www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4495038
Para todos los públicos Crónicas - Jazz en Granada, Granada en jazz  - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Música de Jazz

Fue mi padre el iniciador porque fue el que...

Pues desde pequeño pues me llevaba al quiosco que había aquí en Granada,

donde iba la banda de música.

Entonces, de ahí fue donde empecé yo a aficionarme a la música.

Y en fin, toda la música a mí me gusta,

pero, que vamos, con la que más conecto es con el jazz,

que me aficioné sobre más o menos los 15-16 años.

Pues con las Big Band que había, la de Glen Miller, Bennie Godman...

Y ya, a raíz de eso, pues ya empecé a conocer más.

Miles Davis que tú lo has escuchado y dices Miles Davis,

y claro y cuando te lo presentan y estás enfrente de Miles Davis,

te está tocando tutú o te está tocando cualquier canción

pues claro, dices tú, ¡madre mía!

Que estoy, que no lo voy a volver más...

Y efectivamente, a raíz de esa actuación,

ya no lo volvimos a ver más.

Pues claro, cuando yo pongo tutú en el tocadiscos...

Aplausos

Para el festival de jazz es todo, todo un honor, todo un orgullo

recibir a, posiblemente uno de los mejores contrabajistas

y un hombre que ha firmado con letras de oro la historia del jazz.

Maestro de maestros,

es un aristócrata no solo en su forma de vestir,

sino en sus gestos...

A la vez es un hombre tremendamente humilde

para la grandeza que tiene.

Y, el descubrir al individuo que formó parte del quinteto histórico,

famoso, de Miles Davis del 63 al 69, que lo tenemos aquí,

que ha tenido esas vivencias es realmente todo un honor.

Su trayectoria y su carrera iba enfocada

a formar parte de grandes orquestas sinfónicas, de Estados Unidos.

Hasta que, cuando ya tuvieron que reconocerle el acceso,

creo que era la orquesta de Houston,

el director le dijo que lo sentía mucho

pero que el color de su piel era un poco...

No pegaba mucho en una orquesta de blancos,

y entonces Ron Carter, bueno, pues lejos de allanarse,

cogió las maletas, se fue a Nueva York

y a lo mejor, si no hubiera pasado esto no hubiera sido tan famoso

porque inició una carrera tan brillante, tan brillante...

Que, por ejemplo, Canon van Aderly enseguida lo acogió

porque claro era un virtuoso del contrabajo, ¿no?

Para mí es una forma de que la gente escuche mis historias

mediante la música que yo hago para ellos.

Uno piensa en esta música durante todo el día,

sabemos que esta noche tenemos un concierto

y una de las cosas que intentamos hacer

es prepararnos para el concierto:

nuestras historias, nos levantamos por la mañana,

cogemos un avión, conducimos, vemos a gente en la calle,

vemos cosas agradables y cosas que no son agradables,

escuchamos noticias que no son agradables,

noticias que sí que lo son, y el jazz es el medio que tenemos

para expresar nuestro punto de vista

a la gente que no habla nuestro idioma.

Yo estoy hoy aquí y solo sé decir cuatro cosas en español.

Eso no es suficiente para decir cómo me siento.

Pero si vienen al concierto esta noche,

hay tres ideas en el lenguaje musical

con las que esperamos que la gente se vaya a casa.

-El virtuosismo ahí si está justificado.

En otras disciplinas como la pintura

lo virtuoso puede ser hasta peligroso,

porque vale más el talento que la virtud.

Pero en el jazz, si tu no conoces el instrumento,

difícilmente te puedes poner a improvisar o a leer una partitura.

Eso pasa también con el arte en general, con la pintura,

tienes que saber lo que estás tratando

para poder decir lo que quieres.

Los primeros carteles, el promotor quería,

el hombre quería que aparecieran,

los que iban a actuar aparecieran muy grande el texto,

un orden jerárquico y tal...

Bueno, yo me fui adaptando, pero poco a poco

con mucha cautela y con habilidades,

fui consiguiendo que mi cartel fuera como un concierto más....

O sea, que si tu encargas a un pintor un cartel,

lo que se pide es que haya pintura allí,

que sea una imagen...

Es decir, en vez de hacer una transcripción literal,

me ponía en la posición del jazz.

Unas veces era un músico o un intérprete,

y otras veces eran las situaciones del jazz:

la marginación, la prostitución infantil,

un hombre que está en la cárcel, en el corredor de la muerte,

que oye la música...

Esas cosas es lo que yo me planteé.

Tienes que ponerte un poco en situación

y buscar aquello que es lo que alude a la imagen que tu necesitas.

En el caso de este cartel del 2009,

Abdullah Ibrahim,

me llamó personalmente, porque quería conocerme,

porque se había quedado con el cartel, ¿no?

Se había quedado entusiasmado porque él decía

que había visto de pronto que no estaba ni el músico ni eso,

sino que había representado una sensación.

Una situación real,

que es la de un preso en el corredor de la muerte,

con el mono naranja y los auriculares puestos oyendo la música, ¿no?

Ya se quedó el hombre muy impactado.

El jazz es la banda sonora del siglo XX.

Eso, cualquiera lo tiene asumido, ¿no?

Entonces, para mi el jazz es un invento definitivo

como fue el cine, por ejemplo, o el arte expresionista.

Porque el jazz es pura expresión, también.

Pero claro es que ese tipo de construir la música

era absolutamente nuevo y absolutamente genial,

pero también era magistral.

Alfaro tenía una auténtica devoción por el jazz.

Y cuando él está ya en plena madurez artística,

decide hacerle un homenaje a la música

que le había dado tantas alegrías

desde la cabeza a los pies, al corazón...

y piensa que quiere dedicarle a esa música un trabajo,

una serie que se llama la serie "Jazz".

¿Cómo traduces una música en términos visuales?

Ese es el reto que tienen todos los artistas.

Traducir algo que es sonido, que se desarrolla en el tiempo,

en términos visuales.

Entonces, cada uno elige según su propio lenguaje,

su bagaje artístico, elige su camino,

esa manera de traducirlo

y de que resuene el jazz en su arte, ¿no?

Hay quien elige un camino más mimético, podríamos decir,

hay quien lo hace sugiriendo,

y que el espectador construya más cosas...

Cada uno se lo lleva a su terreno, pero el reto es siempre el mismo.

Cómo lo cuento, cómo entro a través de los ojos, ¿no?

Cómo lo cuento en términos visuales.

Aunque Alfaro sea más conocido por sus esculturas en las plazas,

sus esculturas monumentales, sin embargo, él era una persona

que sentía auténtica devoción por el jazz.

Aplausos

El músico de jazz no se esconde delante del público.

O sea, se muestra tal y como es, en toda su gestualidad

y sin poses ninguna, es sentimiento.

A veces hay cosas absurdas, abstractas,

cuando un músico está tocando.

A mí me interesa captar esos momentos,

porque en ninguna otra expresión artística

se llega a expresar tanto la emoción o el sentimiento que tiene el músico,

cuando están interpretando en vivo y en directo para la gente.

Eso es lo que a mí muchas veces me gusta sacar del directo,

es el motivo muchas veces por el que tomo ese tipo de fotografías,

de planos cortos, intentando buscar ese tipo de expresión.

Cuando un guitarrista de rock está tocando,

por hacer una comparación absurda, y está expresándose

muchos de sus contenidos son poses, son poses aprendidas

o son tiks que vienen de la industria prácticamente.

En el jazz no existe eso.

En el jazz el músico se siente libre, totalmente libre.

Y a mí me hace sentir libre,

cuando estoy tomando la fotografía y disfrutar mucho ese momento,

de captar el momento en el que están disfrutando.

Estaba empezando con la prensa

y un periódico local granadino

que se llamaba el Semanero por entonces,

me mandó cubrir un concierto de Jazz.

Estaba un cartel impresionante,

estaba Oscar Peterson, y sobre todo estaba Miles Davis,

que fue uno de los primeros conciertos

que yo hice como fotógrafo.

Todavía no tenía ni idea de hacer fotografía de jazz, la verdad.

Y fue muy curioso, porque solamente pude tomar de ese concierto

tres fotografías, no más.

Nos dejaban hacer dos temas, y poco más.

Y se metió muy detrás del escenario y fue imposible hacerle fotos.

Ya estaba muy mayor...

Pero bueno, aquel concierto en Granada fue histórico.

Y quizá fue esa frustración

de no poder hacer todas las fotos que yo quería o hacerlas como yo quería,

la que me llevó un poco a empezar a hacer

fotografía en directo de los conciertos de jazz.

Granada es una ciudad eminentemente musical.

Pero dentro de esa musicalidad que tiene,

tiene un apartado muy especial y un corazoncito de blues y de jazz

para esta música.

De hecho, durante todo el año,

aparte del epicentro del Festival de Jazz,

que es donde se celebran los grandes conciertos

con grupos internacionales y nacionales también,

hay una programación continua durante todo el año

en los locales de jazz de la ciudad,

en el que participan pues muchísimos colectivos, asociaciones, Big bands.

Creo que en total, ahora mismo, habría,

como unos 30-40 grupos de música de jazz

aquí en la ciudad y en la provincia,

lo cual, para una provincia como Granada,

que cuente con dos festivales de jazz importantes,

otros tres festivales de jazz más pequeños

pero muy bonitos también, pues es...

Hace que Granada sea una ciudad eminentemente jazzística.

Ool Ya koo se creó pensando

en hacer una asociación para el aficionado al jazz,

más allá de que fuera músico o no.

Se creó en principio con la idea de dignificar el jazz en la ciudad,

que estaba muy menoscabado con la crisis,

aparte de que la asociación se fundó en el 2012,

que estábamos todavía pero bien, bien inmersos en...

Había menos trabajo que en años anteriores.

Entonces, fue por dignificar el jazz

y por proyectarlo a todos los medios que pudiéramos ¿no?

Al público y a todo el mundo.

Pero eso, fue una asociación

de aficionados al jazz en todas sus vertientes.

Esta ciudad siempre ha estado muy ligada al jazz,

por lo menos en los últimos 40 años.

Desde que yo tengo uso de razón jazzística digamos.

Siempre, siempre...

En principio, bueno,

empezamos un colectivo de músicos aficionados al jazz,

porque aquí no se había escuchado nunca nada,

excepto algo excepcionalmente años atrás

alguna orquesta que había venido de baile o algo así.

Y empezamos a interesarnos algunos músicos

y a raíz de ahí se creó muchísima afición, pero muchísima...

Había, los locales se petaban de gente

y había muchos más de los que hay hoy en día.

A raíz de eso se creó un montón de afición, después vino el festival.

-Aquí, en Granada, prácticamente,

no había lo que se suele decir, mucho jazz.

En las tiendas de discos, era difícil conseguir,

porque no conocían.

Había una tienda de discos que se llamaba cannabis,

que empezó, y empezó a traer música ya de gente, vamos.

Pero no había...

Luego, pues, en la radio, en la televisión...

Y luego, hay una persona

que ha influido mucho en que a mí me gustara,

que fue el programa de televisión de Juan Claudio Cifuentes,

que fue "Cifu", "Jazz Entre Amigos",

que ese para mi ha sido pues el maestro, el que me ha enseñado...

He seguido pues todos los programas,

que los tengo todos grabados,

todos los programas de Juan Claudio Cifuentes.

Aparte de que la violonchelista era una monada,

valga este ejemplo poco ortodoxo de un cuarteto de cuerdas

para ilustrar un estilo musical eminentemente pianístico,

el ragtime.

Bien, normas de urbanidad primero.

Buenas noches a todos y bienvenidos, una vez más

a "Jazz entre amigos".

-Guti, este señor empezó pianista pero canta... como los ángeles

porque empieza a emitir sonidos cuando está improvisando

y es una joya. -Así es.

-Keith Jarrett... -Muy buen disco.

-Como emite unos sonidos cuando lo toca...

-Con su voz, ¿no?

-Es la asignatura pendiente de este ciudad.

-Y eso lo hacen todos los buenos pianistas

que van tocando lo mismo que los guitarristas,

el mismo compás y lo van haciendo con...

-Un amigo que tiene un bar, que es gitano, le gusta Keith Jarrett

Casi más que el flamenco.

Más que el flamenco le gusta. Es cosa rara en un gitano.

-Lo que está bien hecho llega, aunque sea un paso doble.

Siempre que los músicos nos hemos juntado para ensayar,

hemos dicho, qué lindo es lo que estamos haciendo,

en nuestros ensayos...

Pero, de verdad cuando se toca en público cambia todo.

Y siempre, de siempre, se ha gozado en los locales de música.

Todos los clubs de jazz todos los grandes artistas

han salido de esos clubs.

Los grandes, grandes...

Del club de jazz

Hoy en día se ha hecho todo ya tan a nivel de administraciones,

todo... teatros y el local básico siempre ha sido el club.

Yo pienso que ese espacio escénico tenemos que reivindicarlo,

que tienen que salir para adelante porque es nuestra alternativa.

Porque el jazz es música en vivo, y prácticamente la improvisación,

todo sale del contacto, de la riqueza del momento

-La idea principal del Bohemia era,

siempre era un café con música en directo.

Y la mejor, a mi me ha gustado mucho siempre,

la mejor forma de música en directo que yo entiendo es el jazz.

Y hice una cosa que se llama Piano Jazz Club.

Y a lo largo de la semana, van pasando.

Desde lunes a domingo

tengo copados todos los días condistintos pianistas.

Y esa es la idea desde el 97, 1997 que abrí el Bohemia,

el primer Bohemia hasta ahora sigo teniendo ese formato.

-El jazz es como...

una especie de denominador común entre muchísimas músicas

porque y significa para mí también la libertad de expresión,

espontaneidad, emoción y, todo aquello que uno,

a través de las músicas,

digamos clásicas, o digamos así, tradicionales,

no se puede expresar.

Porque el jazz abarca prácticamente todo.

Entonces, lo que me fascina del jazz

es que se puede mezclar con el flamenco,

con la música brasileña, con la música árabe,

con la música hindú, con africano, con todo

y efectivamente todo se ha hecho, ¿no?

Y entonces, cuando esa capacidad del jazz de combinarse,

de fusionarse con tantas músicas diferentes,

entonces, eso para mi

es un símbolo de libertad de expresión por excelencia.

Porque también, también vive el jazz de la ambigüedad,

por ejemplo, por un lado, es totalmente digamos libre,

pero, por otro lado, también, tiene que funcionar dentro de reglas.

Porque los jazzistas también, sobre todo la nueva generación,

estudian muchísimo,

Hay muchas escuelas de jazz en el mundo,

que antes todos éramos más o menos autodidácticos,

y ahora ya hay mucha enseñanza en el jazz

y está considerado como un lenguaje universal.

Y se puede combinar prácticamente con todo.

Es muy amplio, por eso me gusta.

-Para mí el jazz es una especie de aceite de oliva

que une toda la ensalada.

Es una especie de hilo conductor, es un lenguaje,

que nos hace a todos los que nos manejamos con él,

aunque cada uno sea de su país y de su padre y de su madre,

es un lenguaje común que nos hace entendernos.

Pero me gusta lo de pensar que es el aceite que adereza la ensalada.

Como nosotros lo que hacemos es, en cierto modo,

somos un poco ladrones de géneros,

curioseamos de aquí, curioseamos de allá,

investigamos sobre la bossa nova,

de pronto, agarramos un tango a ver qué pasa con él.

Es ese aceite, ese lenguaje común, el jazz,

el que nos permite...

porque es un lenguaje flexible, dúctil, muy maleable,

nos permite poder apropiarnos de todos esos géneros

que son los que a nosotros nos gustan claro.

No lo dudes, llámame y luego cuelga...

Llámame aunque te quieran, aunque te duela hacer daño.

Llámame como si fuera que te has equivocado.

No lo dudes,

no lo dudes...

No se si era "jass" o no pero...

algo tiene el río, ¿cómo es?

Cuando cómo es.... exactamente...

Si lleva agua... bueno, ya sabéis...

-El festival internacional de jazz es patrimonio de la ciudad,

y está lleno de grandes nombres, de grandes personajes,

y también de pequeños detalles que hemos cuidado

durante todos estos años.

Uno de esos detalles es nuestro piano.

El piano del festival, que inauguró Chick Corea en el año 2003

y en el que han tocado prácticamente

los grandes pianistas de jazz del mundo.

Desde Chick Corea, Chano Domínguez,

Herbie Hancock, Amal Yamad, Danilo Pérez...

Muchísimos músicos.

-El piano lo llevamos unos días antes del concierto para que se aclimate.

La aclimatación es fundamental.

Muchas veces solo con los focos, lo desafinan.

Tienes que prever eso...

que el iluminador pues no te fría el piano con sus luces.

Todas esas cosas tienes que estar vigilando

pero el trabajo ya viene hecho de antes.

El piano tiene que estar ya afinado, requeteafinado,

bien fuerte porque si no se te va en un concierto.

Es así, y a veces se va una nota porque un foco que se ha pasado.

Cosas que suceden, ¿no?

Pero, el trabajo tiene que estar hecho de antes.

Nosotros vamos, pero es a revisar, retocar, vale, esto,

las pequeñas cositas que han salido.

El trabajo gordo ya está hecho de antes.

Las cuerdas de un piano, están en tensión 90 kilos cada una.

Y se puede partir.

No suele suceder pero cuando pasa, es muy... un susto,

es como una explosión, pam y eso pone muy nervioso al pianista.

Y que estés tu allí para quitar la cuerda,

para, pues le tranquiliza cosas que pueden suceder.

Recuerdo una vez, la banqueta, que no le gustaba al pianista.

Estaba todo el rato, pues mira, tu sales, en fin...

Tenemos que estar ahí...

Muchas veces nuestro trabajo no es solo afinar el piano,

también tenemos que afinar al pianista,

darle tranquilidad que sepan

que estás tu ahí para cualquier cosa que pueda suceder.

Que no pasa nada, pues mejor...

Pero tu estás ahí, y ya está.

Yo digo que el jazz es la madre del hip-hop,

porque gran parte de la música hip-hop está influida por el jazz.

Cuando los músicos y los productores de hip-hop

crearon los primeros ritmos, la música para el hip-hop,

muchas de las cosas que probaron venían del jazz:

los tambores, el piano...

incluso de música que estaba influida por el jazz.

Mucha de la música funk

que se hacía para los breakbeats por aquel entonces

también estaba influida por el jazz.

Así que si no era directamente jazz,

estaban haciendo música que estaba tremendamente influida por el jazz.

No se puede ignorar que el jazz es el padre de muchos estilos musicales.

Por eso digo que es la madre.

Y también porque el hip-hop y el jazz

son ambos estilos musicales que nacieron de la necesidad,

nacieron por las dificultades que sufría la comunidad negra.

Son estilos musicales creados desde la necesidad de ser escuchados,

para superar algo.

Eso era el jazz, y eso era el hip-hop, eran similares.

Era como "superaremos a la música".

Eso se decía a veces.

Yo estoy de acuerdo con la tradición del jazz,

y la tradición del jazz es que siempre cambia,

que nunca permanece igual.

Esa es la verdadera tradición de la música.

Siempre refleja su época,

el jazz siempre se ha visto influido por lo que le rodea.

Lo que yo hago no debería sonar igual

que lo que hacía John Coltrane o Charlie Parker,

porque vivimos en dos épocas distintas.

Ellos reflejaban lo que había en su época.

Y es mi deber, y por respeto a la música,

reflejar lo que ocurre en mi época.

-Se me ocurrió a mí indagar, a ver, los orígenes,

qué contactos había tenido el jazz y cómo habían llegado...

porque para hacer un festival es porque hay afición.

Resulta que indagando

te encuentras con músicos españoles que ya habían actuado,

y que habían grabado,

como este por ejemplo, Fred Elizalde...

que era de familia de Pamplona,

y resulta que estudió en el Conservatorio de Madrid

antes de los años 20 o por ahí.

Sacó la carrera con unas notas buenísimas,

la carrera de piano...

Pero por las circunstancias familiares

lo mandaron a estudiar a América, y allí se aficionó al jazz,

era músico,

y entonces ahora te metes en la hemeroteca, en internet,

y te encuentras que Frederico Elizalde ¿no?

Encontrar discos de Jazz no era tan fácil, era raro.

Entonces, en algunos viajes,

me parece que en el 55 fui a Francia

y allí compré todos estos discos.

Errol Gardner, aquí no se encontraba...

El Modern Jazz Quartet cuando empezaba,

este es uno de los primeros discos del Modern Jazz Quartet...

Charlie Parker,

que tocó con Miles Davis...

Yo, cuando los encontraba allí en las tiendas de discos digo

"qué maravilla, qué maravilla..."

en Granada no los encuentro...

Quizás en Madrid o en Barcelona si pero era difícil....

Y ya está, estos también, todos estos son franceses...

Y bueno estos, que son los más pequeños

luego compre algunos grandes de Charlie Parker.

Luego también estaba suscrito a la revista esta francesa,

el jazz magazine,

me suscribí...

Estos son los primeros tomos,

del año cincuenta y tantos, que los encuaderné...

pero tengo más en los armarios, los tengo llenos...

-La entrada del jazz en España fue bastante tardía

y no tuvo una vida demasiado feliz.

Y en Andalucía llegó todavía más tarde.

Tengamos en cuenta que aquí empieza cuando ya los grupos,

o los primeros grupos de jazz eran bastante populares en Inglaterra

O sea, si el primer disco de jazz se grabó en 1917,

yo creo que ya en 1918 19,

ya había grupos de jazz actuando en Inglaterra y en Francia.

Y aquí, el acercamiento al jazz que podía haber

por parte de, por parte de nuestros intelectuales,

que es lo que le habría dado más proyección,

aparte de la que ya tenía como música de baile...

alguna música, el foxtrot y algunos géneros asociados con el jazz...

Pues quedó truncada por la guerra civil.

Entonces, aquí las pocas referencias que hay, bueno, pues son...

la residencia de estudiantes, Dalí, Buñuel, Lorca,

eran aficionados al jazz,

iban a los pocos sitios donde se hacía jazz

o donde recalaba alguna orquesta a la que venía un negro.

Y que causaba sensación porque había un negro que tocaba el saxofón.

Algunas cosas muy primitivas

pero, no llegó a tener la implantación

que tuvo en el resto de Europa.

Y claro, estos mismos, estos intelectuales,

cuando llegó la guerra civil, se acabó.

Y para el franquismo el jazz empezó a hacer algo

que no hacía ninguna gracia.

Sobre todo porque era, durante un tiempo,

era la música de los aliados,

entonces, el que se escuchara mucho jazz

era hacerle el juego a los enemigos de Hitler.

La música de esta formación, Cuarteto de Antti Sarpila,

que es un clarinetista finlandés...

Y es quizá uno de los más puros representantes

de lo que era el clarinete de la...

lo que se llamaba la Era del Swing.

El estilo de Bennie Godman, de las grandes orquestas.

Lo que pasa es que bueno, estas grandes orquestas,

no solo tenían las formaciones de 20 músicos,

sino que, los músicos se juntaban también en pequeños combos

fuera de los salones de baile y fuera del circuito comercial.

Y, esta es un formación muy peculiar en la que no hay bajo ni batería.

Hay un piano, que toca un estilo que en la época se llamaba stride,

que es... consiste en hacer un acompañamiento muy potente

haciendo los bajos con la mano izquierda

y la guitarra hace su parte armónica

y al mismo tiempo hace una parte percusiva.

Entre los dos instrumentos componen una sección rítmica muy interesante.

-En especial el jazz qué tiene,

pues que me da la oportunidad de trabajar

con realmente músicos muy buenos.

Las manías que puedan tener son varias,

pero en general son pocas.

Lo que su principal manía es la calidad.

Si la calidad es buena, no hay manías.

Por lo tanto, son fáciles,

muy fáciles técnicamente hablando de trabajar

o de asumir o de enfrentar.

Y para mí el jazz,

bueno pues, es un placer realmente.

-Pues yo creo que el jazz es una manera de entender la música.

Una manera que tenemos para podernos expresar

y para poder jugar con la música,

ya sea un tema original o una canción de otra persona.

-Añadiría el factor del presente quizás,

con música que, en la que,

el presente en el momento en el que se está tocando es fundamental.

-Cada vez que tocamos, es un viaje distinto.

Nunca sabemos qué va a pasar.

Igual podemos hacer los mismos temas

en distintos conciertos en días seguidos

pero, cada uno es completamente distinto

en base pues a la energía que tengamos ese día,

la energía del público, el sitio donde estemos

y nada, el componente de la improvisación

hace que tenga todo como un matiz muy mágico.

-Me gustaría hacer el experimento unos meses

de cambiar el futbol por la música.

No tiene porqué ser jazz,

pero estaría bien hacer el experimento sociológico

a ver qué pasa.

Todos los periódicos,

toda la información y el bombardeo que tenemos de una cosa

que aunque no te gusta pues te enteras,

de quien ha marcado y si lo hicieran con otra cosa, el teatro...

igual, pasaría lo mismo.

La gente se compraría camisetas del actor que viene.

Estaría bien hacerlo porque está demostrado que el jazz,

en los años 30, 40 en Estados Unidos, era fundamental,

era principal, ¿no?, en la cultura de allí.

Y no era solo para los que entendían de música ni nada de eso.

-El jazz puede llegar a todo el mundo y de hecho llega a todo el mundo.

Lo que pasa es que claro, cada proyecto tiene lo suyo,

jazz es desde Diana Krall o Andrea Motis

o música quizá un poquito más ligera,

dentro de que es más fácil de escuchar, más vendible,

a cosas que son pues cada vez, pues más sofisticadas o más...

Pero que no, no por eso es menos "acercable" al público.

Yo lo único que creo es que si que el público a veces

tiene que tener un poquito más de deseos de descubrir cosas.

-Desafortunadamente, la gente espera

que el público que va a un concierto de jazz lo entienda todo.

Pero vas a la ópera, en alemán,

y no hablas el idioma, pero no pasa nada.

No te dicen que para poder ir a la ópera tengas que entenderlo todo.

Solo dicen: "siente la música".

Eso es suficiente para ellos.

¿Por qué no para los que escuchan músicos de jazz?

Sólo escucha la música.

  • Jazz en Granada, Granada en jazz

Crónicas - Jazz en Granada, Granada en jazz

26 feb 2018

Los festivales de jazz han proliferado en las últimas décadas. Algunos, de sobra conocidos; otros, no tan promocionados ni famosos, pero igualmente valiosos. El jazz, o las distintas músicas del jazz, cada vez atraen a más público y aficionados; pero faltan, dicen los entendidos, locales de música.

ver más sobre "Crónicas - Jazz en Granada, Granada en jazz" ver menos sobre "Crónicas - Jazz en Granada, Granada en jazz"
[an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]

Los últimos 841 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Estamos en Facebook ...
[an error occurred while processing this directive]
Recomendaciones de usuarios
[an error occurred while processing this directive]