www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2593054
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 271: Aviones de Papel - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame,

tú que has vivido

el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño

al recordar

las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

(Canción de Rosa Chillón)

Joder, qué horterada, macho. (CANTA) -"Yo creé el super colchón".

(RÍE) -Han destrozado mi canción.

¿Cómo he podido venderme así? Tampoco eres Leonard Cohen.

Además, vamos a ganar una pasta. -No quiero dinero, sino mi canción.

A ver, Marcelo,

¿no tienes claro que vosotros seguriéis cantando "Superamor"?

Esto es una cosa puntual. (DESCREÍDO) Ya.

¿Y tú qué dices, Josete?

-Pues que cuánto me toca a mí. (RÍEN)

(NARRADOR) "Supercolchón, la versión publicitaria de 'Superamor',

había puesto a Rosa Chillón en el mapa.

Pero si hubo esos días una canción que destacó por encima del resto,

no tanto en ventas como en polémica, fue la emitida en 'Caja de ritmos'

de aquel grupo femenino punk conocido como Las Vulpes".

¡Las Vulpes! Vaya trasto.

(CANTA) "Permíteme que te dé mi opinión.

¡Mira, imbécil, que te den por culo!

Me gusta ser una zorra.

Me gusta ser una zorra.

Me gusta ser una zorra".

¿Qué estáis escuchando? ¿Oyes lo que están diciendo?

¡Qué barbaridad! Id a la habitación a jugar.

Venga, anda. Oriol.

A la habitación. Uy, por Dios. Venga, María.

Yo quiero verlo. Esto no lo puedes ver.

(ESCANDALIZADA) ¡Por Dios! Qué barbaridad.

¡Venga a la habitación, hombre!

"Prefiero masturbarme yo sola en mi cama".

María, Oriol, a la habitación, que me voy a enfadar.

Pero quiero verlo. ¡Que no puedes verlo!

Apago la televisión y ya está. ¡Pero qué poquísima vergüenza!

No echan más que porquerías. Y a la hora en que están los niños.

Apago y ya está.

"La emisión de aquella actuación levantó tal polvareda

que provocó más de un editorial de periódico,

una querella de la Fiscalía General del Estado

y la dimisión de Carlos Tena, director y presentador del espacio".

"Me gusta ser una zorra".

-¿Pero cómo pueden decir esas letras? -"Tuvo problemas con la comunidad

moralista del..." -El tontolaba, ahora...

Para esto quería el Gobierno la libertad, ¿no?

Sin embargo, a Ruiz Mateos le han cortado las alas.

El Gobierno no puede tolerar que un hombre de derechas

y de misa diaria les enseñe cómo crear empleo y riqueza.

Crear riqueza para él, por lo visto.

Todo ese tinglado con la abeja es falso.

¿Falso? Nos ha jodido.

Ponme otra ronda.

(VACILANTE) Antonio... Escúchame:

tú no puedes entender la mentalidad de uno de estos empresarios.

Perdona, Antonio, que yo soy empresario.

(MIGUEL RÍE) -¿De qué te ríes?

Pequeño empresario, pero empresario. ¡Que no!

No te lo digo por fastidiar, Ramón, pero tú no eres empresario.

Tú eres autónomo, que no es lo mismo.

¿Y cuál es la diferencia, listo? Que no quieres subir.

Cuanto más alto se sube más dura es la caída.

¿Pero quién habla de caídas, hombre?

Así no es. No, pero yo solo lo sé hacer así.

Deja a la abuela tranquila y termínate la merienda.

Luego me tienes que ayudar y recoger todas tus cositas.

Abuela, mañana nos vamos. Ah.

¿Han acabado con las cañerías en tu casa?

Sí, afortunadamente, sí.

-Abuela, hazme otro. Yo no sé hacerlo como tú lo quieres.

Vamos a gastar todas las hojas del cuaderno.

¡Eres tonta! -¡Oriol, ven aquí ahora mismo!

¡Ven aquí ahora mismo!

¿Hola? Hola, hija.

¿Qué ha pasado? Nada, se ha derramado el Cola-Cao.

¿Y Oriol?

Con su madre. Déjame, yo lo recojo.

Han llamado del colegio de la niña. Que había una reunión de padres hoy.

¿Pero qué día es hoy?

No me digas que se me ha olvidado. ¡Será posible!

Te toca.

La dire dice que mis padres no van a las reuniones.

-Pues vaya cosa, mis padres no van en la vida.

-Tus padres son hippies. -Y los míos como si lo fueran.

No se enteran de nada. -Ya, pero los tuyos son chinos.

Creo que nunca se van a volver a juntar otra vez.

-¿No dices que tu padre ya no tiene novia?

-Es que siguen peleados.

-Si ya no tiene novia seguro que tu madre perdona a tu padre.

Mi madre siempre perdona a mi padre. -Sois hippies, así cualquiera.

-Si quieres que tus padres vayan a las reuniones del colegio

tienes que hacer algo gordísimo.

Así seguro que les echan la bronca por estar separados.

-¿El qué? -Algo gordísimo.

-Pon la canción otra vez.

("Me gusta ser una zorra")

(CANTAN) -"Me gusta ser una zorra. Me gusta ser una zorra.

"Me gusta ser una zorra. Me gusta ser..."

-¡Para un momento!

Hay una cosa que no comprendo. ¿Qué es una zorra?

(RADIO) -"Superamor es una de las canciones de la temporada.

Todo gracias a la publicidad de una conocida marca de colchones.

(MARCELO) Y a que la canción es buenísima".

(RÍE) No tiene abuela, ¿eh?

Menuda diva está hecho, la víbora esa.

(LOCUTOR) -"¿Dónde os habéis dejado a las Flies?

(JOSETE) "No han podido venir, estaban muy liadas".

-¿Cómo? De Marcelo vale, pero no me lo esperaba de ti, Josete.

-Yo le dije que teníamos que ir todos pero ya sabéis cómo se pone.

-Y no eres capaz de plantarle cara. -Pues... sí.

Pero él consiguió la entrevista. (MOLESTA) -Pues nada, muy bien.

No discutáis, es solo una entrevista, tendréis miles.

Olvídate. ¡Karina!

Joder, cómo se ha puesto la Fly. Algo de razón tiene, ¿no?

Pili también se va a enfadar.

(Timbre)

Hola. ¿Carlos Alcántara?

Sí, soy yo. Traigo una carta certificada.

Por favor, firme aquí.

Muy bien, gracias. Adiós, buenos días.

Es del juzgado, que tengo que ir a declarar pasado mañana.

Si te acusaran de algo te lo habrían comunicado, ¿no?

Supongo.

Mamá, ¿por qué no habéis venido a la reunión de padres del cole?

Lo siento, hija, no he podido.

Tanto trabajo...

Métete en la cama.

(Música tierna)

¿Y papá?

¿Papá?

Me imagino que por lo mismo.

Habrá tenido trabajo.

Pero te prometo que a la próxima vamos.

¿Un beso de esquimal?

Y ahora uno de mariposa.

Buenas noches, hija. Buenas noches, mamá.

Esta canción se la dedico a mis padres.

Quiero que vuelvan a estar juntos y felices.

(CANTA) "Si tú me vienes hablando de amor,

qué dura, la vida, cual caballo me guía,

permíteme que te dé mi opinión:

¡Mira, imbécil, tú no sabes nada!

(TODAS) Me gusta ser una zorra. Me gusta ser una zorra.

Me gusta ser una zorra.

-Quiero ver a mis padres

quererse mucho siempre,

que se miren y se quieran

de una vez por todas.

(Canto del muecín)

(Música árabe)

(HABLA EN ÁRABE)

-Gracias.

-Vaya cara, chaval.

¡Abdelkhader!

Seguro que es por culpa de tu té.

-Estaba aquí cuando me levanté, muy temprano.

-No he podido dormir. -No encuentra cómoda tu cama.

-No es por la cama.

-No será por culpa de la yonqui esa. -No era yonqui.

-Bueno, no te pongas así, coño. No he dicho nada.

-No sé qué coño hacemos aquí. -¡Esperar, joder!

Esperar: eso hacemos.

¡Esperar!

-¿Está bueno el té? -Está cojonudo.

-Yo me marcho. -¿Dónde vas?

-A hacer mi trabajo. -Ya salió el reportero Tribulete.

-Dávila, estamos perdiendo el tiempo. ¿Y si Villa te ha engañado?

Villa estudia con los israelíes y tiene complejo de James Bond.

En cuanto note algún movimiento extraño se jodió todo.

-Tengo experiencia. Sé qué preguntar y a quién.

-En Tánger hay gente muy peligrosa, Alcántara.

-¿Se va a poner racista ahora? -La gente peligrosa no es la de aquí.

-Espero hasta mediodía.

-¿Adónde vas? ¡No hagas ninguna tontería, chaval, coño!

-Voy a estar aquí, fumando. Tranquilo.

-No nos puede hacer esto y despedirnos de un día para otro.

(CALMÁNDOLAS) -Antonio todavía nos tiene que decir algo.

-Bueno, pues que lo diga, porque... (LAS DEMÁS PROTESTAN)

-Buenos días, Antonio. -Buenos días, Antonio.

Buenos días, ¿qué hacéis aquí? Queremos hablar contigo.

Espero que no sea de los sueldos. No es por eso.

-Pero ahora que lo mencionas, no estaría mal un aumento.

-Es por el cierre de la empresa.

¿Qué cierre? Vamos, Antonio, no disimules.

Clara nos ha dicho que vas a cerrar. Pues Clara se ha pasado de lista.

No hay nada decidido.

O sea, que es verdad, estás pensando cerrar la empresa.

¿No tenéis nada que hacer ahí abajo? Todo el mundo a trabajar.

¿Entonces qué? ¿Qué va a pasar? (MOLESTO) "Entonces qué".

Cuando sepa algo ya os lo diré.

(ENFADADA) Vamos abajo, que esto no tiene nombre.

-Tenían derecho a saberlo, Antonio, trabajan aquí.

Ya, Clara, pero hay una cosa que se llama "lealtad".

"Lealtad".

Sí, lealtad. ¿Y me lo dices tú?

No eres una niña. ¿No ves que esto ya no funciona como antes?

Nos hemos quedado arrinconados en el barrio y nos cuesta cobrar.

No, Antonio. La competencia nos está comiendo.

No es por eso, Antonio, es porque tú vas a lo tuyo.

Clara, no me fastidies.

¿Por qué no quieres saber nada con nosotros?

Me voy a lo de mi hermano.

Antonio.

Antonio, por favor. ¡Antonio! ¡Antonio!

(Música triste)

¡Antonio, hombre, por Dios!

-¿Entonces qué?

¡Pero bueno! ¿Este se cree que se puede jugar con nosotras?

¡Pues se va a enterar!

-Si vas a cerrar la empresa es lógico que quieran saber qué pasa.

¡Coño, que es su trabajo, es importante!

Joder, no me dejan ni respirar. Me cuesta respirar, me ahogo, coño.

(Teléfono)

París-Nalón.

Mauro. Aquí le tengo. Delante.

Te lo paso.

Dime, Mauro.

Sí.

No fastidies.

Eso está muy bien, Mauro.

En cuanto lo tengas confirmado me avisas y voy para allí.

Pues nada, hasta luego.

¿Qué quería?

Nos piden 35.000 botellas del tirón.

¿Sí? Un amigo de tu hermano.

¡Que no es mi hermano! Se acabaron las bromitas.

Aunque sea mi hermano no lo es. Ya sé que tu hermano soy yo, joder.

¿Por qué me quitas la copa? No me parece bien que bebas tanto.

Pues tendré que ir a levantar España, porque a este paso...

Hola. ¡Hombre, está aquí el "caganer"!

Ven, hijo. ¡Aquí, mua!

No soy un "caganer". Ya lo sé, hijo, es una broma.

¿Ya os vais? Sí.

Vamos para casa ya. -Abuelo, hazme un avión.

¿Cómo? ¿Un avión, hijo? ¿Así, de repente?

¿Cómo lo quieres? De papel.

(MIGUEL) -¡Ah, de papel! -Está obsesionado perdido.

Has acertado, hijo. A mí los aviones de papel me salían...

(Canción en italiano: "Volare")

¡Bastante bien, muy bien! ¡Tráelo, hijo!

¿A que tú quieres mucho a tu abuelo? Sí.

Pues tira el avión, hombre. ¡Venga, arriba!

¿Su amigo va a venir o qué? -Que sí, joder, qué poca paciencia.

¿No te gusta hacer turismo?

-Aparte de llevar toda la vida dando leches,

¿a qué se dedica ahora? -Al "Import Export".

Traducido al cristiano quiere decir: contrabando de hachís.

-Vamos, que lo tiene todo.

Pues ya puede ser de fiar. Llevamos toda la mañana aquí.

(EL HOMBRE HABLA EN ÁRABE)

(Música de suspense)

-Que esperemos aquí.

Este truco de los recaditos lo aprendió de los israelíes.

¿Adónde vas?

-A hacer una llamada. -No tardes.

(TONI Y EL CAMARERO CONVERSAN EN FRANCÉS)

(Música de suspense)

(TELE) -"'El caballero de la mano en el pecho' versión Paco Micro.

Seguro que se va a quedar impresionado.

(SE QUEJA) ¡Ay, mamá!"

(Teléfono)

-¡Mamá, el teléfono! -Sí, cariño, ya voy.

¿Dígame? -Inés, soy Toni.

-¿Qué tal, cómo estás?

-Bien, solo llamaba para comprobar que estuvierais en casa.

¿Está todo bien? -Todo en orden.

Estamos bien. -Mamá, hazme otro avión como este.

-Sí, cariño, ahora voy. -Oye, ¿y mamá y papá?

-No saben nada de lo tuyo, creen que estás en Barcelona.

¿Habéis encontrado lo que buscabais? -No, estamos en ello todavía.

Inés, te tengo que dejar. -Toni, ten mucho cuidado.

-Un beso. Descuida.

(Música de suspense)

-Así que este es tu nuevo compañero de patrulla.

(RÍE) Menudo equipo hacéis.

No seas melindres, chaval, y ten un poco de educación.

¿O es que los rogelios no respetáis a los mayores?

-Venga, coño, Alcántara.

Es un histórico. Ya no quedan policías como él, joder.

(TOSE)

¿Para qué coño he dejado de fumar, si estoy hecho una mierda igual?

-Qué mal te sienta la democracia.

-Tenía que haber hecho como tú. -¿El coche de ahí fuera es vuestro?

-Sí, lo he alquilado. -¿Quieres que vayamos en coche?

-No, estamos mejor aquí.

Os llevo observando todo el día y no os ha seguido nadie.

-¿Quién nos iba a seguir? -Nunca se sabe.

Pero tranquilos, aquí estamos bien.

Es seguro.

Ahmed.

¿Té?

Té.

-No sé, cariño, creo que este iba así.

¿Este puede ser?

-Así no es, así es una mierda. -¡Oye, a mí no me hables así!

¡Será posible!

Vamos a montar el del abuelo, a ver.

¿Esto cómo va?

Esto...

-¡Tú eres idiota! -¡Oye!

¡No me gusta nada que hables así! A tu cuarto castigado.

-No. -Ya estoy harta. ¿Cómo que no?

A tu cuarto ahora mismo. -Ese no es mi cuarto.

Tú no eres mi madre. -¡Oye!

¡Ya está bien! -¡Ojalá te hubieras muerto tú!

¡Ojalá te mueras!

(Portazo)

(Música triste)

-Oriol, abre la puerta.

(Toques en la puerta)

Ya está bien.

¡Abre la puerta!

(Música juguetona)

(Música rock)

-María, ¿qué haces aquí? ¿No te has ido a casa todavía?

-Lo he escrito yo.

(Teléfono)

Hipólita, ¿dígame?

Sí, soy yo.

Sí.

¿De verdad?

¿Seguro que ha sido mi hija?

No, claro.

Vamos para allá ahora mismo.

Yo llamaré a su padre, sí.

Adiós.

Como me dijiste, el tío este llegó hace un par de días en avión.

Según consta en la ficha que dejó en Inmigración

se hospeda en casa de unos parientes. Lo he comprobado y es verdad.

Tiene aquí unos familiares judíos, joyeros de la "kashba".

Pero se ha sacado un billete para Ginebra.

Y de allí otro para Brasil.

El tío está acojonado de verdad. -¿Cuándo se va?

-Mañana. -Pues estamos perdiendo el tiempo.

-¿Qué puedes hacer tú? -Convencerle...

de que hable con vosotros.

-¿Convencerle?

-Convencerle. ¿O tienes algún problema?

Si no lo consigo yo, a lo mejor tú puedes hacer que se derrote.

Se te daba muy bien. ¿Qué digo bien? ¡Si era un maestro!

Pero eso tú ya lo sabes, ¿no?

Ojo, Dávila, que te conozco. -Yo ya no soy el que era.

-Pues es una pena.

Joder, quién te ha visto y quién te ve.

Bueno...

Ya sé dónde os alojáis.

Ahora tengo que irme. Mañana a las doce.

(Música de suspense)

(Música tierna)

¿Por qué lo has hecho, hija? Porque es feísimo.

¿De dónde has sacado la pintura?

Seguro que tu amiga Gala. No.

La he cogido de clase de trabajos manuales.

Debe estar a punto de llegar. Ha dicho que venía inmediatamente.

Lo siento muchísimo, esto son cosas que ven en la televisión.

Si no, no me lo explico.

(Llaman)

Adelante.

Perdón, no he podido venir antes. Hola, papá.

¿Qué hay?

(LEE) "Me gusta ser una..."

¿Pero tú eres tonta o qué, hija? ¿Qué haces?

María, ¿quieres salir un momentito?

-¿Puedo irme a casa? Sí, cariño.

Ten mucho cuidadito y luego hablamos.

Directamente a casa, ¿eh? ¡Vamos, hombre!

No he podido venir antes.

Perdón. ¡Joder!

Esto es lo de menos.

Se vuelve a pintar y ya está.

María es una niña muy buena que estudia,

que progresa, que se relaciona muy bien con sus compañeros,

pero la verdad es que últimamente la hemos visto un poco rara.

¿Hay alguna razón por la que haya hecho esto?

No es normal.

Parece que quiere llamar la atención. Os habéis separado hace poco, ¿no?

¿Hay que hablar de esto aquí?

Pues claro.

María está muy nerviosa últimamente y duerme mal.

¿Me lo dices o me lo cuentas? ¿O tengo yo la culpa?

No se trata de buscar culpables.

Lo importante es otra cosa.

No sois los únicos que os habéis separado. Yo también lo hice.

Pero María no tiene por qué pagarlo. Eso dígaselo a ella.

¡Será posible! Esto es increíble.

¡Claro que es increíble, me ha echado de casa!

Me ha tirado la ropa por la escalera.

No hemos venido a echarnos los trastos a la cabeza.

¡Porque ya me los has echado tú a mí! ¡Mira esta!

Si no eres capaz de afrontar el problema no sé a qué has venido.

Esto te hubiera gustado, que no hubiese venido.

Está obcecada.

No puedo hablar ni con ella. No me deja subir a casa.

Ahora resulta que la víctima es él.

Aquí la única víctima que hay es María.

¿Por qué no habláis tranquilamente?

Podéis pedir ayuda.

Ya está todo dicho y no hay mucho más qué hacer.

Así que nada, muy buenas.

Qué pena, ¿eh?

Lo siento mucho, de verdad. No te preocupes.

Empiezo a estar acostumbrada. Habla con María, es una niña estupenda.

Ya lo sé.

No la regañes. Claro que no.

¿Te puedes creer que por un momento creí que podría servir para...?

Para...

Qué tontería. Paciencia.

Él también está sometido a una tensión muy grande.

Los hombres tampoco son de goma. Se siente una víctima, como dices.

Muchas gracias por todo.

(LEE SUSURRANDO) "Me gusta ser una zorra".

De verdad que lo siento. Nada.

¿Te puedo ayudar? Puedo sola.

Bueno, pero yo lo sé hacer mejor.

¡La de veces que he cepillado el pelo de tu madre y de tu hermana!

¿Por qué has hecho una cosa tan fea?

Tú no eres de hacer esas cosas.

¿Qué ha pasado, querías llamar la atención?

Tu mamá lo está pasando muy mal.

No debes darle esos disgustos.

Tú eres una niña buena.

Yo quería que papá y ella tuvieran que ir juntos al colegio.

¡Angel mío!

¿Se van a arreglar alguna vez?

No lo sé, hija. No lo sé, mi vida.

Pero sea lo que sea lo que pueda pasar

tú piensa que ellos te van a seguir queriendo siempre.

Queriéndote mucho.

Y yo también.

Siempre que me prometas que no dirás más "me gusta ser una zorra".

(Música pop)

Carlos, los dos ron con cola de antes.

Perfecto.

Hola. Hola, Carlos.

¿Podemos hablar? Claro.

¿Puede ser en el almacén? Aquí hay mucha gente y vengo con mi abogado.

¿Ahora nos hace falta abogado para hablar del negocio?

No es para hablar del negocio.

¿Podemos hablar? Arancha, no tengo nada que ocultar.

Has recibido la carta del juzgado, ¿verdad?

¿Qué pasa? Tenemos que hablar.

Vamos al almacén.

Vosotros diréis.

Felipe lleva una semana en la cárcel. En preventiva.

Tú ya sabes lo que es eso.

Pero él se lo merece.

Bueno.

El juez ha dicho que como ha declarado

y no es él el que traficaba... ¿Cómo? ¿Que él no qué?

Sí, pero a pequeña escala. Él es una víctima, como tú.

¿Como yo? Joder, olvidas bien, Arancha.

Le pueden poner una pena menor a dos años y no entraría en prisión.

Coño con los amiguitos de su padre, qué bien trabajan.

¿Y qué queréis de mí? Que testifiques en su favor.

¿Usted se está oyendo? ¿Qué dice? Carlos.

Lo pasado, pasado está.

Él es culpable, pero ha admitido ser un adicto.

Está enganchado y necesita ayuda. (IRÓNICO) Me da una pena...

Tu hermana cuando era yonqui... No compares a ese con mi hermana.

¡Ni se te ocurra!

No te estoy pidiendo que mientas, solo que no hagas mala sangre.

Para que veas que vamos de buen rollo. Explíqueselo.

-Esto es un documento notarial.

Por él se te concede la totalidad de la propiedad del Fly.

Queda para ti libre de cargas. ¿Crees que me vas a comprar con eso?

¿No te da vergüenza?

¿Puedes dejarnos a solas?

-Sí.

-Joder, a mí tampoco me gusta esta situación,

pero Felipe necesita ayuda. Allí no va a poder sobrevivir.

¿Crees que me importa? Sí, porque tú tienes tu vida,

tus amigos, tu grupo, tu negocio. Arancha, no te entiendo nada.

Ya sé que no me entiendes.

Ni tú ni Felipe lo habéis hecho nunca.

Para vosotros era un juego, ¿no? Para mí era algo importante.

Yo os quería a los dos.

A los dos. Erais como el día y la noche.

Por eso os quería, porque lo tenía todo.

Carlos, si alguna vez me has querido...

Exacto, tú lo has dicho.

Te quise.

A ver, ¿qué ha pasado? No creo que sea para tanto.

¿No te lo estoy diciendo? No quiere estar aquí. No es feliz.

Se le pasará en unos días. Y tú debes aguantar.

Yo ya no tengo más fuerzas.

Claro que tienes fuerzas.

Empléalas manteniendo a tu hijo a tu lado.

Tu hijo es lo más importante.

No sé cómo has podido criarnos a todos tú sola.

Porque no estaba sola. He tenido a la abuela.

Y estabas con papá, claro.

Debes prometerme que traerás a Oriol

con María y con nosotras.

Debe estar con su familia. (Timbre)

-"Lo haré".

Llaman a la puerta. Te voy a dejar.

"Adiós, cariño." Un beso.

"Te quiero mucho". Adiós.

Adiós.

(Timbre insistente)

¿Clara? Hola, Mercedes.

Perdona que venga a estas horas, necesito hablar.

¿Ha pasado algo?

¿No sabes lo que pasa en la tienda?

(TITUBEA) De algo me he enterado... ¿Qué ha pasado?

(Música "jazz")

¡Bueno! Don Antonio, qué sorpresa.

Buenas noches, Wanda. Buenas noches.

¿Un "whisky" para el caballero? Ajá.

Qué alegría me da verle por aquí.

Se está olvidando de los amigos.

No eres la primera que me lo dice hoy.

Pero yo se lo digo con cariño. Me encanta tenerle aquí.

Eso hacía mucho tiempo que no me lo decían.

Verá qué contenta se pone Sandra.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

El primer momento del día que estoy a gusto.

Tómate una copa conmigo y cuéntame cómo te va.

Qué ojitos tristones que me trae.

A ver, cuéntaselo a Wanda.

¿Cómo está Mercedes?

Mucho mejor que yo. Te lo aseguro.

No está doña Lola.

¿No? No.

Ponme otro.

No sabía que había sido para tanto.

No lo entiendo.

El negocio no va bien pero eso no lo justifica.

No sé cómo puede hacernos esto.

Si nos dijera algo... Pero se escabulle.

Yo no sé nada.

Estoy preocupada por él.

¿Qué te crees? ¿Que yo no? Pero qué hago.

Sabes que ya no sale con esa.

Cómo no lo voy a saber.

(SUSPIRA)

Está muy arrepentido.

Ahora el que está mal es él. Pues sí.

Es el más débil y se da cuenta.

Ya.

Se está hundiendo.

Mercedes, no dejes que se hunda.

¿Eh? No.

(RÍE) Me voy.

El Desi se creerá que me ha secuestrado ETA.

Ay.

Venga, amiga.

A ver si nos vemos. Te echo de menos.

Claro, yo también.

Ánimo. Gracias.

Adiós.

(SUSPIRA)

Ya está dormidita.

¿Qué quería Clara?

(TITUBEA) Pues... Estandartes y Banderas no va bien.

Ya.

El que no va bien es Antonio.

Está sufriendo mucho, Mercedes.

¿No has pensado en hablar con él? Conversar en serio.

Así no podéis seguir.

¿Has pensado en perdonarle?

Piénsalo, hija, piénsalo.

Son muchos años. Y yo creo que os queréis mucho.

Voy por un vasito de los chicos.

París tiene mucho peligro, don Antonio.

(SUSPIRA) Pues yo no cambio eso ni por mil Parises.

Claro que no. (RÍE)

Aquí me tratáis como me merezco.

Como un amigo, claro que sí. Y como un señor, que es lo que es.

París para los franceses, coño. A no ser que estés tú allí.

Entonces voy nadando si hace falta. Fíjate lo que te digo.

(RÍE) Qué tonto.

Se está haciendo muy tarde. Seguro que usted madruga.

¿Por qué no se va a casa?

¿Eh?

Ande, ¿le pido un taxi?

Tú sí que eres grande, Wanda.

Y una señora.

No me pidas un taxi, ponme otra.

¿Otra? Hoy aquí mando yo.

(SUSPIRA)

(SUSURRA) Mamá.

-¿Qué pasa, cariño? -He soñado con papá.

-Mi vida.

Mecachis.

¿Qué has soñado? -Que estaba enfadado conmigo.

-Eso no puede ser. Nadie está enfadado contigo.

Y menos papá.

-Fue por mi culpa.

-¿El qué, mi vida? -Papá se murió por mi culpa.

-Anda, ven.

-Métete aquí conmigo.

A ver.

Papá murió en un accidente de tráfico y nadie tuvo la culpa.

Y menos tú.

Papá eso lo sabe y te quiere mucho.

Y yo también.

¿Quieres que soñemos juntos con algo más bonito?

Que no nos ponga tristes.

-Cuando me traía en el coche, nos peleamos.

(Canción melancólica)

Ya dejas de llorar

y no amanece.

Ya no sé si maldecirte

o por ti rezar.

Tengo miedo de buscarte

y de encontrarte

donde me aseguran

mis amigos que te vas.

Hay momentos en que quisiera

mejor rajarme.

Y arrancarme

ya los clavos de mi pena.

Pero mis ojos

se mueren sin mirar.

¡Ay!

Y mi cariño con la aurora.

Joder, cómo madrugas. Duermo poco.

¿Y eso?

Anoche, a las tantas, Wanda y tú me sacasteis de la cama.

Es verdad.

Ayer traje a Wanda aquí. No, Antonio.

Wanda te trajo a ti, que es distinto.

Ya, pero me trajo aquí. Sí, te trajo aquí.

Y luego se fue.

¿Y qué pasó? No pasó nada.

Ella te trajo y se fue.

No me lo creo, Miguel.

Te pusiste muy pesado insistiendo en que se tomara la última,

pero ella te dejó, se tomó la copa rápido

y se fue por donde había venido. ¿Se fue?

¿Pues qué me reprochas? No te reprocho nada.

¡No te reprocho nada!

¡Lava los vasos! Y limpia la cocina, que está hecha un desastre.

Friega tú. (MOLESTO) Friega tú.

-¿Qué haces aquí?

(GIME)

(GIME) No tenía sueño. Me he quedado desvelado.

¿A qué hora tienes el juzgado?

Me han citado a las 11:00, dentro de un rato.

Si quieres que te acompañe... ¿No tenías que leer un trabajo?

Puedo pasar. No.

¿Estás bien?

Sí, solo tengo que decir la verdad.

Aunque no te guste la verdad.

¿Cómo? (SUSPIRA)

Tú no viste nada, no te enteraste hasta que te detuvieron.

Bueno...

Vi cosas raras que luego entendí. Ya. ¿El qué?

Felipe debe ir a la cárcel. Ya lo sé.

Pero si quieres eso, tendrás que mentir.

No es mentir, porque Felipe lo hizo.

Tú lo sabes. Lo sabe todo el mundo.

Pero tú no lo viste.

Anda, vístete.

-¿Te quedarás en casa solo? No te conviene.

No quiero ir al barrio.

Joder, Antonio.

No puedo creerme lo que veo.

¿Qué estás viendo?

Que tiras la toalla. Pero ¿qué toalla?

¿Crees que huir es la mejor opción? ¿Quién está huyendo?

Tú. El barco se hunde, Antonio.

Y en vez de ponerlo a flote, te largas.

Qué barco ni qué leches. El barco de tu vida.

¿Qué sabrás tú?

(Teléfono)

Más de lo que te imaginas.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Dígame?

Vaya, hombre. El que faltaba.

Tu socio.

Vale.

Dime, Mauro.

No fastidies. ¿Tan pronto?

¿Cuándo habéis quedado?

Joder, ¿allí en la bodega?

Claro que voy.

No tengo transporte, no tengo coche.

Pasa a recogerme.

Estoy duchado, pero no me he vestido.

Vale, vale.

¿Te vas a la bodega? Claro que voy.

¿Y dar la cara con la gente en el barrio? Bah.

Daré la cara, pero por lo mío, no por lo otro.

Diles que me ha surgido un imprevisto importante.

Me voy a la bodega.

A ver si coloco 30.000 botellas. Muy bien.

(SILBA)

(SILBA)

Probando, uno, dos, tres.

(GRABADORA) "Probando, uno, dos, tres".

-Probando, uno, dos tres. (ACE. ÁRABE) -Aparato funciona.

"Probar" ya diez veces.

-Tiene razón. Para con la puta grabadora.

-¿Dónde está tu amigo?

-Villa dijo que traería al joyero y lo traerá.

-Lleva una hora de retraso.

¿Y si están compinchados y está saliendo del país?

-Que no, coño. El vuelo sale por la tarde.

-Probando, uno, dos... -Como lo vuelvas a decir,

te pego un tiro.

¡Joder!

(Música emotiva)

-A ver.

(Murmullos)

-Carlos.

Hombre. (AMBOS) ¿Qué haces?

(AMBOS RÍEN)

Tú primero. Nada, tuve un accidente

y tengo que declarar. ¿Y tú?

Es un poco complicado. ¿Es por el tema de la cárcel?

Sí, Felipe. Ya.

Que se ha entregado y debo declarar.

Puedo hundirle, ¿sabes? Soy el único testigo.

Puedo decir lo que me dé la gana. ¿Eso quieres?

Se lo merece. Casi me arruina la vida.

Ten cuidado, Carlos.

No te dejes llevar por la revancha.

Lucía, si digo lo que vi, se irá de rositas.

Si dices lo que viste,

te quedarás mucho más tranquilo. ¿Te crees que me conoces?

Creo que lo suficiente sí.

(HOMBRE) "¿Lucía Barros?" -Sí.

Suerte.

Y tú.

Adiós.

(MIGUEL SUSPIRA)

Hola, Merche. Hola.

¿Querías algo?

¿Podemos hablar? Sí, claro.

¿Qué te pasa?

Miguel, tienes que ayudarnos.

Merche, Antonio te quiere a ti.

Pero te da por perdida.

Yo le quiero muchísimo.

Es que no sé lo que me pasa.

No soy capaz de perdonarle. No sé cómo hacerlo.

Yo tampoco.

Tienes que ayudarle.

No puedo verle así. Mira, Merche.

La única persona que puede ayudar a Antonio eres tú.

Y lo sabes.

Pero debes hacerlo rápido.

Tienes que hacerlo ya.

Gracias. Gracias, ¿por qué?

Por ser tan buen hermano.

(SE EMOCIONA)

Venga, Merche.

Venga.

(SUSPIRA)

(Puerta)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Música de intriga)

¿Carlos Alcántara? Pase.

-¿Es usted Carlos Alcántara? Sí, señoría.

Muy bien, siéntese.

-Toma, cariño. Escribe aquí.

-Si llaman del "cole", ¿qué les dirás?

(TITUBEA) -Que teníamos otras cosas mejores que hacer.

Escribe, anda.

Pon: "Querido papá".

-¿Y luego? -Lo que quieras decir.

¿Quieres decirle que le quieres mucho?

-¿Cómo le llegará? -De eso no te preocupes.

Me encargo yo.

(SUSPIRA ALIVIADO)

Carlos, ¿qué tal ha ido?

Muy bien. ¿Seguro?

Seguro. Qué bien.

¿Vamos a tomar algo y te cuento?

Es que no estoy sola. -Menudos sinvergüenzas.

Traían testigos falsos, seguro.

Mario, él es Carlos, un amigo. Es mi marido, Mario.

Encantado. Un paciente, ¿no?

Siempre os presenta como amigos.

-Es un expaciente, así que tampoco...

¿Cómo te presenta a los amigos? Dice de qué los conoce.

Del instituto, de la facultad... -Ya está, ¿no?

No hace falta...

No me refería a esa clase de amigos.

Encantado, Mario. Igualmente.

Hasta la próxima. Claro.

(MARIO) ¿Qué quería decir con eso? -Estaba nervioso y se ha equivocado.

-Muy bien, cariño. Ahora tienes que hacer

lo que yo haga. ¿Vale? Yo con esta hoja y tú, con esa.

Con la de la carta a papá.

(Música emotiva)

Ahora hay que salir a tirarlo.

¿Hacemos que vuele?

Vamos.

-¿Crees que le llegará a papá? -Hombre, pues claro.

-Venga, tíralo.

("Volare", D. Modugno)

-No hacía falta que vinieras. Soy mayor.

Ya lo sé, pero me gusta. ¿Y a papá?

A papá también le gusta.

Me gustaría que vinierais los dos.

Algún día vendremos los dos juntos.

¿Cuál? No lo sé, algún día.

¿Ya os queréis otra vez?

Papá y yo siempre nos hemos querido.

Y a ti, y a tus hermanos. Entonces, ¿por qué...?

¿Por qué estamos así?

Pues porque estamos tontos. Eso es lo que pasa.

¿Quién es más tonto: papá o tú?

(RÍE) Los dos.

Los chicos son un poco más tontos. Sobre todo los de mi clase.

¿Ah, sí? Sí.

Solo piensan en fútbol y en vernos las bragas.

Anda, pues sí que están tontos.

Yo quiero que papá vuelva.

Y yo también. ¿Y él quiere venir?

Yo creo que sí, pero no encuentra el camino.

Entonces tendrás que ayudarle. Pues claro que sí.

¿Hacemos un bizcocho de esos que te gustan?

Vale, me mola. ¿"Te mola"? ¿Eso qué es?

Pues que está muy bien, "me mola".

Que es molón hacer un bizcocho.

(RÍE) ¿"Molón"? Pero ¿qué forma de hablar es esa?

(CARRASPEA)

No está bien.

Puede que sea el corcho.

-No parece que esté mal.

Este corcho está bien.

Parece que está bien, pero el vino no.

(PALADEA) Me cago en la leche, será la botella.

Seguro. Abriré otra.

Seguro que es la botella. Probaré un poco.

Vamos a ver.

Gracias.

Joder.

(PALADEA)

-¿Qué? (RÍE)

Malo no está. Pero es un vino de primer precio.

Está muerto. Malo no está.

-Está muerto.

Vamos a hacer una cosa.

Miremos en la barrica de Reserva. Trae una copa, Mauro.

¿Qué coño pasa?

Trae.

El color está cojonudo.

Excelente, sí.

Mmm.

Buenísimo. Este sí.

Qué pena. Os lo habéis cargado al embotellarlo.

¿Qué ha pasado?

¿Qué has hecho, Mauro? Pero ¿qué dices?

(ALTERADO) Se ha cargado al embotellarse.

El vino está bueno.

Lo sacas, lo embotellas y se estropea.

Aquel no es nuestro vino. Tranquilízate.

¿Cómo me voy a tranquilizar? Son cosas que pasan.

Que alguien hace que pasen.

Por querer ahorrar, mira cómo está este vino.

Parece una gloria. (MAURO) Por favor.

Si me permitís, tengo prisa. Me cago en la...

Te acompaño.

Mauro, te espero aquí.

No te preocupes. Quizá se ha salvado alguna botella.

(SUSPIRA)

(Llaman a la puerta)

Joder, Villa, ya era hora. -Aquí lo tengo.

-¿Qué haces aquí?

No sabía que tenías relación con esta gentuza.

-Quién fue a hablar. -Esto es un secuestro.

En cuanto salgamos... -Irás al avión,

pero antes cantarás "La Traviata".

-Lo siento, no puedo quedarme a la función.

Me ha salido un compromiso.

Ha sido un placer.

No será como cuando estuviste en la dirección general.

(RÍE) Hoy estarás del otro lado.

Aprende.

Aprende del maestro.

-Gracias por todo.

Hasta luego. -Yo también "marchar".

No quiero ver nada. -Venga, fuera.

(ABDELKADER HABLA EN ÁRABE)

-Tranquilo, que la casa no sufrirá desperfectos.

No sé si podemos decir lo mismo de ti.

Para dentro, cabrón.

¡Vamos! -Déjeme marchar, por favor.

-Cuando nos cuentes lo que sabes. -No sé nada.

-Empieza a hablar, coño. Empieza a hablar.

¿Quieres que te pegue un tiro? Venga, vamos.

-Tú no eres como él. Debes creerme.

Escúchame, por favor. -¿Se acuerda de Chelo?

¿Se acuerda? ¿Cree que la escucharon?

-Fue un accidente, yo no sabía nada.

-Lo sabía todo y nos lo contará. -Venga, habla, coño.

(GRITA) ¡Vamos, habla!

-Lo de la radio no fue cosa mía.

-Tu opinión no cuenta, ¿no?

¿Podéis dejar el tema?

¿Dónde está Marcelo? Hace tiempo que no lo veo.

Tiene un rollo superpasional con el de la radio.

¿"Superpasional"? Suena como para una canción.

"'Amor superpasional' en la Radio Nacional.

Bésame en la onda..." "Y abrázame como una anaconda".

(RÍE) Por ejemplo.

Hola.

-Gracias, Carlos. Me has salvado.

Solo he dicho la verdad. Gracias de todas formas.

Lo siento todo, tío.

-Carlos, todo fue por culpa de la coca.

-Es verdad. Era como si yo no fuera yo.

No sé si me entiendes.

Perfectamente.

Adiós.

Venía a hacer las paces. Adiós.

Adiós.

-Carlos, tú no eres así. No te quedes con el rencor.

¿Nos hacemos unos chupitos? Por los viejos tiempos.

-A ver, Arancha, que no tienes ni idea.

En el Fly siempre se han servido los chupitos hasta arriba.

¡Guau! ¿A que sí, Carlos?

(RESOPLA)

Es increíble cómo has mantenido el bar.

Eres un... ¡Felipe!

Solo te lo diré una vez.

Si vuelves a hablarme, a cruzar esa puerta,

o a mirarme una sola vez más,

uno acabará en la cárcel y el otro en el hospital.

¿Lo has entendido?

¿Sí?

Lo siento, Carlos. Lo siento, de verdad.

Vendrá mi abogado con el documento. No nos verás más si no quieres.

(SUSPIRA)

¿Estás bien?

(SUSPIRA) Sí.

Mejor que nunca.

(SUSPIRA ALIVIADO)

Vamos a ponernos unos chupitos nosotros.

Sí.

-Así fue la cosa.

Bretón y Cobeña están detrás de todo.

Secuestraron a "El Raca". -¿Dónde está el "El Raca"?

-No lo sé.

Buscaría en el pantano de Entrepeñas.

-¿Tiene algo más que añadir? -Solo quiero dejar claro

que soy una víctima.

Hice lo que hice bajo amenazas. Tenía miedo por mí y mi familia.

-La madre que te parió.

-¿Me pueden acercar al aeropuerto? Habíamos quedado así.

Perderé el avión. -Lo que sea por un padre de familia.

-Tú me crees, ¿no?

-No me venga con jueguecitos.

Soy periodista, no debo creerle, debo informar.

Dé gracias. Ha tenido suerte. -Venga.

Venga, va.

Abdelkader, nos vamos.

("Volare")

(Música dramática)

¿Qué haces? ¿Qué haces?

¿Qué haces, Antonio? Déjame.

Antonio, ¿qué haces?

(GRITA) ¡Está muerto, como yo! ¡Antonio!

(Las ruedas chirrían)

¿Qué haces, chaval?

-No llegaremos. Perderé el avión.

(Las ruedas chirrían)

-¿Qué coño pasa? -¿Qué haces?

(Las ruedas chirrían)

(GRITAN)

-¡Frena!

(GRITAN)

(Música árabe)

(Explosión)

(Música árabe)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 271: Aviones de Papel

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 271: Aviones de Papel

02 jun 2014

Toni no va a permitir que la muerte de la Chelo pase desapercibida. Ahora más que nunca, se siente en deuda con ella y crece su necesidad de esclarecer quién se encuentra detrás de todos estos atracos a joyerías. Acompañado de Dávila, intentará encontrar al joyero de Tetuán, único y principal testigo que les queda, pero que al parecer ha huido. Los compañeros de Dávila del aeropuerto localizan su destino: Tánger.  

Por otra parte, Antonio está dispuesto a vender la tienda de banderas, sin embargo aún no ha encontrado el momento oportuno para explicarles a las trabajadoras cuál va a ser su situación a partir de ahora, lo que está generando una gran revuelo. Está claro que Alcántara atraviesa su peor momento desde que se separó de Mercedes, algo que preocupa mucho a Miguel que no sabe qué hacer para que su hermano salga de esa espiral de auto destrucción en la que se ha metido. 

Inés ya no sabe qué hacer para que Oriol se adapte a su nueva vida con ella. El niño está muy rebelde y no duda en reconocer que hubiera preferido que se hubiera muerto ella en vez de su padre.

En el capítulo habrá sorpresas, como la reaparición de alguien a quien hacía mucho que Carlos no veía, y que le hará tener que enfrentarse de nuevo a su pasado.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 271: Aviones de Papel" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 271: Aviones de Papel"
Programas completos (351)
Clips

Los últimos 2.537 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios