www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2429842
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 261: La noche de todos - Ver ahora
Transcripción completa

Aunque nos convocaran por 3 vez para elegir a diputados y senadores,

todo el país parecía saber que el jueves 28 de octubre de 1982

nos jugábamos mucho más en el envite que en ocasiones anteriores.

Con un país en plena crisis económica,

con más de millón y medio de parados,

con el recuerdo muy vivo del golpe que habíamos vivido meses antes,

por no hablar del terrorismo, que no cesaba,

esas elecciones estaban destinadas a marcar a fuego nuestro futuro.

Pero en los últimos días de campaña yo tenía otras ocupaciones.

Aquella noche de 1982

todos sabíamos que iba a suceder algo importante,

y para los españoles de uno y otro signo,

de cualquier condición e ideología,

lo mejor es celebrar las ocasiones importantes con una fiesta.

Así lo pensaron en televisión,

donde entre encuestas a pie de urna, escrutinios y recuento de votos,

pusieron en marcha una gran gala que llevó a millones de hogares

con puntualidad, entre canciones y entrevistas en directo,

lo que se tituló "La noche de todos".

"Muy buenas noches a todos.

En este momento, las 20:00, los colegios electorales

las 40.514 mesas electorales de todo el país,

están cerrando sus urnas. Menos en Canarias, donde la votación

se prolonga una hora más". Antonio, hijo, no has comido nada.

No tengo el estómago muy católico, Herminia.

(RESOPLA)

¿La niña tampoco ha cenado? No tengo hambre.

Ya la conoces, madre, cuando tiene varios días fiebre pierde el hambre.

No te baja, ¿eh? Sigues teniendo fiebre.

Deberías meterte en la cama. Quiero ver quién gana.

¿Y los chicos?

Carlos estará en el bar y Toni se quedaba en la agencia.

Y de Inés no sé ni si está en Madrid.

Ya sabes, esta hija mía nunca se sabe dónde está.

¿No estaba trabajando en la película de los bárbaros?

No sé, hace una semana que hablé con ella.

¿Qué le costaría coger el teléfono y llamarme? Pues nada.

Lo mismo ni ha votado. ¿Tú sabes algo de Inés, Antonio?

Antonio.

¡Antonio!

(PARA SÍ) Será posible. Antonio, que si sabes algo de Inés.

¿El qué?

(IMPAC.) Que si sabes algo de Inés. ¿Yo?

No. Está en Chinchón,

haciendo una de Ricardo Corazón de León, de espadachines.

Ya, eso decíamos, pero no nos llama desde hace una semana por lo menos.

"Juan de la Cruz, información.

-Buenas noches, señores". Vamos...

(LA CORTA) Cállate, van a dar los resultados.

"Herri Batasuna, 138.

CDS, 8.

Dios, cómo es esto de la política.

Hace un año, UCD estaba en lo más alto, y mira:

se los van a comer los de Alianza Popular.

Jo, papá, vamos perdiendo. Que no, hija, no te preocupes.

Están empezando a contar los votos. Dan esas cifras porque les interesa.

¿Entonces aún puede ganar Suárez? No, Herminia.

Me parece que ganar, no. Aunque tampoco se trata de ganar.

Hay que sacar un buen resultado, Herminia.

Tener los diputados suficientes para que el ganador

necesite nuestro apoyo.

Que nos pida gobernar en coalición. No me caerá esa breva.

¿Pero qué dices, Antonio? Están sacando poquísimos diputados.

Merche, aún no se puede decir nada. Queda mucho por hacer.

Hasta el rabo todo es toro, mujer. (SUSPIRA)

Señor, Señor... Con lo que ha hecho Suárez por todos nosotros.

¿Y que ahora no lo vote casi nadie?

Bueno, yo sí lo he votado.

¿Ha votado, madre? Sí, hija, al final sí.

Es de bien nacidos ser agradecidos. Muy bien, Herminia, diga que sí.

Ya verá como con gente como usted, al final remontamos.

¿Tú crees? (RÍE)

Qué remedio, Herminia.

Tendré que creer o con el dineral que voy a perder me va a dar úlcera.

Y no me extraña. Aquí solo vota lo mismo que yo mi suegra.

Y yo. Sí, hija, sí.

¿Te vas? Están dando los resultados. (MALHUMORADO) Voy a mear.

¿Qué le pasa a Antonio?

Pues no sé, ¿por qué lo dices? Está muy raro, ¿eh?

¿No lo ves raro?

Tiene muchas preocupaciones. Eso sí es verdad.

Y más ahora, con las elecciones.

Veremos si consigue recuperar el dinero que ha puesto.

Calla, calla. ¿A quién se le ocurre? Le avisé, pero no hace caso a nadie.

"Desde aquí vamos a saltar donde José María Íñigo

se encuentra ya preparado.

-Efectivamente. Hemos tomado la primera copa para brindar..."

A mí me parece que...

no tiene mucho que ver con la política lo que le pasa.

¿Qué quieres decir?

¿Por qué no se lo preguntas?

Se lo he preguntado y dice que está bien.

Pero no está bien.

Claro que no está bien. Como que yo no me doy cuenta.

"Hoy es un auténtico ídolo: Miguel Bosé".

¿Miguel Bosé?

(Aplausos en la tele)

(Canción pop animada)

Está tardando mucho, ¿no? ¿Qué está haciendo?

Fumando.

Ah. Ha vuelto a fumar a escondidas.

¿Te crees que yo no estoy preocupada?

Está igual que cuando se puso con la angina de pecho.

(BOSÉ) "Bravo, muchachos, bien, aquí nos tenéis.

Todos poetas los del 56.

De paso por un mundo en agonía.

La vida es solo fantasía.

Caminamos sobre un hilo

en el cielo

a más de 100.000 metros del asfalto.

A ver, hija, déjame un momento. Voy a ver a tu padre.

(Toques en la puerta)

Antonio, ¿estás bien?

Sí, Merche, estoy bien.

¿Seguro que no te pasa nada? No te preocupes, ahora mismo salgo.

(Aplausos en la tele)

"Miguel Bosé

recibe el enorme aplauso de todos los que estamos en el Florida Park".

¿Antonio está bien?

No sé, madre, como no me cuenta nada... pues nada.

Yo creo que le preocupa mucho la bodega.

Se ha metido en un lío, con tanto ir y venir...

Seguro que es eso. Pues sí.

Está muy raro últimamente. Está como distraído todo el día.

¿No lo ves, que parece que esté en otro mundo?

Duerme mal, habla en sueños...

¿Y qué dice? No sé, palabras sueltas.

De pronto, se despierta, se levanta y se va a la cocina.

(Aplausos en la tele)

Yo, hija...

que Dios me perdone, pero... ¿no se habrá echado una...?

¿Una qué?

Nada, yo no digo nada, hija.

Es que Antonio está en una edad muy mala.

Nada, no digo nada.

(ÍÑIGO) "Cómo aplaudía el Dr. Cabeza".

Antonio no es de esos.

Yo se lo habría notado.

"Ud. ha aplaudido y nosotros le aplaudimos a usted"·

Bueno, yo, punto en boca.

(Música triste)

"Está Ud. ante buenos profesionales precisamente en esa mesa,

y una mujer preciosa: Mari Cruz Soriano.

Gracias, Mari Cruz, por compartir con nosotros la noche electoral.

También está ahí José Luis Moreno". Porque...

vosotros aún... ¿eh?

Pero qué cosas dices, madre.

¡Por Dios!

Me llevo a la niña a la cama. No, que quiero ver quién gana.

Esta niña está ardiendo. Le ha subido la fiebre.

Abuela, ¿puedo dormir contigo? Sí, mi vida.

Pero te tienes que ir a la cama ya. Venga, vamos.

Te has puesto peor. Ven aquí, anda. ¿Qué pasa?

Dice mamá que tengo fiebre.

Claro que tienes fiebre, hija. Tienes que ir a la cama.

Me la llevo. Anda, hija.

Te voy a llevar un vasito de leche con miel.

(Música triste)

(ÍÑIGO) El show está pasando fuera de aquí.

No veo a María Cuadra, pero sé que está ahí. Hola, María.

Buenas noches, María Cuadra".

(Música triste)

Si estoy enferma, no voy al cole. No, hija, no.

¿No podremos celebrar mi cumpleaños? Todavía falta mucho para eso.

No tanto, es el domingo. A ver qué fiebre tiene.

38 y medio otra vez. ¿Será posible?

¿Eso es mucho? Pues un poco.

Bastante, vamos. Anda, hija, siéntate.

Tómate la leche, mi vida. (PREOCUPADA) Por Dios, ven aquí.

Así. (PARA SÍ) ¿Será posible?

Abuela, ¿y si te lo pego por dormir contigo?

No me vas a pegar nada, hija.

Me voy a poner los chufitos y el camisón y vengo enseguida.

Venga, toma un poquito de leche.

(Puerta)

Mamá, ¿y si ganan los del PSOE qué pasa?

¿Qué va a pasar? Nada. Los padres de Gala no han votado.

Dicen que el sistema está podrido, que aquí mandan los americanos.

¿Cómo van a mandar los americanos? Eso dicen ellos.

¿Tú a quién has votado?

El voto es secreto. No te lo puedo decir.

Papá es de Suárez, y yo un poco. ¿Tú? ¿Por qué?

La abuela me ha contado que estuvo en casa cuando mi primera comunión.

¿Tú lo viste? No, yo no lo vi.

Pero si ella lo dice, será verdad.

Bébete la leche, anda.

Venga, cariño, un poquito, que te va a sentar bien.

(Música triste)

¡Ay, madre mía!

Vaya nochecita.

"...la elecciones. Bertín Osborne ahora mismo con nosotros.

(CANTA) Hoy hemos vuelto a encontrarnos aquí.

¿Cómo está?

Tiene 38 y medio.

38 y medio es mucho.

Esté en la cama de mi madre. (SUSPIRA) ¡Ay, madre mía!

¿Han dicho algo más del CDS?

No dicen nada, esto es un desastre, me cago en la cuna que me arrulló.

(ENFADADO) Decían que con 10 diputados era suficiente.

Pero ni lo sueñes.

Mira qué decía Rodríguez Sahagún a la pequeña empresa catalana:

(LEE CON DIFICULTAD) "Como partido nuevo que somos, arrancamos con...

Arrancamos con desventaja, aunque contamos..."

¿Sabes que ya no veo nada? Esto de la edad es una mierda, coño.

Es que no te da la gana de comprarte unas gafas nuevas.

No las he perdido, me las he dejado en casa de tu madre, en el pueblo.

Cuando vaya la próxima vez, las traigo y ya está.

Toma estas de mi padre, anda. Trae, que te leo esto.

A ver...

Con estas veo perfectamente.

"'Contamos con un activo: la presidencia de Adolfo Suárez',

declaró el n 2 de..."

Veo bien, pero me mareo. Claro, no son tuyas.

¿Seguro que te las has dejado en el pueblo?

Me las he dejado en el pueblo. Lo recuerdo: en la cocina de casa.

Cuando vaya las traigo y ya está.

¿Del PSOE han dicho algo?

¡Joder con el PSOE! Pareces del PSOE.

Yo no soy del PSOE ni de nadie, no seas tonto.

Lo que sí que quiero es que se acabe esta crisis económica.

Felipe González ha prometido que lo iba a arreglar.

Fíate de la virgen y no corras.

Aquí todos prometen mucho y luego no hacen nada.

¿O no lo sabes ya? No hace nadie nada, hombre.

Y este tonto del haba dice que va a crear 800.000 puestos de trabajo

¡Será de la manga!

Si los del CDS no sacan suficientes diputados, olvídate de cobrar.

Que no, hombre.

No hacen falta tantos diputados. Me van a pagar.

¿Y las banderas que te han encargado?

Exactamente lo mismo. Me han firmado hasta letras.

No vas a cobrar, lo veo venir. Joder, que no lo cobro... ¡Ja!

Soy capaz de denunciarlos. ¿Denunciar a quién? ¿A Suárez?

No va a hacer falta. Me van a pagar igual que me pagaron con la UCD.

Exactamente igual. Fue diferente, hombre.

En esas elecciones ganó Suárez, y ahora no va a ganar nada.

Tú que eres tan del PSOE, ¿por qué no me buscas trabajo?

¡Anda ya, cállate!

"Desde allí, telefónicamente, se envía

el resultado al Gobierno Civil..."

De todas formas, tú estás muy raro últimamente y yo sé por qué.

¿Sí?

Por el dinero. Y lo entiendo, ¿eh?

Son muchos gastos. La bodega, mi negocio...

Ahora dependemos de las banderas y te digo yo que no vas a cobrar.

"¿Tienen calculado a qué hora se puede ofrecer el resultado final?

¿La conferencia de prensa habitual de otras noches electorales?

(Teléfono)

Ya voy yo.

Dígame. Mercedes, soy Félix Maceiras.

Hola, Félix. Hola. ¿Está Antonio?

Sí, ahora se pone, un momento.

¿Qué hay, Félix, qué tal? Antonio, ¿qué haces en casa?

Esperaba verte por aquí. ¿No vas a venir?

No pensaba ir, Félix, la verdad. Tengo a mi hija pequeña con fiebre.

¿Cómo que no? en los momentos duros hace falta tener a los amigos cerca.

Y esto va a ser duro, Antonio, créeme.

Ya me lo imagino, Félix, pero... (SUSURRA) ¿Que quiere?

Dice que por qué no vamos ahí, con ellos.

En este momento, no.

Claro que lo entiendo, Félix, pero lo estoy viendo por televisión.

Estoy al tanto de todo. No estoy tan ausente, no te preocupes.

(SUSPIRA)

Eso no es lo mismo que estar aquí, dando apoyo.

Yo no soy militante y no tengo obligación de ir a ningún lado.

Ya sé que no eres militante.

Pero a Adolfo le gustaría verte por aquí.

Me ha preguntado por ti. ¿Ha preguntado por mí?

Claro, ya sabes que te aprecia.

(SUSURRA) Adolfo ha preguntado por mí.

¿Ha llegado ya? ¿Está por ahí? Aún no, pero lo estamos esperando.

Joder, Antonio, hoy no es día para abandonar el barco.

Coge tu mujer y os venís para aquí. Entonces, no es muy tarde, ¿no?

¿Qué va a ser tarde, Antonio?

No se le puede hacer un feo al presidente.

(HARTA) Maceiras. ¿Maceiras?

¡Ah, el amigo de la UCD! Ahora es del CDS.

¿Se ha quedado dormida? Sí, le he dado la media aspirina.

Pero sigue con la fiebre. Si no le baja, mañana al médico.

No te preocupes, Félix, salgo para allí ahora mismo.

Nos vemos en un rato. Tardo muy poco, Félix. Hasta ahora.

¿Cómo que "hasta ahora", Antonio? ¿Sabes la hora que es?

Está a punto de llegar Suárez. ¿Y qué?

¿Es normal que salgamos a estas horas con la niña mala?

Si tú no quieres, no salgas. Yo debo ir, ha preguntado por mí.

Tengo que saludarle.

¿De verdad? ¿A estas horas? ¡Joder, qué pesada con la hora!

¿Qué quieres que haga? Pues quedarte en casa.

(ENFADADO) Te quedas tú si te da la gana. Yo me voy.

Me tomo un café con el presidente, le saludo y vuelvo.

¡Joder, siempre solo, coño!

Nada, nada, que se vaya. Tú te debes ir con él, ¿eh?

Id, yo me quedo con la niña. ¡Que no me apetece ir, madre!

Mercedes, ¿no me has dicho que estaba muy raro, hija?

Ahora es cuando no debes dejarlo solo.

Te aviso: te acompaño pero no pienso pasar toda la noche.

No te preocupes. Vamos, saludamos y volvemos.

No comprendo por qué vamos. Para que nos vean.

Sobre todo Adolfo. Pero si Adolfo... ¡Ay, de verdad!

Pues mejor, que nos vea. Así no olvidan que te deben dinero.

Que no es por eso, Milano. Es una cuestión de lealtad.

Ya sé que vamos a sacar pocos diputados. ¿Y qué?

Lealtad. Contigo no han tenido mucha. O sí.

Pero para sacarte el dinero.

A mí nadie me ha sacado el dinero. ¿Que no? ¡Ja! Estos y los de UCD.

¿O no te acuerdas? Y luego te dieron la patada.

Adolfo nunca.

¿No ves que a él también le han hecho la cama, Milano?

¿Por qué te crees si no que ha tenido que formar el CDS?

Los de su propio partido van a por él como lobos.

Por eso quiero que me vea allí.

Que sepa que todavía le apoyamos.

¡Bueno! Que le apoyamos... Le apoyo yo, porque lo que es tú...

Deja de decir tonterías, ¿eh?

Con esa actitud casi prefiero que no vengas, ¿eh?

Anda, vístete.

Y calla.

No me callo, no. Yo solo sé que hizo muchísimas cosas.

Se encontró un país... ¿O no? Qué tonterías estás diciendo.

A ver qué político de los de ahora es capaz de algo así.

De esos tuyos. ¿Pero qué míos, Antonio?

Los socialistas, que creéis haber inventado la democracia.

¡Que yo no soy socialista! ¿No? pues lo pareces.

Has salido más roja que el pimentón. ¿Y tú? Repites como el ajo.

(INDIGNADO) ¡Hombre! Al final tendrá razón mi hermano.

Los socialistas, con Franco nadie sabía dónde estabais, y ahora...

¡Hala, al Gobierno! ¿A mí qué me importa eso?

¿Te queda mucho? Sí, todavía me tengo que peinar.

¡Joder! Bueno, me tomaré un vino. Qué pesadilla, por Dios.

(Cláxones alegres)

¡Se nota, se siente, Felipe presidente!

(Claxon)

(RADIO) "El PCE se estanca, UCD no remonta

y el CDS de Adolfo Suárez está muy por debajo de las expectativas

que tenía al presentarse a estas elecciones generales.

Recordemos que el pasado 31 de julio Adolfo Suárez

hizo pública la formación de su nuevo partido, el CDS.

Lo definió como 'de centro, progresista y reformista'."

Así somos todos en este país: unos desagradecidos y unos...

Y unos envidiosos.

Venga, hombre, no te pongas así, que no merece la pena.

(Apaga la radio)

(RABIOSO) Mira qué contentos van los tuyos.

Parece que ha tocado la lotería.

Esto ya no se entiende, por Dios.

(SUSPIRA) ¡Ay!

En fin. ¡A ver, venga!

¡Pero mira a este imbécil! ¡Oye, que no me toques el coche!

¡Vete tocar el coche a tu casa! ¡Venga! ¡Y dale con la fiestecita!

¡Coño!

(Música triste)

¿Su invitación, por favor? Me la he dejado en casa.

Lo siento, es un acto privado.

Me ha llamado el Sr. Maceiras, secretario de organización.

No puede pasar.

anda mi madre, nos han hecho salir de casa y no podemos pasar.

Soy Antonio Alcántara Barbadillo, amigo de Adolfo Suárez.

Fui director general de Agricultura en el primer gobierno de UCD.

En esta campaña he sido proveedor y donante y estas banderas son mías.

¿Y estos señores por qué pasan? Porque traen invitación.

Pues de a mí la invitación de ellos y paso yo también.

Váyase usted a tomar por saco. Mejor nos marchamos a casa.

A mí me han hecho venir aquí y no me voy, Milano.

Aquí entra todo quisque menos yo. Cálmate.

No te preocupes, que me calmo. A ver dónde coño está Félix.

(GRITA) ¡Félix! ¡Maceiras! Estás llamando la atención.

Por eso mismo... ¡Félix! ¡Hombre, Antonio!

Llevo aquí dos horas, pero este señor no me deja pasar.

Hola, Mercedes, me alegro de que hayáis venido.

Adentro. Antonio Alcántara Barbadillo.

Amigo de Adolfo Suárez. ¡Hagamos las cosas bien, coño!

Ya está bien, Antonio, por Dios. ¿Qué hay, Félix?

(REFUNFUÑA) Ya está bien.

Si lo siento es por Adolfo. Para él va a ser un trago.

¿Pero qué pasa, Félix? ¿Qué va a pasar?

Tranquilos. ¿Cuántos diputados prevéis sacar?

Ayer no nos conformábamos con menos de 12 o 13.

A estas alturas, con seis ya me daba con un canto en los dientes.

A nosotros nos va mal, pero UCD de esta no levanta cabeza.

Mira por dónde, nos van a dar la única alegría de esta noche.

Félix, mal de muchos, consuelo de tontos.

No sé cómo vamos a salir de esta. Económicamente la cosa va mal.

¿Sí? Los bancos nos han dado la espalda

y no nos han caído millones de Alemania, como al PSOE.

Hablando de todo un poco, acuérdate de lo mío, Félix.

Son 500.000 pesetas y no estoy para tirarlas.

Hay mucha gente que ha puesto dinero y cosas aún más importantes.

Para mí lo más importante es que me devolváis mi dinero.

Sabes que para Adolfo es prioritario devolver hasta la última peseta.

Tranquilo. No estoy tranquilo.

Ponme en la lista de amigos de Suárez con el agua al cuello.

Últimamente no me sale un negocio a derechas.

Me vais a perdonar un momento. Necesito hablar por teléfono.

Ahí los tienes. Dile a la azafata que necesitas hablar.

Me estoy gastando un dineral.

Tranquilo, Antonio, que te lo vamos a devolver.

No, si tranquilo estoy.

Es que dependo de las banderas. Ya me lo imagino.

Y encima no me pagan los pedidos.

Porque esta la he hecho yo, Félix. ¡Y dale! ¡Joder, Antonio!

¡Que te vamos a pagar! No quiero molestar.

Vamos a tomar algo. Félix, ¿cuándo viene?

¿Yo qué sé? (AL QUE LE PARA) No. Ahora mismo.

-Listo.

(ELLA HACE PRUEBAS DE VOZ)

-Aquí tiene el teléfono. Gracias.

(Teléfono)

¿Dígame? Madre, soy yo.

¿Y la niña? ¡Hija!

¿Ya habéis llegado? Sí, ya estamos aquí.

¿Cómo está la niña? Tiene un poquito más de fiebre.

¿Habéis visto ya a Suárez? No, todavía no ha llegado

(TELE) "¿Tienen ustedes miedo?

Como representante de los empresarios españoles,

en nombre de la patronal, ¿tienen miedo?

Dos tintos.

¿Qué vino es este? Un Rioja, creo.

Ah, Rioja...

Qué flojo, coño.

Si me llamas a mí, os traigo mi vino y os lo pongo a precio de familia.

¿Qué precio de familia, Antonio? Este nos lo han dejado gratis.

Es de la bodega de un militante. Si es gratis, no digo nada.

¡Abuela! ¿Sí, mi vida? Dime.

¡Tengo sed! Ahora te llevo agua, no te muevas.

¿Qué dice? Tiene sed. Antes quería ir al baño.

No para. (SUSPIRA) Me está dando una noche...

Está muy preocupada porque quiere celebrar su cumpleaños.

Si le sube la fiebre le das unas friegas de alcohol.

¿De alcohol? ¿Y dónde está el alcohol, hija?

¿Qué has dicho? No te oigo, madre, aquí hay mucho jaleo

No me acordaba de dónde estaba el alcohol, pero ya me he acordado.

Dáselas, madre, que así le baja la fiebre.

¿Vais a tardar mucho? No creo.

De todas formas, acabamos de llegar y aún no está aquí Suárez.

Pues a ver si llega pronto. Madre, si se pone peor me llamas.

Te voy a dar el número de teléfono. Coge bolígrafo y papel.

Un momento, ahora mismo los cojo.

¿Me podría avisar si me llaman?

Sí. Sra. Alcántara.

Perfecto.

-Adolfo no es de los que tiran la toalla fácilmente.

Aguantará el tirón. Las puñaladas cansan enseguida.

Parece que no le conozcas. Precisamente porque le conozco

me pregunto si esto merece la pena.

Al final siempre aparecen las puñaladas.

Yo, de ser él, lo habría mandado todo a tomar por saco

y no me presento a las elecciones.

Como yo desaparecí de las listas porque estaba...

Como decís los políticos cuando uno está quemado.

Amortizado. Pues si yo estaba amortizado,

ahora el amortizado es Suárez, fíjate lo que te digo.

Esto no es una profesión, Antonio. Esto es un oficio vocacional.

Y tú, perdona que te lo diga, no tenías ninguna vocación

Tienes razón, porque yo no soy de ningún partido, Félix.

Yo solo soy de él.

Me da igual que haya cometido errores porque tiene dos huevos.

Todavía me acuerdo del día en que Tejero cogió el Congreso.

Todo el mundo se tiró al suelo: Fraga, González, el Guerra...

Todos menos Carrillo, Gutiérrez Mellado y él.

Se quedaron ahí, sin agacharse como conejos.

Eso es lo que yo te digo: con dos huevos.

Por eso las generaciones futuras no deben olvidar lo que le deben.

Tú deberías estar orgulloso de haber estado con él

y no estar tan preocupado por recuperar tu dinero.

A mí no me des lecciones, ¿eh? Ni tú ni nadie. Vamos, ni mi padre.

Y menos de dinero, Félix. Perdona, Antonio. Vaya noche.

No nos vamos a pelear ahora, ¿no? Ni mucho menos. Mira, está Rodolfo.

Mira qué cara tiene. Vaya por Dios.

Ya lo tengo, hija. Apunta.

202. 2-0-2.

40. 4-0.

89. Un 8 y un 9.

Madre, llámame si pasa algo. Sí, hija mía, sin falta.

Pero tú no te entretengas, ¿eh? Que no, madre, no te preocupes.

Adiós. Adiós.

Si me llaman me avisa, ¿verdad? Si, lo tengo aquí apuntado.

Es que tengo a la niña mala. Descuide, yo la aviso enseguida.

Gracias, hija. De nada.

(Música triste)

¿Mercedes?

¿Wanda? ¡Sí!

¿Cómo tú por aquí? He venido con mi tío.

Es un jefazo del CDS. ¿A que sí, Tito?

Ella es Mercedes.

Encantada. Mucho gusto.

-¿Tú también eres del CDS? "CDS". ¿Se dice así?

-Sí, CDS: Centro Democrático y Social.

(RÍE) -Es tan largo que creo que no me voy a acordar nunca.

Yo no soy de ningún partido. He venido con Antonio.

Está fatal de la próstata y siempre se va al baño.

¡El pobre!

¿Y don Antonio? Pues no lo sé.

Lo he despistado. Anda por aquí.

No voy a saludarle por si mi Tito se enfada.

Qué suerte tienes de haberte casado con un hombre como él.

Y que sigáis juntos después de tanto tiempo.

Sí, es verdad. (RÍE)

Me alegro mucho de verte, Wanda. igualmente. ¿La familia bien?

Sí. Esta noche tengo a la niña un poco mala con fiebre, pero...

(HOMBRE) "Nos podemos mover próximos a los 20 escaños.

Pero en algunos casos los escaños están con el dontímetro,

bastante disputados.

Hay momentos en que parece que tienes el escaño, en otros faltan centésimas

y por lo tanto, hasta que avance..."

Pues nada, Félix. Un diputado, de momento.

¿Qué vas a hacer si se cumple esta debacle?

No lo sé, buscar trabajo. Supongo que algo encontraré.

O pasarme al PSOE. Ahora viene el tiempo del cambio de chaqueta.

Tú devuélveme el dinero. (HOMBRE) Esto es un desastre.

Seguimos con un solo diputado.

Y Adolfo sin aparecer. -Hombre, Julián...

Te voy a presentar a un simpatizante.

Julián Triguero, Antonio Alcántara. Encantado, Julián, ¿cómo estás?

Mucho gusto. -Julián es el décimo en la lista.

Vaya. Tal como van las cosas

es como estar en el limbo. Tranquilidad.

Tú venías de la UCD, ¿no? Sí, pero de eso hace mucho tiempo.

Antonio fue director general en el primer gobierno de Adolfo.

En agricultura. He oído hablar muchas veces de ti.

Tienes una bodega en La Mancha, ¿no?

Sí, tengo una bodega en La Mancha. Tu vino es Cruz de Sagrillas, ¿no?

Así se llama. ¿Cómo lo sabes? Mi mujer me ha hablado de tu bodega.

¿Tu mujer? ¿Yo conozco a tu mujer? Por supuesto, seguro que sí.

Debe de estar por aquí... ¡Cariño!

¿Puedes acercarte un momento?

Mira quién está aquí. Tu amigo Antonio Alcántara.

Hola, Paz, ¿cómo estás? Bien. Hola.

-¿Qué tal? -¿Qué tal, Félix?

No sabía que eras militante. No lo soy, soy simpatizante.

Y en elecciones también soy colaborador.

Antonio, no seas modesto. Antonio es un histórico.

Siempre ha estado ahí cuando hay que echar una mano.

Lo que no sabía es que ya os conocíais.

-Sí, nos conocimos en París, en un acto de la Cámara de Comercio.

Luego fui a la presentación de su vino en... ¿Cómo era el pueblo?

-Sagrillas. Sagrillas, Albacete.

Eso es.

Escribí un artículo sobre sus vinos. Muchísimas gracias, era muy bonito.

Y las fotos también muy bonitas. Dijiste que era un vino muy bueno.

-Sí. -Eso, viniendo de ella, es un piropo.

No te creas que Paz se deja engañar por cualquier cosa.

Ya, supongo.

Si algo no le gusta, no se lo calla.

entonces, doblemente agradecido. El artículo era muy bueno.

Es que es verdad, estoy deseando que saquéis en reserva.

Faltan tres años todavía, aunque tengo muchas esperanzas.

Las esperanzas es lo último que tienes que perder, Antonio.

Te lo digo esta noche que estamos jodidos.

-¿Mercedes no ha venido? Ha ido a llamar por teléfono a casa.

Tenemos a la niña mala, con un catarro, y...

Julián, Félix, ¿podéis venir? -Sí. Disculpad.

-¿Sabes qué? No se lo digas a nadie. Me han echado las cartas.

Ha salido que me voy caso este año. Ah, mira qué bien.

Pero no sé con quién. Me gustaría mucho tener un hijo.

(RÍE) Como me descuide se me va a pasar el arroz.

¿Y tú qué dices? Pues yo no digo nada.

Es que claro, no me salen novios normales.

Me ven en el 2001 y se creen que todo el monte es orégano.

Yo, en realidad, soy una romántica.

Yo lo que quisiera es un hombre que me quiera de verdad.

Formar una familia decente, como cualquiera.

Pero la vida me ha llevado por ese camino.

Pues muy bien.

Qué barbaridad, encontrarnos aquí, ¿no?

Cuando te he visto creía que me moría.

(RESOPLA)

Llevo todos estos días pensando en lo que pasó.

Di algo, ¿no?

No sé qué decir, Paz. No esperaba encontrarte aquí.

Toma.

¿Y esto?

Se te debieron caer en la habitación del Parador, las encontré allí.

Las llevaba en el bolso, no sabía qué hacer con ellas.

Te lo agradezco, pensé que estaban en casa de mi suegra.

(CARRASPEA)

(CARRASPEA)

No sabía que tu marido estaba en las listas.

Tal y como están las cosas no creo que salga, Paz.

Aunque la gente dice una cosa en las encuestas y luego vota otra.

Creía que no te iba a volver a ver.

Como no he sabido nada de ti...

(SUSURRA) He tenido una semana muy mala.

No he tenido tiempo de nada.

Yo me conformo con un hombre que me quiera un poco.

Tampoco es pedir tanto, ¿no?

(SUSPIRA) Aunque esté mal decirlo,

enamorarme, enamorarme, no...

Vamos, que nunca me he enamorado de ninguno.

Pues cuánto lo siento.

Cuánto tarda tu tío en salir, ¿no?

¡Uf! Cuando va al baño echa horas para nada.

Ya te lo he dicho: no me sale ninguno con la próstata como Dios manda.

Pero es buen hombre.

(Música dramática)

Había pensado en llamarte a tu casa. ¿A mi casa?

En realidad llamé una vez y colgué.

Me di cuenta de que no sabía que decirte. Qué tonta, ¿no?

Fue como cuando llamé a un profesor del que estaba enamorada,

solo que entonces tenía 13 años

y que ahora soy una mujer adulta y no debería hacer esas cosas.

-Con permiso. -Perdón, permiso.

No hago más que pensar en ti.

Yo también pienso mucho en ti. ¿Por qué no me has llamado?

No sabía dónde llamarte, Paz.

Tampoco sabía qué te iba a decir. No me he visto en otra igual.

Yo tampoco.

(ACENTO PIJO) -Hola, Paz, ¿qué tal?

-¿Cómo estás? -Hola, guapa.

-Que desastre, ¿no? Casi es peor. Qué palo para Leopoldo, de verdad.

-Yo, en cuanto llegue a Adolfo le doy un par de besos y me voy para casa.

¿Y tu marido? (PAZ) No sé, por ahí está.

-¿Qué tal está? -Bien. Está bien.

-¡Pobre! Tanto esfuerzo para nada. -Pues sí, la verdad es que sí.

-Yo no sé qué va a ser de este país.

¿Tú crees que estos socialistas están preparados para gobernar?

-No sé, pero más nos vale. Van a tener la mayoría absoluta.

-Yo no estoy nada convencida. Y eso que Felipe me da confianza.

Pues a mí nada. Aparte de Felipe, ¿a quién tienen?

A mí el Guerra no me da ninguna confianza.

-Pase lo que pase lo tenemos merecido por ingratos.

-Nos vamos. Hasta luego, Paz. Dale un beso de mi parte a Julián.

Ahora tienes que apoyarle mucho, ¿eh? -Y me debes una revancha al tenis.

-Adiós, Paz. (ANTONIO) -Encantada, ¿eh?

(SUSPIRA) -Podrías haberme llamado.

No sé, para decirme que todo fue un error y no querías verme más.

Es que todo ha sido un error, Paz.

No quiero decir que no quiera verte, porque mentiría.

Ya sé que no es el momento, pero me gustaría hablar contigo.

Sí, pero no aquí. ¿Entonces cuándo?

No lo sé, Paz. No es fácil.

Ya lo sé que no es fácil.

Pero yo quiero verte.

Yo también.

Me paso el día pensando en ti.

Ahí está. -Aquí está todo el pescado vendido.

-Estupendo. ¿Te traigo una copita? -No, mejor nos vamos.

Bueno, pues nos vamos, Mercedes.

Salúdame a don Antonio. De tu parte.

¡Qué desastre!

(Música dramática)

Merche. Hola, Paz, qué sorpresa.

¿Cómo está tu niña? Antonio me estaba contando que estaba malita.

Le ha subido la fiebre, siempre le pasa cuando tiene algo.

Entonces viene la acetona y...

Pero se le pasa enseguida, mañana está como una rosa.

Los niños, ya se sabe.

¿Tú tienes niños? No.

Me hubiera encantado, pero tengo un montón de sobrinos.

No es lo mismo, pero también se les quiere mucho.

¿Cómo tú por aquí? Su marido está en las listas.

Pues vaya, que tenga suerte. Va a necesitar algo más que suerte.

Qué desastre, ¿no?

La política no da más que disgustos. Es verdad.

Menos mal que Antonio se salió a tiempo.

Me salí, pero sigo siendo muy fiel a Suárez.

Aunque esta noche me va a costar un dineral.

Es el fin de una era, ¿no?

El país necesita un cambio, gente nueva, una nueva generación.

Hay que acostumbrarse a que haya alternancia en el poder.

Tú dale carrete a Merche. Ha votado a los socialistas.

¿Tú también?

Al final vamos a ser las mujeres las que hagamos el cambio.

Cariño, no soy la única traidora.

La mujer de Antonio también ha votado a los socialistas.

Es Julián, el marido de Paz. Muchos gusto.

Encantada.

¿Cómo va?

Aún no hay datos definitivos pero pinta mal.

La política se terminó para mí. No merece la pena.

Le quita a uno el tiempo que debería dedicar a lo realmente importante.

Aunque el país no está preparado para un cambio como este.

-¿Por qué no lo iba a estar? Ya somos mayorcitos, ¿no?

Además, no creo que se hunda el país porque nos gobiernen los socialistas.

-Algunos sectores se pueden poner muy nerviosos.

¿Tú crees? Que no.

Además, Felipe ya ha dejado claro que el marxismo quedaba muy atrás.

-Diles eso a los banqueros, a los que manejan el dinero.

La palabra socialista todavía da mucho miedo a algunos.

Lo que da mucho miedo son los extremismos.

España siempre ha sido un país de centro.

Por los resultados que van saliendo no lo parece.

-Muchos no saben en lo que de verdad se están metiendo.

-Señores, ¿una copa? -Vamos a brindar, sí.

Por el futuro.

¿Blanco o tinto? Yo prefiero blanco, gracias.

Sea cual sea, que sea el mejor para todos.

Sí, sea lo que sea, que sea lo mejor para todos.

Y por las bellas traidoras. ¡Perdón!

(RÍE) No pasa nada. -Es solo un poco de vino.

Se me ha resbalado. Nada, no pasa nada.

Un poco de agua y... El vino tinto salta con el blanco.

Vamos al baño y yo te ayudo. No te preocupes.

Es una pena que eches a perder una blusa tan bonita. Te acompaño.

Como quieras. Sí, vamos.

-Las mujeres siempre acaban yendo juntas al baño.

A saber lo que hablan allí. (CARRASPEA) Cualquiera sabe.

O sea, que estás en el negocio del vino.

Aparte del vino tengo otros negocios, Julián.

Con esto en un momento se quita. Pensaba que era el clásico tópico.

A veces los tópicos funcionan.

Me va a venir muy bien. Es normal mancharse de vino en mi trabajo.

¿Me lo vas a decir a mí? Antonio viene perdido un día sí y un día no.

No sabes cómo se pone la corbata.

No se cómo los hombres se manchan tanto.

Tendrían que llevar babero, como los niños.

Cuando se va a Sagrillas a la bodega, ni te cuento.

Tenéis una bodega preciosa. ¿La conoces?

Sí, claro, el día de la presentación.

Estuvo muy bien, es una pena que no pudieras venir.

(Música de intriga)

(INCÓMODA) Es precioso lo que podéis hacer ahí.

Además, el vino tiene un grandísimo potencial.

Soy copropietario de un negocio de hostelería y fabrico banderas.

Precisamente las banderas de los mítines las he fabricado yo.

Ah, Sí, los banderines. Una gran idea.

¿Y en medio de todo ese jaleo tienes tiempo de tirarte mi mujer?

¿Lo vas a negar?

La primera regla es negarlo todo, pero dadas las circunstancias

no merece la pena.

-¿Cómo os va tu negocio? Bien, gracias.

Es más trabajo y gastos que ingresos pero estamos muy contentas.

Nos han recibido muy bien y tenemos contratos muy importantes.

La Asociación contra el Cáncer nos apoya.

Hipólita da parte de sus beneficios a esta asociación.

No lo sabía.

-¿Lo sabe tu mujer?

No volverá a ocurrir.

(SARCÁSTICO) Eso me consuela.

¿Y Paz qué dice? ¿Qué dice de qué?

De que no piensas volver a acostarte con ella.

Será una gran desilusión. Parece que le gustas mucho.

No es ni el momento ni la forma de hablar de estas cosas.

¿No? ¿Y qué propones?

¿Que salgamos a la calle a partirnos la cara?

Puede que en tu ambiente eso sea lo normal, pero en el mío no.

El Siglo de Oro hace tiempo que pasó.

(Música triste)

Es importante que mujeres que hemos pasado por una experiencia así

sepamos que la vida no se acaba ahí.

Que podemos seguir sintiéndonos guapas.

No lo sabías, ¿verdad?

Bueno, claro, ¿por qué vas a saberlo?

Estefanía, mi socia, y yo estamos operadas.

Pues vaya, no lo sabía.

¿Y... cuándo...?

Hace dos años, pero estoy bien.

Además, mi familia fue un gran apoyo. Sobre todo Antonio.

¿Cómo lo has sabido?

Esas cosas se notan. ¿Y cómo se notan?

Se notan.

Si de verdad quieres a tu mujer, lo notas.

Por cómo te habla.

Cómo te esquiva la mirada, cómo te evita.

Y cómo hablan...

Cómo hablan por hablar para no tener que hablar de lo que es importante.

En realidad,

no me lo acababa de creer, pensaba que eran figuraciones mías.

Pero cuando os he visto hablar... Bueno, hablar y miraros.

Hasta un ciego se daría cuenta.

¿Sabe ella que tú lo sabes?

Ya te he dicho que Paz no es tan lista como ella se cree.

Ni yo tan tonto como os creéis.

No, yo no creo nada. Déjame hablar, que no he terminado.

Vamos a ver... Pensarás que soy un imbécil, ¿no?

Un cínico. Nunca te nombró.

Nunca se habló de ti. Ni para bien ni para mal. Por eso yo no...

(SARCÁSTICO) No, claro, imagino que estaríais bastante ocupados

como para pensar en alguien más que no fuerais vosotros.

Espero que mereciera la pena.

Dime.

¿Mereció la pena?

Supongo que sí.

(Música triste)

No estás acostumbrada a hablar de cosas así.

No, la verdad.

Ni conoces a nadie que le haya pasado.

Sí, pero nadie así cercano.

Perdona, pero es que te miro y nunca hubiera pensado...

He tenido que vivir con ello.

Pero he aprendido muchas cosas de la enfermedad.

Que vivir es una bendición y mi familia es lo más importante.

(Música triste)

Yo siempre le he dado mucha libertad a Paz.

Sé que la necesita para ser feliz.

También sé que en su trabajo tiene trato con muchos hombres.

Está acostumbrada. Tiene 4 hermanos y ella es la única chica.

Pero entre Paz y yo había un pacto de lealtad.

(Música dramática)

-Vaya nochecita, Antonio. Y te la querías perder.

Julián, estamos preparando la declaración para la prensa.

A ti se te dan bien esas cosas. ¿Vienes conmigo?

¿Interrumpo algo? -No, no.

Antonio y yo estábamos hablando...

de decencia y lealtad.

-Pues no puede venir más a cuento.

Ya se ven saltar las primeras ratas. Ojalá se ahoguen.

-Vamos a ver ese comunicado.

¿Me disculpas? (SUSURRA) Lo siento, Julián.

(Música triste)

Esto ya está, voy a secarlo.

Deja, ya... Ya lo seco yo, de verdad.

Utilizamos el mismo perfume.

(Música de tensión)

¿Sí?

(Aprieta el botón con fuerza)

(Música dramática)

Adolfo no se merecía esto.

Es una vergüenza que a los mejores se los deje así,

en la cuneta, con lo que ese hombre ha hecho por este país.

ahora, que los traidores también lo van a tener mal.

Nosotros nos hundimos, pero ellos también.

Y fíjese lo que le digo: Adolfo es como el ave "félix".

Es de los que renace de las cenizas.

Volverá a ser presidente a petición del público, como los grandes.

Te ha quedado perfecta, Paz. Sí, increíble.

¿Qué dicen en la tele? -Que vamos de culo, con perdón.

Al final el Morritos se lo ha llevado de calle.

Esto solo se remedia con otra copa.

Y a ver si alguno de los camareros me enseña "La Internacional".

Creo que me va a hacer falta. Con permiso.

¡Esto es la debacle, señoras!

¡La debacle!

Que barbaridad, cómo está ese hombre.

No creo que sea el único que se vaya a emborrachar esta noche.

Esto es una tragedia de tomo y lomo. Dios santo bendito, imagínate.

¿Dónde está Julián? ¿Julián?

Le han llamado para un comunicado. Sí, se le dan muy bien esas cosas.

En cuanto viene de la Universidad se sienta a escribir.

Creo que es su vocación frustrada.

¿Es profesor de la Universidad? Catedrático de Derecho Internacional.

Es de las cosas que más admiro: un título universitario.

¿Sabes qué Merche tiene la carrera de Económicas?

¿Sí? La estudió ella solita en casa.

Manteniendo la casa y cuidando a los niños.

No me importa.

No soy de los que creen que la mujer deba estar al servicio del hombre.

Me gusta que todo el mundo sepa que mi mujer vale mucho más que yo.

Antonio, tener un título no supone que uno valga más que el otro.

Significa mucho, Merche.

Tú tienes uno, ¿no? Sí, de Periodismo.

Pues fíjate cómo ha cambiado este país.

Dos mujeres y un hombre. Las dos licenciadas y yo...

Tú has trabajado como un burro para sacar a tu familia adelante.

Que no, Merche, que el futuro es de las mujeres.

De las mujeres y, ahora, de los socialistas.

(Aplausos)

¡Viene Adolfo"

-¡Ya está aquí!

(Música dramática)

-Paz, está aquí Adolfo. Vamos a saludarlo.

(TODOS) ¡Presidente, presidente! Espera.

¿Qué pasa? Eso digo yo: ¿qué pasa?

¿Qué pasa de qué? Dímelo tú.

Joder, Merche, pareces gallega. No sé si vienes o vas. ¿Qué pasa?

Llevas muy raro toda la noche.

¿Yo? Pues seguramente, Merche.

Ya sé que el dinero que he metido no lo voy a ver ni en pintura.

No es el dinero lo que te preocupa. ¿No? ¿Entonces qué me preocupa?

Eso es lo que quiero saber.

¿Ya empezamos?

No me dijiste que Paz fue a Sagrillas.

¿No? No.

¿Seguro? Segurísimo.

Seguramente se me pasó, Merche. Había muchos periodistas.

Estaba gente del ABC, de la Agencia EFE, del Lanza,

ella, los invitados de Maurín, los del Ayuntamiento,

los de la Diputación... Parecía la entrega de los Oscar.

Te dije que vinieras conmigo, pero tú no me hiciste caso.

¿Por qué el marido de Paz está tan antipático?

¿Está antipático?

Ha venido a por ella y ni tan siquiera nos ha mirado.

No me he fijado, apenas le conozco.

Por eso mismo. Alguna explicación tiene que tener.

Merche, me estás volviendo loco, coño.

Vámonos a casa, que ahora nadie se da cuenta.

Por cierto, tenemos que viajar más, Merche.

Este fin de semana nos vamos al Monasterio de Piedra.

Pasamos allí el sábado y el domingo. O el lunes, mejor.

Así no pillamos el atasco.

El domingo cumple años María. Vaya.

Pues nos la llevamos.

Así conoce mejor España. Con las autonomías conviene viajar.

También vienen a comer nuestros hijos.

Pues lo suspendemos para otro día. Total, el monasterio seguirá allí.

(TODOS) ¡Presidente, presidente, presidente!

(Bullicio)

Presidente.

Hombre, Alcántara.

Gracias por venir. ¿Cómo no voy a venir, presidente?

Al pie del cañón hasta el final. Gracias por venir, señora.

En días así se aprecia la verdadera lealtad.

¡Ánimo, presidente! (HOMBRE) ¡Así se habla!

(TODOS) ¡Presidente, presidente, presidente!

Qué mérito tiene, Merche.

Orgulloso hasta el final. No quiere leer la declaración.

Dice que él ya sabe muy bien lo que tiene que decirle a la nación.

Fiel a sí mismo, Maceiras. Nunca le gustó leer declaraciones.

En los momentos difíciles se debe ser muy claro y concreto.

¿Quieres leerla? Léela, te gustará.

No me la pierdas, que la vamos a publicar.

(Música triste)

¿Has encontrado las gafas?

Sí, las he encontrado antes de salir de casa.

Estaban ahí, en el sofá. Imposible, porque yo ahí miré.

A lo mejor no has mirado bien. A veces no se ve lo que se busca.

Ahora, ten mucho cuidado, porque el que rasca encuentra.

Antonio, Mercedes, va a salir A. Guerra con datos del resultado.

Parece que han hecho un sondeo exhaustivo. Venid.

Venga, Merche, vamos.

(GUERRA) "De porcentajes y número de diputados por regiones,

por comunidades autónomas e incluso, si quieren ustedes,

porcentaje y número de diputados por cada circunscripción,

por cada provincia.

Quizá eso nos llevaría demasiado tiempo.

Si quieren llegar hasta el final, les informaré hasta el final.

Insisto: no es más que un muestreo. No son datos definitivos.

Cifras globales de toda España".

(Murmullos)

-De todas maneras, hasta que no hable Rosón no hay nada definitivo.

Los del ministerio se han cubierto de gloria con los paneles.

Que sale Guerra.

(Música de suspense)

(GUERRA "En algunos casos

me permitirán ustedes que diga

punto más, punto menos, diputados

más o menos para algunas fuerzas políticas".

-¡Ahora, que lo dice! ¡Callad! -"Porcentajes totales.

Partido Socialista Obrero Español: 48%.

Unión de Centro Democrático:

6,6.

Partido Comunista de España:

4,3.

Alianza Popular:

25,4.

Centro Democrático y Social:

3,1.

Partido Nacionalista Vasco:

2%. Un 2% global, se entiende.

(Música dramática)

-Perdone, Sra. Alcántara.

Sí, soy yo. La llaman de su casa.

Es su madre. (ASUSTADA) ¿Mi madre?

¿Qué pasa? Tú quédate aquí.

¿Lo sabe? Sí lo sabe, sí.

Y tu marido también.

(Música triste)

Gracias.

(CONTENIÉNDOSE) ¿Pasa algo, madre? (SOLLOZA) Hija, Mercedes.

La niña está muy malita, tiene un calenturón.

De verdad, es que no reacciona. ¿Cómo que la niña no reacciona?

¡Ay, hija, no dice más que tonterías!

Yo creo que ni me reconoce. ¿Has llamado a don Vicente?

No, no encuentro el número. Mira en la mesilla del teléfono.

Sí, he mirado en la agenda, pero no doy con él.

Mira en mi mesilla de noche. ¿En tu mesilla?

Sí, junto a la cartilla. Mira ahí, madre.

Yo voy para allá. Bueno, un momentito.

No vayas a colgar, ¿eh? Ahora mismo vengo.

Voy a buscarlo.

(Música triste)

Ay, sí, hija, aquí lo tengo. Voy a llamarlo ahora mismo.

Por Dios, veniros pronto. Voy para allá, madre.

No tardéis, ¿eh? No te preocupes.

¿Qué pasa? Me voy a casa.

¿Qué te ha dicho tu madre?

Que qué te ha dicho tu madre, Merche.

Que la niña está delirando. Va a llamar al médico. Voy a casa.

Voy contigo. Tú quédate.

¡Merche! He dicho que voy contigo y que te llevo yo.

Haz lo que te dé la gana.

(GUERRA) "...y que Convergència i Unió pueda perder uno en Cataluña.

En Barcelona, exactamente.

(Música triste)

(Bullicio)

Dime que estoy equivocada.

(AFECTADA) Contéstame.

(GENTE) ¡Se nota, se siente, Felipe Presidente!

Es importante, ¿verdad?

(SOLLOZA) Estáis enamorados.

No lo sé.

(Radio: ininteligible)

(Música triste)

(Celebraciones en la calle)

Ay, don Vicente, perdone que lo haya llamado a estas horas.

Ya sé que usted está jubilado, pero es que...

Estoy tan acostumbrada a Ud. que no me imagino con otro médico.

No se preocupe, Herminia.

¿Y su hija y su yerno? Muy bien, haciéndose mayores.

Viendo crecer a los hijos. Ya hace 35 años que están casados.

Pues eso ya no se ve por ahí.

Yo tengo dos hijos, y los dos divorciados.

Y espere, que me parece que mi nieta también se está separando.

(SUSPIRA) ¡Ay, señor! Así son las cosas.

Y ahora, con los socialistas, vamos a ver qué pasa.

Vamos a lo de la niña.

Es una gripe.

Lo que pasa es que este año viene más complicada.

Ya verá como en un par de días se encuentra bien.

¡Gracias a Dios!

Que tome mucho líquido: zumos, agua...

Voy a dar una receta para que mañana compre más antibiótico.

La próxima dosis, cada ocho horas. Muy bien.

Muy bien, don Vicente. ¿Qué le debo? Nada, mujer, ¿qué me va a pagar?

Pues muchísimas gracias.

¿No quiere usted tomar nada? Un café, o algo.

No, muchas gracias. Ahí están mi hija y mi yerno.

Don Vicente. Hola, Mercedes.

¿Cómo está la niña? Es una gripe, pero se recuperará.

Gracias a Dios, voy a verla. D. Vicente, cuánto tiempo sin verle.

Precisamente del tiempo estaba hablando con su suegra.

De lo deprisa que pasa. Recuerdo cuando llegaron al barrio.

Yo también. Esta calle, por no tener, no tenía ni aceras.

Dice don Vicente que hasta su nieta se está ya divorciando.

Es el signo de los tiempos.

Está dormidita.

don Vicente, perdón por haberle hecho venir tan tarde.

Para eso estamos.

Antonio, ¿sigues metido en política? No, lo dejé hace tiempo.

(Gritos de júbilo)

Qué noche, ¿eh?

Es de las que no se olvidan.

(APESADUMBRADO) Eso parece.

En fin, si necesitan algo me llaman.

Aunque no lo van a necesitar. Eso espero.

La niña está muy impaciente porque el domingo es su cumpleaños.

Buenas noches, que descansen. Lo acompañó, don Vicente.

Muchas gracias, don Vicente.

(Música dramática)

¿Ha ocurrido algo?

Quiero que te vayas.

(LLOROSA) Dios bendito.

Quiero que salgas de esta casa.

Ahora mismo.

Ya.

(Música triste)

¿Pero qué ha pasado, Mercedes?

¡Hija!

Cambia todo en este mundo.

Cambia el clima con los años.

Cambia el pastor su rebaño.

Y así como todo cambia,

que yo cambie no es extraño.

¿Qué ocurre?

¡Ay, Señor, Señor!

Cambia el más fino brillante

de mano en mano su brillo.

Cambia el nido el pajarillo.

Cambia el sentir una amante.

Cambia el rumbo el caminante

aunque esto le cause daño.

Y así como todo cambia,

que yo cambie no es extraño.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia el sol en su carrera

cuando la noche subsiste.

Cambia la planta y se viste

de verde en la primavera.

Cambia el pelaje la fiera.

Cambia el cabello el anciano.

Y así como todo cambia,

que yo cambie no es extraño.

Pero no cambia mi amor

por más lejos que me encuentre.

Ni el recuerdo ni el dolor

de mi pueblo y de mi gente.

Lo que cambió ayer

tendrá que cambiar mañana

así como cambio yo

en esta tierra lejana.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

"La noche del 28 de octubre de 1982

todo el mundo sintió que empezaba una nueva etapa para España.

Algunos con recelo, otros con rabia,

pero la inmensa mayoría con ilusión y alegría.

Ajenos al drama que ocurría en nuestro viejo piso de San Genaro,

mis hermanos y yo nos unimos a los miles de personas

que salieron a la calle a expresar su alegría

sin saber que las cosas iban a cambiar para todos nosotros

mucho más aún de lo que imaginábamos".

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 261: La noche de todos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 261: La noche de todos

06 mar 2014

El país, en plena crisis económica y con casi dos millones y medio de parados, se prepara para elegir a diputados y senadores en una jornada electoral en la que todos los partidos políticos parecen jugarse más que otras ocasiones. 

En el caso de Antonio vive con expectación los resultados ya que está en juego el dinero que ha puesto en el CDS, el nuevo partido de Suárez que se presenta a las elecciones y que por ahora no parece que vaya a conseguir los votos esperados. Consciente de la situación, Antonio decide acudir con Mercedes a la sede del partido para seguir los resultados. Sabe lo importante que es estar "presente" en determinados momentos, y éste es uno de esos. A Mercedes no le apetece nada ir, sobre todo porque María está enferma, pero aún así no le queda otra que acompañar a Antonio.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 261: La noche de todos" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 261: La noche de todos"
Programas completos (367)
Clips

Los últimos 2.670 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. BossFran

    NO ME GUSTA, CAGADA DE LOS GUIONISTAS.

    20 may 2015
  2. pepon3400

    Porque no puedo ver los capitulos, es que ninguno temporadas anteriores y la actual no se puede, soy de M¿xico es una lastima esta serie es mi favorita y no podre verla....

    26 ene 2015
  3. Jose desde Dublín

    Magistral! Desde que entró Paz en escena, la tensión sexual y el morbo han ido en aumento, manteniéndole a uno en vilo en todo momento. Merche es una gran mujer, Antonio ha sido siempre un privilegiado de tenerla a su lado. Paz es también un mujerón, no me extraña que le haya hecho perder el norte al pobre Alcántara. La trama echa chispas! Va cada vez a mejor esta serie entrañable, no he visto nada mejor en televisión en mis cincuenta primaveras. El cierre del capítulo es sublime, cada segundo, increíble! Si no lo he visto veinte veces, no lo he visto ninguna. Merche, te adoro! Antonio, creo que te vas a arrepentír, después del calentón viene el vacío, pero ya no hay vuelta atrás...

    14 mar 2014
  4. Tristan

    Cuesta abajo y sin frenos. Que desastre de últimas 2 temporadas. Que pena. De los primeros 7 de esta temporada ya ni hablo que son de vergüenza ajena directamente. Que capítulos más vacíos, con diálogos de puro relleno en que se repiten frases, expresiones e ideas. Parece que escucho lo mismo 6 veces en una misma conversación. Gracias a los actores que salvan la hora de (este) capítulo. Por el respeto que les tengo sigo viendo Cuéntame. Pero como espectador que se a visto todas las temporadas unas 4 veces decir que me da mucha pena como está la série en estos momentos. Esa no es manera de desarrollar un tema como la infidelidad de António hacia Mercedes. Le falta de todo. Intensidad, drama, desastre. Yo veo esto y no siento nada. Basta con recordar la época ludopata de Alcántara para dar-se cuenta. Los de esa época sí que eran capítulos redondos. Y a ver si dejamos ya de utilizar la misma canción de Mercedes Sosa (y van 3) que sí, me gusta mucho, pero será por buenas canciones del mismo género. Y me da lo mismo que sea seña de momentos como este porque no. Ya no me sirve.

    08 mar 2014
  5. Diana

    Definitivamente qué buenos actores.... Merche que excelente actuación me quito el sombrero! Doña Herminia es que es tan natural que me impacta y Antonio como siempre muy creíble tb. estoy de acuerdo que necesitamos tb buenas noticias porque entre el cáncer de Merche y lo de Carlitos nos han hecho ya sufrir mucho y ahora esto.... Por otro lado me sigue gustando mucho que me muestren la parte histórica y política de los años 80's.... A ver el desenlace!

    07 mar 2014
  6. jonas

    tengo que confesar este capitulo me ha gustado aun que sigo pensando que nunca debería haber llegado a tanto el engaño Ana excelente actuación mis respetos como quebrarze siendo la mas fuerte. Imannol muy bien haz hecho que muchos te aborrezcan con este giro que le dan a la historia sigan así tendrá que pasar mucho tiempo para una reconciliación si es que se llega a dar ahí señor señor

    07 mar 2014
  7. Carlos Javier

    Me ha parecido el mejor capítulo de la temporada porque de repente ha habido una segunda infidelidad por parte de Antonio y ha salido a la luz, sin duda un punto de inflexión alto en la pareja y sobre todo a lo que nos tienen acostumbrados. Echo de menos los capítulos de siempre con los escenarios múltiples. Esta temporada, en cada capítulo se están centrando solo en un tema y los que hicieron cerrando la temporada anterior fueron muy buenos y dinámicos.

    07 mar 2014
  8. Ricardo Patino

    JRick10: Me parece que debemos de respetar el seguir de la historia y a los escritores, la vida misma es asi llena de sorpresas, si no veamos nuestras propias vidas, el amor es altos y bajos y de una u otra forma no toda la culpa fue de Antonio, lo que si es que me cansa tanta tragedia, creo que nos hace falta ya alguna buena noticia ya que el final de temporada pasado con la casi muerte de Carlos y ahora el negocio para bajo y esto, en fin seguiré disfrutando del suspenso y de de historia y los invito a respetarla.

    07 mar 2014
  9. MARTIN KIRSCHENR ZAPATERO

    ES QUE MERCHE ES MUCHA MERCHE!!! AHORA SI !! SI BIEN DESDE QUE COMENZÓ LA NUEVA TEMPORADA MIS CRITICAS FUERON MUY DURAS, YA QUE LOS CAPÍTULOS ANTERIORES ME ABURRIERON BASTANTE, CONFIESO QUE EL EL DE HOY ES UN CAPITULO DE LA HOSTIA. A ANA DUATO, QUE ADEMAS DE ESTAR MAS BUENA QUE EL DULCE DE LECHE Y CADA VEZ QUE LA VEO ME LA QUIERO COMER A BESOS, TUVO UNA ACTUACIÓN BRILLANTE (ESO NO ES SORPRESA) IMANOL LA DESCOSE Y EL AMOR DE MI VIDA DOÑA HERMINIA , EXCELENTE COMO SIEMPRE. ¡¡¡¡ JODER CUANDO EL CORNU... PERDÓN, EL MARIDO DE PAZ LE DICE: "¿...ADEMAS DE TANTAS ACTIVIDADES TIENES TIEMPO PARA TIRARTE A MI MUJER ? " JODERRRR JUJUJAAAA SE ME CERRO EL ESTOMAGO... EL CAPITULO DE HOY ES UN 10. SALUDOS PD. EL BORRACHÍN, QUE ESTA EN EL BAR CUANDO LLEGAN MERCHE Y PAZ, ES ARGENTINO, AL IGUAL QUE MERCHE SOSA, NADA... SOLO RECORDAROS, ESTAMOS EN TODAS PARTES...

    07 mar 2014