www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3743871
Para todos los públicos Crónicas - Un paseo por el arte - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

-Muy buenas tardes,

vamos a dar inicio a la primera sesión de la subasta 367

del mes de mayo.

Empezamos la primera sesión con pintura.

El lote número 1, paisaje por 3.000 euros de salida...

-Por diferentes ofertas salimos en 4.000.

-4.000; 4.000 en la mesa, 4.200,

4.400, 4.600, 4.800, 5.000, 5.500, 6.000, 6.500, 7.000, 7.500, 8.000.

-8.000 tiene la mesa.

-Podrían ser 8.500.

estamos en la mesa con 8.000.

Estamos ahora con Mónica con 8.000, sí...

Aquí, hoy se subastan pinturas de algunos artistas

que tienen obras colgadas en los museos más importantes de la ciudad.

-“¡Adjudicado por 8.000!”

En poco más de un kilómetro se conservan y exponen

miles de obras maestras de distintas épocas y estilos,

desde las Meninas al Guernica, pasando por los impresionistas.

Es el conocido como paseo del Arte, donde el Reina Sofía,

el Thyssen Bornemisza y el Prado comparten espacio.

Madrid es una ciudad de cultura, de arte extraordinaria

no solo somos los tres museos del mal llamado “triangulo del arte”,

sino muy cerca está el museo de la Academia de San Fernando,

muy cerca está la Biblioteca Nacional,

pasamos la Calle Mayor y nos encontramos con el Palacio Real.

Hay muchísimas instituciones

que conservan colecciones históricas importantes

y también que generan programas de arte contemporáneo.

Yo creo que Madrid es una de las grandes capitales culturales

de Europa y del mundo, sin duda.

Este museo, a punto de celebrar sus 200 años de historia,

está considerado una de las mejores pinacotecas del mundo.

Expone una colección permanente de 1.300 obras.

Es una colección de pintura,

fundamentalmente de pintura, pero también de escultura

antigua, moderna y casi contemporánea.

Yo creo que es una de las mejores del mundo.

No es un museo enciclopédico, es decir,

no es como un relato completo de la historia del arte occidental

pero los puntos de intensidad que tiene son realmente extraordinarios

y lo definen fundamentalmente los artistas, ¿no?

Hay artistas como Tiziano, el Bosco, Velázquez, Rubens o Goya

que no se entienden sin el conjunto de obras que conserva el Prado, ¿no?

Aquí es donde se conservan más obras de Velázquez, 48 pinturas.

Y de Goya, más de cien cuadros

a los que se suman entre dibujos y estampas

casi novecientas creaciones.

Además sigue aumentando su colección:

una de las últimas adquisiciones,

esta virgen de la Granada de Fra Angélico.

El año pasado 2.600.000 personas visitaron el Prado.

Hay una cosa que creo que hemos conseguido en los últimos años

que es muy importante

y es que que no sea el Prado sólo un museo de turistas extranjeros

sino que sean también los españoles los que visiten el Prado

y prácticamente ahora es un 50 y 50% entre extranjeros y nacionales, ¿no?

-Venimos desde Bilbao para ver el Prado por cuarta vez

y nunca nos cansamos.

-Bueno, a mi me encantan los museos, me gusta venir al museo del Prado,

pero a mí me gustan las Meninas y para mí ver el cuadro

es que me transporta a ese época, me quedo flipando, como se dice.

-Hay algunas pinturas que nos interesa ver de Rembrandt,

de Velázquez...

También nos gustan mucho las calles, eso es lo bonito también.

Los cafés donde uno de sienta, se come jamón ibérico,

se vive la vida de Madrid, que es muy bonita.

Los últimos datos del ayuntamiento de Madrid

hablan de auge del turismo cultural.

En siete años, las cifras han pasado de nueve a doce millones y medio

de visitantes a los museos.

Muchos aprovechan para acercarse al Barrio de las Letras,

donde vivieron Cervantes, Quevedo y Lope de Vega entre otros,

y donde se concentran decenas de galerías de arte.

Una de ellas, la de este profesor universitario.

Hace 27 años apostó por jóvenes artistas

que estaban empezando su carrera,

y abrió galería en Valencia, después la trasladó a Madrid.

-Las galerías están aquí

y es donde tienen que estar porque están los museos

y también hace que el circuito del visitante,

tanto nacional como extranjero,

pues les sea mucho más fácil, el paseo es mucho más agradable.

Salir del Reina Sofía y pasar por una galería que ofrezca buena fotografía

o ir al museo del Prado

y pasar por otra galería que tenga vanguardias estupendas.

Es decir, que realmente la unión hace la fuerza,

y el Barrio de las Letras de Madrid y este triangulo

es excepcional en Europa.

Yo era profesor de historia del arte

y en un principio la galería nace como un hobby,

es decir, como una necesidad de tomar el pulso

del arte contemporáneo de finales de los 80.

¿Por qué la figuración?

Porque estábamos un poco hartos o saturados de tanta abstracción

en el mundo del arte contemporáneo en España.

El 90 por ciento de los artistas de esta galería son españoles.

Entre ellos, Ángel Mateo Charris, Gonzalo Sicre o Paco Pomet,

el pintor español que el grafitero más famoso del mundo, Banksy,

eligió para que colaborase en su antiparque de atracciones,

Dismaland.

-Ahora con los éxitos internacionales pues nos podemos permitir el lujo

de exportar pintura de artistas jóvenes españoles

a museos internacionales y a grandes colecciones internacionales.

Eso es, al final del camino, lo que más nos importa, ¿no?

Intentar ser un grano de arena más

en la historia del arte contemporáneo español.

Dedicada al arte durante toda su vida,

Soledad Lorenzo, cuando cerró su galería,

decidió legar al Reina Sofía casi toda su colección privada,

más de 400 obras de artistas contemporáneos.

Nada más entrar al museo

contempla uno de sus cuadros, éste de Luis Gordillo.

-Es el único gran museo nacional que tenemos de arte contemporáneo.

Tampoco hay tantos museos en Europa.

Es una necesidad y tenerlo es un privilegio.

Su colección incluye obras de Barceló o Tápies,

entre 89 autores distintos,

que están en proceso de formar parte de los fondos del museo.

Ella explica algunas de las razones

que le llevaron a tomar la decisión de donarla.

-Por esa pasión que tengo a la inteligencia de la mirada.

Es educar de una manera que, como no está metida en la enseñanza,

pues lo tenemos que meter en los museos.

O sea, los museos son la educación de la mirada,

eso está clarísimo, ¿no?

Acostumbrada a vivir rodeada de obras de arte,

nos cuenta un acuerdo

al que ha llegado con el director del Reina Sofía,

por si echa de menos alguna de ellas.

-Yo la única condición que he puesto

es que sí quiero tener en mi casa, como he hecho con lo mío, ¿no?

Yo ahora, pues eso, tengo colgados unos cuadros.

¿Me apetece colgar otros?

Pues yo puedo tener en mi casa, que ya son del Reina,

pero pido prestados los cuadros que a mí me apetezca colgar.

Sonido de bombardeo y sirenas.

Es la joya del Reina Sofía.

La mayoría empieza su visita por esta sala.

-Esta obra, si os dais cuenta, no tiene color.

Son colores blancos, son colores negros, son colores grises

porque precisamente lo que se quiere es mostrar a través de ese color

y de esas tonalidades grises una escena trágica, una escena violenta,

una escena que simbólicamente intenta, sobre todo,

ser una llamada para la paz.

Hoy algunos ven por primera vez el original.

-Me ha entrado mucha angustia al verlo, pero me ha gustado mucho.

-A mí el color, como es en blanco y negro pues impacta más.

-A mí me produce miedo por la gente como sale,

la forma de los ojos me produce miedo.

-Sobre todo, es un símbolo de lo que significó el siglo XX a nivel mundial

y sobre todo como se extendió en ciertos momentos la barbarie

y como el ser humano también es capaz de reinterpretar

y buscar una salida hacia la paz y hacia el entendimiento.

Además del Guernica, Picasso tiene aquí otras cien obras

entre cuadros, dibujos, esculturas y grabados.

-El museo del Reina Sofía es un museo de arte moderno y contemporáneo.

Eso quiere decir que cubre un período histórico que tiene que ver

con las vanguardias históricas y con el presente más actual.

La fecha, digamos, de inicio simbólica

de las colecciones del Reina Sofía es 1881, el año en el que nace Picasso,

porque Picasso y el Guernica de Picasso,

que es el elemento a partir del cual

se construyen las colecciones del Reina Sofía

es el inicio, de algún modo, de la identidad de este museo.

Un museo donde se exponen piezas

de los artistas españoles más importantes del siglo XX.

-Estamos aquí por ver cuadros de Picasso y Dalí.

-Porque hay unas obras de arte que queremos ver en concreto:

el Guernica y el Gran Masturbador, de Dalí.

Y es que los cuadros de Dalí son otro gran punto de interés.

Miró o Juan Gris están también entre los indispensables.

Estas obras proyectan una visión innovadora del mundo.

Y, como la mayoría en arte contemporáneo,

suelen tener más de un significado.

-Nos hace cada vez cuestionar nuestras propias ideas,

cada vez nos hacen darnos cuenta de que nunca estamos

realmente preparados para entender una obra de arte

y éste nunca estar realmente preparados es lo que nos hace,

de algún modo, quedarnos en el vacío

y cuestionar de dónde venimos y plantearnos hacia dónde vamos

y eso creo que es el elemento radical, el elemento revolucionario,

el elemento que hace que el arte nos atraiga

y que al mismo tiempo nos haga sentir de algún modo incómodos.

Más de tres millones de personas pasaron por sus salas el año pasado,

fue el más visitado.

-El hecho de que Madrid tenga museos tan importantes como el Reina Sofía,

como el Prado, como la Thyssen,

creo que es algo importantísimo para la ciudad.

El que estemos los tres relativamente juntos,

el que se pueda andar de uno a otro creo que también es importante.

Pero yo diría que todavía

hay un reto muy importante para nosotros tres y para la ciudad:

es entender que están estos tres museos

pero está también la Biblioteca Nacional,

está la Casa Encendida, está Matadero.

Todo en conjunto crea un ecosistema

que realmente creo que es extraordinario,

que creo que pocas ciudades lo tienen al alcance de su mano.

El Reina Sofía está a punto de cumplir un cuarto de siglo.

45 son los años que lleva esta galería

dedicada a la vanguardia histórica, al arte moderno y al realismo.

Está a diez minutos andando desde el museo.

-Era un barrio pues bastante abandonado, bastante dejado

pero, poco a poco, se ha convertido en un referente

para lo que es el gran aficionado a la cultura

y para poder disfrutar de los mejores museos,

de las galerías, de anticuarios.

Y aquí se ven y se venden obras de museo.

Pintura y escultura

firmada por Miró, Tápies, Torres García o Kandinsky.

-También obra de Picasso, que siempre es el gran maestro

con un dibujo muy especial de Picasso sentado a la mesa

con su esposa M Teresa Walker y todos sus hijos.

Es un dibujo muy singular donde se ve su afición a los toros

y su mundo tan español, ¿no?

No hay rango de precios.

Se pueden encontrar dibujos desde 5.000 euros

hasta las obras más relevantes pues a partir de 300.000.

Por un lado las galerías y por otro las subastas son las puertas

por donde los coleccionistas entran en el mercado del arte.

Bajando un par de calles encontramos esta imagen.

Artistas de la talla de Antonio López y Julio López Hernández

entrando en el museo Thyssen para visitar sus propias obras.

El pintor y el escultor, son dos de los siete autores

de una exposición temporal sobre los Realistas de Madrid.

Aquí se reencuentran con sus creaciones.

Algunas no las habían vuelto a ver desde hacía años.

-Aquí están las moscas, míralas, muy grandes además.

- Si, moscardones de verano...

-Me había olvidado y de repente cuando las vi por las reproducciones

eran unas manchas negras y no las identificaba

y me hizo mucha ilusión ver las moscas madrileñas.

-¿Pero tú las vistes posadas o no?

-Yo veía moscas que en aquella época entraban del jardín

y andaban por allí, me rodeaban por el estudio.

Y quise colocarlas,

imagino que las colocaría muertas con sus patitas y con todo.

Esta exposición se prorrogó una semana por la buena acogida,

2.300 personas la visitaron cada día.

En ella veía la luz esta "Ventana de noche",

lo último de Antonio López.

Rodeados de sus obras y de las de sus compañeros realistas,

reflexionan en esta sala del museo Thyssen,

sobre la cercanía que hay entre los tres grandes museos de la capital.

-Pues yo pienso que es una fortuna y que está muy bien que estén próximos.

Es decir, el museo del Prado

es un museo que se perfila con una pureza y una limpieza

porque es autónomo, no tiene infiltraciones de otros estilos.

Es España en el museo del Prado.

Y éste es, precisamente,

la proyección de España o de Europa entrando en España.

Y el Reina Sofía la indagación, la aventura.

De los tres, hay uno que Antonio ha visitado más.

-Con diferencia el Prado.

Yo, cuando era estudiante, llegué a ir todos los días.

No sacaba gran cosa, porque sacar cosas del Prado es muy difícil.

Se saca más, aprendes más de lo que es el oficio de pintor,

de un pintor moderno en el Reina Sofía o incluso en el museo Thyssen

que en el Prado.

El Prado está muy distante, muy distante y muy alto,

es una estrella que hay ahí y nos puede guiar

pero el aprendizaje lo tienes que hacer

quizá, en principio, en otro lugar.

Esta tarde además los artistas se encuentran con su público

que quiere saber de primera mano

qué piensan de su exposición y de sus propias obras.

-Las cuatro pinturas relacionadas con el cuarto de baño

si tuviera que elegir 20 cosas de todo lo que yo he pintado,

estarían entre las 20.

-A mí me sorprende que el "Hombre del sur", que lo hice hace muchos años,

empezó siendo el hombre caído pero ahora se ha convertido

en ese hombre de las pateras que cae en esas playas.

Yo no pensé en esa coincidencia

pero creo que si adquiere algún significado universal es ese,

que ese "Hombre del sur" es un hombre de las pateras de hoy día.

Al Thyssen,

las exposiciones temporales le aportan la mitad de sus visitas.

-Yo conocía solo, de todos esos, a Antonio López pero la verdad

es que los otros que no conocía me han encantado.

-Isabel Quintanilla me impresionó.

-Y el escultor...

La verdad es que las figuras son preciosas, superrealistas.

-La ultima escultura de un niño que será un nieto o algo

y eso te impresiona, ¿no?

Cada año, casi un millón de personas pasan por estas salas.

Creatividad, belleza, técnica o emoción

son palabras que algunos unen al concepto de arte.

-El arte es aquello que nos hace reconocernos,

nos hace entender el mundo en cual vivimos,

pero siempre como algo distinto.

-Colocarte delante de las Meninas

o delante del Tiziano de la Bacanal de los Andrios

y celebrar la forma en la que Tiziano por ejemplo,

tenía esa visión propia de lo que era el arte de la pintura

y esa celebración que no deja de ser el arte, por definirlo de una manera,

una celebración de la vida, ¿no?

-Para mí el arte es absolutamente mi vida,

es una forma como de sacerdocio, es como...

El arte es el único alimento que a mí me produce felicidad.

-El arte es lo que te educa la mirada

por lo tanto, es una necesidad cultural esencial.

La colección permanente del Thyssen tiene obras desde el siglo XIII,

pasando por el renacimiento italiano al siglo XX.

Su origen es la colección privada de la familia Thyssen,

una de las más valiosas del mundo.

-Lo que ha aportado el Thyssen a España es, precisamente,

que lo que hay en ella, lo que hay en la colección Thyssen

no es lo habitual en los museos españoles.

El impresionismo pues no estaba en las colecciones españolas,

la pintura holandesa tampoco mucho,

no digamos el expresionismo abstracto,

la pintura abstracta del siglo XX.

Entonces, bueno,pues ha aportado una mirada muy distinta.

Este museo es una fundación pública

y la colección pertenece a los españoles.

Aquí también se exponen los cuadros

de la colección privada de la baronesa, unos 250.

Los dejó en depósito a la institución.

Ahora se pone en duda su continuidad.

-El público debe distinguir entre lo que es de la baronesa

y lo que pertenece a todos los españoles

que son las tres cuartas partes de lo que está expuesto en el Thyssen.

Ella tiene su colección privada

y esa colección la ha prestado gratuitamente durante muchos años,

casi dos décadas, a este museo

y es la que podría llevarse si en un momento lo decidiera,

si fracasara su acuerdo con el gobierno.

Se la llevaría con todo el derecho del mundo

porque siempre ha sido suya, privada.

Ahora, la colección del museo,

la colección permanente que tiene 775 cuadros es inenajenable,

no se puede ir, ni se puede dividir, ni se puede vender, ni se puede nada

porque es igual de española que la colección del museo del Prado

o la colección del museo Reina Sofía.

La intervención de la baronesa y la cercanía al Prado fueron decisivas,

dice el director del museo, para que el barón Thyssen optase por España.

Su ubicación, en pleno paseo del Arte, asegura es beneficiosa.

-Lo que hacen los vecinos

repercute sobre nosotros, casi siempre positivamente.

El Prado tiene, por ejemplo, un poder de atracción enorme

es un autentico “maelstrom”,

es como un gran remolino que absorbe miles y miles de visitantes

todos los días.

Nos beneficiamos del público que nuestros vecinos traen, ¿no?

No hay competencia entre los museos o es una competencia sana, positiva

y luego hay una plena colaboración en cuanto a préstamos.

Las salas de los tres museos

son por las mañanas un hervidero de escolares de todas las edades.

Tienen programas adaptados a todas las miradas.

Entre ellos encontramos a estudiantes de distintas facultades

y algunos profesores.

Están diseñando la segunda parte de un vídeo juego

inspirado en la colección permanente del Thyssen.

-EL Proyecto Nubla se encuadra dentro de una doble estrategia:

por un lado el trabajo con jóvenes en el museo

que es uno de los públicos

que tradicionalmente tienen una menor incidencia dentro de los museos

y por otro lado el proyecto digital

del área de educación del museo Thyssen

que durante los últimos 10 años ha estado haciendo distintos proyectos

en el entorno de las nuevas tecnologías,

de las tecnologías digitales, en particular del videojuego.

Los personajes de Nubla

recorren lugares inspirados en distintos cuadros.

-La idea es que tú juegues,

te lo pases bien, te interese lo que estás viendo

y cuando llegues al museo Thyssen digas "¡yo he estado ahí!"

No es que yo conozco el cuadro, sino yo he estado en el cuadro.

Ellos van eligiendo obras para ilustrar el videojuego.

Una elección que también hemos pedido

a los directores de los tres museos.

-La Santa Catalina de Caravaggio

es una de las grandes obras maestras de la colección Thyssen,

quizá una de las 5 o 6 obras maestras más importantes de pintura antigua.

Es un Caravaggio muy importante del momento en el que justo Caravaggio

adquiere su estilo de madurez,

se convierte en el pintor que luego será.

El claroscuro fuerte, el claroscuro dramático, la fidelidad al modelo.

La modelo era una prostituta sienesa de 16 o 17 años

llamada Fillide Melandroni

y Caravaggio ha preservado

toda la personalidad, la terrenalidad y la carnalidad de la modelo.

No ha hecho una santa sosa y abstracta;

ha hecho una mujer de carne y hueso

que además mira directamente al espectador.

Entonces está el espíritu de Caravaggio entero aquí.

-Una pintura de Leon Golub de 1968 que se titula Gigantomaquia.

La hemos instalado hace muy poquito tiempo

y para mí es especialmente importante en primer lugar,

porque es una donación de la familia de Leon Golub.

La familia creía que le haría mucha ilusión el hecho de que esta obra

estuviese en la institución que alberga el Guernica.

Es una obra que como vemos es una batalla entre gigantes.

Representa un conflicto, no es la Guerra Civil,

pero sí que es un conflicto que para EE.UU. fue fundamental en el siglo XX

como es la guerra de Vietnam.

-Velázquez como pocos artistas sabe implicar de una manera prodigiosa

al espectador en el espectáculo,

en el privilegio que es la contemplación del arte.

Nosotros nos colocamos

de alguna manera en el lugar que ocuparon los reyes en su día

y que aparecen reflejados en el espejo al fondo de la estancia,

en el estudio del pintor y por ese motivo me parece que es el cuadro

que si hay que elegir uno

entre las grandes obras que conserva el museo del Prado,

sin duda por su calidad,

por la importancia de Velázquez en esta colección, este museo

y por esa, digamos, esa provocación

que nos lanza a cualquiera de los espectadores

de formar parte de la composición que él ha ideado.

Ver éstas y otras obras tan cerca

es la razón para que al año los tres museos del paseo del Arte

tengan más de seis millones de visitas.

Una cifra que repercute en el centro de la ciudad.

Las actividades turísticas dejaron el año pasado en la capital

más de 8.500 millones de euros.

Un aumento que se nota en zonas como el Barrio de las Letras

por su ubicación y su historia.

-Nosotros, aparte de estar en la milla del Arte, como se conoce

aparte del museo del Prado, del Thyssen y del Reina Sofía

está el Caixaforum, tenemos el Botánico,

tenemos el Casón del Buen Retiro, tenemos la Real Academia Española

y luego por el otro lado, por eso es muy interesante, nuestro barrio,

porque sirve de paso al Madrid de los Austrias ¿no?

Madrid se ha convertido

en uno de los primeros destinos hoteleros del país.

Los turistas se quedan de media dos días

y las plazas hoteleras siguen aumentando.

-De hecho, este barrio en los últimos años

ha crecido en las plazas hoteleras de una forma tremenda.

Estamos censados como unos 9.000 residentes

y plazas hoteleras superamos las 10.000, es más, en este momento

se están construyendo y rehabilitando,

porque construir en un sitio antiguo es difícil,

se están rehabilitando fincas para tres hoteles que abrirán sus puertas

posiblemente en los próximos dos años.

-¡El de rosa es un carterista!

A pesar de que la presencia policial es continua en la zona

a veces se viven escenas como éstas.

No sólo la policía nacional,

que tiene un dispositivo permanente fuera del Prado,

también la municipal, la llamada policía turística,

patrulla a diario cerca de los museos.

-Normalmente en zonas donde hay mucha afluencia de turismo y de personas

lo que suele haber más son pequeños hurtos de documentación

o de carteras, de dinero.

Entonces lo que intentamos

es prevenir todo ese tipo de pequeños delitos

y en este caso, como pueden ver a mi espalda,

tenemos la oficina de atención al ciudadano

donde se puede interponer ese tipo de denuncias

siempre que no haya un autor conocido.

Algunos aficionados se acercan al paseo para pintar en la calle.

Otros, entran con su caja de pinturas, al museo.

Él lo hace a diario, es uno de los pocos copistas que admite el Prado,

16 al año.

Dentro le espera su caballete y su cuadro inacabado.

Estudió bellas artes y empezó copiando a los clásicos.

Ahora está pintando estancias del museo que imagina siempre vacías,

nada más lejos de la realidad.

-Hace dos años estuve haciendo una copia,

que es lo que se suele hacer aquí habitualmente,

y, nada más empezar, me gustó mucho el espacio

y se me ocurrió la idea de hacer una serie

con vistas de interiores del museo.

Con las salas y en perspectiva y en eso es en lo que estoy.

Cada obra le lleva meses de trabajo.

El primer cuadro de esta serie de interiores ya está acabado

y tiene una oferta de compra.

Nos lo enseña a los pies de una escultura

de otro de los protagonistas de este reportaje,

Julio López Hernández, dedicada al pintor desconocido.

-Esta fue la primera que está hecha en la sala 12, la sala de Las Meninas

con obras muy emblemáticas de Velázquez.

Está toda la Familia Real.

Y aparte del espacio que siempre ha tenido mucho protagonismo en el museo

porque es un poco como el centro o el corazón,

donde está la obra más conocida del propio museo,

me gustó mucho porque tiene algo como de panteón, de funerario.

Tiene una luz muy baja.

Tiene unos reflejos que yo he exagerado un poco, quizás,

para exagerar ese aspecto un poco fantasmagórico que tiene la sala.

La segunda pintura con la que estoy ahora es en la galería central.

Es un espacio más amplio, con mas luz.

El tercer cuadro que voy a hacer,

que será en la sala donde están el 2 y el 3 de mayo de Goya,

el espacio es menor, la luz también

y ahí tendrán más protagonismo todavía los cuadros.

El Prado, el Thyssen y el Reina Sofía

reciben financiación de los Presupuestos Generales del Estado,

unas partidas que han ido bajando desde 2009.

Desde entonces, sólo el año pasado aumentaron ligeramente.

Los tres museos se sostienen cada vez más con sus propios ingresos.

-Yo creo que a los museos se nos pide muchas veces que hagamos esfuerzos

que corresponden más a otro tipo de instituciones.

Yo creo que los museos

somos como los hospitales, las escuelas o la universidad.

Deberíamos delante de la sociedad

colocar a este tipo de instituciones en ese orden de prioridades

que cuando toque, que cuando tocan los recortes

pues no seamos la cultura en general y los museos en particular

los primeros en sufrir este tipo de recortes, ¿no?

Después de varios meses situada en estas salas,

la exposición se empieza a desmontar.

Algunos cuadros como este “Cuarto de baño”, de Antonio López,

con destino a Nueva York,

esperan a su correo, la persona que les acompaña en sus viajes,

en este caso el de vuelta.

Otros que no viajan bajo la vigilancia de un correo,

se empiezan a descolgar de las paredes

con todos los cuidados del personal del museo.

Es como una maniobra de precisión.

Son préstamos para esta exposición temporal y se miman hasta el extremo

Muchas obras se aseguran con la garantía del Estado.

Es un seguro especial que avala la Administración.

Si fuera un seguro comercial al uso, comentan los directores,

habría algunos tan caros que no se podrían pagar.

Un restaurador analiza centímetro a centímetro

cualquier alteración en el cuadro.

Lo habitual es que no haya cambios desde su llegada.

-Tenemos unas fotografías donde apuntamos cada una de las cosas.

¿Para qué?

Para ver primero en qué condiciones llegan

y para que la salida de la exposición cuando se termine la exposición

y llegue el momento del reembalaje de las obras,

ver si ha habido algún tipo de variación.

Que no lo hay, no suele haberlo, no debe haberlo

porque está muy bien controlado tanto de humedad, de temperatura.

Esta todo muy controlado en un museo

para que en la salida no haya ningún problema,

pero aún así se vuelve hacer el informe de condición de salida.

Es el momento de despedir

a las obras que han estado meses formando parte del museo

y años en la imaginación de quienes pusieron en marcha la exposición.

-El más alegre es la llegada de las obras,

el recibir cada una de las obras porque se van abriendo las cajas

y son obras que has visto durante muchísimos años

o has estudiado tú y te han examinado en su momento de ellas en la carrera

y de pronto ves que sale la obra delante de ti.

Ese es un momento mágico para un restaurador, por lo menos para mí.

Es gozoso porque te reencuentras con la obra

y lo más triste pues este momento, la despedida de las obras.

Han estado durante unos meses que las obras han vivido aquí en el museo

y las has cuidado, las has mimado

pero ya te tienes que despedir de ellas.

Entonces ya es el momento de embalarlas

y que las vuelvan a tener sus propietarios.

El Thyssen al ser un museo que procede de una colección privada

apenas tiene obras sin exponer.

Pero los otros dos museos tienen miles de piezas en sus almacenes.

Por estos pasillos

a los que se accede sólo con contraseñas por seguridad

se llega a las tripas del Reina Sofía.

Allí duermen unas 20.000 piezas.

Son los fondos de la colección.

Algunas dejan durante meses esta especie de cámaras acorazadas

para moverse por distintas exposiciones

y otras están guardadas por problemas de conservación.

Entre ellas se esconde este cuadro de Miquel Barceló,

que pertenece a la colección de Soledad Lorenzo.

También podemos ver, en estos peines, un Dalí.

El pintor se lo regaló a su amigo el poeta García Lorca.

En otras salas, esculturas embaladas.

Algunas firmadas por Chirinos o Carmen Laffón.

-Dentro de este gran iceberg que es la colección de todo museo

se ve una parte, pero esta parte está continuamente en movimiento.

De ahí que cualquier persona que venga al Reina Sofía

sabe que en cualquier momento, haya o no haya exposición temporal,

sabe que siempre va a encontrar algo nuevo.

En el Prado ocurre lo mismo.

Son muchos más los cuadros y esculturas que se guardan unos 3.000

que los que se ven.

Hay además otras 3.500 piezas expuestas fuera:

en otros museos, universidades o embajadas.

Sus almacenes, donde no se permite grabar,

se han convertido en casi un mito.

-El Prado oculto no deja de ser pues las obras

que temporalmente no se exponen en el museo.

A veces por razones de conservación,

por ejemplo, la colección de obras sobre papel

que por razones de conservación no se pueden exponer permanentemente

y luego obras que están pendientes de restauración, de estudio

para salir a salas o participar en alguna exposición temporal.

Yo creo que hay bastante rotación de los fondos no expuestos del museo.

Es un mito, yo creo que es un mito pero conservémoslo.

Esa idea de que el Prado

se reserva para sí mismo lo mejor de su colección

es un mito interesante.

Arte es, según la RAE, la manifestación de la actividad humana

mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado

con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

-¿Qué es el arte o no?

Yo creo que eso no lo sabe nadie y yo tampoco.

A mí personalmente lo que me interesa son cosas como la belleza,

lo poético, el misterio ese tipo de cosas, ¿no?

-Es el placer de los placeres, para mí:

disfrutar de una obra de arte, de un museo.

-Para mí es cualquier tipo de actividad

en la que haya técnica y expresión realizada con excelencia.

-El autor se entrega hacia la vida y la vida le devuelve algo,

la posibilidad de reflejarla, ¿no?

Eso es muy reconfortante, ¿no?

Si eres capaz de reflejar aquello que te ha impresionado de la vida

y devolvérselo a la vida.

-Es una parte de nuestra naturaleza,

todo esto es un invento del hombre, ha nacido del hombre,

de las zonas más secretas, más interiores del hombre

y no tiene una razón, digamos, práctica.

El baile, la literatura, la poesía, la pintura, la escultura

es una forma de relacionarnos, de expresarnos, de expresar el mundo,

de dar nuestra opinión de la parte más noble de las cosas,

más bella o, como quieras llamarle, más verdadera.

Para Picasso el arte era una mentira

que nos hace darnos cuenta de la realidad.

El pintor ha vuelto a batir récords en subasta

con el cuadro cubista más caro de la historia.

Cada vez hay menos obra suya a la venta.

Hoy aquí se subastan

algunos de sus grabados sobre tauromaquia.

-Lote número 184.

Pablo Ruíz Picasso, grabados.

Salimos por 75.000E de salida...

-Cubiertos.

-Cubierta la base en 75.000.

75.000, 80.000 tiene la mesa.

Tendría que ser 85.000.

Anochece en Madrid, la luz sale de los museos

y por unas horas las obras de arte dejan de sentirse observadas.

La zona cambia de ritmo, bajo la atenta mirada de Neptuno

que divisa desde su fuente

una de las mayores concentraciones de arte del mundo,

con vistas al Barrio de las Letras.

Pasado, presente y futuro que se reflejan en este "Paseo del Arte".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Un paseo por el arte

Crónicas - Un paseo por el arte

03 oct 2016

Recorrido por el Paseo del Arte de Madrid, donde se encuentran los tres museos más importantes de la capital: el Museo Nacional del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que albergan en poco más de un kilómetro la mayor concentración de obras de arte del mundo. Un equipo del programa se desplaza a estos tres museos, para dar a conocer la personalidad de cada uno, de unos museos que conservan obras maestras y entre los tres suman más de seis millones de visitas al año.

El auge del turismo cultural en la capital también hace crecer las cifras de visitantes y turistas y está cambiando los barrios cercanos a este paseo, como el Barrio de Las Letras. Ahora hay más plazas hoteleras que vecinos, además de abrir allí sus puertas decenas de galerías de arte.

Crónicas ha hablado con los directores de los tres museos, y ofrece el testimonio de galeristas y artistas de la talla del pintor Antonio López y el escultor Julio López Hernández. Todos dan su opinión sobre una de las mayores concentraciones de arte del mundo.

 

ver más sobre "Crónicas - Un paseo por el arte" ver menos sobre "Crónicas - Un paseo por el arte"

Los últimos 752 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios