Dirigido por: Matías Montero

Programa de producción propia de los Servicios Informativos de TVE dedicado a presentar en profundidad temas sociales o culturales de interés en España. ''Crónicas'' aborda los temas de forma monográfica. Su director es Matías Montero.

Contacto

Escriba al programa Crónicas: cronicas.tve@rtve.es

3082878 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Crónicas - Mal aire - ver ahora
Transcripción completa

Fui a mi país para ver a mi madre para dos semanas,

he venido muy enfermo con malaria.

Yo no pensaba que iba a despertar,

porque no sabía si estaba vivo o muerto, no sabía nada.

-La malaria toca en todas las edades porque se contagia con mosquitos,

no sabe diferenciar entre niños o mayores.

-Primero era fiebre, pero podía caminar

y al día siguiente ya no podía caminar

era un cansancio que no podías ni coger un vaso de agua.

-Cada año contamos alrededor de unos seiscientos mil muertos por malaria,

y más de doscientos millones de casos clínicos.

La hembra del mosquito anófeles transporta en su abdomen

al parásito plasmodium, el causante de la malaria,

un término procedente del italiano medieval

y que significa "mal aire".

El insecto necesita sangre para madurar sus huevos.

Es entonces cuando pica e inocula al parásito en el cuerpo humano.

El plasmodium viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar al hígado.

Allí es donde el parásito adquiere su dimensión aniquiladora.

Se transforma, y cambia radicalmente su aspecto.

A partir de ahí empieza a reproducirse.

Se multiplica y vuelve a transfigurarse.

Llega un momento en que el sistema inmune no sabe como responder

a tantos intrusos que continuamente se están camuflando.

Una multitud de parásitos entra en el sistema sanguíneo

y se interna en los glóbulos rojos.

Los destruye provocando una anemia muy severa.

Es una de las principales consecuencias

de la picadura de un mosquito infectado.

Su media de vida son tres semanas.

"La mayoría de las hembras

no consiguen picar a ningún animal ni a ninguna persona,

solo algunas consiguen picar al menos una vez

y nada más que una pequeña parte consiguen picar más de una vez.

Todo dependerá de la duración de la vida de esas hembras de mosquito

y no va a ser lo mismo una especie que vive en un entorno mediterráneo

que tiene un invierno

que especies de mosquito que vive en el África Tropical

en las que el clima permite que el ciclo de los mosquitos

sea continuado".

De los cinco tipos de plasmodium que existen

los más dañinos son el vivax,

que se extiende por Asia y América y el falciparum,

el más letal de todos,

muy generalizado en África.

El noventa por ciento de las muertes por malaria

se produce en dicho continente,

especialmente en menores de cinco años.

"Cuando éramos pequeñas nos explicaban en el colegio

de que era la malaria, de cómo se transmitía,

de que es mosquito que se llama anopheles,

que el mosquito puede picar a una persona con malaria,

luego si te pica a ti te lo contagia,

así que nos informaban de que por la noche

tenemos que dormir debajo de una mosquitera".

"En mi familia cuando los niños están infectados de malaria

lo primero que hacemos es alimentarlos con comidas

que contengan especias

y si vemos que las cosas se complican les llevamos al centro médico

para que les den un tratamiento moderno.

Hoy en día, se pueden salvar tanto a los niños como a los adultos.

A veces, no se les lleva a tiempo al médico

porque viven en la zona rural,

eso es muy difícil cuando la persona no puede caminar,

y necesitamos transportarles en burros o en caballos”.

En España se diagnostican cada año unos quinientos casos de malaria,

aunque según los especialistas se producen más.

El ochenta y cinco por ciento los genera el plasmodium falciparum.

"La malaria es una enfermedad que siempre buscamos, siempre,

ante todo paciente que venga enfermo del Trópico,

especialmente del África Subsahariana

por tanto la malaria se convierte en una obsesión

de las consultas de medicina tropical.

Todo viajero que viene con fiebre, con malestar buscamos malaria,

entonces ¿Cual es el protocolo?

El paciente puede llegar a las consultas,

como aquí tenemos,

o al servicio de urgencias.

Nosotros somos un servicio

que prestamos asistencia

las 24 horas al día durante 365 días al año".

El Ramón y Cajal es uno de los dos hospitales de referencia de malaria.

Las que se registran en España están clasificadas como la del viajero,

es decir, la del turista y la importada.

Se llama así a la que contraen los inmigrantes

cuando viajan a su país de origen.

"Hay un grupo especial de riesgo.

Me refiero a los niños, a los hijos de inmigrantes de zonas endémicas,

sobre todo gente de Senegal, Gambia, Guinea Bissau,

que han traído a sus hijos aquí,

que están viviendo en España cuatro o cinco años

o niños que han nacido aquí en España,

esos niños no tienen ninguna defensa contra la malaria

a diferencia de sus padres

que la tienen por haber adquirido la enfermedad en su infancia

o en su juventud

y ahora esos niños vuelven a visitar a sus familiares.

No van a un hotel de 5 estrellas van a zonas rurales

sin muchas condiciones higiénicas de telas mosquiteras en las ventanas,

y muchos de estos niños los padres...

no se percatan de que la malaria

porque a ellos no les afecta mucho porque han vivido con ella,

porque vuelven a casa de sus padres, de sus abuelos,

no le dan importancia,

esos niños van sin prevención de la malaria".

Y ahora esos niños adquieren malaria y sus niños se ponen muy graves,

lo mismo mujeres jóvenes, que están aquí

y están embarazadas

o varones jóvenes que están aquí

y han perdido las defensas a lo largo de estar 10 años en España

y ahora vuelven a visitar a su familiar"

"Yo tengo una niña de 3 años

y antes de irnos a Senegal fuimos a un centro para viajes

y nos dieron pastillas que tuvimos que tomar dos semanas antes aquí

y luego una vez allí seguir también el tratamiento.

El instituto de salud global de Barcelona

es uno de los principales

centros internacionales de investigación de la malaria.

Los ensayos que los científicos realizan en el laboratorio

tienen continuidad en Mozambique.

A veces, ellos mismos contraen la enfermedad.

"Fue unos quince días después de la vuelta

cuando empezaron los síntomas.

Empezaron con mucho frío.

Era diciembre, pensé primero que era el invierno

y como el frío no se iba, mucho frío

y temblores y luego fiebre

pues me di cuenta por el entorno en que trabajo

que podía ser malaria

y esto fue muy tarde por la noche

y esperé hasta la mañana para ir hasta el clínico, al hospital

y el problema es que la malaria va muy rápido;

el tratamiento era difícil porque la malaria va con muchos vómitos

y era muy difícil no vomitar la medicación.

Yo tomaba la profilaxis como toca tomarla

pero no la tomé bien,

me salté unos días,

no la tomé como tenía que haberla tomado y cogí la malaria”.

El 35 % de los enfermos de paludismo que van al clinic,

el otro hospital de referencia, revisten gravedad.

Ingresan en la UCI

cuando hay un elevado grado de parasitemia en la sangre

o si falla, alguno de los órganos vitales.

"Durante esos días que ha empezado la sintomatología y que el enfermo...

no recibe un tratamiento adecuado,

se va produciendo un deterioro de las funciones orgánicas.

Cuando el paciente consulta al hospital

ya está en una fase avanzada de la infección

porque si consulta mucho antes es mucho más fácil el control.

Normalmente ese paciente cuando llega y tiene un problema respiratorio,

tiene un problema renal, tiene un problema hepático,

tiene un problema de la coagulación,

tiene un problema del nivel de conciencia

es cuando ingresa en la unidad".

"Me fui a mi país a ver a mi madre durante dos semanas,

he venido muy enfermo con malaria,

al llegar aquí después de cuatro días me empecé a sentir mal,

que tengo fiebre, que no tengo fuerza

como algo me pasa,

me fui al ambulatorio a hablar con el médico de cabecera,

que me siento mal.

Ahí me dieron calmantes para quitarme los dolores

y me hicieron la analítica de la sangre

y me dijeron que en dos semanas va a salir el resultado

pero antes de llegar las dos semanas no podía aguantar

y me llevaron al hospital de Granollers

desde allí me trajeron al clínico.

Yo he llegado aquí inconsciente, no podía ni moverme,

aquí me salvaron la vida de verdad.

Yo no pensaba que iba a despertar,

porque no sabía si estoy viviendo o estoy muerto.

Yo no sabía nada de verdad ¿eh?

Cuando me dijeron que había estado durmiendo dos semanas

a mi mismo me pareció imposible".

"Llegó a nuestro hospital

con el peor factor de riesgo que tenemos para la malaria importada

que es el factor tiempo.

El estuvo cinco o seis días con fiebre, encontrándose muy mal,

acudiendo a diferentes hospitales,

y cuando llegó aquí nosotros vimos

la cifra de glóbulos rojos con parásito dentro era muy elevada.

Para que os hagáis una idea

nosotros definimos...

como criterio de gravedad

que el 2.5 % de los glóbulos rojos que tenemos en un campo

cuando miramos al microscopio estén con parásito dentro

y este paciente tenía un 42%.

Tenemos que decir que, su sangre estaba llena de parásitos

y tenía muchos criterios de gravedad.

Un paciente que en ausencia de una unidad de intensivos

y un tratamiento adecuado de intensivos hubiera fallecido".

La mayoría de los especialistas de medicina tropical del Clinic

pasan temporadas en el centro de investigación de salud en Mañisa

(Monzabique).

Allí se enfrentan con la dura realidad de la enfermedad.

"La malaria tal como la vivimos en Mozambique

es una malaria de niños,

pocos enfermos adultos se van a complicar o algunos

pero quizá no tantos es una enfermedad infantil.

Es una enfermedad que además, nos llega cuando,

el enfermo ya ha pasado muchos días,

después de iniciar la fiebre pues por un problema de distancia,

un problema de acceso,

un problema de información, hay muchos tipos de problemas

que retrasan el diagnóstico

y además, cuando un enfermo

entra en un estado tan grave como el que estaba Aliou

las posibilidades o los medios hospitalarios que tenemos allí

no tiene absolutamente nada que ver".

Durante siglos,

el paludismo fue una de las principales causas de muerte

en Europa.

Era un enigma porque se producían tantos fallecimientos.

Algunos, lo achacaban al mal aire,

otros, a las aguas sucias

hasta que el médico francés, Charles Laveran

descubrió a finales del siglo XIX

que era un parásito el que provocaba la malaria.

Posteriormente el británico Ronald Ross

reveló que el vector de la enfermedad era un mosquito.

A partir de ahí, se suceden los trabajos de campo.

"En España en 1901

se hace un experimento de esas características

en la orilla del río Tiétar

en el norte de Cáceres.

En el cual dos médicos enviados desde Madrid,

Francisco Huertas y Antonio Mendoza

pues, seleccionan a una serie de personas voluntarias

para vivir en una caseta junto al rio,

unos protegidos contra los mosquitos,

con máscara, con guantes,

no salen de la casa, sólo en las horas de mucho sol

y otros sin nada

y muestran como los que están protegidos no contraen la enfermedad.

Por lo tanto, la existencia del mosquito,

la asistencia de anófeles es una condición sine cua non

para que exista el paludismo,

la existencia del mosquito solo no es suficiente,

hace falta mosquito y enfermos".

El paludismo se convirtió en un auténtico azote

para la España rural.

Extremadura era la región más afectada,

especialmente la provincia de Cáceres.

El cultivo del pimiento

y las ínfimas condiciones de vida de los campesinos

favorecía la propagación de la epidemia.

Precisamente en la pequeña localidad de Talayuela

fue donde comenzó la lucha contra la enfermedad

con el establecimiento del primer dispensario antipalúdico.

"Se llevaba una ficha epidemiológica de cada enfermo

donde se anotaba donde vivía, a que se dedicaba,

si había tenido fiebre, que tipo de fiebre,

pueden ser tercianas, cuartanas

dependiendo de en que momento era la fiebre.

Con quien vivía,

si había enfermos a su alrededor,

se hacía una ficha epidemiológica uno por uno

y a partir de ahí se les analizaba la sangre

y se les ponía una medicación normalmente con sulfato de quinina,

con derivados de la quina

y tenían que asistir al dispensario cada determinado tiempo

y así se les hacía un seguimiento".

"Antes de instalar el dispensario hay que saber

cual es el estado de salud de la población

en términos de malaria

para eso, se va, y se examina a toda la población

o a gran parte de ella

y en función de esos datos

se decide si va a haber un médico o va haber dos,

si va a haber un dispensario estacional o permanente.

Esta disposición universal del dispensario

incluye necesariamente y obligatoriamente

en función de los propios supuestos de la lucha antipalúdica

el que son gratuitos.

La medicación se dispensa gratuitamente”.

Gustavo Pittaluga fue el principal artífice

de la lucha contra la malaria en España.

La primera oportunidad se la brindó Santiago Ramón y Cajal.

Siendo director del instituto nacional de higiene

le nombró jefe del servicio de desinfección.

En 1920

el médico italiano se hizo cargo de la lucha antipalúdica

contando con la colaboración de varios especialistas,

entre ellos, Sadí de Buen Lozano.

"Tenía la sanidad en la cabeza,

la forma de entender la sanidad cuidando directamente al enfermo.

Esa es la manera de proteger al enfermo

y esa es la forma real de luchar contra protegiendo al enfermo,

una vez que quitemos el reservorio

como decimos nosotros en nuestras investigaciones,

una vez que quitemos al enfermo

que es la fuente de infección realmente

podremos luchar contra la malaria".

La investigación para erradicar la malaria

alcanzó el punto más álgido tras la creación

del Instituto Nacional Antipalúdico

en Navalmoral de la Mata (Cáceres).

Además de hacer un seguimiento de los enfermos,

se investigaba y se trataba de prevenir

lo que aquí se conocían como las tercianas o cuartanas

según el número de días que mediaban entre los brotes de fiebre.

"Me puse mala, malísima

y cada tres días me daba una temperatura enorme

y el médico de cabecera de allí no sabía que tenía.

Mi padre, como veníamos aquí a veranear y aquí había mucho,

en San Jaume,

le dijo al médico podría ser que tuviera,

aquí se llamaba la cuartana.

Sí, bueno podría ser,

y claro me hicieron las pruebas y salió positivo".

El Delta del Ebro fue una de las zonas más castigadas.

La expansión de los campos de cultivo arroz, fue nefasta,

porque la mayoría de los canales de riego, no tenían drenaje.

A ello se sumaban las riadas de jornaleros

procedentes de la ribera valenciana

donde la malaria era endémica.

La situación era tan preocupante

que en Amposta se estableció el primer dispensario permanente.

Le siguieron otros como el de San Jaume denveja

donde Idelfonso Canicio dedicó toda su carrera

a atender a enfermos palúdicos.

Muchos llegan ya con claros síntomas como el bazo hinchado

o una anemia muy severa.

El doctor Canicio anotaba todos los detalles de los pacientes,

incluso dejó constancia de que él también sufrió la enfermedad.

"Se instaló aquí como médico rural

en la época que había la malaria,

que aquí era el paludismo, la cuartana.

Le tiró el tema de la investigación del paludismo

y entonces decidió quedarse aquí en San Jaime".

"Hizo un gráfico de barras

de un estudio realizado desde el año 1925 hasta 1949

con los casos, que habían cada año, en San Jaime.

En ese estudio se demuestra o se ve

que desde que se inició

o se puso en funcionamiento el dispensario antipalúdico

descendieron los casos de malaria casi hasta desaparecer,

hasta el año 36, el año de la Guerra Civil

que entonces hubo un rebrote importantísimo de casos

llegando aquí en San Jaime a haber mil cien casos positivos en un año".

Los humedales fueron caldo de cultivo del paludismo.

En 1918 el ministro de Fomento, Frances Cambó,

dictó una ley que promulgaba la desecación de lagunas, marismas

y terrenos pantanosos.

Se calcula que desaparecieron un 60 % de humedales.

"Propugnó la desecación de zonas húmedas

no solamente para evitar el paludismo

sino también para hacer rentable el cultivo de las tierras

que se habían desecado;

poniéndonos en el lugar de la gente que vivía hace doscientos años,

pues hay que decir que la desecación era necesaria en muchos casos.

Hay que tener en cuenta que había ciudades

que estaban afectadas por la malaria,

por los humedales y los pantanales

que llegaban prácticamente a los límites de la ciudad,

la ciudad de Albacete

o pueblos que se abandonaron

precisamente por las fiebres palúdicas

asociadas al desarrollo de los mosquitos

en estos humedales interiores y del litoral.

En algunos pueblos del interior y también del litoral

asociados al cultivo del arroz pero en el interior

sobre todo en estas zonas pantanosas

la ciudad de Albacete en el siglo XVIII

se marcaban con cruces durante el verano

los domicilios de la gente que estaba infectada

por las fiebres palúdicas

por las tercianas y las cuartanas que era como se llamaban esas fiebres

para que el médico pasara por allí, no sólo el médico

sino que el sacerdote supiera que había gente muy enferma

y que necesitaba la extremaunción,

era un problema de sanidad pública muy importante".

Todo lo que se había avanzado para eliminar la malaria

en los primeros treinta años del siglo XX

se va al traste con el estallido de la Guerra Civil.

"La Guerra Civil supuso la destrucción

no solamente de los servicios antipalúdico

sino de toda la organización sanitaria en nuestro país

y hubo un rebrote importante

por los propios ejércitos

y a partir de ahí los enfermos van transmitiendo la enfermedad".

"A partir de 1949 la prioridad la toma

el empleo de los insecticidas de impregnación,

especialmente el DDT

que en torno a la Segunda Guerra Mundial

se populariza

y se va a convertir en el arma predilecta de intervención

porque era un tipo de insecticida que impregnaba

la parte física de la vivienda,

de hecho en España con dos impregnaciones al año,

dos veces que se esparciera el insecticida,

se conseguía la esterilización durante el año".

En la lucha contra el vector de la malaria

también se usaron medios naturales.

Se decidió combatir al mosquito en la fase larvaria.

Para ello se introdujo en el medio acuático la gambusia,

un pez foráneo que se comía las larvas.

Con el tiempo la gambusia se ha convertido

en una especie invasora.

"La gambusia ha sido una especie introducida

que ha causado bastante daño en el medio ambiente, y sobre todo,

con una especie que es el samaruc.

Es una especie de pequeño tamaño y compite directamente

con estas especies autóctonas como el samaruch, el fartep".

En los 60 se consiguió eliminar la malaria de nuestro país.

Hoy día, continúan existiendo áreas donde hay anófeles,

pero ya sin parásitos.

Una de ellas es el Delta del Ebro,

sus veintidós mil hectáreas de arroz

son uno de los mejores hábitats para este mosquito.

"Al arrozal es un hábitat humanizado,

tiene un ciclo que se adapta muy bien al ciclo del propio anófeles.

El anófeles requiere de agua dulce

y claro aquí en constante permanencia

está entrando agua dulce que proviene del Ebro

y por tanto es un hábitat ideal

para el desarrollo del anofeles atroparvus

que es la especie que tenemos aquí.

Actualmente tenemos más anófeles de los que había en la época palúdica

pero ya es muy difícil que eso se propague,

las condiciones de vida son completamente diferentes

a las que había entonces

y aunque nos llegue algún plasmodium

difícilmente eso causará una epidemia en la población".

El Delta del Ebro es uno de los cuatro espacios naturales del país

que cuenta con un servicio de control de mosquitos.

Es de carácter público.

Existen otros dos en Cataluña y también hay uno en Huelva.

Su estrategia se basa en combatir al mosquito

antes de que se desarrolle, es decir, en la fase larvaria.

"Ser capaz de controlar el mosquito antes de aparezca el adulto

que evidentemente el adulto es el que se va a expandir

y las hembras son las que van a picar y por lo tanto causar problemas

ya sea de calidad de vida o de enfermedades.

Gracias a que en los años 60 apareció una molécula,

un vacilus turigensis,

una toxina producida por esta bacteria,

una bacteria del suelo,

que al ser ingerida por esas larvas de los insectos

les causa una peritonitis, les causa la muerte".

La mitad de la población mundial,

tres mil millones de personas viven en lugares

donde el paludismo es endémico.

De momento,

no se ha encontrado un antídoto que pueda evitar la enfermedad

aunque hay diferentes grupos trabajando en ello.

El más veterano es el colombiano Manuel Elkin Patarroyo,

lleva treinta y cinco años investigando una vacuna sintética.

"Nos dedicamos a descomponer el microbio

para saber cuáles son las partes fundamentales

y esas partes averiguar cómo estaban hechas

para fabricarlas químicamente

y esa es la diferencia fundamental;

que mientras que los demás trabajan con productos biológicos

nosotros trabajamos con las moléculas

químicamente fabricadas en el laboratorio

que se asemejan mucho a lo fundamental del microbio

pero con química, usted puede potenciarla

o puede disminuirle la acción,

ese es un concepto absolutamente nuevo que surgió aquí".

En los ochenta, Patarroyo y su equipo

del Instituto de Inmunología

del hospital San Juan de Dios de Bogotá

desplegaron una actividad desbordante.

Contaron además con la colaboración de varios científicos españoles,

entre ellos Pedro Alonso,

actual director del programa de malaria

de la Organización Mundial de la Salud.

La amazonia colombiana fue el primer territorio

donde se experimentó la vacuna.

Después de comprobar que era válida

en una especie de simios

que desarrollan episodios palúdicos similares a los del ser humano,

la probaron en militares voluntarios.

La prueba se extendió a otros sectores de la población

incluyendo a mujeres y niños

y a otros países como Venezuela, Brasil y Ecuador.

Más de cuarenta y una mil personas fueron vacunadas.

"Seguimos a esa gente hasta cinco años

y seguían todos regios,

es decir, no hay efectos secundarios a largo plazo

que es lo que hay que mirar

y el otro componente también muy importante que hay

es un buen número de ellos del 30 al 40%

seguían protegidos... contra la malaria.

La eficacia de la vacuna quedó como mínimo en un 34%

entendiendo como protección la absoluta ausencia de parásitos.

Eso fue publicado en las grandes revistas,

mire usted que esta es la revista número tres del mundo".

La vacuna también se probó en África y en Tailandia,

con resultados desiguales.

Nunca se llegó a comercializar.

En 2010, aparecía catalogada como inactiva

por la Organización Mundial de la Salud.

"Con respecto a la vacuna que se ensayó

lo que acabó ocurriendo es que las pruebas claves no funcionó.

La vacuna de Manuel Patarroyo que fue un muy buen candidato

y hay enormes meritos de lo que se hizo en los 80 y 90

porque realmente abrió el camino a muchas otras

y a través de esa vacuna se aprendió muchas cosas

de cómo había que hacer las cosas o como no había que hacerlas

ese candidato, no demostró eficacia

ni en niños recién nacidos

ni en distintas zonas geográficas del mundo".

"Que digan que no haya funcionado en recién nacidos eso si es cierto,

en recién nacidos ¿por qué?

porque nunca jamás acepté las vacunaciones

en el recién nacido o en los infantes

por una cosa muy simple: el sistema inmunitario no está desarrollado...

en ese momento,

usted tiene en un niño recién nacido los mismos músculos,

los mismos ojos

pero no pueden ver porque no tienen la posibilidad de coordinar

los dos órganos, los dos ojos,

las dos piernas y por consiguiente el niño no puede ver bien,

ni tampoco puede caminar ni correr hasta el año,

lo mismo pasa con el sistema inmunitario

por eso yo considero que las vacunas, nosotros deberíamos medirlas

siempre a partir del año de edad"

Manuel Patarroyo piensa que su vacuna no salió adelante

por su negativa a venderla a las grandes farmacéuticas.

Quería evitar que se especulase.

"Voy a dar un ejemplo:

una de las vacunas producidas por métodos biológicos

que son las que propugnan las multinacionales farmacéuticas

están valiendo entre 100 y 200 euros la vacunación total,

la nuestra costaría 10 centavos de euro,

10, 10 ¿sabe lo que es eso? nada,

se podría vacunar al mundo totalmente gratis.

Obviamente hay un concepto que es el de la vacunas sintéticas

que le produce prurito a alguna gente

porque no han tenido el control de ello

y por la misma circunstancia pues quieren que la nuestra no salga

hasta cuando ellos nos alcancen o cuando negociemos".

En la actualidad Patarroyo trabaja en una nueva vacuna llamada:

colombia falciparum.

Espera tenerla dentro de dos años.

Mozambique es uno de los países más pobres del planeta.

Su población es muy joven,

casi la mitad no ha cumplido los catorce años.

El sida, la tuberculosis y la malaria

se cierne sobre sus habitantes.

La esperanza de vida no sobrepasa los cincuenta años.

En 1996,

con la ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional

para el Desarrollo,

se inauguraba el centro de investigación de Mañisa,

al sur del país.

"La cooperación entre España y Mozambique

y de otros donantes internacionales

en el sector salud ha sido siempre tradicional

por una gran necesidad

dado el impacto que tiene la pobreza,

el bajo nivel desarrollo de ese país sobre la salud.

Los índices de mortalidad infantil,

materno infantil"

"Creo que es la gran apuesta de la ciencia

y la cooperación española de vanguardia

reconociendo que los retos o parte de los retos del desarrollo

tiene que ver con los retos de la salud

y que es muy difícil que haya desarrollo económico y social

sino hay una mejora del estado de la salud de las poblaciones

y que estas poblaciones...

y esos países están atrapados en lo que llamamos el círculo vicioso

de la enfermedad de la pobreza."

Pedro Alonso se encargó de poner en marcha el centro de Mañisa.

Su interés por el paludismo

viene desde que empezó a ejercer la carrera en Gambia.

"Empiezas a estudiar y te das cuenta del enorme vacío de conocimiento

y de la limitación de herramientas

y del enorme peso,

el 40, 50% de las consultas en muchos hospitales eran

consultas por malaria.

Cuando decimos cuales son los grupos poblacionales

que concentran el problema

siempre nos referimos a niños menores de 5 años y mujeres embarazadas

¿por qué?

por que sobre todo en África se exponen a la malaria

casi desde el nacimiento

y o bien mueres de malaria o acabas desarrollando inmunidad.

Esa inmunidad se pierde en las mujeres embarazadas

y por eso ese es el otro gran grupo de riesgo".

Pedro Alonso también ha trabajado muchos años

en la investigación de la vacuna

y ha sido uno de los impulsores

del uso de las mosquiteras como medida preventiva.

"Es una herramienta muy antigua,

de las guerras de Crimea y Primer Guerra Mundial, se abandonó

y se volvió a investigar

y restablecer a principios de los años 90

y hoy en día constituye realmente el núcleo central

de la lucha contra la malaria.

Mozambique en mi vida anterior yo estuve muy involucrado

y lideramos lo que llamamos las pruebas de concepto de esta vacuna.

Las primeras demostraciones de que se podía inducir inmunidad protectora

con esta vacuna

y han sido claves y desde entonces mi grupo,

mi instituto ha estado involucrado,

es el instituto que más años lleva trabajando con esta vacuna"

El centro de Mañisa ha sido clave en el desarrollo de la vacuna.

Los ensayos se realizaron aquí

y en otros diez hospitales africanos.

Las pruebas, se hicieron con dieciséis mil niños

de entre 0 y cinco años.

"Ha sido la 1 prueba de que se puede con una vacuna experimental

proteger de manera artificial,

de manera experimental a una persona,

además en condiciones reales,

en África que es donde ocurre la mayor malaria

y sobre todo en los niños pequeños que son lo que están más en riesgo,

o sea es posible.

Lo que aún no hemos conseguido es que estos niveles de protección

sean lo suficientemente altos como para estar satisfechos

de que ya hemos conseguido nuestro gol”.

La eficacia de la vacuna, una vez concluidos los ensayos,

está entre el cuarenta y el cincuenta por ciento

según los científicos.

La RTSS está producida por la multinacional farmacéutica GSK.

Ahora mismo se encuentra en fase de evaluación

por la agencia europea del medicamento

y la Organización Mundial de la Salud

será la que decida su aplicación.

"Nuestra vacuna es una vacuna dirigida al plasmodium falciparum

y por eso es en esta zona geográfica la cual se ha desarrollado

y para la cual inicialmente se va a comercializar.

Pero lo que si hay por parte de GSK es un compromiso

para que el precio sea el precio de coste de la vacuna

más un coste muy pequeño,

un margen que estamos hablando de un cinco por ciento

que se empleará siempre

para el desarrollo de vacunas de 2 generación frente a la malaria

y para el desarrollo de fármacos

también para estos países en vía de desarrollo".

Las medidas de seguridad son extremas en este laboratorio

de bioseguridad de GSK en Tres Cantos, Madrid.

La farmacéutica explora nuevas moléculas contra el paludismo.

Aquí en el llamado P3

cultivan el parásito que produce la enfermedad,

de esa manera,

pueden experimentar con cientos de partículas a gran escala.

Uno de los trabajos más avanzados está relacionado con la Tafenoquina,

un nuevo compuesto para combatir la malaria

generada por el plasmodium vivax.

Están en la fase tres de los ensayos,

se ha empezado a probar en humanos.

"El compuesto ahora se va a enfrentar

con enfermos reales,

a cientos,

posiblemente miles

donde el compuesto tiene que demostrar que es eficaz

en un ambiente real donde la enfermedad tiene lugar.

Plasmodium vivax ocasiona un tipo de malaria muy particular,

después de que una persona es picada por un mosquito infectado

con este parásito,

el parásito se destina al hígado.

Una vez que llega al hígado tiene dos opciones:

quedarse latente en el hígado o producir la enfermedad.

Entonces en numerosas ocasiones lo que ocurre

es que después de que has tratado

la enfermedad ocasionada por el parásito que está en sangre

todavía queda latente parte del parasito en el hígado

y tras unos meses.

Incluso un año,

la enfermedad se reactiva.

La tafenoquina será usada para tratar estos casos de malaria".

Es el anófeles en cautividad.

En GSK crían al mosquito

y posteriormente le inyectan el parásito plasmodium falciparum.

Se trata de una instalación única en Europa

para trabajar con malaria a nivel industrial.

"Trabajamos con mosquitos en instalaciones de bioseguridad 3.

Son instalaciones que tienen acceso restringido.

En segundo lugar la presión de los laboratorios es negativa;

es decir, cuando se abre una puerta

el aire va hacia dentro del laboratorio

nunca sale hacia fuera.

Todo el material que sale de los laboratorios de nivel 3

está descontaminado, está esterilizado

y luego dentro del laboratorio en si en el que se trabaja con mosquitos

hay lámparas electrocutoras, cortinas de plástico

y lo más importante,

contamos siempre los mosquitos

antes y después de un experimento

para estar seguro de que ninguno de ellos se ha escapado".

En el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona

el equipo de LLuis Ribas

indaga en el potencial de la borrelidina,

un compuesto natural

que produce una bacteria del genero borrelia.

A lo largo de la historia se ha atacado a la malaria

de muy diversas formas y con elementos variados.

Algunos de procedencia vegetal como la quina.

Funcionó hasta que el parásito se hizo resistente.

Ahora se trata con derivados de la artemisia, una planta china,

pero llegará un día en que el plasmodium pueda con el fármaco.

En ningún momento se ha dejado de explorar nuevos preparados.

"El compuesto de base que es la borredilina

tiene una buena actividad contra el parásito de la malaria

pero también es tóxico contra células humanas,

con lo cual no interesa

por que su toxicidad es demasiado alta.

Es posible variando la estructura química de la borredilina

obtener compuestos que mantienen su actividad anti-infecciosa

pero que pierden su toxicidad contra tejidos humanos.

Lo cual implica que a partir de la estructura inicial de la borredilina

es posible desarrollar nuevos medicamentos

que funcionen bien contra el plasmodium, contra la malaria,

pero que hayan perdido sus efectos secundarios contra pacientes".

En el estudio de la borrelidina

participa un consorcio europeo de laboratorios.

La Universidad Complutense de Madrid

ha desempeñado un papel clave en la primera parte del ensayo.

"La borrelidina lo que hace es curar la malaria letal en los ratones

y además prolonga la respuesta inmune frente a la malaria

después de curarles.

El tratamiento de cuatro días elimina completamente

la malaria de los ratones.

Lo importante de los ensayos con animales es precisamente es conocer

y prever que en el ser humano se va a comportar muy parecido

y por tanto los estudios preclínicos que hemos hecho en ratones

van a permitir abordar estudios clínicos

que nos hablarán de la efectividad en el ser humano".

Mientras que se buscan nuevas fórmulas en los países desarrollados

en África un niño muere cada minuto a causa de la malaria.

Los profesionales que trabajan en las entrañas de la plaga

intentan nuevas vías para frenarla.

"Hicimos una intervención masiva de distribución de antimaláricos

a toda la población en general,

es decir, estamos hablando de un millón novecientas mil personas

que han recibido tratamientos antimalárico con doble objetivo

para evitar las fiebres

que no confundan con el ébola

y que la gente no vaya a buscar tratamiento a zona de ébola

y evitar contagios de ébola

que era uno de los principales objetivos.

Lo más complicado ha sido armar la estrategia en general,

la micro planificación,

la distribución de medicamentos,

posicionarlos en los centros de salud

que luego los trabajadores comunitarios fueran puerta a puerta

a sensibilizar a las familias,

explicarles por qué les estábamos dando medicamentos a gente

que no está enferma

y en un sistema desestructurado de salud la gente no entiende muy bien

por qué se tienen que tomar algo cuando no se siente enfermo

y hay gente que quería guardar los medicamentos

para cuando realmente estuvieran sufriendo de alguna enfermedad".

Aunque en la última década se ha reducido a la mitad

las muertes ocasionadas por la malaria

las cifras continúan siendo abrumadoras.

Más de doscientos millones de personas

contraen la enfermedad cada año.

La investigación avanza contrarreloj,

los científicos anhelan que la aniquilación del parásito

deje de ser una quimera.

"El reto es...

desarrollemos las nuevas herramientas que estamos a punto de tener.

Continuemos avanzando como hemos hecho

y en el 2020 planteemos un plan mundial de erradicación".

Crónicas - Mal aire

46:03 09 abr 2015

Esta semana 'Crónicas' estrena el reportaje 'Mal aire' (Malaria) que descubre cómo varios científicos españoles se han destacado en la lucha contra la enfermedad en distintas épocas de la historia. Un equipo del programa ha estado con el español Pedro Alonso, que ha trabajado durante años en la vacuna que está a punto de aprobarse.

La malaria es una de las enfermedades más antiguas y aniquiladoras de la humanidad. Se ha llevado por delante millones de vidas aunque, como generalmente ocurre con las epidemias, se ceba con los más pobres del planeta. "Mal aire" proviene del italiano medieval y durante siglos se pensó que la enfermedad se contagiaba por el aire, ya que la hembra del mosquito anófeles es la que inocula el parásito en el hombre. Pero hasta finales del siglo XIX no se tuvo la evidencia.

Esta semana 'Crónicas' estrena el reportaje 'Mal aire' (Malaria) que descubre cómo varios científicos españoles se han destacado en la lucha contra la enfermedad en distintas épocas de la historia. Un equipo del programa ha estado con el español Pedro Alonso, que ha trabajado durante años en la vacuna que está a punto de aprobarse.

La malaria es una de las enfermedades más antiguas y aniquiladoras de la humanidad. Se ha llevado por delante millones de vidas aunque, como generalmente ocurre con las epidemias, se ceba con los más pobres del planeta. "Mal aire" proviene del italiano medieval y durante siglos se pensó que la enfermedad se contagiaba por el aire, ya que la hembra del mosquito anófeles es la que inocula el parásito en el hombre. Pero hasta finales del siglo XIX no se tuvo la evidencia.

ver más sobre "Crónicas - Mal aire" ver menos sobre "Crónicas - Mal aire"

Los últimos 896 documentales de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Cárcel y camino

    Cárcel y camino

    42:25 pasado jueves

    42:25 pasado jueves Desde Sarria (Lugo) a Santiago de Compostela (A Coruña): 113 km del Camino de Santiago. Es el recorrido que ha hecho a pie un grupo de presos del Centro Penitenciario de Mallorca. Cada año, desde hace 26, un grupo de presos hace el Camino acompañado por el sacerdote Jaume Alemany, director de la Pastoral Penitenciaria de Mallorca. Se suman algunos profesionales de la prisión y voluntarios. Jamás se le ha escapado un preso. Se trata de un Camino terapéutico, una experiencia de éxito que apoya la Dirección de Instituciones Penitenciarias.

  • El regalo de una vida

    El regalo de una vida

    42:54 03 oct 2019

    42:54 03 oct 2019 Crónicas ha compartido varias jornadas con pacientes que han sido trasplantados y también con los especialistas del hospital de la Arrixaca, en Murcia. Fue el primer centro, después de algunos de Madrid y Barcelona, donde se practicó un trasplante. Poco tiempo después se constituyó la Organización Nacional de Trasplantes. Una entidad que en 2019 cumple 30 años. Su funcionamiento ejemplar ha situado a España en el ranking mundial de donaciones y trasplantes.

  • 41:58 19 sep 2019 El programa se ha desplazado a Cádiz, donde por primavera las orcas se dejan ver por la costa. Los grandes cetáceos llegan siguiendo el rastro de su más preciado bocado, el atún rojo. En esa época los atunes cruzan el Estrecho en dirección a las cálidas aguas del Mediterráneo interior, donde desovan. Un viaje guiado por el instinto que se repite cada año y que desde hace miles de años los pescadores aprovechan. Para ello, en febrero comienza la dura labor de preparar los enseres y trasladarlos al mar, a un par de millas frente a la costa, para conformar la compleja estructura de la almadraba. Es un laberinto de redes verticales, un entramado de boyas y flotadores, cadenas, plomos, cables y anclas, cuyo fin último es conducir a los grandes atunes hacia “el copo”, el círculo de embarcaciones donde son sacrificados. Esta técnica de pesca, que se emplea desde tiempos prerromanos, ya no es el sangriento espectáculo de antaño. Ahora prima la calidad sobre la cantidad y para conservar la carne en sus mejores condiciones hay que actuar con rapidez: muerte rápida, traslado rápido y ultra congelación rápida. Técnicas japonesas, ya que son los nipones el origen del renacer de las almadrabas a finales de los 70, tras años en los que llegaron a desaparecer. Hace décadas se encendieron las alarmas por la pesca masiva del atún rojo con técnicas industriales. Ahora, la especie se ha recuperado. Los controles y las cuotas de capturas están dando resultados, por eso las almadrabas miran con optimismo hacia el futuro.

  • Crónicas de rap

    Crónicas de rap

    49:27 22 ago 2019

    49:27 22 ago 2019 Desde hace ya unos cuantos años una asociación madrileña, formada por educadores sociales y otros profesionales, intenta llegar a niños y jóvenes a través de la música. De una música muy cercana a ellos, una música que está en las calles y de la que consiguen hacerles partícipes, gestores y colaboradores: el rap. El programa Crónicas nos acerca al Festival de música Interrapción, que ha celebrado ya su décima edición. Este encuentro musical es la prueba de un trabajo hecho realidad y de que la Educación no formal, la Educación Social, consigue en ocasiones lo que los centros educativos no pueden o no llegan a alcanzar: motivar y acercarse a los jóvenes de otra manera. Histórico de emisiones: 23/01/2017

  • La soledad oculta

    La soledad oculta

    47:51 27 jun 2019

    47:51 27 jun 2019 Combatir la soledad podría convertirse en uno de los principales retos de las sociedades modernas; y aunque las cifras hablen de casi ocho millones de personas mayores de sesenta años que viven solas en nuestro país, vivir solo no significa necesariamente sentirse solo. La soledad no deseada es un fenómeno creciente en nuestras sociedades, principalmente entre los mayores. La soledad no deseada, unida al aislamiento y la fragilidad, a veces a la enfermedad; una soledad que se esconde y en ocasiones es difícil de detectar. Un sentimiento que permanece a veces muy oculto.

  • Algo salvaje

    Algo salvaje

    42:57 13 jun 2019

    42:57 13 jun 2019 Un equipo de Crónicas ha grabado Algo Salvaje en tres espacios donde se practica el ecoturismo: Parque Nacional de Monfragüe, en Cáceres, Sierra de la Culebra, en Zamora, y Tarifa, en Cádiz. En estos lugares se practican avistamientos de aves, lobos y cetáceos

  • Infancias quebradas

    Infancias quebradas

    47:55 30 may 2019

    47:55 30 may 2019 ¿Cómo cambia la vida de los niños durante una guerra, sobre todo la de aquellos que tienen que dejar su país? Crónicas ofrece la respuesta a través de adultos que fueron evacuados siendo menores en varios conflictos bélicos

  • Medicina para el alma

    Medicina para el alma

    43:25 17 may 2019

    43:25 17 may 2019 Cuando la música en directo entre en la UCI de un hospital, en la unidad de trasplantes de médula o en el área de oncología, deja de ser sólo música para convertirse en una herramienta de salud. Está demostrado que alivia y acompaña, mejora el estado de ánimo o combate el estrés. Pero hay mucho más. Un estudio científico que realizan el Hospital 12 de Octubre y la Asociación Música en Vena, ha estado midiendo durante cuatro años el efecto de la música en directo en las constantes vitales de los pacientes, sus necesidades de analgesia y sedación y su respuesta a los tratamientos. Los médicos quieren saber si pueden utilizarla como un medicamento más. También los familiares de los pacientes y el personal sanitario se benefician de la música como medicina para el alma. La asociación "Música en Vena" nació hace siete años y desde entonces seis mil músicos, en más de dos mil quinientos conciertos, han llevado sus beneficios a unos cincuenta mil pacientes.

  • 44:17 25 abr 2019 Investigación acerca del mayor accidente de la historia del ferrocarril en España, en el murieron entre 500 y 800 personas. El documental aborda una catástrofe tan grave como desconocida: el accidente ferroviario de Torre del Bierzo. Cuando se cumplen 75 años de la tragedia, el programa de TVE revela testimonios inéditos de testigos y supervivientes y también fotografías y documentos que nunca han aparecido en televisión.

  • Vida en trans

    Vida en trans

    46:12 04 abr 2019

    46:12 04 abr 2019 En Crónicas hemos puesto imagen y sonido a historias personas de nuestro tiempo, menores, jóvenes y menos jóvenes. Personas que decidieron enfrentar su vida afirmando su identidad trans. Durante años la transexualidad ha sido un estigma marcado a fuego en una sociedad desarrollada en la dualidad macho/hembra. Las personas transexuales han padecido la represión del poder establecido y una discriminación social que las abocaba, en muchos casos, a la marginalidad y a la pobreza.

  • Vida en trans

    Vida en trans

    00:21 01 abr 2019

    00:21 01 abr 2019 Promoción del reportaje "Vida en trans" de Crónicas

  • Días de uranio

    Días de uranio

    39:13 07 mar 2019

    39:13 07 mar 2019 En 1959 comenzó a funcionar en la localidad jienense de Andújar la fábrica General Hernández Vidal, una gran instalación para el tratamiento de uranio, un mineral que reflejaba la fiebre nuclear que se extendía por todo el mundo.

  • 00:20 06 mar 2019 La historia de las minas y las fábricas de uranio en España

  • El silencio roto

    El silencio roto

    43:23 21 feb 2019

    43:23 21 feb 2019 El reportaje denuncia los abusos sexuales en la infancia, que siguen considerándose un tabú. Uno de cada cinco menores los sufrirá antes de cumplir los 17 años, según el Consejo de Europa. Solo uno de cada diez lo cuenta y en muchas ocasiones no se les cree. De los que se atreven a decirlo, el 70% no llega a juicio porque se considera que no hay pruebas suficientes. Uno de los problemas detectados por Save The Children tras analizar 200 sentencias de abusos a menores, es el calvario que pasan los niños en los juicios. Hay más casos de agresiones sexuales a niñas que a niños. Ellas empiezan a sufrirlos a edades más tempranas. Las víctimas se quejan de falta de apoyo. Necesitan una media de diez años de terapia para recuperarse del daño que han sufrido. Un equipo de ‘Crónicas’ ha hablado con víctimas de abusos sexuales infantiles para entender lo que supone una experiencia tan grave como esta y explicar las ayudas que necesitan.

  • El silencio roto

    El silencio roto

    00:25 15 feb 2019

    00:25 15 feb 2019 Reportaje sobre los abusos a menores.

  • 18 años y 1 día

    18 años y 1 día

    48:19 07 feb 2019

    48:19 07 feb 2019 Detrás del término MENA, menor extranjero no acompañado, hay miles de niños de carne y hueso, sobre todo magrebíes y subsaharianos, que se juegan la vida para llegar a España en patera o escondidos en los bajos de un camión. Viven en los centros de menores hasta la mayoría de edad. Salen, en muchas ocasiones, sin tener siquiera donde ir a dormir. En la calle, y a falta de una red familiar que les acoja, pasan a formar parte del colectivo de personas sin hogar

  • 18 años y 1 día

    18 años y 1 día

    00:19 01 feb 2019

    00:19 01 feb 2019 Al cumplir 18 años, los jóvenes tutelados tienen que abandonar los centros de menores. Los extranjeros, sin red familiar que les apoye, se convierten en personas sin hogar.

  • Paralizados

    Paralizados

    39:18 24 ene 2019

    39:18 24 ene 2019 Reportaje que aborda uno de los grandes problemas de la sociedad española actual: los parados de larga duración. En 'Paralizados', el programa analiza las causas y las posibles salidas, y avanza cuáles pueden ser los empleos del futuro. En España hay más de 1.700.000 personas en esas circunstancias. Suelen ser mayores de 45 años y más de la mitad, 900.000, son mujeres. El programa ha compartido varias jornadas con parados de larga duración. La realidad para ellos es asfixiante. Acosados por las deudas, algunos tienen que acudir a comedores sociales. Hay otros que tratan de buscar una salida y asisten a los cursos de formación que organizan determinadas organizaciones sociales como Cáritas y el programa Incorpora financiado por la Fundación la Caixa.

  • 00:17 21 ene 2019 Se considera que un parado es de larga duración cuando lleva más de 12 meses desempleado, aunque la mayoría del millón setecientas mil que hay en nuestro país lleva años esperando volver a trabajar. Este jueves 24 estreno en La 2.

  • 1:20 16 ene 2019 Jose María Arribas, sociólogo.

Mostrando 1 de 45 Ver más