www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1604709
No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - T12 - Esos locos bajitos - Capítulo 205
Transcripción completa

Cuéntame cómo te encuentras,

cómo eres hoy,

si el tiempo no te cambió.

Sin querer

ibas creciendo,

te fuiste de casa y estás de vuelta otra vez.

Háblame de cómo te han besado,

hoy lo quiero recordar.

Cuéntame.

Ya vienen los Reyes Magos,

ya vienen los Reyes Magos

caminito de Belén.

olé olé olanda, olanda olé, olanda ya se fue.

Cargadito de juguetes, cargadito de juguetes

para al niño entretener, olé...

"Belén. Primer año de nuestra era.

Tres Reyes venidos de Oriente, llegan a un humilde portal

guiados por una estrella para regalar oro, incienso y mirra

a un niño recién nacido.

...ni ropa ninguna, y la misma luna

sábanas de Dios.

Cañonazo y estruendo

Muchas cosas han pasado desde entonces,

persecuciones, guerras, cruzadas, cismas, revoluciones...

Incluso alguna que otra corriente escéptica

que aseguraba eso de que tres tipos de Oriente

llevaran regalos a todos los niños del mundo en una sola noche,

era materialmente imposible.

Pero los hechos son los hechos y no ha habido un 6 de enero

en todo este tiempo en que Sus Majestades

no hayan cumplido su misión.

Y es que claro, algunos se olvidan de que Melchor, Gaspar y Baltasar

además de Reyes, son magos,

y siempre se las han ingeniado para repartir sus regalos.

...sábanas de Dios,

Ya vienen los Reyes...

A continuación, les paso a narrar una historia

en la que aquellos tres reyes que llevan más de 2.000 años

dibujando sonrisas en la cara de tantos y tantos niños,

se encontraron con un nuevo obstáculo a sortear.

Esta historia, tiene como protagonista

a mi familia, los Alcántara

y nos tuvo en vilo unos días.

Todo empezó cuando quedaba muy poco

para las Navidades de 1978".

Ya está bien, hija.

Hola.

Ay...

¿Qué pasa? Menudo disgusto, Antonio.

Pues nada, que Adolfito le ha dicho en el colegio

que los Reyes Magos, este año no vienen...

Mira tú por dónde...

¿Adolfito? ¿Quién es Adolfito?

Adolfito, un amigo del colegio.

-¡Y todo por tu culpa!

¿Cómo que todo por mi culpa? Sí, Antonio.

La política...

Ya te dije yo que esto no iba a traer nada bueno.

Por favor, Herminia no líe más las cosas.

Vamos a ver, hija,

¿qué es eso de que por mi culpa no vienen los Reyes Magos?

Porque Adolfito ha dicho que desde que se murió Franco

los Reyes Magos ya no quieren volver a España.

¿Pero qué tontería es esa? ¡No es ninguna tontería!

¡Los Reyes Magos se han enfadado!

Claro, cómo ahora tenemos rey y democracia...

¡Por tu culpa y la de Suárez!

¡La de Suárez, dice!

Me cago en la leche con el Adolfito Hitler,

verás tu cuando yo encuentre a ese muchacho,

le tiraré de las orejas.

Antonio, es un niño. ¡No, es un bicho, Merche!

Vamos a ver, María. Que esto es una tontería, hija.

¿Tú te acuerdas de los Reyes Magos del año pasado?

¿Recuerdas que te trajeron una cocina tan grande

que parecía que era para un regimiento?

Pues ya se había muerto Franco, ¿a qué sí?

Se había muerto Franco y bien muerto, hija.

Y este año, aunque esté muerto pues lo mismo,

van a venir los Reyes y te van a traer muchos regalos

porque lo sé yo.

¿Sabes lo que voy a hacer?

Voy a llamar ahora mismo al presidente Suárez

para que hable contigo.

¿Y a ti eso te parece buena idea?

Pues es que no sé qué otra cosa hacer.

Antonio, así no se hacen las cosas.

Pues sí, sí se hacen las cosas así.

Voy a ver por qué este año no vienen los Reyes, hombre.

¿O qué pasa con eso?

Bueno, vamos a ver...

Ya ven ustedes qué papeleta.

No entiendo cómo le pueden decir esas cosas en el colegio.

Es que no lo entiendo. Si es que es muy inocente.

Tenía un disgusto, la pobre.

La culpa de todo esto la tiene mi yerno

por haber puesto a la niña en el colegio ese.

Que será muy caro y todo lo que usted quiera

pero esto en San Genaro no pasa.

-A mí me pasó una cosa parecida cuando llegó la República.

Debía de tener yo pues 4 o 5 años y como ya no había monarquía

pensé: "¿qué va a pasar con los Reyes Magos?".

¿Van a venir o no van a venir los Reyes Magos?

No, si yo la historia la conozco perfectamente

lo que pasa que la niña no atendía a razones

y hubo que coger el toro por los cuernos.

Disco del teléfono

(CARRASPEA)

Teléfono

París-Nalón, ¿dígame?

Buenos días, ¿el presidente Suárez?

¿Cómo dice?

Le habla Antonio Alcántara.

Antonio, ¿eres tú?

Sí, Antonio Alcántara Barbadillo para servirle.

Antonio, ¿qué quieres?

Sr. Presidente, estoy aquí con mi hija María,

¿se acuerda? La pequeña.

Y resulta que un muchacho muy malo que se llama Adolfito,

le ha dicho en el colegio no sé qué de los Reyes Magos.

Concretamente Sr. Presidente,

le ha dicho que los Reyes Magos no vienen este año.

-¡Miguel! Ponme una caña, que estoy seco.

-¿Te quieres callar un poco?

¡Que no entiendo lo que me dice mi hermano!

A ver Antonio, dime.

Pues eso, como yo sé que usted tiene una audiencia hoy

con Sus Majestades de Oriente, había pensado que a lo mejor

podría usted hacer que mi hija hablara con ellos

aunque fuera por teléfono.

(TEL) ¿Me ha entendido o no, Sr. Presidente?

No sé si te entiendo o no te entiendo.

¿Por qué no llamas tú a los Reyes Magos?

¡Anda!

Vamos a ver, no llamo a los Reyes,

porque no tengo el teléfono.

He pensado que usted me podía hacer ese favor

¿Lo que tú quieres es que yo haga de Rey Mago?

Yo pensé que no me iba a entender nunca

Mira que tiene la cabeza dura.

Yo por mi sobrina hago cualquier cosa,

y si hay que hacer de Rey Mago, pues se hace.

Pues ¿qué quiere usted que le diga?

A mí todo eso me parece una solemne tontería.

Yo me puedo hacer una idea de cómo habla Baltasar,

el Rey negro, pero vamos, los otros dos... a saber.

Bueno venga, pásamela anda.

¿Cómo? ¿No me diga?

¿Qué casualmente los tiene usted a su lado?

Por favor, ¿se puede poner mi niña?

Dígales que se llama María,

que se ponga Baltasar. (ASIENTE)

Vas a hablar conel rey Baltasar.

-¿Qué pasa con esa cerveza?

-Por Dios, Ramón, estoy ocupado.

-¿Hola?

-(IMITANDO A BALTASAR) A ver, ¿estoy hablando con María?

Aquí te está hablando el rey Baltasar,

(TEL) de los tres Reyes Magos de Oriente.

-¡Es Baltasar! ¡Pues claro!

Pues corre, habla con él. A ver...

A mí esto no me parece bien.

-(TEL) Vamos a ver María, el motivo de mi llamada

es para aclararte que todas las cosas que han dicho

tus compañeritos malos en el colegio

no tienen ninguna razón, ninguna.

Porque este año los Reyes Magos de Oriente

te van a traer muchos regalitos.

-¿Aunque se haya muerto Franco y tengamos rey?

-A nosotros nos da igual que se haya muerto Franco,

preferiríamos una República pero esto es lo que tenemos

de todas maneras, María, (TEL) lo más importante

es que tú te hayas portado muy bien este año.

¿Tú te portaste bien este año? -Sí.

-¡Pues no tienes nada de qué preocuparte!

Porque los tres Reyes Magos te van a traer

todos los juguetitos que tú quieras.

-Miguel, o me pones la cerveza o me voy a otro bar.

-¿Te quieres callar de una vez?

¡Estoy ocupado! ¡Que no hay quien te aguante!

-¿Tío Miguel? -No, no, no, no...

No soy tu tío Miguel, María

yo soy el rey Baltasar de los tres Reyes Magos de Oriente.

-¡Es el tío Miguel!

¿Cómo que...? ¡Lo sabía! ¡Es que lo sabía!

Dile que es tonto.

¡Tú no eres más tonto porque no entrenas, chico!

¿Qué le has dicho que se ha dado cuenta que eras tú a la primera?

-¿Qué quieres que haga?

¡Si es Ramón que no deja de darme el coñazo todo el rato

con que le ponga una cerveza!

¡No me digas bobadas, anda!

Venga, venga...

¡Oye, que te den por saco!

-La culpa la tengo yo. -Claro. ¡La tendré yo!

Me cago en la leche. Pero si la tenía medio convencida.

La culpa fue de Ramón, que es más pesado que una vaca en brazos.

-¿Y yo qué iba a saber?

Esas cosas se avisan, digo yo.

Desde luego, es la última vez que le pido algo a mi hermano

porque no da una a derechas.

Al final, fue peor el remedio que la enfermedad.

Menudo berrinche se cogió.

Vaya un lío que tenía la pobre en la cabeza.

¡Se pasó la noche llorando!

¡Uf! Lo que nos costó dormirla.

¿Quieres que te lea el cuento de "La vaca, túmbate"?

Venga mi vida, María.

Vamos a jugar a las familias.

Venga, anda, coge las cartas,

a ver si te ha tocado la madre china.

"Los problemas de mi hermana con los Reyes Magos

traían a mi abuela y a mis padres de cabeza.

Y es que ya se sabe, que nada nos revuelve tanto por dentro

como ver triste a un niño, sobre todo si es tu hijo.

Pero esto ha sido siempre así".

"Jingle Bells" Frank Sinatra

-No disponíamos de todo lo que disponen hoy.

-No son tan infantiles.

-Porque ahora hay más cosas que había antes.

-Y no sabíamos nada de nada.

-Ahora, primero, no saben casi ni divertirse siquiera.

-Nosotros no teníamos opinión.

Ni nos preguntaban qué nos gustaba ni lo que queríamos ni lo que no.

-A mí me dejan a veces opinar.

-Cuando llegan de trabajar no nos dejan hablar,

pero cuando están despiertos, sí.

-A veces.

-Yo le cuento las cosas que hemos hecho muy divertidas en el cole.

-A mí sí. -Otras veces no nos hacen caso,

porque, como somos niños, pensamos solo en jugar.

(SUSPIRA)

¿Cómo está la niña?

Pues se ha tenido que quedar mi madre a dormir con ella.

Ya. ¿Se ha creído lo de la interferencia?

Por Dios, ¿cómo se va a creer que tu hermano Miguel

tiene una interferencia con los Reyes Magos?

Tampoco es tan raro, Merche, coño, es Telefónica, no la NASA.

A lo mejor mañana se le ha pasado. Sí, se le va a pasar mañana.

Es terca como una mula, como su madre.

Mira la que nos montó con la comunión.

Si se le mete que no hay Reyes, nadie se lo quita.

O sea, que este año...

No hay Reyes y sanseacabó. ¿Qué tonterías dices?

¿Cómo no vamos a tener Reyes? Tienes unas cosas...

Pues ya dirás qué hacemos, yo no doy más.

Pues mira... apagar la luz y dormir, porque estoy molida.

Qué facilidad para dormir, todo lo solucionas durmiendo.

(SUSPIRA)

A ver quién duerme ahora.

Buenas noches.

Hala.

Qué felicidad, hija.

Qué cuajo, por Dios.

Ruido

¿No has oído el ruido, Merche?

A ver si se ha vuelto a despertar la niña.

Ay, Dios. (SUSPIRA)

-Antonio.

¿Tienes un minuto?

A ver, ¿quiénes son ustedes?

-¿A ti qué te parece? ¿Qué...?

No sé cómo han entrado, pero todo el mundo afuera.

¡Venga, fuera! (LOS TRES RÍEN)

-Hace la pantomima con Miguel y ahora nos quiere echar.

-Si ya decía yo que era mejor no venir.

-A ver, Melchor, un poco de paciencia.

Ustedes son... -Sí, sí, los Reyes Magos, muy bien.

-Perdón por entrar por la ventana. La costumbre.

-Vamos a ver, "lince", ¿qué es eso de que

"este año no vienen los Reyes y sanseacabó"?

¿Te puedo llamar Baltasar? Sí, tira.

Pues eso, Baltasar, que...

A mi hija pequeña le han dicho no sé qué en el colegio...

Ya, ya sabemos lo que le han dicho a tu hija.

¿Y qué? ¿Ya piensas tirar la toalla?

-¿Quieres dejar a tu hija sin la ilusión de los Reyes?

Menudo padre estás hecho...

Vamos a ver no, que yo lo he intentado.

-Pues lo intentas otra vez. ¿Estamos?

Pues sí... Ts, eh.

Júralo.

Júralo.

(BESO) Lo juro.

-Ah, ¿veis como hablando se entiende la gente?

Bueno, pues nada, ya nos vamos. Encantado.

Gaspar.

Melchor.

Baltasar.

Eh, por cierto...

A ver si este año envías la carta,

que llevas no sé cuánto tiempo sin mandarla.

¿Sabes lo que vas a pedir? ¿Yo? No, no...

-Venga, Alcántara, que ya no eres un niño.

¿Qué es lo que más te gustaría? -Lo que quieras.

Aprovecha.

Hombre... A mí lo que más me gustaría es ser ministro.

LOS TRES: (RÍEN) Ministro...

Ya, ya sé...

-Por el amor de Dios, Antonio, que somos magos,

pero no hacemos milagros.

-Mira, déjalo, déjalo. Le traeremos... eh...

Una corbata, como siempre. ¿A que te gustan las corbatas?

Pues sí, las uso mucho. Venga, corbatita. (DA UNA PALMADA)

Adiós.

Cuidado con el alféizar, que resbala.

REPORTERA: ¿Habéis visto a Papá Noel o a los Reyes?

-Yo sí. -Sí.

Solo un puntito rojo, solo vi el trineo.

-¿Ah, sí? ¿Dónde lo viste? -Cuando estaba en casa de mi abuela.

-¿Y viste el trineo? -Sí.

-¿Cómo era? Cuéntanos, qué interesante.

-Era todo rojo con el borde blanco,

como algodón.

-¿Y viste a Papá Noel? ¿Estaba subido o no?

-Sí.

-Ni a Papá Noel. -Ah, yo sí.

Pero en el muñeco que tengo. -(RÍE)

-Yo no. -Yo sí.

Yo, en casa de mi abuela, me hice una foto una vez.

-Cuando era pequeña, con mi hermana me levanté...

-(SUSURRANDO) Y los viste. -Y vi a Melchor.

-Estaba en el salón y me había escondido.

Así que no me vieron.

-¿Y cómo eran? -Bueno...

Otros tenían barba, otros no, y pelo largo.

-Le dimos un beso, él se fue y nos fuimos a la cama.

-Me levanté y le vi.

-¿Y se escondió o cómo? -Sí, se esconde.

Y luego ya no le ves.

-Y noté un ruido, me desperté y vi un...

Una persona gorda con una chaqueta roja

y un cinturón negro.

-Tenía la barba así blanca

y estaba comiendo lo que estábamos poniendo.

Y cuando iba a mirar al pasillo, me fui corriendo a la cama.

(SUSPIRA) No, corbata no.

Ministro, sí... (RÍE)

Ministro...

No, la mano derecha de Suárez, mejor.

Eso...

La mano derecha, eso es.

Chirrido

Portazo

No, corbata no.

Antonio, Antonio...

Que soy ministro, Merche.

No, no eres ministro, que estás soñando.

Pues no es la primera vez que les veo.

Recuerdo una vez de niño que me desperté la noche de Reyes

y creí verlos en la ventana.

-Me acuerdo de esa noche como si fuera ayer.

Casi me emociono de pensarlo.

Se metió en mi cama llorando, el pobre,

y yo le dije: "¿Qué te pasa, peque?".

Nada, que tenía un disgusto

porque creía que por ver a los Reyes se iba a quedar sin regalos.

Lo sabe todo el mundo. Esa noche tienes que quedarte en la cama.

Y al final claro que nos trajeron regalos, no nos iban a traer.

Del regalo de Antonio no me acuerdo,

pero del mío me acuerdo perfectamente.

Era un balón de cuero, de reglamento,

que estaban cosidos que parecía que tenían una cicatriz,

más duros que una piedra.

No, no, no, Miguel,

nos lo trajeron a los dos, me acuerdo perfectamente.

Eran otros tiempos y no estaba la cosa para derroches.

Si me acuerdo que antes del balón

jugábamos al fútbol con papeles de periódicos atados.

Con los del pueblo hacíamos dos equipos.

Y el peque quería ir siempre conmigo, claro.

Y yo: "Peque, que bajes a defender, que te quedas siempre en órsay",

pero él erre que erre, porque es un cabezón,

siempre, todos los días, en órsay.

¿En órsay, dice? Qué paciencia hay que tener.

En órsay... En órsay lleva él toda la vida.

Y por la izquierda, que no se entera de nada.

Una vez, cuando yo era pequeña,

me llevó mi padre a Albacete, porque tenía que hacer un trato,

y vi en un escaparate una colección de muñecas de esas de porcelana

con la carita tan fina y blanca y me quedé embobadita mirándolas.

Parada.

Y me dijo mi padre: "No te puedo comprar una, hija, son muy caras".

Lo que lloré. Me pasé toda la noche llorando.

Pero luego, los Reyes Magos me trajeron una preciosa.

Todavía la conservo.

Me acuerdo cuando nos mudamos a San Genaro,

hace muchísimos años, Tony e Inés eran unos niños

y tenían miedo de que los Reyes no encontraran la nueva casa.

-Hombre, si no tenían la dirección,

¿cómo nos iban a enviar los regalos?

Me acuerdo que convencimos a mi madre

para que enviara un telegrama.

Yo, hasta este año, he pasado todos los Reyes en San Genaro.

El mejor de todos fue cuando me regalaron el Scalextric.

Música navideña

"Muñecas, bicis, coches de carreras y hoy, videoconsolas.

Cada generación ha tenido sus propios juguetes.

Las muñecas de Famosa se dirigen al portal

para hacer llegar al Niño su cariño y su amistad.

Y Jesús, en el pesebre, se ríe, porque está alegre.

Y Jesús, en el pesebre, se ríe, porque está alegre.

Nochebuena de amor,

Navidad jubilosa:

es el mensaje feliz de las muñecas Famosa.

-Y entonces era muy joven, muy inexperto y muy iluso

y entonces, lo silbé, me acuerdo que el Ejecutivo de Cuentas,

el que tenía las relaciones con el cliente,

era un asturiano muy campechano y muy simpático

me dijo cuando me oyó: "¿Qué hostias es esto, Luisín?"

Porque aquello era sorprendente,

lo de los autómatas yendo al portal y en un Christmas, así nació.

-Realmente el concepto de juego sigue siendo el mismo,

es decir, los niños tampoco han cambiado tanto,

cambian los gustos, pero la necesidad de jugar

y a qué jugar no han cambiado.

Las bicicletas son diferentes, pero siguen siendo bicicletas.

Los peluches es el juego de afectividad

y las muñecas es el juego de imitación.

-Mis padres consiguieron una especie de sudadera

que se aproximaba al color de la camiseta de Batman

hicieron aquél troquelado, aquella historia y con un espray...

en fin, me hicieron la camiseta de Batman.

Y aquella camiseta era...

no tenía nada que ver con la camiseta de Batman,

pero yo era feliz con aquella camiseta de Batman.

-Con un cartón de Chesterfield que fumaba mi padre,

pum, pum, pum, y en el cartón con una fila de palillos

y un dedal en el primer palillo, una fila de palillos en cada lado

y un dedal que ponía yo, el dedal de mi madre,

y para mí, eso, arrastrando con una cuerda por el pasillo,

era un coche de bomberos.

-La pelota es un juguete universal,

sirve para muchas cosas en cualquier país del mundo.

Pelotas, bolas, cosas esféricas.

-Ahora tenemos mucho problema en muchas ocasiones

para proporcionar juguetes a niños pequeños

porque hay niños con tres años que tienen todo, todo.

"Basta con preguntar a los más interesados

para saber que los gustos de los niños han cambiado.

-¿Qué has pedido para los Reyes? -Una muñeca, ¿y tú qué has pedido?

-Una cámara.

-Un helicóptero.

-Una PlayStation 3, unos monopatines Tech Deck

y algunas rampas de los monopatines Tech Deck.

-Un MP5...

-La PSP... y la Play 3, y ya está.

-A mí, la PSP y la Game Boy.

-Un maquillaje y un disfraz.

-¿Y tú qué has pedido a los Reyes? -He pedido dos videojuegos.

-Un videojuego y un juguete de mesa.

-Un microondas electrónico con comiditas y...

-Un coche teledirigido, un avión teledirigido...

-Gormitis...

-La rampa de carreras y el Twister.

-Pues le he pedido pocas cosas

porque si no, no hay cosas para otros niños.

-Una bici, Mountain Bike, y, espero que me la traigan.

-Yo una bicicleta de cyclo-cross, a mí sí me la traen.

-Juguetes de acción...

-Yo, lo que quieran ellos... tengo de todo.

"Antiguamente no había videojuegos y cuando se hablaba de consolas

nos referíamos a esos muebles que se apoyan en la pared.

¿Con qué juguetes jugaban nuestros abuelos?

-Pues íbamos a un basurero que había cerca

y por allí cogíamos cositas

y con un trozo de madera hacíamos nuestros caballitos

y encontrábamos un aro y jugábamos con los aros...

y hacíamos cosas de esas.

-Me recuerdo de una muñeca que me regaló mi madrina.

-A nosotros no nos han dado juguetes.

-Al burro, también jugábamos, igual que los chicos,

teníamos juegos de chicos, no habían juguetes como ahora.

-A las canicas, que les decíamos las bolas,

jugábamos con las tabas...

-Les hacíamos muñecas de trapo en la cabeza.

Con hilos de zurcir o con lana les hacíamos trenzas.

-Un cochecito de esos de madera.

-Pues yo creo que todos hemos visto cómo un niño

con un bote o con dos de yogurt y una cuerda

juegan al walky-talky y les entusiasma

si se lo ha construido papá o el abuelo.

Muy buenas. -¿Qué tal?

A ver, Pepe.

Eso es. Aquí...

¿Qué es esto? Los disfraces de los Reyes Magos.

Tengo uno para ti, otro para mi y otro para Pepe.

¿Quieres que hagamos los tres de Reyes Magos?

Pero que no puede ser, Antonio.

¿Por qué tan negativo?

Esa es su cara de negativo.

Que lo tengo todo pensado.

Tenemos que disfrazarnos cada uno con un disfraz

vamos a casa, vemos a la niña y le decimos:

"María, este año te traemos muchos juguetes".

Y no tiene más.

No puede ser, recapacita.

En cuanto nos vea, nos va a reconocer

y luego la pagas conmigo. ¿Por qué? Vaya tontería.

-Tenemos barbas y pelucas.

No se preocupe, don Miguel, no nos reconocerán.

Si vamos tapados hasta aquí.

-¿Y esto de dónde ha salido? De la parroquia, ¿no ves?

¿Se lo has sacado a Froilán? Sí, son del belén viviente.

Pues te habrá costado,

porque Froilán no... ¿Y a ti qué?

¿Desde cuándo te preocupas de lo que me gasto?

A ver qué traje te vale a ti

porque claro con la talla... A ver, toma este.

3.000 pesetas me sacó el tío, 1.000 por cada traje.

Así como lo digo.

-Nada, un pequeño donativo para santa Rita,

para las obras de la parroquia.

Para las obras, decía.

Este que lleva toda la vida reformando la iglesia.

-El dinero es lo de menos. Lo más importante de todo esto

es la niña de Antonio, que tiene una crisis de fe.

Y, fíjese, a su edad, si acaba de hacer la comunión.

-A mí me gusta el de Baltasar. Por mí no hay problema.

¿Cuál quieres? ¿Melchor o el otro?

No sé el nombre. -Me da igual.

Ni Melchor, ni Baltasar. Es una locura. No puedes ser.

No seas cabezón. Hazlo por tu sobrina

que no quiero que pierda la ilusión.

-Si es por la niña, hombre.

-Está bien. Lo hago con una condición.

¿Solo una? Sí, una.

Entonces... De Baltasar hago yo.

-Pero ¿no es mío? Sí, fuera, Baltasar.

-Lo hago por mi sobrina.

Para que no se quede sin Reyes Magos.

Yo ahora jugando a Reyes Magos con lo que me gusta la monarquía.

¿Te das cuenta? Los de la cáscara amarga.

Lo que le molesta no es lo de los Reyes Magos,

es lo primero. -Pues no lo entiendo.

Hombre... ¿Eh? Ah, ahora lo entiendo.

Y te has caído con todo el equipo.

(TARAREA)

Salud.

¿Cuál me pongo yo? El que quiera.

¿Cuál es mejor? ¿Gaspar o Melchor?

Ni idea, jefe.

(TV) "Alex y Popy, los populares payasos, les entretienen

con sus chistes y con sus músicas".

Para todos, el día de Reyes es el día de la infancia.

El día en que los niños

se convierten en protagonistas. Sin embargo, a nadie se le escapa

que todos, sin excepción, necesitan toda nuestra atención

los demás días del año.

-Hola, buenas, ¿se puede? ¿Es esta la habitación de Adrián?

-Sí. -Vale, voy a pasar.

-Adrián, ¿sabes por qué quiero que nos vayamos todos a casa?

-¿Por qué? -Porque vienen los Reyes Magos.

-La Fundación Teodora es una fundación suiza

en honor a Theodora, la madre de los hermanos Poulie,

André y Jan, que dedicó mucho tiempo de su vida

a la idea de que el humor y la sonrisa

alivia el sufrimiento de los niños hospitalizados.

Ahí fue que, en honor a ella,

comenzaron esta fundación que se ha extendido

por varios países del mundo, entre ellos, España.

-Los derechos del niño son como que todos los niños

tienen derecho a hacer las cosas que ellos quieran. No todas.

-Que si ellos quieran jugar, que jueguen.

-A tener una familia y a tener juguetes.

-A no ir a la guerra y esas cosas.

-Ir al colegio. -Hacer deberes.

-Tener un nombre digno.

-No tener que trabajar para vivir.

-Que todos los niños son iguales, que no se trate a unos mejores.

-Comer tres o cuatro veces al día.

-Tenemos que hacer lo que los padres digan,

pero también tenemos nuestros derechos para opinar.

-A tener juguetes.

-No sé... -Yo tampoco.

-Los derechos de la infancia no son un gesto de buena voluntad

que hacen los mayores, los gobiernos, las familias

o los padres

sino que es una obligación legal

desde que la convención se aprobó en el 89.

-El derecho a una familia

es que los padres tengan tiempo

para dedicar a sus hijos, es fundamental.

El primer ámbito de educación del niño es su casa.

Si los padres no están atentos a lo que les pasa a sus hijos

será difícil que podamos atajar los problemas.

Démosles tiempo para que concilien,

para que eduquen adecuadamente a sus hijos.

-Deben ser escuchados, deben participar

en las decisiones que les afectan

en todos los ámbitos, de todo tipo.

Ni los estados ni las sociedades a veces entienden

que a los niños,

para protegerles, hay que preguntarles.

"La convención de los derechos del niño

hace mención al trabajo infantil

que hoy está casi erradicado en España,

pero hasta hace poco las cosas eran distintas".

-Empecé a trabajar con 5 o 6 años.

-Yo a los 7 ya cuidaba a un niño para la merienda,

porque me daban la merienda.

-Yo con 9 años, hija. Con 9 años.

-Yo creo que empecé a los 12. -Yo a los 12.

-Yo cuando empezó la guerra tenía 12 años,

ya había trabajado en el campo.

-15 o 16 años. -Yo era más pequeña.

Mi marido te dice que a los 7 años

ya estaba subido en un tejado trabajando.

Miquel, que van a salir los niños del colegio.

-Un momento, ya estoy.

¡Date prisa!

-¿Le ayudo con la barba? No me la quiero poner, solo probar.

-¿Adónde vais con esas pintas? Cállate, Ramón.

Si os habéis adelantado, aún no es Navidad.

Pero esto es otra cosa, es un asunto importante.

Y esos zapatos que llevas... -Los niños miran arriba.

-(GRITA) -El que faltaba.

¿Qué te has hecho en la cara?

Pintarme de negro para hacer de rey negro.

Pareces Carmen Miranda.

Trae el corcho, ya te pinto yo en el coche.

Pepe, que no llegamos, va a salir la niña.

-¿Vais en el coche? Claro.

Al veros vestidos así, creía que iríais en camello.

(RÍE IRÓNICO) Es que me parto, qué gracioso.

-(RÍE)

Tira, que nos van a ver.

(RAMÓN RÍE)

Motor

¿Qué pasa, coño?

Tú, cojones.

¿Que por qué no vengo más por este barrio?

No vengo por lo que no vengo.

Hay que tener una paciencia...

-Parecían tres fantoches.

En cuanto les vi me dio el pálpito.

Me fui a comprar la lotería de El Niño, dos décimos.

Como me toque, mando el taxi a freír espárragos.

Este año me toca.

-Yo daba el pego.

Me había tinado la cara con un corcho quemado

y para de negro, ya daba de negro.

Pero no, mi hermano se empeñó en que me retocara,

que debía parecer más negro.

Y pasó lo que tenía que pasar.

(ACENTO CUBANO) Hermano, no me lo metas en el ojo.

¿Por qué hablas así? Porque soy el rey negro.

Eres un rey negro de Oriente, no de Cuba.

¿Y cómo hablan los reyes negros de Oriente? Ni idea.

Hablan así: (ACENTO ÁRABE) "Bueno, bonito, barato".

"Bueno, bonito, barato".

Para. Mucho cuidado.

Cuidado que me lo meterás en el ojo.

¡Joder! Ay, ay.

¡Que te lo estoy diciendo! ¡Coño, toma!

Pepe, ve más despacio, que le sacaré un ojo.

-Es la carretera, que es una mierda.

-En todo el ojo, en el centro del ojo, aquí.

Con el corcho recién quemado con el mechero.

Creo que aún tengo una úlcera, no sé si se me nota.

Pero mire.

No es para tanto.

Eso se pasa poniendo manzanilla en el ojo.

Mi hermano es un quejica.

-Ay... A ver.

Ay... ¿Escuece?

Claro que me escuece. ¡Joder!

-Antonio, estoy pensando que faltan los pajes, ¿no?

¿Qué pajes, Pepe?

Los Reyes Magos van con pajes.

Es para darle más realismo.

Si quieres traemos camellos. Tienes cada cosa...

No sería mala idea.

No digas tonterías y date prisa que no llegamos.

¿En qué quedamos? ¿Acelero o freno?

Ve más deprisa, pero no corras tanto.

Al "trantrán" de toda la vida. -Vale.

A ver... -Déjame.

Cuidado no te quemes.

-¿Le importa que me quite la barba?

No vea lo que pica. No te vas a quitar la barba.

Mi hija se dará cuenta de que somos más falsos

que un duro de chocolate. Vale.

Trae, ya te pongo yo el corcho.

Joder con el lío.

A ver.

No, no te acercas al ojo. ¡Joder, que quema!

Claro. (RÍE IRÓNICO)

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad,

saca la bota María que me quiero emborrachar.

Ande ande ande, la marimorena,

ande ande ande que es la Nochebuena.

En el portal de Belén han entrado los ratones

y al pobre de San José le han roído los calzones.

Ande ande ande, la marimorena,

ande ande ande que es la Nochebuena.

Ande ande ande, la marimorena,

ande ande ande que es la Nochebuena.

-La noche de Reyes, para mí era como otra cualquiera.

-Me compraban unas zapatillas, y yo estaba encantada

con aquellas zapatillas de Reyes.

-Una muñequita de 30 céntimos.

-A mi casa no llegaban. (RÍE) Casi nunca.

-Ahora estoy disfrutando lo que no he disfrutado antes.

-Con un poco más de nivel adquisitivo se vive de otra manera.

La ilusión pienso que es la misma.

-Creo que los seres humanos realmente,

además de que nos gusta, habitualmente incluso buscamos.

Todos esos motivos de reunirnos,

de estar juntos, de mantener unos rituales que repetimos...

Todo eso nos hace sentirnos miembros

verdaderamente de una comunidad.

-"Son magos", es lo que también se dice en el evangelio.

"Mago" era un término que se aplicaba a los sacerdotes

o los astrólogos especialmente persas.

De ahí se cree que venían de Persia.

Los Reyes empiezan a traer regalos en el siglo XIX, prácticamente.

Y traen regalos muy útiles.

Traen ropa, traen calzado, traen golosinas, como mucho...

Empiezan a traer juguetes en el siglo XX.

-Los reyes, que como todo el mundo sabe

vienen generosamente una vez al año, lo eran también conmigo.

¿Algún regalo especial? Sí, una guitarra.

Una guitarra eléctrica de plástico que tenía las cuerdas,

creo que eran de plástico también, y que sonaba fatal.

-Creo que el estado anterior a la misma mañana de Reyes

era más maravilloso que el propio día de Reyes.

Pero era el gran día. Yo, de vez en cuando,

a lo largo del año iba a la chimenea donde se dejaban allí los regalos

y digo: "¿A ver si vienen un 27 de marzo?, por qué vendrán siempre

el 6 de enero?, pero no venían más que el 6.

Todos sabemos la historia de los Reyes Magos.

Sin embargo, no todos tenemos las mismas ideas acerca de ellos.

-Los Reyes Magos son señores que nos traen regalos

y son muy buenos.

-A mí los Reyes. -A mí Papá Noel.

-Los Reyes Magos vienen de donde están las pirámides,

del desierto.

-Son mágicos porque en un día no pueden llevar tantos regalos.

-Los duendecillos esos que tienen de compañeros.

-¿Cuáles? -Los secuaces de los Reyes Magos.

-Mi Rey Mago favorito es el del pelo marrón.

Creo que es Baltasar.

-El mío es Melchor.

-Gaspar es de Asia,

Melchor de Europa y Baltasar de África.

-Viven en Oriente, van en camellos...

-Tienen poderes para parar el tiempo.

-Si te portas bien, te traen regalos, y si no, te traen carbón.

Como a mí me pasó una vez.

-Los Reyes entran por mi ventana, porque yo no tengo chimenea.

-Si te ven que estás despierto no te van a traer regalos.

Se esfuman y se van a su casa, y luego vuelven a otras,

se van a otras. -A mí casi me pillan.

¿Has dicho a tu madre que cuando recoja

a la niña la traiga? Que sí.

Estarán a punto de llegar. Entonces, recuerda.

Cuando llegue le dices que hay una sorpresa.

Y la traes aquí, al salón.

¿Y si se asusta? A ver si va a ser peor el remedio que la enfermedad.

No es tan difícil, la traes al salón y ya está.

-No se preocupe, está todo controlado.

Ponte la barba, que vendrá mi niña

y te encontrará a medio camino.

Y este... Por cierto, ¿dónde está

Fidel Castro de Oriente? Se ha ido al baño.

Anda que también es de plomo derretido,

por un poquito de betún...

¡Miguel! No te vayas, a ver si va a venir.

¡Miguel!

Miguel. Venga, por Dios, déjalo ya, que tampoco es para tanto, chico.

-Antonio... Antonio, Antonio...

¿Qué te he hecho? A ver, si ha sido solo una rozada en el...

Ahí. ¿Aquí?

No, ahí.

¿Aquí? Ahí.

¿Qué?

¡Ah!

¡Ah! Ay, ay, ay.

-Pero a ver, Alcántara, tú es que no escuchas ¿o qué?

¿No sabes que robar la identidad es un delito?

¿Cómo? Ni cómo ni nada.

-Te dijimos que hablaras con María,

no que hicieras un teatrillo de barrio.

-Pero ¿ya habías hablado con ellos? No.

Sí, sí, con ellos sí.

-¿Sabes qué te traeremos este año?

No.

Un pedazo de carbón. Así de gordo.

-No. -Y a ti otro.

No. -Ya está bien, hombre, ya está bien.

Bueno que se disfracen de nosotros en una cabalgata,

pero ¿en tu casa, Alcántara? Eso pasa de castaño oscuro.

¡Eh! Y yo no tengo acento cubano. ¿Queda claro?

-Perdón, perdón.

Mi hermano me lo había dicho, pero no tengo experiencia...

-(SE BURLA) No tengo experiencia...

-Ay, Señor, Señor...

No se lo digas a nadie.

¡Ay, ay, ay! -Vamos, vamos.

Sí, sí, sí, que es verdad.

Y en el habla, parecía del centro de Valladolid.

Lo de disfrazarme no me parecía tan mala idea,

para qué mentir.

Pero ya se sabe que los Reyes son muy especialitos.

No sé qué pasó en el baño pero cuando salieron

parecía que habían visto un fantasma.

¡Merche!

¿Qué os pasa? ¿Por qué os habéis cambiado?

-¿Por qué estáis sin los trajes, que vendrá la niña?

Hemos decidido que vamos a dejarlo.

¿Cómo que vamos a dejarlo? -¿No lo entiendes?, lo dejamos.

-¿Qué pasa?

-Que te levantes, que nos vamos. Eso es.

-Así no se hacen las cosas, Antonio. ¡Alto!

Hay que llevar las cosas al tinte antes de devolverlas.

Pero ¿dónde vais?

Salid por la puerta de servicio que ahí os ve la niña.

No lo entiendo... No lo entiende.

A ver si les verá la niña.

¿No he dicho que salgan por la puerta del servicio?

¿Estás bien? No.

-Santa Rita, santa Rita, lo que se da, no se quita.

Menos mal que se le quitó la idea de disfrazarse.

La que nos dio una sorpresa fue María.

¿Ya estáis aquí?

-Toma, mamá. ¿Qué es esto?

La carta de los Reyes Magos.

Hola.

Por lo visto han estado en el colegio.

¡No me digas!

¡Sí que se han adelantado los Reyes Magos!

Me han dicho que me traerán muchos juguetes,

y a papá, carbón.

(RÍE) ¿A mí?

¿Eso te han dicho? ¿Que me traerán carbón?

Sí, incluso se han hecho una foto con ella.

Dios santo bendito. Hijo, que son los Reyes Magos.

Ay qué guapa, mi niña.

¿Ves como han venido los Reyes Magos?

"Queridos Reyes Magos, este año he sido muy buena,

por eso me gustaría que me traigáis la china de la Nancy,

si no, me gustaría también la negrita.

Por favor, no me traigáis carbón como a mi padre.

También quiero unos patines. No quiero más ropa.

-A los Reyes Magos les hemos pedido, desde Save the Children,

más derechos para todos los niños, más voluntad política,

para poner en la agenda política y en la agenda internacional

a los niños, que son siempre los más vulnerables,

en las tomas de decisiones, en el centro de las políticas...

-Sería bueno que los Reyes Magos nos trajeran

un mensaje en el que fuera realidad que UNICEF ya no es necesaria

en poco tiempo.

-Muchas cosas, pero si tuviera que pedir una, fíjate,

yo la enfocaría sobre la enseñanza.

-Pedimos que podamos seguir acompañando

a los niños, niñas, adolescentes y a sus familiares

en los momentos de dolor que pasan en los hospitales.

Creo que los Reyes siguen estando ahí

y siguen proporcionando a los niños lo que les piden o no.

Depende de cómo sean los niños.

-Les que pedido poder hacer una campaña en la que ningún niño

quedase sin juguete, sin sonrisa o sin ilusión.

-Pese a que los Reyes o Papá Noel vienen cargados cada año,

hay niños que no tienen nada y eso no pueden olvidarlo.

Deben ser conscientes de que viven en una sociedad

muy avanzada y que hay niños que no tienen ni lo mínimo.

-Alimentos y agua para los que lo necesiten,

trabajo para el que lo necesite.

Y a lo mejor solidaridad para... Mucha solidaridad.

-Todavía me compro juguetes,

y entonces los Reyes me traen juguetes.

Pero vamos, ¿Que qué pido? Pues mira, pido...

Pido buen humor.

-Si mantienes la sonrisa,

si aguantas con disciplina

y superas la vergüenza no ajena,

la propia, empezarás a estar bien. A mí me ha funcionado.

-¡Han llegado los Reyes! ¡Antonio! ¡Mercedes!

¡Qué han llegado los Reyes! Antonio, despierta.

¿Eh? Que han llegado los Reyes. Anda.

¿Quién? ¿Suárez? No, Suárez, no. Los Reyes.

¡Ah! Ya. Coño.

Corre. Que sí, Merche, que ya voy.

Que no se van a escapar.

Mira abuela. ¡Uy! ¡Qué linda, la muñeca!

Que ya han llegado los Reyes Magos.

¿Te han traído todo lo que has pedido?

¿Sí?

Porque te has portado muy bien. ¡Carlos!

Carlos, ven a ver lo que te han traído los Reyes.

Se acostaría tarde y no hay quién le levante.

¡Oh! ¡Qué bata más bonita! Con la falta que me hacía.

¿Le gusta, Herminia?

Y para ti tienes esto.

Anda. Sí, esto debe ser para mí.

¿Y qué es? Carbón.

Para el futuro Sr. Ministro. Carbón y encima pitorreo.

¿Y eso?

Esto es una historia muy larga.

Está nevando.

Música navideña

"Como no podía ser de otra manera, aquel año sus Majestades de Oriente

tampoco faltaron a su cita.

Y mi padre, a pesar de todo, también tuvo su regalo.

Quizás el mejor de todos.

El de ver la sonrisa de María rodeada de juguetes".

-Unicef considera a un niño o niña

siempre que no haya cumplido los 18 años.

Y trabajamos en ese margen.

-Cuando tenemos una infancia sana, con expectativas,

pues el día de mañana van a ser adultos importantes de referencia.

REPORTERA: A ver, ¿quién empieza? AMBAS: Ella.

-Tú. -Tú.

-Tú. -Tú.

-Tú. -Tú.

-Jolín, tía.

-Lo importante es pasármelo bien y divertirme.

-Cualquier persona menor de edad, menor de 18 años,

aquí, en Asia o en América Latina, es un niño.

-Para mí la dignidad del ser humano,

en este caso de los niños, es importantísima.

Llevo toda mi vida intentando contar y hablar de esa dignidad.

-¿Tú crees que los Reyes tienen tiempo de repartir los regalos?

-Sí, porque tienen sus secuaces, los duendes,

y van por cada casa de España.

(AMBOS RÍEN)

-Serán los líderes políticos, serán nuestros escritores,

serán nuestros compositores.

-Para mí la diversión es cuando estés con tu hermano, jugar con él

y no dejarle tirado.

-Que tú. -Que tú.

-Tú. -Y tú.

REPORTERA: ¿Quiénes son los Reyes Magos?

-Tienen la necesidad de jugar para desarrollarse,

para crear, para estimularse, para crecer,

para empezar a entender la vida.

REPORTERA: ¿Sabéis quiénes son los Reyes magos?

AMBOS: Sí. -¿Quiénes son?

-"Pecho -"Malagascar" y "Pascal".

-Eso se llama portarse mal, ¿eh?

-Que todos los niños tienen derecho a tener paz mundial

en todo el mundo.

-¿Y alguna vez os han traído carbón? -Sí.

-Una vez. -Y a mí.

-¿Cómo fue? Contadme.

-Porque un día pegué a mi hermana. (RÍE)

-Vamos.

-Yo a todos los niños, madres, padres, le saludaría, si pudiera.

Del mundo, de Marte hasta los extraterrestres,

porque yo, yo es que les quiero.

Cuéntame cómo pasó - T12 - Esos locos bajitos - Capítulo 205

24 dic 2010

María, la hija pequeña de los Alcántara, es la protagonista de este capítulo en el que los intérpretes de la serie recuerdan la llegada de los reyes magos en su antiguo barrio de San Genaro y Antonio trata de devolver la ilusión a su hija después de que un compañero del colegio provocara que dejara de creer en los reyes. En este capítulo, combinando ficción y realidad, también se habla de los derechos de los niños, de como vivían antes y como lo hacen ahora y de los juguetes que han marcado la historia personal de varias generaciones, todo ello a través de testimonios de invitados anónimos, famosos y representantes de organizaciones e instituciones que defienden la infancia. 

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T12 - Esos locos bajitos - Capítulo 205" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T12 - Esos locos bajitos - Capítulo 205"
Programas completos (370)
Clips

Los últimos 2.705 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos