www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4316239
Para todos los públicos Crónicas - Gúdar-Javalambre: un lugar para las estrellas
Transcripción completa

Se utilizan menos, pero siguen existiendo los mapas de la tierra.

(Continúa la música)

Vamos buscar las 19 horas.

El norte y en esta parte...

(Continúa la música)

Por aquí llegamos a otra parte del cielo.

(Continúa la música)

Cuando el sol vuelve a salir,

de nuevo miramos el paisaje, pero terrestre.

A veces son enormes planicies por encima de los 1700 m de altitud.

El horizonte se pierde oculto en masas boscosas

o en algunas lomas peladas del alto Javalambre.

Estamos al sur de la provincia de Teruel,

donde se esconden sus picos más altos.

Y seguimos subiendo.

Cuando llegamos al pico del buitre,

a 1957 m sobre el nivel del mar, ya no estamos solos.

Varios edificios, dos de ellos con sus típicas cúpulas de protección

delatan que aquí se mira al cielo.

Desde 2008 el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón,

soñó con este lugar. Una ICTS, su nombre oficial.

Una Infraestructura Científica y Técnica Singular.

Para llevar a cabo grandes cartografiados astronómicos.

El pico de Javalambre,

la sierra de Javalambre,

son lugares que se han conocido por aficionados

o, simplemente, por montañeros,

que veían un cielo especialmente oscuro

muy lleno de estrellas que bajaban hasta el horizonte.

Casi parecía que caminaba sobre estrellas.

Eso era lo que se transmitía entre los aficionados a la astronomía.

En el año 92 comenzamos aquí con un grupo de personas,

apoyados y financiados por el Consejo Superior,

la Diputación General de Aragón y el Ayuntamiento y Diputación de Teruel,

un estudio sistemático del lugar.

En condiciones, yo diría, precarias.

Podemos hablar casi de prehistoria,

pero logramos una serie de medidas muy interesantes

que apuntaban definitivamente a una calidad excepcional

de este lugar.

Esa financiación, año 93,

condiciones económicas malas, crisis,

se cortó de golpe y el proyecto quedó parado.

Hasta que lo retomamos por iniciativa del Gobierno de Aragón en 2007.

Y cuando llegamos ya a 2009, estaba demostrado científicamente,

y lo publicamos en una revista científica,

la calidad realmente extraordinaria de este lugar para la astronomía.

-Vaya noche se está preparando, José Luis.

-Sí.

-Viento dominante. -Del oeste.

-Transparente completamente.

Ni una sola nube en el cielo.

Con monitores, todo preparado para funcionar.

¿A ti qué te parece que vaya la noche?

-La noche será buena.

-Está todo muy ajustado. -Ha llevado su tiempo.

-El trabajo de astronomía es un trabajo de paciencia.

No es un trabajo de... Aquí te pillo, aquí te mato.

La línea de horizonte, los pequeños cielos que hay.

Están por debajo.

Por debajo de la altura del pico.

Esperando a ver si produce ese flash de luz verde

que a veces se produce cuando el sol se pone en un horizonte limpio.

Yo no he tenido esa suerte todavía.

-Hoy tiene muy buena pinta.

-Una posibilidad, pero no sé.

Si sigue este viento, quizás baje la temperatura dos o tres grados

que nos sobran ahora mismo.

-A la típica de 11 o 12...

-No sé si bajará tanto. -Sí.

-¿Sí? -Sí que baja, sí.

-Estupendo.

Bueno, tú tienes más experiencia que yo aquí en la montaña.

Tú sabrás mejor. -Sí, sí.

(Música)

Mariano Moles es uno de los grandes impulsores

de la investigación en astrofísica de nuestro país.

Promotor del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón,

del CDFCA, que dirigió hasta finales de 2016.

De niño soñaba con el Sputnik, el primer satélite artificial

que pusieron en órbita los rusos en octubre de 1957.

En gran parte, por eso,

quiso convertirse en ingeniero aeronáutico.

Y como espacio y universo acaban siendo una misma cosa,

decidió especializarse en cosmología y astrofísica.

Toda la clase de astronomía para ponerle los nombres.

-Que tampoco está mal.

También figura algo que se desliza.

Pero esto... yo diría cometa. -Esto es eclipse.

Siempre que viene al observatorio y a su pueblo más cercano,

Arcos de las Salinas,

no olvida llevarse algún surtido cósmico.

Planetas y estrellas que le recuerdan

esa relación de siempre del ser humano con el cielo.

Una relación que se ha hecho mucho más evidente

en los últimos años en este y otros pueblos de la zona.

Esa emoción de descubrir al universo con medios muy modestos,

yo creo que es lo que atrae a la gente.

Sin olvidar que, en definitiva, es nuestra referencia última.

No es casualidad que el renacimiento lleva mucho de la eclosión

a la ciencia, pero en particular a la astronomía.

Quién no asocia a Kepler, a Galileo,

antes a Copérnico o a Tycho Brahe con el renacimiento.

Eso atrae porque al final...

nuestra posición en el universo, de dónde venimos, qué somos.

En sentido literal de la palabra,

lo podemos buscar y encontrar en la astrofísica.

Hoy tenemos, en gran medida, no respuestas definitivas,

nunca las tendremos, pero sí cada vez

respuestas más completas

a esas preguntas que son intrínsecas al ser humano.

-Son telescopios especialmente diseñados

para hacer grandes cartografiados astronómicos.

Haciendo un símil con la fotografía,

podríamos decir que tenemos telescopios

como si fueran un gran angular.

En contraste con la mayoría de los telescopios que hay

en el resto del mundo, que suelen ser telescopios

que van a buscar los objetos más lejanos

con campos de visión muy pequeños.

Ese observatorio dispone de dos telescopios

únicos en su género con la combinación del campo de visión

que tienen estos telescopios con una profundidad

en la que podemos llegar.

Eso es lo que hace que sean unos telescopios competitivos,

unos telescopios únicos, no solamente en el panorama nacional,

sino también en el internacional.

La cámara principal del telescopio en el que nos encontramos ahora,

es una cámara especial porque tiene un gran campo.

El telescopio es capaz de proporcionar

un gran campo de visión con calidad de imagen,

el último paso es poder recoger esa imagen en detectores.

La cámara JP CAM

es una cámara que tiene un plano focal

de más de medio metro de diámetro que hemos cubierto con detectores

de gran formato,

y en total albergamos más de 1200 millones de píxeles.

Es una de las cámaras, realmente la segunda cámara,

con más píxeles del mundo en la astronomía profesional.

Es una cámara, como digo, extremadamente sensible,

con detectores de gran formato conformando un mosaico

de 14 detectores de 9200 por 9200 píxeles,

como digo, muy sensible, para poder, realmente,

llegar a ver los objetos más débiles en el universo.

El objetivo es elaborar grandes mapas del universo.

Con sus telescopios y cámaras podrán, no solo medir,

la distribución en dos dimensiones de las galaxias,

sino también las distancias.

Observar miles de grados cuadrados de cielo.

Todo ello para intentar dar respuesta

a una de las cuestiones fundamentales

de la astronomía actual.

La energía oscura, la componente principal del universo.

Hoy en día sabemos que, aproximadamente,

más del 70 % del contenido material energético del universo

es una forma de energía llamada energía oscura,

que es la que pensamos que justifica que el universo

no solamente se expanda,

sino que lo hace de manera acelerada.

Es decir, el universo se está expandiendo,

pero cada vez a un ritmo mayor.

Para entender eso, cosmológicamente hace falta introducir

esta componente, que es la energía oscura.

Para entender la energía oscura

es muy importante comprender cómo se distribuyen las galaxias

en tres dimensiones.

Es decir, el universo es inmenso,

las galaxias se distribuyen de una manera muy particular,

no es algo homogéneo.

Las galaxias se distribuyen en grandes cúmulos de galaxias,

en filamentos, en grandes estructuras.

Las galaxias no llenan el espacio de manera homogénea.

Hay grandes vacíos, hay también zonas con gran densidad.

Estudiando cómo se distribuyen en tres dimensiones las galaxias,

podemos entender qué es la energía oscura

y cómo ha evolucionado y cuál ha sido la importancia

de la energía oscura a lo largo de la historia del universo.

Es obvio que los observatorios han de instalarse,

han de ubicarse en lugares con poca presencia humana.

Pero es obvio que este tipo de proyectos

contribuyen y mucho al desarrollo de la zona.

Es un motor de empresas relacionadas con el observatorio

de servicios, de investigadores.

Es un motor para generar atractivo turístico.

Para congresos.

Todo esto es un valor añadido que tiene este proyecto para la zona,

y que, desde luego,

está demostrando la importancia que tiene

invertir en proyectos diferentes, innovadores,

en zonas como la que nos encontramos.

-Aquí tenemos el cazo o carro. Lo veis.

Es una parte de la Osa Mayor.

Si cogemos estas dos estrellitas del final donde acaba el cazo o carro,

esta distancia que las separa, proyectamos su distancia cinco veces

de forma imaginaria, y llegamos a la Estrella Polar.

Aquí está la Osa Mayor, aquí la Menor,

y por el medio se retuerce, se retuerce, se retuerce,

y se retuerce como buen dragón que es, hasta que llega a la cabeza.

Una, dos, tres y cuatro.

Mi afición a la astronomía viene desde pequeña.

Siempre me ha gustado mirar al cielo de Teruel.

En la adolescencia pude aprender un poco más.

Luego, después de estudiar, empecé a entrar en relación con la ACTUEL,

la asociación de aficionados a la astronomía de Teruel,

y ya, de mayor estudié guía starlight.

Me fui a Tenerife, que es donde se realizaba esa formación,

en el instituto astrofísico de Canarias,

junto con la fundación Starlight y desde entonces he vinculado

esa afición a mi actividad profesional.

-Desde hace unos años, en la comarca de Gúdar Javalambre,

se ha empezado a hablar de astro turismo.

El observatorio de Javalambre es solo una de las formas

de mirar al cielo desde estas tierras del sur de Teruel.

Sus habitantes lo han hecho durante siglos,

pero ahora lo hacen, tal vez, de manera distinta,

sabiendo que tienen algo valioso ahí arriba que siempre lo habían tenido.

Hoy, prácticamente, todo el territorio de la comarca

está declarado destino y reserva Starlight.

Un doble título que ostentan tan solo 10 lugares en el mundo.

Ocho de ellos están en España.

-Empezamos a través de lo que son procesos de desarrollo local,

empezamos a trabajar con la Asociación de Empresarios Turísticos,

con la comarca,

ya desde el año 2012.

Y fruto de ese trabajo fue que empezó a surgir la demanda.

Ahí es cuando empezamos con las actividades directas en hoteles,

en ayuntamientos, en colegios.

Cualquier tipo de actividades se puede llegar a organizar,

pero es fruto del trabajo de años previos

en los que hemos acercado el turismo astronómico

a los empresarios turísticos, a las instituciones

y a la población en general.

Y otro en astro turismo en toda España.

Conozco también cómo se está trabajando

en otros destinos internacionales.

Y siempre creo que el secreto que en Gúdar Javalambre

las cosas estén saliendo bien en tan poco tiempo,

porque no es mucho tiempo lo que se lleva trabajando,

es que han sabido unirse, por un lado,

los empresarios turísticos, la Asociación de Empresarios Turísticos,

que fueron los primeros que querían ponerse al día

en qué es el astro turismo, cómo tienen que atender

a ese perfil de cliente, qué pueden ofrecer,

y por otro lado, la comarca, que tiene la competencia en turismo,

otras administraciones como el Gobierno de Aragón

o la propia Diputación de Teruel y los ayuntamientos,

que también, aunque no sean los que realizan actividades turísticas,

son lo que tienen la competencia sobre el alumbrado público.

Entonces...

Esa unión de las entidades científicas, administrativas,

turísticas, hace que aquí cualquier proyecto salga adelante,

y salga adelante...

Algunas veces tiran unos del carro, otras veces tiran otros,

pero que salga adelante bien.

-Entre mis recuerdos de aquella época está el de mis abuelos acompañándome

a media noche en el corredor para ver la lluvia de estrellas.

Y también el de mi propio padre un verano en el que también

tuvo vacaciones indicándome en el cielo

los nombres de las estrellas,

mientras el pueblo dormía frente a nosotros.

Alrededor, el mundo se había parado

y la noche parecía una gran pantalla negra.

Olía a tomillo y lúpulo.

-¿Qué sentimos cuando disfrutamos de la noche estrellada?

Yo asocio a verano y a pueblo.

El comienzo del libro, asociar a llegar el verano,

la sensación yo la tengo grabada en la mente,

los veranos con la tumbona que decías tú o de niña,

ir por la carretera...

La maestría del libro para mí es: "Somos adultos y a lo mejor

todos hemos podido tener una sensación parecida

de que te sumerge muy bien en el mundo de la infancia".

-Yo aprendía a identificar el cielo nocturno

con una motivación muy mundana.

Para ligar con las chicas. (RÍEN)

-Estábamos en la era.

El pueblo, un perfil negro de casas sin una luz.

La única luz era la del cielo,

que parecía una gran luciérnaga de tan iluminado como se le veía.

Mira, esa es la estrella polar, me señaló mi padre entre todas.

La estrella que más brillaba.

La Osa Mayor, La Osa Menor, Casiopea, el cielo.

-En comarcas como la nuestra, que tenemos una gran despoblación,

pero que, al contrario, tenemos una gran riqueza natural,

tenemos que trabajar todos juntos.

La administración, centros educativos,

los vecinos, los jóvenes,

para conseguir que realmente esa riqueza,

y el cielo que nos rodea,

que sea algo nuestro, que los chicos lo conozcan

y no sea solo cosa de científicos.

Tiene que ser algo que les hagamos llegar.

Que desde los centros educativos tenemos una importante función

en transmitirlo.

Para que, realmente, nuestros jóvenes al final

tengan una salida profesional en la que ellos puedan participar

y no tengan que irse fuera.

La comarca de Gúdar Javalambre en Teruel es uno de los nombres

del mapa de la despoblación en nuestro país.

Sus habitantes no llegan a los 8000.

Repartidos en 24 municipios y casi 2400 kilómetros cuadrados.

Es una de las zonas con una densidad de población

más baja de Europa.

Para mirar al cielo eso es una ventaja.

De esas ventajas que mirar al cielo puede traerles

se habla en estos pueblos desde hace años.

Primero fue el proyecto del observatorio,

hoy ya realidad.

Ahora es galáctica.

Un centro de difusión y práctica de la astronomía

abierto a todo aquel que quiera aprender.

En las proximidades del observatorio y muy cerca del núcleo urbano

de Arcos de las Salinas.

Queremos que se convierta en un centro

en que la gente se pueda acercar.

Aprender de astronomía, de cultura,

conocer la ciencia real,

realizar práctica científica también con unas instalaciones

que se pretende que haya,

y a todos los niveles y escalas educativas.

Galáctica lo que pretende es dar a conocer la astrofísica española.

La labor que se realiza aquí en el observatorio,

los proyectos científicos punteros a nivel internacional

que se llevan a cabo, todo eso...

hay que ponerlo en valor.

La astrofísica española puede encontrarse

en un mejor o peor momento a nivel de financiación científica.

Como le ocurre a todo el resto de ciencias en España.

Buscamos una solución un poco... delicada,

pero la astrofísica española es muy potente a nivel internacional.

Hay grandes observatorios.

Mucha gente trabajando detrás con una gran formación,

y que hace ciencia puntera en todos los campos

de la astrofísica.

-El proyecto nos ha hecho que miremos al cielo.

A toda la comarca.

De hecho, en todos los pueblos de la comarca

se están haciendo iniciativas de pequeños talleres para niños

para divulgar la astronomía.

Lo que sí tenemos que poner en marcha es cómo hacemos

para que se creen una serie de guías starlight,

gente que sepa explicar el cielo,

ahí sí que tenemos que trabajar,

tenemos que hacer algún curso de formación

o alguna iniciativa para que la gente de los pueblos se forme

para poder explicar este cielo que tenemos.

Y también la astronomía puede darnos

un flujo de gente que lo podemos compaginar

con muchas de las más cosas que tenemos en la comarca.

Y luego, al ser un proyecto

que se tiene que realizar por la noche,

también aumentarán las pernoctaciones en la comarca.

-Para nosotros, lo más importante es que esto genere

un nicho de mercado diferente.

Quiero decir, que podamos tener abiertos nuestros establecimientos

durante los 12 meses del año.

El fuerte de Gúdar Javalambre es la nieve,

pero dura el tiempo que dura.

A partir de ahí nos quedan las épocas que vamos añadiendo:

en la época estival, el trufiturismo, que se ha puesto de moda ahora,

ver nuestro patrimonio y, en este caso,

sería nuestro patrimonio natural como el cielo.

La idea es que podamos tener un recurso para mantener empleo.

Que con esto se generen nuevos empleos, pues es posible,

pero es más difícil, la verdad es que es más difícil,

pero sí que podemos consolidar los que tenemos

y mejorarlos con una nueva iniciativa,

con un nuevo destino,

que tenemos muy próximas grandes urbes

donde ellos no pueden ver el cielo, no conocen el cielo a simple vista,

sin necesidad de telescopios y, sin embargo, aquí se puede hacer.

Entonces, ¿por qué no?

Recuerdo de pequeña que me decía mi abuela

que no podía contar las estrellas, que salían verrugas.

Es porque las veíamos, si no, no lo hubiera recordado.

Y, sin embargo, me llama la atención cuando la gente viene a mi pueblo

y ve las estrellas.

Sí, sí que estábamos acostumbrados a ellas.

Lo que no sabíamos era que podíamos presumir de ellas

y que podíamos hacer de ellas un recurso turístico.

Esto lo demuestra el observatorio y lo demostrará Galáctica.

-Hola. -Muy buenas.

-Bienvenida. -¿Cómo estamos?

-Bien, ¿y usted? -Muy bien.

-¿Qué clase de información necesita? -Bueno, de toda la comarca de Aragón.

-De Gúdar Javalambre. (HABLAN A LA VEZ)

Manzanera de una de las primeras en hacer visitas guiadas

bajo las estrellas y muchos miraban con cara rara

porque andando de noche con linternas por la sierra,

pues se quedaron un poco perplejos.

Bueno, a partir de ahí, yo recuerdo la primera vez

que hicimos una visita guiada, llevábamos 20 personas.

Y, de repente, a la siguiente visita guiada que hicimos,

éramos cerca de 200.

Sí que la comarca enseguida, a los técnicos de turismo

nos ofreció un curso de astronomía, porque yo soy totalmente profana,

y descubrí un mundo apasionante, porque ¿quién no ha paseado de noche

y se ha quedado mirando: "qué estrella más brillante",

y resulta que es un planeta?

O sea, la verdad que es un mundo apasionante

y cada vez la gente lo está descubriendo más.

-Bueno, Albert, ¿nos salimos un rato a ver las estrellas?

Yo creo que hace una noche buena para ver un poco el cielo.

Nos podríamos subir a...

A la calle, a la era, a ver si vemos algo.

¿Vamos? Venga. -Han escampado las nubes.

-Además, tenemos aquí a la cuadrilla de chavales,

igual se animan también. -Seguramente.

-Hola, chicos. -Hola.

-Vamos a ver un ratico las estrellas.

¿Os apetece acercaros con nosotros a ver si vemos algo de cielo?

-Venga, vamos. -Veníos.

-Va, claro.

-Mira, vamos a tener suerte, chicos.

Aún se ve algo de cielo.

Voy a apagar las luces

y ya veréis cómo en cuanto apague las luces

aparecen mogollón de estrellas más.

Se van viendo estrellas ahora con menos luz, ¿verdad?

(TODOS) Sí. Ya parece que han salido.

Bueno, la historia, ahora vamos a apagar la linterna...

Y, bueno, veis que el cielo se ilumina de repente

con un montón de estrellas.

Ahora lo primero que tenemos que hacer es orientarnos

para poder encontrarnos

y saber qué cielo estamos viendo.

El cielo nocturno nos va cambiando,

entonces, no es el mismo cielo de estrellas

que vemos en verano, en primavera, en otoño,

según como van cambiando las estaciones.

Por eso tenemos que tener una referencia.

¿Cuál es nuestra referencia?

En el hemisferio norte es la Estrella Polar

y la Estrella Polar se encuentra muy fácilmente

en relación a dos constelaciones que tenemos,

que es la Osa Mayor y Casiopea.

No es de las más grandes ni de las más brillantes,

pero no se mueve en absoluto, con lo cual, es nuestra referencia.

Luego, esta, que es otra de las constelaciones más grandotas.

¿Veis? Es una, dos, tres, cuatro, cinco y seis.

Si lo hacemos así, es como si fuese un pajarraco grande

y por eso se llama la constelación del Cisne.

Es como si fuese un pájaro con los brazos abiertos.

A ver, hay que echarle imaginación.

Para nosotros, la verdad, complementa la oferta

de actividades que tenemos,

todas en el entorno del espacio natural

y en el espacio de disfrutar de la naturaleza

y de disfrutar del campo y de lo que es Teruel,

que es precisamente eso,

mucho espacio libre, mucho campo abierto

y mucha naturaleza en sí, como bien digo.

Últimamente está saliendo en muchos sitios

este grave problema que tenemos de que nuestra gente se nos vaya

a otros lugares porque aquí, en esta provincia,

no tienen recursos.

Y sí, Starlight nos aporta,

se nos conoce, da el nombre de Teruel...

Se nos está oyendo en otros sitios donde, a lo mejor, de otras maneras,

no se nos hubiera oído,

pero nos hace falta mucho más, nos hacen falta más cosas.

Y, además, el destino Starlight pues, bueno,

nos viene fenomenal, lo tenemos que trabajar,

lo tenemos que potenciar, hay que darle ese empujón

y, además, todos tenemos que estar convencidos

de que lo que tenemos es bueno.

-Es la experiencia de todos nosotros en charlas, cursos,

conferencias de divulgación,

lo atractivo que resulta la astrofísica

para la gente en general, no hablo solo de aficionados,

sino para el público en general, aquí y en todo el mundo.

Es la única profesión que tiene unas agrupaciones de aficionados.

Hombre, afortunadamente, no hay aficionados a la medicina.

Pero en astrofísica hay aficionados que contribuyen muy seriamente

a la difusión, a la divulgación, a la propagación del conocimiento

e incluso con pequeños trabajos de investigación.

-Está en verde ahora, pero por la mañana no lo estaba.

-¿No? Pues sí, yo lo validé anoche al terminar estas.

-No pasa nada, está todo bien. -¿Está aclarado?

La Agrupación Astronómica de Teruel, ACTUEL,

lleva desde 1995 observando y divulgando el universo.

José Luis Lamadrid y Natalio Maícas,

hoy técnicos de telescopios en el observatorio de Javalambre,

fueron y siguen siendo miembros de esa agrupación.

Su trabajo de aficionados les acercó en su día a los científicos

y su proximidad a la ciencia

acabó convirtiéndoles en profesionales de su afición.

Siempre fue un sueño poder, ya no trabajar,

solamente ver telescopios profesionales.

Siempre que los veías por la televisión,

algún reportaje, algún documental de astronomía,

pues siempre te fijabas en los instrumentos

que tenían los profesionales, que eran grandiosos,

y solo verlos ya me hubiera gustado.

Nunca pensé que iba a ser yo, finalmente,

el que iba a manejar esos instrumentos.

Cuando yo tenía unos 16-18 años, me compré mi primer instrumento,

por decirlo de alguna manera, que era ya serio.

Con mi primer trabajo,

trabajé de socorrista en la piscina en verano,

y con el dinero que saqué de trabajar durante todo el verano,

pues me compré mi primer telescopio.

Es una anécdota un poco curiosa,

porque mi padre insistía en que me comprara una moto,

porque, por entonces, con 16 años, ya podías tener una Vespino y tal,

y él insistía: "No, que yo te pago lo que te falta y que no sé qué...".

Y mi madre: "Déjalo, el chico, que se compre un telescopio".

Y, finalmente, me compré un telescopio.

(Música)

Aquí, en el observatorio, funcionamos de una manera

un tanto peculiar, se podría decir.

Algunos lo comparan con el trabajo de un submarino,

porque estás aislado del resto del mundo,

sobre todo, los que estamos trabajando de noche,

porque las noches varían mucho.

Las noches de invierno son enormes, son muy largas,

duran hasta 14-15 horas de trabajo nocturno

y en verano es todo lo contrario, a lo mejor está seis horas

y ya ha terminado la jornada de trabajo.

Los nocturnos hacemos turnos de siete días completos.

Estamos por el día, digamos, descansando

y luego, cuando empieza la noche, empezamos a trabajar.

Luego, por el día, viene la gente de día

o los técnicos de mantenimiento, ingenieros también.

De ingeniería viene un grupito y dejan todo a punto,

preparado y comprobado a la hora de irse,

que se suelen ir sobre las seis de la tarde,

se van ya para Teruel.

Cualquier cosa que sucede o cualquier problema

que nosotros detectamos por las noches para la operación,

rellenamos nuestros informes.

Entonces, por el día, lo revisan y al día siguiente

queda todo solventado para volver a operar.

Nuestra finalidad como operadores, realmente,

es conseguir los datos científicos

para que después los científicos los analicen

en el Centro de Estudios, que está en Teruel.

Allí se analizan

y conforme van llegando datos a lo largo del tiempo,

ya se van sacando conclusiones.

De eso se encargan los científicos o los doctores

que hay en Teruel, en el Centro de Estudios.

(Música)

Vengo de Valencia y suelo hacer viajes

a distintos sitios de la Comunidad Valenciana,

de Teruel y tal, para ir haciendo fotografías

para luego montar vídeos, lo que se llama timelapse.

Hoy he venido al observatorio de Javalambre,

que era uno de los sitios que tenía pendiente venir para fotografiar,

porque aquí es uno de los sitios de toda la zona

que hay un cielo excepcional.

Yo también tengo mi observatorio particular.

Desde bien pequeñito ya era una cosa que me apasionaba,

pero hace prácticamente 30 años fue cuando empecé en serio.

Llegué a comprarme mi telescopio,

luego, con el tiempo, me construí el observatorio

y he estado trabajando durante bastante tiempo

en el observatorio.

Trabajaba en el tema de supernovas, de asteroides,

de observar, de descubrir asteroides también,

de hacer mediciones de cometas, todo esto.

(Música)

El pico Cabezo Alto, que está a 1600 m,

corona justo encima de Formiche Bajo y Alto

y es un punto geodésico, es el punto más alto de esta zona

de la sierra de Teruel.

Ahí es donde vamos a cenar y a ver estrellas, ¿de acuerdo?

Vente detrás de mí ya, Sol.

Sí, te he copiado. En el cruce paro y os espero.

(Intercomunicador)

La inmensa parte de la gente piensa

que la provincia de Teruel es muy plana

porque la autovía discurre por esta planicie tan espectacular

que va desde Teruel a Zaragoza.

Sin embargo, Teruel es una de las provincias

con la altitud media más alta de toda España

y con la mayor superficie, una de las superficies madereras,

o sea, de bosque, mayor de toda España

y nadie lo imagina.

Realmente, a la izquierda de dicha autovía

tenemos muchísimas sierras, Montes Universales,

sierra de Albarracín, sierra de Javalambre.

(INTERCOMUNICADOR) -"Tiene el mismo aspecto que la masía

antes de arreglarla, para que os hagáis una idea

cómo se vivía".

-Este es el claro ejemplo de un camino

que, si no lo utiliza un todoterreno, no puede pasar un vehículo turismo.

Une dos zonas que ya existen otros recorridos de mayor calidad,

con lo cual, no tiene interés para nadie,

a no ser que sea gente como nosotros,

que lo que busca es precisamente esto,

pasar por un camino donde no se va a encontrar a nadie.

El efecto que hacen los vehículos al pasar por un camino existente

es mantenimiento, porque, si no, al final,

la hierba, la escorrentía lo estropea,

deja de ser apto para pasar vehículos

y dejan de pasar y termina por cerrarse el bosque.

Realmente, el pasar por sitios como este

permite mantener el camino abierto y en caso de desgracias,

como un incendio, puede ser un camino que pueden utilizar

tanto los servicios de extinción para llegar a lugares

donde, si no, no podrían apagarlo, como el propio camino,

si es de cierta entidad, puede hacer, en parte, de cortafuegos.

-Nosotros el mundo del cielo lo descubrimos

hace relativamente poco,

porque lo hemos visto siempre y han tenido que venir

a poner un observatorio astrofísico ahí arriba

para que de repente digamos: "Oye, realmente en esta comarca

tenemos un cielo muy singular y podemos disfrutarlo y aprenderlo".

Empezamos a ofrecerlo a nuestros clientes como un añadido.

O sea, nosotros no pensamos que el cielo

vaya a traernos muchos más clientes, pero va a ayudarnos a fidelizarlos,

a que la experiencia sea mucho más placentera

y a que, quizás, en un pequeño porcentaje venga gente

a nuestro establecimiento por el tema cielo.

Pero, realmente, lo que a nosotros nos funciona y nos sirve

es a aquellos que han venido y han hecho actividades, les decimos:

"Oye, vente este verano, que vamos a ver las Perseidas".

Y esto, realmente, a nivel de turismo experiencial,

que es lo que ahora está de moda, es increíble,

porque simplemente estar tomando algo tumbado en plena sierra de Javalambre

y ver las Perseidas,

cómo esa lluvia de meteoros atraviesa el cielo,

pues, bueno, la gente vuelve con un subidón de que has hecho algo

que realmente muy poca gente puede hacer.

(Música)

Tenemos dos pistas de esquí en esta comarca, con lo cual,

el sentimiento hotelero ya viene de atrás,

y luego nos hemos añadido en estos últimos 10 años muchos más.

Tenemos una asociación que es muy movida,

la Asociación de Hosteleros de la zona,

entonces, enseguida que vimos que podía ser una fuente de fidelizar

o de ganar más clientes en nuestra comarca,

desde la Asociación Turística y desde la comarca

se han hecho actividades, formaciones, viajes,

para que los hosteleros tengamos esa visión

de sacarle partido a nuestro cielo

y es lo que ya se está haciendo en lo que poco a poco,

bueno, vistas a que se abra Galáctica,

que seamos un destino realmente excepcional.

-¿Y por qué miramos las estrellas? Si ya se nos habían olvidado, ¿no?

Si nos remontamos unos siglos hacia atrás,

durante miles de años, las estrellas son

las que nos han guiado de noche con los barcos.

Pero no solo eso, nos marcaron la época de siembra,

la época de prepararnos para los cambios de estación.

Poder mirar el cielo estrellado así, a simple vista, sin aparatos,

se ha convertido casi en un privilegio.

El 80 % de la población mundial vive bajo cielos

con una gran contaminación lumínica.

Un tercio de la humanidad no puede ver nunca,

por ejemplo, la Vía Láctea

y la calidad de los cielos se mide

como una riqueza más a tener en cuenta.

La observación de estrellas

se considera ya parte del patrimonio.

(Música)

La calificación de destino y reserva Starlight

significa un compromiso también,

un compromiso muy importante desde el ámbito institucional,

porque significa tener un respeto por nuestro cielo

y un respeto por conservar y mantener nuestro cielo

sin contaminación lumínica.

Y eso también tiene un precio.

Un precio que, muchas veces, no podemos ni debemos iluminar

determinados edificios emblemáticos que podrían ser realzados

como, a lo mejor, ocurre en otros puntos de la geografía.

Desde ese punto de vista,

creo que el compromiso de las administraciones públicas

debe estar ahí y, de hecho,

nosotros, con esa firmeza y esa contundencia

podemos ver cómo Rubielos de Mora, por ejemplo,

durante la noche no tiene iluminada su torre de la iglesia colegiata

y sí que tiene el alumbrado de las calles necesario

para poder transitar durante la noche.

No vas a encontrar en Rubielos de Mora ningún foco

que del suelo eleve luces hacia el cielo,

cuestiones que vienen a ser elementos de agresividad

a nuestro cielo de contaminación lumínica

y que, en definitiva, creemos que es un bien preciado,

un bien que queremos poner en valor

y queremos que ese valor añadido que puede tener

genere en nuestra economía una serie de factores positivos

y también generadores de empleo.

Y, en definitiva, en esa apuesta es en la que en este momento

estamos Rubielos de Mora y 23 municipios más de esta comarca.

-Es la contaminación exactamente igual de mala, digamos,

que cualquier otra contaminación, contra la que hay que combatir.

Es casi... Yo diría que es un derecho humano

poder contemplar el cielo desde donde uno vive

y las ciudades, grandes y medianas, lo impiden.

Porque tienen iluminación y, en muchos casos,

iluminación muy excesiva.

Y eso es un hándicap extraordinario.

(Música)

En 2007, en la isla de La Palma,

nació la Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno

y el Derecho a la Luz de las Estrellas.

En los últimos años,

algunas regiones han aprobado leyes de protección del medio nocturno

buscando criterios coherentes, racionales y de ahorro energético.

A fin de cuentas, es un paso más en la protección del medio ambiente.

La mayor parte de la gente crece en una ciudad sin acceso al cielo.

Eso es algo que tenemos que pensar muy seriamente

y combatirlo en todas las maneras posibles.

Hay intentos magníficos, planetarios,

lugares donde realmente se recrea el cielo,

pero no hay nada como mirar al cielo directamente.

(Música)

¡Joe!

Es que fíjate lo oscuro que está el cielo, ¿eh?

Que las estrellas realmente parecen bombillas.

Desde aquí parece en relieve.

La Osa Mayor desde aquí parece en relieve.

Es increíble.

Y la Osa Menor...

¡Guau, guau, guau!

(Música créditos)

Fíjate tú, que ves la Vía Láctea metiéndose debajo de la montaña.

O sea, yo nunca lo había visto así, salvo aquí.

Y arriba, me refiero.

(Continúa la música)

  • Gúdar-Javalambre: un lugar para las estrellas

Crónicas - Gúdar-Javalambre: un lugar para las estrellas

20 nov 2017

Recorrido por esta comarca de Teruel, uno de los mejores lugares para disfrutar del astroturismo por la gran calidad de su cielo y la ausencia de contaminación lumínica. El programa ha estado en el Observatorio de Astrofísica de la comarca, que cuenta con telescopios del más alto nivel para la observación astronómica.

Unas tres cuartas partes del Universo están formadas por algo que los científicos han bautizado como Energía Oscura, un componente del que se sabe aún muy poco. Energía Oscura y Materia Oscura son grandes objetivos de la investigación en Astrofísica y motivo de estudio desde Javalambre.
Pero en las tierras turolenses no solo se mira al cielo desde un Observatorio. La comarca de Gúdar-Javalambre es una de las zonas con menor densidad de población de la península y, por tanto, uno de los lugares perfectos para mirar al Universo. La gran calidad de su cielo y la ausencia de contaminación lumínica convierten así esta comarca de Teruel en destino excepcional para una nueva forma de viaje y experiencia: el Astroturismo.

ver más sobre "Crónicas - Gúdar-Javalambre: un lugar para las estrellas" ver menos sobre "Crónicas - Gúdar-Javalambre: un lugar para las estrellas"
Programas completos (197)
Clips

Los últimos 768 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos