www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5504739
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 364: "Taquicardia" - ver ahora
Transcripción completa

"¿Dónde estoy?

Amina.

Abdel".

(HABLAN EN ÁRABE)

(SUSURRA) "¡Mierda, mierda, mierda!

¿Jero?".

(HABLAN EN ÁRABE)

"No me puedo ni imaginar a mi familia viendo esta foto.

Deborah, lo siento, lo siento. Lo siento...".

# Cuéntame,

# tú que has vivido

# el despertar

# de un tiempo que nos cambió.

# Cuéntame

# cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

¿Qué está pasando con mi marido? -Siéntate, Deborah, por favor.

-No quiero sentarme, esto no es una visita.

-Deborah...

-Llevo toda la mañana llamando y no te pones.

-No me pongo porque no sé qué decirte.

-¿Dónde está Toni?

-No tengo ni idea.

-No te creo.

-Te juro que no lo sé. Tanto él como el cámara han desaparecido.

-¿Cómo?

-Lo último que sé es que salieron ayer a media mañana del hotel.

-No, eso ya lo sé.

He llamado varias veces a ese hotel.

-Al parecer salieron de Amán en un Jeep.

-¿Hacia dónde? -Tampoco lo sé.

-¿Cómo no lo puedes saber si eres su jefe?

-Porque tu marido hace lo que le sale de las narices, Deborah.

Tenía orden expresa de no salir de Amán.

-¿Y tú qué crees?

-Creo que ha querido ver las cosas más de cerca.

-Cuando dices "las cosas", ¿te refieres a la guerra?

-Conociéndole, me temo que sí.

-"Oh, my God".

-Te juro que maldigo el momento en el que le dije que sí.

Él me pidió hacer ese reportaje.

-¿No se lo asignaste tú?

-No.

Él se ofreció voluntario.

-¿Voluntario?

¡Olga! Acércame el periódico.

Gracias.

Quiero ver una...

cosa que ponen en la tele esta noche y no sé cómo se llama.

"El precio justo"

o "Se ha escrito un crimen".

No, no. No es eso, no.

Es una peliculita que ponen en La 2, americana.

"Aquellos maravillosos años". -Ah, sí, sí.

¡Esa, esa! Esa es una serie.

Es estupenda, Clara y yo la vemos.

Habla de los años 60,

ya podrían hacer algo parecido aquí, digo yo.

Ah, ¿es una serie? Madre mía los años 60.

¡No di guerra ni nada yo en los 60!

(RÍEN)

-¡Antonio! -¡Antonio!

-¡Antonio! -¿Qué pasa?

¡Es un infarto!

-¡La pastilla, él siempre la lleva encima!

-Llamo a la ambulancia. -¡Busca en la chaqueta!

¡Dios mío! ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado?

Que te has caído, ¿no digas que no te acuerdas?

No te has enterado.

No, es...

es él.

¡Es Toni! Toni, que ha desaparecido. Toni.

¡Santos! -¡Agua!

-¡Ay, por favor!

¡Ah!

Es Toni, coño.

Mira.

-Espera, Olga.

-Vale. Cuidado. -¡Ay, por favor!

-¿Puedes? Sí.

No llaméis a nadie, no llaméis a nadie, ya está.

¿Estás seguro? Sí, sí.

¿Seguro? No llaméis a nadie.

¿Te has mareado?

Creo que sí.

¡Joder!

Tengo que decirle a...

a Merche.

Herminia.

¡Herminia!

Ay, Antonio, ¿qué pasa?

No, nada, nada. ¿Está su hija en casa?

No, salió temprano.

Ah. ¿No se habrá ido al taller?

No, me dijo que se iba a casa de Toni.

Pero ¿a casa de Toni a qué?

Pues supongo que a ver a la niña, ¿no? No sé.

Ya.

Antonio, María ya no vive en casa, por si no lo sabías.

Yo creo que ya va siendo hora de que dejéis de hacer el tonto, ¿eh?

Mercedes y tú, ¡los dos!

¿Por qué no se lo dice a su hija?

Se lo he dicho ya cien veces.

Pero no me hace caso.

Tú también tienes que poner un poquito de tu parte.

Mira, como no lo arregléis vosotros,

lo voy a arreglar yo a mi manera.

¡Aviso!

¡Sucram!

¿Mariam?

"You Mariam, right?".

"Yes".

(HABLA EN ÁRABE)

Toni. Toni.

Jero.

"My sister's name is María, like you.

Please, help!

Please, help!

We need a telephone".

"No telephone".

"Please.

No, no, no, please, please".

No.

(Puerta)

Esta gente nos va a matar, Toni.

Si quisieran matarnos, ya lo habrían hecho.

Entonces, ¿qué estamos haciendo aquí? No lo sé, Jero, no lo sé.

Lo que tengo claro es que no son soldados, es gente de la aldea.

¿Armados?

¿Armados? ¡Tienen cuatro fusiles!

Se los habrán quitado a soldados muertos, no sé.

¿Y qué, tú crees que nos van a entregar

al ejército iraquí o qué? No.

¿Has visto cómo nos miraban, como si fuéramos caza?

Yo creo que quieren sacar dinero.

Ya.

¿Y cuánto dinero supones que valemos tú y yo?

Está vivo, Juana.

-No lo sabes.

-Tranquilízate, ¿eh? Todo va a salir bien.

-¡Que no me puedo tranquilizar! -Juana, por favor.

-Que es el padre de mi hijo, ¡joder!

-Me da igual. No puedes presentarte así en casa de su mujer.

-¿Así cómo? -Exhibiendo tu sufrimiento.

-Que no exhibo mi sufrimiento, que yo sufro de verdad.

-Pues disimula.

-¿Por qué?

-Porque estás demostrando descaradamente que aún le quieres.

(CHEMA) No lo entiendo.

Ahora nos falta una nueva regulación. -Perdón.

-Quiero saber de dónde cojones... -Chema.

-¿No puedes llamar a la puerta?

-Acaba de llegar esto.

Lo envían directamente de la Embajada.

Les ha llegado por el servicio de Inteligencia.

-¿Esto qué demonios es? -Míralo.

-¡Joder!

-(SUSPIRA) -¿Y cómo ha llegado a tus manos?

-Ha llegado a dirección.

Lo han enviado directamente a la secretaria de García Candau.

¿No te han llamado?

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

Sí, ¿quién es?

Jordi, dime, dime.

¿Qué?

¡Hostia!

-Han pedido un rescate, 200 000 dólares.

-Joder, ¿qué hacemos?

Tendremos que decirle algo a la familia, ¿no?

¿Hay que esperar

a que Asuntos Exteriores hable con ellos?

(TELEVISIÓN) "Tienen nombres poéticos como 'Big blue', gran azul,

o 'Daisy cutter', cortadora de margaritas...".

(INÉS) Vale, sí, sí.

Nada.

Chema no sabe nada.

-¿Nada?

-Voy a llamar a Montalbán, ¿eh?

Trabaja en el gabinete de prensa de Exteriores, a ver.

-Alguien de ese ministerio me llamó el viernes,

después de hablar con Chema.

Tengo ahí apuntado su nombre y su teléfono.

-Pero ¿qué te dijeron?

-Que andaban tras la pista de Toni y de su compañero.

Y que lo único que sabían seguro

era que llevaban 24 horas desaparecidos.

Y que cuando tuvieran

noticias más firmes, nos avisarían.

-Esos tienen que saber algo más, seguro.

-Yo le he dejado un recado a Pérez-Reverte,

que está en Kuwait y siempre se entera de todo.

(HABLAN EN INGLÉS)

(TELEVISIÓN) "Las pérdidas iraquíes en tanques, vehículos y artillería,

de los que según afirman,

uno de cada tres ha sido destruido.

Hoy, que se cumple un mes de guerra

y 75 000 misiones aéreas sobre Irak y Kuwait,

siete divisiones norteamericanas y una británica

están listas para atacar

y solo aguardan la decisión política de Washington.

La sensación es que el ataque terrestre está próximo.

Los hombres que encabezarán el asalto,

80 000 marines y 30 000 paracaidistas norteamericanos,

prosiguen sus patrullas de reconocimiento y escaramuzas

de tanteo de las defensas iraquíes".

¿Quieres que la saque a pasear?

Eso pregúntaselo a su madre.

Es que todo el día aquí encerrada con tanta tensión

se va a volver loca.

Y yo también.

Tú deberías estar en la universidad.

Es imposible, no me puedo concentrar.

No le va a pasar nada, ¿verdad?

No.

(SUSURRA) Anda, ven.

La abuela y yo te echamos mucho de menos.

Y yo a vosotras.

Pero tarde o temprano me tenía que ir de casa.

Demasiado pronto.

Pues me va genial.

Me alegro.

Pues sí, soy muy feliz.

Estoy muy bien.

Anda, si sacas a la niña, ponla en la capota.

Vale.

¿Cómo está Deborah?

Destrozada, pero disimula.

Es muy fuerte. Sí lo es, sí.

Parece que va a nevar.

Oye, mamá.

¿Crees que hace falta que estemos todos aquí?

No podemos dejarlas solas, hija.

No sé, si yo fuera ella,

no querría que estuviera todo el mundo.

Yo necesito sentir cerca a Toni.

Es absurdo, pero pienso que si estamos todos juntos,

le va a ser más fácil volver.

Ya.

Ojalá tengas razón.

(Timbre)

¿Esperamos a alguien?

Que yo sepa, no.

Ya abro yo.

(Televisión)

Mal, Merche.

Muy mal. Muy mal.

¿Puedo pasar? Sí, pasa.

Me tengo que enterar por el periódico.

¡Me cago en la leche!

Yo, que soy su padre.

¡El último mono!

¡El desahuciado de esta familia, el paria!

¡Hombre! Tú estás aquí, claro.

Papá.

Ah, ¡y tú también!

¡Todos estaban al cabo de la calle menos yo!

Pensábamos decírtelo cuando supiésemos algo concreto.

Habéis decidido todos por mí, estupendo.

Perfecto. Tu corazón, papá.

Mi corazón está perfectamente, hija.

¡Mi corazón lo aguanta todo!

¡Así que volved a incluirme en esta familia,

que según tengo entendido,

se sigue llamando Alcántara, como yo, joder!

¿Y si te lo hubiera hecho yo a ti? ¿Eh?

¿Si hubiera decidido no decirte nada?

Y ocultártelo.

¿Cómo te sentirías ahora, Mercedes Alcántara?

¿Desde cuándo lo sabes?

Ayer. De casualidad.

¡Ah! De casualidad.

Le hice un vestido a la niña y me presenté sin avisar.

No pensábamos deciros nada a ninguno de los dos.

¿Y desde cuándo lo sabes tú?

¿Y tú? ¿Cuándo lo sabes tú?

¿De verdad eso importa ahora? Sí.

¡A mí me importa!

¿Solo importa lo que piensas tú?

Sí, porque es mi hijo y me tenéis al margen.

¿Por qué piensas en ti? Me tenéis al margen, ¡coño!

Papá, ¿me escuchas? Cállate.

¿Me miras? ¡Ya!

Lo único que importa es que vuelva Toni, ¿no?

Yo me voy a pasear a la niña.

Dices que lo importante es que vuelva tu hermano,

mira lo que dice el periódico, el periódico dice que están desa...

¿El periódico?

¿Hablan de Toni en el periódico? Sí.

Mira.

No, no, no... "fuck".

"Fuck", ¡si nos repitieron mil veces que no se podía hacer público!

(DEBORAH SUSPIRA)

-Se ha filtrado la noticia. Sí, en Diario 16.

-¿Y cómo se ha filtrado? -Imposible saberlo.

-Seguramente alguien de Televisión Española.

Montalbán de Asuntos Exteriores confirma que cruzaron la frontera.

¿Alguien puede contarme algo?

Sí, perdona, que Toni y su compañero cámara, Jero, que...

cruzaron la frontera.

¿Qué frontera?

Entraron en territorio iraquí.

Pero ¿por qué? Es que no lo sabemos, papá.

-Conociendo a Toni, iría a la caza de alguna noticia.

¿Este muchacho es tonto?

¡Este muchacho es tremendo, joder!

Le da igual que tenga familia, ¡que tenga todo!

Se mete en todos los follones. Es periodista y tú harías lo mismo.

Hala, sí, venga. ¡Échame todo lo malo para mí!

Oye, ¡ya!

Es la última vez que levantáis el tono en esta casa, ¡controlad!

-¿Café?

¿Té?

"Yes, Sarah, thank you.

I will drink a...

coffee cut,

much coffee, little milk".

Cortado.

¡Eso! Eso.

Yo, si puede ser, un té, Sarah. Gracias.

-Un café.

-Un café.

-Vamos a sentarnos.

El café no te sienta bien. La que no me sientas bien eres tú.

¡Coño!

El Ministerio de Asuntos Exteriores

está en contacto con la policía jordana,

con el ejército y con el Alto Mando aliado,

y por ahora nada.

-Y yo he hablado con todos los corresponsales que conozco,

americanos, ingleses, españoles y nada.

-Dicen que si los hubiera capturado el ejército iraquí,

probablemente lo sabríamos.

Y no.

No.

¿Y qué podemos hacer entonces?

(DEBORAH) No mucho, Antonio.

No nos queda más que discreción absoluta.

Según ellos,

si se hace público podría perjudicarles.

Ya, pero...

la noticia ya se ha hecho pública, Debbie,

ya se ha publicado en el Diario 16.

Llamo a un contacto en el Diario 16 a ver si dice de dónde la han sacado.

-¿Eso nos va a ayudar en algo?

-No sé. Cualquier información vale ahora mismo, ¿no?

-No, no, Antonio, por favor no fumes aquí, la niña...

No, no, no pensaba fumar, es un acto reflejo.

Si no fumo ya, Debbie, no fumo ya.

(Teléfono)

Debe ser Pérez-Reverte.

(Teléfono)

¡Arturo!

¿Qué? No, no soy su mujer.

¿Quién es usted?

Espere un momento.

Quiere hablar con algún familiar. -¿Quién es?

-No sé, una mujer y está muy nerviosa.

Ya hablo yo con ella.

-No, hablo yo. Voy a cogerlo en la habitación.

-¿Puedo acompañarte? -Sí, sí, claro.

Déjalas a ellas.

Es mi hijo.

El mío también.

Me cago en malditas guerras, coño.

Anda.

Salgamos al balcón.

Merche, que...

que no quiero fumar, que yo ya no fumo.

Vamos a ver cómo nieva. ¿Qué haces? ¿Qué haces?

Ven, vamos a tomar el aire.

Oye, no me trates como si fueras mi madre, por Dios.

Debes tomarte las pastillas.

Ya me he tomado una, Merche.

¿A santo de qué te la has tomado? Yo qué sé.

A santo de nada.

Estás muy blanco.

(TITUBEA) Yo me encuentro perfectamente, Merche.

Antonio.

Antonio.

(JADEA) Antonio, ¡por Dios!

Algo le ha pasado a mi padre.

-Pero ¿usted quién es? ¿Qué quiere?

-Soy trabajadora de Televisión Española.

-¿Eres Sara, la compañera de Toni?

-No, no. Soy una empleada de mantenimiento,

pero conozco a Toni.

"Le aprecio y yo siento muchísimo todo lo que está pasando".

-Gracias, se lo agradezco, pero ahora mismo no es el momento.

-"¿Tiene fax?"

-¿Qué?

-¿Tiene fax en casa?

Si lo tiene, le envío ahora mismo una cosa.

-¿Qué cosa? -"Tiene que verla".

-¿Es algo sobre Toni?

-"Sí".

-¿Es una mala noticia?

-Tiene que verla.

Y yo lo tengo que hacer deprisa, porque si me pillan...

-De acuerdo, envíe lo que sea.

-Ahora mismo.

-"El número de fax es el mismo que el de casa".

-Yo...

Yo le deseo toda la suerte del mundo.

-¿Me dice su nombre, por favor?

(TELEVISIÓN) "En ese refugio bombardeado...".

¿Qué hora dirías que es? ¿Las doce? ¿La una?

Sí, algo así.

Vale.

O sea, que el sur está ahí. Por ahí se va a la frontera.

Olemos a tigre, macho, qué asco.

Deberíamos tener noticias suyas en breve.

¿Noticias de qué?

Deben estar negociando.

¿Negociar el qué?

Coño, nos dan agua y comida,

no nos interrogan ni nos están maltratando, joder.

¿Y qué, Toni? Nos quieren vivos para negociar.

¿Y por qué no dicen nada? Alguno sabrá inglés.

¡Yo qué sé! Yo qué sé, coño.

(Puerta)

(HABLAN EN ÁRABE)

"Take off, take off".

Nos quieren desnudar.

Eh...

(HABLA EN ÁRABE)

Nos van a lavar la ropa, creo.

Mira, hombre, qué detalle.

¡Eh! ¡Eh!

"Take off, take off".

(HABLAN EN ÁRABE)

"You, you!

Go, go". "What?".

"You escape".

"Escape?".

"Escape". "Escape how?".

"I help, I help".

"Help? Help how?".

Moto, brum, brum, brum.

-¿Moto? "You have?". ¿Tienes una moto?

Tienes una moto. "OK".

-"Me, Mariam, Spain". "What?".

"Me, Mariam, Spain".

-Cómo sabe este que somos españoles.

Coño, porque tienen nuestra documentación.

(HABLA EN ÁRABE)

"Me, Mariam, Spain.

You promise.

You promise". -"OK, OK, we promise.

Spain. You, we, Mariam, Spain, yes.

When?". -"Salat Al Asr".

-"Salat". "Salat" es oración.

-"Dúhur".

-"Ad Dúhur".

"Ad Dúhur" es una de las cinco oraciones,

yo me la sabía.

"Al Fayr, Ad Dúhur, Al Asr, Al Mágrib"...

Es la oración, la del mediodía.

"OK. Ad Dúhur, we go Ad Dúhur. We go".

-"OK?".

-Toni.

"OK. Ad Dúhur".

(HABLA EN ÁRABE)

(Puerta)

Venga, va, dame un besito.

-Herminia.

-Hija, ¿cómo tienes cerrada a estas horas la peluquería?

-Pues es que... -¿Quién está ahí, Abraham?

-No, no es Abraham. -¿Ah, no?

¿Quién es?

-Es mi hermano.

Es Benja. -Ah, pues...

debo estar fatal de la vista, porque...

me ha parecido que os estabais besando.

-Ah, no, no, ¡qué va, qué va!

-Estábamos discutiendo, señora.

-Siempre discutimos. -Sí, sí, desde pequeños.

-¡Ah!

Bueno, pues nada,

seguid discutiendo, yo no quiero interrumpir.

-¿Necesitaba algo, Herminia?

-Había venido para ver si habían llegado las revistas.

-Deben estar a punto de llegar.

-Si quieres voy al quiosco a por ellas.

-No, no, ya voy yo.

-Bueno, yo ya me voy, ahí te dejo el café.

-Gracias.

-¿Tienes algún problema, criatura?

Piensa que yo no me asusto de nada, ¿eh?

-Soy una mala persona, Herminia.

Y todos ustedes me han acogido tan bien, han...

me han dado tanto cariño que...

Prométame que no le dirá nada a Abraham

ni a Olga, a nadie. Prométamelo. -¡Ay! Yo no puedo prometerte eso.

-Me voy a ir del barrio, lo juro.

Me iré enseguida, antes de que se entere la gente.

-¿Que se enteren de qué?

-He estado mintiendo a todo el mundo,

he dado la cara por ese hijo...

¿Cómo es posible que seamos capaces

de hacer cosas tan horribles por amor?

-¿Por amor a tu hermano?

-Benja no es mi hermano.

-Ay, hija, bueno.

Voy por las revistas.

Tú llora todo lo que tengas que llorar.

-Herminia, por favor.

-No se lo diré a nadie, no te preocupes.

(SUSPIRA)

¡Hola, pareja!

-Hola, Herminia. ¿Ha visto el...?

-¿Qué es lo que tenido que ver?

-Lo del día bueno que hace hoy.

-Ah, bueno, sí.

Eso ya se sabe, ¿no? En febrero buscará sombra el perro.

-Sí. -Sí. Desde toda la vida.

-¿Y qué mirabais con tanto interés?

¿Os ha tocado la lotería?

-No, qué va, ojalá.

-Pero, bueno.

¿Por qué mira la gente el periódico con tanto interés?

Toma.

¿Qué es eso?

Espera, papá, joder.

Estate quieto, Antonio, ¡por Dios!

"Oh, my God".

-Está vivo.

¿Qué? -Sí, es una foto, ¡está vivo!

-Y prisionero. -Bueno, pero por lo menos vive.

-Sí, vive.

-Deborah.

Va.

-Aquí están los dos. Está Toni y Jero, el cámara.

¿Y toda esta gente quién es?

No sé, pero no son militares. -Parece gente normal.

-¿Gente normal?

-Pastores, agricultores. Mira, aquí hay un niño.

Por favor, ¿alguien puede acercarme eso? ¡Por Dios!

¿Por qué pone aquí qué hay que...? ¿200 000 qué?

-Porque piden dinero.

Pero ¿quién pide dinero?

¡Por Dios, Antonio!

¡Joder!

A ver. Mira.

Trae, hija.

¿Estos son los que piden dinero?

Pero...

estos no son militares,

son cuatro moritos y su madre, ¡joder!

Son iraquíes, papá.

Me da igual lo que sean, hija,

se les mandan cuatro aviones de los de Torrejón y solucionado.

¿Qué dices? Esos aviones se han mandado y han puesto bombas,

y por eso estamos así. Hija, ¿tú de parte de quién estás?

Nunca aprendes, ¿no?

Déjalo. -Piden 200 000 dólares.

-"Oh, my God!".

¿Cuánto son 200 000 dólares?

No sé, pero el dólar está ahora bajo, son 20 duros, ¿no?

¿Y? 20 millones de pesetas.

Pero ¿de dónde vamos a sacar

20 millones de pesetas para pagar a esta gente?

Tiene que pagarlo el Gobierno.

¡Pues claro!

Bueno, hay un seguro muy potente para los corresponsales.

¡Ay!

¡Ay, ay!

¡Ay, ay!

Pero es que es desesperante, ¿por qué nadie nos dice nada?

(Teléfono)

¿Diga?

-Belén. -"Dime".

-Esto de mi hermano se está complicando.

-Ay, no fastidies.

-"Sí, además es que está

toda mi familia en casa de mi cuñada"

al completo y no me gustaría dejarla sola con ellos.

-¿Quieres que retrase la lectura?

-¿Y si la anulamos?

-Hoy es justo el primer día de ensayos.

-"Ya, ya".

-Debes de estar destrozada pero...

-Estás a tiempo de buscar a otra actriz.

-"Ay, Inés, por favor".

-Te lo digo en serio.

-Inés, retraso la lectura a las cuatro.

-Es que, aunque vaya, mi cabeza va a estar aquí.

-Tu hermano no necesita tu sacrificio.

-"Eso ya lo sé". -Entonces, sé positiva.

"No te dejes llevar por el desánimo".

-Daría la vida por mi hermano.

-Tu hermano tampoco necesita tu vida.

-Si le perdiera, sería como perder la mitad de mí.

-Bueno, pues coges esa mitad y te vienes aquí a ensayar, ¿me oyes?

-Voy a leer como el culo. -"Me da igual".

Esta tarde te quiero a las cuatro sin falta.

-Está bien.

-Inés. -"¿Qué?"

-Te quiero.

¿Cómo se te ocurre prometerles algo así?

No podemos llevárnoslos a España.

No me jodas, que estamos en esto por tu culpa.

Va a ser muy difícil meterlos, ¿o no?

Como refugiados, ¿por qué no?

¿Y quién se ocupa luego de ellos? No lo sé, Toni. ¿Vale?

No lo sé. Ya veremos.

Lo importante ahora es largarse de aquí.

Jero, ¿tú tienes hijos?

Sí, tengo hijos. ¿Y qué?

Si le prometes algo así, hay que cumplirlo.

No son mis hijos. Los tuyos tampoco.

Seguro que podemos llevarlos a un centro de acogida.

¿No ves que los estamos poniendo en peligro?

¿No decías tú que era una gente muy pacífica

que nunca nos haría daño?

¡Claro! Pero si descubren que huimos, nos van a disparar.

¡Yo no aguanto más aquí!

¡Me voy! Si me van a pegar un tiro, que lo hagan cuanto antes.

Haz lo que quieras, es una locura. ¡No es una locura!

¡Cruzar la frontera sí! Lo has dicho mil veces.

¡Y te lo diré un millón más

si conseguimos salir de aquí con vida!

Muy bien. Pues, nada, venga, nos vamos.

Nos paseamos a plena luz del día por la aldea.

Nos montamos en una moto los cuatro, a saber cuál.

Sin papeles, sin dinero, cruzamos dos fronteras.

¡Cojonudo, vamos!

¿Y si sale?

¿Y qué vas a hacer?

-Irme.

-¿Y vas a dejar el barrio?

¿El negocio?

¿Y vas a dejar a Abraham?

Y todo este tiempo

en San Genaro...

-He sido feliz.

Por primera vez he sentido que me daban un sitio.

-¿Y no es mejor seguir así?

-Claro, pero...

-Pero ese pájaro te domina.

-Sí.

-¿Y no te da vergüenza?

-Me da mucha vergüenza.

-Y tú crees que...

la solución es volver con él.

-Cualquier cosa antes de que se entere Abraham.

-Pero hagas lo que hagas,

a Abraham le va a hacer daño.

-Ya lo sé. Ya, ya lo sé.

A él, a Olga...

-Anda, abre.

-Sí.

-Lo único que puedes hacer es decir la verdad.

-Mi verdad es muy difícil de entender.

-Uy, ni yo misma la entiendo.

Pero, fíjate, tampoco entiendo a las plantas y les hablo.

Lo mismo que estoy hablando contigo.

(MUJER) Hola, muy buenos días.

Seis, cinco, dos... ¡Mierda! ¿Cómo era?

¡Joder, joder, joder!

¡Vale! Cuatro, siete, tres, dieciséis, treinta y cinco.

(Teléfono)

Ya voy yo. Cogedlo.

Sí. "Inés".

Dime.

Hay periodistas en la puerta.

Joder. "Enfrente de la casa de Toni".

Hay periodistas, un montón.

Joder, y además con cámaras. Es que tienen de todo.

Vaya, eso es que ya lo sabe todo el mundo.

¿Eso es malo para Toni?

Pues no lo sé.

¿Te han dicho algo?

No se han dado cuenta de que estaba. Estaba con el cochecito de Sol...

¡Joder! ¡No me jodas!

¡No, no, no! ¡Por favor, por favor!

María.

¿Qué pasa? No sé, me ha colgado.

Pero ¿qué te ha dicho?

Pues me dice que hay periodistas en la puerta.

-Periodistas...

-Voy a ver.

-La noticia va a salir

en los telediarios de todas las cadenas.

Pero eso es malo para la negociación.

Seguramente.

Voy a Exteriores a ver si me entero de qué hacen.

-Yo a Televisión Española. Voy con vosotros.

¿Tú adónde? Con ellos, Merche.

¿Te vas a partir en dos?

Es mejor que vayamos solos.

Pero ¿por qué? Tenemos que ser discretos.

Mira, yo puedo ser muy discreto cuando quiero.

Antonio, mejor que la familia se mantenga al margen.

-Os tendremos informados.

Escuchadme, yo puedo hablar con Montero, que es amigo mío,

y conoce a Felipe González.

Tú no puedes hacer nada.

Es un tema muy delicado. -Sí, es muy fácil meter la pata.

Es mi hijo, no tienes que decirme lo que tengo que hacer.

Déjales.

¡Que soy su padre, joder!

¡Y yo su madre, joder!

Papá, mamá.

Tiene razón, hay un montón de gente ahí fuera.

¡Perdonad! ¿Habéis visto a una niña dentro de un carrito?

Una niña de un año que estaba al lado de la cabina.

Joder.

¡María!

¿Qué haces?

Estaba el cochecito solo ahí en medio de la calle.

¡No estaba sola! Estaba conmigo. En medio de la calle.

La he reconocido y me quedé con ella.

(SOL LLORA)

Joder, qué susto, por favor.

Ya está, os buscaba a ver si había alguien.

Ya está. (LLORA)

Menos mal.

Ya. ¡Ay! Ya.

Tenemos que subírsela a su madre cuanto antes.

Sí, he visto lo de tu hermano en el periódico.

Sí, está lleno de periodistas.

¿Cómo está Deborah? No, ya está.

Pues imagínate.

Si no te importa, subo un momento y la veo.

Bueno, sube, pero está toda mi familia, ¿eh?

Venga, vamos. Ya está, ya está.

Oye, a los periodistas ni agua, ¿eh? (SOL LLORA)

Hola, buenos días.

Por favor, para el programa de Nieves Herrero.

¿Son ustedes vecinos de Toni Alcántara,

el periodista que ha sido secuestrado por el ejército iraquí?

Hola, bonita, hola.

Por favor, solo queremos saber

si le conocen. Si saben algo de la familia, por favor.

¿Cómo está su mujer? Por favor.

-Ya está, ya está.

-Sí, pero creo que tiene un bebé

de la misma edad que esta criatura, ¿verdad?

Solo queremos información, por favor.

Por favor, unas palabras. Unas palabras para el programa.

El público quiere saber, por favor.

¡Por favor!

¡Jero! Jero, están aquí.

Ven.

(HABLAN EN ÁRABE)

¿Cómo vamos a salir con estos dos ahí?

¿Qué estás buscando?

-Un papel con un número de teléfono.

-¿Es esto? -A ver. No, no.

¡Aquí está! Omar Talabani.

Llamó preguntando por Toni,

dijo que se trataba de un asunto urgente

y yo le di el recado a Toni el jueves por la mañana,

el mismo día que desapareció.

Voy a llamarle.

-¿Estás segura? -Sí, ¿no?

-No sé, nos han dicho que es mejor

que la familia no intervenga. Eso es una bobada, hija.

Pero habrá que seguir un criterio. ¿Un criterio de quién?

De la gente que sabe cómo se hacen estas cosas.

¿Y dónde está esa gente, que yo no la veo, hija? ¿Dónde está?

¿Tú has recibido alguna llamada del Gobierno

o del Ministerio, del CESID, de la policía, de la CIA

o de su puta madre? Pues ninguna, hija, ninguna.

¿Por qué no te vas a descansar a casa, Antonio?

Merche, ni descansar ni leches.

Pero es que los de televisión tampoco dan señales de vida.

Tuvo que ir Deborah a hablar con el jefe de Toni, ¿no?

Si es que Antonio tiene razón.

Si nos hemos enterado de lo que nos hemos enterado

es porque alguien...

¡nos ha mandado un fax!

Yo creo que es mejor no precipitarse, pensarlo con calma y...

Tú mejor te callas, hijo. Anda, llama.

Debbie.

Llama.

Nadie va a hacer por Toni más que su familia, hazme caso.

Hazme caso.

Voy a llamar desde la habitación.

(Llamada a la oración)

¿Escuchas? Es la llamada a la oración.

(REZAN EN ÁRABE)

¡Hostia!

¡Joder con el chaval!

"Come here, come here".

Venga. ¡Vamos, vamos!

(CON ACENTO INGLÉS) Mercedes.

Mucha gente aquí.

Deborah está muy agitada.

Lo entiendo perfectamente.

Pero Toni es nuestro hijo y...

Y Debbie es mi hija.

Y está sufriendo mucho por Toni.

Toni ha sido muy irresponsable.

Ha querido ir a la guerra.

Ha ido a un país enemigo sin pensar en ninguno.

Ni en su mujer ni en la hija.

Lo siento, no sé qué decirte.

Yo tengo que proteger a Deborah y la niña.

Proteger las dos, tú harías igual.

Eso intento.

Demasiada tensión.

Mejor cada uno a su casa y esperamos noticias.

Me los llevo a todos, no te preocupes.

Gracias, Mercedes.

¿Me está diciendo que usted le envió ahí?

-"Perdóneme, señora, que...".

-"My God!".

-Mire, lo único que yo quería demostrar

es que las tropas aliadas han bombardeado a mi gente.

-Pero ¿dónde está mi marido?

-No lo sé.

Puede que cerca de Ar Rutba,

que es una pequeña aldea a unos 30 minutos

"de la frontera jordana".

-Pero ¿quién ha secuestrado a mi marido?

-De verdad, no lo sé.

(SUSPIRA)

Están pidiendo un rescate de 200 000 dólares

por mi marido y por su compañero.

-"Insha'Allah!".

-Le quiero en mi casa ahora mismo.

-Perdone, señora, pero no...

-Le quiero en mi casa en 15 minutos o llamo a la policía.

Querréis tener hijos.

Pues sí, me gustan bastante los niños.

Es que María es muy niña todavía, hombre.

Ah, no, pero vamos a esperar a que termine la carrera.

¿Qué años tendrás cuando María termine la carrera?

Y...

¿qué años tenía usted cuando tuvo a María?

Cuarenta y cinco.

¿Lo ve?

Pero María era la cuarta.

Ah, no, no, a nosotros con uno nos vale.

¿Queréis tener un hijo único?

Sí, o hija única, ¿quién sabe?

Oye, perdona que te asalte así, ¿tú cuánto ganas ahí de maestro?

Un sueldo.

Un sueldo de maestro. Salva, nos vamos.

¿Ah, sí? Así, ¿tan pronto?

Sí.

Hablamos otro día. Sí.

Venga, papá, que nos vamos.

No, yo no me voy, hija, que está eso lleno de periodistas, coño.

Mamá ha dicho que nos vamos todos.

"Come, come, come".

(HABLA EN ÁRABE)

"Take the gun".

-"No, no gun".

-"Take the gun!".

-"OK, OK".

¿Qué hay, una mujer solo?

Sí, pero si nos ve avisa a todo el pueblo.

Nos dejan al margen, Merche.

No te das cuenta que nos dejan al margen.

¿Quieres dejar de protestar?

No puedo dejar de protestar cuando tengo a mi hijo secuestrado.

No digáis nada, ni una palabra, ¡ni mu!

¿Y por qué me miras a mí?

Os lo digo a todos.

Se lo estarás diciendo a todos, pero me miras a mí.

Joder, papá, estás muy susceptible. Pero ¿cómo quieres que esté?

Me acaban de echar de casa de mi hijo.

No nos han echado. ¿No nos han echado?

Nos han invitado a marcharnos.

A ver, ¿qué hacemos? ¿Salimos?

Sí, salid, y luego nosotros. Va, venga.

¿Salen? Sí, salen.

Por favor, para el programa de Nieves Herrero.

¿Nos dejáis pasar? Gracias.

¿Qué hacíamos antes, Merche?

¿Qué hacíamos cuándo?

Cuando cogimos un avión

y nos fuimos a Tánger

y rescatamos a Toni de aquella gente.

Eso hacíamos.

Y te recuerdo que entonces estábamos separados.

¿Te acuerdas?

Entonces, ¿qué hacemos ahora? Tengo el coche ahí fuera.

Cogemos el coche, vamos al aeropuerto, hija,

cogemos un avión hacia allí y ya está.

No, ni se te ocurra. Pero ¿por qué no?

Porque no, papá, ¡porque es ridículo!

¿Te parezco también ridículo yo ahora?

Que no, no se trata de ti. ¡Joder, es que no doy una!

¡Papá! ¿Qué?

¡Cálmate!

Relájate un poco.

¿Cómo quieres que me relaje?

¿No ves que tengo el corazón como una bomba de relojería?

Tira, es la hermana de Toni, la actriz.

-Están aquí.

-Por favor, unas palabras para el programa de Nieves Herrero.

-¿Nos dejas pasar? No vamos a decir nada.

¿Alguna novedad? No vamos a decir nada, señorita.

Por favor, déjennos pasar. En Bagdad...

Oiga, por favor, no toquen a mi hija.

Señorita, déjenos pasar, por favor.

Están empujando a mi hija, ¡por Dios!

Es un compañero suyo, ¿qué quieren saber?

No sabemos nada, hombre, ¡por favor!

Déjennos en paz. Déjennos.

Ya está bien, ¡por Dios! Dios mío.

¿Te has hecho daño? No.

¡Déjennos en paz! ¿Han pedido un rescate?

A mí no me siga, ¿eh? ¡A mí no me siga! Me cago en...

tu madre, que te parto la cabeza.

Ya, vámonos. Desgraciado. ¡Carroña!

Que sois una carroña, ¡coño! Mírale.

No me mires así, ¿eh?

Y encima se ríe el tío.

¡Que no te rías, desgraciado, de la desgracia ajena!

¡Mira la cara de tonto que tiene! Déjennos ya, por Dios.

¡Dios!

(Llamada a la oración)

¿No era a la hora del rezo?

Aquí no reza ni Dios.

¡Chema! -No. Sara, no estoy para nadie.

-¿Has estado con Candau? -He dicho que no estoy para nadie.

-¿No vais a hacer nada por él?

-Sara, por favor. ¡Ya!

-Chema, ¿la noticia va a salir en los telediarios

de las televisiones menos en este?

-No lo sé.

-¿Y qué piensas hacer?

-¡Despedirle! Eso es lo que voy a hacer.

-No me tengas en vilo, por favor.

-Administración está hablando con los del seguro.

-¿Para pagar el rescate? -Sí.

Sí, pero dudo mucho que lo cubran.

No podemos decir que hacía un reportaje para esta casa.

-Pero lo estaba haciendo. -No, no.

No, nadie se lo había pedido.

-Bueno, di que se lo habías pedido tú.

-¿Qué quieres, que asuma la responsabilidad?

¿Que la asuma yo?

-¿Prefieres asumir dos muertos?

-Oye, Sara, esto va para largo.

¿Vale? Así que, por favor, ten paciencia.

-¿"Para largo" cuánto es?

-A ver cómo te lo explico.

Incluso aunque el seguro aceptara pagar el rescate,

está por ver que tanto Televisión Española

como el Gobierno estén dispuestos a ceder al chantaje.

¿Entiendes?

-O sea, es una cuestión de dinero. -No.

Es una cuestión política,

los terroristas se financian con ese dinero.

Lo sabes perfectamente.

-Pero aquí se han pagado recates a ETA.

-Sí, ahora estamos en Europa y la política europea no es esa.

-No, Francia paga, Italia paga.

-Y Holanda y el Reino Unido y Suecia

se han negado públicamente a pagar rescates.

-¿Qué piensa decirle a su mujer y a su hija?

(Timbre)

(HABLAN EN INGLÉS)

(SUSPIRA)

-Hola. -Hola.

-Buenos días, señora. Soy Omar Talabani.

-Pase. -Gracias.

Le juro que estoy destrozado.

No tenía ni la menor intención de causar ningún daño a su marido.

-Siéntese. -Muchas gracias.

¿Le importa que...?

-No, no puede fumar, tengo un bebé.

-Ah, perfecto. Perdone.

-Dígame exactamente

qué le dijo a mi marido.

-Pues, mire,

yo le conté lo del bombardeo

y le dije que un primo mío me había llamado para decirme

que habían bombardeado todo el pueblo

y se había quedado

prácticamente arrasado.

Según él, habían soltado unas 20 bombas

en apenas unos segundos.

-¿Y Toni qué le dijo?

-Pues Toni me preguntó si había alguna instalación militar cerca

y yo, pensándolo bien, le dije que...

la más próxima era un oleoducto

que estaba a unos 20 kilómetros del pueblo.

-¿Y usted le animó a ir ahí? -Para nada.

Lo único que le dije es que las informaciones

que llegaban desde la CNN y las demás televisiones

estaban sesgadas y que el mundo tenía que conocer la verdad.

-Y Toni fue directo ahí.

¿Reconoce a alguna de estas personas?

-La verdad es que no, no reconozco a nadie.

Pero es muy muy probable que sea gente de allí.

-Coja este teléfono y llame a su primo.

-¿Adónde?

-¿No dijo que le había llamado?

-Sí, pero no desde el pueblo.

-¿Desde dónde?

-Desde Amán.

Desde la casa de su hija, casada con un jordano.

-Va a llamar a su hija. -No tengo su número.

-¿Y cómo podemos averiguarlo?

-Yo qué sé.

Lo único que sé es que su marido trabaja de cocinero en un hotel.

-¿En qué hotel?

-No lo sé.

Me suena el Marriot, pero no estoy seguro.

-Vale.

Vamos a quedarnos aquí hasta que lleguen unas personas.

-¿Qué personas?

-Compañeros de Toni que me están ayudando.

Ellos saben qué hacer con esta información.

-Yo lo siento muchísimo,

pero no voy a esperar a nadie.

¿Vale? Yo me voy. -No, mire.

(SUSURRA) Por favor.

Necesito su ayuda.

-Señora,

le juro que le he contado todo lo que sé.

No sé nada más.

-Toni está ahí por su culpa.

-No, lo siento, no está por mi culpa.

Está ahí para hacer un trabajo

y corrió un riesgo, ¿vale?

Yo no me puedo culpabilizar por eso.

-Voy a llamar a la policía.

-Llame a la policía o a quien sea. Lo siento, me voy.

-No, no, no. ¡No puede irse!

-Mire, le prometo una cosa.

Voy a hacer lo que pueda para comunicarme con mi gente, ¿vale?

Eso he de hacerlo yo y luego la tendré informada, ¿vale?

Por favor. -No, por favor.

Necesito que se quede aquí y nos ayude.

-No puedo, no puedo. Tengo prisa. Por favor.

-No, no, no. -Lo siento muchísimo.

-"Son of a bitch!".

(HABLAN EN ÁRABE)

"Go, go, go".

¡Agachaos!

(SUSURRA) Joder, qué mala suerte, macho.

¿Qué hace?

Está con maíz. Haciendo no sé qué con el maíz.

(TELEVISIÓN) "Al final, todo sucedió como se esperaba,

los máximos responsables...".

-¿Todo a punto?

-Sí. Ahora estoy con la boloñesa de los macarrones.

-Yo te tengo que asegurar, Benja.

-Ah, no pasa nada, no te preocupes.

-Sí me preocupo, no quiero que me caiga un palo como a Mercedes.

-Si yo soy un espíritu libre.

-A mí eso me da igual,

no quiero tener ningún problema con Hacienda.

-Bueno, como quieras. Tú eres la jefa, tú mandas.

-Y tú, por casualidad,

no tendrás ningún asunto con la justicia, ¿verdad?

-¿Eh? No.

Qué va.

-¿Seguro?

-Que sí, estoy limpio, pregúntale a mi hermana si quieres.

-Tu hermana.

No sé.

Me parece que te quiere demasiado.

-Hombre, es que yo soy muy fácil de querer, ¿eh?

Claro.

(TELEVISIÓN) "...en algunos puntos

a menos de diez kilómetros de las avanzadas iraquíes...".

-Hola, Herminia.

-Hola.

-Hoy tenemos sopa de picadillo, macarrones también

y ensalada campera.

-Hoy no sé si voy a comer.

-¿Y eso? Si usted siempre tiene hambre.

-Hoy no.

-Si ve la sopa, igual se anima.

-¡Olga!

-¿Qué tal el nuevo?

-¿El chico, Benja? -Sí, ese.

-Por ahora bien.

No llega tarde, no hace desastres en la cocina, bien.

-Ándate con cuidad, ¿eh?

Es mala gente.

-Hola.

-Hoy sí que llegamos pronto.

-Hola, Herminia. -Hola.

Voy a lavarme las manos.

-No sabe nada todavía, ¿verdad?

-No. Me parece que no.

-Tendremos que apagar la tele.

-Es que Herminia las caza al vuelo. -Con tu permiso la apago.

-¿No sabemos nada de Antonio? -Nada.

-¿Y de Mercedes?

-No. Nada tampoco.

-Lo que estarán sufriendo esos padres, por Dios.

-¿Has echado las cartas?

-Sí. -¿Y?

-Me sale el carro invertido una y otra vez.

-¿Y eso qué?

-Pues desorden generalizado,

peligro inminente, miedo, accidente, caos.

¿Comemos en el Bistró?

Sí.

Seguro que estará mi madre. Ah.

¿Se lo vas a decir? No.

Si puedo evitarlo...

Bueno. Antonio.

¿Qué?

Tienes que ir al médico.

Ay, Dios. "Ay, Dios" no.

Mira cómo estás, te has desmayado. ¡Dos veces!

No, no me he desmayado, Merche. ¡Vaya que no!

Que no, que no he perdido el conocimiento.

¿Que no lo has perdido? Has caído redondo.

Son los nervios, Merche. Y el corazón.

Mira, me voy a morir cuando me toque

y no me hace ninguna falta saberlo antes ni preocuparme más, ya está.

Tienes que cuidarte.

¿Por qué me tratas como un niño?

O como un viejo, Merche.

¿Qué me vas a dar esta tarde para merendar,

un chocolatito con churros?

¡Joder!

(Puerta)

Dame las llaves, anda.

No tienes carné de conducir.

Todavía no me puedo creer

que hayas ido conduciendo a casa de Toni.

¿Tú crees que he pensado en eso?

Dame las llaves, no me dejes sin coche.

Eres un inconsciente.

Dámelas, va.

Roberto, no tendrás por ahí

un cigarro de emergencia para mí, hombre.

Vale. Gracias.

Hola, hola. Hola.

-¡Ay, Mercedes!

¿Se sabe algo?

Que está vivo.

Ay, ¡gracias a Dios! -O sea, que los han soltado.

No. Han pedido un rescate.

¿Mucho dinero? Una barbaridad.

¿Mi madre?

Está en el baño. Pero no te preocupes, no sabe nada.

-Hemos apagado la tele por si acaso. Gracias.

Juntamos dos mesas y coméis con nosotros.

-¿Estás aquí? Hola, madre.

¿Se sabe algo de Toni?

¡Contéstame! ¿Se sabe algo de Toni?

Está vivo.

Ay, ¡gracias a Dios!

Olga, pon la televisión, anda.

A ver si dicen algo.

(NIÑOS HABLANDO EN ÁRABE)

Qué cabrón el chaval.

-"Come.

Come, come". "Go, go".

"Gun, gun".

"Go, go, go".

(HABLAN EN ÁRABE)

(SUSURRA) ¡Madre mía!

¿Con eso vamos a llegar a la frontera?

Ya no hay vuelta atrás.

¡Antonio!

¡Ay, Antonio! Cata.

No te encontraba por ninguna parte, nadie sabía de ti.

Me he enterado hace un rato, de casualidad.

¿Estás bien? Estoy bien.

Pero si estás sudandito perdido.

Porque me he pegado un susto grande. Ya me imagino.

Cariño, tengo un amigo que trabaja en la Embajada de Kuwait.

¿Sabes? Que nos puede ayudar...

Antonio, ¿vienes a comer o...?

Ay, Mercedes.

Lo siento muchísimo, de verdad.

Gracias.

Mierda de guerras, deberían estar prohibidas.

Sí.

Merche, no me quedo a comer.

Entonces nada.

Tengo que resolver un asunto con Cata.

Muy bien.

Luego, si eso, hablamos, ¿vale?

Claro.

Ya verás como sale bien, va a salir bien todo.

Seguro. Gracias.

Vamos, cielo, vamos a hacer la gestión.

Adiós. Hasta luego.

¿Cómo estás? Bien.

Si no, yo conduzco, ¿eh?

No, no, ya conduzco yo.

Bueno, pues casi mejor, porque no tengo carné todavía.

(SUSPIRA)

(HABLAN EN ÁRABE)

"Stop, stop!".

Dime que sabes conducir una mierda de estas.

¿Yo? Ni puta idea.

¡La niña! ¡La niña! ¿Mariam?

"Go, go, go".

¿Estáis? Sí.

(HABLA EN ÁRABE)

(TELEVISIÓN) "El periodista secuestrado,

Antonio Alcántara, es un rostro popular

de Televisión Española.

Fue presentador del telediario desde 1985 hasta hace unos años,

cuando se incorporó al equipo de Informe Semanal como redactor.

Según nos ha confirmado un compañero de trabajo

que prefiere mantenerse en el anonimato,

fue él mismo el que se ofreció como voluntario para viajar a Amán

para cubrir la guerra del Golfo,

pero por causas que aún se desconocen,

él y el cámara que le acompañaba

decidieron cruzar la frontera jordano-iraquí

y acercarse a la franja del conflicto.

Están empujando a mi hija ¡por Dios!

Es hijo del exdirector de producción...".

La está empujando, por eso le grito, porque la está empujando.

(TELEVISIÓN) "A mí no me sigas, a mí no me sigas, me cago en tu...

Vísperas del referéndum de la Constitución de 1978,

y tras una huelga...". -Este hombre no tiene medida.

(TELEVISIÓN) "No te rías, desgraciado, de la desgracia ajena.

Actualmente retirado de la política, se ha dedicado al mundo...".

Pero ¿para qué meten eso? (TELEVISIÓN) "Con más o menos éxito.

Primero, propietario de una imprenta...".

Joder, y esto lo ve toda España.

Sí, pero das muy bien. ¿Eh?

(Timbre)

(TELEVISIÓN) "La hermana del periodista secuestrado

es también popular para el público...".

-Hola, hija. Hola, abuela.

¿Y mamá?

Pues mamá ahí anda, trajinando en su cuarto. Pasa.

(TELEVISIÓN) "Ningún familiar de Antonio Alcántara

ha querido hacer declaraciones sobre el secuestro...".

Hola, mamá. Hola, hija.

Aquí estoy, arreglando los armarios.

Por hacer algo, porque si no me voy a volver loca.

Yo te ayudo.

No está.

-¿Seguro?

-Seguro, yo creo que se ha ido.

-Pero ¿del todo?

-Yo creo que sí.

-Qué madrugador. ¿No ha dejado nada?

-No, no parece.

-(SOLLOZA) Igual no vuelve.

-¡Ojalá! Huele a pies.

Eso sí nos lo ha dejado, ¿eh? El olor.

-Qué olor. Igual que José, oye, el mismo olor.

-¿Y cómo lo aguantabas?

-Una aguanta muchas cosas cuando quiere a un hombre.

-Y luego se pregunta cómo las aguantaba.

Fíjate, qué barbaridad.

-Bueno, yo creo que lo vamos a dejar por hoy.

¿De acuerdo?

Gracias.

¿Falta mucho?

No lo sé, la dirección es esa, tienes que seguir.

¡Tenemos un problema! ¿Qué?

¡Nos estamos quedando sin gasolina!

¿A Jordania se va por aquí? Sí, tú tira, tira de frente.

Tira, tira... ¡Eso se dice muy fácil, coño!

-(CON ACENTO ÁRABE) ¡Coño, coño!

-Mira qué pronto aprendió la niña.

¡Jero! ¡Mira!

Tápate. Tápate lo que puedas. ¡Tápate la cara!

¡Están dando la vuelta!

¿No puedes ir más rápido con esto? Esto no da más.

¡Vienen, vienen, vienen!

"Stop, stop, stop!.

Stop".

"You two to the van". "What do you want?".

¿Toni Alcántara? "Why?".

"Come with me". "Who are you? What do you want?".

Ahmed Al Sahir Talabani. ¿Talabani?

¿Quién es esta gente?

-"Omar Talabani is cousin, my family".

¡Jero, vamos! "Go, go, go".

"To then van! Go, go".

(HABLA EN ÁRABE) ¡No, no!

"No, no, the kids are with us".

"The kids can't come with us. The border".

(HABLAN EN ÁRABE)

"Sorry. Sorry!

Sorry!".

"You promise me.

You promise me!".

"I'm sorry.

I'm sorry!".

# Como espuma

# que inerte lleva

# el caudaloso río.

# Flor de azalea,

# la vida en tu avalancha # te arrastró,

# pero al salvarte

# hallar pudiste # protección y abrigo

# con que curar tu corazón herido

# por el dolor.

# Tu sonrisa

# refleja el paso

# de las horas negras.

# Tu mirada,

# la más amarga desesperación.

# Hoy para siempre

# quiero que olvides # tus pasadas penas

# y que tan solo # tenga horas serenas

# tu corazón.

# Quisiera ser

# la golondrina

# que al amanecer

# a tu ventana vino para ver

# a través del cristal

# y despertarte

# muy dulcemente

# si aún estás dormida

# a la alborada... #

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

"You are a son of a bitch".

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

¿Sí?

¡Toni!

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Dígame?

¡Toni! ¡Toni, hijo!

Toni, ¿cómo estás?

¡Ay! Gracias, Dios mío.

Hijo, de verdad, ¡qué ilusión oír tu voz!

¡Que está bien, madre!

¡Toni! Toni, no te oigo bien.

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¡Toni!

¡Toni, hijo!

Sí.

# Me lo decía mi abuelito, # me lo decía mi papá,

# me lo dijeron muchas veces # y lo olvidaba muchas más.

# Me lo decía mi abuelito, # me lo decía mi papá,

# me lo dijeron muchas veces # y lo olvidaba muchas más.

# Trabaja, niño, no te pienses # que sin dinero vivirás,

# junta el esfuerzo y el ahorro, # ábrete paso, ya verás

# como la vida te depara # buenos momentos,

# te alzarás # sobre los pobres y mezquinos

# que no han sabido descollar.

# Me lo decía mi abuelito, # me lo decía mi papá,

# me lo dijeron muchas veces # y lo he olvidado siempre más,

# y lo he olvidado siempre más. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T 20 - Capítulo 364: "Taquicardia"

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 364: "Taquicardia"

06 feb 2020

Febrero, 1991. Toni y Jero, el cámara que le acompaña, son secuestrados en Irak. La familia, sin Antonio, se reúne en casa de Déborah a la espera de noticias. Él se entera de que lo han hecho sin decírselo y se lo toma muy mal, pues sigue considerándose el cabeza de familia.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 364: "Taquicardia"" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 364: "Taquicardia""
Programas completos (370)
Clips

Los últimos 2.707 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    Antes que nada, aquí estoy. Aunque no sea religioso, Toni debe tener un Dios aparte por todas las situaciones en peligro de las que zafó. Como tantas veces sucede, la familia se acuerda de unirse cuando es tarde, aunque no haya pasado lo peor. Y el guiñó con la serie "The wonder years", la inspiración de "Cuéntame cómo pasó", una década antes que ésta comience a estar en antena. Hasta la próxima.

    pasado viernes
  2. César

    No se oye nada.

    pasado jueves
  3. Espe

    Por favor pongan los subtítulos desde el primer día.

    07 feb 2020