www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4951240
Para todos los públicos Crónicas - Paralizados - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Yo los problemas de trabajo empecé a tenerlos a partir de los 45.

Tuve muchos problemas en encontrar un empleo

pero según va avanzando la edad

cada vez es peor porque miran los currículos,

miran 53, 54

y piensan que no vas a tener la vitalidad de una persona joven"

"Se pierde la autoestima, las ganas de hablar,

triste, negativo,

hasta las personas te lo dicen por que te conocen.

Yo soy una persona alegre,

soy chistoso, me gusta divertirme,

soy una personsa alegre.

Para mi esta crisis ha sido la peor desde que yo tengo conocimiento,

ha habido en España,

es una crisis atroz

sobretodo para la clase media y los trabajadores,

ha sido bastante fuerte.

Javier empezó a trabajar a los 14 años, ahora tiene 55.

A lo largo de su vida laboral

ha sido jardinero, conductor, dependiente...

Emigró en dos ocasiones al Reino Unido.

La primera vez en los noventa y la segunda hace tres años.

Me fui en 2015,

estuve trabajando en una granja ordeñando vacas

y estuve 1 año y medio como empezó lo del Brexit,

cuando yo estuve ahí

es cuando hubo las votaciones y ellos decidieron salirse de Europa

pues ahí ya me lo empiezo a plantear, digo me voy a volver a España

porque ya llevaba 1 año y medio

y digo por muy mal que se me de algún trabajo me tiene que salir.

Javier es un parado de larga duración.

Se considera así

a un trabajador que lleva más de un año en el paro.

En España

hay un millón setecientas mil personas en esa situación.

Es preocupante en la medida que estas personas

van tomando distancia con su última experiencia profesional

y por lo tanto

están perdiendo, están debilitando

las habilidades profesionales que tenían

y ven que les cuesta mucho acceder al mercado de trabajo

teniendo en cuenta

las nuevas demandas que las empresas van requiriendo"

Está muy relacionado con la edad

y con el nivel de estudio

pero sobre todo es la edad la variable determinante.

Es también

porque la empresas a partir de cierta edad,

de los 45 y ya no digamos a partir de los 55

rechazan a los trabajadores,

ya no solo a los trabajadores que están fuera del mercado de trabajo,

a los que están en la empresa

intentan sustituirlos por otro tipo de trabajadores

con menos derechos acumulados

y no necesariamente con más productividad.

Más de la mitad de los parados de larga duración,

novecientos mil, son mujeres.

Muy mal

porque siempre lo mismo en casa,

tampoco económicamente puedes ayudar,

te mueves a un lado, vienes,

te dan esperanzas y luego no te llaman,

pues fatal porque como mujer vales como madre de casa,

para trabajar, para ayudar

y para sentirte tu útil

que no solo es ser ama de casa,

que valemos para muchas cosas más

pero claro

tú quieres pero no puedes,

y tienes días que estás mejor, peor, mi marido me anima,

"tu tranquila"

y si es cierto que te alivias

porque sabes que hay gente que está peor,

hay gente que ni siquiera tiene nada.

Mari Carmen vive en el barrio madrileño de Entrevías,

en un piso de alquiler.

Trabajó en hostelería hasta nació su segundo hijo.

Lleva seis años en el paro.

Durante ese tiempo

ha realizado un curso de jardinería

y otro de limpieza de espacios abiertos.

Ambos fueron remunerados,

cada mes cobraba más de quinientos euros.

Si me saliera otra vez me iría con los ojos cerrados

aunque fuera poco el sueldo

porque la gente es maravillosa,

es una formación que estás haciendo,

haces una cosa diferente

de no estar todo el día en casa,

colaboras en casa económicamente y te sientes útil

y estás adquiriendo una experiencia.

Desde hace tres años

los cursos de formación están prácticamente paralizados.

A pesar de que hay más de mil quinientos millones de euros

destinados para ellos.

Es un dinero que sale cada mes de todos los trabajadores,

el 0,7 por ciento de la nómina.

Se publicó una ley que de tanto prever tantos requisitos

y condiciones

que se tenían que haber regulado de otra forma,

hizo una ley muy voluminosa,

con muchas condiciones muy difícil de ejecutar

y ha llevado consigo ese modelo creado en el año 2015

a que 3 años después

tengamos esos 1500 millones de remanentes

que no se han podido ejecutar.

Qué es lo que vamos a hacer,

pues en primer lugar,

estamos planteando ya a medio plazo

el cambio de modelo de la formación para el empleo,

ahí está elegida una mesa para la formación del empleo

Ahí hemos asistido a cosas que nos duelen muchísimo,

que reflejan el carácter español.

Puede que haya habido corrupción de formación

pero atáquese al foco corrupto

no se paralice como se ha hecho toda la formación.

Aquí siempre pasamos de un extremo a otro

y hemos satanizado la formación que es un grandísimo error.

La formación hace falta, hace bien

y lo que hay que procurar es hacerla bien,

que realmente los cursos que se impartan

sea lo que demanda la empresa, la economía, la sociedad

y que se haga honestamente.

En el paro llevo unos pocos de años

y me está costando mucho encontrar trabajo,

no sé si por la edad también, pero cuesta mucho trabajo

No tengo nada

y espero de este taller conseguir el puesto de trabajo

porque si no a ver qué vamos a hacer la familia.

Yo he entregado currículos,

me he dado la media vuelta y he visto como lo han tirado

pero no 1 vez, muchas veces.

Este taller me ha dado ser muy positiva,

estar muy bien ahora

y prefiero no acordarme de cosas que ya prácticamente había olvidado.

Es uno de los talleres

que se imparte en el centro de empleo de Cáritas

en Sevilla.

La capital andaluza tiene más de un veinte por ciento de paro.

Andalucía es una de las regiones más castigadas por el desempleo.

Son 4 talleres que van orientados

a aquellos trabajos donde hay una perspectiva de empleo

para las personas que acuden a nuestro recurso.

Son personas con una baja cualificación profesional,

poca formación,

la experiencia laboral que han tenido

ha sido en trabajos de baja cualificación

y muy esporádico

y la formación que suministramos es precisamente

en esos nichos de empleo

en los que pensamos

que puede encontrar un empleo con facilidad

porque hacer una formación

que luego no tenga una salida al mercado laboral

pues muchas veces

lo que hace es que haya más frustración todavía.

Luego hacemos una intermediación con empresas

que están luego dispuestas a facilitarle a estas personas

el acceso a un empleo.

Nuestro curso es de cuidados a mayores en domicilio

y nos están enseñando

todo lo relacionado con el cuidado de personas mayores

y con el cuidado de lo que es el domicilio,

la ropa, la cocina, la medicación, cambio de posturas

por gente que está encamada.

Es un curso bueno

para poder encontrar un trabajo en ese caso

que no es lo mismo de carpintera, de electricista,

de personas mayores siempre hay más salida.

En mi caso

me demuestro yo a mí misma de lo que soy capaz,

el hecho de que los profesores te valoren,

el que reconozcan tu trabajo del día a día,

eso es una cosa que te sube la moral y te empuja a salir a adelante"

Vienen aquí, un día tras otro,

ya cogen la rutina,

estructura mucho la vida tener un horario concreto

que en el parado de larga duración es a veces difícil organizar

ese horario que es tan importante para todos nosotros

y todo eso hace

que ya casi desde el principio

se van viendo mejoras a distintos niveles

y por supuesto dependiendo de otras situaciones

que cada uno tenga en su vida personal

pero casi desde el 1 mes

ya las personas se aprecia una cierta mejoría.

Yo por ejemplo

cuando termine la ESO

yo no tenía ni idea de qué iba a hacer después,

no sabía que estudiar,

no sabía por donde tirar por así decir

y ahora si me hago un poco a la idea de trabajar

como camarera de piso

si Dios quiere

en un futuro como gobernanta,

ahora si tengo las ideas más claras.

Aquí ve la realidad de muchas más personas

pero vamos

a mí no me ha hecho falta entrar aquí para verlo.

Hay mucha cantidad de criaturas

que están pasando muchísima necesidad,

de no poder pagar,

de no saber qué darle de cenar a sus hijos.

Muchísima.

No me ha hecho falta entrar en el centro,

eso se ve en la calle.

Y si no tienes para pagar el alquiler

te echan a la calle y con niños pequeños.

Hay muchas situaciones que son muy difíciles,

hasta personas mayores.

Miras mucho más por la luz, el consumo

más que nada

porque sino puedes pagar la luz

y te llega una factura un poquito más elevada

todavía se te hace más cuesta arriba.

Luego la bolsa de la compra pues claro que sí,

hay días que a lo mejor no puedes ni comprar el pan.

O pescado.

El pescado ni lo vemos,

no sabemos,

pero claro vas al céntimo,

vas a mirar dónde están todas las ofertas,

lo que sea más barato,

no te puedes fijar tanto en tener una nutrición adecuada

que en asegurar un plato de comida en tu casa.

Es engañar al estómago.

Lo engañas.

Tener que coge un kg de carne de cerdo

y hacerlo en 3 días.

Tienes que engañarlo de alguna manera,

el no entiende de nada

estirar los potajes más de la cuenta,

son circunstancias muy duras.

Yo gracias a Dios yo no tengo niños pequeños

pero tengo mi hija

y el ver muchos días

que no sé lo que vamos a cenar o comer

o que no tienes ni para comprar un trozo de pan

que aunque sea tostado te lo puedes comer,

es muy duro.

Es complicado.

Los diez años de crisis

ha disparado la cifra de personas en riesgo de exclusión social.

Son más de un millón doscientas mil.

Hay un segmento de población

que está tan al límite de sus posibilidades

que cualquier imprevisto

les puede hacer caer en su situación de exclusión,

una enfermedad,

una necesidad perentoria

que no puedan acudir

se encuentran en la franja,

en el límite de sus posibilidades de atender sus necesidades con dignidad.

Esta crisis ha afectado a bastante gente,

gente que tenía sus trabajos fijos,

que no habían tenido problemas hasta la fecha

y aquí en Sevilla hay muchísimas personas

que se encuentran en la misma situación que yo.

La vida te cambia un 100%,

si antes uno podía permitirse en cierto modo

algún tipo de salida, de viajes,

eso se descarta totalmente en estos momentos

porque hay otra prioridades

como llenar la nevera todos los días

y pagar la luz, el agua, la contribución,

los gastos fijos que tiene una casa anual.

Mi mujer trabaja eventualmente

cuando la llaman de la bolsa de trabajo del hospital,

es cocinera,

se puede llevar 3 meses seguidos trabajando

y se puede llevar 3 meses sin trabajar

y el dinero que puede entrar en casa es el que actualmente trae.

Los últimos datos de consumo del CIS

decía que casi un 50% de la gente no llega a fin de mes,

que llega con dificultades a fin de mes.

Esa sociedad de clases medias

que participaba del bienestar y el consumo

que se crea después de la 2 G Mundial en toda Europa y en España

a partir de los años 60

se ha roto.

Desde la última crisis

se ha producido un proceso de devaluación salarial,

los salarios son más bajos

y hay muchas personas

que a pesar de tener empleo

los ingresos que reciben

no les libran de ese riesgo de pobreza

de estar en situación de pobreza y exclusión social,

lamentablemente esa situación

cada vez es más frecuente y patente en el mercado de trabajo.

Los talleres que se imparten en el centro de empleo de Cáritas

están relacionados

con la hostelería, el hogar, la reparación de edificios.

El año pasado

un sesenta por ciento de los participantes

consiguió un empleo.

Llevo ya 1 par de años desde que cerró mi empresa.

Ahora mismo estoy en el centro de Cáritas

que con ellos llevo

un proceso de reparación de edificios y mantenimiento

y ha sido una gran ayuda personalmente

y además porque te dan un certificado

que puedes acceder a una empresa

y también porque tiene la práctica,

te dan un pequeña ayuda económica que me sirve mucho

y bueno mi situación laboral aquí

es cuando acabe aquí hacer las prácticas,

darme a conocer en el mundo laboral

y poder acceder a una empresa,

algo más formal.

Lobrian llegó a España en 2004.

Trabajó y con los ahorros regresó a Colombia.

Allí montó un negocio pero no prosperó.

Volvió a nuestro país pero no ha tenido suerte.

Vive con sus padres y su hijo.

Lo más duro de no tener el recurso económico,

la angustia sicológica de no encontrar nada,

muchas partes que te rechazan,

que si vuelves, que no vuelves,

trae el curriculum

y la zozobra de cuánto tiempo vas a estar sin hacer nada,

sin proyectarte

y ves que el tiempo pasa

y como que no encuentras una estabilidad,

entonces eso es lo más difícil.

Gracias a Dios

tengo la ayuda de mis padres,

bueno mi madre tiene un trabajo un poco estable,

eso me favorece.

Yo en mi caso

dependíamos de la pensión de mi madre,

ella era la que nos mantenía básicamente.

Al faltar ella

te ves que ese poquito que tenías de seguridad ya no la tienes.

Yo estoy con la manutención del padre de mis hijos,

pero igual que me la paga,

no me la paga o me la paga cuando quiere.

Yo lo quería denunciar

pero mis hijos están por medio

y ellos tienen algo de contacto con él

y no quiero estar mal con mis hijos,

entonces lo vamos llevando como podemos.

El poco trabajo que se encuentra hoy en día

no se puede decir que este bien pagado,

son muchas horas por un sueldo mísero

y te dicen que es lo que hay

que sino

hay 40 detrás tuyo que por menos lo hacen.

Antes se podría cobrar por hora 8, 10 euros

y ahora te dan 3 o 4 euros y vas ya.

Y sino vas tu va la otra

que les cobran más barato y les llaman a ella.

La crisis se habrá acabado

yo creo que por ahí arriba, las esferas,

pero para el que estamos en la calle todo el día

yo creo que estamos incluso

más agobiados y peor que antes

porque no le vemos el fin,

no vemos que podamos tener una estabilidad sincera.

Ahora hay mucho trabajo

que te dicen

te voy a hacer un contrato de 4 horas

pero vas a trabajar 12

y te voy a pagar como 8.

De eso hay mucho ahora, sobre todo en hostelería.

Vamos yo he ido a muchos trabajos de cocina,

porque yo de camarero no sé, pero de cocina si he estado

y se, soy pinche de cocina,

he ido a muchos trabajos

que incluso me decían

que hasta dentro de 3 o 4 meses no había seguridad social,

1 tenían que verte 3 o 4 meses

y luego te hacían la seguridad social.

Yo esos trabajos nunca los he aceptado,

ni trabajos de explotación

yo quiero trabajar para vivir, yo no quiero vivir para trabajar

el último trabajo que me ofrecieron era un trabajo fijo

pero eran 7 días a la semana.

Me pillaba en Vicálvaro, jornada partida,

me tenía que quedar a esperar la jornada partida,

luego hora y media de metro,

7 días a la semana encima

y para ganar 800 euros.

El mercado de trabajo

es el reflejo de la estructura que tenemos en el país,

en que sectores se produce,

como se produce,

que cosas estamos obteniendo,

cualquier cambio

que queramos introducir en el mercado de trabajo

pasa por una modificación de esas estructuras productivas.

En sectores como la hostelería

que crea mucho empleo

y que se lleva una parte muy importante

de los contratos que se generan en España

hay aproximadamente un 40% de estos contratos

que duran menos de 1 semana.

Hay un fenómeno de encadenamiento de contratos,

personas que se les contrata por unos días,

luego se les despide,

se les vuelve a llamar

pero eso lo que genera es inestabilidad,

genera también períodos cortos de cotización

y claro

si llega una época más larga de desempleo

no hay opción a estar cobrando un subsidio.

Nuestro contrato de obra y servicio tendría que desaparecer.

Es el contrato que está explicando

toda la subcontratación precaria en cascada

y toda la devaluación

de las condiciones de trabajo que sufren muchos trabajadores,

tenemos que ir a un modelo con menos contratos temporales,

con un contrato fijo

que no tenga períodos de prueba excesivamente largos

como nos ocurría hasta ahora.

El miedo en los países industriales sobre todo europeos occidentales

a una revolución como la soviética.

La revolución socialista

hizo que se crearan

esas bases sólidas del estado de bienestar

y los trabajadores tenían que tener derechos

y una condición equivalentes a los países del otro bloque

e incluso mejores.

Eso ha funcionado durante muchos años

pero en el momento que cae el muro,

que se derrumban esos países

sobre todo la antigua Unión Soviética

ya no hay enemigo con lo cual

ya no es necesario tener esas medidas de protección

y se ha establecido una especie de barra libre,

unas condiciones laborales y de explotación

similares a las que había en el siglo XIX

y eso tiene un riesgo,

las condiciones del XIX

dieron lugar a muchas convulsiones sociales,

revoluciones,

organizaciones políticas, obreras, sindicales, etc

y aunque ahora todo eso está en declive,

vuelve a haber un cierto movimiento convulso

que no sabemos a dónde conducirá.

Sino garantizamos clases medias amplias,

con unas condiciones razonables de trabajo

y un poder adquisitivo razonable

pues vamos a observar extremismos de uno y otro lado

como está ocurriendo,

lo que ocurre en toda Europa

con la subida del populismo de izquierdas y derechas

tienen mucho que ver

en mi modesto punto de vista

con un malestar y una desconfianza de esas clases medias

que no tienen salario, ni garantía de empleo

y que hay un malestar latente ahí

que nos perjudica con toda claridad.

Es una situación horrorosa, horrible, indigna

sobre todo indignada

se han olvidado de nosotros, de los de 50 años.

No hay trabajo,

no hay ayudas

y no tengo nada,

seguir adelante,

¿Cómo?

Si no puedes mantener una casa no puedes hacer nada.

A la calle con 50 años,

¿eso es justo?

después de estar toda la vida cotizando y pagando tus impuestos.

A Loli la crisis le golpeó de lleno.

Fue uno de los centenares de hosteleros madrileños

que tuvo que cerrar su negocio.

Desde entonces no ha encontrado trabajo.

Las deudas le acosan.

Y se le ha acabado la prestación de cuatrocientos treinta euros.

Tendrá que esperar un año para volver a cobrarla.

Me tendré que meter en la cama como los osos

hasta que pase un año,

no comer, no beber, no gastar agua, luz,

no hacer nada, ni ver a mi hijo

¿cómo me mantengo un año yo ahora?

Mi madre es muy mayor, tiene 81 años,

si falta mi madre que hago yo?

que es la me está ayudando un poco en lo que puede la mujer,

no sé si lo que se gasta en mi al mes

es 150 o 200 entre comida ...

ella me compra tabaco,

no pudo estar sin tabaco,

casi casi prefiero fumar que comer.

Al quedarme sin nada

yo tampoco puedo mantener a mi hijo

porque mi hijo no vive

con 250 euros que me pasaba mi marido al mes,

un niño necesita tener luz, agua, de todo

y es que además a él nunca le ha faltado de nada,

que me lo quiten a mí,

que me priven de esto me parece fantástico

pero a mi hijo no le va a faltar,

no porque está su padre

y tuvo que marcharse con su padre

porque es la manera que no le falta de nada,

me han hecho hasta renunciar al derecho de ejercer como madre

que es lo más duro.

Es una situación estructural

que solo tiene salida

desde el lado del apoyo institucional

con subsidios del desempleo, etc

o lo que se están planteando los países del Norte de Europa

que es la renta básica,

que haya personas

que por el hecho de ser un ser humano

tengan unos ingresos mínimos para poder vivir.

porque sino se hace eso el panorama va a ser muy complicado.

La introducción de la robótica

hace que cada vez el sistema productivo

cada vez necesite menos trabajadores.

Nuestra sociedad debe de tener

los mecanismos de solidaridad social suficiente

como para que estas persona vivan con dignidad

y disfruten de aquellos bienes que todos disfrutamos

sino puede ser a través del empleo remunerado

pues a través de los sistemas de previsión social

que los estados del bienestar tienen

y que sería bueno

que ahora que se han recuperado

niveles económicos anteriores a la crisis

recuperemos también muchas de las políticas sociales

que se pusieron en crisis o se dejaron al margen

precisamente por la crisis.

La recuperación financiera o la recuperación de la economía

es importante

pero la recuperación de las personas es todavía más.

Desde 2015 pues un poquito dando tumbos

e intentando encontrar un trabajo

pero el tema de la edad

la verdad es que está costando en mi caso

porque disposición y ganas de trabajar y empuje

no me falta,

las empresas es que ni te llaman para hacerte una entrevista,

no tienes la oportunidad de que te conozcan,

de que te vean,

ahora mismo aquí

es donde he encontrado un poquito de luz,

por lo menos formarme

y tener la oportunidad

de que me conozcan,

a través de las prácticas

que luego sean ellos los que valoren

y decidan contratarme.

Una persona que entra por la puerta

tiene nuestro acompañamiento hasta la inserción laboral,

posteriormente a la inserción laboral

o si después de 4 años trabajando en una empresa

vuelve a quedar desempleado

y es una casa con las puertas abiertas

y nos tienen para lo que necesiten.

Ahora mismo en el curso donde estamos somos 15 personas,

comprendemos diferentes edades

o sea que el problema no solo está en los 50 años

sino que también a partir de 20 años

tanto el comienzo como el final de tu vida laboral

está en una cuerda muy muy floja.

Como justo coincidía

que teníamos un curso del programa Incorpora

de carnicería

le ofrecimos la posibilidad

de que pudiera optar a él

porque es un curso

que lo realizamos

porque hay demanda por parte de la empresa,

de profesionales del sector de carnicería.

Tiene un alto índice de empleabilidad

y ella lo que necesitaba era encontrar un empleo.

Ángeles trabaja de orientadora laboral

en la fundación Pinardi,

una de las trescientas ochenta y dos organizaciones sociales

integradas en el programa Incorpora financiado por la Caixa.

Ella misma tuvo que reciclarse profesionalmente

después de haber trabajado en el sector de la construcción.

Ha sido una alegría para mí

el poder trabajar en la fundación Pinardi

y poder estar ayudando a otras personas

que a lo mejor

están en la misma situación que estuve yo hace 6 años.

El programa Incorpora se gestó en 2006.

Dos años después con el estallido de la crisis

el número de solicitantes se disparó

hasta llegar anualmente a las ochenta mil personas.

Para ayudarles en la compleja tarea de la inserción laboral

hay setecientos cincuenta y seis orientadores.

Otra parte que nos gustaría analizar

sería yo que sitios conozco para esa búsqueda de empleo,

luego hay otra pregunta que pone

¿utilizas alguna herramienta o truco para la búsqueda de empleo,

algo que te ayude, algún soporte.

La figura del orientador

permite ver qué camino tendrá que llevar la persona,

permite ver 1

qué cosas más tendrá que hacer,

permite ayudar muchas veces a aclarar

cuál será esa opción de empleo que puede tener

y esto es muy importante y lo será en los próximos tiempos.

Estamos hablando siempre

de colectivos que tienen la mayoría de ellos

poca formación

o que les ha sido muy difícil acceder a formación

hasta el punto en el que están

y estamos en un momento importante de cambio

en el sector económico global

y eso nos va a dar cambios en un futuro próximo.

¿Qué tal en Abanca?

¿Fuiste a dejar el uniforme?

Muy bien, dejé el uniforme, me pagaron el finiquito

y cuando les salga algo, me llamaran.

Seguramente que si

y además han estado contentos contigo,

mientras tanto

vamos a ver si te han contestado de algún lado,

a ver si podemos enviar alguno más,

a ver tu curriculum.

Javier tiene una situación muy precaria

porque tiene que hacerse cargo de las letras de la vivienda

porque tiene una hipoteca,

no puede hacerse cargo, no tiene ingresos

y entonces viene aquí

para que le apoyemos en la búsqueda de empleo.

El venía muy nervioso,

tenía el ánimo muy decaído

y ahora yo le veo otro color, otra mirada

y lo le veo baste mejor.

La verdad es que Alejandro me ha ayudado mucho

porque yo la verdad

el internet,

todas estas fórmulas nuevas para encontrar empleo

me han costado un poco

y él desde el 1 día,

todas las semanas, incluso ahora,

ayer estuve 1 hora con él,

se sienta conmigo,

si no puedo

me manda los curriculums,

me llama aquí a casa,

¿quieres que te eche este curriculum?

Si claro.

Gracias a él

mi situación ha mejorado,

sino fuera

yo creo que por esta asociación y las personas que allí trabajan

yo creo que no habría salido de esta situación.

Hoy día nadie cuestiona la necesidad del orientador laboral.

Aunque de momento los que hay son insuficientes.

En el Servicio Público

hay un técnico para cada doscientos parados.

Nosotros como servicio de empleo

nos lo jugamos

en los próximos años

a nivel de Unión Europea

que se establezca el acompañamiento personalizado

a lo largo de toda la vida laboral

para personas en desempleo

y también para personas activas

que se configure como un pilar del estado de bienestar

y que igual que la sanidad,

igual que la educación,

los servicios sociales,

el apoyo a la dependencia

desde el servicio público de empleo

se ofrece ese acompañamiento personalizado

a todas las personas que estén en desempleo o activas

porque el mercado de trabajo es tan complejo

y va a seguir siendo tan complejo

que como no se tenga la información de por dónde va esto,

de cuáles son las especialidades o materias que se necesitan,

de cuáles son las competencias

que de un día a otro nos están cambiando

vamos a volver a tener y a provocar

una desigualdad también en este ámbito.

Nos enfrentamos a un proceso

donde puede haber una sustitución muy importante

de trabajos repetitivos

y lo que se espera

es que haya un boom

en actividades que requieren un perfil personalizado

y que no necesariamente son cualificadas.

El problema está en las transiciones,

cómo vamos a hacer esa transición

y en los que se queden descolgados del proceso

necesitamos mucho servicio público de empleo,

por eso necesitamos mucha formación

y planes de transición entre un modelo y otro.

Hay estudios que dicen

que el 75% de niños

que están ahora en edad de estudios primarios

cuando lleguen al mercado de trabajo

van a desempeñar profesiones

que no se conocen todavía,

es muy difícil predecir el cambio.

Está claro

que sí que se va a necesitar una mayor cualificación

en tecnología de la comunicación y la información.

Todo lo que es la digitalización

va a implicar

que tengamos que estar más formados en esos aspectos.

En el debate si el robot y la máquina destruye empleo o no

no lo sabemos a largo plazo

pero hasta ahora

la experiencia nos dice que destruye empleos en algunos lados

y los crea en otros.

Hoy en día en el mundo

después de décadas de digitalización y automatización

hay muchísimo más empleo que hace 20 años,

muchísimo más,

año a año

el balance de empleo crece.

Alrededor de 8 a 9 millones de personas

se van a jubilar de aquí al 2025 en este país,

estamos hablando de prácticamente

el 50% de personas que actualmente están dadas de alta

y a esas personas hay que sustituirlas,

serán nuevas competencias

pero ese empleo habrá que cubrirlo.

Aunque es muy difícil

algunos consiguen salir del paro de larga duración.

Es el caso de Mari cruz.

Está a punto de acabar las prácticas de carnicería

en una cadena de supermercados

y tiene perspectivas.

Mari Cruz como alumna un 10.

Entró sin saber nada

y ahora perfectamente

puedo decir

que sale de aquí

para trabajar de ayudante en una carnicería.

Tiene mucha posibilidad

eso depende luego

recursos humanos me preguntará a mi

por una valoración cuando acabe las prácticas

y la valoración va a ser muy favorable.

Yo quiero dejar este paro de larga duración

y ya poder iniciarme en la vida laboral

y tener un contrato aunque sea así de prácticas,

el seguir aprendiendo este oficio

pero ya con un contrato

y unas condiciones laborales pues buenas para mi.

Intento verlo siempre con una puerta medio abierta

y sí

la verdad es que ahora sí

creo que hay bastante demanda en este sector

y bueno vamos a intentarlo por aquí.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Paralizados

Crónicas - Paralizados

24 ene 2019

Reportaje que aborda uno de los grandes problemas de la sociedad española actual: los parados de larga duración. En 'Paralizados', el programa analiza las causas y las posibles salidas, y avanza cuáles pueden ser los empleos del futuro.
En España hay más de 1.700.000 personas en esas circunstancias. Suelen ser mayores de 45 años y más de la mitad, 900.000, son mujeres.
El programa ha compartido varias jornadas con parados de larga duración. La realidad para ellos es asfixiante. Acosados por las deudas, algunos tienen que acudir a comedores sociales. Hay otros que tratan de buscar una salida y asisten a los cursos de formación que organizan determinadas organizaciones sociales como Cáritas y el programa Incorpora financiado por la Fundación la Caixa.

ver más sobre "Crónicas - Paralizados" ver menos sobre "Crónicas - Paralizados"
Programas completos (216)
Clips

Los últimos 884 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos