www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3515200
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T17 - Capítulo 301: La vida es una carretera de doble sentido - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame

cómo te ha ido

en tu viajar

por ese mundo de amor.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

"Lady, lady, lady

se pinta los ojos de azul."

"El sábado 5 de mayo de 1984, el grupo Bravo conseguía

un honroso tercer puesto en el festival de Eurovisión

con su canción 'Lady, Lady'.

Toda una remontada tras el fiasco del año anterior

con 'Quién maneja mi Barca'.

El de 1984 fue el primer festival emitido por la segunda cadena,

ya que coincidía en horario con la final

de la Copa del Rey de fútbol,

que aquella temporada se presentaba calentita

al enfrentar al Barça de Menotti y Maradona

con el Athletic de Clemente y Goicoechea.

El 10 de aquel mismo mes, los reyes también hicieron

un viaje muy especial:

a la Unión Soviética en su primera visita oficial,

donde fueron recibidos por Chernenko,

el zar rojo de sexo incierto,

ya que algunos periodistas le llamaban Chernienka.

El 15, el Ministro de Defensa Narcís Serra

presentó su plan de modernización de las Fuerzas Armadas,

que poco a poco iban también avanzando en su camino

hacia la normalidad constitucional.

El temor al 'ruido de sables' iba quedando atrás.

El 19 se liquidó definitivamente toda la prensa

de titularidad pública heredada del franquismo,

lo que supuso la desaparición del diario Pueblo,

donde mi hermano Toni se había hecho periodista.

Y el día 25, Francisco Rabal y Alfredo Landa

recibieron un sonado premio en el festival de Cannes

por sus magníficas interpretaciones

en la película 'Los Santos Inocentes'.

Ambos llevaban a la espalda un larguísimo camino profesional

que ahora se veía reconocido internacionalmente.

De vuelta al 5 de mayo, el acontecimiento que marcó

la vida de los vecinos de San Genaro aquel día

fue el viaje a Lourdes organizado por el padre Froilán

¿Qué ha metido en ese bolso, por Dios, un cadáver?

¿Cómo va a estar tres días por Lourdes llevando ese peso?

Que no, hombre, que me ayuda Paquita.

Ya, ya, eso espero. Cuídate mucho, ¿eh, madre?

Y nos llamas en cuanto llegues. ¿Y María? ¿No viene a despedirme?

Se ha al colegio, al último ensayo. Ay, es verdad.

Bueno, pues dile que siento mucho no asistir a su festival.

Ya lo sé, te echaremos de menos. El mundo al revés.

Aquí despidiendo a la abuela que se va de excursión.

Pues sí, como si fuese una chavala.

Padre, podría haber alquilado un autobús más moderno, al menos.

Ay, espérate, que le tengo que dar a papá una cosa.

Aquí está, la lista. -¿Lista de qué?

-De lo que hay que hacer, así no te olvidas.

En cuanto llegue, llamaré.

-Que sé lo que tengo que hacer con las niñas,

que también son hijas mías.

-Eh... Que no vean mucho la televisión

y que se laven los dientes, ¿oyes? Sobre todo tú.

A lavarse los dientes. -Sin tele.

Lo que no sé es qué pintas tú en Lourdes, Paquita, de verdad.

-Mira, Miguel, yo tengo un lado espiritual

que tú nunca has querido ver. -Ah, ¿no?

-No. Si te hubieras esforzado en mirar dentro de mí,

pues a lo mejor...

-Bueno, madre, ya lo sabe usted, ¿eh? Siempre cerca de Josefina.

-Sí, hijo, sí. -¿Lleva las pastillas?

¿Las azules, las rojas y las verdes?

-Muy bien, muy bien, Genoveva.

Usted sentada aquí delante y así no se marea.

-La pobre ha venido del pueblo expresamente para el viaje.

-Bueno, pues tú tranquilo, Eladio. Que la vamos a tratar como una reina.

-Es que es la primera vez que sale de España.

-¡Uy, mejor! ¡Para lo que hay que ver por ahí fuera!

-¡Vamos, arriba! El que no suba se queda en tierra.

-Venga, buen viaje. -Bueno, ya sabes, ¿eh?

Te he dejado la lista de películas para poner

y no te saltes ninguna, que luego la gente me protesta.

No te hagas el moderno, que te conozco.

-Que no. -Soy muy pesada, ¿no?

-Un poquito. -Ya lo sé.

Pero bueno, te quiero mucho. -Yo también.

-Mi amor, me echarás de menos cuando falte.

-Venga. -Hala, sé bueno.

-Adiós, mamá. -¡Mercedes!

Qué pena, hija, que no puedas venir. Disfrutad mucho.

Tú te lo pierdes. Y cuida de mi madre.

Sí. Gracias, padre.

-Venga, que me tengo que ir, tía. Adiós, hija, adiós.

Adiós. Anda, corre.

¡Échales un ojo, por favor! Claro, que se quedan con su padre.

Ay, mira qué bien. Con su padre.

Joder, lo más bonito del autobús.

-Ay, no sigas por ahí, que pinchas en hueso.

-Nunca se sabe. -¿Nunca se sabe?

Yo lo sé, y ese anillo habla por sí solo.

-¿El anillo? Si es de adorno. -Ya.

Tú aquí, Paquita. Bueno.

-Ay, bueno. ¿Qué? ¿Preparada para el viaje, Herminia?

Ay, yo preparadísima, ¿y usted?

Bueno, la verdad, a mí Lourdes me da lo mismo,

pero yo es que me iría hasta a Siberia

con tal de perder de vista a mi marido.

Ay, Jesús, pues pídale usted a la virgen un buen divorcio.

¿Divorcio?

-Oye, ese chófer está de muy buen ver, ¿eh?

¿Paquita, te has fijado? -¡Yo, qué va!

-Sí, mujer, se parece a éste...

Al rubio de "Hombre rico, hombre pobre".

¿Cómo se llama? Éste... Nick Nolte, me parece.

Jesús, parece que va usted de picos pardos, no a ver a la virgen.

-Nos vamos. -¿Sí?

-Bueno, vamos a ver. ¿Estamos todos? -(TODOS) ¡Sí!

-¿Seguro? -(TODOS) ¡Que sí!

-¿No falta nadie? -(TODOS) ¡Que no!

-Bien, pues entonces en marcha, y que San Cristóbal nos acompañe.

-Ay, sí.

Que tengamos buen viaje.

Madre. ¡Madre!

¡Madre! Venga, niñas.

Será posible.

Pues no me ha dicho adiós. No me ha oído.

Te ha dicho adiós, mujer. No, pero no me ha visto

en la ventanilla que decía adiós. No importa, va feliz.

Tiene ganas de perdernos de vista. ¿No lo ves?

Tenía que haber ido.

¿Te imaginas dentro de ese autobús, Merche, por Dios?

Con esas locas.

Si quieres viajar, me lo dices y nos vamos solos, y a París.

Me tenía que haber ido con ella.

Buenos días, Paloma. ¡Hola!

Hola, buenos días. ¿Preparada?

Sí.

Ah, por cierto, gracias por la camiseta.

¿Qué camiseta?

Una que le he regalado de la bodega a Gala.

Para que vayan al festival del colegio.

Ella, Fan Fan y María, las tres. Como las tres mellizas ¿verdad?

¿A que sí? Por cierto, dentro de un rato vemos a nuestro cliente.

Sí, sí, pero yo a las 12 tengo que estar de vuelta,

para la actuación de mi hija.

No te preocupes, mujer, que tienes tiempo de sobra.

No me lo puedo perder. Con todo lo que han ensayado...

Y la ilusión que tienen. Claro.

Bueno, hasta ahora. Adiós.

¿Les regalas a las niñas la camiseta con la Cruz de Sagrillas?

Desde luego, lo tuyo no tiene nombre.

Pues claro que tiene nombre, Merche. Se llama marketing.

Paloma que es muy lista, no se ha extrañado.

No, si yo tampoco me he extrañado. Saqué un nueve...

"Mientras unos y otros seguían sus caminos,

yo caminaba perdido en un laberinto:

el de mi deseo por Karina y mi temor porque ese deseo

terminara destruyendo nuestra amistad".

Las etiquetas, sí. Pues que me gustaría poder verlas.

Ya sé que hablamos de tenerlas a principios de junio, pero, hombre,

aunque sea una muestra.

¿De verdad?

Esta mañana, estupendo. Luego me paso.

Gracias.

Hacía mucho tiempo que no dormía tan bien.

Pero claro, en casa están todos los colegas de Josete.

Tendrías que decirle algo.

¿Y qué le digo al rebelde? No va a hacer ni caso.

Hombre, pues el contrato sigue estando a tu nombre, ¿no?

Si quieres hablamos de eso también. Por favor, ahora no.

Que este momento es perfecto, no te lo cargues.

Mmm.

¿Cómo estás? En general.

Mucho mejor. Ya casi del todo bien.

No se te nota nada. Bueno...

De verdad.

Y ahora ¿qué? ¿Qué vas a hacer?

Pues voy a acabar las asignaturas que me quedan y...

Y creo que me voy a presentar a oposiciones.

¿De funcionaria tú? ¿Qué pasa? Pues sí.

Van a sacar muchas plazas ahora. Si es lo que quieres...

No sé si lo quiero, pero me conviene.

Vale. Yo no digo... Es que hay que madurar, Carlos.

No puedes estar que si ahora quiero un bar,

que si ahora estoy en un grupo, que si ahora...

Eh... ¿Estamos peleándonos ya? Pues no lo sé.

Pero no quiero me digas lo que tengo que hacer.

Y yo no lo pretendo, de verdad.

Lo que sí sé es que me apetecía mucho verte y estar aquí.

Aunque nos peleemos.

Y que muchas gracias por este desayuno que me has montado.

Y...

Y por haberme salvado la vida.

-¡Por fin! ¡Ha vuelto el agua! -Bien, voy a ducharme.

-De eso nada. -¿Cómo que de eso nada?

-Lo mismo la vuelven a cortar y me quedo sin ducha.

-¿Tú nunca has oído eso de las mujeres primero?

Karina, es que en Sagrillas, somos partidarios

de la igualdad de sexos. Ja, ja.

-Hay que darse prisa por si la vuelven a cortar.

-Pero bueno, ¿esto es siempre así? Luis, sí. Lo del agua, no.

Están cambiando un colector. Yo necesito ducharme,

que aún estoy pringosa del viaje de ayer.

-En el barco, cuando había poca agua, nos duchábamos juntos.

Eh, una cosa: prohibido empalmarse.

Y el último me frota la espalda. De eso, nada.

(CANTAN) Viva los Guardias Civiles

que van por la carretera.

Carro carril, camino llano

se va mi amor, se va mi hermano.

Se va mi hermano,

se va mi amor,

se va la prenda que adoro yo.

Que adoro yo.

(TODAS) ¡Bien!

Que salude, que salude.

Que salude, que salude.

¡Bien!

-A ver, por favor, por favor, un poco de silencio

para quien eche una cabezadita. -Ay, padre...

-Por favor, gracias. -Bueno.

¿Sigues pensando en tus niñas, Paquita?

No.

Bueno, algo sí.

Pero no en el sentido de haberlas dejado en casa,

sino en el sentido de qué va a ser de ellas.

Mujer, pues lo normal. Lo normal.

¿Y qué es lo normal, Herminia?

Porque si lo normal es lo de siempre, yo no quiero eso.

Yo para ellas quiero otra cosa.

¿Estás pensando en ellas o estás pensando en ti?

Yo todo lo que haga en esta vida va a ser por ellas, Herminia.

Y yo quiero que ellas vean que una mujer, si tiene coraje,

es capaz de cualquier cosa, de hacer cualquier cosa.

Y yo lo tengo.

De eso no me cabe la menor duda.

El problema es que desde que eres una niña

te dicen que si no tienes un hombre al lado no vales para nada.

Y yo, la verdad es que

nunca he tenido un hombre al lado.

¿Cómo que no?

Pues no, Herminia, yo los he tenido encima o debajo,

pero al lado, lo que se dice al lado, no.

Por Dios, Paquita.

Ya me entiende. Pues no, no te entiendo, la verdad.

¿Eso de debajo cómo es?

Lo más difícil es dar el primer paso:

salir del barrio y abrir el segundo restaurante.

Y luego otro,

y luego otro, y así hasta abrir una cadena.

O sea, que quieres ser empresaria. Exacto.

Yo voy a ser la Onassis de las croquetas.

Pero para eso hace falta capital.

Mi padre tiene mucho dinero.

Ya, pero es un rata, que no da ni un duro.

Pues no va a estar eternamente, porque vamos, es ley de vida.

Ay, Paquita, por favor...

Pero tú no te preocupes, mujer.

Tranquilízate. ¿Qué me voy a tranquilizar?

Es que eso es muy fácil de decir, Herminia.

¿Usted ha visto la vida que llevo?

Bueno. Paquita, ¿qué te pasa?

-A mí, nada. -Que estamos de excursión, alegría.

-¿Qué le va a pasar? Hombres, como si lo viera. ¿A que sí?

-¿Pues es que acaso no estaría el mundo mejor si no existieran?

-Bueno, es que no habría mundo, porque sin semilla no hay planta.

-Es verdad. -Toma, anda.

Tómate una, que con esto no hay problema que se te resista.

-¿Qué es esto? -Eso... Magia Borrás.

Te va a dar sueño, pero echas una cabezadita

y cuando te despiertes estás nueva.

-Uy, no, no, ya sé las que tomas tú. Esas son muy flojas, hombre.

No, niña. Tómate una de éstas y verás como todo te resbala.

Vamos, mano de santo.

Pero ¿qué pasa, que os dado a todas por las pastillas?

Ay, Herminia, la vida. La vida, que nos lo pide.

-Ay, Dios mío. -Bueno, a ver.

Y yo esto, ¿qué? ¿Me lo tomo sin agua ni nada?

-Que no, mujer, no. Espera. Mira lo que he traído para el viaje.

Agua del Carmen, bendecida que está y todo.

(RÍE)

Ya verás qué calorcito te da.

Trae para acá.

Para el mareo.

Joder, Milano, estos zapatos ingleses que me has regalado

hay que domarles como un Beagle. Pues ponte otros.

No, no, ni hablar, que son unos Oxford.

Tengo que quedar bien.

Ay... En fin.

Merche, o he engordado yo o la chaqueta ha encogido

porque me tira un poco de la sisa.

¿Qué te pasa? No paras de quejarte. Te queda perfectamente.

Pues si me queda perfectamente es que estoy nervioso, Merche.

(Timbre)

Esa debe de ser Paloma. Es que es un gran salto, Merche.

Ese muchacho es el heredero de una cadena de hoteles de lujo

y si le metemos este gol, pues ponemos una pica en Flandes.

En Flandes y en medio mundo. ¡Ojo!

A las 12 es el festival de tu hija. Sí, hombre, yo me acuerdo.

Hala, date prisa. ¿Cómo me ves?

Pues muy guapo. ¿Sí?

Perfecto, Merche.

En nuestro Imperio no se va a poner el sol, fíjate, rubia.

Voy, Van Roy. Hala.

Cruza los dedos, Merche.

"Goodbye". "Bye, bye", Antonio.

Paramos para tomar un bocadillo y quien lo necesite, ir al servicio.

En veinte minutos salimos de nuevo. No os despistéis.

-Ay, qué bien, vamos a estirar las piernas.

Porque me han tocado las ruedas y vaya viajecito.

-Sí, y que lo digas. Tengo los riñones ya

que no puedo con ellos. Paquita, hija, cambia de postura.

Que me tienes el hombro ya hecho polvo.

Déjela dormir, Herminia, que le va a sentar estupendamente.

Ya, con esas pastillas, que son para tumbar caballos.

Caballos no, lobas.

¿Quieres que te suba algo de comer?

¿Un bocadillo de tortilla? ¿Eh? ¿Un pepito de ternera?

Vamos, Herminia, vamos. Bueno, anda, pues déjame pasar.

Ay... Y ahora cuando vuelva me voy a sentar delante.

Al lado del chófer.

¡Vamos deprisa, deprisa, Herminia, que tengo un poquito de necesidad!

Sí, sí, sí, ahora mismo, hija. Ahora mismo.

Herminia. Gracias.

Gracias, padre.

-Gracias, padre. -Date un poco de prisa.

-Cuidado, Herminia. Vamos, Clara. Cuidado.

Ay...

Ay... Es que van como locos.

Te dijo a las diez y media, ¿no? Ajá. "Half past ten".

Prueba a decirlo.

"Half past ten". "Half past ten".

Tenemos que continuar con las clases, Paloma, porque yo con el "Follow me",

me vuelvo loco.

Bueno, pues a ver.

Ay... ¿Te pasa algo, Antonio?

Sí, que tengo unos zapatos nuevos y empiezan a rozarme,

me cago en la leche. Ah, vaya por Dios.

Por cierto, podías haberte vestido un poquito más, mujer.

¿Más qué? Pues menos hippie.

Es que le he dicho que eras mi secretaria.

No te preocupes, ya no hay remedio. ¡Vaya por Dios!

¿Tú ves por aquí algún holandés?

A las 12 tengo que estar en el colegio, pase lo que pase.

No te preocupes, a las 12 vas a estar en el colegio, mujer.

Con tu inglés y mi labia, en media hora

le vendemos media cosecha, tranquila.

Dame un minuto, anda, ahora vengo. Sí.

Buenos días.

Esperamos a un señor extranjero que está aquí hospedado en el hotel.

¿Usted podría servirnos este vino cuando se lo pidamos?

A mí no me busque líos, que soy nuevo aquí.

Que no se preocupe, que es muy bueno, hombre.

Pero no está incluido en la carta.

Ah, bueno, pues lo incluye y ya está.

A lo tonto no me arriesgo, que tengo dos hijos

y el tercero a punto de caer.

Bueno.

Mire a ver qué le parece esto.

Haber empezado por ahí, hombre.

Tenía que haber empezado por ahí.

Muchas gracias, estamos ahí en la mesa.

"Lady, lady, lady se pinta los ojos de azul

"aunque hace mil años que dejó atrás su juventud

"cuando un día de verano

"se llevó un desengaño.

"Lady, lady, lady vive en su mundo de cristal

"cree que algún día él volverá."

Estoy hecha polvo.

-¡María, saluda a cámara!

-Linimento Sloan de mi abuela. Me he echado toda la botellita.

Pero ni por esas.

-¡María, tía, no hemos ensayado nada por tu culpa!

-Porque me duele el brazo. Además, no sé si voy a poder actuar.

-¿Y ahora qué hacemos?

Con lo que me ha costado aprenderme la coreografía...

-Me he caído, yo qué culpa tengo. -Ya lo sé.

-Parece que lo he hecho aposta.

-Aposta no, pero si no te hubieras subido a la moto...

-Te mueres de envidia porque querías subir tú.

-Los chicos que no hablan no me gustan.

-Y a mí las amigas chivatas me gustan menos.

-Parad ya, ¿no? Aparece un tío y os ponéis como hienas.

-¿Y cómo se ponen las hienas? -Así. (GRITA)

-Gonzalo, así que la bisabuela se ha llevado las medicinas, ¿eh?

-Te dije que metieras la bolsita azul de las medicinas en la maleta,

te lo dije varias veces, que me acuerdo muy bien,

y tú como si nada, como el que oye llover.

¿Y ahora qué hacemos? ¿Eh?

Porque esto es grave, aquí está el Sintrom,

y sin el Sintrom, tu bisabuela se muere.

¡Josete! Tu madre también está en Lourdes, ¿no?

-Sí.

-¿Y no te ha dejado ningún teléfono para llamar?

-Pues no pero, bueno, supongo que llamará cuando llegue.

-¿Y dónde encuentro...? ¿Quién tiene un teléfono...?

-A lo mejor mi madre. -¿Y está en casa?

-Creo que sí, pero viene al festival. -Ah, bien... Está bien.

Y tú, menos judo y más cabeza.

-¡Os habéis entretenido mucho!

Venga, vamos. Vamos, id subiendo, rápido.

Vamos, mujer... Vamos.

Josefina, Clara, he dicho 20 minutos y llevamos más de media hora.

-Padre, es que había mucha cola en el baño de señoras.

-Ustedes los hombres lo tienen más fácil que nosotras, hombre.

-¡Vamos, anda!

-Antonio, yo creo que deberíamos llamarle a la habitación, ¿eh?

Me tengo que ir. Espera, Paloma, que creo que es ese.

¡Van Roy!

Sí, éste es, éste.

¿Antonio Alcántara? Antonio, sí.

(HABLA EN HOLANDÉS)

¿Qué dice? (HABLA HOLANDÉS)

Sí. No sé, está hablando holandés.

-¡Amigo! Sí, amigo.

Ah, esto lo he entendido, sí.

(HABLA EN INGLÉS) ¿Qué ha dicho?

Eh... Que si soy tu novia.

No, no, no. Paloma es mi... Mi "secretary".

(HABLA EN INGLÉS) -(HABLA EN INGLÉS)

"Wine and calamares a la romana, please".

Mira, Van Roy, te he traído un "present", Van Roy.

¿Eh? Una botellita. ¡Oh, Cruz de "Safrillas"!

Eso es. "For you".

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

-Dice que un tal Paul le dijo que el sabor

se ajusta mucho al gusto holandés. Y que tiene razón.

Ah. Debe de ser Paul "Beethoven", un amigo director que tiene.

Verhoeven. -(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS) Sí.

(HABLA EN INGLÉS)

Dile que en los hoteles nos lo piden mucho.

(HABLA EN INGLÉS) -(HABLA EN INGLÉS)

En... En... En "the hotels". (HABLA EN INGLÉS)

Salud. Salud. Cruz de "Safrillas". Salud.

(RÍE)

(HABLA EN INGLÉS)

Ha dicho que es muy bueno. Eso se ha entendido.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Te quiere hacer una buena compra pero antes necesita ver la bodega.

¿Una buena compra? Ah, muy bien. ¿Y cuando quiere ver la bodega?

(HABLA EN INGLÉS) -(HABLA EN INGLÉS)

-Hoy. ¿Hoy?

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

-Que tiene que irse a Portugal, pero quiere hacer negocios.

Ya, ¿pero cómo vamos a marcharnos así, sin avisar, a Sagrillas?

Es que no tengo nada preparado, Ni coche, hemos venido en taxi.

"Me... No car".

(HABLA EN INGLÉS) ¿Qué dice?

Que tiene un coche alquilado. ¡Ah, tienes uno alquilado!

Pues entonces nada. Pues... Pues vamos. Sí.

(HABLA EN INGLÉS)

Lo siento, Antonio, me tengo que ir. No, espera, Paloma.

Ven conmigo a Sagrillas. ¿A Sagrillas?

No, Antonio, a Sagrillas no puedo ir. -(HABLA EN INGLÉS)

Sí, un momento.

Vamos a ver, Paloma.

Te pago lo que sea, pero no me dejes tirado,

que esto es un negocio enorme. Tienen hoteles en medio mundo.

Ya, pero es que no puedo, de verdad.

Es un viaje muy corto, mujer, que volvemos mañana por la mañana.

A Gala no le va a importar. ¿Que no le va a importar?

Es que no la conoces.

Pero hablé con ella el otro día y me dijo muy preocupada

que tiene ganas de que asientes la cabeza,

que no quiere que bajéis al moro.

Vamos, esa niña es como de derechas. ¿Eso te ha dicho?

Sí, sí.

Yo había pensado pagarte mil pesetas la hora, es un buen precio.

Dure lo que dure el viaje, te doy mil pesetas.

Antonio, es que estoy en mis días fértiles

y la siesta es mi mejor momento.

La siesta con el Bolero de Ravel.

¿Qué? Eso me ha dicho la niña.

Hay que joderse con la niña, es que lo larga todo.

Que no te preocupes, mujer, que se lo saqué yo.

Anda, no me dejes tirado.

Yo ahora voy y llamo y aviso de que vamos y ya está.

(CANTAN) Ahora que vamos despacio, ahora que vamos despacio,

vamos a contar mentiras, tralará,

vamos a contar mentiras, tralará,

vamos a contar mentiras.

Por el mar corren las liebres,

por el mar corren las liebres,

por el monte las sardinas, tralará...

Ay...

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí? (TELÉFONO) ¿Quién eres?

Soy Karina. ¿Eres Antonio? ¿Que haces tú ahí?

Pues he venido unos días a estudiar. Ah...

Oye, ¿está Carlos?

No, no. Debe de estar en la viña o en la bodega, no sé.

Debe de estar en la bodega porque no hace más que comunicar.

Oye, dile que salgo ahora mismo para Sagrillas con un cliente,

que quiere conocer la bodega, ¿de acuerdo?

Ah, vale. Sí, sí, claro.

Dile que es muy importante, que es el holandés.

Que esté todo limpio y ordenado, quiero impresionarle.

Y otra cosa, Karina. Tú hablabas inglés, ¿verdad, hija?

Me defiendo. Ah, te defiendes.

Cómo me alegro de que estés en el pueblo.

Bueno, pues nada, hasta luego.

A ver, que ya pago yo.

¡Joder, me estás cobrando el vino que te he dado!

Si se sirve, se cobra. Eso es así. ¿Se cobra?

¿Y la chica que estaba conmigo? La chica se ha marchado.

Ah, ¿se ha marchado? Antonio.

(HABLA EN INGLÉS) Sí.

(HABLA EN INGLÉS)

¿Cuántas se ha tomado? La botella entera.

La cuna que lo arrulló.

¡Mercedes! Menos mal. ¿Qué ha pasado?

No, nada, lo del Sintrom. ¿Qué Sintrom?

Quería hablar contigo, pero no podía antes

porque tenía que estar en la taberna, pero ahora el juguetero está al loro.

Resulta que mi madre se ha dejado el Sintrom

por culpa de Gonzalito porque le dije:

"Mira, coloca la bolsita de las pastillitas,

mételo en la maleta".

Pero se le ha olvidado, claro, y ya sabes...

No me entero. Vuélvemelo a repetir, Eladio.

Por Dios, tranquilízate.

Pues nada, que mi madre se ha olvidado el Sintrom.

Que el Sintrom es para el corazón. Sí.

Pues vaya por Dios. Oye, ¿Herminia no toma Sintrom?

No, no, no, mi madre tiene la salud de un roble, vamos.

Pues me alegro, me alegro por ella, y que dure mucho.

Es que la mía rige...

bueno, con 93 años no está nada mal, ¿sabes?

Me alegro, pero sigo sin saber qué es lo que quieres, Eladio.

Que necesito hablar urgentemente por teléfono con don Froilán

o con tu madre o con quien sea. Ya.

Oye, ¿tú no tendrás el teléfono del hotel?

Sí, sí, lo tengo. Pero, vamos, aquí mismo

tienes la agencia que ha organizado el viaje.

Anda, es verdad, ¡pero qué cabeza! ¡Qué lerdo soy!

(TITUBEA) No había caído.

Es que últimamente resulta que todo lo que concierne a mi madre

a mí me preocupa mucho. ¿A ti te pasa lo mismo?

A mí también, sí. Bueno, es que...

Yo no la veía mucho, porque ella vive en el pueblo,

pero porque ella quiere, que conste. Sí.

Y ahora fíjate, allí, en el autocar, y sin las pastillas.

¿Sabes qué voy a hacer?

Que de ahora en adelante, en cuanto venga,

voy a tratar de convencerla para que venga aquí,

a vivir aquí conmigo. Claro que sí.

Oye, gracias, Mercedes. Haces muy bien, Eladio.

Mercedes.

(TOSE)

Os he cogido sitio. Sí.

Bueno.

¿Sabes algo de Antonio y de Paloma?

Pues no sé, pero deben de estar a punto de llegar.

Es que esto está a punto de empezar. Pues sí.

Se van a perder la actuación de las niñas.

Espero que no.

Sería un drama para Gala. Últimamente está...

Está como muy sensible.

Ah, ¿sí? Sí.

Sí, es que por lo visto, todas las amigas ya tienen la regla

y ella todavía no.

Pues que no se preocupe, que ya le vendrá, ya.

Mercedes, una sonrisa para la cámara.

¡Qué tonto!

Bienvenidos al festival anual de las fiestas

del colegio Miguel Hernández.

Gracias por acompañarnos y participar con vuestros hijos un año más.

Como ya sabéis todos, al terminar el festival,

tenemos organizada una magnífica subasta

con trabajos manuales realizados por vuestros hijos.

¡Muchas gracias!

Si ya sé que el precio de la barrica es el que es.

Pero llevamos años comprándoos dos o tres barricas cada año

y, bueno, igual pues he pensado que es tiempo de hacer una rebaja.

Que sí, que sí, sí, sí. que todo está muy difícil ahora.

Pero también para nosotros.

¿Te crees que a mí no me cuesta más colocar el vino ahora

que hace tres años, por ejemplo?

Bueno, mira, tú piénsatelo.

Piénsatelo y mientras tanto yo voy contactando a otros proveedores.

Así hacemos los dos lo que más nos convenga.

¿No? Total, no estamos obligados a nada.

Hombre, un cinco...

Yo creo que podría ser un 10, Rafa.

Lo dejamos en un 10 y ya está. No discutimos más.

Lo doy por hecho entonces.

Cuando vengas a traer las barricas nos vemos

y te invito a comer en el parador.

Un abrazo. Adiós.

¡Bueno, bueno, bueno, si pareces Michael Corleone!

Menos cachondeo. Que ha llamado tu padre.

Que lo tengas todo listo porque va a venir para acá

con un cliente holandés que quiere ver las bodegas.

Estupendo. Ahora mando a Luis al bar para que le corten un poco de jamón.

Se me hace rarísimo verte aquí, llevando todo esto.

Has cambiado, ¿eh? Espero que para mejor.

Para distinto.

El otro día, Karina, me vine de Madrid con...

Bueno, que se me atravesó un poco tu amigo éste, el anti-OTAN.

Isaías. Tiene nombre de profeta. Le pega.

¿Estáis juntos?

Qué va. Fue una tontería.

Pero vamos, que ni de coña. No.

¿Y tú y yo...? No sé.

Pues, bueno, tú y yo somos amigos, ¿no?

Claro. Pero sólo amigos ¿no? ¿Te parece mal?

Hombre, si tú tuvieses tres ojos en la cara

y fueses un cardo, a mí se me haría más fácil,

sólo he dicho eso. Ya.

Ya. Pero cuando estás con otras, te parece facilísimo.

Bueno, eso es distinto. Porque ya vas servido, ¿no?

Esa grosería la has dicho tú, yo no he sido.

Mira, Carlos, yo he venido aquí

porque es que necesito cariño, necesito...

Necesito apoyo, necesito calor...

Y necesito amigos, no amantes.

Y yo he pasado por un trauma jodido y lo que necesito es tiempo.

Pero, bueno, que si para ti supone un problema, yo lo entiendo.

Cojo la mochila y me vuelvo a Madrid.

Te coges la mochila y te vuelves a Madrid,

y yo me quedo aquí solo, como un mandril.

Como todos los años, vamos a empezar con los más pequeños.

¡Os pido un fuerte aplauso para los alumnos de Primero B!

-En las mañanicas del mes de mayo cantan los ruiseñores.

-Retumba el campo. En las mañanicas, como son frescas,

pueblan los ruiseñores las alamedas.

-Ríense las fuentes tirando perlas a las florecillas

que están más cerca. -Toma, he conseguido una aspirina.

-Yo no sé si voy a poder. -Yo tampoco.

-¿Qué pasa?

-Creo que me acaba de venir la regla.

-Y luego, en las mañanas de mayo,

cantan los ruiseñores, retumba el campo.

Van Roy.

¡Cuidado! Carreteras "Spain no good" todavía, "no good".

España bonita.

Muy bonita, Van Roy, y tú llevas una tajada como Eusebio, joder.

Yo "drive, Van Roy". Yo "drive the car to Sagrillas".

¿Eh? (HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Mira para adelante, anda. "No good" carreteras.

(HABLA EN INGLÉS)

Cruz de "Safrillas".

Ay, Dios santo.

(Música clásica)

Mira quién está ahí.

He pillado una manifestación viniendo en el taxi.

¿Vienes sola?

Antonio se ha ido a Sagrillas. ¿Que Antonio se ha ido a Sagrillas?

Sí. El holandés, que quería conocer la bodega.

-Has llegado por los pelos. -Ya lo sé.

-Paloma. Gala tiene un problema. Ven. -Voy, voy.

-Y ahora, con todos vosotros, la exhibición de judo.

¡Van Roy!

"You tired. Me tu car, me drive".

(HABLA EN INGLÉS) (HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Ten cuidado. (HABLA EN INGLÉS)

Ni OK, ni leches, Van Roy, no se puede.

Carreteras españolas "very danger".

Mucha "police", mucha guardia civil, "tricorni", multas.

No se puede. (HABLA EN INGLÉS)

Van Roy. Tú y "me kill". "No, dream, dream, ten minutes".

"Dream" y luego ya, "go".

(HABLA EN INGLÉS) No. No, no, no, no, que me matas.

(HABLA EN INGLÉS)

No, me matas, no me da la gana.

Así no voy, hombre, que voy muy nervioso.

Venga,Van Roy, piénsatelo bien, hombre.

OK.

(HABLA EN HOLANDÉS) ¿Qué dices?

¡Viva el vino! Que no puedes ir a...

¡Van Roy, cabrón! ¡Van Roy, cabrón! ¡No te vayas, cabrón!

(TELEVISIÓN) Esta mañana, en las instalaciones de Lezama...

-¿Vas a cerrar? -No, pero un rato nada más.

-¿Y eso? -Voy al colegio, al festival.

Veo a las niñas y vuelvo.

-¿Me puedes hacer un mixto? Es que estoy desmayada.

-¿Por qué no te lo haces tú? ¿Eh? Venga.

Ahorita mismo vuelvo.

-Ay, espera. Espera, Nieves. ¿Tú tienes la Polaroid en casa?

-No, la tenías tú aquí, debajo del mostrador.

-No me digas. -Ay.

Si no fuera por mí, de verdad, ¿eh?

-Qué razón tienes. -Anda.

(TELEVISIÓN) Interrumpimos... -Noticias. ¿Otro atentado?

...por una noticia de última hora. Hace tan sólo unos minutos

se ha producido un grave accidente a la altura del kilómetro 239

de la Nacional 2 muy cerca de Calatayud.

Un autocar de pasajeros ha volcado

con el resultado provisional de cinco víctimas mortales

y un número indeterminado de heridos.

Según la primeras información, el autobús,

que había salido de Madrid,

se dirigía al santuario francés de Lourdes,

cuando por causas que aún se desconocen

ha perdido el control del vehículo... -¿Qué me dices? Ay, Dios mío.

Herminia, Clara, el cura... Bueno, todos

-¡Y Paquita! -(TELEVISIÓN) ...al hospital cercano.

Algunos de los pasajeros... -Busca a Merche.

Dile que estoy llamando a la Jefatura de Tráfico, a Calatayud.

¡Y tráeme a las niñas!

-(TELEVISIÓN) Estamos a la espera... -Sí. Sí, sí, sí.

-(TELEVISIÓN) ...de este terrible accidente

a la altura de Calatayud que trasladaba peregrinos a Lourdes.

"En el año 1984 hubo 120.355 víctimas

de accidentes de tráfico en España.

4.827 de ellas fallecieron.

Más de 35.000 resultaron heridas de gravedad.

Uno de esos trágicos accidentes conmovió los cimientos

de nuestro barrio de San Genaro ese 5 de Mayo".

¡Hey!

¡Hey!

(Aplausos)

¡Hey!

Merche. ¡Merche!

El autobús. El autobús de Lourdes ha tenido un accidente.

No me lo creo. No sabemos nada. Hay heridos.

No me lo puedo creer. ¿Qué pasa?

-El autobús que iba a Lourdes ha sufrido un accidente.

-¿Qué dices? -Hay heridos, Manuela.

-Dios mío.

Niñas... Nieves, llévate a las niñas, corre.

Ay, madre. Chicos.

Venga, para abajo, se acabó. Se acabó.

Atención. Atención, por favor.

Vamos a tener que suspender el festival

porque nos acaban de avisar de una terrible noticia.

Parece ser que los peregrinos que viajaban

en autobús a Lourdes han sufrido un accidente.

¡Josete! ¡Mercedes!

Hijo.

Mamá, ¿la abuela ha muerto?

¡No lo sé, hija! Espero que no.

Ven aquí.

¡A tomar por culo!

¡Vaya solidaridad que hay en este país, coño!

¡Muy buenas! ¿Puedo hacer algo por ti?

Sí. ¿Adónde va?

Voy a Sagrillas, un pueblo ahí cerca de Tobarra.

Con que me dejes en Tobarra es suficiente.

Tengo zapatos nuevos y me están jodiendo los pies.

Monta. Muchas gracias.

Ponte esto. Ah, sí, el casco. Sí.

Coño, infernal.

Voy a parecer Lucifer.

Eh... A ver.

Siempre la estoy riñendo. ¿Cómo?

A mi madre.

Es que yo...

Merche, las madres y las hijas se riñen.

Eso es ley de vida. Ya.

Yo no me puedo imaginar que...

No te pongas en lo peor. Herminia es de hierro.

Paquita también.

Ya lo creo.

Paquita al menos es 10 veces más fuerte que yo.

¿Qué coño se le ha perdido a Paquita en Lourdes?

¿Me lo puedes explicar?

Tenía que haber ido yo. ¿Y la madre de éste? ¿Eh?

¿Qué coño pinta Clara en Lourdes?

Lourdes, que es el sitio más feo del mundo.

Un negocio montado para explotar a los pobres y a los desgraciados.

Eso es lo que es Lourdes, joder.

Mi madre es la casa. Es el alma, tú lo sabes.

Cuando alguno de nosotros estamos perdidos,

la buscamos y ahí está, pase lo que pase.

Es como un roble.

A ver ahora qué les digo yo a mis hijas.

Yo venía en este coche.

¡Van Roy! -(RADIO) ...en la Nacional 2

...en el kilómetro 239 a la altura de Calatayud...

-¿No hay nadie? -...un autobús que transportaba

pasajeros a Lourdes, las víctimas del accidente

eran miembros de la asociación parroquial

del barrio de San Genaro... -¿Pasa algo?

-(RADIO) ...que participaban en una excursión organizada

con fines solidarios, y que lamentablemente...

Mi suegra iba en ese autobús. (RADIO) El autocar...

Joder. -...con destino al Santuario...

...se salió de la carretera... -¡Ahí hay un hombre!

...por razones que aún se desconocen.

(RADIO) Estamos a la espera... ¡Van Roy!

(RADIO) ...de más detalles

de este terrible accidente...

¡Van Roy! Déjeme a mí, soy médico.

¿Es usted médico?

Este hombre ha bebido. Sí, ha bebido mucho.

Ayúdeme.

Pudo ahogarse en su propio vómito. Será mejor que lo eche todo.

-¡Mamá! -¡Ay, cariño!

Ay... -¿Cómo estás?

-Yo estoy viva, hijo mío. Yo estoy viva.

¿Y mi madre? No lo sé.

Clara, me alegro de que estés bien. Aunque ¿has visto a mi madre?

No sé, es que no he visto a nadie, Mercedes,

me acaban de sacar de urgencias.

-Es que ha ido todo muy rápido, Mercedes.

De verdad, un visto y no visto. Ya.

En un momento ha pasado todo. Ha sido terrible.

-¿Paquita, dónde está Paquita? -Paquita está...

-¿Está bien? -Sí, está bien, está en urgencias.

-¿Dónde está urgencias? ¿Urgencias es por aquí?

-Sí, por allí. Corre.

Ay, Dios mío. ¿A mi madre no la habéis viso?

No sé, no me acuerdo de nada, Mercedes.

Mira...

¡Perdone! ¿Esa es la lista de Los heridos?

Sí. ¿Puede mirar si está mi madre?

Herminia López. Iba en el autobús. Herminia, pues no me suena.

Lo siento, ¿eh?

No. Lo siento, no está en la lista de los heridos

y tampoco en la de los fallecidos. ¿Que ha habido fallecidos?

El conductor y...

¿Genoveva? ¡Ay, ésa es la madre de Eladio!

Yo no sé cómo voy a decírselo. Pobre hombre.

-¿Y el padre Froilán?

-Ah... El padre Froilán está ahora mismo en el quirófano.

Le están operando.

-La parte delantera del autobús es la que ha salido peor parada.

-Mercedes... Mercedes, Herminia iba delante.

-Josefina, no inventes. No, iba sentada con Paquita.

-No, no, no, que cuando volvimos del sitio

donde hicimos pis Paquita estaba sola.

-¿Y dónde está Herminia?

-Yo creo que se sentó delante, con el chófer.

No, no, que... Que no...

¿Puede mirar en esa lista otra vez? Herminia López.

Lo siento, señora. ¿Cómo que lo siente?

¿Dónde está mi madre? ¿No las ha oído?

Iba en el autobús. Si no está en esa, estará en otra.

Compruébelo, pero tranquilícese. ¿Cómo me voy a tranquilizar?

Aquí está Paquita. Tranquilas, ¿eh? Está bien.

Una lesión en el brazo, pero, vamos, nada de importancia.

-¿Dónde está Herminia? ¡No lo sé!

¿No lo sabe? ¿No está aquí Herminia?

Yo llevo buscando a Herminia... Yo no la encuentro.

¿Dónde está Herminia? ¿Se puede saber dónde está?

De verdad, ¿nadie habéis visto a mi madre?

¿Dónde está? -No la encuentro.

¿Dónde está mi madre?

¡Carlos! No está Karina, ¿verdad? Ha ido a por el pan.

Vuelvo a ser un hombre, Carlos. ¿Eh?

Me ha venido a la cabeza la ducha de esta mañana y...

¿Arriba España?

¡Y alrededores! ¡No me jodas!

¿Y bien? ¡Increíble!

Pero ¿bien, bien? ¡Fantástico!

¡Vamos a brindar, tío! La ocasión lo merece.

¿Sabes qué?

Que esté aquí Karina no nos va a venir bien del todo.

Es que está tan buena, tío... Yo tampoco lo he pasado bien antes.

No la vamos a echar, no somos cromañones.

No, claro que no. Toma, anda.

Cógelo, coño, aunque sea para olerlo.

Esto de las relaciones habría que cambiarlo,

que fuese algo puramente físico, ¿sabes?

Como comer. Tienes hambre, comes. Tienes sueño, duermes. Pues...

¿Verdad que sí?

Iba a venir, ¿no? Sí, pero estará en el parador.

Hola, hijo. ¿Sabemos algo de tu abuela?

¿De la abuela por qué?

Ha habido un accidente de un autobús a Lourdes.

¿Un accidente? Sí.

¿Iba en el autobús? No sé. ¿No ha llamado tu madre?

No, no, no.

A ver si dicen algo en la tele, cago en la leche.

¿No venías con un holandés? Está fuera, durmiendo la mona.

Esto de los holandeses y los europeos

va a ser muy complicado, beben como esponjas.

¡Cago en la mar! ¿Qué pasa?

Estos zapatos me están martirizando, joder.

(TELEVISIÓN) Entre los fallecidos se encuentra el conductor

y otras cuatro personas que aún no han sido identificadas.

-Viene un tío muy grande persiguiéndome.

Ese debe ser éste. Verás. Ay...

¡Hombre! Sí. ¡Amigo!

¡Amigo! ¡Amigo!

-¿Este es el holandés? Sí.

Amigo. ¿Qué?

(HABLA EN INGLÉS) Si es que no te entiendo nada.

Que necesita una ducha. Ah, sí. Joder que si la necesitas.

No hay agua. Ah, ¿no?

Están cambiando el colector No hay agua, ¿eh?

No. (HABLA EN INGLÉS)

Que le has salvado la vida. ¿Qué le voy a salvar yo?

Dile que le ha salvado un motorista de los Ángeles del Infierno,

que encima era médico el chaval. (HABLA EN INGLÉS)

-Su héroe, su héroe.

-(HABLA EN INGLÉS)

Te entiendo, cabrón, quieres ir al parador a comer.

(HABLA EN INGLÉS)

Ducha, ducha. Ah, sí, sí.

Vamos a ver. Carlos, ¿habrá agua en el pozo, hijo?

Sí. Y estará helada.

Ajá. Bueno, pues mejor.

Luis, anda, hazme el favor, vete y trae dos cubos de agua

y enséñale a este cómo nos duchamos aquí con los cubos.

(TELEVISIÓN) ...donde están los heridos para conocer

el estado en el que se encuentran.

También entre ellos se encuentra el alcalde de Calatayud...

-Anda, cariño, come algo.

-(TELEVISIÓN) ...pondrá todos los medios

para la recogida y asistencia de las víctimas...

-¿Y si le ha pasado algo?

-Que no, mujer. Ya verás que tu abuela está bien.

-Siempre me estoy peleando con ella.

-Ya, pero ella sabe que tú la quieres mucho.

-Ya, pero ¿y si está... mu...?

-(TELEVISIÓN) ...facilitar el traslado de los familiares...

(Teléfono)

-Seguro que es tu madre que nos llama

para decirnos que tu abuela está bien.

(Teléfono)

Dígame. ¿Quién eres?

Ah, soy Nieves, Antonio. Ah. ¿Nieves, qué haces ahí?

Es que estoy cuidando a María.

Merche y Miguel se fueron a Calatayud.

Ha habido un accidente con el autobús.

Sí, sí, ya lo sé. ¿Sabemos algo más? Pues no, la verdad.

Pero ha habido cinco muertos. Eso sí lo sabemos.

Por favor, dile a Merche que me llame,

que estoy en Sagrillas.

En cuanto sepáis algo llamadnos, que estamos en ascuas.

Sí, de acuerdo, no te preocupes.

Bueno, te voy a colgar, por si acaso me llama. Adiós.

Nada, ¿no? Tu madre se ha ido a Calatayud.

Muchas gracias. ¡Dios mío!

No la han visto en ninguna gasolinera del camino.

¿Qué hacemos? ¿Dónde puede estar?

¡Dios mío! Lo único que se me ocurre es ir al lugar del accidente.

Miguel, llévame, por Dios. Al lugar del accidente, no.

Si estuviera allí la habrían traído aquí con todos.

Pero ¿dónde está? No lo sé, yo qué sé.

Pero alguien nos dirá algo, Merche. -¿Tú has llamado a casa, Mercedes?

Sí, y no contestan. Ay, Dios mío.

Esta mañana he tenido un presentimiento,

cuando la he despedido y la he visto allí en la ventana,

sentadita... ¡Madre, madre! Y no me ha oído.

Es que no me ha oído.

Llevo todo el día pensando que ha querido

que le compre un camisón blanco.

Tú fíjate la lata que me ha dado con el camisón blanco.

Tranquila, mujer. ¡Y se lo ha dejado!

-¿Familiares de Froilán Fresnedilla? -Sí. Sí, somos nosotros. ¿Cómo está?

-Bueno, vamos a ver. La buena noticia es que ha salvado la vida.

Sin embargo, tiene la columna vertebral afectada.

Todavía es pronto para conocer el alcance de la lesión,

pero podría quedar paralítico.

-Bueno...

-Vamos a confiar que vaya todo bien.

"El padre Froilán nunca volvió a ser el mismo tras el accidente,

y el chófer del autobús, un hombre de 34 años,

casado y con dos hijos, murió con la alianza en el bolsillo.

Eladio se pasó muchos meses echándose la culpa

por la muerte de su madre.

Gonzalo decidió que el accidente era la prueba irrefutable

de que, o bien Dios no existía,

o en caso de existir, no era buena persona.

Aquel accidentado 5 de mayo a mi familia le pasó de todo.

Por fortuna, no todo fueron desgracias,

también hubo alguna sopresa".

Pues muchas gracias, hijo.

Qué amables, haberme traído a mi casa.

Que tengamos mucha suerte esta noche.

¡Visca el Barça! -(TODOS) ¡Visca el Barça!

¡Visca! Visca.

¡Pero, Herminia!

¡Ay, qué disparate, Ramón, por Dios!

Pues claro que es un disparate hacerse amiga de unos del Barça.

Pero si son gente muy educada, son muy buena gente.

Yo es que no puedo olvidar el 5 a 0.

¿Cómo? Sí.

Temporada 73-74, 0 a 5 en el Bernabéu.

Bueno, pero de eso hace ya muchos años.

Hay cosas que el tiempo no puede borrar, Herminia.

Ya, yo tengo un disgusto más grande...

Bueno, usted y todo el barrio, ¿eh?

¿Por mi culpa?

No, por el...

La excursión, ¿usted no se ha enterado?

Ah, bueno, la excursión a Lourdes.

Sí, fíjese que yo pensaba que igual usted se había apuntado.

Pues menos mal. ¿Menos mal qué?

Hombre, que ha habido un accidente.

¿Un accidente? Sí, Herminia.

Ay, no me lo diga, Ramón, ¡Dios mío! Sí, sí. Ha habido muertos y todo.

Ay, Herminia. ¿Qué dice?

Ha habido muertos. Pero ¿es posible?

Pero... ¡Herminia!

Pili, hija, ¿cómo estás? Ay, ay...

¡No me lo puedo creer!

¿Sabes lo que me está diciendo este hombre?

Pero usted estése tranquila... Pero ¡qué alegría!

Claro, pensaba... Qué alegría, por favor.

¿Cómo dices alegría con lo que me está contando?

¡Esto ha sido un milagro, esto ha sido Lourdes!

¡Esto ha sido un milagro! Pero ¿qué pasa?

Que pensaban que usted... Pero, bueno...

Y por eso se... Que no...

(TELEFONILLO) ¿Quién es? -¡Herminia está viva!

¡Que está aquí en la calle!

Pero, bueno, ¿qué pasa? ¿Está usted bien?

¿Está usted bien? Sí...

¡Abuela! ¡Ay, mi vida!

¿Cómo estás, hija? Yo estoy muy bien.

¿Y mis hijas con quién se han quedado?

-Con Ramón.

Les encanta quedarse con Ramón, no entiendo por qué.

-¿Y el bar? -Lo he cerrado.

-¿Has cerrado el bar? -He cerrado, Paquita, he cerrado.

-Pues si el sábado es cuando hacemos más caja.

-Ay, Paquita, vamos a ver, por favor.

He venido conduciendo hasta aquí como un loco.

Me podía haber matado por el camino, con una preocupación tremenda.

Aparco el coche, entro en el hospital,

lleno de heridos, quién sabe si no hay un muerto en un pasillo.

Tú casi te matas en un accidente,

¿qué pasa, que a ti no te afecta nada o qué?

-Miguel, yo he estado media hora cabeza abajo

mientras oía gritos y llantos.

Me he quedado afónica mientras llamaba a Herminia

y me han dicho que no insistiera porque probablemente estaría muerta.

Yo no me podía casi mover donde estaba,

pero veía medio cuerpo del chófer incrustado en el parabrisas.

-Perdone, perdone. Usted se llama Mercedes Fernández, ¿verdad?

Sí, soy yo Mercedes. Tiene una llamada, acompáñeme.

En el mostrador, vamos.

(SOLLOZA)

Pero ¿cómo me haces esto?

(SOLLOZA)

¡Madre! ¿Pero cómo me haces esto?

(Teléfono)

(Teléfono)

¡Ya lo cojo yo!

(Teléfono)

¿Sí? ¡Antonio!

Dime, de Gaulle. (TELÉFONO) Soy yo,

que te llamo desde Calatayud.

Estás en Calatayud. Pero, vamos, no te asustes.

Estoy tranquilo, de Gaulle, dime.

Bueno, verás, se trata de tu suegra, Herminia.

La abuela. Está bien, está bien.

¡Joder!

¡Papá! ¡Antonio!

Papá, ¿pasa algo? ¡Antonio!

¿De verdad?

¿Está sana y salva? Sí, sí, sana y salva.

¡Papá! ¿Está bien la abuela?

¡Papá, coño, hazme caso!

¿Está bien? ¡Antonio!

Está bien, no pasa nada, está bien.

¡Antonio! ¿Estás bien? ¿Estás bien?

Sí, es que casi me ahogo, hijo.

Anda, tráeme un vaso de agua.

¡Antonio!

De Gaulle, estoy bien. Estoy bien, joder, estoy bien.

Tráeme un vaso de agua, hijo, por favor.

Miguel, ¿cómo está de herida? ¿Está muy herida?

Vamos a ver, suponemos que está bien, ni herida ni nada de eso.

¿Cómo que suponemos? ¿No la has visto?

No, bueno, es que... Vamos a ver, Antonio.

Es que resulta que, verás, tu suegra no iba en el autobús.

¿Cómo que no iba en el autobús? Pues que no iba.

No me preguntes cómo, pero no iba. ¿Cómo que no iba en el autobús?

Joder, si estábamos nosotros allí cuando subió.

La viste tú, la vi yo, la vio todo el mundo,

pero no me preguntes cómo, ha aparecido de repente en tu casa.

¿En nuestra casa? Sí.

Joder, yo no entiendo nada. Ni yo tampoco.

Esta mujer tiene más vidas que el gato Silvestre.

Pero es que esa mujer es la hostia. ¿Merche lo sabe?

Sí, lo sabe, lo sabe.

Ha ido con Paquita al baño, se han hartado de llorar

y cuando ha salido, se ha ido a Madrid.

Las mujeres lo arreglan llorando, me cago en la leche.

¡A mí me lo vas a contar! Vamos a ver, Miguel.

Y la gente del barrio, ¿cómo están los demás?

¡Madre!

¿Cómo no te subiste a ese autobús?

Me equivoqué, me equivoqué.

Es que yo había ido al baño, porque tenía necesidad,

y claro, me fui al de las mujeres y había tanta cola que dije:

"Bueno, me voy a ir al de los hombres.

Y con eso aligero".

Y claro, cuando iba a salir, pues me encontré

que había allí algunos y, claro, yo dije:

"Me voy a esperar que se vayan

para poder salir sin que me vean. Me daba mucha vergüenza".

Entonces cuando salí me subí en el único autobús

que había ya allí.

Se conoce que el nuestro se había ido.

Y yo me senté delante,

que le había dicho a Paquita que me iba a sentar delante,

porque tenía además mucho sueño, quería echar una cabezadita.

Me despertaron los del autobús,

que iban cantando el himno del Barcelona

y volvíamos a Madrid porque ellos iban a un partido de fútbol.

Estábamos ya en Medinaceli.

Qué barbaridad.

Ha sido un milagro, hija. Gracias a Dios.

Un milagro. Desde luego que sí.

¡Ay Señor, Señor!

Madre, te quiero mucho.

Ya me lo figuro, hija. Faltaría más.

(RÍE) Soy tu madre.

Pero es que estoy tonta, nunca te lo digo.

Bueno, pero eso no se hace más que en las películas.

Ya, pues es una pena.

Es una pena que nos cueste decir tanto "te quiero".

Las tres cosas que más les cuesta decir a la gente son:

"Te quiero", "ayúdame" y "lo siento".

(RÍE) Lo he leído en la "Superpop".

Hija, por Dios.

En "Superpop".

(BESOS)

Ay, cariño.

Madre.

(TELEVISIÓN) Está controlando el partido en estos momentos

Ha acortado Schuster.

La pelota le ha llegado de nuevo a Argote.

¡Atención, Endika! ¡Buena posición y gol!

-¡Gol! Ahí mismo, ahí mismo. Está.

(TELEVISIÓN) Gol del Athletic. Sí, señor.

En el minuto 13 y medio. ¿Qué haces, Luis?

Al holandés le va el Barça. Se acordará de Cruyff.

Que no se acuerde tanto de Cruyff, que está en casa de uno del Madrid,

y aquí, se apoya nada más que al Bilbao.

Testosterona y fútbol, el infierno. Me voy a estudiar un rato.

Di que sí, cariño.

(TELEVISIÓN) Endika, con su pierna izquierda

batió de esa forma tan ajustada...

-(HABLA EN INGLÉS) ¿Qué dice, hijo?

Que si es mi novia. Ah.

(HABLA EN INGLÉS)

(TELEVISIÓN) 1-0. Decíamos que el Athletic...

Si es que no te entiendo. ¿Quién? ¿Qué dice?

Nada. Para no decir nada...

-Muy bien, Zubi. Muy bien ahí.

-(TELEVISIÓN) En estos primeros instantes:

Athletic de Bilbao 1, Barcelona 0. Van Roy.

¿Eh? Vamos ya cuatro botellas.

Está bueno. Nos ha jodido. Voy a por otra.

Ay, Dios. Menos mal que tengo una bodega.

(TELEVISIÓN) Cortó Víctor. Atención, Maradona dentro del área.

Maradona. Y envió a córner Núñez.

¡Pero bueno, es que no hacemos nada a derechas!

¡Caramba, que somos el Barça!

Abuela. ¿Eh?

¡Abuela! Que si puedo cambiar para ver Eurovisión.

No, no. Espérate un momentito, ¿eh?

A ver si el Maradona este consigue empatar.

¡Si es que ya le va a tocar a España!

Bueno... Pero luego me sigues dejando ver el fútbol, ¿eh?

¿Lo ves?

(TELEVISIÓN) Es el momento de Amaia, Yolanda, Esteban y Luis.

El momento en que la melodía de Miguel Blasco

va a ser servida por Eric Guerin.

Es el momento. España, "Lady, Lady".

"Cada atardecer,

"al ponerse el sol,"

-Abuela, reza, por favor.

"sale a pasear por la calle Mayor."

"Su pamela gris, su pamela gris,

Cambia.

"su traje de almidón,"

"perfume de jazmín, perfume de jazmín

"botines de charol."

"Lady, lady, lady se pinta los ojos de azul

"aunque hace mil años que dejó atrás su juventud

"cuando un día de verano

"se quebró su desengaño

"Lady, lady, lady vive en su mundo de cristal."

"El accidente dejó en mucha gente del barrio

huella muy profunda que perduraría en la memoria de todos durante años.

Como decía el pobre padre Froilán:

'Los caminos del Señor son inescrutables'.

A unos nos llevan en una dirección, a otros en otra.

Y nosotros tratamos de convencernos

de que somos quienes llevamos el volante.

A nuestros vecinos el accidente les trajo dos sorpresas:

la deseada adolescencia de Gala

y la no menos deseada fecundación de un óvulo de Paloma,

que tuvo un niño 9 meses después".

(TELEVISIÓN) Otros intentan llegar. Atención, Sarabia y Dani.

Sarabia que sigue con esa pelota. Y final del partido.

Final del partido con el triunfo del Athletic de Bilbao,

por un gol a cero. Final del partido.

-¡Karina, ven!

-(TELEVISIÓN) Nuestro compañero ya está en el terreno.

¡Míralo! Ya hemos perdido otra final.

Pero madre, madre... Madre, por Dios. No te pongas así.

Pero es que me hacía mucha ilusión. Bueno, ya habrá otra ocasión.

Venga, anda. (GRUÑE)

(TELEVISIÓN) Atención, se están golpeando, sobre Maradona.

Y hay un enzarzamiento general, ahí lo ven ustedes,

de Maradona con varios jugadores del Athletic de Bilbao.

-Madre mía.

-(TELEVISIÓN) También Clos sobre...

-(HABLA EN INGLÉS) -(TELEVISIÓN) Atención, señores...

Pero estos están locos.

-(TELEVISIÓN) Y la tensión contenida...

-¡Carlos! ¡La que te estás perdiendo, macho!

¿Karina y tú todavía no...?

No vendimiáis, ¿no?

No habéis pasado de la poda en verde, ¿o cómo es eso?

Que no, que no hay nada que podar. Que somos amigos y ya está.

¿Sólo amigos? ¡No me fastidies, por Dios!

(RÍE) Que sí, hombre, que sí.

Vamos a ver,

¿tú cuándo decidiste que mamá era la mujer de tu vida?

Eso no lo decidí yo, hijo. Qué va, eso lo decidió tu madre.

Tu madre, ella solita. Sí, sí.

En 1946, hijo, en primavera. Me acuerdo perfectamente.

Y nada, empezábamos ahí en el portalón de la iglesia,

e íbamos bajando hasta ahí, hasta el callejón.

Y dábamos la vuelta y volvíamos hasta el portalón.

Pero si venías, por ejemplo, del callejón,

junto con tu madre, al llegar ahí arriba,

tenías que apartarte y dejar hueco

para que se pusiera la prima Margarita.

Si te veían varias veces subir con la misma,

decían que ya erais novios formales y entonces era un lío,

porque ya venía la familia de ella. Que si fuma, que si no fuma,

que si es el hijo de éste, el hijo del otro,

que si tiene, que si no tiene. Era un lío, hijo. Total,

que en esas estábamos. Un día, que salimos ahí del callejón,

íbamos subiendo, venía con tu madre charlando, y al llegar ahí arriba,

pues me aparto para que se ponga la prima Margarita de los cojones.

(RÍE) Y de repente, tu madre coge y ¡zas!

Me agarra así la mano muy seria y muy fuerte, hijo,

y me atrae así hasta ella.

Me di cuenta que tu madre tiene unas manos que parecen alicates.

¿Te has fijado en sus manos? Y tanto.

¿Has visto cómo son?

Bueno, pues los huesos me los dejó temblando.

Y yo ahí quieto. Entonces empezamos a bajar otra vez para abajo, y yo:

"Ostras, otras, otras". Y al llegar allí,

otra vez para arriba. Y ya, pues eso, novios formales.

El Parriba y la Seca. Así fue todo, hijo.

Así, pero todo era porque no... No embestíamos.

Tú ya sabías que iba a ser la mujer de tu vida, lo tenías claro.

¿O no? No, qué va.

Qué iba a saber yo, si yo era un ignorante, hijo.

Un tío de pueblo. Qué va. Eso lo supe mucho tiempo después.

Bueno, lo sé todos los días, hijo.

Porque esto del amor es una cosa de todos los días.

Aunque luego lo hagas una vez al mes.

¡Papá! Bueno, cuando eres más joven,

una vez a la semana, ¿no?

(RÍEN)

¿Sabes qué? Que tengo una sorpresa para ti.

Ah, ¿sí? Ajá.

Coño, pues no te lo había notado.

Joder, mira que te conozco. Tenía pensado dártela

el 13 de junio para tu santo pero te ha dado por adelantarte.

¿Has visto?

Aquí tienes. ¡Hombre!

¡Una botella de vino! Más que un vino, es un homenaje.

Ah, ¿sí? ¿Y a quién?

A un tal Antonio Alcántara y a una Mercedes Fernández.

Ah. O sea, que has sacado una botella de la bodega

para hacernos un homenaje. Muy bonito, hijo.

Bueno, la he etiquetado también.

(SUSPIRA)

Bueno, ahora pensarás que voy a llorar, ¿verdad?

Pues no voy a llorar, hijo. No voy a llorar

porque entonces me voy a parecer a tu madre.

Pero es muy bonita.

¿Te gusta? ¿De verdad? Joder que si me gusta.

¿Qué vino le has puesto? ¿De la barrica?

Bueno.

(SUSPIRA) Vamos para dentro.

Yo me la escondo.

(RÍE)

Para dentro y directamente al cuarto. Tú no digas nada.

Anda, vamos. Ay, joder.

Anda que... ¿Qué te pasa en los pies?

Que llevas todo el día que pareces...

(TELEVISIÓN) Qué final, señores, más escandaloso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T17 - Capítulo 301:La vida es una carretera de doble sentido

Cuéntame cómo pasó - T17 - Capítulo 301: La vida es una carretera de doble sentido

10 mar 2016

Antonio sigue negociando con Van Roy, el empresario holandés que está interesado en su vino. Juntos viajan a Sagrillas para conocer la bodega y cerrar el negocio, pero las diferencias entre ambos, no solo de idioma, son más que evidentes. En Sagrillas les espera Carlos, que está con Luis y Karina. La joven está feliz de estar en el pueblo, pero Carlos tiene la necesidad de sincerarse con ella.

Mientras, en el barrio, se celebra un festival en el colegio al que están invitados todos los padres. Pero el evento es repentinamente interrumpido por la noticia del accidente del autocar que llevaba a los vecinos de San Genaro a Lourdes, entre ellos, a Herminia, Paquita y Clara.

La noticia corre como la pólvora en el barrio, y Mercedes, acompañada de Miguel y Josete, viaja a Calatayud, donde ha tenido lugar el accidente. Son momentos de tensión ya que se desconoce quiénes son los fallecidos, y quiénes de los vecinos de San Genaro están entre ellos.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T17 - Capítulo 301: La vida es una carretera de doble sentido" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T17 - Capítulo 301: La vida es una carretera de doble sentido"

Los últimos 2.004 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Huby

    Me encanta esta serie he visto todas las temporadas y me parece muy real saludos desde Tuxtla Gutiérrez Chiapas ,México

    17 mar 2016
  2. c.agudo

    Pero q rica es Herminia!!! Y Q MAL LO HE PASADO HASTA SABER Q ESTABA HERMINIA BIEN!!La verdad q cuando la he visto bajar del autobús del barcelona me ha dado ganas de achucharla y creo q es la primera vez que me ha dado tanta alegria ver banderas del barcelona!!jejejej.Pero me ha dado mucha penita q haya muerto la madre de Eladio, la mujercita era un encanto y tamb para achucharla ....sin duda es el capitulo de Cuentame en el que más he llorado!!!!Para mi sin duda la mejor serie de la historia de la televisión!!!

    16 mar 2016
  3. Ernesto çarrillo

    Que llorar por la abuela !! que chulada de mujer felicidades por el capitulo y para todas las madres un beso muy grande sobre todo a ti " milano " besos.

    15 mar 2016
  4. graciela

    el capitulo 301 se ve solo hasta el minuto 18:48 y despues se apaga , lo podrian arreglar desde el viernes que pasa lo mismo y al empezar dice que son 59 minutos y aunque ponga el minuto 24 se vuelve a cero como si ya lo hubiera pasado todo

    13 mar 2016
  5. rgs

    Yo no puedo verlo desde EEUU, normalmente por Youtube si, pero esta semana no parece que este subido el capitulo completo...

    12 mar 2016
  6. EVADU

    no puedo ver el capitulo, sabeis por qué puede ser?

    12 mar 2016
  7. Jose

    ¿Cómo se llama, si alguien lo sabe, la canción que aparece al final del capítulo?

    12 mar 2016
  8. EVA

    Adoro Cuéntame,nunca pierdo un capítulo.Muy lleno de emociones éste. Me encantó la escena de Antonio y Carlos; y qué podría decir de Herminia que es una de mis favoritas,dan deseos de abrazarla y llamarla abuela.

    12 mar 2016
  9. Juan Antonio, Jerez de la Frontera (Cádiz)

    El accidente fue porque el conductor al parecer se encontraba mal y lo mismo sufrió un infarto mientras conducía y así se produjo el accidente que por desgracia murió, menos mal que Herminia se equivoco de autobús porque seguro que moriría o se quedaría tetraplejica pero el que se ha quedado tetraplejico es el Padre Froilán pero Herminia si iba en el autobús con los vecinos de San Genaro pero lo que pasó que se bajaron para el bocadillo, después se fueron a orinar pero había mucha cola para entrar al WC y despues ya se subieron al autobús pero Herminia se montó en otro que iban los del "Barça", Herminia por lo visto no se dio cuenta de que en ese autobús no iban Paquita, Clara y los demás vecinos que iban a Lourdes que por desgracia sufrieron el accidente pero yo tenía sensación de que el Padre Froilán se quedara tetraplejico antes de que lo dijeran y ahora tendrá que buscar otro cura porque Froilán ya no puede ser cura por culpa del accidente pero la sensación que tengo también de que el accidente fue provocado por el infarto que habría sufrido el conductor.

    11 mar 2016
  10. libertad

    soy una fanatica de cuentame espero ansiosa cada jueves para ver los nuevos capitulos y cada noche d madrugada veo los primeros capitulos en clan si se acavase esta serie yo me muero no puedo estar sin eya tengo ansiedad por ver mas y mas lo siento nolo puedo evitar os amo familia alcantara

    11 mar 2016