www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4775218
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 341: "Roto" - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

(VOZ OFF CARLOS ADULTO) "¿Somos dueños de nuestra vida,

de nuestras decisiones,

o son los acontecimientos y las circunstancias

los que conducen nuestras existencias?

Hubo un tiempo, siendo yo niño,

en el que el fútbol me pertenecía.

Yo era el mejor, yo era una estrella.

Cuando crecí, descubrí que no.

Que el fútbol no me pertenecía,

ni a mí, ni a los ídolos, ni a los cracks, ni a los equipos.

El fútbol pertenece a los más de 3.500 millones de seres humanos

que laten con su pasión".

¿Recuerdas cuando jugábamos aquí de pequeños?

¡Cómo no! Todo era un descampado y ahora hasta vestuarios.

La de tiempo que hacía que no veníamos.

Y falta Luis. Sí.

Siempre íbamos los tres juntos.

Yo del Madrid, tú del Atleti y él del Barça.

Y tú eras el peor. ¿Yo el peor?

¡Qué dices, chaval! Tenías dos pies izquierdos.

¡Uy, lo que has dicho! Te acabas de sentenciar.

Voy a ir a por ti. ¡Quiero verlo!

Lo vas a ver. Quiero verlo yo.

(VOZ OFF CARLOS ADULTO) "El partido se celebró

una fría mañana de noviembre a beneficio de don Froilán,

que, en un momento de lucidez,

había anunciado su retiro para ingresar en una residencia.

Los equipos se formaron naturalmente por estado civil:

solteros contra casados".

¿Tú y yo en qué equipo jugamos?

En el de los casados. Un poco absurdo, ¿no?

No estamos casados. Como si lo estuviéramos.

Marcos, el día este... ¿Qué día?

El que me pillaste con Juana en tu casa.

Me porté como un capullo.

Más que como un capullo, como una mala persona.

Estaba cabreado conmigo mismo. Y lo pagaste conmigo.

Con la última persona que lo merecía, lo siento.

Ya, ya.

¡Eh! (CHISTA) ¡Besito! Daros un besito, va.

(TODOS) ¡Que se besen!

No, yo de portero, no, que ocupo muy poco espacio.

Toma. -¿Quién iba de portero?

-Fresnadillo, que le viene como anillo al dedo.

¡Es como un tanque! Pero tiene catarro.

-Josete, te ha tocado.

-¿De portero yo? Es un desperdicio de potencial.

Tengo que ir de delantero, soy como una liebre.

-Una liebre es un conejo.

Yo no soy un conejo, pero quiero meter goles.

¿Usted, padre? -¿Yo de portero?

Venga, todo sea por don Froilán.

(Risas)

-Menos risas, que no tenéis nada que hacer.

-No nos estamos riendo, pensamos dónde vamos a tomar las cañas

para celebrar la paliza que os vamos a dar.

(TODOS VITOREAN)

-¡Pero qué dices, Ramón!

Si tú solo haces deporte cuando limpias el taxi.

-¡Mañana abren los telediarios con el resultado!

¡Eh, por cierto!

A mí no me deis en la cara, que me gano la vida con esto.

¡Os vamos a meter goles por todos lados!

(VOZ OFF CARLOS ADULTO) "Dicen que los buenos árbitros

son los que pasan desapercibidos.

En este caso le tocó al menos indicado".

(SILBA)

¡Eh, cuidado! Solteros, casados: escuchadme.

No quiero que olvidéis por qué estamos aquí.

Aquí lo importante es el padre Froilán.

Así que en el campo no quiero enemigos.

Adversarios y rivales sí, pero no enemigos.

¿Está claro? (AMBOS) ¡Señor, sí, señor!

Menos cachondeo, que os saco tarjeta antes del partido.

Voy a ser muy exigente:

no quiero juego sucio, ni codazos, ni patadas,

ni empujones. No perdáis el tiempo.

Y no quiero que engañéis al árbitro.

Vamos a por un partido bonito

y digno de nuestro barrio. Hala.

(VOZ OFF CARLOS ADULTO) "Teóricamente era un amistoso.

No había rivalidad, copa, ni premio.

No había motivos para que la bestia saliera a pasear.

Pero la bestia salió y nos dejó a todos fuera de juego".

¡Mira, Santos!

¡Mira, mira! ¡Mira!

(SILBA)

¿Qué pitas, papá?

Yo no soy su padre.

¿Cómo que no? Escúchame, siete.

No me llames siete. Aquí eres el siete, ¿entiendes?

Como repitas eso, te saco tarjeta. No le he tocado.

¡Tranquilo, tranquilo! ¡Vale!

(SILBA)

¡Me has hecho falta! -¡No te he tocado!

(Alboroto)

(SILBA)

¡Aquí! ¡Estoy solo!

¡Estoy solo! ¡Ah!

(SILBA)

¡Pero si ha sido penalti!

No. Deja ya de hacer cuento, nueve.

¡Que me ha tirado! Te estás tirando.

No me des problemas o te saco la roja. Venga, vamos.

¿Qué haces? Nos llama por números.

Es un profesional, como tú.

¡Arriba todos!

Eh, déjame sitio, tío.

(VOZ OFF CARLOS) "En la vida y en el deporte,

un instante es suficiente para que pase lo inesperado y todo cambie".

(SUSPIRA)

Pues nada, ya soy un jarrón chino.

El jarrón chino Sánchez Arminio.

Eso te pasa por chulito.

Que no. Es la típica lesión de futbolista.

Ya. Y de gente de avanzada edad. Eso dijo el médico.

Joder... Si a Gordillo le pasó y en unos días estaba dando patadas.

Podría haber sido mucho peor.

Podría haber afectado al peroné y al tobillo.

Pues mira, esa suerte que ha tenido.

Tendrás que tener mucha paciencia.

Son unos días, papá. Como mucho dos semanas.

Tú cállate la boca, que eres el culpable.

Una semana. Una semana por cada dedo.

Por lo menos dos meses. Que no.

Dos meses se pasan volando. Ya sé que se pasan volando.

Con un enfermo como yo, que se entretiene con un diccionario...

Ponme una pajita, que así no puedo.

(Campanilla)

¿Otra vez? Pero ¿qué quiere ahora?

Estoy de la campanilla hasta el moño, vamos.

Si es que se aburre. Sí, y nos aburre a nosotras.

¿Tú no lo notas muy raro?

Que está más pesado que nunca. No.

Raro de raro.

No. Que se le cae la casa encima. Si es que él es así.

Por Dios... Bueno, yo terminé con el pijama.

Vale, pues termina tú este de vestir,

que yo le abro el beis.

(Campanilla)

De verdad... ¡Que ya! Que ya...

Madre mía.

Por la noche no para de dar vueltas y no duerme ni me deja dormir.

¿Sabes qué debes hacer? ¿El qué?

Ponerle una pastilla en la leche antes de acostarse.

¡Madre! Santa cosa. Te lo digo yo.

¡Ya, ya!

La casa es pequeña. Con que toques una vez vale.

A ver, ¿qué quieres ahora?

Eh... ¿me traes la almohada que tienes en el armario?

Por Dios.

Lo siento, de verdad. Anda,

toma, toma.

Pónmela, anda.

Soy un pesado, ¿verdad?

No, no... Que soy un pesado.

¡Que no! Es que me gusta mucho, Merche...

Me gusta mucho verte entrar por esa puerta.

Me das la vida. Ya.

Por cierto, ¿has visto la humedad de detrás del tocador?

Parece el mapa de Andalucía.

Es más grande que la de la bodega. Se va a caer la pared.

¿Has pensado algo de la bodega? ¿Cómo que "pensado"?

Será "hemos pensado". Esto es algo de los dos.

No digas tonterías. La bodega es un asunto tuyo.

Has querido incluirnos, pero vamos. Sé que soy muy pesado,

no hay quien trabaje conmigo, voy a la mía,

soy el malo... ¡Chist!

Que te calles ya.

Solo digo que el seguro va a pagar, y tendrás que tomar una decisión.

Pero ¿tú crees que nosotros decidimos algo?

Es que a veces pienso que, haga lo que haga,

la vida decide por uno, ¿sabes?

Anda... Debo hacerme algo en el pelo.

Ahora que no puedo peinarme parezco un plumero.

Qué vas a parecer un plumero.

Espera, Merche. (SUSPIRA)

A mí la cama me gusta para lo que me gusta.

Merche, si no me arde, ¿comprendes?

Fernanda me enseñó unos ejercicios de relajación.

¿Quieres que te los enseñe? No, no, no.

Mejor ráscame un poco, anda. Ráscame un poco aquí.

Así. Así.

Es para ver si la lesión me ha afectado

a mi actividad testicular, ¿comprendes?

Que son las 17:00.

Pues precisamente por eso. La hora del té-esticular.

Tiene razón mi madre: estás muy raro.

Dame la aguja, anda.

¿Qué dice tu madre?

Mejor no te lo digo.

Dile que no vea tanto la televisión.

(Puerta cerrándose)

¿Y si...?

A ver, igual es una tontería, ¿eh?

"¿Tú... de qué vas?".

¿Eh?

De tío, de tía, de hippie, de progre, de punki... ¿Lo pilláis?

Vayas de lo que vayas, puedes llevar pantalones Rok. ¿Qué tal?

-Pues no está mal.

"¿Tú de qué vas?".

"Tú de qué vas" son cuatro sílabas, y entra muy duro.

Falta algo. Falta un café.

Mientras los hombres pensamos, José,

por favor... -Vete a la mierda.

Por favor, no empecéis.

Todo el día igual. A ver si folláis y os relajáis.

¿Yo con este? Antes me hago monja. ¿Y si le metemos un "y"?

Un "y" delante. Deja.

"Y tú, ¿de qué vas?". Cinco sílabas. Entra más suave.

-Dejad lo que estéis haciendo.

-Sí. Pero ya lo tenemos.

Sí. Se nos ha ocurrido... -Dejad eso. Ahora importa esto.

-Condones. -Una campaña del Ministerio.

Hay que ponerse ya. ¿Sida?

Exacto. Quiere salir con un campañón.

¿La premisa? Mentalizar a los jóvenes a usar protección.

-Oído. -Va dirigido a vosotros.

Incluso más jóvenes.

Por eso, aunque aún estáis en rodaje, pongo mis esperanzas en vosotros.

-Y no te defraudaremos. ¿A que no? No.

No te defraudaremos.

-Si sale, hará mucho ruido. Es lo que necesita la agencia: ruido.

-Pues a hacer ruido.

Vamos a hacer ruido. -Vale.

-Voy a poner a toda la plantilla en esto.

Aquí y en Barcelona.

El primero que acierte se lo lleva.

¿Estamos? Sí.

Os van a dar mensáfonos. Quien crea tener una buena idea,

me lo decís. Vale.

Buena suerte.

Esa frase no está mal.

No, a ver si vais a ser buenos y todo.

-Carlos.

¿Sí? ¿Qué es eso de "se nos ha ocurrido"?

¿El qué? La frase.

¿"Se nos ha ocurrido"? La frase es mía.

Bueno, somos un equipo. No, de equipo, nada.

Aquí estamos de prueba.

Dos se van a la calle... y una se queda.

Pero ¿qué dices? Lo que oyes.

Que solo hay un puesto y quiero que sea mío.

Así que cuidado con colgarte medallas que no son tuyas.

Te corto los huevos.

(VOZ OFF CARLOS) "La familia se volcó

con el impaciente Antonio, y cada uno a su manera

contribuyó a hacerle la convalecencia más llevadera.

Santi le regaló un cenicero hecho con sus propias manos".

¡Merche!

"Oriol le hizo un dibujo.

Marcos le trajo

una colección de revistas argentinas de parapsicología".

(LEE MURMURANDO)

(Explosiones en TV)

"Inés le regaló vídeos de sus películas favoritas".

(RONCA)

"Toni le compró unos prismáticos

para que pudiera sentirse en la calle desde el balcón".

# ...que aparezca un alien divino

# y nos haga soñar. # No da para más. #

(Conversación inaudible)

# No da para más.

# Que aparezca un alien divino

# y nos haga soñar.

# La gente continúa

# luchando en la vida. #

"A escondidas, la abuela se dedicó a doparle

para que mi madre tuviera algo de descanso nocturno".

Antonio.

Tu leche caliente, hijo.

Con un poquito de miel.

Anda.

Tómatela toda, ¿eh?

Te va a sentar muy bien.

-# Que el dios de nuestra infancia nos venga a enseñar

# otro lugar más allá. # Gracias.

Adiós.

"Y la agencia de seguros le envió a domicilio

eso que llevaba tanto tiempo esperando".

"Páguese a Antonio Alcántara: 15 millones".

¡Antonio!

Ya te he cambiado la cama.

Me bajo a comprar un momento.

Te quedas solo un rato. Bueno.

¿Quién era?

¿Qué? Han llamado, ¿no?

Eh... Joder, Merche, por Dios.

Qué guapa estás.

Qué bien te sienta la primavera.

Vale...

Antonio. ¡Ay!

De verdad...

Estamos en otoño. Ah, bueno.

Qué bien te sienta el otoño.

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

Diga. Hola, Oriol. Soy tu abuelo.

"Hola, abuelo. ¿Qué tal tu pierna?". Bien.

¿María sigue interna? "Sigue interna, sí".

¿Por qué? "Pues porque..."

es mucho mejor para ella. Se centra más en los estudios.

"¿Sabes? Se había desmadrado". Es como si estuviera en la cárcel.

En el fondo todos estamos en una cárcel, Oriol.

No nos damos cuenta, pero... lo estamos.

Escúchame: ¿está por ahí Kubala? Que se ponga, por favor.

Quiere hablar contigo.

-Hola, Antonio. "Hola, Kubala".

Las revistas esas que me mandas últimamente,

las argentinas... "¿'Astral'?".

Eso, "Astral". ¿Tienes más?

Sí, porque las usamos de referencia para la nueva revista.

¿Te entretienen? "Mucho.

Me entretienen mucho".

Hay varios temas...

Sobre todo hay un tema que me interesa muchísimo.

"Ah... ¿Y cuál?".

Los illuminati. -¿Qué?

-Los illuminati, una sociedad secreta que nació en Baviera, Alemania.

-Pero... ¿rollo masones? -Eh... sí.

-¿Mi padre? -Sí, yo qué sé.

Me ha tenido media hora al teléfono.

-Pero ¿le has dicho que esas revistas son especulativas

y que no puede creérselas? -Sí, pero estaba muy raro.

Dice que ahora lo entiende todo. -¿Qué es todo?

Que entiende por qué pasan las cosas, por qué el mundo va como va...

-Bueno, si vuelve a pedirte alguna, no se la des.

-Vale, pero le diré que me lo has prohibido.

-Debería hacerles más caso a él y a mi madre.

-¿Más? -Sí.

-Creo que les haces mucho caso. Eres la única

que les hace caso. -Les dejé solos con lo de la bodega.

(SUSPIRA)

Así que los illuminati. -Fíjate.

-Puede que tenga demencia senil.

(INÉS) ¿Qué?

-El abuelo, que puede tener demencia senil.

(Susurros ininteligibles)

Buenas noches.

¡Mercedes!

(SUSPIRA) Ya no aguanto más. Pero ¿qué te pasa?

Llevo un mes con un nudo en el estómago.

¿Por qué?

¡Porque no sé qué hacer!

Mi hijo se va a trabajar a México.

¡Anda!

Lo han hecho jefe de pediatría del hospital general de allí.

Y le dan dinero para investigar, que es lo que quiere hacer.

¡Es estupendo! ¿Qué te preocupa entonces?

Me pidió que me fuera con él. Unos días.

No, unos días no. Que me fuera con él.

Va a tener un niño la mujer,

y quieren que esté allí, y yo, pues...

¿Qué pasa, que no te ves de abuela?

Pues no, no me veo de abuela.

Pero me lo pide un hijo que yo no he criado.

Y ahora un nieto que tampoco voy a criar.

Entonces estás decidida.

No.

¿No? Perdona, ¿tú qué harías en mi lugar?

Pero si a ti te encantan las rancheras.

Ya...

Sí...

Es verdad.

¿Te quedarías la peluquería?

¿La peluquería? Ni hablar. Vamos, ni loca.

(TARTAMUDEANDO) ¡Mercedes, Nieves, ayuda!

(AMBAS) ¿Qué pasa?

-¡Mi madre! -¡Ay!

Pero...

Olga. ¡Olga!

-¿Qué ha pasado? -Ha caído redonda.

-Olga... -No estará muerta, ¿no?

-No. Olga, cariño.

-Es mejor llamar a la ambulancia, ¿no?

-Esto un infarto no es, ¿eh? -¿Cómo lo sabes?

-He tenido uno. -Ah...

-Olga. Olga. ¿Quién soy?

-Casandra. ¿Quién vas a ser?

Pero ¿qué hago en el suelo? -Qué susto me has dado, mamá.

Qué susto. A ver, un poco de agua.

-Cuidado, que hay cristales. Toma.

Trae una escoba, Abraham. -Ya puedo yo. Estoy bien.

¡Que no, por Dios!

A ver, mujer.

¿Qué te ha pasado?

Y yo qué sé. Pues un mareo tonto.

-¿Y es la primera vez? -Sí.

-No. El otro día también. -Nada. Me quedé dormida.

-En el suelo de la cocina. -Se te ve agotada, Olga.

Es que llevar el bar sola es una barbaridad. Es mucho.

-Yo la ayudo un poco.

-Tú estás todo el día en el taller de Ramón.

-Venga, ya está. Hala. Cada mochuelo a su olivo.

Venga, ya. -No, mamá. Ya lo hago yo.

Tienes que ir al médico. -No, no voy a ir por esta tontería.

Dame. -No, que lo hago yo.

-Debes escuchar tu cuerpo.

Un mareo es una forma de decir basta. -No...

No me gustan los médicos.

Me ponen muy nerviosa. -Eso no es un razonamiento, Olga.

-Si quieres, te acompaño yo. -¡Que no!

¡Ya está! ¡Os lo agradezco!

Es que... la vida sigue. ¿Queréis tomar algo?

No, gracias.

¡Mercedes! ¡Antonio, que lleva mucho tiempo en el cuarto de baño!

Pero tú sabes que cuando se sienta en el trono no sabes cuándo...

¡Que no, que he llamado y no me contesta!

¡Antonio!

¡Antonio!

¡Antonio, por Dios!

¡Antonio! ¡Antonio, abre!

¡Antonio! ¡Mira que tiro la puerta abajo!

Pero...

Me encontraba muy mayor, Merche.

Y me puse esto para parecer más joven. ¿A que sí?

¿Qué te has hecho?

Esto es una desgracia, Antonio.

Que no. A ver cómo arreglamos esto.

No tienes que arreglarlo, porque es moderno.

Mira... ¡Ay!

¿Qué tienes aquí? ¿Dónde?

¡Eso es un chichón! ¿Esto?

¿Cómo te has hecho esto? ¿Qué chichón?

Sí.

¿Te has caído de la cama?

No... No me he caído de la cama, Merche.

Eso lo tengo desde...

desde el partido.

Un hematoma. Aparentemente superficial,

pero es posible que tenga un hematoma intracraneal.

-¿Es posible? -No queda del todo claro.

-¿Y cómo no vieron el golpe cuando vino a Urgencias?

-Eso no sé decirle.

Pero imagino que la fractura de tibia acapararía toda la atención.

Y si su padre no se quejó de otra cosa...

¿Es grave?

Le hemos hecho pruebas y responde.

Vamos a ver cómo evoluciona.

-Y si tiene el hematoma, ¿qué?

-Podría ser peligroso.

¿Habría que operar? Si desde el impacto

no mostraba síntomas, no tiene por qué pasar nada.

Pero vigílenle. Si muestra mareos,

vómitos,... No, eso no.

...cambios en el comportamiento... Sí.

Está un poco raro últimamente.

Un hematoma oprime la meninge,

y eso puede provocar cambios del estado de ánimo,

pautas extrañas. -¿Podría tener desvaríos?

-Es posible.

¿Y qué podemos hacer?

No le expondremos a situaciones que aceleren

el crecimiento del hematoma, si lo tuviera.

Que no tome aspirinas, mantener un buen ambiente,

no exponerle a situaciones de estrés,

atenderle y entretenerle lo máximo posible.

En cierto modo, es como si tuvieran en casa a un bebé.

(VOZ OFF CARLOS) "La posibilidad de ver a Antonio,

el jefe de la manada, convertido en un bebé,

nos aterrorizó a todos. Sobre todo a mi madre,

que llevaba varias semanas cargando con el peso de la casa..."

(Campanilla)

"...y de la campanilla". No lo entiendo.

No entiendo que en Urgencias de un hospital con tanto aparato,

con tanto personal, un hospital que pagamos todos,

cómo se les pasó por alto una cosa tan importante.

Es que es increíble. ¡Es de juzgado de guardia!

¡Quiero a mi marido!

¡Devuélvame a mi marido!

Venga, vamos con ella.

Venga, sujétala.

-"...su hija de cinco años secuestrada el pasado lunes.

TVE ha conseguido el documento...".

-Ya, ya. Ya es mía.

-"...contacto con los secuestradores, y mil millones de pesetas

como rescate...". Muchas gracias, chicos.

(Voz en francés)

Así no estarás solo.

-Sobre todo, por las noches. Por la noche no hace falta.

Esto se llena de gente.

¿Eh?

No puedo decirlo porque es un secreto,

pero esto se llena de gente. Ah...

Me dan consejos sobre qué hacer con la bodega.

-Ah... Pero, cuando me despierto,

no me acuerdo de lo que me han dicho.

-Hombre, si te despiertas, todo será un sueño, ¿no?

No, no es un sueño.

¿No? Lo veo perfectamente, Cuco.

Son personas normales que vienen, hablan,

no comen, no beben, no fuman... Son normales.

Antonio, a comer.

Que los chicos están al llegar. Sí, voy, Merche.

Bueno, me voy a comer, que hoy vienen mis hijos.

La jefa manda y yo obedezco. Venga, vámonos.

-Eh. ¿Tú no tienes que decirle algo? -¿Eh?

-Que se lo digas, leche. -Eh...

¿El qué?

Pues que...

-¡Venga, hombre!

-A ver, tú me has ayudado mucho, Antonio.

Me ayudaste con lo de la agencia, con lo de conducir...

-Al grano.

Que está por Clara.

Ah, bueno. Eso ya lo sabía yo.

¿Y qué pasa? ¿Cómo que qué pasa?

Que necesita un empujón.

¿Clara? ¡No, él!

¡Ah! Ah, entiendo.

¿Quieres que hable con Clara?

Yo se lo cuento todo, le digo que estás necesitado.

Que hace mucho que no tocas... -No, hombre.

Precisamente eso no, Antonio. -No, Antonio.

Tú solo debes organizar una cena aquí en tu casa,

invitarle a él, invitarla a ella, y venimos Casandra y yo.

Lo hablaré con Merche.

Haré que parezca que la idea es de ella.

O sea, que cuenta con el sí.

¡No! De ninguna manera, Antonio.

¿Cómo vamos a hacer una cosa así?

Pero ¿qué tiene de malo?

Es una encerrona, y Clara es mi amiga.

Mamá...

Y Santos es amigo mío.

Pues ya es mayorcito. Que se espabile.

Ya, pero es que... Santos está muy desentrenado.

Y me lo ha pedido. Bueno, si se lo ha pedido, ¿no?

Claro. Puede ser divertido.

Así invitáis amigos a casa, que nunca lo hacéis.

Nunca viene nadie. Claro.

Y si no quieres cocinar, que vengan de traje.

Traje de jamoncito, traje de tortilla de patata, ¿no?

Pues nada, hacemos la cena. ¿Eh?

Santos es muy buena gente.

-A mí se me da un aire a Desi. ¿A que sí?

Bueno, es imposible, porque Desi era mucho Desi,

pero pareciera reencarnado en Santos.

Papá, ¿y sabes algo del seguro?

No.

Pues igual deberías llamar y preguntar.

Han pasado cinco meses.

¿Creéis que las personas hacemos lo que queremos?

Bueno, yo creo que hacemos lo que podemos.

Qué va.

Todo está programado. Todo está escrito.

Otros deciden por nosotros.

-¿Otros? ¿Qué otros?

Pues gente superior, hija.

Gente que está por encima.

Se reúnen y deciden qué va a pasar en el mundo.

¿Y eso de dónde te lo has sacado?

Lo dice muy claro en las revistas que me regaló Marcos.

A ver, nada de lo que sale ahí tiene una base científica.

Eso es como los horóscopos: son teorías, leyendas...

Misterios sin resolver. Qué incrédulos sois los periodistas.

Nada es casualidad.

El incendio de la bodega, mi accidente,

la muerte de mi hermano...

Todo pertenece a un plan.

¿Un... plan?

Sí. Y hay que seguirlo.

Si no, es peor. ¿Y qué son esos seres superiores?

¿Los illuminati?

Tengo un hematoma, pero no estoy loco.

No, no, papá.

A ver, aquí nadie ha dicho que estés loco.

Ya, pero soy vuestro padre, y sé leer vuestras caras.

Y también la tuya, mi amor, y veo que estás asustada.

Y no tienes que asustarte.

Bueno...

Me voy al balcón

a jugar a "La ventana indiscreta".

¿Puedes bien, papá? Sí.

Todo está programado.

Ay... Todo.

Es mejor hacerles caso. Si no...

Mal de locura solo la muerte lo cura. ¡Madre!

Los platos de la 12. -Esto es la 9. La 12 no está aún.

-Hace mucho que están esperando.

-¡Qué pasa con el arroz pelado! -¡Cinco minutos!

-¡Es para hoy! -Eso, mételes caña.

Tú eres una santa, pero yo los echaba.

Joder.

-¿Qué? -Hay algo aquí.

-¿Dónde? -En la ensaladilla.

Parece una aceituna pero tiene patas.

(Gritos)

-¡Camarero, qué asco! -¡Qué asco!

(Alboroto)

Imposible.

Yo no puedo, lo siento.

¿Cómo que no puedes? Pues que no puedo.

Me paso el día metido en una sala intentando sacar una campaña.

Campaña que, como salga, yo creo que va a ser la polla.

Sé que suena egoísta, pero...

es que estoy empezando.

Me alegro, pero aquí debemos arrimar el hombro todos.

Mamá necesita ayuda. Sí.

Y van a ser solo dos horas.

Empezaría yo mañana, Toni el martes y tú el miércoles.

Y así hasta que papá...

Hasta que se disuelva eso. Si es que se disuelve.

En mala hora se nos ocurrió lo del fútbol.

En mala hora, sí.

La vida es la hostia, macho.

Tomas una decisión, la más tonta, y luego...

No sé. Como pase por quirófano, con lo mal que tiene el corazón...

Eh, a ver.

Nadie va a ir al quirófano.

Papá se va a curar. Sí, se va a curar.

Es infinito. Ya lo sabéis.

De todos modos, tantas desgracias juntas...

empieza a ser preocupante.

Hostia, yo me tengo que ir.

¿Al psicólogo con Deborah?

Qué va. Desde que follamos ya no vamos.

Muy bien, hermano.

¿Dónde vas?

A ver al padrino.

¿A quién? A nadie, a nadie.

Suerte con la campaña. ¿De qué va?

De condones. Sida. Joder...

Pues que no dé, ¿no?

¿Que no dé?

¿Ha dicho "que no dé"? Sí, ¿y qué?

No, nada.

Me paso todo el día pensando.

Alcántara.

Inspector Ventura. ¿No me recuerda?

Nos conocimos cuando murió Emilio Bretón.

Sí. Sí le recuerdo, sí.

¿Podemos hablar?

Mejor en el coche.

No me siento cómodo cuando me espían con prismáticos.

No se preocupe, es mi padre. Ya.

Menuda familia.

Quiero que me hable sobre su amigo el mafioso.

¿El mafioso? No conozco a ningún mafioso.

Alcántara, la Policía no es tonta.

¿Qué historia se trae con Mazzolini?

Antonio.

Antonio, ¿qué es esto?

Joder, Merche. Qué susto.

Antonio, he ido a meter los pantalones del pijama

y me he encontrado con...

Es el talón del seguro.

15 millones de pesetas.

¿Por qué lo has roto?

No lo sé.

No te enfades, Merche.

No te enfades conmigo y no me dejes.

Estoy como si me hubiera ido de casa y no supiera volver.

No sé, vinieron a fumigar la semana pasada.

-Sí.

-Te di el dinero para pagarles. -Y les pagué.

-Pero ¿les viste trabajar? ¿Hicieron algo?

-No sé, no estaba pendiente todo el rato. Supongo que sí.

No te lo habrás gastado al póquer. -Por favor.

-Es que, si ha sido así, dímelo, que tiene arreglo.

Luego no lo va a tener. -Escúchame.

-¿Qué? -La duda ofende.

-Vale. -Me gusta jugar, no lo niego.

Pero nunca te haría algo así.

-Muy bien. Pues les llamaré. Me van a oír.

-No, llamaré yo y les pondré verdes.

-Esto es una ruina. -Que no, mujer. Que no.

-Mañana todo Benidorm sabrá lo que pasó.

En todos los idiomas.

-La clientela es estupenda. La gente se hará cargo.

-La gente se hará cargo, sí.

La gente se hace cargo cuando le salen cucarachas de la lechuga.

No sé qué vamos a hacer.

¿Qué vamos a hacer?

Esto tuyo se va a arreglar.

Lo sé.

¿Me oyes?

Estoy asustado.

Estoy asustado.

No te preocupes.

Es que soy incapaz. Lo siento.

Tranquilo, lo entiendo.

Pero me muero de ganas. Que no es...

Que lo entiendo te he dicho.

Es por lo de tu padre.

Es por lo de mi padre y por más cosas.

Estoy metido en un gran lío y creo que no puedo hacer nada.

Nada. -Tu padre no se va a volver loco.

Si el único loco de la familia soy yo.

Es una broma. Tienes que reírte un poco.

-Ya, pues no me ha hecho gracia. -Pues esfuérzate.

Estoy harta, y estoy harta de estar harta.

-Pues despreocúpate.

No puedes estar a cargo de todo.

-Ya, pero mis hermanos no moverán un dedo, que les conozco.

Son tan egoístas como cualquier hombre.

-¿Sí? ¿Yo soy egoísta? -No, tú no. Pero ellos sí.

-Yo les entiendo, Inés. Están en pleno subidón.

Toni con la tele, Carlos con la publi...

-Y yo con mi carrera, que es tan importante como la suya.

Además, estoy cuidando a mi hijo.

Pero da igual. Como soy chica, tengo que comérmelo.

Para comer nos da, ¿eh?

Bueno, para comer y mucho más.

Ahora nos empieza a ir mejor.

Trabajo en agencia, y tú has salido de la cárcel

y has conseguido la plaza en el instituto.

No lo sé.

Necesito ser optimista y pensar en positivo.

Ya lo sé.

Necesito pensar que todo va mejor.

Que lo de mi padre es una tontería y que se curará,

y que tú y yo ganaremos mucho dinero.

Seguro que ganaremos mucho dinero.

Necesito pensar que Olivia va a ser

la niña más guapa e inteligente del mundo.

Y que vamos a irnos del barrio.

Sí, eso. A una casa más grande,

con una terraza gigante con árboles enfrente

y con sol todo el día.

Los condones van a ser nuestra solución.

Me temo que no.

¿Por qué?

Los condones han llegado demasiado tarde.

¿Por qué dices eso?

Tengo una falta.

"Un pesimista ve una dificultad en cada oportunidad.

Un optimista ve una oportunidad en cada dificultad", Merche.

Lo dice Winston Churchill, que fue dos veces primer ministro inglés.

Ya. Son frases muy bonitas, pero la realidad...

Hemos pasado muchas cosas juntos. Sí.

Y esta la vamos a pasar también.

Juntos, Merche.

Juntos, por Dios.

Juntos hasta la muerte, como aquella película de Joel McCrea

en las Montañas Rocosas. ¿Te acuerdas?

Pero ¿cómo puedes acordarte?

¿Yo? Porque últimamente me acuerdo de todo, Merche.

Tengo la cabeza abierta como un abanico.

¿Recuerdas cuántos botones tenía la chaqueta de nuestra boda?

No. Pues no dos ni tres. Cuatro, Merche.

Tenía cuatro. Parecía una levita. Me acuerdo de todo.

Estoy como una cabra, ¿no?

Porque veo illuminatis, y he roto un cheque...

Pero ahora sé algo que no sabía. ¿El qué?

Tú y yo estamos aquí para dejar huella.

No me preguntes cómo,

pero saben de mis encuentros con Mazzolini,

y quieren que sea su confidente.

Eh... ni hablar. No puedo decirles que no.

¿Por qué? Eres periodista, estás escribiendo un libro...

No tienes obligación de colaborar con la Policía.

Mazzolini es un delincuente. Ajá.

¿Y qué? ¿Y qué?

Distribuye heroína por todo EE. UU.

No es tu problema. Claro que es mi problema.

No te riño, solo te digo que no lo habíamos pensado.

Estoy segura de tomar todas las pastillas.

Pues si estás segura será una falsa alarma.

No lo sé, Carlos. Ya sabes que soy muy regular.

Aun así, es pronto, ¿eh?

Sí. Sí. Pues ya está.

Ya está.

Una falsa alarma, seguro.

Y si no lo fuera, ¿qué hacemos?

¿Qué es esto?

-Un artículo que me han pedido para la revista.

No sé si me lo van a publicar, pero bueno.

-"Cómo viviremos en el 2000".

Eso es ciencia ficción, como los illuminatis.

-No. Es un trabajo superserio. Me he documentado muchísimo.

Ya verás, ven.

Ven. Mira, lee aquí.

En el párrafo en negrita. -¿Dónde?

-Ahí.

-"En el año 2000 no habrá desigualdad entre hombres y mujeres.

En el año 2000 se habrán erradicado enfermedades mortales

como el sida y el cáncer.

En el año 2000 se habrá solucionado el conflicto palestino-israelí.

En el año 2000 no habrá coches circulando por las ciudades

y el aire será mucho más limpio".

-¿Te das cuenta? Es un futuro que merece la pena vivir.

-No sé. Yo en el año 2000 tendré 52 años

y tú estarás a punto de cumplir mi edad.

-En el año 2000 seremos todos jóvenes.

Solo te voy a pedir... tres cosas, Toni.

Que digas que no a la Policía,

que termines de escribir la biografía del mafioso...

cuanto antes...

y que cuando la termines...

regresemos a Londres.

Espera.

Espera, creo que...

Creo que si pones un poquito de tu parte

y yo pongo un poco de la mía,

podemos ayudar a disolver el hematoma.

¿Cómo?

Estamos "in the bed".

¿Te acuerdas? Lo de "in the bed".

Sí. Hacer "beding". Ya lo sé, Antonio.

Eres el colmo. Que no, Merche.

Vamos a ver. Si me voy a volver loco o me voy a morir,

déjame que me lleve algo "in the bed" por lo menos.

Anda, apaga la luz.

No, Merche. No voy a apagar la luz.

¿Por qué? Por si vienen los illuminatis.

Para que nos vean.

Ayudan mucho.

¿Tú crees? No te dé vergüenza. No hacen nada.

Espera, a ver cómo...

Arriba, Merche, arriba.

¡Oh! (RÍE)

Por Dios. Pero qué duro y qué frío está esto.

(RÍEN)

Entonces, ¿qué pasará con la peluquería?

-Pues no sé.

En realidad, el local es de Mercedes.

Aunque no creo que quiera quedarse con el negocio.

-A ver, yo podría seguir con la pelu y pagarte un alquiler.

-Bueno, en realidad deberías pagárselo a ella.

Pero no creo que tú sola... -Yo sola puedo.

Abraham puede ayudarme con el papeleo,

los proveedores y todo eso.

-Ya. De todas formas, no digas nada. No quiero que la gente lo sepa aún.

-¿Qué es eso que hay ahí?

¡Nieves, hay alguien en el suelo! -Será un borracho.

-¡Olga! ¡Es Olga! -¡Ay!

¡Clara! ¿Qué?

El jueves vienes a cenar a casa. ¿Yo? ¿Por qué?

Bueno, pues porque a mi marido se le ha metido entre ceja y ceja.

Bueno. Por cierto, ¿cómo está?

Bueno, pues... ahí va.

Siento ponerte en un compromiso, porque...

Es que se lo ha pedido Santos.

Que no me voy a enrollar con Santos. Que le quede claro.

Pues díselo tú.

Pero, a ver, es que estoy muy bien como estoy.

Y el disco-pub me da mucha vida.

A ver, ¿qué vida te está dando el disco-pub?

¿Vida social o vida sexual?

Sí, Merche. ¡Antonio!

No, no, no.

Yo paso de la vida sexual. Mal hecho.

Clara, hay que hacer el amor toda la vida.

¿A que sí? Ya está bien.

Ayuda al tracto intestinal. ¿Tú sabías

que el intestino es el segundo cerebro?

Como esté abotargado... ¿Dónde vas?

¡Que te vas a matar! A bajar la escalera, Merche.

No pasa nada.

Que viene mi hija Inés a buscarme.

Para una vez que puedo salir con mi hija...

Ya le ayudo yo. Joder, qué bien hueles, Clara.

De verdad. Es que hueles a gloria, hija.

Bueno, Cuco también.

Como usa esas colonias de lavanda inglesa...

Ya, pero hay muchas mujeres en el barrio.

Tiene donde elegir. Está Nieves, está Olga,

está Josefina, que acaba de enviudar.

¿Vas a compararte tú con esas con ese lomo que tienes?

Tú eres "the jewel of the crown".

Clara, por Dios. ¿Quién?

La joya de la corona.

Coño, Ramón. ¿Qué pasa? Olga. Debo llevarla al hospital.

¿Qué ha pasado? ¡Se ha vuelto a caer!

¡Me cago en la leche!

Ya está aquí el taxi. -Venga.

Es la tercera vez, Olga. -Que sepamos. A lo mejor hay más.

-No voy a cerrar el bar. -Y dale con el bar.

-Soy mayor de edad. Hago lo que quiero.

-¡No! Vas a hacer lo que me dé la gana a mí.

Vas a coger el bolso, te vas a meter en el taxi

y vas a ir al hospital a que te miren.

-Es que me da miedo, Abraham.

-Ya, ya... ya lo sé.

Pero tienes que ir.

-Que no nos va a gustar lo que me van a decir.

-(SUSPIRA) Que no lo sabes, Olga.

-Seguro que es una tontería. -Vale.

Está bien, pero tú te quedas al cargo de todo.

-Venga, vamos. Con cuidado.

A lo mejor tienes un hematoma, como yo.

Yo también tengo miedo, Olga.

Estoy segura de que tengo un tumor cerebral.

Pues ya somos dos.

Antonio.

¿Qué miras?

Venga, cuéntalo. -¿Qué quieres que cuente?

-Lo de tu padre. -No lo voy a contar.

-Es precioso. -¿Qué va a ser precioso?

(TODOS CON ACENTO INGLÉS) ¡Que lo cuente! ¡Que lo cuente!

¡Que lo cuente! -Que no. Además, cuéntalo tú,

que lloras con "Sonrisas y lágrimas".

-¡Bueno, bueno, bueno!

-A ver.

El lunes era su primer día con él.

Quedaron a las 9:30 para pasear por el Retiro.

"Pero justo cuando salía de casa...".

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Sí, soy yo.

Ah, hola. ¿Qué tal? Sí, claro.

-"La llama su representante para una prueba para una serie de TVE".

-Sí.

Sí, sí. Sí, sé dónde es, pero...

Pensé anular lo del Retiro, pero luego dije:

"¿Para qué, si la prueba durará media hora?".

"Total, que...".

Hola. -Hola.

Inés Alcántara, ¿no? -Sí. Encantada.

-Igualmente. -Vengo acompañada.

-Sí, claro. No pasa nada.

Hola. Soy Antonio, su padre.

Encantada. -¿Podrá esperarme dentro?

-Sí, claro. Pasad a la oficina. Están con otra actriz ahora.

Ah, coño. ¿Con qué actriz están? (SUSURRA) No sé, pero cállate.

Ah... Como sea Victoria Abril, estás jodida.

Cállate. -No tardarán mucho.

¿Te han enviado la escena? -Sí.

Pero no sé para qué serie es. -"Gatos en el tejado".

La dirige Alfonso Ungría y protagoniza Pepe Sacristán.

¡Coño! ¿Está aquí?

Sí. Pepe Sacristán es muy bueno.

La prueba es con él. Qué bueno.

-¿Y la prueba es con él? -Sí. Y con el director también.

Con Pepe Sacristán está hecho. Bueno, papá, ya está.

Vamos a sentarnos ahí.

Mira, una silla de director. Me voy a sentar aquí.

No vas a entrar, ¿eh? ¿Cómo que no?

No. Debiste esperar en el coche. Que no. Que yo no molesto.

Así veo lo que haces. Que no.

Lo último que me faltaba es que estuvieras ahí.

Pero que a ti no te falta nada. Ya.

Me extraña lo de la prueba.

¿Para qué una prueba? Que vean lo que has hecho antes.

Si tú estás muy bien.

Querrán ver si encajo en el papel. Tú encajas perfectamente en todo.

No te pongas nerviosa.

No, porque estoy yo, y con Pepe

estará todo bien. Vale.

Vamos a repasar. Sí.

¿Quieres que repase? Sí, concéntrate.

Tú eres Manolo. ¡Ah!

Y tú Berta. Sí.

Bueno. Venga, va.

Despacio. A ver. Berta.

Mira, si sigues con la fijación

de que soy la única responsable de lo que te pasa,

vamos por muy mal camino.

(SUSURRA) Muy bien. (SUSURRA) Va, venga.

La única, no digo que seas la única,

pero por ahí van los tiros.

Todos y cada uno de vosotros

os habéis ido agarrando a cosas y me habéis ido dejando arrinconado.

De espectador, la casa vacía.

La vida, vacía. Os importo a todos un comino.

Estaba leyendo, pero no estaba leyendo.

¿En qué quedamos?

Pues eso, que...

Era mi padre, pero parecía un actor.

O un actor que se parecía a mi padre.

Todo muy raro. ¿Qué hiciste? Paraste, ¿no?

¿Eh? No, no paré. ¿Por qué no?

No sé. -Así ensayabas.

-No sé, pero vamos, que no podía parar.

Bueno, creo que exageras, pero si eso llegase a pasar,

te estaría bien empleado.

Yo no le pedí a nadie que se metiera en mi vida. A nadie.

Pero bajé la guardia, y así me ha ido.

Claro, que ya me arreglaré, porque hasta tú

me has hecho la putada de irte con ese.

No, si ahora resultará que la única culpable soy yo.

Nunca fuiste con la verdad por delante.

Nunca.

Si hubiera ido con la verdad por delante,

haría tiempo que me habrías olvidado.

Como no se ha dado la circunstancia, no lo podemos saber.

Con Marcos estoy bien.

(KARINA) "¿Y quién es Marcos?".

-Jo, sí, dije "Marcos".

Era otro nombre, pero dije "Marcos".

-¿Por qué será?

Porque tú... -Callad. A ver, sigue. ¡Chist!

Joder, es que con Marcos estaría bien hasta yo. Es perfecto.

Creo que no me equivoqué apostando por él.

Has cometido la mayor locura de tu vida.

Ya era hora, ¿no?

De que la mosquita muerta hiciera algo fuera de tono.

Escucha. ¿Qué?

Escucha una cosa.

Solo necesitas un minuto para ser feliz.

Echar lo que no vale a la basura...

y le dices a tu cerebro:

"Sé feliz".

Eso es algo que has sacado del suplemento dominical, ¿no?

No.

Eso es que me haces mucha falta.

Que me hacéis mucha falta todos.

Tú, Toni, Carlos...

La pobre María, metida en un internado.

Hay que volverla a casa. Yo sin vosotros no soy nadie.

-¿Inés?

-¿Sí?

-¿Estás bien?

-Sí.

-¿Puedes pasar? -Sí, claro.

-Perdone, ¿podría entrar mi padre?

-Sí, no hay problema, claro. Adelante.

Hola, ¿qué tal? Soy Antonio.

Venga conmigo.

Lo he hecho muy bien, ¿no?

¿A que sí? -Sí, muy bien.

¿Y la prueba qué tal?

-Muy bien. Salió sola. Además, con José Sacristán,

impresionante.

-¿Y tu padre? -Estaba al lado del director.

Yo no podía verle, pero estaba ahí.

-¿Y conseguiste el papel? -No, no.

Es que ahí va lo más fuerte. ¿Qué?

La llamaron ayer para decirle que el papel era suyo.

¿De verdad? (TODOS) ¡Uh!

¡Muy buena!

¡Qué bien! -Gracias.

Pues precisamente ayer me tocó a mí.

-Llevó a vuestro padre a TVE.

Me lo pedía desde que empecé allí, y dije: "Venga, va".

Aquí están las tripas del telediario.

Donde se toman todas las decisiones. Qué grande.

Oye, hijo, las periodistas estas,

Pastora Vega y García Campoy, ¿no están aquí?

No, están en otra área, por desgracia.

Ya. Este es el despacho de Chema.

Aquí hacemos el consejo de redacción.

¡Ah! Qué grande.

¿Y tu despacho?

Yo... es que soy muy itinerante. No tengo sitio propio.

Ah. ¿Y dónde estás hoy? Aquí.

¡Ah! Esta es tu mesa.

Ah, también muy grande, hijo.

Muy bonita.

¿Quién es este? George Orwell.

"Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques.

Todo lo demás son relaciones públicas".

Joder, qué listo.

Se parece un poco a mí.

¿A que sí? Igual.

De la BBC.

No, esperad, que eso no es lo mejor.

Lo mejor vino cuando fuimos al estudio.

Aquí es donde hablas a 20 millones de personas cada día.

Sí. ¿A que acojona? Pues sí.

¿Qué, te animas a dar una noticia?

¿Yo? No. Que sí, papá. Si estamos solos.

Y no tienes que aprendértelo. Puedes leerlo.

Con que mires a cámara a ratos... Eso sí, cuando mires, tranquilo.

Venga. Estamos en el aire.

Esta noticia no hace falta que la lea.

Me la sé de memoria.

En la mañana de hoy, a las 12:30,

el conocido periodista de televisión, Toni Alcántara,

ha invitado a que su padre, don Antonio Alcántara,

visite las instalaciones de RTVE.

"Impresionado por lo que ha visto, el señor Alcántara ha declarado

que se siente muy orgulloso de su hijo,

y que se arrepiente de no decirle más a menudo

lo que le quiere, lo que le admira, lo que le respeta.

También que sabe que muchas veces

él ha sentido celos de sus hermanos,

porque ha sido muy especial a la hora de querer.

Y que no le ha hecho la vida fácil, por lo que le pide perdón.

Porque...

Toni Alcántara es lo más parecido al hijo perfecto".

Menudo chute de autoestima. ¡Chist! Callad.

Y...

todo esto que he dicho...

no lo hubiera dicho si no fuera por...

por la gente que está ahí.

Gracias. Esos hombres de negro que solo me dicen cosas...

"y me ayudan".

¿Qué señores tenía delante?

A nadie.

Ahora entiendo todo: lo drogaste.

Me dio un viaje que me dejó seco.

Me fui al baño para que no me viera llorar.

¿Por qué no podía verte llorar?

Porque es rubio, y parece un príncipe moñas...

-¡Ya, ya! ¡Enano!

Y después tuve que llamar a una persona.

Tenía que hacerlo.

¿Quieres ir al baño?

-Y este Antonio Alcántara que estamos viendo más...

(KARINA) Más humano, más tierno. -Sí.

Es... O sea, ¿es un hematoma o es el verdadero Antonio Alcántara?

Es un hematoma.

Mira, yo, diréis lo que queráis,

pero a mí me gusta más el Antonio Alcántara de siempre.

El de la mala hostia y el que no aguanto.

Me toca mañana con él.

Al último sitio que pienso llevarle es al trabajo.

Papá. Papá, aquí.

Hola, Maca. Buenos días.

Para una mañana que me pido libre. Con el jefe nunca se sabe.

Viene cuando quiere, y pobre del que no esté.

Ya. Pero yo había quedado con mi padre.

Íbamos al Jardín Botánico cuando sonó el mensaje.

Ya.

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

¿Llegaron José y Chete? Están dentro.

(SUSURRA) No me jodas.

Papá, tú te quedas aquí, ¿vale? Yo me ocupo de él.

¿Sí? Vale. No te muevas, papá.

Buenas. Buenas.

Chicos. Perdonadme, llego tarde.

¿Qué pasa, Charly? ¿Tenéis algo?

Joder...

-¿Y tú?

Yo sí. Tengo una idea.

Bueno, sí... No os riais.

Esto. Como imagen, esto.

-Y por favor, el eslogan es...

Cómetelo así.

Joder, Charly.

A ver...

Es cojonuda la idea. Y la imagen está muy bien.

Pero eso sí: el Ministerio de Sanidad te va a mandar a Parla.

-A comer plátanos.

Tengo otra, ¿eh?

A ver. No, aún no le di forma.

Es algo que dijo mi hermano.

Creo que tengo otra. -Con fruta también.

Si viene alguien, ahora mismo vuelvo. Tres minutitos.

¿Y tú qué? ¿Tienes algo?

Eh... ¿aparte de esto?

Sí, aparte de... Eh... no.

¿Y tú?

-Yo a partir de ahora dejo de trabajar en equipo.

-Di que sí, Josefa.

Yo también te quiero mucho. ¿Y eso?

-Tengo una idea buena y quiero que sea mía.

¡Chist!

Pues esto te honra.

No sé si me honra, pero quiero este trabajo.

Queridos compañeros,

estamos aquí reunidos para tomar una decisión importante.

Si sois tan amables de abrir el dosier...

Por la página tres.

Asunto: bodega.

Llevamos varios días retrasando esta decisión,

y ha llegado la hora de solucionar este tema de una vez.

Así que:

votos a favor de construir una nueva bodega.

Votos en contra de construir una nueva bodega.

Veo que mi voto...

va a decidir lo que vamos a hacer.

Y mi decisión es...

Todos a la sala de juntas. -Vale.

-A las 14:00 como con el subsecretario...

-Hostias.

-¿Quién es este hombre?

Eh... nadie.

Yo no soy nadie.

¿Qué hace en mi sillón?

Bueno, es que...

Es cuero argentino, ¿verdad?

(Estruendo)

¿Qué cojones? ¿De dónde ha salido este señor?

Es mi padre. ¿Y qué hace acá?

-Yo... fui un momentito al baño y...

Papá, ¿qué coño haces aquí? ¡Carlos!

Menudo porrazo.

Creo que me he dado otra vez en el este.

La madre que te parió. ¿Qué hacías aquí?

Es que no lo sé, hijo. ¡Cuidado!

Lo siento mucho.

Tuvo un accidente hace semanas y debí dejarlo en la cama.

Lo siento, la cagué.

Tranquilo. Yo también tengo padre.

No como el mío. Es un ejemplar único.

Me cago en la leche. No sé qué cojones hago aquí.

Yo tampoco, pero vámonos. Sí.

Perdón.

Usted es su jefe, ¿verdad?

Mi chaval es muy buena gente.

No se preocupe, le dará la vida. Papá.

¿Abajo hay taxis o se piden? -Le pido uno ahora.

Sí. Te he vuelto a joder todo, hijo. Te he dejado en ridículo.

Con el trabajo que tienes. Vámonos.

Gracias, ¿eh? Gracias.

Hola, ¿qué tal? Hola, ¿qué hay? Papá.

¿Qué? Que me voy, hijo. Tengo lo que estaba buscando.

Precisamente por eso. Como lo tienes, me voy.

Así no estorbo. El taxi, por favor.

En cinco minutos está. Cinco minutos.

Entonces voy a salir, porque me estoy agobiando.

Sí. -Se me quema la cafetera.

¿Qué, Santos?

-¿Una cañita? -Nada de cañitas.

Hemos quedado a las 21:00 y mira, ya pasan cinco minutos.

-Pero ¿qué pasa, macho? ¿Estás nervioso?

-Yo no.

Bueno, un poquito.

-Venga, hombre. Tranquilo, que no te va a comer.

-Ya, ya, ya.

-Olga, ¿se sabe algo de las pruebas? -Me han dicho que mañana.

-Tranquila. Todo va a salir bien. Me lo han dicho las cartas.

-Tú siempre tan positiva contra viento y marea.

-Las ganas de vivir no te pueden fallar.

-A mí no me da miedo a morirme.

Lo que me da miedo es dejarle solo.

-Ya no está solo. -¿Por cuánto tiempo?

-Es una buena persona, Olga.

No te va a dar nietos, pero hace feliz a tu hijo.

Confía.

-Mamá, ya recojo yo eso.

-Vamos, príncipe. La princesa te espera.

-Id subiendo, que ahora subo yo.

-Te dejamos el portal abierto, que sé que no llamas.

-Venga, vale. Me tomo el botellín y subo.

"El máximo dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov,

ganó el premio Indira Gandhi

a la paz, al desarme y al desarrollo correspondiente a 1987.

Los organizadores han señalado que se otorga

por sus propuestas claras e imaginativas para comenzar...".

(Timbre)

Anda, ya están ahí. Apaga la televisión.

"La Asamblea Permanente de Derechos Humanos

ha publicado un estudio donde se indica

que en Argentina...". Antonio.

Venga, que están ahí.

Escúchame.

Ya no veo a esas personas.

¿Quieres decir que ya...? Creo que sí.

Entonces ¿piensas que...? Se acabó, Merche.

Ya podemos tirar esa campanilla a la basura.

¡Antonio!

(Timbre)

Antonio...

¡Uy, Clara! ¡Qué guapa te has puesto!

-¿Sí? Demasiado a lo mejor, ¿no? -Que no, mujer.

A ese Santos le van a hacer los ojos chiribitas.

-Me siento como un pavo de Navidad. Me cambio.

-Que no, mujer. Anda, pasa.

Y si no te gusta, pues le das calabazas y santas pascuas.

-¡Espere, Herminia! ¡No cierre!

-¡Hola!

Hemos traído tarta de zanahoria.

-¿De qué? -De zanahoria.

Está riquísima. Se me está enfriando el culo.

Le sale muy bien. ¡Bueno! Hola.

Hola. Pero qué guapas estáis.

Hola, Merche.

A ver, hombre. Pasad.

Buenas noches, Antonio. Buenas noches, Clara.

Qué guapa, por Dios. Qué suerte tienen algunos.

Y dale.

Bienvenida a esta casa.

¿Qué tal, Antonio? (RÍE)

Hola, Santos. -Hola, Nieves.

-¿Qué haces aquí?

¿No deberías estar con los Alcántara?

¿Eh? -Creo que no.

-¿Cómo que no? La cena de hoy. Lo sabe todo el barrio.

-Ya, pero no voy a ir, Nieves.

Que no puedo ir.

Hasta luego, Nieves. -Adiós.

(VOZ OFF CARLOS) "¿Somos dueños de nuestra vida,

de nuestras decisiones,

o son los acontecimientos y las circunstancias

los que conducen nuestras existencias?".

(SILBA)

"Hay quien dice que lo que guía nuestra vida

es el destino.

Una fuerza que está por encima de nosotros.

Algo que hace que nada ocurra por azar

y que todo esté determinado".

Creo que exageras, pero de ser así, te estaría bien empleado.

"Si aceptamos la existencia del destino,

asumimos que parte de lo que nos sucede

está marcado por los designios de quién sabe qué".

Ahora va a resultar que la culpable de todo soy yo.

¿Inspector Ventura?

Hola, soy Toni Alcántara.

Le llamo para ver si quiere que discutamos...

"Es algo que escapa por completo a nuestra comprensión.

Entonces, ¿cómo podemos gestionar una vida

que depende de tantas cosas y que ni siquiera controlamos?

¿Dónde están los encajes de nuestra responsabilidad?".

La idea es informar de una manera divertida

sobre lo que puede contagiar el sida y lo que no. Por ejemplo:

sí da compartir una jeringuilla.

Sí da hacer el amor sin preservativo.

En cambio...

no da...

Chete.

No da...

No da... besarse, ir al baño juntos,

darse la mano...

-¿Y qué imagen daría soporte a esta campaña?

La imagen es lo mejor.

José.

¿Qué imagen daría soporte a la campaña?

Dilo tú. La idea es de todos.

-Dibujos animados. Dibujos animados.

"En realidad, cada quien construye su propio destino.

Henry Miller dijo:

'Nuestro destino nunca es un lugar, sino una manera de ver las cosas'".

Ay, Cuco...

Que vas a coger frío. Anda, entra.

Que ya vendrá.

Merche. ¿Sí?

¿Y si yo nunca he tenido un hematoma,

y esas personas solo vivían en mi cabeza?

Pues a lo mejor es que...

tu cabeza necesitaba unas vacaciones.

A mí me vendrían bien unas vacaciones de cabeza a veces.

Bueno, esas personas se han ido, pero tú sigues aquí.

¿Sabes qué voy a hacer mañana? No.

Llamaré al seguro y les diré que metí el talón en la lavadora.

Muy bien.

Menos mal, sigues sacándome las castañas del fuego.

Para que no te quemes.

Bueno... Entonces había pensado, Merche,

que con una parte de esa indemnización

podríamos aumentar la inversión en la agencia de viajes.

Como dará tanto dinero,

nos permitiría tener un rinconcito donde, muy despacio,

poco a poco, sin prisas, montaríamos una pequeña bodega.

Cultivamos las 14 hectáreas y solo embotellamos Milano.

¿Te parece bien?

A la lechera y a mí nos parece bien.

Porque nos gustan tus cuentos. ¡Tonto!

¿Te parece una mamarrachada? No me lo parece.

Nada de lo que dices me lo parece.

Si no, me aburriría.

No dejas de sorprenderme. Vamos, que vas a coger frío.

Yo creo que vamos a cenar, señores.

¿Sí? Sí.

Sentaos como queráis. ¿No viene?

No espero más. (ALEGRE) ¡Ay, no va a venir!

(Música de fondo y murmullos)

Así... -Sí da.

-Así... -No da. No, no.

(Cisterna)

-Así... -No da. No, no. No da, no.

-Así... -Sí da. Sí, sí. Sí da.

-Así... -No da. No, no, no.

-Así... -No da. No, no.

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 341: "Roto"

04 oct 2018

Noviembre, 1987. En un partido benéfico de casados contra solteros en favor de don Froilán que se ha ido a una residencia, Antonio, que es el árbitro, se lesiona, y le tienen que escayolar. Todos intenta animarle pero desde el accidente, se comporta de forma extraña. Además, Carlos comienza a trabajar en la agencia y surgen las primeras rivalidades con sus compañeros.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 341: "Roto"" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 341: "Roto""
Programas completos (347)
Clips

Los últimos 2.489 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. juana

    La cancion se llama alien divino y es de german coppini

    pasado viernes
  2. Mc

    Por favor alguien sabe el titulo de la cancion que suena cuando Herminia le lleva el vaso de leche a Antonio? La letra dice No da para mas que aparezca un alien divino y nos haga soñar... Muchas gracias

    pasado jueves
  3. Luis Berni

    Un poco de calma que no venía nada mal. Todo por el golpe (qué inquieto es Antonio) y las lecturas. Pero al final todo vuelve a ser como antes. Igual, bueno sería que no tuviera tantos conflictos con los hijos.

    08 oct 2018
  4. Encarni Ayala Arcos

    Un capítulo muy filosófico.

    08 oct 2018
  5. Maria

    Uno de los capítulos más originales de toda la serie. Bravo por saber todavía reinventarse

    07 oct 2018
  6. Carlos

    A mi tb me gustaría saberlo, es un tema instrumental que se repite cada vez que aparecen los iluminati

    06 oct 2018
  7. Javi

    Moments in love from Battle to beaten

    06 oct 2018
  8. alicia emma lloveras

    como siempre son maravillosos todos. Me emociona ver tanta calidad actoral y libretos que no tienen precio. Gracias por estar.

    06 oct 2018
  9. Silvia

    Buenas noches me gustaría saber cuál es el nombre del tema musical del final del capítulo desde ya muchas gracias muy bueno el programa Saludos!

    06 oct 2018