www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5120039
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 351: "La vida es una caja de sorpresas" - ver ahora
Transcripción completa

(Teléfono)

Domicilio de la familia Martín, ¿dígame?

Los señores están almorzando en este momento.

¿Muy urgente? ¿Ha ocurrido algo?

¿Quién? ¿Su hijo?

¿Qué hijo? ¿Fernando?

¡Señora! ¡Señora!

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame,

# tú que has vivido

# el despertar

# de un tiempo que nos cambió.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

Yo no quiero ser agorera, pero lo veo venir.

Sí.

Y esta vez la culpa va a ser de Mercedes,

no va a ser de Antonio.

A él ya lo conocemos:

manducón, soñador, obsesivo...

Pero...

hacía una temporada que estaba más tranquilo que nunca el hombre.

Un poquito apagado, eso es verdad. Pero tranquilo.

Hasta este domingo pasado, que le dio a la niña por hacer paella.

(TELEVISIÓN) "Una malla de 400 kilómetros

recorre ya el subsuelo del recinto

a modo de un complejo sistema nervioso...".

Bueno, ya está casi el arroz. ¡Antonio!

¡Antonio!

(GRITA) ¡Antonio! ¿Eh?

¡Por Dios, apaga la televisión!

Ah, sí.

De verdad.

Estaba viendo esto de la exposición de Sevilla,

que va a ser un folitraque que no veas.

Eso no va a funcionar, por Dios.

¿Por qué lo dices, Antonio?

¿Por qué? Pues porque en España no sabemos hacer esas cosas, Debbie.

No sabemos trabajar en equipo,

¿cómo vamos a hacer una Exposición Universal

así porque sí? La Expo va a salir bien.

Es un empeño personal de Felipe González.

Como si es un empeño del Rey, hijo. Que no.

En España nadie toma responsabilidades.

No sabemos trabajar juntos. Al final es un desastre.

No os entiendo a los españoles,

esa manera que tenéis de boicotearos a vosotros mismos.

-Porque somos autocríticos. -Ya, y un poco anárquicos.

Y la culpa de todo siempre la tiene el Gobierno.

-O el vecino.

-En las empresas de medio mundo se pelean por estar en la Expo.

Es verdad.

La semana pasada estuve en Sevilla con el equipo de Jacinto Pellón.

Parten del supuesto de más de quince millones de visitantes.

¿"Fifteen millions, really"?

Nos han licitado un proyecto de pantallas táctiles.

-¿Y eso qué es, hija?

-Es como una televisión que el canal se cambia tocando la pantalla.

-Eso es. ¡Chico listo!

Eso sí que es moderno, hijo. Moderno que lo veréis vosotros,

porque nosotros no lo vamos a ver.

¿"Fifteen millions, really"? Pero, vamos a ver,

¿cómo van a meter en Sevilla quince millones? ¿Cómo los van a llevar?

-Pues poquito a poco. -Exactamente.

Antonio, es muy posible que incluso doblen la cifra.

¿Treinta?

Joder, por Dios. Debbie, si tú lo dices...

¡María, hija, date prisa,

que tenemos que llegar a abril a la Exposición de Sevilla!

Voy, voy. Voy a ver, porque...

"Mark my words, Antonio".

¿Falta mucho, hija? No, ya está.

Ay, ¡qué buena pinta!

Oye, ¿has notado algo raro en Deborah?

¿No la ves como más lustrosa? No sé, le ha crecido el pecho mucho.

No sé, mamá, yo la veo como siempre. No, no. Fíjate.

¿La sacas ya? No, tiene que reposar un poco.

Hija, por Dios, que estamos todos esperando.

Ya, pero es que, si no...

¡Bueno! ¡Qué buena pinta!

(Aplausos y vitoreos)

¡Madre mía! ¡Bravo!

Nada, no queda nada.

¡Está buenísima! ¡Joder!

-Muy buena. Bravo.

Bravo, riquísima.

-¿Qué, abuela, te ha gustado? -Ya ves cómo he dejado el plato.

Es que es muy diferente, coño.

Jugosita, está suelta. Merche, esta receta hay que anotarla.

Ni un grano de arroz me he dejado.

-¿Y tú qué, mamá?

Buenísima.

(RÍE)

De verdad que sí, estaba buenísima.

¿No le faltaba un poco de sal? No.

¿Y el sofrito no crees que...? No, estaba perfecta.

Claro, si es que...

¿Y a Deborah qué le pasa que está en el baño?

Sí, sí. Lo digo porque ha ido...

¿Lo ves? Lo ponía en la receta.

Yo creo que lo del coñac, al final, no ha resultado tan mal, ¿eh?

(SUSURRA) Vete a por la cámara.

Tienes que hacerla más rápido, hija. No se puede tomar paella tan tarde.

Yo hago lo que puedo. Encima que la hago...

¡Que sí! Pero si estaba...

Familia, os tenemos que dar una noticia muy importante.

-¡Uy, uy, uy! -(TODOS MURMURAN)

¡Chist! A ver, los dos a la vez.

(AMBOS) ¡Estamos embarazados!

-¡Al pajarito!

Habéis tardado mucho tiempo en decirlo, ¿no?

-Toni quería asegurarse de que estaba todo bien.

Yo dije tres meses, no tanto.

Pero ¿tanto? ¿Y cómo te encuentras?

No paro de vomitar. No me digas.

Todo el día, está todo el día igual.

(Busca)

¿De cuántas semanas estás, exactamente?

Estoy de cuatro meses. -¿De qué?

Familia, perdonad, pero me voy a tener que ir, ¿eh, cariño?

¿Ahora te tienes que ir, hijo?

Sí, me han avisado. Fernando Martín, el jugador de baloncesto,

ha tenido un accidente de coche. No me digas, ¿ha sido grave?

Pues no lo sé, mamá, pero cuando me están avisando debe serlo.

Anda.

¿Lo saben ya tus padres?

(TELEVISIÓN) "Muy buenas noches, señoras y señores.

Fernando Martín, el mejor pívot

de la historia del baloncesto español,

encontraba la muerte a consecuencia de las heridas producidas

en un accidente de circulación en la M-30,

carretera de circunvalación de Madrid,

cuando eran, aproximadamente, las 15:20 de esta misma tarde".

"Nos encontramos en el Instituto Anatómico Forense,

donde, a las 19:30, fue trasladado el cuerpo de Fernando Martín

desde el Hospital Ramón y Cajal, donde ingresó cadáver.

En unos instantes se procederá a realizarle la autopsia.

Aún se desconocen las causas del accidente...".

¡Antonio! ¿Qué, Herminia?

¿Te importa que apague la televisión?

No. Apáguela, si no la estoy viendo. Estoy aquí con los cupones.

(TELEVISIÓN) "...y cuyo conductor se encuentra en estado muy...".

Tanto coche y tanta prisa

para luego no ir a ninguna parte.

(Puerta)

Ya estoy aquí.

¿Qué es eso, Merche? ¿Es para mí?

No. Esto es ropita de Olivia. La tenía en el piso de enfrente.

¿Ropita para quién? ¿Cómo que para quién?

Para nuestra nieta.

¿Y si es chico? No, va a ser chica.

¿Qué cara tenía Deborah, madre?

Es niña, seguro. Vamos.

Tiene una cara de luna...

Va a ser una niña. Ya.

Ay, ay, ay. ¿Qué estás haciendo?

Pues aquí informándome y buscando cupones para la Expo, Merche.

¿Para la Expo?

La Exposición Universal de Sevilla 92.

Ah, ¿no decías que eso era un fracaso?

Pues eso pensaba yo, lo que pasa es que...

Hoy me ha dicho Deborah

unas cifras y estoy mirando aquí, Merche.

¿Tú sabes que a esta exposición van a ir

más de 225.000 visitantes diarios? ¡Qué barbaridad!

Eso hace una cifra aproximada

de cuarenta millones de personas, Merche.

Vamos a poner que de cuarenta millones,

va el 20 % en autobús, que son ocho millones de personas, Merche.

A 2.500, miles de millones, Merche. Tenemos que estar ahí.

Es mucho dinero. Joder si es dinero, para retirarnos.

Me parece que estás haciendo el cuento de la lechera.

No es el cuento de la lechera, es que llego tarde.

Lo que pasa que todo ese tinglado estará ya todo vendido.

Bueno, a lo mejor no está todo el pescado vendido.

Que sí, Merche, sí, está todo el pescado vendido.

Tendrías que informarte. Si ya estoy informado, Merche.

Es una cuestión de contactos, ¿entiendes?

Y yo en Sevilla no conozco a nadie.

Fui una vez con Don Pablo, pero no.

Conozco de Marbella, pero Marbella no es Sevilla, ¿entiendes?

Tendría que llamar...

¿Y Montero?

Las cosas caen encima cuando menos te lo esperas.

Y eso pasó con Antonio.

En menos que canta un gallo, pasó del cero al cien.

El vecino de los Altos de San Genaro.

¿No era asesor de Felipe González?

¡Coño, Montero! El asesor de Felipe González.

¿No jugabas con él al tenis? Jugaba con él al tenis, ¡sí, señor!

Primer error:

le mete la miel en la boca.

Muy simpático, Merche. Ha estado muy simpático.

Me ha dicho que él y Togeli nos echan mucho de menos.

Vaya por Dios. Quería hablar conmigo,

porque me quiere comentar un asuntillo. Hemos quedado mañana.

A lo mejor es algo de la Expo.

No le he dicho que tenemos una agencia de viajes,

no me ha dado tiempo. Ha sido "pim pum" y ya está.

Mira, aquí está. Ten cuidado no te vayas a caer.

A ver.

Que no llego.

¡Déjame que te ayude, anda! ¡Antonio!

Que se ha caído. Ay, que se ha caído.

Más despacio, por Dios.

Déjame, ¿eh? ¿A qué hora habéis quedado?

Hemos quedado a las 21:00 en el club de tenis.

Pues yo te llevo.

Segundo error:

ella se mete por medio.

De verdad.

No son ni las 20:00. Pero ¡qué más da, Merche!

Mira, hacemos como los ingleses, una merienda cena.

Pero que mañana tienes un partido de tenis.

Que no te preocupes, que hoy juego en casa.

Y mi madre está despierta.

Pero si tu madre está sorda como una tapia, Merche.

Tercer error:

la abuela está sorda, pero se entera de todo.

¡Hola!

-Hola.

-¿Qué tal? -Muy bien.

-Hola.

-Inés, he cobrado lo del doblaje y tengo un regalo para ti.

-¿Ah, sí? Pero no hace falta.

-Bueno, pero es un regalo maravilloso.

Un curso de interpretación con Belén Serrano.

-Ya. -¿La conoces?

-Sí, he oído hablar de ella.

-Ha estado tres años con Carlos Gandolfo.

-Es que yo ahora un curso, Laia... -Pero son solo cuatro semanas.

Y lo haríamos juntas, escenas tú y yo.

-Ya. -Es como un sueño, ¿no?

-Bueno, luego me cuentas, ¿eh?

-Vale.

-¿Estás leyendo el artículo sobre Osho?

-Sí. Y lo que decís de él es mentira.

-No te ofendas, pero este tío es un jeta.

-No es un jeta, y el movimiento de potencial humano no es una secta.

-Invadieron un pueblo.

-Es un grupo de personas que se juntan para ser felices.

-Armados hasta las cejas y se pasan el día follando en grupo. ¡Perdón!

-Lo de las armas fue una cosa puntual.

-Puntual o no, llevan armas. -Para defenderse del capitalismo.

-Por favor, Laia, si son más capitalistas que nadie estos.

-Osho no tiene nada de malo.

Cuando acabe el curso me voy a ir a Swasa Mempuna.

¿Y qué tiene de malo el sexo en grupo?

-Pero ¿no decías que se quedaba solo una semana?

-Pensé que te caía bien.

-Sí, si me cae bien, no es eso.

-¿Entonces?

-Que no entiendo tu interés en que esté en casa.

-Bueno, a ver, todavía no ha encontrado sitio.

Y, además, le está enseñando a tocar la flauta a Oriol,

va a recogerle al colegio... No sé,

-yo le veo muy motivado con ella. -Motivado es una palabra muy suave

para definir lo que le pasa a Oriol con esa chica.

-Está despertando sexualmente. -¡Se está matando a pajas, Inés!

-Está en la edad. -Ya sé que está en la edad.

-Entonces, ¿qué pasa? ¿Te molesta? -No.

-¿Te parece mal? -No, no me molesta.

Haz lo que quieras. Eres su madre, tú sabrás.

-No sé, pensé que igual era buena idea

-que hubiese alguien como tú en casa. -¿En qué sentido?

-Pues a veces pienso que te obligo a vivir una vida de mi edad

-y no de la tuya. -Hostia puta, ya estamos con la edad.

Te está agarrando fuerte la crisis de los 40.

-Seguramente sí. -Y desde que te propuse tener un hijo

-se te ha cortado el rollo, ¿no? -Un poco.

-Y metes a esta chica en casa ¿con qué objetivo?

No, dime. A veces pienso que quieres que me acueste con ella.

-¿Y por qué iba a querer yo eso? -Eso digo yo, ¿por qué?

-Bueno, mira. Le digo que se vaya y ya está.

-Espérate, Inés, espera.

-(INÉS SUSPIRA) -Sé que quieres lo mejor para mí,

pero lo mejor para mí eres tú.

(Flautas)

Gracias, hasta mañana.

Era Martín Ferrand.

Ajá. El director de Antena 3.

He quedado mañana con él y...

No sé, si lo que me cuenta es verdad, me voy a ir.

¿Estás seguro?

¡Hombre! Es que si voy a seguir siendo un busto parlante,

que sea en horario de máxima audiencia

y cobrando el doble.

¡Ah! Así que vas a cobrar casi tanto como yo.

Mira que te gusta chincharme, ¿eh? Desde que vas a ser mamá...

No, en serio. En nuestra situación hay que hacer hucha.

Vale.

¿Qué es eso?

Le estoy leyendo al bebé en voz alta.

Dicen que aumentan la capacidad de aprendizaje del feto.

Le estás leyendo en inglés.

Claro, va a ser bilingüe.

Un manual de informática en inglés.

La informática es el presente y el futuro, Toni.

Ajá. Eso dice mi padre, sí.

Me preocupa más lo que dice tu madre.

Tiene hambre de bebé, Toni. Se le nota en la cara.

"Tiene hambre de bebé". ¿En serio? Va a querer meter baza.

Bueno, ¿y qué? Joder, pues normal.

¿Qué hay de malo en eso? Como todas las abuelas.

No hay nada de malo en eso,

pero quien decide sobre nuestro hijo somos nosotros.

¡Claro!

No está tan claro conociendo a tu madre

si no ponemos límites desde el principio.

¡Que no termine invadiendo nuestro espacio aéreo!

Me parece bien. Tienes razón.

¿Palabra? Palabra.

Hoy he estado pensando. Ajá.

Y me voy a hacer un seguro de vida.

No te pongas dramático. No es que me ponga dramático,

es que si me pasa algo, ¿qué?

No te va a pasar nada. Eso no lo sabes.

No tienes ni idea de cómo estaba

la familia del chico ese en el tanatorio hoy.

He visto a tíos de dos metros llorar como si fueran niños pequeños y...

Lo peor de todo es que algo así nos puede pasar a cualquiera.

Tengo claro que, si me pasa a mí,

no quiero que a ti o al niño os falte de nada.

O a la niña.

O a la niña.

(Portero automático)

Tía, calcetines. ¿Qué?

Pues que acaba de pasar. Pero ¿te ha visto?

¡Qué va! Si ese no se entera de nada.

Es que yo creo que vive aquí. Pues sí, acaba de entrar en el bar.

Hoy le he visto haciendo "footing". ¿Qué dices?

¿En pantalón corto? Sí.

¿Y las piernas qué tal? Ay, no sé. Normales.

¿Son peludas? ¿Peludas? Ay, pues no sé.

Vamos a quedarnos con él. No, no.

Sí, vamos a ponerle nervioso. Que no, tía, que paso.

Va, María, que nos partimos de risa.

Que te digo que paso de ese tío. Venga, vamos al karaoke.

¡María, qué pesada que eres!

¿Con muebles o sin muebles? -¿Eh?

-¿Estás buscando piso?

-Sí. -¿Por la zona?

-Sí.

-¿Tú solo o tienes familia? -Para mí solo.

-Con 40 metros cuadrados te apañas. -De sobra.

-¿Presupuesto?

-Menos de 50, soy profesor.

-Urge. -Pues sí, un poco la verdad.

Estoy en una habitación en casa de una señora y...

-¿Y qué? -Bueno, que es un poco rara.

-¿Rara? -Sí.

No sé, está empeñada en que veamos la tele juntos.

-Por la noche.

-Sí, y también que tomemos anís.

-¿Rubia? -Sí.

-¿Se llama Josefina? -Sí.

¿Qué?

¿Qué pasa? ¿Corro peligro o qué?

-No, pero será mejor que encuentres piso cuanto antes.

A no ser que te gusten las emociones fuertes.

-Si quieres calidad y precio justo,

aquí me tienes. Somos profesionales.

-Pues muchas gracias.

¿Y tiene tabaco?

-Tabaco solo tengo negro.

El rubio se nos ha agotado.

Pero en el pub seguro que tienen. Son profesionales.

-Pues voy a ver. ¡Gracias!

("Lambada" de Kaoma)

# "Chorando se foi # quem um dia só me fez chorar.

# Chorando se foi # quem um dia só me fez chorar.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor

# que um dia não soube cuidar.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor

# que um dia não soube cuidar.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor

# que um dia não soube cuidar"... #

Hola, profe. -Hola.

Me han dicho que aquí se puede comprar tabaco, ¿no?

-Sí, en la barra. El chico alto.

-Gracias.

# "Dança sol e mar, # guardarei no olhar

# o amor # faz perder e encontrar"... #

Perdona. -Sí.

-Me han dicho que aquí tenéis tabaco. -Ajá.

-¿Quieres un sombra o...? -Sí. Ese está bien. Dame uno.

# "A recordação # vai estar com ele aonde for.

# A recordação # vai estar pra sempre aonde for.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor

# que um dia não soube cuidar.

# Canção riso e dor, melodia de amor

# um momento que fica no ar". #

¿No se queda a bailar? -¿Yo?

-Sí. Le vi hacerlo una vez y no lo hace nada mal.

-No era yo.

Yo no quiero hablar de mis nietos,

que mis nietos son muy jóvenes

y tienen mucho tiempo por delante para equivocarse.

Pero los otros...

Oye, Antonio, ¿cómo te va lo de turismo?

Bastante bien, Boris. Bastante bien.

Estamos empezando, pero yo creo que en un par de años

tendré una flota de esas de autobuses con retrete. Grande.

Sí, señor, con ambición.

La gente grande hace el país grande.

Eso mismo pienso yo, Boris.

Lo que pasa es que estoy un poco solo, ¿entiendes?

Tú podrías echarme una mano, hombre.

Mira, la verdad, chico, es que yo Sevilla no la controlo mucho,

pero, mira, precisamente tengo una cena pendiente

con una persona importante.

Maneja la ciudad como si fuera suya: Juan Guerra.

¿Juan Guerra? ¿El hermano? El mero "brother".

Joder, Montero, eso no es un contacto.

¡Eso es el Rey, me cago en la leche!

¿Y qué quieres a cambio, Montero? Te puedo regalar un piso si quieres.

No, no. ¡Qué coño, pisos! Déjate de pisos.

Mira, Antonio, yo...

realmente lo que me iría bien

es que me saques a la pirada esa de tu chalé.

De tu chalé, Antonio, el que alquiláis,

el que está al lado del mío.

Pero ahí no vive ninguna pirada, Montero, ahí vive un matrimonio.

¿Qué matrimonio? Si se han separado, ahora está ella sola.

¡No jodas! ¿Y qué es lo que ha pasado?

Pues que es puta, Antonio.

¿Cómo que es puta? Sí, sí. Puta.

¿Puta?

Anda, pues primera noticia que tengo.

Yo sabía que se dedicaba al cabaré, pero...

Escucha, se ruedan películas porno en tu casa.

¡No jodas! No lo sabía.

Delante de nuestro jardín. Mi mujer está que se sube por las paredes.

¿Cómo no se va a subir por las paredes

con todo eso por delante? No, si ya sé.

Estamos pensando en recoger firmas entre los vecinos.

Yo te firmo ahora mismo si hace falta.

No, no es eso. Tampoco quiero ponerla en evidencia

delante de todo el mundo. ¿Ideas?

No, yo lo que...

Bueno, que creo que esto lo tendría que arreglar el propietario, ¿no?

Ya.

¡Antonio, y eso es lo que me lleva a ti!

Ya, ya, entiendo. Lo que pasa es que no soy yo, Montero.

Es Merche la que se encarga de los alquileres.

Bueno, vale, pues habla con ella. Ya.

Y lo arreglas. Yo te lo arreglo.

Y yo miro a ver qué puedo hacer con lo de Sevilla.

No te preocupes, te voy a sacar a la zorra de la madriguera

en dos patadas. ¡Eso te quería escuchar yo!

(Pasos)

¿Mercedes?

¡Togeni! Hola.

¡Qué alegría! Sí.

No, que...

Oye, no sabes la de veces que me acuerdo de ti.

¿Lo dices por...? Bueno, no sé por qué lo dices.

Bueno, lo digo porque cortaste con todo.

Te fuiste de un chalé estupendo a un piso minúsculo.

Bueno, tan minúsculo no es.

Dejaste todo esto por un barrio obrero, ¿no?

Es mi barrio y me siento muy a gusto en mi barrio.

¿Ves?

Sabes quién eres y no quieres ser otra cosa.

¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

Bueno, me marcho. Me alegro de verte.

Adiós. Adiós.

(RÍE)

Ya está, Merche. ¿Qué?

Hecho.

¡Buenos días!

Todo el mundo sentado, por favor.

Traigo corregidos los exámenes del otro día.

¡Por favor, al fondo! Silencio.

En general, el nivel es decepcionante.

¡Cuenca!

Un uno y medio y he sido generoso.

-Profe, es que la Biología es un coñazo.

-Si la Biología le parece un coñazo es que estoy haciendo algo mal.

Por eso he hablado con Dirección

y me han autorizado a que saque la clase del aula.

Empezamos mañana mismo. A ver si así puedo motivarles un poquito más.

-¿Y dónde piensa llevarnos, don Salvador?

-A un lugar donde usted pueda superar ese uno y medio.

Al Museo de Ciencias Naturales.

Allí podremos ver la diversidad de nuestro planeta.

Desde el origen de la vida hasta nuestros días.

Este es el suyo.

-África. -Sí.

-Los acentos existen. (ENFATIZA LA "A") África.

-Oye, esto no es gramática. -Pero hiere a la vista.

Y María.

Algunos exámenes, sin ser los peores, son los más decepcionantes.

Esperaba un poquito más de usted, Alcántara.

-Pero ¡si has aprobado! ¡Joder!

-Abran el libro por la página 91.

No sé, es que presentarnos así, sin avisar...

Tú eres la dueña de la casa. Ya.

Pero tendría que revisar el contrato.

¡Que no hace falta!

No hace falta.

Por lo que yo sé, Merche,

esta chica está convirtiendo la casa en un puticlub.

¿De verdad?

La mujer de Montero debe estar desesperada.

Pues qué raro que no me haya dicho nada.

Porque es muy prudente.

La verdad es que estaba un poco... ¡Violenta, violentísima!

No sé, estaba extraña. No me extraña.

¿No te estará intentando enredar Montero?

¿A mí? ¿Por qué me tiene que enredar a mí Montero?

Porque es político y los políticos le dan la vuelta a todo.

Que no, Merche, que Montero es muy buena persona.

Ya. Me parece a mí que está jugando a los cromos contigo.

Tú me echas a la chica de la casa y yo te presento a Juan Guerra.

No tiene nada que ver. ¿No tiene nada que ver?

Nada que ver.

Hala, vamos, que se nos hace tarde.

Espérame.

Espera, hombre. ¡Antonio!

(Timbre)

Espera, hombre. Mejor hablo yo.

Habla tú, que yo estoy de demasiado buen humor.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Ayer no volvimos a los 40 años, Merche, o solo me lo pareció a mí?

Más bien a los 50. (RÍE)

(Timbre)

Nada, habrá salido, mejor nos vamos.

No. Merche, escucha, espera. Esta puerta está abierta.

Entramos. ¡No, no entres!

(HERMINIA) "¡Vaya si entró!"

Y la bola de nieve se fue haciendo grande, grande, grande.

"¡Cada vez más grande!".

¿Hola?

¡Vicen! ¿Hola?

¿Hola? Hola, Vicen.

¡Vicen, hola!

Que pasábamos por aquí y...

Vicen, perdona, que te hemos despertado.

¿Cómo habéis entrado?

Bueno, es que estaba la puerta abierta y...

¿Y qué queréis?

Pues queríamos hablar contigo.

Verás, es que ha habido... Espera un momento, un momento.

¿Estás bien?

Tengo mucho sueño, necesito dormir.

Escúchame, Vicen. Verás, es que...

hemos recibido muchas quejas, Vicen, de los vecinos.

Dicen que hay mucho trasiego de gente

que entra y sale en la casa. No te entiendo.

Que como esta casa es nuestra, para hacer determinadas actividades

como las que hacéis vosotros con las camaritas

hace falta pedir permiso a los vecinos. Si no, se enfadan.

¿Quién se ha quejado? Eso no te lo puedo decir.

Ha sido el de al lado, ¿ha sido él?

Se dice el pecado, pero no el pecador.

¿Me vais a echar?

¡No! ¡No!

Pero ¿te sientes mareada? Sí.

¿Sí, mucho? Vicen, a ver.

Tengo sueño, necesito dormir. ¿Qué es esto?

¡Joder! Eso son barbitúricos, Merche.

¿Te has tomado estas pastillas?

¿Cuántos te has tomado, Vicen? ¡Vicen, Vicen!

¡Ay! Vicen, mírame.

¿Cuántos te has tomado? ¡Vicen! ¡Vicen!

No entiendo nada, solo quiero dormir.

¿Cuántas te has tomado?

Muchas. ¿Muchas?

Merche, voy a acercar el coche para llevarla.

¡Por Dios, este negociado tuyo no funciona, joder!

¡No sale a cuenta! Pero ¿cómo se te ocurre, mujer?

¿Se acuerdan ustedes de ese anuncio de colonia

que ponían por la tele qué decía: "¡Vuelve el hombre!"?

Pues el hombre había vuelto.

Y esta vez para quedarse.

(SUSPIRA) ¿Qué es lo que pasa ahora, Merche?

Esa pobre chica, que...

No te preocupes, le han hecho un lavado de estómago.

La hemos dejado en el hospital más sola que la una.

Que no está sola, Merche.

Que tiene a su marido y tiene a su tía Josefina.

Que no, que no, Antonio, que no sé, que no lo veo.

¿Qué no ves qué? ¡Que esa chica no ha hecho nada!

Mira, esa chica tiene más peligro que una caja de bombas.

No la podemos tener en el apartamento, joder.

¿De verdad no te das cuenta? ¿Cuenta de qué?

¡De lo que pasa ahí de verdad! Merche, por favor, no empieces.

¿No empiece qué?

A ponerte de parte de la mujer porque sí.

Mira. Montero se ha liado con Vicen.

Por el amor de Dios, ¡si está clarísimo!

Pero ¿cómo se va a liar Montero con Vicen? Por Dios, Merche.

Pero ¿tú le has visto la cara a Montero?

¡Montero es un caballero! ¡Montero es un sinvergüenza!

Como casi todos.

¿Casi todos quién?

Sabes perfectamente a qué me refiero.

¡Muchas gracias por lo que me toca! ¡Y ahora se ha cansado de ella!

La quiere tener cuanto más lejos, mejor.

Eso te lo estás imaginando tú.

Y ella, la muy imbécil,

se ha enamorado como si fuese una burra.

Joder, Merche. De verdad. ¿Por qué no te dedicas

a las telenovelas como Corín Tellado?

Y la muy tonta de Togeni está en un guindo.

Pues eso, tú riega más el guindo y verás.

A lo mejor se huele algo, porque estaba un poco rara.

Merche, por Dios. Cuidado con el alfeizar, que resbala.

Mira, lo que ha hecho Montero,

¡es una canallada de un calibre que vamos!

A Montero me lo dejas en paz. ¡Y punto!

¿Encima quieres ser su cómplice? ¿Yo?

Pero ¿qué cómplice voy a ser yo, Merche? ¿Cómplice de qué?

Pero ¡si no sabemos nada! Que no es asunto nuestro, ¡coño!

Que me pones la guinda de la Expo delante

y luego me lo quitas como si fuera un caramelo de un niño.

Que yo no te quito nada. Escúchame y piensa,

que tú eres muy lista.

¿Qué es aquí lo importante, Merche? Aquí lo importante

es que nos va a presentar al hermano de Alfonso Guerra, a don Juan.

Y eso nos puede abrir

unas pequeñas posibilidades de negocio, ¿entiendes?

Estoy hablando de "money, money". Y yo te hablo de ética, ética.

Pues no hables tanto de ética como si fueras Baltasar Gracián,

que en 40 años de relación nunca me has hablado de eso.

A lo mejor hay que empezar algún día.

Escúchame, Merche.

Montero es mi negociado y los alquileres son el tuyo,

así que como diría Baltasar Gracián, por favor:

"No miccionatum en mi territorum", ¿eh?

Soy Ivo, el asistente de Belén. Podéis iros sentando.

Belén está a punto de llegar.

Mientras tanto, a ver. Hoy, por ser el primer día,

vamos a hacer la lista de presentación de escenas

por orden alfabético, ¿sí?

Entonces, a ver... ¿Raúl Abril?

Vale. ¿Teresa Aguado?

Inés Alcántara.

Sofía Bermejo.

-Joder, la tercera. Pues empezamos bien.

-¿Estás nerviosa?

-No, lo que pasa es que hacía mucho que no me metía en un curso.

-Y Elena Orrillo.

Vale. Muy bien.

Os recomiendo que entretanto llegue Belén,

repaséis un poquito el texto, ¿sí?

-Oye, Laia, habíamos quedado en que tu paso por casa

iba a ser provisional, que te ibas a buscar un sitio.

-¿Le caigo mal a Marcos y quiere que me vaya?

-No es eso, no nos caes mal. Lo que pasa es que, bueno...

Tenemos nuestra vida montada y... -Ya.

-Alguien de por medio nos trastoca un poco.

-No, si te entiendo.

Es que me estoy enamorando de vosotros, de los tres.

-Bueno, seguro que aquí encuentras a alguien para compartir piso.

-Es que sois lo más parecido a una familia que he tenido nunca.

-Hola, chicas, chicos.

Vamos a trabajar duro. Muy duro.

Habéis pagado una pasta por este curso

y lo más consecuente es que saquéis el máximo partido posible.

No esperéis de mí ni aplausos ni piropos.

Esto no es un templo para rendir culto al narcisismo.

-Si estáis aquí... -Marcos me espía.

-¿Cómo qué te espía?

-No, pero no te preocupes. Es solo un juego.

Se asoma a mi habitación cuando cree que estoy dormida y yo finjo estarlo

y nos quedamos ahí un rato.

-¡Empezamos!

¿Qué tal?

(AZNAR EN TELEVISIÓN) "...necesitan el visto bueno del poder...".

¡Por fin nos conocemos en persona! Sí, por fin. Encantado.

¿Te vas a quedar al debate de investidura?

Pues me gustaría mucho,

pero todavía no he dicho nada en Televisión Española.

El contrato está en la mesa de mi despacho.

Antes de firmarlo, me gustaría conocer un poco más a fondo

cómo va a ser esa nueva televisión.

Cómo va a ser ya veremos.

Te puedo contar lo que imagino.

Para mí, el periodismo es un oficio que consiste en contar historias.

Hay historias mejores y peores, pero todas tienen que ser contadas

desde la verdad, la libertad y el respeto.

No puedo estar más de acuerdo.

Vamos a ser una televisión privada Eso quiere decir que no vamos a ser

una televisión al servicio del partido que gobierna.

Es una apuesta audaz

y se necesita mucho dinero.

Pero he visto que detrás hay un gran grupo de accionistas, ¿no?

"ABC", "La Vanguardia", "El Correo",

"La Voz de Galicia", "Hola", "Diez minutos"...

-Bueno, bueno.

Reunión de pastores...

¡oveja muerta!

-Eso dicen. -Espero no ser yo la oveja.

-Chema, ¡cuánto tiempo! -Martín.

Bueno, ¿tú qué? Calentando motores, ¿no?

-Debutamos en enero y estoy que no duermo.

-Ya imagino, ya imagino. Lo que no te impide ir de pesca.

-Echo el anzuelo. Si pican, pican.

-Pues échamelo a mí.

¿No me quieres dar un programa? ¿En horario estelar a ser posible?

-Tú eres un pez muy gordo para mí.

-No tan gordo, no tan gordo.

Desde que han defenestrado a Pilar Miró

nos han quitado galones, ¿verdad, Toni?

Bueno, no te quejes. Estás dirigiendo Informe Semanal.

-Me voy a lavar las manos.

(TONI SUSPIRA)

Bueno, ¿qué? ¿Qué?

No, que qué pasa. No pasa nada de momento.

Solo estoy escuchando.

No sé, yo te metí en la tele.

Podrías, al menos, tener el detalle de...

Tranquilo, Chema, que si me voy, vas a ser el primero en saberlo.

¿Qué te ha ofrecido, informativos?

Me ha ofrecido informativos en "prime time" cobrando el doble.

Pero, sobre todo, me ha ofrecido una nueva aventura.

Carrascal, Balbín, Mayra Gómez Kemp, Amestoy, Antonio Herrero, en fin...

Nuevos, nuevos no son.

Pero son buenos profesionales. Sí, sin duda.

Pero de nuevos no tienen nada.

Tú, sin embargo, eres un valor emergente.

Condenado a hacer avances y refuerzos. ¡Muy emergente soy!

Son etapas. ¿Etapas?

Vendrán tiempos mejores. ¡Pues en eso estoy, Chema!

Estoy buscando esos tiempos mejores. Ten cuidado.

Vas a tener un hijo.

¿Sabes lo que va a tardar Antena 3 en hacer un telediario

como Dios manda? Una redacción de informativos.

Eso no se improvisa así de la noche a la mañana.

Como en casa en ningún sitio, Toni.

Piénsalo un poco.

Piénsalo.

(TELEVISIÓN) "No nos fiamos de usted, Señor González.

Ni cuando habla de cambio en las formas de gobernar,

porque lo prometió muchas veces

para lo mismo prometer mañana

ni cuando dice que nos va a conducir a los desafíos del 92.

Porque esa fue se excusa electoral

para adelantar las elecciones y eso no cambia...".

-¿Tú crees que este chico le va a hacer sombra a Felipe González?

Le falta carisma.

¿Y eso qué es? Pues personalidad.

Gancho para atrapar a la gente. ¡Lo que le sobra a mi padre, vamos!

Pues le faltará la cosa esa, pero, desde luego, lleva el bigote

mejor arreglado que tu padre.

Pero, Herminia, por Dios, que yo ya no llevo bigote.

¡Uy, no me había dado cuenta!

El contrato vence en junio.

Aquí lo tienes.

Así que hasta dentro de seis meses no la puedes echar.

¿A quién vais a echar? No vamos a echar a nadie, hija.

Se va a echar ella solita. ¿Cómo que ella sola?

Sí. Tenemos una inquilina ahí en Los Altos que está loca.

Entonces, cualquier día quema la casa o se prende fuego,

se tira por la ventana, pega un tiro... En fin.

¿No vais a tener problemas con el inquilino?

Pues sí, tenemos problemas con un inquilino

porque tu madre no tiene ojo para los inquilinos.

Merche, ya no es por Montero ni por nada, es por nosotros.

Tenemos que deshacernos de ella, porque nos va a dar problemas.

Pues conmigo no cuentes. ¿Me has oído?

Ya que vas a la cocina, tráeme un café.

(TELEVISIÓN) "No nos venda, por tanto, señor González...".

¡Hala!

(Balón botando)

(Balón botando)

(Canción: "Llanto de pasión")

# Me he acordado muchas veces de ti

# y hoy he pensado # en volverte a escribir.

# Quiero contarte # que buscando entre mis libros

# vi tus dibujos y casi te oí decir:

# "Hola, ¿qué tal, Lico Manuel? # ¿Qué tal?

# Vamos pero dando la vuelta.

# Espera, no me cojas aún,

# que está mi madre en el balcón".

# Yo vivo en el mismo lugar.

# Existe aún aquel bar y el rincón

# donde solíamos hablar,

# donde escuchábamos nuestra canción.

# Ahora ya no van a merendar

# los de la fábrica de gas.

# Ahora ya no hay palomas

# ni aquel gato que era cazador.

# Arrancaron el árbol

# que hacía sombra en tu puerta... #

...ha anunciado que jugará esta tarde

su partido de la Recopa de Europa

tras decidirlo así los jugadores blancos.

Les recordamos que el partido había sido inicialmente cancelado

tras la repentina muerte de Fernando Martín.

Les ampliaremos estas y otras noticias

a las 15:00, en la primera edición del Telediario. Buenos días.

Estamos fuera.

(TONI SUSPIRA)

-Oye, Toni, es que necesitan un refuerzo

para que cubras una pieza de sociedad

y me han dicho que si te puedes pasar.

¡Seguimos con el siguiente bloque!

(Teléfono)

Sí.

Ya está, cariño, lo tengo decidido.

Lo voy a hacer, me piro de aquí pero ya, vamos.

Si me sale bien, genial. Y si sale mal,

no me voy a estar toda la vida echándome en cara

no haber dado el paso. Pues adelante.

Toni, ya sabes que hagas lo que hagas,

decidas lo que decidas, tienes mi apoyo.

Es que aquí me estoy consumiendo. "Ya lo sé".

Pero, por otro lado, me pongo a pensar en el niño y ¡joder!

"También podría ser niña".

En el niño, en la niña, da igual. Ser padre es una responsabilidad.

El bebé todavía no ha nacido.

Ahora mismo tu responsabilidad es luchar por lo que quieres.

"No quiero ser un busto parlante". Lo sé, lo has dicho mil veces.

Ni pasarme la vida siendo un refuerzo.

No lo seas, mi amor. Eres un gran profesional, hazte valer.

¡Y no te vengas abajo! Es que soy un gran profesional.

Mira, Toni, cierra los ojos

y piensa dónde quieres estar.

Y cuando lo veas, ve a por ello sin miedo.

No lleva. -Yo creo que sí, ¿eh?

-¡Que no lleva! ¿No ves que eso está suelto, que va al aire?

-Yo te digo que sí. -Ojalá que no, porque... hostia, tío.

-¿Y tú llevas sujetador?

¡Gilipollas!

¿Hay alguien al volante o qué? Te pegaba una hostia...

¡De verdad!

-Yo que sé, tío. ¡Está fatal!

¡Lo siento, lo siento! Tú, tú.

-Dije a las 09:30 puntuales.

El próximo día no te esperamos. Muchas gracias.

Pues si no falta nadie más, chicos, vamos para dentro.

¡Venga!

Le he estado dando vueltas, toda la noche.

Y lo he decidido: voy a por él. ¿En serio?

Sí. Le voy a decir: "A ver, ¿de qué vas?".

No serás capaz.

¿Que no? Tía, es el profe.

Ya, ¿y? A ver, que me besó.

No fue un beso cualquiera, ¿sabes? Fue un beso, beso.

Bueno, pues que dé la cara, ¿no? ¡Se va a cagar!

Anda, vamos.

No veas Jacobo cómo me destrozó. Me dejó cuatro sets a cero.

Pero del tirón, ¿eh? Sin despeinarse el tío...

Montero. ¡Montero!

Oye, ¿habíamos quedado tú y yo? No, no.

Ah, vale. No, menos mal. Oye, ahora voy para allá.

¿Tienes un minuto?

Había quedado con mi abogado y unos amigos para jugar unos dobles.

Dime.

¿Por qué no me dijiste nada, Montero?

¿Decirte el qué? Lo de esa chica y tú.

Pero ¿cómo esa chica y yo? Lo hubiera entendido, soy un hombre.

Pero ¿qué tenías que entender, Antonio?

Montero, por lo visto la tal Vicen

tiene derecho a estar en mi casa hasta junio.

Y para echarla no puedo ir a ciegas.

Perdona, ahora el que no te sigue soy yo.

Hombre, yo entiendo que estás casado y tienes un trabajo muy delicado

y que estas cosas te gusta llevarlas en secreto,

pero me mandaste vendido a negociar con ella.

¿Me quieres decir qué te dijo exactamente?

No pudo decirme nada, porque la encontramos medio muerta.

¿Qué? Se tomó una caja de somníferos.

No me jodas. Se puso a vomitar

y la llevamos al hospital. Esta tía está loca.

No. Está loca por ti, por lo visto.

-¡Boris, tenemos que estar a las 10:00 y son y cinco!

-Ahora voy. Dos minutitos, ¿eh? Venga, id practicando.

Boris, en estos casos lo mejor es negociar.

Le ofrecemos un dinero y listo, ¿comprendes?

Antonio, déjalo.

También le podemos decir que necesito la casa para mi hijo

que viene de Nueva York y es verdad. No, ¡que no le digas nada! Olvídalo.

¡Te va a hacer la vida imposible! ¿Más? No creo, Antonio.

Ya. ¿Quieres que volvamos a lo de las firmas?

Mira, Antonio, bórratelo de la cabeza.

Y, sobre todo, que no se entere mi mujer.

¿Está claro? Bueno.

¿Entonces lo de Juan Guerra?

Antonio, ¡no me toques lo cojones con Juan Guerra!

He quedado con Marsillach y luego con un compañero de clase.

Voy a estar todo el día fuera. -Muy bien.

Yo voy a estar todo el día en casa trabajando.

-Pues hay que comprar detergente y servilletas.

Si no puedes tú, que vaya Laia.

-Vale.

-Te cuesta mirarme a los ojos, ¿eh?

-¿Cómo?

-Sí, siento que te cuesta mirarme a los ojos.

-No digas tonterías, Inés, ¡por favor!

-Últimamente, sí.

-No. Últimamente estoy terminando el artículo para cerrar la revista.

-Quiero que te sientas libre. -¿Que me sienta libre para qué?

-No quiero ser un obstáculo.

-¿Un obstáculo? Inés, de verdad, estás muy rara.

-Me das miedo. -Lo siento, pero puedo evitarlo.

-¿Evitar qué?

-Intuir. -¿Intuir?

-Ajá.

-Si quieres decirme algo, me lo dices y ya está.

-Te sientes atraído por Laia y me da igual.

-¿Cómo? Hostia, Inés, ¡bravo, muy bien!

-Sí, que lo entiendo. -Lo entiendes y te vas. ¿Y ya está?

No me das un beso ni nada. No, así no. Así no, por favor, Inés.

Hostia, ¿por qué eres tan complicada?

-Porque he vivido el doble que tú y la vida es complicada.

-Chicos, acabo de hablar con Ivo por teléfono.

Le queda un cuarto libre la semana que viene,

así que me lo ha ofrecido.

Ya no hará falta que hagas de hermana mayor.

(Puerta)

A mí me gusta esta, con la jirafita y todo.

Y a tu hijo y a tu nuera, ¿qué les parece?

Bueno, es que no lo saben, es una sorpresa.

-Es preciosa. Yo creo que va a ser una chica.

Sea lo que sea, va a ser un nieto muy especial.

-Lo quieras o no lo va a ser, ¿no? Porque su madre es judía.

Y los hijos de una judía, a todos los efectos, son judíos.

-Bueno, y eso a ti, ¿qué? -No, no, a mí nada.

Pero, vamos, que entre unos y otros nos están invadiendo.

-¿De qué estás hablando, Josefina? -De moros, ¿de qué va a ser?

Si es que cuando nos vayamos a dar cuenta, tenemos el barrio infectado.

-¿Qué pasa, no te gustan? -¿A mí los moros?

Ni pizca, vamos.

-A ti te gustan más los españoles, ¿verdad?

Y si son jovencitos, pues mejor.

-¡Mercedes!

¿Se puede saber por qué queréis echar a esa pobre chica del chalé?

¿Nosotros?

No.

Yo creo que hay un malentendido.

¿Un malentendido? No.

Aquí lo que hay es muy mala fe por parte de algunos.

¿Podemos salir un momento?

¿No te referirás a nosotros? Sois sus caseros, ¿no?

Bueno, yo no sé lo que te ha contado esa chica,

pero esa chica está mal, muy mal.

Pues sí, está pasando por un momento muy difícil.

Sí, supongo que sí. Es un tema personal.

Eso no lo sé. Pero ayer...

Sí, cometió una tontería. Ya lo sé, me lo ha dicho.

Si no aparecemos nosotros, no sé lo que hubiese pasado.

¿Para decirle que habíais recibido quejas?

Quejas de los vecinos. ¿De qué vecinos?

Bueno...

Fue una metedura de pata. Olvídalo.

Ha sido mi marido, ¿verdad?

Ha sido Boris.

Ayer jugó al tenis con el tuyo y le pidió que la despachara.

Mira, Togeni... No. ¿Se lo pidió o no se lo pidió?

¡No lo sé! Sí lo sabes, Mercedes.

Lo sabes perfectamente. Y si fueras amiga mía, me lo dirías.

Tengo por norma no meterme en la vida de los demás.

Ya. Os pidió que os la quitaseis de encima, ¿verdad?

Y vosotros entrasteis al trapo. Tu marido nos mintió.

Bueno, eso no me extraña.

Nos dijo que la casa era un escándalo. Y le creímos.

Cometimos ese error.

Y fuisteis los dos a por ella. ¡En pareja!

¿Cómo nos íbamos a imaginar que tú marido y ella...?

¿Qué? Que mi marido y ella, ¿qué?

Lo sabes mejor que yo.

Así que tú crees que mi marido y ella se están acostando, ¿no?

Lo siento en el alma, pero no sé por qué defiendes a esa chica.

Mira, haced el favor, de dejarla en paz, ¿eh?

(SUSURRA) Madre mía.

(HERMINIA) "Pueden ustedes decir lo que quieran,"

pero los hombres y las mujeres somos como el burro y la mula.

Animales distintos.

...a veces la utilizan para atrapar objetos

e incluso hasta para comunicarse. Sí.

Cuenca, ¿otra vez hablando?

¿Algo que aportar? -¿Podemos salir a fumar?

-Fumar no es precisamente un ejemplo de evolución de la especie.

-Mire, profe, como vea otro bicho más, me va a estallar la cabeza.

-Cinco minutos, pero ni uno más.

¿Qué pasa?

(HERMINIA) "Dios creó a Adán y Eva y descansó".

Y, desde entonces, ¡no descansa ni Dios!

Alcántara.

Si lo que pretende es ponerme nervioso,

lo está consiguiendo.

¡Usted me pone nerviosa a mí!

¿Es consciente de que me está empezando a acosar?

¿Y usted no se da cuenta de que se hace el loco?

Está bien.

Supongo que esto antes o después tenía que pasar.

Acababa de cortar con mi novia, ¿vale? Y bebí.

Bebí demasiado y es que a mí no me sienta bien, me dejé llevar.

Y, no sé, de repente tenía delante a una...

Una alumna.

No, eso fue al día siguiente.

Tenía una resaca horrible y me llevé un chasco.

¿Chasco? Sí, sí. Un chasco.

Debí pedirte disculpas.

¿Disculpas por qué? Nos besamos y fue algo espontáneo.

Y yo quería y tú querías también.

Y te gustó. ¡Admítelo!

Lo único que voy a admitir es que yo soy el profesor,

tú eres la alumna y aquí se termina el juego del escondite.

No tengo ningún interés en ser objeto de una fantasía de niña precoz.

¿Niña precoz?

María,

quiero ser profesor desde que tengo uso de razón.

Te lo pido por favor. Déjame hacer mi trabajo.

¿Y no podría hacerlo con belleza? -¿Con belleza?

-Sí. Con belleza.

Por una vez siquiera.

-Adiós, señora.

-No, espere. Debe llevarse un recuerdo mío.

(Cajón)

-¿Este es el recuerdo?

-¿No la reconoce?

En cierta ocasión fue apuntada contra usted.

Tome.

(SUSURRA) Tome.

Úsela ahora, ¿eh?

Y hágalo con belleza.

-Gracias.

Adiós.

(MURMURA)

-Adiós.

(Puerta)

Qué pronto has venido hoy.

¿Y?

Bueno, es que te lo quería contar en persona.

¿Qué es eso? Una ilusión.

¿Qué es?

¿Quieres que nos vayamos a vivir a un chalé?

Es ideal para un hijo, Toni.

Tiene un montón de espacio, colegios cerca, zonas verdes...

Santi podría tener su propia habitación

y nosotros un despacho y no es tan caro.

"No es tan caro". ¿Cuánto es "no es tan caro"?

Veinticinco millones.

Veinticinco millones de pesetas.

Hacen unas condiciones de pago buenísimas.

Ya, bueno, cariño, pero ¿qué vamos a hacer con el piso este, joder?

Acabamos de renovar el alquiler y con lo bonito que está.

Pero eso lo arreglamos.

Con lo que pagamos de alquiler con un poco más

podemos pagar una hipoteca.

Sí, pero con el bebé ahora de camino....

Pero ¡si ahora es el mejor momento!

¡Vamos a ser tres y te vas a forrar en Antena 3!

(Aplausos)

(TELEVISIÓN) "Buenas noches o buenos días o buenas tardes.

No, no, no estoy alucinando, es que...

hoy quiero saludar así de entrada muy especialmente

a aquella audiencia...". ¿Qué hacemos con el marido?

Alguien tendrá que hacerse cargo de ella.

Esa chica se queda en la casa hasta que termine el contrato.

No hace falta que se quede en la casa,

este contrato no tiene validez. Lo firmamos de mutuo acuerdo.

Esto es papel mojado. Le dimos nuestra palabra.

¿Qué pasa, que nuestra palabra es papel mojado?

Un poco de ética, ¿eh? ¡Un poquitín!

Joder, Merche, qué pesada te pones con la ética.

¡Quiero dormir tranquila!

Habla con Josefina, es su sobrina. ¿Qué voy a hablar?

Mira, deja las cosas como están.

No, si como están, no están bien. ¡Basta ya

de proteger a ese sinvergüenza, hombre!

No es un sinvergüenza, tuvo un mal momento, coño.

¡Es un hombre casado! Ella también lo es.

Hay una gran diferencia. ¿Cuál es la diferencia?

Ella le quiere y él quiere echarle a patadas.

No quiere echarle a patadas, Merche.

Lo que quiere es salvar su matrimonio, coño.

Su matrimonio... ¡su matrimonio se ha ido a pique!

¿Ah, sí? ¿Tú cómo lo sabes?

Porque lo sé. Tú has hablado con ella, ¿verdad?

No quiero discutir delante de María. Has hablado con ella, ¿verdad?

¡María! Déjame, luego hablamos. ¡María!

¡María, hija!

¿Cómo te ha ido en el museo, María? Bien.

Pero no voy a comer. ¡Pues hay macarrones!

(Puerta)

Vamos, creo que los va a haber.

¿Se puede? No.

Mírame. Déjame en paz, mamá.

María, por favor. ¿Qué quieres?

¿Te has peleado? ¿Con África?

(Teléfono)

(Teléfono)

Diga.

Antonio, Montero.

Hombre, Montero. Precisamente quería hablar contigo.

He estado mirando el contrato... ¿Se puede saber qué cojones

le has dicho a tu mujer? ¿Cómo?

¿Le has dicho a Togeni que me acuesto con la vecina?

¿Le he dicho qué?

No quiero hablar. De verdad, no quiero hablar.

Por Dios, no quieres hablar, no quieres comer.

No hay manera de acercarme a ti. Son mis movidas, ¿vale?

Antes hablábamos.

¿Por qué has puesto tanta distancia entre nosotras?

Porque he metido la pata hasta el fondo, mamá.

¿Es por un chico? Da igual, no quiero hablar.

He metido la pata y punto.

Pero, oye, ¿qué derecho tenéis tú y tu mujer

a ir diciendo por ahí que yo me acuesto con la vecina?

Vamos a ver, nosotros no hemos dicho nada a nadie.

Pero ¿cómo que nada, Antonio, por Dios?

Si me ha llamado Togeni hecha una fiera.

Hombre, porque se habrá enterado.

Pero ¿enterado de qué? Pues de eso.

Además no tienes ningún derecho tú

a juzgarme ni a señalarme con el dedo.

Pero ¿de qué vas? Escúchame una cosa,

Merche es muy discreta, seguro que no ha dicho nada.

Todos metemos la pata. No, tú no la metes.

¿Que no?

Esta semana he metido la pata dos veces.

Mira, Antonio, yo estoy pasando por un calvario, ¿vale?

Y por culpa vuestra, ¡todo esto se va a ir a tomar por saco!

Bueno, lo de la culpa habría que verlo, Montero.

El que nos ha metido en un vodevil eres tú.

Pero ¿qué vodevil?

¿Eh?

Lo mío es una tragedia, Antonio.

No quiero volver al instituto nunca más.

No digas tonterías, hija.

Que he pasado mucha vergüenza, no quiero volver.

¿Tanta vergüenza como para dejar de ser

la doctora que quieres ser?

(SOLLOZA) Coño, que yo a mi mujer la quiero.

Y haría cualquier cosa por ella.

Cualquier cosa.

Ya.

(Comunica)

¿Montero?

Me cago en la cuna que me arrulló.

¡Merche!

¡Merche!

¡Merche!

¿Tú qué coño le tienes que decir a Tolili?

¿La que ha llamado era ella? ¡No!

Ha llamado Montero hecho una fiera.

Es que se lo he tenido que decir, pero...

Ese hombre se ha puesto a llorar por teléfono, Merche.

Dios mío, lo siento mucho, he metido la pata.

Eso te pasa por decir cosas que no sabes.

Ella estaba al tanto de todo, ¿eh?

Que no, Merche, estás destrozando un matrimonio, joder.

No me digas eso. ¡Ese matrimonio ya estaba destrozado!

Sí, hombre, sí. ¡Porque lo digas tú! Me cago en la leche.

Una cagada, hija. Una cagada universal.

Tu madre ha metido la pata hasta el corvejón.

Teníamos hilo directo con la Expo y ahora no tenemos nada.

Ahora la Expo es lo de menos. Será para ti lo de menos.

Para mí es más importante la Expo

que cuatro pisos mal alquilados, joder.

No soportas que tome la iniciativa.

¡Tu padre no soporta que yo haga las cosas a mi manera!

¡Lo que no soporto es que sea culpable y no lo reconozca!

¿Culpable? Culpable seremos los dos.

¿Cómo que los dos? De los dos nada, Merche.

¿Quién me animó a llamar a Montero? Tu madre.

¿Quién estaba dispuesto a echar a esa chica? Tu padre.

¿Y quién se inventó lo del lío con Vicen? Tu madre.

¿Quién habló luego con Togelili? ¡Ella, coño!

Joder, parecéis Pimpinela.

¿Y a ti qué coño te pasa? Nada.

Ah, bueno.

¿En esta casa no se come? ¡Son las 15:00!

Joder, Herminia, coño, ¡que nos estamos peleando!

¡Pues pelearos a las 16:00, que estoy muerta de hambre!

¡Hay que joderse!

Pues me encantaría. De verdad. -Te va a encantar, es un piso enorme.

-Espera, ahora vengo. -Ajá.

-Me ha encantado la escena.

-Gracias.

-Tienes como una luz violeta cuando actúas.

-Ah. -Mira.

Es para Oriol. He cobrado y se lo quería regalar.

Es "La princesa prometida", de William Goldman.

-Pues dáselo tú.

-(SUSURRA) He quedado con Simón para ir al teatro.

-Simón es un salido, Laia.

-Me va a hacer una prueba para hacer Julia Roberts

-en "Magnolias de acero". -Tú verás.

-Necesito dinero para ir a la India para ir a ver al maestro.

Y, además...

Necesito alejarme de todo un tiempo, porque me siento muy mala persona.

Me estoy enamorando de Marcos.

Bueno, pues ya estamos.

¿Vamos? Desde luego está,

porque tiene el coche, Merche. Pues cuanto antes, mejor, ¿eh?

Me va a meter una patada en la retambufa que no veas.

¿En la qué? En el culo, Merche.

Una patada en el culo. No digas eso, por Dios.

Sí, sí. Yo solo quiero pedirles perdón.

Y a Vicen también. A Vicen le hemos salvado la vida.

No digas tonterías, ¿eh? Que tú te creíste todo lo que dijo.

Yo creo que no solucionamos nada con esto, qué quieres que te diga.

Yo sí, por lo menos limpio mi conciencia.

Si quieres limpiar tu conciencia, vete y limpia tu conciencia, mujer.

Antonio, yo no puedo vivir pensando

que he metido cizaña en un matrimonio.

¡Anda, mira!

Vaya.

¿Se va?

¿Cómo que se va, Merche? ¿Con una maleta?

Se irá de viaje. Pues mejor me lo pones, joder.

Aprovechamos que está de viaje, entramos en la casa, la vaciamos,

nos limitamos el problema y así puedes alquilarla

por el precio que vale. Pero ¿qué estás diciendo?

En qué hemos quedado,¿eh? Este es mi negociado.

A mí me da igual tu negociado, Merche.

A mí lo que me importa es la Expo.

Togeni, por favor, piénsatelo, que te vas a arrepentir.

-¡Que no me voy a arrepentir!

-¿Y qué vais a hacer?

Togeni, por favor, ¿dónde vais a vivir?

-¿De qué vais a vivir? -Ya te lo he dicho, de mi trabajo.

-¿Qué trabajo, si no has trabajado en tu vida?

¿Esa no es Togelili? Togeni, que se llama Togeni.

¡Por Dios! Ah, Togeni.

Sí. ¿Tú entiendes algo?

¿Y también se va?

-¿Me puedes decir qué futuro te espera con este zorrón?

¿Se van juntas? Que no la llames así.

-¿Cómo quieres que la llame, si me está robando a mi mujer?

¡Coño, que se van juntas!

-Se acabó. Me voy con Vicen.

Te pido, por favor, que no le des más vueltas.

Es lo que siento y me ha costado mucho entender que es así.

Y quiero ser consecuente conmigo misma.

-Pero, Togeni, cariño, ¿no podemos darnos un tiempo?

¿Eh? Un tiempecito, yo qué sé... ¡un viaje!

Un viaje tú y yo juntos.

Recuperamos la chispilla, la ilusión...

¡Togeni, por favor!

A ver si el problema no va a ser que están ella y él, Merche,

sino que están ella y ella.

Ay, Antonio, qué...

Que sí, Merche, que sí.

Que donde hay centollo no cabe sardina.

¡Por Dios!

(Puerta)

El cuento del suicidio muy astuto, ¿eh?

-No era cuento.

-Yo la quiero.

-¿A ella y a cuántas más?

Al día siguiente de estar en esta casa

ya me estabas tirando los tejos.

-Mañana se arrepentirá. -No lo creo.

-Qué poco la conoces.

-¡Qué poco la conoces tú!

¡Madre mía! Lo que te digo.

¿Y ahora qué hacemos?

Pues yo estoy que no puedo ni hablar.

Voy a hablar con ese hombre. Mira cómo se ha quedado

el pobre Montero, parece una sardinilla.

Pues ve tú, porque yo no sé qué decirle.

No hace falta decirle nada, Merche.

Bueno.

Chema, Chema.

¡Hombre!

Bueno, ¿qué?

¿Te has decidido ya? Sí, me he decidido.

Quiero que me hagas un hueco en Informe Semanal.

Vaya.

No sé, acabo de formar el equipo. No sé si tengo presupuesto para ti.

Soy bueno. Soy muy bueno.

Soy mucho mejor que la mayoría que tienes ahí, ¿sí o no?

Eres muy bueno. Joder, yo siempre te lo digo.

¿Entonces? ¿Tú y la casa vais a permitir

que me vaya a la competencia? Yo quiero que te quedes, pero...

Pero ¿qué? Si me voy a Antena 3 os marcan un gol, piénsalo.

Eso sí, eso total. Chema, que yo quiero estar aquí.

Pero quiero hacer lo que sé hacer bien, coño.

Salir a la calle, temas de investigación,

llegar hasta el fondo de las cosas, joder.

Que sí, que te entiendo. Y me parece genial.

Ganarías menos que ahora.

¿Mucho menos?

La mitad.

(TELEVISIÓN) "Si me permite, su Señoría,

que dadas las circunstancias de la muerte ayer

de un gran deportista, don Fernando Martín,

que le rindamos un homenaje para que vean que no actúo nunca

por fibias o fobias, sino que somos los atléticos personas

y ante todo, señor Nar, eso sí me emociona,

se ha perdido un gran deportista y el pésame...".

(Puerta)

(Aplausos)

(TELEVISIÓN) "Silencio, por favor.

Orden en la sala, silencio.

Silencio, por favor".

Hola.

Hola, cariño.

Necesitaba tomar aire y he ido a correr un poco.

¿Y necesitabas pensar?

No puedo ser tan egoísta.

Es absurdo que renuncie a toda esa pasta.

Lo absurdo sería que hicieras algo por el dinero.

¿Por qué? La gente actúa todo el tiempo por dinero, ¿no?

Toni Alcántara no.

Eso es una tontería.

Toni Alcántara es como todos.

Tengo mis sueños, pero también mis obligaciones

y tengo que ser consecuente. ¿O no?

Pues yo he tenido un sueño fantástico.

Teníamos una hija preciosa.

Y éramos muy felices aquí.

En este piso en el que estamos ahora.

¿Y qué pasa con el chalé que querías?

Dentro de dos años el chalé ya estará construido.

No correremos el riesgo de comprar sobre plano.

Pero ¿tú por qué eres tan perfecta?

Ven aquí.

Que estoy sudado.

Estás muy sexi. Estoy muy guarro.

(Puerta)

(Pasos)

¿Qué pasa? -¿Puedo pasar?

-Sí. ¿Qué te pasa?

-Que tenías razón. Tenía que haberte hecho caso.

Es un cabrón.

Que ha llegado hoy al teatro borracho.

Y quería que fuéramos a tomar algo y luego quería llevarme a su casa.

Y le he dicho que no, que estaba cansada

y me ha cogido de la nuca para que le....

-¡Joder, qué cerdo es! ¿Te ha hecho algo más?

-No, porque le he mordido y me he ido corriendo.

-Mañana se va a enterar. -No, no le digas nada.

Que no quiero perder lo de Julia Roberts.

-Como quieras.

-¿Te apetece una infusión o...? -No.

-¿Quieres una pastilla para dormir?

-No, solo me quiero quedar aquí a dormir, ¿os importa?

Necesito sentirme acompañada.

¿No puedes dormir, hija?

¿Qué haces despierto?

Pues que no puedo dormir.

¿Por lo de esa gente?

No. Por lo de la Expo, hija.

La Expo, que no me lo quito de la cabeza.

¿Y mamá? Tu madre no se entera de nada.

Pero de nada de nada.

Hoy, precisamente, se ha dado cuenta de que no es tan lista como se cree.

Papá, por favor, ¿eh? Ese es un comentario machista.

Yo es que soy un poco machista, hija.

Y lo dices así, con orgullo. No lo digo con orgullo, coño,

lo digo con confianza, porque eres mi hija.

¿Pues sabes lo que te digo?

No pienso vivir a la sombra de ningún hombre.

Yo me alegraré mucho si lo consigues.

Y lo voy a conseguir. Ajá.

¿Cuánto te apuestas? No, no me apuesto nada.

Venga, apuéstate algo. ¡Que no me apuesto nada, hombre!

Mira, hija. Pase lo que pase,

el hombre siempre llevará la iniciativa.

Eso ha sido así por todos los siglos.

"In sécula seculórum".

Por eso, Dios primero hizo al hombre

y luego sacó la costilla a la mujer, ¿entiendes?

Lógico.

¿Cómo que lógico?

Pues que para hacer una obra de arte se necesita un borrador.

¡Qué lista!

Ay, Dios mío.

(HERMINIA) "Entre hombres y mujeres hay una guerra no escrita

que a veces provoca más dolor y más heridas

que las guerras de verdad".

La que empezaron a lo tonto mi hija y mi yerno el 5 de diciembre de 1989

es la peor de todas.

Y está por ver cuándo va a terminar.

¡Las cuarenta, don Froilán!

¡Los cinco duritos!

("Lambada"de Kaoma)

# "Chorando se foi # quem um dia só me fez chorar.

# Chorando se foi # quem um dia só me fez chorar.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor,

# que um dia não soube cuidar.

# Chorando estará, # ao lembrar de um amor,

# que um dia não soube cuidar.

# A recordação # vai estar com ele aonde for.

# A recordação # vai estar pra sempre aonde for.

# Dança sol e mar, # guardarei no olhar

# o amor faz perder e encontrar.

# Lambando estarei # ao lembrar que esse amor,

# por um dia, um instante foi rei. #

Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 351: "La vida es una caja de sorpresas"

04 abr 2019

Diciembre de 1989. La repentina muerte del jugador de baloncesto, Fernando Martín, hace que Toni reflexione sobre lo vulnerables que somos. La celebración en 1992 de la Expo en Sevilla está generando mucha actividad y las empresas de medio mundo se pelean por tener presencia.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 351: "La vida es una caja de sorpresas" " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 351: "La vida es una caja de sorpresas" "
Programas completos (357)
Clips

Los últimos 2.592 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ana Maria

    Que siga por años más !!!! Es un ejemplo de familia,que hace falta porque se perdió!Saludos desde Montevideo Uruguay !!!!

    12 abr 2019
  2. Ana

    Excelente, me encanta la serie. Saludos desde Uruguay

    11 abr 2019
  3. Wilbeth Rosario

    Solo espero q dejen de emitir la serie y no la vueltan a dar, con el egoísmo con q lo hacen para no dejar a otros verlo por internet, mejor es q desaparezca y q los ratings bajen para q lo saquen de rtve.es.¿¿

    10 abr 2019
  4. Juve

    Maravilloso cuéntame saludos desde Perú lo miro hace 12 años ya.. Son los mejores.

    09 abr 2019
  5. María

    Parece mentira que ya hayan pasado treinta años de la muerte de Fernando Martín. Lo recuerdo como si fuera ayer.

    06 abr 2019
  6. Espe

    ¿Para cuándo los subtítulos?

    06 abr 2019
  7. kevin

    esta mal,no deja ver el 351

    06 abr 2019
  8. celina

    La verdad!!! No me gusta para nada el cambio de actriz de María. Para nada.mis respetos a ella pero .no es lo mismo. Y debo decir que para mí. Se han ido casi todos los grandes ....

    05 abr 2019
  9. Luis Berni

    Hola. Aquí otro seguidor de la serie deade Argentina. Me gustó que María se refiera a las discusiones de sus padres como el dúo Pimpinela. Después de varios años, hoy no hubo un capítulo relatado por la voz de Carlos Hipólito sino por Herminia (María Galiana). Me reí un montón con dos frases que sonaron en el capítulo: "Reunión de pastores, oveja muerta" y "Donde hay centollo, no cabe sardina". Muchas gracias por todo y hasta la próxima.

    05 abr 2019
  10. Paula

    Buenos días, mi nombre es Paula, soy argentina y fanática de Cuéntame cada jueves por la noche desde hace muchísimo tiempo... Quería consultarles por el relato de Carlos (en la hermosa voz en off de Carlos Hipólito, al que adoro/adoramos todos), ya que ayer NO estuvo presente... Ni siquiera figuraba en la presentación como "Voz de Carlos adulto"... Por favor que no desaparezcan los relatos en off de "mis Carlos" que son el espíritu / esencia del programa... Ya extraño muchísimo a Ricardo y Elena, como para también extrañar a Carlos Hipólito y su maravillosa voz. Besos desde el sur.

    05 abr 2019