www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4842320
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 346: "Náufragos en una piscina" - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

¡Qué raro verte tan solo!

-¿Ah, sí?

-Como siempre vas con la mochila...

-¿Qué mochila?

-María. Siempre vais pegados como los siameses.

-¿Y qué?

-No sé qué la ves. Es antipática, es borde...

-¡Mira, ya, ya! Por ahí no vas bien.

-¡Se cierran las apuestas!

(TODOS GRITAN)

-Todo el mundo atento, que va a comenzar el duelo.

¡Que se acerquen los rivales!

(GRITAN)

-El circuito es de 15 kilómetros.

Va de aquí a la entrada de la M-30

y de ahí a la primera salida

de la Avenida de la Ilustración, ¡siempre contra dirección!

Compiten Míchel Verdejo, alias Flash Gordon...

(Vítores)

(COREAN) ¡Flash! ¡Flash! ¡Flash!

y Álex Guijarro, ¡alias el Ñaña!

(Vítores)

(COREAN) ¡Ñaña, Ñaña, Ñaña!

(Motor acelerando)

¡Diez!

(TODOS) ¡Nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres,

dos... -¡Uno, cero!

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Las ondas gravitacionales

son vibraciones en el espacio-tiempo,

el material del que está hecho el universo.

Deforman el tiempo y el espacio

y viajan a la velocidad de la luz.

¿A qué velocidad viaja un recuerdo?".

(Sin audio)

¡Carlos!

(Estruendo)

¡Joder, tío!

¡Joder, tío!

-¡Espera, nos les muevas!

¡Voy a buscar una ambulancia! -¡Eh, eh! ¿Hola?

¡Eh, eh! Los de dentro, ¿estáis bien? ¿Me escucháis?

-¡Ayúdanos, por favor! Ayúdanos...

Ayúdanos, por favor. -¿Karina?

-Ayúdanos. -Sí, tranquila.

Se acaban de ir a por una ambulancia, ¿vale?

Voy a ir a pedir ayuda, ahora vengo. Tranquilos.

-Carlos...

¿Carlos?

Carlos, contéstame.

¡Carlos!

¡Carlos, por favor, contéstame!

¡Carlos!

Carlos...

¡Carlos!

¡Carlos! ¿Qué?

Carmen Balcells, al teléfono.

Ahora no puedo.

Es la segunda vez que llama hoy.

(ESNIFA)

Dile que no puedo, que la llamo mañana.

Carlos... ¡Que la llamo mañana, Karina!

¿Carmen?

Sí, claro, madre, ya lo sé. Yo se lo digo.

Adiós. Sí, claro.

Recuerdos de mi madre y de Paquita también.

Qué raro se me va a hacer ver el festival de Eurovisión

sin tu madre, Merche. Y a mí también.

Pero más raro se me hacen estos de La década prodigiosa.

Mírales, Dios, quizá por eso lo ponen en la 2.

No sé si habrá que poner un cubierto más.

¿Se queda Deby?

No lo sé.

¿Y Toni? Pues tampoco lo sé.

¿Y cuántos cubiertos ponemos,

si no sabemos nada?

Antes la he visto llorando.

Es que se ha tomado tres copas de vino.

A una mujer tan alta

tampoco debería influenciarle tanto tomar vino, si fuera bajita...

Karina nos va a traer a la niña.

¿Otra vez? Sí, otra vez.

¿Tienen otra cena? Sí, déjalos, Antonio.

Que no digo nada, vamos a ver. Que se diviertan, que son jóvenes,

que luego pasa el tiempo y mira lo que pasa.

(Timbre)

Voy yo, voy yo. Anda, abre.

Voy yo, no pasa nada. No pasa nada.

¡Hola! Pero ¡si está aquí la más guapa!

¡Hola! (BALBUCEA) Yayo.

Hola... ¡Uy! ¿Qué pasa?

¿Ha dicho "yayo"?

Hola.

¿Tú sabes que vamos a ver esta noche

el festival de Eurovisión?

Es una cosa que vemos en esta casa desde hace 20 años

y no nos hemos perdido ni uno.

Tu marido tenía ocho años, hija. ¿Te acuerdas?

Tenía el pelo cortado como una taza

y los dientes separados. Tú no te acuerdas.

Es la primera cena que tenemos con el jefe.

Cena de parejas.

Está nervioso. Aunque debería estarlo yo.

Mercedes, traigo aquí arroz y pollo a la plancha.

Está malita de las tripas.

¿Está malita?

Un poco. Deja que me la lleve.

Así, tú te vas. Venga, sí.

Vete con Antonio un poco. Mira...

Te va a enseñar una cosa. El festival.

A ver, dime "yayo" otra vez.

Ahora lo caliento, tendrá hambre.

Ay, ¿qué es esto? Vas a ver ahí el festival.

Mira, aquí. Ay, ay, ay.

Sí, aquí va a ser. Mira.

¡Anda!

Mira, si viene María.

Mira, María. ¿Quién ha venido?

Uy... María.

María, ¿Bruno viene a cenar? ¿Qué le pasa?

(EUFÓRICO) "¡Y dale y dale y dale!".

Sí, soy muy pesada. Ya lo sé. ¡Joder!

¡Muy pesada, muy pesada!

Me tiraría del coche en marcha. ¡Pasa de Julia!

¿Cómo voy a pasar? Es la novia de tu jefe.

Imagínate que no la conoces. ¿Lo dices en serio?

Sí, es que vives anclada en el pasado, joder.

¿Y tú? ¿Dónde vives tú?

Hace un momento, en el baño, ¿qué hacías?

No tengo que dar explicaciones de lo que hago.

Estás enganchado.

¡Joder, que estás enganchado!

No empieces con eso.

Me vas a decir que no lo estás. No.

Te metes en casa, pero no lo estás. Eso no es verdad.

Te moquea hasta la nariz.

No digas tonterías, anda.

¡Es increíble! ¡Te inventas cosas!

Es increíble que no lo asumas, por ahí se empieza.

¡No me pasa nada! ¡Que no me pasa nada!

Ya.

Eso, a lo que tú le das tanta importancia,

es una tontería, que me da un punto.

El problema es que ya no sabes vivir sin ese punto. ¿No lo ves?

Eso no es verdad. Controlo perfectamente.

No controlas.¡Sí controlo! No controlas.

Sí controlo, perfectamente. Y no seas dramática, por favor.

Otra cosa... ¿Qué?

¿No piensas pedirle perdón a Toni?

¿Yo le tengo que pedir perdón? ¡No me jodas!

¿Quieres que se lo pida yo?

Creo que es evidente, se lo debes pedir tú.

Si te parece evidente que le tengo que pedir perdón

después de lo que me hizo,

está claro que vivimos en mundos distintos.

Exacto. Vivimos en dos mundos muy diferentes.

Así, no sé cómo se puede seguir, viviendo tan lejos el uno del otro.

De verdad, no sé cómo se puede seguir.

¿Estás intentando decirme algo? No.

No lo intento, te lo digo, Carlos.

O haces un esfuerzo y cambias, o no sé...

¿Qué no sabes?

¡No aguanto más así! ¡No aguanto!

¿Y me vas a dejar? ¿Me estás diciendo eso?

¿Quién deja a quién, Carlos?

¿Quién deja a quién?

Karina, yo te quiero con locura.

Eso es algo que tienes en tu mente, en tu puta cabeza,

y también debes pasarlo al papel.

Ahora mismo no me puedes dejar. ¿Me oyes? No me puedes dejar.

¡Ahora mismo, no, joder! ¡Nos va bien!

Hostia puta... Carlos...

¿Qué? Que se lo he contado a tu madre.

¿Qué? Sí.

Hace un rato le he contado lo de la droga.

Que estás enganchado.

Le he contado todo. ¿Qué?

¿Qué le has contado a mi madre? Sí.

¿Con qué derecho?

¿Con qué derecho? ¡Mírame!

¿Con qué derecho hablas tú con ella para decirle nada?

No entiendo nada. ¡Carlos!

(Frenazo)

(Golpe)

Carlos...

¿Carlos?

Carlos... -¿Karina?

Karina, soy Bruno,

han ido a buscar una ambulancia, ¿vale?

-Vale.

-Voy a pedir ayuda, ahora vengo.

Carlos...

Carlos, respóndeme, por favor. Carlos...

¡Carlos!

(LLORANDO) Carlos, por favor...

Venga, no seas así, que va a ir todo el mundo.

-Quedamos en cenar en casa y ver Eurovisión juntos.

-¿Quién quiere ver esa horterada? -Yo. Y mi padre, que se ha empeñado.

-Está anticuado, como llevar tortilla a la playa.

-¿Puedes dejar de jugar y hacerme caso?

-A Michel no le trago.

Y sus movidas, menos.

-Irá más gente, no hace falta que habléis.

-Ahí, con su coche nuevo, haciéndose el machito.

-No sé por qué le tienes manía. -¿No?

-No.

-Porque te come el coco, Bruno.

-A mí no me come el coco nadie.

Pero, no sé, me apetece ir.

-Bueno, como le pille la policía...

-María, ¿qué es eso de la policía?

-Nada.

-No, no digas nada, te acabo de oír. ¿Qué estáis organizando?

-Una fiesta.

-Una fiesta.

-¿Y qué tipo de fiesta?

-No lo sé.

Yo me voy a casa.

-Ay, tened mucho cuidadito con lo que hacéis.

No lo digo por decir,

pero sería una pena echar a perder todo lo que tenéis.

(Risas)

Sí, cachondeaos.

Sí, hombre, sí. Reíos, sí, muy bien.

Algún día os daréis cuenta

de que sois la generación más privilegiada

de los últimos 50 años de este país.

Ojalá sepáis aprovecharlo. Ay...

-¿Vas a venir o no?

Pasarte todo un sábado por la noche viendo Eurovisión no es plan, María.

-Pues nada, que te lo pases bomba.

Y que fumes muchos porros.

-¿Qué dices, María? Si yo no fumo.

-Bueno, eso es lo que dices.

-Sabes que yo paso de las drogas, no como tu hermano.

-¿Qué?

-Nada, da igual.

-¿Qué has dicho de mi hermano?

-No, no...

Pues que lo vieron pillar el otro día.

No importa, en serio, déjalo. -No importa, no, ¿le viste tú?

-No. Basta. Parece que quieres discutir.

Si no quiere venir, no vengas. Ya está.

-(SUSPIRA)

¡Oh, sí! Mira, si ha venido María.

María, ¿Bruno viene a cenar esta noche?

¿Qué le pasa? ¡Yo qué sé!

# ¿Dónde está?

# Al sur del paralelo cuatro-tres.

# La chica más loca y más fría... #

No está mal.

# ...que lleva de cabeza al que la ve?

# Cambiándole con su filosofía.

# "Made in Spain"... #

Desde luego, desde lo de Massiel,

no han vuelto a hacer una canción más sencilla y mejor.

"La, la, la", y encima ganó.

# Made in Spain, pasaporte especial.

# Ella es "Made in Spain", la mejor garantía. #

(Teléfono)

-¡Ese es Toni! Ya voy yo.

¿Sí?

¿Se puede saber qué le pasa?

¿O hay que llamar a Scotland Yard? Ni idea.

¿Qué?

No ha cenado nada en toda la noche. Bueno, tú tampoco.

La niña, mira, ni se ha acabado el flan.

Antonio... Es Toni, es urgente.

Dile que está actuando España, que llame luego.

Me pongo yo, no te preocupes.

¿Qué pasa?

Dime, hijo.

Mamá, ha pasado algo.

¿Qué?

Carlos y Karina. Que...

Que han tenido un accidente, mamá.

¿Qué?

Un accidente.

Buenas... Especial Primero de mayo.

Hala, otra vez a trabajar en fin de semana.

-Qué injusto, ¿no? -Es lo que hay.

-Eso es Chema, que quiere quedar bien con la seño.

Oye, hace tiempo que quiero preguntarte.

Tú lo haces aposta, ¿no? -¿El qué?

-Esto de venir a las reuniones de Redacción

con esas faldas tan cortas.

-Perdona, pero yo me pongo lo que me da la gana.

-Sí, pero te pones delante del jefe. Enloquece con las vistas.

-Buenas tardes.

Disculpad el retraso, ¿eh?

Pero tranquilos, va a ser una reunión cortita.

Se trata de distribuir a cada uno un puesto

para el especial informativo de mañana.

Ya sabéis que va a ser un 1 de mayo calentito.

Va a haber huelga de gasolineras, van a soltar cerdos por la M-30...

-Todo con el secuestro de Revilla de fondo.

Parece ser que la familia ha pagado el rescate.

-¿Qué te pasa, Sara?

-Nada, ¿por qué?

-Hombre, te noto...

No sé, rígida.

-Pues sí, sí, este imbécil,

que dice que te pasas las reuniones

mirándome las bragas.

-(CARRASPEA)

-Bien. ¿Qué sabemos de Julio Anguita y Carrillo?

Últimamente andan medio mosqueados, ¿va a haber encuentro?

Sí, la jefa de prensa dice que va a haber abrazo

al inicio de la mani.

-Bueno, pues tú cubres eso.

Y tú, Sara, te vas con Antonio Gutiérrez.

A ti, Toni, te toca Marcelino Camacho.

Y tú, Damián, te vas a casa

y te lavas la boca con agua y jabón.

-Oye, Chema, vamos a dejar las cosas claras.

-No, no, no, no. No hay nada que aclarar.

-No, no, a esta tía... -Perdona, me llamo Sara.

(Puerta)

Tengo una llamada, perdonad.

¿Dígame?

"¿Toni?". Sí.

Toni, macho, no te lo vas a creer.

¿Cómo me llamas aquí? ¿Qué pasa?

Toni, que han soltado a Mazzolini.

¿Cómo que le han soltado?

"Lo que oyes. Está en la calle, sin fianza".

Del hospital, a una celda de lujo.

Y en tres meses a la puta calle.

¿No le iban a extraditar? "Ya. A Italia o a Estados Unidos,"

pero ni a un sitio ni a otro. "¡No puede ser!".

¿Qué hacemos, Toni? ¿Qué cojones hacemos?

Nos vemos a las siete, donde siempre.

Hecho. Pero vamos, digo yo que no irá a por nosotros, ¿no?

"Tendrá cosas más importantes que hacer".

Hablamos luego.

(SUSURRANDO) No te lo quiero volver a repetir.

Eres la cara visible de los informativos.

No puedes estar metido en eso.

¿Qué coño quieres, que te echen, o qué?

Chema, te estás equivocando, no es eso.

Que estás cagado de miedo.

Ya, pero es por un tema familiar.

¡Venga, hombre!

El golpe, el golpe de la semana pasada.

Te dije que me había caído, y no fue una caída.

Fue una pelea con mi hermano, nos dimos de hostias.

¿Y qué pasa? ¿A tu hermano lo van a extraditar por pegarte?

No, a mi hermano no.

Al camello que le vende la mierda.

Como comprenderás, no es un tema que me guste airear por ahí.

¿Está muy pillado?

Puta droga. (RESOPLA)

Puta droga.

Bueno...

Oye, tú no piensas que le miro las bragas a Sara, ¿verdad?

No.

(Teléfono)

¿Diga?

¡Hola!

No me digas que no vienes a cenar, he comprado salmón.

¿Estás bien? "Sí".

Te noto agitada, ¿ha pasado algo?

Estoy haciendo bici.

Escúchame con atención. "¿Qué pasa?".

Quiero que te largues ya de casa.

¿Por qué?

Haz lo que te digo, vete ya. Me estás preocupando.

Quiero que cojas lo que necesites y te largues a casa de Inés.

¿Te has metido en otro lío?

No, es el mismo lío de siempre. Nos vemos allí.

Bueno, vale, pero no voy a ir a casa de tu hermana.

¿Por? ¿Qué os pasa?

Es ella. Tiene problemas sexuales, eso amarga a cualquiera.

Deborah, me da igual.

Haz lo que te dé la gana, pero vete ya.

Bueno, ¿voy a casa de tus padres?

Sí, nos vemos ahí. "Vale".

Joder...

"Ciao", Tonino.

Señor Mazzolini, no quiero problemas.

¿Alguien ha hablado de problemas?

Sube.

No creo que deba subir. Sube.

Me están esperando.

Sube.

No voy a subir.

Me salvaste la vida. Llamaste a una ambulancia.

Por eso. Por eso no voy a hacerte daño.

Sube.

Me haces repetir las cosas, no me gusta.

Ahora ponte esto. No, no.

Sin protestar.

Señor Mazzolini, lo juro, mi intención no era perjudicarle.

La policía quería hacer pública nuestra relación.

Usted me cae bien, lo sabe. Póntelo.

Por favor...

"Andiamo".

(Ladridos)

Joder, pero ¿qué pasa?

¿Eh? ¿Qué pasa?

¿Dónde estoy?

¿Dónde estoy? ¡Toni!

¿Samuel? Sí, aquí. Toni...

¿Estás bien? Sí.

¿Y tú? ¿Dónde estás?

Toni...

(MAZZOLINI HABLA EN ITALIANO)

Toni, ¿estás bien? Sí.

Perdóname. No quería...

Mazzolini, no nos haga nada, él no tiene nada que ver.

Yo tengo la culpa. Yo hablé con la policía.

Lo juro, no le quería perjudicar. -¡Deja de llorar!

¡No seas nena!

¿Qué quieres de nosotros?

Que terminéis lo que habéis empezado.

No me gusta dejar las cosas a medias.

¿Qué hemos dejado a medias? ¡Mi biografía!

La lista con los nombres de todos nuestros contactos en España:

constructores, comerciantes, policías,

políticos, jueces,

periodistas...

¡Una bomba!

Quiero que los hijos de puta que me querían matar

pasen el resto de sus días sudando sangre.

-¿Y quiere que lo hagamos ahora, aquí?

-Sí.

No es muy elegante ni muy íntimo,

pero... tiene mucha personalidad.

¿Puedo llamar por teléfono, por favor?

Mi familia, estarán muy preocupados.

Por favor.

("Timbre")

Voy.

¡Anda!

Deborah... Hola.

Hola.

Pasa, por favor. Gracias.

¿Y Toni?

Eh... ahora viene.

Ah... Antonio, mira quién ha venido.

Hola, Antonio. Anda, qué sorpresa.

Cuánto bueno por aquí.

¿Qué? ¿Has venido, Deby, a ver el festival de Eurovisión?

Sí. Ahora todavía están con "MacGyver".

¿Quieres quitarte el abrigo? Sí.

Gracias.

¿Ha pasado algo?

No, no... Con Toni, no.

¿Entonces?

Es... es por su hermano.

¿Por Carlos?

Sí, como tuvieron el enfrentamiento tan fuerte, pues...

¿Qué enfrentamiento?

¿No sabías nada?

(Teléfono)

Pues no.

Perdona un momento.

¿Dígame?

Mamá, está Deborah en casa con vosotros, ¿verdad?

Pásamela, por favor. Pásamela.

Oye, ¿tu hermano y tú habéis tenido algún problema?

No, no ha pasado nada, ¿por qué?

Es que Deborah me está diciendo

que habéis tenido un enfrentamiento.

Que no, mamá, ya sabes cómo es ella.

Es una cosa cultural, lo entendió mal.

Si llegáis a avisar,

hubiese preparado algo especial para cenar.

Mamá, se va a cortar, por favor, pásamela.

Sí, sí, claro. Te la paso.

Quiere hablar contigo. Gracias.

Dime. Deborah...

Escúchame.

Estoy metido en una nave.

"No sé cuánto voy a estar aquí. Por favor, no te preocupes,

pero no sé lo que voy a tardar".

("Timbre")

Ah, hola, Mercedes. Hola, Karina.

La niña no está preparada, está con Amparo.

Ya. ¿Está Carlos? No, no ha llegado.

Karina, ¿me puedes contar qué es lo que pasó entre Toni y Carlos?

¿Cómo?

Carlos está muy raro últimamente.

Bueno, es el trabajo...

No, está siempre nervioso, siempre como alterado...

De verdad, es el estrés, no te preocupes.

Ya.

Karina, por favor,

si tenéis problemas, no nos dejéis aparte.

Deja que te ayude.

¿Eh?

Es que te vas a llevar un disgusto muy grande.

Bueno, no va a ser ni el primero ni será el último.

Dime lo que sea.

Toni y Carlos discutieron.

La cosa se fue de madre... y se pegaron.

Se pegaron. Sí.

En el Bistró, delante de todo el mundo.

Fue horrible. ¿Y por qué se pegaron?

Siéntate, Mercedes.

La culpa fue de Carlos.

No te asustes, por favor.

Esto tiene solución y lo vamos a superar.

¿Es una cuestión de dinero? No.

¿Hay otra mujer?

Peor que una mujer.

Cocaína.

¿Es una broma?

No.

No, estás equivocada. Eso es imposible.

Empezó por Navidades, y no ha parado.

Que no, de ninguna manera. Lo sé.

Él también creía que nunca caería.

Si él ha vivido todo el drama con su hermana y con su amigo Luis.

Por Dios, pero...

¿Cómo ha podido ser tan estúpido?

Todos lo somos, Mercedes.

Caemos en los mismos errores continuamente.

Pero...

¿La cocaína es esa droga que se mete por la nariz?

Él cree que le ayuda.

¿A qué? A ser mejor, a ser brillante.

¡Él es brillante, no necesita eso!

Es que tiene miedo.

¿De qué? De defraudarnos,

de no ser quien es.

Yo sé perfectamente quién es mi hijo.

Es demasiado inseguro.

Él va como si se comiera el mundo,

da la impresión de que puede con todo y con todos,

de que sabe adónde va, pero...

Pero, en realidad, es demasiado pequeño todavía,

no te hablo de edad, te hablo de cabeza.

Karina, ¿y tú cómo estás?

¿Yo?

Yo estoy a punto de explotar.

Lo siento muchísimo, hija. Lo siento.

Y es que la cosa va a más y va a más...

Va demasiado deprisa, Mercedes.

Y tengo que sacarle de ahí como sea, pero me he quedado sola.

No, sola no. Sí, Toni no se habla con él,

Inés tampoco...

¿Inés, por qué?

Sé que lo ha intentado, pero...

Bueno, ahora nos toca a su padre y a mí.

No todavía. Sí, podemos hablar con él y...

Déjame que lo intente esta noche.

Una vez más. Si no lo consigo, entras tú.

Y su padre.

No, no. A Antonio, mejor dejarle aparte.

Pero ¿por qué? Tienen una relación muy complicada.

Son dos hombres sin paz. Pero se quieren con locura.

Claro, pero ahí está el problema: en la locura.

Lo haremos como tú quieras.

Sí. No se lo digas, ¿vale?

Hasta que no veamos un poco más de luz.

No, no se lo digo.

(Timbre)

Hola. -Lo siento.

Nos hemos retrasado un poquito.

¿Quieres que la bañe yo? -No, no te preocupes.

Ahí tienes el dinero, ¿vale? -Vale.

Vamos.

-Mercedes...

Mercedes, le he visto, está aquí. ¿A quién has visto?

A mi marido, a Roberto.

Estaba esperándome, en el bar. Pero... ¿has quedado con él?

¡No!

Entonces ¿cómo ha llegado hasta aquí?

Me habrá seguido.

Lo que faltaba.

Viene a por mí. No.

¿Qué hago?

No te preocupes.

Te voy a ayudar.

No, no...

No te preocupes.

Voy a por Ramón, ¿eh?

Ramón te va a llevar.

Póngame otro Gin-tonic. -¡Marchando!

-¿Cómo que una apuesta?

-Pues eso, que va a ir medio instituto,

puede que me saque 10 000 pavos.

-Si todavía no tienes el carné.

He probado el circuito, lo hice el otro día.

A esas horas, está chupado.

-¿Y tu padre?

¿Qué?

-¿No va a echar de menos su coche? -Qué va, si tienen cena.

¡Uh! ¿Has visto, chaval?

Además, hoy estoy de suerte. -Sí.

-¿Te vienes o qué?

-Qué va, he quedado con María.

-Tú y esa niña, tío.

-¿Qué pasa? Me siento bien con ella.

-Pues que pierdes el tiempo.

-En cambio, tú lo aprovechas mucho, ¿no?

Tú espera aquí.

Tranquila.

(SUSPIRA)

Ven aquí... ¡Que avises a Ramón!

Ah, que no te entendía. ¡Por Dios!

¿Pasa algo? Sí, ese tipo de ahí.

El del uniforme.

¿El guardia jurado? Sí.

Es el marido de la mujer que cuida a Olivia.

Hace cuatro meses, tuvo que huir de su casa

porque le dio una paliza que casi la mata.

Qué cabrón. Sí.

¿Está segura de que es él? Segurísima. Está ahí, escondida.

Necesito que Ramón la lleve en taxi a la casa de acogida donde vive.

Ahora mismo se lo digo. ¡Entra, corre!

Por Dios...

(SUSPIRA)

Qué susto me has dado, Casandra.

Acabo de ver el piso.

Bueno, espectacular. Casi 200 m2,

sin contar la terraza, que es espectacular.

¿De qué me estás hablando? No entiendo nada.

Del piso para Carlos y Karina.

¿Qué...? Cerquita del Parque de Berlín.

¿Para Carlos y Karina?

Me parece que estoy metiendo la pata.

¿Te han pedido que les busques un piso?

Sí, Carlos me dijo que hablara con el casero,

que el piso estaba muy cerca del trabajo.

Que le venía muy bien.

Esa zona debe de ser carísima, ¿no?

He conseguido que bajaran 5000 pesetas.

¿Y por cuánto se le queda? 120.

¿120 000 pesetas? Es una barbaridad.

Gastos de comunidad aparte,

eso sí... -Ya estoy aquí, Mercedes.

-¡Ramón! Ramón, ¿dónde tienes el taxi?

Ahí mismo.

Necesito que lleves a una persona a Legazpi.

¿Y dónde está esa persona? Estás escondida, ahí, en el portal.

Pon el taxi en la puerta.

Ella va a salir para que no le vea ese hombre.

-¿El guardia jurado? Sí.

¿Qué tiene que ver con Amparo?

Que es su marido.

Oye, si hace falta, entro y le meto dos hostias.

¡No! ¡No, cuidado!

Creo que lleva pistola.

Vete a por el coche.

-No, yo es que le arreo dos hostias y me quedo tan tranquilo.

Nos ha visto. ¡Corre!

Ven aquí. Por Dios...

Entra.

-Eh, usted. ¿Adónde va?

-¿Y a usted que le importa?

Le estoy preparando un Gin-tonic.

-Cóbreme este y el otro. ¿Cuánto es?

-Eh... ¿No se lo va a tomar?

-No. ¿Cuánto es?

-¿Sabes lo que te digo?

Que no te voy a cobrar.

-¿No me lo va a cobrar, por qué? -Porque eres una rata.

-¿Perdone?

-Te gusta pegar a las mujeres.

-Usted está loca.

-¿Qué es lo que se siente?

¿Que eres un poco más hombre, a lo mejor?

Corre. Sal.

Vamos.

Métete en el coche.

-No se meta. No se meta, no sabe de lo que está hablando.

-Estuve con uno como tú.

¡Calla, pedazo bruja!

¡Eh, eh, Amparo!

¡Amparo!

¡Amparo, ábreme! ¡Amparo, escúchame!

¡Amparo, yo te quiero! ¡Amparo! ¡He venido a pedirte perdón!

Yo la quiero, joder.

¿No veis que la quiero con toda mi alma?

-¡A este barrio, no vuelvas!

¿Qué, eh?

Venga.

Voy.

-Hola. -Hola.

-Necesito hablar con Toni.

-Acaba de salir de la ducha.

Hemos salido a correr.

-¿Puedo pasar? -Sí, claro, claro.

¿Te preparo un café? -No, gracias.

¿Te importa...? -No, claro.

Toni, soy Inés. ¿Puedo pasar?

Pasa, pasa.

No hace falta que cierres.

Es que es un tema familiar. Si Deborah es familia.

Da igual.

¿Cómo fue la pelea?

Ya te has enterado. Me lo ha dicho Oriol,

que se lo ha dicho Santi. No voy a hablar de Carlos.

Paso, que le jodan.

Eso pensaba yo, pero llevo dos noches sin dormir.

Pues yo duermo perfectamente. Hay que hacer algo.

No voy a mover un dedo. Es nuestro hermano pequeño.

De pequeño nada, es un niñato.

Vosotros me ayudasteis con mi adicción.

No es lo mismo. Era otro momento, no teníamos esa información.

Tú estabas descontrolada,

pero no tenías esa soberbia. No te quedes al margen.

Estás muy equivocada

si piensas que su problema es la coca.

Su problema es la envidia.

Se compara conmigo. Es que es absurdo.

Absurdo.

Tonto del culo... Esas son vuestras movidas, ¿vale?

Pero mamá y papá no se pueden enterar.

Es que les va a dar algo.

¿Qué propones?

Que nos vayamos a Sagrillas con él. Que le hagamos entrar en razón.

Lo organizamos el fin de semana que viene. Listo.

¿Sí? ¿Me lo prometes?

Sí, te lo prometo.

Anda, ven aquí.

-(CARRASPEA)

Esta es... mi habitación.

¿Se puede saber por qué cerráis la puerta?

¡Hola, Marcos!

Marcos, ya estoy en casa.

Hola.

(AMBOS RÍEN)

¡El primer ejemplar!

-Tú sí que eres un ejemplar.

-¡Ven, vamos a celebrarlo! -¿El qué?

-Esta es la primera noticia, pero no sabes que hay otra mejor.

-¿Cuál? -Que, después de mucho insistir,

he conseguido que me rebajen la medicación.

-¿Es verdad o te lo estás inventado? -Te lo juro, habla con la doctora.

Mira, me regala tres días a la semana

sin citalopram, sin fluoxetina,

sin paroxetina,

sin inhibidores de la recaptación de serotonina...

-¿Y qué significa? -Que tienes que desnudarte.

-¿Ahora? -¡Ahora es el momento perfecto!

Si no te lo pongo difícil, ¿qué nos queda?

¿Eh? -Pues fácil.

"Los universos paralelos", de Gabriele Veneziano.

Por Marcos García de Blas.

-Mi primer gran reportaje.

-Es uno de los pioneros de la teoría de las cuerdas.

-Si empezáis a hablar de esto, me voy a estudiar.

-¿Por qué?

-Porque me pone nerviosa, no lo entiendo.

-Si es muy fácil. Oriol, cuéntaselo tú.

Hay que ir al principio de todo: a la creación del universo.

Al Big Bang, la Gran Explosión.

Una cantidad tan grande de energía

que es imposible que explotara toda al mismo tiempo.

-Muy bien. ¿Y dónde nos lleva eso?

A la teoría de inflación cósmica.

-Me voy. -No, no te vas.

La teoría de la inflación cósmica dice que hubo sucesivos Big Bangs.

¿Qué más? -Muchas explosiones,

una detrás de otra, que crearon varios universos.

-Claro, y estos universos están flotando,

como en una inmensa piscina,

unos al lado de los otros, ¿no?

-Nosotros vivimos en esa piscina,

en uno de esos universos.

-Cada universo tiene sus cualidades,

pero, como forman parte del mismo contenedor,

teóricamente, se establecen relaciones entre ellos.

-Ajá, ¿y con eso qué?

-Que seguramente hay una copia de nosotros mismos

en cada uno de estos infinitos universos.

-Basta, no me gusta.

-¿Por qué? -Pues porque no.

Me da rabia pensar que existe una Inés

que es más feliz que yo en algún lugar de la piscina.

-Es imposible que seas más feliz, mamá.

En este universo nos tienes a nosotros.

-Eso es verdad.

(Timbre)

(Timbre)

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Si nos acordásemos de todo,

seríamos tan desafortunados como si no nos acordásemos de nada.

Olvidar es a veces algo que nos cura, que nos protege.

Yo quisiera olvidar esos días

en los que dinamité todos los puentes

que me unían a mi familia.

Por suerte, ellos siempre están ahí.

Por suerte, el amor es el arquitecto del universo".

Inés, basta.

¿Basta de qué? De meterte en mi vida, basta.

Tú y yo no nos hablamos.

Ya, pero hablas con Toni y con Karina.

¿Ahora me vas a decir con quién puedo hablar?

Toni ha llamado a mi trabajo, gritando como un energúmeno.

Al trabajo, ¿me oyes? Tenemos que sacarte de ahí.

¿De dónde? De ese agujero negro

en el que estás. Tienes alma de monja,

pero no eres Teresa de Calcuta.

Se te olvida que te picabas

en los brazos. Yo no, esto es diferente.

¡Eh! Estás en mi casa.

No me toques. Controla.

Yo tengo un trabajo.

Gano una pasta y saco una familia adelante.

¿Qué hacías tú con 27 años?

Sé lo que quiero, sé dónde estoy y sé dónde estoy yendo.

Así que no me jodas.

Estás a punto de pegarte la gran hostia.

¡No me va a pasar como a ti!

Más te vale.

Claro que no, tú eres Supermán, ¿no te has visto?

Puedes con todo, ¿qué haces aquí?

Carlos... Puedo con todo menos con esto:

con que no me hables, con que mi hermano me grite...

Con eso no puedo.

Venga, vamos a hablarlo... ¡No!

¡No!

Ey, ey...

Carlos, siéntate.

Perdón, ¿eh? No va contigo.

-Ella solo quiere ayudarte.

-Siéntate, por favor.

No, no. Tengo una cena, tengo que irme a por Karina.

No nos dejes así. ¿Qué hago aquí?

-Tómate una infusión. Tranquilo.

Eh, perdóname, Oriol, ¿eh? Lo siento.

¿Entiendes que nos preocupemos? ¡Sí!

Pero ¡me duele, joder! ¡Me duele!

Me duele, Inés. Me duele, joder.

Carlos...

(Música)

"Hola, buenas noches, soy Marta Sánchez.

Y este año soy la encargada de presentar

al jurado de Eurovisión".

(Continúa la música)

Fuera.

Este es mi seguro de vida.

Y también el vuestro.

Si me matan, si me extraditan, si voy a parar a la cárcel,

esto sale a la luz.

Si vivo y sigo libre,

se queda en riguroso secreto.

¿"Capito"?

Vámonos.

¡No me jodas! Tenemos una lista con más de 20 nombres

que harían crujir al país, y nos la tenemos que comer.

Y es lo que vamos a hacer. No quiero más líos.

Joder, pero ha sido excitante. Mucho, pero yo ya no quiero más.

O sea, Deborah me va a echar de casa.

El matrimonio y el periodismo no ligan bien.

¡Que no estoy casado! Pero lo estarás.

Voy a casa de mis padres,

¿dónde te dejo? No te mosquees.

Mira, olvídate de Mazzolini, cambia de tercio.

Tengo otro asunto interesante.

Que no me interesa, ¿me escuchas?

Aún no te lo he dicho. Que quiero vivir tranquilo.

Escucha el titular:

"Políticos enganchados a la cocaína".

(Radio)

"El presidente de la Generalitat,

Jordi Pujol, mostró su convencimiento

de que existe un incremento de la conciencia nacional catalana,

aunque, señaló, no tiene ninguna relación

con el auge del independentismo.

Las declaraciones de Pujol

se producen cuando faltan menos de 15 días

para que se inicie la campaña electoral catalana..."

¡Eh, para, para! ¡Para, por favor!

¡Eh!

¡Por favor!

¿Toni? ¿Toni?

¡Toni, es Karina! ¡Que ha tenido un accidente, joder!

¡Por favor, ayúdala!

¿Estáis bien?

¿Estáis bien? ¡Toni!

Yo estoy bien, pero Carlos no contesta.

Carlos, dime algo. Hermano, dime algo. Carlos...

¡Carlos! Carlos...

¡Una ambulancia! ¡Llama a una ambulancia!

Carlos...

¡Es que no me puedo mover, Toni! ¡No me puedo mover!

# "Made in Spain" tatuado en su piel.

# Cien mil vatios de sol alumbrándome cada día.

# "Made in Spain", pasaporte especial.

# Ella es "made in Spain", la mejor garantía. #

(Teléfono)

Ese es Toni, ya voy yo.

¿Sí? ¿Se puede saber qué le pasa?

¿O hay que llamar a Scotland Yard? Ni tengo ni idea.

Antonio...

Es Toni, es urgente.

Dile que está actuando España, que llame luego.

Me pongo yo, no te preocupes.

¿Qué pasa?

Dime, hijo.

¿Qué? ¿Qué?

No me jodas, ¿qué pasa?

Carlos y Karina...

¿Cómo están? Hija...

Bien. A Karina le dan el alta ya.

Menos mal. ¿Y Carlos?

Perdió el conocimiento, pero es solo un traumatismo leve.

¿Y cómo ha sido?

Un coche se les ha echado encima.

Pero seguro que mañana se puede ir a casa.

¿Y podemos verles?

Sí, pero debemos pasar de dos en dos, todos no podemos.

¿Y tú cómo estás?

El juez ha ordenado un análisis de sangre.

Ha dado negativo en alcohol.

Pero tu hermano iba de cocaína hasta el pecho.

Bueno, papá, mira, lo importante es que está bien.

¿Tú crees que está bien? ¿Eso crees?

No.

¿Lo sabías?

Sí.

¿Y tú?

Sí.

Me acabo de enterar.

No me tenéis que esconder las cosas.

¡Estoy hasta los cojones

de que me las escondáis!

Yo no soy de cristal, coño, que yo soy fuerte.

(Puerta)

Hola, hijo. Hola, papá.

¿Cómo estás? ¿Qué tal has dormido?

Regular.

Con muchas pesadillas.

Yo también.

¿Se sabe algo del cabrón que un poco más y me mata?

De momento, no.

Pero iremos a la comisaría para que lo denuncies.

¿Has visto a Karina?

(ASIENTE) ¿Y cómo está?

Está bien.

María durmió con ella para que no sintiera sola.

Pensé que iba a venir a buscarme.

Ya, pero está todavía un poco afectada.

He preferido venir yo.

Hoy es domingo y no tengo nada que hacer.

¿Qué pasa?

Nada.

Ahí, como un pasmarote, mirándome.

Te miro así porque podías haber muerto, hijo.

En cambio, ahora estás aquí.

Bueno, he hablado con el médico.

Podemos bajar para que te den el alta ahora.

¿Ya? Sí.

¿Ya me puedo vestir? Sí.

Te he traído una muda, por si te quieres duchar.

No, me ducho en casa.

Gracias.

Te saco la ropa y te la pongo encima de la cama.

Esta es la droga que consumes, ¿no, hijo?

¿Qué haces con eso?

¿Siempre la llevas encima?

No, deja esto, papá.

No, solo quería ver cómo funciona.

Déjalo, por favor.

¿Qué? ¿Vas a tirarla?

¡Papá, papá! Pero ¿qué pasa?

No puede estar a la vista de todos.

Yo quiero probarla.

¿Qué dices? Quiero sentir lo que sientes tú.

¿Me estás vacilando? No, no te estoy vacilando.

Quiero sentir lo mismo que sientes tú.

No se siente nada, papá, es...

Es por trabajo, yo lo hago por trabajo, es eso.

Lo has antepuesto a tus hermanos, debe ser algo muy bueno.

¿Qué pasa? ¿Inés te ha ido con el rollo?

No.

¿Ha sido Toni?

Se han pasado los dos un huevo conmigo.

Que no ha sido Toni, hijo.

El médico me ha dicho que has llegado de cocaína.

Es una droga social.

Es como el alcohol o como el tabaco.

Entonces puedo probarla. ¿Cómo se hace?

¡Que no! ¡Me estás asustando! Que sí, que no pasa nada.

(Teléfono)

Contesta. Deja esto, por favor.

Que sí, no te preocupes. Tíralo.

¿Sí?

Hola, cariño.

"¿Cómo estás?". Bien, bien.

Ahora iba a ir para allá, me van a dar el alta ya.

Te ha ido a recoger tu padre, ¿no?

Sí, ha venido.

Te voy a pasar a tu hermana, quiere hablar contigo.

¿Cómo? ¿Con Inés?

No, con María.

Toma.

-Carlos...

Dime, María.

¿Te acuerdas de la marca del coche, el que te hizo volcar?

No lo sé, no lo sé.

No estoy seguro. ¿Por qué?

Es que creo que sé quién es.

¿Qué sabes?

Todavía no te lo puedo decir.

Pero ¿sabes algo?

Carlos...

Tú no te drogas, ¿verdad?

(ESNIFA) ¿Qué?

¡Papá! ¡Papá! ¡Papá! ¡Papá, no! ¡Estás loco!

¡Estás loco! Sí, por hacer lo mismo que tú.

Papá... ¡Madre mía, madre mía!

Hijo, intento entenderte. Pero ¡que tú no puedes!

¿Cómo no voy a poder?

Si es bueno para ti, lo será para mí también.

¡Que tú sufres del corazón! ¿Me va a dar un patatús?

¡Si había medio gramo ahí o más!

Pero ¿a quién se le ocurre? ¡Joder! Joder, Carlos,

me has dicho que esto era una droga social.

¡Era una forma de hablar, hostia!

Entonces, que lo vendan en los estancos.

Vale... Si querías acojonarme, lo has conseguido.

¿Quién? ¿Yo?

¿Sabes lo que has hecho? No, no lo sé.

Lo sabes tú perfectamente, que eres el que dominas el asunto.

(SUSPIRA)

Padre, ¿estás bien?

Eh... Sí, estoy bien.

Vale, vamos a ver... Suénate.

Suénate.

¡No, más! ¡Que salga todo, papá, por favor!

No tengo mocos... Suénate más.

¿Estás bien?

Sí, sí, ya te digo que no siento nada.

Espérate dos minutos, ya verás.

Hostia puta.

Joder.

No me jodas. De verdad, no siento nada.

(RÍE)

No me pongas esa cara... No, no, no...

Mira, dame esto.

Un médico... Que no hace falta.

Échate un rato, papá. Échate un rato.

Mira que eres pesado, que no quiero echarme.

Recoge las cosas, nos vamos.

Te lo estás pasando muy bien, ¿no? Joder...

¿Te quieres reír en mi cara?

No, pero ahora resulta que el padre eres tú.

Muy bien, he picado.

Tengo el anzuelo hasta la gargantilla,

pero me lo saco.

¡Y que te jodan, papá! No me pienso sentir responsable

de que hayas hecho el capullo. Yo hago lo mismo que haces tú.

No quiero ningún discurso paternal.

Me duele mucho el cuerpo... No, no.

Que yo no te he echado ningún discurso.

¿Sabes? Hay muchas cosas

que deberían estar prohibidas antes que las drogas.

Claro que sí. Por ejemplo, la corrupción,

las armas nucleares..., ¡mil cosas!

Sí, hijo, también la mentira.

La mentira también tendría que estar prohibida, ¿verdad?

Tú mientes mucho.

No, yo no soy ningún ejemplo. Ya.

Pero vienes a dar ejemplo y a intentar que me avergüence.

No, ¿avergonzarte de qué?

¿De que te metes la mitad del sueldo por la nariz?

Es mi dinero, hago con él lo que me sale de los cojones.

No, no.

No puedes hacer lo que quieras,

porque tu dinero, además, es el de Karina y de Olivia.

¿Qué? ¿Les falta algo a ellas?

Me parece que sí. ¿Ah, sí?

Sí. ¿Te han ido con quejas?

No, no hace falta.

Yo las veo, somos vecinos.

Sí, por poco tiempo.

¿Cuánto pesa Karina?

Papá... Papá, ¿estás bien?

¡Está consumida! Tranquilízate, no subas la voz.

Yo no me oigo subir la voz. Relájate.

El corazón, ¿qué, bien?

Que no subo la voz. El corazón, bien, sí.

Que no me duele. Dame las llaves del coche.

Que puedo conducir perfectamente. O me las das o cogemos un taxi.

¡Dame las llaves del coche!

¿Tú qué quieres? Que me vaya.

Quiero no discutir contigo, hostia.

Papá, hoy no, por favor. Hoy no.

¿Otra vez vas a rechazarme?

Que no, joder, que no.

Que yo quiero entender, coño.

Que soy de otra generación y me parece muy difícil.

Quiero saber por qué esta mierda te tira más que tu familia.

Muy bien, ¿el problema es esto?

Toma, pues coge tu dinero y a tomar por culo esto.

(Cisterna)

Hala, a está. Ya está.

¿Podemos irnos, por favor?

Oye, si lo dejas, ¿qué pasa?

No pasa nada, lo puedo dejar cuando quiera.

(HIPERVENTILA) ¿Hoy?

Sí, hoy. O mañana, cuando quiera.

Pues entonces hoy. Muy bien, hoy.

¿Por qué no nos vamos al pueblo? ¿Qué te parece?

¿Al pueblo a qué? A olvidar todo esto que ha pasado.

Papá, ya está olvidado.

Vámonos al pueblo tres o cuatro días, o cinco

y vemos las viñas.

Y yo también lo dejo.

¿El qué? Dejo el tabaco, hijo.

Me pongo a dejar el tabaco.

Así estamos los dos juntos y nos ayudamos.

Yo trabajo, no me puedo ir. ¿Y qué más da que trabajes?

Joder, acabas de tener un accidente, hijo.

Es normal tomarte una semana. No quiero tomarme una semana.

Pues tómate tres días. ¡Papá, ya!

¡Joder, no seas soberbio, coño!

Encima, encima... ¡Encima todo el puto día!

No te preocupes, hombre, que pronto voy a dejar de estarlo.

Yo no puedo vivir toda la vida con esto, así.

(RESOPLA)

¿Qué?

¿Qué? ¿Qué? ¿Qué? ¿Qué? ¿Estás bien?

No, me está empezando a subir.

¿Qué sientes? (SUSPIRA)

Que se me abren todos los poros. ¿Tienes taquicardia?

¿Notas algo raro? Sí, se me abren todos los poros.

Siéntate. Estoy sudando.

Siéntate. No, no quiero sentarme.

Lo que quiero es salir corriendo. Por favor, siéntate, respira hondo.

Ay, ocúpate de tu madre, hijo, por Dios.

¿Qué? ¿Qué pasa con mi madre? Que tu madre está destrozada.

Y estaba muy orgullosa... Hostia, no, papá...

Le decía a todo el mundo: "¿Has visto ese anuncio?

Ese anuncio lo ha hecho mi hijo Carlos".

¿Y qué pasa, papá?

¿Porque me meta un tiro de vez en cuando

ya no soy Carlitos, el niño perfecto del anuncio,

sino un yonqui al que hay que salvar?

No, hombre, no. No, no. No.

De todas formas, si no quieres que vayamos a Sagrillas,

podemos ir a un médico, a un especialista.

No, papá, para, escucha.

¿Estás bien, estás mejor?

Sí.

Siento decírtelo ahora, papá,

pero el único adicto que hay aquí eres tú.

Sí, al tabaco, pero... No, no, no.

Al tabaco no, a tu rol de padre.

Joder, es que es mi obligación.

Estás muy por encima de la obligación.

Estás a años luz de la obligación.

Eres como Dios: eres omnipresente, omnisciente y omnipotente.

Mira, hijo, si yo fuera Dios... Si lo fueras, yo sería un pobre tío

clavado en una cruz. No te quejes.

No te quejes de vicio, que tú vives muy bien.

Yo sí que soy un conejo asustado.

¿No ves que me agobio por todo, coño?

Me agobio por la casa, por el dinero, por los hijos...

¡No, no, por ahí no!

No, por ahí no. Con los hijos, no, por favor.

Si te hemos demostrado 10 000 veces lo mucho que te queremos.

Déjanos tranquilos, déjanos en paz. Se me está yendo de las manos.

¿No lo ves? Cualquier día me vais a señalar y vais a decir:

"Ese tío de ahí es un impostor".

Aquí, el único impostor que hay soy yo.

El escritor que no escribe...

El falso padre...

El falso marido...

El tío con principios que no se quería vender,

y se vende...

Otro conejo asustado.

Los Alcántara...

Dos conejos asustados...

en el País de las Maravillas.

Por eso tomas esa mierda, claro.

Mira, puede ser, sí.

Porque eres un cobarde,

como tu padre.

Puede ser, sí.

Y, de conejo a conejo, hijo,

esto es una mierda, coño.

¿No sería más barato montarse en la montaña rusa?

No me jodas... ¿Te gastas el dinero en eso?

Sí.

Eh, eh, eh, eh... ¿Estás bien?

¿Estás bien, papá?

Es que no soy yo, hijo...

No sé. Pero ¿te encuentras bien?

Sí... Me hace falta un médico.

¿Te gusta verme así, hijo? No, claro que no me gusta.

(RESOPLA)

Pues estoy así, hijo.

Así que, venga, vámonos para casa.

Toma las llaves y conduce tú.

¿Estás bien? Déjalo, ¿eh, hijo?

Deja esa mierda.

Y convéncete, tú eres mucho mejor que todo esto.

Estás fatal de la cabeza, papá, estás fatal.

Dios...

Tengo ganas de hacer muchas cosas y todas a la vez.

Esto es normal, ¿no? Sí, es normal.

Bueno... Te llevo a casa.

No, yo no puedo ir a casa así, hijo.

No, que me ve tu madre y... ¿Te llevo a otro lado?

¿Dónde quieres ir? Llévame a un sitio que quiero ir.

¿Adónde?

(Música)

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "La fuerza de la gravedad

hace que todos los cuerpos se atraigan entre sí.

Gracias a ella, los planetas del sistema solar

no se van desperdigando, sino que se mantienen unidos.

Es una fuerza que disminuye con la distancia

y aumenta cuanto mayor es la masa de los cuerpos.

Mi padre y yo estábamos todavía lejos.

Pero, a pesar de su cuerpo enjuto,

Antonio Alcántara tenía suficiente masa

para mantenernos a todos unidos, orbitando a su alrededor.

Al cabo de una hora,

ya volvíamos a ser esa familia de náufragos

pegados con cemento armado en la gran piscina del universo.

Nadie habló de droga.

Tampoco se habló de que no nos hablábamos.

Simplemente, dejamos que pasara la mañana.

Y, cuando llegó la hora de comer,

todos teníamos tanta hambre que no quedó ni un grano de arroz".

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 346: "Náufragos en una piscina"

15 nov 2018

En el barrio, varios chicos del instituto están organizando carreras ilegales. Bruno está presente en una de ellas que no acaba bien. El coche colisiona contra otro que va en dirección contraria y que, por desgracia, va conducido por Carlos con Karina de copiloto.

Mercedes y Antonio empiezan a sospechar que algo pasa con Carlos. Deborah, que se presenta en casa por sorpresa, les confirma que no se habla con Inés y que se pegó con Toni hace unos días. Lo que no les cuenta es que ella ha tenido que salir corriendo de casa porque la investigación que está llevando a cabo Toni sobre la mafia parece haber llegado demasiado lejos y ambos temen por su vida.

La noticia de que Carlos y Karina han sufrido un accidente moviliza a toda la familia que intentarán dejar a un lado sus diferencias para unirse en estos momentos tan delicados.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 346: "Náufragos en una piscina" " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 346: "Náufragos en una piscina" "
Programas completos (353)
Clips

Los últimos 2.563 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. GisTc

    Espero que el comentario no afecte en nada la evolución de los capítulos posteriores y mucho menos la publicación del mismo. Pero para resumir este capítulo es contradictorio. Es tan bello como fatal y no por lo del accidente, es más por las impresiones a la hora del guión siendo tan cuidadosamente elaborado, esto parece un capítulo de Acacias . No es lo inverosímil lo que lo lleva a su fatalidad es la tensión meticulosamente creada para terminar en un desenlace al que le sobra de todo, al margen de la magistral interpretación del gran Imanol, y por supuesto del resto del elenco que son pedazo de actirrs. Igual pasa hasta en las mejores familias, y los Alcántara no podían ser la excepción. Espero que lo aprueben el petit comité de la censura

    20 nov 2018
  2. Giss

    Lastimosamente decae el guión tan bien escrito, creando tensión a medida que el relato avanza, se crea ese hilo conductor que lleva al público al desenlace pobre de argumentos que sostengan un accidente que más allá de ser inverosímil es una parodia de las peores películas de duro de matar, en las que aparece el tipo sin rasguño alguno. Aunque no es lo relevante del tema en si, parecería que lo fuera pues el capítulo es el desenlace de la situación del protagonista que en este caso desencadena en su estado mental alterado producido por el consumo, y eso necesariamente tenía que señirse a esa realidad. Lamento que justo al acercarse la salida del personaje no tengan o sepan cómo abordarla, pues carenecn de herramientas narrativas para ello, al menos eso es lo que dejan ver en esta etapa que llega a su fin, y la verdad se nota que no saben cómo iniciar el fin.

    20 nov 2018
  3. Pedro Luis

    Ahora ni se oye el capítulo. Y ni siquiera lo tenéis subido en la app. Por favor, esto es muy muy deficiente.

    18 nov 2018
  4. Marta

    Por favor suban el capítulo sin esa voz q nos cuenta todo!!! Lo dejo de ver por ahora...

    18 nov 2018
  5. Eva Espinosa Francés

    Por favor, poned el último capítulo, no aparece en TV a la carta. Gracias.

    17 nov 2018
  6. Luis Berni

    Capítulo fuerte e intenso como sucede muchas veces. Muy buen trabajo de los flashbacks antes del accidente. De milagro que Carlos y Karina no murieron, pero finalmente quedó al descubierto el consumo de cocaína de él. Pese a todo, a Mercedes no le faltaron fuerzas para ayudar a huir a Amparo y que el ex marido se vea ridiculizado y viviendo el escarnio de todo el barrio; Toni: ¿qué seguirá después? Antonio: de milagro que ese saque de cocaína no le hizo nada pero por muy poco (la escena del hospital, sin desperdicio). Olivia: con 2 años, ¿no debería estar caminando ya y con el cabello más largo? De nuevo el Festival de Eurovisión estuvo presente en la serie, como en otras oportunidades. Felicitaciones y gracias por todo nuevamente y hasta la próxima.

    17 nov 2018
  7. Olga

    Yo también sufro eso del audio para ciegos y es súper desagradable... con todo el respeto a esa comunidad pero así no se puede ver el capituló a gusto

    17 nov 2018
  8. Carmen

    ¿Porque este capítulo no está en la app?

    17 nov 2018
  9. Ana

    ¿Como se desactiva el audio narrado para invidentes?

    17 nov 2018
  10. Pilar

    La canción es Across Waters. Interpretada por 17 hippies. Fuente Shazam.

    17 nov 2018