www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4474099
Para todos los públicos Crónicas - Teatro Real: las mejores notas - ver ahora
Transcripción completa

El Teatro Real de Madrid

cumple doscientos años desde su fundación

y veinte años de su reapertura como Sala de Ópera.

Es un teatro con una seriedad, un cariño y una profesionalidad

que en estos pocos años está colocado en un lugar,

donde todos mis compañeros, todos los cantantes que vienen,

salen, no solo satisfechos, felices del teatro

y esperando volver.

Lo habitual es ver el escenario desde el patio de butacas.

Hoy les invitamos a que entren con nosotros

a conocer qué hay detrás del telón.

Hace 200 años el rey Fernando VII

ordenó la remodelación de la Plaza de Oriente

y la construcción de un teatro para la Opera.

Mientras concluían las obras,

en el edificio se abrió un salón de bailes para el Carnaval

que luego se adaptó

como sede del Congreso de los Diputados.

En 1850 el día de su onomástica,

la reina Isabel II inauguraba el Teatro Real de Madrid

con la obra La Favorita de Donizzetti.

Durante 75 años

es un teatro que funciona como uno de los primeros de Europa,

se integra en el circuito de teatros europeos

y los cantantes más importantes pasan por este teatro

y los compositores más importantes pasan por este teatro.

Isabel II favoreció las artes lirico-dramáticas.

Contaba con la colaboración del Marqués de Salamanca,

impulsor de obras públicas,

que se arruinó y se hizo millonario tres veces.

El marqués de Salamanca estaba abonado a cuatro palcos

y los pedía que estuviera uno en cada piso

y exactamente uno encima del otro,

porque como era un soltero muy codiciado,

él lo que hacía era traerse a cuatro amigas

y no quería ni que se vieran entre ellas,

ni que cada una de ellas

viera con cual estaba en cada momento.

La ópera desde el principio es un acontecimiento social.

La zona del público

estaba iluminada con luz de gas

y todos se veían.

Había un espectáculo fundamental que es el palco de enfrente,

había un espectáculo secundario que es el escenario,

un segundo espectáculo secundario que es el palco real,

qué pasa en el palco real,

eso tiene muchísima importancia, y mientras tanto,

al teatro se venía a hacer negocios, se venía a hacer política,

se venía a presentar a las niñas casaderas,

a las niñas o los niños casaderos.

Tras la revolución de 1868 y el exilio de la reina Isabel II,

en 1870 Amadeo de Saboya es elegido Rey por las Cortes.

El teatro que se había cerrado por un incendio

se reabre con la primera obra en español,

una versión en opera

de la zarzuela Marina de Emilio Arrieta.

Llega la Primera República

hasta la restauración de la Monarquía

con Alfonso XII. Hijo de Isabel II.

Triunfa Julián Gayarre.

También es el momento de la gran diva Adelalina Patti.

En 1880 cantan juntos Lucia di Lammermoor, con gran éxito.

El Teatro Real es una referencia internacional.

En 1882 acoge a Sara Bernhardt,

una actriz parisina de fama mundial

para representar la Dama de las Camelias.

Es el Madrid de principios del siglo veinte,

época de Alfonso XIII

que recibe la mayoría de edad a los 16 años.

En su honor en el Real estrenan don Giovani, de Mozart.

Alfonso XIII tiene incluso en el teatro

un despacho donde celebra

alguna reunión del Consejo de Ministros.

A su esposa Victoria Eugenia de Battemberg

le instalan un tocador con bañera.

El Teatro se tiene que cerrar en 1925.

Por debajo pasa un acuífero,

había inundaciones y grietas

debido a unas obras del metro en el subsuelo

tal como se refleja en este documento de entonces

donde se pide el cese de los explosivos.

La última ópera que suena antes del cierre

es La Boheme

y la protagonizó el tenor Miguel Fleta

cuya voz cautivaba a todos.

En 1931 empieza la Segunda República,

no hay dinero para restaurar el teatro

y se plantea hasta su demolición.

Otoño de 1936.

Madrid es una ciudad asediada por los bombardeos.

Se protege a la Cibeles.

La Guerra Civil está dando sus primeros pasos.

Al final de la guerra estalla un polvorín

instalado en el Teatro

que provoca grandes desperfectos.

No hay dinero para restaurarlo y se mantiene cerrado.

En 1965 se decide convertirlo en Sala de conciertos.

Un año después lo inaugura Franco.

Asisten los entonces Príncipes de España.

Gana Massiel en Londres con el La la la

y al año siguiente, en 1969,

el festival de Eurovisión

se celebra en el Teatro Real de Madrid.

Pasaron años como sala sinfónica

hasta que el Gobierno de Felipe González

decide que el Teatro Real

vuelva a ser un Teatro para la Opera

y se inicia la rehabilitación.

En 1997 los reyes inauguran el nuevo Teatro Real.

Fue el decir ya tenemos el Teatro de Ópera,

eso era una emoción grandísima.

Fue un periodo de ensayos muy largo, porque además fue,

fue con una obra Divinas Palabras

del maestro Antón García Abril.

El día que llegó ese día grande,

que estábamos ya en el escenario con el público,

y con el entusiasmo

pues ha sido para mí extraordinario.

Los actuales reyes, Felipe VI y Letizia Ortiz,

inauguran las temporadas de Ópera del Teatro Real.

El Teatro Real de Madrid

celebra el 200 aniversario de su fundación

por Fernando VII

y 20 años de la reapertura como Sala de Ópera.

A pesar de la crisis,

esta institución pública

no ha necesitado ninguna inyección económica extraordinaria

y el balance de los últimos años ha sido positivo.

El Real es como una pequeña ciudad,

un equipo grande,

un puzle en el que todas las piezas

y las personas que lo integran son necesarias.

Yo llevo 19 años

y hemos crecido un poco todos en este teatro,

bueno bastante,

a todos los niveles y es un lujo la verdad

porque nuestra mayor recompensa

es cuando un cantante que ayer estaba en el Metropolitan

y no para de viajar digamos,

venga y te diga qué maravilla, qué bien se trabaja aquí,

cómo lo tenéis todo controlado, organizado y que fácil nos lo hacéis.

Eso es lo mejor para nosotros.

Fue un reto

encontrarte de repente

con un teatro con movimiento de plataformas,

todo informatizado, el volumen, el tamaño que tiene el teatro,

la capacidad que tiene de recibir decorados, escenografías,

porque además todo era un mundo nuevo para nosotros.

Un momento único fue,

el inicio yo aquí con Aida,

200 personas,

todos maquillados de arriba abajo,

a mí me pareció esto como algo estratosférico,

Charo yo creo que deberíamos buscarle a Miriam

un traje distinto porque el que tenemos...

Observar cómo se mueve el Teatro Real por dentro

es un privilegio.

Se preparan a la vez dos o tres óperas,

varios conciertos,

espectáculos de ballet...

Unas semanas antes del estreno de La Bohème,

en el Departamento de Sastrería del Teatro Real de Madrid

están con las pruebas de vestuario.

Se trata de una coproducción

con los teatros de la Ópera de Londres,

Chicago y Madrid,

los cuales comparten gastos y medios.

Los trajes vienen de Londres

y hay que adaptarlos a los nuevos artistas.

A mí me encanta transformarme en cada personaje de cada ópera,

y La Bohème...

que vayamos así vestidas para mí ya es un lujo.

Con el Covent Garden es muy fácil también,

hay otros teatros que no,

pero con el Covent Garden es una maravilla.

Es raro que una, a la primera,

salga una prueba y quede todo absolutamente perfecto.

La verdad es que te sientes como una reina,

te da la impresión de estar en otra época,

te catapulta en otra época y es maravilloso.

El Teatro Real está considerado como la primera institución

de las artes escénicas en España,

destaca por la excelencia de su Orquesta y su Coro.

El canto lirico siempre se enfoca en la belleza,

la redondez de la voz,

igualarla, alcanzar un registro,

trabajar mucho el aire,

son conciencias que tu alcanzas de tu cuerpo

que cuando tú estás cantando folklore

a lo mejor no eres consciente.

Bueno dentro de la sección masculina de voces,

La voz de barítono es la voz más habitual de hombre,

algo así...

Las sopranos somos la voz aguda de las mujeres.

La voz de contralto

es la más grave dentro de la tesitura de mujeres.

Pues para pertenecer al coro del Teatro Real

tienes que pasar una serie de pruebas,

en primer lugar tienes que cantar un aria,

después tienes que hacer una prueba de lectura,

y por último, una vocalización.

El conjunto de voces excelentes

realizan un coro excelente,

lo que pasa es que la audición y el uso del aire,

el uso de la respiración es fundamental,

esto es lo que hace tener un solo arco,

un solo como en las cuerdas de la orquesta,

una sola respiración

una sola idea musical, una sola idea expresiva,

la respiración y la audición,

pero las condiciones naturales de cada uno

le serviría para hacer una carrera de solista.

Llega el Ballet Nacional de España al Teatro Real

para interpretar la obra “Sorolla”

creada y dirigida por su director Antonio Najarro.

El ensayo es una ocasión

para asistir a una de sus clases de ballet clásico,

imprescindible a nivel postural y técnico.

Como ejemplo siempre intento estar en forma,

a la hora de coreografiar o de dirigir un ensayo,

intento poder reflejar de la manera más perfecta

posible los movimientos que quiero ver en el bailarín.

Los bailarines empiezan a formarse muy pequeños,

a los ocho años,

y cursan unos diez años de carrera.

El Teatro Real para nosotros es, no sé cómo decirte,

como llegar arriba,

siempre intentas,

pasas por aquí y lo ves,

y sueñas con bailar en el Teatro Real.

Lo que ve la gente es como la punta del iceberg,

es como la metáfora aquella, es la punta de iceberg,

y todo el trabajo es la parte de abajo,

es la parte más dura,

la más grande,

que son los ensayos,

los años, las caídas, las torceduras de pie, las lesiones,

entonces bueno cuando llegas es una gran satisfacción.

Es mágico, volver otra vez es bello,

sobre todo cómo suena todo aquí, la música cómo suena,

la amplitud del lugar,

la verdad que se nota.

Atención por favor,

maestros y solistas que participan en el ensayo ...

Tienes personajes

que pasan por situaciones muy del día a día,

tienen que lidiar con pagar su renta,

se enamoran, se desenamoran, discuten, tienen amistades,

les gusta ir a los cafés,

les gusta ver los escaparates de las tiendas,

y luego entre todo esto,

algo horrible sucede

algo que sin embargo es muy común

y creo que esto es muy real

en la experiencia de cualquier persona.

Estamos en la Sala de Ensayo y Puesta en Escena.

Tiene las mismas medidas que el escenario,

aquí reproducen todos los elementos para los ensayos

tal como se verá en la obra con público.

Todo ocurre en plena coordinación con el equipo de regidores.

En mí trabajo hay que tener un poco de paciencia, mano izquierda,

mucha concentración muchísimas veces, saber calcular y llevar el estrés,

también otras veces no saltar, no explotar,

al revés,

nosotros somos los que

tenemos que crear muchas veces el ambiente.

Los regidores

son los encargados de coordinar

los movimientos y efectos

que la dirección de escena propone para el espectáculo.

Dan la entrada a la escena a solistas,

coro, ballet, actores...

Este primer ensayo lo dirige el maestro Carlos Chamorro.

Cuenta con la asistencia de la maestra repetidora

que reproduce al piano la música de la Orquesta.

Es un trabajo de mucha concentración y de emoción.

incluso tocando yo puedo saltar una lágrima,

porque intento estar en este mundo del cantante

y el director

y también simplemente una mirada,

muchas veces un cantante hace una maravilla en una frase

el maestro te mira, y le miras a él,

si, si entiendo.

En el Teatro Real

se trabaja en varias producciones a la vez.

Se refleja también en el departamento de Utilería.

A veces tenemos a la vez dos producciones

y en el taller tenemos otra que se está preparando a continuación

y a la vez

tenemos otra en las salas de ensayos.

Mientras se realizan los ensayos de la Boheme de Puccini,

en los talleres trabajan con los decorados

para la ópera Aida de Verdi.

La mayoría vive la opera como algo muy cercano.

Siempre me gusta leer, lo que vamos a hacer,

con lo que está relacionado,

lo escucho

y yo creo que es una oportunidad

ya que estas trabajando con elementos de la ópera

pues también

es enriquecedor culturalmente para nosotros.

El decorado de Aida

lo construyeron en estos mismos talleres

hace veinte años.

Ese es el Baldaquino

en el cual se ha estado trabajando y restaurando bastante,

con pan de oro,

se ha vuelto a reconstruir y bueno aquí podéis ver el Horus,

que también se hizo muy detalladamente,

con mucho mimo también, para la opera de Aida.

En las óperas también intervienen niños.

Los del Teatro Real

pertenecen a los Pequeños Cantores de la ORCAM,

la orquesta y Coro de la comunidad de Madrid.

Último ensayo antes de bajar a hacer Carmen de Bizzet.

Van a salir a cantar y antes están jugando,

juegan cantan y vuelven

y para ellos es estupendo estar aquí dentro del teatro,

les encanta.

Es un calentamiento corporal y vocal,

y repasamos siempre cada vez antes de salir al escenario,

repasamos todo, el texto la música y todo.

La soprano Yolanda Auyanet

es una de las primeras en llegar a Madrid

para preparar La Bohème.

Mimí es un personaje

pues la verdad es que es muy tierno,

es muy amoroso,

una mujer llena de sueños,

llena de amor y de ganas de vivir,

y todo eso empañado por su enfermedad.

Los cantantes trabajan con sus compañeros de reparto,

con la orquesta y con el maestro

después de estudiar individualmente su papel.

Si comparo a Puccini con el resto de compositores,

él tenía el don de generar emociones a niveles que, intelectualmente,

no querríamos aceptar o que preferiríamos rechazar,

pero él llega y nos conmueve.

Mediante la aplicación de técnicas de peluquería,

implantes y maquillaje

caracterizan a los personajes

siguiendo las indicaciones de los escenógrafos.

Nosotros lo que conseguimos

es que una persona con un físico absolutamente normal,

si tiene que hacer de Rigoletto

tiene que llevar joroba,

tiene que llevar la cara completamente deformada,

puede ser hasta tuerto, hasta bizco, los dientes pobres,

todo lo que quieras lo conseguimos en caracterización.

Estoy haciendo una barba que es para la Boheme,

acabo de terminar la barba y he empezado con el bigote.

Es para un solista

para uno de los...

...amigos del prota.

Luego hay que cortarla y hay que...

...alisarla.

El pelo es pelo natural,

lo que pasa es que se trenza,

se hace con restos de pelo

y se hace una trenza y se cuece con sal

para romperle la queratina al pelo y que el rizo aguante más.

La caracterización

es algo que tienes de alguna manera que vivirla también

porque es algo que está lleno de cien mi detalles,

de cien mil formas,

yo creo que es algo que te tiene que gustar

para poder hacerlo.

Una peluca como esta,

hacerla entera

si dedicamos el tiempo que trabajamos a picarla,

pues aproximadamente podríamos en una semana aproximadamente

tenerla hecha.

Estos son bocetos

que nos hacen en determinados momentos

el figurinista,

hay figurinistas que trabajan con revistas de moda,

hay figurinistas que trabajan con sus manos,

y los que trabajan con sus manos

nos van haciendo perfiles de volúmenes,

de peinados de maquillaje,

que nos dan las pautas que debemos de seguir

para que a la hora de hacer el maquillaje y la peluquería

conseguir que el efecto sea el que el figurinista nos manda.

Lo mágico,

pues aparte de transformar a una persona

que puede ser una persona corriente,

una persona de la calle en una princesa,

en una Valquiria,

en una Tosca, en una Carmen,

pues lo de mágico que tiene

es el contacto tan estrecho

que nosotros tenemos con los cantantes.

Los grandes artistas

también tienen sus pequeñas debilidades

que intentan compensar,

algunos de manera sorprendente.

Los rusos por ejemplo, les gusta mucho la cebolla cruda,

entonces comen cebolla cruda, el camerino es como imposible,

de decir por favor,

y esto bueno entre nosotros,

le ponemos un poquito la borla encima para que no hablen mucho no,

o por ejemplo otros solistas que quieren masticar hielo

y les tienes que conseguir hielo porque necesitan frio,

otros que necesitan hacer fondos con peso

y te mandan que te subas encima de ellos

y están haciendo los fondos

y tu de pie sujeta a la pared

que como entre alguien

va a decir que si estamos locos,

hay otros solistas que son muy hipocondriacos

y que no quieren que les toques la piel,

entonces tienes que hacer el maquillaje sin tocarlos,

otros que de repente

te piden que les tires del pelo fuerte, fuerte

porque se sienten muy congestionados y es la forma de soltar no,

o sea miles de anécdotas.

Aseguran que cada vez son menos divos y más cercanos.

Plácido Domingo es su preferido.

Creo que lo que ha habido es un personal extraordinario,

el teatro de todo a todo,

con las fuerzas extraordinarias,

de un Coro maravilloso, una Orquesta extraordinaria,

después la técnica,

todo, todo el equipo de administración,

todo el equipo humano

que trata a todo el mundo de una manera extraordinaria.

Creo que es un teatro con una seriedad, un cariño,

y una profesionalidad

que en estos pocos años

está colocado en un lugar donde todos mis compañeros,

todos los cantantes que vienen salen no solo satisfechos,

felices del teatro y esperando volver.

Nuestro solista por excelencia es Plácido Domingo,

es la persona más encantadora y más humana del mundo,

porque Plácido cada vez que viene

yo la primera vez que lo maquille

cuando volvió, a la siguiente vez, al año siguiente,

lo primero que me pregunto qué tal Elena, qué tal tus hijos,

qué tal tu marido

y para mi alguien que está alrededor del mundo,

viajando constantemente

que se acuerde de tu nombre,

pero es que no solo el mío,

de todo el equipo

porque él es una persona generosa pero generosa en el plano humano.

Estamos subiendo el camión

para descargar el decorado de la Boheme.

Es el primero de la mañana, se descarga aquí,

ponemos aquí las plataformas,

y aquí ya lo dejamos para la zona de montaje,

de la menos dieciseis.

El material para la Boheme llega del Covent Garden de Londres

cuando se aproxima la fecha de estreno.

A mí que soy técnico del teatro, lo que me gusta,

es ver como se monta, ver como se hace,

y una vez hecho,

pues la creación que se hace, mis compañeros,

sube a escena

y cuando dices: ¡es que lo hemos montado nosotros!

La Caja Escénica

en la que cabría el edificio de Telefónica

de la madrileña Gran Vía,

tiene 70 metros de altura libre y 22 pisos,

ocho de ellos bajo el patio de butacas.

La superficie del escenario supera los 1400 metros cuadrados.

Nuestra caja escénica tiene una peculiaridad

que es que no tiene hombros,

que son los laterales del escenario,

entonces tenemos que trabajar hacia abajo.

En un teatro convencional

los decorados se sacan hacia los costados

entonces yo podía sacar un decorado aquí,

tener otro decorado aquí,

y meterlo dentro;

nosotros no tenemos esa posibilidad,

tenemos que hacerlo hacia abajo.

Para un montaje,

una producción como la Boheme

llevas un año antes

ya estas preparando,

ya tienes las primeras reuniones con el escenógrafo,

con el equipo artístico,

empiezas a recibir la información,

si además se tiene que hacer la construcción del decorado,

pues uno va a hacer el seguimiento del decorado, del vestuario,

empezar a implantarlo dentro de lo que es el escenario

para ver cómo puede convivir con las diferentes producciones

con las que se va a alternar.

Hoy es un día importante.

Se reúnen por primera vez los dos coros,

el de adultos y el de niños,

en la Sala de Ensayos.

Se dan las primeras indicaciones

y los maestros comentan la evolución del trabajo.

Nosotros antes de salir a una actuación, una función,

nos preparamos y vocalizamos

para que nuestro instrumento, nuestros músculos,

digamos de la laringe,

estén bien calentitos y bien elásticos

para poder realizar la función que tienen que realizar.

Yo estoy encantadísima de estar en este teatro,

en el Teatro Real,

es la primera vez,

va a ser mi debut en esta casa,

una casa en la que se trabaja de maravilla.

En el escenario se repite la fórmula.

Primero el maestro ante el piano.

La Bohème es una ópera sobre los jóvenes.

La esperanza, los deseos, el amor, el azar, el éxito, el arte...

que chocan con la realidad,

Refleja momentos de entusiasmo y de desesperación.

En esta producción

mueven parte del decorado a la vista del público.

Es el momento de acompañar a Mimí,

la soprano Anita Hartig al escenario.

En la ópera hay siempre dos equipos de solistas.

Musseta está terminando de prepararse para salir.

Vestirse por primera vez todos,

caracterizados para La Boheme

es un acontecimiento.

Hay que inmortalizar el momento.

Van entrando a maquillaje y peluquería

cada diez minutos.

Es la primera ópera que haces?

Y debutáis con la Bohème y en el Real, madre mía.

Pues que hacer una ópera es una gran experiencia

y en el Teatro Real es alucinante hacerlo.

Tengo una....

...buenísima experiencia

y me lo paso genial.

No sólo cantas,

también pues actúas con más personajes

y mola un montón.

Es complicado pero te tienes que esforzar en ello,

estudiar mucho todo el tiempo libre que tengas,

intentar ir a todas las clases posibles.

Unos días antes del estreno

se juntan todos en el escenario para el ensayo general.

Es uno de los momentos más bellos,

por fin se va a ver el trabajo en conjunto

después de tanto esfuerzo,

ilusiones, estrés, horas sin dormir...

Hay que mirar

desde todos los rincones del teatro hacia el escenario

para detectar si algo no está bien y corregirlo.

Es emocionante.

Mientras tengamos sensibilidad,

mientras no seamos una generación de robots

que esperamos que no sea, que no lleguemos a eso,

yo creo que la música le llegará a las personas

y seguirá.

La ópera estoy convencido

que después de

cuatrocientos treinta y tantos años de historia

que es eterna.

Doscientos años de historia.

Sufrió cierres, una guerra, obras de remodelación,

problemas económicos,

estuvo a punto de ser derribado...

Desde hace veinte años vive momentos de esplendor.

En esta doble conmemoración

desde el Teatro

quieren conseguir

que la ópera no sea monopolio de una clase social

o de un grupo de expertos,

sino de todo el público.

Subtitulado por: María Victoria Cerezo Olivares.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teatro Real: las mejores notas

Crónicas - Teatro Real: las mejores notas

12 feb 2018

Crónicas les cuenta lo que nunca se puede ver desde el patio de butacas. Cómo respira y se mueve el Teatro Real de Madrid por dentro. El Teatro Real de Madrid está de celebración. Cumple 200 años de su fundación y 20 años de su reapertura como Sala de Ópera y se ha marcado un objetivo, que la ópera sea un espectáculo para todos.

ver más sobre "Crónicas - Teatro Real: las mejores notas " ver menos sobre "Crónicas - Teatro Real: las mejores notas "
Programas completos (211)
Clips

Los últimos 854 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos