www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4452519
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 331: 'Silencio y plomo' - ver ahora
Transcripción completa

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

(VOZ OFF ADULTO) "El 23 de enero es,

entre otros santos, el día de san Ildefonso,

san Clemente, santa Emerenciana y san Severiano.

Si yo hubiera sido religioso, aquel viernes de enero de 1987

les habría rezado a todos ellos

para que la noticia que me acababan de dar

no fuera cierta".

(TODOS GRITAN) ¡Policía asesina! ¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

-¿Dónde vas?

Mi hermana está ahí dentro. Estaba en la manifestación.

¿Cómo se llama? María Alcántara.

(TODOS) ¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

¿Puedo pasar o no? Pase.

(TODOS) ¡Policía asesina!

¡Policía asesina!

Mira, la Dra. Delgado es aquella de allí.

Gracias.

¡Perdón!

Perdone. Estoy buscando a mi hermana.

Se llama María, tiene 15 años. Estaba en la manifestación.

¿Es la chica del balazo? Sí.

¿Cómo está? Bien. Ahora mismo está sedada.

Pero... No es grave.

Yo misma la he atendido.

¿Le ha sacado la bala?

No, vamos a esperar.

¿Esperar a qué?

A la extracción debe asistir alguien del juzgado.

En casos como este se abre una investigación.

Y para saber de qué arma procede la bala

no hay que perderla de vista ni un momento.

¿Qué? Es una prueba.

Claro, no lo había pensado.

Además hay otra razón.

¿El qué?

La bala ha entrado por la zona del glúteo hacia arriba

y se ha alojado en el saco peritoneal.

¿Eso qué quiere decir?

Que ha podido dañar algún órgano.

Hay que ver si es prudente sacarla o mejor dejarla donde está.

¿Cómo le va a dejar una bala dentro? Estamos esperando resultados.

¿Puedo verla?

No, va a tener que esperar, lo siento.

Si quiere ir avisando a algún familiar,

a sus padres, por ejemplo.

(SUSURRA) A mis...

No. De momento no.

Tranquilo. Todo va a ir bien.

¿Bien? ¿A usted le parece bien que la policía dispare balas de verdad

en una manifestación de estudiantes?

Hay que decírselo ahora mismo.

No sé qué pintan esos en Londres con la niña en el hospital.

-Deben de estar aterrizando.

Mire, Herminia, primero vamos a ver qué nos dice Carlos.

A lo mejor no es nada.

(Teléfono)

-¡Ese es Carlos!

"Dígame".

Abuela, soy yo.

Sí, hijo mío. ¿Cómo está la niña?

Bien, bien, no ha sido nada.

Una caída. ¿Tienes el teléfono del hotel de Londres?

Sí, sí, sí, tengo un papelito con el número apuntado.

Ahora mismo te lo busco.

Pásame con Karina mientras tanto.

Sí.

-Hola, mi vida, ¿qué tal? "Pon cara de póquer".

¿Qué?

Que disimules, Karina. La cosa está muy jodida.

No han podido sacarle la bala. Me voy a quedar aquí un rato.

Entonces no os esperamos para comer, ¿no?

"¿Estás disimulando?". Sí.

¿Qué le digo yo a mis padres?

-Basta que se busque una cosa para que...

Voy a mirar aquí en el mueble de la entrada.

"¿Qué dice la abuela?".

-No encuentra el teléfono. Está muy nerviosa la pobre.

Pues anda que yo...

"¿Y qué vas a hacer?". No lo sé.

No lo sé, me espero a verla y luego ya les llamo.

¿Quieres que vaya para allá?

No, no. Tú quédate con la abuela.

-Nada, ¡no está!

-Oye, que le digas a María que tenga mucha paciencia.

-Sí, y que cuando venga se va a enterar.

Karina, ayuda a la abuela a encontrar ese teléfono.

"Claro, cariño".

Llamo luego, ¿vale?

Un beso. Y otro para María.

(RESOPLA)

Pues nada, parece ser que se ha caído y se ha hecho daño.

-¡Aquí está!

-Le tienen que hacer unas radiografías

y... se quedarán un rato allí. -(SUSPIRA)

Tendrías que haberle dicho que trajeran pan,

no habrá bastante para la cena.

"Your passports and the key to your room".

"Thank you". -"Thank you".

¿Estás mejor?

-Sí.

-No pasa nada, solo ha sido un ataque de pánico.

Olvidadlo, no me gusta que me hayáis visto así.

-Deberías haber visto a Toni el día que me pidió salir.

Eso sí que era pánico.

Si es que tú acojonas más que un avión cayendo en picado.

-Bueno, ya está. ¿Hum?

Ya ha pasado.

Mira, están ahí.

Espérate que voy a pagar.

Tiene muy buena pinta el hotel. -Conozco al hijo del dueño.

-¿Ah, sí?

-Esto que te ha pasado en el vuelo, ¿ha ocurrido más veces?

¡Dios santo!

Yo no podría vivir en este país, la gente conduce al revés.

¿A vosotros el taxista cuánto os ha cobrado?

No sé, lo ha pagado Deborah.

El nuestro nos ha metido en un follón

porque yo he visto al Nelson este, el de la estatua, tres veces.

Aunque no sé, con la niebla, quizá no era él.

¿Qué tal? Como una moto, ¿no lo ves?

Le voy a tener que dar una pastilla. Y a mí otra.

Que se olvide de todo y que disfrute de la experiencia.

Para que os den las llaves,

tenéis que registraros aquí en recepción.

Os van a pedir los pasaportes. Sí.

Los pasaportes, Merche.

Los tienes tú. Ah, ¿los tengo yo?

Sí. Vale.

Deborah, ¿es normal que los taxis vayan conducidos

por indios con turbante?

Posiblemente fuera tan inglés como yo.

Mis padres no nacieron aquí.

Ah, eso es la "Commonwealth".

Esta gente ha tenido un imperio. Son los hijos de la Gran Bretaña.

El hotel es precioso. Tienes muy buen gusto.

Gracias.

¿Has visto que tienen moqueta por todos lados?

Deberíamos tener moqueta en casa.

Trae que ya lo busco yo.

Oye, Deborah, entonces ¿cuál es el plan?

Pues esta noche podemos retirarnos pronto.

-Sí.

¿Por qué retirarnos pronto? Estamos en Londres.

Hay muchas cosas que ver. -Mañana tenemos todo el día.

-Si os parece quedamos a las 19:00 y salimos a cenar?

¿Se cena a las 19:00? Sí, aquí tempranísimo.

Es una merienda cena. ¿Cuándo vemos a tus padres?

Mañana les esperan.

Merche, ¿qué haces? ¿Dónde los has metido?

¿El qué? ¡Los pasaportes!

¿No los habrás perdido? Los tendrás tú, yo no.

No están. -Búscalos bien, mamá.

¿Y tu bolso? Tiene un bolsillo interior.

Mira en tu bolso, mamá.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(Barullo)

-"Your passports". ¡Ah!

"They were on the ground". ¿Qué?

Estaban en el suelo. Muchas gracias.

¡Un momento!

"Thank you very much".

¿Eh? "Thank you".

¿Qué le has dado? 150 pesetas.

¿Qué va a hacer este hombre con 150 pesetas?

Yo qué sé, le he dado una propina. No tengo libras.

Toma.

Antonio Alcántara ha llegado a Inglaterra.

Dios salve a la Reina.

-"Room 413" 4-1-3.

Ay, perdón. ¡Ay!

¡Papá! Ya me lo he cargado.

(Teléfono)

¿Sí? "María, hija, soy mamá".

Mercedes, soy Karina.

"Hombre, Karina".

¿Qué tal? ¿Cómo habéis llegado?

Eh... bueno, pues mejor no te cuento.

Hemos pasado un miedo horrible. Casi se cae el avión.

No les asustes. Estamos perfectamente, hija.

Sí, sí, ahora.

Ahora estamos en el hotel más tranquilos.

Vamos a salir a cenar.

¿Y vosotros qué tal por allí? ¿Qué tal la niña?

¿Olivia? Bien, bien. Supongo que bien.

Está con Mauricio y con su madre que ha venido de Portugal.

Ah. Pregúntale por María.

Por María. ¿Y qué tal María?

María no está. Se ha ido con Carlos al cine.

María que se ha ido al cine con su hermano.

Pues me parece muy bien.

Karina, ¿quién es, hija?

-Mercedes.

Está aquí tu madre, te la paso.

"Karina..."

no le digas nada de lo del vuelo.

Herminia, no le diga nada de lo de María, por favor.

-¿Cómo no se lo voy a decir?

-Cuando venga Carlos que se lo explique.

Ahora les vamos a asustar.

-Hola, hija.

¡Hola, madre! Ya estamos aquí.

¿Qué tal el viaje?

Bien. Muy bien.

Ahora estamos un poco cansados, pero...

¿Y vosotras qué tal estáis por allí?

Bien, sí.

Un poco cansados también.

Bueno, pues...

pues tú ya sabes que el domingo llego.

Sí, sí, claro.

Pues aquí estamos.

De aquí no nos vamos a mover.

Ya. Pues nada. Un beso.

Un beso, hija.

Pasadlo bien.

Qué rara está mi madre.

¿Tu madre?

Merche, por favor, no empieces.

Relájate y disfruta que estamos en Londres.

Y estar en Londres es como dar la vuelta al mundo.

Esta gente tiene de todo.

¿Tú sabes que aquí hay restaurantes indios, chinos,

tailandeses, armenios, griegos, vascos, gallegos

ingleses? De todo, Merche.

Y el British Museum, que es el museo más importante del mundo,

es "free entrance", o sea, gratis, ¿qué te parece?

Ahora mismo pareces un niño pequeño. Ya.

¿Qué pasa, que vamos a estrenar ya "the bed"?

¿"The" qué?

"The bed", Merche. "La cama" es "the bed".

No, no, no. De eso nada.

Que ahora mismo quiero deshacer el equipaje.

¿No será mejor que deshagamos "the bed" de una vez?

Luego.

"After dinner".

No me hables en inglés, que me pones nerviosa.

No te pongas nerviosa.

Escucha, es muy sencillo. Mira.

Por ejemplo,

"garden" es "jardín". ¿Eh?

"House" es "casa". ¡Uh!

¿Entiendes?

"Corner" es "esquina".

Entonces tú tienes que decir el nombre y la esquina.

"Corner".

Si es que voy a aprender muchísimo en este viaje.

Cuando vuelva a España pareceré el embajador de Inglaterra. (RÍE)

Qué tonto eres. Uy.

Como sigas quitándote cosas,

vamos a inaugurar "the bed" inmediatamente.

Yo no espero "after dinner". (RIENDO) Ay, madre mía.

¿Qué vas a hacer sin mí un mes?

Eh... aprender inglés.

Claro que sí, mi vida.

Pero pórtate bien que, si no, no hay premio.

(RÍE) Así me gusta.

Un beso, te quiero.

-(RESOPLA)

-Marcos...

Marcos...

-Necesito darme una ducha.

-¿Qué te pasa?

-¿Puedes dejar de mirarme como si fuera un bicho raro?

-Es que te estás comportando como si fueras un bicho raro.

-Marcos, a ver...

-(RESOPLA) -Amor...

-No.

-Las pastillas estas que has sacado en el avión, ¿qué son?

-Son ansiolíticos.

Los uso de vez en cuando. Mucha gente los toma.

-Bueno, ya, pero es la primera vez que te veo tomarlas.

Y no son las únicas, llevas una farmacia encima.

-Es que no sé si quiero hacer este trabajo.

No sé si tengo ganas de irme medio año por ahí,

no sé si soy capaz de vivir sin ti y sin Oriol.

-A ver... -A ver no.

No me digas que no puedo porque ya sé que no puedo.

-Pero es tu trabajo y lo que querías. -¡Ya lo sé, Inés!

Creo que me va grande, no estoy preparado.

-Estás preparado, lo único es que estás asustado, eso es todo.

-Soy un cobarde, ¿no?

-Yo no estoy diciendo eso.

También me asusto cuando empiezo a ensayar un nuevo personaje.

-No compares, coño.

-A ver, amor...

¿Por qué no nos sentamos? Nos tranquilizamos los dos.

Y me cuentas.

-Que te cuente, ¿qué?

-Pues qué te pasa.

Es que tengo la sensación de que me estoy perdiendo algo.

Me estás ocultando algo.

-Todo el mundo oculta algo. Coño, tú también.

Todos tenemos nuestros secretos.

Me voy a la ducha.

¿Por qué no dejamos de discutir y nos duchamos juntos?

-Siento de verdad si te he insistido mucho, pero es que...

me parece que es lo que querías hacer

y no quiero que renuncies por mí o por Oriol.

-Yo renunciaría a lo que fuera por vosotros.

-Yo solo quiero ayudarte.

-¿Más? Inés, me has salvado la vida.

Yo venía de algo muy oscuro, cariño, muy duro.

Y apareciste tú y...

Eres lo más importante de mi vida.

"Ese chico no está bien".

Deja que lo arreglen ellos, anda.

Está siempre al margen, no sé cómo lo hace.

No intentes controlar a mi familia porque son incontrolables.

Ese chico me cae bien.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

¿Y yo cómo te caigo? ¿Eh?

Fatal. (RIENDO) ¿Fatal?

Pues no lo parecía en el avión.

Estabas muy graciosa gritando.

He pasado miedo. Yo un poquito también.

Pero hubiera sido muy romántico morir juntos...

(Truenos)

(RESOPLA) Cómo estamos de intensos.

Los padres de mi padre murieron juntos.

A orillas del Danubio en octubre, 1944.

¿A manos de los nazis?

No, de sus propios compatriotas.

Los de la cruz flechada.

Era una organización fascista.

Pero ellos no se soltaron de la mano ni después de muertos.

Bueno, te prometo que yo tampoco te soltaré de la mano.

(Llaman a la puerta)

Ya voy yo.

Joder, qué amables en este hotel, ¿no?

A ver...

Ah, es de Benjamin, mi amigo.

Es el hijo del dueño. Dirige el hotel.

(ASIENTE) Nos da la bienvenida.

Qué majo, ¿no? Es encantador.

¿Y de qué conoces al "Benjamín" este?

Fuimos novios.

¿Ah? Eh... ¿y hace mucho? ¿Cuánto?

Hace siglos.

Fue mi primer novio.

¿Y es judío?

Eh... judío argentino.

Nos conocimos en una peregrinación a Jerusalén.

(RESOPLA) Y te ha parecido buena idea traer a mi familia

aquí al hotel de tu exnovio judío.

Eh... sí, claro.

Nos hace buen precio.

Sabes que llevo la virtud del ahorro en los genes.

¿Te estás quedando conmigo?

¿Yo? Si te estás quedando conmigo

lo llevas claro. Yo no soy celoso, me da igual.

Ah, es verdad, no eres celoso. No.

No me acordaba.

Es preciosa.

Tiene muy buen gusto, ¿no crees?

Más ostentosa que...

¿Ve la bala?

Mañana a primera hora la operaremos.

De momento, se mantiene estable.

Le hemos tenido que hacer una trasfusión de sangre.

Lo que faltaba, no me jodas.

¿No es peligrosa la trasfusión de sangre?

¿Con todo el asunto del sida?

Su hermana va a salir bien de esto. Le doy mi palabra.

¿Cómo le digo yo esto a mis padres? Joder.

Me has dicho que tus padres están en el extranjero, ¿no?

En Londres.

Pues vas a ser tú quien autorice la operación.

¿Cómo? ¿Yo?

Sí, como familiar más cercano.

¿Es muy arriesgado?

No, no. Mira.

Dentro de lo malo hemos tenido suerte.

Podría haber perdido un ovario. No me jodas.

Pienso denunciar a estos hijos de puta.

Yo ahí no me puedo meter.

Pero, vamos, que si fuera mi hija yo denunciaba.

¿Puedo verla?

Por favor, déjeme verla.

Un minuto.

(Pitidos)

(SUSURRA) ¿Qué? Carlos...

Menuda hemos liado, ¿eh?

Me van a dejar eso dentro, ¿verdad?

Te lo van a sacar mañana.

Me van a hacer daño. No. Lo van a anestesiar.

Y voy a tener una cicatriz.

(CHISTA) Mira que te dije que te quedaras en casa.

¿Tengo yo la culpa de que me hayan metido un tiro?

No. Claro que no.

Tenía que ir. Te podían haber matado.

María, ¿tú sabes lo que hubiera significado para esta familia?

¿Te haces una idea?

Lo siento.

Pero no me arrepiento.

Estás en un hospital con una bala en el culo

¿y no te arrepientes?

¿Te arrepentirías tú?

Creo que he perdido las gafas.

¿Y cómo le digo esto a papá y a mamá?

No les digas nada.

Claro. No les digo nada.

Deja que se lo diga yo.

Mañana.

Cuando salga del quirófano.

(CHISTA)

(SUSPIRA)

Puntualidad española.

Bajarán enseguida, relájate un poquito.

¿Soy pesada? No, eres estricta.

Soy demasiado mandona.

Quieres ser perfecta en un mundo perfecto

y eso es imposible.

(SUSURRA) Deborah... ¡Deborah!

-¡Benjamin!

-(ACENTO ARGENTINO) ¡Ay, qué bien! Deja que te vea.

Estás espectacular. -Y tú estás...

-No lo digas, estoy haciendo mucho gimnasio.

-Ah. -Puedes tocar, mira.

(CARRASPEA) -¡Guau!

Ah, perdón.

Él es Toni, mi compañero. Benjamin.

-Ah, ¿el periodista? Sí, ¿qué tal?

¿Cómo estás?

Muy bien.

Bueno... También haces gimnasio, ¿no?

No, no, qué va. Salgo a correr solo.

¿Ah, sí? Sí.

¿Detrás de las minas, delante de la policía?

(RÍE)

Muy guapo, ¿eh? Muy guapo tu chico.

No parece español.

Bueno, ¿qué plan tienen? Cenamos juntos, claro.

No, no. Perdón, quiero decir que...

Muchas gracias, pero tenemos plan en familia para cenar juntos.

¡"No problem"!

Pueden cenar aquí, tengo un cocinero balinés que es espectacular.

-Los padres de Toni no conocen Londres,

querrán salir a conocer el ambiente. Sí.

¿Qué ambiente? Miren la noche horrible que está haciendo.

Por Dios, ¿tú entiendes lo que dice?

Entiendo bastante.

No del todo, pero entiendo bastante.

Este es un matrimonio muy simpático que dice que tienen un vecino

que por lo visto esconde los bodis en "plastics" o no sé qué.

Estaba mirando a ver si decían algo de las dichosas manifestaciones

de estudiantes de España.

No creo que echen nada aquí.

Pues no. ¡Bueno!

Hala, vamos. Total, Milano.

Que voy a tener que hincar mucho los codos

porque esta es la última oportunidad de mi vida.

Cómo me gusta verte ilusionado.

Ya lo sabes, que siempre ha sido mi queja.

Me hubiera gustado estudiar más cosas,

filosofía, historia, políticas o idiomas. Cualquier cosa.

Si hubiera estudiado más, hubiera llegado más alto.

Bah, tantas cosas que no hemos hecho...

Milano, ¿me vas a echar de menos?

Eso es lo que quiero, echarte de menos.

Me gusta. Anda, va a volver a llover.

Pues claro, en todos los países civilizados llueve.

No como en España, que es un secarral.

Tenía que haber traído el paraguas.

Lo pides abajo, que te lo van a dar. Estamos en Europa.

¿Cuántas veces me vas a decir que estamos en Europa?

Mientras estemos en Londres, todas.

Coge las llaves. Sí.

(SILBA)

(Llaman a la puerta)

Chicos, ¿estáis ya?

Casi casi, ahora bajamos.

No tardéis.

-¿No te decepciono si no voy?

-No me decepcionas. -¿Seguro?

Quiero que seas sincera.

-Que sí, siempre te soy sincera. No me decepcionas.

-La verdad es que me jode.

Tener una oportunidad así y no poder aprovecharla...

-Puedes, pero no quieres, prefieres lo que tienes.

Ya está, es una elección.

-Soy un cobarde, ¿no?

-Marcos, no le des más vueltas, por favor.

Es un trabajo que no aceptas, no pasa nada.

Yo he dicho que no a muchas cosas que me han ofrecido.

-Ya, pero tú eres la persona más valiente que conozco.

-(RESOPLA)

Mira, tienes hasta mañana para pensártelo, ¿eh?

Pero hagas lo que hagas no pierdas esa sonrisa.

(Teléfono)

Joder, qué pesados. ¡Que ya vamos!

¿Sí?

"Inés, soy Carlos".

Oye, ¿estás sola?

Estoy con Marcos, ¿por?

A ver cómo te digo esto.

¿Qué pasa?

¿Le ha pasado algo a la abuela?

No, la abuela no.

Es María.

¿María?

Miradla.

Ahí va. Sola otra vez. ¡Hum!

-A lo mejor es que no se habla con el marido.

-Te digo yo a ti que está muerto.

-¿Por qué no echas las cartas a ver si te sale algo?

-Me da miedo, Ramón.

-A mí me parece que estáis exagerando.

-Ya, pero Josefina tiene un lado oscuro.

-Ya lo sé, pero tanto como para matar al marido...

-Vamos a ver, ¿tú cuánto tiempo hace que no le ves? Di.

-No sé. La verdad es que tampoco ha sido muy sociable nunca.

¿Por qué no puede ser que sencillamente

no le apetezca salir?

-Porque antes bajaba la basura y ahora ni eso.

-¡Anda! ¿Tú cómo lo sabes?

¡Ja! Tengo una peluquería, Ramón.

Sé todo de todo el mundo en este barrio.

-(BALBUCEA)

-¿Qué pasa?

-(TARTAMUDEANDO) Lo acabo de escuchar en la radio.

-¿Qué has escuchado? -Su nombre, María Alcántara.

-¿Qué pasa con María? -¡Un tiro!

Le han pegado un tiro. -Un tiro, ¡qué dices de un tiro!

-Pronóstico reservado, lo han dicho ahora mismo.

-¿Un tiro cuándo? -¿Un tiro dónde?

-Vamos a ver, ¿un tiro por qué?

-Por la manifestación.

-¿De los estudiantes?

-Qué barbaridad. ¿Cómo se ponen a pegar tiros a unos jóvenes?

-Eh, eh, cuidado. Que no son todos estudiantes.

Hay mucho gamberro en medio.

Le habrá pillado todo el follón a la cría

y la madre que los parió. Son una gentuza.

-Coño, Ramón, que es María.

-¡Ya lo sé, leches! Lo que no sé es lo que hacía allí metida en medio.

-Los jóvenes tienen derecho a manifestarse.

A protestar, a defenderse.

-Uy, defenderse. ¡Si viven como Dios!

Tú a los 12 años ya estabas trabajando.

Ya sé que no os gusta que lo cuente, pero...

-No es que no me guste que lo cuentes,

es que no me gusta que lo pienses.

-Lo siento, lo siento, Casandra. ¿Y la niña cómo está?

-Abraham, pon la televisión, a ver qué dice.

-¡Le han pegado un tiro a la niña de los Alcántara!

-Sí, nos acabamos de enterar.

-"Buenas noches, no es habitual que "Más vale prevenir"

tome este aspecto de mesa redonda,

pero el tema de hoy es importante..."

-Y Antonio y Mercedes están fuera.

-Madre mía.

-Qué disgusto.

-Y pobre gente. -¿Qué podemos hacer?

-No sé, ¿se puede hacer algo?

-¿Donar sangre? Yo soy donante universal.

-¿Y la abuela lo sabrá?

-Es verdad, la abuela.

-Pobre Herminia.

Hija, ¿qué hora es ya?

-Van a dar las 20:10.

-Ay... ¿Y estos dos por qué no vienen?

-Ya ha oído a Carlos, el médico le tiene que dar el alta.

Hasta que no firme no pueden salir.

-Esto no es normal.

-Ya sabe cómo funcionan estas cosas.

-Yo te digo que aquí pasa algo raro.

(Timbre)

¡Ay! Ahí están.

-Ay, Herminia, me acabo de enterar, ¿cómo está María?

-Eso me gustaría a mí saber.

-En la radio han dicho... -¿Cómo?

¿En la radio? -Creo que no es nada.

Un brazo dislocado, le tienen que hacer radiografías.

-¿Qué han dicho en la radio?

-Nada. ¿Verdad, Clara?

-Lo de la manifestación, pero... -Un momento.

¿Qué han dicho en la radio?

Soy vieja pero no tonta.

¿Han hablado de mi nieta en la radio?

-Lo siento mucho.

-Vale.

Herminia, no se asuste.

Si no quieres que me asuste, no empieces diciendo "No se asuste".

María está bien.

No corre ningún peligro, pero...

mañana por la mañana la tienen que operar.

-Virgen santa.

¿De qué?

-Herminia, ¿no quiere usted sentarse?

-No. No me quiero sentar.

¿De qué la tienen que operar?

-Tienen que sacarle una bala.

(Pitido)

-¿Eso que suena es la olla a presión?

Aquí tienen paraguas para todos. ¿Van a salir con este tiempo?

Sí, hijo, sí. Pedimos un taxi y vamos a salir.

¿Qué pasa con Kubala y con la niña?

Para la señorita también.

-¿Por qué no subes a ver?

Joder, qué coñazo lo de viajar en grupo.

¿Por qué no se quedan a cenar?

Les invita la casa. A lo mejor es buena idea.

¡No, no es buena idea!

Yo voy a salir llueva o caigan chuzos de punta.

Los demás si os queréis quedar, quedaros.

Está bravo el caballero. Muy bravo, como un toro de Osborne.

Usted a mí no me conoce.

Toni... ¿Qué pasa?

María. ¿El qué?

En la manifestación. ¿Qué?

Joder, que le han pegado un tiro.

No me lo puedo creer, ¿dónde? En el culo.

¿Está bien? ¿Es grave? Sí, no lo sé. Mañana la operan.

A ver, ha dejado de llover, ya ha escampado.

Y no hace frío. ¿Vamos o no vamos?

¿Qué pasa con los chicos?

¿Qué os pasa?

Ahora vamos. Sí, ahora vamos.

Vete con ellos.

¿Has podido hablar con ella? Con Carlos, está en el hospital.

Voy a llamar a la Redacción a ver si saben algo.

¿Ahora? Sí, va a empezar el telediario.

A ver si pueden contar algo más.

Espera. Lo importante es cómo se lo decimos a papá y a mamá.

Yo no les diría nada hasta no tener más información.

¿Vamos a ir a cenar sin decirles nada?

Inventémonos una excusa.

¿Una excusa? Sí, sí. Vamos.

-¿Qué está pasando en España con la raza? No parece español.

Tampoco él.

-Que tengan una buena noche. Un placer.

Familia, me vais a perdonar, pero debo subir a hacer una llamada.

¿Y eso? Pues algo urgente en la Redacción.

No sé. ¿Otro atentado de ETA?

Esperemos que no, papá.

Te esperamos aquí, hijo. No, mamá.

Así me tomo algo aquí con Deborah.

-Puedes pasar por mi buró.

No, no, muchas gracias.

Mucho más cómodo. Gratis.

Llamada directa, sin pasar por centralita.

Si necesita fax, tengo.

-Claro, Toni.

Bueno.

-Nosotros nos vamos a quedar también en el hotel.

¿No venís a dar un paseo? No insistas, Merche.

No quieren venir con nosotros.

Vámonos, así aprendo inglés.

Ahí os quedáis. Adiós.

Os estáis queriendo deshacer de nosotros, ¿verdad?

Que no.

Pues lo parece. Ya está aquí el taxi.

Viene otro con turbante.

Mañana nos vemos en el desayuno. Claro.

-Hasta mañana.

Hala. -Pasadlo bien.

-¿Qué está pasando?

-(SUSPIRA)

¿Solo tenéis esa información?

Da igual, envíamelo por fax. Te voy a dar el número.

00-44-20-5-8-1-2-2-6-8-4.

Me tienes que dar también...

el teléfono del hospital.

Apunto.

Sí, sí.

Doctora Delgado.

Doctora Delgado.

4...

(ASIENTE)

Si ocurriera cualquier cosa, tienes el teléfono del hotel, ¿verdad?

Ni se te ocurra, por favor, decir que la niña es mi hermana.

Gracias.

¿Todo bien? Sí, sí. Muy bien.

Los demás te están esperando en el pub.

¿Pensás salir a trotar mañana?

¿A qué? Mañana, temprano.

Hay un parque cerca.

Nos damos una buena sudada y te invito al desayuno.

Me gustaría hablarte sobre Deborah.

Ah, ¿sí? Sí.

Sí, no me porté muy bien con ella, ¿sabes?

Pues no, no sé.

¿No te contó? No.

(RÍE) Es tan discreta ella.

La verdad, es una mina fuera de serie.

Tenés mucha suerte, Antoñito.

Es una en un millón.

Oye, perdona, eres el hermano de María, ¿no?

Sí. ¿Tú quién eres?

Soy un compañero suyo del instituto. ¿Cómo está?

Regular. Mañana la operan.

¡Serán cabrones! Joder, es que yo estaba con ella.

¿Fuiste quien la llevó allí?

No, no, yo no la llevé. Fue ella solita porque quiso.

(RÍE) Ya.

¿Qué pasó?

Estábamos al final de la mani.

Los descontrolados empezaron a armar jaleo.

Al ver la cosa se ponía fea, decidimos volver al barrio.

Íbamos a meternos en el metro de la Cibeles

cuando aparecieron dos policías en una moto.

¿En una moto? ¿Los antidisturbios en moto?

No eran antidisturbios. Iban de paisano.

¿Y cómo sabes que eran policías?

Nos dieron el alto diciendo que eran policías.

¿Qué más?

Llegó la moto, derrapó y se cayó uno de ellos al suelo.

Los descontrolados fueron a por él.

El tío sacó una pistola. Nosotros estábamos corriendo

cuando escuchamos tres o cuatro tiros.

Y tu hermana pegó un grito.

Se quedó parada en medio de la calle con todo el pantalón lleno de sangre.

¿En qué coño estabais pensando? En salir corriendo.

¡Mi hermana no debía estar allí!

¡Solo tiene 15 años, chaval! ¡Y una par de huevos tiene!

¡Y muy poca cabeza!

¡Esa bala le podría haber hecho un buen destrozo!

Solo con la sangre que ha perdido... Quise entrar a donar sangre.

Donar sangre... Pero no me dejaban pasar.

¿A ti sí que te han dejado?

¿Y ahora se va a quedar sola? Sí, porque no me dejan quedarme.

Entonces ¿qué hacemos?

Vamos a comisaría a poner una denuncia, ¿no?

Yo estoy dispuesto a declarar.

Y todos los que iban con nosotros seguro que también.

¿Eres del barrio? De la urbanización, de Los Altos.

Me vas a dar tus señas para lo de la denuncia.

Ahora te llevo a casa. ¿No vamos a ir ahora?

No, no vamos ahora.

Primero debo contarles a mis padres la mierda en la que la has metido.

La culpa la tienen los policías.

"Graves enfrentamientos esta tarde en Madrid

entre las Fuerzas de la Seguridad del Estado

y grupos incontrolados de ideología ultra

que provocaron serios incidentes.

-Esta estudiante resultó herida de bala en la región glútea.

A las 19:30 salía del quirófano del Hospital Clínico de Madrid,

donde no se ha facilitado su nombre.

El proyectil que se incrustó en su cuerpo procedía de un rebote,

según han manifestado fuentes médicas.

La herida no reviste gravedad

y la estudiante será dada de alta mañana.

El Ministerio del Interior ha abierto una investigación,

ya que la policía tenía orden expresa de no hacer uso de sus armas..."

Hola. -Hola, mi amor.

-"Siete policías resultaron heridos.

Uno de ellos corre peligro de perder un ojo.

También entre los manifestantes hubo numerosos contusionados.

Más de 20 fueron atendidos en centros hospitalarios".

-¿Has visto? Pero ¡qué bestias!

-"Grupos ultras, adelantándose a la manifestación,

muchos con el rostro cubierto y armados de palos y hierros,

fueron, según todas las fuentes,

los primeros en iniciar los incidentes".

¿A quién se le ocurre?

(Bullicio)

-"Se han empezado a oír gritos..."

-¿Has cenado? No, pero no tengo hambre.

-"Eran los fascistas..."

-Voy a sacar un poco de tortilla.

¿Y la abuela? Está en su cuarto.

-"Entonces, la policía se ha empezado a poner muy nerviosa.

Porque han visto

que se estaban acercando los maleantes de verdad".

Se lo tendríamos que haber dicho desde el principio.

¿Está muy enfadada?

Es que más que enfadada está dolida. Nunca la había visto así.

-Adelante.

Hola, abuela. De abuela, nada.

Ahí tienes el teléfono del hotel de tus padres.

Haz el favor de llamarles ya. He hablado con Inés.

La he llamado desde el hospital.

Inés no es su madre. Tienes que hablar con ellos.

Inés se encarga, abuela.

¿Cómo has dejado a María?

Está bien. De verdad, no te preocupes.

Ya. Me digas lo que me digas,

no me lo voy a creer hasta que no la vea.

Mañana la vas a ver.

Estate tranquila, la doctora ha dicho...

¿Una doctora?

Sí. ¿Y no puede ser un doctor?

Pues no, abuela, es una doctora.

Y parece bastante buena.

Ya.

¿A qué hora la operan?

10:30.

Pues a las 10:15 quiero estar allí.

Ahora déjame.

No te hemos dicho nada antes para no disgustarte.

¿Para no disgustarme?

Pues me habéis disgustado el doble, hijo.

Me tratáis como a una criatura.

Y yo he vivido cien veces más cosas que vosotros.

Ya.

La Guerra Civil, ¿no? Eso, exacto.

La Guerra Civil.

Pero es que de esto hace casi ya 50 años.

Pero la Guerra Civil se lleva aquí, hijo.

Las guerras entre hermanos no se acaban nunca.

-"Thank you". En estas circunstancias,

¿tu amiguito pretende que brindemos? Intenta ser agradable.

No, lo que intenta es otra cosa. No hace falta que seas tan grosero.

Ya, tampoco hace falta que él sea tan pesado.

No lo es. ¿Que no es pesado?

-Ya está. ¿Qué más da si es pesado o no es pesado?

Lo que importa es cómo se lo decimos a papá y a mamá.

¿Tenemos que decírselo? -Claro que debéis decírselo.

-¿Cómo no se lo vais a decir? Porque son capaces de volverse.

Si le pasara a tu hijo, ¿querrías que te lo ocultaran?

No, no, pero... -No hay peros, Toni.

Inés, creo que es mejor esperar a ver cómo evoluciona.

-Yo no estoy de acuerdo.

Me da igual, estoy hablando con Inés.

Toni, estás hablando con todos, ¿no? Inés, yo esperaría un poco.

¿Un poco qué es?

Por lo menos dejarles dormir tranquilos.

-Son sus padres, tienen derecho a saberlo.

También tienen derecho a ser felices, aunque sea un rato.

Si se lo decimos ahora no van a poder hacer nada,

solo pasar una noche de mierda.

-Por mi doloroso que sea, deben saberlo.

Inés, ¿tú qué dices?

¿Qué dices? -Marcos te está hablando.

Me da igual. ¿Qué dices tú, Inés? ¿Por qué estás tan grosero?

-Da igual. Da igual, Deborah. -Marcos...

-Me voy a la habitación.

-Yo también. Ah, ¿sí? ¿Te vas?

Sí. Nuestra opinión no os importa.

¿Se puede saber por qué el hortera de tu amigo

tiene el despacho forrado con fotos tuyas?

¿Qué dices? Lo que oyes.

Yo qué sé, Toni, pregúntaselo a él.

-Me estás volviendo loca.

¿Me quieres decir de qué va todo esto?

No se lo vamos a decir esta noche.

No van a poder hacer nada, solo sufrir.

Esperamos a mañana.

De día, se ven las cosas mucho más claras.

Me preocupa el corazón de papá. Por eso,

son dos sustos en el mismo día: lo del avión y esto; no puede ser.

Y me da igual. Esta decisión la tomamos nosotros, sus hijos.

Yo creo que no ha sido buena idea. No voy a poder dormir.

Pues tendrías que aprovechar, que hoy no está la niña.

Es la cama de mis padres.

¿Te impresiona? Joder, me da un mal rollo...

Pues... es una buena cama, ¿eh? Mejor que la nuestra.

Karina, a mí me hicieron aquí.

¿Entiendes? O sea, yo vengo de aquí. ¿Y qué?

¿Cómo que "y qué"?

¿Te importa ponerte al otro lado, por favor?

Ese es el lado de mi padre.

Qué angustia lo de María.

(SUSPIRA)

Bueno, se pondrá bien. Y no es culpa tuya, Carlos.

Yo era el responsable de mi hermana.

Mis padres me dejaron a cargo y me quedé frito.

Ya, pero porque duermes fatal.

No, no le eches la culpa a la niña, pobrecita.

Al fin y al cabo, ella, cuando sea mayor,

nos echará la culpa de todo a nosotros.

¿Qué vamos a hacer con nuestra vida, Karina?

Tener paciencia.

Seguro que hay un montón de parejas como nosotros,

sin dinero, buscando trabajo

y con una criatura que no sabe dormir cuatro horas seguidas.

Y ahora también buscando piso.

No me creo que nos vayan a echar de la casa, joder.

Con el alquiler tan barato que teníamos.

Está el de enfrente.

¿El de enfrente de dónde?

El piso de enfrente de aquí; es de mi madre.

¿El de los hippies?

Sí, nuestra casera nos echa porque su hija necesita el piso.

Nosotros, lo mismo. No es lo mismo.

Ellos tienen dos niños, uno es un bebé, es una faena.

No es una faena, es la vida. No es la vida.

Es hacerles una putada teniendo casa gratis en Sagrillas.

Sagrillas...

Sí.

Sagrillas... (SUSPIRA)

Casa gratis, trabajo y aire puro para la niña.

Y están Luis y Maite.

¿Y qué voy a hacer yo en Sagrillas?

Quiero trabajar y tengo que trabajar. Ya lo sé.

Y yo también quiero que trabajes.

Es que yo no puedo estar aquí, en este barrio,

viviendo enfrente de mis padres. ¿Me entiendes?

Siempre metiéndose en nuestra vida. No. No si les dejas las cosas claras.

No. La pesadez de mis padres está por encima de hablar con ellos.

Ya los conoces.

Imagínate a mi madre. Todo el día metida en casa,

diciéndote lo que debes hacer con la niña.

No lo creo.

¿Por qué?

Porque no la considera su nieta.

No me gusta que hables así, ¿eh? Mi madre te quiere mucho.

Pues fíjate, creo que ahora un poco menos.

A ver, que tu madre es estupenda,

pero no es perfecta, ni la mía tampoco.

Ni yo lo soy, ni ninguna madre lo es.

¿Cómo que tú no? No.

¿Cómo que tú no? No.

Escúchame, yo solo quiero que estemos juntos.

Todo el rato.

Tú y yo.

(VOZ OFF ADULTO) "Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde.

Como todos los jóvenes, yo vine a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería y marcharme entre aplausos.

Envejecer, morir... eran tan solo las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma.

Envejecer, morir... es el único argumento de la obra".

Cuánta niebla.

Es lo que peor voy a llevar yo.

(Golpes)

(SUSURRANDO) ¡Chis, sin ruidos! ¡Que es muy tarde!

Ah, está dormido.

Ay, qué tonto.

"The 'klis', please".

¿Qué número teníamos? 413.

413. Eh... "four 'tirtin'".

"Four tirtin". "Tirtin".

Eh, ¿has visto?

¿Qué dice?

¿Le has dicho bien el número? Yo creo que sí.

413. "Four 'tirtin'".

¿Qué dice de "madame" este? ¡Yo qué sé!

Apúntaselo. A ver.

¿Puedo?

"Room..."

413. 413.

Ah, "four thirteen". ¿Qué he dicho, macho?

Pues no le debes de haber dicho eso.

Gracias, "thank you".

Este no es inglés, te lo digo yo. A lo mejor es escocés.

Como aquí hay tanta raza,

cada uno habla como le da la gana. Ay...

¿Estás contenta, Milano? Claro, ¿cómo no lo voy a estar?

¿Y entonces qué? ¿Qué de qué?

Antonio, que hemos pasado un día agotador.

Que no. ¿Eso cómo se dice en inglés?

Nos hemos tomado una botella de vino, Milano.

Mañana en el desayuno. Mañana en el desayuno.

Merche, ¿cómo se llamaba el plato que comimos en Chinatown?

Familia feliz.

Eso, "happy family" se llamaba esa mierda.

Antonio, por Dios, no digas eso. ¿Y qué digo? Era una mierda.

Había otra cosa: chop suey de ternera.

No era ternera, era como gato. Era agridulce.

¡Qué va! No he comido peor en mi vida, ni siquiera en la mili.

Además, había unos patos colgados bocabajo.

¿Y esa manía de poner los patos colgados bocabajo, sangrando,

que te manchan la chaqueta? ¡Qué asco, por Dios!

Luego nos fuimos a Piccadilly Circus,

a ver lo de los teatros.

Qué de luces, qué bonito. Parecía Madrid en Navidad.

Sí. Hoy vamos a hacer otra cosa, Merche.

Iremos a la Torre de Londres,

al British Museum y al Covent Garden,

que es un jardín cubierto, ¿no, Deborah?

Sí, sí. Pues eso.

Eh... Buenos días. ¿Qué tal el desayuno?

Uy, muy completo. Gracias.

Fantástico. Fíjate, anoche no cené, no me gustó nada la comida,

y esta mañana estoy desayunando alubias. ¡No te digo!

Inés, tenés un llamado. Podés ir a mi despacho.

¿Sí? -Gracias. (CARRASPEA)

¿Qué pasa, hija?

Nada, que ayer estuve llamando a una amiga y no daba con ella.

Pero ¿tienes una amiga aquí? ¿Y vosotros habéis llamado a casa?

Llamé ayer.

Tu padre hoy no me deja.

Se va mañana, no hace falta.

Y que cuesta caro. Si estás poco tiempo,

no merece la pena gastar.

Si hubiera habido alguna urgencia, nos habrían avisado.

"Sorry!". ¡Ah!

¿Carlos? "Inés".

¡Ay! ¿Se sabe algo de María?

Sí, acaba de entrar al quirófano.

Ay, Dios mío, que salga todo bien, por favor.

¿Cómo se lo han tomado papá y mamá?

Eh... es que no se lo hemos dicho.

¿Qué?

Que no se lo hemos dicho.

¡Joder, Inés, sois la leche! "Se lo vamos a decir ahora, Carlos".

¿Ahora, precisamente ahora, que ha entrado a quirófano?

¿Por qué? ¿Crees que es mejor que esperemos a que la operen?

"Era mejor habérselo dicho ya".

Pero ya puestos, sí, se lo decís todo junto.

"Es que están tan felices, parecen una pareja de novios".

(RÍE)

No sabes cuánto me alegro.

Aquí también lo estamos pasando muy bien.

Oye, nosotros también lo estamos pasando mal.

"No te creas".

Espera...

¿Qué?

Parece que han venido los Reyes Magos aquí al hospital.

Escucha, te llamo ahora, ¿vale? "Carlos,"

no me voy a mover hasta que me llames.

Que yo me encargo, Inés.

Adiós.

(RESOPLA)

¿Esto qué es?

No paran de llegar regalos de todas partes.

-Yo no lo entiendo.

-Es la heroína del día.

-Sindicato de Estudiantes, coordinadora de Estudiantes,

Escuela de Danza María de Ávila.

-Y este mediodía está previsto que venga Maravall.

-¿Quién? -El ministro de Educación.

Pues que se prepare.

-¡Hay mucha gente ahí!

(Puerta)

-¿Familia de María Alcántara?

Sí. Soy el secretario del Juzgado.

He venido a dar fe

de la intervención que le van a realizar a la presunta víctima.

¿Presunta? De presunta nada, tiene una bala en el culo, ¿sabe?

La persona que me acompaña es de la Policía.

Viene para que no se rompa la cadena de custodia de la prueba.

¿De qué prueba? De la bala.

Eh... yo soy su hermano y ella es la abuela.

Necesito que me firmen algunos papeles

para poder acceder al quirófano.

-No, no firmes nada, Carlos. Esto hay que firmarlo, abuela.

Mercedes y Antonio deberían estar aquí.

Por favor...

-En cuanto sea posible,

su hermana debe hablar con el fiscal de menores.

¿Con el fiscal? ¿De qué se la acusa?

No, de nada.

El fiscal actúa en su representación.

Ya.

No han interpuesto ninguna denuncia, ¿no?

Todavía no. Mis padres están fuera de España.

No hace falta que la pongan ellos.

Bueno, en fin...

Espero que su hermana se recupere pronto.

Me parece increíble que pasen estas cosas.

Pues eso dígaselo a él.

Pero el British Museum es enorme. No, no.

Es imposible visitarlo todo.

No se pierda la parte sumeria, es excelente.

Podemos ver tú y yo la parte sumeria.

Luego, como me quedo solito, tengo muchos días,

pues veo el resto, si es tan grande.

Claro. ¿Y vos, qué?

¿Te vienes a trotar? No.

¿Un trote? No, gracias.

-Yo sí, me apunto. -¡Regio!

¿No vas de "tour" con mis padres?

Ellos van mucho mejor a su aire. ¿A que sí?

Lo que tú digas, hija.

Bajo en cinco minutos. -Vale.

-Gracias.

-Debi, te espero en mi buró. -Vale.

-Si me disculpan...

Qué gracioso, la llama Debi a Deborah.

Sí.

¿Por qué no aprovechamos y salimos, ahora que ya está ahí "the sun"?

A ver si puedo hacer unas fotos bonitas.

Tu padre quiere ir a ver su casa. Me llevo esto.

Pues... muy bien. Nos vemos aquí a las 17:00

para ir a casa de los padres de Debi.

¿Tú también la llamas Debi?

Bueno, a veces, sí.

Nada, hijo, aquí te dejamos, solo, como los de Tudela.

A ver, venga, Merche.

Vámonos. Adiós. ¿Dónde tengo yo el plano?

Buen día. Pasadlo bien.

¿Os vais?

¿Necesitas algo? No.

¿Te dueles la cabeza, todavía tienes jaqueca?

Sí, un poco de... Sí, sí, de ayer todavía.

Ya te lo noto.

No sé, tienes los ojos un poco hinchados.

Vamos, que quiero ver el cambio de guardia. Adiós, hija.

Adiós.

(SUSPIRA)

María está en quirófano.

Ay, Inés.

Joder, cuando se enteren, nos van a matar, Toni.

Piensa que les estamos dando un tiempo de felicidad.

No sé.

¿Y Marcos? ¿No ha bajado aún? No, no ha bajado.

Qué raro.

Voy a ver.

¿Marcos?

-Me voy, está decidido.

-¿Qué? -El avión sale a las 12:00.

-¿No habíamos quedado...? -Debo superar esta prueba.

Si no lo tenía claro, el día de ayer ayudó para convencerme.

-¿Y te vas sin despedirte? -¿Despedirme de quién?

Tu hermano me trata como un becario, tus padres como un niñato

y tú no cuentas conmigo. -¿Cómo dices eso?

-Lo que estáis haciendo es absurdo. -¿El qué?

-Toni y tú cargando con toda la responsabilidad,

como si los demás no pudiéramos asumir nada.

-A ver...

-Trátame como a un hombre de verdad. -Pero si es que como te trato.

-Yo diría que solo en la cama. -Eso no es así.

Haz lo que quieras, pero no lo hagas por lo que piense o deje de pensar.

-Actúo por mí mismo.

-Es que no estoy tan segura. -Ese es el problema.

Que sé que me quieres, joder,

pero necesito que me respetes, que me admires,

como yo lo hago contigo.

-No puedo acompañarte al aeropuerto.

-No hay vuelta de hoja.

Te llamaré.

¿Se va? Sí.

¿Así, sin despedirse? Sí.

(DEBORAH Y BENJAMÍN HABLAN EN INGLÉS)

-En una hora te la devuelvo, ¿vale, Toni?

Qué buena idea lo del fin de semana en familia. Vamos, cojonuda.

¿Cómo ha ido?

Perdón.

Bien. Bien. No ha habido complicaciones.

¿Ya está?

¿Y dónde está? La están subiendo a planta.

Pero, tranquilo, de verdad. No ha habido daños orgánicos.

Ey...

Perdona, perdona. No, no pasa nada.

Joder... Es normal.

Es que es mi hermana pequeña, ¿sabe?

Y le han pegado un tiro...

Bueno... Le han pegado un tiro.

La semana que viene vuelve a casa, ¿eh?

Y la vida sigue. Sí.

-Eh, eh, eh...

Carlos...

Ha ido bien.

Todo bien.

Pues claro que ha ido bien.

Y todo va a ir mejor a partir de ahora, ya lo verás.

En cuanto suban a María y compruebe que está bien,

voy a ir a poner la denuncia.

Me quedo con la abuela, no te preocupes.

Voy a hablar con ese tipo del Juzgado,

a ver si hace falta un abogado o yo qué sé.

(SUSPIRA) Carlos... Carlos...

No me importa ir a vivir al pueblo.

Lo he estado pensando y tienes razón, es lo mejor.

Provisional.

Provisional. Sí.

Gracias.

Gracias.

Ahí traen a María.

Toni.

Juana, ¿qué haces aquí? Habíamos quedado mañana, ¿no?

Prefería hablar contigo sin que estuviera Santi delante.

No habrás cambiado de opinión...

No, quiero explicarte mejor la situación.

No me tienes que explicar nada,

me parece estupendo que volváis a España.

Supongo que te imaginarás que he roto con mi novio.

Vaya, lo siento.

No lo sientes, te caía fatal.

A ver, no me caí de ninguna manera porque tampoco le conocía.

Ha sido bastante violento.

De hecho, hemos tenido que salir de casa de mala manera.

¿Te ha pegado?

No, no, yo, yo le he pegado a él.

¿Y mi hijo? Es acojonante, ¿eh?

Cuando te interesa dices "mi hijo",

cuando te interesa dices "Santi" o "el niño"...

¿Dónde está?

En casa de unos amigos.

Mañana te lo traigo, siento fastidiarte el plan.

Sin ironías. ¿Y dónde estás tú? Con esos amigos.

¿Te parece bien?

Me parecería mejor que volvierais de una vez.

Debo terminar cosas todavía.

Lo importante es que Santi se integre lo antes posible en el nuevo colegio.

¿Tú por qué vas tan maquillada?

A Santi le hace mucha ilusión volver a España.

Te ha pegado ese imbécil.

¿Te ha pegado? Da igual.

No da igual, te estoy viendo un ojo morado.

¿A qué hora te traigo al niño?

¿Dónde vive? Le voy a dar dos hostias que lo voy a tumbar.

Da igual. Me cago en la puta, eres mi mujer.

¿Dónde vive?

(Carcajadas)

Está hecha una campeona olímpica tu chica.

¡Que te vayas a la mierda!

-¿Qué? -¡Toni!

¡No sé por qué hemos venido al hotel del gilipollas este!

Un momento... ¿Te vas a acercar?

¡Te cruzo la cara!

¡Toni, basta! ¿Dónde habéis estado?

¡Dos horas fuera! ¡Dos! ¿Qué coño habéis hecho?

¿Y qué? -¿Y?

Teníamos cosas que hablar.

-¡Eh! -¡La culpa es mía! ¡La culpa es mía!

(HABLA EN INGLÉS)

-¿Eso son celos?

¡No son celos! Ya, ya, ya. Ah, ¿no?

Ya, ya, ya, ha sido un pronto. Ya, ya, ya, ya.

-¿Liberamos el vestíbulo

y hablamos tranquilamente? -Discúlpate.

¿Qué dices tú? No me da la gana.

¿Qué te pasa? ¿Que qué me pasa?

Mi hermana pequeña está en el hospital,

la mayor no para de llorar,

mi hijo vive refugiado en una casa que ni conozco,

mi mujer aparece maquillada

para disimular la hostia que le han dado.

Mientras tanto, tú, en vez de estar conmigo,

te pasas el día tonteando con este gilipollas. ¡Eso me pasa!

¿Tu mujer?

Esto parece un poco solitario, ¿no?

Merche, le pones pegas a todo.

Que no le pongo pegas a nada, Antonio.

Te parecerá mejor San Genaro.

Ay...

¿Cómo se llamaban?

¿Estos? Brown, Wall y Shirley. Así, como suena.

Quítate la gorrilla esa.

"Good afternoon, Mr. Brown.

I'm Antonio Alcántara, your spanish guest.

And the...

And she is my wife, Mercedes".

No te esfuerces tanto, macho, que soy español.

Ah, ¿tú no eres Brown?

Yo soy Santos. Estoy alojado aquí también.

Empiezo el curso, como tú, el próximo lunes.

Ya me parecía a mí que no tenías pinta de inglés.

Mercedes, mi mujer.

¿Qué hay? Encantada.

Yo llegué ayer por la tarde.

Me avisaron de que tendría un compañero.

Lo que me faltaba para no aprender nada.

¿Qué tal la casa? ¿La casa?

Huele a fritanga.

¿Y ellos cómo son?

Ellos son un par de ratas.

Ella está embarazada.

A punto de traer al mundo otro inglés.

Bueno, él parece embarazado también.

Es revisor de autobús.

Ahora han salido. Solo está el viejo.

Estas son las normas de convivencia de la casa:

horarios, turnos de cuarto de baño, gasto de luz,

de gas, de agua, uso de lavadora, etc.

Ah, y recomendaciones sobre ruidos

y actividades nocturnas.

Disciplina inglesa.

Vale, ya.

Por cierto,

hay candados por todas partes.

En la nevera hay otro.

Y en la despensa, otro más.

¿Y cómo están las habitaciones?

¿Las habitaciones?

Solo hay una.

¿Cómo que solo hay una?

Pues que solo hay una. Está partida por un pladur.

Media ventana de mi cuarto y la otra media el tuyo.

No puede ser.

Me dijeron que tenía una habitación para mí solo.

Me dijeron lo mismo.

(Televisión)

Había traído una botella de vino.

Desperdicio de vino, no lo van a apreciar.

No tienen ni puta idea de comer ni de beber estos ingleses.

(Noticias en inglés)

¿Eso no es España?

Pues sí, parece España.

¿Qué pone ahí?

¿Ahí? Sí.

Ahí pone estudiante... "enjuriado", ¿no?

Injurioso. Ah, un estudiante injurioso.

Enséñame las habitaciones.

¡Madre mía!

¿Qué has dicho de María?

Yo no he dicho nada de María. Qué pesado estás con María.

(GRITAN) "¡Policía, asesina! ¡Policía, asesina!".

¿Ya me han operado?

-Sí, ¿cómo estás?

-Rara.

-Ay, mi niña.

-Hola, abuela.

¿Estás muy enfadada?

-Sí, hija, sí, sí.

Me he enfadado mucho.

Ya verás cuando tus padres se enteren.

-¿Y Carlos?

-Se ha ido a poner una denuncia.

-Tienes toda la habitación llena de regalos.

Parece que en vez de un tiro te han dado un premio.

-Quiero hablar con papá y mamá.

Se lo quiero contar yo todo.

-Ya se lo contarás, hija. Ya se lo contarás.

Ahora estate tranquila y descansa.

-Ahora en lo que tienes que pensar es en ponerte bien. ¿Eh?

Ahí, ahí está.

¿Chicos? -María, soy Gala.

¡Te queremos, María!

(TODOS) Te queremos. -¡María, te queremos!

¡No lo olvides!

(TODOS COREAN) ¡María! ¡María! ¡María! ¡María! ¡María!

¡María! ¡María! ¡María!

¡María! ¡María! ¡María! ¡María! ¡María! ¡María!

"Thank you".

¿Seguro que te quieres quedar en esa casa?

Claro, es una casa muy bonita, inglesa, de dos pisos...

Nada, si estás a gusto...

Merche, a gusto solo estoy en casa, pero se trata de aprender inglés.

No vas a aprender mucho con ese tal Santos,

hablaréis todo el día en español.

No, no, ni una palabra en español.

"Only English. English, English, English".

Ya. Venga, sube y dúchate. Voy a por la llave.

¿Por qué? Me he duchado esta mañana. ¿Huelo mal?

Hemos andado todo el día.

Además, te tienes que cambiar, cenamos con los padres de Deborah.

Ah, ¿y tú no subes?

Yo voy a ir un momento a la farmacia.

¿Te duele algo? No.

Pero quiero comprar unas cosas.

Ah, vale. Bueno...

Crema de cacao. ¿Cómo se dice eso?

¿Crema de cacao? Joder, Merche. "Cacao... cacao lips".

"One cacao lips". "One cacao lips".

Aprovecho que tú no estás

y planto un pino y me cambio. Venga.

Hala.

¿Benjamín? ¿Sí?

Perdona, ¿no tenéis periódicos españoles?

Claro que sí, ¿no está ahí? Pues no.

Un segundo. Un segundo. A ver, eh...

Ah, ¿vos tenés "El País"? -Sí.

-"El País", ¿no? Ah, permiso, ¿eh?

Todo suyo.

-Mamá...

"Joven herida de bala

por la policía en una batalla campal con estudiantes

en el centro de Madrid".

¿Qué es esto, Inés?

Mamá, María está bien, de verdad.

Está fuera de peligro, me lo acaba de decir Carlos.

La operación ha ido bien.

Por Dios, pero ¿qué es esto?

Lo siento.

Pero ¿cómo es posible?

Mamá, está bien, está fuera de peligro.

¡Un teléfono! ¿Qué?

Quiero hablar con mi hija. -En mi buró. Vamos.

Podemos llamar desde ahí. Vamos.

(CANTA EN INGLÉS)

Merche, yo ya me he duchado.

¿Te vas a duchar tú?

¿Qué pasa?

Es mi madre, que está pachucha.

Vaya por Dios.

Inés me está cambiando el billete para esta misma noche.

¿Para esta noche?

Tengo que ir, Antonio.

No tendría que haberla dejado sola.

¿Pero tan grave es?

Pues la verdad, no lo sé.

Tú ya sabes que a estas edades nunca se sabe.

Pero, vamos, si se pone peor y yo aquí haciendo turismo,

no me lo perdonaría.

¿Quieres que te acompañe?

No, no.

Tú quédate aquí y haz tu curso.

Te viene muy bien un cambio de aire.

Además, con todo el año que has pasado...

¿Estás segura? Estoy segura.

Voy a recoger mis cosas.

Merche, si cuando llegues es algo grave, cojo un avión.

No, seguro que no. Seguro que va a estar mejor.

"Joer", qué pena que tengas que marcharte, chica.

Pues la verdad es que sí.

Por lo menos hemos tenido un día bonito en Londres.

Sí, por lo menos eso.

Tu madre empieza a darnos disgustos, Milano.

Mejor que nos vayamos haciendo a la idea. Si no, después...

Tienes razón. Es mejor que nos vayamos haciendo a la idea.

Voy un momento al baño.

Joder, Herminia.

Pobre.

"Thank you".

¡Deborah!

Perdón, perdón. "Excuse me". ¡Coño!

¡Deborah!

Hombre, mira quién está aquí.

Te estaba llamando, pero no me has escuchado.

¿Entras en los despachos sin pedir permiso?

Yo, eh...

-Toni, que mamá ya lo sabe.

¿Qué ha dicho?

Que no nos lo va a perdonar en la vida.

A ver, no te preocupes por eso.

Hablaré con ella, le diré que ha sido culpa mía.

Ella y yo nos vamos ahora, a las 21:00,

en un vuelo que nos ha conseguido Benjamín.

-Sí, tengo un amigo en British Airways.

Qué bien. Enhorabuena.

¿Y papá qué ha dicho?

Papá no sabe nada y queremos que siga sin saber nada.

Mejor, mejor.

Le lleváis a cenar a casa de los padres de Deborah

y mañana le acompañáis a casa de la familia inglesa, ¿eh?

De acuerdo.

Y ya mamá decidirá cuándo y cómo se lo dice todo

según haya visto a María.

Parece una pesadilla todo esto, la verdad.

-Toni, un momento.

¿Qué quieres? Algo importante.

Deborah, ¿nos dejas solos, por favor?

-(CARRASPEA)

Eh, eh, eh, ya sé lo que me vas a decir.

Que son imaginaciones mías

y que no le has estado tirando los tejos a Deborah.

Le estuve tirando los tejos,

pero no a Deborah, sino a vos, Toni.

¿Qué?

¿Nelson, el recepcionista?

Moreno, ojos claros... Sí, sí.

Mi pareja.

Ah.

Estuve saliendo un tiempo con Deborah,

pero yo pateaba para los dos lados.

Era eso lo que quería contarte.

Ah.

Total, que quedaste como un boludo, Toni.

Total, que me debes un beso.

¿El qué?

¡Es una broma!

Anda, guapo, ve a disculparte,

que está bastante enojada.

(VOZ OFF ADULTO) "Cuando somos niños,

nuestros padres se esfuerzan en ocultarnos

los aspectos más desagradables de la realidad.

Pero cuando somos adultos, cuando inevitablemente descubrimos

que el mundo es más sombrío y peligroso de lo que pensábamos,

somos nosotros quienes tratamos de protegerles a ellos

e intentamos evitarles sobresaltos

a base de mentiras piadosas y ocultaciones.

Los padres se convierten en hijos y los hijos en padres.

Y en ese cambio de papeles todos salimos perdiendo".

¿Me das la mano?

¿Tienes miedo?

No.

Tengo una tristeza terrible.

Yo también.

Mañana será otro día.

"Dumas decía: 'Una madre perdona siempre.

Ha venido al mundo para eso'".

(Canción "The captain of her heart", de Double)

Mamá.

(HABLAN EN INGLÉS)

(Escucha "The captain of her heart", de Double)

Hola.

¡Cariño! (LLORA)

Lo siento mucho, de verdad.

¿Cómo estás, hija?

(LLORA) ¿Eh?

No deberías estar de pie.

Me han dicho que podía levantarme.

Por Dios... Ya estoy mejor.

Estoy tan disgustada...

Ya lo sé.

Pero no solo contigo, con Carlos también.

Y con tus hermanos por no habérmelo dicho.

¿No ha venido papá?

No. No sabe nada.

Es que no he tenido valor.

Yo se lo diré... cuando tú lo decidas.

Pues ya veremos.

¿Te duele mucho?

¿Eh?

Un poco.

¿Has desayunado?

Sí.

(SUSPIRA)

Todo esto habrá que devolverlo.

¿Por qué?

Porque no te lo mereces.

Los que hicieron algo malo fueron esos policías, no yo.

Voy a hablar con la doctora.

Estarías mejor en la cama.

Ahora voy.

(Escucha "The captain of her heart", de Double)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T 19 - Capítulo 331: 'Silencio y plomo'

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 331: 'Silencio y plomo'

01 feb 2018

Enero de 1987. María ha recibido un disparo en la manifestación de estudiantes y está ingresada en el hospital. Carlos, en ausencia de sus padres y de sus hermanos, es el encargado de hablar con los médicos y tomar las decisiones oportunas.
En un principio prefiere no contar nada a nadie, pero ante la inminente operación de María, decide hablar con sus hermanos para que sean ellos los que se lo cuenten a Antonio y Mercedes. Toni e Inés, que ven a sus padres ilusionados con el viaje y ya han visitado incluso la casa donde va alojarse Antonio, no acaban de encontrar el momento.
En el barrio, la noticia de que María ha recibido un disparo corre como la pólvora y pronto termina enterándose Herminia que no perdona a su nieto que le haya ocultado algo así.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 331: 'Silencio y plomo'" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 331: 'Silencio y plomo'"
Programas completos (344)
Clips

Los últimos 2.455 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos