www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2457840
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 263: El fin de la Transición - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame

tú que has vivido

el despertar

de un tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño

al recordar

las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

¡Arriba España! ¡Viva Franco! (TODOS) ¡Viva! ¡Viva!

-¡Viva Franco! ¡Viva José Antonio!

(TODOS) ¡Franco! ¡Franco! ¡Franco!

"El 20 de noviembre de 1975 Franco,

generalísimo y caudillo de España por la gracia de Dios, murió.

Y con él, la dictadura. A partir de entonces, cada 20N,

los nostálgicos del régimen se reunían en la Plaza de Oriente.

El 20N servía para reivindicar la dictadura,

gritar: 'Con Franco esto no pasaba', cantar el 'Cara al sol'

y reivindicar la unidad de destino en lo universal.

Pero, a pesar de que acontecimientos como el 23F exaltaron los ánimos,

la verdad era que, año a año, los nostálgicos de la dictadura

iban perdiendo fuerzas y apoyo político.

Aquel 20 de noviembre de 1982

las autoridades anunciaron que no permitirían

ninguna concentración en la Plaza de Oriente.

(Música animada)

Para mi padre, aquel mes de noviembre

supuso el final de la vida como la había conocido.

Tras morder la manzana de la tentación

había sido expulsado del paraíso de San Genaro

a un apartotel de ejecutivos de paso y otros divorciados".

(TV) "Fue la actriz cómica por excelencia

de los años 60 en España. Su voz y su personalidad,

pero sobre todo, su voz inconfundible.

La llevamos todos en el recuerdo. Pero de hace unos diez años

no la vemos. No te vemos, Gracita Morales.

¿Qué ha pasado contigo? ¿Dónde has estado?

-Aquí, en España.

Lo que pasa es que no se han acordado de mí en estos 12 años.

-¿Por qué no se han acordado de ti? -Ha debido pasar un ángel malo

y borrarme de la mente de los productores".

¿Dígame? Herminia, soy Antonio.

¡Ah! Hola, Antonio.

"¿Está por ahí Merche?" ¿Merche?

Mmm...

No, Mercedes no está.

No me digas que no está. Bueno, está pero no se puede poner.

¿Quiere tomar nota?

"Es que tengo el teléfono del piso". Ah, un momento.

"Dime". 227.

2. "18".

7. 80.

880. Muy bien.

Adiós. Adiós.

(Cuelga)

¿Qué quería? Darnos el número de teléfono

del sitio donde ha ido a vivir.

(SUSPIRA) No sé dónde se habrá ido este hombre.

Yo tampoco. Pero vamos, ni lo sé ni me importa.

(Música triste)

Amores se van marchando

como las olas del mar.

Amores los tienen todos,

pero ¿quién los sabe cuidar?

(RECUERDA)"Mira lo que dice aquí. Democracia:

Régimen político en el que el pueblo ejerce la soberanía

a través del voto. Pues eso está muy bien.

Claro. Yo quiero votar en democracia".

Con dos remos en el mar.

Un remo aprietan mis manos,

el otro lo mueve el azar.

"Brindo porque nos tomemos muchas paellas juntos

al lado del otro. ¡Arriba! ¡Abajo!"

¿Quién a los 15 años

no dejó su cuerpo abrazar?

"¿Echas el humo por la nariz? No lo haré por las orejas.

No, que te hace daño. (RÍE)"

Y las manos tiemblan ya.

¿Quién no buscó ese recuerdo

de una barca...

"No la espabiles, que tiene que estar durmiendo la siesta".

Se vuelven viejos

antes de empezar a amar.

Porque el amor es un niño

que hay que enseñar a andar.

El amor es como tierra

que hay que arar y sembrar.

Carlos, siento haberte tenido que levantar,

pero si no, no hay quien hable contigo.

Estoy todas las tardes en el bar. Pero allí no se puede hablar.

(SUSPIRA) Has traído churros. Sí, eso sí.

A ver, ¿de qué quieres hablar?

Quiero que me cuentes lo de papá. Y tu versión de qué es lo que pasó.

¿Mi versión?

Es un poco cruel con papá. ¿Quieres oírla?

Sí, quiero oírla. Y quiero saber por qué estás así con él.

Nos mintió. ¿Te parece poco? No, Carlos. Ha mentido a mamá.

Son cosas de dos. (RÍE)

¿A ti te parece bien lo que hizo? No, ni bien ni mal.

Pero es mi padre. Si fuera mi marido o mi novio...

podría opinar. Y en ese caso, sería la única que podría hacerlo,

como en este caso mamá. Ya opino yo por los dos.

¿Habías visto a mamá como el otro día?

Porque yo no. Estaba destrozada.

Todo por un capricho de papá. No creo que mamá se merezca eso.

(GIME) Mira, Carlos,

y si mamá no se hubiera enterado de nada y siguiera tan feliz,

¿tú seguirías enfadado con papá?

Claro, no cambiaría nada. Entonces, ¿dónde está el problema?

¿Está en mamá o en ti? ¿Qué quieres decir?

¡Hay que dejarles que resuelvan sus cosas solos!

No tenemos que hacer bandos, ¿vale?

Si tienes un problema con papá lo resuelves y le dices:

"Me has hecho esto o lo otro". Pero a mamá déjala aparte.

(RÍE) Hola.

Hola. -Hola, Mercedes.

¿No está Antonio? No, ha salido a visitar a un cliente.

¿Sabes si tardará mucho?

No creo. ¿Quieres que le deje algún recado?

No, si acaso me paso luego. Mercedes.

Mercedes. ¿Sí?

Nosotros sentimos muchísimo lo que está pasando.

-Pues claro que sí, somos como de la familia.

-Para lo que sea nos tienes aquí, ya lo sabes.

Lo sé, muchas gracias. Mercedes.

A lo mejor ahora no es el momento adecuado,

pero estas cosas poniendo un poco de parte de los dos

siempre se arreglan.

Tienes razón, Desi.

No es el momento.

(SUSPIRA) Con lo guapo que estás callado.

-La extrema derecha se calienta. Mañana se puede liar una gorda.

-A estos no les daba ni una línea. Es hacerle publicidad gratis.

-Esta vez es distinto, Toni. El gobierno civil ha prohibido

los actos de la Plaza de Oriente. -Bueno, lo harán en otro sitio.

El Valle de los Caídos, donde sea... -Sea donde sea,

será una manifestación no autorizada. Imagínate la estampa:

la policía persiguiendo a Fuerza Nueva.

El fin de la impunidad. -¡Pues eso es!

Quiero una foto con ese tío.

-Bien, haré unas llamadas a ver qué encuentro.

-Hablaré con mi amigo el del Alcázar, Ramiro de Soto.

-¿Tienes un amigo en el Alcázar? -Hasta en el infierno.

-Y el hermano otro que tal. (RÍE)

-Sale por la noche, como ha estado en el extranjero...

(SEÑORAS MURMURAN)

-Buenos días, jefe.

Buenos días. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien.

Bueno, hala.

-¿Es verdad que Mercedes les pilló in situ?

-Bueno, es que fue en las bodegas que tienen en el pueblo.

Antonio y su querindonga estaban ahí, pisando uvas...

Bueno, pisando uvas... Estaban ahí bien "pringaos".

Con toda la ropa mojada que se les marcaba todo, hija.

-¡Ay, ay! -Todo, como en las películas.

¡Josefina!

¡Ay! ¡Hola, Antonio! ¿Trabajas o le das a la sinhueso?

Lo siento. Ya nos conoces, estábamos hablando de trapitos

y no nos enteramos. Menos hablar de trapitos

y más trabajar. Todas para abajo. Sí.

No vayáis fumando, que hay líquidos y cualquier día ardemos.

No quiero estas cortezas, están pasadas.

Estas brujas me están poniendo a caldo.

(RÍE) Te están poniendo de chupa de dómine.

¿No te pitan los oídos? Te están poniendo a gusto, macho.

-Mucho hipócrita hay aquí. Como nos pongamos a hablar de...

(Máquina tragaperras)

Hola. Que...

Ya tengo todo lo tuyo metido en cajas.

Qué prisa te has dado. También podría haberlo hecho yo.

No, quiero que vengas y te lo lleves cuando antes.

Pásate luego, a las 16:00.

¿Tiene que ser a esa hora? Sí.

No quiero que la niña vuelva y te vea allí

sacando tus cosas.

(Música triste)

(Cierra la puerta)

Dale tiempo al tiempo.

-A las 16:00 estoy libre, si quieres te ayudo.

No creo que haga falta, Desiderio.

No sé a qué hora estaré libre, pero a esa no.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí? -"Inés, Paolo".

-Hola, Paolo. ¿Cómo estás? -"Muy bien".

-¿Dónde andas? -En Roma.

En Cinecittà rodando una película.

Ayer terminé de doblar al italiano "La frontera de Khan-Tor".

-"¡Oooh!" -Es un "schifo" verte

en la cabina hablando con otra voz. (INÉS RÍE)

-Un productor de aquí está buscando una actriz para una película.

"Una secuela de 'Conan'". -¿Otra de bárbaros y de espadas?

-Esta puede ser importante para ti.

Es una película americana de verdad.

Se rueda en Hollywood.

-¿Cómo dices? -"Se rueda en Hollywood".

-¿En Hollywood? -Los Ángeles.

(INÉS RÍE)

-¿Tendrías problemas para ir allí? -No sé, ¿tú qué crees?

(INÉS RÍE) -"Escúchame, Inés".

Ahora voy a ver al productor. Le diré que, cuando tenga un rato,

nos acercamos a la sala de doblaje... -Escúchame una cosa.

Yo la verdad es que hablo inglés,

pero no sé si será suficiente para rodar.

-No te preocupes. Eso no importa, te doblan.

Yo le he dicho que tú eres sensual, racial, ¡estupenda!

-Qué bien mientes, Paolo. -De verdad, lo sabes.

Te debo un favor. -Paolo.

-¿Sí? -"Scusi".

-"Andiamo, vengo subito".

Inés, tengo que irme. Vienen a buscarme.

Te llamo esta noche. -Vale, venga. Adiós.

-"Adiós, Inés". -Adiós. "Ciao".

(Cuelga el teléfono)

(Teléfono)

¿Sí, dígame?

Madre, soy yo. "Hola, Mercedes".

¿Ha pasado Antonio a recoger sus cosas?

No, hija, no.

Aquí, a las horas que son, no ha venido nadie.

Me lo imaginaba.

Llevo todo el día barruntando que no va a ir. Será posible...

Tendría que ir a buscar a la niña al colegio.

Pues tú vete a por ella. Ahora te tengo que colgar.

Luego hablamos.

A ver qué te parece, es la muestra del nuevo material.

He estado haciendo pruebas y no se nota nada.

¡Me encanta!

¿Qué te pasa?

Da igual lo que metamos en los sujetadores.

¿Cómo va a dar igual lo que metamos, mujer?

Todo es mentira.

A las únicas que engañamos es a nosotras mismas.

(RÍE) ¿Cuál es el problema? No entiendo.

(RÍE) ¿El problema? Te voy a decir cuál es.

El problema no es con qué nos tapamos,

sino lo que hay cuando nos desnudamos.

Da igual lo que nos pongamos. Lo que hay es lo que hay.

¿A qué viene ese derrotismo ahora? Y menos viniendo de ti.

No entiendo. Porque me miro al espejo.

¿Tú te miras al espejo?

(Música inquietante)

¿Qué te pasa?

¿Crees que puedes gustar con lo que tienes ahí?

¿Qué te pasa?

¿Eh?

Que estoy harta.

No tenemos nada que hacer al lado de una mujer que está entera.

(Portazo)

Toni, ¿cómo llevas lo del 20N?

-Mal, no tengo fuentes entre ese gente.

-Para algo tienes a un redactor jefe como yo.

-¿Qué has conseguido? -He hablado con Ramiro de Soto,

el periodista del Alcázar. -¿Qué te ha dicho?

-Por lo que yo moría, que se está cociendo algo gordo.

La Confederación de Excombatientes ha anunciado

que no irá a la Plaza de Oriente.

Irán por su lado y los de Fuerza Nueva por otro.

-¿Será otro Montejurra?

¿Lo montarán en el Valle de los Caídos?

-No, no creo que lleguen a tanto.

Según mi amigo, es más importante lo que ocurra en la cena

que lo que ocurra en la calle. -¿Qué cena?

-La cena del partido por la noche.

Blas Piñar va a hacer un anuncio importante.

-Ya, pero será para militantes. -Nos pueden conseguir una invitación.

-¿Me estás pidiendo que vaya? -No, no.

Como jefe no puedo pedírtelo, es peligroso.

-¿Pero? -Pero bueno,

si decides ir, no te lo puedo impedir.

-Ya tienes la invitación. (RÍE)

(Música de misterio)

Siempre acabo metido en estos líos.

-Espero que tengas el repertorio: "Cara al sol", "Prietas las filas"...

Si descubren que eres periodista... Estos no se andan con tonterías.

-No es la primera vez que estoy en un embolado así.

-¿Como qué? -¿No te he contado lo de Tejero?

-Me lo cuentas otro día.

(Música pop)

(CHASQUEA LOS DEDOS) -¿Qué te debo?

600.

¿Mal día? Malo, no. Peor.

Anda, cóbrate.

(RECITA) -"Crápulas y alienígenas.

Hemos visto cosas que no creeríamos.

Atacar naves en llamas más allá de Orión.

Hemos visto rayos C brillar en la oscuridad.

Todos estos momentos se perderán. Como lágrimas en la lluvia.

Es hora de... ¡bailar!"

¡Buenas noches, Madrid! ¡Somos Rosa Chillón!

Si te quedas media hora, se te anima el día.

Otra vez será. Por hoy he tenido bastante.

Como tú quieras. Pero, gracias.

Gracias a ti. (CANTA) "Calibramos su dinámica,

y medimos sus estímulos.

Le implantamos unos labios de miel.

Falseamos su genética.

Su respuesta automática.

Le cubrimos de suave piel.

Y ahora está...

Programado para amarme.

A este hombre hecho de carne.

Programado para amar.

Programado para amarme solo a mí.

Qué "sexy".

Eléctrico".

-Perdona, ¿sabes cuándo terminan de tocar?

En una hora, más o menos. ¿Por qué?

Me gustaría hablar con ellos.

¿Tienen representante?

Lo tienes delante.

Quique Bravo, trabajo en la tele.

Soy el productor de "Gente Joven". Carlos Alcántara, encantado.

¿Otro "Whisky"? Venga.

(CANTA) "Falseamos su genética. Su respuesta automática.

Le cubrimos de suave piel.

Y ahora está...

programado para amarme.

A este hombre hecho de carne.

Programado para amar.

Programado para amarme solo a mí".

(Ovación y aplausos)

¿Qué hay, Paco? ¿Qué pasa, don Antonio?

¿La familia bien? (MURMURA) Hombre...

Ay, lo siento don Antonio.

Es la costumbre.

¿Dónde está el jefe? En la cocina, creo.

Le voy a...

Perdone, ¿eh?

"Don Miguel". -"¿Qué?"

-"Está aquí su hermano".

Voy a subir a casa. Ayúdame con las cajas.

¿No has ido cuando decía Merche? No me ha dado la gana.

¿Qué te parece? Me dirá ella cuándo puedo estar en mi casa.

Aún es mi casa. Claro.

Tuya y suya. Eso.

Un chato y una tapa, como a usted le gusta.

-Anda, trae. ¿Qué pasa? ¿Yo no bebo?

-Lo mismo, don Miguel. -Vamos, Paco.

No quería que la gente me viera sacando cosas de casa

como si fuera un exiliado camino de Francia.

Te entiendo. Bastante tuve el otro día

haciendo el ridículo delante de mi suegra y de mis hijos.

Y delante del "tontolaba" de Desi. Solo faltaba el Papa

y si no estuviera ocupado, también estaría.

Cálmate, por favor. No me calmo. No puedo calmarme.

¿Cómo quieres que me calme con la que tengo encima?

No quiere que me vea la niña en casa.

Para que no se traumatizara. ¡Pues que no me hubiera echado!

¡Coño! Que no me eche de casa y la niña no se traumatizará.

¡Joder!

No le importó que estuviera la niña ahí.

No se me quita de la cabeza. Esa niña llorando.

Esa mujer, histérica, y yo tragando y tragando

como si fuera el Gargantúa de Bilbao.

¡Joder!

(RESOPLA)

Que ya me calmo. ¡Que no! ¡Que no te calmes!

¡Grita! ¡Grita todo lo que te dé la gana!

(SOSEGADO) Pero grita aquí, en el bar.

Y cuando entres en casa, o cuando te encuentres con tus hijos,

tú te callas.

Y pones una sonrisa de oreja a oreja.

Una cosa es llevarte mal con Merche, y otra, con tus hijos.

¿Entiendes?

-"La situación que vive la sociedad ahora

que hay tanto matrimonio frustrado y roto,

nosotros, con problemas, como todos los matrimonios

realmente superando..." ¿Nos queda mucho, hija?

Mira qué hora es. ¿Cuántas llevamos? Tenemos regiones y autonomías.

Andalucía...

Las Vascongadas. País Vasco.

Bueno, pues el País Vasco. Se llama País Vasco.

¿Para qué sirve tener autonomías? Para amargar la vida a los padres

con estas mandangas.

Por Dios.

(Puerta)

(HOMBRE TV) "Ha sido maravillosa la aventura del matrimonio.

El amor de Cristo..."

Hay que joderse.

(HOMBRE TV) "Su señorío sobre nuestros asuntos es vital.

Cristo Señor..."

-¡Papá! Hola.

¿Qué tal? Mira lo que estoy haciendo.

Espera, hija, espera. Buenas noches, Herminia.

Buenas noches, Merche.

¿No habíamos quedado que pasarías a las 16:00?

No he podido, he estado con un cliente.

Con un cliente, claro.

Mira, papá. Estoy haciendo el mapa de España.

Qué bonito, hija.

Venga, cariño. Ya hemos acabado. A la cama.

¿Te acuesta papá? No.

Sí.

(HOMBRE TV) "Una familia es difícil de llevar adelante

y entiendo que muchas se rompan, si no tienen un fundamento.

Evidentemente, a mí, a nosotros..."

Me voy a la cama. Ahí tienes tus cajas.

Dale un beso a mamá.

Ven aquí, hija.

Ay.

¿Te voy bajando las cajas al coche? Está abierto.

Despídete del tío Miguel. Adiós.

-Adiós, María, que duermas bien. Y de la abuela.

Adiós, abuela. Buenas noches, mi vida.

Valiente panorama, Miguel.

Hombre, doña Herminia, ahora las cosas van mal.

¿Quién le dice que no mejorarán? Dios te oiga.

Ay, señor.

Vale, hija.

¿Papá? ¿Qué?

¿Dónde te llevas tus cosas?

A otra casa.

¿Tienes otra familia? No, no.

Vivo allí solo. ¿Y luego iremos todos?

No.

¿Por qué seguís enfadados? Porque nos queremos mucho.

Cuanto más te quieres, más te enfadas.

No discutes nunca, así que cuando discutes

discutes por todas las veces que no has discutido.

¿Lo entiendes?

No me extraña. Pero mamá y tú os queréis.

Yo la quiero mucho.

¿Y no te puedes quedar en casa un poco más?

¿Hasta el mes que viene?

No, no puedo.

No lo entiendo. Quiero que estéis aquí conmigo.

No te preocupes. Nos veremos muchas veces.

¿Por qué no duermes un poco? Es muy tarde.

Mamá no sabe cortar con la segueta.

Ya ha roto tres sierras y solo llevamos medio mapa.

Mamá no sabe cortar con nada.

Yo te voy a ayudar.

Duérmete, hija.

Papá.

Aunque no vivas en casa, yo te quiero igual.

Yo también te quiero mucho.

(Música emocionante)

Miguel, ¿puedo ayudarte?

-No, padre, déjelo. No vaya a herniarse.

Hola, padre. Antonio.

Veo que la cosa no ha mejorado. Pues no, padre, no ha mejorado.

Si quieres hablar, ya sabes dónde estoy.

A la hora que sea. No creo que haga falta pero gracias.

Muchas gracias.

(Motor arrancando)

Hay que ver, padre. Hay que ver.

Más de 30 años casado con esa santa,

porque Mercedes es una santa y le paga así.

¿Qué le parece? -¿Qué me parece?

Que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Con Dios. -Pero, bueno...

No dirá eso por mí. Yo a mi Luis le venero.

(CANTA) -"Yo creé el superamor.

Y ya no hay solución.

Has caído en mi red con mi superpoder".

(Ovación y aplausos)

Escuchadme, la ocasión llama a nuestra puerta.

Tenemos que cogerla al vuelo. ¿No podías esperar?

Un momento, Marcelo

¿Veis al hombre de la barra? Es productor de "Gente Joven".

Quiere que vayáis al programa. Qué cutre.

Tiene un hueco para vosotros. Quiere conoceros.

¿Cuándo? Mañana por la mañana.

Si no tenemos nada preparado.

Una actuación no se prepara así como así.

¿Qué hay que preparar? Tengo que pedir fiesta en Simago.

Pues lo pides.

Si esto sale bien, en dos años puedes comprar Simago.

¿Sabéis quién estuvo hace dos años? Mecano.

¿Qué cantaron? "Al alba", de Aute.

Qué horror. Así les va a los pobres. -Ya me gustaría llorar por sus ojos.

-Deberíamos discutirlo.

Mecano no tiene nada que ver con Rosa Chillón.

Dadas las circunstancias, no hay que discutir nada.

Es una ocasión buenísima que solo se presenta una vez.

Si la desaprovechamos, somos tontos. Venid.

Este es Quique.

Hola, chicos. -Hola.

-Buenas. -Entonces, ¿qué?

¿Os animáis?

Mañana estamos donde nos digas. Muy bien.

¿Verdad? Sí, claro.

-Perfecto, os mandaré un coche para recogeros sobre las ocho.

-¿De la tarde? (RÍE) -No, de la mañana.

-¡Vamos a salir en la tele! (RÍE)

-¿Te lo entregan montado? ¿Con muebles y con todo?

Sí, con todo. ¿Y con la tele también?

La tele también. Joder.

También te lo limpiarán. Pues claro. Es un apartotel.

Te limpian, te lavan y te secan la ropa.

Te la dan a los dos días. Envuelta en papel de seda,

que parece un regalo. Pues vaya chollo.

Hay que joderse.

Ni una foto de mis hijos. Me cago en la leche.

Siempre pensé que el Eurobuilding 2 era para ejecutivos,

gente de paso.

Pues ya ves. También hay mucho divorciado.

Divorciados, gente de paso... Todos juntos.

Parece que está estupendo.

Qué quieres que te diga. Prefiero mi casa.

Sentado en mi sillón y con un café con leche.

Mira que eres seta. Un café con leche.

Te prepararé una cena que te chuparás los dedos.

Ya verás.

Aunque no sé con qué. Pues con nada. Nevera de divorciado.

Apartamento de divorciado. Dale matraca.

Tú no estás divorciado, el divorciado soy yo.

Métetelo en la cabeza. Solo estás pasando

una crisis matrimonial. ¿Entiendes?

¿Sabes qué haremos? Bajaremos a la calle

y nos iremos a cenar a un asturiano que está al lado

que ya verás. Unas "fabes con almejas".

Que no. Hazme caso.

"Fabes con almejas".

Es como siempre se han sobrellevado estas cosas.

Tira, vamos ya.

Comeremos "Fabes con almejas". Mucha "fabe" y mucha almeja.

-"Peor están los automovilistas. Les suben la gasolina y los seguros".

-"Como esto siga así, yo vendo el auto

y me compro una bici. Me vendrá bien el ejercicio.

Ya me la hubiera comprado..."

(Teléfono)

-Deja, que es para mí.

-¿Hola? -"Inés".

-Hola, Paolo. ¿Cómo estás?

-"Muy bien, muy bien". Inés, escucha...

¿Tienes el pasaporte en regla? (SE SORPRENDE) -¡No!

-"Sí". (INÉS RÍE)

-"No te miento".

El productor tenía otra actriz pero le da opciones al director.

-Muchas gracias, Paolo.

-"Nada de gracias".

Si no le hubieras gustado, no estaríamos hablando.

Te llamarán para que vayas a Los Ángeles

a conocer al director. (INÉS CHILLA EUFÓRICA)

(RÍE)

No sé cómo te lo agradeceré.

"Nada, nada, mujer".

Otra tontería. Esas fotos del restaurante,

¿Te acuerdas? -"Sí, sí".

-Nada, es que he oído que igual se publican.

-Yo ya te lo dije, te sigo la corriente.

-Gracias.

-Cuando sepa algo, te llamo. -Claro, claro.

Suerte. -"Gracias, un beso".

Adiós. Toma ya. ¡Me voy a Hollywood!

(RÍE) -¿Qué dices?

-Para una prueba. ¿Qué te parece? -Enhorabuena, hermanita.

(INÉS RÍE)

¿Has visto cómo me ha mirado en casa?

¿Y esta mañana en el bar? Esto no me lo perdona en la vida.

Es más terca que un arado.

Tiempo al tiempo.

La conozco como si la hubiera parido.

Está todo el día con el runrún y venga runrún.

Y cada vez está más encabronada.

Lo que tienes que hacer es lo que vienes haciendo.

Permanecer firme capeando el temporal.

Y atado al palo mayor. Ya, pero eso tendrá un tiempo.

Lo del otro día, una vez y nada más.

¿O tengo que dejarme pisotear delante de mis hijos?

Esto es una chiquillada, una tontería.

Por una tontería no puedes arruinar tu matrimonio.

No has estado un año seguido poniéndole los cuernos a Merche.

Pero no es el caso.

¿O sí?

Una vez.

¿Una vez?

Una vez.

¿Una y te pilla?

Ya ves qué mala suerte. Mala suerte y...

¿Y qué? Que pareces tonto, coño.

Antonio, estas cosas se niegan. Se niega todo.

¿Cómo lo voy a negar si me pilló unas gafas que dejé en el parador?

A mí qué me importan las gafas del parador.

Antonio, tú lo niegas. No puedo negarlo.

Me lo dijo el marido nada más me vio.

"Sé perfectamente que te tiras a mi mujer".

"Me estás toreando". A ver si me explico.

Si te pillan con otra mujer hay que decir que no la conoces.

Eso como primera medida. Y luego, lo que quieras inventarte.

Pero se niega todo. ¿Me explico?

Perfectamente, porque eres un adúltero profesional pero...

Don Antonio.

No está bebiendo nada.

¿Que no estoy bebiendo? ¿Le traigo otro "whisky"?

Tráeme la botellita.

Y si mi hermano quiere, también. Muy bien. ¿Qué le traigo?

-No gracias, Wanda. Yo, si acaso, otro "gin-tonic".

Pero menos cargado de ginebra.

No vaya a ser que empiece a verte doble

y me caiga ciego al suelo de la impresión.

(WANDA RÍE) Pero qué gracia tiene.

Esto será cosa de familia.

Es usted tan gracioso como don Antonio.

(RÍE) -Wanda, por favor.

¿Lo ves?

Qué tendrán que me gusta tanto. Debe de ser la edad.

O cómo se visten.

El pelo, sobre todo, el pelo. Y que están más buenas que el pan.

-Pues este es el plató. Ahora hay flamenco, cuando acabe

entráis vosotros a ensayar.

-Ay. -Qué pequeño es todo.

Es que la cámara lo filma más grande.

Nosotros estuvimos aquí, ¿te acuerdas, Carlos?

Estuvimos como en casa.

(Taconeo)

¡Ole! -¡Ole!

(Flamenco)

¿Es "Gente Joven"? Esto parece "El corral de la Pacheca".

(RÍEN)

-¿Qué dices, macho? Eso lo quitaron hace años.

-¡No me digas que han despedido a Lauren Postigo!

-Hola, chicos. -Hola.

Hola. ¿Todo bien?

-¡Hombre! -Nada de nervios, ¿eh?

Por cierto, ¿qué vais a cantar?

Hemos pensado en una nueva para el concurso.

"Perdida en Simago". -Simago. Como el supermercado.

-Es que yo trabajo ahí. (RÍE)

-Pero es que no podemos nombrar marcas comerciales.

Es publicidad gratis. -¿No lo podéis cambiar?

-Al principio no era "Perdida en Simago"

-¿Y cómo era?

-"En Simago yo me cago". (PILI RÍE)

¿Qué queréis, que nos demanden? Demándame.

Y tanto que te demando. No, "Demándame" es otra canción.

Ah, vale, pues esa. O una de las de ayer.

"Superamor" mismamente. Podemos cantar "Superamor".

Perfecto, la que queráis. Pero que no tenga palabrotas.

-Quique, disculpa un segundo. Chicos, tenéis que ensayar.

-¿A ensayar ya?

-Eso sí, después pasad por peluquería y maquillaje.

No les hagáis esperar. Decidido: "Superamor".

¿Cagar es una palabrota? -Se puede decir más fino.

-¿Defecar? En Simago yo defeco, no rima.

(Teléfono)

"Buenos días".

¿Papá? Hola, María, hija.

¿Qué haces llamando a estas horas? ¿No deberías estar en el cole?

Es sábado, papá. Ah, coño. ¿Qué quieres?

¿No me ibas a ayudar con el trabajo de manuales?

¿Ahora? "No, ahora no".

Voy a ver "Pista libre" y luego igual "Gente Joven".

¿Puede ser esta tarde después de "Los mosqueperros"?

Mejor no. Voy dentro de un rato, hija.

Vale, adiós, papi. "Adiós".

¡Joder!

¡Antonio! Perdona, Miguel.

¡Jo!

¿Han llamado?

Sí. ¿Quién era?

Mi hija. ¿Tu hija? ¿Y qué quería?

Nada, que tengo que hacer un trabajo con ella.

Vaya garrafón nos dieron anoche. Tengo la cabeza como un cencerro.

El garrafón te lo darían a ti, a mí me dieron "whisky" del bueno.

Garrafón, Antonio, garrafón.

Soy del ramo, sé lo que digo.

¡Antonio! ¿Qué haces?

Preparar café.

Prepara lo que quieras, pero hazlo en silencio.

¡Y cierra la persiana!

Y lo de "soy tu afrodisíaco" también hay que cambiarlo.

-Es que yo soy tu afrodisíaco y tú eres mi maníaco...

-Pues si te cuento lo que canta "Pimpinela" y son hermanos.

-Sobre todo son famosos y los conoce todo el mundo.

¿Te gustaría tener un disco de oro? Ya puestos de platino.

Bueno, ¿pues te gustaría tener un disco de platino?

Pues fíate de mí. Esto no es el Fly.

Esto es para gente muy carca. Muy muy carca.

Y qué hacemos con "¿cuándo la pasión nos venza y acabes en el sillón?"

-Pues no cambiarlo. ¿Es que no veis que esto es censura?

-Yo estoy con Marcelo, un poco de censura sí es.

-Y no entiendo por qué tenemos que hacer lo que tú digas.

Escucha una cosa, vamos a dejar una cosa clara ahora.

Ahora que estamos aquí y todavía no hemos hecho nada.

De lo que hagáis hoy aquí depende nuestro futuro.

Estamos en la tele. En la televisión. ¿Lo entendéis?

Estamos en la televisión. ¿Lo entiendes, Marcelo?

Perfectamente.

Bien.

Desde que soy vuestro "manager" solo me llevo quebraderos de cabeza.

Pero quiero seguir siendo vuestro "manager",

porque confío en vosotros, me gusta vuestra música.

Confío en que esto puede ser un éxito.

Creo que podemos hacer algo muy grande.

Pero para conseguir ese éxito necesito que confiéis en mí.

Y que confiéis en mi... instinto comercial.

Y si no queréis confiar en mí, haced lo que queráis, sois libres.

Salid ahí y haced lo que vosotros queráis.

Yo seguiré siendo vuestro amigo, pero no contéis conmigo para esto.

Hombre, yo soy un desastre comercial.

No podría vender ni las yogurteras que vende mi padre.

Me fío de ti. Me fío de Carlos, chicos.

-Yo también. Pero por mucho éxito que tenga, yo no voy a cambiar.

Porque yo soy y seré siempre

una guerrillera de la revolución glamipetarda.

Pero es que yo no quiero que cambies.

Por cierto, Carlos, ¿no nos ves las faldas largas?

-¿Y las minifaldas? -Parece que se nos veían las bragas

y fuera. -¿Cómo? Si eso era lo mejor.

-Ya ves, si en Sagrillas nos las arrancamos.

-Bueno, es la tele. Por una vez no pasa nada.

-Es la tele. Es la tele.

Santa María, madre de Dios...

¡Ay! ¡Qué susto me has dado, hijo!

No te había sentido. Perdone.

Has entrado tan de sopetón.

¿Está Merche? No, no está.

Está solo la niña haciendo los deberes.

Con permiso.

¿Cómo estás, hija? Se me ha roto el rabito de Madrid.

Anda, se te ha roto el rabito de Madrid,

nos hemos quedado sin las fresas de Aranjuez y sin los melones.

¿Vas a quedarte a comer?

(REZA EL PADRENUESTRO) No lo sé, hija, ya veremos.

Uy, así no, María, que lo vas a romper.

Mira, hija. No me extraña que rompas las sierras.

Tienes que hacerlo así. Sujetarlo muy bien. (SIERRA)

Eso es.

Papá. ¿Qué?

¿Por qué hay tantas autonomías? Por el café, hija.

¿El café? Había tres autonomías.

Resulta que un señor que se llama Clavero dijo:

¿Por qué no damos café para todos? Y se hicieron las autonomías.

Y hemos hecho autonomías en toda España. ¿Entiendes?

No.

(Teléfono)

Puede ser Mercedes. Ah, bueno.

Dígame. Abuela, soy Carlos.

Ay, hola, hijo.

Pon la tele, que vamos a salir en "Gente Joven".

¿En "Gente Joven", tú?

No, Karina, Josete... El grupo, que van a cantar.

"De acuerdo". ¿Está mamá?

No, no está.

Está tu padre ayudando a la niña con los deberes.

¿Es Carlos? Sí.

Me pongo. Espera, que se quiere poner.

Hola, hijo.

"Carlos".

Carlos.

Iba con mucha prisa. Eso debe ser.

Mercedes, ¿tienes algún problema conmigo?

¿Contigo? Sí, llevas un mes rarísima,

por no mencionar lo de ayer.

Contigo no tengo ningún problema, de verdad.

¿Entonces?

Mira.

Antonio, que ha tenido una aventura con esta.

Paz Ortega.

Cuánto lo siento.

Más lo va a sentir él. Le he echado de casa.

Ahora entiendo lo de ayer.

Pero, Mercedes, tienes que saber que esto no es por la operación,

habría ocurrido de igual manera. Permíteme que lo dude.

¿Te puedo ser sincera? Claro.

Pues verás, a mí siempre me han gustado...

los hombres maduros.

¿Maduros? Quieres decir casados.

No estoy orgullosa, pero sí, había algunos hombres casados.

Pues me parece increíble, vamos. ¿Y por qué hombres casados?

Pues no sé.

Dan libertad, saben lo que quieren y en la cama son más generosos.

Además de que el modo de relación que yo necesitaba

era ese, sin compromisos,

sin complicaciones.

Claro, después de la operación no quieren saber nada de ti.

No, exactamente. Después de la operación,

volví a quedar con algunos hombres con los que había salido.

Y los de mi edad resultaron ser unos imbéciles.

Pero los hombres maduros

la mayoría no puso ningún problema aunque me faltara un pecho.

Incluso resultaron ser más cariñosos que antes.

¿Y ahora? ¿Sigues viendo a esos hombres?

No.

Ahora soy yo la que no quiero verles.

Prefiero esperar al amor de verdad.

A un hombre que me quiera con mis cicatrices

y mis manías...

Pues me alegro, no me gustaría tener una amiga que rompe familias.

Mercedes, tu familia no está rota.

Sobre todo si decides perdonar a Antonio.

Lo que no sé es por qué lo hizo.

Lo hizo porque pudo. Y porque pensó que no pasaría nada.

Así, sencillamente. Así de estúpido.

Pero yo aquel día lo intuí.

Recuerdo cuando Antonio estaba haciéndose fotos,

cómo la miraba.

Pero en aquel momento pensé que eran imaginaciones mías

y que Antonio sería incapaz de hacerme eso.

La pérdida de confianza es lo peor.

Y que se ha roto algo...

¡Mercedes!

Esa mujer no te llega ni a la suela del zapato.

(CANTA) "Me dijiste: cariño mío,

cómo te voy a querer".

"Bajo su cielo de estrellas

viví la noche más bella.

Aquella noche en Jerez

te di mi rosa de oro,

aquella noche en Jerez

te di mi primer amor".

¿No podíais esperar a fumar el peta después de la actuación?

Carlos, que no es por vicio.

Es para las cuerdas vocales. -Sí, para no desafinar.

Desafináis igual. ¡Tíos, siempre hacéis lo mismo!

Si os hacéis un peta, avisad. -Una calada, para los nervios.

(HABLAN LOS TÉCNICOS)

-Cuando acabe la gordita van los Rosa Mamón esos.

-Vale. Yo solo digo que la tuna se ha bebido medio bar.

-Pues controladles.

-Bastante es que no les metan mano a las azafatas.

-Mira, esa chica que está cantando es un diamante en bruto.

Un monstruo, ¿entiendes?

Y yo lo que quiero es que después salgan los payasos esos.

Os lo tengo dicho.

Me ponéis siempre juntos a los concursantes buenos.

Y hay que tener un poco de sentido del espectáculo.

Hay que salpicarlos con tonterías como esas

para que la gente se pueda reír un poco en casa.

¿Estamos? -Sí, jefe.

-Pues venga. -A ver, los Rosa Chi...

Calla... Esto... que salís después de la publicidad.

¿Sabéis lo que os digo?

Que la vamos a liar.

Esto es un líder. -Sujeta esto.

(TV) "Y a continuación, el conjunto Rosa Chillón".

-Abuela, ya salen. Te lo vas a perder.

-"El grupo se formó hace tres años y hacen música moderna,

de las baladas lentas y románticas a los ritmos trepidantes".

(MARCELO CANTA) "Hola, España.

Es una orgía de placer lo que siento

al estar aquí con vosotros".

-Mira quiénes son.

-Ahí va, mi madre. Ponlo más alto. -Súbelo.

(CANTAN) "Debería estar prohibido".

-"En Simago..."

-"En Simago..."

-"En Simago..." -"¿Qué es lo que pasa en Simago?"

-"¿En Simago? -"Sí, en Simago".

-"¿Qué pasa en Simago?" "Yo me cago".

(MIGUEL RÍE) ¡Yo me cago!

"Con la carne caducada.

Seducimos a los niños con juguetes radioactivos".

Esto es peor que los Rolling Stones.

(GIMEN ORGIÁSTICAMENTE)

-¿Qué? ¿Cortamos? -En directo.

(CANTAN) "Y detrás de esos estantes hay 2.000 pollos mutantes".

-"En Simago..." -"¿En Simago?"

-"En Simago..." -"¿Qué es lo que pasa en Simago?"

-"En Simago..." -"¿En Simago?"

-"Sí, en Simago". -"¿Qué es lo que pasa en Simago?"

-"Yo me cago".

"¿Qué cenamos? Empanada,

con la carne caducada.

Seducimos a los niños

con juguetes radioactivos".

(GIMEN ORGIÁSTICAMENTE)

¡Sí!

-¡Pero se están metiendo mano! ¡Se están pegando un filete!

-"En Simago..." -"¿En Simago?"

-"¿Qué es lo que pasa en Simago?" -"En Simago..."

-¡Ay, abuela!

Ahora voy. -"¿Qué pasa en Simago?"

-"¡Yo me cago!" (GIMEN)

¡Que os den!

-¡Ese es mi hijo! -¡Sí, señor!

(ESCANDALIZADO) -¿Qué hacéis? ¡Dios, Dios!

(SUSURRA) Que está ahí. ¡Antonio!

(SUSURRA) ¿Se piensa que puede venir cuando quiera?

La niña se empeña en que se quede a comer.

La niña puede decir misa.

María, vete a la cocina.

¿Se puede quedar a comer papá? No puede. Además, se va a ir ya.

Es que no hemos terminado. No insistas. Haz caso a tu madre.

Vuelvo esta tarde.

No, tampoco. ¿Tampoco?

Ya me las apañaré yo como sea.

¿Sabes qué haremos, hija?

Vamos a casa y los terminas allí. (CONTENTA) ¡Sí!

¿Cómo que "a casa"? Claro, mujer.

Viene a casa, termina los deberes y de paso se queda a dormir.

¿Te gustaría dormir en casa con papá?

Pues ya está. No, no está, Antonio.

Las cosas no se hacen así.

¡Mamá! Ni "mamá" ni nada.

Ya irás otro día. Ahora vete a la cocina con la abuela.

¡Hija, te estoy diciendo que te vayas a la cocina!

(Música triste)

¿Por qué otro día tampoco? Porque no, Antonio.

Esto lo tenemos que hablar tú y yo antes con tiempo.

Aclárate. No me dejas que esté aquí con la niña

ni que me la lleve a mi casa. No, sí que puedes.

Pero cuando lo digamos tú y yo, no tú solo.

Será la primera vez que hagamos algo que decidamos tú y yo.

Hasta ahora hacemos lo que te sale de las narices y estoy harto.

Que te quede claro: estoy harto.

No te has dado cuenta todavía, ¿verdad?

Se acabó el hacer lo que a ti te da la gana.

Ni con la niña, ni viniendo a esta casa, ni nada de nada.

¿Estamos o no estamos?

Estamos.

(SUSPIRA)

Hija, no te preocupes, que no pasa nada.

No te olvides de una cosa nunca:

papá te adora, hija.

Adiós, Herminia. Adiós, Antonio.

(Música triste)

(Portazo)

¡Joder! ¿Qué pasa?

¡Que me tiene hasta las narices!

¡Antonio, Antonio!

¡Antonio, por favor, cálmate!

Ave María purísima. Sin pecado concebida.

Padre, hoy no le traigo pecadillos de vieja beata.

Lo de vieja beata lo dice usted, Herminia.

¿Cuál es el problema?

Me acuso de que tengo una ira muy grande.

Ya me imagino contra quién. Sí, contra mi yerno.

Es normal, mujer. Estáis pasando por un momento muy duro.

Yo no puedo ver con paciencia a mi hija con este sufrimiento.

¡Y a mi nieta! Con lo bien que estábamos...

¡Ay! ¿Por qué no habla usted con él?

Herminia, ¿y qué le digo?

Que deje en paz a mi hija. Que no le eche más leña al fuego.

No sé en qué va a parar todo esto. Mire, Herminia...

Yo creo que no debo meterme en esos berenjenales.

Además, ya hablé con Antonio y está arrepentido de verdad

y dispuesto a pedir perdón. Ahora de poco le iba a servir.

Es que igual ese es el problema. (ESPANTADA) ¿Cómo dice?

Por parte de Antonio no hay nada más que hacer.

Ha confesado su falta. (ALTO) ¡No, no ha confesado!

¡Lo descubrió Mercedes!

La mentira tiene patas muy cortas. Sí, pero lo hizo.

Y ha hecho acto de contrición y propósito de enmienda.

Tal vez ganaríamos más si hablara con su hija.

¿Con Mercedes? Mire, Herminia...

A lo largo de los años uno trata con tantas parejas

y escucha tantos problemas que uno aprende de verdad.

Le digo que quien puede salvar el matrimonio ahora es su hija.

(INDIGNADA) ¿Mi hija? ¡Fue él quien se lió con una lagarta!

Sí, pero es precisamente en estas situaciones

cuando el milagro del perdón puede obrar maravillas.

Padre, cómo se conoce que usted no se ha enamorado nunca.

Usted no sabe lo que son los celos.

Los celos son una cosa terrible. Los celos matan.

Por favor, deje en paz a mi hija con su dolor y hable con mi yerno.

Dígale de paso que ha cometido un pecado mortal muy gordo

y que como le pase algo se va de cabeza a las calderas de Botero.

¡Y buenas tardes!

(Timbre)

(Canción cubana en la radio)

(COHIBIDO) Merche.

Hola. Hola.

¿Te importa si paso un momento? Claro que no. Pasa.

Gracias.

¿Estás sola?

Mi madre está en misa y la niña jugando en casa de una amiguita.

Casi mejor.

Supongo que te imaginarás a qué he venido.

Espero que sea algo del piso.

Si vienes a hablar algo de Antonio no es buen momento.

Del piso no es.

Antonio está fatal. (LE RECONVIENE) ¡Miguel!

Merche, si no te lo digo yo, ¿quién te lo va a decir?

Mi hermano sabe perfectamente que ha hecho una tontería.

Tu hermano ha hecho muchas tonterías en esta vida

y se las he perdonado, pero esto es distinto.

¿Crees que si pensara que esto no tiene solución habría venido?

¡Pues no!

Quiero que entiendas que después de mis hijas

Antonio y tú sois lo que más quiero y lo estoy pasando fatal con esto.

Es eso todo lo que tienes que decirme, ¿no?

Supongo que sí,

porque está claro que no quieres seguir escuchándome.

Merche, no machaques a Antonio con la niña.

¿Cómo? No utilices a tu hija.

Permítele a Antonio que la vea.

No te consiento que me digas eso. ¿Cómo te atreves a hablarme así?

Para mí el padre de mis hijos es sagrado, ¿me oyes? ¡Sagrado!

Merche... ¡Vete!

Parece mentira lo poco que me conoces.

Yo no te he querido ofender. Pues lo has hecho. Y mucho.

¿Me oyes? Mucho. Yo nunca utilizaría

ni utilizaré a mis hijos para nada, y menos para dañar a su padre.

¡Otra cosa es que Antonio haga y deshaga como le dé la gana!

Eso se acabó como se han acabado muchas otras cosas.

A quien no le guste y no lo entienda ahí tiene la puerta.

Perdóname.

(Canción de Chavela Vargas)

No sé qué tienen las flores, llorona.

Las flores del camposanto.

No sé qué tienen las flores, llorona.

Las flores del camposanto.

Que cuando las mueve el viento, llorona,

parece que están llorando.

Que cuando las mueve el viento, llorona,

parece que están llorando.

¡Ay de mí, llorona!

(LLORA)

¡Ay de mí, llorona!

Llorona, tú eres mi "chunca".

Me quitarán de quererte, llorona,

pero de olvidarte nunca.

Me quitarán de quererte, llorona,

pero de olvidarte nunca.

(Timbre)

Hola, hija. Hola, papá.

¿Y esto? Dicen que tienes una casa nueva.

Quería verla. Ah.

(RÍE)

Bienvenida, hija.

Pasa a ver qué te parece.

A ver qué tal.

(FASCINADA) ¡Pero bueno, papá, qué sitio!

¡Es precioso!

Qué mal mientes para ser actriz. Te lo digo de verdad.

Pero si esto es más triste que un torero en Siberia.

Que no, que te lo digo de verdad. Me gusta mucho.

¿Y tú? ¿Tú cómo estás?

Bien, aquí estoy, lidiando un poco con los recuerdos, hija.

¿Seguro que estás bien?

¿Sí?

Bien jodido, hija.

Agradezco que me lo preguntes, pero estoy bien jodido.

Alegra esa cara, que nos vamos a tomar una botellita de champán.

Vas a pagar tú, ¿eh? ¿Y qué celebramos, hija?

Bueno, una cosita.

Vamos a coger tu chaqueta, que nos vamos.

No te hagas la misteriosa con tu padre, que estoy muy frágil.

¿Qué te pasa?

No estarás enamorada. No. Algo muchísimo mejor.

¿Mejor que enamorada? No se me ocurre.

Ni se te ocurrirá. Me voy a Los Angeles a hacer una prueba.

¿Cómo que a Los Angeles? ¿A Los Angeles de América?

Hollywood.

¡Qué alegría! ¡Qué noticia tan buena!

(AFECTADO) Paco, dame un coñac.

-¿Qué le pasa, don Miguel? Parece que haya visto al diablo.

-Al diablo no lo he visto. He visto a la pantera.

(Teléfono)

París Nalón, ¿dígame?

Don Miguel, doña Mercedes. ¡Al teléfono, don Miguel!

-¿Pero tú eres tonto, coño?

-¿Sí, Merche? Dime.

-Mi jefe ha visto el programa y me han despedido de Simago.

Tampoco me gustaba mucho, pero era un trabajo al fin y al cabo.

-Y encima para nada. ¿Cuántos votos hemos tenido?

-Uno, y porque la cupletista gagá ha votado a todo el mundo.

-Y encima este año la final era en Ceuta.

Joder, nunca he estado en Ceuta.

De verdad que lo siento, Quique, no pude hacer nada.

Es que tienen mucha personalidad.

Bueno, mira...

Pues adiós.

Dice Quique que se colapsó la centralita de televisión.

No dejaban de llamar quejándose de vosotros,

que si "qué bastos", que si "qué obscenos",

que si "había niños mirando"...

Sabéis lo que esto significa, ¿no?

Pues sí: una denuncia y un juicio. ¿Un juicio?

¡Un éxito, es lo que tenemos!

¿Sí? Nos vamos a hacer de oro.

(Bullicio)

(Música de suspense)

-Gracias.

-¡Francisco Franco! (TODOS) ¡Presente!

-Joder, Alcántara... (RÍE) Ver para creer.

-Hola, inspector. -Llámame Dávila.

Aquí somos todos camaradas.

Qué pelotas tienes, chaval. Hay que reconocer que...

los tienes bien puestos para venir aquí.

(RÍE) Tranquilo, hombre, no voy a dar el queo.

Yo admiro a la gente que le echa huevos.

-Gracias. -Ahora...

como publiques algo que no me guste, te parto la boca, ya lo sabes.

-Tendré que correr ese riesgo. (RÍE) -Al final,

va a resultar que me caes bien y todo. (RÍE)

Bueno, lo dicho, ¿eh? Y entre esto y lo del otro día

de tu amiga Marta Altamira me debes ya dos.

(Música de suspense)

(SUSPIRA)

(Música ominosa)

(La música tapa las voces)

(DESAFIANTE) -¡Qué miedo! -¡Ni miedo ni hostias!

(TV) -"Mi papá dice que el fin de semana es para descansar.

Y que no hay que ponerse nerviosos. Ni tener prisa, ni soltar tacos, ¿eh?

Aunque volvamos en caravana y algún loco nos quiera adelantar.

Mi papá es un tío grande. ¿Y el tuyo? (HOMBRE) -Gracias por conducir bien

también en los días de descanso. Dirección..."

(Timbre)

(SUSPIRA)

Hombre, ¿qué haces tú aquí? ¿Qué hago aquí? Cambia esa cara.

Te traigo una sorpresa. -¡Papá!

(MIGUEL RÍE) Hola, María, hija.

¡Qué sorpresa! Acaba de estar tu hermana.

Hala, qué chulo.

(SUSPIRA)

¿Cómo es que la traes aquí? Porque he ido a hablar con la pantera

¿Con quién? La pantera.

Si mi mujer es la loba, la tuya es una pantera.

No le pongas motes a la gente, que no sabes ponerle motes.

Mi mujer no es ninguna pantera. Es la Milano.

María, por Dios. No saltes tanto en ese sofá. No lo estropees

que no es en propiedad, hija. ¡Papá! ¿Vamos a cenar "pizza"?

¿El qué? "Pizza", Antonio.

Ha visto una "pizza" en el restaurante y se ha empeñado.

-"Porfa". Mi amiga Gala la come todos los días, pero mamá no quiere.

¿Mamá no quiere?

"Porfi". Pues nada, comemos "pizza".

Gracias. Voy a ver mi cama. (MIGUEL SUSPIRA)

¿No será mejor darle pimientos rellenos o albóndigas

o callos, que están muy ricos y suaves?

Hombre, para una vez que la tengo, le daré un capricho.

No, si al final es lo que hacemos todos.

Lo que hacéis todos, ¿quién? Los padres divorciados, Antonio.

(MUJERES CANTAN) "...ni nadie lo logrará.

Seguiremos tu camino, no lo podrán evitar.

Tu camino, Blas Piñar.

(TODOS) Viva España, arriba España.

Viva España, arriba España.

Viva España, arriba España

y que viva Blas Piñar".

-La cena de esta noche,

evidentemente, es muy distinta de las cenas

en las que nos hemos reunido en otras ocasiones

y por otras circunstancias.

No en balde es la cena que nos reúne

nada menos que en la noche de un 20 de noviembre.

Una noche, por tanto, que está, para vosotros y para mí,

cargada de recuerdos

y cargada de emociones.

(Música inquietante y aplausos)

Fuerza Nueva es un movimiento ideológico ante todo y sobre todo.

Y ese movimiento

ha utilizado en cada momento y oportunidad los instrumentos

que ha considerado, incluso equivocándose,

más aptos para difundir y atender

esos ideales que entendemos que son sagrados.

(TV) "Está escrito. Se dice: No es bueno que el hombre esté solo.

Pero también está escrito, que en soledad nacimos".

Te agradezco mucho que hables con Merche

pero tienes que dejarlo estar. No tiene importancia, Antonio.

Tenía que intentarlo. Ya.

Pero como la conozco bien, a ver si irás a por lana

y vas a salir trasquilado. ¡También me lo vas a contar!

Ya te dije que se puso conmigo como una pantera.

Una cosa, Antonio.

Desde que Merche te puso en la calle, a mí me mira mal.

No creo. Que sí.

Me mira mal y Herminia también. Me miran mal las dos.

Yo qué sé. Deben pensar que yo soy el instigador de esto.

(TV) "El enunciado del tema de esta noche, sería 'Solos

o en pareja'. Vamos a..." -Estoy del barrio de San Genaro...

hasta aquí. (TV) "Empecemos..."

-Y no solo por lo tuyo. Es la casa.

Es demasiado grande para mí. Se me viene encima.

Mire adónde mire solo encuentro recuerdos de Paquita y de las niñas.

Si quieres, te hago un hueco aquí. No sé...

Lo había pensado.

Ah, ya lo habías pensado. ¡Uy! Claro.

Imagínate. Tú y yo aquí, en este apartamento.

Solos, a nuestras anchas. Yo podría cocinar.

Tú te comerías lo que yo cocinara. No.

Es una situación provisional. Lo dices tú mismo, coño.

Estoy viviendo una crisis, no...

(TV) "Estoy totalmente de acuerdo. La gente se separa

y cuando se separa ya está pensando en que se quiere volver a emparejar".

Y si vives aquí, ¿qué hacemos cuando vengan mis hijos?

¿Qué vamos a hacer? Nada. Que se instalen en el cuarto y yo aquí.

En el sofá y hala.

Tienes respuesta para todo, coño. Es que es un plan cojonudo.

Será cojonudo para ti. Cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Desde luego, mira que eres egoísta.

¿Te vas a comer el...? ¿Eh?

(TV) "La televisión nos enseña muchas cosas.

Que los chacales tienen una pareja.

La escogen y la guardan para toda la vida.

Me sorprendió porque los chacales parecen tan poco cariñosos...

-Las sorpresas que da la vida.

y la televisión. -Sobre todo porque nos enseña mucho".

-Y ahí está su labor extraordinaria.

Porque si Fuerza Nueva no hubiera nacido,

el 1966 como movimiento sin ser partido,

no sería posible este clamor de España,

de vosotros, amigos españoles.

Pretendo dirigirme al pueblo español para decirle:

Oh, pueblo de España, ¿qué mal te hemos hecho?

¿En qué te hemos ofendido para que nos hayas respondido así?

(Aplausos)

Fuerza Nueva no ha sido derrotada por el socialismo.

El socialismo no ha arrebatado un solo voto

a Fuerza Nueva.

A Fuerza Nueva, políticamente, en apariencia al menos,

aparentemente, hemos sido derrotados, pero derrotados

por Alianza Popular.

Señor Fraga, usted ha derrotado a Fuerza Nueva, pero la ha derrotado

clamando por el voto contra el socialismo. ¡Pues bien, Sr. Fraga!

Que los diputados que usted lleva a las Cortes,

y las gentes engañadas por octava vez que le han votado a usted

sean los que defiendan en el Parlamento y en la calle...

(Aplausos y vítores tapan su voz)

(Música ominosa)

Tenemos que iluminarlos. Mirar al resto de la historia.

Y decirles: Señor maestro de la historia,

junto a ti buscaré otro mar.

Junto a ti, Señor, junto a ti por España.

Junto a ti, con mis reales, si sois reales vosotros,

en esta noche del 20 de noviembre.

En esta noche cargada de recuerdos.

En esta noche de Cristo Rey, Señor, junto a ti buscaremos otro mar.

¡Arriba España! (TODOS) ¡Arriba!

(Música de intriga)

(SUSPIRA)

(Música melancólica)

Soy Toni. Tenemos noticia.

Blas Piñar ha anunciado el fin de Fuerza Nueva como partido.

No sabes lo mejor. No culpa a los socialistas...

(Disparo)

Te tengo que dejar. Sí, sí, adiós.

(Música de intriga)

(Disparo)

Inspector. ¡Soy Alcántara! Soy Alcántara.

¡Dávila, Dávila! Joder, tranquilo, tranquilo. Joder.

(CON DIFICULTAD) -¿Ha visto... cómo corrían los cabrones?

-Espérese. Llamo a un taxi y vamos al hospital.

-¡Ni hospital ni hostias! Y de esto, ni una palabra a nadie.

-¿No les denunciará? (RÍE CON SORNA)

-¿Sabe quién son? -Escucha, te agradezco la compañía,

pero si sigues preguntando ya te puedes largar.

-Inspector, cada uno es como es y hace lo que hace.

Déjeme. -Déjame en paz.

¿Te crees que porque me han dado dos hostias te contaré mi vida?

¿Eh? Yo tengo dignidad y honor.

Ya sé que es una palabra que no entendéis, pero...

Yo vivo conforme a mis principios y voy con la cabeza bien alta.

-Nadie dice lo contrario. (JADEA) -¿Te crees que...

no sé lo que piensas cuando me miras?

¿Que no sé qué pensabas esta noche en la cena?

Que somos unos fachas de mierda. Con eso está dicho todo.

Ahí estamos muchos que seguimos poniendo a España

por encima de nuestra vida si es preciso.

Los hay que se han vendido por esta mierda de democracia

que lo pone todo perdido. Yo soy policía de verdad, no un chorizo.

Yo soy un español y... ¡Y qué coño! Un fascista.

Y a mucha honra. (SE DUELE)

-Dávila... -Estos...

Estos cabrones me han roto por dentro.

-Me da igual, voy a por un taxi. -Espera, espera.

Hay ahí una casa de socorro, ayúdame.

Échame una mano.

"Tal vez, mi hermano no fuera consciente de ello,

pero esa noches, precisamente esa noche del 20N de 1982,

con Fuerza Nueva disuelta, con una democracia consolidada,

con un socialista a punto de ser investido como presidente,

esa noche terminó la Transición".

¡Con cuidado! Cuidado con la curva.

¡Ay, ay, ay! Vamos, rápidamente.

No te olvides del mapa. ¡Vamos! Que nos persiguen los nazis.

¿Quién nos persigue?

Los nazis. Eso es. (RÍE)

Me ha gustado mucho. A mí también me ha gustado.

Me ha recordado mi infancia, a las películas de látigo.

(IMITA UN LÁTIGO)

(AMBOS RÍEN)

Nada. (SUSPIRA)

Papá, ¿qué "pizza" os gustó más? ¿"Pizza"? Ninguna.

Me gustan las tortillas de patatas. Y las albóndigas.

Pues para no gustaros, no dejasteis ni un trozo.

Ah, fue tu tío. Hola. Buenas tardes.

Ya sabes qué es un Gargantúa. Le pones una piedra y se la come.

Y la "pizza" es eso. Una piedra con un poco de tomate.

¿Qué pasa, papá?

No sé, con tanta llave me habré equivocado.

(SUSPIRA) La del buzón sí que abría.

Ya me he dado cuenta.

(Timbre)

(Timbre)

Mira, mamá, lo que me ha hecho. Qué bonito, hija.

Anda. (LA BESA)

Llévalo a la habitación que no se estropee.

Y date prisa, que va a empezar "Bla, bla, bla".

Ya está el bizcocho hecho. Lávate las manos.

Podías haberme avisado antes de cambiar la cerradura.

Pues, no, Antonio. Precisamente de eso se trata.

Que ya no tengo que consultarte nada.

¡Ah!

Espera un momento.

Te juré que había cambiado.

Se me olvidó darte esto.

Estoy como antes, colgado.

Muchas gracias.

Agárrate fuerte a mí, María.

Agárrate fuerte a mí,

que esta noche es la más fría

y no consigo dormir.

Agárrate fuerte a mí, María.

Agárrate fuerte a mí,

que tengo miedo y no tengo dónde ir.

Mañana, cuando despiertes,

estaré lejos sin ti.

No creo que pase nada,

de otras peores salí.

Si acaso no vuelvo a verte,

olvida que te hice sufrir.

No quiero, si desaparezco,

que nadie recuerde quien fui.

Agárrate fuerte a mí, María.

Agárrate fuerte a mí,

que esta noche es la más fría

y no consigo dormir.

Agárrate fuerte a mí, María.

Agárrate fuerte a mí,

que tengo miedo y no tengo donde ir.

Agárrate fuerte a mí, María.

Agárrate fuerte a mí,

que tengo miedo y no tengo donde ir.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 263: El fin de la Transición

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 263: El fin de la Transición

20 mar 2014

La nostalgia llama a la puerta de Los Alcántara durante este capítulo. Se celebra el 20 de noviembre y este año las autoridades no han autorizado ninguna concentración en la Plaza de Oriente para conmemorar la muerte de Franco. Mercedes empieza a cansarse de ver a Antonio entrar en casa cuando quiere así que le deja muy claro que él ya no vive allí y que tiene que llevarse sus cosas cuanto antes. Merche lo está pasando muy mal y no puede evitar llevarse los problemas al trabajo. Al final acaba explotando con Estefanía. Mientras, Antonio ha decidido poner tierra de por medio y mudarse a vivir a un apartahotel alejado del barrio, pero aún así todavía tiene muchas cosas que le atan a San Genaro y no puede evitar dejarse ver por allí.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 263: El fin de la Transición" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 263: El fin de la Transición"
Programas completos (353)
Clips

Los últimos 2.563 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. james qwatta

    Buenos dias, me gustaria saber el titulo de la cancion que suena al principio de este capitulo 263. Muchas gracias :)

    12 abr 2017