www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4837138
Para todos los públicos Crónicas - Turismo, ¿menos es más? - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música)

Bueno, pues esto era una plaza pública.

Era una plaza pública con una fuente pública.

Sin agua.

Si uno quiere venir a beber, tiene que sentarse y consumir.

Una plaza es para el disfrute de los vecinos,

de los turistas que también vengan, para que jueguen los niños...

Esto era una plaza.

Otro ejemplo.

Dos bloques de viviendas donde había seis pisos.

Entonces se juntan estos dos bloques de viviendas,

¿y quién habita estos bloques?

Turistas.

Entonces, vecinos, fuera.

(Música)

Menos mal que hoy hace sol,

porque en cuanto se juntan los cruceros

y el día que está un poco nublado,

se organiza lo que se llama "la operación nube".

Porque entre cruceristas y bañistas que no ejercen ese día de playa,

Palma se convierte

en un parque temático intransitable.

(Música)

"Esta bonita muchacha acaba de llegar a Menorca

procedente de Hamburgo."

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Dice que se llama Irmela

y que es la turista un cuarto de millón.

"En 1972,

los turistas que llegaban a Baleares

se contaban ya por millones.

El turismo se había convertido hacía décadas,

desde antes del final de la guerra, en una cuestión de Estado.

Y desde la creación del Ministerio de Información y Turismo en 1951,

en una forma de conseguir para la dictadura franquista

el reconocimiento de la comunidad internacional."

"Nina Astrid Tockle es la pasajera 21 millones

que llega este año a Palma de Mallorca..."

"Después de años de aislamiento,

había que desmontar la mala imagen

que nuestro país tenía en el exterior.

Y el turismo fue el mejor instrumento.

El plan de estabilización de 1959 favorecía el cambio de divisa.

La recuperación de la economía europea

y unas nuevas condiciones laborales con vacaciones pagadas,

ayudaron al desarrollo de un sector

que se convirtió en el único capaz de levantar nuestra economía.

En 1964, se habla del boom del turismo.

Hay ya un día del turismo en algunos lugares.

Hasta se elige a Miss Turismo.

En el 66, se empieza a abrir la red de paradores, y también,

empieza a despegar en las costas la construcción de grandes bloques

y complejos turísticos."

Hoy, la noticia son los 4 millones de pasajeros

que ha registrado el aeropuerto de Palma de Mallorca.

En estos 4 millones, ha culminado la cifra la señora, por favor,

su nombre. -Elisa Bassett.

-Su esposo. -Eduardo Miguel García.

-Los señores de García han venido...

"Las Islas Baleares,

con una tradición turística de varias décadas,

se convertirán en destino indiscutible."

Ha sido al bajar la escalerilla del avión,

que he visto que señalaban a mi esposa, diciendo: "La señora."

Y dijo: "Aquí pasa algo."

Y claro, pues no sé, a ella le han dado un ramo de flores...

"Hoy, casi 50 años después,

el desarrollo y los avatares del turismo en algunas zonas han hecho

que no toda la población reciba

precisamente con los brazos abiertos a los visitantes.

Por primera vez,

una manifestación recorre las calles de la capital balear

para protestar por el exceso de visitantes,

por la presión del turismo en su ciudad y en su isla.

Los convocantes, cerca de 50 entidades sociales,

cívicas y ecologistas,

exigen acabar con el turismo de masas

y que se pongan límites

a la llegada de turistas al archipiélago.

Ya superan los 12 millones al año."

La gente es cada vez más consciente de que,

si no ponemos límites al turismo,

si no empezamos a limitar,

incluso a decrecer,

si no empezamos a diversificar la economía,

vamos hacia el desastre.

El desastre ecológico, el desastre habitacional,

el desastre vivencial.

Solo un dato.

Hace 10 años, las Baleares eran la primera, perdón,

la segunda comunidad autónoma en renta per cápita.

Ahora somos la séptima.

Pero vamos aumentando, batiendo récords de llegada de turistas,

de llegada de cruceros...

Y esta tierra, que es limitada, no lo puede sostener.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Los inicios del ecologismo aquí van vinculados

a los inicios de los procesos turísticos

y de construcción de los espacios necesarios para el ocio turístico.

Se hizo ya en época predemocrática,

con toda la designación del litoral

como espacio turístico planificado desde el Estado.

Y empezaron los procesos de urbanización masiva de la costa.

El objetivo era urbanizar también Sa Dragonera

y se habían iniciado los trámites con permisos incluidos

y la gente reaccionó en el 76 para protegerla,

ocupando la isla de manera espontánea.

La sociedad se organizó.

Se organizaron una serie de movilizaciones en la ciudad

y luego, el GOB, que en sus inicios,

llevaba tres años funcionando,

inició la lucha jurídica también en paralelo a la movilización social.

Yo creo que este es el antecedente fundamental del ecologismo aquí,

en las islas.

Y es a lo que apelamos también a la hora de recordar el espíritu

que guió a esas personas a proteger el territorio

y que ha marcado, efectivamente,

el peso del movimiento ecologista aquí en las islas.

"Más de 40 años después de aquellas movilizaciones,

los turistas pueden visitar hoy

desde San Telmo el islote de Sa Dragonera,

protegido con la categoría de Parque Natural

desde 1995 y comprado por el Consejo Insular años antes.

Casi 3 kilómetros cuadrados

al oeste de la isla de Mallorca, que en los 70,

en pleno boom turístico,

la promotora Pamesa tenía planificado urbanizar,

construyendo incluso un hotel, un puerto y un casino."

Yo creo que el ecologismo ha tenido

que adaptarse a las nuevas realidades.

Había sido un ecologismo muy de defensa de espacios concretos.

Ahora se ha convertido en un ecologismo

que necesita cuestionar el modelo.

Todas las políticas económicas, industriales, educativas,

de infraestructuras,

todas se han enfocado a no poner límites al crecimiento

del monocultivo intensivo turístico.

Nos hemos convertido en una economía muy vulnerable,

sin oportunidades al margen del turismo

y que, cada vez, se está precarizando más.

Es decir,

¿cuándo ha empezado a reaccionar la sociedad

y ha puesto en duda los beneficios reales que genera el turismo?

En cuanto ha visto que,

aunque año tras año incremente el número de turistas

que nos visitan, su calidad de vida ha ido disminuyendo.

A nivel de territorio,

la industria turística es como una especie de industria minera.

Llega, explota el territorio,

lo "saquea", en determinados casos

y en cuanto esto deja de tener posibilidad de generar riqueza

y de extracción, digamos, evidentemente,

abandona el territorio.

Aquí continuamos con esta explotación territorial.

Ha evolucionado,

la primera parte de la colonización turística fue el litoral,

con todo el tema de hoteles.

Luego, se desarrollaron muchísimas urbanizaciones

ya un poco más en el interior.

Luego se apostó por el suelo rústico,

que ha dejado de ser un suelo previsto

desde el punto de vista de los recursos

y de su productividad agraria y ganadera

y se ha convertido en un territorio también al servicio del turismo.

Esto, en relación al territorio.

Esta colonización de espacios ha acabado, finalmente,

por entrar incluso en nuestras propias casas.

Estamos comercializando turísticamente

nuestras propias residencias.

Muchas veces,

por falta de alternativas a vivir de una manera digna,

aunque tengamos estudios o posibilidades en otras comunidades

y decimos quedarnos aquí.

Muchas veces,

es con esta necesidad de abocarnos también al sector turístico.

"La ciudad de Palma ha sido la primera

en decidir la prohibición

del alquiler turístico en edificios plurifamiliares.

Una práctica, en la mayoría de los casos, ilegal.

Y que en 2017 llegó a suponer 20.000 plazas

más de alojamiento en una ciudad que ofrece casi 50.000.

Y en donde también se ha decidido prohibir

la construcción de más hoteles."

Tenemos un problema importante

con el acceso a la vivienda por parte del residente

y de los vecinos.

Y no hay peor cosa para un alcalde

que la gente no pueda seguir viviendo en su ciudad.

Nosotros, los últimos años,

habíamos visto que el precio del alquiler había subido un 40%.

Y es verdad se estaba generando un problema de convivencia.

No es lo mismo un uso turístico que un uso residencial,

y mezclar todo esto,

generaba problemas importantes de convivencia.

Como antes teníamos procesos urbanísticos

que era el cambio de barrios por gente que vivía en Palma,

pero tenía más capacidad adquisitiva,

ahora tenemos el problema de cambiar residentes por edificios turísticos.

Eso también está afectando de forma importante a la vivienda.

Ahora lo que estamos haciendo es, primero,

aprobar una normativa valiente.

No solo con el tema del alquiler turístico,

también hemos restringido los hoteles en Palma y ahora,

el trabajo de inspección,

que se tiene que ir haciendo poco a poco de forma digital.

Y se está haciendo, plataformas como Airbnb,

que son las principales culpables de que tengamos este problema,

al final, ha sido multada por 400.000 euros.

Y se siguen poniendo multas.

Tenemos un problema de acceso a la vivienda

que viene motivado, en una parte, por el turismo.

Pero también viene motivado por más de 20 años

de políticas nulas en vivienda.

En esas islas no se ha invertido en proyectos de vivienda dirigidos

a las clases más vulnerables.

Nuestro gobierno ha aprobado un plan de vivienda

que lo que pretende es tirar adelante un proyecto,

todo un plan de vivienda para resolver este déficit

que viene de años atrás.

También hemos aprobado una ley de alquiler turístico que permite

este alquiler turístico en zonas donde puede generar una prosperidad

y puede dar que el negocio turístico esté

en manos de pequeños propietarios,

pero también esta misma ley permite que sea prohibido en zonas

donde sea difícil el acceso a la vivienda.

-Aquí tenemos el típico ejemplo de gentrificación.

Unas viviendas populares de vecinos

hacen que los contratos terminan,

en tres años caducan,

viene un inversor y está esperando el mejor postor.

Estas viviendas no serán viviendas normales para vecinos,

sino que estarán dedicados al turismo de alto standing

o al alquiler turístico.

Entonces, toda Palma se está convirtiendo en un gran hotel.

Estamos, en estos tiempos,

viendo cómo nuestras ciudades y los centros históricos

se están convirtiendo en bienes de consumo masivo.

Sobre todo para la industria turística.

Creo que tiene unas raíces bien profundas

y estamos hablando de un proceso largo.

En el caso, por ejemplo, de Mallorca,

lo que nos encontramos es que ya en los 60,

se declaró todo el centro histórico Patrimonio Monumental Artístico.

De hecho, con otros centros históricos del Estado español.

Y es a partir de entonces cuando empezamos a ver

una turistificación de los centros.

Estamos hablando ya de hace 50 años.

En los últimos tiempos, y sobre todo,

a raíz de la crisis en 2007-2008, la cosa ha ido a más.

Ahora nos encontramos con una nueva fase de esa gentrificación,

a la cual llamamos turistización,

que no se trata simplemente de sustituir a población autóctona

de bajos recursos por población,

digamos, de más recursos económicos,

sino que ya la cosa se ha abierto a un mercado global donde,

especialmente si eres ciudadano europeo,

tienes unos derechos a poder comprar propiedad y vivienda.

Resulta que ahora el centro histórico abarca

casi toda la ciudad.

Y hay una serie de barrios que nunca fueron centro que,

de golpe y porrazo, son centro histórico también, y si no,

son centro turístico.

Donde se acomoda el espacio público

para que masas de turistas puedan ir a aprovecharlo.

El caso por ejemplo de este barrio de aquí,

donde a estas horas de la mañana,

no podemos ver a lo mejor gran actividad,

hacia mediodía y por la noche,

estarán llenos de turistas y también de locales, por qué no decirlo.

También encontramos una comercialización,

una mercantilización

de lo que sería el espacio privado y los hogares.

Aquí nos encontramos con un caso muy particular,

que al igual que el resto de la ciudad con los precios

en la que se están poniendo más caros,

hay gente que está comprando vivienda

y en el caso de Santa Catalina,

por circunstancias dijéramos de barrio pintoresco,

barrio de fácil acceso,

resulta que ahora nos encontramos sobre todo con población escandinava

que está comprando vivienda aquí también.

Entonces es un doble proceso.

Una invasión del espacio público,

mercantilización de ese espacio público y por otro lado,

todo ese proceso de compra de vivienda por parte

no ya de extranjeros, porque sería casi xenofóbico decir eso,

sino clases altas y adineradas que no son ni ciudadanos del Estado,

sino que vienen de fuera.

Y esto no va a acabar aquí.

Más adelante, encontraremos que a lo mejor

esos escandinavos serán desplazados, yo qué sé, por japoneses.

"Son procesos que se repiten en muchas ciudades de toda Europa.

Conceptos como gentrificación

o turistificación están a la orden del día.

Las caras de muchos barrios han cambiado,

así como sus lugares de siempre.

Y por tanto, sus estructuras socioeconómicas.

Otras ciudades del Estado como Barcelona

o Madrid se han visto también obligadas a regular

y perseguir actividades como el alquiler turístico ilegal.

Los turistas o los nuevos habitantes llenan

las calles, pero a veces, no hay sitio para todos.

El llamado ya por algunos "síndrome de Venecia",

plantea numerosos interrogantes sobre nuestras formas de vivir

y sobre todo, de viajar."

El turismo es una actividad de ocio

mercantilizada y que,

como se expone muy bien en el documental

en el caso del alquiler turístico,

es una actividad que si la hace poca gente, no genera impacto,

puede generar beneficio.

El problema es cuando el volumen empieza a ser asfixiante,

se masificada y el caso de aquí, de las Islas Baleares,

especialmente de Mallorca e Ibiza es que se ha impuesto

ya en plan monocultivo,

como una república bananera que solo apuesta por un sector.

Pues aquí, todo es turismo.

Pensamos que jugarlo todo a una carta,

en el sentido de "turistizar" toda la isla,

digamos que es muy peligroso.

Y para nada es sostenible como gran parte

de la clase política nos está vendiendo.

"El colectivo editorial mallorquín 'Tot Inclòs' se decidió hace un año

a pasar del papel al audiovisual.

A través de una iniciativa de crowdfunding,

realizaron un documental que hoy proyectan

en distintas localidades de la isla.

Nacieron en 2014 para exponer en trabajos monográficos en papel

y también en encuentros y jornadas

los impactos del turismo en las Baleares,

pero sobre todo, en Mallorca.

Su nombre, 'Tot Inclòs' 'Todo incluido' en castellano,

nos habla de una modalidad turística extendida,

y en muchas ocasiones, cuestionada."

(Música)

"La zona de sol y playa de Magaluf, cerca de Palma,

puede ilustrar el todo incluido,

además de algunas perversiones de la palabra turismo."

(Música)

"Tristemente famosa,

la modalidad de borracheras y balconing

ha enturbiado algunas zonas de esta costa

y de otros lugares masificados

y sobreexplotados de las islas en la península."

"El pintor barcelonés se ha especializado en temas mallorquines

y sus lienzos componen una de las mejores

antologías pictóricas de la isla.

La mayor parte del año reside en Llucalcari,

un pueblecito costero cercano a Deyá."

"Desde finales del siglo XIX,

las Baleares se fueron un lugar muy atractivo para viajeros y artistas.

Incluso a principios del 20, existía ya una institución,

fomento del turismo,

que empezaba a organizar esta nueva actividad económica.

Durante años,

antes de que existieran las vacaciones pagadas

y el turismo de masas, las Baleares y especialmente Mallorca,

acogían a numerosos forasteros.

Muchos artistas y escritores,

algunos de los cuales decidieron quedarse.

"Robert Graves,

el poeta que obtuvo la medalla de oro de manos de la reina Isabel,

sigue junto a sus olivos, como él los llama,

disertando sobre estos troncos torturados.

Burlándose de los que solo vienen aquí para tostarse al sol."

-Vine aquí en el año 29.

700 años después de que la conquistó

el emperador Jaime I.

Me gustó y me quedé a vivir entre estos bellos árboles milenarios.

En esta paz que va siendo cada vez más escasa.

Pero todavía se puede comer hoy el "pa amb oli".

Y aún es posible disfrutar de la calma de esta isla maravillosa.

"Robert Graves vivió gran parte de su vida en Deyá,

y en Deyá murió en 1985.

Su presencia en la isla afortunada, como la llamaba,

despertó el interés de muchos.

Se convirtió en un lugar conocido en todo el mundo

y en peregrinación hippie también en los años 60 y 70.

La isla de la calma, como la calificó

el pintor Santiago Rusiñol en 1922, empezó a no serlo tanto.

Y aunque algunos lugares

han conseguido mantenerse casi inalterables,

las huellas del turismo de masas son evidentes.

El sector terciario, el de los servicios,

es la principal fuente de ingresos de las Islas Baleares.

Un modelo que se inició con el boom de los 60 y que aún se mantiene."

Lo que queremos es cambiar el modelo económico.

Caminar hacia una transformación del modelo económico.

No podemos depender absolutamente del turismo,

porque luego vienen cuestiones coyunturales.

Vienen unas malas temporadas y luego,

entramos en una crisis que es difícil salir.

Para que las estructuras económicas sean fuertes,

tenemos que cambiar este modelo de diversificación.

De hecho, mi consejería aglutina el turismo y la innovación.

Y eso es porque creemos que a partir de la innovación,

a partir de la economía del conocimiento,

a partir del desarrollo tecnológico,

podemos caminar hacia este cambio de modelo.

"Pero en las islas, de una u otra forma, directa o indirectamente,

la mayoría de la población vive del turismo

o de industrias subsidiarias.

Además de los cerca de 80.000 trabajadores estacionales

que llegan de la península para cubrir la temporada alta.

En los últimos años, el turismo se ha hecho sostenible.

Turismo verde, turismo cultural, cicloturismo,

otros modelos para aliviar la presión y repartir sus flujos."

La actividad turística es una actividad tan transversal

que cualquier aspecto que esté relacionado

con gestión de infraestructuras,

gestión de flujos humanos, mantenimiento de los espacios,

transporte etc., lógicamente,

influye en la calidad de la experiencia del visitante.

Siempre digo que reivindicamos lo mismo,

que reivindicamos para los residentes,

que las cosas funcionen y que los vecinos

estén en perfecto estado de revista.

Ha habido ciertos momentos y hay épocas determinadas que tienen,

quizá, una carga y presión humana elevada.

Es preciso iniciar ese debate acerca del control, de los límites.

Pero sobre todo, lo consideramos desde un punto de vista de gestión,

pensamos que no necesitamos un cambio de modelo turístico,

necesitamos un modelo turístico diversificado,

donde tengan cabida diferentes opciones, diferentes actividades.

Creo que podemos potenciar muchísimo el tema del ocio

y creo que pasa por un trabajo conjunto, integrador,

hecho con un espíritu constructivo

y positivo y siendo capaces todos de hacer aportaciones en positivo

y viendo un horizonte a largo plazo.

"Ante los graves problemas que la presión turística ocasiona,

desde el gobierno y las instituciones

se quiere controlar ese techo turístico

y evitar la concentración en solo una época del año.

Hoy, ya se trabaja con el lema 'Better in winter',

'Mejor en invierno'.

Se busca la desestacionalización

y un turismo distinto para una oferta diferente."

Es verdad que ha habido una campaña más específica

por parte de las autoridades competentes en promoción turística

que han generado el proyecto de "Better in winter",

para fomentar las actividades

y eventos fuera de temporada alta, pero las empresas hoteleras,

y en algunos municipios en los que tenemos asociación hotelera

y ayuntamientos, están haciendo promoción turística.

Hace años que están trabajando en esa línea,

porque nosotros ya somos un destino conocido para sol y playa.

¿Dónde tenemos la mayor presión y competencia?

En el producto de sol y playa familiar y de temporada estival.

No quiere decir que tengamos que destinar excesivos recursos,

pero tampoco nos podemos olvidar de que es un producto que,

realmente, es necesario.

-El turismo, yo creo que, evidentemente,

es la principal actividad económica de la ciudad

y de las Islas Baleares.

Pero yo creo que tenemos que apostar por la experiencia turística.

Y por la calidad del producto.

Nosotros ya no hacemos promoción en temporada alta.

Hacemos promoción estrictamente en temporada baja.

Y sobre todo, yo como alcalde,

lo que puedo ofrecer es un gran producto turístico de gastronomía,

de cultura, de una ciudad físicamente preciosa.

Y la gente que quiera venir unos días, va a quedar encantada.

También tengo que decir que es verdad

que dentro de este concepto, hay que tener el techo turístico claro.

Que venga la gente sobre todo,

pero que venga tú sabiendo cuánta gente va a venir.

-El turista, pues que nos da de comer a todos.

Directa o indirectamente.

Estoy en contra de decir "fuera turismo, no queremos más turistas."

Eso llegará un momento en el que vamos a llorarlo también,

a los turistas.

Que hacen porquería por el Arenal, yo también he pasado cuando he ido,

iba a hacer deporte y daba pena.

Pues que regulen el tipo de turismo ese.

El barrio ha cambiado a mejor, porque antes,

había mucha droga por aquí.

Ha cambiado pero no porque se haya copado de turistas también.

De acuerdo que hay pisos que han alquilado al turismo,

pero no es que haya habido

una dejadez de gente

que se haya tenido que ir por ese problema.

No es un 100% tampoco.

Hay gente aquí que está viviendo de alquiler todo el año.

Pues el barrio ha cambiado y no precisamente para bien.

Un barrio que era interclasista, un barrio popular,

poco a poco,

se ha ido convirtiendo, como el resto de la ciudad,

en un parque temático.

El problema es que nos estamos convirtiendo entre los cruceros,

entre los apartamentos turísticos, entre el alquiler vacacional,

en una carcasa que sí, puede ser más bonita externamente,

pero falta de vida.

-Bueno, yo llevo en esta plaza desde el año 85.

En esta plaza puse una tienda de comestibles.

Me tiré en la tienda como unos 14 años.

De los que hemos tenido los negocios, ya quedamos pocos.

Hay una casa que venden bombillas, luego Radio España,

estuvo muchos años pero también se fue.

Y en esta plaza, había una bolsa de televisiones, alquilaban,

también se marcharon.

Se marchó casi todo el mundo pero quedamos

como tres personas nada más.

El problema que hay aquí, que aquí estábamos muchos españoles,

venían a mi bar, venían grupos y ahora no se ven.

Porque se han ido a los pueblos o a otro sitio.

Aquí, españoles quedan pocos.

Y como siga así, quedaremos menos. Yo tengo pensado una cosa.

Para mí que este barrio va a ser un barrio de fantasmas.

Porque este mismo edificio lo están comprando suecos,

extranjeros, pero el extranjero tiene un problema.

Viene dos meses de vacaciones, luego se van a su país.

Y se queda ese edificio vacío. ¿Me entiendes lo que te digo?

A mí me... Que yo les venda el local.

Yo por 200.000 euros, no lo vendo.

A mí me quedan seis años de hipoteca ya.

El que quiera el local, que me dé un millón de euros,

como los apartamentos estos,

que los van a vender por 800.000 euros, a ver.

"Además de esos inversores extranjeros, mayormente alemanes,

también algunos mallorquines se han lanzado

en los últimos años a la aventura.

Hacia pequeños establecimientos de turismo interior

en el centro de la ciudad.

Restaurando viejos edificios e intentando recuperar,

según dicen, una vida de barrio."

Para nada queremos un cambio de modelo de estilo de vida del barrio.

Pero, evidentemente,

nosotros no hemos desahuciado absolutamente a ninguna familia.

Esto era una fábrica donde se puede permitir unos usos el cual,

el de vivienda, no es uno de ellos.

Aquí tiene que ser o turístico o tiene que ser industrial.

Consideramos que el turístico se adecua más al estilo del barrio.

A principios del siglo pasado,

esto era el barrio digamos que del polígono industrial,

donde se ofrecían todos los oficios desde zapateros, manteros,

a las telas...

Poco a poco, se fue degradando,

se construyó sobre los años 60

un polígono industrial fuera de la ciudad

que hizo morir este barrio.

Durante el 60 hasta el 80, fue el barrio chino de la ciudad.

Después, con un acuerdo entre Sa Nostra y el ayuntamiento,

se hizo una recuperación total,

porque era un barrio tremendamente degradado.

Nosotros hemos entrado hace cuatro años en el barrio

y nos gustaría un modelo de barrio que es el existente, con vecinos,

con pequeños negocios y que tengamos el apoyo unos con otros y volver

a lo que era la Palma antigua de vecindad.

Hemos decidido optar por no dar ningún servicio de restauración,

porque el turismo de interior va a dos plazas.

En las dos plazas hay suficientes servicios para cubrir desayunos,

cenas, supermercados, peluquerías...

Hemos decidido apostar por dar soporte a todos los comerciantes

que están en la zona, que creemos que con nuestro negocio y el suyo,

son completamente compatibles.

Evidentemente, el especulador que viene aquí,

compra edificios para desahuciar, no nos gusta en absoluto.

Y defenderemos al vecino que está viviendo y que, en estos momentos,

forma parte de la idiosincrasia del barrio.

Lo queremos como está actualmente.

(Música)

-El turismo es de lo que hemos vivido hasta ahora,

según dicen,

y de lo que malvivimos en estos momentos.

Hay problemas de abastecimiento de agua,

hay problemas de depuración de aguas,

hay destrucción de territorio...

Entonces,

estamos en unos momentos en que o ponemos límites

a la turistificación

o realmente, moriremos de esto.

(Aviones)

-El turismo, ahora mismo, es una perversión.

Está haciendo que nuestro territorio

se convierta en una especie de parque temático

y no en una realidad en sí misma.

La ciudad deja de ser una ciudad para ser vivida

y pasa a ser una ciudad para ser consumida.

Y el turismo es esto, es un consumo de territorios,

de recursos y de valores.

-Modo de vida y como un estilo de concebir una actividad que empezó

a desarrollarse aquí en los años 50-60

y que ha venido creciendo, expandiéndose, profesionalizándose,

pero que está íntimamente ligado a muchas familias mallorquinas

y a todos nuestros trabajadores y agentes

de la cadena de valor turístico

que están vinculados con esta actividad del turismo.

-Yo siempre lo digo,

es el turismo el que se tiene que adaptar a la ciudad

y no la ciudad al turismo.

Entonces,

de forma coordinada y con unas leyes que afectan a todas las islas,

estamos intentando encontrar este equilibrio.

Yo creo que, sinceramente,

vamos a ser una ciudad de éxito a la hora

de poder convivir esta capacidad de carga, esta relación turismo-ciudad.

-Todos esos procesos de embellecimiento, obviamente,

no ayudan.

Pero no ayudan porque lo que tienen en cuenta es la postal, la piedra.

No tienen en cuenta esa vida que da lugar a la piedra,

a la postal y da lugar a la mirada misma.

Y a los usos.

Hay que pensar en nuestras ciudades más en términos de valor de uso,

en términos de vida cotidiana más que en los valores de cambio

que pueda ofrecer una supuesta industria turística que luego,

algunos dicen que es para todos, y no acaba siendo así tampoco.

"Comenzó como un capricho y casi un privilegio de personas ociosas

y ricas.

Hoy, se ha convertido en uno de los fenómenos

socioeconómicos más importantes en todo el mundo.

El turismo cambia y transforma los lugares a los que llega.

Y este modelo está en cuestión.

Como casi siempre es también un problema de cantidades,

un problema de números."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Turismo, ¿menos es más?

Crónicas - Turismo, ¿menos es más?

12 nov 2018

El pasado verano, el Ayuntamiento de Palma decidió prohibir el alquiler turístico en edificios plurifamiliares, un fenómeno creciente en muchas ciudades, propiciado por el nacimiento de plataformas de alojamiento como Airbnb. La medida, pionera en nuestro país, intenta paliar las consecuencias que ya se han empezado a notar en muchos lugares: abandono de los barrios de la población local, subida de los alquileres.

Por otra parte, e íntimamente relacionado con este problema, se ha empezado a hablar de presión turística y de controles en muchas ciudades y cascos históricos. El llamado "síndrome de Venecia" obliga a buscar soluciones para un turismo de masas cada vez más incontenibles, y términos como "turistificación" o "turismofobia" han empezado a oírse en muchos lugares.

ver más sobre "Crónicas - Turismo, ¿menos es más?" ver menos sobre "Crónicas - Turismo, ¿menos es más?"
Programas completos (214)
Clips

Los últimos 875 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos