Como tantos españoles, los Alcántara emigraron a Madrid desde su pueblo natal en la Mancha, Sagrillas, en los años 50. Sus hijos Tony, Inés, Carlitos y María nacen en la capital. Antonio, el padre, trabaja como bedel en el Ministerio de Agricultura en las mañanas y por las tardes en una imprenta.

Al inicio de la serie, Mercedes, la madre, cose pantalones por encargo en su hogar; guiada por su talento y constancia, crea su propia empresa de moda y abre una tienda en el barrio.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos, Canadá y República de Chile por restricciones de derechos. 

Las Temporadas 1 y 2 de este contenido no están disponibles en Estados Unidos, Canadá, México, Argentina, Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y Brasil por restricciones de derechos. 

Temporada 1

Los Alcántara emigraron a Madrid desde su pueblo natal en la Mancha, Sagrillas, en algún momento de los años 50. Sus hijos Tony, Inés, Carlitos y María nacen en la capital. Antonio, el padre, trabaja como bedel en el Ministerio de Agricultura en las mañanas y por las tardes, practica el pluriempleo en una imprenta. Mercedes, la madre, cose pantalones por encargo en su hogar. En los años sesenta España vive una revolución económica que cambia su forma de ser. El turismo y la industrialización hacen que el nivel de vida de millones de españoles mejore sustancialmente. En 1968, los Alcántara son una familia feliz que puede comprar su primera televisión, y en las primeras vacaciones de su vida, ver el mar-todo un hito para la gente del interior.

Temporada 2

En 1969, mientras estalla el caso Matesa, la píldora ya ha llegado a España. Tras el verano, la familia Alcántara emprende nuevos proyectos. Mercedes está entusiasmada con la boutique que acaba de abrir con Nieves, en la que pasa muchas horas trabajando, con lo que deja un poco aparcadas las tareas del hogar. Por su parte, Antonio se despide apenado de su trabajo de ordenanza en el Ministerio. Aunque tiene dudas, espera ganar mucho dinero en la constructora como mano derecha de Don Pablo. Tony, que se ha preparado a conciencia la asignatura de Derecho Romano, tiene por fin que examinarse. El mismo día del examen, le llega una citación del Ministerio del Aire para hacer la mili.

Temporada 3

Comienzan los vertiginosos años setenta para la familia Alcántara, con atisbos de cambio en el horizonte. En el trabajo, aunque Antonio ya es todo un experto vendiendo pisos sobre plano, tanto él como los compradores se extrañan de que no se haya empezado a construir aún. En casa, Antonio teme perder el timón. La gota que colma el vaso de su paciencia es la proposición que un representante hace a Mercedes y a Nieves para ir a París unos días, y así estudiar de cerca la alta costura. Entretanto, Inés acude impaciente al aeropuerto a recoger a Diego, que por fin regresa de su viaje a Roma. Su carrera como actriz está progresando y Diego tiene grandes proyectos para ambos. Toni, que ya tiene más tiempo una vez terminada la instrucción en la mili, vuelve a encontrarse con una universidad muy conflictiva.

Temporada 4

Han pasado varios meses desde el hundimiento de la constructora pero Antonio no levanta cabeza. Embutido en su viejo uniforme de ordenanza, vuelve a trabajar por las mañanas en el Ministerio. Alcántara no tiene mayor aspiración que dejar pasar el tiempo hasta que un día llegue su ansiada jubilación. Su ¿tranquilidad¿ sólo es alterada por una noticia: Don Pablo está en la cárcel. Mercedes se ha pasado todo el verano cuidando a Antonio y llevando las riendas de la casa, pero está más que harta de la actitud de su marido. Al menos en la tienda, donde toda la familia ha tenido que arrimar el hombro, las cosas van bien. Inés, que dedica la mayor parte de su tiempo a ayudar en la tienda, no prospera en su carrera como actriz, sobre todo desde que dejó tirada a la compañía de teatro en Santander. Ante tan pocas expectativas, cuál

Temporada 5

Nochevieja de 1970. Toda la familia Alcántara, a excepción de Tony, está sentada a la mesa, en silencio, esperando que la televisión emita las campanadas de fin de año. Rodeado de caras largas, Carlitos intenta explicarse qué ha pasado en su casa para que en vez de reinar la alegría, ahora que están a punto de recibir el nuevo año, todos estén tristes, sin saber muy bien qué decir ni adónde mirar. El pequeño de los Alcántara recuerda todo lo que les ha sucedido a él y a los suyos en los últimos meses, desde que Antonio trabajaba en el Ministerio y Mercedes se las veía y se las deseaba para sacar adelante a la familia...

Temporada 6

Otoño de 1972. Carlitos pasea a su hermana pequeña en el cochecito mientras recuerda los tiempos en que todavía él era el benjamín de la familia. Con su estilo habitual, Carlos rememora la que fue la peor crisis matrimonial de sus padres, en aquella primavera de 1971 en la que Inés seguía viviendo en Ibiza, Tony trabajaba en una obra y Paquita acababa de llegar del pueblo.

Temporada 7

Con un trasfondo político y económico marcado por el asesinato de Carrero Blanco y la crisis económica que empezaba a acechar a los hogares españoles, los últimos meses de 1973 apuntaban próximos cambios en la vida de todos los españoles y también en el de los Alcántara. Antonio sigue trabajando en la imprenta de los Hermanos Usillos y aunque la empresa no está pasando por su momento más boyante, Antonio se siente tranquilo. Desde que Nieves tomó la decisión de irse del barrio, Mercedes lleva las riendas de Meyni con la ayuda de Pili, Valentina y por supuesto, de su madre. Aunque la situación de la tienda le preocupa, Mercedes sólo puede pensar en su examen de Graduado Escolar. Inés continúa viviendo con Pili en su pequeño piso y sigue vendiendo artesanía que ella misma hace en el "Rastro" para poder vivir.

Temporada 8

La Revolución de los Claveles en Portugal, el 25 de abril de 1974, se convertirá en el telón de fondo y en el motor de nuestra historia, trasladándonos al centro del conflicto, directamente a Lisboa de la mano de Toni Alcántara. Allí conocerá a Carmen, una fotógrafa que le ayudará a conocer los secretos este alzamiento militar. Antonio Alcántara continúa trabajando en la cooperativa de Herederos de Usillos, donde parece que por fin las cosas empiezan a funcionar. En este tiempo, Eugenio sigue trabajando en la imprenta con Antonio mientras prepara unas oposiciones y, por su parte, Inés compagina su vuelta al teatro con Meyni. Mercedes está encantada de tener a su hija otra vez cerca y disfruta viendo cómo su pequeña tienda resurge. También Herminia vuelve a vivir momentos felices al lado de Alfredo sin importarle el qué dir&aacut

Temporada 9

El primero de mayo de 1975 la familia Alcántara descubre una España con síntomas de cambio. Recién llegados de París, Antonio y Mercedes se encuentran con un panorama que anuncia un futuro cargado de nuevos retos y proyecciones. En un ambiente de reivindicaciones sociales, el Día Internacional del Trabajador marcará este devenir de los Alcántara, siempre acompañado de saltos y trompicones. Uno de los tropezones más grande será el de Antonio, que por culpa de unos panfletos se ve obligado a tomar una drástica y dolorosa decisión en la imprenta. Mientras para Carlitos, esos mismos panfletos hacen que, casi sin querer, se acerque a la Joven Guardia Roja. Ajena a todo, Mercedes busca su propio camino como mujer y como empresaria. Respaldada por la nueva ley de la mayoría de edad de la mujer casada, Mercedes se enfrenta a la crítica situación de su querida, pero

Temporada 10

Verano de 1976. Todo está listo en Sagrillas para la boda del año entre Miguel y Paquita. El encuentro de Antonio y Miguel en el pueblo será determinante para que los dos hermanos tomen la decisión de vender las tierras de su madre. Testamentos a parte, Paquita tiene un secreto que no todos conocen: se casa embarazada. Durante todo este tiempo, la sobrina de los Alcántara ha ocultado su estado a su padre porque le conoce muy bien y porque sabe que nunca aceptaría que su hija se casase "preñada".

Temporada 11

Semana Santa de 1977. La familia Alcántara decide pasar unos días en Sagrillas, y de paso cerrar con Maurín la venta de las tierras. Después de las diferencias surgidas en la pasada temporada los hermanos han llegado a un acuerdo y esta vez van al cincuenta por ciento. Cuando parece que la firma va a hacerse efectiva el sonido estrepitoso de las campanas anuncia que un grupo de jornaleros ha ocupado las tierras sin explotar; entre ellas las de Antonio y Miguel. Una vez más los hermanos ven como la venta se les escapa de las manos. Por su parte, Toni tienen que trabajar esta Semana Santa porque tiene que terminar un pedido importante a tiempo. Tanto él como Mercedes están muy preocupados porque un cliente no les quiere pagar. De momento no le han comentado nada a Antonio porque no quieren preocuparle, pero necesitan resolver el problema cuanto antes.

Temporada 12

Primavera de 1978. La familia Alcántara se ha mudado de casa, pero el barrio San Genaro permanece en sus vidas. Allí está la peluquería de Mercedes y el Bistró, dónde familia y amigos siguen el Mundial de Fútbol de Argentina. El matrimonio Alcántara ha demostrado ser una pareja sólida. Pero, en esta temporada, Antonio y Mercedes tendrán que hacer frente a momentos delicados. Tampoco se librarán de problemas Miguel y Paquita. Sobre todo él, que acusará, más que nunca, la diferencia de edad con su mujer. Además, Paquita descubrirá que hay vida fuera de San Genaro. Por su parte, Carlos y Karina pasarán por varias pruebas, que harán tambalear su relación. Además, después de tres años fuera, Inés vuelve al barrio. Con Inés en casa, el núcleo familiar vuelve a estar al completo.

Temporada 13

La decimotercera temporada de la serie arranca en 1979, con la familia -y el país- viviendo una difícil situación económica. Antonio y Mercedes forman parte del más de millón de españoles que no encuentra trabajo. Mercedes decide ponerse a trabajar en una inmobiliaria para ayudar en casa pero ellos no son los únicos con dificultades económinas.  En el bar de Miguel y Paquita apenas se sirven comidas y en la peluquería de Pili no se hacen permanentes. El matrimonio acumula la tensión: con tres niñas pequeñas y encadenada a la cocina, Paquita se compara con Françoise, la hija de Miguel.

Mientras tanto, a punto de acabar el servicio militar, Carlos Alcántara se enfrenta a una de las decisiones más importantes de su vida y se matricula en la universidad. En las aulas coincide con Arancha, la chica con la que inició una relación el año pasado.

Temporada 14

El primer capítulo de la nueva temporada, titulado "Larga noche de transistores y teléfonos", arranca el 23 de febrero de 1981. Por fin Antonio y Mercedes han cumplido su sueño de viajar a Venecia y, ajenos a todo, pasan unos días románticos surcando los canales italianos. Pero esa tranquilidad se ve alterada nada más pisar tierra española al enterarse de que un grupo de guardias civiles, comandados por el teniente coronel Tejero, ha tomado el Congreso.

De la mano de los Alcántara reviviremos aquella fecha histórica que pudo cambiar el rumbo político de España. Serán largas horas de espera, miedo e incertidumbre pegados a la radio para no perder detalle y con el teléfono siempre en la mano para asegurarse de que los suyos están bien.

Temporada 15

Verónica Echegui, Ginés García Millán, Ariadna Gil y Bárbara Goenaga son algunos de los nuevos fichajes de la 15ª temporada de Cuéntame cómo pasó, que La 1 estrenará muy pronto. Se sumarán al reparto habitual formado por Imanol Arias, Ana Duato, Ricardo Gómez, Pilar Punzano, Pablo Rivero, Juan Echanove, María Galiana y Ana Arias.

La serie española más premiada de todos los tiempos, vuelve con nuevas entregas de las peripecias y las emociones de la familia Alcántara en unos tiempos de cambio. Este año, la acción comienza en el verano en 1982, una temporada en la que además de actualidad y ficción, la serie incluye nuevas propuestas musicales. Los Secretos podnrán música a la nueva sintonía de la cabecera.

Temporada 16

El inicio de las nuevas tramas se sitúan en abril de 1983, un momento de gran tensión política en el país y que San Genaro vivirá muy pendiente de la actualidad. El barrio, además, vivirá el regreso de queridos personajes como el de Paquita (Ana Arias), Nieves (Rosario Pardo) y Pepe (Sergio Pazos). También aparecerán nuevos personajes como el de Nuka, una artista de intensa personalidad interpretado por Carla Nieto que se colará en la vida de Carlos Alcántara, y Bart Santana y Guillermo Montesinos, como nuevos personajes del barrio. Carlos Bardem, Junio Valverde y Javier Bódalo son otros de los actores que intervendrán en algún capítulo de la nueva temporada.

Temporada 17

Tras catorce años en antena, la acción se retoma a principios de 1984, un año antes de la firma de adhesión de España a la Comunidad Europea. Con una sociedad en proceso de modernización y cambio, los Alcántara comienzan temporada buscando la unidad alrededor de un proyecto común: hacer de la bodega de Sagrillas una gran empresa familiar. Los hijos de Antonio y Mercedes, ya adultos, tendrán que decidir si apoyan a su padre, ilusionado con el proyecto de dejar un legado, o emprenden rumbos con destinos propios. Regresa a la serie Irene Visedo, que retoma el personaje de Inés Alcántara, y llegan nuevos actores como Antonio Resines, Francesc Orella, María José Alfonso, Melody Ruiz o Elena Furiase. Miguel Ríos es el encargado de poner el toque rockero a la mítica sintonía.

Temporada 18

La nueva temporada reflejará la entrada de España en Europa y la campaña del referéndum de la OTAN y sumergirá a los Alcántara en los sueños de los españoles de los 80. Con las incorporaciones de Cristina Marcos, Carlos Cuevas, Miguel Canalejo, Itziar Ituño, Denis Gómez, Paula Soldevila y Paloma Bloyd, entre otros. La temporada 18ª es quizás una de las más ambiciosas de la serie en cuanto a la variedad y alcance de sus tramas, y a sus valores de producción.

Temporada 19

Para los Alcántara, 1987 es un año de crecimiento. La familia se ha hecho más grande: Inés, Toni y Carlos viven ahora con sus parejas, generando un mundo de relaciones nada fáciles de gestionar entre suegros y yernos, nueras y cuñados, en el cual los nietos también demandan atención, complicando la vida de Mercedes y Antonio, padres y abuelos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4534961
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 338: 'Una película española' - ver ahora
Transcripción completa

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

¡Bruno!

Pero ¿cómo que te vas?

-Es la primera vez en mi vida que suspendo.

Todo por hacer la revolución y no los deberes.

-Yo he cateado cuatro, Bruno.

-¿Cuatro?

Cuando se entere mi padre, me va a matar.

-¿Y el mío no?

-Con lo de mi hermana, el ambiente en casa es una mierda.

No aguanto más.

-Ya.

-Vente conmigo.

Tengo ahorradas 30 000 pesetas.

Con eso podemos pasar el verano.

-¿Me voy contigo... a París?

-Sí.

Tengo un colega allí que conoce a Blek la Rata,

el rey del "pochoirs".

-¿Cómo?

-Así es como llaman los franceses al grafiti.

Ni siquiera hace falta el pasaporte. Con el DNI basta.

-Es que no sé, Bruno.

-Mira, salgo mañana por la mañana con tres colegas.

Tienen coche y queda una plaza para ti.

-¿Y ahora qué vas a hacer, dónde vas a pasar la noche?

-No sé, me buscaré una pensión por el centro.

-Bueno, de esto no se puede enterar nadie, ¿vale?

Pero mi hermana se va a Barcelona hoy

y se queda la casa vacía.

Si quieres, te puedes quedar allí.

A partir de ahora no puedes hablar. Solo hablo yo.

¿Estamos de acuerdo? Muy bien.

Quiero que nos casemos de una vez.

¿Y eso?

¿Y eso? Por cinco razones:

La primera, te lo pedí en un autobús lleno de gente y me dijiste que sí.

La segunda, porque eres capaz de soportarme y soy insoportable.

La tercera, porque en invierno te destapo;

te congelas, y, aún así, no me odias.

La cuarta, porque vengo del banco

y me han hecho un ingreso de adelanto de la novela,

que no está nada mal.

Y la quinta...

Espera, que no me acuerdo, la tengo aquí apuntada.

La quinta... Ah, sí.

Porque no puedo vivir sin ti.

No, Carlos. Ábrelo.

No, no, no lo pienso abrir.

No. No, ¿eh?

No.

¿Última palabra? Sí.

Se lo doy a otra. ¡No! ¡No seas tonto!

¡Trae! Se lo doy a otra.

No pasa nada. ¡Trae!

Karina, si está bien. Trae...

¿Lo quieres? ¿Segura? Sí.

¿Segura? Que sí.

¡Joder! Esto es carísimo.

Muy caro, muy caro. ¿Y qué? Que hay que cambiar la lavadora.

Esto es una pasta.

¿En serio me hablas de la lavadora ahora?

¡No, porque la nuestra no centrifuga y hay que cambiarla, Carlos!

Y luego están los pañales, joder, cada vez están más caros.

Es precioso. Como tú.

¿Y ahora qué? ¿Ahora qué de qué?

Que qué hacemos. Nos casamos.

Tú, yo, con dos testigos,

sin familia de por medio, por favor, que menudo papelón.

Bueno, a no ser que no quieras.

¿Quieres?

Sí, quiero.

¡Bien!

Que ahí están los albaranes. Yo estoy hablando de las facturas.

¿Lo has buscado? En el salón no, está aquí.

Hay dos carpetas azules. Pero esas no están en la habitación.

Aquí están...

María... No te he escuchado llegar.

Pues he dicho "hola".

¿Qué tal las notas?

No me las dan hasta el lunes. Anda, hasta el lunes. ¿Y eso?

¿Hoy no era el último día de curso?

Ya, bueno, es que... ha habido un problema con las actas

y no lo arreglan hasta el lunes.

Ah... ¿y de cuántos suspensos es el problema?

Que no. No las ha recibido nadie.

No nos mientas, ¿eh? No os estoy mintiendo, lo juro.

La mentira tiene unas patas muy cortas.

No me las dan hasta el lunes. ¿Qué pasa?

¿Me vais a hacer un tercer grado? ¡Esto parece cada vez más una cárcel!

¿Adónde vas? A beber agua, ¿o tampoco puedo?

Joder, qué torva es, de verdad.

¿Tú te la crees? Yo no. Nos está mintiendo a la cara.

¡Gracias!

Luego te llamo. -¡Vete, corre, que nos van a pillar!

¡Perdona! -¡Cuidado, chaval, joder!

¡A ver, esa ropa, vamos!

¡Rapidito, vamos, vamos!

¿Qué hace ese coche ahí, Alfonso?

-Es que... -No. Te he dicho: "La acera, libre".

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "'Soy tan cobarde

que, hasta que no tengo un buen guionista,

no quiero hacer una película',

eso lo dijo un director llamado Howard Hawks.

Por voluntad propia,

me había convertido en el guionista

de la película de la vida de los Alcántara.

Una vida que corre en paralelo a la historia de este país.

Y, a veces, vida e historia colisionan dramáticamente".

Ya se ha dormido.

Oye, ¿y qué tiempo hará en Barcelona?

-Hará bueno, supongo.

-¿Tanto como para bañarse? -Sí, sí.

Claro. -Pues el bañador del año pasado

no le sirve.

-Oye, ¿qué tal es la abuela?

-Bueno, es peculiar,

es muy seria, muy religiosa, muy segura de sus convicciones.

-¿Y qué tal se lleva Oriol con ella? -Bien. Oriol se lleva bien con todos.

-¿Y tú?

-Yo no. Cree que tengo la culpa de que Eugenio dejara los hábitos.

Pero me gusta que vaya con ella, así le habla en catalán.

-Yo también hablo catalán.

-Sí, tú sabes de todo, eres un lorito.

"Escolta, ets preciosa,

ets una maravella

i vull fer l'amor amb tú".

-¿Eso qué es?

-Cuando lleguemos, te voy a llevar a un sitio especial.

Ya verás, te va a encantar.

¡Cuidado, señora!

¡Por favor!

-¡Oiga! Que me han dicho que ese coche es de esta casa.

Voy a avisar a la grúa, usted verá. -¡Sí, sí! ¡Antonio!

Que dicen los del cine que van a llamar a la grúa.

¿Qué pasa? -Ese coche,

¿es suyo? ¿Cuál?

Ese de ahí. Sí, el blanco sí.

No puede estacionar, estamos rodando.

¿No ha visto los avisos?

Sí, pero no sabía que le iban a molestar los coches de allí.

Claro que sí, hombre.

Haga el favor, colabore, por Dios, o aviso a la grúa.

No se ponga así. Que colabore, y pone el barrio patas arriba.

Encima me van a rayar el coche con el cable.

¡Oiga! No pase el cable, que ahora bajo yo.

¿Hace falta tanta gente para hacer una película?

¡Yo qué sé!

Ahí están todos... Mira, míralos...

¡Joder! -¿Qué pasa, Julián?

-Nada, cosas mías.

-Me gusta ese, Julián.

-¿Quién, el del balcón, el del bigote?

-Sí, el que tiene cara de torero triste.

-¡Si es un vecino! -¿Y qué?

-Que no es actor, Fernando. -Resines tampoco, y le va bien.

Por cierto, ¿ha llegado ya Resines?

-¡Joder, Resines!

¡Alfonso! ¡Resines, hombre, Resines!

No se trata de quererse o no quererse.

Está claro que os queréis; si no, no estaría yo aquí.

Pero ha habido una ruptura de vuestro pacto

de convivencia, que no contemplaba la relación con terceras personas.

Y claro, ha habido un daño.

Pero se puede trabajar. La palabra esencial es confianza.

Tú necesitas estar segura de que puedes confiar en él,

y en este momento no lo estás.

-No. Lo siento, Toni,

pero todavía no has sido capaz de decirme por qué lo hiciste.

-¿Por qué crees que lo hiciste?

Eh... Es el sexo su talón de Aquiles.

No tiene freno.

Ni caso. No tengo ningún problema con el sexo.

Te podrías haber acostado con cualquier otra,

pero elegiste a la madre de tu hijo.

Sí, fui un capullo y cometí un error.

¡Dos errores! ¡Lo hiciste dos veces!

-¿Te estás aferrando al pasado?

¿Yo, al pasado?

Puede que te dé miedo el futuro. ¿El futuro, qué futuro?

El futuro es Deborah, tu compromiso con ella.

Si te doy miedo, debes admitirlo.

Que no me da miedo. No tengo nada que admitir.

Me estáis liando.

-Cuando sugiero que te aferras al pasado,

no me refiero solo a tu exmujer.

Me refiero también a otras mujeres de tu vida:

tu madre, tu hermana... ¡Eh!

Lo de la madre es un clásico,

pero lo de la hermana es demasiado. -No, no.

Él tiene toda la razón del mundo. Estás obsesionado con tu familia.

Cada domingo comemos paella

con su familia. ¡Y dale!

-¿Y consideras eso un problema?

-No necesariamente.

Pero estoy en una cultura nueva... Vamos a ver...

Me acosté con mi ex, sí, asumo mi culpa.

De ahí a caer en la trampa de que estoy enfermo... No lo estoy.

Soy normal. Me gusta el sexo, como a todos.

¿A usted no le gusta el sexo?

¡Hombre...! Yo soy un simple observador.

Deborah, cariño, los tíos en general somos bastante cerdos.

Es muy difícil de cambiar.

Es así; aquí, en Londres y en la Conchinchina.

Pero te juro, o sea, te juro

que nunca más va a volver a pasar. ¿Me crees?

No.

-Estupendo, creo que vamos a hacer un gran trabajo los tres juntos.

La próxima cita, en mi consulta. ¿Hay que ir a su consulta?

¡Oiga, caballero! Que ya voy, que ya voy, hombre.

No, no, no es eso.

¿A usted... le gustaría salir en la película?

¿Haciendo qué? ¿Moviendo el coche en la película?

No, diciendo un par de frases.

¿Cómo un par de frases?

Sí, Fernando dice que usted tiene un físico interesante.

¿Qué Fernando? ¿Fernando Esteso?

Colomo. Ah, Colomo, pues eso.

A Fernando Colomo le ha fallado un actor,

y me ha visto y dice que doy el perfil. (RÍE)

¿Y tú has dicho que sí?

¡Qué va, qué le voy a decir que sí!

Le he dicho que no.

Pero luego ha venido Fernando a hablar conmigo...

(RÍE) ¿Le has oído?

"Ha venido Fernando a hablar conmigo".

Está como un pavo.

¿Y tienes algo que decir? Dos frases tengo que decir, hijo.

A ver. Las diré bien, no te preocupes.

A ver, dímelas. Ahora no, hombre.

Aún no te las sabes.

Claro que me las sé, me las sé perfectamente.

A ver... "Lo siento, llegamos tarde".

"La culpa es de las mujeres porque son todas iguales".

(RÍE)

¿Lo vas a decir así?

¿Así cómo?

Papá, a Fernando Colomo le gusta que en sus películas

se hable natural, no así de impostado.

Si es una película, habrá que hablar como en una película.

Sí, pero no como en una peli de gladiadores,

sino como en una de gente de la calle.

Merche, por Dios, vamos a comer pronto,

que a las 15:30 tengo prueba de vestuario.

¡María, a comer!

-¡Ahora no puedo, estoy en el baño!

Tu hermana nos está escondiendo las notas.

¿La niña? Es verdad. Sí.

-Oye, Karina... A ver, a ver, a ver. -¿Qué?

-¿Y este anillo?

¿Es nuevo?

-Sí.

A ver...

¡Qué bonito es! ¿Se lo has regalado tú?

Sí. Por su cumpleaños.

Pero ¿no era en noviembre? Sí, y sigue siendo en noviembre,

pero yo en noviembre

no tenía ni un duro. ¿Y ahora sí?

Un poco. ¿Te ha tocado la lotería?

No, papá.

Me han dado el adelanto de un novela que estoy escribiendo.

¿Recuerdas? De vez en cuando, escribo novelas.

¡Venga, María, a comer! -¡Ya voy!

(TOSE Y CARRASPEA)

Y es mi dinero... y hago con él lo que quiera.

Nadie te ha dicho nada. Por si acaso.

Carlos, ya. No, ya no.

Les he visto mirarse con esa cara que ponen siempre.

¿Con qué cara? ¿Qué pasa con mi cara?

A Colomo le gusta mi cara.

Antonio, ya.

¿Te parece bien que se gaste lo que no tiene en un anillo?

¡Ya está! Si tenerte de padre ya es duro,

tenerte de vecino es...

¡Carlos, ya, cállate! Es que no aguanto.

-Es muy bonito el anillo, Carlos.

¡María! ¡Vamos a comer!

¡Que tu padre tiene trabajo en el cine!

Mira, mira, la nueva de Cultura. ¿Quién?

-¡Joder, macho, qué buena está!

Nuestra natura es normal, eres totalmente normal.

No te pasa nada, no te pasa nada. -Hola.

No me he presentado, soy Sara.

Hola.

Toni Alcántara, ¿no?

¿Eh? Sí, ¿qué tal? Encantada.

Ay, perdona.

Vaya.

Me ha dicho Chema que tu hermana es actriz.

Sí, sí. Que estrena en Barcelona.

Ah, no tenía ni idea.

Sí, acabo de hablar ahora con Marsillach.

Sería importante hacer una pieza sobre eso.

Muy importante, muy importante, sí.

-Se ha pasado con la falda. ¿Quién?

¡Quién va a ser!

¿Tú crees que lo hace adrede? ¡Es que ni me había fijado, macho!

-¿Habéis leído la carta de Múgica en el "ABC"?

-¡Serán cabrones!

Querían atentar contra la Vuelta Ciclista.

-Toni, habla con París.

Hablaremos de objetivos de ETA contra intereses franceses.

Sí, a ver si se mojan ya en el Elíseo.

Tú habla con alguien de Interior. -Los del gabinete de prensa

están muy herméticos.

-Siempre lo están, pero tú lo intentas, Joaquín.

-Hay nervios. Creen que ETA atentará en breve.

-¿Y eso dónde? -No sé, pero algo muy gordo.

-¿En Cataluña? -¡Joder!

-Últimamente salimos a atentado por mes.

¡Toni! Dime.

¿Qué más tenemos?

22 soldados muertos en la guerrilla colombiana.

Tenemos a Marruecos,

que quiere negociar con el futuro de Ceuta y Melilla.

Y Gorbachov, que sigue haciendo cambios

en el Ejército de la URSS.

¿Qué te pasa?

¿Tienes tortícolis? No, no.

Me he quedado pillado. No sé, me ha dado un tirón.

-Ay, yo soy muy buena con eso, ¿quieres?

Ya verás, ya verás...

Tú relájate. Relájate, Toni.

Así. No, estás tenso, Toni, relaja.

Ahí, ahí.

¡Ay! Ahí.

¿Mejor?

Mucho mejor. ¡Genial!

Es que soy muy buena.

Oye, a la abuela no le digas nada de Marcos, ¿eh?

-Ya, ya lo sé. No soy tonto.

-Ya sé que no eres tonto. -¡Oriol!

-¡Yaya! -¡Hola, mi amor!

Ay, "què gran que estàs".

Ay, qué cosa más preciosa.

"Cada día em recordes més al teu pare".

"Què maco".

-Hola, Teresa. -Hola.

-¿Qué tal?

-Os he visto llegar desde el balcón. -Ah, muy bien.

(CARRASPEA) Pues nada, él es Marcos.

Un compañero del teatro. Nos ha traído.

-"Encantat". -"Parles català?".

-Sí, "una mica, la meva mare era de Barcelona".

-"De quin barri?". -El Putxet.

"Caram!".

-Y cuando quieras venir al teatro, estrenamos en el Poliorama.

-Es que vamos a estar toda la semana en Sant Pol, ¿eh?

-Pues cuando volváis.

-No creo.

A mí es que el teatro clásico español me aburre.

Si fuera Shakespeare o Guimerá. -Claro.

Solo una cosa, no le he podido comprar el bañador,

se le ha quedado pequeño el del año pasado.

-No hay problema. -Vale.

Ahí, en los almacenes, tenemos de todo, y baratísimo.

A ver, todos ustedes,

menos el caballero, a esa esquina con Yuyi,

que les va a hacer una foto de raccord. ¿Vale?

El taxista, ¿dónde está? -Presente.

-¿Usted es el taxista? -¿Diga, qué?

-¿Que usted es el taxista? -Sí, sí.

Háblele más alto, con el aparato... -Bien.

A ver, necesitamos desmontar un asiento para poner una cámara.

-Dicen que voy a llevar a Massiel.

-A Massiel. ¡Alfonso!

Te dejo con el caballero. Con el coche.

Usted, por favor, vaya a maquillaje,

que le van a... ¿Me puedo quitar el abrigo?

Es incómodo y ahora no... Ya le conseguiré otro.

Puedo ir con la chaqueta, hace juego con el pantalón.

Imposible. La acción de la película transcurre en invierno.

¿Cómo que transcurre en invierno, si estamos en junio? ¿No se notará?

Ya lo sé. ¿Quiere que eche humo?

Venga, que le voy a presentar a la que va a hacer de su mujer.

Dicen que está Ana Obregón, Es Ana Obregón, ¿no?

Tú y yo de pareja, por fin, ¡quién nos lo iba a decir!

¿Ella va a ser mi mujer? Eso es, correcto.

Ah, ¿te parece mal? No.

Ah, por eso.

-Cariño, ¿qué papel haces? -El caballero

hace señor facha de gris. ¿Vale? -Sí.

Levanta la barbilla, cariño.

¿Yo? Sí.

El bigote, ¿te lo puedo recortar?

¿Cómo, dejándolo pequeño?

No, no me cortes el bigote, que me quedo en nada.

Me han visto con él. Pues ya está.

-Además le favorece un montón. -Oye, ¿tienes laca?

-Eso ni se pregunta. Soy peluquera.

Donde hay una buena peluquera, siempre hay laca.

-Pues ¿te importaría...?

-Que conste que habéis alquilado la peluquería, no lo que hay dentro.

-Tendrás queja, con lo guapísima que me están dejando...

¿No te parece? Muy guapa, Josefina.

Pero te estás viniendo mucho arriba.

A ver si se va a poner celoso tu marido.

-Eso si da señales de vida. -Oye, ¿qué quieres decir?

-Nada, solo que hace meses que no se le ve el pelo por el barrio.

Vamos, yo ni le conozco todavía.

-Ni falta que te hace. ¿No va a venir a verte?

Eh... no, es que a Luis no le gusta el cine.

"Las autoridades francesas

han reiterado su compromiso en la lucha antiterrorista

tras la publicación de la misiva interceptada al comando Txalupa..."

Y ahora los franceses...

Yo no sé qué gana esta gente poniendo bombas.

Voy a apagar la televisión. ¡No, que está Toni!

Para un día que no está Antonio, podemos cenar sin noticias.

Ay, quién me iba a decir a mí

que iba a estar mi nieto dando el parte

y mi yerno haciendo películas.

Desde luego.

Anda, trae.

Y ahora, María, nos vas a contar lo de las notas.

-¿Otra vez con eso? Ya está bien, ¿eh?,

de tomarnos el pelo.

A Gala se las han dado.

He hablado con Paloma. Y ha suspendido una.

¿Y tú?

¿Cuántas?

¿Una?

¿Dos?

¿Tres?

Cuatro. ¿Cuatro?

-¡Madre del amor hermoso!

-Inglés y Lengua no me entran, eso ya lo sabes.

Y en Matemáticas y Ciencias Naturales me tienen manía.

No se lo digas a papá, por favor.

Dijo que me iba meter en un internado.

-No, no va a ser capaz. Sí, será capaz.

Y te lo advirtió.

Hace seis meses me dispararon en el culo.

Eso me partió el curso por la mitad.

¡Qué digo el curso! ¡Me partió la vida!

Que no has dado palo al agua.

¡No quiero ir interna, por favor! Quizá te viene bien.

Claro, lo que me viene bien es encerrarme en un colegio, ¿no?

Si es que sois unos fachas.

-Hija, con lo aplicada y lo buena que eras cuando eras pequeña.

-¡Estoy harta de que digáis lo buena que era y lo mala que soy ahora!

¿Sabéis qué?

Si tan mala creéis que soy,

lo mejor va a ser que me perdáis de vista.

¡María!

¡Ay, cuando se entere su padre!

¡Y... acción!

Joder... Nada, que dice Tote que la señora se ha vuelto a enfilar.

-¡Corta!

-¿Esta señora quién es, de dónde ha salido?

Chupa más plano que López Vázquez.

Ponme un poquito de agua. -Sí, agua.

¡Agua, vamos, rápido! ¡Agua para Fernando!

-Nos van a tener aquí hasta mañana.

Tráigale agua, rápido. -Aquí estoy.

-Tráigale agua. -¿Con gas o sin gas?

-¿Con o sin gas? -¡Es igual, agua!

-¡Agua, agua, agua! -No me grite, que no soy una actriz.

¿Se puede saber por qué cortan?

Porque te pones delante y me tapas, Josefina.

¿Que yo te tapo? ¡Joder!

Me has dado un codazo que ni Urtain. Qué delicado.

-A ver, disculpen.

-Sí. -Vamos a ver, usted.

-Sí, sí. -Cuando ande,

lo hace a su lado, no delante, porque se enfila.

¿Entiende? Al lado. -El caballero va un poco lento.

No voy lento, voy como me ha dicho el señor, ¿a que sí?

Sí. ¿Y ahora qué pasa?

(Sirena)

¿Qué pasa?

-¡Joder! ¿La policía?

-¿Y estos son también de la película?

-Buenas tardes.

-¡Coño, haz algo, Julián, tío! ¡Quiero rodar, joder!

-¡El agua!

-Oiga, usted tiene mucho carácter. -Sí, desde pequeñita.

-¿No le gustaría trabajar en el cine?

-¿A mí? Claro.

En el cine americano. Con Paul Newman, si pudiera ser.

-Le advierto que Paul Newman es mucho más bajito de lo que parece.

-Usted también.

-Estamos haciendo una película

de Fernando Colomo, ¿algún problema, les puedo ayudar en algo?

Si es por los permisos, no se preocupe,

Fernando... -No, no es eso.

Tenemos orden de llevarnos a esa señora.

-Nos están señalando.

-¿A quién, a la rubia?

Imposible, tiene que rodar. -No va a ser posible.

-¿Cómo que no va a ser posible? Le quedan dos tomas.

-¿Qué pasa aquí?

-¡Lo sabía!

-Muy buenas tardes.

¿Antes me tapas y ahora te pones detrás?

Ponte al lado. Al lado.

¿Es usted Josefa García Peláez?

-No. Sí.

-¿Su marido se llama Luis Gómez?

-Se lo ha cargado.

Claro, coño, Luis. -Sí, sí, sí.

-¿Tienen una casa en Galapagar?

-Pues...

Pues... sí, ¡sí!

-Pero ¿qué hace, hombre? -¡Señora!

-¡No he hecho nada! -Acompáñenos.

-¡Se ha cargado a su marido! -¡No se resista, va a ser peor!

-A ver, a ver.

-¡Es un error! -¿Y si se la lleva cuando terminemos?

-No, tengo una orden. Así que... venga, tire.

-¡No he hecho nada! -Venga, que ya es mayorcita.

-¡Es un error! ¡De verdad, que no!

Pensé que era del rodaje. -¿Qué hacemos?

-¡Pues buscar otra rubia!

Que no, Antonio, que no estoy de humor, y ya está.

Merche, vamos a hacerlo, por Dios, que, si no, no terminamos nunca.

Que busquen a otra, no soy la única rubia de San Genaro.

Ya, pero eres la más rubia y la más guapa,

ahora que han detenido a Josefina.

Y dicen que tenemos química. ¿El qué?

Química, Merche, química.

Aunque lo que me gustaría tener contigo es más física. Perdón.

¡Que no! ¡Ya está bien!

Pero ¿por qué no? Es una nueva experiencia,

una aventura. Además, siempre nos podremos ver

en la pantalla grande,

en una peli de Fernando Palomo. No.

Además, que te tengo que decir una cosa.

¿Qué?

Pues...

A María le han quedado cuatro asignaturas.

Eso. ¿Cómo que cuatro?

¡Me cago en la cuna que la arrulló! Cuatro asignaturas de ocho

es la mitad del curso. ¡Joder!

¡María! No vayas...

Antonio, Antonio...

¡María! La vas a despertar, hombre.

¿Cómo? ¿Qué hace dormida a estas horas?

Mira, esta niña nos sobra. Nos ha pillado mayores.

Nos hubiera ido mejor con los otros tres.

¡No digas eso!

Los otros tres van tirando,

pero esta, con la misma cara que mi madre,

se me hace muy cuesta arriba.

¿Qué quieres que te diga? ¡Por Dios!

(Telefonillo)

¡Estos son los del cine! ¡Venga! ¿A qué esperas? Vamos, Merche.

Joder...

Muy buenas. Ya estoy listo.

Nada, si vengo a decirle que no hace falta. Hemos cortado.

Anda, coño... ¿Y mi escena?

Ah, sí, su escena, a ver... Pasen un momento, hombre, pasen.

Claro. ¿Sí? Vamos.

Pasa, muchacho.

-Buenas tardes. Buenas tardes.

¿Quieren tomar algo? No, gracias. No tenemos más tiempo.

Esto va como va. A ver, aquí tiene tus líneas.

Más cositas, Alfonso, mañana... Mañana retomaremos a las 15:00.

Empezaremos por el interior del bar. Ese es el guion, ¿vale?

¿Es la rubia de la que me habló?

Sí, aquella es mi mujer.

Muy rubia, muy bien. Alfonso, foto.

Foto, Merche.

A ver, ¿qué más?

No... Es que no voy ni pei...

¿Y esa señora? Es mi suegra.

Le va a encantar a Fernando. Alfonso, foto.

Le va a encantar.

-"Todo para el verano a los precios más exigentes".

-A ver si tenemos suerte con este, gracias.

-"Vive el verano con nuestras ofertas de junio.

Vive el verano a tu manera".

-Oriol, ¿qué tal? -No me gusta.

-Llevas cuatro bañadores probados.

"No pot ser tant complicat".

-¡Abuela! -¿Qué?

-"Posa't recte".

"A mí m'agrada". -A mí no, es de niño.

-"Tu ets un nen. Va, aquest, no se'n parli més".

Nos quedamos este. -Gracias.

-Ay, por Dios.

Oriol, si no quieres,

me contestes, ¿vale?

El chico, ese joven que os traído, ¿está de novio con tu madre?

¡Guau! Es precioso, Marcos.

-¿Te gusta? -Mucho.

-Venía aquí con los amigos.

Hablábamos de tías, de motos, tomábamos alguna cervecita,

algún porro caía también de vez en cuando.

-Y algún polvo también caería. -¡No, qué va!

Qué va, si no tenía coche.

Además, tenía la cara llena de granos.

-Oye, ¿cuánto tiempo viviste aquí?

-Pues hasta que mi madre se puso fatal,

hasta los 16. Luego me mandaron a Madrid con mi tía.

-(SUSPIRA)

-¿Tienes frío?

-Sí.

Me pasa siempre que termino una buena comida,

o escucho una canción que me gusta mucho;

cuando soy feliz.

-¿Ah, sí? -Sí.

Y luego siempre pienso

que la felicidad se va a terminar pronto.

No sé, siento que es todo muy frágil

y que se puede romper.

Uy... ¿y esto?

-He dejado de tomar las pastillas.

Hace tres días.

-Pero no puedes hacer eso, Marcos. -No pasa nada, Inés.

Necesito sentirme sexualmente activo.

-¿Se lo has consultado a la doctora? -Mañana me las vuelvo a tomar.

Solo una tregua.

¿Sí?

-Vale, trato hecho. Vamos al hotel.

-No, dije que iba a ser aquí, con la ciudad a tus pies.

Ya verás, escucha...

(Música romántica)

(AMBOS RÍEN)

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Al día siguiente,

San Genaro despertó con la película de Josefina,

un 'thriller' en toda regla

con un argumento que iba de boca en boca".

Te digo yo que Josefina sigue en la comisaría.

-En la cárcel tenía que estar.

-La gente es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

-¡Venga, venga!

-Hola, chicas.

¿Qué novedades hay, se sabe algo?

-No, la pobre no ha vuelto a casa todavía.

-¿La pobre? -Sí, la pobre.

-Pero si ha matado a su marido. -¡Ramón, por favor!

-No, no lo sabes, Ramón.

-Los policías le preguntaron por él,

eso desde luego. -¿Y tú cómo lo sabes?

-Me lo ha dicho Antonio, que estaba presente.

-¿Y si la maltrataba?

-No, Josefina no da el perfil de mujer maltratada.

-Hay mucho más maltrato del que parece.

Muchas disimulan.

-Pues eso también es verdad. ¿Y por qué disimulan?

-Por vergüenza. También por miedo.

-El marido de Josefina era un mosquita muerta.

-Hay muchos de esos que se dedican a cascar a sus mujeres.

-¿Y tú cómo lo sabes?

-Porque lo sé. No he nacido ayer,

me han pasado muchas cosas en la vida.

De haber tenido valor, hubiera matado a más de uno.

-Oye, ¿esa no es María?

-Sí, es María...

-¿Y dónde irá tan temprano?

"La braga está realizada en corte moderno, alta,

cinturilla elástica...

Y el sujetador está confeccionado sin ninguna pinza,

abrochándose por delante.

La naturalidad..."

-Me voy a correr.

He tomado una decisión, Toni.

Este agosto me voy de vacaciones con mis amigas.

¿No debíamos hacer más cosas juntos? Eso dijo el psicólogo.

Sí, pero también dijo que era importante

que nos diéramos libertad y espacio y que no nos asfixiara la relación.

O sea, yo te asfixio.

No, tú no. Tu familia es otra cosa.

No te gusta mi familia. Sí me gusta, me encanta tu familia,

pero no siempre.

Haces equilibrios por intentar meterme en tu vida anterior, Toni,

y al final te agotas y te terminas cayendo,

y en lugar de caerte a mi lado, siempre te caes al lado de ellos.

Además, tendrás que ir de vacaciones con tu hijo, ¿no?

¿Tampoco te gusta?

Sí, claro que me gusta tu hijo, pero trabajo 11 meses al año.

¿Crees que quiero tirarme mi único mes de descanso

llevando a un niño a toboganes?

Eres demasiado racional.

Te pasas el día dándole vueltas al coco, no puede ser.

¿Vas a ser capaz de aguantar tres meses sin sexo?

¿Tres meses, por qué?

Pues desde hoy hasta el 30 de agosto.

¿Desde hoy? Pero ¿estamos locos o qué?

Porque este puente me voy a Londres

y, cuando vuelva, creo que es importante que comprobemos

si nos queremos por algo más que no sea el sexo.

Pero ¿por qué esta tortura, coño?

Carlos Alcántara.

Gracias.

Tenemos número.

Le decía a Karina que a los de Amnistía

les ha gustado un huevo tu guion.

Bueno, eran dos páginas, ¿eh?

Sí, pero les ha gustado. El título les ha flipado.

"La guerra infinita".

Dicen que describe perfectamente la situación actual de Oriente Medio.

Ahora nos llaman.

Joder... Casarse, menudo paso.

¿No estáis nerviosos? -Un poco.

-Yo estaría cagado, ¿eh? Eh, ¿cómo que un poco?

Yo nada, ¿eh?

¿Y de verdad lo queréis hacer sin decir nada a la familia?

-¡Número 33!

Es el nuestro.

-Oye, si queréis voy yo,

pero lo suyo es que vayáis vosotros.

Tiene razón.

Hola.

Teníamos una cita.

María Caridad Saavedra y Carlos Alcántara.

¡María Caridad, ya ni me acordaba! ¡Calla!

Bien, tienen que rellenar...

estos impresos y esperar a que yo les llame luego.

No creo que pueda atenderles antes de dos horas.

¿Dos horas? -¿Tanto?

Si quieren, puedo darles cita para otro día.

-Ah, pues sí, volvemos otro día.

No, no, espere.

Espere un segundo. Karina, escúchame.

¿Qué? No tenemos nada que hacer.

Son dos horas, nos esperamos aquí y lo dejamos todo hecho.

¿Te estás arrepintiendo? No.

¿Te estás arrepintiendo? Que no, que no.

Voy a buscar un teléfono.

Hay que avisar a la abuela de que llegamos tarde.

Gracias. -¡Número 34!

-¿Qué le pasa?

Normalmente, son las tías las que están locas por casarse, ¿no?

(Timbre)

¿Qué haces aquí?

-Me voy contigo.

-¿De verdad?

-No aguanto más en casa.

-Tú tranquila.

-Mis padres me odian, Bruno.

-Los padres no comprenden a los hijos, es así.

-¿Puedo pasar?

-Sí, claro.

¿Has desayunado? -No.

¿Y esto?

-Esto es de la cena con los colegas.

Lo limpio en un momento.

-¿Con qué colegas?

-¡Oye, Bruno! ¿Sabes dónde está...?

-Hola.

-Ese albornoz es de mi hermana.

-¿Y quién es tu hermana?

-Pues la dueña de la casa, guapa.

-Yo soy Lula.

¿Sabes dónde hay una fregona?

Rulos echó la pota y ha dejado el baño hecho una mierda.

-En la cocina, supongo.

-¿Tú no te vas a duchar?

-María, ¿qué prefieres, café o té?

Hola, Milano. Pero ¿qué haces, Antonio?

Que no he pegado ojo, me cago en la leche,

ensayando lo de la dichosa película. ¡Joder, qué difícil es!

¿Cómo crees que doy mejor, si me pongo así,

muy serio, o por este otro lado, así?

Pues de las dos maneras.

No, no puedo ponerme delante de la cámara así, así y así.

Voy a parecer un tiovivo.

¿La niña está despierta? No, la niña está dormida todavía.

Pues a despertarla, no puede dormir todo el día.

Vamos a hablar. Vamos a ponernos de acuerdo.

¿Qué hacemos con ella?

Lo tengo claro: interna.

¿Interna? Sí, cinco meses, lo que sea.

Se me parte el corazón, por Dios.

¡Cuatro calabazas, Merche, cuatro! Ya, ya lo sé.

La metes interna y les hacen estudiar. Y ya está.

Nos importa que apruebe. Ya veremos si cambia de instituto.

Pero ¿qué cambiar? La disciplina le viene bien,

que vea las orejas al lobo.

Si no, se queda tan campante.

¿Se lo dices tú? No, yo no.

¿No? Pues se lo digo yo.

Hablemos con ella primero.

¿Qué haces fumando sin tomarte un café?

Ensayando, joder.

(Puerta)

María.

María, hija.

María, despierta ya, que es muy tarde.

Queremos hablar contigo.

Esto no puede seguir así.

Está aquí tu padre.

Venga. María...

María.

¡María!

Pero...

¡No me jodas, me cago en la madre que la parió!

Que soy yo.

(Teléfono)

A ver si va a ser ella.

¿Dígame?

Hola, hija, ¿cómo estás?

Muy bien, aquí, nervioso. No he dormido en toda la noche.

¿Sabes que estoy haciendo una peli con Fernando Palomo?

¿Qué? ¿Una película con Fernando Colomo?

"Sí, se ha venido aquí, al barrio, a rodar,

y me ha elegido para hacer un personaje, dice que de facha.

Yo no sé qué me ha visto".

Papá, Fernando es uno de los directores más importantes

de este país.

Hice una prueba con él. Dile que eres mi padre.

¿Ah, sí? Nos podían sacar juntos en una película, hija.

Hombre, eso sería lo más.

Oye, dile a mamá que no se olvide, que hoy

llevan un colchón a Marcos y quedó en abrirles.

Ah, sí. Es Inés.

Cuelga, cuelga, Antonio. Muy bien, yo se lo digo, hija.

Las llaves están en la caja blanca del aparador.

Sí. ¿Qué tal la madre de Eugenio?

Por Dios, cuelga ya.

Bien. Bueno, ya sabes..., seca.

Ya, es que mamá no está, hija.

No... está.

¡Me cago en la cuna que la arrulló!

¡Adiós!

Me ha colgado. -Bueno, a lo mejor se ha cortado.

¿Qué coño...? Eso digo yo, ¡qué coño!

¡Joder! Anda, vamos.

Joder... ¿Dónde está mi pantalón?

Mira, será él.

-Dime.

Hola, mi vida.

¿Cómo estás?

Es Oriol.

¿Todo bien, ha habido algún problema con la yaya?

Vaya... ¿Y eso cómo ha sido?

Ya...

Bueno, no te agobies.

Ahora, después de la rueda de prensa,

vamos para allá y hablo yo con ella.

No pasa nada.

Un besito, cielo.

¡Ay! -¿Y ahora?

-El bañador.

-¿Qué hago, me las tomo?

-Te las tienes que tomar.

Buenas.

¡Se va a enterar, Merche! ¡Se va a enterar!

¿Y si no está ahí? Está ahí.

¿No ves que no están las llaves de su hermana?

Se ha ido para allí, tan campante.

Ojala te equivoques, Antonio. Que no me equivoco.

Es capaz de hacer una barbaridad. ¡Antonio, por favor!

Fernando quiere que diga una frase más.

¡Vaya! Dígale a Fernando que no, que ya no soy actor.

¿Cómo que no? Vamos a ver,

te hemos hecho un primer plano, tiene raccord.

Tengo mucha prisa.

¡El raccord es sagrado, Antonio! ¿Y a mí qué me cuenta?

Vámonos. Tengo el coche donde Ramón. Vamos.

Lo siento. Que lo siento mucho, vamos.

-¿Os habéis enterado? ¿De qué?

El marido de Josefina.

Lo han encontrado muerto en el chalé.

Pero ¿que se lo ha cargado?

No lo sé, le están haciendo la autopsia.

No me lo puedo creer. Nos vamos.

No sabemos dónde anda la niña.

Tenemos prisa. Adiós.

¡Qué barbaridad!

A lo mejor no merece la pena.

¿Qué?

Esperar al papeleo.

Karina...

No, a ver, escúchame una cosa.

A mí no me hace falta casarme contigo.

¿Te estás echando atrás? Creo que es algo que haces por mí.

No, y por mí. Crees que me hace ilusión.

¿No te hace ilusión? Sí.

Bueno, no sé...

Pero... ¿yo qué te doy a ti, aparte de darte problemas?

¿Cómo que problemas? Sí, la niña, mi padre,

vivir en el barrio; todo cosas que te han caído encima

por estar conmigo. No, no. Para, para.

Escúchame. ¿Esto es por la charla de mierda que tuviste con Julia?

No, no es por Julia. ¡Claro que es por Julia!

Ella tenía eso dentro y lo soltó, tenía que decirlo.

Ya está, se acabó.

Lo que hizo fue decirme la verdad, que fui una hija de puta.

Eso no es verdad.

No fuiste una hija de puta.

Tú peleaste por mí, igual que yo por ti.

Hicimos daño otras personas, sí,

pero es que nuestro amor es mucho más grande que todo eso.

¡Solo quiero que tú seas feliz! ¡Y yo quiero que tú seas feliz!

¿Y lo somos?

Es que últimamente te veo tan cansado...

Claro que lo estoy. ¡Todo el mundo lo está, la vida cansa!

¿Tú quieres "cansarte" conmigo o no?

-¡Chicos! No he encontrado nada mejor.

-¡Carlos Alcántara y María Caridad Saavedra!

Vamos bajando las mochilas al coche.

-Vale, nosotros bajamos ahora.

-¿Tienes pasta para la gasolina? -Sí.

-He cogido pan de molde y embutido que había en la nevera.

Supongo que no te importa.

Hay que cambiarlas.

-¿Por qué? Yo las veo limpias.

-Te he dicho que hay que cambiarlas, ¿vale?

-Vale.

-Coge, anda.

-¿Qué te pasa?

-Esa tía ha dormido aquí, ¿verdad?

-Sí, ¿y qué?

-Contigo, ¿no?

-Y con el Rulos. Hemos dormido los tres.

-Pues eso, Bruno, pues eso.

-Hemos dormido, María.

Y aquí no hay parejas,

ni celos ni compromisos. Es que esto va de otro rollo.

-Ya. ¿Y de qué rollo? -Pues que somos un grupo.

Y en París se nos va a acoplar más gente. Libertad absoluta.

-Pues muy bien. -Quiero que te quede muy claro:

el amor es libre. -Te he dicho que muy bien.

(Timbre)

¡María, abre, que sé que estás ahí! No está.

Anda, mira, el colchón.

Buenas.

¡María!

Inés Alcántara, ¿es aquí?

Sí. Sí, aquí es.

¡María, abre, que traen un colchón para tu hermana! ¡Abre!

¿Qué pasa? ¿No contesta nadie?

Que sí, que sí. Hala, ya está.

¿Qué haces tú aquí? Eso digo yo, ¿qué haces tú aquí?

-No quiero ir interna.

¿Que no? Vas a ir interna de cabeza. Quítate de ahí.

¿Se puede? Esto pesa. Pase.

¿Cómo se te ocurre coger las llaves de casa de tu hermana?

Oye, oye, que quiero hablar contigo.

¿Me estás escuchando? Que atiendas a tu madre, hombre.

Hay que llevarse este, ¿verdad? Sí.

-¡No! ¿Cómo que no?

¿Por qué no? Porque no.

¡Uy!

-¿Nos lo llevamos o no?

No, lléveselo, hay que cambiarlo por el otro.

-Joder, ¡qué susto!

¡Bruno! -Hola.

Hola.

Mañana vas interna de cabeza, fíjate lo que te digo, ¡de cabeza!

Qué pesados estos del cine.

Mira, aún siguen ahí.

Nos han hecho ir a aparcar a Los Altos, no me jodas.

A ver, certificado de empadronamiento fe de vida y soltería...

Menos mal que tu boda con el portugués fue un bluf.

Si no, no te la dan.

-Nos casó el capitán de Greenpeace. Pues eso, un bluf.

Aparte de Josete, ¿se lo decimos a Luis o a Marcelo?

A quien quieras,

pero invitaremos a los tres. Muy bien.

Mientras sean amigos y no familia. No tengo yo eso muy claro.

¿El qué?

¿Sabes el disgusto que se van a llevar tus padres

si nos casamos y no les decimos nada? -¡Madre del amor hermoso!

¿Que os vais a casar? ¿Tú qué haces aquí, abuela?

Cuidar de la niña. Por cierto, se ha cagado.

-Ya la cambio yo. Olivia, ya estoy aquí, cariño.

¿Qué os vais a casar, en serio?

¿Tú no estabas sorda?

Bueno, estoy sorda del oído derecho, pero el izquierdo todavía me aguanta.

Ya. Abuela, nos tienes que guardar el secreto.

¿Secreto? ¿Por qué?

Queremos hacerlo a nuestra manera.

Bueno, lo haréis a la manera que quiera el cura.

No va a haber cura, abuela.

¿Que os vais a casar sin cura?

Deja el bollito, anda.

Te subes, te metes en el cuarto y no sales hasta que yo te lo diga.

¡Venga, deja de mirar y arreando para arriba, hombre!

-¡Oigan, oigan, perdonen!

¡Señora, por favor!

¡Se lo ruego! ¡Por Dios! ¿Otra vez?

Ya. Fernando tiene fijación con ustedes.

¿No pueden hacer la película sin nosotros?

¡Se lo pido por mis hijos! De hijos, no me hable, ¿eh?

Si quieren, se lo pido de rodillas. Por favor...

¿Qué hacemos?

Perfecta. La siguiente. Gracias.

-Guapa. Me veo extremada.

No. ¿No?

Dímelo, anda.

Ah, ya lo tengo, es...

"Lo siento,

hemos llegado tarde.

Por culpa de las mujeres, que son todas iguales".

¿Esto lo vas a decir así?

Sí. ¿No lo digo así?

Sí, no, está, está. Ah, está bien.

¿Y la última que me han dicho?

"Menos tú, preciosa, que eres un amor".

Esa, esa me gusta:

"Menos tú, princesa, que eres un amor".

Eso. ¿Esto va a durar mucho?

-Es que las jornadas son interminables.

Pero nosotros terminamos antes, ¿verdad?

-Eso nunca se sabe, cariño.

-¡Qué fuerte! ¡Qué fuerte! -¿Qué pasa?

-Acabo de hablar con el de la juguetería.

Ya tiene los resultados de la autopsia.

Confirmado. El marido llevaba muerto meses.

Lo tenía enterrado en el jardín, envuelto en plástico.

-¿Le mató?

-No, murió de un infarto. Que no lo mató, hombre.

¿Y por qué lo enterró?

Para seguir cobrando la pensión.

Qué lista. Por lo visto, cobraba una pasta.

-¡Rodamos en cinco minutos! ¡Ni uno más!

Pues venga, listo, ya estamos.

Cinco minutos.

Otra vez.

(RESPIRA ANSIOSO)

Joder...

Me quedo en blanco, Merche.

(AMBOS) "Lo siento, llegamos tarde".

"Es culpa de las mujeres". Eso.

Joder...

Ahora nos dicen lo que tenemos que hacer, pero...

Sí, pero hay que esperar a la señal. Sí, pero ya te digo...

"Lo siento, llegamos tarde.

Es culpa de las mujeres, que son todas iguales".

"Menos tú, preciosa, que eres un amor".

"Menos tú, preciosa, que eres un amor".

Me trabo siempre con esa, joder.

Respira, estás muy nervioso.

No debí haberos hecho caso, y no estar aquí haciendo el bobo.

A ver, señores... Pero si...

Eh, eh... Señores...

¡Vamos, venga! ¡Rodamos!

¿Cómo es la frase, Merche?

"Cariño, menos tú, preciosa, que eres un amor".

Venga.

(VOZ EN OFF) "El día que mis padres iban a entrar modestamente

en la historia del cine,

la Historia de España

volvió a llamar a la puerta de los Alcántara".

¡Cuidado, hombre!

¿Seguro que no quieres que suba? -No.

Si le hablo en catalán, me la meto en el bolsillo.

-Pero ¿ya os vais? -¡Mamá!

¡Míralo!

-¡Hola! -Sí, ya han salido.

Ya vienen a buscarnos.

Han llamado, que ya venían.

-"Bona tarde". -¿Vamos a cambiar eso?

-"No siguis pesat".

"El banyador està perfecte". -"No m'agrada!".

-¡Me tiene frita con el bañador! -Estoy en una edad insegura.

-Pero ¿dónde lo habéis comprado? -Ahí enfrente.

Bueno, pasaos un momento y lo cambiáis.

Vamos a por un bikini de chica muy chulo, ¿eh?

¡Tira! Hasta ahora.

Muy simpático este chico, ¿no?

-Sí, y no hace falta que te diga que estamos juntos.

-Un poquito joven.

-Muy joven.

Pero todos los reparos que puedas tener

ya los he tenido yo antes y mi familia después.

-A mí me es igual, Inés. Eres libre, por lo tanto,

dueña de tus actos. A mí quien me preocupa es Oriol.

-Tu nieto está perfectamente.

Pero ¿por qué lo dices, has notado algo raro?

-No, el niño es estupendo, pero parece mayor, no sé.

Es como si se hubiera dado prisa en hacerse hombre.

-Es tu opinión. -Sí.

Y, además, creo que lo hace para compensar tu inmadurez.

-Vaya. -Sí, Inés.

¿En cuántas casas ha vivido?

(Frenazo)

¿En cuántos colegios ha estado?

¿Cuántos padres ha tenido?

-Qué raro, ¿no?

¿Y esta policía?

Céntrate, Toni, céntrate.

Por fin es viernes, macho. Sí,... es viernes.

¿Te apuntas a una cena en Currito?

Con Sara y unas amigas.

No, no, no, no puedo. Lo siento.

¿No te animas?

Sara se va a poner muy triste.

¡No te hagas el estrecho!

¡Estáis todo el día de miraditas!

Es ella la que me mira, yo no la he mirado.

Ella te taladra, tío. ¿Tú crees?

Si la idea de la cena es de ella. Me ha dicho: "Por favor,

habla con Toni, convéncele". ¿Lo ha dicho ella?

¡Que no me líes, coño! ¡No me líes!

Quiero cenar con mi mujer, no con otras. Quiero paz.

Mira, Toni, yo también soy fiel a mi mujer, casi siempre.

Pues yo siempre, sin el "casi".

Vamos a ver, la fidelidad es un estado mental.

Somos animales promiscuos por naturaleza.

Lo importante es ser discretos y no hacer daño al otro. Ya está.

¡Que no, coño! ¡Que no, me estás liando!

Que no me líes, no me líes.

-Vosotros dos,

venid conmigo.

Acaba de llamar un colega de diario "Avui".

Han recibido un aviso de bomba

en unos grandes almacenes de Barcelona.

¿Barcelona? No me jodas, mi hermana está en Barcelona.

¿Qué tal? -Fatal.

Es que no me extraña, tío, es horroroso.

Este y los otros tres que te has probado.

-Pues es lo que se lleva ahora, listo.

Lo que pasa es que la abuela tiene razón,

las bermudas no me quedan bien.

Me van más los ajustados.

-¿A ti te preocupan las modas? -Es que estoy en la preadolescencia.

-(RÍE) -¿Me puedes traer uno tipo slip?

-¿Un slip, tío? Vamos a estar aquí una hora, macho.

-Por favor.

-Por favor, por favor...

-Quédate ahí.

Nunca te he caído bien, y ya está.

No me has perdonado que Eugenio se saliese de cura por mí.

-Inés, eso es agua pasada.

Sí, no me caes ni bien ni mal.

Si quieres que te sea franca, me das igual.

Eres una persona inestable, insegura, extraña.

(Frenazo)

Inés, te estoy hablando de tu hijo, y no me prestas la menor atención.

-Sí, pero es que, no sé, está todo un poco raro.

-Mira, a mí lo único que me interesa es mi nieto,

que se críe como su padre hubiera querido.

-Eugenio estaría muy orgulloso de su hijo.

-Mira, te voy a plantear una cuestión; me vas a decir que no.

-A ver. -Solo te pido es que lo pienses

con calma. Inés,...

creo que Oriol estaría muchísimo mejor aquí,

en Barcelona, conmigo.

Sí, tendría una vida ordenada,

iría a un colegio buenísimo en San Cugat del Vallés,

se podría relacionar con sus primos...

-No.

-No te precipites, Inés.

-No me precipito,

pero la madre soy yo y él es mi hijo, te guste o no.

Joder, lo que tardan, ¿no?

-Disculpen, ¿han visto algún movimiento extraño por aquí?

-¿Movimiento de qué tipo?

-Algo que les haya llamado la atención.

-¿Pasa algo, agente?

-No, no, es un control rutinario. Muchas gracias.

-Anda, vamos.

(Puerta)

¿Oriol?

A ver, te he traído dos, para que elijas rápido.

¿Ya te has vestido, tío?

-No me voy a llevar ninguno.

Este año no me pienso bañar.

-A ver...

¿Qué te pasa?

-Pues que no he dado el estirón, eso pasa.

Y ningún bañador me sienta bien.

Así no voy a ligar nada.

-¿Cómo qué no? Si te vas a poner las botas en San Pol, chaval.

Oye, que para ligar no es importante el bañador que lleves o la ropa.

Lo importante es que hagas reír a las chicas.

-¿Así te ligaste tú a mi madre?

-¡Uy, no! Creo que con tu madre fue más por agotamiento.

Venga va, hagamos una cosa, yo te voy a comprar uno de cada,

y en San Pol eliges tú. ¿Vale?

-Vale. -Venga, que vamos a llegar tarde.

-¿Sabes? Me alegra que estés de novio de mi madre.

Me caes bien. Se podría decir que casi te quiero.

Tú también me caes bien a mí, chaval.

Tenemos un Telediario de mierda. Sois conscientes, ¿no?

Cualquier episodio de "Barrio Sésamo" tiene más morbo.

Lo del aviso de bomba, nada,

no va a ningún lado. Está el viaje de los reyes.

Las imágenes han llegado ya.

(Sirenas, alarmas, gritos)

(Gritos)

-¡Oriol, Oriol!

-¡No se puede pasar, por favor!

-¡Oriol! -¡Aléjese!

-¡Mi hijo está dentro! ¡Oriol!

-¡Aléjese, por favor! -¡Mi hijo está ahí dentro!

-¡Aléjese!

¡Atiendan a ese herido!

¡Aléjense, por favor!

¡Aléjense!

Sí, sí...

(Busca)

(Buscas)

¡Joder!

¡Barcelona, grandes almacenes! ¡Ha explotado la bomba!

-De momento, tres muertos. ¿Por qué no han desalojado?

No lo sé Toni, no lo sé. -Ha sido ETA, ¿no?

-Lo dije: "Preparan algo gordo". ¡Joder!

-Ponme con Pilar. ¡Me da igual que esté reunida!

Ponme con Pilar. Ha habido un atentado de la hostia.

Paramos la programación.

¡Fuera! ¡Aléjense, por favor!

Vamos, a la derecha.

-¡Aléjense! -¡Mi nieto!

-¡Salgan, por favor! ¡Vamos, vamos!

¡Salga!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! ¡Señora, salga!

-¡Marcos!

-¡Aléjense!!

¡Vamos! ¿Hay alguien dentro?

-¡No, no, mi nieto! -¡Salga, salga!

¿Dónde está la Avenida Meridiana? En el barrio de San Andrés.

-Tranquilo, Barcelona es muy grande.

Eso espero. ¡Joder, joder, joder!

-Toni, vamos a dar un avance.

Dame un minuto. -¿A quién llamas?

A la suegra de mi hermana.

Rosa...

Joder... ¡Cógelo, cógelo, cógelo!

(Sirenas)

¡Ambulancia! ¡Ambulancia!

¡Igual es mi hijo! ¡Mírelo!

-Es una niña.

-Ya lo ha oído. Es una niña.

(Sirenas)

Nada, en casa de su suegra siguen sin contestar.

¿Has llamado al teatro? Sí. No hay ensayos hasta el lunes.

¿Y sabes el nombre de su hotel? No.

Vale, ya lo consigo yo.

-¡Toni, salimos en cinco minutos!

No había recibido el aviso solo el diario "Avui",

también la Guardia Urbana. ¡No me jodas, macho, no me jodas!

Pensarían que era un falso aviso.

-El que lo haya pensado la ha cagado pero bien.

Llama a Barcelona, a la Delegación de Gobierno.

-¡Hotel Calderón!

Llamo yo, ¿vale? ¡Gracias, gracias!

¿Ya? (CARRASPEA)

Perdón, llegamos tarde. Eh...

Es por culpa de las mujeres, que son todas unas pesadas.

Menos tú, cariño, que eres un amor.

Corta, corta.

-A ver, cortamos.

-La primera, por favor, la primera.

¿Yo he dicho bien el texto?

No se preocupe, repetimos. ¿Cuántas veces hemos repetido?

¿Cinco? 12.

A ver, por favor, primero respire,

y luego espere a que le den la señal para decir su texto.

¡Qué manía! Que si respiro no hablo, o hablo o respiro.

Respire y luego hable. -Tranquilo, ahora sí.

-¿Prevenidos?

He hablado con el hotel, hay una reserva a nombre de Inés,

pero no hay nadie en la habitación. Sigue intentándolo.

Gracias.

-¡Señores, estamos en el aire!

Entra cabecera.

Dentro en nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro...

¡Ay, Dios mío! ¿Qué habrá pasado?

"Buenas tardes, interrumpimos la programación

para darles una noticia de última hora.

El terror de la banda terrorista ETA

ha golpeado hace unos minutos Barcelona.

En esta ocasión, el objetivo no ha sido ninguna base militar

ni de las fuerzas de seguridad del Estado.

ETA ha actuado colocando un artefacto

en el parquin de un conocido centro comercial,

situado en el barrio de San Andrés, de la ciudad Condal.

¿Tu hermana y Oriol no estaban en Barcelona?

Merche, ¿yo lo he hecho bien? -¡Mamá! ¡Papá!

¡Una bomba en Barcelona! ¡Un montón de muertos!

¿En Barcelona?

¡No me jodas!

"Hipercor, el lugar del atentado, se encuentra en la Meridiana,

una de las dos arterias principales de Barcelona.

En el momento de la explosión

el centro comercial se hallaba abierto.

Se han vivido escenas de pánico muy dramáticas.

Según los bomberos, las muertes que ha ocasionado el atentado,

se han producido por asfixia..." ¡Karina!

"...seguido a la explosión.

Numerosas personas se refugiaron en los rincones del centro comercial,

donde quedaron acorraladas". ¡Karina, ven!

"Entre las víctimas se encuentran varios niños,

seis mujeres y cuatro hombres,

los cadáveres fueron encontrados en el segundo sótano,

dedicado a la alimentación,

donde no se pudo entrar por el humo.

Fue posible más tarde con equipos de respiración.

El total de heridos sobrepasa la treintena;

la mayoría con quemaduras graves".

-"Cuando, de golpe, he oído como un trueno,

como si viniera de lejos, 'in crecendo'.

De golpe, un estruendo, un cráter que se ha abierto..."

¿Qué ha pasado? -Hijos de puta.

-"Parecía el fin del mundo.

Nos ha tirado contra los mostradores. Salían cristales...

estanterías, objetos... La gente se ha puesto a gritar.

Hemos empezado a correr.

Había un cochecito de niño bocabajo, medio chafado.

He cogido a una mujer que estaba histérica

que se estaba dando golpes contra unos estantes rotos.

Y recordé que había una salida de emergencia..."

Me parece que la madre de Eugenio vive por ese barrio.

Anda, vámonos. Vamos.

(Sirenas)

(Toses)

¿Estás bien, sí?

¿Puedes respirar? -(AMBOS TOSEN)

¡Oriol, Marcos! ¡Mi vida!

¡Mi amor!

¿Seguro que estás bien, seguro? ¿Sí?

¿Seguro?

-¡Oriol! -¿Y tú... estás bien?

¿Sí?

-"Pensava que hàvies prés mal". -A mí no me va pasar nada, yaya.

-¿No, cariño? ¿Por qué?

-Porque papá cuida de mí.

-Mi vida...

Por favor, allí.

"ETA ha golpeado de forma indiscriminada

contra un grupo de personas que, residentes en San Andrés,

lo único que habían hecho era salir de sus casas

y tratar de comprar algunos productos en un centro comercial.

Entre las víctimas mortales, algunos niños.

ETA tiene ya una nueva acción que añadir a su repulsivo historial.

La de hoy, en Barcelona, más sanguinaria y cobarde que nunca".

¿Dígame?

Está bien. Gracias.

En el hotel no saben nada

y en la casa de la madre de Eugenio no lo cogen.

Me voy, llego tarde. Tú vete, hijo.

¡Vaya mierda, vaya puta mierda! Joder, si hubiera pasado algo,

nos hubiéramos enterado, ¿no? ¡Adiós!

No te preocupes.

¿Y si llamamos al teatro ese de Barcelona?

¿De dónde saco el teléfono? No lo tengo.

¿Y las páginas amarillas?

Madre, ¿dónde están? ¿Y las páginas amarillas?

No sé, hijo, no sé. Mira a ver en la cómoda.

"El atentado ha sido reivindicado por una voz anónima

que hablaba en nombre de ETA.

La llamada se produjo cinco minutos antes de la explosión".

(INÉS SUSPIRA)

-¿Estás bien? -Sí.

-¿Cómo te llamas? -Oriol.

-¿De dónde eres? -De Madrid.

-¿Sabes en qué ciudad estamos hoy? -En Barcelona.

-Vale.

¿Y por quién tengo que preguntar? ¿Cómo?

Señor Turul. Turul, muy bien.

Pues muchísimas gracias. Gracias.

Ya lo tengo, Merche.

(Teléfono)

¿Diga?

"Papá..." ¡Coño, Inés!

¡Ya era hora, hija, por Dios! ¡Qué susto! ¿Cómo estáis?

"Estamos bien, de verdad, con un susto tremendo,"

pero muy bien.

¿Os ha pillado cerca?

No, no, nos ha pillado en la otra punta de la ciudad.

O sea, casi no os habéis enterado.

Pues nos hemos enterado ahora, por la radio.

Y luego porque... hay muchísimas sirenas

y la gente está muy triste, pero...

No me extraña. No se han enterado.

Estaban en otra parte. Escúchame una cosa,

¿está con vosotros Kubala?

Sí, sí, Kubala está aquí conmigo y está bien.

Y la yaya

"también está bien. Estamos todos bien, de verdad".

¿Seguro, hija? Es que te noto un poco rara.

Porque estoy constipada, pero estamos bien.

Además, Marcos y yo tenemos el día libre,

y nos vamos a ir al Museo Picasso y al cine".

"Y Oriol se va ahora a la playa con la abuela".

Papá, te tengo que colgar, es que hay muchísima gente esperando.

Muy bien, hija. Tu madre y tu abuela os mandan besos para todos.

Otro para vosotros.

Dice que no pasa nada, que se va al Museo Picasso ahora.

Total, que la vida sigue, Merche.

No sé. Tranquila, madre, están bien.

No quiero más guerras, Mercedes, nunca más.

Si vieras venir una guerra y yo estuviera viva todavía,

me preparas una manzanilla sin azúcar,

y le echas dentro tres cucharadas de matarratas.

¡Herminia, por Dios!

(SUSPIRA) Ay... Ay...

¡Toni, Toni!

Ha llamado tu madre.

Tu hermana y tu sobrino están bien.

Ni siquiera estaban cerca del atentado.

¡Gracias! De nada.

Ay, lo siento. Lo siento, perdón.

¿Vendrás a la cena de esta noche?

No, no puedo, no puedo.

¿Estás seguro?

Sí, estoy muy seguro.

Vale. Una lástima.

Sí, pero es lo que tiene el compromiso.

-Venga, Toni, por favor, ¿eh?

Seguimos trabajando, estamos hablando con Barcelona. Ven.

¿Qué te han dicho?

¿Más muertos?

-Sí.

¿Cuántos?

Merche, di tú las frases. ¿Qué?

Que las digas tú, que a mí no me salen.

¡Antonio!

Yo las digo, pero nos van a reñir.

¡Que se jodan, estoy hasta el gorro!

Nosotros no somos del cine,

somos más de la tele, del "Un, dos, tres".

¡A ver, señores! ¿Estamos? Sí, estamos, estamos.

¡Vamos, que vamos a rodar!

¿Fernando?

¡Motor!

¡"La vida alegre", 35―1, primera!

¡Uy!

-¡Y... acción!

"'La vida alegre' fue un gran éxito,

pero la escena que rodaron mis padres

quedó suprimida del montaje.

La película de la vida de los Alcántara, en cambio,

es de dominio público, porque mi familia es mi obra.

Es mi voz que pretende ser la voz de mucha gente

que cada día interpreta esta película de acción,

emoción, tragedia y esfuerzo

que se llama la historia de España".

(Suena Duncan Dhu, "Cien gaviotas")

# Hoy no has visto a nadie con quien derrumbar

# los muros que gobiernan en esta ciudad.

# Hoy no has visto a nadie con quien disfrutar

# placeres que tan solo tú imaginarás.

# ¿Y tus miradas dónde irán?

# ¿Dónde irán?

# Hoy podrás beber y lamentar

# que ya no volverán sus alas a volar.

# Cien gaviotas, ¿dónde irán? #

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 338: 'Una película española'

22 mar 2018

Programas completos (342)
Clips

Los últimos 2.431 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios