www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2600223
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 272: Tus brazos arroparon mi insomnio - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame

tú que has vivido

el despertar

del tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño.

a recordar

las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

No lo he sabido hacer, Miguel.

Tenemos la mejor tierra,

unas cepas viejas que todo el mundo dice que son muy buenas.

Y se nos jode el vino, coño. Nunca lo he sabido hacer, joder.

Porque no podemos estar solos, Miguel.

Porque solos no vamos a ningún sitio,

tenemos que traer a alguien que sepa.

Ya traeremos a quien haga falta, pero, por favor, vámonos de aquí.

Llevamos toda la noche en vela. En tres horas estamos en casa,

te tomas algo caliente y descansas, por favor te lo pido.

Vamos a San Genaro. ¿San Genaro?

¿Qué se te ha perdido allí? Pues todo, se me ha perdido todo.

¿No dices que tengo que enderezar mi vida? Eso voy a hacer,

enderezar el rumbo de mi vida.

Ya verás qué guapo va a estar.

Y vestido de D'Artagnan, bueno, le va a encantar.

Desde luego. Muchas gracias.

Ya ves, con todos los disfraces que os he hecho.

Que no es solo por los disfraces, es por todo.

Hija, es que criar a un hijo no es fácil y menos sola.

Bueno, pero no estás sola, nos tienes a nosotros.

Va a ir todo mucho mejor. ¿Y tú qué tal?

Yo bien.

Bueno, preocupada por tu padre. No me gusta verle así.

En realidad está pidiendo ayuda. Menuda manera de pedir ayuda.

No te voy a pedir que le perdones porque te ha hecho una faena,

pero es que no está bien, te necesita.

Ya. Y no sé si saldrá de esta solo.

Yo también lo echo de menos. ¿Eh?

¿He dicho algo? Sí, ¿no?

No. Ah, me había parecido.

(RÍE) Ay, hija.

(Teléfono)

¿Lo coges tú, madre? Ya voy.

Sí, ¿dígame? ¿Cómo? ¿Quién?

Antonio Alcántara, ¿padre o hijo?

Un momento, le paso a mi hija. ¿Quién es?

Preguntan por Toni. Un señor que llama desde Tánger.

Tánger está en Marruecos.

¿Dígame? ¿Sí?

¿No aparece desde ayer?

Pues Miguel lo mismo y se ha llevado el taxi sin avisar.

-No me digas. A ver si se han fugado.

-¡Anda, qué se van a fugar con mi taxi!

-Ya sé que es una tontería, pero ya me espero cualquier cosa.

Es que no lo reconozco. ¿Tú te crees que nos va a despedir

y no tiene el valor de decírnoslo a la cara?

(Teléfono)

Mira, a lo mejor es él.

-¡Ya era hora, ya era hora!

Que coges el taxi cuando te da la gana.

-¿Qué dices? Era para una cosa importante.

-¿Y trabajar no lo es?

-Hombre, que te toca por la tarde. ¿Me quieres dejar en paz?

-Eres tú el que me está chuleando. -Antonio.

¡Antonio!

¡Antonio, sube corriendo!

No sabemos nada, han llamado de Tánger, vente rápido.

¿Qué ha pasado en Tánger?

Nada, que han llamado de la embajada.

Que han encontrado un coche quemado y alquilado a nombre de Toni.

¿Quién ha llamado de la embajada?

¿Quién ha sido? Un funcionario de la embajada.

Pero ¿qué hacía en Tánger? ¿No estaba en Barcelona?

Cuéntaselo.

Toni se fue la semana pasada a Tánger.

Estaba escribiendo un artículo de una red de corrupción policial.

Y, bueno, la investigación le ha llevado allí.

Tenía que buscar un testigo o algo, no sé.

¿Tú sabías algo de eso? ¿Y tú?

Yo qué voy a saber.

¿Qué tienen que ver unos policías corruptos con Toni?

No lo sé, papá.

Yo solo sé que le amenazaban.

¿Que le amenazaban?

Pero ¿él estaba investigando a esos policías en Tánger?

No, estaba investigándolo aquí pero un día vinieron a casa

y por eso me tuve que venir con Oriol aquí.

Pero ¿cómo no nos lo habías dicho?

Pero... ¡Ay, Dios! Pero ¿por qué os amenazaban?

¡Es que no lo sé, papá!

Creo que había un testigo.

Un testigo, se fueron a Tánger con el inspector Dávila.

-¿Dávila? ¿El facha?

¡No es posible! ¿Quién ha llamado de la embajada?

No me acuerdo.

Pero ¿era el embajador, el cónsul?

A ver si va a ser una broma. ¡Es muy importante!

A lo mejor nos toman el pelo. ¡Pero qué más da quién fuera, papá!

¡Ha aparecido un coche con dos cuerpos y uno podría ser Toni!

¿Qué? Hay que ir a reconocerlo.

(INÉS LLORA)

-Tranquilo, tranquilo.

Cálmate. Siéntate, Antonio. Siéntate.

¡Me cago en mi puta vida! Que no, Antonio...

Venga, Antonio, que no pasa nada.

Basta ya, Antonio, basta ya. Mírame, mírame.

Te necesito. Te necesitamos todos, ¿me has oído? Mírame.

Necesito que estés bien.

Sí, sí.

Carlos, sube, corre, que está tu padre arriba.

¿Se sabe algo más? No. Ánimo, chaval.

Mira si hay algún vuelo directo. Si no tenemos que coger el coche

y cruzar el estrecho.

El del consulado ha dicho que llamaría.

¿Qué pasa con Toni? No lo sabemos todavía.

(Teléfono)

¿Sí? Dígame.

Sí, un momento.

Del ministerio. Tienen un par de billetes para Tánger.

Quieren confirmar vuestros datos.

Dígame.

¿Con quién hablo?

Ah, muy bien. Sí: Mercedes Fernández López

Antonio Alcántara Barbadillo.

Eso es.

¿Cómo que en una hora?

Ah. Pues ahí estaremos.

Gracias.

El avión sale en una hora. No llegamos.

Sí, dice que nos espera. Os llevo al aeropuerto.

¡Mercedes! Hija, te tendrás que llevar al menos una muda.

¿Quieres que vaya? No, quedaos aquí vosotros, hijo.

¡Merche, coge los pasaportes!

Ah, no el mío está en el apartamento...

Vamos de camino. ¡No tengo nada!

Cállate, Antonio.

-Mercedes, en lo que podamos ayudar, llámanos.

¿Seguro que no quieres que vaya?

No, tu sitio está aquí. Te dejo al frente. Adiós.

¡Papá! María, hija.

María, hija. ¡María! ¿Adónde vas?

Muy lejos, a Marruecos, pero volvemos pronto.

¿Y juntos? Sí, vamos juntos.

Sé buena. Tienes terminado el disfraz. ¿Has oído?

Mercedes, hija.

(NARR.) "La esperanza de que a Toni no le hubiera pasado nada

marchaba a Tánger con mis padres.

Juntos por primera vez después de mucho tiempo".

Se van a buscar a Toni. "Para los que nos quedábamos

no cabía más opción que esperar".

Bienvenidos a bordo, les estábamos esperando.

Tomen asiento, por favor. -Ya era hora.

-¿Me da su abrigo? Gracias.

Gracias.

Para cualquier cosa que necesiten mi nombre es Mónica.

El comandante me ha puesto al corriente de su situación.

Les acompaño en el sentimiento.

Para cualquier cosa, avísenme pulsando el botón.

(Megafonía del avión)

-¿Le puedo ofrecer algo?

No, gracias.

Un "whisky".

Muy bien, en cuanto despeguemos.

(SUSPIRA)

No puede ser, es que no puede ser.

Esto parece una pesadilla.

Ojalá.

El coche salió ardiendo. Salió ardiendo y Toni iba dentro.

No pienses en eso ahora.

Dios mío, no puedo parar de imaginármelo.

Pues no te lo imagines, yo tampoco quiero pensarlo.

¿En qué quieres que piense?

Pues no lo sé. Yo no quiero ni pensarlo, no me lo quiero imaginar.

¿Y si no es él quien iba dentro por qué no aparece?

Pues yo qué sé. Decimos que Toni iba dentro

porque iban los papeles del coche que había alquilado.

Pero era su documentación. Pero no es seguro que fuese él.

Pero no nos lo han dicho por si acaso.

O porque es posible que esté vivo, Merche.

Dios te oiga. No es él, Merche,

es una corazonada, pero no es él.

Nadie se muere con treinta años así como así, no puede ser.

No puede ser.

(SUSPIRA)

Dios te oiga, Antonio. Pero no nos podemos hacer ilusiones.

¿Y por qué no?

Hay que estar preparado para lo peor.

No, yo ni lo pienso, Merche. No quiero, no quiero.

¿Y qué más da lo que tú quieras?

Entérate de una vez que las cosas no son o dejan de ser como quieras.

Que no eres el dentro del mundo. Te lo pido por favor.

¿Puedes dejar de ser un egoísta por una vez en tu vida?

¿Qué quieres que haga, Milano?

Dime qué quieres que haga.

Creo que no quiero que digas nada.

Creo que no quiero oírte.

¿Están bien? Sí.

Hacía mucho tiempo que no estábamos tan cerca.

¿Quieres que me cambie de sitio? No, no es eso.

Además, no quiero estar sola.

Antes me has dicho que me necesitabas.

Sí.

Ahora necesito al padre de mis hijos. Al padre de Toni.

Pero no sé si es posible, porque no sé si ese hombre existe.

Ese es el que quiero que venga y que esté a mi lado,

hablándome de mi hijo.

De nuestro hijo.

Siempre quiso cambiar el mundo, Milano.

Y meter las narices en todo, como si tuviera arreglo.

Claro que él tenía ideales.

Siempre tuvo ideales. Bueno, tenía ideales

y ganas de que le partieran la cara. Y se la partieron, claro.

Sí.

Yo creo que todo empezó en la universidad.

Con lo contentos que estábamos

cuando pusimos la orla de licenciado en la pared,

lo orgullosos que estábamos.

Coño, el primer Alcántara licenciado en la familia.

Y eso que empezó mal. Llegó tarde a lo de la matrícula,

tuve que hablar con Don Pablo y mover Roma con Santiago.

Siempre ha sido muy despistado. En eso sale a mí.

Ahora, eso sí, listo como él solo. En eso sale a ti.

Siempre he pensado que Toni es una mezcla de los dos,

cualquiera que sepa que estudió Derecho y acabó con buenas notas

y en vez de ser abogado, con todos los enchufes que yo tenía,

se dedicó al periodismo.

Mira que le dije: "No te dediques al periodismo".

Gracias.

¿Qué es lo que hemos hecho mal?

¿Qué es lo que hemos hecho mal?

Y si al final es él...

tendremos que avisar a Juana.

Bien.

Y a Santi.

Yo creo que les avisarán ellos.

A su hijo...

Y a mi madre esto la va a matar.

(REZA UN AVE MARÍA)

(Canción melancólica)

Y qué me importa, no lo sé.

Te quiero tanto que sin ti...

Nunca podré permitir

(Timbre)

que te hagan daño.

Y llorar por ti.

Te quiero tanto.

Te quiero tanto,

que sin ti...

Te quiero tanto, que sin ti...

yo moriré.

Si te miro, tú sonríes.

Y me esperas sin dolor.

Quiero otro "whisky". No bebas más, Antonio.

Hago lo que me da la gana.

¿Dónde vas?

¿Dónde iré?

Te quiero tanto...

que cuando duermo, yo ya sé que tú...

Señorita, por favor.

Otro "whisky".

Te quiero tanto que sin ti...

(TOSE)

que moriré.

(TOSE) ¿Se encuentra bien?

No. ¿Para qué le voy a decir otra cosa?

Ya, lo supongo. Con todo lo que están pasando...

No he podido evitar enterarme.

Siento lo de antes, no lo sabía. Ya.

Manuel Merino, soy médico.

Antonio Alcántara.

Tiene muy mala cara, perdone que se lo diga.

Míreme un momento, me preocupan sus pupilas.

¿No le importa que le reconozca?

Necesita descasar mucho y cuanto antes.

Ya sé que necesito descansar.

Pero no puedo, tengo que estar muy despierto.

Esto no le hace falta.

Señorita, por favor.

Lo que necesita es dormir.

Tome.

¿Y esto qué es lo que es?

¿Un barbitúrico? No, un tranquilizante.

Pues no quiero tranquilizantes, le dejan a uno tonto del haba.

(SOLLOZA)

(RECUERDA)"Muy guapa tu novia". -No, no es mi novia.

No es mi novia.

Que no es mi novia. ¿No es tu novia?

Que no, abuela, no es mi novia".

(Llaman a la puerta)

¿Sí?

Ya salgo.

¿Cómo se encuentra? Su marido está preocupado.

Estoy bien. Le puedo preparar una tila.

Que no, que estoy bien.

Siento lo que está pasando, debe ser horrible.

Yo también tengo una hija.

Estas cosas separan a las parejas.

La gente cree que es al revés, que las une. Pero no es así.

O no siempre. Así que ánimo.

No dejen que esto les hunda. No nos va a hundir.

Porque mi hijo está vivo, está vivo.

¿Cómo estás?

Mejor.

¿Y esto? Es un tranquilizante.

Me lo ha dado el de la bronca de antes, es médico.

Ya se ha disculpado.

¿Y te la vas a tomar? No pienso tomarme eso.

Eso te duerme y necesito estar despierto.

Muy despierto.

Vamos a aterrizar. Por fin hemos llegado.

(MEGAFONÍA) "Señores pasajeros, en unos minutos

aterrizaremos en el aeropuerto de Tánger,

donde la temperatura es de 24 grados.

Por favor, apaguen sus cigarrillos,

y pongan sus asientos en posición vertical, abróchense los cinturones

y aseguren las mesas".

¡Ay!

Joder, cómo se mueve esto, por Dios.

Ocurre siempre cuando cruzamos el estrecho.

(Megafonía del aeropuerto)

¡Señor Alcántara! Sí.

¿Antonio Alcántara? Barbadillo.

Íñigo Aro, estoy a su disposición.

Usted debe de ser su esposa, hemos hablado esta mañana.

Lamento el trance que están pasando. ¿Hay alguna novedad?

No, les estábamos esperando para identificar el cuerpo,

si están cansados les puedo llevar al hotel...

De ninguna manera. Vamos al depósito de cadáveres.

No sé si llegaremos antes de que cierren.

No me diga que lo cierran. Sí, aquí sí.

¿Me permite? Sí.

Aunque sea en estas circunstancias, bienvenidos a Marruecos.

¿Están completamente convencidos

de que lo del coche fue un accidente?

Las autoridades no han dudado al respecto.

¿Y ustedes sabían lo que hacía mi hijo aquí?

No. Sabemos que su hijo era periodista.

No, mi hijo es periodista

y estaba investigando a un testigo de la mafia policial, de España.

Hasta donde sabemos ha sido un accidente.

Se salió de una carretera en mal estado,

la tasa de accidentes aquí es muy elevada.

¿Me esperan aquí? Voy a por el coche.

¿A qué ha venido eso? ¿El qué?

¿Por qué has dicho que lo de Toni podría no ser un accidente?

Es mucha casualidad

que investigara a unos criminales y tenga un accidente.

Pero las carreteras están en mal estado.

Ya lo sé y también hay monos en el Congo. Esto es África.

Señores, yo taxi. Les lleva a medina.

Tenemos ya taxi. (DISCUTEN)

(Gritos)

Ya tengo el coche.

(Música árabe)

Sé que esto es muy duro, pero le ruego que sea prudente.

¿Por qué? Me refiero a las sospechas.

Si dice eso delante de algún policía o cuando vayamos al juzgado,

solo retrasará la repatriación. Pues no lo entiendo.

Pues es muy fácil. Si se abre una investigación

el juez no les dejará llevarse el cuerpo.

En Marruecos nada en sencillo. Ni conseguir un ataúd, no los usan.

Está dando por sentado que ese es mi hijo,

y antes decían no estar seguros.

Tienen razón, no estamos seguros. Por eso les hemos hecho venir.

Pero pienso que no hay ninguna posibilidad.

Encontramos incluso el pasaporte de su hijo.

Lo siento de verdad. Ojalá pudiera decirles otra cosa.

Vaya por Dios.

(Hablan y gritan en árabe)

(Gritos)

(Claxon)

Gracias a Dios, vamos.

Si durante su estancia tienen algún problema, llamen aquí.

A cualquier hora.

-He hecho café, ¿alguien quiere? -Gracias.

-Gracias por haber venido. -Es lo mínimo.

Madre mía y tus padres sin llamar.

Abuela, ¿por qué no te vas a la cama?

Déjame, déjame. ¿Seguro?

¿Quieres un café, Carlos?

Sí. Sin leche y sin azúcar.

¿Qué les has dicho a los niños? Que Toni está enfermo

y que papá y mamá han ido a buscarlo.

Has hecho bien, hija.

¿Crees que no ha sido un accidente?

-No lo sé, pero no me extrañaría. Está vivo.

Coño, que Toni está vivo. La chica esa, la novia del Quinqui,

la Chelo, se la cargaron.

Si la vimos hace una semana. Era un testigo.

Ay, madre del amor hermoso. La mataron en la calle.

En Tánger pueden hacer lo que les dé la gana.

Lo peor de la policía franquista está allí. Se lo dije.

Estamos hablando como si estuviese muerto. Y no lo está.

(LAS MUJERES LLORAN)

(HABLA EN FRANCÉS)

-Han identificado a un cadáver, un tal Rodolfo Dávila.

Dice que lo conocen. ¿A Dávila? Claro.

(ARO TRADUCE)

(HABLA EN FRANCÉS) -Que si era amigo de su hijo.

No.

Mejor digan que sí, es más sencillo.

¡Señor! ¡Sí, sí, eran amigos!

Muy buenas.

(HABLA EN FRANCÉS)

-Dice que si está preparado para reconocer el cadáver.

Dígale que estamos preparados.

"D'accord".

Espere. (HABLA EN FRANCÉS)

-Es mejor que se quede. Pero yo quiero entrar.

(HABLA EN ÁRABE)

-Que una madre no debe ver algo así, es cosa de hombres.

Creo que no es aconsejable. Merche, esta gente tiene razón,

déjame que entre yo.

Tranquila, Milano. Yo me quedo con ella.

Vamos a sentarnos.

(REZA EL PADRENUESTRO)

(HABLA EN FRANCÉS)

Sí.

(HABLA EN FRANCÉS)

Sí.

Sí.

(SE ECHA A LLORAR)

No es él, Milano, no es él. Calla, no digas nada.

No digas nada. Sígueme la corriente, pero no es Toni.

Lo siento muchísimo.

El secretario judicial acelerará los trámites lo más posible.

Necesitamos un baño para la señora.

No es él. ¿Cómo que no es él?

Que no es él. ¿Y por qué has dicho que era Toni?

Porque no me fío de nadie. No creo que sea un accidente,

pero si ha sido un accidente es mejor que crean que está muerto.

Pero está vivo, eso es lo importante.

Y no sabemos dónde está. Pero no pararé hasta encontrarlo.

Porque yo no me voy de Marruecos sin tu hijo,

que te quede claro. Gracias a Dios.

Mucho dolor. Vamos. Tranquila.

Claro que sí. Ya hablo yo con ellos.

Vámonos.

Dentro de lo que cabe...

Yo me quedo a empezar los trámites.

Hay que firmar algunos papeles pero no ahora.

El chófer les llevará al hotel. Muchas gracias.

Cualquier cosa que necesiten, no duden en llamarme.

Íñigo, muchísimas gracias y a ustedes también.

Gracias. (SOLLOZA)

(LLORA) Vamos, Merche.

Milano, escúchame. Ahora le decimos a este

que nos lleve al hotel, y ahí cogemos un taxi

y vamos a recorrer los hospitales.

Pero si está herido no habrá dicho su nombre.

No lo sé, a lo mejor está inconsciente o amnésico,

lo importante es que Toni está vivo. Así que llora.

Sí. (LLORA) Al hotel.

(Música árabe)

No lo cogen. A estas horas estarán dormidos.

Ya llamaré mañana.

"¿Diga?"

¿Carlos?

"Carlos, soy yo. Escucha".

Tu hermano está vivo.

Está vivo. "Pero no lo encontramos".

Es como si se lo hubiese tragado la tierra,

hemos ido por todos los hospitales y no lo encontramos.

¿Creéis que la ha pasado algo? "No sabemos si ha pasado algo,

no hay ni rastro de él".

¿Qué pasa? Que no lo encuentran.

¿Pero no estaban juntos? No, están buscando. ¿Cómo estáis?

Bien, cansados pero bien.

¿Y vosotros cómo estáis? ¿Cómo está la abuela?

Preocupada.

Dile que no se preocupe.

Espera que te paso a tu padre.

Carlos, hijo, ¿cómo estáis? "Nosotros bien. ¿Y vosotros?"

Muy bien. Con muchas ganas de encontrar a tu hermano.

¿Cómo está mamá?

Mamá está muy bien. Mamá es muy fuerte.

Cuida mucho de ella. Sí, claro, hijo.

Bueno, hijo, que esto va a costar un riñón.

Que os cuidéis muchísimo y que os queremos mucho.

Ah, otra cosa. No comentéis con nadie del barrio esto.

Vamos a tener la fiesta en paz. No te preocupes.

Lo dicho que os quiero mucho y mamá también. Díselo a todos.

Nosotros también, muchísimo. Ánimo. Adiós.

Lo vamos a encontrar, Milano. No sé cómo.

Pues dando la vuelta al calcetín sale todo.

Pues daremos la vuelta a Tánger.

Qué calor hace aquí.

(SUSPIRA) Yo estoy muerta.

(Canto del gallo)

Mira, Merche.

Aquello de allí es Cádiz, es España.

Me habría gustado traerte a un sitio así, sin esperar a esto.

No sé qué hacer ahora. ¿Cuál es el siguiente paso?

Empezar desde cero. Buscarle por otros sitios.

Es como buscar una aguja en un pajar.

Puede estar en cualquier parte, puede que se lo hayan llevado.

Vayamos al consulado y le decimos la verdad a ese Íñigo.

Que no era él. No me fío de nadie.

Son los únicos que nos pueden ayudar.

¿Cómo se lo explicamos? Le decimos la verdad.

No tenemos otra opción, por favor.

Como tú quieras.

Vamos a descansar,

nos quedan dos horas hasta que abran el consulado.

Tienes muy mala cara.

Tú también tienes que dormir.

Yo me tiro en la butaca.

No digas tonterías, anda.

(Oración del imán)

(HABLA EN ÁRABE)

¿Quiénes sois?

-Hola.

(HABLA EN ÁRABE) -¿Dónde estamos?

-Tienda primo Tarek. Casa mía no segura.

-¿Dónde están mis cosas? Mis pantalones.

-Tú traer aquí, mujer lavar. -¿Dónde están?

-Tú tranquilo. -Escúchame. Necesito mis cosas.

Gracias a Dios. Tengo que llamar.

-Tú no mover. ¡Todos pensar tú muerto!

-Necesito un teléfono.

"Téléphone?" -No.

-Tienes que llamar a mi familia y decírselo.

-Tenías razón, Carlos, hay que mantener la esperanza.

Tengo un contacto en el ministerio de Exteriores. Ahora le llamo.

Muchísimas gracias. Si sale algo llama a la agencia.

¡Adiós! ¿Por qué no te vas a descansar?

Es que no voy a poder dormir. Venga, Herminia, por favor.

-Viene muy bien. Y si hay novedades, te avisamos.

Madre mía...

Si tuviéramos allí a alguien que nos ayudara a encontrarlo...

¡Ay!

¿Dónde va? ¿Abuela?

¿Abuela, dónde va?

¿Abuela, dónde va? ¡Paloma!

¿Qué quieres ahora de los vecinos?

¡Paloma, soy Herminia, tu vecina! Ábreme, por favor.

Vámonos a casa. Déjame.

Paloma, ábreme, soy Herminia, tu vecina.

Ábreme, por favor. (LLAMA A LA PUERTA)

¡Paloma!

¡Abuela!

Hola.

Perdona por la hora. ¿Ha pasado algo?

¿Vosotros viajáis con frecuencia a Marruecos?

¿A Marruecos? Sí.

Con frecuencia no. Alguna vez.

Mi nieto, el periodista, anda perdido por Tánger.

Ya está bien. Vámonos. Déjame.

Mira, perdona que pase, pero llevo la noche en vela.

Y he pensado que podéis tener allí algún conocido

que nos ayude buscar a mi nieto. Estamos en un sin vivir.

Pero ¿su nieto está bien?

No sabemos nada de él, por eso necesitamos vuestra ayuda.

Pues lo siento, pero solo hemos estado allí de vacaciones.

Pero Gala dice que vais mucho y que traéis chocolate para vender.

Por eso pienso que tenéis a alguien conocido

que nos puede ayudar. (DUDA)

Es que nos movemos más por la zona de Chaouen.

¿Eso está lejos de Tánger? Está lejísimos, abuela.

Porque Marruecos es muy grande. Venga, vámonos.

Bueno, perdona la molestia. Nada, nada.

Si nos enteramos de algo yo le digo.

Gracias. Pero ¿cómo se te ocurre, abuela?

Yo qué sé, hijo, a ver si sonaba la flauta.

(SE FROTA LAS PIERNAS)

(Música árabe instrumental)

¿Y tú de qué vas, María? De princesa de Comando G.

-Vámonos que llegamos tarde.

-Aprovecho y bajo al "bistrot" que tengo mucho que hacer.

Si sabéis algo me llamáis. ¿Vale? Venga, hasta luego.

(INÉS) Llamo desde el colegio a ver si hay novedades.

Carlos, ¿por qué no te acuestas un ratito y descansas?

No es necesario que estemos aquí los dos.

Ya me quedo yo.

(Teléfono)

¿Dígame? ¡Alcántara!

"¿Sí?" ¡Llamo Tánger, Toni vivo!

¿Cómo dice? Amigo, Toni vivo, escondido.

Pero ¿quién es? ¿Qué pasa? Oiga, ¿dónde está Toni? ¿Me oye?

Escondido. Herido pero bien. Toni bien.

Madre del amor hermoso, ¿quién es?

Escúcheme, mis padres han ido allí a buscarle.

¡Teléfono corta! Mis padres le están buscando.

¿Cómo se llamaba el hotel? No lo sé, no me acuerdo.

¡La Medina! ¿Cómo?

Hotel La Medina. Mis padres le están buscando.

Están en el hotel La Medina. Por favor, lleve a Toni con ellos.

¿Me entiende?

(Teléfono comunicando)

Se ha cortado. ¿Quién era?

Merche. ¿Qué?

Merche.

¿Qué pasa, Antonio? Nos vamos al consulado.

¿Has dormido algo? No, no he podido.

¿Y la pastilla? No me la he tomado.

No quiero estar atontado. Vamos al consulado.

Vámonos, Merche, venga. (SUSURRA) Dios mío.

(Bullicio)

"Monsieur".

(DESPACIO) Consulado español.

España. Ah, "OK".

(HABLA EN ÁRABE) Gracias. No le entiendo, Merche.

¿Qué ha dicho? Todo recto y luego a la derecha.

No llevo nada.

Merche, aquí.

No tiene ningún sentido lo que dice ese de la puerta.

Es por aquí, Antonio. Por aquí a la derecha.

¿Por dónde? Ese de ahí nos está siguiendo.

¿Quién? El de la capucha. No mires.

¿Si no miro cómo lo voy a saber? Nos sigue, te lo digo yo.

No digas tonterías. Lo sé perfectamente.

Cuando estuve en Ifni me enseñaron a ver que me seguían.

Ven conmigo. ¿Adónde?

A ver qué coño quiere.

Quiero saber qué coño quiere.

¡Tú! ¡Eh! (DA UN RESPINGO)

¿Por qué me estás siguiendo? Soy amigo.

¿Quién eres? Soy amigo.

¿Amigo de quién? Amigo de Toni.

¿De Toni? ¿Dónde está?

Bien, escondido conmigo. ¿Escondido? ¿Está bien?

Sí, herido pero bien. Pero ¿dónde está?

Sí, seguid, seguid. Seguid, por favor.

Vamos.

Perdón.

No se preocupe.

(Música de intriga)

Ya estamos.

Nos están siguiendo. ¿Quién?

Pues otros, Merche.

Aquí, ¡está aquí! No, seguid. Continuad.

Rubia, rubia, rubia, rubia...

(Bullicio)

Estamos cantando La Traviata. (HABLA EN ÁRABE)

Vámonos.

Amigo, separarse, fuera.

Venga, entra aquí, corre.

Toma, ponte esto.

Dios mío. ¡Vamos!

Corre, vamos. Por aquí.

(GRITA)

(Risas)

(HABLA EN ÁRABE)

-"Salam Aleikum". -"Aleikum Salam".

-Toni. (HABLA EN ÁRABE)

Gracias.

Toni.

(AMBOS LLORAN)

Estás vivo. (LLORA) Dios mío.

Estamos aquí, hijo. Estás muy gracioso con eso.

Ah, sí. Gracias.

Gracias. ¿Bien?

(SOLLOZA) (HABLA EN ÁRABE)

-¿Cómo me habéis encontrado? Vinimos a reconocer tu cadáver,

que habías muerto. ¿Te duele?

Un poco sí. ¿Te ha visto un médico?

No, pero me han cuidado lo mejor que han podido.

Gracias, gracias.

Gracias. Toni, hijo,

¿por qué no nos dijiste que estabas en este lío?

¿Qué ha pasado, hijo? No lo sé, papá.

¿Cómo? ¿Qué ha pasado? Estaba conduciendo

y empezaron a fallar los frenos y nos salimos de la carretera.

Caímos por un terraplén y debí salir disparado,

porque recuerdo ver la explosión desde fuera.

-Suerte, mucha suerte. Yo recoger y traer aquí.

(HABLA EN ÁRABE) ¿Os cortaron los frenos, hijo?

Sí. ¿Y por qué?

Es que no les...

Déjame la maleta. ¿Qué es esto?

La maleta. Esperaos.

Por esto.

¿Esto qué es? El testimonio de un testigo

en un caso de corrupción policial. ¿Y está todo aquí?

Sí, estaba ahí grabado. Lo grabamos antes del accidente.

¿El testigo era el que iba en el coche con Dávila y contigo?

Era un joyero compinchado con la policía.

Pactaban atracos y se repartían el botín.

Es el cadáver que he reconocido.

Es complicado. Necesito volver y publicarlo.

Pero no tengo el pasaporte, estará en el coche.

¿El pasaporte? Sí.

El pasaporte está en el consulado. ¿Está en el consulado?

¿Cómo vamos al consulado? Tenemos a medio Tánger detrás.

Por Dios. ¿Nos están siguiendo?

Sí, seguramente por esto.

(Música de intriga)

¡Abran inmediatamente!

(Golpes)

¡Abran! ¡Abran inmediatamente esta puerta!

(HABLA EN ÁRABE) -Cállate.

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN ÁRABE)

(Música de intriga)

-No, no.

No puedo devolverle el pasaporte así como así.

¿Y eso por qué? Su hijo está oficialmente muerto.

Expedimos el certificado de defunción y hay trámites de expatriación.

Fue un error. Creí que era él, pero no.

¿Cómo me consta que dice la verdad? Está aquí de cuerpo presente.

Está vivo, es mi hijo, es Toni. ¿No ve que es nuestro hijo?

Lo veo, pero esta es una situación completamente irregular.

Tan irregular como que casi lo matan.

Hasta donde yo sé es un accidente. -¿Un accidente?

Escuche esto. Verá que no es un accidente.

Si quiere denunciar lleve eso a la policía.

-Quiero, pero en España. -Esto puede parecer absurdo,

pero usted está oficialmente muerto.

Y todo porque su padre ha hecho una identificación falsa a sabiendas.

Algo que es un delito. Ahí quería yo llegar.

Métame en la cárcel a mí,

pero deje que mi mujer y mi hijo se vayan de este país.

¿Quiere comprender mi situación? ¡Comprenda la mía!

Mi hijo teme por su vida. ¿Puede garantizar su seguridad?

No. ¿Qué más puedo hacer?

Yo me quedo aquí y me hago responsable.

¿Puedo hacer algo más?

¿Se lo suplico? Por Dios, se lo suplico.

Señor, su hijo está vivo, eso es lo más importante.

En unos días estos se soluciona. No puede prometer unos días

porque no puede garantizar su seguridad.

Cogeré ese avión. Deme el pasaporte.

Deme el pasaporte inmediatamente. No, hijo.

Le dije a tu madre que te sacaría de aquí vivo.

Vámonos. Muchas gracias.

Gracias, de verdad. Muchas gracias.

Gracias. -Me va a costar explicar esto.

Si es verdad la mitad de lo que sé, tenga cuidado.

En el aeropuerto no va a ser fácil. Está en todos los periódicos.

-Lo importante es entregarle la cinta al juez cuanto antes.

-Buena suerte. -Gracias.

-No me las dé a mí, déselas al loco de su padre.

(RESOPLA)

(Megafonía)

(Música de intriga)

Gracias.

(CARRASPEA)

Ahora llevo barba.

(RESOPLA)

"Merci".

(HABLA EN FRANCÉS)

-Un accidente de coche.

(Música de acción)

"Merci". Gracias.

(SUSURRA) No miréis atrás.

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Eh, eh, "monsieur"! "S'il vous plait".

¿Qué pasa? "Venez, monsieur".

Oiga, vamos a perder el avión. (HABLA EN FRANCÉS)

Esto nos lo han dado en la embajada. Papá, no te va a entender.

Papá, no te entiende. ¿Cómo no me va a entender?

No quiere entenderme. (HABLA EN FRANCÉS)

Pero si en España... Vamos, que lo perdemos.

¿Dónde vamos? Dadme los pasaportes.

Me cago en la leche.

(Música de intriga)

Antonio Alcántara

y familia.

Un placer conocerles.

Es una pena que no se hayan querido parar conmigo en La Medina.

-No puede retenernos, no estamos en España.

-Por si no te has dado cuenta,

aquí la policía también soy yo.

Sé que no estamos en España,

pero los compañeros marroquíes siempre colaboran.

Sobre todo... -¿Qué haces?

-Cuando se trata de detener a tres sospechosos

de tráfico de drogas. ¿Qué dice de tráfico de drogas?

Más hachís. ¿Hachís?

Qué curioso que a una señora como usted

le dé por esto de bajarse al moro.

(SUSPIRA) Ver para creer.

-Saque ahora mismo eso de ahí. -La cinta.

-¿Qué cinta? -Alcántara,

o me das esa cinta ahora mismo

o a tu madre le caen 20 años en una prisión marroquí.

No tengo ninguna cinta. Ardería en el accidente de coche.

Es lo que tiene haberlo quemado. -Pues es una pena,

porque una prisión marroquí no es lo más recomendable para una madre.

Hijo, por Dios, dale la cinta.

Has oído a tu madre.

-Escúcheme bien, en la embajada ya saben todo lo que ha hecho.

-¿Qué pruebas hay?

Te lo diré por última vez.

Dame la cinta u os mando a los tres al cuarto de registros.

Y os aseguro que no os va a gustar.

Dame la cinta, hijo.

Dame la cinta.

No queremos perder ese avión.

¿Me permite?

Qué problema este de las drogas. (RÍE)

(HABLA EN ÁRABE)

(AMENAZANTE) Alcántara, ten mucho cuidado a partir de ahora.

Voy a estar respirándote en la nuca todo el tiempo.

Si se dan prisa pueden coger ese avión.

-Vamos, papá.

(Megafonía en francés)

Antonio. ¿Qué?

(Música emotiva)

¿Los billetes?

-Papá, los billetes.

No me creo que lo que ha pasado no haya servido para nada.

Al final se ha salido con la suya.

Bueno, olvídate de eso, Toni.

Estás vivo de milagro, y tu madre está a salvo,

que es lo que importa, ¿entiendes? No lo entiendes tú, papá.

Bueno... Ese tío es un criminal.

Se ha llevado por delante mucha gente y lo seguirá haciendo.

Venga, no te pongas así. Si llevas razón.

Encontrarás otra manera de conseguir una prueba.

¿Vas al baño?

Mira que es terco. (RÍE) Él y sus ideales.

No sé, tienes razón.

Dios santo bendito también...

No había pasado más miedo en mi vida.

Y ese cabrón quería meterte la droga en el bolso.

Por Dios.

Lo estaba pensando ahora.

Ya sabes que uno, cuando lo tiene todo perdido,

le da por pensar. (ASIENTE)

Uno piensa en la cantidad de errores que ha cometido.

Yo el año pasado lo tiré todo por la borda.

(SONRÍE) No, no te rías.

No te rías, no me pondré pesado. Pero quiero que sepas solo una cosa:

estos días, a pesar de todo el susto

y del miedo que hemos pasado, pero miedo de verdad,

hacía mucho que no era tan feliz

por estar juntos.

Ya lo he dicho.

Descansa un rato, anda. Tienes que dormir.

Ahora sí me vendría bien dormir.

Vamos.

¿No funciona? No.

¿Quieres que vaya a por agua? (RESPIRA HONDO) Sí.

Quería un vaso de agua para mi marido.

Claro que sí.

(RESOPLA)

(RESPIRA HONDO)

(RESPIRA HONDO)

(Música emotiva)

(SORBE)

"Hay amores dormidos que siguen latentes

a pesar de la erosión del tiempo, del egoísmo o de las traiciones.

Son amores que, aunque a veces resultan nocivos,

de tanto en tanto nos tientan con una nueva oportunidad.

De nosotros depende despertarlos o dejarlos en letargo".

(GIME) Eh, Mónica.

(RÍEN)

-Hola.

¡Asunción!

¿Qué pasa contigo?

María, ven.

Te he echado de menos.

Bueno.

¡Merche!

Anda, sube para casa.

Bueno, ya lo tienes en casa.

(ASIENTE)

(SUSPIRA) Ahora subes, ¿verdad?

Claro que subo, lo que no quiero es tener que volver a bajar.

Poco a poco, Antonio.

Poco a poco, ¿eh?

Gracias a la vida

que me ha dado tanto.

Me dio dos luceros

que cuando los abro

perfecto distingo

lo negro del blanco.

Y en el alto cielo

su fondo estrellado.

Y en las multitudes del hombre

que yo amo.

Gracias a la vida

que me ha dado tanto.

Me ha dado el oído

que en todo su ancho

cada noche y día

grillos y canarios,

martillos, turbinas, ladridos,

chubascos

y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida

que me ha dado tanto.

Me ha dado el sonido

y el abecedario.

Con él, las palabras

que pienso y declaro

madre, amigo, hermano

y luz alumbrando

la ruta del alma del que estoy amando.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 272: Tus brazos arroparon mi insomnio

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 272: Tus brazos arroparon mi insomnio

05 jun 2014

La llamada de un funcionario del consulado en Tánger pone rápidamente en alerta a toda la familia. Han encontrado un coche completamente calcinado que estaba alquilado a nombre de Toni. Superado el shock inicial, a Antonio y a Mercedes no les queda otra que sacar las fuerzas necesarias para viajar de urgencia a Tánger para identificar el cadáver de su hijo. 

Sin casi tiempo para preparar nada, Antonio y Mercedes salen rumbo a la ciudad marroquí. Será un viaje muy intenso cargado de dolor, miedos e incertidumbre, y en el que tampoco faltarán los reproches entre el matrimonio. Hacía mucho tiempo que no les veíamos compartir tanto tiempo juntos, por desgracia, las circunstancias no son las más agradables.

Ya en Tánger, lo primero será reconocer el cuerpo de su hijo. Al duro momento, se une el hecho de que pronto la noticia de que están en Marruecos corre como la pólvora y pone en aviso a los miembros de la mafia policíal que han tenido que ver con el incidente de Toni...

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 272: Tus brazos arroparon mi insomnio" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 272: Tus brazos arroparon mi insomnio"
Programas completos (366)
Clips

Los últimos 2.659 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Cuentate

    Excelente capítulo. Muy buen guión con suspense incluido.

    11 ago 2016
  2. Jaime

    Por favor, ¡No me digan que esa despedida del ultimo episodio titulado LA BODA DE CRISTAL en el que al final todos saludan desde el escenario quiere decir que la serie llegó a su fin! Aquí en Puerto Rico tienen una fanaticada enorme! Vamos, después de 1985 queda mucho que decir de la historia de España y hay mucho que añadirle a la vida de los Alcántara!!!

    22 may 2016
  3. Rouss Así Nada Más

    La mejor serie del mundo y d todos los tiempos

    26 feb 2015
  4. ROBERVET

    Muy buena serie, lastima que se adelanten en un año a la salida del disco de Golpes Bajos " A Santa Compaña" de 1984 para ubicar su primer single " Fiesta de los maniquies" en Abril 83. NO LOS TOQUES POR FAVOR....

    10 ene 2015
  5. Martha Carvalho

    Saludos desde Uruguay, me encanta esta serie y sus personajes. Gracias por esta app ahora podré verllos cap de la T 16 cuando los suban. Abrazo equipo de Cuéntame y de rtve

    06 ene 2015
  6. Claudia

    Brillante! Esperando la nueva temporada. FELICES FIESTAS,!

    21 dic 2014
  7. Maria

    Estoy esperando en Argentina el anuncio de la nueva temporada, ojalá sea pronto porque quiero ver cómo arreglan las cosas Merche y Antonio, siendo que no han hablado todo lo que necesitan para entender por qué tuvieron esa separación. Estará bueno verlo porque en esa época se empezaba a entender que la responsabilidad y culpa de fracaso matrimonial era de dos, y no de uno sólo como se pensaba tiempo atrás.

    30 nov 2014
  8. Carolina

    Los he seguido por TVE Internacional desde el 2009 y busqué la forma de verme las temporadas completas. Gracias a su programa he conocido mucho mas de los acontecimientos de España. De alguna forma, mi país y mi familia se vieron reflejadas en la serie (soy colombiana). Les felicito a todos por tan buena historia, producción, ambientación, interpretación... A TODOS, GRACIAS!! Abrazos y muchos éxitos en el futuro

    07 nov 2014
  9. maria

    A ganas d una nueva temporada

    02 oct 2014
  10. Diego

    Pues yo creo que sobra melodrama. Creo que el rescate de Tony ha sido acertado, pues alargarlo hubiera sido ya desesperante. No obstante, la infidelidad y separación del matrimonio debería haber sido como la temporada 8 en la que Antonio se metió en el juego: tan sólo tres capítulos hasta que consiguió pagar la deuda y uno sólo hasta que volvió a casa y Merche lo perdonó. Esta temporada ha sido demasiado surrealista, nada que ver con la vida cotidiana de una familia de clase media. Por otra parte, ya que no está Desi y Tony está separado, sería muy bonito volver a ver a Clara y Tony enamorados; pero esta vez de verdad, sin escándalos y sin esconderse y terminando en boda.

    16 sep 2014