www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3024960
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T16 - Capítulo 281: Memento Mori - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame

tú que has vivido

el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño

al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido.

Si has conocido la felicidad.

"A mediados de octubre de 1983, los parlamentarios españoles

votaban la primera ley de despenalización del aborto

en medio de manifestaciones a favor y en contra".

Señorías, tomen asiento, por favor.

"Pero lo que verdaderamente mantenía en vilo a nuestro país

era el incierto futuro de un capitán de Farmacia

llamado Alberto Martín Barrios.

ETA lo había secuestrado día antes y pedía como rescate la liberación

de los etarras condenados por el asalto al cuartel de Bergara.

El Gobierno se mantuvo firme ante el órdago

y los terroristas rebajaron sus exigencias

a la lectura de un comunicado por televisión,

pero el Gobierno también se negó".

(Música electrónica)

(TV) "TVE difundirá el comunicado del comando Esteban Urkiaga Lauaxeta

cuando el capitán secuestrado, Alberto Martín Barrios sea liberado.

Televisión se compromete a difundir íntegramente tal comunicado..."

"Por su parte, mi padre parecía físicamente recuperado

de sus problemas de corazón, aunque aún le quedaba por superar

lo más difícil, pasar página y volver a su vida normal.

Eso sí, sin ningún tipo de excesos".

No entiendo a qué esperan a dejarle leer el comunicado.

Porque esto es un chantaje, milano.

El Gobierno no puede hacerle caso a los terroristas.

¿Y quién piensa en la familia que está sufriendo?

Yo, te tienen secuestrado, y me subiría por las paredes.

A estos desgraciados les das un dedo y se cogen la mano.

Solo van a conseguir que lo maten.

Para mí, que lo han matado ya. ¡No diga eso, Herminia, por Dios!

Que el hombre todavía sigue vivo. Si estos terroristas no tienen alma.

Todos los días matan a alguien.

A mí me da miedo salir a la calle, te lo digo de verdad.

Estos quieren un tira y afloja y que el Gobierno ceda,

pero no puede ceder porque, si no, mañana pedirán otra cosa,

una amnistía o algo peor. Entonces, sí que se monta una gorda.

Que es lo que estos quieren, que los militares se enfaden,

den otro golpe de estado y venga otro Franco.

Eso quieren estos desgraciados. ¿Qué importa que lean el comunicado?

Todos sabemos lo que van a decir.

Nada, Merche, que lo lean, lo que tú digas.

Mañana les damos la independencia, pasado mañana, les damos Navarra,

luego, Santander, Huesca, Asturias... Todo para ellos.

No te pongas así, no te conviene. ¿Cómo que no me conviene?

Habéis encontrado la forma de callarme con la enfermedad.

Si no queréis que diga algo: "No te alteres, no te alteres".

No te conviene enfadarte. No me toques las narices,

hay temas por los que no transijo. Bien.

(Timbre)

¡Ya voy yo! (TV) "...De lo que hizo desde ayer

a las 08:20, cuando dejó su piso en Bilbao,

para trasladarse al Gobierno Militar".

Hola. Pero bueno...

¡Qué raro verte a estas horas! ¡Acabamos de cenar!

¿Cómo estás? Aguantando el chaparrón de las dos.

Bueno... En fin...

¿Has cenado? Sí, he picado algo.

¿Quieres un poco de pollo? No, he quedado.

Te lo pongo en un bocadillo, no me cuesta nada.

Que no, solo he venido a ver los trastos

que queréis quitar de mi habitación. Come un poco de pollo, hijo.

Que no. Son cuatro trastos.

Me ha dicho el Rana que lo viese, porque le ha dado

por montar un puesto en el rastro. ¿El Rana?

Debería volver al pueblo con su mujer y su niño

y dejarse de puestos en el rastro. Eso digo yo.

Dímelo a mí, que lo tengo en casa. Sí, sí, estamos pendientes.

Gracias, adiós.

-¿Qué dicen? -Nada, no hay declaraciones.

-Ha sido una idea estupenda lo de pasarles la pelota.

-¿Tú crees? -Claro.

Ahora ETA tiene que mover ficha. -Macho, pues ya sabes sus cartas.

No, creo que están desconcertados intentando ganar un poco de tiempo.

-¿Crees que negocian bajo acuerdo? -Seguramente.

-¡Toni! -Dime.

-La rueda de prensa de la familia de Martín Barrios es mañana a las 12.

-Muy bien. ¿Dónde? -No lo sé todavía,

pero te quiero allí como un clavo. -Sí, claro.

-No sé... Hay algo que no me cuadra.

Me extraña que el Batallón Vasco Español

no haya dado señales de vida.

-Con Felipe en el poder, no se atreven a seguir actuando.

-Pues de Lasa y Zabala sigue sin saberse nada

desde que desaparecieron en Francia.

(Música suspense)

(TV) "La explosión esta madrugada de dos artefactos,

uno de ellos compuesto por 3 kilos de Goma 2,

en los accesos a la comisaría de Irún, en Guipúzcoa,

ha causado daños por varios millones de pesetas.

Los explosivos estaban colocados en la puerta de acceso al garaje..."

-Ojo por ojo y diente por diente.

A esta gentuza hay que darle estopa hasta que no quede ni uno.

Yo los ponía a todos delante de un paredón

y cogía "ratatatatatá" y te aseguro que no faltarían

voluntarios para el pelotón. -Tú sí que eres un pelotón.

¿No te das cuenta, so bestia,

que al terrorismo no se le puede combatir con sus propias armas?

¡Hay que combatirlo con la ley en la mano!

-Un poco de mano dura no les vendría mal.

-Pepe está conmigo. -¿Qué pasa?

¿Ahora estás a favor de la pena de muerte?

-No, no, no. Estoy a favor de los derechos humanos.

-¡Pepe, joder, los derechos humanos! ¿Cómo va a estar a favor

de una banda de fascistas e indocumentados

que mañana pueden coger a cualquiera y matarlo sin un juicio justo?

-En eso tiene razón. -¡Claro que tengo razón!

Pepe, si no te importa, cierras tú hoy el bar,

que Paquita ha quedado y tengo que hacerme cargo de la niña.

-¿Que ha quedado con un maromo y tú de canguro? ¡Serás calzonazos!

-¡No, señor! Ha quedado con unas amigas de Benidorm.

-Peor me lo pones. -También tiene derecho a divertirse,

que para eso se ha divorciado del todo.

-¿Tú en qué equipo juegas? -¡En el del sentido común!

¿En cuál va a jugar? No como tú, que cualquier día te sorprendemos

en casa con un andamio pintando el techo del comedor

con los bisontes de la cueva de Altamira.

-¿Sí? A ver si vas a tener que buscarte una cueva individual.

¡So listo! "Anacleto". ¡Qué bueno!

¿Qué tal, papá? Ya lo has visto, está bien.

Hace todo lo que le ha dicho el médico.

Hace ejercicio, toma la medicación, sigue el régimen a rajatabla,

no toma sal... ¿Y el tabaco?

No consigue dejarlo, fuma a escondidas.

Piensa que no lo sé. ¿Él está bien o no?

Tú padre no está hecho para estar mano sobre mano.

Se siente encerrado en casa, pero no se le puede decir nada.

Dale tiempo, se le pasará.

Ya sabes cómo es, necesita siempre algo que hacer.

Está refunfuñón, la paga con nosotras.

Vamos a ver, milano. Merche, deja de llamarme refunfuñón.

Ve a la cocina, a ver si la he dejado bien,

que la he recogido. ¿Has recogido?

¡Sí! (RÍE)

Así charlo con mi hijo, si no, no le veo nunca.

Joder, papá... Tienes todo, hijo.

Lo que acabo de encontrar. ¡Coño, las chapas!

Coge esta. ¡Me cago en la leche!

¿A quién tengo en la mano? ¿Eh?

Tour de Jan Janssen. Jan Janssen...

Rápido. ¿68?

¡Exacto! ¿Y en el 69? Eddy... Eh...

¡Eddy Merckx! No sabía que todavía las tenías.

Ni yo. ¿Cuántas veces he pensado en tirártelas a la calle?

Por lo trasto que eras. No tanto, si han sobrevivido.

Porque me gustan mucho más a mí que a ti y porque soy mejor que tú.

Acuérdate de cómo hacía la curva. (RÍE)

Voy a llevarle todo al Rana y que él elija.

¿Cómo vas a llevar todo esto?

¿En qué has venido? (SUSPIRA) Joder...

¿En moto? No vas a poder, hijo.

¿Te llevo en el coche y vienes mañana a recoger la moto?

¿Me llevas? Así salgo un poquito de casa

y me aireo, que aquí no aguanto.

(Música rock)

(Timbre)

(Pasos acercándose)

¡Hey! (RÍE) -Perdona, ¿podríais bajar la música?

Un poquito, para que los demás podamos descansar.

-¿Te está molestando? Hemos montado una fiesta sobre la marcha.

-Ya me imaginaba que una misa no era. -Soy Luchi, la vecina nueva.

-Muy bien.

Bonita manera de presentarte en el vecindario, ¿no?

-¿Qué le hago? No puedo echar a la gente.

-Claro. -¿Te apuntas?

-No, quiero que dejéis de molestar. -Hola, ¿qué tal? ¿Pasa algo?

-Oriol debe ir mañana al colegio, levantarse prontísimo

y no veas la que tienen aquí liada. -No pasa nada,

que bajen un poco la música. -¿Y tú quién eres, su abogado?

-Pues sí, has acertado. ¿Vais a bajar la música o qué?

-Estaba a punto de invitaros a pasar, pero con tanto mal rollo

me habéis caído fatal. ¡Chao!

(RESOPLA) -¡Qué fuerte! -¿Esta es tonta?

-¿Qué hago? ¿Llamo a la Policía? -No, a la Policía no,

no son las 12, tienes que llamar al administrador.

(Timbre)

Pasa.

-Vaya presencia.

(Música emotiva)

¡Uy, mi niña!

¿Qué pintas? ¿Una casita?

¿Esto es el jardín? ¡Qué bonito!

-Miguel, que... Que las pequeñas están durmiendo ya.

-Muy bien. -Diana, cuando se acabe la leche,

le lees el cuento y... a dormir.

Tienes tortilla en la nevera. Por si te entra hambre.

-¿A qué hora llegarás? No lo digo porque me importe.

No me importa excesivamente.

Pero si me dices la hora, yo me puedo organizar.

Incluso, me puedo echar una cabezadita en el sofá.

-Miguel, no lo sé. Las dejo colocadas ahí y después...

Tomo algo con ellas y vengo.

-Si te quieres tomar libre mañana por la mañana, no hay inconveniente.

Imagino que te gustará dormir un poco la mona, que con esa presencia...

-Con que no haya la presencia de una pilingui en esta casa,

me conformo. -Sabía que me ibas a tirar la pulla.

¡Joder, Paquita, que no pasó nada! -No tienes vergüenza.

No sé ni cómo te dejo ver a las niñas.

Quita.

Un besito, cariño.

Pórtate bien. A dormirse pronto.

(Música emotiva)

-Ay... -Dice mamá que eres un putero.

¿Qué es eso?

-¡Oh! Cuidado.

Lo siento. ¿Dónde vas con tanta prisa, prima?

A una reunión en la casa de Josefina de... De "tápers".

Vale. Perdón. Adiós.

Joder, cómo se lo pasan las mujeres en este barrio.

Déjame, que te sujeto. ¿Cuánto tiempo te tienes que quedar?

Entre dos y seis meses. Joder, ¿tanto?

Una eternidad, me cago en la leche.

(Música suspense)

¡Qué guapa, Paquita!

¡Venga, entra!

-Vámonos de aquí ya.

Estoy hasta el moño de jugar a los espías, Pepe.

-Eh, don Antonio. ¡Agáchate! -¿Qué?

-¡Agáchate!

Aprovecha y descansa, tómatelo como unas vacaciones pagadas.

Ya me gustaría a mí quedarme en casa sin preocuparme del dinero.

¿No tienes dinero? ¿Se te ha acabado lo del Fly?

Hombre... ¿Qué es esto?

¡Coño! "El tiempo es oro, cómo aprovechar al máximo la vida".

Joder lo que sabes, hijo.

¿Esto qué es? No sé cómo ha llegado ahí.

"No te escudes en la suerte".

¿Me puedo quedar con él?

Sí, pero tiene pinta de ser un coñazo...

Para el que no sabe, cualquier ayuda es poca.

Hala.

"Cada día desperdiciado es un objetivo no cumplido".

¿Qué hacía con esto en casa? Déjalo, que lo voy a leer.

¡Para, para, para! Joder...

¡Luis! ¡Luis!

(RÍE) ¡Pero bueno!

¿Qué pasa? ¿Cómo estás?

Carlos. ¿Cuándo has vuelto?

Hace unos días, aún me estoy instalando en casa de mis viejos.

¿Y no me llamas? Joder.

¿Te vas a quedar por el barrio? Una temporada, de momento.

Vaya. ¿Estás con curro? ¡No! ¿Aprobaste las oposiciones?

Qué va. Qué putada.

¿Y qué haces? Buscarme la vida, como todos.

Vengo de casa de mis viejos de recoger las cosas

de cuando éramos niños.

Mira lo que he encontrado. ¿Te acuerdas?

Voy con un poco de prisa, ya nos vemos mañana, ¿vale?

Claro.

Mañana a mediodía vendré a recoger la moto.

¿Quedamos, tomamos unas cervezas y hablamos?

Venga, "dabuti". ¿A las 12 aquí?

A ver, Carlos.

Anda, Jan Janssen, buen rodador, pero en la montaña la cagaba.

¿Un botellín? No, me marcho.

Invita la casa. No, no.

¡Y con banderilla!

El tercero. Sí.

Muy bien.

Bienvenido.

¿No hay nadie? Creo que estarán en el bar.

Oye, qué bien tienes esto y qué limpio.

Se te ha olvidado apagar la luz. Será el Rana.

Como duerme en el sofá cuando no estoy se mete en mi cama.

Ah... (MUJER) Carlos, ¿eres tú?

Coño, me parece que no es el Rana, parece que es la Rana.

Has tardado mucho. Hola, Nuka, tenemos visita.

Hola. Hola.

Soy Nuka. Soy el padre de Carlos.

Encantado. Encantada.

¿Vives aquí? No.

No, tiene su propia "kely". (RÍE)

Su propia casa. Ya lo sé, hijo.

Se cree que vivo en Marte o que soy un "carrozo".

(RÍE) Carroza.

Peor me lo pones, carroza, hijo.

Gracias por traerme. No te preocupes,

me marcho y os dejo tranquilos. Un placer.

Encantado, Nuka.

Tienes la casa muy arreglada. Te acompaño, anda.

Me ha gustado mucho.

Rubia y educada, me gusta mucho. Por favor, no le digas nada a mamá,

que la invita a comer el domingo. No te preocupes.

A tu madre no le hablo de mujeres, ni siquiera de las tuyas.

Venga, leña al mono que el tiempo es oro.

Muy guapa, muy guapa.

(SUSPIRA) Respira, que te va a dar algo.

No conoces a la familia Alcántara.

Conozco a tu padre y es muy guapo y muy educado.

"Sin que mi padre fuera consciente, desde que sufrió la angina de pecho

se había instalado en su interior el miedo a que,

en cualquier momento, le diera otro arrechucho, el definitivo.

De manera que estaba buscando desesperadamente

alguna forma de huir de aquellos tenebrosos pensamientos.

Le hubiera valido cualquier cosa, pero lo que cayó en sus manos

fue aquel libro deleznable con tan sugerente título".

"Cómo aprovechar al máximo la vida".

"El tiempo es oro".

(Tictac)

¡Buenos días! (SILBA)

Toma, Merche.

Cuidado, póntelo bien. ¿Qué?

¿Es nuestro aniversario? No, mujer.

Hace tiempo quería darte un lujo por todo lo que me has ayudado

desde la angina de pecho, pero no lo puse en la lista.

¿En la lista? Sí.

¿Qué lista? Una de tareas pendientes personales.

Hay que hacer una lista con todo lo que tengas que hacer.

Todo lo que se te ocurra, incluso las cosas más locas

que quieras hacer antes de morirte, como subir al Himalaya.

¿Te quieres hacer montañero? ¿Se puede?

Sí. Mercedes, ¿todavía en la cama?

Bueno, mira. La niña ya está desayunando.

Déjala tranquila, Herminia, a su hija le hemos dado el día azul,

como en los trenes. ¿Qué significa?

Que me encargo yo de todo.

He hecho el desayuno, he recogido la cocina...

Muy bien que la hayas recogido, pero después de desayunar, también.

La has dejado peor de lo que estaba. Ya está, se recoge después.

(RÍE) No pasa nada.

Por cierto, tengo que cambiar la bombilla.

¿Ahora, Antonio? Que no hay prisa. Me has pedido más luz.

Hace dos meses que tengo la bombilla y aún lo la he cambiado.

Quédate un poco conmigo. Merche, la gente piensa

que el tiempo sobra y eso lleva a no hacer nada.

¿Sabes qué dice el libro? Cuando una cosa puede hacerse

en dos minutos, debe hacerse inmediatamente,

como cambiar la bombilla y la tachas de la lista y ya está.

¿Así dice el libro que hay que aprovechar el tiempo?

No, el tiempo no, milano, la vida.

¡Oriol, cariño!

¡Ya está el desayuno en la mesa! -Déjale, que está en el trono.

-Ah. -¿Qué pasa con el agua caliente?

-Me he tenido que duchar con agua helada, por Dios.

Vaya nochecita que nos ha dado la vecina de al lado.

Menuda niñata. -¿Me lo dices o me lo cuentas?

(Timbre)

¿Abres tú? Me tengo que vestir. -Estoy en pijama.

-¿Y qué? (SUSPIRA)

-Buenos días. -Hola, buenos días.

-¿Es usted Marcelo? -No, soy Toni. ¿Usted es?

-Soy el padre de Luchi, su vecina.

Ayer alguien dejó un mensaje en el contestador del administrador,

pero este piso está a nombre de un tal Marcelo.

-Oiga, mire, hasta las 6:30 no ha parado el "chunda-chunda"

en toda la noche. ¿Tú has pegado ojo?

-No. -Yo tampoco.

-Los jóvenes de hoy día, ya sabe... -Sí, claro.

Además, tenemos el calentador roto. ¡Es una mierda!

Nos hemos duchado con agua fría. Vaya manera de empezar, ¿no?

-Aparte de ser el padre de Luchi soy el dueño del edificio.

Me llamo José Ignacio.

He preguntado por Marcelo porque el contrato está a su nombre.

-Sí. -Lo íbamos a cambiar esta semana,

pero no hemos podido por trabajo. -No importa.

Mi hija se acaba de instalar, ha acabado sus estudios

y este es su primer domicilio, pero está en el paro.

Está pasando una mala racha. -Ya, se ve que lo está pasando fatal.

-Hablaré con ella, no se volverá a repetir.

Le reitero mis disculpas y si necesitan algo,

como arreglar el calentador, no tiene más que avisarme.

-Gracias. -Buenos días.

-Buenos días. -Gracias.

-Ve llamando para que lo arregle. -Vamos.

-Parece majo. -Sí, más que la hija.

(SILBA)

-Muy bien, ahora, las porras. -¡Miguel, las porras!

Está esperando Josefina. -Que espere un poco.

Vaya comiendo unas campurrianas. -No, son gordas, yo quiero porras.

-¡Joder, Paquita! Esto está hirviendo.

-¿Quieres el café frío? Muy buenas.

Paca, ponme un descafeinado. Ahora mismo.

-Café... Cada día lo haces peor. Qué mala cara tienes.

¿Qué cara voy a tener? Toda la noche en danza con las niñas,

que si pis por allí, caca por allá, que si "¿Dónde está mamá?"

-Es lo que tiene el pluriempleo de canguro.

La Cenicienta, ¿a qué hora llegó? -¿A ti qué te importa?

-¡A las tres! -¡A las 4:10! Pasadas.

-Dijiste que volviera cuando me diera la gana.

-Una cosa es que vuelvas cuando te dé la gana

y otra que llegues amaneciendo cuando van a poner las calles.

-No, no, no. ¿Sabes a qué hora cierran las discos?

-¡A las cinco! ¿Has ido a una disco?

¿No me dijiste...? Una cosa, que sí.

Yo había quedado con unas amigas que habían venido de Benidorm

para tomar algo y enseñarles Madrid.

Yo me volví, pero ellas se quedaron ahí

con unos registradores de la propiedad,

que habían aprobado unas oposiciones.

(RÍE) -Registradores de la propiedad. -¿Qué pasa con las porras?

-¡Voy!

(Música divertida)

¡Hombre!

Clases de inglés.

-Toni, Toni,... Tengo algo.

¿Recuerdas que ayer me pediste que hiciera unas llamadas?

-Sí. -Se han puesto en contacto conmigo.

Un tipo que dice que tiene información sobre el secuestro.

-¿Vasco, madero o "picoleto"? -No lo sé.

Tenía acento argentino, desde luego.

Ah, y me dio un alias: Vivaldi. -¿Vivaldi?

Cachondo... Podía ser peor, se podía llamar Caruso.

Ese cantaba de lo lindo. ¿Te ha dicho si sabe dónde lo tienen?

-No. Pero debe ser muy gordo. Me ha pedido medio kilo.

-¿Medio kilo? Ni de coña.

Nosotros no pagamos por información. ¿Cómo sabes que no te engaña?

-A mí me sonó auténtico.

-Si fuera auténtico contactarían con la familia, no con nosotros.

-Ya. A lo mejor tiene miedo de que avisen a la policía.

¿Le pedimos la pasta a Moreto? -¡No, Samuel! No.

No hay nada más bajo que colaborar con alguien que hace negocio

con terrorismo. No. -A ver, lo de la rueda de prensa.

-Gracias.

-Moreto, tenemos un informador pero pide pasta.

-¿Sobre Martín Barrios?

(Música tensión)

-¿Cuánto? -No. ¡Hombre!

-¿Qué pasa? -Medio millón.

-¿De pesetas? -No, de rublos. ¡Moreto!

(SUSPIRA)

-¡Quién las tuviera!

¿Se puede negociar?

-¿Y esa lista para qué la llevas? Para no perder el tiempo, Ramón.

Un día viene la Parcas y te pilla con todos los asuntos

medio resueltos, ¿entiendes? -Bueno, bueno...

-Para haber salido toda la noche tiene buena cara Paquita.

Claro. Ahí donde la ves, aunque tenga tres hijos

es una cría. -¡Ja! ¡Qué cría ni disco ni nada!

Esta lo que ha tenido es un tratamiento de belleza nocturno...

-¡Buenos días a la parroquia!

¡Hace buen día! Y eso que ha amanecido nublado.

-Otro que ha amanecido contentísimo de la vida.

-Claro, buenos días, Pepe. ¿Qué?

¿También has estado de juerga toda la noche? ¿No?

-¿Yo? Ya me gustaría a mí. Pepe, me tienes que hacer un favor.

Una chapuza: arreglar el grifo de la bañera.

Gotea mucho y no nos deja dormir. Ahora mismo hablamos.

Me disculpa un momento. Escucha, Pepe, lo tengo anotado.

¿Lo borro ya o no?

(Música intriga)

Pepe, ven, quiero comentarte una cosa.

-Sí. ¿Lo del grifo de la bañera? No, no. La manzanita, Pepe.

-¿Qué?

Estás comiendo la manzanita del paraíso.

No sé a qué se refiere. Es la mujer de mi hermano.

La mujer de tu jefe. Eso está prohibido. ¿Eh?

Ya, ya. Si tiene razón, don Antonio.

Pero son cosas que pasan. El corazón, que manda.

Un día le vi...

Le vi esos pececitos de porcelana china y...

Y me lie la manta a la cabeza. Pero lo llevamos muy en secreto.

Pero no seas cerdo. ¡Qué secreto! ¡Caguen la leche!

El único que no se ha enterado es mi hermano.

Josefina ya me lo ha contado. Ya, es un trance.

Corta el grifo. Sí, no se preocupe.

Esto no puede seguir así. Ya está.

Vale. -¡Coño! Mira quién está aquí.

El rey de la brocha. ¿Una porrita?

-No, no. Si eso más tarde. -Pues si eso me la pides.

¡Las porras, Paquita! -Por fin, hombre.

Entonces, cuento contigo, ¿no, Pepe? Lo del grifo de la bañera no puedo.

Puedo mandar a alguien de confianza. Lo de la manzanita.

Sí, claro que sí. Puede contar conmigo.

Me comprometo a coger el toro por los cuernos.

(CONTENTO) Bueno, ¡qué pasa contigo! Hola, Carlos.

Perdona que no te diera mucha bola pero estoy con el traslado

a casa de mis viejos, no me queda ni un minuto.

Nada, hombre, ¿necesitas ayuda? No. Me apaño.

¿Y tú qué? ¿Sigues con el bareto? No.

Lo vendí para dedicarme a escribir. Jo, te has metido escritor.

Lo intento. Peleándome.

En el cole te de daban de puta madre las redacciones.

Acuérdate con don Severiano. (RÍE)

He publicado alguna cosa, pero bueno...

Ya me dejarás que les eche un ojo. Sí.

¿Y tú qué? ¿Cómo estás?

¿Te habías casado, no? Sí, pero...

La cosa no funcionó.

Ahora ya me ves, dando tumbos.

Cuando me tiraron en las oposiciones me embarqué en un petrolero

con bandera panameña y ahí he estado...

Casi un año. Tampoco es vida.

Un montón de meses encerrado en ese cascarón

y cuando vuelves a casa te pules la pasta en un pis pas.

¿Y qué vas a hacer ahora?

No lo sé. Igual algún curro de "segurata".

Tendría que hacer algunos cursillos.

Y llevar "pipa" porque sería recoger en un furgón la pasta de los ricos.

Imagínate. (RÍE)

Esta noche hay una fiesta, en casa de una amiga.

¿Por qué no quedamos todos en el Fly, unas copas,

y nos dejamos caer? Siempre hay movidas cachondas.

De puta madre. ¿Josete sigue viviendo contigo?

Sí, y Karina. Vivimos los tres. ¡Hostia! ¡Karina! ¿Cómo está?

Bien, muy liados con el grupo y sus cosas.

Seguro que le apetece mucho verte. Y a mí.

Lo dicho, nos vemos esta noche y nos tomamos algo.

Falta nos hace.

¿Quieres otra? Venga.

Eladio, pon dos.

-¿Hacen unas patatitas fritas? Esas banderillas...

Las banderillas las llevo puestas como buen español.

Pero bueno, te las voy a poner.

(Música triste)

(Teléfono)

Ya lo cojo yo.

¿Dígame? Buenos días, Mercedes. Soy Luisa.

Hombre, Luisa, ¿cómo estás? Bien, aquí trabajando.

¿Ha pasado algo? ¿Está don Antonio?

No, ha bajado a hacer algunos recados.

Pero dime, cuéntame a mí.

Es que don Mauro quería hablar con él.

¿Tardará mucho? No lo sé.

Pero dile a Mauro que si pasa algo que mejor lo hable conmigo.

Que se ponga. Sí, espera un momento. Te lo paso.

-Hola, Mercedes. Hola, Mauro.

¿Qué tal mi sobrina? Un poco verde.

Pero ya la iremos encarrilando. Vaya.

¿Hay algún problema? No, pero verás...

Hay que prepararlo todo para el trasiego del mosto

a las barricas y...

Me ha surgido un compromiso. Ya.

¿Necesitas que me acerque al pueblo o qué?

¿Antonio todavía no está recuperado? No, no. Está de baja todavía.

Pero que yo me puedo ocupar perfectamente.

Ya, pero es que la gente del campo no está acostumbrada

a que les mande una mujer. Pues que se vayan acostumbrando.

Voy para allá. ¿No se lo puedes decir a Antonio?

(MOLESTA) Eres infinito, de verdad. Que no, que voy yo.

Bueno, lo que tarde en llegar. ¿Quién es?

Mauro. Van a hacer los trasiegos y tengo que ir.

Voy y vuelvo en el día. Sí, tienes que ir, Merche.

Eso es muy importante. Quita un momento, tengo que llamar.

A ver...

(Música intriga)

Hola, Editorial de Enciclopedia Universal Ilustrada, por favor.

Antonio me ha ordenado los muebles de la cocina

y es que no encuentro nada. ¿Qué buscas?

Nada. Escucha: tengo hora en la peluquería.

¿Por qué no hablas con Antonio? Déjalo, madre.

Que se mantenga activo. Que está bien.

Mujer, ni tanto ni tan calvo, ¿eh?

A ver si le va a dar otro soponcio. No digas eso, anda.

Pues nada, muchas gracias, adiós.

Muy bien, enciclopedia: fuera.

Y ahora las clases de inglés. ¿De inglés? ¿Para quién?

¿Para la niña? No, para mí.

Dentro de unos años en España el que no aprenda inglés,

se quedará atrás, Merche. Aprovecho la convalecencia.

Ya, ya. Lo veo.

Buenos días, llamaba por lo de las clases de inglés.

Sí. Nivel elemental.

Pero con buen oído.

Pues a mí me gustaría empezar cuanto antes.

Esta tarde a las 18:00. Perfecto.

Tome nota: Travesía de Tito Fernández.

Número 3. Primero A.

Sí, soy Antonio.

Soy yo.

¿Y quién es usted?

¡Anda! ¡La madre de Gala! Claro que me sonaba la voz.

Y el número, que es parecido al mío.

(AMBAS) ¡Cuidado con el cable!

-La película se llama Truhán. Es una comedia, ¿eh?

De un nuevo realizador.

Pero sale Arturo Fernández y Paco Rabal. ¿Os animáis?

¿Arturo Fernández también enseña el culo?

Pues, hija, con suerte igual enseña lo que no enseñó la otra vez.

Y para remate del cuadro: la Faraona.

Qué pedazo de artista es Lola Flores, ¿eh?

(TRISTE) -No, yo no voy.

Es que lo de Desi está muy reciente. Me da mucha cosa.

-¿Y qué vas a hacer? ¿Encerrarte como Bernarda Alba?

-Nieves, si fuera una película dramática, a lo mejor.

Pero ¿una comedia? -Mujer, la ves pero no te ríes, ¿eh?

¿Te animas? Bueno, es que...

Me da apuro, ¿eh? Tanto salir, tanto salir.

Además, que me da miedo, oye.

Están todas las calles llenas de chorizos y terroristas

que andan por ahí sueltos. -Si vamos a la función de las 19:00.

De día. En un taxi y luego volvemos en otro taxi.

Nos deja en la puerta de casa. Bueno,... Siendo así...

A lo mejor me animo. La verdad que me apetece mucho.

Sobretodo porque los tres son de mi época.

Bueno, la Faraona es universal, ¿eh?

-Pues yo quiero ir a ver la de "Entre Tinieblas".

La nueva de Almodóvar. Va de un convento de clausura.

Pues siendo de monjas no será picante.

-No te va a gustar. -¿Y por qué?

Almodóvar siempre ha sido muy folclórico.

Moderno pero folclórico. ¿Y de qué va?

¿Es la vida de una santa?

-Un grupito de monjas que se pinchan.

Con cilicios. No. Con drogas.

Y se pillan unos "colocones" que vamos,

ríete tú de Santa Teresa de Jesús. Qué barbaridad.

Prefiero a la Lola Flores. Pues claro.

Anda, ya estás. Al secador.

-Herminia, cuidado con el cable, por favor.

Con este cable cualquiera se tropieza

y se rompe la crisma, ¿eh? -No has llamado al electricista...

-Que sí lo he llamado.

(Timbre)

Voy.

Buenas. -Disculpe.

Mi hija quiere pedirle perdón. -Ah.

-Lo siento. ¿Me puedo ir ya, papá? Me va a estallar la cabeza.

-Esta señorita merece disfrutar del descanso nocturno.

Te ruego no vuelvas a molestarla o tendrás que volver a vivir conmigo.

-Lo siento. Inauguraba la casa y empezó a llegar vasca

y a la gente se le va mucho la olla.

Pero en adelante, tendré más cuidado. Palabrita.

¿Contento?

-Ya lo ve, en el fondo es una buena chica.

-Sí, se le ve. -¿Está su marido en casa?

Me gustaría mirar lo del calentador. A ver si se puede hacer algo.

-No, no es mi marido. Es mi hermano.

-Pensaba que era usted casada. -Pues no.

-Disculpe, igual me estoy metiendo donde no me llaman.

-No pasa nada. Mi marido se murió el año pasado.

-Lo siento. Mi mujer también nos dejó hace dos años.

Sé lo duro que es superar un golpe así.

Pero de todo se sale, y más usted, tan joven y atractiva.

-Muchas gracias a todos los medios de comunicación presentes.

Vamos a ver si conseguimos que esta rueda de prensa

sea lo más rápida posible puesto que no hay tiempo material.

Ayer, bueno hoy, a las 02.00 hemos recibido

en nuestro domicilio familiar un nuevo comunicado

de la organización que tiene secuestrado a mi hermano Alberto,

en el cual ponía como condición indispensable para liberar

a mi hermano, que fuera emitido

el comunicado del día 7 en los telediarios por la primera cadena

a las 15:00 y a las 20:30.

De no efectuarse este comunicado,

mi hermano será asesinado.

Como muestra de la fidelidad de esta comunicación

hemos recibido, que lo muestro,

una fotografía de mi hermano,

actualmente con vida.

(Teléfono)

¿Sí?

-Samuel, ¿se ha vuelto a poner en contacto contigo Garganta Profunda?

-Toni, perdona. Moreto me dijo que le ofreciera 50 000 pesetas

y tampoco me parece bien. Lo he pensado y tienes razón.

No podemos comprar información. No es ético.

-No, escucha, si te vuelve a llamar queda con él.

-¿Has cambiado de opinión?

-Si sabe dónde lo tienen no podemos desperdiciar ninguna oportunidad.

-¿Y el dinero? -No te preocupes por eso.

Queda con él en un sitio seguro, del dinero me encargo yo.

-Oído cocina.

Pepe, el personal, del otro lado de la barra.

-Ya. -Y aquí los clientes.

Que se te va a quedar incrustado el codo.

Luego no me vengas con horas extras, porque no computan, machote.

(NERVIOSO) -Sí, lo que pasa es que yo,...

Quería hablar con usted. -¿Con "usted"? ¿Qué pasa?

¿Nos vas a dejar?

-No, no. No es eso.

-¿Qué te pasa?

(NERVIOSA) -Yo tengo que hacer tortilla de patata,

nos hemos quedado sin ella. -Vete.

Jugosita, ¿eh, Paquita?

La tortilla de patata, como me gusta realmente,

es jugosita. -Ya.

-Venga, desembucha, vamos, Pepe.

-Que... A ver cómo se lo digo: lo he estado pensando mucho.

Como yo trabajo aquí, con usted, contigo,

y con Paquita, pues... el roce, el día a día,

uno se encariña. -¿Se encariña con qué?

-Con el bar,... Con usted, contigo.

Con Paquita. -¡Al grano, Pepe!

¡Que no sé si subes o bajas! ¡Déjate de "gallegadas!"

-Pues eso, que como soy gallego puedo conseguir marisco barato.

Tengo amigos allí, ¿sabe?

-¿Marisco?

¿Marisco para qué?

-Para los clientes. Un detallito.

Cigalas, nécoras, de todo. Fresquito, ¿eh?

No como Galerías Preciados que eso da pena.

Todo bien regado con un Alvariño, un Ribeiro de la tierra.

¿Qué le parece?

-¿Navajas también?

Pues también.

-Joder, Pepe, las navajas me vuelven loco.

-Pues navajas, no se diga más.

-Me estás emocionando, te lo digo. Esto es entrega más allá del deber.

Esto es estar en la empresa, sí, señor, muy bien.

¡Paquita! ¡Mira lo que dice Pepe!

Cuéntaselo a Paquita.

Dale, venga.

Venga.

-Miguel, ¿podías ir a pelar las patatas?

Tengo un corte que me escuece.

-Pues claro que sí, por supuesto.

Pepe...

Te dejo encargado del marisco de esta casa a partir de ahora.

Joder, Pepe.

-Ya me encargo yo, no se preocupe.

-Marisco.

-No se lo he podido decir, me da una pena el pobre hombre...

Se le ve tan feliz en la inopia.

-Pues se lo dices tú o yo. -¡No!

Me he comprometido con don Antonio. Yo voy a...

Pero esta tarde.

Con un Ribeiro y marisquiño seguro que lo entiende mucho mejor.

(Música)

¿Mauro?

¡Mauro!

No le había visto. Este año viene carnoso.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

¿Y Mauro?

Ha tenido que irse.

¿Cómo que ha tenido que irse? Me dijo que me esperaría.

Me ha dejado encargado para que la ponga al tanto.

Tranquila, llevo toda la vida en esto.

Había que pasar el mosto a las barricas, pero nadie trabaja.

Mañana viene la cuadrilla para el trasiego.

¿Cómo que mañana? Yo me tengo que ir a Madrid esta tarde.

"Mi name is Antonio Alcántara". "Good".

"Mercedes is my wife".

"Toni and Carlos are my son".

"Sons". "Sons".

"And... And...

Inés and María are my..."

"Doctar". "Daugthers".

"Daugther, daugthers". "Daugthers".

"Very good".

"And what do you do for living?"

"Work. What are your profession?" ¡Ah!

"My..."

Esto... "My profession is wine producer".

(Timbre)

¡Herminia!

"Please, open the door". ¿Qué dices?

Le hablo en inglés, que abra la puerta, "please".

¡Ay, Señor! "I mister mister".

No puedo, ve tú.

Me estoy arreglando para ir al cine con Clara y Nieves.

No se preocupe.

Perdón. "Excuse me".

¿Cómo? "In english: excuse me".

¡Ah! "Excuse me". "Sure".

"Excuse me?"

Buenas tardes. Buenas tardes.

Me manda Pepe para lo del grifo. Claro, pase.

Es una bobada,

por la noche se te mete el ruido de la gota en la cabeza

y no hay quién duerma.

Al fondo, en el baño, no tiene pérdida.

Si necesita algo, me lo dice. Muy bien.

(Teléfono)

"Excuse me". "No problem".

Cariño, soy yo. Ah, hola.

¿Qué tal el viaje? ¿Llegaste bien? Sí, llegué bien.

Me voy a tener que quedar a dormir.

¿Algún problema? "Mauri".

"Me la ha jugado".

Que el trasiego es mañana.

Menos mal que Damián me va a echar una mano.

Menos mal, es el único en esa bodega que sabe algo.

Este Mauro...

Hazle caso y fíjate en lo que hace que sabe.

Es verdad. Es un personaje. Me ha caído muy bien.

Si no fuera por él...

Es un poco borracho. ¿Un poco?

A copas tumba a dos elefantes.

Yo aprendo mucho de él, escúchale y a su lado siempre.

¿Tú cómo estás? Aquí dando una clase de inglés.

Don Antonio... Espera.

Hay que levantar algún azulejo porque la cañería está podrida.

Perdóname, que tengo un propio arreglándome lo del baño.

"Que tiene que levantar media casa". Antonio.

¿No estarás en demasiados jaleos? Que no, lo estoy controlando todo.

Tú tranquila. Bueno, cuídate mucho.

"Sí, luego hablamos, tranquila". Adiós.

¿Cómo que tiene que levantar azulejos?

¿No era apretar una tuerca, una azafata o cambiar el grifo?

¿Qué me va a hacer? Yo lo que usted diga,

pero si hago una chapuza y vuelve a gotear no me hago responsable.

Antes o después hay que sanear.

¡Joder!

Pues sanee usted, que sabe, por favor.

Y sin ruido que estoy en mi primera clase de inglés.

No me van a sentir.

"House maintenance".

¿Eh? "House maintenance".

"House maintenance".

(Música tensión)

¿Trajeron la guita? -¿Eres Vivaldi?

-Y si no, ¿quién carajo va a venir hasta acá, boludo?

-¿La tienen, sí o no? -Antes la información.

-No empecemos con boludeces.

¿Tienen la guita?

-¿Sabes dónde tienen a Martín Barrios?

-Lo que sí tengo es el fierrito aquí guardado.

Quiero ver el dinero.

-¿Y los dos etarras que desaparecieron hace 15 días?

-Lasa y Zabala.

Ya son comida para gusanos. -¿Están muertos?

-¿Quién se los ha cargado?

-Medio kilo, carajo.

No me rompan las pelotas, ¿lo tienen o no?

-No lo tenemos.

Necesitamos algo para convencer a nuestro jefe.

-¿Quieren algo? Muy bien.

Díganle que trabajé una temporada para la causa.

Ventilando algunos etarras.

Me dejaron tirado.

Así que necesito dinero para desaparecer un ratito.

Si me lo consiguen, les digo lo que va a pasar.

-¿Qué va a pasar? -Uf...

Muchas cosas van a pasar. -Vivaldi...

Eres del batallón vascoespañol.

-Soy de quien me paga, pibe.

-¡Espera!

¿Cómo podemos localizarte?

-Hablando con ustedes me juego la vida, ¿saben?

Consigan el dinero y me vuelvo a comunicar.

¿De acuerdo?

Pórtense bien.

"Thirty... y thirty".

"Thirteen... Thirty".

(Timbre)

"Sorry".

"Excuse me". "Excuse me".

(Martillazos)

¡Por Dios!

Buenas tardes. ¿Antonio Alcántara?

Sí, pero no puedo atenderle. Soy de la editorial.

Nos llamó por la enciclopedia de historia universal, ¿recuerda?

Sí, la de Tuñón de Lara. Efectivamente.

La que tiene todos los fascículos editados en tomos.

¿Cómo que en tomos? En tomos.

¡Antonio! ¿En tomos?

Sí, 28.

Antonio, ese hombre está echando abajo el baño.

¿Sí? ¿28 enciclopedias? Todos encuadernados en piel

y con incrustaciones doradas. Eh... Sí.

¿Me perdona que tengo que...? Seguro que tiene coche pero,

¿sabe de mecánica? Eh... Sé... No, no.

Pero conduce mi mujer, que tuve un accidente.

Mujeres y mecánica malas aliadas. Regalamos un gato para la rueda.

Ahora le subo los tomos.

(Martillazos)

(Timbre)

Hola. -Le traigo el calentador nuevo.

-¿Nuevo? ¿No lo iba a arreglar? -Sí, pero he mirado los archivos

y el aparato que tiene es de los años 60, así que es el último modelo.

-¡No me lo puedo creer! ¡Muchísimas gracias!

-Es lo mínimo que puedo hacer. Antonio, por favor.

-Con permiso. -Claro, por aquí, adelante.

-Muchas gracias.

-Si quiere, me puedo quedar a supervisar la instalación.

-Eh...

Sí, claro, adelante.

He hecho café. ¿Le apetece?

-Sí, claro.

(Música de fondo)

Hasta el fondo. Por nosotros.

Joder...

¿Y qué te ha contado?

Poca cosa, la verdad.

Se le nota un poco retraído. Si ha estado de marino

igual se ha vuelto un solitario. Como si lo hubiese pasado mal.

Un poco raro. ¿Por la separación?

Ni idea. Parecía que estaba enfermo.

En cuanto le he dicho lo de la fiesta, se ha alegrado muchísimo.

Tiene ganas de veros. ¿Que hay una fiesta?

Me apunto, ¿dónde es?

-Vamos a esperar a Luis, un amigo que ha vuelto al barrio

y vamos a casa de Nuka. -Mola, esta noche mojo seguro.

Me voy a duchar. -Ya era hora.

-Josete, por cierto, ¿no tendrás calzoncillos limpios?

Que se me han gastado. -Joder, Rana.

A ver si aprendes a poner una lavadora.

No te da tiempo. -Sí, vuelvo en un momento.

Tiempo tienes que Luis todavía no ha llegado.

¡Hola! (TODOS) Hola.

¿Y esa cara? Luis, que no aparece.

Nos va a dar plantón, ya lo verás. Y la fiesta es por él.

-Están montando una performance sorpresa y necesitan ayuda.

¡Va a ser impresionante! ¿Nos vamos?

Me gustaría esperarle un poco más. Se habrá enrollado y no viene.

Que le apetecía muchísimo venir, le habrá pasado algo, ahora llegará.

Vamos a esperar un poco más que es Luis.

Si no, id yendo que yo le espero.

Si en un rato no ha llegado, me acerco a verle.

Pero no eres su niñera. Es mi mejor amigo.

Bueno... Con Josete y Karina.

(RÍE) Y el Rana.

Es que Carlos tiene muchos amigos. -Bueno, ¿nos vamos?

Id yendo, ahora vamos nosotros para allá.

Tengo edificios como este por Madrid, pero solo dan problemas.

-Problemas y dinero, ¿no? -El dinero no es lo más importante.

Es muy aburrido estar todo el día pendiente de esto.

-Madre mía, ¿cómo puede decir eso?

-¿Por qué? Lo digo con sinceridad. -Sí, sí, sincero se puede ser,

sobretodo cuando uno tiene la vida resuelta.

-No creo que tenga que avergonzarme. -No, claro. No, no.

No quería decir eso, perdóneme.

-Siempre he tenido dinero, pero sé lo que es trabajar.

Las fincas, el ganado... Y ahora esto de las casas.

-También tiene fincas en el campo.

-Llámame de tú, por favor.

Sí, eso es lo que más me gusta.

El campo, ponerme los vaqueros, arremangarme...

La tierra, Inés.

La tierra. Eso es lo más importante de todo.

-Hablas igual que mi padre. -Entonces es un hombre sabio.

Si no fuera por Luchi y esto de las casas,

en Madrid no me verían el pelo.

Pero, bueno...

Cada uno nos quejamos de lo que tenemos, ¿verdad?

-Pues sí.

Supongo que sí.

¿Otro café?

-Sí, claro.

-Y 20.

-¿Y alguna enciclopedia de cocina natural no tendrá?

Vegetariana, macrobiótica... -Le puedo ofrecer

la enciclopedia ilustrada sobre la cocina...

¡Se va usted a tomar por saco!

¡Será animal! ¿Qué ha hecho? Oiga, sin faltar.

Yo hago lo que usted diga, pero la taza había que sacarla.

¿Qué taza? Y 18 baldosines y el bajante, me ha destrozado la pared.

Se arregla. ¡Ay, Dios santo!

A ver, vamos a ver, no puede ser. ¿Qué hago con 28 tomos?

No, 20. Los otros 8 el mes que viene.

Me da lo mismo, ¿qué hago con 20? En una librería queda muy bonito.

Si la tuviera...

(Timbre)

Vamos a ver, esto era desde la letra I, había dicho yo.

¿Terminamos la clase, entonces? Tenemos que terminarla

porque lo tengo aquí anotado. Vale, muy bien.

¿Quiénes son?

(ACENTO INGLÉS) Esto es Jean y yo su compañero Terry.

Queremos compartir la verdad de la palabra de Dios.

Nosotros somos católicos, apostólicos y romanos.

Y no entiendo el inglés.

Pero, bueno, pasen, pasen. Se lo digo a mi yerno.

¡Antonio! A ver estos muchachos que no los entiendo.

¿Qué pasa?

(ACENTO INGLÉS) Hola, esto es Jean y yo su compañero Terry.

Y queremos compartir la verdad de la palabra de Dios.

-Buenas tardes. Hola, Clara. ¡Joder!

¡Cuánta gente, Antonio! Eso digo yo.

Nos espera Nieves abajo con el taxi. Vete bajando

que le tengo que decir una cosa a Antonio.

¿Le traigo la librería de la mecánica?

La de la mecánica tampoco, no me traiga usted nada.

Yo también puedo volver otro día. Que no, Paloma, lo tengo anotado.

Oiga, que eso pesa, ¿termino de sacar la cisterna o qué hago?

Haga lo que le dé la gana. Antonio, dale la cena a la niña,

está en la cocina. Que sí.

¡5 minutos!

Perdone, 5 minutos y puede estar...

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(Música)

(GRITA) ¡Es que no lo tengo apuntado!

(LEE) "Recoger camisas".

Tengo que recoger las camisas.

Pepe, cómo está el marisco, cómo está. Y el ribeiro "demasié".

-Manjar de dioses.

-¿Ahora las nécoras le van a volver a uno politeísta?

-Miguel, pero mira qué espectáculo.

Están diciendo: "Cómeme". -Cómeme gratis hoy.

Es promoción. A partir de mañana

todo el mundo apoquinando a tocateja. -De acuerdo.

-¡Y no os pongáis como cerdos! -Espera, espera.

-Que quedan muchos parroquianos por venir.

¡Hala! Un poco de empanada.

¿Y tú qué? ¿No comes marisco?

¿Eres alérgico o qué? -No, no.

-¿Qué te pasa? -Es que...

Que tenemos que hablar, Miguel.

-Me quieres pedir un porcentaje por el marisco.

Te advierto que no te pienso soltar un duro.

-Que no, que no.

Que la cosa es muy gorda.

-¿Eh?

¿Qué te pasa en el cuello? -Que no puedo hablar.

-A la cocina.

A ver, Pepe.

Desembucha, ¿qué me quieres decir? -Pues que...

A ver, que Paquita y yo...

Tanto roce, tanto roce, que al final el cántaro se rompe.

Sin ir a la fuente ni nada.

Tú ya me entiendes.

-Ni una palabra.

-Que estamos liados.

Que nos hemos liado, ya te lo he dicho.

-Es broma.

-Llevamos desde que empecé con la obra.

-Tú eres un cabrón. -Ya lo sé.

Te entiendo, Miguel pero, como eres un buen comunista,

no tomarás represalias con un pobre trabajador.

(SUSPIRA) Ahora que me he descargado...

¿Qué? ¿Una cigalita?

¡Antonio! ¿También te quieres apuntar a los mormones?

¡Todo en el mismo día!

¿Qué hacen aquí? No les he llamado. No quiero verles, que se vayan.

Si ya los he echado a todos.

¿Tú estás bien?

¿Por qué no vas a la farmacia a que te tomen la tensión?

¿Quieres agua? Estoy bien, solo un poco agobiado.

Quiero arreglar esto.

Apunto aquí todas las cosas... ¡Esto se ha acabado!

¡Ya se terminó, Antonio!

Ya está bien, que te va a dar algo, por Dios.

Voy a bajar a decir a Nieves y a Clara que no voy al cine.

Y le pido a Nieves un tranquilizante, que ella los toma.

Y te lo voy a traer.

Pero tú tranquilo, espérame aquí. Ahora mismo vengo.

(Música tensión)

Mira, ahí viene. -¿Nos vamos?

Perdonad, no puedo ir con vosotras.

Mi yerno se ha puesto pachucho, lo siento mucho.

¿Tan mal está? Yo le veo la cara muy verde.

¡Ay, por Dios! A ver si le va a dar otro sofocón.

¿No llevas las pastillas esas tranquilizantes que tomas?

Aquí no, pero en el mueblecito del teléfono tienes, díselo a Pili.

-Entonces, no viene al cine, ¿no? No, claro, no puedo ir.

Ya me contaréis la película.

Bueno, pues nada. -Creo que tampoco me apetece ir.

-¡Ah, no! Las dos no me dais plantón que me he hecho la permanente.

Hasta luego, Herminia.

Vamos, nena. -Adiós, Herminia.

Hola, Pili. Hola, Herminia. Cuidado con el cable.

(GRITA) ¡Herminia!

¡Dios mío! ¡Gírese! (SE QUEJA)

¿Qué le ha pasado? ¿Qué hago? ¿Llamo a su hija?

No, que está en el pueblo. Llama a mi yerno.

(LLORA)

(GRITA) ¡Antonio! ¡Antonio!

-¿Qué pasa? -Herminia, que se ha caído dentro.

-¿Qué pasa? -Que se ha caído doña Herminia.

-¡Pero llama una ambulancia! ¡No te quedes ahí!

-¡Antonio!

¡Antonio!

¿Qué pasa? Herminia se ha caído y no se levanta.

¡No la mováis que voy! (SE QUEJA)

Ha sido un puñetero cable, que se ha tropezado en la entrada.

-Intente incorporarse un poquito con la cabeza.

Algo para que ponga la cabeza. -Espera, toma estas revistas.

Pero, ¿cómo se ha caído usted?

Va como loca a todas partes. ¡Ay, por favor! Déjese de sermones.

Déjelos para la parroquia, que me puedo haber roto la cadera.

¿Quiere una manzanilla? O un carajillo.

No, no, Ramón, muchas gracias.

Tengo mucho frío. Espere que le traigo una bata.

-Trae, trae. ¡Herminia!

Pero, ¿dónde se ha dado, por Dios? En la cadera.

No se preocupe, la llevamos al hospital.

Que sepas que Nieves no tenía tranquilizantes,

por eso he venido aquí. ¡No se preocupe por mí ahora!

¡Ahora se calla y se está quieta hasta que sepa lo que tiene!

Doña Herminia, ya viene la ambulancia de camino.

Avisad a mis hijos que me voy con ella al hospital.

¿Y Merche? No la avises

porque va a venir en el coche, a ver si tiene un accidente.

Me encargo de todo y Paquita que se quede con María.

¿Necesita alguna cosa? ¿Agua? No, hijo, no.

Pero, si me pasa algo, no te hagas de los mormones, ¿eh?

¡Ni de los testigos de Jehová! ¡Está delirando!

¿Este cartel? ¿Eres tú? ¿Eres actriz? -Sí, bueno, a veces.

-Qué maravilla. -Bueno...

-Los artistas tenéis mucha suerte, hacéis lo que os gusta.

-Bueno...

No siempre es tan bonito como parece. -¿Por qué dices eso?

Me parece una vida fascinante. -Lo que pasa que...

Estar sola con un niño y sin trabajo, lo hace más difícil.

Estoy pensando en dejarlo. -¿Tu trabajo de actriz?

-La vida tiene estas cosas, hay que pagar el alquiler, la comida...

-Bueno, pero el dinero llega tarde o temprano.

Lo que es maravilloso es tener la capacidad

de interpretar vidas ajenas.

(Teléfono)

Es maravilloso si te pagan.

Perdona un segundo.

¿Dígame?

-Te llamo porque me ha dicho papá que la abuela se ha caído.

-¿Cuándo? -Hace un rato.

Se ha jodido la cadera.

-¡Madre mía! ¿Dónde la habéis llevado?

-A la Paz. Le estaban haciendo radiografías ahora.

-Vale, yo...

Si te acercas pronto a casa, puedo verla esta tarde.

-Hombre, eh...

No te lo puedo asegurar.

Te tengo que dejar. Te aviso mañana.

-Pues gracias por llamar y decírmelo.

Venga, un besito, adiós.

-¿Algún problema? -Eh... Sí, mi abuela.

La han ingresado en el hospital.

-Vaya, lo siento.

Si quieres, te acompaño. -Es que como tengo al niño, no...

-Luchi se podría encargar de él.

-Te lo agradezco mucho, pero me organizaré de otra manera.

Mañana llevo al niño al colegio y después voy al hospital.

-Bueno, pues... Entonces me marcho.

-Muy bien.

-Y gracias por el café. -Bueno, no hay de qué.

Gracias por el calentador.

-Es mi obligación.

Además...

Ha resultado ser un auténtico placer.

-Igualmente.

-Toni, ¿estás bien? -Sí, sí.

Han llamado de mi casa, mi abuela se ha roto la cadera.

-Vaya, lo siento.

¿Es grave? -Le tienen que operar.

-Oye, Toni, ¿qué piensas de Vivaldi? ¿Te parece fiable?

-Una de dos, o es un fantasma

o se quiere vengar de alguien utilizándonos.

-Pero ya nos habría dado la información para mancharle.

-Pero algo no me cuadra,

con el PSOE en el Gobierno no se cargan a dos etarras así como así.

-Queda mucha gente de la vieja guardia.

Igual van por su cuenta y hasta que los controlen...

-Oye, notición.

"4 GEOS detenidos en Bayona intentando secuestrar a otro etarra.

Un capitán, dos sargentos y un inspector de Policía".

"El etarra se paseaba en bicicleta cuando le arrollaron con el coche,

pero los gendarmes los vieron y los han colocado".

Poneros las pilas con eso.

(Teléfono)

¿Ibérica Pres?

(SUSURRA) ¡Vivaldi!

-¿Ya se enteraron lo de Bayona?

¿Ahora me creen o no?

-¿Nos vas a contar algo?

-Quisieron cambiar a Larretxea por Martín Barrio,

pero se metieron en un quilombo... -Escucha,

queremos entrevistarte como antiguo colaborador de la guerra sucia.

No te nombraríamos.

-Mira...

¿Y yo qué gano? -Pues, hombre,

lavarte la conciencia, por ejemplo. (RÍE)

No me jodas, ¿qué te piensas que soy, pelotudo?

Si hablo, sabrán que fui yo y me buscarán para hablar ante ellos.

Si no hay guita, olvídate. -Habría pasta.

Por supuesto, pero menos cantidad. (NIEGA) -No.

De eso ni hablar.

Sabe que la información que tengo es buena.

Medio kilo y un pasaje a Argentina. -¿Argentina? ¿Eres de la Triple A?

-Escúchame, la próxima vez que te llame será la última.

Chao.

-Tenemos que conseguir que Moreto nos dé el dinero.

(Música suave)

¿Quiere un chicle?

No, no, muchas gracias.

¿Conoce la leyenda...

del jardinero de palacio? Pues no.

Cuenta que el jardinero estaba podando los rosales

cuando se le apareció la muerte.

Y le hizo unos gestos muy extraños.

El jardinero se asustó y...

Y fue corriendo el rey a suplicarle que le prestara su caballo más veloz

para huir esa misma tarde a Bagdad. Y el rey aceptó.

Al día siguiente fue el propio rey quien se encontró con la muerte.

Le preguntó...

por qué había asustado a su criado.

Y la muerte le respondió:

"No pretendía asustarle,

solo me extrañó verle en palacio porque esa misma tarde

tenía una cita con él en Bagdad".

¿Y por qué me cuenta a mí esto ahora?

Mi esposa...

acaba de fallecer.

Le acompaño en el sentimiento.

¿Se da cuenta?

Esa historia tiene razón.

Cuando llega tu hora...

es imposible huir de la muerte.

Ahora me tengo que ir.

Lo siento.

(Música melancólica)

Siempre he dicho que con este mosto se puede hacer buen vino.

Pero la gente de aquí no cambia de idea.

La de quintales de mosto que se han ido a Valdepeñas para mezclar.

O para vinagre.

¿Cuántas de esta añada tenemos? 80.

¿80?

Por cierto, ha llamado su marido, le está buscando.

¿Antonio? Sí.

Qué raro.

Pues si me perdona un momento. Cómo no.

Voy a llamarle.

Toma, me lo ha dado Antonio para María.

-Muy bien. -¿Le has dicho algo?

-Pues sí, la verdad. Y se ha llevado un sofocón...

-¿De verdad? Joder, ¿por qué me haces esto?

-No te tengo que dar explicaciones.

¿No dijiste que estábamos divorciados anoche mismo?

-¡Con Wanda no ha pasado nada! ¿Cómo te lo explico?

-¿No ha pasado nada? Pues con Pepe sí que ha pasado

y te tendrás que ir acostumbrando. -¿Ah, sí?

¿Vas a meter a Pepe en mi casa, con mis hijas?

-En mi casa. -¿En tu casa?

Mira... Paquita. ¡Paquita, por Dios!

Reflexiona. Reflexiona, por favor.

Esto no es más que un calentón.

(Música)

Estás despedido.

(Portazo)

(Música)

¡Luis!

Tío, ¿qué haces aquí?

(DROGADO) Carlos, perdona, tío, al final me he liado

y no he podido ir.

Oye, ya nos vemos otro día, ¿vale?

Que mañana tengo la entrevista del curro y me voy a empiltrar ya mismo.

(TOSE)

Molaban las chapas, ¿eh, Carlos?

Tú siempre te pedías a Ocaña.

(Música)

"La heroína, junto con el paro y el terrorismo,

ascendía vertiginosamente por la escala de preocupación

de los españoles.

La droga estaba en todas partes.

Drogas blandas, duras, evasivas, novedosas,

y en demasiados casos, mortales.

Para muchos eran sinónimo de libertad y diversión.

A mí, saber que Luis se había dejado arrastrar por aquella lacra,

me dejó destrozado.

En aquella época no sabíamos que la heroína, como dijo alguien,

había venido para llevarse a lo mejor de nuestra generación".

(Canción en inglés)

¡Antonio!

¿Cómo está mi madre?

Debe estar dormida porque le han puesto un calmante.

¡Dios mío! Tienen que operarla, Milano.

Madre mía...

Ha sido culpa mía.

Me puse a organizarme la vida para aprovechar el tiempo

y por la tarde la casa se empezó a llenar de gente

y me puse muy nervioso, tu madre se puso nerviosa,

salió corriendo a buscar a Nieves para coger un calmante

y se cayó y se rompió la cadera.

Y la culpa es mía.

Tú no tienes la culpa. Ha sido un accidente.

No, la culpa es mía...

Mi única intención era quitarme esa angustia

que tengo últimamente en la garganta y no sé cómo hacerlo.

Antonio...

No te vas a morir.

Y ya ha pasado lo peor.

Y lo estás haciendo muy bien.

Y todavía nos vas a dar mucha guerra.

Y yo voy a estar a tu lado

para disfrutar de todo lo que nos queda.

Con lo bien atendida que va a estar descansará unos días.

Y deje de preocuparse ya, se acabaron los achaques.

La van a dejar como nueva.

Dios te oiga porque... Estoy molestísima.

Es mala suerte, la muñeca y ahora la cadera.

¿Crees que me está castigando Dios? ¿Qué te va a castigar, abuela?

Te tienen reservado un ático al lado del cielo.

No fastidies, ¿sí?

Pues llama y que lo alquilen rápidamente y no perdamos dinero

porque la queda cuerda para rato.

Parece que me han echado el mal de ojo.

He salido de Guatemala y me he metido en "Guatepeor".

No se preocupe, estas operaciones se hacen en nada.

Te aprietan cuatro tornillos y sales bailando "Paquito el chocolatero".

El médico ha dicho que en una semana te pones a andar con muletas.

¿Ha visto usted qué familia más guapa tengo?

¡Anda, hijo! Este es mi chico mayor.

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal?

¿Cómo estás, abuela? Muy molesta, hijo.

¿Os habéis enterado que han matado a Martín Barrios?

¡Qué dices, hijo!

Pero estos desgraciados es que no van a parar nunca, coño.

Dios...

(TV) "A las 8:15 de esta mañana

una llamada recibida en la Cruz Roja de Bilbao

comunicaba que el cadáver del capitán Martín Barrios

se encontraba en una caseta abandonada

localizada una hora después por dos sanitarios y un guarda forestal.

El capitán de 39 años,

padre de tres hijos de 11, 8 y 3 años de edad,

era alegre y divertido, según ha recordado el portavoz familiar".

"El asesinato del capitán de Farmacia Alberto Martín Barrios

pasó a los anales

como uno de los crímenes más execrables de la historia.

Lo que no sabían aquellos asesinos

es que su crimen conseguiría unir por vez primera

a todas las fuerzas políticas, salvo Herri Batasuna,

detrás de una pancarta con la que se manifestaron en silencio

millones de españoles en un grito mudo por la paz".

"Ya se puede decir que es la mayor manifestación

después de la del 27 de febrero, contra el golpismo.

Esta contra el terrorismo ha congregado a ciudadanos

de todo Madrid, a partidos políticos,

los principales líderes,

encabezada por el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra,

y por el líder de la oposición, Manuel Fraga Iribarne".

"Hay que hacer un esfuerzo tremendamente renovado

de todo, del Gobierno, de las fuerzas de seguridad,

de las fuerzas de información, como hoy con esta manifestación,

para terminar con bandas terroristas criminales

que solo quieren destruir la paz y convivencia de los españoles".

"Señor Fraga, buenas noches.

Todos juntos ya contra ETA, contra el terrorismo.

-Ya era hora, porque algunos estuvimos siempre.

Quiero dejar claro que es bueno estar juntos aquí

para demostrar lo que es la fuerza...

Pero esto no resuelve los problemas,

el Gobierno tendrá una doble responsabilidad

de tomar las medidas que debe tomar".

(Música)

  • T16 - Capítulo 281: Memento Mori

Cuéntame cómo pasó - T16 - Capítulo 281: Memento Mori

05 mar 2015

Mediados de octubre de 1983. En el Parlamento se vota la primera ley de despenalización del aborto. Además, España está en vilo por el secuestro por parte de ETA del capitán de Farmacia, Alberto Martín Barrios. Toni lo sigue de cerca y parece tener un buen contacto. Por su parte, Antonio decide tomarse la vida con más calma y dedicar tiempo a todas aquellas cosas que antes no podía hacer. Mientras, Mercedes acude a la bodega porque ha quedado allí con Maurín. Inés tiene problemas con su nueva vecina y decide avisar al casero del edificio para que tome medidas. Carlos se reencuentra en el barrio con Luis, su amigo de la infancia. Por último, Paquita le dice a Pepe que tiene que hablar con Miguel, pero el gallego no acaba de encontrar el momento.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T16 - Capítulo 281: Memento Mori" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T16 - Capítulo 281: Memento Mori"
Programas completos (333)
Clips

Los últimos 2.319 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios