www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4511360
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 336: 'Perdonar es fácil, si sabes cómo' - ver ahora
Transcripción completa

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

(Teléfono)

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Dicen los psicólogos que perdonar

no es olvidar el daño, sino recordarlo sin odio ni rencor.

Y que el perdón es el primer paso hacia la reconciliación".

Arrocería El rincón de Anselmo, ¿dígame?

Hola. ¿Podría hablar con Paquita? Sí, ¿de parte de quién?

De su tía Mercedes.

Sí, un momento, por favor.

Paquita, tu tía.

-No estoy.

-Es la tercera vez que llama. -Te he dicho que no estoy.

"Pero el perdón es una decisión libre,

y dos no se reconcilian si uno no quiere".

Disculpe, pero no se encuentra en este momento.

Mire, dígale que entiendo que esté enfadada,

pero que, tarde o temprano, tendremos que hablar.

Muy bien. Yo se lo digo. Adiós.

Adiós.

Dice tu tía... -Que no me interesa. A trabajar.

(Suena Rafaella Carrá, "Explota mi corazón")

Gracias.

¡Antoñito!

¡La paella!

-Es una mujer mayor.

-Me da igual.

-Paquita, para.

¿Qué vas a hacer? ¿No vas a hablar con ellos nunca?

Paquita, no estás bien.

Estoy perfectamente. Lo único es que estoy sola.

Pero, aparte de mis hijas,

no necesito a nadie más. -No estás sola, me tienes a mí.

-Eso ya lo veremos. Tú dale tiempo al tiempo.

-O haces las paces o acabarás seca como la mojama.

(Para la canción)

"El perdón de Paquita no era el único que estaba en juego,

también Toni tenía que buscar el perdón de otra mujer

de armas tomar".

(TV) "...hablan a diario con el lenguaje del Kaláshnikov.

Chiitas, sunitas, drusos, falangistas,

armada libanesa, naseristas y palestinos

se disputan a tiros cada metro cuadrado de este país.

Las fuerzas palestinas..."

Deborah, por favor, no me cuelgues. Escúchame un segundito, cariño.

"Sé cómo te sientes.

Sé que te he hecho sufrir, sé que te he hecho muchísimo daño.

Y lo siento. Sé que no entiendes lo que hice

porque ni siquiera yo puedo entenderlo".

Pero Juana y yo ya no nos vemos. Ya no trabajamos juntos.

"Sé que si pudiera rebobinar en el tiempo,"

si pudiera borrar estos días,

si pudiera hacer que la Tierra girara al revés, si pudiera...

No puedes.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Lamentablemente,

ese intento de cese de hostilidades

estaba tan perdido como los esfuerzos diplomáticos

por detener el conflicto que acabaría provocando la intifada

a finales de ese año 1987".

(TV) "Dos personas han muerto y varias han resultado heridas".

"Un sentimiento de culpabilidad

tenía a mi hermana Inés sumida en la tristeza.

Y, mientras, la reconciliación de Marcos con la vida

parecía lejana.

Por mi parte, yo intentaba reconciliar mi trabajo de 'mensaca'

con la escritura de mi nueva novela.

Dos actividades, la mensajería y la literatura,

tan absorbentes como mal remuneradas".

¡La madre que me parió!

¡Coño!

"La libertad de navegación en el Golfo Pérsico

y el desarme nuclear en Europa

serán los temas fundamentales de la cumbre

que los siete grandes iniciarán en Venecia..."

Merche, ¿cuándo vamos a comer?

Por Dios, tengo más hambre que un perro en Biafra.

Cuando lleguen tus hijos. Mira, voy a llamar otra vez.

Tengo un runrún... No llames más, por Dios.

Antonio, estas cosas, cuanto antes se solucionen, mejor.

Que te devuelva ella tu docena de llamadas.

No digas tonterías.

Antonio, hijo, el orgullo es muy malo.

Es preferible perderlo por la familia

y no perder la familia por el orgullo.

Lleva razón. Deberías llamarla tú.

¿Quién yo? Sí. Es al único que hace caso.

No tengo otra cosa que hacer. Nos cueste o no creerlo,

la verdad es que Paquita tiene razones para estar ofendida.

Yo creo que no, ¿cómo va a tener razones?

Parece que no hemos ido a la comunión por gusto.

Estuvimos toda la noche en Urgencias.

Desde que pasó lo de Miguel, les hemos hecho muy poco caso.

Nada, que no contesta.

De verdad, que es mi sobrina y tu cuñada.

La loba, en la lobera, Merche.

Tiene más tontería y más afán de protagonismo que Artusus.

¿Eh? Uno del Ferrol.

Si no te lo crees, pregúntale a tus hijos.

(Timbre)

Mira, ahí están.

Pues nada, a comer.

Voy a abrir vino.

Lo que le pasa a Paquita es lo que le ha pasado siempre.

Quiere llamar la atención. Eso mismo pienso yo.

Quedarse viuda a esa edad es un palo. Eso también pienso yo.

Necesita sentirse querida. Bueno, como todos... eso, ¿no?

-Ella necesita sentirse querida por su familia, por su gente.

Desde que murió el tío, solo la hemos visto en Navidad.

Y porque vino ella

a Madrid. -Necesita amor,

y ya está. Un amor.

¿Qué quieres decir? Pues un chico, un novio,

un padre para sus hijas.

A ver, papá,

Miguel ya no está. Pero es que no hace ni un año.

Ya, pero la vida sigue.

No te pongas triste.

No me pongo triste, hija. No me pongo triste.

Me duele un poco oírte hablar así.

¿Y qué preferirías, que estuviera deprimida?

No.

Yo preferiría que estuviera aquí mi hermano,

comiéndose los restos de la paella y rascando la paellera.

-Podríamos organizar algo.

¿El qué?

Pues... no sé, invitarla un día.

Estar todos con ella.

Sobre todo, hacer que se sienta importante.

Le encanta ser la protagonista.

Es verdad. Pues es muy buena idea.

¿Tú la puedes llevar a ver tu función?

-¿Yo? -Y tú, a la tele.

¿A qué? A Torrespaña.

A enseñarle los platós, las cámaras...

No. No, no, que Paquita no calla.

(RÍEN)

Y a ver tu casa, que es muy bonita.

No, no, a casa no la voy a llevar.

No.

-¿Y tú qué día firmas?

El dos, pero no creo que juntar Paquita y libros

sea la mejor opción.

Habrá famosos, eso le encanta.

Eso sí.

Yo le haré unas torrijas. Eso le iba a gustar.

Sí. Y así le damos los regalos de las niñas, de la comunión.

"Operación Paquita".

¡Joder, la madre que me parió!

Operación Paquita, lo que me faltaba por oír.

Antonio... -¡Venga, papá! Llámala, hombre.

Que no, que yo no la llamo. ¿Por qué no?

Venga, hombre. Que no. "She rising level".

¿Qué? Hijo, que está muy crecida.

No está crecida, está dolida.

-No, Antonio.

Eres la única persona a la que hace caso.

-Claro, y te admira. Venga, llámala.

(TODOS COREAN) ¡Antonio! ¡Antonio!

¡Antonio! ¡Antonio!

¡Antonio!

Que a ti sí que te va a coger el teléfono.

Me cago en la cuna que me arrulló.

(Teléfono)

Arrocería El rincón de Anselmo.

¿Dígame? "Antonio Alcántara al aparato".

¿Antonio Alcántara?

"Por favor, páseme con mi sobrina Paquita".

¿Que le ponga con su sobrina?

Espera un momento.

¿Tú eres Venancio?

Eh, sí, soy yo.

¿Venancio?

¿Y qué haces tú ahí?

Trabajo aquí.

¿Desde cuándo trabajas tú ahí? Pues...

-¡Tío! "¡Hola, Paca!

Benditos los oídos, hija". ¿Benditos los oídos? Eso digo yo.

Oye, que tengo aquí a todo el mundo pendiente

de que te llame.

Ah, ¿sí? Eso sí que es una novedad.

Oye, Paca, ¿desde cuándo trabaja ahí el jato contigo?

Mire, tío, estoy con mucho trabajo. ¿Qué desea?

Paca, voy al grano. Mira...

Estoy viviendo en un hotel.

¿Y eso por qué?

Porque la he jodido, pero bien jodida, Carlos.

Uy.

¿Qué ha sido?

Me he acostado con Juana.

Dos veces. Quiero decir que no tengo ninguna excusa.

Uh, uh, uh, mal.

Mal, mal, mal. Muy mal.

Muy mal. Muy mal. Soy gilipollas.

Joder...

Y me he portado fatal, y no solo con ella.

No sé qué coño hacer.

No sé cómo arreglarlo, macho.

¿Tú qué harías?

Yo... en tu situación, no lo sé.

Ya, pero eres escritor, entiendes de sentimientos.

¿Y tú no? No.

Entiendo de noticias.

Los sentimientos me bloquean, no sé qué coño hacer.

Está bien, está bien.

Tienes que pedirla perdón.

Ya lo he hecho.

Tienes que decirle que la quieres muchísimo.

También lo he hecho. Algo más.

Que es lo más importante que hay en el mundo para ti.

Lo he hecho, lo he hecho.

Lo has hecho todo, tío.

Ahora... solo te queda ponerte en su lugar.

¿A qué te refieres?

Intentar entender lo que le pasa, lo que siente.

Ponerte en su lugar, pero de verdad, de corazón.

Es que entiendo lo que le pasa. Ah, ¿sí?

Siente rabia.

Desconfianza, humillación, decepción.

Dolor, tío.

Lo que siente es dolor.

¿Y Marcos?

¿Sigue enfermo?

-No, está mejor.

-Pero ¿está en casa?

Que se venga a comer. ¡Ah, sí!

Paca, mujer, que me dicen aquí,

¿por qué no te vienes a Madrid a comer?

Y nos hacen unas croquetas de esas de bechamel.

No las comemos desde que no estás.

Seguro que las croquetas de Olga también le gustan mucho.

Y a mí me pilla muy mala fecha,

"por las comuniones". Anda, Paca, ven,

y así arreglamos nuestras cosas.

Bueno, lo pensaré. "No, no lo pienses tanto, hija".

Ese es el problema de la familia,

que le damos muchas vueltas a las cosas.

Mire, tío, la verdad es que el martes libro,

pero mis hijas tienen colegio, tenemos un camarero a punto de irse

y yo no me encuentro bien.

Vente. Aquí todo el mundo quiere darte una sorpresa.

¿Sorpresas a mí? "Bueno, sí, una sorpresa.

Pero no me tires de la lengua, no te puedo contar nada".

Bueno, está bien.

Un día es un día. ¿No?

Entonces, el día 2 aquí, a mediodía.

Te espero yo personalmente.

Tío, la verdad es que les echo mucho de menos.

Me ha puesto muy contenta su llamada.

Yo también lo estoy.

¿De verdad?

Pues claro. Ponte guapa.

Sí, si el negro me sienta muy bien.

Un beso fuerte a las niñas.

De su parte. "De toda la familia".

Adiós.

Adiós.

Hala... Joder, de verdad, es que...

¿Ya estás contenta, Merche?

Es que mi tío me quiere en el fondo.

¿Cómo que no vas a estar el día 2?

No puedo, me voy a Valencia con Santos.

(RÍE)

No me lo puedo creer, Antonio.

Si le acabas de decir: "Te voy a recibir personalmente".

No puedo, me voy a Valencia

porque llegan los del Imserso de Mallorca

y quiero preguntarles cómo ha ido todo.

¿Y nos metes en este embolado a todos?

El embolado a mí obligándome a llamar.

Le habrá costado mucho llamarme, porque él es muy orgulloso.

Pero yo le notaba que le temblaba la voz cuando me hablaba.

-Le escuchabas que parecías una niña.

-¿Sí? Es que... Es que les echo mucho de menos.

A ellos, y a mi barrio y a mi Bistrot...

-Déjame ir contigo a Madrid.

-No. -Venga, déjame acompañarte.

-Que no.

-Paquita, tú y yo sabemos que lo nuestro va a cuajar.

¿Para qué engañarnos más?

-(CHISTA)

Entonces, ¿qué excusa le doy? Ninguna.

Tienes una cara más dura... Merche, la pura verdad.

Que me ha surgido un asunto muy importante de trabajo.

Ya, muy importante.

¿Qué tienes ahí? ¿El qué?

Una mancha. ¡No me jodas!

Espera, que me la tapo con la corbata.

Que no, que te la quito en un momento.

No me quites nada.

Que lo que quieres quitarme es otra cosa.

Anda, no empecemos, ¿eh?

¿Cómo? Me tienes a pan y agua desde Londres.

¿Y tú cómo me tienes?

¿Yo? Con el paquete esperando en la puerta,

"parao" hasta que me des la fecha de entrega.

Tú vas a la tuya. Pero que no voy a la mía,

voy a la de los dos.

Ya.

Tengo un negocio cojonudo entre manos,

aunque no quieras verlo.

Si ese negocio es estar todo el día en carretera, no me gusta.

¿Cuántas veces tengo que decirte que yo soy un "fly free spirit"?

Ya, te gusta volar. Un espíritu libre. Me gusta volar.

A ti te gusta la casa.

A mí se me cae encima, como a tu padre.

Anda, piénsatelo.

Adiós.

¡Hombre, el heredero! Bueno, no, ¡el mensajero!

(RIENDO) Antes eras el heredero, ahora eres el mensajero.

Menuda broma, qué divertido.

¿Te has levantado con el pie izquierdo?

El 1 de enero y todavía sigo así. ¡Joder!

Oye, no voy a poder ir a lo de la Feria del Libro.

Tengo un asunto de negocios. Y negocios son negocios.

Negocios y no querer agachar la cabeza delante de Paquita, ¿no?

Nos conocemos, papá.

¿Eso de ir en moto no es peligroso?

Cambia de tema, vale.

Búscate otro trabajo, hijo.

En eso estoy, pero no es fácil encontrar lo que busco.

¿Y qué es lo que buscas, por si puedo ayudarte?

Pues busco un trabajo para el que sirva de verdad.

Un trabajo en el que lo que yo aporte me haga único.

¿Qué es?

Pues no lo sé. A lo mejor no existe.

¡Amigo!

Y a lo mejor lo tengo delante de los ojos y no lo sé ver.

De momento, mensaca, que tengo un par de paquetes.

(SUSPIRA)

Esa chica no te conviene.

Tienes que pasar página.

-(TARTAMUDEA) Página.

No soy un libro, no tengo páginas.

Si las tuviera, estarían todas en blanco.

En blanco...

-Cóbrame, Olga, anda.

Ya está Antonio buscándome. -40 duros.

-¿Qué?

¿Mal de amores? -Mal de malas personas.

No sé qué le habrá hecho,

pero el chico lleva 15 días sin levantar cabeza.

Y yo ya no sé cómo ayudarle.

-¿Tú tienes hijos?

-Mayores ya.

Pero, vamos, como si nos los tuviera.

Llevo ocho años sin verlos.

-Pues qué tristeza, Santos.

-(ASIENTE) Tristeza, sí.

-Sería todo más fácil si fuéramos hermafroditas.

¿No te parece?

-(ASIENTE)

Me rindo.

Como no vuelvas pronto a casa, Chomsky se nos va.

-¿Lo entras por las noches?

Igual lo riegas demasiado.

No se te da bien cuidar plantas. -No.

(SUSPIRA) Y a las personas a veces tampoco.

Quiero que vuelvas a casa, Marcos.

-Y yo también, Inés.

Pero, desde el último susto, creo que estoy mejor aquí,

me siento más seguro.

-Es que no es solo Chomsky, es Oriol, soy yo.

Te echamos mucho de menos.

-Ya, y si me da otra pájara, ¿qué? -Pues la pasamos juntos.

-¿Y si vuelvo a desaparecer? -Te vuelvo a buscar.

-Es que esto es muy duro, Inés.

Voy y vuelvo. Me levanto contento.

Salto de la cama, pienso que estoy bien,

y a la que llego al espejo del baño me voy a la mierda.

-Pero es que el espejo del baño de casa

es mucho más simpático.

Y está deseando que vuelvas.

-El olor de tu cuello, Inés...

El olor de tu cuello me mata.

King Kong viene a buscarme. -¿Qué?

-De verdad, estoy bien.

Que no soy peligroso, que no voy a armado ni nada.

Y, además, ella me quiere, y tú no lo puedes impedir.

Hola.

"Ramos y Gavela Abogados". Es aquí, ¿no?

Tengo que entregarle esto en mano al señor Tejada.

Ahora mismo está con una visita.

Ya. Me han dicho que lo estaba esperando,

que es urgente.

Ahora averiguo. Espere ahí.

Gracias.

Pues es que no voy a poder.

Me voy a Barcelona mañana. -Nada, lo siento, en otro momento.

-Vale. Adiós. -Adiós.

-¿Carlos? Carlos, no me lo puedo creer.

¡Julia! ¡Qué sorpresa!

¿Qué haces aquí? No te había visto.

Hola. Hola.

¿Qué tal? Bien.

¿Qué haces aquí?

Mira, al final la moto sirvió para algo.

Pero... eres... Mensaca.

Sí. Pero no lo entiendo.

Si la novela... Es que te vi en San Jordi

firmando libros. ¿Me viste?

Sí. ¿Y por qué no te acercaste?

Bueno, no sé, pensé que... no venía a cuento, la verdad.

Ya, ya, claro, perdona.

Pero ¿la novela no se vende?

Sí, sí, se vende.

Se vende como se venden las novelas que no son un "best seller".

Ya. Mucho prestigio, pero poco dinero.

No tanto prestigio, pero, más o menos, algo así.

Es una injusticia, era buenísimo. Bueno, es buenísimo.

Gracias. El mundo es injusto.

Ya. (ASIENTE)

Pero, bueno, ¿y tú qué? Te veo muy bien.

Bueno, te veo increíble.

Sí, bueno, me va bien.

Ya veo.

Estaba cantado que te iba a ir bien.

¿Y... Karina?

¿Qué tal?

Bien, bien, sí.

Seguimos juntos.

Ya, ya lo sé.

Los tres, con la niña... Claro.

Luchando como campeones. Sois muy valientes.

Eres... muy valiente, de verdad.

¡Anda ya! ¿Qué?

Lo pienso de verdad. ¿Qué tiene esto de valiente?

Pues mucho.

No, soy uno más, pero lo tengo asumido, ¿eh?

-¡Chico!

Por este pasillo, segunda puerta a la izquierda.

Verás el nombre Francisco Tejada en la puerta.

Estupendo. Gracias.

Me tengo que ir.

-Vale.

¿Quieres tomarte un café conmigo?

No sé si tienes tiempo, pero ¿te apetece?

No, no puedo.

Tengo dos entregas urgentes en menos de una hora.

Pero sí que me apetece. Adiós.

Que vaya bien... la entrega. Julia...

Mira, esta tarde, de seis a ocho,

voy a estar en la Librería Machado.

Lo organiza la Feria del Libro. Voy a estar firmando.

Si te apetece venirte, tomamos ese café.

Si sacas un hueco, no sé...

Vale. Ahí voy a estar.

Vale.

"...para que se comprometan en la exposición,

siguiendo una experiencia ya realizada

en otras ferias internacionales.

-Querría que al mismo tiempo se generase un clímax

para que se diera la condición suficiente

para el desarrollo".

-¿Mercedes? -"...y las inversiones con riesgo".

-Mercedes, este cacharro no funciona.

A ver, ¿qué pasa?

Que no funciona la batidora.

¿Le has dado al "on"? Claro que le he dado al "on".

A ver.

Es que hacen las cosas ahora que solo duran dos años.

La otra que tuvimos, no sé yo el tiempo que nos duró.

¿Ahora qué hacemos?

Voy a la casa de enfrente y les cojo la suya.

He visto a Karina hacer papillas. Ahora vengo.

Los de enfrente que le pidan a Dios que no les hayan cortado la luz.

(Pitido de juguete)

¿Hola?

¿Hay alguien en casa?

Vaya por Dios.

(Timbre)

¿Paloma? Hola.

Hola. ¿Está Karina?

Pues no, la verdad es que no está, yo he venido a por una cosa.

Verás, yo venía a recoger esas cajas.

Pues pasa, por favor. Gracias.

¿Qué tal la casa nueva? Muy bien.

La verdad es que es bastante pijo el barrio,

pero, bueno, nos vamos adaptando.

Gustavo ya usa calcetines, no te digo más.

¿Te ayudo? Ya puedo yo, gracias.

Por cierto, que tenemos reunión extraordinaria del APA este mediodía.

No te la puedes perder. Es a las 15:30.

Tengo una comida en casa, no voy a poder ir.

Vaya. Es importante que vayas.

Discutiremos lo del chico este que quieren echar del instituto.

¿Qué chico quieren echar? Bruno.

Guapo, alto...

Sé perfectamente quién es Bruno. Pero ¿qué ha hecho?

Esa es la demencia, que no ha hecho nada.

Unos padres se han enterado de que su hermana mayor tiene sida.

¿Sida?

Se lo diagnosticaron la semana pasada.

Su familia está destrozada.

Y, encima, estos animales le están haciendo la vida imposible.

Toma.

Procura pasarte aunque sea a última hora.

Claro. Cuantos más seamos, mejor.

Lo intentaré. Vale. Adiós.

Adiós.

Yo ya no sé qué hacer con Merche, me cago en la leche.

Esa cama nuestra parece un iglú, Cuco.

Ya no cuento ni los días.

Pues no te cuento el tiempo que llevo yo sin...

¿Cuánto?

¿Un año? Un año dice...

¡Ojalá!

Hasta me da vergüenza decirlo.

¿Más de un año?

Desde el accidente.

Semana Santa de 1979. ¡Joder, Cuco! Eso...

¡De eso hace ya ocho años!

Y dos meses.

¿Y no has estado nunca con ninguna mujer?

Exacto.

¿Ni siquiera una profesional?

Nunca he sido putero, Antonio.

No, hombre, yo tampoco, coño. Lo peor

es que me he quedado como aletargado.

Ya ni pienso en las mujeres.

Las veo como si vivieran en otro planeta.

Eso no puede ser, eres muy joven.

Maté a un pobre hombre, Antonio, ¿tú sabes lo que es eso?

Un accidente, una desgracia.

Una familia que dejé destrozada.

Mujer y tres hijos.

Ni siquiera tuve el valor de pedirles perdón.

¿Y por qué no lo haces?

¿El qué?

Pedirles perdón.

¿Ahora?

Nunca es tarde. ¡No me jodas, Antonio!

¿Cómo voy a ir ocho años después a decirle a esta gente que...?

A lo mejor les hace tanta falta como a ti.

Yo agradecería que alguien viniera a pedirme perdón

por la muerte de mi padre en la guerra.

Que no, que no podría, Antonio. No podría.

Llevas a ese muerto a las espaldas, se te nota a la legua.

¿No te das cuenta de que vives como encorvado?

Julián de las Heras, viajante, era de Valencia.

Coño, pues eso no tiene que ser una casualidad.

¿El qué?

Pues que tú y yo ahora mismo estamos viajando a Valencia.

¿Tú crees?

¿Tenemos alguna dirección de esa gente?

Yo no.

Aparte del nombre, algún dato más sabrás, ¿no?

Pues creo que tenían una churrería.

¿Habéis visto a Bruno? Llevo toda la mañana buscándole.

-Ha ido a clase,

pero se ha pasado casi todo el rato encerrado en el baño.

-¿Por qué? ¿Qué tiene?

-¿No te lo ha contado? -Que no le he visto.

-Yo me acabo de enterar.

-¿Pasa algo?

-Lo mismo tiene sida.

-Eres una cabrona. ¡No tiene sida!

-He dicho "lo mismo".

Es su novia, tiene derecho a saberlo, ¿no?

-Eres gilipollas.

-Su hermana es yonqui y ha pillado el sida.

Lo sabe todo el mundo en la urbanización.

Les han prohibido bañarse en la piscina.

-Eso es verdad.

-Y esta tarde va a haber una reunión del APA.

Algunos padres fachas quieren echarle del instituto.

-Prefiero un padre facha que un padre porrero como el tuyo.

-Astrid, cállate ya.

-Yo que tú me hacía las pruebas.

Algo habrás hecho con él.

¿O todavía no?

-Tú eres tonta del culo.

Yo no tengo secretos para ti.

Me gustaría que tú tampoco los tuvieras para mí.

-Deja de reñirme.

Mi hermana se va a morir.

-Perdona.

-La mierda de la droga.

-Mi hermana también se pinchaba.

Pero hace muchos años, no había sida.

-No me lo habías contado nunca.

-Bueno, es que no había salido el tema.

-Es una mierda.

-¿Qué puedo hacer por ti?

-Es que ahora mismo no lo sé.

Buenos días, Mercedes. Buenas.

¡María, hija! ¿Vas para casa?

¿María?

No voy a comer en casa, no puedo.

¿Cómo que no? Si está tu tía al caer.

Mañana debo presentar un trabajo a primera hora.

No hay excusas, vete para casa.

Que ya he quedado con Gala. No la puedo fallar.

¿Has quedado con él? ¿Qué pasa? Te lo han dicho, ¿no?

No me hables así, ¿eh?

Bruno no tiene sida, lo tiene su hermana.

Lo siento en el alma, pero no me hace gracia que...

¿Sois novios?

Hija, es muy importante que me digas la verdad.

Ya digo la verdad. Me acabas de mentir.

Está muy solo, mamá. Bruno me necesita.

Tú y yo tenemos que hablar seriamente.

Sube para casa. Cuando papá tuvo el infarto,

estuviste a su lado.

Cuando tú tuviste el cáncer, papá estuvo a tu lado, ¿verdad?

Me enseñaste a querer así, mamá.

Y yo le quiero.

Deborah, hoy es martes, sé que estás en casa.

No te estoy pidiendo que me perdones,

solo la oportunidad de hablar.

Una hora, media hora, lo que sea. Por favor, piénsatelo, anda.

Tengo una habitación reservada.

Te echo de menos. Francis Ramos. Habitación júnior.

(SUSPIRA)

¿Toni?

¿Eh? ¡Paquita!

¡Paquita! ¡Qué alegría, hombre!

Oye, perdóname por no haber ido a la comunión,

que nos ha dado mucha pena a todos.

Estamos felices de que hayas venido.

Gracias por venir. ¿Qué haces aquí?

¿Que qué hago yo...? ¿Qué haces tú aquí?

Os pusisteis tan insistentes de que viniera, que he venido.

Y como hicimos aquí lo de Milano... Es que el hotel es precioso.

Me pareció muy elegante,

y como pasaré la noche aquí después del teatro...

Claro. ¿Y Deborah?

Deborah está en casa.

Es que los martes trabaja desde casa... Deborah, sí.

Ah.

Me tengo que ir a la tele.

Que nos vamos luego a la tele, que te llevo.

Sí. Jo, qué ilusión.

Qué alegría verte.

Me apetece muchísimo, te va a encantar.

Sí. Luego te lo enseño.

Adiós, primo.

Ay, perdón. Lo siento, perdón.

¿Tiene mi llave, por favor? Muchas gracias.

-No, perdón, anule la habitación a nombre de la señora.

Se va a hospedar conmigo.

Venancio Fortuna, una habitación doble,

con cama de matrimonio, por favor.

-¿Tú estás tonto?

-Quería darte una sorpresa.

-Disculpe, no anule nada. Mi habitación júnior...

Esta es mi llave, ¿verdad? Gracias.

-He pensado que sería romántico.

-Pues lo has pensado mal.

-Deja, dámela.

Disculpe un segundo...

-No, ¿eh?

-A ver, Paquita, ¿tú me quieres?

-Vas muy deprisa. -No, no voy muy deprisa.

Hace 20 años que nos queremos, y aquí estamos.

-Que yo no estoy preparada para esto.

-Si no estás preparada, no pasa nada. Yo te respeto.

Aparte, que compartamos la habitación no significa "lo otro".

-Claro que significa "lo otro".

-"Lo otro" pasará cuando tú decidas. Te doy mi palabra.

-¿Y si no lo decido nunca?

Yo sería un buen padre para tus hijas.

-Mira, el padre de mis hijas es Miguel Alcántara.

-Ya, Paquita, pero Miguel murió.

Bueno, ¿vienes o qué?

"Hay que reconocer que no siempre hacemos lo correcto.

Y que muchas veces fallamos a quien más queremos.

Todo sería mucho más fácil si entendiéramos que el perdón

es un regalo que nos damos a nosotros mismos".

¡Qué sorpresa!

(RÍE) Pero ¿y eso tan feo qué es?

-Pues no lo sé, pero creo que es un trol.

-Ay... (CARRASPEA) ¿Y qué significa?

-Mi lado oscuro.

-¿Qué quieres que haga con él?

-Pues que cuides de él, pero que no dejes que salga de aquí.

Aquí empezó todo.

-Sí.

-Y aquí vuelve a empezar.

Ven.

No, perdone, más adelante, en la iglesia.

Hola, padre.

Soy yo, Paquita. ¿No se acuerda de mí?

-Ay, perdona, Paquita, no te había reconocido.

-Eh... Venía a hablar de las misas.

-¿Qué misas?

-Las de mi marido, las de Miguel.

-Ah. ¿Cómo está? Hace tiempo que no lo veo.

-Pero si se ha muerto, padre.

-¿Ha muerto Miguel?

Cuánto lo siento, hija.

Qué disgusto.

-A ver, padre...

Acuérdese que fue usted el que ofició el funeral.

-Uy, sí, sí. Perdona, hija.

Perdona, pero últimamente ando muy flojo de memoria.

Mira, precisamente, estoy ejercitándola.

Me he aprendido todos los nombres de los pichichis de la Liga.

Verás.

Temporada 1929-1930, Guillermo Gorostiza,

Athletic de Bilbao, 20 goles.

Cómo corría Gorostiza,

la Bala Roja le llamaban.

-Padre, yo necesito que me escuche. -Ah.

¿Quieres confesar?

-Adelante, hija, te escucho.

-Verá, padre, usted sabe que para una mujer en mi situación

no es fácil estar sola...

Yo todavía soy muy joven y...

Últimamente me he sentido atraída por una persona.

Es una persona muy atenta...

y está siempre dispuesto a ayudarme, me sabe escuchar muy bien...

Pero, padre, yo...

Este sentimiento no... no lo acepto,

yo... me siento muy culpable.

Es que yo he enterrado a mi marido hace ocho meses.

Y...

Bueno, además, mis tíos no podrían aceptar algo así.

Y...

Pero el amor... supongo que llega a veces

cuando una menos se lo espera, ¿no le parece, padre?

-Lo siento, hija, pero hay barreras que no se pueden franquear.

-Ya, barreras.

-Mira, Paquita,

yo entiendo lo que sientes, y no creas que no me halaga, pero...

(ATURDIDO) Tú confundes tus sentimientos...

Si fuéramos protestantes,

que no lo somos, otro gallo cantaría,

pero así no puede ser.

-Pero, padre... -No, Paquita...

-Escúcheme, padre... -Tres padres nuestros...

-Que no... -...y dos avemarías.

-¡Se está equivocando, padre!

¡Pa...!

-¿Qué le pasa al cura?

¿Está mal de la azotea?

-¿Me has seguido?

-Un poco.

-Te dije en el hotel que no quería.

-Ya lo sé, ya lo sé.

Pero me moría de ganas de conocer tu barrio.

-¿Me has estado escuchando? -Sí.

-Vete de aquí.

-Ha sido precioso.

Mira, Paquita... -¡Vete!

-Casémonos.

-¿Qué?

-Casémonos, aquí y ahora.

-¡Que ni se te ocurra llamar al cura!

-No necesitamos al cura.

Tú y yo solos.

No hace falta nada más.

-Quita.

Yo, Venancio Fortuna,

te prometo amor eterno aquí y ahora.

-¿Tú estás tonto?

-Venga, dilo tú.

-Que te digo que estás tonto. -Dilo tú: "Yo, Paquita Ramos..."

-Pero... esto... Esto es ridículo.

-¿Estás temblando? -Porque hace un frío que pela.

Mira, hazme el favor de volverte al hotel ahora mismo.

¿Qué digo? Te vas a Benidorm.

Te veo mañana. Venga, adiós.

¿Qué haces, hijo?

El movimiento de la firma. Que me tira, no puede ser.

Tienes más espaldas que tu padre.

Estás muy guapo.

¿Sí? No sé,

irme a firmar libros oliendo a mi padre lo veo raro.

Me voy a mirar. Lo que quieras.

Ya he dejado a Olivia dormidita, acaba de comer.

¿Cómo os ha ido? Muy bien.

El personal, estupendo. Y ella responde de maravilla.

Si es que es más buena... y más lista.

Muy simpática con todos. Estoy contenta.

Todo va a ir bien.

Bueno, yo me voy.

¿Qué?

Carlos, no creo que pueda ir a la Feria.

Bueno, no pasa nada, lo de hoy es una tontería.

¿Cómo va a ser una tontería,

verte firmando ahí como un gran autor?

Me encantaría verte. Verme firmando...

Si es que firmo alguno, que está por ver.

No hace falta que vengas.

Yo de todas maneras lo voy a intentar.

Karina, hazme caso,

no hace falta que vengas, ya vendrás cuando sea una firma importante.

Bueno... Me voy, que no llego.

Adiós, Mercedes. He hecho compra, te la he llevado.

Vosotros tampoco hace falta que vengáis.

Pensaba ir con María, ya sabes cómo está de rebelde,

no sé si querrá ir.

Pues hala, ¿está en modo rebelde? Castigada.

Y decidido, me voy con la mía.

¿Cómo te vas a poner esta?

Que está hecha polvo, mira los puños...

Los puños y lo que quieras, pero esta huele a mí.

(Timbre)

¡Ya voy yo!

¡Ay, Paquita!

-Hola. -¡Qué alegría, hija!

¡Qué guapa te veo!

No sabes cómo he sentido

no haber podido ir a la primera comunión...

-Ya, mis hijas sí que lo sintieron, Herminia.

Paquita, hija.

Hola, tía.

Te pido disculpas en nombre de todos, de verdad.

¡Nos hacía mucha ilusión! Lo sé, lo sé.

Si es que estuvimos en Urgencias toda la noche con Olivia.

¿Qué le pasa a Olivia?

No, está bien, está bien.

No como aquí. Debo hacerme unas fotos antes de la firma.

Acuérdate, de 18:00 a 20:00, Librería Machado.

Si no te apetece, no pasa nada. ¡Deseadme gente!

Gente, hijo.

¿Y mi tío?

¿Tu tío?

¡Anda! Hola, Toni.

¿Dónde vas? Me voy, tengo prisa.

¿No comes?

(Telefonillo)

¿Sí? Mamá, oye, soy Toni.

Perdona, pero no me puedo quedar a comer.

A Paquita me la llevo a la tele. ¿Cómo?

Tengo consejo

y no me puedo quedar. ¿Está Paquita?

Sí, claro, está aquí. Pues si quiere venir,

tiene que bajar ya.

Hijo, si no hemos comido ni nada.

¿Y qué quieres que le haga? Dile que baje.

No pasa nada, como algo por ahí.

-¿Y no puede ir ella en taxi?

No, abuela, no, no puede.

No va a entrar si no viene conmigo. Dile que baje.

-Bueno, ahora bajo, primo. Me despido del tío y voy.

¿Del tío?

Claro, no le voy a hacer el feo.

-El tío ha ido... ¡Al baño!

Ah, en el baño.

Lo ves luego. ¿Cuándo?

Más tarde.

En la Feria del Libro. No creo.

Pues nada, luego nos vemos en el teatro.

Es que ya ha ido tres veces al teatro.

Tía, es que me hace mucha ilusión ir a la televisión.

¡Claro, normal!

Bueno, pues entonces me voy. Claro.

¡Tío, lo siento, me voy! ¡Adiós!

¿Luego cenamos todos en el Bistrot? Yo invito.

¡Sí! Pásalo bien, hija.

-Ay, Mercedes...

Por la paz de una vela, madre.

Bueno, la fuente de torrijas para mí sola.

Ni tocarlas, que tienen mucha azúcar.

No soy diabética.

¡Venga! Ya está, primo.

Llevo el DNI, el libro de familia

y el pasaporte. Con el DNI vale.

No me he despedido de tu padre.

¿Está mi padre en casa? Sí.

No le habrás dicho que nos hemos visto hoy en el hotel, ¿no?

No, no me ha dado tiempo. Mejor, no le digas nada.

Bueno. Qué bien que vengas.

Sí.

¡Uy! Pero ¿esa no era Paquita?

-Sí, claro que era Paquita.

-Yo no sabía que estaba aquí. -Ni yo.

-Qué barbaridad.

Que sí.

¿Tú sabías algo de esto,Olga? -¿De qué?

-De que Paquita está aquí. -Yo no.

Me acabo de enterar por vosotras.

-Podía haber entrado a saludar.

-También es verdad. -Pues sí.

-Vendrá más tarde.

Usted es Olga, ¿verdad?

La viuda del Matamulas.

Y tú eres su chaval.

El que se sabe el santoral de memoria.

¿San Venancio...?

-San Venancio, mártir. 18 de Mayo.

-Muy bien.

Y una de ustedes debe de ser la peluquera.

-La peluquera soy yo, ¿y tú?

-Paquita me ha hablado tanto de este barrio y de su gente,

que es como si ya los conociera.

Los lleva a todos en el corazón y los echa mucho de menos.

¿Qué les parece si preparamos entre todos... una sorpresa?

-Pero ¿tú quién "contrili" eres?

-Yo soy Venancio.

Yo soy el novio de Paquita.

(Timbre)

¿Deborah Stern?

-Sí.

-¡Chicos!

Dos sobre la mesa, tres sobre la barra.

Con nuestros mejores deseos.

¡Mamá! Lo siento, que llego tarde.

Pero si te he llamado para decirte que no había comida,

que Toni se ha llevado a Paquita a Torrespaña.

Vaya. He hablado con Marcos.

Sí. Lo he visto muy animado.

No sé, muy... normal.

Normal no es la palabra.

Ay, lo siento, hija, si es que no estoy acertada,

son muchas cosas.

¿Adónde vas?

Pues es que no encuentro a tu hermana

y tengo una reunión en el APA. ¿Ahora?

Sí, ahora. Hay un problema:

hay un chico del instituto que su hermana tiene sida.

¿Y qué?

Que algunos padres lo quieren echar.

Pero eso es una barbaridad.

No lo tengo yo tan claro que sea una barbaridad.

¿Por qué, qué quieres decir?

Porque ese chico y tu hermana son medio novios.

Mamá, a ver, que hay mucha gente que habla del sida por hablar

y no tienen ni idea.

Pero, hija... ¿Qué? No hagas tú lo mismo.

Pero ¿tú tienes información?

Bueno, me he hecho la prueba.

¿Tú te has hecho la prueba? Sí, claro.

Además, ahora tenemos un chico en la compañía que es seropositivo.

¿Por qué no vienes a la reunión?

¡Sí, hombre! No.

Venga, anda, hija... Joder, mamá, no.

Que nos vas a ayudar mucho. No me metas en esto...

Los chicos tienen mucho desconocimiento

y ahora se empiezan a relacionar.

-...las formas de contagio son pocas.

¿Se contagia por la saliva? -Claro que no, Mercedes.

Ni por un beso, ni por compartir un vaso de agua,

ni por usar las duchas de los vestuarios,

ni aunque un seropositivo se hiciera sangre

en la clase de gimnasia.

-Es que el contacto casual no existe.

Lo que pasa es que hay mucho desconocimiento.

-¿Quién es esta chica? ¿Por qué está hablando aquí?

¿Tiene algo que ver con el instituto?

Esta señorita es mi hija, y, sí, claro que tiene que ver.

-Y nos está ayudando a entender

que aquí no corre peligro absolutamente nadie.

-Ya, pero no tiene hijos en el centro.

Así es muy fácil hablar.

-Bueno, está mi hermana, que la quiero como si fuera mi hijo.

-¿Quién es su hermana?

-María Alcántara.

-Ah, María, la conozco bien.

¿Es usted médico?

-Mire, no. Pero, por desgracia, conozco bastante bien el tema.

-¿No tendrá usted el sida? Pero...

-(RÍE) No, no tengo sida.

Y además estoy segura de ello, me hice la prueba hace tres meses.

¿Usted se ha hecho la prueba?

-Señorita, yo soy notario.

-Vamos a ver, aquí solo hay tres formas de contagio:

por contacto sexual sin medidas de precaución,

utilizando una jeringuilla infectada,

o de madre a hijo

durante el embarazo, el parto o lactancia.

No hay más.

-¿Has terminado? -Sí.

-Hablemos de lo que hemos venido a resolver aquí.

-Muy bien, hablemos.

-Con todos mis respetos, me da igual lo que digas tú,

la señorita o lo que diga el papa de Roma.

Estamos hablando de una enfermedad mortal y terriblemente contagiosa.

En realidad, sabemos muy poco de ella.

-Bueno, muy poco no.

-Yo lo siento mucho por ese chico,

pero si hay el más mínimo riesgo de contagio para mi hija

o cualquier otro alumno,

la cosa está bien clara, ¿no?

Hay que pedir la expulsión del chaval. Es que no hay otra.

¿Votos a favor?

-No, no tan deprisa. Esto hay que hablarlo.

-Debo irme a trabajar. Y supongo que no soy el único.

Así que votemos ya.

-No ha escuchado nada de lo dicho, ¿verdad?

-Que te digo que me da igual.

Se trata de mi hija, y con la salud de mi hija no juego.

-Federico, yo tampoco.

-Tú eres muy progre. -Debemos de ser muchos.

En varios colegios de España

han expulsado a alumnos por esta razón,

y en todos han tenido que readmitirlos.

-De verdad, que me tengo que ir, vamos al grano.

¿Votos a favor de que se pida la expulsión del chaval?

-Seis.

Votos en contra.

Seis y... ¿Mercedes?

-¿Mamá?

¿Se puede?

Karina, hija, solo he venido a pedirte perdón.

Mira, todos estos años he tenido la tentación de volver,

pero, de verdad, no he sabido cómo hacerlo.

-Ni una llamada, ni una carta.

Es que podía estar muerta y tú ni enterarte.

-Pero no estás muerta, gracias a Dios.

Ni yo tampoco.

-Tú, para mí, sí.

Vete o llamo al guardia.

-Karina, en mi vida

no he hecho otra cosa más que cagarla.

Y encontrarte aquí es una oportunidad que se me presenta

para intentar arreglar un poco las cosas.

-Ya no se pueden arreglar, papá.

-Me has llamado, papá.

-Me he equivocado.

-Ojalá pudiera hacer algo por ti.

Dime...

-(LLORANDO) Desaparecer, desaparecer para siempre.

(RESOPLA)

Hola.

Hola. ¿Me firmaría el libro, por favor?

Es... en la cola de al lado.

Uy, lo siento.

-¿Me lo dedicas?

¡Julia!

Qué sorpresa verte.

Al final has podido venir.

Bueno, he querido venir.

(RÍE) Claro.

Vamos a ver.

Léelo en casa, por favor, que me da vergüenza.

No, no, no, no. Esto ya está pagado.

Qué alegría verte.

Bueno, realmente he venido por otra cosa.

Hay un cliente mío

que tiene una agencia de publicidad en Barcelona,

que es la mejor de España.

Y, no sé, he pensado que quizá te podría interesar.

¿El qué?

Trabajar para ellos.

Ah...

Es que están buscando gente creativa, y, no sé,

por lo que me han dicho, pagan superbién, muy muy muy bien.

¿Yo en publicidad? (RÍE)

Bueno, no sé, no me veo, la verdad.

¿Por qué? Porque es demasiado pijo...

para ti, ¿no?

No. No, no.

Como yo. No, no, no he dicho hecho.

Da igual, no pasa nada. No, Julia, escúchame.

No me he explicado bien.

Escribo libros, historias, no eslóganes para vender medias.

No, que sí, que eres muy puro para trabajar en publicidad.

No sé para qué he venido.

¡No, no! ¡Julia, Julia!

Julia, que no quiero que te enfades.

No sabes cuánto te agradezco

que hayas perdido un solo minuto de tu vida en pensar en mí.

Hace mucho tiempo que no te veo, no te enfades.

No, no pasa nada. Lo siento.

-Hola.

Eh... ¿Has venido?

¿Interrumpo algo?

¡No, qué va! Mira qué sorpresa.

-Me alegro de verte, Karina. -Yo también.

Voy a firmar, un segundo, ahora vengo.

Cuánto tiempo.

-Sí.

Sí, bueno, desde Bruselas, ¿no?

Desde que te acostaste con Carlos en mi casa.

Desde ahí, ¿no?

-Julia, yo he estado pensado mucho en aquello y...

-Ah, ¿sí?

-No me porté bien contigo.

-No.

No, ni conmigo ni con Mauricio, pero ninguno de los dos, ¿eh?

-Fue algo que no pudimos evitar. Lo siento.

-No, si al final tú viniste a por lo que viniste

y te llevaste el premio gordo. Mírale.

Trabajando como mensajero

para sacar adelante tu casa y tu hija.

Enhorabuena.

Carlos, si cambias de opinión,

llámame.

-¡Hola, Karina!

¿Cómo estás? ¡Te veo muy bien!

¿Qué tal está la niña, está bien? Vengo de la televisión.

Toni me ha presentado a todo el mundo.

¡He conocido a Jesús Hermida!

¡Ay, Dios mío! Ese señor sale en la tele.

¿Ese no es...? Ay, ¿cómo se llama? ¡Preséntamelo!

Antonio Gala.

¡Antonio Gala!

Pues esa es.

Venga, Cuco, no tengas miedo. Es una churrería muy pequeña.

Antonio, no sé.

Ahí están sus hijos.

¿Y si lo único que saco es hacerles sufrir, eh?

Les voy a hacer revivir todo aquello.

Pedir perdón es tan bueno para el que lo pide

como para el que lo da.

Ya. ¿Y si no me perdonan?

Bueno, joder, eso habrá que comprobarlo, ¿no?

¡No puedo, Antonio! Lo siento, no puedo.

Cuco, llevas ocho años echándote la culpa de un accidente, hombre.

Y fue solo un accidente.

Ocurren accidentes todos los días.

¡Lo siento, Antonio!

No puedo. Venga, no me fastidies, hombre.

Cuco, que ya estamos aquí, que para eso hemos venido, joder.

Me cago en la cuna que me arrulló.

Dios... Antonio...

¡Antonio!

Bájate.

Que bajes, hombre.

Venga.

Vamos.

Buenas, caballero. ¿Qué le ponemos?

¿Sois los hijos de Julián?

Veréis...

Yo conducía el autocar en el que murió vuestro padre.

-¿Y a qué vienes aquí ahora?

¡Han pasado ocho años y no has dado la cara!

(GRITA ENFADADO)

-Solo quería eso,

daros explicaciones.

Solo deciros que me dormí, que lo siento mucho, de verdad.

-¿Que lo sientes?

¿Sabes qué pasa? ¡Que me da igual lo que sientas!

¡Mi padre está muerto!

-Lo siento...

-¡Vete de aquí, hijo de puta!

-Lo siento.

-¡Hostia! -Lo siento mucho.

María... Sí, ¿qué quieres?

Quiero hablar contigo.

Tengo mucho que estudiar, mamá.

Anda, cariño, ven aquí. Siéntate.

He estado en la reunión de padres.

¿Y qué han dicho?

Y Bruno se queda.

¡Gracias, mamá!

Cariño...

Dale las gracias a tu hermana.

Ella me ha ayudado a decidir, a mí y a todos.

Que a mí me parece muy bien que tú ayudes a tu amigo.

Bueno, a tu amigo o lo que sea.

Amigo está bien, mamá.

Pero eres muy joven, y no tienes que tener prisa.

¿Me estás hablando de sexo?

Sí. Sí.

Yo ya estoy muy informada.

No hace falta.

¿Cómo que no hace falta, qué quieres decir, que tú ya...?

No, Inés me ha contado cosas. Y en el instituto nos dan charlas.

Ah.

Si yo lo único que te quiero decir

es que, cuando das el paso, tienes que estar muy convencida.

Pero muy convencida.

No te preocupes, yo voy a esperar a estar preparada.

(SUSPIRA)

¿Merece la pena?

¿El qué merece la pena?

Pues eso, que si solo les merece la pena a ellos o también a nosotras.

Pues...

Ya, bueno, entiendo que no quieras hablar de esto, no pasa nada.

Te quiero.

Corre, que vas a llegar tarde al teatro.

Sí, claro.

Vais a flipar ahora.

-Lo tienes muy jodido, tío.

-Pero si me pongo por aquí, verás.

-¿Podemos entrar en la partida?

-Es que ya nos vamos.

Yo tengo una recuperación.

-Pensé que estabais jugando.

-¿Adónde vas, Míchel?

-A fumar. Eladio no quiere que fumemos

aquí dentro. -Eres un amigo de mierda.

-¡Tú qué sabes!

-¿Me quieres mirar por lo menos?

¡Mírame! -¡Que no me toques, tío!

-¡Bruno! ¡Bruno!

Bruno...

Trae, a ver... -¡Joder, lo siento!

¿Qué hacéis ahí mirando, eh?

-Vámonos.

-No les hagas caso.

Son unos idiotas.

-A este paso, me voy a expulsar yo solo.

-De eso nada.

-No lo voy a poder aguantar.

-Bruno... -¿Qué?

¿No tienes miedo?

-Contigo no.

Viajes Milano os quiere agradecer vuestra confianza, vuestra simpatía,

vuestras ganas de pasarlo bien

durante estos 15 días en este viaje maravilloso por esa isla fantástica,

que es Mallorca.

Y Viajes Milano

quiere poner punto final a esta aventura,

invitándoos a una merienda a base de...

¡churros!

(Vítores y aplausos)

Por aquí. ¿Compartís?

Sí, ¿no?

A ver, por aquí...

Por aquí... -Muy bien.

Esto del Imserso va a ir como un tiro, Cuco, hazme caso.

¿Has visto qué contentos van?

Parecen más jóvenes que cuando se fueron.

¿O no? Yo sí que estoy contento, Antonio.

Nada, hombre, todo mérito tuyo. Sin ti nunca hubiera dado este paso.

Pensé por un momento que todo se venía abajo, pero al final...

Tres chavales estupendos.

El pequeño me abraza y me dice: "Muchas gracias".

Digo: "¿Gracias por qué?".

Dice: "Por conservar la memoria de mi padre".

Menos mal que te dijo eso.

El grande te iba a partir la cabeza, ¿no?

O eso me pareció. Sí.

Te felicito, Cuco, ahora ya solo te falta una cosa.

Pero sin ninguna excusa, Cuco.

¿Qué? ¿Cómo que qué? ¿Qué?

¿Qué te falta a ti en la vida? ¡Antonio!

Sí, que tienes que romper a follar.

No me presiones. Bueno, bueno, bueno...

-¡Un hurra por el conductor!

(TODOS) ¡Hurra!

-¡Y otro hurra para el tío bueno que va sentado al lado del conductor!

(TODOS) ¡Hurra! -¡Bravo!

¡Bravo! Mejorando lo presente.

(RÍE)

# ¡Ay, qué buenos son los de Viajes Milano!

# (TODOS) Ay, qué buenos son que nos llevan de excursión.

(Claxon)

# (TODOS) Ay, qué buenos son los de Viajes Milano. #

"Perdonar es fácil si sabes cómo.

El primer paso es perdonarse a uno mismo".

(Gemidos de placer de mujer)

(TV) "Para filmar esta película,

Gonzalo Suárez contará con 300 millones como presupuesto

y más de tres meses de rodaje".

(Gemidos)

"Los escenarios, un palacete en Aldea del Fresno,

a 50 km de Madrid, distintas localizaciones en Asturias

y varios días..."

(Gritos de placer)

-¡Joder!

(Gemidos y risa)

(Suspiro)

Hola. -Hola.

¡Me encanta verte reír!

-Ya, pero ¿y tú?

-¿Yo qué?

No te preocupes por mí.

-No me preocupo, pero... no sé...

-Me basta y me sobra con hacerte feliz.

-Ya. -¿Te he hecho feliz?

-Sí, me has hecho feliz.

Pero también quiero hacerte feliz a ti.

-Todavía es demasiado pronto.

Poco a poco, ya vendrá.

-¿Tú crees que si yo...? -No, no, Inés.

-¿Seguro?

-Mira, durante un tiempo me va a tocar ser tu hombre objeto.

A mí me gusta.

-Vale.

¿Y lo de venir a casa de mis padres, tampoco...?

¿Eh? (RÍE)

¿Qué?

-(SUSPIRA)

-(INÉS SUSPIRA)

-No sé, Inés, es un poco pronto para una sesión

con la familia Alcántara.

(Televisión)

No quería dormirse.

¿Echan algo en televisión?

No soy buena persona, Carlos.

Karina...

Es que he sido una egoísta,

he jugado con los sentimientos de la gente y...

Igual no soy tan distinta de mi padre.

Ey...

Ha sido un mal día.

Julia me ha hecho polvo.

Ya, ya lo sé. Os he visto.

Estarías mejor con ella. No, escúchame una cosa.

No.

Yo quiero estar contigo.

Solo contigo.

Y hasta donde yo sé, tú también, ¿no?

Yo también. ¿Sí, seguro?

Sí. Vale.

Pues ya está.

Lo que nos falta lo voy a conseguir.

Pero aquí somos tres.

Nosotros tres.

¡Oye, tú!

Mi hijo está sufriendo, ¿sabes?

-No es el único.

-¿Por qué le bailas el agua si luego le dejas tirado?

-Yo no le he dejado. Él me ha dejado a mí.

-No te creo.

-No me acepta como soy, y no le culpo, es lo habitual.

-¿Y cómo eres?

-Distinta. -Todas somos distintas, ¿y qué?

-¿No te lo ha dicho?

-¿El qué?

-¿No se lo has dicho?

-¿No la habrás dejado embarazada?

-Eso sería imposible.

-¿Imposible por qué?

-Es... una mujer,

pero nació en el cuerpo equivocado.

-Soy transexual.

-¿Hermafrodita?

No vuelvas a acercarte a mi hijo nunca más.

¿Me has oído?

¡Vamos! -No.

-¡Que es un hombre!

-¡Que no es un hombre!

Hola, buenas noches. Gracias.

¿Deborah?

(SUSPIRA)

¡Mira!

Cuando me mandaste las flores,

¿fue antes o después de olvidarte de que soy alérgica al polen?

¿Eres alérgica al polen?

Te lo he dicho muchas veces, ni te acuerdas.

No me lo habías dicho nunca. Cuando nos conocimos,

cuando me quisiste llevar al Jardín Botánico...

Lo siento, lo siento. Lo siento.

Voy a tardar dos días en poder volver a casa.

Y, aunque no fuera alérgica,

¿crees que esto se arregla con flores?

¡No sé qué hacer! ¡Estoy desesperado!

¡Pues yo también! No consigo odiarte lo suficiente.

Si es que fue una estupidez. ¡No fue una estupidez!

¡Fue consentido, fue reiterado, fue reincidente!

Lo sé, y me odio por ello,

pero te juro que no va a volver a pasar nunca.

No te creo.

Te lo juro, nunca más.

Nunca, nunca, nunca.

Quiero que vayamos a terapia de pareja.

¿Terapia de pareja?

Que alguien cualificado me diga por qué te sigo queriendo

si eres un cerdo.

Me parece bien. Tú necesitas que alguien te diga

por qué tienes esa obsesión por el sexo.

¿Yo tengo una obsesión por el sexo?

Vale, sí.

¿Eso que tienes en la mano es la llave de la habitación?

Eh... sí. Dámela.

Eh...

¿Vienes?

Sabíais que era un hombre y no me dijisteis nada.

-Técnicamente es un hombre, pero no es un hombre.

-Para mí es un hombre.

-¿De quién habláis, de Venancio? -Sí, de Venancio.

-Pues no os vayáis a creer nada de lo que diga

de que sea novio de Paquita.

Fueron novios hace tiempo, pero ya eso se acabó.

Pero como ahora ella es rica...

-¡Paquita! (TODOS) ¡Sorpresa!

-¿Esto es por mí? -Sí.

-¡Ay, hola! ¡Qué alegría!

¿Lo habéis organizado vosotras?

-No, nosotras no.

Ah, ¿Olga? Olga menos.

¿Entonces? -El novio.

¿El novio de quién?

¿De Paquita?

De todas maneras, aquí me falta alguien, ¿no?

¿Qué pasa, que no viene mi tío a cenar tampoco?

Eh...

¡Cómo es! Que se esconde en la cocina y todo.

¡Ande, tío, que ya estoy aquí! Pero ¿quién hay ahí?

-¡El novio! -Venancio.

¿Venancio es su novio?

No me lo puedo creer. ¿Yo a ti qué te había dicho?

-Te quería dar una sorpresa. -¡Así no se hacen las cosas!

-Llevo toda la tarde reuniéndoles. -¿Y a mí qué?

Vas muy deprisa, ¿no crees?

-Que te quiero a morir, Paquita. -¿Tú has bebido?

-Un par de cañitas.

-Cinco.

-Tía, dígaselo usted, no me escucha.

Dígale que no es tiempo de que yo rehaga mi vida.

(Claxon)

Mira, ahí está el tío.

Es mejor que no le vea, de verdad. ¿Mi tío, en ese autobús?

Sí.

¿De dónde viene? De Valencia.

Oiga, tía, pero ¿usted no me había dicho que...?

Pero esta mañana...

Te he mentido, lo siento mucho, de verdad.

Bueno, que mi tío no me quería ver.

Pero claro que te quiere ver. -Que les importas un bledo, Paquita.

¿Quieres no meter cizaña? ¿De verdad que es un novio?

-Pero ¿cómo va a ser mi novio? Me ha seguido hasta aquí.

Mejor aviso al tío.

¡Mercedes, hola! ¡El viaje, precioso! ¡Precioso!

Me alegro. He traído ensaimadas para todos.

...habéis bailado mucho.

Antonio... Hola, Merche.

Qué contentos vienen. Hemos traído ensaimadas.

Es que Paquita está ahí dentro.

Que ya lo sé, mujer, no te preocupes.

Viene acompañada. Le voy a pedir perdón...

¿Me oyes? No.

¿Qué pasa? Que viene acompañada.

¡Tío...!

Hola, Paca.

Llevo preguntando por usted todo el día.

¿Qué haces tú aquí?

-Nada, tomar algo, ¿no se puede?

¿Ese viene contigo?

-¿Por qué me invita y después se va? No lo entiendo.

¡Que si ese macarra viene contigo! ¡Antonio, por favor!

¡Paca!

¿No ves que te quiere sacar el dinero? Le importas un bledo.

-¡Eh! ¡Retire lo que ha dicho!

¿Tanta necesidad tenías?

¡Con mi hermano todavía con el cuerpo caliente,

y tú gozando con este desgraciado!

¡Le está faltando al respeto!

El que estás faltando al respeto eres tú;

a ella, a mí y a mi familia.

-¡Eh, eh, eh, eh!

¡Ven aquí, hombre! ¡Eh, eh!

-¡Parad ya! ¡Estaos quietos! -¿Qué quieres, eh?

-¡Quietos! -¡Venancio, basta ya!

(Bullicio)

"Paquita no se reconcilió con mi familia,

pero se reconcilió con su corazón.

Aquel día dejó de ser una viuda doliente

en busca de cariño,

para ser dueña de su propio destino.

Un destino que nos iba a llevar a todos demasiado lejos".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T 19 - Cap. 336: 'Perdonar es fácil, si sabes cómo'

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 336: 'Perdonar es fácil, si sabes cómo'

08 mar 2018

Pedir perdón, borrar el dolor, plantar cara al miedo. Son tres cuestiones que se tendrán que plantear esta semana la familia Alcántara en ‘Cuéntame cómo pasó’. Por un lado, toda la familia organiza una comida familiar para que Paquita les perdone, aunque demasiado tiene cada uno con lo suyo… Toni intentando recuperar a Deborah; Inés echando de menos a Marcos; y Karina reviviendo un pasado que creía haber olvidado.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 336: 'Perdonar es fácil, si sabes cómo'" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 336: 'Perdonar es fácil, si sabes cómo'"
Programas completos (348)
Clips

Los últimos 2.504 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Sandy

    Lo quiero ver pero no está disponible...alguna otra página donde pueda ver??

    23 mar 2018
  2. Luis Bernini

    Paquita cada vez más lejos de la familia Alcántara. Dichoso de Santos, que pudo pedir perdón y lo aceptaron (puede ser fácil pedirlo, pero de ahí que pueda ser aceptado...). Los hijos: ya están grandes y cada uno tiene sus cosas.

    19 mar 2018
  3. Alberto

    Es una serie y punto, es cierto que se aprenden y recuerdan muchos datos historicos que han quedado en el olvido y se aprenden cosas de ella pero nunca olvidar que los personajes de la serie (como la familia Alcantara) son de ficcion

    16 mar 2018
  4. Jack Silvestre

    Carlos se ha convertido en un "pesado". Que fastidioso. Sobre, Antonio. No entiendo porque le trata tan injusta a la Paquita. Y que ha pasado con todas los miembros de la familia? Toni, Carlos, Antonio, Ines, y hasta Merche?! Han perdido la razon parece. Estan portandose muy irresponsables al respecto de manera de tratar bien la gente alrededor. Esta igual los guionistas del teleseries? O son nuevos mas jovenes que estan cargando de las historias. Me parece que las temas se han convertido mas infantiles.

    14 mar 2018
  5. ella

    Soy mujer y tengo 20 años laborando en la rama de la ingeniería y nunca he visto a una ¿matemática¿ tipo Barbie (Debora) que hasta sale en portadas de revista y rodeada de chicos jóvenes (según uno de los capítulos anteriores). Estamos en el 2018 y sigue estando bastante difícil para que una mujer liderar cualquier cosa. Y para rematar su personaje, -de disque mujer independiente y demás¿perdona la doble infidelidad de su pareja?! Vaya, ¿no tiene que odiar a Toni, se tiene que amar primero ella¿¿Señores¿que en algunas cosas se quieren ver muy modernos y hasta hacen una ¿ciencia ficción¿ de su personaje y en otras terminan más tradicionalista que nada! Pésimo el personaje de Débora porque si en el 2018 todavía las mujeres lo tenemos bastante difícil en las áreas de físico-matemático¿en los 80 era peor!

    13 mar 2018
  6. Rebeca Vega

    A mi también me encanta esta serie, Carlos que cosa... lo mejor que pudo haberle dicho a Karina... yo aún sigo llorando!!!, el pedir perdón y perdonar que importante es, y que de lado lo deja tanta gente, y quedan tantos resentimientos... Amo esta serie, felicidades a todos y muchas gracias por hacer el esfuerzo de hacer tan bien las cosas!!!!. Desde una ferviente seguidora de México!!

    13 mar 2018
  7. Pedro

    La mejor serie vista y por verse, la produccion es maravillosa, los guiños al alma en medio de cada drama individual que es el de todos.Un millon de gracias por tN enorme regalo cada semana.Un beso especial a Alicia Hermida , nuestra abuela que siempre nos hace ver desde el corazón de la inocencia redimida el ladito secreto,el rinconcito luminoso de cada momento.os adoro.Pedro de Uruguay

    13 mar 2018
  8. Yadi

    Me encanta la música de fondo que han puesto en esta nueva temporada.

    12 mar 2018
  9. Dari

    Una serie con un caracter maravilloso.. En los tiempos que estamos aora nos hase falta mucho acordarnos lo que significa ser humano ! Tengo 26 anios soi de otro pais y vivo en otro pais y os doi la gracia por el trabajo que aseis con esta serie.. grasias !! (PERDON POR LA FALTA DE ORTOGRAFIA)

    09 mar 2018