www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4860058
Para todos los públicos Crónicas - Teruel: la imaginación contra el desierto - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Un pueblo sin escuela pierde su vida,

pierde su alma y pierde su magia.

Hay comarcas con dos, tres y cuatro habitantes por km2.

El transporte es más limitado, la verdad.

Estamos un poquito aislados.

Mis padres viven allí;

yo he tenido que venir a la ciudad para poder seguir adelante.

El desierto se cierne como una amenaza sobre Teruel.

Hay zonas donde parece haber ganado la batalla.

Siglos de aislamiento, casi de olvido,

han hecho de esta provincia una de las zonas

más despobladas de Europa. Es el mismo drama que padecen

otros territorios de la España interior.

Asentamientos es un lugar donde hay alguien,

donde hay gente y, por lo tanto tiene derecho a tener

una serie de servicios básicos,

todos los mismos que existan en la gran ciudad.

El ser pocos no resta derechos.

Pero también en Teruel hay quienes se han empeñado en torcer el rumbo,

hay quienes han dado con la clave del futuro,

quienes con tesón y algo de imaginación

plantan cara al desierto. Tengo dos niños

y pienso que para ellos también puede ser un futuro muy bueno

y la trufa va en auge.

Fue descubrir Internet,

creer que tenía posibilidades para.. una zona

tan despoblada como ésta y nos pusimos en marcha

y hasta hoy.

En seis años prácticamente hemos conseguido convertirnos

en el mayor centro de estacionamiento

de grandes aeronaves de Europa.

Pienso quedarme aquí ya.

La plaza del Torico se despereza a primera hora de la mañana.

El paso del tiempo ha dejado su huella de esplendor

en Teruel capital, en sus edificios modernistas

o en sus extraordinarios monumentos mudéjares.

Aún son pocos los viandantes,

pero por sus calles caminan a diario más de 35.000 personas.

No es una ciudad grande, aunque acoge

a más del 26 % de la población de la provincia.

Durante décadas ha sido el destino de los que abandonaban el campo.

La capital crecía y la provincia se vaciaba.

El Hospital Obispo Polanco de Teruel es uno de los dos de la provincia,

el otro está en Alcañiz.

Hoy no hay mucha actividad en la Maternidad.

Es casi lo habitual. La media no supera

los diez nacimientos por semana. El pico máximo lo tuvimos

en el año 2010, que hubo 689 partos.

El año pasado hubo 506; es decir, la bajada ha sido...

bastante considerable, y pensamos que este año va a haber

algún parto menos también.

La Maternidad no tiene Unidad de Cuidados Intensivos

para bebés neonatos; así que ante posibles partos prematuros

se opta por el traslado a Zaragoza.

Tenemos 165 kilómetros,

entonces claro, hay que procurar que ante la más mínima derivamos,

porque no es una carretera fácil para poder hacer, ni corto tiempo,

entonces ante cualquier sospecha de un parto inminente

que sea prematuro, menos de 34 semanas,

es cuando derivamos a estas pacientes a Zaragoza, al Hospital Miguel Servet

Dos de cada diez niños que nacen en el hospital

son hijos de inmigrantes. Solo el 40 % de los alumbramientos

precede de fuera de la capital, del medio rural.

Pablo aún no tiene dos días. Es el primer hijo de Soraya y Nacho.

Con la poquica gente que habemos

es una noticia que seamos padres tan...

sobre todo también tan jóvenes, porque no...

es algo que hoy en día se vea mucho.

La mayor parte de mi infancia la he pasado en mi pueblo,

un pueblo muy pequeño, en la sierra de...

Y es una experiencia que volvería a repetir una y mil veces,

e incluso a él me encantaría que la viviera,

porque es algo especial. Pero...

yo me he tenido que ir del pueblo como muchos de mi entorno,

mucha gente joven, gente se ha ido a Valencia,

aquí a Teruel, porque allí no...

no tienes que subsistir, no tienes para seguir adelante.

Yo personalmente lo he intentado

y la verdad es que es muy difícil.

Nadie vive ya en Barranco de San Juan,

una aldea de masías del municipio de Cantavieja,

al este de la provincia.

La despoblación comenzó entrados los años 50 del pasado siglo

y se alargó hasta comienzos de los 90,

cuando abandonaron Barranco el señor Victoriano y su hijo, Julio,

los últimos vecinos. Su casa quedó vacía;

como la del tío Mariano,

como la casa de la maestra,

o las casas de Mas Soler.

En Barranco no se escucha ya el bullicio de los niños

en el recreo, en la plaza ante la escuela.

No tenían agua ni luz eléctrica,

pero se las apañaban. Criaban ovejas y cerdos

y, en los bancales de la montaña, al otro lado del río,

cultivaban cereal, sobre todo trigo.

En todas las casas había horno.

Desde las cercanas localidades de La Cuba y Portell de Morella

se acercaban vendedores ambulantes con pescado, ropa o jabón.

Por los caminos se desplazaban sobre todo en caballo.

Alguno de los antiguos vecinos se acerca aún a echar unas horas,

o unos días, para sostener la vieja hacienda de la familia.

Allí encontramos a Serafín, que va con sus yeguas.

Vivió unos años en Barranco, de niño.

Cuando tenía nueve marchó con su familia.

La gente buscaba dinero, cobrar más, las fábricas.

La gente que se iba decía; yo en la fábrica cobro tanto

y, claro, aquí...

no había mucha forma de ganarse la vida. Yo era muy feliz,

con los animales, las ovejas, las cabras...

Me encantaba. Me ha encantado siempre.

De hecho, me arreglé un poquito ahí una casa y ahí soy feliz.

Me pego aquí 15 días, diez días, una semana.

(Suenan las campanas)

En Teruel, más de 90 pueblos están en riesgo extremo

de quedar vacíos. Si nadie lo remedia,

acabarán como Barranco. Desde hace años,

el crecimiento vegetativo de la provincia

arroja datos negativos; hay casi el doble de defunciones

que de nacimientos, lo que unido al éxodo hacia otros lugares

provoca un descenso de cerca de un centenar... de habitantes

cada mes. En un siglo la provincia ha perdido

la mitad de su población. Actualmente, son 134.500 personas.

La densidad de población es, junto a la de Soria,

la menor de España: nueve habitantes por km2.

La localidad madrileña de Torrejón de Ardoz,

por poner un ejemplo, tiene pocos habitantes menos

que toda la provincia de Teruel.

El éxodo hacia las ciudades comenzó a mediados del pasado siglo,

cuando la industria fue sustituyendo a la agricultura y la ganadería

como base del modelo económico.

Los pueblos fueron vaciándose.

Es un problema que afecta a distintas zonas de Europa

y, en España se recrudece en las regiones del interior.

En los últimos años, las comunidades española más afectadas

han hecho frente común contra la despoblación.

Plantean que en los planes de financiación territorial

se tenga en cuenta que es más costoso atender

las necesidades básicas en los ámbitos rurales,

pero hay que garantizar que todos los ciudadanos

accedan a los servicios públicos en igualdad de condiciones,

independientemente de dónde vivan.

Tenemos que ser conscientes las administraciones,

especialmente las regionales y especialmente el Gobierno de España

que hay que apostar por la España interior

desde el punto de vista de la inversión.

Es evidente que como es una cuestión de prioridades

habrá que dejar de hacer unas cosas para quizá apostar

por el equilibrio demográfico y en consecuencia

realizar inversiones también donde se necesitan,

en la España interior, por supuesto en Teruel, en Aragón

y en el resto de comunidades de interior de España.

Comienza la jornada escolar en el colegio público

Pórtico de Aragón, en Fuentes de Rubielos.

Araceli llega con tres de sus hijos, inscritos a comienzos de curso.

En total en el centro estudian seis alumnos, de cinco a 11 años.

Concha, la profesora, les recibe a las puertas.

No es un curso más, este año el colegio de Fuentes de Rubielos

estuvo a punto de cerrarse... por falta de alumnos.

Un pueblo se considera que...

que se despuebla o que muere cuando se queda sin escuela.

Bueno, pues aquí en Aragón, al menos,

estamos haciendo un gran esfuerzo para mantener las escuelas abiertas

a partir de tres alumnos. -¡Bueno, chicos!

-¿Cuál es el personaje del mes? Todos:¡Cristóbal Colón!

-Cristóbal Colón. -¿Qué hizo Cristóbal Colón?

-Descubrió un continente nuevo. -¿Y cuál era?

Todos:¡América!

Al finalizar el curso pasado, en el colegio de Fuentes,

solo quedaba una alumna, Habiba.

Si no aparecían al menos otros dos alumnos,

el pueblo volvería aquedarse sin colegio,

como ya sucedió hace tres décadas. El ayuntamiento puso manos a la obra

A través de Asociaciones contra la Despoblación,

contactó con familias interesadas en iniciar una nueva vida

en este rincón de Teruel. Chocolate. ¿Qué más?

Empiezan a llegar familias, a visitar nuestro pueblo

y, de estas familias que visitan nuestro pueblo

desde finales del invierno pasado hasta este verano

finalmente se quedan dos, una familia de Barcelona y otra de Valencia.

Conseguimos salvar la escuela, porque...

se incorporan cinco alumnos nuevos y, actualmente

la tenemos con seis alumnos.

Araceli es una de las nuevas vecinas de Fuentes de Rubielos.

Llegó de Valencia con su marido y sus cinco hijos.

Tres vienen a este cole y dos van al instituto de Mora de Rubielos.

Y viene un autocar todos los días y las lleva y las trae.

Nos dan una vivienda de cinco habitaciones,

con nuestra parcelita delante, nuestra huertecita detrás,

por 163 euros al mes. En Valencia pagaba 550 de alquiler

en una casa pequeña de cuatro habitaciones, somos siete.

Entonces,... ya me han dado la vida.

Pagando 163 euros puedo pagar luz, puedo pagar agua, puedo comer.

¿Me puedes dar los días de la semana?

-Lunes, martes...

miércoles.

El Pórtico de Aragón, así se llama el colegio de Fuentes,

es un CRA, un Colegio Rural Agrupado,

un centro que reúne bajo la misma dirección

aulas dispersas por diversas pequeñas localidades.

En la provincia de Teruel hay 24 escuelas similares

a la de Fuentes de Rubielos, con seis alumnos o menos.

Aquí tenemos un niño de cinco años y hay una niña de 11.

Pero no no, se lleva a cabo bien

porque puedes trabajar con proyectos,

adecúas un poco el nivel de dificultad para cada edad,

siempre intentando favorecer al más mayor,

porque en este caso, Amparo ya el curso que viene va al instituto,

entonces tiene que ir bien preparada. Los niños pequeños son esponjas.

Habiba es hija de inmigrantes de Marruecos.

Ella siempre ha vivido en Fuentes. Ahora disfruta, de nuevo,

de compañeros. ¿Tú comes cacahuetes?

La integración ha sido fabulosa tanto de los niños como de las familias.

Bueno, es que este pueblo tiene magia ¿eh?

Este pueblo tiene una magia que los envuelve todo,

entonces es muy sencillo integrarse aquí.

Fuentes de Rubielos es un pueblo de montaña,

está a 962 metros de altitud, en la comarca Gúdar-Javalambre,

al sureste de Teruel. Recibe numerosos visitantes

de fin de semana, y en verano se llena.

Está cerca de dos estaciones de esquí y, son tierras atractivas

para moteros, senderistas y amantes de la montaña en general.

¡Hola, Araceli, qué tal! ¿Cómo va todo?

-Muy bien. ¿Qué tal nos niños?

-Muy bien. Están encantados. Araceli tiene planes.

Quiere aprovechar el tirón turístico de Fuentes para desarrollar

un proyecto gastronómico y una pequeña tienda de alimentos.

Su marido está a punto de trabajar en una empresa cercana.

Se han adaptado a la perfección y no temen al duro invierno.

Justamente recogemos la estufita hoy de leña, ya tengo también la leña,

y teniendo leña y abrigarse, no hay por qué tener miedo.

Pero bien abrigado, este clima es muy seco,

y aquí el invierno se puede pasar muy bien.

Cuando se pasa el primer invierno, prueba superada.

Hace ya 28 años que Asunción vive en Fuentes de Rubielos,

el pueblo de sus abuelos maternos al que acudía de niña

a pasar los veranos desde su Barcelona natal.

Aquí conoció a su marido y, ha criado a sus hijos.

No cambia por nada su experiencia.

Aquí se puede vivir con menos. Más tranquilo, más sano,

tienes menos gastos, los alquileres son más económicos

y empleo, en poblaciones cercana a Fuentes, más grandes,

s sí que hay.

Ahora está preparando las pruebas de acceso a la universidad,

así que, de lunes a jueves, acude a las clases

de Educación para Adultos, que en Fuentes tienen

más alumnos que el colegio.

Estamos trabajando en 17 pueblos.

Abarcamos dos comarcas. Principalmente estamos trabajando

con población mayor.

Entonces ofertamos taller de memoria,

y luego también por ejemplo informática para la gente mayor.

Luego tenemos otro tipo de alumnado que viene al inglés.

Estamos preparando también la Educación Secundaria

para la gente que abandona la secundaria y vuelve otra vez

a retomar los estudios; y acceso a la universidad también,

para 45 años y 25.

yYluego español para extranjeros también.

Prácticamente, la mayoría de los cursos que impartimos

trabajan a través de plataformas digitales

y, es primordial tener buena señal de internet.

Aquí, en nuestro caso hay pueblos donde la señal está muy bien,

otros no tan bien, en otros pueblos no tenemos ninguna señal;

aquí, en Fuentes de Rubielos, está la señal bastante estable.

Miguel asiste a clases de informática.

Camino de cumplir los 80, es memoria viva de Fuentes.

Sus dos hermanas emigraron a Barcelona,

él se quedó al cuidado de sus padres.

Ha visto cómo la gente se ha ido marchando.

Cuando yo fui al colegio,...

niños habíamos 27 matriculados,

y niñas otras tantas. Esto estaba todo habitado.

Toda esta calle estaba habitada, todas las puertas,

y ahora queda esta mía,

la de arriba y nadie más.

Fuentes de Rubielos tiene actualmente 130 vecinos,

aunque de manera permanente solo viven en el pueblo la mitad.

La salvación de la escuela ha tenido un amplio reflejo en los medios

y, como consecuencia, numerosas familias

se han dirigido al Ayuntamiento mostrando su interés por afincarse.

De momento, todas las casas de propiedad municipal

están comprometidas.

Aquí se vivía del cereal y de los animales,

de los cerdos y las gallinas. Fue una zona vinícola;

se recogían más de 900.000 cántaros de vino,

pero la filoxera acabó con los viñedos

a comienzos del pasado siglo. Y comenzó el éxodo.

Todo esto lo tiene bien apuntado Miguel.

En 1930 éramos 762 habitantes.

A partir de aquí ya empezó la despoblación.

En 1936 ya habían perdido 100 vecinos.

En 1946 sigue descendiendo

y quedamos 565 habitantes.

En 1955 quedaban...

524 habitantes.

En 1957,

471; íbamos bajando.

En 1980-90, 100, y nos cierran el colegio.

En el barrio de Las Clochas, a unos kilómetros de Fuentes,

aún quedaba algún alma al comenzar el siglo.

Ahora ha sucumbido a la soledad y el abandono.

Llegó a tener cerca de 50 vecinos que cultivaban grano

en los bancales que rodean los recios edificios.

Nadie queda en Las Clochas.

Una molestia en una pierna lleva a Miguel al gabinete médico.

El doctor Vivó pasa consulta diaria en Rubielos de Mora,

a algo más de 6 kilómetros, y se acerca un par de días a Fuentes.

Atiende a una población cercana a los 800 habitantes.

Lleva 35 años ejerciendo en esta zona de Teruel.

Vengo dos días a la semana, los lunes, a la una, de una a dos,

los lunes y los miércoles.

Si hay urgencias o avisos a domicilio, pues claro,

hay que venir en otras ocasiones.

Los pacientes gozan de una salud aceptablemente buena o alta.

Es un ambiente muy sano y, quizá lo más destacable

sean enfermedades degenerativas

debido al envejecimiento de la población,

propias de ese paso del tiempo.

Encontramos en plena faena a Víctor, el marido de Asunción,

y a Abdesslam, el padre de Habiba.

Hace 15 años dejó su trabajo en los barcos de pesca de Larache,

en Marruecos,

y llegó a España buscando un futuro mejor para sus hijos.

Su primer destino fue Fuentes de Rubielos,

y aquí sigue.

Trabaja en lo que sale.

―Construcción, a veces en el monte, a veces limpieza del ayuntamiento,

lo que hay, lo que hay.

Los flujos migratorios de hace dos décadas

trajeron gente nueva a numerosos pueblos de Teruel.

Cuando llegó la crisis económica

muchos acabaron regresando a sus lugares de origen.

En Fuentes el único que queda es Abdesslam.

Atardece cuando llegamos a la Masía La Randa.

Su propietario, Xevi,

es un militante de la naturaleza y la meditación,

un convencido de los poderes sanadores de la mente.

En su masía, la tranquilidad se palpa.

Las peripecias de la vida

le trajeron a Fuentes hace dos décadas.

Tras años de trabajo e inversión abrió su negocio a finales de 2008,

justo cuando la crisis golpeaba con dureza.

Fueron unos inicios duros,

pero hoy en día vamos tirando palante

y parece que la cosa comienza a funcionar bien y además en el campo

que le da sentido al proyecto que se desarrolló

que es en el mundo de la salud.

Ahora casi que soy de aquí, más o menos,

después de 20 años uno puede considerar que es de aquí,

y totalmente adaptado aquí.

Yo no podría ir a una ciudad.

Xevi vino y se quedó.

En Fuentes hay una decena decasas rurales.

El turismo se ha convertido en uno de los sectores más pujantes

en una provincia con pueblos y paisajes cautivadores

que cuenta también con otros focos de atracción,

como el circuito de Alcañiz, Motorland,

que atrae a miles de aficionados a las pruebas de velocidad,

o Dinópolis, un parque temático

repartido por varios lugares de la provincia

que gana visitantes cada año atraídos por la paleontología

y los dinosaurios.

También crece el turismo de observación astronómica;

en lugares como la comarca Gúdar-Javalambre

los cielos nocturnos son un espectáculo.

A primera hora de la mañana Claudia llega a la casa rural El Gaiter,

en Aguaviva, donde trabaja,

para preparar los desayunos.

Hace ya unos cuantos años que vino de Rumanía,

poco después que su novio.

Aquí era mi novio ya.

Él vino en septiembre de 2001,

directamente con una oferta de trabajo

y, después me trajo a mí.

Al principio ha sido difícil claro, porque no sabías hablar,

vivíamos más personas en un piso

porque no te permitías al principio vivir solo,

pero poco a poco nos hemos adaptado.

He empezado y con algún trabajo de empleada de hogar o camarera

y nos hemos cambiado,

aparte que me he quedado embarazada muy pronto,

y nos hemos tenido que cambiar de piso.

―Tengo dos niñas; supongo que ellas se marcharán a estudiar fuera,

a lo mejor nos tocará seguirlas.

Claudia vino por su cuenta.

No participó en las campañas que Aguaviva,

junto a otras localidades, organizaron para captar población.

Fue hace dos décadas.

Las campañas se centraron en atraer inmigrantes sudamericanos,

principalmente argentinos.

Cuando se propuso este programa

Aguaviva estaba en torno a los 600 habitantes,

y el pico llegó a ser, si no me equivoco, de 720.

Esa diferencia sustancialmente es la de los habitantes

que vinieron desde allí, desde Argentina.

Vinieron bastantes familias y, además con la peculiaridad

de que la mayoría contaban con muchos hijos,

de tres, cuatro, hasta ocho hijos.

Entonces, digamos que el crecimiento fue muy rápido.

El plan básicamente era que te ofrecían un puesto de trabajo

y vos tenías que permanecer bajo un contrato cinco años

en el pueblo en donde tenías que llegar.

Un alquiler accesible

y, lo principal era para que en las escuelas hubiera niños.

Silvia es de Salta, al norte de Argentina.

Llegó en agosto de 2001 con sus dos hijos,

poco antes había venido su marido.

Está satisfecha, sus expectativas se han cubierto.

Mira, hemos llegado con muchas ilusiones,

es verdad que, como a todos, cuesta trabajo conseguir las metas,

pero hoy por hoy puede decir

que todo lo que nos habíamos fijado en Argentina,

principalmente una casa propia

y, que nuestros hijos tuvieran un futuro,

no asegurado pero un futuro bueno;

lo hemos logrado.

Tengo mi casa aquí, en Aguaviva, vivo tranquila, vivo bien,

tenemos un nivel de vida muy cómodo,

y no tengo expectativa de irme de aquí;

si no tendría que llevar mi casa, pero no, no,

no tengo expectativas de irme.

Marcelo vino de Uruguay en 2002, con su compañera y sus dos hijos.

Llegó por su cuenta, al margen de la campaña de repoblación.

Vine por la necesidad económica que había en Uruguay.

Ahí trabajaba arriba de los autobuses por propina

mi vieja vendió un campo y decidí invertir ese dinero

en viajar aquí, a España.

Es un buen batería, pero no está teniendo suerte con el trabajo.

Ha tocado algo con un grupo

y espera que se materialice la posibilidad

de incorporarse a una orquesta.

Lo necesita.

Esto para mí es la vida; entonces, al final terminas pasando hambre,

porque no quiero trabajar en otra cosa que no sea la música.

Marcelo resiste. No todos los hicieron.

Muchos de los que llegaron acabaron dejando Aguaviva.

Ahora deben quedar alrededor de 30, son varias familias,

el resto poco a poco se fueron marchando.

De hecho de aquellos 720 habitantes ahora estamos alrededor de 530,

no solo por eso, también por la propia despoblación,

la sangría demográfica

que estamos viviendo en esta localidad

como en otras muchas.

Visto a posteriori creo que un factor fundamental es el arraigo,

o la falta de él en este caso.

Ya que si una familia

decide dar el paso de venir desde Argentina a España

y, no hay nada que le una especialmente a Aguaviva,

igual le da vivir en Aguaviva que en Barcelona que en Cádiz.

Sarrión, al sur de la provincia, es un caso extraordinario.

Bajo estos terrenos rojizos se esconde un auténtico tesoro:

trufas negras.

Un cultivo que ha convertido a Sarrión

en la capital de la trufa en España.

Hay más de 3000 hectáreas cultivadas.

Reúne las condiciones idóneas para el crecimiento del hongo:

clima seco y frío y tierras calizas, pedregosas.

El cultivo de la trufa es uno de los factores principales

que está consiguiendo fijar población en la localidad.

Es más, desde comienzos de siglo

ha crecido en más de un centenar de vecinos.

Varios oriundos que marcharon a otros lugares

han acabado regresando al reclamo de la trufa.

Ahora son más de 1100 habitantes, 22% de la población son inmigrantes

llegados fundamentalmente para trabajar en la truficultura.

Y uno de los responsables del boom de la trufa en Sarrión

es Daniel Bertolín.

A comienzos de los 90 fue de los primeros

que comenzaron a cultivarlas.

Desde entonces es truficultor. Un pionero.

Surgió casi por necesidad, ya que la trufa silvestre,

la trufa del monte, se acababa.

Nosotros siempre hemos ido a buscar trufa del monte

y, al ver que iba a menos, cada vez había menos en el monte,

pues decidimos de alguna manera estudiar la forma de recoger trufas.

La fórmula fue microrrizar los árboles,

aprovechar nuestros campos para hacer plantaciones,

y de hecho como tenemos el clima y la tierra adecuada,

ha dado buenos resultados.

Comenzó Daniel y, ahora sus dos hijas siguen con el negocio.

Alicia es una experta recolectora.

La encontramos trabajando con Aldo y Gin,

dos de sus perros truferos.

―¿Cuántos perros tienes Alicia?

Yo ahora mismo, adiestrados tengo cuatro.

Sí, trabajo siempre con tres a la vez, con dos.

Normalmente, siempre llevas un cachorrillo de seis meses

y aprovechas para iniciarlo con los perros que ya saben.

De pequeños tienes que darles a conocer el aroma

para que las reconozcan y, que ellos entiendan

que cuando rascan y hay algo ahí, pues tienen un premio.

Son cultivos naturales; las trufas no admiten abono alguno.

Es un hongo de crecimiento lento.

A los seis años, a lo mejor un 20 % de la plantación

te puede empezar a dar alguna trufa, pero esperar y esperar y ver que eso

puede ir para adelante y puedas ir rentabilizando todo,

son diez años.

Truficultores ahora, si empezamos cuatro, cinco, seis,

siempre habíamos gente un poco arriesgada,

gente que te tiras al monte digo yo, pero ahora hay 200 truficultores.

Casi todas las familias de Sarrión, de una manera o de otra,

tienen algo que ver con la trufa.

Los cultivos de trufas se han extendido

por otras zonas de Teruel, y por provincias vecinas.

Es una faena laboriosa que requiere bastante mano de obra.

Cinco empleados trabajan durante todo el año

en los campos de trufas de los Bertolín.

Uno de ellos es Zaoui.

Desde que vení, trabajé con Daniel.

Empecé una temporada de tres meses

y después a mí me ha gustado el trabajo

y, a él también le ha gustado cómo trabajo

y así ya seguimos adelante.

Zaoui llegó a Sarrión hace cinco años.

Ahora acaba de traer a su mujer y a su hijo,

otro alumno más para la escuela de la localidad.

El auge de la trufa y la llegada de mano de obra

tiene su reflejo en el colegio público de Sarrión.

Cada curso crece el número de alumnos.

Actualmente, tenemos 126 alumnos,

51 de ellos están en la etapa de infantil.

Hace siete años teníamos 79 alumnos,

el incremento ha sido importante.

Estamos ya en un 41 % de población inmigrante,

casi toda ella de origen marroquí;

muchos de ellos, sobre todo los de la etapa de infantil,

1, 2 de Primaria, incluso 3, han nacido ya aquí, en Sarrión.

―Hay que atender la diversidad que tenemos,

entonces la característica principal

es que cuando entran a Infantil en tres añitos,

desconocen el idioma español, aunque hayan nacido aquí,

pero hay que tener en cuenta que se han socializado entre ellos,

con las familias, en el parque,

entonces su contacto con el idioma español ha sido escaso.

El incremento de estudiantes ha precisado refuerzo de profesorado

y ampliación de espacios en el colegio.

La trufa es uno de los factores

de la bonanza socioeconómica en Sarrión,

otro es su buena red de comunicaciones.

Estamos bien conectados, con la autovía.

Estamos a una horita de Valencia;

a tres cuartos de hora tenemos la playa y el puerto de Sagunto,

a escasos 25 minutos tenemos Teruel capital,

tenemos un tren, un poquito lento, pero bueno, ahí vamos.

Teruel es un territorio atravesado

por una sucesión de bancales escalonados,

levantados con tesón para sacar provecho a la montaña,

un paisaje surcado por carreteras sinuosas que se pegan con dificultad

a una orografía atractiva y complicada.

El medio rural tiene derecho,

tiene derecho a tener las mejores carreteras,

las mismas que la gran ciudad.

Es tan importante una buena carretera entre dos municipios pequeños

que un cinturón en Madrid, tan importante, así debe ser

y, cuando empecemos a entender esto

quizá desde las administraciones superiores,

pues quizá entonces empecemos a resolver el problema.

Teruel padece un histórico déficit de infraestructuras.

La capital, la última de España a la que llegó el ferrocarril,

no tiene conexión con Madrid ni por autovía ni por tren.

Desde 1999 el movimiento social Teruel Existe

reivindica inversiones e infraestructuras

que frenen la despoblación.

Hace unos meses hicieron viral la imagen de un tractor

circulando más rápido que el tren que circula

por la única línea férrea que atraviesa la provincia,

la que conecta Zaragoza, Teruel y Valencia,

un trayecto de 308 kilómetros que supone cinco horas de viaje.

Según lo aprobado en 2009 la línea forma parte del corredor

que debería unir el Cantábrico con el Mediterráneo.

Sin embargo, no acaban de llegar las inversiones

para mejorar el trazado en las condiciones previstas.

Lo que hay que hacer es que se cumpla lo prometido

y está publicado en el BOE

que, las condiciones que se están haciendo

entre Zaragoza y el Cantábrico con doble vía electrificada,

altas prestaciones y uso mixto, viajeros y mercancías,

se haga exactamente igual entre Zaragoza y Sagunto.

Para Teruel Existe se está priorizando,

por intereses ajenos, la conexión Cantábrico-Mediterráneo por Cataluña

Solo una línea férrea y solo una autovía atraviesa la provincia.

La A-23, la autovía mudéjar, conecta Zaragoza con el Levante

y discurre por el oeste turolense.

En breve comenzará la construcción del tramo de la A-68

que unirá el norte de Teruel, el bajo Aragón, con Zaragoza.

Sigue pendiente, y sin fecha, la construcción del tramo de la A-40

entre Cuenca y Teruel capital,

paralizado por la declaración de impacto medioambiental.

Esta autovía, un proyecto de hace más de tres décadas

conectaría este y oeste peninsular, de Extremadura a Teruel,

pudiendo continuar hasta Cataluña por Alcañiz,

sería un eje vertebrador del interior de la provincia.

El Plan Estratégico de Infraestructuras

sitúa como objetivo para 2020 que todos los españoles

tengan al menos una vía de alta capacidad

a menos de 30 kilómetros de su casa.

En gran parte de Teruel parece que habrá que esperar.

El colectivo Teruel Existe sí reconoce

que en sus dos décadas de actividad se ha avanzado en materias

como la asistencia y el transporte de urgencias sanitarias,

vía helicóptero, en la asistencia psiquiátrica,

se ha ampliado la formación universitaria,

pero siguen reclamando la mejora de las infraestructuras viarias.

Queremos tener las mismas oportunidades de desarrollo y de vida

que puedan tener en otros sitios.

Hay una infraestructura, a diez kilómetros de la capital,

que es modelo de éxito: la Plataforma Aeroportuaria de Teruel.

No hay pasajeros, se trata de un parking para aviones

y mucho más.

El aeropuerto tiene una gama de actividad muy amplia.

Hace mantenimiento, estacionamiento, reciclado de grandes aviones,

tiene escuela de vuelo, servicio medicalizado del 112,

banco de pruebas motores cohete;

hacemos productos de investigación y desarrollo;

también estamos trabajando con diferentes entidades

y universidades para la formación.

Hasta aquí llegan aviones de 30 países.

El estacionamiento varía de dos euros diarios a 150,

ya se trate de pequeños aviones o grandes aeronaves.

Porque puede albergar a aviones de todos los tamaños,

incluido el más grande, el A-380.

En seis años de actividad se ha convertido

en el mayor centro de estacionamiento de grandes aeronaves de Europa.

¿El secreto? Está en el sitio idóneo.

Es el aeropuerto de más altitud de España, clima seco, semidesértico,

con una propiedad por tanto, baja pluviometría,

lo cual nos permite tener una capacidad más adaptable

para el mantenimiento y la preservación de aviones.

Hay que tener en cuenta que aquí los aviones

pueden estar incluso varios años antes de su vuelo posterior

o de su desmantelamiento posterior.

Puede llegar hasta una capacidad actual de 250 aeronaves.

Hemos tenido un máximo estacionadas de forma directa de 84.

El aeropuerto ahora mismo está en torno

a unos tres millones de euros de ingresos

y en torno a un millón y algo de gastos de explotación;

superamos en ingresos a más de 20 aeropuertos españoles.

La Plataforma Aeroportuaria es de titularidad pública:

el 60 % del Gobierno de Aragón y el 40 % del Ayuntamiento de Teruel.

Está contribuyendo a atraer y fijar población en el entorno.

El aeropuerto tiene ya más de diez empresas

instaladas permanentemente y, hay más de 350 personas

que vienen todos los días a trabajar a este aeropuerto.

Son trabajos de alta especialización.

Vienen técnicos para trabajar durante mucho periodo de tiempo,

con la familia por supuesto, y sí se ha notado en los alrededores,

alrededor de 15-20-30 kilómetros,

pues ese crecimiento de la población y de desarrollo profesional

para este tipo de especialistas.

Es un sector en crecimiento.

Se estima que en los próximos 20 años

más de 20.000 aviones se someterán a operaciones de reciclaje.

Muchos de ellos, seguro, pasarán por Teruel.

En un plazo de dos años el aeropuerto contará además

con dos hangares de máxima capacidad,

supondrán una inversión de 16 millones de euros

y generarán más empleo.

Castelserás, un caso extraordinario.

Esta localidad del norte de Teruel es muy posiblemente

el lugar de España que reúne más comercios on line por habitante.

Desde aquí se vende al mundo cuchillos, suministros de hostelería,

tinta para impresoras, jamones...

hasta alfalfa.

Todo a través de Internet.

Este es el almacén; entonces aquí tenemos todos los productos,

aquí y detrás están.

Entonces aquí es donde preparamos los pedidos

y, estamos allí haciendo paquetes.

Siguen llegando más cosas de los proveedores,

sacamos los albaranes y tal y, empezamos a hacer los paquetes

que salen a todo el mundo.

Cada pedido tiene su forma de envío;

hay empresas que son muy buenas fuera de Europa,

otras que son muy buenas dentro de España,

otras en el norte de Europa.

Entonces seleccionamos siempre la más económica

para realizar el transporte de ese paquete.

Hoy por ejemplo, a dónde tienes pedidos.

Bueno, hemos enviado ya bastantes.

Este por ejemplo va a Singapur, este va a Noruega.

Hablamos con Ricardo en su almacén.

Su empresa, “Aceros de Hispania”,

es líder es la distribución de cuchillería.

Él fue el pionero,

el primero que abrió una tienda on line en el pueblo.

Esto comenzó en diciembre del 98, que son las tardes muy largas

y, entonces por la noche íbamos allí a aprender a manejar el ordenador.

Podía haber estado vendiendo bicicletas,

pero es que en la tienda de mi hermano es una armería

y, entonces había catálogos de cuchillos.

Cogí uno era de cuchillo y pues venga, va, palante.

Y así arrancamos.

Tiene un catálogo de 35.000 artículos

y más de 80.000 clientes repartidos por el planeta.

Sus productos han llegado al palacio de La Zarzuela

o al rancho de Charlton Heston.

La mayoría de lo que vendemos está fabricado en España;

entonces, en algo contribuimos también a la producción nacional,

pero luego hay cosas que está fabricadas en Suiza

o están fabricadas en Estados Unidos y viene a España,

pagan sus impuestos y luego se marcha a Singapur o se marchan a otro lado,

pero por el camino han pagado impuestos en España, claro.

Muchos en Castelserás han seguido los pasos de Ricardo.

El último ha sido David.

Hace dos años abrió su negocio.

Vende online juegos de mesa.

En esta zona hay poca población y, abrir una tienda física

es mucho más difícil porque te tiene que pasar la gente

por la puerta de la tienda, y al abrirla on line

pues estás abierto a todo el mundo que tiene internet.

David es de Alcañiz.

Cada día recorre los ocho kilómetros que separan su casa

de su oficina en Castelserás.

Monté la empresa aquí, en este pueblo por la comodidad

y poder aprovechar la logística entre todas las tiendas on line

que estamos aquí, en Castelserás.

Todos los emprendedores de Castelserás

ponen su experiencia en común, analizan

y estudian estrategias de negocio, mejoras en las páginas web.

En los sistemas de paquetería

han conseguido optimizar los precios en los transportes.

Y, además están logrando fijar población en la zona.

En Castelserás somos 830 más o menos

y bueno, los que estamos metidos en Internet,

si no estuviéramos estaríamos aquí o no,

o estaríamos haciendo otras cosa, eso seguro,

pero dónde, pues no lo sé.

Castelserás, el mejor ejemplo

de lo productivo que puede llegar a ser el binomio autoempleo-internet.

El autoempleo, que es más propio de poderlo conseguir

en el medio rural, pues o tienes internet de banda ancha

o es imposible.

Ahí también es una cuestión de prioridades.

No se puede dejar en manos de los operadores que decidan

si la banda ancha llega o no llega a un municipio,

la administración pública tiene que estar para garantizar

que todos los servicios llegar allí donde haya una persona

que tenga derecho a ellos.

Desde este año Aragón cuenta con un fondo específico

que sumar a la lucha contra la despoblación,

el Fondo de Cohesión Territorial;

una iniciativa que cambia el modelo a seguir.

Tenemos claro que las políticas de arriba abajo no funcionan,

que tienen que ser políticas de abajo arriba,

que sean los destinatarios de esas políticas,

las entidades locales,

las asociaciones del tejido social de nuestros pueblos,

los que asuman el protagonismo,

los que de verdad decidan dónde hay que invertir.

Algunos sitios necesitarán llevar la wifi

a las dependencias municipales,

en otros tendrán que establecer medidas de atención

a personas mayores, en otros actividades culturales para jóvenes

todo el año,;

rehabilitación de viviendas para nuevos pobladores,

escuelas infantiles...

La primera dotación del fondo es de dos millones y medio de euros,

se espera ampliarlo en el futuro.

Municipios y comarcas han presentado 800 proyectos

que aspiran a recibir financiación para que la despoblación

comience a dar paso a la repoblación.

Ya vale del blanco y negro,

hay que vender el medio rural en color,

porque en el medio rural se puede ser muy feliz.

El Barranco de San Juan o el barrio de Las Clochas

parecen haber perdido la batalla.

Aunque, quién sabe.

Con las inversiones precisas, con las decisiones acertadas,

con imaginación.

Teruel ya sabe cómo imponerse al desierto.

Si nos dan oportunidades, o no nos las quitan,

podemos ser tan buenos como los mejores.

Si quieres una vida tranquila,

que tus hijos jueguen libremente en la calle,

hacer una vida sana,

pues Fuentes de Rubielos puede ser una buena opción,

y tantos otros pueblos como Fuentes de Rubielos, claro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teruel: la imaginación contra el desierto

Crónicas - Teruel: la imaginación contra el desierto

26 nov 2018

El aislamiento, casi el olvido, ha dejado su marca en Teruel. El territorio padece un déficit histórico de infraestructuras que ha favorecido el éxodo de su población rural hacia otros lugares.

ver más sobre "Crónicas - Teruel: la imaginación contra el desierto" ver menos sobre "Crónicas - Teruel: la imaginación contra el desierto"
Programas completos (214)
Clips

Los últimos 875 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos