www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4831785
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 345: " Mal querer" - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

(RIENDO) ¿Cómo era?

Cada mujer tiene un estilo.

Cuatro estilos, ¿no? Eso.

Cuatro estilos. Estilo uno, "classic".

Estilo dos:

a tu aire. Estilo tres:

ella. ¿Y cómo era el otro? ¿Cómo era?

-"Freestyle". ¡"Freestyle"!

¡"Freestyle"! ¿A quién se le ocurrió? Es buenísimo.

-Los dos ejecutivos han flipado.

Y lo mejor, el eslogan.

"Galerías: tu 'mo-da' de vida".

-Me encanta.

¿Sabes cuál es tu "mo-da" de vida, Carlos?

Que vas más cargado que la mula de Juan Valdés.

-Habrá que celebrarlo, ¿no?

-¿Cenamos?

(OFF CARLOS ADULTO) "En abril de 1988,

mi descenso a los infiernos tomaba velocidad.

Disfrazado de éxito, diversión y autosuficiencia,

ponía a prueba mis límites

saltándome todas las señales de alarma".

Amor.

"Una de ellas era lo culpable, lo superficial,

lo débil que me sentía al llegar a casa".

Ven aquí.

"A veces queremos tanto que queremos mal.

Queremos equivocadamente, como yo quería a Karina.

Pensaba que lo hacía todo por ella.

Juro que pensaba eso, y no era verdad".

Pues ya tenemos fecha para el crucero:

el 1 de septiembre. Ah, muy bien.

Estoy contentísimo. Estoy feliz.

Voy a aprender mucho del negocio.

¿Vas a organizar cruceros? Pues sí.

Me pienso dedicar a ello. Pienso. Mi mente no para nunca. ¿No lo ves?

Ya sabemos que tu mente no para. Os hemos regalado un viaje de novios.

No dejes que esté todo el rato pensando en el trabajo.

De novios, nada. Nos vamos los tres.

¿Qué tres? Nosotros y María.

-¿Os lleváis a María? ¡Pues claro!

¿Ella lo sabe ya? Pues no, pero ya se enterará.

(SUSURRA) Qué pereza.

María sola en casa otra vez,

ni hablar. -Pero parece una niña responsable.

Lo es, pero está en la edad del pavo.

Se quedaría con la abuela. No está para eso.

Ay, la abuela. Otra que no sale de su cuarto. Toma.

Dice que mucha gente le agobia.

Y como no oye bien y hablamos todos a la vez...

Eso es que está deprimida. ¿Tú crees que es depresión?

A su edad, aislarse no es nada bueno.

Ya. Dice que se siente sola.

(TV) "TVE, apartado de correos 101 de Barcelona.

Esperamos ya su carta,

lo mismo que ha hecho ya nuestro concursante de esta tarde,

que está ya aquí, ansioso de entrar en el plató".

(Timbre)

Es Bruno. Ya voy.

Hombre, el "acoplao".

¿Y estos qué, ya son novios formales o no?

Pues dicen que no, hijo.

Pero se pasan el día juntos. Chis. Calla.

No empecemos. Venga.

¡Hola! -Hola, Bruno.

Creo que ya les conoces a todos. -A mí no.

-Deborah, la chica de Toni.

-Encantada. ¿Tratas bien a María?

-¿Eh? -Está en plena adolescencia.

Es un momento muy crítico para una chica.

-Ya... -Solo somos buenos amigos.

-Eso a vuestra edad es complicado. El sexo se pone por medio.

A esta edad tienen las hormonas revolucionadas. Qué juventud.

-Vale ya. ¿Quieres un poco de tarta?

-Vale, sí. Bueno. Sentaos, anda.

"Vale ya" no, hija.

Haz caso a tu cuñada Deborah, que sabe mucho de algoritmos.

-¿Y eso qué? Es algo que tiene que ver

contigo, conmigo, con el sexo, con la vida.

"That's right, Deborah?".

-"That's right". Pues eso.

Voy a hacer un poco de café. ¿Me ayudas?

Sí.

¡Carlos, hijo!

¡Que ya está aquí la tarta y todo!

No sale del baño. ¿Está suelto?

-No. No está suelto.

Anda, pasa y cierra la puerta.

¿Qué pasa con tus hermanos? ¿Qué pasa de qué?

¿Que qué? Llevan varios fines de semana sin coincidir.

Si viene uno, no viene la otra.

No sé, pregúntaselo a ellos.

Ya lo hice, y me dan excusas.

Quizá no son excusas. ¿Qué dicen? ¿Que no son excusas?

Inés dice que se queda en casa a trabajar,

y Carlos se va a comer fuera con Karina y la niña.

Pues ya está, ¿no? No, no está. Les pasa algo.

Ay, Mercedes Fernández. A todos nos pasan cosas.

No te preocupes tanto, anda. Que está todo bien, ¿eh?

¿Y ese reloj? Es nuevo, ¿no?

Sí. Es igual que el mío.

Sí. ¿Te molesta?

¿A mí? Qué va, al contrario.

Eso es que te va bien, porque cuesta una pasta.

Sí que me va de puta madre. Para qué te voy a engañar.

Por primera vez tengo un trabajo muy bueno

donde se me respeta y tengo un sueldo decente.

Me alegro mucho.

¿Y lo demás qué tal?

Poco tiempo. Muchas horas trabajando.

¿Karina qué tal lo lleva?

Karina es la mejor compañera de viaje posible.

Sabe que ahora me toca apretar un poco

y que en breve estaremos más tranquilos. Pero lo lleva bien.

¿Y el temita?

Sigue, ¿no?

De vez en cuando.

Vas demasiado deprisa.

¿Adónde? ¿Cuánto llevas en la agencia?

Siete meses. Y actúas totalmente diferente.

Pues anda que tú.

¿Yo qué? Tú igual.

Tú eras un periodista muy comprometido.

Ahora no eres más que un careto guapo del telediario.

Te llevo muchos años. Sé lo que te digo. Eres muy joven.

No soy tan joven.

¿No? Y he perdido mucho tiempo.

Sí. Todos hemos perdido mucho tiempo,

y no por eso dormimos tres horas y nos metemos mierda.

Ahora duermo mejor.

Quemas etapas muy rápido.

Porque es lo que toca, Toni. Estamos en 1988.

Toca correr. Sí, correr.

Como cuando eras pequeño y hacíamos carreras.

Salías el primero y llegabas el último.

¿Sabes por qué?

Porque tenías tantas ansias de ganar que lo dabas todo al principio.

La vida no es una carrera, es un viaje.

Ya... De los viajes, lo mejor

es poder parar y disfrutar del paisaje.

Si no, te lo pierdes.

Tenías razón.

Me moría de ganas de tener el mismo reloj que tú.

Es cojonudo.

Bueno, ¿salimos o lo hacemos en mi cuarto?

¿Qué tenéis que hacer en el cuarto?

Nada hormonal, tranquilo.

-Haremos una lista de actividades para recaudar dinero.

¿Para qué? Para el viaje de fin de curso.

Nos vamos a Roma en septiembre.

¿En septiembre? -Es cuando hay mejores ofertas.

Joder. Primera noticia que tengo.

¿Y os vais solos? -Solos

y con 50 personas más, Antonio. Y van los profesores.

-Mañana se hablará en la APA.

¿Cuántos días os vais? 15.

¿15?

-Dos semanas, lo normal. Eso no es normal.

Eso es un curso de golfería entero.

-Perfecto, Antonio. Vosotros también os vais 15 días.

Mira, cuando tengas una hija con las hormonas como las de esta,

ya me dirás tú si todo es "perfect".

-Bueno, ¿vamos o qué? -Vamos.

Ojito, ¿eh?

Muchas gracias.

"En este programa, que creo,

si la memoria no falla...".

Abuela, ya nos vamos.

Adiós, Herminia.

Que se mejore. -¿De qué?

-De lo que sea que tenga. -Yo no tengo nada.

Bueno, pues cuídate, ¿eh?

Adiós.

(TV) "Pero se dedica a la gastronomía".

Abuela, nosotros también nos vamos. Un beso.

-Herminia, ¿no nos acompaña a pasear con Olivia?

-No, hija, no. Luego saldré a regar las plantas.

Si te apetece venir a merendar a casa, lo dices.

-Adiós, Herminia.

Cuídate, abuela.

Le da pereza todo. Ya no quiere ni salir.

Hay que buscar algo que la ilusione. Ya. A ver si se te ocurre algo.

No te preocupes. ¿Cómo no?

De ti sí que me preocupo. No te preocupes.

Te conozco. Te preocupas por todo.

Madre mía. Te vamos a poner un monumento.

Sí, a la madre sufridora.

Hala. Gracias.

Le voy a llevar más tarta, que eso le anima.

Bueno, nos vamos. Bueno.

Toni, acuérdate de lo del martes. Que a los chicos les hace ilusión.

Claro. ¿Qué del martes?

Toni da una charla en el instituto. Te lo dije.

Ah. ¿Y de qué? De mi trabajo, de periodismo.

¿De tu trabajo? ¿Qué tiene de educativo presentar el telediario?

Pregúntale a Karina, que les ilusiona.

¿No lo has oído? Adiós.

Di: "Adiós".

Venga.

Adiós. Vámonos, anda.

No me mires así.

Adiós, Mercedes.

Adiós, mamá.

¡Adiós, hijos!

Por Dios...

Oye, ¿Carlos está picado contigo?

¿Carlos? No, ¿por qué?

Sí, por el comentario ese que ha hecho sobre la charla.

Que no. Que no lo ha dicho en serio.

¿Por qué iba a estar picado?

No sé, Toni. A veces es normal entre hermanos.

Tienes un buen trabajo, eres famoso, ganas dinero,

vives en una buena casa... Ajá.

Bueno, también tengo a la mejor novia, ¿no?

Oh...

Oye, Deborah, ¿tú crees que yo me he acomodado?

Digo, como periodista.

Que ya no soy un periodista comprometido,

que no estoy al filo de la noticia.

"Baby", casi te mata la mafia.

Lo tuyo con el periodismo es enfermizo.

Ya, pero quiero decir... como antes. Al pie del cañón.

(MARÍA) A ver: vosotros, los tauro,

sois gente que cuando se os mete una idea en la cabeza,

la lleváis hasta el final. -(IMITA MUGIDO)

Sí, la verdad.

Y a ver. Este: las cosas no están saliendo como tú esperabas.

Ah, ¿no? -No.

-Sí, hombre. -Sí, sí, sí.

(RÍEN)

-Pero que esto está mintiendo.

Merche, que están en la habitación, solos, en la cama.

¿Cómo que en la cama? Sobre la cama.

¿Sentados? Bueno, sí. Encima de la cama.

Bueno, sentados encima de la cama no es estar en la cama.

Ya, pero si eso lo hacen delante nuestro,

imagínate lo que harán en Roma,

solos, todo el día juntos. Antonio, que van con profesores.

Les engañan igual que a nosotros. No sirve de nada.

Si aprueba todo, no podemos negarnos.

Que sí. Le decimos que se venga al crucero.

No. Que nos vamos solos.

Merche, hazme caso. Que él es un "echao p'alante". Y es guapo, ¿no?

¿Preferirías que fuera feo?

No. Te quiero decir que se irá niña y volverá mujer,

como la canción. ¿Tú me entiendes? No te obsesiones, Antonio.

Estoy obsesionado, y me preocupo. Y tú también deberías.

Es que yo también estoy preocupada, pero confío en María.

Y ella tiene la cabeza en su sitio.

¿Y yo la mía, en el siglo pasado?

Crecen, Antonio.

Nos hacemos mayores todos: ellos, nosotros y mi madre.

No podemos relajarnos. No hay que relajarse.

¿Por qué?

Un hombre que no puede ser un buen padre no es un hombre.

Y yo quiero ser un buen padre, ¿entiendes?

Y la niña está muy grande.

¿No te has dado cuenta la niña y lo otro?

Solo piensas en eso. ¿En qué voy a pensar?

¡Ay!

(SUSURRA) Vamos a salir. Trae, anda, trae.

Que te conozco.

Me preocupa Karina. No quiero que la haga sufrir.

¿Por qué iba a sufrir?

Sigue con la cocaína, Toni. Es evidente.

Me ha dicho que es muy de vez en cuando.

Yo tuve un amigo que se enganchó. Ganaba mucha pasta,

iba a muchas fiestas...

Se gastó más de 300 000 libras en esa mierda.

Acabó fatal. Mi hermano es muy inteligente.

No será tan tonto.

Mi amigo era un gran matemático de Inglaterra.

Ahora apenas tiene memoria, y sangra...

¿Podemos dejar el tema?

Mamá, nos vamos al cine. ¿Os vais ya?

Vamos a ver "Rocco y sus hermanos".

Ah. Mira tú qué bien.

Bueno, pues pasadlo bien.

-Gracias por la comida, Mercedes. Gracias a ti.

De nada. Hala.

-Chao. Venga, adiós.

A ver lo que hacéis, ¿eh?

"Yo no era el único en la familia

que se equivocaba queriendo mal de tanto querer.

Había otros casos,

y el de Antonio Alcántara, cómo no, era el más particular".

"Sueño que nos abrazamos sobre la arena...".

Merche. ¿Qué?

Escucha esto. Esto es el acabose. ¿Qué es eso?

Esto, escucha, mira: "Sueño que nos abrazamos sobre la arena,

que me besas apasionadamente,

y que mi cuerpo tiembla junto a ti...".

Merche, que ya sabe que cuando se hace eso el cuerpo tiembla.

¿Es el diario de tu hija? Sí, lo encontré de casualidad.

Ah, y estaba el candado abierto.

Bueno, estaba casi abierto. Pero da igual.

Estoy en mi casa, es mi hija y debo defenderla,

aunque sea de sí misma. Yo no quiero que vaya a Roma

con este desgraciado. ¿Has visto a este tío? Mírale.

Mira, ahí, con el torso desnudo. Parece Espartaco.

Por Dios. Si tu hija se entera, te mata.

¡Te mata!

Escucha, Merche. Escucha esto.

"Me encanta salir por las noches con Bruno.

Mis padres creen que voy a estudiar con Gala,

pero cada noche...". Trae. Antonio, por Dios.

Dámelo.

¿No tienes curiosidad? ¡No! No.

Me cago en la madre que lo parió.

Como le haga algo, me lo cargo.

¿Qué?

Pues que es muy imaginativa. Nos ha fastidiado.

¿Te has fijado, Merche? Mira lo que dice. Por ejemplo:

"Sueño... que nos abrazamos". "Que nos abrazamos".

"Sueño que estamos...". "Sobre la arena".

Sueño. Siempre dice "sueño".

Si dice "sueño" es que aún no lo ha hecho.

Lo está soñando. Que es muy pequeña todavía.

Podemos hacer algo antes de que lo haga.

Le ponemos un cinturón de castidad. No me tomes el pelo.

No, es que... Es como no decir nada.

Vaya. Pues eso.

Antonio...

Ah. ¿Es ahí exactamente donde lo tiene?

Pues sí, claro.

¿Qué? Desde luego, Merche...

Que no. Que no, que no. Que sí.

No, no, no.

Eso no se hace. Respeta la intimidad.

El siguiente objetivo.

-Banesto. -¿Conocéis a Mario Conde?

Es el hombre de moda, ¿no? Con 39 años

se encargó de la dirección, y quiere un campañón.

-¿Y qué es lo que busca?

Supongo que modernizar la empresa.

Darle una nueva imagen a la marca más acorde con su personalidad.

-Eso es. ¿Y cómo? Vendiendo lo que tiene:

juventud, ambición, seriedad y confianza del ciudadano.

-Pues con lo desconfiados que somos en España,

fácil no será.

Debemos buscar a alguien que sea así.

-Una persona conocida. Evidentemente.

-Que tenga una imagen limpia, creíble.

Alguien que pienses: "Si él está ahí, yo también".

-¿Por qué él? ¿No puede ser ella? -Son las 9:00, Jose.

No empieces a hinchar las pelotas.

-Almodóvar tiene éxito, y "Mujeres" arrasa en taquilla.

No me lo imagino llevándome... -Carmen Posadas.

Se casó con Mariano Rubio, gobernador del Banco de España.

Más seguro, imposible.

-Que no. Aparte, nos lleva a la "beautiful people". No mola.

Quieres a alguien a quien le darías las llaves de tu casa.

Exacto.

¿Hacemos un "break" y lo pensamos?

11 de junio. El que no venga, está despedido.

-Toma ya, se casa.

-Y con esa chica tan guapa, abogada.

Julia, ¿no? -Es guapísima.

Tú la conoces, ¿no?

Te consiguió este trabajo.

¡Charly!

-Chaval, estás blanco.

-(CON ECO) Ya sé. Lo que le pasa es que al final

su historia con Andrés no acabó bien. Pero no pasa nada, Charly.

Hay más peces en el mar,

y no habrá problema.

Ni puta gracia. No te pongas así. ¿Adónde vas?

-¿Adónde crees que va?

¡Lo tengo!

Lo tengo.

El hombre al que le darías las llaves de tu casa.

Dispara. Toni Alcántara.

El presentador del telediario.

-¿Tu hermano? En sus 30,

alto, guapo, rubio, serio, responsable.

Es lo que buscamos.

Lo veo blando. ¿Sí o no?

-Es perfecto, Carlos. Perfecto. ¿A que sí?

Y le puedo llamar cuando sea.

Ganaría una pasta. Mejor. Le encanta el dinero.

-¿A quién no? -¿Te pones a ello?

¿Eh? Que cojas el teléfono y lo llames.

Ahora mismo, claro.

Sí, ahora mismo.

Es perfecto, Andrés.

No lo coge. A esta hora suele correr.

Insiste. Esta mañana quiero darle el nombre al cliente.

Hecho.

¡Joder!

Me pido la ducha primero. Sí, hombre.

Como que te vas a duchar sola.

(Teléfono)

Te toca. Tienes un morro...

(Teléfono)

¿Sí? "Toni. Soy Carlos. ¿Te pillo bien?".

Ah, hola. Sí, dime.

Escucha, voy a proponerte algo muy interesante. Es mucho dinero.

¿Es legal? Muy legal.

Nos han encargado una campaña para Banesto.

Joder. Quién me lo iba a decir.

Mi hermano pequeño llamándome para hablarme de bancos.

Sí, sí. Escúchame, ¿vale?

Para la campaña han pensado en una persona muy conocida

que a la vez dé confianza a la gente.

Ya. Y piensas en alguien de la tele.

"Eso es". ¿A quién quieres conocer?

A Toni Alcántara.

¿Qué? Sí. Quieren que la hagas tú.

¿Yo? Sí, pero por unanimidad absoluta.

Eres el hombre perfecto. Todos lo creemos.

Vaya... "¿Qué, cómo lo ves?".

Pues... hombre, así de sopetón, me...

No me des las gracias.

¿Esto ha sido idea tuya?

¡Pues claro! ¿De quién si no?

Pues es que... Así de sopetón, de primeras...

Del dinero ya hablaremos, tranquilo.

Pero te puedo asegurar que va a haber mucho dinero, Toni.

Bueno, yo tengo que consultarlo en el trabajo también.

Pues no se hable más.

Cuando sepa más, te llamo. ¿Te parece bien?

¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

Gracias a ti.

Dale un beso a Deborah. Adiós. Hecho.

¿Le ilusiona? Mucho. Estaba como loco.

Fenomenal. Voy a consultarlo con el cliente.

A ver qué le parece, ¿no?

Van a flipar.

Carlos, Julia tenía razón, tío.

Eres muy bueno. Muy bueno.

Has producido más en 4 meses que muchos en 4 años.

Ay... Que no puedo.

Venga. Claro que puedes. Vamos.

Yo quiero irme a mi cuarto. Venga. Haz un esfuerzo.

Yo te ayudo. Venga, vamos. Que me duelen mucho los pies.

Porque necesitas zapatos nuevos.

Esos se te caen de viejos. Como yo.

Llevas un mes encerrada. Hoy tienes que salir sí o sí.

¡Que no quiero salir, leñe!

Por Dios, Herminia, muévase un poquito.

Que le va a entrar elefantiasis.

El que faltaba. ¿Te traigo el bastón?

¡El bastón te lo guardas tú donde tú ya sabes!

¡Eh! ¡Mira cómo va de rápido, Merche!

Hombre, Herminia.

Cuánto tiempo. -Sí. Qué alegría verla por aquí.

Yo pensaba que...

-¿Que me había muerto? Pues no.

Aún debo dar mucha guerra. ¡Madre, por favor!

Venga, anda. -Vaya, parece que tenemos un mal día.

No. Lo que tenemos es un mal año. -Ya, sí, claro.

Todos hacéis lo que os da la gana, hasta que seáis viejos.

Y luego, al ser viejo, todos deciden por uno.

-Hay que moverse.

Quien mueve las piernas mueve el corazón.

-Quien se mete donde no le llaman, encuentra lo que no busca.

No le hagáis caso.

Se ha quedado sin amistades.

Hala, nos vamos.

Despacio.

Adiós. -Ay, Antonio.

Qué "jodía" es la vejez.

No, la vejez no es nada.

Lo peor es sentirse joven en un cuerpo viejo.

-Antonio. Espera, que voy.

¿Qué pasa? Anoche, por fin.

Por fin ¿qué? Que no se olvida, Antonio.

Es como ir en bicicleta. ¿Llegaste a la meta?

Varias veces. Y ella también.

Si no, pregúntale a ella.

Escúchame, esto es como el Tour.

Debes llegar a la meta una vez al día. No te pases.

Que ya he llegado. He visto la luz.

Pues invítame a un vino. Venga.

¿Quién era? Mi hermano.

Gracias.

Quiere que haga un anuncio.

¿Anuncio de publicidad?

Pero si has dicho mil veces que jamás harías un anuncio.

Pero ninguna me lo pidió mi hermano.

¿Entonces lo vas a hacer?

¿Sabes qué voy a hacer? ¿Qué?

Deja el zumo.

Ven. Esto voy a hacer.

(Timbre)

Te vuelve a tocar. Voy a cambiarme.

Menos mal. Hola, Paquita.

Hola. Pasa, pasa.

Es que no sabía dónde ir.

No sabía dónde ir. ¿Qué ha pasado?

Que han detenido a Venancio.

¿A Venancio? Sí.

Han hecho una redada de esas y se lo han llevado.

¿Dónde han hecho la redada? En El Retiro o por ahí.

Estaba en una timba, que fue...

¿Venancio juega? Obsesión tiene por eso del póquer.

Joder, pero...

-Hola, Paquita. -Hola.

-¿Has venido tú sola? -Sí.

No me quedó otra. ¿Dónde está ahora?

En una comisaría.

Me llamó desde una. ¿En cuál?

En Madrid. ¿En cuál?

¡No lo sé! ¡Es que...!

Como tú eres abogado y conoces a los policías, a lo mejor...

Que sí. A ver, vamos a hacer una cosa.

Te relajas, te quedas con Deborah y yo voy a llamar.

Vale. Venga.

-¿Quieres un zumo de naranja? -No.

-¿Un café? -No.

Viajes para la gente más joven.

¿Entiendes? Esos no tienen un duro.

Ya sé que no tienen tanto dinero,

pero los viajes de fin de curso se pagan bien.

¿Viajes de fin de curso? Ni de coña.

¿Por qué? Ya he vivido varios,

y son un infierno.

Adolescentes. ¿Tú sabes lo que es eso?

Gritan, discuten,

se emborrachan, vomitan en los asientos.

Y van más calientes que la caña de un cohete.

Ya. Les vi hacer de todo

en el autobús. ¿De todo?

De todo, Antonio.

No me da la gana que mi hija se pierda.

¿Tu hija? Sí, que tiene que hacer

un viaje de esos, y no quiero.

Bueno, tranquilo. Joder.

Vamos a una reunión de la APA

en un par de horas. ¿Vienes? ¿Qué es la APA?

La Asociación de Padres de Alumnos del instituto,

donde se organiza esto.

¿Qué pinto yo ahí? Yo te lo digo.

(Timbre)

Ya voy yo.

(Timbre)

Mercedes. Hola.

Pasad, pasad.

Tu madre.

Yo soy Amparo. No sabe cuánta alegría me da conocerla.

Herminia, ¿verdad?

¿Qué pintamos aquí? ¿No íbamos a comprar zapatos?

Ya, pero es solo un momento.

¿Cómo va todo, Amparo? Fatal. No llegamos.

María Luisa está enferma, y yo soy un desastre con la máquina.

El pedido lo tenemos que entregar mañana, que di mi palabra.

Pues no tenemos ni la mitad. ¡Uy, madre mía!

¿Vienes? ¿Para qué?

Para que veas esto y conozcas a las mujeres.

Esta señora ¿por qué sabe mi nombre?

Porque le he hablado de ti.

¿No íbamos a comprar zapatos? Que sí. Hola, chicas.

(TODAS) Hola. -Pasad.

Pasad. -No, si nosotras nos vamos ya.

Mercedes, mira. Qué desastre.

Uy, sí. Qué desastre.

¿Qué hacemos?

Madre. Mira.

¿Cómo lo ves esto?

Tiene que quitarle el hilo del hilván.

Y esta cremallera está torcida, hija.

Claro, que esta tela... tiene lo suyo.

Es de las que deshilachan muy fácilmente.

El pespunte, que está mal hecho.

Tiene que dejar más espacio a la costura.

Sí, como un ancho de un dedo más o menos.

-Gracias. Gracias, Herminia.

-Bueno, vámonos, que se hace tarde.

¿Y si les ayudas a coser? Con lo bien que coses...

¿Cómo? ¿Yo coser?

Ni loca.

Además, no me he traído las gafas, y yo sin gafas...

Por eso no hay problema. Las tengo aquí.

¿Es una encerrona?

No. Quiero que ayudes a estas mujeres, hombre.

Que tenemos que entregar el pedido. Ya.

Yo ya he cosido todo lo que debía coser.

Pues nada, que te acompañe Amparo a comprar los zapatos.

Yo no puedo dejar esto así.

¿Esta señora? ¿Por qué? Porque sí.

Es un desastre cosiendo, y la quiero lejos de las máquinas.

A mí no me gusta ir de compras con alguien que no conozco.

Es muy buena mujer, y lo está pasando mal.

¿Y yo qué culpa tengo? Anda.

Ve a por los zapatos, y cuando vuelvas te llevo a casa.

-¿Nos vamos, Herminia? Venga, vete a comprar los zapatos.

-No, hija. Yo puedo ir sola.

-Ya verás que cuando vuelva somos amigas.

Bueno, chicas, pues manos a la obra. Nos queda mucho por hacer.

El último presupuesto es de 40 000 pesetas por alumno.

-Pero pensamos ideas para que nos salga más barato.

-Sí. Por ejemplo, montar un mercadillo todos los sábados.

Pero necesitaríamos cosas de segunda mano.

-Vídeos, juegos,

libros... incluso ropa. Aceptaremos cualquier cosa.

Perdón. Vamos tarde.

Disculpad, chicos. Nos surgió algo de última hora.

Seguid, seguid. Pasa.

¿Dónde estábamos? -La lotería.

-Eso: también vamos a vender lotería.

-Y habrá concurso de karaoke en el pub de Clara.

Qué buena idea lo del karaoke. -Sí. Muy buena.

-También haremos un concierto de rock con compañeros de otros institutos.

-Estamos abiertos a cualquier sugerencia que queráis aportar.

-Sí. Cualquier duda,

ideas...

Adelante, Antonio.

Soy Antonio Alcántara, el padre de María.

A ver, Santos.

¿Cuánto hay de aquí a Roma, en kilómetros?

-¿2000? Leche. Es que 2000 kilómetros en bus

es un viaje infinito.

A ver, ¿por qué no os planteáis ir a un sitio más accesible?

-¿Por ejemplo? No sé, más accesible.

-Pues... a Andorra, Torremolinos... Torremolinos está muy bien.

-Ya, pero el objetivo es Roma.

Tanto por su cultura, sus iglesias... Todo.

Además, que de camino dormiremos en Barcelona y en Pisa,

y podremos pasar por Génova,

por Mónaco... Otra cosa, que no estaba yo antes:

¿habéis mirado el presupuesto? -Consultaron con varias agencias.

Ah, con varias agencias.

-Sí, esta es la que más seguridad nos da.

A ver. ¿Te importa?

No mirasteis en la agencia del barrio.

-¿La del barrio? Claro, hija.

Viajes Milano. Nuestra agencia.

Viajes Milano organiza excursiones para mayores.

Sí, pero ampliamos nuestro horizonte.

Ah, ¿sí? ¿Desde cuándo? -Eso es secreto profesional.

-Ya... Mi socio, Santos y yo,

estamos intentando organizar un presupuesto para el viaje

que sea mejor, más seguro.

¿Con el mismo programa que este? Mucho mejor. Mejores hoteles,

mejores excursiones, mejor autobús.

Solo tenéis un autobús, y vamos dos cursos.

Es que no íbamos a llevar nuestro autobús.

Pensamos en alquilar dos autobuses nuevos, grandes,

con aire acondicionado.

Es importante que alguien de confianza

organice este viaje. Son nuestros hijos,

y queremos las mayores garantías.

Y qué mejor garantía que lo haga el padre de un alumno.

De una manera profesional, eso sí. -Claro.

A ver si al final vais a Torremolinos.

Que no, Santos. Que van a Roma. Pues vaya.

¿Mejor? -Tiene una suela más flexible.

-¿Qué, cómo le van? -Son horrorosos.

-Lo importante es que sean cómodos. -Ay, hija.

Todo lo que hacen para la gente de mi edad es feo.

-No diga eso.

-¿Qué te ha dicho mi hija? -¿Mercedes?

-Sí, mi hija. ¿Qué te ha dicho de mí?

-Que lleva usted un poco de tiempo algo alicaída.

-Lo que estoy es sola. -Ah, no diga eso.

Siempre tiene a gente.

-No se esfuerce por caerme bien.

-No me esfuerzo. -Mi hija no tiene tiempo para mí.

Tiene tiempo para sus hijos, para sus nietos...

para las señoras que viven con usted...

Pero para mí... -Su hija la adora.

-Yo ya no hago falta.

Soy un estorbo. -Eso no es verdad.

-¿Usted qué sabe?

-Yo no sé nada, pero sé reconocer celos en cuanto los veo.

-No. Yo nunca he sido celosa.

-Yo creo que sí. -¿Celosa con mi familia?

-Celosa de los años que se fueron para no volver.

-No me gusta ser vieja. A nadie le gusta.

Y no son celos, ¿eh? Es sentido común.

Pe... ¡Amparo!

¡Amparo!

¡Sé que estás ahí! ¡No te escondas! -¡Quieto! ¡Quieto!

-Usted no se meta, señora. ¡Amparo!

-Niña, llama a la Policía. -Ahora mismo.

-No, no llame. Ya me voy. ¡Amparo, yo te quiero!

¡Fuera de aquí, hombre! ¡Largo!

(Puerta abriéndose y cerrándose)

Gracias por venir, Toni. No sabía ni que eras abogado.

Soy abogado, pero no ejerzo.

Me inventé que eras mi cliente para que salieras.

Sácame, por favor. Esto es horrible.

Mi trabajo termina aquí. ¿Estamos?

No me pueden vincular con esto. Ya lo sé.

La he cagado, tío.

La he cagado más que nunca.

Has tenido suerte, porque te dejan libre.

Coge las cosas, que nos vamos. ¿Adónde?

A mi casa. Te espera Paquita.

No, no. ¿Cómo que no?

Que no. Que Paquita me va a matar.

Venancio, tengo una reunión en el trabajo.

Venga, me están esperando.

Toni,... lo he perdido todo.

¿Cómo que lo has perdido todo?

Me he jugado el restaurante. ¿El restaurante?

Me jugué el restaurante de Paquita.

Ya lo sé. Tenía una buena mano. La mejor mano de toda la noche.

¿Te has jugado su restaurante?

Estoy enfermo, tío.

¡Pero si no es tuyo! ¡Ya lo sé!

¿Cómo haces algo así?

Si no les pago la deuda, me van a capar.

No me da ninguna pena.

No, escúchame. Esto es muy serio, ¿vale?

Esta gente es muy peligrosa, y tiene mucho poder.

¿Les han detenido?

Sí, pero han salido al momento.

O sea, que no lo pudiste hacer peor.

Joder...

No sé qué hago. Decírselo a Paquita lo primero.

No puedo. ¿Cómo que no puedes?

Da la cara y díselo. Que no puedo.

Yo no puedo perder el tiempo. Tú tienes que arreglarlo. Vámonos.

No me hagas eso. Dile que lo siento.

Lo siento mucho, pero conoces a Paquita. Me va a matar.

Yo no se lo digo. Haz lo que quieras.

Espera. Toni, espérame. Venga.

Joder.

Ven. Ven por aquí.

Y... mi despacho.

¿Qué te parece?

Huele a ti.

¿Huele a mí? Sí.

Huelo mal, ¿eh? No. Tú hueles muy rico.

¿Nos vamos a comer? Para eso he venido.

Es algo pronto, pero tengo una reunión en hora y media.

Hago una fotocopia y nos vamos. Vale.

Ya está. Vámonos.

No sabía que se casaba Julia.

Ni yo. Lo ha dicho Andrés esta mañana. Invitó a todos.

Y nos tocará ir, claro. Sí.

Aprobado. ¿Eh?

Acabo de hablar con el cliente. Les encanta tener a tu hermano.

¿De verdad? Joder...

Muy bien, nene. Muy bien. ¡Qué bien!

¿Es tu mujer?

Sí. Karina. -Hola.

-¿Qué tal?

Un gusto. Andrés.

-Nos conocimos en la fiesta de navidad.

-Yo en la fiesta de navidad... Eso no os lo podéis perder.

No hay excusa que valga. -No, claro.

-Estoy negociando 10 millones para tu hermano.

¿10 millones? 15 por ciento para la agencia.

¿Te parece bien?

A ver cuándo cenamos los cuatro. Claro.

Sí, sí. Perfecto. -Sí.

-Hasta luego. Hasta ahora.

Este tío es genial. Es algo gilipollas.

De eso nada. Es un genio.

Un genio. ¿Qué es eso de lo de tu hermano?

Te cuento. Ven.

Venga, así. Muy bien. Ya verás, mañana te cuesta menos.

¿Que me vas a hacer bajar otra vez?

Claro. Debemos ir al médico.

Tú no vuelves a tomarme el pelo. Tienes que hacerte una revisión.

¿Para qué? Para estar tranquila.

¿Y quién me va a acompañar, Amparo, que es tan triste?

No digas eso. Es estupenda, y muy valiente.

Y ayudará a Karina con la niña y con la casa.

¿Ves? Ya estás aquí y no te ha costado tanto.

Es que tienes que hacer ejercicio. El ejercicio no sirve.

Pero si yo lo veo en la tele y corriendo se mueren.

Anda ya. Cuando te pones así no sé qué hacer contigo.

Pues me atas una piedra y me tiras al río. Eso debes hacer.

Cuando dices esas cosas, me haces daño. ¿No te das cuenta?

Que tengo ya muchos años, Mercedes. No.

El problema no es ese.

Te estás rindiendo, y no me da la gana.

Bueno, bueno. Para ti la perra gorda.

(Aplausos en TV)

"Hola, buenas tardes.

Mientras los americanos, con siete horas menos,

se están levantando, poniéndose ya

el rímel y las lentejuelas, y el vestido de luces

para asistir esta noche a la entrega de los Óscar,

aquí seguimos, como cada lunes...".

¿Qué, Herminia? ¿Qué?

¿Qué? Nada. Nada, dice.

Esa mirada no es de nada, es de mucho.

Es la que tengo.

Ya. ¿Y tú?

-¿Qué hay de comida? Acelgas.

-¿A mediodía? Pues sí.

-Qué asco. -A mí me dan gases.

Porque tiene que adelgazar. Ah. Encima gorda.

-Siempre hay que hacerles caso. Son unos fachas, abuela.

¡Pero bueno! No me llames facha, hija.

Me rompes el corazón. ¿Sabes qué es un facha?

¿Eh? ¿Tú qué sabes? ¿Lo ves?

¿Cómo que "lo ves"?

Sabes que papá fue al APA, ¿no?

Ah, ¿sí? No me has dicho nada.

Te dije que quería organizar la excursión del colegio.

No. Ha ido para controlar.

Que yo no quiero controlarte. -Tú lo controlas todo.

Pero ¿qué pasa aquí?

Y tú también. -Que vivimos en una dictadura.

Dictadura dice. Será posible.

El plato. No puedo hacer lo que quiera.

-Ni yo tampoco. Pero vamos a ver.

¿Qué pasa? ¿Han hecho un comandillo antipadres?

-No te fías de mí. Sí me fío de ti. Claro que sí.

¿Cómo no, que eres muy lista,

y muy inteligente y todo eso? Pero tienes un problema.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Cuál? Que tienes 16 años.

¿Tener 16 años es un problema?

Pues sí, porque tienes muy poca cabeza y llena de pájaros.

Yo no tengo pájaros. Que no tiene pájaros, dice.

Con las tonterías que escribe.

¿Me has leído el diario?

¿El qué?

Yo flipo. Me lo ha leído, ¿verdad?

Yo no he leído nada. ¿Qué dice que he leído?

Me cago en la cuna que me arrulló.

¿Se me ha notado? ¡Antonio!

Chema, ¿te puedo comentar una cosa? Sí, hombre, sí. Pasa.

(CARRASPEA) Cuéntame.

Verás, es que me han ofrecido hacer un anuncio para TV,

y quería decirte que lo haré.

¿Es algo institucional? ¿Bonos del Estado?

¿Un mensaje de la DGT? No sé...

No, no. Es de un banco. Entonces no puedes hacerlo.

¿Por qué no puedo hacerlo? Es un favor a mi hermano.

Te lo prohíbe tu contrato. ¿No te lo has leído?

Pues léetelo. Si quieres hacerlo, pides una excedencia.

Chema, por favor. La reunión ha sido hace 30 minutos.

¿Dónde estabas? Tenía un asunto familiar. Perdona.

Sigues con lo de la mafia, ¿no? ¿Yo, con lo de la mafia?

El de Sucesos te ha visto salir de una comisaría de Retiro.

Un familiar estaba en un apuro y he ido a solucionarlo.

Casualmente, en la misma comisaría en la que estaba

el hijo del italiano.

¿Qué? Alessandro Mazzolini.

¿Verdad? Lo han pillado en una redada.

En una timba en el Retiro. Casi 100 personas jugando.

Yo no tenía ni idea de eso. Lo juro.

Estoy hasta los cojones de esto.

¡Ha sido una casualidad!

¡Que no me chupo el dedo! ¿Qué te pasa conmigo?

¿Te pones así por lo de Deborah, o por tu separación?

¡Que es la mafia, Toni!

¡La mafia, joder!

No tendrán problema en deshacerse de ti.

¿Sabes qué te digo? Que yo tampoco.

Muchas gracias. Me ha quedado claro.

(Teléfono)

(Teléfono)

"Hola, no estamos en casa. Deja un mensaje y te llamaremos".

(Pitido)

"Paquita, soy Toni. Si estás en casa, cógelo.

Paquita. Paquita, si estás en casa, responde.

¿Paquita?".

¿Hola?

¿Hola? "Hombre, por fin".

Toni.

Dime. Dime, ¿lo has visto?

Sí, y he hablado con él. Lo han soltado.

Lo han dejado libre.

Ay, menos mal. ¿Dónde está?

Escucha, tengo que decirte algo.

En la timba en la que le han detenido

la gente se jugaba millones de pesetas.

¿Y qué? Él no tiene millones, ni donde caerse muerto.

Venancio no, pero tú...

Que yo ¿qué? ¿Estás sentada?

No me asustes, Toni.

Se ha jugado el restaurante.

¿Qué? "Se lo ha jugado al póquer.

Y lo ha perdido".

Pero sigue a tu nombre, ¿no?

¿Qué...? ¿El restaurante mío?

Está a tu nombre.

Mío y de tus primas. De quién va a ser.

No lo has puesto a su nombre, ¿no?

¿Qué me estás diciendo? ¿Quién te crees que soy yo?

¿No te ha dado documentos para firmar?

¿Dónde está ese cabrón? No quiere verte. Te tiene miedo.

Pues hace muy bien.

Hace bien. ¿Sabes por qué?

Porque le voy a matar. Si no le matan los de la timba.

¿Cómo?

¿Me puedes decir cómo he podido ser tan tonta?

Paquita, tienes que dejarlo ya.

Parece que yo no sé estar sola, ¿eh?

Yo debo tener... alma de puta.

("Canta y no llores")

# Ese lunar que tienes, cielito lindo,

# junto a tu boca.

-¡Guapos! -¡Ole! ¡Qué buena pareja!

# Cielito lindo, que a míme toca.

# -Ese lunar...

¿Cuántos años tiene tu hija? 16.

¿Por qué? Muy joven todavía.

Eso mismo digo yo.

Al final hará lo que quiera. No. Ya te digo yo que conmigo no.

Es una batalla perdida, Antonio. Mira mi Abraham, como un hombre.

Ya, ya. La verdad que...

# Canta y no llores.

Sale con este chico, Bruno, ¿no?

Yo le llamo Espartaco.

Sí. ¿Por qué no hablas con él?

De hombre a hombre.

¿Con él para qué?

Para que te diga cuáles son sus intenciones.

A esa edad, todas las intenciones buscan lo mismo.

# Porque cantando

# se alegran, cielito lindo...

Todo es amor aquí alrededor, Antonio. Ya lo veo, ya.

# ... los corazones. #

¿Qué haces?

Mira qué guapa está callada, Merche.

¿Por qué tiene que ir todo tan rápido?

Ay, Antonio. Anda, vamos a la cama.

Venga.

Ahora voy.

Buenos días.

Buenos días.

¿Qué? Que es una pasada.

¿El qué?

Despertarme cada día y verte enfrente.

¿Llegaste muy tarde anoche?

Demasiado tarde. ¿Cómo de tarde?

Tú te volviste a dormir sobre los deberes.

Es que... odio corregir deberes.

¿Llamó Toni? No.

Qué raro.

¿A qué hora tiene la charla? A las 12:30.

Le vamos a invitar a comer. ¿Aquí?

No, no. En el bistró. Como en los viejos tiempos.

Pronto, para que le dé tiempo a llegar al trabajo.

Y vamos a decirle a Deborah que venga.

Eso es. En pareja es mejor.

Sí.

Ay, Toni.

Toni... Tiene sus cosas el cabrón, ¿eh?

Es un tío estupendo.

Sí, es un tío estupendo... que tiene sus cosas.

Yo le conozco mejor que nadie.

Cuando éramos pequeños, compartíamos habitación.

Y yo tenía miedo a la oscuridad.

Pero solamente con saber que él estaba allí,

con escuchar su respiración,

yo sabía que nada malo me podía pasar.

No me dejará colgado, ¿no?

¿Qué dices? ¿Por qué te va a dejar colgado?

¿Y por qué no me llama?

Llama a Deborah. Llámala ya. Que no hagan planes.

(Portazo)

Antonio, que eso es una locura. Que ya lo sé.

Lo comido por lo servido. No, vamos a palmar.

El sueldo del segundo chófer no entra.

Bueno, pues conduzco yo. Tú no puedes conducir un autocar.

Escúchame una cosa.

Yo puedo con todo, ¿entiendes? Con todo.

Que no tienes carné. Eso ya lo veremos.

Bueno... No quiero que mi hija

se vaya 15 días por ahí con una panda de adolescentes

echando testosterona. Eso es ley de vida, macho.

Bueno, pues en mi vida la ley la dicto yo.

Voy a entregar esto. Ahora te veo. Hasta ahora.

Bruno.

¡Bruno!

Hola, Antonio. ¿Tienes un minuto?

Voy un poco pillado. Tengo clase. Que quería darte el presupuesto.

No se lo doy a mi hija porque no me fío.

Ah, yo se lo doy a la directora. Fijaos en una cosa.

Os hemos ahorrado 3500 pesetas por persona. Aquí.

¡Cojonudo! Muchas gracias, Antonio. Otra cosa...

¿Qué intenciones tienes con María? ¿Cómo qué intenciones?

¿Vais en serio?

Somos amigos. ¿Amigos?

Nos queremos mucho, pero no hay nada más.

¿Nada más? Algún beso, un abrazo...

Lo típico entre amigos. O sea, que son imaginaciones suyas.

¿Cómo imaginaciones?

Sí, lo que escribe en su diario. ¿Se lo imagina?

¿Le lees el diario? No, no. Yo no.

Antonio, has dicho... No, mi mujer, que limpiando

ha leído algo. Un diario no se puede tocar.

No se puede tocar a una hija. Y a la mía menos.

Entiendo tu punto de vista.

Pero las personas estamos hechas para tocarnos.

No vayas por ahí, chaval, que es peor. No me jodas.

No te preocupes. En serio. Confía en mí. Y en ella, sobre todo.

María sabe lo que quiere.

Y oye, no le leas el diario. Que eso es casi un delito.

Lo que es un delito es irse con una menor.

Y María no tiene los 18.

En el amor no hay edad.

Da el presupuesto a la directora, y dile lo de las 3500 pese...

Ahora te digo. Chao. Chao.

¿Quién era? Era Karina.

Tu hermano nos invita a comer. ¿Carlos?

Sí. Quiere que comamos todos juntos tras tu charla. ¿Puedes?

No puedo. Tengo reunión. ¿Y no puedes retrasarla?

No. No puedo pedir favores ahora. Está la cosa...

¿Y cuándo piensas decirle que no vas a hacer el anuncio?

Está tan ilusionado con el tema... Aunque no sé por qué me preocupo.

Realmente habrá 50 000 famosos encantados de hacer ese anuncio.

Toni, haz las cosas bien.

Por ti y por tu hermano. Por vuestra relación.

Bueno, le puedo decir que me tomo el aperitivo,

aprovecho, se lo digo y me voy a trabajar.

Bien. Te quitas ese peso de encima.

Si tienes razón. Y me gusta que te preocupes por nosotros.

Gracias. Por cierto,

en mi empresa buscan a alguien que domine el inglés y el español.

He pensado en Karina.

Ah, pues muy bien. Seguro que le interesa.

Es una oportunidad buenísima.

Colaboraría con los expertos de informática.

Tiene buena pinta. Pero es en Connecticut.

¿Tan lejos? Tan lejos.

Pues qué rabia.

Sí, pero... a lo mejor les viene bien un poco de espacio,

que Karina viaje, que abra horizontes...

Eh... Que te estoy viendo venir.

No te metas ahí, ¿eh? ¿Qué pasaría con Carlos?

Quizá les viene bien algo de espacio.

Déjalo estar, ¿eh?

Nos vemos a las 13:30.

Vale.

Bueno, Herminia.

-Estoy hecha una birria, ya lo sé.

¡Madre!

¿No has visto la cara del doctor? Un poco más y me da el pésame.

-Está usted perfecta, Herminia.

La tensión un poco alta, algo de azúcar...

Pero para la edad que tiene, ¿qué más quiere?

-Pues sentirme bien. Eso es lo que quiero.

-Ya me gustaría llegar a su edad como está usted.

Es que le duelen las rodillas.

Osteoartritis. Normal para su edad.

-Ay este brazo.

Si es que cuando lo levanto parece que me clavan agujas.

-Eso también es normal a su edad.

Le cuesta mucho subir y bajar escaleras.

Y nuestra casa no tiene ascensor.

-Mire, es como si me faltara el aire.

Es que parece que quieren ahogarme.

-¿Y qué quiere? ¿Tiene que aguantarse?

No, pero debe hacerse a la idea...

-¿De qué? ¿De que debo vivir

una vida de pena? -Bueno, de pena...

-Y de dolor. -De que debe tener paciencia.

-Ya...

Pues parece que como no me voy a morir por causas naturales,

voy a ver si me muero de asco.

-Señora, está usted ofendiéndome. No, no.

La ofende usted, la verdad.

¿Yo? Sí. Le está diciendo

que con su edad no puede vivir bien.

Como si tuviese la culpa de la edad que tiene.

Yo no puedo quitarle 20 años. Pero la puede ayudar.

Le recetaré calmantes, si eso quieren.

¿Y rehabilitación?

¿A su edad? ¿Por qué no?

A estas edades

no suelo recomendar rehabilitación,

pero si se ve con ánimo de ir tres veces por semana a ejercitarse,

por mí no hay inconveniente.

Para el brazo puede empezar hoy mismo.

-¿Y para la rodilla?

-Eso, que se lo mire en el hospital el especialista.

Pero si fuera mi madre, yo le compraría un andador.

-¿Un andador? ¿Eso qué es, un tacataca?

¡El tacataca se lo mete usted donde le quepa!

¡Un andador a mí! ¡Como si yo tuviera 100 años!

Están mal cosidas. Hay que volverlas a hacer.

No te preocupes. Lo siento.

Madre, te lleva Amparo a Rehabilitación.

No, que ayer vi a mi marido y me da miedo salir a la calle.

-No, hija. Yo también tengo miedo, pero no hay más remedio.

-Pero usted lo vio.

-Sí. Sí que lo vi. -Es un peligro.

-Bueno, y también lo son las escaleras.

Las escaleras de mi casa,

y salir a la calle y que te atropelle un coche

o que te caiga un ladrillo. Lo peor es que te escondas en un rincón.

Porque entonces el propio rincón te mata.

¿Y eso qué porquería es?

-No sé. -Anda, anda. Quita.

Yo eso lo termino en un pispás.

Ay. No habré cosido yo cremalleras de pantalones.

A ver. Tráeme las gafas, por favor.

Están en mi bolso. -Sí.

¿Vas a coser? -Sí, voy a coser.

¿Ves tú? Que no eres vieja.

Lo soy, pero lo hago para darle en la cabeza

al médico idiota ese. Así me gusta.

Te has salido con la tuya, ¿eh?

Yo de mayor quiero ser como tú. Ni se te ocurra.

(VENANCIO) Paquita...

-Ni se te ocurra moverte. -Paquita...

-¡Ni se te ocurra moverte de ahí! -Por favor, puedo explicártelo.

Mírame, por favor.

Paquita, tengo una enfermedad.

-Yo sí que la tengo. Vete de aquí.

¡Vete de aquí! -Quiero...

-¡No te acerques! -¡Que me van a matar!

-Eso es lo mínimo. -¡Hablo en serio!

-¿Te crees que yo no? -Te lo suplico.

Por Dios, estoy muerto de miedo, joder.

-¿Crees que puedo arreglarlo con la herencia de mis hijas?

-¡No! -¿Eso te crees?

-¡No! Pero quizá podamos acordar algo con ellos.

-Que no es asunto mío. -¡Ya lo sé!

La timba no es asunto tuyo, ni la deuda. Pero yo sí. Yo sí.

Porque tú me quieres. Yo lo sé, me quieres.

Y yo te quiero a ti. -Ni se te ocurra tocarme.

¡Ni se te ocurra tocarme!

¡Que no me toques!

Vete.

-No. Por favor, escúchame.

-¡Ni se te ocurra tocarme! -¡Escúchame!

-¡Ni se te ocurra! ¡Que te vayas! -¡Escúchame!

¡Escúchame, mi amor! -¡Vete!

-Por favor. Por favor. Escúchame.

Imagínate que me encuentran muerto, que me tienes que identificar.

¿Qué vas a hacer? ¿Podrás vivir con eso?

-Podré vivir divinamente.

-Por favor. -Lárgate de aquí.

¡Que te largues!

¡Vete de aquí! ¡Que te vayas!

¡Que te vayas!

¡Fuera! ¡Fuera!

¡Fuera!

Ya tenéis la mesa lista.

Yo no me puedo quedar a comer. Sois los primeros. Os atiendo rápido.

Nos atiende rápido.

Ven aquí, anda. Nos sentamos, pedimos unas raciones

y estamos un rato juntos.

Además, esta vez por una buena causa.

Vamos a ver. ¿Qué tal con Inés?

¿Quién es Inés? Carlos, va.

Mira, si quieres saber quién es, vive con ella un mes.

¿Vais a estar así siempre? ¿Venimos a hablar de tonterías?

Mira, voy a empezar diciéndote una cifra,

que es la que hay.

Si te parece poco, paramos aquí, comemos y tan amigos.

10 millones. ¿10 millones de pesetas?

Suena bien, ¿eh?

Suena muy bien. Es una oferta muy generosa.

Pero... ¿Pero?

No puedo, lo siento.

Lo intenté. Hablé con mi jefe y dijo que ni hablar.

Estás de broma, ¿eh?

No, no. Me ha dicho eso.

Pero ¿por el trabajo? Por eso no te preocupes.

Nosotros nos encargamos de cuadrar las agendas.

Es una tarde. Muy fácil.

¿Qué pasa?

Que le he ofrecido 10 millones de pesetas a mi hermano

por una tarde de trabajo, y se ve que no tiene una tarde libre.

¿10 millones? Sí.

Igual podrías pensártelo. He hablado con mi jefe.

Tengo un contrato en exclusividad. Debería dejar el trabajo.

Bueno, ¿y qué? ¿Y qué?

Carlos. Sí, ¿y qué?

¿Cuánto tiempo necesita para ganar eso? ¡No me jodas!

¿Por qué te pones así?

Porque era mi idea. Era mi idea.

Y a todos les pareció de puta madre:

a mi jefe, a mis colegas, al cliente...

Menos a mi hermano. No es nada personal.

Son las circunstancias.

He soñado con este "no".

He soñado con este "no". ¿Sí o no?

Te lo he dicho. Lo he intuido.

¡Me cago...! Carlos, lo he intentado.

¡Te juro que lo he intentado!

¿Ya sabéis lo que queréis?

-No, todavía no. -¿No?

Os traigo unas racioncitas. -Muchas gracias.

-"Babe". -Discúlpalo.

Tenía mucha ilusión con esto. Lo he intentado.

Es mucho dinero, pero ¿qué voy a hacer?

-Es tu decisión. Es que me jode que se cabree.

-Bueno, ya se le pasará.

Tú me has oído hoy en el colegio.

Soy un afortunado. Mi trabajo llega a millones.

Es muy... ¡Igual mi trabajo

te parece mucho peor! ¿Es eso?

Yo no te digo eso. ¿La publicidad es una mierda?

¡Yo no he dicho eso! Ya, ya...

Te había confirmado.

Dije que sin problema. Mal hecho.

Te dije que debía consultarlo.

¿Sabes lo importante que es este trabajo?

¡No tienes ni puta idea de lo importante que es!

Vamos a relajarnos.

He hablado con Rosa María Mateo. Es mejor que yo,

es más experta, la quieren... Ella no es mi hermana.

Es solo un anuncio.

¡Lo tuyo es solo la tele! Ni escribes lo que dices.

¿Cómo que no escribo lo que digo?

Te pones muy chulito con la mierda esa.

¿Qué mierda?

¿Qué mierda?

¿Qué mierda? ¡Dilo!

La cocaína, Carlos.

Hostia, otra Inés aquí. ¿Qué has ido a hacer al baño?

¡Cagarme en ti y no decírtelo a la cara!

¡Eso he hecho en el baño!

Ya está. Venga, Deborah.

Eh, eh. Ya, ya.

¡He dicho que pagaba yo! ¡He dicho que pagaba yo!

¿Qué haces?

¿Vas a darme dos hostias? Te las estás ganando.

Como cuando era pequeño. ¿Cuándo te he pegado?

¡Ya, Carlos! ¡Basta!

¡No, ya no! ¡Estoy hasta los huevos de que se me trate como a un niño!

¡Eso es lo que pasa! Te vas a tranquilizar

de una puta vez. Venga.

¡Eh, Carlos! ¿Qué haces?

¡Carlos!

("The Water Is Wide")

(Inaudible)

(TV) "...Felipe González con la primera ministra noruega".

Antonio.

Antonio.

¿Qué lees ahí tan concentrado?

Un prospecto, Merche.

Me voy a sacar el carné de autobuses.

¿Autobuses? ¿De verdad?

Grandes. Ya sabes que me gustan las cosas grandes.

Por eso me casé contigo. Ay... No seas zalamero.

Lo haces por la niña. Y por mí, y por ti.

Ya. Y por los negocios. Y por todo.

Tú pusiste a tu madre a coser.

Ay, mi madre...

Tendrías que haberla visto hoy delante de la máquina de coser.

Las mujeres han "flipao".

¿Qué has dicho? Eso dicen los jóvenes, ¿no?

Ah, sí, sí. Pues ya está.

Ya, ya, ya.

Tú sí que eres joven. Anda, avisa a tu hija para cenar.

¿Yo? Sí, tú.

Venga, que eres un padrazo.

Bueno, voy a ir muy suave. Venga.

¡Madre, a cenar!

Benditos los ojos. ¿Ya está usted más animada?

Sí, estoy más animada.

Pero cualquier día me caigo por las escaleras.

Que no, mujer. Que no.

María. María, ¿puedo entrar?

Pasa. Total, ya estás dentro.

¿Qué haces?

"Sueño mío, hoy he tenido la dicha de recibir carta tuya,

y mi corazón ha latido apresuradamente".

¿Qué es esto?

"Tu recuerdo acapara todos mis pensamientos.

Cierro los ojos y siempre te veo ante mí.

Tengo mi vida en tus manos.

Como mis mañanas frías en el calor de tu pecho".

Sidi Ifni, julio de 1947.

Un tal Antonio Alcántara escribe a Mercedes Fernández.

Estas son mis cartas de la mili.

Pero ¿las escribías tú?

¿O las sacabas de algún libro? No, hija, no.

Se las escribía yo a tu madre.

Son muy bonitas.

¿Quieres leerme una?

¿Qué pasa, papá? ¿Te da vergüenza?

Mis secretos a cambio de tus secretos.

Es un trato justo, ¿no?

"Sidi Ifni, 3 de agosto de 1947.

Adorada Mercedes, aquí hace un calor que queman las piedras.

Por las noches no se puede dormir.

Por suerte pienso en ti y todo cambia".

"Siempre hacemos daño a las personas que más queremos.

Dicen los expertos que no lo hacemos por amor,

sino por cobardía.

Si nos desahogamos más con la familia

es porque nos sentimos más seguros".

("Waiting Around to Die")

"Somos menos tolerantes con nuestros seres queridos

que con el resto del mundo

porque sabemos que tarde o temprano nos van a perdonar".

Nada. No puedes salir así, Toni.

Vete a casa.

"'Quien bien te quiere te hará llorar', dice el refrán.

¿No sería mucho mejor 'quien bien te quiere te hará reír'?

Que el amor duele lo aprendemos enseguida.

Y sin embargo, nos entregamos a él una y otra vez.

Tal vez es el dolor lo que nos hace sentir vivos.

Y tal vez es el dolor lo que nos hace

replantearnos el camino.

Pero pese al dolor, cuando queremos y nos quieren bien,

el amor siempre se acaba imponiendo".

Gracias, hija. Gracias.

¿Gracias por qué?

Por haber sido tan cabezota.

Te has salido con la tuya, ¿eh?

(MARÍA) "No puedo quererte más.

Te quiero tanto que me hace daño.

Te quiero tanto que ni te enteras.

Eres mi sitio favorito.

Nadie nunca te va a querer como yo".

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 345: " Mal querer"

08 nov 2018

María está organizando el viaje de fin de curso con Bruno. A Antonio no le gusta nada la idea de que su hija se vaya quince días sola con él y hará todo lo posible para controlarlos. Tiene muchas expectativas puestas en su hija pequeña y no está dispuesto a que una relación tan temprana lo estropee.

Mercedes también tiene su particular “lucha” con su madre, que últimamente no quiere salir de casa. Mercedes lo intenta por todos los medios, pero Herminia es muy tozuda y no está dispuesta a echar su brazo a torcer.

En la agencia de publicidad de Carlos buscan una imagen que de modernidad a un conocido banco. Carlos propone a Toni para que protagonice el anuncio, pero a su hermano la idea no le gusta nada.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 345: " Mal querer"" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 345: " Mal querer""
Programas completos (350)
Clips

Los últimos 2.527 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Hola. De mi parte sí he podido verlo aquí (de momento, no puedo verlo por TVE Internacional; en éste caso sólo fue la última media hora). Oh, si sabré lo de "malos quereres"... No creo para nada en eso de "Quién te quiere, te hace llorar" y mucho menos creo eso de "Porque te quiero te aporreo" (menos mal que no lo mencionaron). No siempre puedo perdonar a todos los de mi familia o quienes no lo son si me hacen algo muy malo ("Se cosecha lo que se siembra"; "Ley de causa y efecto"). Carlos: éste "perico" o "merca" cada vez lo tiene peor (sólo espero que no termine muerto por ello; la década del 80 fue la de la cocaína). A ver cómo sigue ésto. Muchas gracias y hasta la próxima. P.D.: Hace poco ví al actor que hace de jefe de Carlos en un breve papel en la película "La noche de 12 años".

    pasado lunes
  2. Wen.

    ¿ Alguien me puede dar el título del último tema musical incluido en este capítulo ? Gracias de antemano.

    pasado lunes
  3. Negrita.o7

    Necesito que estén los subtítulos ya!! soy una persona sorda y sin ellos no lo entiendo!! Ponlos ya!!

    pasado domingo
  4. Negrita.o7

    Necesito que estén los subtítulos siempre!! Soy persona sorda y no entiendo sin ellos!! Póngalos siempre!!

    pasado domingo
  5. Pilar

    Como es posible que cambien constantemente las páginas de Televisa española a la Carta. Hay veces que pasó días buscando para poder encontrar mis series. Ahora mismo 05: 43 h, no hay modo humano de entrar en ningún capítulo de las series, como Olmos u Robles, cuentame que pasó, los misterios de Laura, Acacias 38, etc. Encima. A de que han hecho una chapuza, pues antes entrañas en televisión Española a la Carta y te salían todas las series antiguas yodernas. Ahora lo fastidia Ron, lo cambiaron un montón de veces, y ya para colmo, llevamos 3 noches que se corta cuando quiere. Por favor esto es televisión Española, trabajen con. Es debido, o van a ser mejores los canales privados?. Quiero ver mis series en condiciones yá, que para eso estan A ver si es verdad como dicen que es una Web de todos

    pasado sábado
  6. Vladimir

    Gran serie. Y aunque se han perdido protagonistas en el camino andado. La historia debe continuar........

    pasado sábado
  7. Fran Soler

    No hay subtítulos !!!¿¿

    pasado viernes