www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4623504
Para todos los públicos Crónicas - Cine para la vida - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

¿Qué tal este plano, Carlos? -Bien.

-¿Enfocado? -Sí.

-7, 1, segunda.

-Pues creo que es importante mi participación aquí,

en la escuela de cine.

Considero importante que se escuche nuestra voz

ya que ha sido nuestra vida y somos actores de cada una de ellas.

-Demostramos una parte de nosotros que nadie ve,

nuestro dolor, nuestra idea, nuestro amor hacia los demás...

No solo la parte mala que la gente se cree que somos,

sino que lo que realmente somos.

-Al principio teníamos un poco de miedo de salir en la cámara,

pero creo que nos ha motivado a muchos igual a cambiar,

a otros muchos a verse a sí mismos.

-Porque hay muchas personas que tienen cosas enormes que contar

y que no deben prohibir al mundo de verlo.

(Música)

En la escuela Unocine de Salamanca se rueda la película

"Te fuiste al alba".

Es un título provisional,

puede que lo cambien si entre todos lo deciden.

Es una idea que nació a partir de la Casa Escuela Santiago Uno,

donde llegan adolescentes con muchos fracasos a la espalda.

Nuestros chicos normalmente tienen algunos problemas de trastorno

del apego.

Incluso, tienen a veces experiencias traumáticas de creer que no sirven

para nada.

Son chicos que en la infancia no han sido bien queridos

o no han sido queridos adecuadamente.

Están siempre con el modo supervivencia,

a veces el miedo al abandono o ciertos medios,

les impide a veces querer de forma equilibrada.

Entonces, a veces, incluso sus relaciones de pareja

o en otras situaciones, esos miedos les llevan a que a veces

pueden tener problemas de conducta, de violencia, etc., etc.,

pero sin embargo son unos chavales muy sensibles, pero a veces

son muy dependientes afectivamente por lo que han vivido

cuando eran niños.

En la Casa Escuela Santiago Uno se pretende que conviertan

sus traumas en fortaleza, que venzan la desconfianza

a base de darles responsabilidades.

Son más de un centenar, una parte de ellos menores de protección

bajo la guarda o tutela de la Junta de Castilla y León.

Son chicos que en su casa no tenían garantizados los derechos

a la infancia.

Cada uno tiene sus características individuales, pero no por el motivo

de llegar a esta casa.

Se debe fundamentalmente a lo roto que puedan estar ellos

como personas, en sus apegos, en sus afectos, en su...

Cuánta es la desconfianza que hemos generado los adultos previamente,

por ejemplo, o las instituciones

o la multitud de psicólogos que ya han visitado antes.

Hay 50 plazas privadas para adolescentes con graves problemas

de conducta.

Los padres los llevan porque la resisten la convivencia en casa

y necesitan ayuda.

Los padres de mis chicos son abogados, médicos,

trabajadores sociales, psicólogos, arquitectos

y profesores de universidad, es decir, que no estamos hablando

de no tener la capacidad a nivel cultural de manejar,

sino que evidentemente es una cuestión de límites,

no solo afecta directamente a los padres, sino límites en el colegio,

límites en la propia sociedad, límites en el vecindario...

Entonces, a veces, para los propios padres es muy difícil

poner límites en una sociedad que es permisiva y que, además,

continuamente te critica cuando tú llamas la atención a tu hijo

en el supermercado porque tiene una rabieta.

Los padres que vienen aquí muchas veces se consideran

que están juzgados y, evidentemente, se sienten muy culpables,

yo creo que... Yo soy madre también,

creo que no tenemos una varita mágica, evidentemente.

Está claro que hay que aprender a decir que no y, decir que no,

no es fácil, y conlleva momentos de crisis en el entorno familiar.

Hay menores infractores,

chicos y chicas que han cometido delitos

y cumplen medidas judiciales.

La mayoría de ellas, insisto, por problemas en casa.

Por delitos que se catalogan o se tipifican

como violencia doméstica o violencia en el ámbito doméstico

o maltrato intrafamiliar, violencia intrafamiliar,

violencia filio-parental... Hay muchas formas de llamarlo.

Luego, en los documentos judiciales vienen de formas muy concretas,

pero bueno, para que todos nos entendamos,

abarca todo ese tipo de historias.

También nos pueden venir, en algún caso, chicos o chicas

que hayan tenido problemas en la calle de peleas

o de haber robado a otras personas, pero no suele ser lo más habitual.

No es una cárcel,

no hay guardias de seguridad.

Los chicos entran y salen con supervisión del equipo

de educadores.

Algunos van al instituto o al colegio fuera,

pero la mayoría han tenido problemas en el sistema tradicional de la ESO,

donde no encajan, por eso siguen estudiando en la Casa Escuela,

donde defienden una educación que estimule y crea en el valor

del alumno.

No puede ser que haya un profesor que presuma de suspender,

es decir, nosotros al profesor que suspende a chicos

en la etapa obligatoria, lo echamos.

Es decir, aquí la importancia es que tenga capacidad para motivarlos

y ayudarles a aprender.

No puede condenarse a un niño a los 10, a los 12, a los 14

o a los 15 años, de hecho, si vamos por esta regla de tres,

grandes genios se quedaron fuera de la escuela,

es decir, hasta a un Einstein lo trataban de fracasado escolar,

entonces, a veces, la escuela se tiene que ampliar a la vida,

ser una escuela de vida y que se valoren otras cosas,

no solamente unos contenidos, a veces, obsoletos,

que no sirven para la vida.

Cuentan con una casa central y ocho hogares,

donde viven como en familia con un educador.

El proyecto educativo pertenece a los escolapios,

pero todos sus integrantes son laicos.

Respeta las creencias de cada uno, su misión es recuperar la ternura

y curar rencores.

Si no tienen un problema de discapacidad intelectual,

pero en cambio no aprueban.

Entonces, claro, son sensaciones de que están rabiados,

al final acaban teniendo problemas,

se juntan con los que les hacen caso fuera, cuando están expulsados

del colegio, es decir, es una pescadilla que se muerde la cola,

se va haciendo un mundo, empiezan a tener problemas en casa,

y muchos, incluso, se sienten fatal porque no son capaces

de dominar su situación en casa.

A veces no queda otra que sacarlos, como es en este caso,

y vienen aquí, y empezar a curar esos rencores,

a mimar, a valorarse, a demostrarte que eres capaz de hacer algo.

Y de acabarlo.

-Vete a lo más alto que vayas a hacer.

Además de los estudios, trabajan las emociones por medio del arte.

Pintan cuadros, crean obras de teatro, poesía,

hacen música y, por supuesto, cine y circo.

Acción. -Y es esta la primera actuación.

-La siguiente. -Siguiente, sí.

-Sí, es la siguiente. Pues tenemos una en Valencia...

Hala, qué guay.

-Con la cámara también... No es solo fijar el ojo en el visor,

sino tienes que mantener el pulso, buscar buenos ángulos,

controlar la luz, porque, al fin y al cabo, estamos acostumbrados

a una cámara, a una foto, pero en este caso

es una película, hay que buscar siempre el mejor ángulo

para sacar lo mejor de cada uno, digo yo.

No sé.

Es precioso poder manejar una de estas.

(CANTA EN INGLÉS)

Cristabell les enseña danza y, si hace falta,

participa como cantante en el rodaje de una de las secuencias

de la película.

Todos están dispuestos a arrimar el hombro.

Bea se sube al trapecio y supera el miedo al hacer piruetas.

El trapecio, muchas veces, me identifico con él,

porque está tirando de dos cuerdas y yo, en mi vida, estoy solo

con dos personas, ¿sabes? Que son mis dos hermanos.

Y yo soy la barra que está entre mis dos hermanos.

Y yo me siento ahí porque yo soy muy inestable muchas veces,

igual que yo soy el trapecio. Igual.

Yo, mi consejo, porque me hubiese gustado que mi madre

lo hubiese hecho conmigo, hablar las cosas,

hablar y tener paciencia y explicarme cómo son las cosas,

que no oculten nada a sus hijos.

En lugar del niño jugando a la Play o en la calle hablando con su familia

y tener también sus horarios y si hay que cenar y tal,

a esta hora en casa, y si hay que comer, tal.

Que le ponga horarios también a sus hijos, que no sea,

bueno, pues mi hijo ha ido a la calle, bueno,

pues como mi hijo está en la calle, aprovecho a hacer tal, tal y tal, no,

puedes hacer muchas cosas también con los hijos,

yo hablo desde el punto que me hubiese gustado hacer con mi madre

y que no he hecho.

Y que hablase conmigo, que se preocupase, eso.

Y a los niños que valoren a los padres que tienen.

Y que sí, que hay muchas adolescentes que solo piensan en salir de fiesta,

en hacer amigos, en conocer gente, sí, pero quien te ha dado la vida

y quien te está dando de comer, quien te está dando la casa,

son tus padres, si no tienes respeto a tus padres,

no vas a ir a ningún lado.

(CANTA EN INGLÉS)

El proyecto de la Casa Escuela Santiago Uno

es observado con interés desde otros puntos de nuestro país,

también desde Europa.

A la casa llegan estudiantes de Erasmus Plus

para vivir una experiencia distinta y aprender,

como Cynthia, que aporta sus clases de ballet a la casa

y se ha integrado en esta comunidad educativa diferente.

(Tambores)

El equipo de profesionales está formado por psicólogos, terapeutas,

profesores... Siempre les escuchan.

Cuando llegan a la escuela para cumplir una medida judicial,

hay que ganarse primero su confianza.

(Tambores)

Hay que intentar entender al chico o a la chica en qué momento

llegó a verse en una situación

que le ha llevado a un desastre emocional,

que luego le ha llevado a golpear o a su familia

o a las cosas de su casa o lo que sea,

y ver si hay un consumo de tóxicos o qué.

-Cortamos. -Sale la primera.

-Nosotros aquí trabajamos mucho la efectividad

desde la afectividad.

Y eso se consigue con el día a día, cuando estás comiendo con los niños,

cuando estás preocupándote por sus cosas, aunque sean tonterías,

entre comillas, porque lo que a lo mejor para mí es una tontería,

para ellos es una cosa muy importante,

entonces, hay que ser pues no sé, hay que estar muy presente.

Que los chicos te perciban como algo cercano.

-El acompañamiento es fundamental, ¿vale?

Y contar en la medida de lo posible con el beneplácito,

por decirlo de alguna forma, del propio chico,

que él se vea implicado en ese proceso, porque al final

somos muchas personas alrededor de ellos hablando sobre su vida,

pero pocas veces les escuchamos, hemos llegado ya a un punto

de automatismo en el que nos ponemos a actuar y a decidir sin escuchar

y sin sentir con ellos, eso funciona a veces.

Y luego hay otras veces que hay que provocar un cambio

y provocar un cambio significa que ellos no participen

en esa toma de decisiones.

Yo creo que es conjugar esas dos cosas.

-Tener una relación de apego con ellos, de cercanía,

hace que a nivel profesional seas mejor.

No creo que seamos nada diferente a otras personas,

pero sí que ellos nos permiten, ellos son los que nos permiten

que a nivel profesional y personal seamos mejores personas.

Yo he aprendido a ser madre con ellos.

He aprendido a ser esposa con ellos.

He aprendido a ser hija, porque también fui una hija muy rebelde,

con ellos, entonces, es más lo que ellos me aportan a mí

que lo que yo les aporto a ellos.

-Cógete otro trozo...

Lo primero que tienes que hacer es sacar el hueso

y ahora ya te queda toda la carne.

Las carencias que algunos han vivido en la infancia hace que crean

que no tienen nada que perder.

Ofrecerles nuevas experiencias, como visitas y viajes,

funciona para estimularles.

También tienen un aula alternativa para los que deberían cursar la ESO

y aún no tienen edad para hacer formación profesional,

que es como una cata de oficios.

Buenos días, chicos. -Buenos días.

-Venga, cámbiate, que te está esperando Pedro para irte a Burgos.

Venga, déjalo. -¿Me puedo ir, Javi?

-Sí, claro, si te tienes que ir...

-Venga, te cambias y te esperan, chao.

-Hasta luego, que vaya bien.

Si de fuera ya no saben

tratarte con justicia,

y te dicen que no vales

sin mostrar una caricia.

Eh, Manuel, no te pares, por favor,

búscate la fortuna de tu corazón.

Eh, Manuel, no te canses, por favor,

de cantar a la luna como canto yo.

Si de fuera ya no saben

tratarte con justicia,

y te dicen que no vales

sin mostrar una caricia.

Eh, Manuel, no te pares, por favor,

búscate la fortuna de tu corazón.

Eh, Manuel, no te canses, por favor,

de cantar a la luna como canto yo.

Ellos también son artistas, pero se dedican al cine,

están aprendiendo cine, como ya sabes.

Y seguro que tu obra nos dará ideas, composiciones, encuadres,

maneras de mirar ahí también la realidad para enriquecer

sus piezas.

Y, bueno, aquí estamos. -Genial, pues un placer.

Contaros que pinto en material de desecho

y, entonces, todo lo que voy encontrando por ahí,

en contenedores de basura, en fábricas abandonadas,

en sitios destruidos, en los contenedores...

Entonces, siempre me genera un poder de atracción

para ver cómo puedo generar arte.

Y voy pintando en esa madera con carcoma o hierro oxidado

personas que también, por un modo u otro, han sido desechadas.

Y poder unir las dos historias.

Me parece siempre un relato, como vuestras historias en formato cine,

creo que conectan, al menos, con muchísimos espectadores sensibles

a las historias.

Que sepáis que todas las personas que he pintado son reales.

Ya llevaba yo tiempo queriendo pintar detrás de un cuadro,

de hecho, cuando voy al Museo del Prado y veo "Las Meninas" digo:

"Ay, cómo me encantaría ver la parte de atrás de 'Las Meninas'".

Entonces, con esa idea de trasfondo, quise pintar por la parte de atrás.

Justo lo que no se quiere ver, y en este caso, el hombre forzudo

sentado sobre el boceto de la mujer,

y si miráis un poco es aquí donde podemos ver la realidad.

-He visto el título de la obra y pone: "Detrás de un gran hombre

hay una mujer".

¿Por qué no lo llamaste "Detrás de un gran hombre hay una gran mujer"?

Tiene más valor el hombre, en este caso, que la mujer.

-Porque estoy aludiendo a una frase machista,

el arte nos permite adentrarnos en realidades no visibles

o de explotación o de insulto o de vejación.

-Está bien reflejado el hecho del sentido a la poca importancia

que se le ha dado a la mujer en tiempos atrás,

solo en el que has pintado una mano y no el resto del cuerpo,

y por la otra parte la has reflejado a ella, todo lo que esconde

la verdadera importancia de la mujer.

-Ya que estamos en el Museo de la Evolución,

la mano es la que nos ha configurado el cerebro, es decir,

porque ha sido el utilizar herramientas

lo que nos ha permitido evolucionar en una determinada dirección.

Por eso, tenemos que crear otro mundo,

porque hay cosas de las que no nos están ayudando

a ofrecer espacios de justicia, de dignidad...

Esa mano es de súplica o de necesidad

o de denuncia también.

Formación artística y profesional.

En el centro de FP Lorenzo Milani, que pertenece también

a los escolapios, aprenden a cultivar.

Son módulos de medio ambiente y naturaleza.

También de soldadura y jardinería.

Allí, además, asisten alumnos externos que no tienen relación

con Santiago Uno.

La convivencia y la integración es una asignatura esencial.

Al principio, cuando entré a este grado, no me gustó mucho

porque entre las plantas y yo, pues nos llevamos muy mal.

Pero, al final, vas aprendiendo mucho, te va gustando,

y a mí me empezó a molar ya y no sé, me siento cómoda y a gusto.

En el jardín están preparando la zona de especies irrecuperables.

Todos colaboran en la construcción de los espacios

donde alojarán aves que por las heridas que han sufrido

es imposible devolverlas a la naturaleza.

Los alumnos de la Casa Escuela Santiago

funcionan en asambleas en las que aportan ideas

y resuelven conflictos.

En ellas participan tanto jóvenes como educadores,

aunque una vez al mes hablan los chicos y chicas solos.

También se reúnen sus representantes en asamblea,

en este caso, todos son mayores de edad.

Bueno, chicos, vamos a repasar un poco qué cosas son

las que están funcionando mejor este año,

de las que estoy más orgulloso de lo que estáis consiguiendo.

-Pensaba que no lo iba a conseguir,

y que me iba a quedar con el título de la ESO, y al final...

-Y tú, Valentina, acabaste el Grado Medio, ¿y qué tal están

ahora las prácticas, qué tal estás? -Bastante bien.

-Don Dani.

-El año que viene quiero hacer carrera.

-Este año acabas el ciclo superior, y para el año que viene,

¿qué quieres hacer? -Es que estoy dudando,

Educación social y Trabajo social. -Carlos, ¿y tú? ¿En qué número

estás tú de satisfacción ahora con tu vida?

-Yo creo que en un 6. -En un 6.

¿Y qué crees que es lo más importante que has hecho para llegar al 6?

-Pues dejarme ayudar, porque cuando yo vine aquí,

estaba muy cerrado en mí, por ciertas cosas que he vivido,

no me dejaban tirar para adelante,

me metí también en la droga,

y aquí me ayudaron a salir.

-¿Y qué es lo que más te ha valido para salir de la droga?

-Pensar en mí y tener un futuro, el no pensar...

Por culpa de mi familia me voy a quedar aquí atascado,

quiero luchar por mí, seguir para adelante,

seguir con mis estudios, llegar a formar mi familia,

y darle un trato que no he podido tener yo,

por ciertos problemas, y luchar, luchar por eso.

-¿Estás orgulloso de ti mismo ahora mismo?

-Sí. -Yo considero que muchas veces

en meterte en la droga

es por algún problema que has tenido y no lo has solventado,

y quieres un poco no enfrentarte a ellos.

-También sufrí un poco de bullying,

y me empecé a juntar con la gente más chunga, más mala,

y me sentía protegido de ellos.

-¿Cómo lograste tú salir de ese, o convencerte

de que la droga era mala y que no era compatible

con a veces, tener una buena relación de pareja,

llevar bien unos estudios, con todo eso?

¿Qué es lo que a ti te convenció?

-Yo qué sé, por ejemplo, la droga en sí no es buena,

sí que en el momento que a lo mejor, consumes algo,

y te vas a sentir a gusto en ese momento,

pero cuando se te va el efecto, te vuelve todo más fuerte aún,

o sea, que vienen todos los pensamientos, todo como...

1000 veces más fuerte. -Y tú, por ejemplo,

¿crees que es posible una relación con alguien que consume?

-Sí que es complicado, ¿sabes?

Porque alguien cercana a mí está pasando por la misma situación,

o sea, tiene la misma situación que yo,

y la verdad que cuesta, porque ya no es...

Le hace más caso a los porros que a ti.

Intento ayudarlo en lo que pueda, pero hay veces que...

-Escúchame, eso no es una responsabilidad suya,

porque a veces, los simples porros pueden tener hasta 60 sustancias

que influyan en 60 receptores del cerebro, entonces,

a veces, cuando se consume, esta persona no es ella misma,

sino que está como muy influida, ¿no?

-Sí, pero yo creo que estás continuamente pendiente,

en un plan de que se necesita algo, de que sepa que no estás solo,

porque a lo mejor también se refugia en eso

porque se siente solo, y si ve que tiene a una persona

que está allí con él, pues puede llegar a cambiar eso, no sé.

-Bueno, vamos a ponernos aquí supercómodos.

¿Queréis mantita? Carlos, ¿quieres mantita?

Pedro Sara es periodista y director de cine,

está convencido de que estos jóvenes

aportan una mirada diferente en el rodaje.

Cuando comencé a trabajar con los alumnos

y con las alumnas de Santiago,

pues he descubierto otra dimensión.

Dentro del cine, ¿no? He descubierto otra mirada,

he descubierto otra sensibilidad,

he descubierto que desde mi faceta de director,

de director de fotografía, de realizador,

pues puede tener un oficio, pero que desde luego,

la diferencia la marcan ellos,

con la sensibilidad con la que plantean las secuencias

con las emociones que aportan para construir los personajes,

que intentamos construir en nuestras secuencias,

que no son personajes planos, son personajes esféricos.

Que están formados por pedacitos, fragmentos de cada uno de nosotros,

y como compañeros son, sobre todo, son compañeros de rodaje

muy generosos.

Vamos a continuar creando secuencias para la película,

y como siempre, nosotros creamos, nosotros rodamos.

Primero cerramos los ojos, pensamos en un sueño,

puede ser un sueño del pasado respecto al presente,

puede ser un sueño del presente que suponga una predicción

que veamos para nuestro futuro,

también puede ser un sueño, dentro de los sueños

existen también las pesadillas, ¿no? Vamos a abrir los ojos un segundito,

vamos a caminar un poquito, y cuando yo diga "ya",

lo que quiero es que os quedéis quietos

como esculturas, en la que crea que está exteriorizando su sueño.

Vale.

Describe esta escultura, ¿qué quiso decir el artista aquí?

-Querer salir corriendo, le duele el corazón

del daño que le han hecho...

-Dale un poco de voz a la escultura, a ver si te dice algo.

Tócale el hombro. -¿Me puedo poner de pie?

Tiene cierta razón en lo que ha dicho,

y es un poco de sueño de querer escapar, fugaz,

encontrar el amor, y a veces,

las paredes que te ponen para no poder conseguirlo.

Eso es algunas veces los sueños que he tenido,

que justo me despiertan.

Entonces, es un poco del bloqueo ese, quería representarlo así,

de quiero, pero... -Hay algo que a veces,

hay dificultades en la vida, ¿no?

Bueno, yo creo que...

Tiene una finalidad muy clara para la sociedad,

o sea, la invisibilidad

es una situación que no debería darse, ¿no?

Sobre todo, para chicos y chicas que son tan bellos,

y que tienen tanta belleza que mostrar y ofrecer

al resto del mundo, o sea, esto es muy importante.

Yo creo que...

A mí, lo que me preocupa más no solo que ya se pueda prejuzgar,

porque es algo que ocurre, pero ya ni siquiera sean visibles.

Porque si fueran visibles,

sería difícil juzgarles o prejuzgarles,

porque en cuanto se les conoce,

pues enseguida se les quiere,

o sea, quiero decir, es una relación mutua,

aprendamos a querernos, o sea, si no nos conocemos,

no nos podemos querer, y en el cine hacemos esto,

o sea, lo más importante de nuestra metodología

en la Escuela de cine es el encuentro.

(Música)

Se visibilizan también con su trabajo,

han puesto en marcha una cooperativa donde cultivan viñas y olivos

y hacen vino y aceite.

También tienen colmenas para elaborar miel.

Despacito y con calma, ¿vale?

En los pueblos les han enseñado a podar y a cultivar,

y les han acogido con los brazos abiertos.

En la cooperativa social "La golondrina sayaguesa",

consiste en recuperar oficios

perdidos o que se están perdiendo de los pueblos,

entonces, a través de ayuntamientos que tenemos contacto,

de Villarino de los Aires, de Moralina de Sayago,

principalmente, conseguimos que nos cedieran algunos olivos

y algunas viñas, y empezamos a trabajar con ellas.

Y poquito a poco, los chicos van aprendiendo,

van formándose para poder llegar si quieren algún día

a formar una empresa o a vivir de ello.

(Música)

El objetivo es que ellos pueden valerse por sí mismos,

que tengan una vida autónoma y plena.

Como práctica de esa vida independiente,

cuentan con pisos de emancipación.

En esta etapa está ya Estefany.

Ella y Yaiza participan en la película que están rodando.

La secuencia es un ensayo de la obra "Juicio a la escuela".

(Música)

-¿Qué vas a cantar la canción? -Claro.

"¿Pero qué pasa en el mundo...?". (RÍE)

-"Por Dios, que no entiendo ná,

el cardo siempre riendo

y la flor siempre callá". -Brutal, brutal.

-¿Tú crees que los maestros van a cambiar?

Mira, a mí me parece que les importamos un comino.

Y un "Florate". -Cómo era, si un...

Si a un obrero, no, si a un maestro le pagaran

a destajo como pagaban a mi padre,

ya verías tú cómo los maestros espabilarían.

La escuela de cine es una pasada porque ves, o sea...

Lo ves desde fuera, que no es igual, ¿no?

O sea, estás dentro, pero luego lo ves desde fuera,

y no lo ves con los mismos ojos, o que transmite cosas

pensaba que eso no te iba a transmitir, ¿no?

Y luego también compartir con tus compañeros

esa sensación o esos momentos, pues también es muy importante

y también que la gente vea cómo somos realmente, ¿no?

Porque yo creo que tenemos muchas etiquetas, ¿no?

Y hay que romper con esas etiquetas, y decir: Así soy yo,

y a lo mejor soy así por una serie de circunstancias, ¿no?

Que yo no soy así porque sí,

sino porque a mí me ha pasado algo.

Tía, todo lo que hemos conseguido, todo lo que hemos hecho,

y lo que nos hemos demostrado a nosotras mismas, ¿no?

Y a los demás. -Ya, pero sobre todo, a nosotras.

-Que el cine yo creo que sí que nos ha servido para crecer

a cada uno, y decir: Aquí estamos, ¿no?

Y estos somos nosotros,

y desde fuera nos damos cuenta lo que valemos,

porque a lo mejor, en el momento no eres consciente

de lo que estás haciendo, pero luego lo ves desde fuera

y dices: Que hemos hecho una peli, joder, que esto tiene que salir,

y lo tiene que ver la gente,

y tenemos que mostrarnos como somos.

Y claro que ha servido para crecer, eso está clarísimo.

¿No confías en mí?

-Sí. -Ah, bueno.

-Pues claro que confío en ti. Vas muy bien, tía, las prácticas.

-Ya nos tocaba, ya nos hacemos mayores.

-Como el nene ese que vi antes,

me he convertido en dos cosas que tenía miedo,

mayor de edad y pobre. (RÍEN)

-Para mí, Estefany es muy importante,

es muy importante, ¿no? Encima, es una niña

de las que dices: Me gustaría ser como ella.

Una niña superluchadora, ¿no? Un ejemplo,

y es de mi misma edad, no es una chica de 30 años

que digas: De mayor quiero ser como tú.

Y es una niña que te ve mal, y ella puede estar peor que tú,

pero siempre te va a hacer que sonrías.

Aunque esté enfadada, y aunque esté enfadada contigo en el momento,

te va a hacer que sonrías y te va a apoyar en todo.

Creen que no es justo que la sociedad

les tache de delincuentes,

y reivindican que se fijen en lo positivo.

Escucha, que tenemos canción ya para este verano.

-"¿Qué canción es? -¿Te la pongo?

-"Sí". -Ahí va.

Hay que perdonar para poder seguir,

recuerda que tenemos un mundo...

Todos los veranos desde hace ocho años

alumnos de la casa escuela viajan en furgoneta hasta Marruecos

para reconstruir escuelas.

Es una de las experiencias de la que se sienten más orgullosos.

(Gritos)

Nosotros vamos a Marruecos dos meses de verano,

y el programa se llama "Llenando escuelas".

Y allí lo que vamos es a pueblos, pueblos muy pobres, ¿no?

Y reconstruimos sus escuelas, porque son escuelas de dos aulas,

en las que van niños desde tres años hasta 18-20,

y les construimos su campo de fútbol, de baloncesto, un parque,

les pintamos las aulas, las mesas, se lo reconstruimos todos.

Y aparte de eso, damos talleres de estudio

de árabe y español, en los cuales les enseñamos español

y ellos a nosotros árabe,

hacemos actividades, los llevamos a la playa, porque, claro,

son pueblitos, que no es como aquí en España, ¿no?

Son pueblitos que no han salido de su pueblo en la vida.

(Música)

A mí siempre me ha gustado ayudar, ¿no? Pero nunca, o sea,

lo he sentido tan profundo como en Marruecos,

lo que es ayudar de verdad, porque siempre ayudas,

te has caído, te ayudo a levantar,

pero en Marruecos sabes lo que es ayudar de verdad,

a gente que de verdad lo necesita,

pues te llena el corazón, ¿no? De alegría,

el que le ayudes a sumar uno más uno, y te den un beso y un abrazo,

porque los has ayudado, eso es ayudar.

-Vamos a jugar al fútbol.

Practican el modelo del italiano Lorenzo Milani,

un párroco crítico, creador de un método pedagógico

a favor de los pobres, y en contra del fracaso escolar.

En la escuela de cine siguen también la estela

del educador Paulo Freire, y el dramaturgo Augusto Boal,

que defendían la transformación social del oprimido

y la pedagogía de la esperanza.

Podemos usar esa cámara como espejo,

y vemos partes de nosotros,

de nuestros comportamientos, de nuestras reacciones,

y también otras partes que otros compañeros

han integrado en ese personaje que son suyas.

Esto es muy bonito, porque nos hace reflexionar desde fuera,

podemos darle al pause, rebobinar,

ver cómo podríamos haber llegado por otro camino

a esa misma situación...

Vamos a ver...

Vamos hacer el visionado del premontaje de la asamblea,

de la secuencia "La asamblea", ¿vale?

A ver cómo lo vemos, a ver si creéis que está bien contado,

si nos faltaría algún plano,

si creéis que falta algún tipo de situación,

tanto de planificación como de contenido, ¿eh?

-¿Alguien tiene algo que decir?

El análisis de la secuencia es fundamental

para comprobar si tienen interés

y se entiende el mensaje que quieren dar.

Empezamos por la comida,

hoy se ha desperdiciado mucha comida, se ha dejado mucha comida,

y el castigo es que mañana primero, solo primero,

se puede repetir de primero, tenemos pan, pero solo es primero.

-¿Tú cómo lo ves, Bea?

-En mi opinión, la asamblea es lo más importante de la casa,

porque ahí todos tenemos voz y voto, y todos podemos hablar

sobre lo que pensamos, lo que decimos,

y se pueden resolver conflictos, ya sean de fuera, propios,

pedir ayuda si necesitas ayuda, proponer algo si lo necesitas

porque te sientes agobiado...

-Porque un debate puede empezar tranquilo,

y acabar en discusión, pues sí que hace falta una tercera persona

que sepa calmar las cosas. Yo creo que es muy importante

que salga en la película eso. -Desarrolla un poco más esta idea,

para que nos podamos imaginar cómo planificarla.

La idea del debate, la idea... -Por ejemplo, que yo tengo

un problema con Carlos,

y yo no me atrevo a decírselo a él en la cara,

pero tampoco a llegar a debatir mucho o tal,

pero otro compañero ve que yo estoy muy mal con él,

y él está muy mal conmigo, pues sacan que dos compañeros

del Alcázar han discutido, y es cuando comienza el debate.

-Al final, nos falta lo más importante, un duelo dialéctico

entre dos o más personas, dos o más chicos durante la asamblea,

en el que hacen uso de la palabra

en vez de usar otro tipo de...

Bueno, de cosa, como puede ser en un momento dado,

pues eso, la violencia, lo que sea, que a veces...

Cada mañana se levantan y acuden a su clase de Formación Profesional,

o a su aula alternativa,

comen, tienen una asamblea,

después, la escuela de circo o de cine,

luego estudian...

Se trata de que estén activos y se sientan útiles.

(Música)

No puedo juzgar desde mi posición, desde mi posición,

porque mi posición es muy cómoda, es decir,

yo, eso es algo que he valorado aquí, es decir, yo, mi posición,

yo tengo mujer, tengo familia, trabajo, estudios,

entonces, claro, cómo voy a juzgar yo, me voy a poner a...

A un chico, que está en ese momento que realmente

o ha perdido a su familia, no tiene estudios, es decir,

si a mí me quitan todo lo que tengo, yo ya no sería el mismo

ni estaría tan seguro de mis cosas, entonces, yo tampoco puedo estar

igual de seguro ni puedo ponerme a juzgar al chico, es decir,

tenemos que ponernos en una situación de ver qué salida hay,

entonces, al final, sale, al final, sale.

-Ya han filmado entrevistas que han hecho con ellos, ¿sabes?

Esta casa de las oportunidades

funciona gracias a la complicidad de muchos,

entre otros, la ciudad de Salamanca.

Trabajan en red, con la Policía local y nacional,

con los jueces, con los servicios médicos,

con los profesores y tutores de los colegios, con los padres.

Se trata de educarles para la libertad,

para cuando vuelen solos,

para que sean capaces de tomar decisiones

y responsabilizarse de su vida.

(Música)

Mi sueño futuro, en principio, sería ser educador social,

como me han podido ayudar a mí tanto,

porque yo llevo en centros de menores desde los tres añitos.

Y bueno, es una larga historia la que tengo,

y me han ayudado siempre.

-Hacer una carrera, en torno a lo social,

por la experiencia de vida que yo he tenido en centros de menores,

otro de ellos es, como todos decimos, generar una familia,

tener trabajo estable, todo ese tipo de cosas,

pero lo que más me lleva a mí a compartir con los demás,

y en cierto modo, ir superándome yo a mí mismo.

-Ser policía nacional, ese es mi mayor objetivo,

y bueno, sacarme mi carné de coche,

pues eso, ser una chica independiente.

Lo primero que he aprendido es valorarme,

a valorarme sobre todo, y a quererme.

Yo sí que me siento orgullosa de mí misma, y mucho,

porque yo creo que he conseguido muchas cosas.

-Mi sueño, llegar a terminar este curso,

y comenzar el año que viene a hacer un Grado superior de Educación social

y trabajar de educadora para ayudar a otros adolescentes o niños como yo.

Que luchen por lo que quieren, que no se derrumben,

que si se pone un obstáculo en su camino, que lo salten.

-Yo a lo largo de mi vida me he caído muchas veces,

y me he vuelto a levantar yo sola,

me he tomado mi tiempo de pensar,

de recapacitar, de reflexionar,

y de coger fuerzas para volver a subirme a la vida,

y volver a intentarlo una y otra vez, aunque me caiga 1000 veces.

-A mí me gustaría trabajar de enfermera.

Mucha gente se enfoca a he tenido mala vida,

me han maltratado o no he tenido padres,

o mi familia me ha abandonado, y ya por eso, en un futuro,

me drogo, no estudio, pues no, o sea,

tú tienes que superar a ti mismo encima teniendo eso, ¿no?

Si lo has pasado mal, tienes que hacer algo para que en un futuro,

pasarlo bien, o sea, que yo opino que sobre todo, la gente

que lo ha pasado mal, como nosotros, tiene que aprovechar

las oportunidades que se le dan, y aunque no se las den,

buscar oportunidades.

Son los niños voladores,

van surcando el cielo

con sus ojos soñadores,

que piden cantar de nuevo.

Eh, Manuel, no te pares, por favor,

búscate la fortuna de tu corazón.

Eh, Belén, no te canses, por favor,

de cantar a la luna como canto yo.

Llamadas desde el alma y la felicidad.

Mecánicos de la luna y el sol.

Vivan los pertinentes impertinentes.

Vuela en la escuela Santiago.

  • Cine para la vida

Crónicas - Cine para la vida

04 jun 2018

La Escuela de Cine Unocine es de Salamanca. En ella un grupo de chicos y chicas con alto riesgo de exclusión social están haciendo una película sobre su propia historia.

ver más sobre "Crónicas - Cine para la vida" ver menos sobre "Crónicas - Cine para la vida"
Programas completos (208)
Clips

Los últimos 841 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos