www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
642613
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame qué te pasó.

Cuéntame qué te pasó.

-Bisturí.

Qué amarillo está.

-¿Pasa algo?

-Nada. ¿Te duele? -No.

-Tranquila, que la anestesia ha hecho efecto.

Pinzas, por favor.

Mira cómo sale. ¿Lo ves?

-Muy grande.

-Y no tiene buena pinta.

-Es un lobanillo, ¿no?

-Hay que analizarlo. -Si no, ¿qué podría ser?

-Hay varias posibilidades.

En una semana tendremos los resultados de la biopsia.

"El invierno de 1977 vino cargado para los Alcántara...

...de problemas de salud".

"A los apuros por los que pasaba mi hermano y que desconocíamos...

...había que sumar la recuperación de mi abuela,...

...que resultó mucho más rápida de lo que se esperaba".

"La matriarca de la familia no quería saber nada de médicos".

"Enseguida se empeñó en hacer 'vida normal', como decía ella".

"Mis padres decidieron esperar a que la abuela se curara del todo...

...y posponer la mudanza al piso nuevo,...

...del que nos acababan de hacer la entrega de llaves".

Aquí tiene. Aquí tiene las llaves de su casa.

Las llaves de su casa, señora.

Recuerda que te tienes que tomar las pastillas en una hora.

Sí, descuida. Las dos.

¿Vamos?

Me da cosa dejarla sola.

No os preocupéis, yo estoy perfectamente.

Nos tenemos que ir, es un compromiso.

Después de lo que ha hecho Celia por nosotros,...

Hay que ser agradecido.

Te he dejado el número de Celia Altamira ahí.

Por si necesitas algo. Id tranquilos.

Adiós, hija. Adiós.

Que te ayuden los niños. Hasta luego.

La radio se oye distorsionada

Hola.

Hola. -Hola, Carlos.

Cuánto tiempo. ¿Qué tal?

No tan bien como algunos.

No sabía que estabais juntos.

Pues sí, llevamos una semana.

Y nos va muy bien.

-¿Te acompaño al metro? -Que sí, que ya nos vamos.

¿Y tú qué tal?

¿Tienes novia? Sí.

Pues a ver si quedamos todos juntos un día.

¿Me acompañas a casa? -Claro.

-Bueno, pues... adiós.

Adiós.

"¿Cuándo se habían visto? ¿Cómo había pasado?".

"¿Josete y Virginia eran novios y yo no me había enterado de nada?".

"Y lo que era peor: ¿qué había visto ella en Josete?".

"Yo conocía los celos,...

...pero lo que sentí en aquel instante era distinto".

"Sentía rabia de que mi mejor amigo...

...se hubiese ligado a la más lanzada...

...y que había estado a punto de hacerlo conmigo".

¿Habrá mucha gente? No lo sé.

Con saber quién pagó la operación de tu madre...

¿Llevas el talón? Le haré una transferencia.

Buenas noches. Hola. Buenas noches.

Antonio Alcántara y señora. Pasen, por favor.

¿Me permiten? Sí.

Muchísimas gracias.

Ahí está Celia.

Mercedes, Antonio, qué alegría.

Muchas gracias por venir. Gracias por invitarnos.

Estás estupenda.

Tú también. Os voy a presentar.

Es una reunión informal de amigos. Os sentiréis como en casa.

Hola, Luis. -Buenas.

-¿Os conocéis? Es un cliente de mi imprenta.

El de su derecha es íntimo amigo de Bernabeu.

¿Santiago? -Buenas noches.

-Os presento a mi gran amigo José Luis Melgar.

Antonio y Mercedes. Encantado.

-Mucho gusto. Estaba deseando conoceros.

Celia me habla mucho de vosotros.

¿Cómo está tu madre?

Mucho mejor. Gracias.

No podía estar en mejores manos. El doctor Torralba es...

...muy amigo mío y dice que todo salió bien.

Ya. Estamos muy agradecidos.

Hola. Hombre.

¿Quieres? Sí.

¿Qué haces aquí?

Nada. Pensar.

Qué bueno, ¿no? ¿Te pasa algo?

No.

¿Me acompañas a tirar la basura? -Hola.

-Hola, Josete.

¿No tienes nada que contarme?

-¿Yo? No.

¿Estás seguro?

Tengo prisa. Me esperan para cenar.

Adiós.

-¿Os pasa algo?

Nada. ¿Cómo que nada?

Cosas nuestras.

Bueno, ¿me acompañas?

Es que mi abuela está sola.

Guapa. Adiós.

Adiós.

Agradable es. Es muy agradable. Ya.

Gracias. Gracias.

Pero no ha dicho por qué pagó la operación.

Pues muy sencillo, Merche. Porque nos está tanteando.

¿Tú crees? Claro.

Para ver hasta dónde llegamos. Los tengo calados.

Siembran semillas por ahí...

...y recogen la cosecha cuando les da la gana.

Pero te digo una cosa,...

...esta noche lo dejo solucionado.

Vaya que si lo arreglo. Espera. Sujeta.

José Luis,...

...te agradezco la gestión que has hecho.

La operación de mi suegra.

No me lo agradezcas. Los amigos están para eso.

¿Te gusta?

Mucho.

Lo compré la semana pasada.

Es muy... exótico.

¿Verdad? Lo vi y no me pude resistir.

Es una pieza del siglo XVII importada directamente de China.

Ah, qué interesante.

Me parece excesivo que te hagas cargo de eso.

Mañana te haré una transferencia...

No tienes nada que pagar. El doctor Torralba es amigo mío.

Yo se lo agradezco mucho, pero quiero pagar.

No tienes nada que pagar. Pero ¿cómo que nada?

Es un favor entre amigos.

No hay dinero de por medio.

Torralba no cobró la operación.

No, en absoluto.

Formamos un grupo en el que nos cuidamos.

Cada dos o tres años cambio la decoración.

Vamos a empezar a comprar muebles, porque nos han dado ya las llaves.

Te lo vas a pasar de miedo.

No hay cosa que me divierta tanto como la decoración.

¿Has oído hablar de los lobbys? Claro.

Un lobby es un grupo de personas que se juntan para presionar.

Es una manera de ver las cosas.

Yo lo veo como un grupo de amigos...

...en el que todos nos preocupamos de todos y nos ayudamos.

Como ha hecho Torralba. Exacto.

Ya. Son los motores de la democracia.

En Inglaterra y EE. UU. existen desde hace siglos y les va bien.

Les va muy bien.

Créeme, yendo por libre no tienes tanta fuerza.

Estamos en el mismo barco.

Si no nos ayudamos entre nosotros, ¿quién lo hará?

Solo nos cuidamos, nada más.

Como los americanos.

No puede ser.

Que no puede ser.

-Ya se han dormido las niñas.

-No puede ser. -Qué frío.

Ven aquí.

¿Qué haces?

-Mira.

Dos del once, 8000. Tres del noviembre, 20 000.

Cinco de noviembre, 34 000. -¿Qué es eso?

-La cartilla de mi padre.

-¿De dónde la has sacado? -Pues de su habitación, Miguel.

-Buah.

¿Has registrado al Matamulas? -Él no me la dio.

Y no le llames así.

-No creo que esté bien registrar la cartilla de nadie. Es personal.

-Pero ha perdido la cabeza.

¿Para qué quiere tanto dinero? -No sé, pero no es de tu incumbencia.

-Es el dinero de la herencia. Mañana será de tus hijas.

-Trae aquí.

Caray.

¿Cómo ha sacado tanto en tan poco tiempo?

-¿Y cuánto lleva sin venir?

-Por las noches va al mercado a por género.

-Eso no hay quien se lo crea.

¿Qué sabes y no me quieres contar?

-¿Yo? -Tú.

-Nada.

¿Qué voy a saber yo? -Que te conozco.

-Vamos a dormir, que tengo que madrugar.

Anda. -Miguelón, por favor.

Miguel.

Dijo que no tenía buena pinta y era amarillo.

-Sin verlo, no te puedo decir mucho.

Espera a los resultados.

-¿Y si no es un lobanillo?

-No te calientes la cabeza, Tony.

Tranquilízate y espera el resultado de la biopsia.

"El 99% de ese tipo de biopsias salen negativas".

-¿Uno de cada cien es positivo? -"Visto así...".

Te tengo que dejar.

-Yo podría ser ese 1%, el desgraciado al que le sale positivo.

-"No adelantes acontecimientos". -Pero podría ser cáncer, ¿no?

-Puede ser. Pero es uno de cada cien, es muy improbable.

Tony...

¿Tony?

En el bar del aeropuerto.

Parece que es el último que cierra en Madrid.

-Mi padre se pule el dinero en juergas...

...y tú tan pancho. -¿Y qué hago?

Él decide en qué lo gasta.

-Esto no se quedará así.

-¿Qué vas a hacer? -Lo que debiste hacer tú.

Cantarle las 40. -Joder. Paquita, a ver qué le dices.

Estas cosas hay que hablarlas con mucho tacto.

-Sois unos sinvergüenzas. -¿Yo?

¿Por qué? -Debiste contármelo antes.

-Bueno...

A lo mejor, pero sabía que te pondrías así.

-¿Y cómo quieres que me ponga?

-Haz lo que te dé la gana.

No le digas que te lo dije yo.

A ver si va a coger la escopeta otra vez.

Me va a querer matar.

Juana.

-¿Qué pasa?

-Nada, que es que...

...he estado dando vueltas a una cosa.

Que creo que deberíamos casarnos. -Ajá.

¿Me acabas de pedir matrimonio?

-Estás embarazada, es lo mejor. -¿Lo dices en serio?

-La boda de Gibraltar es un papel. Técnicamente, no estamos casados.

¿Quieres casarte conmigo?

-No.

Que sí, que claro que quiero. -¡Aaah!

-Perdona. ¿Te duele mucho? -Si me tocas, sí.

-A ver, déjame ver.

Madre mía. Lo que te han hecho por un lobanillo.

Qué contenta estoy.

Que nos casamos. -Sí.

-Ay.

Nos hemos venido sin pagarle.

Aquí está, Merche. ¿Sale ahí?

Con lujo de detalles.

"José Luis Melgar, empresa Ario, bien relacionado".

"Le gusta estar en segundo plano".

Me da igual que salga en la agenda de Pablo.

A mí me tranquiliza mucho.

¿Quién me iba a decir que Pablo tenía un lobby?

Por eso funcionaba bien.

Tiene a todo el mundo. Solo veo ministros y gente importante.

Hasta el socio de Bernabeu. ¿Le vamos a poder pagar?

¿No me entiendes o no hablo claro?

No es una cuestión de dinero. ¿Sabes lo que debe haber costado?

¿Sabes qué es un lobby? Un grupo de personas influyentes...

...para presionar bajo unos intereses.

Perfectamente. Eso es un lobby.

Lo estoy estudiando.

Ya sabes que no se trata de pagar, sino de entrar en un grupo...

...de gente que se hacen favores.

Y hay que devolverlos.

Por eso los lobbys funcionan tan bien en Inglaterra y América.

Porque se devuelven favores. No sé.

Pues yo sí, Merche. ¿Crees que soy tonto?

Ya sé que José Luis es un pájaro. Solo hay que verle la cara.

Siempre en segundo plano. Pero quizá nos convenga ser amigos.

Las oportunidades pasan una vez.

No te puedes quedar de brazos cruzados.

De todos modos,...

...la operación de tu madre no habrá costado un riñón.

No me pedirá que le devuelva la Luna.

Tú verás lo que haces.

Lo que tengo que hacer, hacerle un favor de amigo.

A ver qué favor te pide.

Ha salido ya... ¡Karina!

¡Karina!

¡Karina!

¿Qué pasa? Vamos, que no llegamos.

Ya bajo.

-Hola.

Me tengo que ir. Anda, que tú también...

¿Qué? Lo sabes perfectamente.

Ah, eso. No creo que te importe.

Pero ¿sois novios novios?

Es que me tengo que ir. Dime una cosa.

¿Lo habéis hecho ya?

¿No estás con Karina? No tiene nada que ver.

Como el perro del hortelano. ¿Lo habéis hecho?

¡Que te vayas a la mierda! Claro que sí.

Con esa lo hace cualquiera. No hables así de mi novia.

¿Es tu novia? Retíralo.

Sabes que estuve a punto de hacerlo con ella.

Pero no lo hicimos porque yo no quise.

Te vas a enterar, gilipollas.

Josete, no te quiero dar. ¿No?

Que no te quiero dar.

-¿Se puede saber qué pasa?

-Tu novio es un gilipollas.

Y córtate el pelo.

-Carlos, ¿qué pasa? Que este es un idiota.

Anda, vamos.

Antonio Alcántara Fernández.

La biopsia me la hicieron hace una semana.

¿Hasta mañana no me dan los resultados?

¿No hay ninguna probabilidad...?

¿No me avisarían si llegaran hoy?

No, no, estoy bien. Estoy tranquilo. Gracias.

Muy bien. Pues nada, adiós.

-Tony, me voy a Magistratura.

Te tienes que encargar del recurso.

-¿Yo? -Es un favor.

-Me encargo yo.

Qué más da.

-Oye, Tony,...

...¿te pasa algo? -No, ¿por qué?

-No sé.

Llevas unos días como distraído.

¿Qué te pasa?

-Cierra, anda.

¿Cuántos proyectos se presentaron? Otros cuatro.

Pero no cumplían las condiciones. Ya.

¿Para cuándo deben estar los silos? Antes de la cosecha.

Para julio.

Tenemos que decidirnos por uno de estos tres.

Puerta

Adelante.

-Perdona el retraso. Es que me llamaron de Bruselas.

¿Cuándo te vas? La semana que viene.

Siéntate.

Se te pasará el tiempo volando. Seis meses no son nada.

¿Hablasteis de los silos?

Estábamos ahora en ello.

Tenemos que adjudicar la obra.

He mirado los proyectos. Ah, ¿sí?

En mi opinión, verás,...

...este es el más completo.

Cementasa.

Sí.

Trabajan con nosotros.

Es una empresa de confianza.

Pues yo lo había desechado, pero por caro.

No tanto.

Dada la urgencia, es mejor que trabajemos con alguien...

...que cumple los plazos.

Los plazos son importantes.

Fíjate qué partida de cemento.

Puedes hacer el monasterio de Silos.

Bueno, más vale que sobre que no que falte.

Usan los mejores materiales.

¿Y para qué usan los mejores materiales?

Un silo no es un hotel de cinco estrellas.

-"Le llama don Francisco Pérez".

Perdonad.

Páseme la llamada.

De todas formas, voy a esperar al informe de los peritos.

-Estará mañana por la mañana.

Pues tomaré la decisión mañana. Si me disculpáis...

Claro.

Teléfono

Dime, Curro.

-¿Qué tal en el ministerio?

Con mucho trabajo. ¿Cómo voy a estar?

¿Para qué me llamas?

Nos han llamado de la editorial Moneo.

¿Moneo, de Barcelona? "Sí".

"Quieren ver la imprenta esta tarde".

¡No me fastidies! ¿Te han dicho algo más?

Debe ser para algo gordo.

Pues claro que es algo gordo. ¡Menudos son estos!

Aparte de "Miradas", tienen libros de texto...

...y un premio que vendió 400 000 ejemplares.

Por eso te llamo. Creo que deberías venir tú.

Claro que sí. Has hecho muy bien.

¿A qué hora se pasan? "A las cinco".

Pues estaré a las cinco.

Te dejo, tengo mucho trabajo.

Gracias.

¿Me firma aquí, por favor? Sí, sí.

Muchas gracias. Ya.

Adiós, buenos días. Adiós.

Buenas.

Adiós, buenos días.

¿Y esto?

Viene de una tienda que se llama "Samarcanda".

Es una tienda carísima del barrio de Salamanca.

¿Y qué es?

Un león chino. ¿No lo ves?

¿Para qué lo queremos? Eso digo yo.

En la otra casa, tendría un pase, pero aquí...

Que yo no he comprado nada.

¿Para qué le dije que me gustaba?

Parece un buzón.

¿Cómo que un león?

"Como el que tenía en su casa".

¡No fastidies!

¿Y dónde lo vas a meter?

Eso digo yo, si es enorme.

Tú no lo muevas.

Lo que quiero es devolverlo.

No, Merche, que es un regalo.

¿Y no te parece un poco raro?

¿El león o el regalo?

El detalle. ¿A qué viene hacer estos regalos?

Pues no lo sé.

Me huele a chamusquina.

Primero, lo de mi madre y ahora, esto.

¿Quiere algo de nosotros?

Pues claro.

Quiere agradarnos.

Tengo una posición y eso se nota.

"Muy bien".

Pero no una antigüedad china, que cuesta un dineral.

¿Lo devuelvo o no?

"No, no".

Que quedaremos mal.

Lo que tú quieras.

Pero no le quito el embalaje.

No lo saques, que ya lo veré yo.

"Te dejo, te veo luego". Adiós, cariño.

¿Qué hago con un león en casa?

"Para la casa nueva".

¡Bueno!

¿Qué te pasa con Josete?

Son cosas nuestras.

¡Qué pesado con que son cosas vuestras"

A mí también me afecta.

No me lo cuentas.

Pues vale.

Esta tarde libras. ¿Por qué no vamos al cine?

Dan "La guerra de las galaxias".

Yo prefiero una de arte y ensayo.

¿Y si vemos una española? Por mí, encantada.

Es La Española una aceituna como ninguna.

Está rellena...

...de rica anchoa.

-¡Qué contento estás!

-Sí, estoy contento.

-La alemana le ha cambiado el carácter.

-Y otras cosas.

-¿El qué?

-Pues el pelo.

-¿No te gusta?

-No es que no me guste, pero te veo un poco raro.

-Pareces un bailarín de Georgie Dann.

-¡Anda que tú!

-Ven a ver el catálogo de color. -No.

Con lo que le gusta a Ingrid. Dice que parezco de Baviera.

-¿De Baviera?

Te dice que te tiñas de azul y tú te tiñes.

-¡Pues sí! -¿Ah, sí?

Tenemos tinte azul. ¿Quieres?

-No aprendes.

A las mujeres hay que atarlas en corto o se te suben a las barbas.

-¿Está mi padre ahí dentro? -Ahí está.

Paquita.

Por favor, tacto.

-Sí, sí.

¡Padre!

-La tienes dominada.

-¿Qué está pasando?

-¿De qué?

Llega a las tantas y se está gastando mi herencia.

-No sé de qué me hablas.

-No se haga el tonto conmigo.

Primero, las vacas. No sé por qué las vende sin consultarme.

Y ahora, lleva 15 días gastándose un dineral.

-¿Cómo lo sabes?

-Lo sé y punto.

-Has hurgado en mis cosas.

-¿No tengo derecho al dinero de madre?

-No hasta que yo no me muera.

-Dígame en qué se ha gastado ese dinero.

-No te digo nada.

-Se lo gasta a saber con quién en el aeropuerto.

¡Eso de que compra género no me lo creo!

-¿Qué son estos gritos? ¡Los estáis asustando!

-Toda la culpa es tuya.

-¿Mía, por qué?

-¡Por irte de la lengua, calzonazos!

-¿Qué le has dicho?

-Me voy. -No se va a ninguna parte.

-¿Me lo va a impedir el cagón de tu marido?

Buscad otro cocinero, porque a mí no me volvéis a ver.

He criado una loba.

Interesada. Y tú, calzonazos.

Aquí os quedáis.

-Pero paquita, ¿qué entiendes tú por tacto?

-Déjame.

Déjame.

¡Qué alegría!

¿Te vas a casar casar o como la otra vez?

Nos vamos a casar. ¡Ah, bueno!

-Con vosotros y con mi familia.

Con tu madre.

Por la iglesia. -No.

Nos casamos por lo civil.

Ya sabía que había alguna pega.

¡Virgen del amor hermoso! Que sea como quieran.

Tiene razón.

Me da igual que te cases por lo civil que por lo militar.

Voy a sacar una botella de champán. Debe tener cara de pingüino.

¿Por qué os casáis otra vez?

-Pregúntaselo.

Porque van a tener un hijo.

Lo normal es casarse. -Por si pasa algo.

¿Qué va a pasar?

Nada, no pasa nada. Trae.

-Qué cenizo.

Me encantaría que os casarais por la iglesia. Hablad con Froilán.

No seas antigua.

Para un gusto que me ibais a dar. Lo importante es que se casen.

Con lo que sufrí con lo de Gibraltar.

A ver, ¿tú vas a tomar?

Hombre...

¿Tienes barba? Sí.

Un sorbito.

¿Usted, Herminia? Mojarme los labios.

Vamos allá.

¡Hala!

A ver. Hija, tú también.

Con tu vaso.

¿También ella?

Con un poco de agua.

Yo no puedo tomar ni vino.

Ríe

Bueno.

¿Me dejáis que haga el brindis? Claro.

Por este matrimonio que se va a casar.

Por mi hijo Toni y por mi nuera, que va a dar muchas alegrías.

Felicidades.

Enhorabuena. -Gracias.

Como no salgan las lentejas, se van a marchar.

-Les queda un rato.

-Ponlas a fuego vivo. -Se hacen poco a poco.

-Llevan media hora esperando.

-¡Que esperen!

-¡Mira que echar a tu padre! -No le he echado, se ha ido él.

-Los padres son muy suyos. -No está el horno para bollos.

-A los padres hay que dejarles hacer sui vida.

-Otra cosa distinta es que deje a mis hijas sin un duro.

Y no hay más vuelta de hoja.

-Hay que dar de comer a las niñas.

-Dales el biberón.

-¡Estoy atendiendo! -¡Y yo, cocinando!

-¡Eres igual que tu padre!

¿77 menos 48?

-29.

-Dos años más que yo y ya se ha muerto.

-Pareces mi abuela.

-El médico dijo que tiene mala pinta.

-Siempre se ponen en lo peor. Lo normal es que no sea nada.

-Como tú no lo tienes...

-Sonia, tienes visita.

-Pase, Marcelino.

Gracias. -Os dejo.

-¿Molesto?

-No, es Antonio Alcántara, abogado.

-Mucho gusto. -Encantado.

-Siéntese.

-Me dijo que el juicio se celebraría el día 24 de este mes.

Pero ese día me operan.

-No se preocupe.

El juez podrá aplazarlo.

¿Es grave? -No se sabe.

Hasta que no abran...

Tengo un bulto en la axila. Es un tumor.

-No me gustaría ser indiscreto.

Cuando le hizo la biopsia, ¿le dijo que era amarillo?

-Sí me dijeron que era amarillo.

-¿Amarillo canario...

...o tirando a cera?

-Canario no.

Pero no sé.

-Piense que todo va a ir bien.

-¿Y que no tiene buena pinta?

-Pues nada.

Ya me encargo yo del juicio. Usted no se preocupe.

-Es que la semana pasada me quitaron...

...un bulto aquí y no me han dado los resultados.

El médico me dijo que no tenía buena pinta y que era amarillo.

Estoy muy nervioso.

-A mí me han dicho que el estado anímico es muy importante.

Hasta otro día.

-Que haya suerte.

¿Y esa ofset nueva que nos ha enseñado?

Una maravilla, cuatro colores. La traje de Alemania.

¿Qué tirada tiene?

-10 000 pliegos a la hora.

Se puede aumentar la tirada.

Tenemos apalabrada una nave.

Para que me haga una idea. ¿De cuántos libros hablamos?

Son unas colecciones de narrativa.

Unas ediciones en rústica, con tapa dura.

Para los premios literarios. Veo que entiende.

-Y libros de texto para la EGB.

En eso, tenemos mucha experiencia.

-Sí, señor.

Trabajamos para la universidad de Buenos Aires.

-La idea es establecernos en Madrid.

Pero hemos de encontrar un buen impresor.

Que podamos confiar en él. No sé si me entiende.

Le entiendo y han dado con la persona adecuada. Somos serios.

Si quieren, vemos los papeles.

-Traemos un modelo de contrato.

Se lo estudia y en un par de días, nos da una respuesta.

Me sobra uno. Vamos al despacho.

Me apetece mucho ver esta película.

La ponen muy bien.

Habla de amores imposibles.

Amores imposibles.

Sí, bueno, de amores platónicos.

De cuando te enamoras de alguien que sabes que es imposible.

Mira quién está aquí.

Josete. -Hola.

¡Qué casualidad!

¿Venís a ver la película? -Sí, dicen que está muy bien.

Es mi novia, Virginia.

-Hola. -Hola.

-Encantada.

¡Qué calladito te lo tenías!

-Os ibais a colar. -No, tranquilo.

Hazme un favor, coge las entradas. No, eso es lo mismo que colarse.

No se puede. -¡Carlos!

Yo te las compro.

-Gracias.

¿Tú sabías que Josete tenía novia?

Pues no.

Pero no sé por qué le compras las entradas, se pondrán a nuestro lado.

Bueno, ¿y qué?

Yo no me quiero sentar al lado de ese.

Carlos, ya está bien.

Ese es Josete y es mi amigo.

Vale que no me cuentes qué os pasa, pero no querrás que deje de hablarle.

Cuatro entradas, por favor.

Gracias.

Josete.

-Gracias.

¿Vamos?

"Sois completamente idiotas".

-"A las señoras no les gustan los temas bélicos".

"¿Licor?".

-"Una gota, por favor".

-"Tranquilo, yo soy un caballero".

-"¿A qué jugáis?".

-"Es fantástico".

-"¿Fumas?".

"Es solo un cocinero".

¿Tú los estás viendo?

Llevan dándose el lote toda la película, ni han mirado.

El amor.

¿Qué amor ni qué amor?

Esta tía es una fresca.

¿A ti qué más te da?

-Carlos.

Cámbiame el sitio. No puedo.

¿No puedes, qué?

¿Qué va a ser? Tocar.

Tú eres tonto.

Vámonos, Karina. -Un poco de silencio.

-¿Qué pasa?

¿Qué te ha dicho?

A mí, como si se meten mano haciendo el pino.

Carlos, me estás hartando ya.

(TV) "En relación con el cáncer de pulmón, está probado...

...que el 95% de este tipo de cáncer...

...aparece en fumadores".

-"Las compañías tabaqueras del mundo investigan sobre nuevos productos".

-Toni, a cenar.

-"Buscando sustitutivos...

...y rebajando las cantidades de alquitrán y nicotina".

"En nuestro país...".

Esta tarde he ido al juzgado a informarme del papeleo de la boda.

Y he visto una.

-¿El qué? -He visto una boda por lo civil.

Y la verdad es que no me ha gustado mucho.

Los funcionarios van y vienen.

La novia no lleva ramo ni nada. Es un poco gris.

-Como mi estado de ánimo.

-¿Qué pasa?

-Nada, Juana, que estoy resignado ya.

-¿Es por la boda?

-No, no es por la boda.

-Entonces, ¿resignado a qué?

-Pues a todo, Juana.

La vida es muy corta.

La muerte es imprevisible e inevitable.

-No hables de la muerte, hablamos de la boda.

¿Estás bien?

-Sí.

Sí, estoy bien.

-Creo que deberíamos casarnos por la iglesia.

-No nos casaremos por la iglesia.

-Es mucho más de fiesta.

Y a tus padres, a mi madre y sobre todo a tu abuela...

...les daríamos una alegría.

-No hacemos las cosas por nuestras familias.

-Ya lo sé, pero en una iglesia todo es mucho más vistoso.

Y no hay nadie como los curas para los rituales.

Pero si tú no lo ves,...

...yo no te he dicho nada.

La iglesia es muy bonita.

Mira que hay imprentas en Madrid y han venido a la nuestra.

Será del partido.

Os habrán recomendado.

Yo creo que si trabajas bien, funciona el boca a boca.

Y es Editorial Moneo.

Me lo dijo el catalán:

"Queremos instalarnos en Madrid".

Ya verás la instalación.

¿Sabes cuánto supone?

Muchos.

He hecho un cálculo así, por encima.

Y me sale una facturación de 25 millones.

¿25 millones de pesetas? Al año.

¡Qué bárbaro!

No voy a saber ni gastarlo. Bueno.

Compraré una casa. No hemos estrenado la nueva.

En la sierra, en Torrelodones o en San Rafael.

Con un jardín y una huertecita. No te veo cuidando lechugas.

Como el padre Mundina. Lechugas, tomates...

Y si me canso, que me lo lleve uno de allí.

A golpe de talonario...

Así se hacen las cosas. Es mucho más agradable.

Y quiero comprar un apartamento en Bagur.

La casa que tuvimos no me gusta.

Me gustaron los blancos que daban al mar.

Y con una casa así, un barco.

De motor, para que te pasees.

Y lo del heredero.

¿Qué le pasa?

Quiero que Carlos estudie en El Pilar.

Todos los ministros son pilaristas.

Que sea pilarista y, con suerte,...

...ministro de Educación, que sabe escribir.

Con tantos planes, los 25 millones no nos llegan.

¿Que no nos llegan?

Prepárate para el bodorrio de Toni.

Déjale que se case como quiera.

No organizará la boda.

Nos dará un bocadillo de sardinas, que ha sido trotskista.

Lo que no me quito de la cabeza es el regalo de Celia.

Estaba mirándolo ahora mismo.

No sabía yo que Celia tuviera tan mal gusto.

Desde luego.

Más feo no puede ser.

Lo quiero devolver.

¿Devolverlo? Sí.

Y si enfada Celia, ¿qué? Que se enfade.

La invitamos a cenar la chalé. Pues eso.

O al barco. Pues mejor.

Ya. O sea, que no lo quieres.

No lo quiero.

Es que no me gustan las antigüedades chinas.

A mí tampoco. Mandamos al león a la sabana.

Eso digo yo.

Qué jaleo te traes con los guantes. Te voy a comprar una máquina.

El bebé protesta

¡Chist! ¡A dormir!

El bebé protesta

¿Qué pasa?

Protesta

¿Qué pasa?

Vamos a dormir.

¿Qué quieres tú?

¿Qué quieres con lo tarde que es?

A ver qué hay por aquí.

¿A ver?

Mira, mira un coche.

Mira un coche. ¡Huy!

¡Si es tu abuelo!

Ya está, ya está, ya está.

Ya está, ya está.

¿A ti qué te pasa?

¿A ver?

Victoria,...

...a dormir.

¡Chist!

El bebé protesta

Hoy la guardia no estará atenta y haber un caballo tras la empalizada.

-Gracias, mayor.

Pero no quiero ir.

¿Para qué?

Ella no estaría conmigo.

Me ha traicionado.

Nuestro amor es imposible.

Prefiero la muerte.

¿A qué hora está fijada la ejecución?

-Al rayar el sol.

"Envida, celos, no sé...".

"No soportaba pensar que el traidor de Josete...

...se había vuelto irresistible".

"Y que si no lo había hecho ya, se estrenaría antes que yo".

"Estaba obsesionado".

"Y cuando nos obsesionamos, somos esclavos de nuestros temores".

"Y entonces cometemos los peores disparates".

Juana.

Juana.

Juana.

-¡Ay! ¡Qué susto me has dado!

-No sabía cómo despertarte.

-¿Y me muerdes la oreja?

-Pensaba en lo que hemos hablado en la cena.

Y...

-Lo de la boda por la iglesia. -Sí, eso.

-Si tú no lo ves, no importa, cariño. No quiero obligarte.

-No es eso, Juana.

Sí lo veo.

-¿Ah, sí?

-Solo quiero haceros felices mientras pueda.

-¿A qué viene eso? Tú nos haces felices a todos.

No digas eso, se me encoge el corazón.

¿Estás convencido?

-Sí.

Creo que es lo mejor.

-Qué alegría, Toni.

Un poquitito más.

Un poquitito más.

-A ver.

Bueno, este ya está.

Ahí.

-¿Estás segura?

-Cojo el toro por los cuernos.

-Ya. Si tomas ese camino, nos va a traer problemas.

-¿Más que ahora? Estas criaturas se quedan sin lo que es suyo.

-Tú verás qué haces, es tu padre.

A mí seguro que me pega dos tiros.

-No digas tonterías.

No podemos seguir así.

Hay que pararle los pies. -¿Y me dejas con esto?

-Te va a ayudar.

-"Bonjour". "Bonjour".

-Hasta luego.

-"Coment ça va?".

-Adiós, mi amor, adiós.

-Dale el desayuno a tus hermanas.

-"Oh, là là!".

-Toma, un poco más.

Un poco más, así.

Eso es.

Puerta

Don Antonio.

El informe de los peritos sobre el tema de los silos.

Muchas gracias.

¿Necesita algo más?

No, márchese.

Adelante.

-Hola, Rosario.

-Buenas.

Celia Altamira, qué sorpresa. Hola.

Lo pasamos estupendamente en tu casa.

Y qué simpático Melgar.

Es encantador y muy influyente.

Ya, una persona muy especial. ¿Qué te trae por aquí?

¿No os ha gustado mi regalo?

Sí, mucho. Es una figura preciosa y muy fina.

Habéis pedido a la tienda que la recojan.

¡Ah! Eso es porque no podemos admitir más obsequios.

Has hecho mucho por nosotros.

Te estamos muy agradecidos.

El reglo debemos hacértelo a ti. No es necesario.

Además, no vengo por eso.

Ya. Verás.

Mi amigo José Luis es socio mayoritario de una constructora.

¿Melgar también es constructor?

Y su empresa se presenta a un concurso público...

...que convoca este ministerio para unos silos.

Ya.

¿Cómo se llama su empresa?

Su empresa se llama Cementasa.

¡Ah, sí!

Cementasa.

El hombre quiere saber si se le vas a adjudicar la obra.

Este asunto lo llevas tú, ¿verdad?

Sí, sí.

Espero el informe de los peritos para decidir.

En cuanto lo decida te lo comunicaré.

¿No me adelantas nada? No.

Pero si eres el director general.

No va a influir tanto un informe.

Influye, por la burocracia.

Ya sabes cómo funciona la administración.

Lo sé perfectamente.

En fin, me voy. Supongo que tienes mucho trabajo.

Te acompaño.

Por cierto... Sí.

¿Qué tal ayer con los editores catalanes?

Muy bien.

¿Cómo lo sabes?

Ya te he dicho que Melgar es muy influyente.

No solo conoce al doctor Torralba.

Conoce empresas fuertes, como la editorial.

También son amigos de Melgar.

Todos somos amigos, Antonio.

Piénsatelo.

Piénsalo bien.

O estás con nosotros o no.

Gracias, Celia.

Adiós.

Arturo, tu cañita. -Sí.

Gracias.

-De nada.

-¿Ahora cocinas tú, Françoise? -No, padre.

Solo hoy. Jamón.

-Habrá que probarlo.

-¿Desi?

-Gracias, pero soy de gaznate fino y se me hace bola.

Lo llevo fatal.

Y me voy al parador de Chinchón a comer.

-Ajá. -Con mi mujer.

-Padre.

-No, debo celebrar.

Gracias. -Papá, los he hecho con amor.

-Hija, si los has hecho con tanto amor, cómo me voy a negar.

Buenísimos.

¡Pero buenísimos!

-Tienen una pinta...

-Perdonadme.

Tose

-¿Con quién se queda Josete? -Se queda solo, ya es mayorcito.

-Están en la edad más difícil.

-Mi hijo no se come un colín. Liga menos que Quasimodo.

Yo corría detrás de todas, pero él...

Su único vicio es comer sofás.

-¿Y a estos qué les pasa?

-No sé, se pasan el día a la greña.

Tengan cuidado, no rayen la pared.

Eso, que no le pase nada.

Descuide, no le pasa nada. Es un objeto muy valioso.

Valioso será, pero es feo... Sí.

Hombre, Clara.

¿De mudanza, tan pronto?

No, qué va, ha sido una confusión.

¿Os vais ya a Chinchón?

A descansar mente y cuerpo. Y que me lo pongan todo.

Que disfrutéis mucho.

Venga, adiós. Adiós.

Traednos un poco de anís. Vale.

Hola, Carlos. Hola.

¿Y Josete?

¿No viene contigo? No.

Pues dile que nos hemos ido, si no, la carretera se pone imposible.

Adiós. Buen viaje.

Gracias.

¡Qué peso me he quitado!

Puerta

¡Hola! ¡Hombre!

¿Qué hay? ¿Cómo llegas tan pronto?

Se ha puesto malo un profesor.

Hola, abuela. Qué mala suerte.

Ya he visto el león. Sí, se nos ha escapado.

¡Guapa!

Eso sí que me gusta.

Mira, madre.

El vestíbulo parece otra cosa.

¿Incapacitarlo? -Ha perdido la cabeza.

-¿Y en qué se lo notas? Yo lo veo normal.

Como siempre.

-Gasta como si le quemara el dinero. -Se lo puede gastar, es su dinero.

-No, Toni, ese dinero no es suyo, es de la herencia.

A mis hijas solo le van a quedar deudas.

-No es motivo para incapacitarlo.

-¿Ah, no? -No.

-¿Y qué hago?

No me puedo cruzar de brazos mientras se gasta hasta lo que no tiene.

-¿Hablaste con él?

-Sí, pero ni caso. ¿Has visto esto?

-Una barbaridad. ¿En qué se lo gasta?

-No sé, estoy preocupada.

Me tenéis contenta.

El niño sin aparecer.

Y tú metido en el bar.

Me podías haber ayudado con las maletas.

"Más claro el agua".

"Josete tenía la casa para él solo y se llevaba a Virginia para hacerlo".

"¿Para qué si no?".

"Mis temores se iban a hacer realidad".

"Usando sus malas artes, Josete se me iba a adelantar".

¿Cuánto llevabas en la empresa? -10 años.

-10 años.

¿Y cómo te lo comunicaron?

-Mi jefe de departamento me llamó.

-Buenos días. -Buenas.

-¿Qué desea?

-¿Antonio Alcántara trabaja aquí?

-Sí. ¿Tiene cita?

-No le he citado.

-¿Y qué quería?

-Vengo por un asunto personal.

Está con mi hija y quería verlos.

Esto es muy delicado. Poco puedo hacer.

Llaman a la puerta

¿Sí? -Un señor quiere verte.

-¿Qué hace aquí? -Perdón por entrar así.

Pero esta reunión me importa. -¿Espera fuera?

-Estoy hablando de asuntos personales con el primo.

-Por eso. Si no me equivoco, es sobre mi persona.

-Lola, está bien. Gracias.

Anselmo, siéntese. -¿A qué has venido, hija?

Estas cosas se hablan en casa.

-Estamos en familia, todo va a quedar aquí.

Si preferís hablarlo vosotros, yo me voy.

-No, no te vayas.

Ya he intentado hablarlo con usted y me lo ha puesto muy difícil.

-Tú no querías hablar, querías condenar.

-No se ponga así.

No le condena. Paquita está preocupada.

-Ya sé lo que le preocupa a mi hija.

La herencia es lo que le preocupa.

-A mí primero me preocupa usted y después la herencia, por supuesto.

No me avergüenzo.

Se gasta el dinero sin ton ni son.

-¿Y tú juzgas eso? A un padre se le debe respeto.

-Estoy de acuerdo.

Pero, sin ánimo de ofender, creo que está gastando mucho dinero.

-¿Y eso quién lo dice?

Lo que has venido a hacer no te lo permito. Antes te desheredo.

-Lo mismo me da, padre. Nos está dejando sin nada.

-Yo me gasto lo que es mío.

-Se gasta lo que es suyo y lo que no.

Parece que ha perdido la cabeza.

-Yo tengo la cabeza en su sitio.

Y ningún picapleitos dirá lo contrario.

-¡Ya está bien! Hay cosas más importantes que el dinero.

-Si es que... -Si es que nada.

No puedo incapacitarlo.

Y usted haga lo que quiera con su dinero, se lo puede gastar todo.

Pero eso es desconsiderado hacia su familia.

Yo no tengo más que decir. Debéis resolverlo vosotros.

Si me cuentas lo que te pasa... Nada.

No, si ya se nota.

Te digo que no me pasa nada.

Claxon

Vuelven.

¿Quién? Los padres de Josete.

Subo a avisarle.

Te lo advierto, la próxima vez que te dejes los zapatos, vienes descalza.

-Dejé la bolsa en el suelo y se me olvidó.

Venga.

Josete.

Vamos a llegar a cenar.

-Que sí, que no tardo.

Josete.

Hola, Karina. -¿Os vais de fin de semana?

-Eso intentamos, pero a este paso...

...no salimos del sitio.

Llama al timbre ¿Qué pasa?

Tus padres han vuelto. Están abajo. ¿Qué?

¡Ostras!

-Hasta luego, imbéciles.

¿Qué le pasa a esta?

-No sé.

-Hola. -¿Se me nota algo?

Péinate.

¡Joder!

-Hola, chicos. -Hola.

-Josete, ¿qué haces descalzo?

-Nada.

-Ponte unas zapatillas o te resfriarás.

Tendré que venir antes de Chinchón.

¿Y estos pelos?

Dígamelo sin rodeos.

¿Es un tumor?

-No, es un quiste sebáceo.

-Pero ¿es maligno?

-No hay quistes malignos.

-¿No me voy a morir?

-No ha habido casos de muerte por eso.

-¿Lo ves?

¡Tanto sufrir!

-Gracias.

-De nada. -Enhorabuena.

-Gracias.

-Adiós. -Adiós.

-¡Qué bien!

Me alegro mucho.

-Gracias.

Ya he acabado el puré. Me voy.

-No, quédate. Ayúdame con los filetes. Yo haré el conejo.

Pásame el comino.

Creo que no he hecho bien las cosas del todo.

-Bueno, padre.

No tenía derecho a mirar su cartilla, la verdad.

-¿Me pasas la pimienta?

La vida que hemos llevado en el pueblo ha sido dura.

Aquí, en Madrid, se me ha ido la mano.

-Perdóneme, padre.

Me puse como una moto. Ya me conoce.

Me enciendo y luego no soy nadie.

Padre.

Échele un poco de tomillo.

-Siempre sabes más que nadie.

-Échele un poco de tomillo. Le queda bien.

Traiga.

-No, no huele mal, ¿no?

¡Qué bueno está!

-Cuando vaya a hacer los caracoles, écheles un poco de guindilla.

Les da un puntito.

-Guindilla.

Paquita silba

Ambos silban

Silbidos

Están silbando. Están silbando.

¡Qué familia más rara!

Se habrán arreglado.

Menos mal. Esto era un sinvivir.

Ahora no les des carreta a los dos. Bueno.

No empieces tú también.

¿Qué?

¿Me dices qué te pasa o no?

Vamos a ver, Miguel.

Debo tomar una decisión y tengo muchísimas dudas.

¿Es importante?

Importantísima.

¿Dinero? Dinero y otras cosas.

Pero creo que me hacen la cama.

¡Joder, chico!

Tú no aprendes nunca.

Esta vez es para bien.

A nadie le hacen la cama para bien.

¿Conoces la fábula de la lámpara y el genio?

Sí.

Mi lámpara me ha concedido un deseo.

10 000 pliegos a la hora. 24 horas al día, 365 días al año.

¿10 000 pliegos a la hora?

¿Y la cama?

La cama está en que si acepto,...

...me meteré en la lámpara y me frotarán.

¡Ah, coño!

Ya.

¿Sabes qué hago yo cuando tengo un dilema así?

Pensar en qué haría padre si estuviera en mi lugar.

Padre no tenías mis mismos problemas.

¡Qué sabrás tú!

Como tú, pero padre no se metió en política.

Estaba en el sindicato. En aquella época...

Se jugaban la vida.

Si me vas a contar: "Sagrillas, 1936, un hombre va solo...".

No te contaré ninguna estampita de la Guerra Civil.

Yo te quiero decir que padre nos enseñó...

...que para conseguir algo bueno hay que luchar muy duro...

...y nunca perder el norte.

De poco le sirvió.

Sí, a él de poco le sirvió.

Pero, gracias a eso, tú y yo hoy andamos con la cabeza bien alta.

Otros no pueden hacerlo.

Tienes razón.

Entonces, Antoñito, no pierdas el norte.

Piensa en padre y déjate de dilemas.

Estabas enfadado porque Josete iba a hacerlo antes que tú.

¡Desde luego! Siempre estáis igual.

-A mí no me mires.

-¿Por qué subes a tu novia a tu casa?

¡Vaya dos!

Me voy a casa.

Adiós. Adiós.

Oye, macho, que...

Gracias.

De nada, hombre.

Si no es por ti, me pillan con las manos en la masa.

Somos amigos.

¿Lo pasado pasado?

Lo pasado pasado.

Te debía una.

Es verdad.

Solo una cosa.

¿Cuántas veces? Carlos.

Hombre, dímelo.

Dime qué se siente.

No quiero hablar de eso.

¿Qué te cuesta?

Soy un caballero. No hablo de eso.

¡Un caballero!

"Volvíamos a ser amigos".

"Pero mis dudas seguían intactos".

"¿Tan difícil era explicar eso de hacer el amor...

...que ni me lo contaba por encima?".

¡Qué alegría que se hayan llevado este monstruo!

Nos hemos quedado tan a gusto.

Yo estoy más tranquila.

Ahí está Carlos. Hola, familia.

Has dicho que no veníais.

¡Hola, papá!

Si lo sé, hago otra cosa de comer.

No hagas nada. Nos vamos a a comer fuera.

¿Le importa, Herminia? ¡No!

¿No cenábamos fuera? Cambio de planes.

Ponte otra cosa. Vamos a celebrar algo.

¿Cómo está la reina de casa?

¡Cómo estamos en casa con las celebraciones!

Doña Celia Altamira, por favor.

¿Y qué celebramos? ¿Has cerrado el trato con los de la editorial?

No, estamos celebrando que no voy a trabajar con ellos.

No lo entiendo.

Te interesaba mucho trabajar con ellos.

A veces los negocios no son tan rentables.

Este creo que me iba a costar caro por lo que tiene adosado.

¿Qué quieres decir?

¿Recuerdas el follón que tuve con Manuel García?

Claro.

No querían humillarme por ser ordenanza.

Querían apretarme para meterme en nómina.

Y no me ha dado la gana.

El león chino era un regalo envenenado.

Y con mucha mala leche, fíjate.

Retira lo de que soy de plomo derretido.

¿Tú?

Tú eres de cabello de ángel.

¿Y algo menos empalagoso?

Si me hicieras caso... Si te hiciera caso...

Dejamos la casa en la sierra.

Olvidada. Y del barco.

Te ibas a marear.

¿Para qué?

A mí con que me pongas en casa una mesa para trabajar...

Con eso soy feliz. La imprenta va sola.

Y olvidamos las antigüedades chinas. De China no quiero ni la tinta.

"La vida es un laberinto sin señales...

...en el que a veces uno se siente perdido".

"Ahí debemos guiarnos por el instinto".

"Debemos pensar que lo que nos define no es lo que pensamos,...

...sino lo que decidimos y lo que hacemos".

"Mi padre eligió un camino a veces difícil:

el de la honradez".

"Sin embargo, aunque nos mueva la buena fe,...

...no siempre tomamos decisiones acertadas".

"Y nos encontramos en un callejón sin salida...

...del que cuesta escapar".

"Cuando la vida nos da segundas oportunidades,...

...debemos agarrarnos a ellas como a un clavo ardiendo".

"Al final, pase lo que pase,...

...solo cuentan las personas,...

...en especial, los seres queridos, los que tenemos cerca".

"Aquellos que sabemos que siempre van a estar a nuestro lado".

Y maullaré...

...por ti.

Y maullaré...

...por ti.

Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 195

03 dic 2009

Noviembre de 1977.  Poco a poco la familia se recupera del susto que les dio Herminia en el capítulo anterior. La abuela se recupera de la operación de glaucoma en el ojo y Mercedes hace todo lo que puede para que descanse y no haga esfuerzos. A pesar de que todo está arreglado, Antonio no se quita de la cabeza el hecho de que alguien al que no conoce se haya hecho cargo de todos los gastos de la operación. Pero no tendrá que darle vueltas por más tiempo, ya que pronto podrá ponerle cara al misterioso hombre. 

Celia Altamira organiza una cena en su casa a la que asiste Antonio con Mercedes, y allí conocerá a José Luis Melgar , un empresario amigo de Celia que ha sido el encargado de llevar a cabo todos los trámites con el doctor que operó a Herminia. Según el empresario, se trata de un favor entre amigos, pero más adelante Antonio entenderá a qué clase de amigos se refiere y cuál es el precio de este favor.

La amistad que corre peligro es la de Carlos y Josete. El hijo pequeño de los Alcántara se entera de que su amigo tiene novia y encima que es alguien a quien él conoce muy bien. La idea de que su amigo se ¿estrene¿ antes que él y que encima sea con esa chica hará que Carlos se obsesione y que termine enfadándose con él.   

 Quien también está obsesionado estos días, pero con la muerte, es Toni. Le han descubierto un lobanillo detrás de la oreja, y aunque en principio le han dicho que no es nada importante vive con impaciencia hasta conocer los resultados. Su preocupación es tal que acabará proponiendo a Juana algo que no se esperaba. 

A los problemas de salud que tiene Toni se une que Paquita se presenta en el despacho laboralista para intentar solucionar las diferencias que tiene con su padre por lo legal. Paqui no está dispuesta a consentir que su padre se gaste su herencia así que hará todo lo posible para impedirlo, aunque ello implique tener que ocuparse de la cocina del bistrot otra vez. Miguel apoyará a Paquita ,lo que hará que 'El matamulas' se sienta traicionado.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 195" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 195"
Programas completos (344)
Clips

Los últimos 2.456 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos