo también los echo de menos, mujer.

Sobre todo cuando eran más niños y tú y yo éramos más jóvenes.

Pues esos años no van a volver.

Pero nos quedan los que vienen, Merche.

Y una renacuaja llamada María, que nos va a dar más guerra...

Desde luego porque...

No soy una renacuaja, soy una adolescente.

Ah, ¿sí? ¿Eres una adolescente, hija?

¿Y tú sabes lo que significa adolescente? ¿Lo sabes?

Pues que adoleces de algo, hija, que te falta algo.

¿Y sabes lo que te falta a ti hija?

La última hornada todavía, así que chitón.

Mamá, os había dejado claro que no quería volver a dormir con Oriol.

Bueno, en eso habíamos quedado. Pues parece que él no se ha enterado.

Ya. No te preocupes, tu padre después de cenar va a hablar con él.

Yo con Oriol, ¿de qué? Sí.

De cosas que es mejor que hable con un hombre.

¡Ah! Cogitatus.

Te han pillado, macho.

Cuando te pillan la primera vez ya eres sospechoso siempre.

Si no, mira el Lute. Es que no puedo evitarlo.

Me entra así como un calor. Esa es la sangre Alcántara, hijo.

No te preocupes, te acostumbrarás a convivir con ella.

Dime una cosa. A ti en el colegio

no te han enseñado eso de flor y la abeja, ¿verdad?

De la flor y la abeja no, pero en el colegio dan sexualidad.

¿Os dan sexualidad?

Joder, hijo. A mí sólo me enseñaban la lista de los reyes godos.

Pero es que yo siento algo por María.

Que no, y que no.

Quítate a tu tía inmediatamente de la cabeza, ¿entiendes?

¿El amor se quita?

Claro que se quita, hijo, perfectamente.

Lo mismo que un catarro. Claro que se quita.

Vamos a ver, ¿a ti no te gusta ninguna chica de clase?

Como María, no. ¿No?

¿Y alguna de la televisión?

La pelirroja esa que te gusta, la que presenta el programa.

Verónica Mengod. Eso es.

Es muy mayor, y además está plana.

Lo siento, hijo, pero te vas a tener que olvidar de tu tía María.

¿Entiendes? Porque es tu tía, es mi hija

y además tiene un genio endemoniado. Búscate otra. Hazme caso.

¿Tú alguna vez ha tenido un amor imposible?

No. No, no. Yo solo he estado enamorado de tu abuela.

¿Y no te has aburrido nunca de ella? Pues no.

¿Y ella de ti? Espero que tampoco.

¡A la cama!

Vale, está bien.

pero mi plan es tener muchos amores, como mi madre.

Tu plan ahora mismo es dormir, venga.

Ya lo sabes, ¿eh? Cogitatus.

Está terminantemente prohibido soñar tu tía. ¿Estamos?

Y reza algo, anda.

Reza algo, que has tenido muy malos pensamientos.

Buenas noches, hijo.

"Dicen que cuando dejamos atrás la infancia

perdemos la inocencia,

aunque yo diría que más bien lo que perdemos

es la confianza en nosotros mismos.

De niño tienes claro lo que te gusta y lo que no.

De mayor no sabes gestionar tus deseos

porque te das cuenta de lo mucho

que puedes estropear tu vida si te equivocas".

¡Para, para, qué nos va a oír! ¡Que nos va a oír!

-(RÍE) ¡Que va, seguro que duerme!

(RÍE)

(RÍEN)

"Capitulo 1.

Yo sentía que me estaba equivocando en todo:

en querer ser escritor,

en vivir fuera de España con una novia que me adoraba

y, sobre todo, en fingir que me importaba un bledo

que mi enfermiza obsesión estuviera en otros brazos

en la habitación de al lado".

(Aplausos)

¡Guapa!

¡Ay, mi niña!

(Música)

¿Crees en el amor a primera vista o tengo que pasar dos veces?

¿Perdona? Que si quieres bailar conmigo.

Me gustan las mujeres.

A mí también, a mí también. Pero en el cine.

A mí es que me gustan de dos en dos, ¿sabes? A pares.

Un jaleo importante.

Eso es que eres gay y no lo sabes.

No, no, no soy gay, ojala lo fuera.

Lo que soy es un capullo.

Va a ser que estás muy estresado. ¿Sabes?

Yo te lo podría quitar en un abrir y cerrar de ojos.

Oh...

¿Qué pasa, comendador? ¿Qué pasa?

¿Que te gusta mi hermano? -¿Es tu hermano?

-¿A que es guapo? -Pues sí, lo es, sí.

-Se llama Carlos.

-Carlos, soy Paco, pero puedes llamarme George Michael.

George Michael. Yeah!

Encantado. Hasta ahora, George.

¿Y tú qué? Que llevas un pedo que no veas.

Estás muy guapa hoy, y has estado muy bien en el teatro.

Vamos a salir fuera a coger un taxi y te vas a casa.

No, yo no quiero ir a esa casa, de verdad,

que es una luna de miel continua.

Hermano, que estás mal y vas a acabar en cualquier cama.

¿Quieres acabar en cualquier cama? No quiero eso, de verdad que no.

Mañana me vuelvo a Bruselas, ¡por fin!

Va, ¿qué te pasa?

No me pasa nada. Estoy muy bien con Julia, la amo.

Bueno, es una tía 10. Y gana mucho dinero.

Mucho. ¿Has visto que ya estoy como papá?

Lo que no aguanto es a las que van de superamigas.

Y que luego realmente no lo son.

Eh, por ahí no vayas, que se acaba de casar.

Se ha casado para joderme a mí.

Creo que eso es darse mucha importancia.

Que se ha casado para joderme a mí. Que no.

Oye, hay que llevarle a talleres. -Ah, pues me lo llevo.

-¿Sí? Y mañana te recojo a las 12 para ir al aeropuerto.

¿Eh? ¿Ya nos vamos?

Sí, anda, tira, que vamos a vomitar en pareja.

¡Estoy fatal, Josete!

Ya lo sé, macho, ya lo sé. La muerte me persigue.

Ya, pero tú eres más rápido que ella.

-¿Tú crees que se puede vivir sin amor?

-Claro, claro. Y mucho mejor. -¿Sí?

(SUSPIRA) -Anda, vamos.

-¿Qué pasa? ¡Joder!

¡Joder, qué susto me has dado!

Pensé que me había acostado con George Michael.

¿Qué, los bellos durmientes ya se han despertado?

(RÍE) Menuda melopea llevabas anoche, chavalote.

Uf, madre mía, como no ventile esto vamos a morir...

-(GRITAN)

-¡Uf! -¡Cierra eso!

¿Qué hora es? ¿Qué hora es? Las once y cuarto.

Mi avión sale en dos horas. ¿No te vas a duchar?

¡No, no, me voy, me voy!

Bueno, cámbiate por lo menos la camisa, ¿no?

¡Joder, joder! ¿Sin calcetines?

Sí. Me marcho. Gracias, gracias.

Josete, gracias. Eres un amigo, un hermano.

Por lo menos ponte los calcetines, que te vas a resfriar.

No, no, no... Carlos, no corras, que te vas...

¡Joder!

(Crujido)

(GRITA) ¡Carlos, Dios mío!

Te lo juro, mi amor.

No voy a volver a probar una sola gota de alcohol más.

¿Por qué no me has llamado a la oficina, Carlos?

No quería molestarte.

Voy al aeropuerto y cojo el primer vuelo para Madrid.

Que no, de verdad, no hace falta. ¿Seguro?

Seguro, si estoy bien.

No tengo rotura, es solo un esguince.

¿Qué vas a hacer? ¿Quedarte con tus padres unos días?

Sí, sí, pero en dos días me cojo un avión y me planto en Bruselas.

Te lo juro, ¿me oyes?

¿Te pones a cambiar las sábanas? Estoy haciéndole la cama a Carlos.

Pero ¿no duerme en el sofá?

No, Carlos está mejor aquí en su cuarto, hombre.

¿E Inés? ¿Inés? Que duerma con su hermana.

Si se va dentro de dos semanas a su casa.

¿Qué contenta, no? Con el nidito lleno otra vez.

Qué tonto eres. No me alegro de que mi hijo se haya roto la pierna.

No quiero decir eso, Merche.

Quiero decir que el destino nos da una prórroga.

Uy qué pesado estás con eso. Hay que aprovecharla.

Que no le vas a convencer. Bueno, todo se andará.

Hala, venga, vámonos, que es tarde, anda.

Una cosa, voy a sacar el tema del ascensor, ¿eh? Que lo sepas.

No está en el orden del día.

Pues me da igual, Antonio, por Dios. Has visto lo que ha pasado.

No quiero que mi madre se caiga por las escaleras y se mate.

Pues eso es una hora más de asamblea.

Claro que sí. Adiós, mi amor. Adiós.

Hala, que nos vamos ya.

(GRITA) ¿Qué te pasa?

¡Joder! ¡Joder! Si es que tienes que tener cuidado.

Ay... ¡Vaya mierda!

Ay... ¿Qué te ha pasado, hijo?

¡Vaya mierda! Se ha hecho daño.

¿Por qué no te relajas un poco? Carlos, léete un libro, hombre.

O puede ver la televisión también.

Si no, mira, mejor, hijo, si te aburres,

échale una ojeada a esta carpeta, anda.

Un plan de ventas del reserva que hemos hecho tu madre y yo.

A ver qué te parece.

Papá, ¿tú te puedes acercar a Malasaña y me traes mis cosas?

La máquina de escribir. No te preocupes.

Mañana me acerco, hijo, mañana. Ahora te relajas.

Si quieres merendar se lo pides a la abuela.

Y esto por si te quieres levantar. Hale, vamos a darnos prisa, ¿eh?

¡Huelo fatal! ¡Necesito ducharme!

Échale un ojo a la carpeta con cariño, hombre.

Luego vengo yo, cuando termine, y te ducho.

¿Cómo que me duchas?

(Portazo)

¡Papá!

(TELEVISIÓN) "Desde el primer momento que se conoció esta explosión,

los expertos del Gabinete de Identificación de la policía

trabajaron en las distintas hipótesis sin descartar ninguna de ellas.

Se descartaron los aspectos que podríamos considerar fortuitos,

señaladamente el de la explosión de gas..."

-Oye, a mí el Barrionuevo este me pone flamenca. ¿A ti no?

-A mí no, es muy simple. A mí el que me gusta es Guerra.

-¡Pero si es un tirillas!

-Por eso, porque me recuerda a mi Desi.

-¿Y a ti Paquita, qué político te gusta?

-¿A mí? El que ponga la pena de muerte a esos criminales.

-¡Di que sí, Paquita! -¿Cómo?

-Casandra, yo soy demócrata de toda la vida,

pero claro, ante estos casos...

-La vida es un derecho fundamental. Y nadie debería acabar con ella.

-Pues ellos lo hacen. -Sí, pero es que ellos son asesinos.

No deberías ponerte a la altura de asesinos, Paquita.

-¿A santo de qué viene esta gente del quinto pinto a matarnos?

No sé qué tenemos que ver nosotros con los israelíes,

ni con los libaneses ni con nada de eso.

¡Fuera de aquí! -¡Eh! ¡Eh! ¡Eh!

¡El terrorista, el terrorista!

¡Que es el terrorista! ¡El terrorista!

-¡No, no, no, no, no!

-¡Que sí, que me vio y yo le vi y viene a matarnos!

¡Espera, que llamo a la policía! Pero yo soy portugués.

A ver, explícate, ¿quién eres?

Soy el marido de una vecina, una chica que vivía aquí.

¿Qué chica? ¡Karina!

Coño, ¿tú eres el marido de Karina? Sí.

-Anda... Es el marido de Karina.

¿Se ha casado con un terrorista?

-No soy terrorista. Soy de Greenpeace.

-Eres pelirrojo.

¿Y qué? Por ser pelirrojo no va a ser terrorista.

Lady Di tiene dos hijos pelirrojos.

Mis abuelos son irlandeses. Nací así.

Ay... ¿Te ha hecho daño, chaval?

-Tengo la cabeza dura, tranquilo.

-Es que yo vi al que puso la bomba, yo le vi.

Se parecía mucho a él y era pelirrojo.

A ver, Paca, han dicho que eran gente árabe.

Y los árabes no son pelirrojos, hombre.

En el Rif hay árabes pelirrojos.

Oye, no compliques más las cosas, chaval.

No son mayoría, ¿no? Tú estás obsesionada, Paquita.

Paca, si realmente has visto al terrorista

tienes que llamar a la policía. Ya está.

Eso digo yo. -No, no, me da miedo.

-Llamas por teléfono como denunciante anónima.

-¡Exacto!

Haz caso a tu tío, llama por teléfono.

Que no, que no, ¿ahora? Venga, llama por teléfono.

Venga, vamos. Venga, Paqui, yo estoy contigo.

Les dices lo que viste y ya está.

¿Tú qué querías? -Tabaco.

-No tengo, pero te voy a dar un buen whisky.

-(HABLA EN PORTUGUÉS)

¡Ramón!

Ramón. No, no, háblale por el otro oído.

¡Ramón!

Ramón, que quiero añadir otro punto en el orden del día.

Ah, pues no sé si podrá ser. -Sí, lo vemos.

Sí que podrá ser. Son los ascensores.

Ah, pero es que ese tema ya lo tratamos en la reunión anterior

y dijimos que no. Ya.

Pero es que mi hijo no se había caído por las escaleras

y se había machacado la pierna. Mercedes, no te lo tomes a mal,

pero es que tu hijo tenía una resaca de campeonato.

Clara, tú sabes que las escaleras están muy mal estado. ¿O no?

Pero yo no tengo dinero ahora para tratar ese tema.

-Merche, es que mira:

en el edificio que pusieron ascensor de Doctor Cairo

fueron 300.000 pesetas por cada vecino.

No es moco de pavo.

No os dais cuenta de que nos hacemos mayores.

Y vamos a necesitar ascensor. Ya, si mayores ya somos...

Pero es que 300.000 pesetas, Merche, son 300.000 pesetas.

¿Y qué hago yo con mi madre? Si un día se cae por las escaleras.

Eso es una barbaridad, de verdad. Anda ya.

Mercedes. ¿Qué?

Lo que tienes que hacer con tu madre es comprarle un chalet.

Me quedan tres y el piloto. Tirados de precio.

Condiciones buenísimas. Y a cinco minutos de aquí.

Sí, me voy a comprar un chalet

ahora que he cambiado los muebles del salón.

Mejor un chalé que un ascensor, ¿no?

No voy a tener ninguna de las dos cosas, me parece.

Vamos, Paquita, llama al 091.

¡Vamos!

"El del restaurante El Descanso es el tercer atentado más grave

que ha sufrido nuestro país después de lo ocurrido el 11-M en 2004

y el de Hipercor en 1987.

Más de 30 años después,

nadie ha sido detenido, ni juzgado, ni ha pagado por ello".

Policía al habla, dígame.

-(NERVIOSA) Hola. Yo quería...

Di que quieres dar información sobre el atentado.

Que quería darle información sobre...

las bombas que pusieron en el restaurante.

-Identifíquese, ¿con quién hablo?

-No, no, no, no, no. Tú. No, hombre, no.

Yo...

Hola, buenas tardes. Mire, soy Antonio Alcántara.

Mi familia el viernes iba a cenar al restaurante El Descanso.

Afortunadamente no nos quedamos porque no nos dieron mesa

pero aquí, mi cuñada, Francisca, que es la que les ha hablado,

dice que cree haber visto al terrorista.

¿Y qué datos tiene para saber que vio a esa persona?

Ahora mismo se la paso, espere.

Que qué datos tienes para suponer que esa era la persona.

Venga, venga, venga.

-Hola, mire, tenía una bolsa de deportes.

-¿En la mano? -No, en la mano no, en un taburete.

-¿Y cómo sabe que era suya?

-Pues porque estaba junto a él, en la barra.

Y él me habló en árabe. -¿Usted habla árabe?

-No, yo no hablo árabe.

-¿Entonces cómo sabe que le hablaba en árabe?

-Oiga, yo solo quiero ayudar. No...

-Ya, pero entonces ¿por qué no se persona en una comisaría?

-Mire... Eh...

Tenía unos 25 años y los ojos verdes,

y medía 1,70 y era pelirrojo.

-¿Barba, bigote?

¿Oiga?

-Bueno, venga, tranquilízate, Paquita.

Has hecho lo que debías y ya está.

Tranquila. Tienen la información, que hagan lo que quieran con ella.

Hala, venga, vamos a la reunión.

Venga, hija, que tú no puedes hacer nada más.

Señores, qué es lo que pasa con el ascensor, ¿hay ascensor o no?

"En el año 2005 un testigo protegido reconoció en una foto

al presunto responsable del atentado.

Mustafá Setmarian Nasar,

un sirio nacionalizado español casado con una madrileña

al que se le considera también implicado

en los atentados del 11-M y de las Torres Gemelas".

Con cuidado, por favor. Que sí.

Pero si lo estoy haciendo todo el rato con cuidado.

Venga, va.

Joder... Ya está.

Encima huelo fatal. Pues sí.

¡Ah! Venga, esa camisa.

Pero, Carlos, ¿te vas a duchar con la escayola?

A ver, abuela, qué remedio.

Me cubriré con una bolsa de basura, no sé.

(Timbre)

¡Ay, ya voy yo! Joder.

(SUSPIRA) ¡Venga!

No seas tan quejica, va.

¡Uy, qué alegría! ¡Hola, Herminia! ¿Cómo está?

(Besos)

Vengo de ver a los vecinos. ¡Qué oportuna siempre!

Va, no te rayes. ¡Carlos, mira quién está aquí!

¡Hola! -¡Hola, Inés!

-¿Qué tal?

Muy bien, ¿y tú? Mira, es Mauricio.

-Hola, ¿qué tal? -Hola.

-¿Ella es tu novia?

-¿Yo? No, ya me gustaría a mí ser su novia.

Qué va, soy su hermana.

-Te hemos traído tu ropa, la necesitarás.

-Y tu máquina de escribir. Muchas gracias.

Justo me estaba yendo a la ducha. No es muy buen momento.

-¿Tú solo? Sí. Sí, sí.

Me ducho solo desde hace tiempo, Mauricio.

¡Ay! Joder Deja que te ayude.

No, no, no. Puedo solo, de verdad. ¡Ay! Déjate ayudar, hijo.

Sí.

He leído el primer capítulo.

Es lo mejor que has escrito nunca. -¿Vamos?

-¿Ese es tu marido? -Sí.

Es muy guapo.

Parece un leñador.

Ay...

Claro que a mí Carlos y tú me parece que hacíais tan buena pareja...

Por un momento tuve la sensación de que me quedaba en blanco pero...

Pero nada, al final no. Luego, el monólogo final...

"Las cosas no ocurren

para que los escritores las contemos.

Pero cuando se olvidan, hay que contarlas.

Han pasado más de 30 años y sigo sin poder olvidar esa noche,

ni a los muertos y heridos del restaurante El Descanso.

Y sigo sin poder olvidar que el autor de esa masacre

es un ciudadano más que hoy podría estar entre todos nosotros".

  • T18 - Capítulo 311: He nacido para hacerme la vida imposible

Cuéntame cómo pasó - T18 - Capítulo 311: 'He nacido para hacerme la vida imposible'

12 ene 2017

Abril de 1985. La nueva temporada de ‘Cuéntame…’ comienza con la celebración del cumpleaños de Paquita, que invita a todos los Alcántara a cenar en El Descanso, un lugar muy popular entre los militares americanos de la base de Torrejón de Ardoz. Pocas horas después, el lugar será portada de todos los periódicos e informativos, y no precisamente por el aniversario de Paquita...

El restaurante es el escenario del primer atentado yihadista de la historia de España. Un ataque terrorista del que Paquita podría aportar algunos detalles clave. Carlos, que vive con Julia en Bruselas, vuelve a San Genaro para asistir al estreno de ‘Fuenteovejuna’, del que Inés es protagonista, y al cumpleaños de Paquita.

Antonio le pide ayuda para seleccionar a la persona que se responsabilizará de la bodega. Aunque, en realidad, lo que les gustaría es que su hijo dejara su trabajo en Bruselas y dirigiera el negocio familiar. Pero Carlos tiene otros planes, sobre todo después de reencontrarse con Karina, que le presenta a Mauricio, su marido. Mercedes también tiene estos días una batalla personal: convencer a Inés de que se quede con su hijo Oriol a vivir con ellos.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T18 - Capítulo 311: 'He nacido para hacerme la vida imposible'" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T18 - Capítulo 311: 'He nacido para hacerme la vida imposible'"
Programas completos (333)
Clips

Los últimos 2.319 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Potez36

    Una serie espectacularr!

    11 may 2017
  2. Betty Jimenez

    Amigos de toda latinamerica: Si pueden ver la serie desde este sitio web en cualquier parte del mundo. Y para enterarse de como van... sigan la cuenta de Cuéntame por Twitter. Felicidades por está hermosa serie!!! Que así se hiciera una serie de cada país! !!

    28 abr 2017
  3. Elisa

    Cada vez que termina la temporada es como si por alguna razón extraña perdiera el contacto de gente que quiero y aprecio. Me consuelo al pensar que solo faltan unos meses y ya nos volvemos a ver . Pero esta vez sucedio algo muy triste ya no los puedo ver. Sé que están ya listos para contarme que paso dueante todo eate tiempo pero ya en Puerto Rico no los puedo ver . No sean malos déjenme compartir con usted una vez mas.mira que los he estado esperando tanto tiempo. Los quiero mucho y espero que podamos vernos otra vez

    10 feb 2017
  4. Heidi Zambrano erber

    No se puede ver en Chile la serie, por que en Argentina si y en Chile no?

    10 feb 2017
  5. Eva O

    Estoy EUA y la unica forma de ver a Cuentame es pagando por el canal por satellite o por Sling TV.

    27 ene 2017
  6. Miguel

    En la página de rtve a la carta, el enlace del capítulo 312 te manda al 311. Arréglenlo por favor

    20 ene 2017
  7. Zch

    Me encanta esya sserie de verdad!!!

    19 ene 2017
  8. Claudio

    La serie se puede ver a traves del yotube

    19 ene 2017
  9. Heidi

    No se puede ver en Chile, dice que no está disponible en este territorio. Perderán muchos seguidores!

    19 ene 2017
  10. Manny

    No quieren Pasar la serie mas para los paises Americanos increible

    18 ene 2017