Dirigido por: Matías Montero

Programa de producción propia de los Servicios Informativos de TVE dedicado a presentar en profundidad temas sociales o culturales de interés en España. ''Crónicas'' aborda los temas de forma monográfica. Su director es Matías Montero.

Contacto

Escriba al programa Crónicas: cronicas.tve@rtve.es

3175838 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Crónicas - Donde mueren las olas - Ver ahora
Transcripción completa

Benavente prueba suerte una mañana más.

Es uno de los muchos aficionados a la pesca que lleva años

en el rompeolas de Barcelona.

Un lugar que ha sufrido muchos cambios en los últimos tiempos,

tantos como el puerto que empieza justo detrás de él,

en el lugar donde mueren las olas.

Con el sonido de la calabaza el puerto se pone en marcha.

Así se determina el destino

de la jornada laboral de los estibadores.

Aquí se reúnen todas las mañanas para conocer su destino

pero también para intercambiar opiniones y mantenerse unidos.

... Los compañeros de contratación de la empresa

para saber cómo se gestionará...

La coalición de los estibadores se ha fortalecido, sobre todo,

tras la sentencia de la Unión Europea

que avala la liberalización del sector.

Por primera vez en la historia,

este colectivo ve amenazados sus puestos de trabajo.

Es un trabajo peligroso, sobre todo, muy preciso.

Y la máquina, precisa no es, es complicada.

Aquí cada vez que movemos algo pesa 30 t, como 30 coches juntos.

Es peligroso siempre.

La gente abajo tiene que tener muchísimo cuidado.

Los estibadores, considerados unos privilegiados,

han estado tradicionalmente en el punto de mira.

Jordi Aragunde representa a más de 100.000 estibadores

de todo el mundo.

La unión internacional es para este colectivo

su mayor arma contra un proceso global

que pretende liberalizar el sector.

El estibador tradicionalmente siempre ha sido

un colectivo muy unido, muy partícipe de sus problemas.

Sabemos que fuera hay una presión muy alta, sobre todo,

contra colectivos que amenaza sus puestos de trabajo.

La pantalla que ponen los lobbies es que los trabajadores son caros,

que son una mafia y la realidad es que lo que quieren

es romper cualquier tipo de unión que haya dentro del colectivo.

Al otro lado del puerto de Barcelona, en la zona Ciudad,

la jornada empieza con la llegada de los barcos pesqueros al muelle.

Un lugar que va a sufrir una gran transformación.

Entre otras cosas, se prevé abrir al público

el puerto pesquero para que los turistas

puedan ver en directo el trabajo de estos marineros.

Sabemos que estamos en un sitio muy especial de la ciudad, lo sabemos.

El acuerdo se ha llevado a cabo porque lo necesitábamos

creo que los pescadores, en primer lugar y el ayuntamiento,

y la Generalitat en segundo plano y, por supuesto,

que la Autoridad Portuaria también está encantada

con las ideas nuevas porque da otra imagen a la ciudad,

al puerto y a nosotros mismos.

Un nuevo muelle de pescadores cederá espacio a la marina

para grandes yates que tienen justo al lado.

El restaurante que existe en la actualidad,

cuyos clientes principales son los pescadores,

desaparecerá para dar paso a un nuevo establecimiento.

Además, se construirá una nueva lonja abierta al público

y con pequeñas tiendas para que los turistas puedan comprar pescado.

Yo empecé de pequeño con mi padre.

Mi abuelo también era pescador, y mis tíos.

Me gustaba el oficio y dejé el colegio para venirme a la mar.

-Imagínate que hemos estado toda la noche trabajando.

Y de ganancia para nosotros, muy poco, casi nada.

Entre el gasto del gasoil, que ya sabemos los precios...

A 13 euros que ha llegado la caja...

Y es lo que hay.

-La gente ya se va haciendo mayor,

se va jubilando no quedan chavales jóvenes.

No sé el día de mañana...

La pesca es una actividad a la baja en la ciudad de Barcelona.

Aquí solo quedan 34 barcos en activo

y cada vez es más difícil ganarse la vida en el mar.

-75, vale. Hasta el domingo, si Dios quiere.

-Venga, Pepe.

Yo soy el mecánico de a bordo y gano dos partes porque soy especialista.

A la semana, con dos partes que gano, me han dado 140 euros.

Yo llego a casa con esto y mi mujer apenas tiene

para ir a comprar.

Y una semana, y otra, y otra con mucha faena, mucho trabajo,

y no es recompensa el jornal que nos dan.

Pero además, los pescadores ven cómo su espacio

es cada vez menor porque las empresas

que se dedican al negocio de los megayates

están ocupando cada vez más el puerto de Barcelona.

Nosotros, muy malamente.

No sacamos beneficios por ningún lado.

Fíjate el sitio que tenemos, cada vez hay menos.

Todo para meter yates y gente de esa.

-Este es de un jeque árabe que lo tiene ahí, en astilleros.

No hace mucho había uno aquí que me dijo Juan

que tenía las letras de oro.

Para eso lo quieren. Pero, qué haces. A currar y ya está.

Esto lo quieren para hacer un restaurante.

Se supone que debe de ir bien.

De cara al turismo, a mí el turismo me estorba por aquí en medio.

Mezclar trabajo con turismo, como que no.

Al final estorbaremos nosotros.

Pues no sé...

Lo quieren para gente que tiene empresas y yates, y ningún pobre.

Yo no conozco a esa gente que tiene los yates.

Tendrán un motorista, tendrán a un patrón, 45 marineros,

contramaestres y mucho dinero que les tienen que pagar.

Cuando acaban su jornada laboral, las tripulaciones de los megayates

aprovechan para disfrutar de la ciudad.

Al contrario de lo que ocurre con la pesca,

el mercado de los megayates va en aumento.

En estos astilleros en los que trabajan 800 personas

reciben 200 barcos de gran eslora cada año.

Nos dedicamos al mantenimiento y reparación de yates o megayates.

Ahora mismo el barco de 50 o 60 m

es un barco, digamos, normal para nosotros.

En los últimos años la embarcación que supera ya los 100 m

empieza a ser ya habitual en nuestras instalaciones

y ha sido motivo por el que Marina Barcelona 92

se ha visto obligado a ampliar sus instalaciones

en los últimos tres o cuatro años.

En estos megayates pueden ir desde 20 hasta más de 60 personas

a bordo viviendo en el astillero

cuando nosotros estamos realizando esa reparación.

Al vivir en Barcelona, hay gente que se tiene que alquilar apartamentos,

coches, restaurantes, taxis, compras, etc.

-El consumo que 400 personas pueden hacer en la ciudad

dentro de lo que es el montante del turismo o de extranjeros

en Barcelona creo que ni tan siquiera

se podría reflejar estadísticamente.

Entre estos megayates y sus tripulantes

que son los que según parece

van a generar esta enorme riqueza

para la ciudad con su consumo cotidiano,

podrían estar en el Port Forum, serían 400 igual,

seguirían comiendo y consumiendo leche del súper,

y por lo tanto, los beneficios económicos serían igual.

No es necesario, eso es una moto, como se dice, nos venden una moto.

Junto al astillero,

una nueva marina permite albergar los yates más grandes del mundo.

Unas instalaciones dignas de un hotel de cinco estrellas

entre las que se encuentra un restaurante privado.

Es un club privado en el cual solo los socios tienen acceso

y la gente que viene, lo hace también para disfrutar

de este entorno de los superyates que están aquí amarrados.

La verdad es que estamos muriendo de éxito, como dicen.

El entorno es espectacular, es un restaurante flotante.

Somos un restaurante único y ofrecemos una gastronomía rápida,

catalana, de creatividad,

con un precio medio de 35 euros el menú

y la carta está rondando los 60 euros por persona.

Marina Port Vell puede acoger barcos de hasta 120 m de eslora,

la obra costó 100 millones de dólares

y no estuvo exenta de polémica.

Que una marina esté en pleno centro de la ciudad es poco habitual,

pero es, sin duda, un gran reclamo

para los propietarios y tripulantes de estos yates

que durante el invierno buscan un puerto base.

Marina Port Vell también ha creado un espacio

para que las empresas náuticas especializadas

en los servicios a súper yates se instalen aquí.

La mayoría son de capital extranjero y han encontrado en Barcelona

una base para operar.

¿Cómo estás?

Tenemos muchísimos clientes que vienen a gozar de la ciudad

y quieren hacer visitas turísticas,

con guías privados, coches de lujo, cualquier tipo de servicio.

-¿Qué te parece cómo ha cambiado esto?

Podías pasear por ahí y ahora ya, ya ni te dejan entrar.

Es una pena. -Que le vamos a hacer.

-¿Cómo estás?

-Cuando llegas al barrio

lo primero que ves es un barco de este tipo.

No llegas ni a final de mes y ... - No tengo ni trabajo.

Yo me siento un poco como Asterix en los galos en el Imperio Romano.

Tenemos que resistir porque somos los pocos que quedamos.

-Yo me siento expulsada y es la sensación que comparto

con más vecinos y supongo que vosotros,

a veces lo hemos hablado...

-Te tienes que ir fuera para comprar porque es más barato, aquí es caro.

-Todo caro. -Todo caro.

-Encarece la vivienda, encarece los comercios,

cada vez hay menos comercios de barrio.

La llegada de los súper yates a la Barceloneta

es, para algunos vecinos,

un inconveniente sin beneficios para el barrio.

La autoridad portuaria,

usando y abusando de unas competencias que tienen,

que las tienen, eso es innegable,

ha convertido el puerto viejo en una fuente de ingresos

sin tener para nada en cuenta los intereses ciudadanos

de la ciudad, entre otras cosas,

porque al puerto la ciudad no le importa nada.

Lo que le interesa es tener una buena licencia,

hacer una buena concesión que le produzca buenos ingresos

y todo lo demás

se la trae al pairo si eso perjudica indirectamente.

Por supuesto no es una influencia directa,

es indirecta,

y si eso perjudica a los vecinos de la Barceloneta,

la autoridad portuaria mira para otro lado.

-Se ha producido una remodelación

acompañada de una orientación comercial

hacia la búsqueda de clientes con esloras de mayor dimensión,

pero entiendo que no ha habido un cambio sustancial en el concepto

ni del uso de la concesión, ni de la actividad,

ni se ha privatizado ningún ámbito que no se hubiera hecho ya

en su momento, cuando se otorgó la concesión.

Los operadores privados, que son los concesionarios,

han orientado sus actividades a este mercado,

que entiendo que también coincide plenamente con los intereses

que desde el ayuntamiento

se transmiten sobre la calidad del turismo.

-Esto es una postal.

Aquí tienen un puerto para que el turista venga

y vea cómo se remendaban las redes, dónde se vendía el pescado

y lo que quieren hacer de este barrio es una postal

de uno de los barrios de pescadores de los más antiguos de Europa.

Que se mantenga un barrio como este en una ciudad como Barcelona

es un milagro.

La Barceloneta es el barrio con salida al mar

más cercano al centro de la ciudad.

Está de moda y los precios de la vivienda se han disparado.

Los comercios tradicionales están desapareciendo

y los vecinos no pueden quedarse en él.

La presión en el barrio comenzó hace años

con la construcción del hotel Vela

y el paseo marítimo en terrenos portuarios.

Ahora está en fase de construcción

otra marina para yates de media eslora

a los pies del hotel Vela.

Las obras costarán 40 millones de euros

y acabarán a principios de 2017.

Contará con un nuevo restaurante de lujo,

una marina seca robotizada

para almacenar yates de hasta 40 m de eslora.

Dos barcas como estas navegan a diario

por el puerto de Barcelona para analizar y controlar

la calidad de sus aguas.

Las aguas de la zona portuaria ciudadana son aguas más de ciudad

que de puerto, son aguas de acceso público,

tienen carácter de lámina de estanque,

por tanto, es muy importante que estén limpias.

Aparte también,

la vocación crucerista del puerto de Barcelona

hace que las aguas del resto del puerto

también tengan que ser limpias porque es la carta de presentación

ante los visitantes y turistas que acceden a Barcelona por el puerto.

Barcelona es el primer puerto de cruceros del Mediterráneo

y el cuarto a nivel mundial.

En temporada alta pueden desembarcar aquí

más de 13.000 turistas en un día.

Unos lo ven como una gran oportunidad de negocio

y otros como una invasión.

La mitad de estos turistas empiezan su viaje en Barcelona

y llegan a este puerto procedentes de países europeos

o de Estados Unidos.

Para nosotros es un tráfico estratégico,

es una actividad a la cual le dedicamos ilusión

y prioridad estratégica 1 pero, fundamentalmente,

porque somos conscientes de la aportación económica

que está haciendo concretamente a la ciudad de Barcelona,

aunque también a una zona más amplia dentro de Cataluña

por la actividad turística que genera.

-Se les llena la boca de orgullo porque vienen tantos.

¿Tú sabes lo que es para una ciudad como Barcelona

que desembarquen miles y miles y miles de turistas?

No sé en qué tipo de comercio repercutirá,

se comprarán el sombrero mexicano en la Rambla, porque otra cosa...

Hacer una foto a la merluza en La Boquería y, si tienen medios,

coger un coche e irse a pasear.

-Eso es como cuando salen 100.000 personas de un partido de fútbol

en el Camp Nou.

Gracias a esto, la crisis se ha podido trampear un poco.

Los 5 o 6 meses que hay cruceros vivimos de esto.

El Apostolado del Mar,

una organización que vela por el bienestar de los marineros,

ha instalado esta pequeña oficina en el muelle de cruceros.

La tripulación de estos barcos puede así aprovechar

las pocas horas libres que tienen cuando están en puerto

para conectarse y llamar a sus familiares.

En alta mar el acceso a Internet es muy caro.

La tripulación que utiliza estas instalaciones

es personal de limpieza o de servicios, en su mayoría asiáticos.

Los oficiales suelen ser europeos o norteamericanos.

En el barco, incluso las horas libres,

el tripulante está marcado por su lugar de trabajo,

por su labor a bordo.

Y así como en un barco de carga, todo es más relajado

y el tripulante, como no está trabajando,

como aquel que dice, hace lo que le da la gana,

en un barco de cruceros estás muy limitado

porque, entre otras cosas, no puedes acceder

a todos los sitios del barco,

estás confinado en una zona determinada

que es la tuya.

-A eso venimos, a engordarnos.

-Barcelona vende,

digamos que puede ayudar a acabar de convencer a un pasajero.

En esta ruta que estamos haciendo actualmente,

yo creo que Barcelona y el puerto de La Spezia,

que sirve para ir a Florencia y a Pisa,

son los puertos que más ayudan o que acaban de convencer

a un pasajero para que se suba a bordo.

Aquí por ejemplo nos llegan desde pasajeros rusos, alemanes,

franceses, españoles, incluso de las Islas Baleares, Islas Canarias,

con lo cual supongo que también las infraestructuras

a nivel de transporte deben ayudar mucho.

Raúl sube los 47 m de altura de una de las grúas

de la terminal de carga B, la más importante del puerto de Barcelona.

Una estación semiautomatizada

que permite acoger barcos de gran tamaño

y mejorar la productividad.

Además, puede cargar y descargar un gran buque en tan solo 12 horas,

mientras las terminales tradicionales lo hacen en 24.

Barcelona acorta la ruta en tres días

respecto a sus competidores directos del norte de Europa,

como el puerto de Rotterdam.

-¿Bueno?

-Sí, es buena, es buena.

-Un trabajo de no parar, productivo, muy productivo.

¿En una hora? Depende.

Ahora están subiendo mucho las producciones pero, más o menos,

una buena producción son entre 30 y 40.

-Está dando los niveles más altos de productividad a nivel mundial.

Es muy importante no solo el nivel de productividad

sino la estabilidad de esa productividad,

porque les permite a las líneas marítimas

predecir el tiempo que los barcos estarán operando

en nuestra terminal.

Durante muchos años, la carga ha seguido un flujo

hacia el norte de Europa porque el sur de Europa

no tenía las infraestructuras necesarias.

Hoy por hoy, con terminales como la que ves,

somos más que competitivos como para que ese flujo de carga,

en lugar de ir al norte de Europa, se quede en el Mediterráneo,

que es mucho más eficiente, reduciendo emisiones de los barcos

que no tienen que dar la vuelta a toda la península,

reduciendo tiempo y mejorando el servicio a la carga.

Al punto de inspección fronteriza llegan contenedores

con productos perecederos que entran en Europa

a través del puerto.

Aquí se controla que estén libres de micro organismos

susceptibles de convertirse en plaga y que sean óptimos para el consumo.

Más de 5000 contenedores pasan por estos controles aleatorios al año.

Yo represento al importador y veo que durante la inspección

no se produzca ningún tipo de problema,

que sea rápida, que sea justa,

que no me abran 12.000 kilos de los 25.000 kilos,

porque eso no sería nada justo.

Si estás buscando algo específico,

uno sabe si está en el centro de la manzana

o son hongos en el exterior.

Hay que intentar que la inspección no dure mucho más tiempo.

- Actualmente estamos en un 30% de rendimiento

y, según los cálculos que se hicieron en su día,

tienen estimada la posibilidad de llegar a recibir 100 contenedores.

Actualmente la media es de 24 contenedores diarios.

- Hay mercancía que se está desviando

al puerto de Rotterdam porque tiene menos controles.

Es la misma normativa europea pero los controles son un poco más laxos

y esto, obviamente, te genera más problemas

y el importador elige otro puerto.

España, al ser un país productor de fruta, de cítricos,

de manzanas, de peras y exportador a la vez,

le interesa tener una calidad buena y que no entre mercancía defectuosa

de otros países porque te puede contagiar la producción local.

Ahí está el tema.

En los países del norte, que no producen fruta,

no tienen esa preocupación.

- Hay un proceso de gigantismo en la actualidad.

Las líneas marítimas están cada vez incrementando

el tamaño de los barcos y esto está separando a los puertos

en dos ligas.

O puedes llegar a operar esos barcos y te encuentras un puerto opcional

para esos barcos, o estás fuera de las grandes ligas.

- Los filipinos, cuando ven la furgoneta de Stella Maris,

algunas veces ya te saludan desde el barco.

Están contentos.

Stella Maris tiene 35 voluntarios en el puerto de Barcelona.

Visitan a las tripulaciones de los barcos cargueros.

A diferencia de los cruceros, en los buques de carga,

pueden subir a bordo y conocer de primera mano a sus trabajadores.

Yo creo que lo que agradecen más es que les preguntemos,

que haya alguien que quiera ser afín a ellos

y que, de alguna manera,

no se sientan solos a 10.000 km de su casa.

-Los barcos mayores de 500 t de registro están obligados,

sean del tipo que sean, sean yates, petroleros, portacontenedores.

Siempre que pasan de 500 toneladas el practicaje es obligatorio.

-Yo descafeinado, ¿y tú?

-Yo normal y voy a calentar un poco de leche.

Rafael y Manuel son dos de los prácticos del puerto.

Aquí es donde pasan las 24 horas de guardia de su jornada laboral.

Pilotan los grandes barcos que llegan a Barcelona hasta el amarre.

Son 50 maniobras al día.

(HABLA EN INGLÉS)

-El procedimiento realmente empieza una hora antes de que el barco

llegue a Barcelona.

Nos llaman y nos comunican que van a estar en la boya

al cabo de una hora.

El barco viene aproximándose y cuando está a dos millas

de esta boya hace una segunda llamada.

En ese momento nosotros ponemos todo el operativo en marcha.

Desde la torre empezamos a salir hacia el barco.

Entretanto, el barco se va aproximando,

vuelve a reportar a través de la boya sierra,

que es el punto de reunión y nosotros salimos.

Normalmente en media hora, en la boya sierra, embarcamos.

Conocen el puerto a la perfección y su trabajo garantiza la seguridad

tanto de los buques como de la infraestructura portuaria.

(HABLA EN INGLÉS)

- Hola, comandante. - ¿Cómo estás? Bienvenido.

- Gracias

- ¿Cómo vamos de nudos? - Vamos a siete nudos.

- Juan es el comandante más antiguo que viene al puerto de Barcelona.

Lleva 18 años, ¿puede ser? -17 años.

Es mucha responsabilidad, este barco transporta 2300 personas

de Bulgaria, Grecia, Italia, Portugal y España.

-Ahora estamos girando dentro de la dársena

para quedar atracados en el muelle de costa.

Es una maniobra que dura 15 minutos, al barco le cuesta girar.

Luego se quedará paralelo al muelle y lo arrimaremos.

En las bodegas de esta línea regular a Italia

viajan cada semana 1200 camiones y 2000 semirremolques.

Es una autopista del mar, un proyecto de la Unión Europea

que pretende trasladar el tráfico de mercancías

de las carreteras a estos buques.

- Hay una salida diaria por lo menos.

Es rápido, se tarda menos de un día, y es muy fiable en el sentido

que tiene salida todos los días del año.

-Llevaré unos 300 como mucho.

-¿Cuánto es esto? -9000.

-¿Cómo declara el dinero después?

Hay una cantidad limitada y es lo que le estamos preguntando

y estamos buscando si hay más dinero escondido.

- Nos presentaron facturas del 2014 y hay una cantidad de dinero

que no está declarada pero como lleva la cantidad permitida

no se puede hacer nada.

- Yo he cargado en Alicante.

Cogemos el barco porque adelantamos un día.

- Los que van al sur de Italia casi todos cogen el barco.

De Roma hacia abajo, cogen todos el barco

y para volver igual, es más cómodo para nosotros

porque dormimos en una cama como Dios manda, no en el camión.

No tienes que parar a dormir en áreas de servicio

con el peligro de que te roben gasoli.

- Cuando empezamos, en 1998, embarcábmos 10 camiones al día.

Ahora estamos embarcando 1000 camiones cada día.

Hay beneficios económicos para el transportista,

que se deduce aproximadamente

la mitad del coste total del transporte

que tendría yendo por carretera.

Hay beneficios ambientales porque también las emisiones se reducen,

aproximadamente de 2000 kilos de CO2 a 1000 kilos, yendo en barco;

y hay un beneficio de seguridad porque, obviamente,

son muchos kilómetros que los camiones se quitan de carretera

y van en barco que es un medio muy seguro.

El puerto de Barcelona ha duplicado en los últimos años su superficie.

Es el puerto español que ha sufrido la mayor transformación.

Unas obras de remodelación necesarias

para afrontar los cambios en el negocio marítimo

y no perder competitividad.

- En los años previos a la crisis, los años 2006-2007,

el puerto de Barcelona llegó prácticamente

a un nivel de saturación, sobre todo en lo que es actividad comercial

y, en concreto, en terminales y contenedores.

Hemos crecido de 650 a 1300 ha,

creo recordar que la obra marítima ya ejecutada permite,

con la creación de nuevos muelles,

crecer aun 300 ha más sin obra marítima.

-El futuro del puerto de Barcelona está despejado.

Barcelona es el puerto que sirve al sureste de Europa,

lógicamente, mientras esta sea una de las zonas europeas

con más posibilidades económicas, el puerto de Barcelona,

incluso el de Tarragona y el de Valencia,

porque esto funciona ya como un club,

son puertos que tienen futuro.

Crónicas - Donde mueren las olas

46:33 18 jun 2015

El reportaje muestra la transformación del puerto de Barcelona, el primer puerto de cruceros del Mediterráneo, que desde hace unos años, ha doblado su superficie. Unas obras necesarias para seguir siendo competitivo y no quedarse al margen de las nuevas necesidades del negocio de la carga marítima, aunque para algunos sólo se ha pensado en el turismo de lujo.

Los marineros de los buques de carga llegan a un puerto cada vez más extenso y en el que las escalas son también más cortas. Las obras de ampliación han mejorado la productividad y la eficacia con la que se cargan y descargan los buques. Pero la remodelación de este puerto afecta también a los muelles pegados al centro de la ciudad. Allí se están construyendo varias marinas de lujo capaces de albergar los yates más grandes del mundo. De este modo, el antiguo muelle de pescadores perderá espacio para cedérselo a las nuevas marinas.

El de Barcelona es también el primer puerto de cruceros del Mediterráneo y el cuarto del mundo. En los diques de la Ciudad Condal pueden desembarcar en temporada alta más de 20.000 turistas en un día. Y el objetivo es que esta cifra vaya en aumento. Se prevé que en los próximos dos años lleguen dos millones más de turistas a través del puerto. Para eso ya existe un proyecto de ampliación del muelle de cruceros que acogerá una nueva terminal.

Los vecinos de la Barceloneta, uno de los barrios de pescadores más antiguos de Europa, ven como todos esos cambios están afectando a su entorno. La vivienda se encarece, los comercios tradicionales desaparecen y los vecinos se sienten expulsados.

El reportaje muestra la transformación del puerto de Barcelona, el primer puerto de cruceros del Mediterráneo, que desde hace unos años, ha doblado su superficie. Unas obras necesarias para seguir siendo competitivo y no quedarse al margen de las nuevas necesidades del negocio de la carga marítima, aunque para algunos sólo se ha pensado en el turismo de lujo.

Los marineros de los buques de carga llegan a un puerto cada vez más extenso y en el que las escalas son también más cortas. Las obras de ampliación han mejorado la productividad y la eficacia con la que se cargan y descargan los buques. Pero la remodelación de este puerto afecta también a los muelles pegados al centro de la ciudad. Allí se están construyendo varias marinas de lujo capaces de albergar los yates más grandes del mundo. De este modo, el antiguo muelle de pescadores perderá espacio para cedérselo a las nuevas marinas.

El de Barcelona es también el primer puerto de cruceros del Mediterráneo y el cuarto del mundo. En los diques de la Ciudad Condal pueden desembarcar en temporada alta más de 20.000 turistas en un día. Y el objetivo es que esta cifra vaya en aumento. Se prevé que en los próximos dos años lleguen dos millones más de turistas a través del puerto. Para eso ya existe un proyecto de ampliación del muelle de cruceros que acogerá una nueva terminal.

Los vecinos de la Barceloneta, uno de los barrios de pescadores más antiguos de Europa, ven como todos esos cambios están afectando a su entorno. La vivienda se encarece, los comercios tradicionales desaparecen y los vecinos se sienten expulsados.

ver más sobre "Crónicas - Donde mueren las olas" ver menos sobre "Crónicas - Donde mueren las olas"

Los últimos 847 documentales de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 43 Ver más