Cuéntame cómo pasó La 1

Cuéntame cómo pasó

Lunes a viernes a las 14.30 horas en La 2. Rodando la 16ª temporada, próximamente en La 1

2338749
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Cuéntame cómo pasó - T15 - Dos días en París - Capítulo 255

Cuéntame tú que has vivido el despertar de un tiempo que nos cambió. Volverás a ser un niño, a recordar las largas tardes de sol. Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar. Cuéntame cómo te ha ido, si has conocido la felicidad. (Música pop) (NARR.) "Aquel mes de julio de 1982, fue el de la puesta de largo del vino de mi padre y su socio, la Cruz de Sagrillas, que iba a ser presentado nada menos que en París en lo que se llamó la Semana del Vino Español. Un evento organizado por la Cámara de Comercio en el que distintas bodegas iban a mostrar sus caldos para hacerse un hueco en el mercado internacional. Y precisamente en París en aquel verano del 82, se estaba produciendo una oleada de atentados terroristas que inundaron de miedo sus calles y bulevares. Y fue también aquel mes de julio cuando mi madre puso todo su empeño en la puesta en marcha de Hipólita, el negocio de corsetería que ella y Estefanía iban a montar en un piso del centro de Madrid, para, entre otras cosas, lanzar una línea específica para mujeres operadas del pecho. (Soft Cell "Tainted Love") Entretanto mi hermana Inés seguía con su carrera como actriz en una coproducción italo-española cuya protagonista se rompió una pierna mientras ensayaba una escena de acción. Y mientras tanto yo me planteaba el futuro sin saber qué hacer con el Fly: si desprenderme de él o volverlo a abrir". (Soft Cell "Tainted Love") Mira cómo dejan el bar Josete y Marcelo cuando vienen. Carlos, yo no soy millonaria. Mis padres no me hablan y con Felipe y su familia no puedo contar. Necesito traspasarlo. Cuando llegué de Londres y entré me vinieron un montón de recuerdos. ¿Te acuerdas cuándo lo inauguramos? Claro. En la cárcel pensé mucho; "En qué maldita hora abrí el Fly". Sí, toda la mierda que me ha caído ha sido por el Fly. Pero, joder, teníamos un negocio, iba viento en popa. Pero es que hay alguien interesado en quedárselo. Yo necesito el dinero. Bueno, pues dile que venga. Y si llegamos a un acuerdo... lo traspasamos. Gracias. Me alegra haberte visto. Ya y a mí. Esto no, pero la máquina de escribir sí me la quedaría. Lo limpiamos un poco... Sí, está hecho una pena. Vamos a necesitar ayuda y Antonio se va mañana a París. ¿Se va a París? ¿Y eso? A presentar su vino. Qué bien. (Llaman a la puerta) Pues está de nervioso... Hola. Hola, Milano. Hola, Estefanía. Perdona que llegue tan tarde, llevo una mañana de locos. ¿Qué ha pasado? Que todo son problemas. Problemas con el pasaporte, con los papeles de las botellas, ¿y sabes a cuánto está el franco? No. Pues está más caro que Franco. Y dicen que quieren que exportemos. Pero vas a vender tu vino en París. Eso espero. Ya veremos. A ver... (LAS DOS) ¿Te gusta? Joder. Qué grande. Y luminoso, ¿eh? Mira. Aquí va el despacho, con las dos mesas de trabajo. Para que trabajemos juntas. Y aquí la secretaria, para que reciba llamadas. Muy bien. Y esta es la sala principal. ¿Esto qué era antes? Una notaría. Ah, se nota. Sí, porque hay muchos espacios. Por eso vamos a tirar este tabique. Para hacer una sala polivalente. ¿Cómo polivalente? Significa una sala para darle muchos usos. Para presentar los diseños de Mercedes y cuidar a las clientas. Que se sientan como en casa. Pero no hace falta tirar un tabique, que es un gasto. Vosotras llamad a Pepe, quitáis esos muebles del año de Cervantes, le dais una mano de pintura a esta cosa tan fea y ya está. Pero ¿qué dices?, ¿llamar a Pepe? Le hemos llamado toda la vida. Por eso, no queremos una chapuza, esto es un negocio. ¿Te gusta o no? Me gusta mucho, solo os digo que no os gastéis más dinero. (Música "hippie") Parece que son "hippies". -¿Y eso qué es? -Que nunca se lavan la cabeza. -¿Por qué? -Porque son "hippies". -Que suerte no tener que lavarse el pelo. -Cállate que nos está mirando. -Mamá, ¿puedo ir con las niñas? -Sí, pero no te vayas muy lejos. -Hola. -Hola. -¿Me dejáis sentarme con vosotras? -Vale. -¿Quieres? -Vale. Yo me llamo Gala, ¿y vosotras? -Yo María y esta Fanfan, es china. -Ya lo veo. -¿Vas a vivir en esa casa? -Sí. -Yo también vivo ahí. -Pues mis padres tienen un restaurante, ese. -Mi padre tiene una tienda de banderas y un coche y mi madre otro. -Pues mis padres tienen un licor con un lagarto dentro. -No me lo creo. -Que sí. -Pues mis padres tienen una flauta, una guitarra y dos bongos. -Yo tengo un novio que se llama Pepón, vive en un pueblo. -¿Te ha besado alguna vez? -Sí, dos veces. -Qué suerte, a mí nunca me han "dao" ni uno. -Mira, mis padres. Hola, hija. Hola. ¿Qué, a la fresca? Mamá, esta es Gala y va a vivir en nuestra casa. Ah, Gala... Qué mona. Y Fanfan, hola. Hola. Y no se lava la cabeza, es "hippie". Hija, no digas bobadas. Hola, Gala. Hola. Anda, vente para casa. ¿Me puedo quedar un ratito? Sí, quédate un rato más, hija. Ay... Pues va a ser verdad que son "hippies". (TV) "Así ha quedado un oratorio judío en París tras un violento incendio provocado la noche pasada". -Vaya mala suerte. Es que es decidirme a viajar y hala, a poner bombas. -No se está tranquilo ni en París. -Habrá sido la ETA. -Qué tonterías dices, cómo van a ser los de la ETA, si era una sinagoga. Serán los terroristas del frente palestino. -¿Porque tú lo digas? -Sí, porque yo lo digo. -¿Una sinagoga no es una iglesia de judíos? -Claro. -¿Y ahora los de la ETA van a por los judíos? -¡Que no! ¿Cómo tengo que decirlo? Que han sido los terroristas del frente palestino. Callaos, que no entero de nada. -"15 muertos, 21 atentados en cuatro meses es el balance del terrorismo en Francia. -¿Al final vas a ir a París? -Sí, Ramón. ¿Cómo no voy a ir? -Te lo digo para que me compres revistas de esas... -Ramón, por favor, no seas antiguo. Si revistas de tías en pelotas tienes aquí. -Ya lo sé, pero no es lo mismo. Las francesas... Francia es Francia. -Es verdad, sobre todo si se trata de la sopa de cebolla. "La soupe d'onion", menuda sopa. -¿Qué tendrá que ver la sopa de cebolla con las tías desnudas? -Yo prefiero las tías desnudas. -Porque no has probado la sopa, con su aceitito, sus cachitos de pan, su quesito... Qué rico. He estado esta tarde en el bar con Arancha. Por cierto, qué asco da el bar. Porque está cerrado. Si estuviera abierto no pasaría. Eso es porque hay un grupo que ensaya y no limpia. Oye, yo sí que limpio, pero Marcelo y tú sois unos cerdos. -Íbamos a hacerlo en unos días. -¡Hola! Hola. ¿Nos damos una ducha? Es que ya me he duchado. "Ciao". ¿Seguro? -Aunque... pensándolo mejor, voy a ducharme otra vez. -Bueno, Carlos, tú tienes que tomar la decisión. Si crees que es lo mejor, cierra el bar. (Timbre) Sí ya lo sé. ¡Va! Buenas. Hemos estado unos días fuera y en el buzón me he encontrado esta carta para Carlos Alcántara. Sí, soy yo. El cartero se habrá equivocado. Lo que no sé es cuánto tiempo llevará en el buzón. Bien, muchas gracias. De nada, hasta luego. Buenas noches. "La dirección del premio de novela Céfiro en su quinta edición tiene el honor de invitarle al cóctel de dicho certamen, que se celebrará el 20 de julio a las 21.00. Se ruega a los caballeros asistir con traje oscuro". O sea que es mañana. Sí. ¿Quieres venir conmigo? Ay, me encantaría, pero mañana hago de canguro. Bueno, ya me apaño. Me tengo que comprar un traje oscuro. (Chica gimiendo) Este tío es un fiera. Te he puesto cuatro camisas. Si vamos a estar solo dos días. Y tres mudas por si acaso. A mí no me hace gracia que te vayas, ¿eh? ¿No has oído que están poniendo bombas en el centro de París? Si no nos ha pasado nada en España, no nos va a pasar en Francia. ¿Y tú qué sabes? (Teléfono) ¿Sí? Ah, hola, Mauro. Pues estamos haciendo la maleta. ¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Se ha suspendido? ¿Y eso qué tiene que ver? ¿Qué tiene que ver que cuatro locos pongan bombas con lo nuestro? Nosotros vamos a vender vino, no a meternos en política. Si es que no deberíais ir. Lo que tienes que hacer es llegar dos horas antes al aeropuerto, que si no, te cierran el mostrador y no vuelas. Que no pasa nada, no te preocupes. Sí, yo también me llevo tres. Bueno, pues nada, hasta mañana y sé puntual. Míralo, Antonio, míralo. Otro loco, que por qué vamos habiendo bombas. Ahora que la Cámara de Comercio nos apoya, ¿vamos a estropearlo? Es que tendríais que suspender el viaje, que no es el momento. Que no, nosotros vamos a París, que es lo que tenemos que hacer. Vendemos nuestro vino y me vengo para casa y ya está. Ya, vienes para casa. Pues nada, haz lo que quieras. Desde luego, mucho cuidado con las francesas. Que son peligrosas. ¿Qué te crees que va a ser "Ninette y un señor de Murcia"? ¿Me voy a ir con una rubia francesa teniendo una rubia de Albacete? Vais a perder el avión. -Venga, pesado. Bueno, tened mucho cuidado. No salgáis mucho del hotel. Tranquila, no te preocupes. ¡Mira! ¡Hombre! ¡El vino de mi hija! Qué poca gracia me hace la moto. ¡Hola! Hola. ¿Y eso? Pues que vengo de comprarme un traje, ¿me lo puedes arreglar? ¿Para qué necesitas un traje? Hoy es el fallo del premio de novela. No me digas que esta noche son los premios. ¿Y puedes ganar? Hombre, por poder, puedo. No creo, pero por poder, sí. ¿Y es un premio en metálico? Dan 100.00 pesetas. Aunque lo mejor es que me publicarían la novel. Me gustaría ir contigo, lo que pasa es que me tengo que ir a París. En cuanto sepáis algo me llamas. No te preocupes. ¿Me llamas? Sí, ¿cómo no te voy a llamar? ¡A ver, mete con cuidado! Ya, ya. Bueno, lo llevo para mi hija. ¿Lo vas a facturar? No, lo llevo en el avión. Que no te van a dejar. ¡Que me van a dejar! Pues yo llevo tres en la maleta. Date prisa. Llámame para decirme a qué hotel vas. Llámame tú en cuanto sepas algo. Mucha suerte, te la mereces. Si gana te llamo. Con cuidado, ¿eh? Adiós. Adiós. ¡Adiós! Madre mía, que tengo un hijo escritor. A ver si te gusta el traje. Me gusta mucho. Has elegido muy bien. No desfallezcas, lo conseguiremos. Nadie destruirá la fuerza de nuestro pueblo. -Te lo juro por los dioses de Astaroth. Me vengaré de esos traidores. Y cuando la batalla termine, esta tierra será nuestra. -Y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos seguirán hablando de ti, Kantor. -Amanece. Ya suenan los pífanos y timbales. -¿Los oyes? Pronto la sangre de nuestros enemigos estará derramada. -Y al final del camino nos espera la gloria. -Y si lo que nos abriga es la muerte, no suframos, porque nuestras almas estarán siempre juntas. -Muy bien, corten. Gracias, Inés. Ya te avisaremos. -Venga, gracias a ustedes. Adiós. -Gracias. Espera. Espera. Has estado muy bien. Muy bien. Soy Paolo Carnavale, el protagonista. -¿De verdad te ha gustado? -Muchísimo. -Espero que hagas la película, que la hagamos juntos. -Bueno, mucha suerte. -Gracias. -Ah, Inés... Lo habrás oído mil veces, pero eres preciosa. -Paolo, ya está aquí la siguiente. -Sí, "vengo". "Ciao". -"Ciao". -"Ciao, bellisima". -Paolo, está aquí la siguiente. -Gracias. -Enhorabuena, parece que Paolo está encantado contigo. -Sí. -En cámara das genial. A ver qué pasa. -¿Por qué? -Lo de siempre, que el productor tiene una nueva novia y le habrá prometido que la va a convertir en estrella. (INÉS) -Joder. -Suerte. (RESOPLA) Estate quieto. Perdón. Ahí. Ahí creo que está bien. A ver qué te parece, madre. Me parece muy bien. Estás pero que muy elegante. ¿Ya está? Ya está. Cámbiate, te lo hago en un momento. Pero quédate aquí para cambiarte. Vamos... (RÍE) Que te he visto nacer. Y no se acuerda de que le he visto tantas veces en "cuerenchi". Qué tonto. Será posible que le dé vergüenza de su abuela. ¿Y con quién vas a ir? Pues se lo he dicho a Karina, pero no podía. ¿Y entonces? Hablaré con Josete, a ver qué me dice. Ah. ¿Y de qué trata la novela? (RÍE) Es complicado de explicar. Pues inténtalo, hombre. Sí... Básicamente, pues de la gente de hoy en día. De hoy en día. Sí. Ay, señor, señor. Mi Carlitos ahora novelista. Como Corín Tellado. Sí, exacto. ¿Cuánto tardas? Nada, muy poquito. Doy una vuelta y vengo. Hasta ahora. (LAS DOS) Adiós. No nos quiere decir ni de qué trata la novela. Y es que ni me ha pedido que le acompañe. (RÍE) ¡Ah! Pues esto no es más que el principio. Cuando pasen los años serás un cero a la izquierda. (Timbre) Voy a ver quién es. ¡Oh! Mira lo que me ha regalado Gala. ¿Es tuya? No, es de mis padres, pero tienen muchas. Muy bien. ¿A qué es preciosa? Es una planta que se llama como yo. Mira, le ha regalado una planta que se llama como ella, María. Qué bonita, muchas gracias. Ponla en el balcón. Anda, ponedla aquí. Eso es, al aire. (Teléfono) Ya lo cojo yo. Dígame. Hola, hija. ¡Anda! Entonces no te han cogido para la película. Lo siento mucho, de verdad. ¿A la novia del productor? Pues qué caradura, ¿no? No te pongas así, hombre. No te desanimes. (Música francesa) Qué bonito. ¡Ay, París! Qué bonito. Me recuerda a cuando era joven. Cuando conocí a Marie Chantal. Toda la vida huyendo de Marie Chantal y ahora te pones romántico. Que no, Antonio, que no es ponerme romántico, ni nada, es que yo llego a París... y yo qué sé, me recorre algo por dentro. La juventud. (RÍE) Juventud, divino tesoro. Oye, Miguelín, tú que eres medio francés, ¿por dónde cae el Molin... Rojo? -Pigalle. ¿Tú a qué has venido? ¿A ver tetas o a vender vino? A todo, Antonio, a todo, joder. Para una vez que voy sin mi mujer hay que aprovecharlo. Esto sí que es Europa, se nota a la legua. (Sirenas) Miguel, pregunta qué pasa, hay mucho ruido. (HABLA EN FRANCÉS) (HABLA EN FRANCÉS) "Mon Dieu". ¿Por qué has dicho "Mon Dieu"? -Que la policía busca a los terroristas del atentado. ¡Joder! Vaya día hemos elegido para venir a París. (Música francesa) Que no te preocupes, mujer, que no pasa nada. El tiempo muy bueno, igual que el de Madrid. ¿Y has visto la Torre Eiffel? Ahora la estaba viendo por la ventana, qué bonita. "Menuda suerte, ¿verdad?" Oye, ¿a qué hora es lo de Carlos? "No lo sé, esta noche". "Me ha dicho que me llamaría". Fíjate si estoy tonta que pensaba que me iba a invitar, pero nada, qué va. ¿Que no te ha invitado el muy "tontolaba"? Peor para él. Tú cuando sepas algo, me llamas. No te preocupes, pero ¿dónde te llamo? Pues aquí al hotel, Merche. (Sirenas) ¿Y eso que se oye? ¿Qué son, sirenas de la policía? Qué van a ser sirenas de la policía. Creo que es una ambulancia. No me asustes, ¿eh, Antonio? Oye, tu cuñado te manda recuerdos. Dale también recuerdos de mi parte. Hala, hasta luego. Adiós. (Música francesa) (Llaman a la puerta) (HABLA EN FRANCÉS) Perdón, no entiendo. ¡Miguel! Un momento. Sal. (HABLA EN FRANCÉS) Ah, claro, la maleta. Sí, sí. Esa maleta no es "moi". Pasa, pasa. Esta no es "moi". (HABLA EN FRANCÉS) Esa es la "moi". "Merci beaucoup". Muy bien. "Excusez-moi". Adiós. ¿Qué pasa? Tarde, Miguel. Ha venido un botones por la maleta y no entendía lo que decía. Aquí huele a perfume francés, de mujer. No, aquí no, aquí. Haz lo que quieras, yo no me meto. Tú a lo tuyo, yo a lo mío. Ahora. Son todos esos y los que hay en esta habitación. Y ya nos dicen qué nos dan por todo. -Uy, dar. Dar nada, pero no les cobramos el porte. Pero si son muebles buenos. Son antigüedades. -Señora, estos muebles no valen. Todo para leña. ¿Cómo que para leña? En fin, señoras, ¿arreamos con todo o los dejamos aquí? Llévenselos. ¿Nos llevamos todo? Sí, qué vamos hacer. ¡Niño, coge el sillón! (SE QUEJA) Anda, que también... Qué caradura. ¿Y si Antonio tiene razón? ¿Razón en qué? Que vamos a gastar mucho dinero. Ah, no. Ya sé por dónde vas. Tú llama a tu amigo interiorista. Antonio está en París y nosotras, ¿qué?, ¿pintando? ¡Hola! ¡Hola! -¡Inés! Qué sorpresa, hija, por Dios. ¿Qué tal? Muy bien. ¿Cómo estás, Estefanía? -¡Qué guapa! -¿Qué tal todo? Siento mucho lo de la película. No pasa nada, las cosas del cine son así. Vaya sitio chulo, ¿eh? -¿Te gusta? -Sí, tenéis hasta chimenea. Esto tiene un montón de posibilidades. -Ahí vamos a poner la recepción y esta habitación será la sala polivalente. Le gusta mucho decir eso. (INÉS RÍE) -Voy a controlar un poco qué pasa por ahí. -Vaya sitio bonito. ¿Cómo lo habéis encontrado? Pues, mira, buscando. Aquí vamos a estar muy bien. Sobre todo que es un sitio que parece una casa, para que las mujeres se sientan como en casa. El problema es que al haber estado cerrado al local le va a costar quitarse la mala fama de encima. Entonces estas cosas restan valor al inmueble. Pero vamos a haceros la última oferta: 375.000 pesetas. -Queremos traspasarlo, no regalarlo. Por menos de un millón, nada. -¿Un millón? Imposible, eso es una barbaridad. Está bien 425.000. No, por menos de 700.000 no puede ser. Está bien. Última cantidad, medio millón. ¿Lo cogéis o desistimos? Bueno, pareja, os dejo, lo pensáis... y ya con lo que sea me llamáis, ¿vale? Muchísimas gracias por venir. Nada, hombre, a vosotros. Encantado. -Gracias. -Adiós. Bueno, tenemos dos días para pensarlo. Y alégrate, que si lo traspasamos son 250.000 ptas. para cada uno. Y ya has oído: lo quiere cambiar, no va a ser el Fly nunca más. Mejor. Si este sitio nunca tendría que haber existido. Tú tendrías que alegrarte. No sé si arrasar con todo es la manera de superar las cosas. Arancha, ¿quieres acompañarme esta noche? ¿Adónde? A un cóctel, he quedado finalista en un concurso de novela y esta noche es el fallo. ¡Has escrito una novela! ¿En serio? Completamente. ¿Quieres venir? Claro. ¿Y de qué has escrito si se puede saber? Es... la historia de un triángulo. Vamos, una chica, un incauto y un "hijoputa". Somos nosotros tres, ¿no? (RÍEN) Y la chica soy yo, por eso quieres que vaya. Agarra. Ponlo ahí, anda. No, en la otra esquina. Pero yo creía que en el cine pagaban bien. No, si bien pagan, cuando pagan. Falta la subvención del Ministerio. Ya. 4 metros y medio. Te lo voy a devolver, mamá, es un préstamo. Si me hubieran dado el papel. Pero no te la han dado. Pues no, no me machaques. Que no te machaco, hija. ¿Cómo puedes pensar que te machaco? No se lleve el bolso. Lo que pasa es que me preocupo por ti y ya está. ¿Cuánto quieres? Qué agobio, de verdad. Me falta para pagar parte de... Da igual, lo que necesites. Yo creo que... unas 20.000 ptas. Con eso me apaño. Pues te doy un cheque y ya lo cobras tú. Te lo voy a devolver. Que ya lo sé, hija. Lo mismo les pagan mañana, ¿sabes? Que sabes que me tienes para lo que quieras, ya lo sabes. ¿Vas a llamar otra vez? Has llamado ya diez veces. Llamaré lo que me dé la gana, el teléfono aquí no es tan caro. No te lo digo por el dinero, hombre. Se va a hacer tarde y aquí se cena temprano. ¡Me apetece hablar con mi hija! -"Alô"! -"Alô"! ¡Françoise! Soy tu padre, que estoy aquí, en París, al lado de tu casa. (CON ACENTO) -¿Eres Miguel? -Sí... "Oui". -"Françoise se marchó a Nueva York, c'est Marie Chantal". -¿Marie Chantal? Hola, Marie Chantal. (TITUBEA) ¿Qué haces en casa de Françoise? (RÍE) "Regarle las plantas". -Ya. -"¿A qué has venido a París?" -He venido de viaje con mi hermano, porque está presentando un vino que está haciendo en La Mancha, el Sagrillas y como yo soy un poco socio he venido y pensé que como a mi hija le gusta el vino aprovecho y le llevo una cajita para que me dé su opinión. -¿Ahora haces vino? -Bueno, hago vino... Participo de alguna manera en la bodega, pero vamos... -"Pues tráelas y se las dejas aquí". "¿Sabes dónde es?" -Sí, Saint Juste, 58. -Pues espérame, lo que tarde en llegar. Muy poco. Adiós. ¿Qué dices? ¿Vas a salir? Ay, Antonio, ya que estamos me lo quito de encima y le llevo el vino a Françoise. Además que a mí las cenas así... de vestido... sabes que no... Que no. Que mejor que vayas tú solo. ¡Avísame antes y no te espero! Pásatelo bien. Y no le digas a Marie Chantal que estás haciendo vino, que te lo va a quitar como te lo ha quitado todo. No, más suave. Dale. Ahí. La superior. ¿Qué? ¿Qué os parece? He pensado que no puedes traspasar el Fly. Es pan para hoy y hambre mañana. Pero ¿qué te parezco? Ah, bien, muy guapo. Pero, tío, es que el Fly es una leyenda. -¡Hola! Pero bueno, qué guapo. Gracias. Que al final sí me puedo ir contigo, que una amiga me ha sustituido como canguro. Además me ha dejado un vestido. A que es precioso. -Un poco pijo, ¿no? (Timbre) -Hola. -Hola. -¿Qué? ¿Ya estás listo? ¿Nos vamos? O sea que ibas con Arancha. Tú tenías que hacer de canguro. No sé por qué me preocupo por ti. -¿Me habías invitado a ir porque Karina no podía? Ahí te quedas. -Carlos, si quieres te acompaño yo. -No, tú y yo tenemos cosas que hacer. -Ya, pero es que si no... -Vamos. Ay que ver el productor ese, quitarle el papel a Inés para dárselo a la "jerindonga" esa. Ay, no me gusta nada que la niña haya vuelto a querer ser artista. No se tenía que haber separado de Eugenio, con lo bueno que es. Ay madre, de verdad... (Teléfono) Dígame. Mamá. Carlos, hijo. Sí. ¿De verdad? Pues claro que me hace ilusión. ¿En media hora? Pues me visto en un momento. Hale, te espero aquí, cariño. ¿Qué? ¿Conque soy un cero a la izquierda, eh? ¿Qué pasa? Que Carlos me invita a ir con él. ¡Anda! Te has salido con la tuya. Me alegro, mujer. Con todas las amigas que tiene y mira, me llama a mí. Es un tesoro. (Timbre) "Bon soir". -"Bon soir", Marie Chantal. -Pero pasa. -Paso, pero un momento solo. -Siempre con prisas, con la de cosas que tenemos que contarnos. (RÍE) Me dijo Françoise que te has divorciado. -Bueno, un poco. -¿Cómo un poco? -Un poco del todo. (RÍE) (ELLA SUSPIRA) Estamos aquí en la puerta como dos tontos. Entra, hombre. -Bueno. "Merci". Buenas noches. (HABLA EN FRANCÉS) ¿Perdón? (HABLA EN FRANCÉS) Ah, disculpe. Miguel no viene, tiene familia en París. Hola, Ignacio, ¿cómo estás? ¡Ayuso! ¿Cuándo habéis venido los de la Cámara de Comercio? Hará un rato. -Mira, te presento a Paz Ortega. -Hola, ¿qué tal? -Paz es periodista y experta en vinos y en gastronomía. Va a escribir sobre el acto. Es Antonio Alcántara, el otro propietario de la Cruz de Sagrillas. Estábamos hablando de tu vino. Espero que bien. Muy bien. Pues se lo agradezco. No es un cumplido, soy completamente sincera. Tienen Uds. un pequeño tesoro. -Alégrate, es una crítica durísima. Debemos intentar caerle bien, porque es de las que más entiende de vinos en España. Pues se lo agradezco. Vamos a intentar hacer un buen vino. La tierra. ¿Perdón? El campo es la clave. Cuidar el producto desde el origen. Y luego no estropearlo en la bodega porque así se hacen muchas burradas. ¿La tierra? (ASIENTE) ¿Usted va mucho al campo? Lo que me dejan los otros negocios. A ver. Deme la mano. No, por la mano no se fíe. No parece que vaya mucho al campo esta mano. Porque parece que está ociosa, ¿no? Ya te han pillado. Este dejó el campo atrás hace mucho. No, yo soy más de campo que las liebres, pero no tengo tiempo. A mí me vais a disculpar, que mañana tengo un día durísimo. Quiero que el agregado comercial venga al acto. No, por favor. (TODOS) Buenas noches. Bueno, va siendo hora de conocer ese famoso "Paris la nuit". ¿Quién se apunta a una cena y luego... lo que surja? -Yo me apunto. Me han hablado de un sitio genial. ¿Mauro te vas a ir de juerga ya? No te puedo sacar. Paris es Paris, amigo. (RÍE) Vamos. Bueno... yo pensaba quedarme a cenar aquí. Yo también. ¿Te imaginas que te lo dan? No quiero ilusionarme. Sí, además lo importante es que estás aquí. Eso es lo importante. Mira: ese es el escritor tan famoso que sale en televisión. Es verdad. El del pelo largo. No mires, anda. Señoras, señores, por favor. Tras diversas deliberaciones de los miembros del jurado pasamos a comunicarles los títulos de las tres novelas seleccionadas como finalistas así como los nombres de sus respectivos autores. Bien... Las tres novelas finalistas son: "Las lluvias pertinaces", de Agustín Pérez, "Hombres sin rostro", de José Luis Rivas y "Regla de tres", de Carlos Alcántara. (Aplausos) ¡Has quedado finalista! Sí. En unos momentos, una vez que el jurado designe cuál será la novela ganadora, saldremos a comunicarlo de inmediato. Muchas gracias. Qué orgullosa estoy de ti. Voy a llamar a tu padre. Espérame. Imagínate, toda la vida vendiéndole las uvas a Mauro a precio de saldo sin saber lo que tenía. Aunque, la verdad, del vino solo sé que no sé nada. Bueno, nunca es tarde para descubrir algo bueno. Por cierto, tengo que decírtelo, llevo un rato pensándolo... A ver cómo te lo digo. Me parece que conozco tu perfume. ¿Mi perfume? Sí, cuando he llegado al hotel el botones se ha confundido de maleta y me ha traído la tuya. Y la he abierto. Vaya, yo también he abierto la tuya. Por cierto tienes unas corbatas preciosas. Tu mujer tiene buen gusto. Muchísimas gracias. (PALADEA) Seco, como debe ser el Chablis y muy afrutado. ¿Sabías que los agricultores en invierno tienen que ponerle la calefacción a las viñas? No me digas, no lo sabía. Pues sí. Es un milagro que con ese clima hagan un vino tan exquisito y con tanta historia. No me extraña que los vikingos cuando llegaron se llevaran todo el que pudieran. (RÍE) Claro. "Monsieur" Antonio. ¿Antonio? Perdón. "Monsieur" Antonio Alcántara? Aquí, por favor. (HABLA EN FRANCÉS) ¿Qué ha dicho? Que te llaman desde Madrid. (HABLA EN FRANCÉS) -Tu mujer. Ah. Perdona. Hola, Merche. ¿Pasa algo? Antonio, soy yo. No, no pasa nada. Que tu hijo ha ganado. ¿Cómo? "Bueno, no exactamente," está entre los finalistas. ¿Tú dónde estás? Al final me dijo que viniera con él a la entrega de premios. Si lo vieras lo guapo que está y lo nervioso... Es mi hijo, que es finalista en un concurso literario. ¡Ah! Pero, ¿tú crees que tiene posibilidades de ganar? Pues claro. Te voy a dejar porque me está llamando. Adiós, cariño. Espera, que me parece que van a decir algo. Bueno, después de las discusiones pertinentes, el jurado calificador ha decidido... que la novela ganadora del quinto premio Céfiro de narrativa es... "Las lluvias pertinaces". (Aplausos) Pues que no ha ganado. Vaya por Dios. Bueno, dale un abrazo de mi parte. Te llamo luego. Te cuelgo, ¿eh? Me voy con él. (Aplausos) ¿Qué ha pasado? Se lo han dado a otro. Al menos ha quedado finalista. Sí. Así que tienes un hijo novelista. Sí, tengo un hijo novelista, creo. Lo digo porque me acabo de enterar. (RÍE) ¿Tienes hijos? No. Yo tengo cuatro, uno que es periodista y abogado, otra que actriz... ¿Actriz? Tengo una hija actriz, sí; este que es escritor y tiene un bar de copas y la pequeña, que aún no es nada pero ya apunta maneras. A mí con esa me gustaría que me heredara lo del vino. Pero hablábamos de otra cosa. A ver si lo recuerdo. Chablis. Extremadamente seco, muy afrutado. Y los agricultores tienen que poner calefacción a las viñas. Ah, y otra cosa, cuando los vikingos llegaron arramblaron con todo el Chablis. Me sé otra, a ver si me acuerdo. "Ser mesurado en el beber, pues el vino en demasía, ni cumple palabra ni... Ay... ni guarda secreto". Es de Cervantes, es que tengo mucha memoria de enciclopedia. (Violines) En París cuando ven cenando a una pareja tocan el violín. ¿Así que te vuelves a casar? -Pues sí. -¿No escarmentaste suficientemente conmigo? (RÍE) -Hace mucho de aquello, "cheri". Y me asusta pensar en la vejez sola. -La vejez, qué tonterías dices Marie Chantal, por Dios, si todavía estás estupenda. -Qué mentiroso eres. Pero gracias. El pelo blanco te hace muy interesante. -¿Tú crees? (ASIENTE) -Bueno, ya va quedando menos. Me lo dejo muy corto, porque dicen que parezco más joven. -¿A qué se dedica? Tu novio, ¿en qué trabaja? -Tiene una ortopedia. -Pero ¿cómo una ortopedia? ¿Una ortopedia de piernas postizas, de bragueros? (RÍE) -Oye, no te rías. (RÍE) -No me río... de eso. Una ortopedia está muy bien. Yo qué sé, mientras haya cojos y mancos por la calle. (RÍE) (ELLA PROTESTA) -No, en serio, de verdad, me alegro mucho por ti. Te mereces ser feliz. -Siento que lo tuyo con Paquita no haya ido bien. -Bueno, supongo que yo también tengo lo que me merezco. En fin. ¡Ay! Paris, Paris, Paris... Cómo echaba yo de menos París. Las noches de París. El vino... Enhorabuena. Gracias. Y ánimo, tienes mucho por delante. Yo soy su madre, encantada. Y enhorabuena. Disculpe, señor Pérez. -Sí. Adiós. Alegra esa cara, que tienes que estar muy orgulloso. ¿Carlos Alcántara? Sí. No nos conocemos, Sergio Oreza. El director de una editorial. ¡Ah! Hola, encantado. Es mi madre. Encantado, señora. Lo primero de todo, darte la enhorabuena. Podías haber ganado perfectamente, pero ya sabes, los concursos dependen de un montón de cosas. Tu novela ha impresionado mucho. Hasta el final ha estado ahí... Bueno, por eso quería hablar contigo. ¿Tienes editor? No. Bueno, de momento no, quiero decir. Pues vente mañana a mi despacho y hablamos. Editorial La Abeja. Supongo que no te suena. Somos una editorial pequeña, pero estamos apostando por gente joven y rompedora. Y tenemos muy buena distribución. Ahí tienes la dirección. Te espero mañana, estoy toda la mañana. Enhorabuena, por lo que le toca. Muchas gracias. ¿Qué? Que ya tienes editor. No sé qué decir, no me lo puedo creer. Ahora no tienes excusa, me tienes que dejar leerla. (RÍE INCÓMODO) Claro. Pues gracias por la invitación. Bueno, mujer, faltaría más. Ha sido un placer conocerte. Igualmente. Bueno.... Yo estoy aquí. Pues casi somos vecinos, yo estoy allí. Encantado. Hasta mañana. Igualmente. Hasta mañana. (FORCEJEA) ¿Qué llave tienes? Pues creo que tengo la tuya. (RÍE) Hasta mañana. Hasta mañana. Ahora sí. Pero ¿tú sabes lo que cuesta cada botellita de esas? Joder, Antonio, yo qué sé, imagino que no mucho. La botella es pequeña. ¿Qué tal con Marie Chantal? Bien, bien. Dice que se va a casar con un ortopédico. ¿Con un qué? Con un uno de esos que fabrican, patas de palo, bragueros inguinales, manos de pinza... (RÍE) Dice que no quiere estar sola. Pues hace bien. Claro que hace bien. Lo que no sé es lo que voy a hacer yo. ¿Y tú? ¿Qué has hecho tú? ¿Disfrutar de "Paris la nuit"? Qué va, si me han dejado solo y he tenido que cenar en el hotel. Pues mucho mejor para ti. Vas a tener que cenar solo una noche. ¡En cambio yo voy a cenar solo el resto de mi vida! ¿Cuántas de esas botellas te has tomado? Qué pesado estás, Antonio, coño. Ya lo pagaré yo mañana todo. Que no lo digo por eso, hombre. Desnúdate y acuéstate. Y deja de darle vueltas a eso, que tú no te vas a quedar solo ni aunque quieras. Para eso tienes a tus hijas y a mis hijos y a mi mujer y sobre todo a mí, que es el que siempre está encima tuya. Y a Maurín, no te olvides de mi hermano Maurín. Tendré que ir algún día y decirle: "Abrázame, que somos hermanos". -"Ediciones la Abeja". A mí no me suena. Es una editorial pequeña. A mí tampoco me suena, pero vamos, que yo de editoriales tampoco... -¿Y no escribes canciones? Yo una vez escribí una. Todavía me acuerdo. ¿La canto? -¿No tienes sueño? -No, ahora no. Pues mejor. (RÍE) -Bueno y tú tranquilo, ya verás como es un "best seller". ¡Tira, "best seller"! Bueno, que mucho mejor que sea una editorial pequeña. Si las grandes no hacen caso a sus autores, solo a los famosos. ¿Sigues enfadada? No, ya se me ha pasado. Además, me alegro que hayas ido con tu madre, se lo merece. Después de lo mal que lo pasó cuando... Bueno, todo ese tiempo. Tú también te lo mereces, Carlos. Ya iba siendo hora de que te fueran las cosas mejor. No sé qué pasa, las botellas no han llegado. ¿Que no han llegado? ¿Venimos a presentar el vino y no han llegado las botellas? Vamos a tranquilizarnos. ¡Tranquilízate tú, coño! En el aeropuerto no saben nada de las botellas. Con los atentados en la seguridad del aeropuerto se ha formado un desbarajuste... -No sé qué ha pasado, lo siento. Lo siento y te quedas tan campante. Voy a llamar a la aduana a ver si están allí. ¿Dónde está Mauro? No está, le he llamado y no aparece. No me digas que no está Mauro, ¿pero este es "tontolaba" o qué? Joder, que venimos a París y no tengo el vino ni a mi socio. Vaya ojo que tengo, el que no es un sinvergüenza es un "tontolaba". Oye, que yo no soy un "tontolaba". No me refiero a ti, hombre, me refiero a él. ¡Joder! Ayuso ¿tú no saliste anoche con Maurín por ahí? Sí, lo que te perdiste. Eso de Crazy Horse es una maravilla, unas tías divinas. ¿Y sabes dónde está? No sé. Luego fuimos a Pigalle y le perdimos la pista. Pero ¿cómo se puede perder la pista a un tipo con Maurín y París? -Dijo que seguía la juerga solo. ¿Ha pasado algo? Que no está en el hotel y que no sabemos dónde está. No os preocupéis, que aparece seguro. Bueno es ese. (Entrechocar de vasos) No será una tirada grande, pero la colocaremos en las librerías más importantes. Ah, una cosa. ¿Estás dispuesto a viajar para hacer promoción? Sí, claro. Muy bien. La promoción es fundamental. ¿Estás escribiendo algo nuevo? Empecé algo en Londres, pero no va muy bien. ¿Bloqueo? Sí, algo así. No te preocupes, es normal. Me tienes para lo que sea, quiero que esta sea tu casa. Nuestros escritores son... compañeros de viaje. Vamos juntos en esto. (ASIENTE) Vamos a redactar un contrato y esta tarde te pasas a por él. Perfecto. Le das tus datos a Eli, ella se encarga de estas cosas. Te espero esta tarde, ¿eh? Vale. Bueno, Carlos... bienvenido a la colmena. Muchísimas gracias. Nos vemos esta tarde. En nuestra campaña de difusión de los vinos españoles, hoy presentamos los vinos de una región que sin ser tan conocida como La Rioja o la Ribera del Duero, produce unos vinos excelentes. (TRADUCTORA HABLA EN FRANCÉS) El vino sin aparecer y tu hermano tampoco, qué desastre. Estos van a pensar que no tenemos vino, que somos gilipollas. (SUSURRA9 Nadie va a pensar mal. ¿Quieres tranquilizarte? -Como ven en el mapa, el río Segura atraviesa el sur de la Península Ibérica. No me puedo tranquilizar, Miguel. Si es que no aparece el vino y a tu hermanastro yo lo mato. Haz lo que te dé la gana. ¡Dios Santo! Pues que no tenemos el vino, Paz. No hay vino. (SUSURRA) No. No lo tenemos no, no aparece. ¿Dónde está el vino? Pues no sé, pero no aparece. "...d'où vient le meilleur de ces vins, la Cruz de Sagrillas". -Los dos propietarios de la bodega, aquí presentes, han llegado con una muestra de sus caldos para presentarlos. ¿Y qué mejor lugar que París, cuna de "gourmands" y "connaisseurs"? (TRADUCE) A ver qué les cuento ahora. ¿Y las botellas que trajiste para tu hija? Las tiene Marie Chantal. ¿Cómo? ¿Cuántas son? Una caja de 12. Bueno, 11, nos bebimos una. A que se ha bebido una. No, me he bebido media. Joder, Antonio. ¿Por qué no vas por ellas? Por lo menos son 11 botellas. Bueno. Con 11 botellas ya nos arreglamos. Espera, que me van a preguntar ahora. Preguntas, por favor. (HABLA EN FRANCÉS) (HABLA EN FRANCÉS) (Explosión) (Confusión) ¡Oiga! ¡Una bomba! ¿Una bomba? ¡Me cago en la cuna...! Tendremos que suspender el acto de esta tarde. ¡Pero me ha costado un dineral! Pero acaban de poner una bomba. Están poniendo bombas todos los días. Es que con la bomba no se ha podido hacer. Que no se suspende. Una retirada a tiempo es una victoria. No me digas tonterías, que estamos en París. Vete por el vino, por Dios. Pase lo que pase que tengamos vino. ¿Por qué no bajas conmigo y vamos a la habitación de Maurín? ¿Para qué? Es que no sé francés y Maurín tiene vino. Sin llave no podemos abrir. Tú déjame. 124, ¿no? Sí, esta es. Dame una tarjeta. ¿De visita? No, de crédito. Ah, de crédito. A ver si te sirve esto. Sí. A ver. ¡Coño! Pero ¿cómo has hecho eso? Anda, ven. (RÍE) (Puerta abriéndose) ¡Abuela! Hola, hijo. Te traigo la novela. ¡Oh! Qué bien. Pero qué grande, ¿no? ¿Todo esto lo has escrito tú? Todo. Esto tiene muchísimo mérito, ¿eh? ¿Y cuándo te la publican? No lo sé, tengo que firmar el contrato. Ay, vas a acabar convirtiéndote en escritor famoso, de esos que salen en la televisión. Y hacen entrevistas por la radio. Hola, soy Paloma, la nueva vecina. Hola. ¿Está la abuela de María? Claro, está aquí. Pase. Gracias. Hola. Ah, hola. Ud. es la abuela de María, ¿no? Soy Paloma, la madre de Gala. Ah, mucho gusto. Encantada. Verá, es que mi hija ayer le dio una planta a María. Sí, la María. Pero ¿sabe lo que es? Me dijo mi nieta que se llama como ella, María. Sí, sí, se llama María la planta. Es que se ha confundido y era una planta que no le podía dar. ¿Por qué? Porque es que Gustavo la necesita. Ah... Es especial. No se preocupe, se la devuelvo. Gracias. La tengo aquí. La pusimos aquí para que le diera el aire. Sí, sí. Mire qué bonita está. Qué verdecita y qué mona. A lo mejor tiene que regarla. Sí, yo la riego cuando me la lleve. Gracias. De nada. Mañana le traigo otra planta. No, no se moleste. Gracias, adiós. Adiós. Adiós. Es que son muy raros, los vecinos de enfrente, los del piso de Karina y su madre. ¿Has visto como viste? Pues tienen todo el piso lleno de muebles moros. Espero que con esto sea suficiente. A ver. A ver, ya estamos aquí. -Perdón, Antonio, pero había que pasar por casa de Françoise. Hola, Antonio. Muchísimas gracias. Gracias. ¿Sabemos algo de Maurín? No, voy a llamar a la policía. ¿Por qué no llamamos a su mujer? -Pero si no sabe nada le vais a dar un susto de muerte. El susto os lo voy a dar yo, que lo he matado. (RÍE) -¿Con este vino será suficiente? Pues tendrá que serlo. He traído la botella que abrimos. -Es que a los franceses cuando les da por beber... Tendremos que adaptarnos a lo que tenemos. Lo podéis presentar como si fuera una edición limitada, como una primicia. Les encantará. ¿Tú crees? Sí. Pues así lo vamos a hacer. Una edición limitada. La botella abierta no. Sí, sí, la servimos. No, Antonio, por favor. Que nos la jugamos. ¿Cómo vas a poner una botella recorchada? (RÍE) Entonces no la pongo. En todo caso para nosotros luego. (HABLAN A LA VEZ) Solo hay algo que no entiendo. Es un contrato de coedición, son las condiciones habituales. Ya pero es que aquí pone: "el autor asumirá la cantidad de 200.000 ptas." También puedes quedarte 250 ejemplares. El resto se distribuye en las mejores librerías. Y te llevas el 10 % del precio de solapa. ¿Entonces tengo que pagar para que editéis el libro? Tienes que compartir el riesgo. ¿Y qué riesgo corres tú? Vamos a ver, yo me encargo de la publicidad, la distribución, enviarlo a la prensa, presionar para que lo reseñen. Las relaciones públicas. Mira, Carlos, tu novela está francamente bien, pero es muy difícil abrirse paso. Lo importante es que el libro... esté en las librerías. Disculpa, pero esto no es lo que yo entendí. Ya. Tú crees que has escrito un "best seller", ¿no? Y que te lo iban a quitar de las manos. No seas ingenuo, esto es una selva. Ya y está llena de caníbales. Lo siento, pero no me interesa. ¿Me devuelves mi novela? Me gustaría probar donde se la lean entera. Gracias. Pero qué soberbios sois los novatos. ¿Tú sabes la cantidad de novelas que duermen en los cajones? Cientos, miles, incluso alguna mía está dando vueltas. ¿Ah, sí? ¿Por qué no te la editas tú mismo? Un poquito en cada copa. Es una producción "limité". "Oui, monsieur". (HABLAN EN FRANCÉS) ¡No, no, pare, pare! Menos en cada copa, menos. Así. Eso es. Muy bien, señor. "Allez". Toma una copita. Casi me da un infarto. Los cascos que no los tiren. ¿Por qué? Porque si falta vino, se compra vino francés y se rellena. Tú sí que sabes. ¿Qué hacéis? Probarlo, está muy bueno. Son ellos los que tienen que beber. Ya casi no queda. -Mojar los labios. Se han dado cuenta que no sabemos nada. "C'est très bon". ¿Cómo? "C'est très bon". "Très bon". Enchanté. "C'est bon". (Murmullos) Bueno, esto ha sido un éxito o me lo parece? Sí, te felicito. Con tu truco de la producción limitada se han marchado todos encantados. No, ha sido una idea de Paz. ¡Antonio! Mira, este es Marcel, el gerente de Nicolas. Encantado. ¿Qué es Nicolas? Es la tienda de vinos más importante de toda Francia. No me digas. Señor, encantado. Les gusta mucho tu vino, y quieren haceros un pedido. Ah, muchas gracias. Perdonad, lo siento. Me lo han robado todo. Llevo todo el día en la comisaría. ¿Podría alguien pagar el taxi? Por favor. (JADEA) -Esto va a quedar precioso. -Sí. -Y tu madre tiene un talento para el diseño... -¿Te ha contado cuando hacía pantalones? -Sí, algo. Pero también es el ánimo con el que lleva la enfermedad. -Ya. Bueno, ahora ya no está enferma. -Bueno, hay cosas con las que tienes que convivir todos los días. -Bueno, para eso estáis aquí. Para ayudar a las mujeres. -Sí. ¡Qué sorpresa, hija! Y yo con los de las puertas, ¿será posible? Estás guapísima. Es que tengo una sorpresa. No me ha querido decir qué. ¡Anda! Me han dado la película. ¿Te han dado la película? Pero ¿no se la iban a dar a esa? No, el protagonista ha dicho que si no la hacía yo, él tampoco. Me parece muy bien, que se haga justicia. ¿Y de qué va? -Pues es un poco rara, se llama "La frontera de Kantor o de Kathor", no estoy segura. Pero ¿de qué va? Pues de bárbaros, de peleas, de caballos, luchas. Bueno, me voy a la rueda de prensa. ¿Os gusta cómo voy? -Estás guapísima. -¿Y estos pantalones? -A la última moda. Mejor imposible. Pero corre. Muchísimas gracias. Bueno, Estefanía, cariño... Cuánto me alegro. Vengo a darte la alegría y esto. Esto es tuyo. No. Quédatelo. Sí, que tengo mucha prisa. Además, así me siento más tranquila. Cuidaos. Cariño, estoy muy orgullosa de ti. Y yo de ti, mamá. ¡"Ciao"! ¿Tú te la imaginas de bárbara y luchando con una espada? No mucho, pero lo hará muy bien. Es muy buena actriz. Uy, uy, uy... Ay, señor... Pero ¿cómo se le ocurre a este chico escribir estas cosas? Esta novela es verdísima. No te desanimes, seguro que te sale editor. A todos los escritores les cuesta publicar su novela. Mira García Márquez con "Cien años de soledad". El único problema es que me había hecho ilusiones. Ha llamado Arancha. Que qué vais a hacer con el bar. -¿Qué le vas a decir? ¿Si abro el bar puedo contar con vosotros? Claro y con Marcelo. Pues a ver cómo se lo toma Arancha. Bueno pues gracias por acompañarme. -Por favor, gracias a ti, si nos has salvado la vida. -Ha sido un placer. ¿Cómo vas a volver al hotel? -Dando un paseo. -Oye, ¿sabes lo que estoy pensando? ¿Por qué no subes y tomamos una copa? (RÍE) Me gustaría ver la revista cuando salga. Sí, yo te la mando. A ver qué escribís. Ya te lo he dicho, ha sido un placer conocerte. Si no hubiera sido por ti, no sé qué hubiéramos hecho. Bueno, aquí nos despedimos. La tierra. ¿Cómo? Que lo importante es la tierra, ¿no? Eso es. Bueno. Encantado. Igualmente. Me voy a acordar de este viaje. ¡Toma y yo! Qué descanses. Muchas gracias. Igualmente. "Au revoir". Ah, bueno sí. "Au revoir". Está bien dicho, ¿no? "Au revoir" otra vez. Buenas noches. Adiós. Pero cuántos regalos. El primero es para mi niña. Una muñequita francesa, para que la colecciones. Te voy a regalar una por cada viaje. ¿Tanto vas a viajar? Lo que haga falta, Merche. Hala con el vino, madre mía. Este es para mi suegra. Lo he elegido yo personalmente, te he traído una pequeñita. No te tenías que haber molestado. ¡Ay, mira qué bonito! Mira, es como la de calamina, como la Giralda que tengo. Y esto es para ti. No lo he elegido yo, porque no llego a tanto. Fue una idea de la chica de la tienda. Perfume francés. Qué maravilla. ¿Y cómo te ha ido? Pues ha gustado mucho el vino. ¿Ves como tenía que ir? Me alegro. ¡Oh, qué bien huele! Ah, amiga. Mira. A ver. Gracias. De nada. ¡Ay, hueles como las artistas! ¿A ver? (Música melancólica)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuéntame cómo pasó - Capítulo 255

Cuéntame cómo pasó - T15 - Dos días en París - Capítulo 255

23 ene 2014

Finales de julio de 1982. 'La Cruz de Sagrillas', el vino que ha elaborado Antonio con su socio Maurín, será presentado en París, en la Semana del Vino Español. Antonio viaja con su socio y su hermano Miguel para asistir al evento, con la intención de dar a conocer su caldo y hacerse un hueco en el mercado internacional. En Francia, Miguel se reencontrará con su pasado y revivirá con nostalgia los años que vivió allí.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Dos días en París - Capítulo 255" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Dos días en París - Capítulo 255"

Los últimos 1.401 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Otro casillero vacío y otro comentario mío eliminado (a ver si queda y no me lo sacan). Si bien la presentación del vino fue buena, no dejó de ser algo accidentada por los atentados en la "ciudad luz" y con su socio víctima de la noche parisina. Y Miguel se reencontró con su primer esposa, Marie Chantal, con la torre Eiffel de fondo. Carlos: no tuvo suerte con la edición de su novela, pero ojalá que la edite pronto.

    28 mar 2014
  2. Maria Pilar Urturi

    Es una pena y una gran decepcion ,porqué no podemos soñar con parejas que sean fieles toda la vida,en mi opinion la tristeza y decepcion que sintio el personaje de Carlos su hijo ,por cierto que lo interpreto de lujo mejor no se puede trasmitir un sentimiento .En ese instante se desmorono la magia de la serie .

    17 mar 2014
  3. Jose desde Dublín

    Empieza el capítulo con Tainted Love (amor corrompido) de Soft Cell, un clásico, un icono de culto en las discotecas de Madrid en el 82, cuando Orense era Orense: Amarello, Tramas, Formas y sobre todo Verde y Plata... Antonio conoce a Paz y se cuela hasta las trancas, todos los Alcántara del mundo beberíamos los vientos por una mujer como Paz, como Antonio, pero eso de amor corrompido...estará ahí por alguna razón? :)

    15 mar 2014
  4. Luis

    Viaje de negocios a París. Única vez que los hermanos Alcántara van juntos a la ciudad donde vivió Miguel. No la encuentra a su hija Françoise pero sí a su ex esposa francesa, Marie Chantal. Pero la noche parisina le hizo muy mal al socio Mauro. Carlos: bien por su mención pero lástima que aún no puede editar el libro, además de retomar su actividad en el Fly Bar.

    01 mar 2014
  5. HLMSTB

    Tres semanas y nada... Ojalá que a Antonio le vaya bien con el vino, pese a lo accidentado de la bodega. Y que a Carlos también como escritor. Saludos.

    16 feb 2014
  6. HLMSTB

    ¡Parece mentira! Pasaron tres semanas y nadie dejó comentario del capítulo. A ver qué tal le va a Antonio con el negocio del vino. Pese a lo agitado por aquellos días en la "Ciudad Luz", se pudo hacer la presentación, Miguel se volvió a ver con su ex esposa francesa Marie Chantal y Mauro no la pasó tan bien en la noche parisina y por los cabarets de allí... A ver si a Carlos le va mejor como escritor de libros.

    15 feb 2014
  7. majosa

    me encanta estaria siempre viendolo.

    28 ene 2014